0

Dormir sin lagrimas PDF

La autora

Para Jové, los métodos de adiestramiento no enseñan a dormir, «solamente provocan un shock emocional que altera los niveles de las principales hormonas que regulan nuestras emociones, y además le demuestran que no vale la pena quejarse porque nadie les responderá. Por eso funciona mejor en niños pequeños, ya que son los que tienen más posibilidad de shock».

Además, su aplicación conlleva secuelas importantes a corto, medio y largo plazo: «trastornos de ansiedad, depresiones, indefensión aprendida, trastornos de apego, trauma por estrés agudo y síndrome de estrés postraumático». Jové mantiene que estas alteraciones son reparables, aunque «no reversibles», ya que pueden quedar enmascaradas y no hacerse evidentes hasta la vida adulta. Asimismo, huye de la utilización de fármacos en los problemas del sueño, no sólo por sus muchas contraindicaciones, sino porque en muchos casos se produce el efecto contrario.

Qué podemos hacer

La autora, que mantiene que aunque no se haga nada, el niño dormirá sin interrupciones algún día, ensalza el papel de la lactancia en el éxito del sueño, «por la propia composición de la leche, y debido al relajante contacto con la madre y a la succión calmante». La alimentación materna no sólo favorece al niño, sino que beneficia a la madre, ya que hormonalmente le ayuda a coger el sueño con más facilidad.

También hace especial hincapié en las cualidades positivas del colecho, siempre y cuando se lleve a cabo de una forma segura. «Gracias a él, el regreso al sueño después de un despertar es más corto para ambos casos (madre e hijo). También ayuda al bebé a sincronizarse con la madre y a pasar de un estadio a otro del sueño con más facilidad», comenta la autora. En este sentido, la psicóloga añade que la actitud «positiva y responsiva» de la madre hacia el niño crea en el menor una tranquilidad que le ayuda a abandonarse al sueño.

Dormir sin lágrimas, una «guía para padres desesperados» como la define la autora, solicita a los padres un ejercicio de observación de sus hijos en el número de horas de sueño o el de despertares, y estar atentos a las «señales del niño cuando tiene sueño» para evitar problemas posteriores.

Dormir sin lágrimas. Dejarle llorar no es la solución.
272 páginas
Publicado en abril de 2006
ISBN: 84-9734-478-2

Rosa Mª Jové Montanyola (Lleida, 1961), licenciada en Psicología por la Universidad Autónoma de Barcelona, está especializada en psicología clínica infantil y juvenil y en psicopediatría (bebés de 0 a 3 años). Igualmente es licenciada en Historia y Geografía con especialización en antropología de la crianza. Presidenta de la delegación de Lleida del Col.legi Oficial de Psicòlegs de Catalunya y responsable del programa de salud materno-infantil de UNICEF en Lleida, es miembro fundador del grupo de psicólogos en emergencias y catástrofes de Cataluña, con más de treinta intervenciones, entre las que destacan las inundaciones de Biescas o los atentados del 11-M.

Desde 1994 es la responsable del gabinete de psicología del Centro Médico CMS en Lleida, pero dada la avalancha de niños con problemas del sueño abrió consulta también en Barcelona. Actualmente está estudiando la posibilidad de hacerlo en Madrid.

Autora de varios artículos de divulgación sobre psicología infantil, cursa un doctorado sobre sueño infantil en la Universidad de Lleida.

Madre de dos niños de seis y ocho años, su marido, médico, colabora con ella en las investigaciones sobre el sueño.

Ha publicado recientemente «La crianza feliz. Cómo cuidar y entender a tu hijo de 0 a 6 años» (marzo 2009).

Foto tomada en una librería por MamaFelizBebeFeliz.com.

En la sociedad occidental se ha convertido en un problema el dormir a los bebés.

Pero resulta que en países teóricamente menos desarrollados, esto no resulta ser un problema. ¿Qué nos ha pasado?

Todo nace del hecho que nuestras espectativas sobre el sueño infantil están muy alejadas de la realidad. Y es que los bebés tienen ritmos y necesidades respecto a su sueño muy diferentes a las de los adultos.

Además, se añade el tema de que los adultos llevamos horarios muy estrictos, jornadas laborales fuera de casa muy exigentes, y que no coinciden en absoluto con los ritmos y necesidades de un bebé.

De ahí que han aparecido un montón de métodos tipo «1-2-3-a-dormir» que teóricamente facilitan que un bebé duerma (o que simplemente deje en paz a a sus padres), no lo que necesita él, sino lo que desean sus padres.

En este artículo quiero comentar los 2 métodos más «de moda» hoy en día en España y que además recomiendan acciones totalmente opuestas: el llamado «método Estivill» y el «dormir sin lágrimas» de Rosa Jové.

El origen y las características del método Estivill

Hace varias décadas, justo coincidiendo con la entrada masiva de la mujer en el mundo laboral (¿casualidad?), el Dr. Ferber desarrolló un método para adiestrar el sueño de los bebés.

Este método consistía en poner a domir a los bebés solos y dejarlos llorar a intervalos cronometrados, cada vez más largos, con la intención de que al final dejaran de llorar y se durmieran, normalmente de cansancio.

Resulta que este método tuvo éxito en el mundo anglosajón, y hace pocos años, el Dr. Estivill lo adoptó en España, donde se bautizó como el “Método Estivill” y vendiendo multitud de libros con este sistema.

En la portada del libro (ver foto a la derecha) se puede intuir la esencia del libro: un bebé durmiendo solo, incluso con un posado algo duro, parecido más al de un adulto que al de un bebé, con una expresión un poco ruda y los puños casi cerrados (como si estuvieran ligeramente tensos).

El origen y las características del “Dormir sin lágrimas” de Rosa Jové

Unos años más tarde que el Dr. Estivill, la Dra. Rosa Jové escribió el libro “Dormir sin lágrimas”, donde explica las necesidades que tienen los bebés para conciliar el sueño.

El libro detalla las características del sueño infantil, tan distintas a las de los adultos y los ancianos, y las pautas y sugerencias que ayudan a que estos niños duerman plácidamente, tal vez menos tiempo seguido del que nos gustaría a los adultos, pero en definitiva, durmiendo lo que necesitan según su desarrollo.

En el libro también se presentan numerosos estudios científicos que demuestran que los métodos de adiestramiento como el método Estivill dejan secuelas y tienen efectos nocivos.

En la foto de la portada del libro (ver foto de la derecha) se puede observar la esencia del libro: un bebé durmiendo en una posición típica de bebé, a diferencia de la anterior, y con la mano de una mujer (se intuye que es la de su mamá) en su espalda, transimtiéndole calor, cercanía y acompañamiento. Incluso cuando miro fijamente la cara de este bebé, me parece que sonríe un poco.

¿Cuál es el mejor método para dormir a un bebé?

Se ha escrito mucho sobre si es mejor un método u otro.

Incluso hay una exhaustiva investigación presentada en la página http://www.suenoinfantil.net sobre las consecuencias dañinas del método Estivill y otros similares, y las necesidades de un bebé en su primera infancia que respetan las pautas marcadas en el libro “Dormir sin lágrimas”.

Pero de hecho, ambos libros han sido escritos por doctores. Y entonces, ¿a quién hacemos caso?

Bien, pues para mí, para decidir cuál es el mejor método para dormir a mi hijo, solo me hizo falta hacerme una sola pregunta:

“¿Y yo, a quién preferiría como padre o madre para dormir, al Dr. Estivill o a la Dra. Jové?”

Pues lo tengo claro. Yo preferiría mil veces antes a la Dra. Jové. Su comprensión de la realidad del sueño infantil, su acompañamiento en el proceso hasta que ya estuviera preparada para dormir por mi cuenta, y en definitiva, su humanidad y empatía, las prefiero mil veces a la ignorancia o tal vez indiferencia de las necesidades de un bebé planteada por el Dr. Estivill.

Así que decidí que le daría a mi hijo lo mismo que prefiero para mí, los cuidados y el acompañamiento explicados por la Dra Jové.

Y ahora, si quieres decidir qué método es mejor para vosotros para dormir a tu bebé, te puedes preguntar… ¿qué prefieres para tu hijo y que es lo que preferirías para ti?

Un abrazo y feliz crianza (te mando un suave susurro a tus oídos antes de despedirme: dormir cuando tu bebé duerme es el mejor consejo que he escuchado, porque la lavadora, los platos y el baño pueden esperar).

Rosa Jové: «Que un bebé se desvele es normal, lo que pasa es que fastidia»

La psicóloga afirma que el problema del sueño infantil es, más bien, del adulto La autora de ‘Dormir sin lágrimas’ rebate el conocido método de Estivill

CARMEN PÉREZMÁLAGA Sábado, 3 marzo 2007, 04:19NIÑOS. Rosa Jové participó ayer en unas jornadas. / MIGUEL FRÍAS

Los bebés lloran, comen, se hacen encima sus necesidades fisiológicas y se despiertan por las noches. Esta última cuestión trae de cabeza a numerosos padres que no pueden descansar por las noches cuando al día siguiente les espera un largo día de trabajo. Pero que los bebés se despierten varias veces a lo largo de la noche es algo «completamente normal», como afirma la psicóloga Rosa Jové, que añade: «Lo que pasa es que esto fastidia a los padres, que al día siguiente tienen que trabajar. Más que un problema de niños es de adultos».

El tema del sueño infantil es recurrente en la literatura especializada y copa las estanterías de las librerías. «Los padres se encuentran desbordados y buscan ayuda, pero yo digo que los libros de sueños, aunque he escrito uno, no sirven de nada porque los niños sanos un día van a acabar durmiendo bien. Sólo hay que darles tiempo», señala Jové, que es autora de ‘Dormir sin lágrimas. Dejarle llorar no es la solución’, título en clara contraposición al conocido método Estivill.

Intervención natural

Para enseñar al niño a dormir y a conciliar rápido el sueño, Jové aboga por intervenciones naturalistas como el colecho -dormir con el niño en la misma cama o con la cuna junto al lecho materno- o asistir rápidamente las demandas del bebé, rebatiendo así los consejos del doctor Estivill, quien propone una tabla de tiempos de espera antes de entrar a la habitación del pequeño: la primera noche un minuto, la segunda dos…

Jové se opone a este método y afirma que hay dos escuelas para tratar el sueño infantil: «Aquellas que piensan que el niño tiene un problema y van a castigarlo y a dejar que lloren, y por otra parte estamos quienes pensamos que el niño va a aprender ese proceso un día u otro. Sólo hay que darles tiempo». El cambio del niño a una habitación propia debe ser, según la experta, cuando los padres y el hijo estén preparados y «siempre que el niño se adapte bien».

«No hay ningún aprendizaje que se realice llorando. Hace tiempo que la psicología conductual ha admitido que es mejor aprender con una recompensa positiva que negativa», apostilla la psicopediatra, que ayer impartió unas jornadas para profesionales del Hospital Materno Infantil de Málaga.

Sobre la importancia que se le da a que un bebé se despierte varias veces en la noche, Jové señala que un estudio del hospital Posadas de Argentina revela que el 81% de los niños de un año se despiertan por la noche. «Es algo normal -recalca- y aquí se empeñan en decirnos que eso esta mal».

Jové señala que el verdadero problema es cuando existe insomnio infantil. «Un niño que solo duerme tres horas, sí tendría problemas», apunta Jové. Según esta experta los niños a partir de los siete meses duermen más de noche que de día. A partir del año duermen, pero con despertares, todo por la noche y una siesta diurna. A partir de los cuatro años todo su sueño se desarrolla por la noche.

Los consejos de esta experta para que el niño aprenda a conciliar y dormir bien es «hacer cualquier cosa que tranquilice al niño y le de confianza para pasar la noche. Cosas como dormir cerca de los padres, ser atendidos rápido cuando lo necesiten, estar en un sitio conocido… Necesitan lo mismo que cualquiera: estar cómodo, en una cama que no extrañen y mejor con alguien que conocen».

Adem谩s, su aplicaci贸n conlleva secuelas importantes a corto, medio y largo plazo: 芦trastornos de ansiedad, depresiones, indefensi贸n aprendida, trastornos de apego, trauma por estr茅s agudo y s铆ndrome de estr茅s postraum谩tico禄. Jov茅 mantiene que estas alteraciones son reparables, aunque 芦no reversibles禄, ya que pueden quedar enmascaradas y no hacerse evidentes hasta la vida adulta. Asimismo, huye de la utilizaci贸n de f谩rmacos en los problemas del sue帽o, no s贸lo por sus muchas contraindicaciones, sino porque en muchos casos se produce el efecto contrario.

Qu茅 podemos hacer

La autora, que mantiene que aunque no se haga nada, el ni帽o dormir谩 sin interrupciones alg煤n d铆a, ensalza el papel de la lactancia en el 茅xito del sue帽o, 芦por la propia composici贸n de la leche, y debido al relajante contacto con la madre y a la succi贸n calmante禄. La alimentaci贸n materna no s贸lo favorece al ni帽o, sino que beneficia a la madre, ya que hormonalmente le ayuda a coger el sue帽o con m谩s facilidad.

Tambi茅n hace especial hincapi茅 en las cualidades positivas del colecho, siempre y cuando se lleve a cabo de una forma segura. 芦Gracias a 茅l, el regreso al sue帽o despu茅s de un despertar es m谩s corto para ambos casos (madre e hijo). Tambi茅n ayuda al beb茅 a sincronizarse con la madre y a pasar de un estadio a otro del sue帽o con m谩s facilidad禄, comenta la autora. En este sentido, la psic贸loga a帽ade que la actitud 芦positiva y responsiva禄 de la madre hacia el ni帽o crea en el menor una tranquilidad que le ayuda a abandonarse al sue帽o.

Dormir sin l谩grimas, una 芦gu铆a para padres desesperados禄 como la define la autora, solicita a los padres un ejercicio de observaci贸n de sus hijos en el n煤mero de horas de sue帽o o el de despertares, y estar atentos a las 芦se帽ales del ni帽o cuando tiene sue帽o禄 para evitar problemas posteriores.

Enlace para adquirir el libro

Os dejo un enlace por si est谩is interesados en adquirir este libro que os recomiendo, y adquirirlo de forma segura, econ贸mica y c贸moda. Animaros que es un buen libro.

Toda la informaci贸n ha sido obtenida de dormirsinlagrimas.comemail

Con este libro de la colección Sin lágrimas los padres verán que es posible ayudar a su hijo a conciliar el sueño con tranquilidad y a dormir toda la noche. La autora guiará con su programa en diez pasos a los padres para darles a conocer las pautas de sueño de los bebés y ayudarles a marcarse objetivos realistas; enseñarles a analizar, a valorar y a mejorar los patrones de sueño de su bebé mediante registros de sueño; ofrecerles toda una serie de soluciones para dormir que encajan con todos los estilos educativos; crear un plan de sueño sin lágrimas personalizado y efectivo para usted y para su bebé.

Este libro es una reedición de «Felices Sueños».

Contenido

  • Prólogo de William Sears.
  • Introducción.
  • Primera parte: Diez pasos para ayudar a su bebé a dormir toda la noche.
  • Comprobación de seguridad.
  • La seguridad es lo primero.
  • La mayor preocupación de seguridad: SMSL.
  • Precauciones generales de seguridad durante el sueño para todas las familias.
  • Precauciones generales de seguridad para cunas y camas para niños pequeños.
  • Precauciones generales de seguridad en la cama familiar.
  • Información básica sobre el sueño.
  • Cómo dormimos.
  • Cómo duermen los bebés.
  • ¿Qué es un problema de sueño?
  • ¿Cuánto necesitan dormir los bebés?
  • ¿Y qué pasa cuando hay que darle de comer por la noche?
  • Expectativas realistas.
  • ¿Cuál es la manera correcta de enseñar a dormir a un bebé?
  • Registro de sueño.
  • ¡Empecemos!
  • Repasar y escoger soluciones para dormir.
  • Primera parte: soluciones para recién nacidos. Desde el nacimiento hasta los cuatro meses.
  • Segunda parte: soluciones para bebés más mayores. Desde los cuatro meses hasta los dos años.
  • Crear un plan de sueño personalizado.
  • Seguir el plan durante un mínimo de diez días.
  • ¿Y si no puede hacerlo todo?
  • El camino hacia el éxito se parece mucho a una danza.
  • Registro a los diez días.
  • Analizar el éxito.
  • Evaluación del plan de sueño.
  • Si el bebé duerme toda la noche (cinco horas consecutivas o más).
  • Si ha logrado algo.
  • Si no aprecia ningún cambio positivo.
  • Avance con el plan de sueño.
  • Seguir el plan durante diez días más.
  • Todos los bebés son diferentes; todas las familias son distintas.
  • ¿Cuánto va a durar esto?
  • «Lo he probado todo y nada funciona. ¡Ayuda!»
  • Completar el registro, analizar el éxito y modificar el plan cada diez días en función de la necesidad.
  • Tenga el libro a mano.
  • Hablemos de usted.
  • El bebé duerme (¡por fin!), pero mamá no. ¿Qué pasa?
  • Cómo dormir bien.
  • Pensamientos finales: de una madre a otra. Nos parecemos.
  • Si acaba de empezar.
  • ¿Vive para el instante?
  • Bebés en el béisbol.
  • Paciencia, paciencia… y un poquito más de paciencia.
  • Direcciones útiles.

Cuando en 2006 entré en el mundo de los bebés, al nacer el primero de mis hijos, en la búsqueda de información que pudiera ayudarnos a Miriam y a mí a vivir la paternidad y la maternidad con menos ansiedad y menos presiones externas por hacer cosas que nos parecían lógicas, pero muy criticadas, dimos con un foro llamado Dormir sin llorar en el que las malas noches eran un tema recurrente y las soluciones y la empatía de las participantes era la tónica general.

Tras diez años de existencia del mencionado foro, varias de las madres que participan en él y que han vivido también la crianza de sus hijos con la misma inquietud y necesidad de lograr descansar por las noches sin tener que recurrir a dejarlo llorar han decidido publicar el libro «Dormir sin llorar», que recoge lo mejor de los consejos que miles de padres hemos recibido en algún momento.

El libro trata el tema del sueño, que como ya hemos comentado en diversas ocasiones es evolutivo, cambiante, y lo hace del mismo modo, adaptando los consejos y tratando el tema según el momento en el que estemos con nuestro bebé. Algunos de los temas que toca son el colecho, el síndrome de la muerte súbita del lactante, los cólicos, el chupete para dormir, etc., con consejos para cada etapa. Además, añade una guía para que cada padre y madre elaboren su propio plan de sueño.

Consta de más de 300 páginas, el prólogo lo ha escrito Carlos González y en su creación han participado siete madres: Rafaela López, Roberta Bastiani, Rosalina Márquez, Cristina López, Montserrat Reverte, Mercedes Salas y Begoña Sanz (alguna de ellas lectora habitual de Bebés y más).

Si queréis más información podéis consultarla en la misma web de Dormir sin llorar, donde además lo podéis comprar a un precio de 21€ o bien podéis acudir a alguna de las presentaciones del libro: el viernes 30 de mayo en Casa del Libro, en el Paseo de gracia nº 62 de Barcelona o bien el 6 de junio en Entre Mamás, en la calle Mantuano, 19 de Madrid.

En Bebés y más | Dormir sin lágrimas, Carlos González habla sobre los niños que lloran al ponerlos a dormir, Los métodos «Duérmete niño» vs. “Dormir sin lágrimas” en práctica: las imágenes hablan por sí solas

Es una de las etapas más duras a las que nos enfrentamos la mayoría de los padres. Antes se mecía a los bebés y se cantaban nanas, ahora la sociedad medio-impone un método con cronómetro y lágrimas. Pero existen alternativas y el foro de madres y padres de Dormir sin llorar lo sabe muy bien porque llevan una década ayudando a las familias a dormir mejor, a comprender a sus bebés, a recopilar evidencias científicas, a consolar y a empatizar.

Todos sus consejos, sabiduría y amor se ha encapsulado en el libro y guía práctica «Dormir sin llorar» de editorial Ob Stare y a continuación entrevistamos a una de sus 7 co-autoras, madres que han aprendido desde las trincheras y que lo comparten con el mundo.

Montserrat Reverte nos explica así el seceto de los sueños felices para todos…

1. ¿Por qué habéis escrito el libro DORMIR SIN LLORAR cuando llorar se ha hecho toda la vida y parece que ha ido bien?

Después de 10 años de web y foro leyendo y compartiendo dudas y soluciones, de ver qué había muchos padres preocupados, llenos de incertidumbre, temerosos de seguir su instinto, creímos que una labor sería de compilación de experiencias verdaderas y cotidianas, además de referencias a artículos y estudios, podía ser una buena idea.

Creemos que a todos los padres se les remueve algo por dentro al oír llorar a su hijo. Estamos seguras de que nadie quiere hacerles llorar deliberadamente. Los métodos de llanto controlado están ahí, se han recomendado por la salud del niño pero también se están cuestionando cada vez más.

No atender al llanto de tu hijo significa obviar sus necesidades, hacer oídos sordos te desconecta de tu hijo.

Y como ves el foro de la web te demuestra que desde hace una década cada vez más padres cuestionan «el dejar llorar», buscan alternativas para dormir todos tranquilos y en armonía.

2. ¿En estas «nuevas» teorías se priorizan las necesidades de los bebés sobre los adultos?

Sí priorizamos el sueño del niño. De eso se trata ¿no? de que el bebé descanse. Siempre respetando los ritmos del bebé, lo que nos lleva a buscar un punto en común y conforme para todos en el descanso.

A mi me gusta decir que creemos en hacer las noches mas fáciles, más cómodas, a toda la familia. Sin que se tenga la sensación de estar haciendo algo mal. En entera libertad.

El niño es la parte del «binomio hijo-padres» que necesita mayor atención y protección, sea de día o de noche, las 24 horas. Los primeros años de vida de los bebés y niños son muy sensibles con respecto a su desarrollo neuronal y cerebral. Las necesidades biológicas del niño son importantes, hay que satisfacerlas. Los niños nos necesitan para su óptimo desarrollo físico y emocional.

También es importante remarcar y ser conscientes de que los bebés saben dormir, pero con ritmos de sueño diferente al de los adultos.

Otra cosa es el ritmo que se nos impone desde la sociedad en general y los mensajes que nos llegan a través de ella. Quizás sea el momento de empezar a reflexionar más en este tema.

3. ¿Qué pueden hacer las familias que trabajan y necesitan descansar si sus hijos duermen «mal»?

Ante todo respirar y liberarse de perjuicios. Priorizar y entender. Entender que el sueño de los niños es evolutivo. Descartar problemas de salud que repercutan en ese sueño, por supuesto. Una vez descartados problemas de salud deben observar a su hijo y el propio bebé les irá indicando un camino. Durante los primeros años de vida nuestros hijos irán pasando por distintas etapas de desarrollo y éstas repercuten en su sueño. Ser conscientes también de ello nos ayudará a encontrar los trucos que minimicen sus despertares.

Se puede descansar al mismo tiempo que lo hace el bebé, se puede dormir con el bebé que debido al contacto disminuirá sus despertares porque notará que no hay peligro y se encuentra junto a sus cuidadores.

Dicho todo esto quisiera hacerte un pequeño juego de palabras. No creo que los niños duerman «mal», sino que lo hacen «a su manera»

4. ¿En qué se diferencia vuestro libro de la tendencia «oficial» en sueño infantil?

Por un lado, el propio título lo dice: Sin llorar. Ya describe una alternativa, es toda una declaración de principios ¿no?.

Por otro lado es un libro escrito por madres para padres. Desde la más estricta observación de nuestros propios hijos a la recopilación de datos, trucos y experiencias de miles de familias que han pasado por el foro de la web. Solemos comentar mucho entre nosotras una frase que nos gusta, considerar que este libro es un libro escrito «desde la trinchera», desde la base. Con muchas noches a nuestras espaldas y más de una ojera.

Es un libro muy práctico y descriptivo. Te permite, por un lado, sentirte acompañado (vaya mi hijo no es el único que duerme de tal manera), por otro te permite leerlo justo en aquella parte o etapa en la que te encuentras o con respecto a lo que quieras resolver, por ejemplo que haga siestas más largas.

5. ¿A quién se dirige vuestro libro y qué puede aportar a las familias actuales?

A familias fundamentalmente claro pero también a todo aquel que esté interesado en el sueño infantil o que desee saber algo más de él. Creo que se le puede sacar mucho jugo.

Permíteme que primero exprese cuanta emoción supone para nosotras esta presentación. El Museo de la Evolución, ni más ni menos, al lado del propio CENIEH, la crema de la ciencia, de la investigación alrededor nuestro y Atapuerca, lo que fuimos y lo que hizo que seamos, a nuestras espaldas. Y en mi caso concreto, ¡qué decirte! si esta presentación se realiza en la ciudad donde resido. Es todo un placer poder estar allí. Un regalo, poder hablar del libro allí.

Dicho esto, para mí en concreto la palabra clave es «evolución». Los niños van evolucionando en su sueño hasta alcanzar la manera adulta de dormir. Al igual que hay una evolución humana, hay una evolución en el sueño del ser humano. Dos escalas diferentes sí, pero como ves, una palabra en común.

Por otro lado, los niños ahora duermen exactamente igual a como lo hacían nuestros antepasados. Genéticamente están «programados» para que se existan en ellos los mismos signos y sentidos, la alerta por la separación de su cuidador principal, por ejemplo o el instinto de supervivencia.

7. ¿Cómo os gustaría que fuesen todas las noches en los hogares con bebés y niños pequeños?

Dulces y sin lágrimas. Abarcados y mecidos todos por los brazos de Morfeo.

Nos gustaría que nadie, ni padres ni hijos,nadie viviera ya ese momento como una pesadilla o una tortura.

A mí me gusta desear a las familias «dulces sueños». Siempre he tenido una frase talismán que he repetido miles de veces en el foro: «Todo pasa y todo llega». Y es la verdad.

Antes de despedirme en esta entrevista, no quiero dejar de decirte:

Muchas gracias por la oportunidad que nos brindas y nos brinda el blog alternativo para contar qué ha significado para nosotras el libro «Dormir sin llorar».

Montserat Reverte
Dormir sin llorar y foro

VENTA ONLINE del libro-guía «Dormir sin llorar»

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *