0

Edad para tener novio

DESAFÍOS COMUNES

  • La mayoría de los chicos están teniendo novio o novia demasiado temprano.
  • Nunca considere la “edad promedio” de su vecindario cuando tome su decisión.
  • Empiece despacio y con supervisión.
  • Si tiene dudas, espere.
  • No se gana nada con una relación prematura con el sexo opuesto a través de un noviazgo, o si vamos al caso, por medio del teléfono, bailes, fiestas, o los juegos que les encantan a los chicos.

Dicho esto, la verdad más pura es que cuando uno se comporta de forma diferente a la de la mayoría, lo malinterpretan.

Imaginemos que usted ha decidido que el tema del noviazgo entrará en casa cuando su hija cumpla 16 años. Pensemos en dos momentos: hace algunos años (inicios de los 80), la resistencia que usted encontraría con relación a esa decisión vendría, principalmente, de parte de los chicos. Los padres estaban acostumbrados a esperar de forma instintiva que sus hijos los desafiaran, especialmente en lo que respecta a la opinión sobre la rapidez con la que se debe crecer.

Ahora trasladémonos al presente: hoy en día, la gran diferencia es que existe una enorme probabilidad de que quienes lo cuestionen sean sus pares, los padres de los amigos de sus hijos. Es posible que escuche cosas como:

«Todo ha cambiado. No estamos hablando de nuestra época. Ahora los chicos crecen mucho más rápido. No puedes protegerlos para siempre. No hay cómo crear una burbuja moral alrededor de ellos; tienen que aprender a defenderse en la vida. Si crías a tus chicos tan diferentes, se sentirán como bichos raros que nunca se adaptan. Pueden volverse rebeldes y resentidos».

Déjeme compartir una regla con usted. Un estudio reciente mencionaba que si un/a chico/a tiene su primer novia/o entre la edad de 11 y 13 años, él o ella tiene 90% de probabilidades de ser sexualmente activo(a) durante el último año de la secundaria.

Si el primer novio(a) ocurre a los 14, la probabilidad cae a 50%. Un primer novio(a) a los 16, representa 20% de posibilidades.

Novio a los 13 años

Tengo una hija de casi 17 años , a mi a su edad me prohibieron novio y pa colmo , me exigieron llegar virgen al matrimonio , tuve una adolescencia digna del siglo XIX , no queria eso para mi hija , a dia de hoy , mis unicos consejos han sido :
– Las relaciones son responsabilidades con deberes y derechos , sea relacion de pareja , amistad , padres e hijos , todas estas conllevan una responsabilidad , atencion en cada detalle y asumir culpas , momentos felices , tristes y compaginarlos con otras de tu vida , estudios , trabajo , ocio
– Las relaciones sexuales tambien son una responsabilidad , en el momento que abres las piernas y dejas entrar a un chico , tienes que ser responsable de tu cuerpo , a quien metes en el , y que efectos puede esto traer , tanto psicologico como patologico , responsabilidad del uso de condones , siempre , siempre , siempre Condones , las pildoras anticonceptivas previenen embarazos no enfermedades , un condon te previene de problemas de salud y de que te llenen de huesitos , encuentra la logica
– A estas edad complicada , tener un novio sin tener la cabecita amobladita y centradita , te jodera nivel estudios , tu veras , no haces la cama , no ordenas tus cosas bien y crees poder atender novio y estudios ?
Yo no le prohibo a mi hija nada , mucha comunicacion entre ella y yo , le digo que las relaciones no son faciles , que nos vea a nostros sus padres como ejemplo , que no crea en historias de Romanticas , no hay finales felices para siempre , todo en la vida es negativo y positivo y de toooodo se aprende , se aprende de lo bueno y de lo malo , que jamas le haga a los demas lo que a ella no le gustaria y que lo que sea malo para ella es malo para el otro , el espacio entre pareja tambien es necesario , las relaciones absorbentes son enfermas y que si un chico la quiere , le insentivara a estudiar y volar a un futuro genial .
Prohibir es como te dicen : – » No mires , no mires » y siempre vamos y miramos ��

Ésta es la edad indicada para que tu hija comience a tener novio

Hay edades en que las niñas son demasiado jóvenes para iniciar una relación, la intención de los padres es proteger a sus hijas y tienen razón al tratar de cuidarlas, lo más importante para una niña o pre adolescente es ir a la escuela y concentrar todas las energías en los estudios y disfrutar esa etapa de la vida, la adolescencia. El que comience a tener novio implica problemas que a cierta edad son difíciles de resolver.

Si tu hija tiene menos de 10 años, estás a tiempo para planear de forma apropiada esta situación y pre visualizar lo que inevitablemente vendrá a futuro: tu pequeña se enamorará algún día. De acuerdo con la doctora Brenda Schaeffer, los adolescentes de la actualidad maduran físicamente antes, pero a nivel emocional lo hacen de forma tardía. Debes tener en cuenta que en la escuela y por parte de sus amistades tendrá presión, las amiguitas y los amiguitos la animarán a tener novio.

SABIDURÍA QUE AYUDA: Una investigación descubrió que si un adolescente (sea hombre o mujer) tiene su primer noviazgo entre los 11 y 13 años, tiene 90% de probabilidades de ser sexualmente activo(a) durante el último año de la secundaria. Si su primer novio es a los 14 la probabilidad cae al 50%, el primer noviazgo a los 16 años representa 20% de posibilidades. Algunos psicólogos recomiendan que los adolescentes no tengan citas amorosas antes de los 14 años, pues a esta edad no han desarrollado por completo su personalidad, además de que es más difícil a resistir a la presión social y tomar malas decisiones sobre las drogas, el sexo o la violencia.

Por lo regular, a los 14 y 15 años las niñas comienzan con el deseo de tener novio con amigos cercanos o muchachos que pertenecen al mismo grupo de amigos. Sin embargo los expertos recomiendan entre los 16 y 17 años, pero esto es variable, todo depende de la madurez de la adolescente. Piensa en los noviazgos de tu hija como ensayos que la ayudarán a enfrentar la vida en la edad adulta, donde ya tendrá que saber cómo llevar una relación de pareja. Permítele vivirlo y apóyala para cuando lleguen los momentos de lágrimas y conquistas. Si tu hija o hijo tiene una madurez social, intelectual o emocional congruente con su edad es fácil que tenga una relación sana.

Cuando les llega el amor

Si tienes la fortuna de que tu hija te pida permiso, dile que necesitas conocer a esa persona, evita interrogaciones incómoda, pero sí debes saber a dónde irán, qué harán, a qué hora regresarán, etc.

Muéstrate abierta ante el tema, tu hija o hijo tendrá muchas dudas al respecto, escucha con atención antes de dar tu opinión. Platica con los padres que tengan hijos de la misma edad, pregunta cómo lo afrontaron. Posiblemente tu hijo o hija (sobre todo los varones) no tenga dinero para un noviazgo (palomitas, cine, detalles), ofrécele pago a cambio de ciertas actividades en el hogar y enséñale a ahorrar.

Considera que tener novio no es pretexto para que tu hijo se aleje de las responsabilidades de la casa, escuela y trabajo; evita burlarte o restarle importancia a su noviazgo, no avergüences, ni minimices sus sentimientos; establece límites y horarios (esto incluye el teléfono e Internet); mantente al pendiente sin invadir su espacio; prepárate para su primer ruptura amorosa y apoya a tu hija o hijo en todo momento.

Notas relacionadas con ‘que tu hija comience a tener novio’:

¿Qué hacer para evitar que presionen sexualmente a tu hija? Léelo en .
Señales que delatan a un adolescente enamorado, en este enlace.
Cómo adelantarte al primer amor de tu hijo, aquí.

¿A qué edad puedo/debo tener novio/a?

Uno de los aspectos más importantes no solo para una relación sentimental, sino para cualquier relación (amistad, familiar, etc.) es que tengamos un adecuado crecimiento espiritual. Cuando procuramos estar llenos del Espíritu Santo y de la palabra de Dios, es posible para nosotros que podamos relacionarnos correctamente con los demás. El primer paso para esto es haber entregado tu vida a Cristo. Si no lo has hecho puedes hacerlo aquí.

En cambio, el Espíritu de Dios nos hace amar a los demás, estar siempre alegres y vivir en paz con todos. Nos hace ser pacientes y amables, y tratar bien a los demás, tener confianza en Dios, ser humildes, y saber controlar nuestros malos deseos. No hay ley que esté en contra de todo esto. Gálatas 5:22-23 Traducción en lenguaje actual

He visto muchos noviazgos romperse a causa de problemas relacionados con la inmadurez espiritual, (traiciones, pleitos, contiendas, celos, egocentrismo, falta de perdón). Y aquí cabe resaltar uno de los dones espirituales que más deberíamos anhelar, el discernimiento espiritual. Tristemente, por falta de discernimiento, muchos tienen una incapacidad de estar espiritualmente alertas, y esto ha permitido que el pecado sexual se meta en los noviazgos cristianos, convirtiéndose en un enemigo cada vez más usual, y que viene a destruir algo hermoso que requirió mucho esfuerzo y mucho tiempo para edificar y cuidar. Por falta de dominio propio (que es fruto del Espíritu Santo), a muchos se les hace difícil controlar los besos y caricias, lo que provoca que poco a poco, vayan cediendo a la tentación hasta que terminan cayendo en fornicación.

Una vida espiritual sólida y madura, puede sentir deseos, pero no permite que esos deseos le dominen; más bien, domina los deseos con ayuda del Señor. Diciéndolo popularmente, “¡ganas no me faltan!, pero tengo discernimiento para conocer mis debilidades, y para saber cuáles circunstancias podrían hacernos caer (como por ejemplo estar solos en casa, etc.) y tengo dominio propio para saber cuándo detener nuestras caricias y besos.”

Porque los malos deseos están en contra de lo que quiere el Espíritu de Dios, y el Espíritu está en contra de los malos deseos. Por lo tanto, ustedes no pueden hacer lo que se les antoje.

Gálatas 5:17 Traducción en lenguaje actual

Si aún estás atado al pecado sexual y reconoces que tienes problemas con esta área (por ejemplo masturbación, pornografía, fornicación, etc.) lo mejor es que te enfoques en restaurar tu sexualidad, con ayuda de Dios, antes de tener una relación. El Señor tiene el poder para liberarte de esas ataduras, para sanar y restaurar tu sexualidad.

Otro beneficio del crecimiento espiritual es la capacidad de desarrollar visión. Adquieres una perspectiva más clara del plan de Dios para tu vida, y desarrollas un mejor sentido de llamado, de vocación tanto ministerial como profesional. Teniendo esto claro, es más fácil saber con quién podemos ser compatibles y hacer un buen equipo para la vida.

Si aún no cubres este primer punto, lo ideal es que aproveches tu soltería para desarrollarlo. Busca un proceso de crecimiento en tu iglesia, por ejemplo, inscribirte en algún grupo de estudio bíblico o de discipulado, y si no vas a ninguna iglesia, comienza a asistir a una para que puedas crecer. El crecimiento espiritual es personal ninguna relación, ninguna novia, te hará crecer espiritualmente, tu crecimiento espiritual depende solamente de tu relación personal con Dios, e insisto, es personal. Descubre aquí como comenzar a tener una relación con Dios.

Mi hija de 12 años ya tiene novio, ¿eso es bueno?

Cuando un(a) adolescente se enfrasca en un noviazgo, por ser precoz tendrá un distractor muy fuerte en sus actividades esenciales: su educación académica, deportiva y social tendrán un sesgo a la baja. Se nublaran bellas características de esta edad como los grandes ideales; el definir proyectos de vida en servicio a los demás; de apertura a la relación amistosa con ambos sexos.

En el noviazgo se lo pierden porque se aíslan… con su chico(a).

Ampliando más los inconvenientes sobre las características positivas y propias de la edad, podemos señalar que los adolescentes son de sentimientos intensos, llevan las emociones y sentimientos a flor de piel; si expresan que están tristes, es que de veras están muy tristes; cuando expresan que están contentos, es que están muy contentos. Es la edad de las grandes amistades para toda la vida, son amigos de verdad, confidentes, leales, ya que lo entregan todo y esto forma parte de su crecimiento, de su camino a la madurez. El noviazgo prematuro corta, obstruye este necesario proceso con el grave inconveniente de que al entregarse completamente en lo emocional, tienen mucho que perder, ya que estas relaciones conllevan rupturas por la que uno de los dos, o los dos, terminaran sufriendo y sintiendo que lo han perdido todo.

Los más riesgosos, son los noviazgos largos en la adolescencia, ya que uno de los dos termina devastado, sintiendo que ha perdido una parte de su identidad, y no sabe cómo recuperarla. Esto debido a que todos los momentos que debieron ser distintos y valiosos en esa etapa ha sido con él o con ella. Se deprimen de tal forma que pueden llegar a sentir un grave y peligroso vacío en sus vidas, y cuando llega la edad del verdadero noviazgo, ellos tienen temor, miedo a comprometerse, a decir esta relación es mía. Quedan afectados por lo que se hizo en la adolescencia, y los fantasmas del pasado los alcanzan, se le complica tomar una decisión de compromiso.

Advertising

Los padres debemos de preguntarnos qué tanto satisfacemos las necesidades psico-afectivas de nuestro hijo(a) adolescente, de apapacho, sinceridad, confianza; reafirmando la identidad del hijo especialmente la madre, y el padre la de la hija.

¿Qué podemos hacer los padres si nuestro hijo(a) adolescente tiene una relación con un amigo(a) especial, es decir con una connotación de vínculo afectivo propia de un noviazgo formal?

  • Que las conversaciones con él o ella, enfaticen que es una relación especial, que deberá de desarrollarse en un marco de respeto, que nada asegura que los noviazgos en general culminan en matrimonio.
  • Que las niñas tengan conocimiento de los riesgos de andar a solas con él, sobre todo en sus días fértiles en el que el autocontrol es nulo, y que sepan que ellos son una bomba hormonal a punto de explotar. Hablar sobre las consecuencias…
  • Provocar que los encuentros de las parejas adolescentes sean en actividades en grupo, en iniciativas sociales, en las reuniones familiares, para que nunca se aíslen.
  • Que ese amigo(a) especial, sea de su edad o no más de año y medio de diferencia, que compartan los mismos principios y creencias personales y familiares.
  • Que satisfagan la necesidades propias de la edad de experiencias intensas, en grupo y haciendo lo correcto, observando las reglas de urbanidad.
  • Estar pendientes de que cuiden de sus compromisos, cuanto mejor si en casa se lucha por vivir de cara a Dios, porque cuando es así, los adolescentes también se sienten comprometidos con Dios, y es más probable que cuiden su comportamiento.
  • Prohibir no es lo conducente, porque puede ser que mientan, que se escondan. La actitud de los padres es determinante para que los hijos tengan confianza y poder instituir las normas con las que se viven las relaciones sociales en la familia.

Los padres de familia debemos lograr que nuestros hijos vivan con intensidad lo propio de la edad juvenil, es decir, que cada etapa se cubra en extensión e intensidad con las experiencias necesarias para madurar sin el obstáculo que representa una relación afectiva prematura.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *