0

Dolor tripa sintoma embarazo

Tabla de contenidos

Llevar un bebé en el vientre pone mucha presión en los músculos, ligamentos y venas además en los órganos internos de tu cuerpo, así que no es de extrañar que tengas algunas molestias, en especial en la zona del estómago. Tu futuro bebé reclama su espacio dentro de tu cuerpo y obliga a los órganos de la zona a adaptarse.

El dolor abdominal durante el embarazo es algo bastante común y puede deberse a los numerosos cambios que provoca un embarazo como puede ser el agrandamiento del útero, la posición del bebé o sus movimientos, las contracciones de Braxton – Hicks y el estiramiento de los ligamentos (llamados ligamentos redondos) que sostienen tu útero dentro del abdomen.

El dolor abdominal que llega súbitamente, que es persistente y que está asociado con otros problemas como náusea, vómito, sangrado vaginal o contracciones, sugiere que el dolor no se debe a los cambios normales del embarazo sino a otro problema.

¿Cuáles son las causas más comunes del dolor abdominal NO PELIGROSO durante el embarazo?

No todas las molestias abdominales son síntomas de problemas graves durante el embarazo, por ejemplo si se presentan pequeños cólicos durante el orgasmo o inmediatamente después, mientras sean de corta duración, son normales y no hay por qué alarmarse.

Enseguida presentamos algunas de las causas de molestias abdominales que pueden presentarse, pero recuerda, si no estás segura de lo que pasa, o si la molestia es severa o persistente, llama de inmediato a tu médico.

Dolor por acumulación de gases en el intestino: el incremento normal de progesterona durante el embarazo puede influir a muchos órganos, uno de ellos es el intestino que disminuye el ritmo de la digestión ocasionando estreñimiento y acumulación de gases que van a producir sensación de que estás demasiado “llena”, eructos, ventosidad, malestar y dolor abdominal, en especial después de comer mucho. Todo esto se puede ver incrementado además por:

  • La presión que ejerce el útero en crecimiento sobre el estómago e intestinos.
  • Ciertos alimentos empeoran la formación de gases, pero no afectan a todas las personas del mismo modo. Algunos forman gases con ciertas comidas que a otros no les molesta. En general los almidones (pastas y papas), algunos alimentos ricos en fibra (como salvado de avena y frijoles) y alimentos que contienen ciertos azúcares (como el repollo y coliflor) producen gas a muchas personas. Las mujeres que tienen dificultades para digerir productos lácteos posiblemente sufran de estos problemas si comen esos alimentos durante el embarazo.

¿Qué puedes hacer? Las siguientes sugerencias te ayudarán a evitar la acumulación de gases en el intestino:

  • Trata de controlar la cantidad de aire que tragas. Come varias comidas pequeñas durante el día en lugar de comer pocas comidas abundantes. No comas apurada. Tómate tu tiempo, mastica bien los alimentos y no hables mientras comes. Evita tomar bebidas de una botella o con un popote. Toma menos bebidas gaseosas o refrescos. No te tomes la bebida de un trago. Evita la goma de mascar o chupar caramelos duros.
  • Identifica los alimentos que te causan malestar. Lleva un diario de lo que comes para ver qué alimentos te causan problemas. Reduce esos alimentos de ser posible siempre y cuando comas una dieta sana. Limita el consumo de alimentos grasosos y fritos que pueden empeorar la hinchazón.
  • Pregunta antes de tomar remedios sin receta. Habla con tu médico antes de tomar esos remedios porque algunos pueden ser peligrosos durante el embarazo. Recuerda si no estas segura de que tipo de molestia sientes en el abdomen no te auto diagnostiques, consulta a tu médico.

Estiramiento de los ligamentos. Por lo general este dolor comienza en el segundo trimestre. Tu útero está sostenido por bandas gruesas de ligamentos que van de las ingles a los lados el abdomen. A medida que tu útero crece, los ligamentos que lo sostienen se estiran y adelgazan para ir acomodando el peso que va en aumento. Este peso jala los ligamentos causando dolores en el vientre bajo que son cortos, fuertes y punzantes o un dolor continuo y que puedes sentir en uno o ambos lados del bajo vientre o en la parte inferior de la ingle.

Muchas mujeres suelen sentir un dolor agudo cuando se levantan de la cama, de una silla o de la bañera, cuando tosen o puede ser un dolor sordo cuando han tenido un día particularmente activo, si has estado caminando mucho o haciendo alguna otra actividad física. Llama a tu médico cuando la molestia continúa después de haber descansado.

Cirugías previas de abdomen. Si te han realizado alguna cirugía de abdomen especialmente de las trompas o de los ovarios es posible que tengas dolor, debido al estiramiento de las adherencias, que son bandas de tejido cicatrizal que se forman después de una cirugía y que se adhieren a otras estructuras como a las paredes del abdomen. El aumento constante del útero puede estirar estas bandas y hasta romperlas. El dolor puede ser intenso.

Acidez estomacal (agruras): los cambios hormonales mencionados pueden también causar una disminución en el tono del esfínter del esófago y esto va a provocar un reflujo que dará síntomas de indigestión y acidez estomacal.

Contracciones de Braxton-Hicks: A veces, después de la mitad del embarazo, puede que comiences a notar alguna contracción ocasional en el útero (endurecimiento ocasional del útero). Antes de la semana 37, estas contracciones, llamadas de Braxton-Hicks, deberían ser poco frecuentes, irregulares y principalmente sin dolor. Llama a tu médico si están acompañadas de dolor en la parte inferior de la espalda, si sientes más de cuatro contracciones por hora (incluso si no son dolorosas), si se producen a intervalos regulares o si tienes algún otro síntoma de parto prematuro.

Cuando ya estás cerca de la fecha, las contracciones pueden ser señal de que estás en labor de parto. En ese caso, las contracciones son regulares y se sienten en intervalos de 5 a 10 minutos.

¿Qué puedo hacer?

Cuando sientas dolor abdominal, siéntate, eleva las piernas y relájate. Los síntomas se aliviarán pronto si descansas cómodamente y puede ayudarte a identificar que tipo de molestia sientes.
Otras sugerencias:

  • Evita cambiar rápidamente de posición, en especial cuando gires bruscamente de la cintura.
  • Cuando sientas dolor, dóblate hacia el dolor para aliviarlo.
  • Para aliviar los dolores producidos por el gas, camina, has algunas tareas domésticas livianas o cambia de posición.
  • Toma abundantes líquidos. La deshidratación puede causar contracciones de Braxton Hicks
  • Toma un baño de regadera no muy caliente o ponte la bolsa de agua caliente cubierta con una toalla en el sitio que te duele.

¿Qué problemas graves, relacionados con el embarazo, pueden causar dolor abdominal?

Como ya lo mencionamos, las molestias ocasionales en el abdomen durante el embarazo pueden ser inofensivas, pero también pueden ser un síntoma de algún problema serio relacionado con el mismo embarazo. Estas son las más comunes:

Embarazo ectópico. Este tipo de embarazo ocurre cuando el huevo se implanta fuera del útero y esto puede ser la causa de dolor al principio del embarazo. Este problema puede ser muy grave si no se atiende de inmediato. Llama a tu médico si tienes cualquiera de los siguientes síntomas: dolor abdominal que se empeora con el movimiento o cuando vas al baño o toses, y que se puede reflejar en el hombro, manchado vaginal o sangrado vaginal, Esta grave afección exige atención médica inmediata.

Si se trata de un embarazo ectópico, el dolor empeorará, si el sangrado es muy abundante o presentas signos como pulso rápido, mareos, desmayo, palidez, tienes la piel húmeda, llama una ambulancia o vete al hospital de inmediato.

Aborto: Se considera un aborto cuando el embarazo se pierde antes de las 20 semanas. El sangrado vaginal es, generalmente, el primer síntoma el cual sigue con un dolor abdominal que se inicia unas horas o días después. Este sangrado puede ser ligero o fuerte y el dolor puede sentirse como tipo cólico o puede ser persistente, suave o agudo y puedes sentirlo como un dolor en la parte baja de la espalda o como una presión en la pelvis. Es importante que si tienes cualquiera de estos síntomas llames de inmediato a tu médico.

Parto prematuro: Se considera que estás en “parto prematuro” cuando empiezas con contracciones que pueden dilatar y borrar el cuello del útero antes de la semana 37 del embarazo. Llama a tu médico o acude al hospital de inmediato si sientes dolor abdominal con estos síntomas:

  • Un aumento en el flujo vaginal o un cambio en el tipo de flujo (si se vuelve más acuoso, o sanguinolento o incluso si está un poco rosado o manchado con sangre).
  • Manchado vaginal o franco sangrado
  • Dolor abdominal de tipo de cólico menstrual o más de cuatro contracciones en una hora (aún cuando no sean dolorosas).
  • Sensación de presión en la zona pélvica que aumenta. Sientes como si el bebé empujara hacia abajo.
  • Dolor en la parte baja de la espalda (especialmente si nunca habías tenido este tipo de dolor).

Abruptio placenta o desprendimiento de la placenta: Es una condición muy grave en la cual la placenta se separa del útero parcial o completamente antes de que el bebé nazca.

Hay una gran variedad de síntomas, en algunos casos puede haber un sangrado abundante pero en otros puede no notarse al principio o puede ser muy leve o puedes ver un líquido sanguinolento si se llega a romper la bolsa.

Puede haber dolor en el útero, en la parte baja de la espalda, puedes tener contracciones frecuentes o bien el útero puede contraerse y permanecer endurecido como si fuera una contracción que no se quita. Puedes también notar una disminución notable en la actividad del bebé. Es importante que te den atención médica urgente.

Preeclampsia: es un desorden complejo del embarazo que produce cambios en tus vasos sanguíneos y puede afectar a diferentes órganos incluyendo el hígado, los riñones, el cerebro y la placenta.

Con preeclampsia severa puedes tener dolor intenso abdominal, un dolor de cabeza severo, problemas de visión (como visión borrosa o que ves manchas), náusea o vómito. Si tienes cualquiera de estos síntomas, llama a tu médico de inmediato.

Infecciones del tracto urinario: al estar embarazada, puedes ser más susceptible de tener infecciones del tracto urinario de cualquier tipo incluyendo las infecciones del riñón. Los síntomas incluyen cualquier molestia que tengas al orinar y dolor abdominal bajo (generalmente es justo arriba del hueso del pubis), tienes urgencia de orinar frecuentemente y tu orina tiene mal olor y color. Llama a tu médico de inmediato porque las infecciones no tratadas pueden ser causa de parto prematuro.

Infección del líquido amniótico. La infección del saco y del líquido amniótico donde se encuentra alojado el bebé, puede causar fiebre, dolor abdominal, contracciones y desencadenar el trabajo de parto. Es muy frecuente ver esta situación cuando se presenta la ruptura prematura de membranas.

Cólico hepático: Durante el embarazo la vesícula biliar, al igual que los intestinos, puede ver afectado su funcionamiento y no puede secretar sus enzimas digestivas de manera normal; esto puede ocasionar un dolor muy parecido al que se presenta cuando hay piedras en la vesícula. El dolor es agudo, punzante y se localiza en la parte superior del lado derecho debajo de las costillas.

Causas de dolor abdominal NO relacionadas con el embarazo

Existen otros problemas y condiciones que pueden causar dolor abdominal tanto si estás embarazada como si no lo estás. Algunas de las que tu médico puede considerar son: virus estomacales, intoxicación con alimentos, apendicitis, cálculos en los riñones, hepatitis, enfermedad de la vesícula o pancreatitis.

Obstrucción intestinal: Conforme el útero va aumentando de tamaño durante el embarazo, se aumenta la posibilidad de que se presente una obstrucción intestinal. La causa más común son las adherencias (tejido de cicatrización) que se formaron en alguna cirugía previa. La obstrucción intestinal provoca dolores abdominales como si se contrajera el intestino y viene acompañada de vómito.

Inflamación intestinal: el dolor abdominal relacionado con la inflamación de los intestinos generalmente se presenta en la parte baja del abdomen y está asociada a diarrea acompañada de algo de sangre y moco.

Pneumonia: las neumonías del lóbulo inferior del pulmón generalmente provocan dolor abdominal, especialmente cuando es el pulmón derecho el que está afectado. Este síntoma, el dolor abdominal, puede ser el único síntoma que se presente cuando la embarazada tenga neumonía.

Trauma: los accidentes automovilísticos son la principal causa de dolor abdominal por golpe que se presentan en el embarazo. Este dolor puede ser agudo o sordo.

Conclusión

Trata de mantener la calma y recuerda siempre que no debes diagnosticarte. Cuando tengas dudas, llama de inmediato a tu médico, él te ayudará a identificar la causa y, la mayoría de las veces, podrá tranquilizarte.

No tomes ningún medicamento que no haya sido prescrito por tu médico.

Referencias

Dolor en el bajo vientre y los lados del abdomen durante el embarazo

GALERÍA DE FOTOS

Tercer trimestre: ejercicios

Alivia las molestias de finales del embarazo.

A veces me duele el bajo vientre y los costados. ¿Es normal?

Este tipo de dolor es un malestar común durante el embarazo. Alrededor de tu útero se encuentran unos ligamentos llamados ligamentos redondos. A medida que tu útero crece durante el embarazo, los ligamentos se estiran y se espesan para proporcionarle más apoyo.
Estos cambios a veces causan dolores agudos en uno o ambos lados del abdomen. Generalmente, estos dolores aparecen por primera vez durante el segundo trimestre y a veces te afectan más de un lado que del otro. Pero aunque son incómodos, no suelen ser preocupantes
Es posible que el dolor en los ligamentos redondos se sienta como una punzada aguda si cambias de posición repentinamente; por ejemplo, al levantarte de la cama, de una silla, o cuando toses, te das la vuelta en la cama o sales de la bañera.
También puedes sentir un dolor sordo después de un día muy activo; por ejemplo, si has caminado mucho o has hecho alguna otra actividad física.
El dolor puede empezar muy hondo en la ingle, y moverse hacia arriba y hacia los lados, y llegar hasta arriba de las caderas. Es un dolor interno, pero si lo pudieras trazar sobre tu piel, seguiría la línea de un bikini con un corte muy alto.

¿En qué se diferencia este dolor de otros dolores abdominales durante el embarazo?

El dolor agudo de los ligamentos redondos no debería durar más de los pocos segundos que te lleva cambiar de posición o levantarte.
Aunque el dolor de los ligamentos redondos es un malestar común e inofensivo, los dolores abdominales fuertes durante el embarazo pueden indicar un problema obstétrico serio, como el parto prematuro, la preeclampsia severa o el desprendimiento de la placenta, así como un problema médico que no está relacionado con el embarazo, como la apendicitis.

¿Cuándo debería llamar a mi médico?

No dudes en llamar a tu médico cuando el dolor en el bajo vientre continúe después de unos minutos de descanso, o cuando vaya acompañado de:

  • Fuertes dolores o retortijones.
  • Más de cuatro contracciones en una hora (incluso si no duelen), o una contracción que no se termina.
  • Dolor en la parte baja de la espalda, especialmente si antes no te dolía, o un aumento de presión en el área pélvica (la sensación de que tu bebé está empujando hacia abajo).
  • Hemorragia vaginal, manchas de sangre, o cambios en la cantidad o el tipo de flujo vaginal.
  • Fiebre, escalofríos, desmayos o náusea y vómitos.
  • Dolor o quemazón al orinar.

¿Cómo puedo aliviar el malestar?

Tu doctor te aconsejará sobre los diferentes remedios que puedes probar para aliviar los dolores de los ligamentos redondos. También puedes hacer lo siguiente:
Descansa. Cuando sientas el dolor, siéntate y relájate unos minutos. Descansar en una posición cómoda te debería hacer sentir mejor.
Cuida tu postura. Mantén la espalda derecha y los hombros hacia atrás. Evita cualquier movimiento que empeore el dolor, como estirarte demasiado.
Cambia de posición. Intenta flexionar las rodillas por encima del abdomen o echarte de lado con una almohada debajo del abdomen y otra entre tus piernas.
Baja el ritmo. Si notas que el dolor aumenta cuando estás más activa, disminuye el ritmo para ver si eso te ayuda. Cuando te encuentres mejor puedes aumentar tu nivel de actividad hasta encontrar el equilibrio ideal.
Prueba un masaje. Masajea suavemente el área afectada con las puntas de los dedos.
Aplícate calor. Usa una bolsa de agua tibia (pero no caliente) o date un baño para relajar los músculos.
Usa una faja de maternidad. Muchas mamás encuentran que las fajas de maternidad les proporcionan más firmeza y apoyo en la zona abdominal, aliviando los dolores de los ligamentos redondos, los dolores en la parte baja de la espalda y también la presión en la pelvis. (Las fajas de maternidad tienen un corte especial en el abdomen para no presionar el útero).
Si es necesario, toma una medicina para el dolor. Si el dolor es tan fuerte que interfiere con tus actividades diarias, pregúntale a tu médico o partera si puedes tomar acetaminofén para aliviar el dolor.
Recuerda:
Para intercambiar ideas con otras futuras mamás que están viviendo las mismas experiencias que tú, visita los foros
Descarga nuestra app gratis para tener una guía durante todo el embarazo. Mi embarazo y mi bebé día a día te da la información de experto que necesitas, siempre a tu alcance.
Revisado en mayo 2017 Devarajan S, et al. 2011. Abdominal pain in pregnancy: A rational approach to management. Obstetrics, Gynaecology & Reproductive Medicine 21(7):198-206.
Gray, H. 2000. Anatomy of the Human Body. New York: Bartleby.com. www.bartleby.com/107/268.html
Mayo Clinic. 2014. Round ligament pain: Understanding this pregnancy complaint. www.mayoclinic.org/es-es/healthy-lifestyle/pregnancy-week-by-week/expert-blog/round-ligament-pain/bgp-20111536
UpToDate. 2016. Clinical manifestations and diagnosis of early pregnancy. www.uptodate.com/contents/clinical-manifestations-and-diagnosis-of-early-pregnancy

El Dolor Abdominal Durante el Embarazo

El Dolor Abdominal Durante el Embarazo: Causas y Tratamiento

El dolor abdominal durante el embarazo puede ser una parte normal del proceso mientras que su cuerpo cambia para dar cabida a su bebé en crecimiento. Mientras que hay muchas causas inofensivas del dolor abdominal en el embarazo, algunas pueden ser más graves. Como una mujer embarazada, es importante que se informe sobre todas las causas posibles para que pueda ser capaz de reconocer los síntomas que pueden causar preocupación.

Las Causas Más Comunes de Dolor Abdominal Durante el Embarazo

Algunos dolores y molestias abdominales durante el embarazo son bastante comunes y generalmente no representan una amenaza para usted y su bebé.

Éstas incluyen:

  • Dolor del Ligamento Redondo: Esto puede ser caracterizado por un dolor agudo y punzante al cambiar de posición, o también puede ser un dolor sordo y persistente. El dolor del ligamento redondo es causado por los dos ligamentos grandes que se extienden desde el útero a su ingle. A medida que el útero crece, estos ligamentos se estiran y crean malestar. Este dolor es generalmente reportado en el segundo trimestre, y se considera inofensivo. Más información sobre el dolor del ligamento redondo durante su embarazo.
  • Gas y Estreñimiento: Gas durante el embarazo es causado por el aumento de los niveles de progesterona. A medida que más de esta hormona se libera, su tracto digestivo se retrasa, que hace que los alimentos viajen más lentamente. Bebiendo mucha agua, comiendo alimentos ricos en fibra, el ejercicio, y el uso de ablandadores de heces son excelentes maneras de combatir el exceso de gases y el estreñimiento. Más información sobre el estreñimiento durante el embarazo.
  • Las Contracciones de Braxton Hicks: A veces etiquetado como “contracciones de práctica”, Braxton Hicks son más como una molestia leve que un riesgo para usted o su bebé. Muchas mujeres reportan que los Braxton Hicks se siente como un endurecimiento de los músculos del estómago así que su estómago se siente firme o duro. Es importante diferenciar los Braxton Hicks de las contracciones verdaderas. Las contracciones verdaderas serán más juntas, duran por un período de tiempo más largo, y son dolorosas. Las contracciones verdaderas le quitará el aliento, así que una regla general es que si usted es capaz de llevar a cabo sus actividades normales, entonces es muy probable que es Braxton Hicks. Además, los médicos informan que los Braxton Hicks pueden ser causados por la deshidratación, por lo que bebiendo mucha agua puede ayudar a eliminar este problema. Lea más sobre las contracciones de Braxton Hicks.
  • Molestias Comunes: Además de los mencionados anteriormente, hay varias otras molestias abdominales comunes que pueden ser experimentados durante el embarazo y generalmente no son una amenaza. Su útero creciente, los virus estomacales, los cálculos renales o piedras en el riñon, fibroides, y sensibilidad a los alimentos son formas válidas de dolor abdominal inofensivo.

Cuando el Dolor Abdominal Durante el Embarazo es Grave

Aunque muchas mujeres que experimentan dolor abdominal tienen embarazos saludables, hay momentos en que el dolor abdominal puede representar un grave riesgo. Si usted presenta síntomas severos, como los que se discuten a continuación, por favor consulte a su médico inmediatamente.

  • El Embarazo Ectópico: Ocurriendo en 1 de cada 50 embarazos, un embarazo ectópico es cuando el óvulo se implanta en cualquier lugar que no sea el útero. Muy a menudo, el huevo se implanta en la trompa de Falopio. Lamentablemente, un embarazo ectópico no puede continuar a término y requiere tratamiento médico. En el improbable caso de que usted tiene un embarazo ectópico, puede experimentar un intenso dolor y sangrado entre las semanas 6 y 10 del embarazo. Las mujeres con mayor riesgo de un embarazo ectópico incluyen aquellos que han tenido un embarazo ectópico en el pasado, o ha tenido endometriosis, una ligadura de trompas, o un dispositivo intrauterino ( DIU ) al momento de la concepción.
  • El Desprendimiento Prematuro de Placenta: El desprendimiento prematuro de placenta es una condición peligrosa en la que la placenta se separa del útero antes de que nazca el bebé. Un síntoma de desprendimiento prematuro de placenta es un dolor constante que hace que el estómago permanezca duro por un período prolongado sin alivio. Otra señal es un líquido sangriento o la ruptura prematura de las membranas. Otros síntomas incluyen dolor en el abdomen, dolor de espalda, o un flujo líquido que incluye rastos de sangre.
  • Aborto Espontáneo: La triste verdad es que del 15 al 20 por ciento de los embarazos terminan en aborto espontáneo que es la forma más común de pérdida del embarazo. A veces se denomina “aborto involuntario”, el aborto espontáneo más a menudo ocurre en las primeras 13 semanas del embarazo. Los signos de un aborto involuntario incluyen leves a graves dolores de espalda, contracciones verdaderas (que ocurren cada 5-20 minutos), sangrado de color marrón o rojo brillante con o sin calambres, tejido o material de coágulo que pasa de la vagina, y una disminución repentina de otros signos de embarazo.
  • Infección del Tracto Urinario (ITU): Mientras que es fácilmente tratada durante el embarazo, si se ignora, una infección del tracto urinario puede causar complicaciones. Muy a menudo reconocido por el dolor, molestias y/o ardor al orinar, las infecciones urinarias también pueden producir dolor abdominal bajo. Si nota dolor en la espalda baja, los lados de su cuerpo debajo de sus costillas o por encima de su hueso pélvico acompañado de fiebre, náuseas, sudoración o escalofríos, entonces es posible que la ITU se ha extendido a los riñones. Si este es el caso, busque atención médica tan pronto como sea posible.
  • La Preeclampsia: La preeclampsia es una condición del embarazo caracterizada por hipertensión arterial y proteína en la orina después de 20 semanas de gestación . El dolor abdominal superior, generalmente debajo de las costillas del lado derecho, puede acompañar otros síntomas usados para diagnosticar la preeclampsia. Las náuseas, los vómitos y el aumento de la presión en el abdomen son síntomas adicionales que puede experimentar.

¿Cuándo Debo Llamar al Médico?

Llame su médico inmediatamente si alguno de los siguientes síntomas acompaña el dolor o malestar abdominal:

  • Dolor severo o persistente
  • Manchado o sangrado
  • Fiebre
  • Escalofríos
  • El flujo vaginal
  • Mareos
  • Molestias al orinar
  • Náuseas y vómitos

Compilado utilizando la información de las siguientes fuentes:

Clinic, Mayo, Complete Book of Pregnancy and Baby’s First Year. New York, NY: William Morrow and Company, Inc.

Current Obstetric & Gynecologic Diagnosis & Treatment Ninth Ed. DeCherney, Alan H., et al.

William�s Obstetrics Twenty-Second Ed. Cunningham, F. Gary, et al, Ch. 10.

American Academy of Family Physicians, https://www.aafp.org/

Síntomas de embarazo: Dolor abdominal, de pechos y náuseas

En los primeros días del embarazo ya existen unos síntomas, signos y señales que indican el estado de buena esperanza de la mujer, incluso antes de que falte la primera regla. Según el grado de seguridad de los primeros síntomas del embarazo, los ginecólogos dividen estas señales en tres grupos:

  • Signos de presunción de embarazo
  • Signos probables de embarazo
  • Signos de certeza de embarazo

Primeros síntomas del embarazo

Son los primeros en aparecer. Los llamados signos de presunción de embarazo son las primeras sospechas que alertan a la mujer de que puede estar embarazada. Se trata de cambios físicos muy comunes en todas las personas y a veces el embarazo no es ni siquiera la causa más probable. Suelen darse en la primera semana del embarazo, que suele coincidir con la tercera a partir de la fecha de la última regla. Para que no te queden dudas, reunimos los primeros síntomas del embarazo:

Falta de la regla (casi siempre)

  • La ausencia de regla o amenorrea suele constituir el primer síntoma del embarazo.
  • En las mujeres con ciclos regulares sugiere un embarazo si la regla se retrasa alrededor de una semana.
  • Es más difícil de detectar si la mujer tiene ciclos menstruales irregulares; incluso en mujeres con ciclos regulares, en ocasiones la menstruación puede retrasarse o no presentarse un mes, normalmente después de un viaje, un choque emocional, una enfermedad…
  • Existen situaciones especiales en las que las que es natural que la mujer no tenga la regla. Por tanto, su ausencia se considera normal y el embarazo puede pasar inadvertido: es el caso de las niñas o adolescentes jóvenes, madres que dan el pecho o mujeres en sus primeros meses de menopausia.
  • En otras ocasiones, pocas, la regla continúa a pesar de haber una gestación en marcha. Pero es más superficial y corta. La embarazada puede no darse cuenta de su estado en unas semanas si no tiene otros síntomas del embarazo como náuseas, vómitos o mareos.
  • Otra causa de falsa regla durante el embarazo es lo que se llama sangrado de implantación, que se produce cuando el embrión se implanta en el útero materno.

Náuseas y vómitos: más por la mañana

El malestar digestivo es uno de los primeros síntomas del embarazo muy común y aparece principalmente por la mañana al despertarse o después de desayunar, pero pueden sucederse durante todo el día.

Las náuseas y vómitos aparecen días después de la implantación del ovocito en el útero, debido a la alteración hormonal que provoca éste.

Para aliviar estos síntomas es mejor comer poco y a menudo, de manera que el estómago esté siempre ocupado, pero nunca saturado.

Dolores premenstruales: «¿Estoy embarazada o a punto de tener la regla?

  • Es frecuente que las mujeres recién embarazadas tengan síntomas parecidos a la menstruación.
  • El más típico es un dolor similar al premenstrual, es decir, localizado en la parte baja del abdomen, continuo y sordo, que se puede aliviar con el calor en la zona y tomando analgésicos.
  • Ocurre normalmente durante las primeras semanas de embarazo, incluso antes de que la madre conozca su estado, por lo que lo interpreta como que la menstruación está por llegar.
  • No hay que confundirlo con otros dolores abdominales que pueden surgir en el embarazo más avanzado.
  • El dolor en los pechos y los cambios mamarios también son característicos de los primeros compases del embarazo.

«Tengo más ganas de orinar»

En las primeras semanas de embarazo, el útero comienza a crecer, redondeándose. De esta forma, el útero comprime la vejiga e impide que pueda llenarse completamente de orina; es otro signo de embarazo. La sensación de ganas de orinar aparecerá mucho antes. Durante este período es importante que la madre aumente su higiene íntima para evitar posibles infecciones de orina. Pasadas las primeras semanas, el útero crece hacia arriba, ocupando el resto de la pelvis y liberando la vejiga. Durante los últimos meses de embarazo las ganas de orinar volverán con más frecuencia.

Cansancio y sueño: «Me duermo en todas partes»

Pueden ser unos de los primeros signos de embarazo de la madre. En las primeras semanas de embarazo la madre puede sentirse muy cansada y con ganas de dormir a lo largo del día. En estos casos lo mejor descansar siempre que sea posible. Este estado suele remitir a las pocas semanas pero a veces persiste una sensación continua durante todo el embarazo; en este caso el médico debe descartar la existencia de una anemia o de hipersomnia (sueño o somnolencia excesivas en horas diurnas).

Cambian los olores y sabores

Los cambios hormonales que surgen en el cuerpo de la mujer embarazada pueden alterar las percepciones del gusto y olfato. Es normal que la mujer embarazada se antoje de ciertos alimentos que habitualmente no come o, por el contrario, rechace otros, ya que la percepción los mismos es más intensa. Lo mejor es que la mujer satisfaga sus gustos sin abandonar una dieta equilibrada en la gestación.

Síntomas del embarazo, mareos y desmayos repentinos

Los cambios hormonales del embarazo producen que los órganos de nuestro cuerpo se alteren, entre ellos el corazón y el cerebro, que son los principales responsables de los mareos y desmayos.

Los estrógenos y progesterona hacen que el flujo de sangre sea más lento y aumente hacia el útero con lo que es más fácil que se produzcan síncopes, es decir, que no llegue suficiente sangre al cerebro durante unos instantes y la madre se sienta mareada o caiga al suelo.

La madre suele recuperarse rápidamente y sin mayores complicaciones. Para prevenir los desmayos lo mejor es sentarse con los pies en alto cuando se sienta mareada.

Sobre la falsa regla y el embarazo sin síntomas

  • Pueden darse casos en los que haya circunstancias que hagan pensar que la mujer no está embarazada. Es el caso de la falsa regla o de las gestaciones que no producen los típicos signos o síntomas evidentes de embarazo (náuseas, vómitos…).
  • En el primer caso, la falsa regla o sangrado de implantación es superficial, pero puede confundirse. La embarazada se dará cuenta de su estado al mes siguiente, con la falta de la menstruación.
  • En cuanto a los embarazos sin síntomas, pueden dar la cara en la consulta del ginecólogo varios meses más tarde, normalmente mediante una ecografía en la que ya se ve a un bebé de doce semanas, e incluso más edad gestacional.

Primeros síntomas de embarazo: conócelos todos

El embarazo produce cambios físicos que pueden ser más o menos comunes durante los primeros días y primeras semanas en estado. Si bien no son señales inequívocas, los primeros síntomas del embarazo son indicios habituales entre las mujeres encintas, unas señales que cobran más fuerza si se ha anotado un retraso en el período o mantenido relaciones sexuales recientemente.

Síntomas de embarazo: Índice de contenidos

  • Síntomas en los primeros días
    • Dolor abdominal
    • Sangrado en los primeros días
    • Cambios en los senos
    • Cansancio
  • Síntomas en las primeras semanas
    • Retraso en el periodo
    • Cambios hormonales
    • Estreñimiento
    • Olfato y gusto sensibles
    • Cambios en la temperatura corporal
  • Otros síntomas de gestación
  • Consejos para afrontar los primeros síntomas del embarazo

Los primeros síntomas de embarazo pueden comenzar a experimentarse desde muy pronto. Sin embargo, cada mujer y cada embarazo son diferentes, por lo que se pueden experimentar cambios físicos en diferentes etapas del embarazo o no notar estas alteraciones. Lo más común es empezar a percibir los primeros síntomas del embarazo en el primer mes, así como las diferentes molestias.

Los síntomas precoces de embarazo pueden ser una guía para saber si estás en estado, pero si tienes sospechas es necesario que realices una prueba de embarazo para tener la certeza.

¿Cuándo empiezan los primeros síntomas de embarazo? Como ya te comentamos, cada embarazo es un mundo, pero en este artículo vamos a repasar algunos de los indicios que vas a notar a medida que avanza el tiempo.

Síntomas de embarazo: primeros días después del coito

Aunque no es muy común, algunas mujeres son capaces de percibir síntomas desde los primeros días de gestación. Es decir, puede haber síntomas de embarazo incluso los primeros días después del coito. Pero no les ocurre a todas las mujeres y, además, se trata de alteraciones muy leves que pueden ser atribuidas a otras causas, por ejemplo, el estrés o la próxima menstruación. No obstante, también son propias de un embarazo.

Algunas de las señales de embarazo que se encuentran entre las más habituales son las siguientes:

Dolor abdominal en los primeros días

Sentir una especie de dolor menstrual en los primeros días de embarazo es normal. Esto es consecuencia de la implantación del óvulo y se parece mucho al que puedas sufrir justo antes de que te baje la regla, por eso es fácil confundirlo con tu menstruación.

Es importante que si el dolor abdominal o el sangrado en estos primeros días es muy fuerte, visites a un médico, ya que podría tratarse de alguna complicación.

Sangrado en los primeros días de embarazo

Suele darse entre los siete y los diez días posteriores a la concepción. A diferencia del sangrado de los primeros días de regla, en este caso se trata de unas pocas gotitas de sangre de color rosado o color café claro.

Este hecho se debe a que el óvulo fecundado se ha implantado en las paredes del útero, no tiene que conllevar problemas en el embarazo si no es un sangrado abundante y continuado (equivalente al de una regla o mayor).

Cambios en los senos

La Inflamación de los senos, la aparición de erupciones o granitos en las aureolas, el aumento de la sensibilidad o el dolor en los pechos son síntomas comunes de los primeros días de embarazo.

Son indicios de embarazo que se pueden confundir muy fácilmente con aquellos propios de tu ciclo de ovulación. ¡Sólo un test de embarazo te ayudará a salir de dudas!

Cansancio

Es posible que esos primeros días de embarazo te sientas más fatigada, el agotamiento se debe a los cambios hormonales del embarazo con efecto vasodilatador que a su vez produce hipotensión.

Es importante no confundir estos síntomas con el agotamiento propio de una jornada laboral, el estrés del trabajo o las preocupaciones que no nos dejan dormir por las noches.

Como te habrás dado cuenta, algunos de estos síntomas del embarazo en los primeros días son muy similares a los que puedan aparecer durante el periodo premenstrual. Por eso, es importante ser cauta, y realizar un test de embarazo fiable en el momento preciso para salir de dudas.

El sentido del olfato se vuelve más sensible

También es posible que, repentinamente, algunos olores que antes ni tan siquiera notabas, ahora comiencen a molestarte. Y puede que te pase lo mismo con algunas comidas, ya que el sentido del gusto también puede sufrir transformaciones. Los expertos atribuyen esta mayor sensibilidad de los sentidos al comienzo de los cambios hormonales propios del embarazo en tu organismo.

Dolor de espalda en los primeros días de embarazo

El dolor de espalda durante el embarazo es otro de los síntomas más comunes. Aunque puede ocurrir en el inicio del mismo, la mayoría de mujeres lo experimentan en fases más avanzadas, normalmente entre la semana 27 y 34.

Síntomas de embarazo: primeras semanas

A lo largo del primer mes de embarazo, los pequeños cambios experimentados durante la primera semana se magnifican y se suman a nuevos cambios en el cuerpo, siendo posible detectarlos con mayor claridad. Los síntomas tras dos semanas de embarazo, y después en la semana 3, son cada vez más notables.

Estos son los que realmente te darán una pista certera, si todavía no te has hecho una prueba de embarazo, de que habrá un nuevo miembro en la familia.

Conocer muy bien tu cuerpo será la clave para detectar de forma fiable estos indicios, que serán los primeros de todos los cambios que atravesará tu cuerpo durante los próximos nueve meses.

¿Qué vas a notar durante estas primeras semanas? Estos son los principales síntomas que debes tener en cuenta.

Retraso en el período

Puede ser la primera señal de alerta que te ponga sobre la pista de un posible embarazo. Si tienes una menstruación regular no te hará falta esperar a los primeros síntomas de embarazo para realizar un test, pero si tus periodos son irregulares o no llevas un control sobre tu menstruación puedes esperar a percibir algunas señales para saber si el retraso es por causas habituales o por embarazo.

Continúan los cambios en los senos

Es posible que si estás embarazada experimentes señales propias de los primeros días de gestación pero de una forma más evidente: los pechos aumentan de tamaño, las aureolas se oscurecen y se incrementan las molestias.

Cambios hormonales

Desde el primer día de tu embarazo, tu cuerpo empieza a atravesar una montaña rusa de cambios hormonales. Entre otros efectos, este síntoma puede tener un efecto vasodilatador que a su vez puede producir hipotensión.

Entre los primeros síntomas de embarazo se incluyen en determinados casos el estreñimiento. Los problemas estomacales y el cambio en el olfato a veces se combinan con náuseas o vómitos, llegando a agravarse este síntoma durante el embarazo.

Los niveles hormonales elevados ralentizan el proceso de digestión y del paso de los alimentos a través del tracto intestinal. De ahí que se recomiende una mayor ingesta de frutas y verduras para tratar de paliar el problema.

Se intensifica la mayor sensibilidad de olfato y gusto

Este síntoma, que en algunas embarazadas aparece en los primeros días, tiende a generalizarse e intensificarse a medida que el proceso gestacional avanza.

Olfato y gusto sensibles

Muchas mujeres sienten verdadera aversión hacia determinados alimentos en las primeras semanas del embarazo, que suelen desaparecer a partir del segundo trimestre.

En el caso de los olores, es frecuente que sean aquellos que antes resultaban algo molestos los que ahora se perciban de forma exagerada, el tabaco, perfumes, productos de limpieza… Los cambios en el gusto y en el olfato se deben a la transformación hormonal que experimenta la embarazada.

Cambio de la temperatura corporal en el embarazo

Un ligero aumento de la temperatura corporal al principio del embarazo puede ser un síntoma inequívoco de que la mujer esté embarazada. Por ello, algunas mujeres que intentan quedarse embarazadas controlan diariamente la temperatura corporal como método para saber si han quedado en estado o si tendrán una ovulación pronto, ya que en ambos casos se experimenta un incremento de algunas décimas respecto a la temperatura habitual.

El tiempo durante el que se mantenga esta condición puede ayudarte a saber si estás embarazadas o si se trata sólo de un retraso.

Los primeros síntomas que experimentan las mujeres durante el embarazo son físicos pero pueden llegar a afectar a la vida cotidiana, siendo mucho más evidentes que la hinchazón de los senos o el insomnio. Así pues, algunas mujeres tienen por primeros síntomas de embarazo la alteración del sentido del olfato y el estreñimiento, pudiendo empeorar de este modo las náuseas que algunas embarazadas tienen desde los primeros meses de gestación.

Ardor de estómago en el embarazo las primeras semanas (y otros síntomas que debes tener en cuenta)

  • Náuseas. Uno de los síntomas más molestos y también más evidentes. En buena parte de los casos son matutinas y aparecen en la segunda semana de la gestación. En algunos casos pueden prolongarse meses. En este caso la culpa es de la hormona beta hCG (gonadotropina coriónica humana), producida por el embrión, y luego por la placenta.
  • Micción frecuente. Durante todo el embarazo, también en las primeras semanas, el crecimiento del útero tiende a empujar la vejiga, aumentando con ello las visitas al baño.
  • Ardor de estómago. Indigestión, acidez y ardor de estómago son síntomas tempranos del embarazo y pueden permanecer hasta las últimas etapas del mismo.
  • Cambios de humor. No sólo el síndrome premenstrual se relaciona con cambios en el estado de ánimo, también el embarazo acentúa la sensibilidad de la futura mamá.
  • Dolores de espalda. Pueden aparecer en los inicios del embarazo debido al cambio hormonal y también suelen aumentar progresivamente según se aumenta de peso.
  • Cambios de peso. Aunque coger kilos suele ser uno de los síntomas frecuentes que delatan un embarazo, muchas mujeres experimentan justo lo contrario: pérdidas de peso.
  • Alteraciones en la dermis. Los cambios hormonales pueden derivar también en manchas en la piel o en la aparición de granitos en el embarazo, ambos síntomas muy comunes en los inicios de la gestación.
  • Insomnio. A pesar de que las dificultades para dormir son más habituales en fases más avanzadas del primer trimestre, algunas mujeres las sufren desde las primeras semanas. Aunque influyen causas psicológicas, como el nerviosismo y la ansiedad derivadas por la incertidumbre del parto y la próxima maternidad, la mayoría de motivos son de carácter orgánico: dolor de espalda, náuseas, vómitos, etc.
  • Congestión nasal. Bastantes mujeres embarazadas refieren la sensación de tener la nariz taponada, como si estuviesen constipadas o sufrieran algún tipo de alergia.

A continuación encontrarás una infografía que ilustra cada una de las fases del embarazo y los síntomas que aparecen en cada una de ellas:

¿Cómo saber si estoy embarazada en los primeros días?

El síntoma más importante es la ausencia de menstruación, pero luego pueden darse otros más secundarios como: tener los senos más sensibles, notar más cansancio de lo habitual o incluso somnolencia, orinar con más frecuencia, notar dolor pélvico o hinchazón abdominal, náuseas y vómitos o no soportar ciertos olores y sabores.

¿Cuáles son los síntomas de un embarazo ectópico?

Los síntomas de un embarazo ectópico, que es aquel que tiene lugar fuera de la cavidad uterina, en ocasiones incluyen dolor abdominal y sangrado vaginal. Pero no siempre es así, puesto que, sobre todo en sus inicios, el embarazo ectópico puede parecer normal e incluir los síntomas típicos: ausencia de regla, sensibilidad en los senos, fatigas, náuseas…

Algunos síntomas de embarazo ectópico son:

  • Dolor intenso en la parte baja del abdomen, especialmente a un lado.
  • Sangrado vaginal anormal.
  • Dolor en el hombro.
  • Debilidad extrema.
  • Mareos y fatiga.

En cualquier caso, la única forma de conocer con certeza la existencia o no de un embarazo ectópico es mediante una exploración médica, que incluya pruebas como: examen pélvico, análisis de sangre y ultrasonidos.

¿Cómo afrontar los primeros síntomas del embarazo?

Los primeros síntomas de embarazo pueden provocar muchas emociones: desde nervios, a impaciencia y, por supuesto, muchísima alegría. Aunque estos primeros cambios puedan afectar a tu día a día, es importante de que te mentalices de que, a partir de ahora, tu cuerpo va a atravesar muchos cambios, y lo mejor que puedes hacer es afrontarlos de forma relajada.

Algunos trucos para aliviarlos

  • Aplicar cremas hidratantes en los pechos y usar sujetadores cómodos, de algodón, sin aros y con los tirantes anchos.
  • Para contrarrestar los mareos es recomendable evitar las aglomeraciones y los lugares muy calurosos, pasar el menor tiempo posible en ayunas y llevar siempre algún tentempié para mantener los niveles de azúcar. Otros consejos son: dormir o descansar sobre el costado izquierdo y, en el momento en que te sientas mareada, sentarte con la cabeza entre las rodillas o colocar las piernas hacia arriba.
  • Para evitar o aliviar las náuseas y los vómitos es importante hacer varias comidas al día, ligeras y frecuentes, así como evitar las grasas saturadas y los picantes, las bebidas excitantes y los alimentos pesados o indigestos.
  • Descansar adecuadamente durante la noche y, si es posible, echarse alguna siesta.
  • Renovar tu vestuario con ropa cómoda y ancha.
  • Para la congestión nasal suele funcionar bien el suero fisiológico o colocar un humidificador en casa para evitar la sequedad del ambiente.

Ahora que conoces los primeros síntomas de embarazo, te recomendamos que continúes navegando por nuestro blog para resolver las dudas que te puedan surgir sobre las diferentes etapas del embarazo.

Y recuerda que Igenomix, con el test prenatal no invasivo NACE, es la primera compañía en realizar pruebas prenatales no invasivas en España, que permite detectar anomalías genéticas en el bebé sin poner en riesgo su salud ni la de la madre.

Se puede realizar la recogida de la muestra cualquier día de la semana, y los resultados estarán disponibles en tres días laborables desde la recepción de la muestra. Infórmate aquí sobre NACE.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *