0

Edad para ser madre

Tabla de contenidos

La mayoría de las mujeres suelen retrasar cada vez más el momento de convertirse en madres. Los motivos son diversos, ya sea porque tienen metas profesionales que quieren cumplir antes de dedicarse a la maternidad, porque desean disfrutar más tiempo de la vida en pareja o sencillamente porque no se sienten preparadas. Sea cual sea el motivo, muchas mujeres deciden tener su primer hijo pasados los 30 o 35, una edad en la que la fertilidad se reduce dramáticamente.

De hecho, las estadísticas indican que la fertilidad femenina comienza a reducirse a partir de los 27 años y disminuye considerablemente después de los 35 años. Las veinteañeras tienen entre el 20 y 25% de probabilidades de quedarse embarazadas cada vez que ovulan mientras que a los 30 años esta posibilidad disminuye a un 15% y después de los 35, al 10%.

Estos cambios se deben al hecho de que la mujer nace con la cantidad de óvulos que tendrá a lo largo de su vida y a medida que envejece, el número de óvulos se reduce y pierden calidad, haciendo más difícil que pueda salir embarazada. Además, se incrementan los riesgos para la salud de la madre y del bebé.

Sin embargo, aunque es cierto que después de los 35 años las probabilidades de concebir un hijo se reducen considerablemente, un estudio reciente ha desvelado que convertirse en madre después de esta edad podría reportarle algunas ventajas a la mujer.

La edad perfecta para ser mamá: Entre los 24 y 35 años

Una investigación realizada por expertos de la Universidad del Sur de California encontró que convertirse en madre después de los 24 años repercute positivamente en las habilidades cognitivas de la mujer. Estos investigadores les aplicaron a 830 mujeres en edad post menopáusica una serie de pruebas cognitivas para medir la memoria, concentración, atención y autopercepción.

Los resultados mostraron que las mujeres que tuvieron su primer hijo después de los 24 años tenían una mejor salud mental y habían desarrollado más sus habilidades verbales, en comparación con las que se convirtieron en madres entre los 15 y 24 años. Al contrario, las mujeres que se quedaron embarazadas por primera vez después de los 35 años mostraron un mayor conocimiento de sí mismas, así como una memoria más desarrollada. Estas madres también obtuvieron mejores puntuaciones en los test de agudeza mental, habilidades verbales y resolución de problemas.

Los expertos explicaron que este efecto puede estar relacionado con la revolución hormonal que tiene lugar durante el embarazo. En este período se conoce que aumentan los índices de progesterona y estrógenos, dos hormonas que desempeñan un importante papel en el cerebro, sobre todo a medida que se avanza en el calendario. De hecho, se ha demostrado que en las madres veinteañeras esta revolución hormonal tiende a ralentizar las funciones cerebrales pero en las treintañeras incide de forma positiva, potenciando sus funciones cognitivas.

En esta misma línea, estudios anteriores habían encontrado que convertirse en madre después de los 35 años aumenta la expectativa de vida de la mujer. De hecho, una investigación inglesa publicada en la Health and Social Behaviour Journal, en la que se analizó una muestra de 3.000 mujeres que habían tenido al menos un hijo, desveló que los problemas de salud empiezan a disminuir a partir de los 22 años y alcanzan su nivel más bajo a los 34, para después comenzar a incrementarse otra vez.

Obviamente, esta realidad puede variar de una mujer a otra, de modo que no existe una edad ideal para convertirse en madre que pueda aplicarse a todo el mundo. La decisión debe estar en manos de cada mujer, su pareja y su médico, quienes sabrán determinar el momento más oportuno para tener el primer hijo.

La cuestión sobre la longevidad femenina y la edad de paridad se ha debatido durante años sin haber llegado a una conclusión consensuada. Porque realmente existen infinidad de factores no biológicos que aceleran o retrasan la edad “ideal” de tener hijos. Numerosos estudios arrojan datos individuales, pero sin llegar a esclarecer a nivel más genérico cual es la edad promedio en la que las mujeres deciden hoy en día tener su primer hijo. Y es que decidir dar el primer paso hacia la maternidad supone dejar atrás, en cierto modo, algunas metas y aspiraciones para embaucarse en el viaje y el nuevo rol de ser madre.

Un nuevo estudio publicado en el Journal of Public Health el año pasado desvela que lo ideal es esperar hasta los 30 años para ser madre primeriza. Y lo interesante de esta investigación es su correlación entre las edades promedio de las mujeres que dan a luz en relación con la esperanza de vida, en la que descubren que las madres que tienen hijos a partir de los 30 son más longevas, e incluso, cuanto mayor es la mujer, más aumenta la longevidad. Esto, sin duda, es algo muy positivo, pero ¿es en realidad a partir de los 30 la edad ideal para tener un hijo?

Sin duda, estos hallazgos son, cuando menos, interesantes, pero para Txantón Martínez- Astorquiza, presidente de la sección de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO), la edad más recomendable es a los 33 años. “En torno a los 40 años, las mujeres tienen más riesgo de diabetes, hipertensión, un riesgo mayor de cesáreas, más probabilidad de ingreso en neonatos de los bebés, y existe una mayor tasa de mortalidad fetal y materna”, sentencia.

Y a pesar de que reconoce que la calidad de vida en general ha mejorado, y mucho, el cuerpo a nivel biológico nunca dejará de tener la edad que tiene. No es lo mismo tener 25 años que 40, aunque en tu mente tengas 25. “No obstante, mi experiencia actual como profesional es que las mujeres comienzan a tener su primer hijo a partir de los 33 años, y subiendo…”, comenta.

Además, manifiesta que es importante cuidarse, llevar una buena alimentación, hacer deporte , entre otras, pero el hecho de hacerlo tampoco le resta los problemas a la hora de tener hijos a partir de los 35 años. “Tampoco existe la manera de mejorar los óvulos, ni su calidad ni la de los ovocitos, desgraciadamente”, continua.

De profesión, mamá

Judith Murano es periodista y madre de dos hijos. Su primera hija, Carla, la tuvo con 37 años y considera que le “llego el momento” cuando creyó estar preparada. “En mi caso no fue una cuestión de reloj biológico. La maternidad fue algo muy meditado tanto por mí como por mi marido. Sin darnos cuenta nos estábamos acercando a los 40 años y ni siquiera nos habíamos planteado si queríamos o no tener hijos”, explica. Una decisión que fue pospuesta por razones profesionales y que, a pesar de llevar 10 años con su marido, no la llegó a tomar más que por un tema de edad.

En el segundo embarazo, a los 39 años tuve problemas por edad, mis hijos nacieron muy grandes y mi cuerpo, a esta edad se resintió considerablemente”, explica. Además, reconoce que su primer embarazo tampoco fue fácil ya que le diagnosticaron placenta previa, y tuvo que guardar reposo hasta el nacimiento de su hija.

A este respeto, el doctor Astorquiza corrobora que la mujer que se embaraza a partir de los 35 años está expuesta a muchos más riesgos a pesar de que hoy se decida la maternidad más tarde. “Es una cuestión de ovocitos. “Si una mujer cuando nace tiene 350 ovocitos en sus ovarios, y su primera regla en torno a los 13 o 14 años y, en cada regla pierde 10 óvulos, pues en 35 años has agotado prácticamente todos tus ovocitos. Además, la calidad también disminuye”, argumenta.

Sin embargo, muchas mujeres como Judith apuestan por sus metas y retrasan el momento, y cuando llega, le permite descubrir lo que hoy en día ella califica como su segunda pasión e incluso, en cierto modo, su profesión. “Quizás en ese momento es lo que imaginé que me faltaba para sentirme plenamente realizada como mujer, aunque ahora, que soy madre, y a pesar de los riesgos, veo que no hace falta pasar por la maternidad para ello”. A partir de entonces y de su maternidad se ha convertido en bloguera con My second job mamá. “La maternidad ha hecho conocer facetas de mí hasta entonces desconocidas y, en mi caso, descubrir la que ahora es mi segunda pasión y, en cierto modo, profesión”, concluye.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

Fertilidad a partir de los 35

Los cambios evidentes en la sociedad han dado un papel más predominante a la mujer, especialmente en el mundo laboral. Este puede ser tan solo uno de los motivos por los que la edad para ser madre se ha ido retrasando cada vez más. La mayor capacidad de elegir el momento oportuno para ser mamá, la posibilidad de acceder a estudios de mayor grado o la dificultad para ahorrar e irse de casa antes, son algunos otros motivos que podríamos esgrimir.

Lo cierto es que las agujas del reloj biológico que despiertan el instinto materno de las españolas cada vez se retrasan más. Según un reciente estudio la edad media a la que se tienen hijos en España ronda los 30 años (29’3 años para ser exactos). Otros estudios hablan de que un 30% de las mujeres tiene su primer hijo pasados los 35 años, o de que un tercio de las mujeres no ven un problema ser madre cumplidos los 45 años. Pues bien, aunque no hay una edad idónea definida para traer un bebé al mundo, si conviene conocer los riesgos o posibles complicaciones de hacerlo superada una cierta edad.

La fertilidad pasados los 35

Las tasas de fertilidad disminuyen notablemente con la edad (a partir de los 35 años el porcentaje de posibilidades de conseguir un embarazo es de un 10% mensual, que desciende al 1% después de los 45 años). A pesar de esto, muchos embarazos tardíos ocurren sin que se hayan planificado. A finales de 2009, por ejemplo, una mujer española dio a luz a su primera hija cuando ya había cumplido 46 años y, lo más sorprendente del caso, sin que hubiera sido consciente en ningún momento de estar embarazada, hecho que descubrió tres días antes del parto cuando acudió a su médico de familia porque se encontraba cansada y tenía un bulto en el vientre. Esta mujer, que llevaba más de 20 años casada y deseando tener descendencia, no es la única que lo consigue de forma natural y por sorpresa pasados los 40 años.

A partir de cierta edad, sin embargo, las mujeres suelen planificar el embarazo y, cuando se presentan dificultades, recurren a los tratamientos de estimulación ovárica o a las técnicas de reproducción asistida. Cualquier mujer que desee quedarse embarazada, con independencia de su edad, debería adoptar una serie de medidas antes de la concepción, que mejoraran su estado de salud y disminuyeran la posibilidad de que se presenten complicaciones durante el embarazo. Y esto es especialmente importante cuando la futura madre tiene más de 35 años, porque hay estudios que relacionan el incremento de la edad materna con una mayor incidencia de complicaciones como preeclampsia, diabetes gestacional, hemorragias, y partos prematuros o por cesárea.

Si bien es cierto que el envejecimiento afecta a todo el organismo, y con la edad somos más propensos a sufrir ciertas afecciones como hipertensión arterial o diabetes, una mujer de 30 años obesa y fumadora, por ejemplo, puede presentar un mayor riesgo obstétrico que una mujer de 40 años sin enfermedades previas, y con un peso adecuado y hábitos saludables. Por lo tanto, es necesario tomar cada caso individualmente.

¿Hasta qué edad se puede ser madre?

Hoy en día, la maternidad suele ser una elección. Debido a la incorporación femenina al mercado laboral, la decisión de tener hijos se ha convertido en todo un reto. Averiguar hasta qué edad se puede ser madre es una tarea complicada, pero que puede ser respondida.

A nivel biológico, la respuesta a hasta qué edad se puede ser madreson los 24 o 25 años. Esto se debe a que en este período la tasa de fecundidad es la más alta, con más de un 20 por ciento de posibilidades de concebir.

Conforme van pasando los años, esta capacidad disminuye drásticamente, rozando el 8 por ciento una vez llegados a los 40 años. Los óvulos envejecen, y junto a él nuestro cuerpo. A medida que madura, aumentan las posibilidades de sufrir ciertas enfermedades durante la gestación, así como la posibilidad de un aborto.

También incrementa el riesgo para la salud del feto, ya que existen ciertas anomalías genéticas, como el Síndrome de Down,más proclives a aparecer. Lo mismo ocurre con el parto, ya que según diversos estudios, el sufrimiento fetal durante este es mayor.

Afortunadamente, cada vez existen más avances científicos que permiten alargar la edad para ser madre. Gracias a ello, se reduce el riesgo de posibles problemas que puedan afectar tanto a la embarazada como al futuro bebé.

Hasta qué edad se puede ser madre, una duda existente

Actualmente, preguntarse hasta qué edad se puede ser madre comienza a resultar obsoleto. Ya no es necesario atender a ciertos factores, como la edad o la capacidad reproductiva. La ciencia, afortunadamente, ha creado alternativas para permitir a la mujer ser madre adaptándose a sus necesidades laborales y personales.

Lo que hace años se veía como algo imposible se ha convertido en una realidad. Es cierto que para llevar a cabo algunas de estas propuestas es necesario tener cierta capacidad adquisitiva, pero en poco tiempo no será problema.

Cada vez son más las parejas que intentan ser padres a través de otros métodos. La reproducción no es algo que solo atañe a las mujeres:la calidad del esperma también disminuye con la edad. Y esto no solo afecta a nivel interno, ya que no se tiene la misma energía ni la misma fuerza que en etapas más jóvenes.

Grande es el amor maternal, pero todo en lo sublime cuando se mezcla con la admiración por el hijo amado

-Ángel Gavinet-

Alternativas de fecundación

España es el tercer país con mayor tasa de reproducción asistida a nivel mundial, y el tercero en Europa. Este posicionamiento tan halagüeño demuestra que la demanda no ha dejado de aumentar. Gracias a ello, la accesibilidad cada vez será más sencilla.

Fecundación In vitro

Esta técnica proviene del latín «dentro del vidrio». Tal y como su nombre indica, permite realizar la unión del óvulo y el espermatozoide en un laboratorio. Este último se introduce mediante una inyección intracitoplasmáticael ovocito, que cuando se convierta en embrión se trasladará al cuerpo de la madre.

Tanto el óvulo como el espermatozoide pueden ser de los miembros de la pareja o de donantes anónimos. El tratamiento, eso sí, suele ser algo caro, rondando entre los 3.000 y los 5.000 euros.

Inseminación artificial

Es uno de los métodos más sencillos. Consiste en transportar el semen hasta la cavidad uterina de la mujer, favoreciendo que el espermatozoide llegue a su destino. Suele utilizarse en casos en los que la calidad del semen es baja o los espermatozoides carecen de movilidad necesaria.

También es necesario que la mujer tenga la capacidad de ovulary que al menos una de las trompas de Falopio sea permeable.

Recomendaciones a tener en cuenta

Aunque siempre será una decisión personal, existen una serie de recomendaciones a tener en cuenta para determinar hasta qué edad se puede ser madre. Existen muchos factores que deben estudiarse antes de un embarazo y que no deben pasarse por alto.

Tener prisa por concebir solo por miedo a la edad no es algo sano. Puede crearnos inseguridades y frustraciones si por alguna razón la fecundidad se retrasara. Tener un hijo es una decisión seria, que no solo cambia nuestro cuerpo, sino también nuestros hábitos.

Atreverse a dar el gran paso requiere mucha madurez y responsabilidad. No solo debemos pensar en nosotros, sino también en el bienestar del bebé. Debemos ser conscientes de si podremos mantenerlo o no, o de si nuestra forma de vida nos lo permite.

Si queremos ser buenos padres, debemos dejar de lado el egoísmo. Traer un niño al mundo requiere tener un espíritu generoso y una gran capacidad de sacrificio. No todo el mundo está hecho para tener hijos. Si elegimos hacerlo, tenemos que aceptar todo lo que ello conlleva.

Cada vez son más las mujeres que deciden postergar su maternidad, ya sea por decisión personal, por motivos laborales o por otros factores. A veces, el deseo de dar a tus hijos el futuro que se merecen no te permite embarcarte en la aventura de ser madre a una edad temprana aunque otras, simplemente no sentimos la llamada y vernos con hijos nos resulta aterrador. Si para nuestras abuelas nuestras madres nos tuvieron a una edad relativamente tardía, imagínate lo que pensarían las suyas si nos vieran ahora.

A medida que los tiempos avanzan, también cambia tanto nuestra mentalidad como el estilo de vida y esto tiene una repercusión clara en la edad para tener hijos. Querer disfrutar de tiempo para ti, para formarte, para desarrollar tu carrera profesional es completamente lícito, igual que si tu deseo es convertirte en madre más joven. Además, también hay que tener en cuenta otros factores como los económicos o lo mucho que queda por hacer aún para que la conciliación sea de verdad una realidad en muchas empresas, hechos que también repercuten en que muchas mujeres posterguen la maternidad.

Que existen ciertos riesgos tanto para la madre como para el bebé si esperamos demasiado es algo que sabemos de sobra, sin embargo, un reciente estudio de la Universidad de Southern California en Estados Unidos acaba de revelar un dato que hará que dejes de preocuparte un poquito sobre la edad perfecta con la que deberías encargar tu bebé a la cigüeña.

Y es que, al contrario de lo que se suele pensar, la doctora Roksana Karim ha concluido que la edad perfecta para tener hijos son los 35 años. Al contrario que la creencia de que un embarazo a esta edad era de alto riesgo, la ciencia ahora beneficia a estas madres un poco más mayores. Según Karim, la agudeza mental de las madres de esta edad es bastante superior a la de las madres que han tenido hijos más jóvenes, es decir, el estudio reveló que las mamás que tenían su primer hijo a los 35 años tenían mejores resultados en los test de agudeza mental.

Anteriormente se descubrió que ser madre después de los 35 años aumentaba la esperanza de vida y ahora también podemos presumir de que la agudeza mental de estas madres es mayor. Para el estudio se contó con 830 mujeres en edad posmenopáusica, que demostraron como su agudeza mental, su capacidad verbal y la habilidad para resolver problemas era mayor que la de aquellas que habían sido madres entre los 15 y los 24 años. Este fenómeno es posible gracias al aumento de hormonas, que a partir de los 35 años mejoran las funciones cognitivas de la madre.

¿Hasta qué edad puedo ser madre?¿Tengo más riesgos en mi embarazo si tengo más de 40 años? ¿Qué complicaciones son más frecuentes a esta edad?

Hasta que edad puedo ser madre es una pregunta que cada vez más mujeres se hacen hoy día.

Las respuestas nos las trae este nuevo artículo de Francisco Zorrilla, ginecólogo y autor de consultatuginecologo.com.

Hace unos días, en mi consulta en Granada, una mujer me hizo varias preguntas y desde aquí quiero darte respuestas:

¿Hasta qué edad puedo ser madre?

¿Tengo más riesgos en mi embarazo si tengo más de 40 años?

¿Qué complicaciones son más frecuentes a esta edad?

¿Qué consejos puede darme?

¿Hasta qué edad puedo ser madre?

La respuesta no es fácil. La edad para ser madre no deja de aumentar cada día. Las razones son varias, pero además a donde no llega el reloj biológico de los ovarios, la ciencia ha puesto a las técnicas de reproducción asistida. El resultado es que puedes tener hijos a la edad que desees.

Hoy día tenemos embarazadas a los 50 años o más. Obviamente con óvulos de donante (donación de ovocitos/ovodonación) y fertilización in vitro, pero al final tienes a tu deseado hijo en casa.

Sin embargo, el que sea posible no significa que no hablemos de los riesgos y complicaciones de “forzar el reloj biológico” de la mujer. A ello voy a dedicar el artículo de hoy.

Por mi parte, asumidos los mayores riesgos, cada mujer tiene los hijos cuando quiere (o puede). Con esta información se trata de que cuides mejor tu embarazo, si es tu caso.

En los países desarrollados, la edad para tener los hijos está en aumento. Factores como encontrar trabajo y la estabilidad económica son los causantes más llamativos.

Por tanto, no existe ya hoy día una edad para ser madre ideal o límite, sino que te hablo de una edad a partir de la cual, los complicaciones y riesgos son superiores. Este límite clásicamente puesto en los 35 años, hoy cabría subirlo a los 40 años en los países desarrollados.

Actualmente, 25-35% de las madres tienen más de 35 años en países desarrollados. De hecho llama la atención que hay un descenso de la natalidad generalizado (1,3 hijos por mujer), pero está aumentando en mujeres mayores de 35 años.

¿Tiene más riesgos un embarazo con más de 40 años?

El hecho de ver cada día más embarazadas a esta edad no debe engañarte. Retrasar la maternidad puede conllevar que no obtengas una gestación o que necesites reproducción asistida.

A estas edades las complicaciones durante la gestación, la tasa de abortos, malformaciones, alteraciones cromosómica, sufrimiento fetal, mortalidad perinatal, etc. son muy superiores.

Te comento las más importantes:

Abortos, alteraciones cromosómicas y embarazos ectópicos.

  • El riesgo de aborto en una gestante es del 10-12%. Este riesgo aumenta y se triplica hasta más del 30% por encima de los 40 años.
  • La mayoría de los abortos proceden de huevos malformados y con alteraciones cromosómicas. Las alteraciones cromosómicas son varias veces más frecuentes a los 40 años y es lógico éste aumento de la tasa de aborto.
  • Lo mismo ocurre con la frecuencia de embarazos ectópicos, que pasa de un 1,5-2% al 3% si tienes más de 40 años (y sobre todo en los conseguidos con reproducción asistida).

Patología médica de la madre.

  • Las complicaciones son varias. Las madres de 40 años tienen más riesgo de diabetes, hipertensión, sobrepeso, complicaciones tromboembólicas, varices, agotamiento, etc.

Complicaciones en el embarazo:

  • Aumenta la tasa de partos prematuros, retraso de crecimiento del feto, muerte fetal intraútero, complicaciones derivadas del embarazo gemelar (por la reproducción asistida)
  • Complicaciones en el parto y puerperio.
  • Aumenta la tasa de cesáreas y de partos instrumentales. El agotamiento materno, la menor contractilidad del útero, menor elasticidad de los tejidos, mayores complicaciones con patología médica en la madre, el estrés emocional de un embarazo a esta edad, etc. duplican la tasa de cesáreas a estas edades a más del 35%.
  • Igualmente aumentan los riesgos de atonía y hemorragia postparto.

Consejos para una gestante de más de 40 años.

  • Si tienes 40 años, y tu ilusión es tener un bebé, este artículo no debe desanimarte. No es mi objetivo sino ayudarte que tu embarazo transcurra felizmente.
  • Simplemente necesitarás más cuidados, piensa que se considera un embarazo de alto riesgo y como tal debe tratarse.
  • Obviamente es fundamental el cuidado de tu salud previamente.
  • Realiza una visita preconcepcional. Si es tu caso es fundamental corregir cualquier situación médica anormal. Controlar el peso, la diabetes, la hipertensión, etc. Tu ginecólogo te orientará sobre cuando es el mejor momento para buscar gestación desde el punto de vista médico y obstétrico.
  • Cambia los hábitos de vida, aumentando el ejercicio, el consumo de frutas y verduras, y abandonando tóxicos como alcohol, tabaco, etc.
  • Al ser una gestación de riesgo, las visitas y controles médicos son más frecuentes, al menos Por su puesto depende de tu estado de salud.

Ventajas de tener un hijo a los 40 años.

Para terminar, no podía faltar este apartado. En cualquier caso, la principal ventaja está en el sencillo pero maravilloso hecho de tener un hijo. Para mí es lo fundamental.

A los cuarenta una mujer (y también un hombre) tiene una mayor madurez personal, profesional, económica y conyugal.

Los hijos son educados con más atención, equilibrio y madurez.

En cualquier caso no olvides que lo más importante no es la “edad para ser madre” sino ¡disfrutar de tu embarazo¡

Si te gusta y lo compartes ¡GENIAL!

    • Científicos revelan la mejor edad para ser madre y no es la que tú crees

      Es mucha la presión social que sienten todavía las mujeres a la hora de convertirse en madres. La sociedad lleva implícito que el matrimonio y la familia son el culmen de la felicidad, y siempre creímos que el tiempo jugaba en nuestra contra: según la teoría más extendida, la fertilidad de la mujer va descendiendo a partir de los 25 años y, a partir de los 35, cae en picado. Pero, según un estudio británico de la revista especializada “Health and Social Behavior”, la mejor edad para ser madre se sitúa entre los 34 y los 35 años. Esta es la conclusión a la que han llegado científicos y psicólogos ingleses tras analizar 3000 casos clínicos.

      Tu navegador no puede mostrar este vídeo

      La postura del Dr. Mirowski, al frente del estudio, es que en la veintena aún se están formando algunas funciones del cuerpo, además de que ciertas enfermedades potenciales no se manifestarían hasta más adelante. Por tanto, a la edad de 34, el cuerpo de la mujer ya estaría formado por completo y en óptimo estado de salud para albergar una nueva vida en su interior. Además, según en experto en salud femenina, a la edad de 34 la mujer se encuentra en una situación social y personal idónea para la maternidad: ha experimentado lo bastante con diferentes parejas sexuales y se encuentra con un «criterio lo suficientemente maduro» como para educar a su hijo.

      ​Por otra parte, otra institución inglesa, el Instituto Nacional de Salud Mental (NIMH), también recoge que la mejor edad para ser madre son los 34 años, dado que «la maternidad prematura incide negativamente sobre los hijos».

      Unos resultados que chocan con la tónica general que persiste en la comunidad científica desde hace años, basada en la biología de la fertilidad femenina. Lo cierto es que, desde el mismo momento en que una mujer empieza a ovular, el cuerpo va seleccionando cada mes los óvulos de mejor calidad para ser fecundados, por lo cual cuanto más tiempo pase, menos capacidad tiene el cuerpo femenino de conseguir un embarazo sano. Y la consecuencia es que la biología juega en contra de la sociedad: cada vez más mujeres postergan la edad de convertirse en madres, debido a razones principalmente socioeconómicas: las dificultades de acceso a la vida laboral, la inestabilidad económica, el aumento de los años de formación, o la falta de ayudas a las familias.

      Según esto, el estudio del Dr. Mirowski se adaptaría más a la tendencia actual de las mujeres con respecto al retraso en la edad de ser madres. Y tú, ¿qué opinas? ¿Por qué teoría te inclinas más?

      Descubre: Mamás famosas que comparten lo mejor de la maternidad en sus redes sociales

      La edad de la maternidad se ha ido retrasando en los últimos años debido a una variedad de razones, entre ellos la falta de estabilidad laboral y económica. Según datos del 2013 del INE (Instituto Nacional de Estadística), la edad media de las madres primerizas en España es de 32,2 años y un 30% de las mujeres tiene su primer hijo con más de 35 años.

      Sin embargo, los expertos consideran que no es la edad más idónea desde un punto de vista fisiológico. La mejor edad para ser madre (en términos biológicos) son los 25 años.

      Las condiciones físicas no son las mismas a los 20 que a los 40 años, está claro. A los 25 años, o extendiendo el margen, entre los 20 y los 30 años se dan en la mujer las condiciones más favorables para concebir, engendrar y parir un hijo.

      Los óvulos, al igual que el resto de células del cuerpo, también envejecen, haciendo que las probabilidades de quedarse embarazada vayan disminuyendo con la edad. Una mujer de unos 20 años que esté tratando de quedarse embarazada en sus días fértiles tiene un 25% de probabilidades de conseguirlo, a partir de los 30 años tiene un 15%, a partir de los 35 descienden las posibilidades a un 8%, mientras que a partir de los 38 años, sólo hay un 3% de chance.

      Aparte de la dificultad para concebir, los años también pesan en el embarazo. Después de los 35 años, hay mayores riesgos en el embarazo y el parto. Aumentan las probabilidades de complicaciones durante la gestación, de riesgo de aborto y de anomalías cromosómicas en el bebé.

      A partir de los 40 años, la gestación genera una sobrecarga mayor en órganos como el páncreas, el hígado, etc., aumentando la posibilidad de sufrir enfermedades que afectan en el embarazo como la diabetes gestacional, la hipertensión, etc.

      Aunque las condiciones de vida hayan ido retrasando el reloj biológico de la mujer, la mejor edad biológica para ser madre son los 25 años.

      Pero me pregunto, ¿el deseo de ser madre se despierta recién pasados los 30 años, o la mayoría de las mujeres quisieran ser madre antes? ¿Qué impide a la mujer ser madre más joven?

      Foto | iStockphoto
      En Bebés y más | La mejor edad para tener el primer hijo es entre los 25 y los 29 años

      En un artículo anterior, te dimos a conocer que en España, así como en el resto de Europa, se había producido un aumento considerable de la edad de las mamás primerizas. Es más, nuestro país estaba a la cabeza de Europa en ese sentido únicamente superado por Italia. Y esa circunstancia ha traído consigo que nos planteemos: ¿cuál es la mejor edad para ser madre?

      Pues bien, precisamente eso es lo que vamos a analizar a continuación para poder salir de dudas. ¿Te animas a descubrirlo?

      La mejor edad para ser madre biológicamente hablando

      De manera lógica, el primero de los criterios que hay tener en cuenta para poder averiguar la edad idónea es el aspecto biológico. Y partiendo de eso nos topamos con el hecho de que la mujer entre los 20 y los 30 años es cuando tiene las mejores condiciones no solo para poder quedarse en estado sino también para afrontar un embarazo y un parto sin complicaciones.

      Es más, se determina que teniendo en cuenta ese factor se podría decir que los 25 años es la edad perfecta para ser mamá.

      Y es que hay que tener en cuenta que luego, a partir de los 35 años, hay muchas más dificultades para concebir. Pero no solo eso, además empiezan a existir mayores riesgos y probabilidades de sufrir complicaciones, hay más peligro de abortos…Precisamente de ahí que cuando se quiere ser madre a partir de los 40 aumenten notablemente mucho más esos riesgos. Así, será más difícil quedarse embarazada, hay más probabilidades de sufrir hipertensión o diabetes gestacional, existen más riesgos de que el bebé presente anomalías…

      Ser madre desde un punto vista social

      Biológicamente hemos visto cuál es la mejor edad para ser madre. Sin embargo, si tenemos en consideración otros aspectos la cosa cambia. Así, por ejemplo, desde una perspectiva social se establece que la edad perfecta son los 30. ¿Por qué? Porque la mujer ya tiene más experiencia en la vida, está más preparada para asumir la maternidad, tiene una mayor estabilidad profesional y, además, cuenta con mayor poder adquisitivo.

      Un estudio dice que la mejor edad son los 34 años

      Último estudio

      Además de todo lo expuesto hasta el momento, hay que saber que en los últimos meses se ha dado a conocer un estudio británico que se ha publicado en la revista “Health and Social Behaviour Journal”. El mismo viene a “romper” con todo lo indicado hasta ahora y es que afirma de manera categórica que la mejor edad para ser madre son los ¡34 años!

      El profesor John Mirowski y su equipo de investigadores, después de estudiar los casos de más de 3.000 mujeres, han llegado a esa conclusión. Lo han hecho sustentándose en una serie de ideas muy firmes y claras como son estas:

        • A partir de los 34 años se incrementan los riesgos de poder sufrir distintos problemas de salud. Es más, esos empiezan a disminuir a partir de los 22 y cuando llegan a los 34 es que cuando están a su nivel más bajo.
        • Afirman que en la veintena no es recomendable que la fémina tenga un hijo porque aún se está produciendo la formación y desarrollo de determinadas funciones del cuerpo. Sin embargo, a los 34 años su organismo está perfectamente formado y goza de un inmejorable estado de salud. Es decir, que tiene todo lo necesario para poder hacerle frente a una gestación.
      • De la misma manera, en ese momento, la mujer es más madura y está preparada para encargarse del cuidado y la educación de un hijo.
      • No se debe olvidar tampoco que a los 34 euros la fémina ha vivido experiencias, ha tenido distintas parejas sexuales y tiene las cosas muy claras acerca de qué quiere y de qué no desea en su vida.
      • Asimismo se establece que, por regla general, a esa edad ya tiene una estabilidad personal, profesional y económica óptimas para encargarse de un bebé.

      Otros datos de interés

      Además de lo que hemos dado a conocer, no hay que pasar por alto tampoco que hay estudios que realizan otras afirmaciones que merece la pena tener en cuenta:

      • Se considera que ser madre muy joven va a repercutir de manera negativa sobre los hijos.
      • Las mujeres que tienen a sus hijos a los 30 y no a los 20 son más longevas.
      • Se establece también que las féminas que tienen sus hijos a los 20 años, por regla general, son demasiado inmaduras. Y es que necesitan tener más experiencias en la vida, vivir distintas relaciones, conocer a gente, encontrar el rumbo profesional que desean tener…

      ¿Qué te parecen a ti todas estas conclusiones?

      En concreto nosotros no, más bien la London School of Economics, que con un estudio que ha aparecido en la publicación Biodemography and Social Biology, ha determinado que los niños que nacen de madres que se encuentran en la treintena tienen más posibilidades de tener una inteligencia superior a la media, además de un desarrollo congnitivo superior, que aquellos que nacieron cuando sus madres se encontraban en los veinte o cuarenta años.

      Sí, lo dice la ciencia: los mejores años para ser madre se sitúan entre los 30 y los 39, y es que tener hijo a esta edad influirá positivamente en el desarrollo y crecimiento de los niños. Según las conclusiones del estudio, esto se debe a que la madre tiene más posibilidades de tener una educación superior y un trabajo con una situación económica buena que permita el crecimiento de los niños en un entorno estable; también señala que en esta edad las relaciones de pareja tienden a ser más duraderas, lo que crea un buen entorno familiar para el desarrollo de los pequeños.

      Así que ya sabes, si te estás acercando a la treintena (o te encuentras en ellas) y te hacen la eterna pregunta, ¡ya tiene un argumento científico con el que contestar!

      La mejor edad para el bebé es una cuestión que muchas veces nos inquieta. Para empezar, porque muchas veces no somos conscientes del todo de lo complejo que resulta la formación de un ser humano dentro del vientre materno; en este aspecto, no dejamos de aprender conforme surgen nuevos datos y avances científicos.

      Y es que el período de gestación es uno de los temas más interesantes y cautivadores que existen, tanto a nivel biológico como emocional. Debido a ello, no es de extrañar que los trabajos más recientes se centren en averiguar cuál es la mejor edad para ser madre.

      A continuación, te comentaremos acerca de algunos datos interesantes respecto a la edad y la maternidad.

      Datos que conocemos desde siempre

      Antiguamente, era recomendable que las mujeres tuvieran hijos cuanto antes. De hecho, siempre se ha instado a la mujer a tener hijos tan pronto pueda/quiera.

      Con el paso de los años, los estándares de edad para la maternidad han variado de acuerdo a la cultura y la zona geográfica. No obstante, desde hace algunos años se ha estimado que, a nivel fisiológico, la edad más fértil ronda entre los 24 y 25 años de edad de la mujer. Durante este período, las probabilidades de embarazo suponen más de un 20%.

      A medida que la edad aumenta, la facilidad para concebir disminuye. Al iniciar la treintena, la probabilidad de embarazo permanece alrededor del 15% y después de los 35 años de edad, la probabilidad se estima alrededor de un 8%. A partir de los 40 años de edad, lamentablemente, la tasa se sitúa en el 2%.

      Aunque actualmente es posible concebir a una edad más avanzada, existen ciertos riesgos para la mujer y para el feto que vale la pena estudiar. Hay que tener en cuenta las estadísticas a la hora de ser madre.

      ¿Por qué los 40 no es la mejor edad para ser madre?

      Hoy en día la mujer ya no se encuentra relegada únicamente al hogar y/o al ámbito familiar. Cada vez hay más mujeres que trabajan, por ende,tener hijos ya no es considerado una prioridad. Esta es una de las causas que retrasan el momento de la maternidad en muchas mujeres.

      De hecho, en la actualidad, el obtener un buen empleo y una estabilidad laboral son metas que deben alcanzarse antes de tomar cualquier decisión, especialmente el ser madre.Esto demuestra que la maternidad ya no es una elección que se tome a la ligera.

      La maternidad exige una responsabilidad para con el futuro bebé que implica poder mantenerlo en condiciones y, por otra parte, saber conciliar la vida familiar con la laboral.Esta es la razón por la cual muchas mujeres retrasan el ser madres. Por desgracia, un embarazo tardío puede conllevar la aparición de complicaciones, y no solo durante la etapa gestacional.

      Posibles problemas durante un embarazo tardío

      Existen una serie de anomalías genéticas, como el Síndrome de Down, que son más proclives a aparecer cuando la mujer tiene una edad avanzada. Esto se debe al envejecimiento de las células, que a veces no se dividen de forma correcta. También es posible que pueda ocurrir un aborto o que haya problemas durante el parto.

      Las mujeres que padecen de presión arterial alta o diabetes pueden presentar sangrado o complicaciones con la placenta del bebé. Si no se padecían estas enfermedades con anterioridad, puede surgir de igual manera la diabetes gestacionalo un aumento de la presión arterial.

      Si se elige ser madre a partir de los cuarenta años de edad, es recomendable pedir ayuda e información al médico de cabecera y al ginecólogo. Ellos estudiarán cada caso y sabrán aconsejar de la forma más adecuada.

      ¿Cuál es la mejor edad para quedarse embarazada?

      Según los últimos estudios, la edad media de las mujeres embarazadas en España se sitúa en los 32 años. Esto se debe a que la década de los 30 es la intermediaria entre la extrema juventud y la madurez excesiva. A los 20, las mujeres jóvenes consideran que son demasiado inmaduras para traer un bebé al mundo. Necesitan tener experiencias, conocer gente y encontrar una pareja estable.

      A los 40, por el contrario, se teme por los riesgos provocados por el embarazo. La década de los 30 es, por tanto, la ideal para la mayoría de mujeres españolas. A esta edad es más común tener pareja y trabajo estables, y existe una madurez completamente distinta a la de las etapas anteriores.

      La maternidad es una decisión personal

      Sea como fuere, la edad perfecta para ser madre es elección de cada mujer. Cada una sabe qué es lo más conveniente para ella y qué se adapta mejor a su forma de vida. Hay mujeres que se consideran preparadas a una edad muy temprana, mientras que otras no sienten el instinto maternalhasta muy tarde.

      Si surgen dudas, no hay que dudar en preguntar a expertos, además de a nuestros familiares y amigos. Además, hablar con otras personas que hayan pasado por situaciones similares siempre resulta ser de gran ayuda.

      No importa lo que se elija, siempre y cuando se disponga de toda la información concerniente. La mejor edad para ser madres será aquella en la cual nos sintamos mejor preparadas para enfrentar el reto. Un bebé necesita mucho amor y cariño, y para eso, realmente no hace falta ninguna preparación.

      ¿Cuál es la mejor edad para quedar embaraza?

      Hace unos años se consideraba que las mujeres menores de 18 o mayores de 35 tenían embarazos de riesgo. Hoy en día el porcentaje de mujeres que decide quedar embarazadas con 35 es mayor y la edad de riesgo ha subido a los 40.

      A la hora de decidir ser madre influyen muchos factores socioculturales, económicos y personales. La edad para quedarse embaraza también influyen y no es lo mismo un embarazo o un parto con 20 que con 30 o 40. Vemos que ventajas y desventajas tiene cada década a la hora de afrontar la maternidad.

      La maternidad a los 30

      El acceso de la mujer a estudios superiores y una posterior consolidación del puesto de trabajo han hecho que la edad media de acceso a la maternidad se haya ido incrementando.

      A priori podemos considerar que una edad óptima sería la década de los 20 pero existen múltiples estudios científicos y socioculturales que fijan en los 30-35 la edad óptima para la maternidad basándose en los siguientes argumentos:

      • El cuerpo de la mujer y su función reproductiva alcanzan su madurez en la década de los 30. Los ciclos menstruales son mucho más regulares en esta década que en la anterior y el cuerpo femenino está mucho más consolidado y maduro. Sin embargo, en las mujeres muy jóvenes el organismo no ha adquirido el desarrollo suficiente y el embarazo supone una sobrecarga física que puede ser un factor de riesgo añadido para el embarazo.
      • Con los años vamos ganando experiencia y sabiduría por lo que, por lo general, somos más maduros psicológicamente a los 30 que a los 20. Las mujeres que planifican sus embarazos a partir de los 30 suelen cuidarse más y tener más supervisión médica que las mujeres más jóvenes. Esto repercute en mejores resultados neonatales, así como en una mejor alimentación y cuidados del bebé.
      • Del mismo modo la manera de estimular a los niños es diferente según la edad de la madre, y se considera que los hijos de madres treinteañeras están mejor estimulados que los de las veinteañeras.
      • Estadísticamente, el colectivo de mujeres que son madres a partir de los 30 tiene un nivel de estudios superior y mejores puestos laborales que las más jóvenes, lo que puede interpretarse como que les permitirá dar una mejor educación y un estilo de vida más saludable.

      La maternidad a partir de los 35

      En cuanto a postergar la maternidad más allá de los 35 años:

      • A partir de los 35 empiezan a reducirse las posibilidades de concebir. A partir de los 40 este proceso se acentúa. Esto se debe al envejecimiento de los óvulos, que disminuyen de forma sustancial su calidad. También pueden aparecer anomalías cromosómicas, aumentando el riesgo de patologías (como el síndrome de Down) e incluso óvulos no aptos para desarrollar un embrión.
      • A partir de los 40 años las mujeres experimentan ciclos menstruales que, aunque son ovulatorios, no son fértiles.
      • Los embarazos de mujeres de más de 40 años tienen una incidencia mucho más alta de diabetes gestacional, hipertensión, preeclampsia y hay una tasa más alta de cesáreas respecto a los partos vaginales en estas mujeres que en las más jóvenes.
      • La recuperación postparto también es sensiblemente más lenta y difícil a mayor edad. En este sentido, cuanto más jóvenes, mejor se recuperan. La elasticidad y flexibilidad de los tejidos se pierde con la edad.
      • La capacidad de afrontar el día a día después de atender toda la noche a un recién nacido que se despierta cada tres horas también está reducida cuanto más edad se tiene…
      • Diferentes estudios apuntan a que los hijos de madres mayores están más sobreprotegidos y tienen actividades más sedentarias que los de las madres jóvenes, lo cual repercutiría en su desarrollo psicomotriz.

      Obviamente, todo esto son generalidades y estadísticas, pues habrá madres de 20 años perfectamente cualificadas que estimularán a sus hijos y les darán las mejores atenciones. Del mismo modo, habrá madres de 40 físicamente en forma que tolerarán el embarazo, el parto y el postparto sin problemas y que serán capaces de seguir el ritmo que marcan los niños sin agotarse.

      Lo que debes saber…

      • Existen múltiples estudios científicos y socioculturales que fijan en los 30-35 la edad óptima para la maternidad.
      • Pero a partir de los 35 empieza una curva descendente en las posibilidades de concebir, que disminuye lentamente hasta los 40 y de forma muy acelerada a partir de entonces.
      • Los embarazos de mujeres de más de 40 años tienen una incidencia mucho más alta de diabetes, hipertensión y preeclampsia.

      De ahí que cada vez sea más difícil señalar cuando es la mejor etapa para ser primeriza en relación al contexto social. Sin embargo, los científicos del estudio sugieren que lo ideal es esperar hasta los 30. El estudio analizó la correlación entre la edad promedio de las primerizas, la edad promedio de las mujeres en el parto y el porcentaje de madres adolescentes con la esperanza de vida en varios países de la Unión Europea en el transcurso de nueve años. Los resultados revelaron que las primíparas de mayor edad eran las más longevas.

      Las mujeres que tienen su primer hijo a los 30 años podrían tener más probabilidades de vivir más tiempo que las que lo tienen antes”

      Otro estudio similar de 2014 también planteó que las mujeres que decidían tener su primer hijo después de los 33 vivían más que las que lo hacían a los 30. Aunque los expertos no recomiendan tener hijos a los 40, la investigación aseguró que las mujeres que lo hacen tienen cuatro veces más probabilidades de vivir hasta los 100 años que las demás.

      Ambos trabajos aducen factores ambientales y sociológicos a este fenómeno, como la posición económica, la educación o el estilo de vida. También lo achacan a un gen que posibilite la capacidad de reproducirse a una edad más avanzada junto al de la longevidad.

      Por su parte, la Dra. Irene Perelson, del Hospital Universitario Sanitas La Moraleja, explica que “cada vez es más frecuente que muchas mujeres recurran a las técnicas de reproducción asistida pasados los 40 porque no consiguen quedarse embarazadas, debido a su situación laboral o porque desean tenerlo solas. Aunque gracias a los avances actuales, ahora lo pueden hacer con sus propios óvulos”.

      A la pregunta de cuál es la mejor edad para concebir por primera vez, asegura que “biológicamente estamos preparados desde la primera menstruación”, pero en el contexto en el que nos movemos hoy en día serían los 30 años. Afirma que a partir de los 35 la fertilidad baja y los posibles problemas de esterilidad o para quedarse embarazadas”.

      Los científicos lo aducen a factores ambientales, sociológicos y genéticos”

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *