0

Educacion social y trabajo social

¿En qué se diferencia el Trabajo Social de la Educación Social?

A veces dudamos entre los límites del Trabajo Social y la Educación Social. Incluso los propios profesionales de lo social tenemos dudas al respecto. Nos quedamos con las diferencias más significativas de estas dos grandes profesiones.

  • El punto más significativo entre estas profesiones es que el TS es más burocrático y tiene “menos trato” con las personas, mientras que la ES trabaja de manera más cercana al usuario, educando ciertos aspectos.
  • Los ES pueden trabajar en universidades, actividades extraescolares, centros de información juvenil, centros de educación permanente, centros de educación especial, centros de educación de adultos, escuelas de padres, centros de menores, educación intercultural, animación sociocultural, formación profesional y ocupacional.
  • El TS puede trabajar en SS.SS de Atención Primaria o especializada, justicia, prisión, educación, salud, ONGs, empresas…
  • Las funciones del Educador Social son: diseño/ aplicación/ evaluación de programas socioeducativos; diseño/ aplicación/ evaluación de problemas de habilidades sociales, ocio, entre otros; promoción de la vida asociativa, entre otras muchas funciones.
  • Las funciones del Trabajador Social son: intervención con personas y su entorno; prevención/ integración de la exclusión social; articulación de recursos sociales; derivaciones; asesoramientos a usuarios; diseño/ aplicación/ evaluación de planes, programas o proyectos; formar parte de equipos interdisciplinares; investigación social, etc.

En definitiva, mientras que el ES es un agente educativo que interviene en la realidad sociocultural para intentar mejorarla o contribuir al desarrollo de diferentes colectivos a través de técnicas educativas; el TS ejerce una actividad que pretende mejorar las condiciones tanto económicas como sociales en diversos colectivos, trabajando con aquellos que precisan una atención especial.

Hoy en día, existe cierta confusión en lo referente a las actividades realizadas tanto por trabajadores sociales, como por educadores sociales. Por ello, en este artículo, hemos decidido presentarte cuáles son las diferencias y competencias que caracterizan a ambas profesiones.

Educador social, diferencias y competencias

Un educador social interviene, principalmente, en el ámbito de una lógica educativa, su metodología se encuentra basada, así, en la educación y el trabajo de las habilidades sociales, personales y profesionales de los ciudadanos con el fin de crear la autonomía de las personas en sus procesos de vida, lo que le permite crecer y mejorar como persona y mejorar su calidad de vida. De hecho, y tenemos que admitirlo, que muchas de las veces las intervenciones se confunden, porque a pesar de las metodologías de intervención son diferentes, el área de intervención (social) es la misma.

Lo mismo sucede aún hoy en día con los Psicólogos y Psiquiatras. Lo importante es que ambas profesiones se unan para desarrollar un trabajo en conjunto, basado en las diferencias de ambas profesiones; no obstante, esto sólo sucede cuando conocemos de qué va cada una de ellas.

De ahí que, en la actualidad, muchas instituciones y organizaciones busquen acercar ambas profisiones y asociaciones para desarrollar conjuntamente una línea de orientación y de trabajo con la finalidad de crear equipos multidisciplinarios.

El problema de la confusión de funciones entre educadores sociales y trabajadores sociales son provocadas muchas veces por la mala coordinación de los equipos; así mismo, muchas veces, debido a la cantidad de procesos, estos acaban por ser divididos por técnicos y no por tener cada proceso una intervención multidisciplinar. Pero eso es un problema que parte de los organismos superiores o de quien coordina determinado equipo.

Funciones del educador social

Corresponde al educador social, entre otras funciones:

– Establecer una relación de proximidad y confianza con la familia y un conocimiento adecuado de las dinámicas familiares.

– Establecer prioridades y crear condiciones para la participación activa de la familia en las acciones que integran el programa de inserción.

– Apoyar a las familias, en el proceso de intervención estimulando la participación de todos los miembros de la familia.

– Desarrollar la autonomía en las tareas del día a día familiar, en una perspectiva pedagógica y de apoyo a su realización, incorporando nuevos aprendizajes, con vistas a una mejor organización familiar y economía doméstica.

– Educar para la salud y para el cuidado personal.

– Estimular y desarrollar con la familia de conocimientos sobre las diversas áreas de las competencias familiares y sociales básicas.

– Promover la integración grupal y social.

– Planificar, organizar y desarrollar actividades en la comunidad o en el domicilio.

– Animar a los individuos a desarrollar su creatividad e innovación, entre otras habilidades que repercuten positivamente en los ámbitos personal y social.

Lo que pasa es que siendo la educación social un área más reciente que el servicio social (o trabajo social), lleva a que muchos de los llamados “laicos” piensen que los educadores sociales y los trabajadores sociales son dos términos para referirse a la misma profesión; o bien, que se trata de dos profesiones que hacen exactamente el mismo trabajo.

Competencias de un educador social:

Durante su formación el educador social desarrolla diversas competencias (saber, hacer, estar y ser), entre las cuales están las siguientes:

– Construcción de proyectos educativos, colectivos e individuales

– Desarrollo y participación

– Integración para el bienestar

– Apoyo, orientación de actividades culturales, ocio y afines

– Actuación de apoyo a la naturaleza individual o colectiva, identificando problemas específicos de cada grupo

– Trabajo con equipos pluridisciplinares, tales como médicos, psicólogos, profesores, tribunales, asistentes sociales, entre otros

El educador social trabaja teniendo en cuenta la realidad concreta actuando en determinados contextos como los de:

– Instituciones propias de los servicios sociales

– Servicios en instituciones privadas y públicas, instituciones profesionales, hospitales, empresas, centros infantiles, centros cívicos y escuelas

Para que su actuación en el contexto general sea efectiva y eficiente de este profesional hace uso de una intervención activa con aspectos basados en:

– Conocimiento y análisis de necesidades, así como de los problemas sociales

– Identificación de las posibles necesidades que precisan de la intervención educativa

– Análisis de los diagnósticos de situaciones que necesitan ser trabajadas

– Evaluaciones continuas con el objetivo de hacer las adaptaciones necesarias en el caso del surgimiento de nuevas situaciones.

El educador social, por ser un profesional del área de educación social, necesita saber traducir las cuestiones que afectan a los objetivos educativos, los cometidos y también sobre los recursos institucionales que estarán a su disposición para actuar en el conjunto social.

Trabajador social, diferencias y competencias

El trabajador social (en algunos países también denominado como “asistente social”) analiza, elabora, coordina y ejecuta planes, programas y proyectos para viabilizar los derechos de la población y su acceso a las políticas sociales, como lo son la salud, la educación, la seguridad social, la vivienda, la asistencia social y la cultura, entre otras.

El asistente o trabajador social analiza las condiciones de vida de la población y orientan a las personas o grupos sobre cómo acceder a la información, acceso a derechos y servicios para satisfacer sus necesidades sociales.

El trabajador social elabora también informes, dictámenes y estudios sociales, además de realizar evaluaciones, análisis de documentos y estudios técnicos y de recogida de datos; entre otras investigaciones. Además, trabaja en la planificación, organización y administración de los programas y beneficios sociales proporcionados por el gobierno, así como en el asesoramiento de organismos públicos, privados, organizaciones no gubernamentales (ONG) y movimientos sociales.

El trabajador social puede, así mismo, trabajar como docente en las facultades y universidades que ofrecen el curso de Servicio Social (Trabajo Social). Las competencias y atribuciones privativas de esa categoría profesional se encuentran categorizadas por cada país.

Muchas personas confunden lo que es un asistente social con “hacer una obra de caridad”; sin embargo, es importante comprender que la asistencia social se trata de un derecho de cada uno de nosotros y no como un favor prestado por profesionales. Por ello, la valorización del trabajo de un trabajador social es primordial para que su trabajo sea valorado y efectuado con excelencia.

Entre las actividades que un asistente social presta, podemos citar, entre otras:

  • Planificación, ejecución y coordinación de programas y proyectos sociales.
  • Estudios e investigaciones sobre la realidad social.
  • Elaboración de informes sociales.
  • Análisis, diagnóstico y propuesta de políticas sociales.
  • Asesoría y consultoría de instituciones públicas y privadas, organizaciones no gubernamentales y movimientos sociales.
  • La orientación de los individuos y los grupos en cuanto a sus derechos sociales.
  • Realización de la evaluación socioeconómica de los individuos para acceder a los beneficios y servicios sociales.
  • Enseñanza e investigación en instituciones de educación superior.

Órganos públicos municipales, estatales y federales de las áreas de salud, asistencia social y seguridad social son los que más emplean a un trabajador social; no obstante, este profesional puede integrarse en equipos multidisciplinarios y actuar en diferentes ámbitos de la iniciativa privada.

Para ejercer la profesión, es necesario cursar la licenciatura en Servicio Social, Trabajo Social o afines (dependiendo del país al que nos refiramos).

Tratar con personas es una de las características esenciales del profesional en trabajo social; no obstante también se debe tener la capacidad de analizar y comprender situaciones problemáticas para apuntar posibles soluciones. Esta capacidad analítica no se encuentra sólo en el campo de la teoría; es decir, que las soluciones apuntadas por el profesional también son puestas en práctica por él o ella con base en su capacidad de reflexión y solución de problemas.

Áreas de actuación y funciones de un Trabajador Social:

Para la mejor comprensión de lo que hace un asistente social, vale la pena resaltar que cada vez más esta carrera se encuentra en alta en el mercado de trabajo, principalmente en el sector público. Esto ocurre debido al hecho de que el acceso al servicio social es considerado como un derecho de cualquier ciudadano. Normalmente, el trabajo del trabajador social se encuentra relacionado, como hemos mencionado, con equipos multi-profesionales para que su mirada profundice en otros contextos del conocimiento social y, así, pueda alcanzar a toda la comunidad con su servicio.

Las áreas de actuación de un trabajador social en instituciones públicas y privadas pueden variar, pero esencialmente se enfocarán a ciertas temáticas. Así, podemos encontrar a un trabajador social desempeñándose en los ministerios, municipios, ayuntamientos, gobiernos estatales, empresas privadas, hospitales, escuelas, guarderías, centros de salud, centros de convivencia, movimientos sociales en defensa de los derechos de la mujer, de la clase trabajadora, de la persona mayor, de niños y adolescentes, de las personas lesbianas, gays, bisexuales, travestis y transexuales (LGBT), negros y negras, indígenas, inmigrantes, organizaciones no gubernamentales, universidades públicas y privadas y en los institutos técnicos, entre otros.

Y el asistente social puede trabajar junto a otras categorías: profesionales de la psicología, la educación, la enfermería, derecho, entre otras. Cabe destacar que, durante la atención individual, el trabajador social debe garantizar la confidencialidad de la persona que es atendida.

A continuación, te vamos a mostrar cuáles son las áreas de actuación más conocidas de un asistente social en cada sector:

  • Educación
  • Salud
  • Género
  • Familia
  • Trabajo
  • Vivienda
  • Asistencia
  • Ocio
  • Rehabilitación
  • Sistemas penitenciarios
  • Seguridad social
Mas informacion sobre este tema

Comparte en las redes sociales

¿Tendrían que ser Trabajo social y Educación social la misma profesión con diferentes especialidades? ¿Cuáles son las perspectivas de desarrollo futuro de estas dos profesiones? Preguntas como estas centraron una parte importante de la jornada organizada por la Cátedra de Servicios Sociales de la Universidad de Vic-Universidad Central de Cataluña, con el apoyo del Departamento de Trabajo, Asuntos Sociales y Familias, que, bajo el título “La oferta formativa en servicios sociales en Cataluña: hacia las competencias profesionales necesarias” se celebró hace unas semanas en Barcelona.
Intentaré sintetizar en este puesto algunas de las aportaciones que compartí aquel día en la mesa redonda a la que fui invitado. Anticipo, eso sí, que no tengo una respuesta cerrada a las preguntas planteadas, preguntas que, por otro lado, forman parte ineludible de la banda sonora de todos los encuentros que en la Facultad de Educación social y Trabajo social Pere Tarrés – URL surgen con los/se futuros estudiantes. ¿Qué diferencia hay entre Trabajo social y Educación social? Es la pregunta recurrente. Siempre aconsejo empezar explicando el que comparten, que es mucho más que el que las diferencia. Dejadme hacer un poco de historia:
Este año se cumple el 25.º aniversario de la puesta en marcha de los estudios de Educación social (diplomatura en aquel momento, ahora ya grado) y el 20.º de la creación del Colegio de Educadoras y Educadores Sociales de Cataluña. Los estudios universitarios y la formalización de estructuras profesionales no hicieron más que presentar en sociedad una función social preexistente en ámbitos diversos y con diferentes nombres. En aquel momento hablamos de las tres fuentes de la Educación social: la Educación especializada (un espacio diverso de intervención educativa en procesos de inadaptación fuera del marco escolar), la Educación de adultos y la Animación sociocultural. Probablemente fue el marcado carácter pedagógico de estos antecedentes el que hizo que los esfuerzos para definir inicialmente la “nueva profesión” se centraran al diferenciarla de la figura del maestro/a. Incluso cuando, con el tiempo, el desarrollo de la Educación social la está trayendo también a ser planteada como figura profesional necesaria a la escuela, yo diría que no hay muchas dudas en relación a la diferencia entre educadores/se sociales y maestros.
Paradójicamente, ha sido el apellido “social” el que ha ido ganando fuerza y el que ha aproximado la Educación social a la profesión que históricamente se situaba en el centro de los servicios sociales: el Trabajo social. ¿Qué ha pasado en estos 25 años para que esto sea así? Yo diría que han pasado cosas (mayoritariamente positivas, desde mi punto de vista) en la Educación social, en el Trabajo social y también en la concepción de los Servicios Sociales. Sintetizo:
– La Educación social, sin renunciar a su marcado carácter pedagógico (o quizás precisamente por este), ha ido consolidándose en ámbitos cada veces más diversos. Muchos de estos ámbitos (gente mayor o salud, para citar algún ejemplo) no requerían diferenciarse de la escuela. Paralelamente, la necesidad de educar y educarse ha ido siendo socialmente asumida progresivamente como tarea vital más allá de la infancia y los pupitres. La educación es concebida cada vez menos como patrimonio de la escuela. Educan los maestros y la familia, pero también tiene una función educativa internet o el Departamento de Recursos Humanos de la empresa. Los educadores y educadoras sociales son expertos en procesos educativos, pero también (o precisamente por eso) en procesos de interacción social, en gestión de conflictos o en desarrollo del tejido comunitario. En la medida que la educación se ha hecho más transversal, más cosa de todos y todas, el apellido “social” ha ganado relevancia y es más clave para entender el sentido de la profesión.

– El Trabajo social, a pesar de la regresión provocada por la situación económica, va ganando la batalla contra el estigma de su función asistencial y gestora (en el sentido más frío de las dos palabras). La tecnología pone todavía más en evidencia la pérdida de energía que supone estar tramitando ayudas económicas a profesionales formados para el análisis y la intervención en complejos procesos sociales. Cuando las trabajadoras y trabajadores sociales reniegan de esta función administrativa e intentan definir la esencia de su aportación profesional, de nuevo es el apellido “social” el que cobra protagonismo: derechos, igualdad de oportunidades, comunidad, tejido humano… De esto estamos, de nuevo, hablando.

– Por último, también ha evolucionado la concepción del papel de los Servicios sociales. Cada vez tenemos más claro que la reducción de la desigualdad económica y social requiere del compromiso de todos y todas y que el bienestar tiene que ser una tarea compartida entre las diferentes áreas que impactan en el que denominamos “política social”. Hablamos de atención integrada (social, sanitaria, educativa…), que pone en el centro al ciudadano, a todos y cada cual. Los Servicios sociales no son los responsables de atender los casos que los otros servicios no pueden resolver. Tienen un objeto propio de intervención, que no es la pobreza económica o la carencia de vivienda (recomiendo leer la entrada al respecto del Blog de Fernando Fantova). En la definición de este objeto de intervención, de nuevo la respuesta llega del apellido “social”: la interacción entre las personas, los vínculos, la comunidad, el apoyo social… están en el núcleo de la aportación al bienestar que le corresponde a los servicios sociales.
En este escenario profesional, es fácil entender que Educación social y Trabajo Social se encuentren y que se difuminen las fronteras profesionales. Es verdad que las herencias profesionales y académicas son, en casa nuestra, diferentes. El Trabajo social tiene un largo recorrido en la manera de estructurar discursos y estrategias de intervención y, en la formación, un peso más significativo, por ejemplo, del Derecho. La Educación social conserva, en la formación y en la praxis, su marcado acento pedagógico y, en su corta trayectoria como profesión formalizada, continúa explorando y consolidando ámbitos y modelos de intervención.
Pero es igualmente cierto que, en el mundo, el Social Work incorpora la mirada pedagógica en muchos ámbitos de intervención y, a la mayoría de países, aglutina el que para nosotros son dos profesiones que, sin duda, se sienten igualmente interpeladas ante los grandes retos de esta sociedad compleja y diversa (estoy seguro que si los educadores y educadoras sociales consultáis los 12 grandes retos por el Trabajo social definidos por el American Academy of Social Work and Social Welfare de los EEUU, os sentiréis igualmente cercanos).
Honestamente, ignoro como evolucionaremos. Una parte importante de nuestros estudiantes (un 25% aproximadamente) resuelven esta cuestión haciendo las dos carreras. Uno de ellos, Manu Vidal-Ribas, exalumno de la Facultad de Educación Social y Trabajo Social Pere Tarrés – URL y actual Coordinador de la Cátedra de Servicios Sociales de la UVic, presente a la jornada, resumía: Estudiar Trabajo social me ha hecho mejor educador. Y haber estudiado Educación social me ha ayudado a ser mejor trabajador social.
Desde mi punto de vista, el hecho de ser una o dos profesiones tiene una importancia relativa. Creo que el futuro de esto depende más de lógicas académicas y profesionales que de las necesidades sociales. Lo que sí es realmente importante es que, educadores/se o trabajadores/se, continuamos trabajando para ser profesionales valiosos por el mundo, con todos los ingredientes sociales, emocionales, técnicos y éticos que esto implica.

Cargando…

Hay una diferencia entre trabajo social y educación social, dos carreras que comparten muchas similitudes en cuanto a sus funciones y al ámbito de atención. Los trabajadores sociales y los educadores sociales brindan un servicio orientado a la prevención e inserción social de las personas haciendo un estudio de las diversas situaciones y estableciendo un plan de para favorecer la situación de los usuarios.

Trabajo Social

Se puede definir trabajo social como una profesión que tiene como principal objetivo fomentar cambios sociales que deriven en un mayor bienestar para las personas. Procura su desarrollo pleno para que logren actuar de forma activa y pro positiva en los procesos de transformación social. El trabajo social está orientado a las relaciones que los sujetos mantienen con sus ambientes y mejoramiento del entorno social. Favorece la intervención de las personas y de los grupos en la vida pública y la gestión de los recursos económicos que requiere la sociedad para su desarrollo sustentable.

El profesional que ejerce la carrera de trabajo social se denomina trabajador social; entre sus funciones principales se mencionan:

-Intervenir en la interacción persona y entorno social que le rodea.

Cargando…

-Fomentar el bienestar del ser humano y la prevención y atención de dificultades y/o carencias sociales de las personas, familias, grupos y del medio social en el que viven.

-Articular los recursos sociales que se precisan para superar las situaciones de crisis personal y familiar.

-Brindar información, orientación y ayuda psicosocial a personas y grupos familiares en situación de crisis, violencia, desorganización, pérdidas familiares, laborales o de vivienda.

Por otra parte, el trabajo social se basa en la organización y gestión de servicios sociales y recursos humanos; su ámbito de acción es el contexto social y brinda especial atención al bienestar social de individuos, grupos y comunidades.

Educación Social

Se puede decir que la educación social es una profesión que tiene como principal objetivo promover la incorporación de los alumnos a las diversas redes sociales que lo circundan. Esto con intención de garantizar su desarrollo en todo aspecto y nivel. Así pues, puede ampliar no solamente sus aspiraciones en lo educativo sino también en lo profesional y en lo social.

Está orientada al desarrollo de la sociabilidad del estudiantado. Permitie su circulación social y cultural abriendo una gama de posibilidades educativas, sociales, ambientales, deportivas y culturales. Esto con el fin de ampliar las perspectivas y contextos de los individuos o grupos educativos que se hallan en una situación de inadaptación o marginación.

Por otro lado, el profesional que ejerce la carrera de educación social se denomina educador social; entre sus funciones principales se mencionan:

-Diseñar, aplicar y evaluar programas socioeducativos dirigidos a personas en situación de exclusión social, discapacitados, personas mayores, población de riesgo.

-Diseñar, aplicar y evaluar programas de habilidades sociales, de crecimiento personal, educación para el ocio y el tiempo libre, de conocimiento y conservación del medio ambiente y del desarrollo sostenible.

-Promocionar la vida asociativa, el desarrollo comunitario, la educación multicultural y la convivencia.

-Promocionar la adquisición de conocimientos, actitudes y destrezas de acuerdo con las necesidades emergentes de la sociedad.

Diferencia entre Trabajo Social y Educación Social

-El trabajo social tiene como principal objetivo fomentar cambios sociales. Mientras que la educación social tiene como principal objetivo promover la inserción social de los alumnos.

-El trabajo social se basa en la organización y gestión de servicios sociales y recursos humanos. En cambio, la educación social se basa en la gestión y dirección de instituciones y recursos socio educativos.

-El ámbito de acción del trabajo social es el contexto social. En contraste, el ámbito de atención de la educación social es el contexto socioeducativo.

-El trabajo social brinda especial atención al bienestar social de individuos, grupos y comunidades. La educación social brinda especial atención a los grupos de riesgo mediante el desarrollo y promoción sociocultural.

Cargando…
Comencemos distinguiendo lo que hacen los trabajadores sociales y lo que hacen los educadores sociales:

Funciones de los y las profesionales en Trabajo Social
Las funciones de los y las profesionales en Trabajo Social consisten en:
– Orientar a las personas para desarrollar las capacidades que les permitan resolver sus problemas sociales, individuales y/o colectivos.
– Promover la facultad de autodeterminación, adaptación y desarrollo de las personas.
– Promover y actuar por el establecimiento de servicios y políticas sociales justas o de alternativas para los recursos socioeconómicos existentes.

Fines de la educación social
Las principales funciones de la educación social son:
– Informar a la población en general de las prestaciones y características de los servicios, centros y profesionales que trabajan con los sujetos de la intervención educativa
– Observar contextos, actitudes y comportamientos y, detectar sujetos y grupos que se encuentran en situación de riesgo o inadaptación
– Contactar con los sujetos de la intervención y recopilar información sobre sus problemas, relaciones, etc., para poder adecuar la intervención a la realidad y momento que los sujetos atraviesan
– Planificar, programar e implementar una intervención educativa a fin de promover objetivos que potencien una progresiva maduración, una mayor inserción social, una mejor calidad de vida de los sujetos
– Coordinar el trabajo con el de otros profesionales que trabajan directa o indirectamente con los sujetos y con los recursos comunitarios, utilizándolos y participando en la búsqueda de alternativas
– Mediar entre los sujetos de la intervención y las instituciones, facilitando el acceso normalizado a los recursos (escolares, sociales, laborales, etc.)
– Posibilitar alternativas aportando recursos en aquellos aspectos en que el sujeto sea más deficitario
– Dinamizar las relaciones de convivencia: promoverlas, reforzarlas y potenciar sus aspectos positivos

Continuemos con su labor en el día a día:
El trabajo social es una actividad profesional cuyo objetivo suele ser enriquecer y mejorar el desarrollo individual y de grupo, o aliviar condiciones sociales y económicas adversas.
El trabajo social comprende gran diversidad de ámbitos de desempeño (todos aquellos sectores poblacionales que precisan de una atención especial): Tercera edad, personas con discapacidad, personas maltratadas (en especial, mujeres, menores y ancianos), reclusos,víctimas del terrorismo, inmigración, menores exclusión social, minorías étnicas, drogodependencias y adicciones, emergencia social, prostitución, entre otros ámbitos.


El educador social es un agente educativo que interviene en la realidad sociocultural, para mejorarla y ayudar en la emancipación de las personas con dificultades sociales o en riesgo de exclusión social.
El educador social trabaja en los campos de la educación no formal, educación de adultos, educación a población de riesgo, inserción social de personas desadaptadas etc. Sus campos de actuación son tres: Educación de adultos, Animación sociocultural y Educación social especializada.
Entre las tareas del educador social están, la realización de informes sociales, la elaboración y desarrollo de programas socioeducativos dirigidos a personas con dificultades sociales.

Conclusión:
– ¿Cuál tiene más salidas al mundo laboral?
A mi juicio, es más fácil obtener empleo como trabajador social, dado que su ámbito de trabajo es mucho más amplio que el de educador social.
– ¿Cuál te hace tener más contacto con la gente?
Desde luego, en trabajo social tendrás contacto con personas de todo tipo: desde delincuentes hasta drogadictos y pasando por parejas homosexuales que quieren adoptar, niños maltratados,…

Con todo esto queríamos ver las diferencias entre lo que estudiamos y después de esto preguntarnos que queremos ser de mayor.
Desde muy pequeña e tenido claro que mi aspiración máxima en la vida seria intentar mejorar la sociedad en la que vivimos dentro de mis capacidades y como no tenia muy claro si era mejor educador o trabajador social, decidí hacer el doble grado; aunque creo que me gusta más el trabajo y el papel que desarrolla el educador social ya que creo que trabaja mas el «cara a cara´´ realmente en mi futuro no se cual me gustaría ejercer ya que mi sueño como profesional sería irme a Angola (África) de ayuda humanitaria con alguna ONG ya que aunque ahora España esta teniendo muchos problemas debido a la crisis que estamos viviendo en los países del tercer mundo no entienden de economía y consumismo que es nuestro gran problema; sino de malnutrición, enfermedades y falta de higiene.
Realmente espero conseguirlo ya que seria una gran satisfacción en mi vida y también creo que me serviría mucho para ver el mundo desde otro punto de vista.

Trabajador social como educador social (ensayo)

  • 4. educación social claramente marcado a través de lo educativo y pedagógico en el caso del trabajo social centrado en los servicios y los derechos sociales. Mediante toda esta conceptualización resaltaremos el modelo/paradigma, “constructivista” considerado una veta para el desarrollo social y educativo, el constructivismo es una posición compartida por diferentes tendencias de la investigación psicológica y educativa. El Constructivismo, dice Méndez (2002) “es en primer lugar una epistemología, es decir una teoría que intenta explicar cuál es la naturaleza del conocimiento humano”. El constructivismo asume que nada viene de nada. Es decir que el conocimiento previo da nacimiento a conocimiento nuevo ya que considera que el aprendizaje es esencialmente activo. Una persona que aprende algo nuevo, lo incorpora a sus experiencias previas y a sus propias estructuras mentales. En definitiva, aunque el Trabajo Social y la Educación Social actúan sobre los mismos colectivos, y normalmente forman equipos multidisciplinarios de trabajo, hay que decir que, el Trabajador Social promueve la resolución de problemas de las personas en las relaciones humanas y con las instituciones para incrementar su bienestar. Mediante la utilización de recursos teórico-prácticos y los sistemas sociales, el trabajador social interviene en diferentes puntos en los que las personas interactúan con su entorno. Educan, gestionan recursos con y para las personas y colectivos. Dicho sea de paso que el Educador Social interviene sobre el proceso educativo para favorecer la integración social y el desarrollo personal y comunitario, realizando una tarea muy cercana a las personas, las familias y los diferentes colectivos de un territorio. (Leon, 2014).
  • 5. Los trabajadores sociales, también, participa activamente en la educación no formal. Promoviendo y organizando actividades formativas para desempleados, personas con discapacidad, drogodependientes, mujeres víctimas de violencia doméstica o inmigrantes, entre otros sectores. Posiblemente este sea el ámbito donde ahora se están dando y dedicando más trabajadores sociales de la educación. También en la educación informal tienen su papel los trabajadores sociales cuando operan o actúan en los contextos institucionales, ecológicos y en los sistemas sociales donde vive y aprende la gente. Cuando un trabajador social o una trabajadora social está ayudando a una familia a vivir mejor, genera un cambio, por ejemplo, en el sistema educador de eses grupo humano, lo que repercute en que los valores, comportamientos o pensamientos aprenden y como aprenden los hijos de esos padres. (Sierra, 1999, págs. 11-12) La educación no formal cubre “toda actividad educativa organizada, sistemática, impartida fuera del marco del sistema formal, para suministrar determinados tipos de aprendizaje a subgrupos concretos de población, tanto adultos como niños” (Bernabeu, 2002, págs. 15- 18). Mientras que la educación informal hace referencia al “proceso a lo largo de toda la vida por el que cada persona adquiere y cumula conocimientos, habilidades, actitudes y criterios a través de las experiencias cotidianas y de su relación con el medio” (Espinoza, 1990, pág. 13). cabe señalar que a través de este aprendizaje informal las personas adquieren conocimientos en aspectos tales como el uso del lenguaje ( la denominada lengua materna ), el comportamiento social, las relaciones de pareja, la crianza de los hijos, el manejo de herramientas o instrumentos (aparatos) tecnológicos, la realización de tareas domésticas como cocinar o el cuidado de su salud.
  • 6. Si bien es aceptada la presencia y participación del trabajador y trabajadora social en los ámbitos citados, normalmente se entiende que su misión es la de la acción indirecta, merced a la cual su cargo consiste en dinamizar promover, remover obstáculos o articular ciertos procesos que tienen que ver con lo educativo desde la función de educación social.
  • 7. CONCLUSIONES  En la actualidad, nuestra sociedad ha sufrido grandes transformaciones de carácter inmediato que ponen en evidencia la necesidad de trabajar conjuntamente entre trabajo social y educación social para afrontar con suficiente solvencia los diversos retos que se presentan.  Basándonos en este planteamiento, desde el análisis que hemos realizado, sobre trabajo social como educador social donde compromete y exige la acción, en el caso que nos ocupa, de forma interdisciplinar y bajo un mismo modelo de intervención.  La finalidad última no es otra que la de construir una visión de conjunto y así dar respuesta a las necesidades de las personas y retos sociales inherentes a la propia sociedad a la que pertenecemos.
  • 8. BIBLIOGRAFÍA ANDER EGG, E. (1994). Historia del trabajo social. Buenos Aires Argentina: Lumen Humanitas. Bernabeu, J. (2002). Teorias e instituciones contemporaneas de la educacion. Barcelona: ariel. campus Juan. (18 de enero de 2018). campustraining.es. Obtenido de campustraining.es: https://www.campustraining.es/noticias/funciones-del-trabajador-social-el- profesional-del-cambio-social/ CASTEL, R. (1997). La metamorphosis en la cuestion social. Barcelona, España: Paidós. Consejo General De colegio De Educadores Sociales. (2018). Educacion social y trabajo social, un encuentro necesario. Revista de Educacion social, 284. Espinoza, A. (1990). El Trabajo Social en Educacion. Revista de Servicios Sociales y Politicas Sociales . madrid: Alianza. FRIEDLANDER, W. (1969). Dinamica del Trabajo Social. Mexico: Social pax. Gonzales, L. (24 de septiembre de 2017). emagister.com. Obtenido de emagister.com: https://www.emagister.com/blog/se-dedica-educador-social/ Leon, C. D. (9 de Diciembre de 2014). trabajo-social-educacion-social. Obtenido de trabajo-social-educacion-social: http://itrabajosocial.com/trabajo-social-educacion- social/ Lopez, R. M. (15 de noviembre de 2017). eduso.net. Obtenido de eduso.net: http://www.eduso.net/res/winarcdoc.php?id=1102 Morales, D. H. (2000). Ensayos Para el Trabajo Social. Guadalajara (Universidad Autónoma de Coahuila): Grupo Editorial Miguel Ángel Porrúa. PEREZ CERRANO, G. (2003). pedagogia social-educacion social. madrid: Narcea. Sierra, J. F. (1999). Accion psicopedagogica en educacion secundaria. la insercion sociolaboral de los jovenes . Malaga: Aljibe.
  • Trabajador social y educador social: dos perfiles diferentes

    30 mayo, 2019 Valentín

    Entre las ciencias sociales, la profesión del trabajador social suele ser confundida, muchas veces, con otras disciplinas como asistente social o educación social, pero ¿son lo mismo? Si quieres conocer qué diferencias existen y, al mismo tiempo, repasar cada figura según el ámbito en el que trabajan tanto el trabajador como el educador social, sigue leyendo.

    Curso de Auxiliar de Enfermería Experto en Geriatría + Máster Experto en Primeros Auxilios INSTITUTO HES      890 € Ver más MAESTRÍA INTERNACIONAL EN AUXILIAR DE ENFERMERÍA EXPERTO EN GERIATRÍA + MAESTRÍA INTERNACIONAL EN PRIMEROS AUXILIOS INSTITUTO HES.      673 € Ver más

    ¿Cuál es la diferencia entre trabajador social y educador social?

    Para trazar las líneas que caractericen a cada uno de estos perfiles, será importante aclarar previamente la pregunta inicial: ¿es lo mismo un trabajador social que un educador social?

    Asistente Social fue el término que se utilizaba para mencionar al Trabajador Social hasta 1981, así, desde entonces, las universidades unificaron los estudios y los licenciados se empezaron a titular directamente como trabajadores sociales. No obstante, es importante entender cuáles son las diferencias entre uno y otro, pues, en rigor, se tratan de estudios distintos que apuntan a perfiles diferentes.

    El trabajador social

    Su principal tarea consiste en mejorar las condiciones sociales y económicas de las personas. Para lograrlo, trabaja, principalmente, con minorías, personas en exclusión social, familias en circunstancias extremas, víctimas de violencia de género o personas inmigrantes. Entre sus principales funciones del trabajador social encontramos:

    • Da informes sociales concretos, que describen problemáticas concretas y proponen soluciones.
    • Asisten a las personas, facilitándoles el acceso a la información sobre recursos socioeconómicos y los acompañan durante todo el proceso.
    • Se encargan de orientar a la persona hasta conseguir mejorar su situación.
    • Se especializa en Resolución de Conflictos.
    • Administra y planifica diferentes programas y proyectos sociales.

    El educador social

    Por otro lado, este tipo de profesional, cuya finalidad también recae en mejorar las condiciones de vida de la personas afectadas, posee una formación distinta, de carácter socioeducativa, que le permite trabajar aplicando metodologías de la educación no formal. Por esto, su ámbito de actuación se ajusta más a los centros juveniles, los centros de menores, de educación especial, de educación para adultos, centros sociales de animación sociocultural y centros de servicios a la comunidad. Entre sus tareas están:

    • Establecer una relación de confianza con el usuario para evaluar su caso personalmente y ofrecerle los recursos que necesita.
    • Diseñar y aplicar programas socioeducativos para mejorar la situación de las personas afectadas, atendiendo a las necesidades de cada grupo.
    • Promoción de la vida asociativa y comunitaria.
    • Promoción de la educación multicultural y respetuosa con todas las identidades.

    Fuente: Instituto Hes

    Certificación Internacional en Psicología para adultos+ Máster en Counselling y Gestalt INSTITUTO HES      890 € Ver más MAESTRÍA INTERNACIONAL EN PSICOLOGÍA PARA ADULTOS + MAESTRÍA INTERNACIONAL EN COUNSELLING Y GESTALT INSTITUTO HES.      673 € Ver más  Noticias de centros de formación, Centros de formación, INSTITUTO HES, centros formación, ij_center_99997192958079401036578245537288Consulta toda la oferta de cursos, carreras y postgrados en España y el extranjero

    admin

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *