0

Ejercicios de taichi

Ejercicios de Tai Chi en casa

Ejercicios de tai chi en casa 3.5 (69.09%) 22 votes

Independientemente de cual sea la razón por la cual se está planteando realizar tai chi en casa, la opción que está barajando realizar para entrenar es extremadamente interesante.

El Tai Chi es una forma de moverse. Si has visto vídeos o fotografías en países orientales de grandes grupos de personas que practican ejercicio de forma lenta y armoniosa, probablemente lo que haya visto sea tai chi. Esta forma particular de movimiento es practicada por más de 200 millones de personas en todo el mundo.

El Tai Chi es diferente de la mayoría de las otras formas de ejercicio físico. Ya que se centra en trabajar directamente con nuestro ki, o fuerza vital. Sólo los vivos estamos imbuidos de ki. Según la filosofía del tai chi, la falta de ki está relacionada con apatía y falta de ganas. Por el contrario, un ki alto provoca que seamos vibrantes, vivos y estemos más alerta.

Los ejercicios del tai chi están enfocados a ayudarnos a desarrollar y aumentar nuestra fuerza vital. Pero no es una práctica deportiva sencilla de practicar. Los movimientos no son tan fáciles como puedan parecer. Ya que las secuencias son complejas y nos exigen una gran flexibilidad y coordinación para ser desarrolladas.

Pero, a pesar de ello, podemos ser capaces de controlarlas con la práctica necesaria. De hecho, una rutina diaria de ejercicios de Tai chi en casa es factible incluso llevada a cabo de forma individual. Para ello, en este artículo, os voy a ayudar con este tema facilitando al lector con una serie de ejercicios de Tai chi en casa que sean asequibles y sencillos de realizar.

Pero antes de nada, quiero que veáis cuáles pueden ser algunos de los beneficios del tai chi. Sabiendo qué ventajas nos puede proporcionar, nos haga decantarnos de forma definitiva por esta práctica.

Beneficios del Tai Chi

El Tai chi, es una de las mejores prácticas que pueden ayudarnos a mejorar nuestra capacidad de concentración. Se le conoce con el nombre de meditación móvil, ya que combina de forma magistral estos dos diferentes aspectos. Con tantas cualidades y aspectos diferentes, no es sorprendente que el tai chi sea una práctica deportiva con una amplia gama de beneficios.

Pero, entre los beneficios del Tai chi más destacados, podemos decir que son los siguientes:

  • Mejora la calidad y cantidad de horas que descansamos
  • Mayor facilidad para controlar los niveles de estrés
  • Sirve como práctica deportiva que puede mejorar nuestra autodefensa
  • Fortalece el sistema inmune
  • Ayuda a mejorar la flexibilidad, equilibrio y elasticidad corporal
  • Al ser ejercicios con peso corporal, ayuda a mejorar nuestra fuerza funcional
  • Se trata de una práctica deportiva muy poco lesiva. Al tratarse de movimientos muy suaves y funcionales, no estresamos demasiado nuestras articulaciones y músculos.

Pero, si tenemos que destacar alguno de los beneficios anteriores, es sin duda la mejor gestión de estrés. El estrés no sólo es un factor de riesgo de muchas enfermedades mortales, como ataques cardíacos y accidentes cerebrovasculares. Sino que también puede afectar negativamente las relaciones personales y la felicidad personal.

Ejercicios

Para finalizar con este artículo, os dejo una serie de ejercicios de tai chi para hacer en casa. Pero, en vez de realizar ejercicios en concreto, os facilito unos vídeos de diferente índole. Gracias a estas rutinas, podremos escoger aquella sesión de movimientos que mejor se nos adapte.

Entre los principales temas destaco los ejercicios de tai chi para principiantes. Creo que la mayoría de los lectores de este artículo serán principiantes. Y por ello, y porque es el colectivo que más dificultades puede encontrar a la hora de seguir estos ejercicios, encontraréis más contenido.

Ejercicios de tai chi kun para aliviar el dolor de espalda

En esta selección de ejercicios, encontraréis movimientos que son especialmente útiles para fortalecer la espalda. Hay muchos ejercicios bien planteados y organizados para que alguien desde su hogar puedan progresar rápidamente.

Tai chi para principiantes

Si empezáis a practicar tai chi, esta selección de ejercicios es perfecta para vosotros. Son muy asequibles y la forma en que se explican es adecuada para personas que comienzan a hacer ejercicio en casa.

Ejercicios de tai chi estilo yang

El estilo yang, es uno de los tipos de tai chi que se pueden practicar. En este vídeo, vamos a ver 24 movimientos sencillos que podemos practicar desde nuestro hogar.

Ejercicios de Tai chi gong

Summary Article Name Ejercicios de tai chi en casa Author Juan Manuel Toledo

Publicado por Juanma

Amante del deporte de fuerza y del entrenamiento funcional en general

Rutina fácil de Tai Chi que puedes hacer en casa para cargarte de energía

El Tai Chi es un arte marcial ancestral china, pero también es una meditación en movimiento. Lo que diferencia al Tai Chi de otros ejercicios es que trabaja directamente con nuestra fuerza vital, el Ki.

Según la filosofía del Tai Chi, el ki es aquello que nos mantiene activos, con ganas de movernos y hacer cosas. Mientras que, cuando los niveles de Ki están bajos, nos encontramos apáticos y deprimidos.

Entonces, practicar Tai Chi es mucho más que moverse rítmicamente. Es una forma de conectar con uno mismo, y con el entorno.

Aumenta el equilibrio

Sus posturas están pensadas para que se tome mayor conciencia del cuerpo, especialmente de las extremidades, mejorando el equilibrio.

Aumento de energía

Justamente como el Tai Chi trabaja con nuestra energía vital, la práctica regular de esta disciplina aumenta notablemente el Ki. Permite, a través de la concentración, el movimiento y la respiración, que el organismo se revitalice por completo.

Bajo impacto

Como las rutinas no son de alto impacto, hay muy bajo riesgo de lesión. Es un ejercicio especialmente recomendado para personas con problemas óseos, o que están impedidos de hacer ejercicios de mayor impacto.

Mejora la figura

Si bien el Tai Chi no quema grandes cantidades de calorías, ayuda a adelgazar como cualquier ejercicio. El movimiento contribuye a acelerar el metabolismo, y también permite estilizar la figura (porque trabaja la postura, por ejemplo)

Levanta el ánimo

Como cualquier meditación activa, que promueve poner en sintonía el cuerpo y la mente, el Tai Chi permite reducir el estrés y la ansiedad. También es una excelente práctica para aumentar la confianza en uno mismo, por lo que, en líneas generales, es una gran medicina para el ánimo.

Ejercicios de Tai Chi para hacer en casa

Te presentamos a continuación una rutina sencilla para que puedas comenzar a practicar Tai Chi en tu casa. Realizarla completa te llevará alrededor de media hora.

Calentamiento

Primero, el calentamiento, que es necesario para aflojar la cintura y empezar a practicar. Párate con los pies paralelos, apenas más separados que el ancho de tus caderas.

Relaja los brazos a los lados y gira las caderas hacia la derecha y luego hacia la izquierda, dejando que tus brazos sigan el movimiento de tu cuerpo. Estos deben colgar libremente, y golpearse contra los costados de tu cuerpo en cada giro.

Cuando sientas has calentado tu cuerpo, incorpora el cuello, los hombros y la columna vertebral a las rotaciones, haciendo que cada movimiento sea suave y fluido.

Rutina

Este video contiene una rutina corta y sencilla de Tai Chi para principiantes. Es ideal si no has realizado la práctica antes, pues está muy claro.

Si realizas esta rutina dos o tres veces por semana, verás que los movimientos empiezan a fluir mucho más fácil, y que pronto notas grandes cambios en tu vida.

Tai chi for seniors improves safety and health

Tai chi is a gentle exercise that helps seniors improve balance and prevent falls.

It consists of making slow, graceful movements while breathing deeply.

Studies have found that tai chi also improves leg strength, cardiovascular endurance, flexibility, immune system, sleep, happiness, sense of self-worth, and the ability to concentrate and multitask during cognitive tests.

Amazing benefits from such a simple exercise!

We found 3 wonderful (and free) beginner tai chi videos for seniors that make it easy for your older adult to do these simple exercises at home.

Advertisement

Senior safety tips: modify as needed

The most important thing is for your older adult to stay safe while exercising.

It’s essential for them to listen to their body and not push too hard, especially when trying something new.

For example, if they aren’t steady on their feet or normally use a walker or cane, it may be best to do the exercises from a seated position.

Or, maybe they’ll need to limit their range of motion to avoid strained joints. Another option is to stand for some exercises and sit for others.

Take a flexible approach and help your older adult make the exercises work for them.

3 easy beginner tai chi videos for seniors

1. Gentle Tai Chi and Qi Gong LEAP Service – 24 minutes
This is our favorite tai chi video because it has 3 people showing different options for each exercise. 1 person is standing and 2 are seated.

For each exercise, each person shows different modifications for different abilities.

The suggestions help your older adult find ways to make these exercises work best for their own body.

And the voice over instructions reinforce this idea and emphasize safety and comfort above all.

The video is split into two parts. Around 9 minutes and 30 seconds, there’s a natural stopping point after the breathing exercise.

The instructor prompts your older adult to choose to stop here or continue with more tai chi, depending on how they feel.

2. Easy Qigong & Easy Tai Chi – Senior & Elderly Exercise – 8 minutes
Instructor Don Fiore goes through gentle, relaxed tai chi movements with his classes at 3 different locations.

Seniors can follow along at their own pace.

Modifications aren’t shown, but it’s always possible to adapt these movements for your older adult’s abilities. See video #1 for ideas.

3. Tai Chi 5 Minutes a Day Module 01 – easy for beginners – 11 minutes
This video is set against a beautiful natural background while an instructor moves slowly through 5 different tai chi exercises.

The main instruction is from 1:30 minutes in the video to 5:45 minutes.

After the 5:45 minute mark, the instructor goes through the 5 exercises again as an “optional review,” without any spoken instructions.

Modifications aren’t shown, but it’s always possible to adapt these movements for your older adult’s abilities. See video #1 for ideas.

Recommended for you:

  • 3 Easy Balance Exercises Prevent Falls in Seniors
  • 3 Simple Exercises for Swollen Legs and Ankles in Seniors
  • Chair Yoga for Seniors: Reduce Pain and Improve Health

The health benefits of tai chi

This gentle form of exercise can help maintain strength, flexibility, and balance, and could be the perfect activity for the rest of your life.

Updated: August 20, 2019Published: May, 2009

Tai chi is often described as «meditation in motion,» but it might well be called «medication in motion.» There is growing evidence that this mind-body practice, which originated in China as a martial art, has value in treating or preventing many health problems. And you can get started even if you aren’t in top shape or the best of health.

In this low-impact, slow-motion exercise, you go without pausing through a series of motions named for animal actions — for example, «white crane spreads its wings» — or martial arts moves, such as «box both ears.» As you move, you breathe deeply and naturally, focusing your attention — as in some kinds of meditation — on your bodily sensations. Tai chi differs from other types of exercise in several respects. The movements are usually circular and never forced, the muscles are relaxed rather than tensed, the joints are not fully extended or bent, and connective tissues are not stretched. Tai chi can be easily adapted for anyone, from the most fit to people confined to wheelchairs or recovering from surgery.

Tai chi movement

A tai chi class practices a short form at the Tree of Life Tai Chi Center in Watertown, Mass.

A growing body of carefully conducted research is building a compelling case for tai chi as an adjunct to standard medical treatment for the prevention and rehabilitation of many conditions commonly associated with age. An adjunct therapy is one that’s used together with primary medical treatments, either to address a disease itself or its primary symptoms, or, more generally, to improve a patient’s functioning and quality of life.

Belief systems

You don’t need to subscribe to or learn much about tai chi’s roots in Chinese philosophy to enjoy its health benefits, but these concepts can help make sense of its approach:

  • Qi — an energy force thought to flow through the body; tai chi is said to unblock and encourage the proper flow of qi.
  • Yin and yang — opposing elements thought to make up the universe that need to be kept in harmony. Tai chi is said to promote this balance.

Tai chi in motion

A tai chi class might include these parts:

Warm-up. Easy motions, such as shoulder circles, turning the head from side to side, or rocking back and forth, help you to loosen your muscles and joints and focus on your breath and body.

Instruction and practice of tai chi forms. Short forms — forms are sets of movements — may include a dozen or fewer movements; long forms may include hundreds. Different styles require smaller or larger movements. A short form with smaller, slower movements is usually recommended at the beginning, especially if you’re older or not in good condition.

Qigong (or chi kung). Translated as «breath work» or «energy work,» this consists of a few minutes of gentle breathing sometimes combined with movement. The idea is to help relax the mind and mobilize the body’s energy. Qigong may be practiced standing, sitting, or lying down.

Getting started

The benefits of tai chi are generally greatest if you begin before you develop a chronic illness or functional limitations. Tai chi is very safe, and no fancy equipment is needed, so it’s easy to get started. Here’s some advice for doing so:

Don’t be intimidated by the language. Names like Yang, Wu, and Cheng are given to various branches of tai chi, in honor of people who devised the sets of movements called forms. Certain programs emphasize the martial arts aspect of tai chi rather than its potential for healing and stress reduction. In some forms, you learn long sequences of movements, while others involve shorter series and more focus on breathing and meditation. The name is less important than finding an approach that matches your interests and needs.

Check with your doctor. If you have a limiting musculoskeletal problem or medical condition — or if you take medications that can make you dizzy or lightheaded — check with your doctor before starting tai chi. Given its excellent safety record, chances are that you’ll be encouraged to try it.

Consider observing and taking a class. Taking a class may be the best way to learn tai chi. Seeing a teacher in action, getting feedback, and experiencing the camaraderie of a group are all pluses. Most teachers will let you observe the class first to see if you feel comfortable with the approach and atmosphere. Instruction can be individualized. Ask about classes at your local Y, senior center, or community education center.

If you’d rather learn at home, you can buy or rent videos geared to your interests and fitness needs (see «Selected resources»). Although there are some excellent tai chi books, it can be difficult to appreciate the flow of movements from still photos or illustrations.

Talk to the instructor. There’s no standard training or licensing for tai chi instructors, so you’ll need to rely on recommendations from friends or clinicians and, of course, your own judgment. Look for an experienced teacher who will accommodate individual health concerns or levels of coordination and fitness.

Dress comfortably. Choose loose-fitting clothes that don’t restrict your range of motion. You can practice barefoot or in lightweight, comfortable, and flexible shoes. Tai chi shoes are available, but ones you find in your closet will probably work fine. You’ll need shoes that won’t slip and can provide enough support to help you balance, but have soles thin enough to allow you to feel the ground. Running shoes, designed to propel you forward, are usually unsuitable.

Gauge your progress. Most beginning programs and tai chi interventions tested in medical research last at least 12 weeks, with instruction once or twice a week and practice at home. By the end of that time, you should know whether you enjoy tai chi, and you may already notice positive physical and psychological changes.

No pain, big gains

Although tai chi is slow and gentle and doesn’t leave you breathless, it addresses the key components of fitness — muscle strength, flexibility, balance, and, to a lesser degree, aerobic conditioning. Here’s some of the evidence:

Muscle strength. Tai chi can improve both lower-body strength and upper-body strength. When practiced regularly, tai chi can be comparable to resistance training and brisk walking.

Although you aren’t working with weights or resistance bands, the unsupported arm exercise involved in tai chi strengthens your upper body. Tai chi strengthens both the lower and upper extremities and also the core muscles of the back and abdomen.

Flexibility. Tai chi can boost upper- and lower-body flexibility as well as strength.

Balance. Tai chi improves balance and, according to some studies, reduces falls. Proprioception — the ability to sense the position of one’s body in space — declines with age. Tai chi helps train this sense, which is a function of sensory neurons in the inner ear and stretch receptors in the muscles and ligaments. Tai chi also improves muscle strength and flexibility, which makes it easier to recover from a stumble. Fear of falling can make you more likely to fall; some studies have found that tai chi training helps reduce that fear.

Aerobic conditioning. Depending on the speed and size of the movements, tai chi can provide some aerobic benefits. If your clinician advises a more intense cardio workout with a higher heart rate than tai chi can offer, you may need something more aerobic as well.

Selected resources

An Introduction to Tai Chi Harvard Health Special Report

Tai Chi Health www.taichihealth.com

Tree of Life Tai Chi Center www.treeoflifetaichi.com

Disclaimer:
As a service to our readers, Harvard Health Publishing provides access to our library of archived content. Please note the date of last review on all articles. No content on this site, regardless of date, should ever be used as a substitute for direct medical advice from your doctor or other qualified clinician.

EN ESTE ARTÍCULO TE VOY A EXPLICAR COMO APRENDER TAI CHI EN CASA

Índice

APRENDER TAI CHI EN CASA

En este Blog voy a ir mostrando cómo aprender Tai Chi en casa, empezando por técnicas de respiración y concentración.

Millones de personas en todo el mundo practican Tai Chi, una de las artes marciales orientales más populares. Su práctica es muy beneficiosa para el cuerpo y la mente, tengas la edad que tengas. Te contaré cuáles son los principios básicos de esta técnica milenaria para que puedas practicar Tai Chi en casa de forma fácil.

El Tai Chi es una arte marcial China de las más antiguas que se suele practicar porque tiene muchas propiedades saludables y espirituales. Es una actividad tranquila y nada competitiva que se practica a ritmo lento pero quema muchísimas calorías.

Antes de comenzar debes preparar tu cuerpo y mente con la realización de ejercicios respiratorios y unos instantes de meditación para conectar con tu respiración y con tu energía vital.

Para más información PINCHA AQUÍ

APRENDER TAI CHI EN CASA, CHI KUNG

A continuación debes realizar ejercicios de calentamiento basados en Chi Kung o Qi Gong.

El Chi Kung o Qi Gong es una terapia medicinal de origen chino basada en el control de la respiración. Ayuda a eliminar las tensiones y el estrés, siendo un auténtico caudal de paz que aporta salud y vitalidad.

En aprender Tai Chi en casa, iré explicando y mostrando como realizar cada parte de la práctica y te enseñaré ejercicios de Chi Kung, como son las 8 piezas del Brocado de Seda y el Juego de los 5 animales.

Los ejercicios de calentamiento están pensados para calentar los grupos de músculos y relajar las articulaciones antes de las prácticas, siendo muy útiles para ir liberando tensiones y bloqueos de energía

Y una vez hayas realizado los ejercicios de respiración, meditación y calentamiento estarás preparado física y mentalmente para iniciar tu práctica de Tai Chi.

El Tai Chi (太极拳) es una disciplina china que posee cientos de años de antigüedad la cual busca lograr un equilibrio permanente entre nuestro cuerpo, mente y espíritu, de manera tal que podamos vivir en armonía con nuestro entorno y prolongar nuestra vida tanto como nos sea posible. A través de posturas estáticas y dinámicas (yin y yang), la meditación y un correcto método de respiración invertida lograremos regular más eficientemente el flujo de energía vital (Qi) en nuestro organismo. La práctica de todos los elementos que componen el Sistema Universal de Tai Chi nos puede ayudar a comprender más profundamente nuestros cuerpos y mentes y aprender los métodos para hacerlos más limpios, más claros, más silenciosos y más saludables. El entrenamiento de Tai Chi nos enseña no sólo cómo entrenar los músculos, los tendones y los huesos, sino también como formar nuestra intención, sentimiento interno, conocimiento y poder.

La importancia de la alineación corporal correcta y su efecto en la salud del cuerpo también se extiende al resto del cuerpo, incluyendo los brazos, las caderas, las rodillas y los tobillos. Siendo las articulaciones las que reciben la mayor parte del desgaste de nuestra vida diaria, la alineación incorrecta del cuerpo también puede tener un fuerte efecto en las articulaciones de la parte inferior del cuerpo, en especial de las caderas y las rodillas. Al aflojar los músculos de la espalda baja, la tensión que se acumula alrededor de las caderas comienza a disminuir. La práctica de las formas de Tai Chi mejora en gran medida la fuerza de las rodillas y los tobillos ya que da al cuerpo un ejercicio que se centra en gran medida en la lenta mejora de la salud de los tendones y ligamentos.

La práctica del Sistema Universal de Tai Chi también es útil en la promoción de todos los diferentes sistemas circulatorios en el cuerpo, una mejor lubricación de las articulaciones es también un resultado natural. Promover una mayor movilidad de las articulaciones, dar facilidad al movimiento y a la flexibilidad de los tendones y los músculos también ayuda a aliviar y prevenir los dolores y las molestias que puede llegar a sufrir el cuerpo con el tiempo. Al liberar la tensión acumulada y la rigidez en las diferentes áreas del cuerpo, todos los sistemas circulatorios comienzan a fluir, a medida que se eliminan los bloqueos y se alivia la tensión. Los resultados de una mayor circulación es una mejor inmunidad, mejora el flujo de sangre, órganos internos más equilibrados, mayor capacidad de eliminar las toxinas del cuerpo, articulaciones más suaves, etc.

La práctica de Tai Chi requiere enfoque y memoria. Un movimiento correcto y una postura relajada requieren determinación y concentración que se puede construir con el tiempo como uno de los progresos en la práctica. Como algunas rutinas de Tai Chi duran más de 20 minutos, la mejora de la fuerza de la memoria también es importante. La práctica de Tai Chi requiere y promueve una mente relajada y concentrada y una estabilidad emocional. Aquellos estudiantes que sufren de estrés y/o desequilibrio emocional encontrarán que en la práctica de Tai Chi con el tiempo sus emociones se vuelven más equilibradas y su temperamento en general se vuelve más tranquilo como resultado de la práctica. Esto se produce a través de los órganos más fuertes y más equilibrados (que tienen una gran influencia sobre la salud y el equilibrio de las emociones), el fortalecimiento de la circulación, y se centra en la regulación de la respiración profunda y la fluidez en el movimiento lento – todos los cambios se producen naturalmente a través de la práctica.

La mente humana es como un lago. Cuando uno mira a las aguas tranquilas de un lago se puede ver a grandes profundidades. Lo que se refleja en la superficie es claro. Cuando las aguas no están en calma, ver a través de la parte inferior es imposible y la propia reflexión se vuelve difícil de discernir. Con una mente más tranquila, en las aguas todavía se puede reflejar con mayor claridad y entender la vida más profundamente; entrar más profundamente en los misterios de la práctica interna y cultivar abundante Jīng, Qì y Shén en el cuerpo. A través de la práctica del Sistema Universal de Tai Chi uno puede realmente disfrutar de una salud radiante en todas sus manifestaciones.

«Vacía tu Ego completamente; Abraza la paz perfecta. El Mundo se mueve y gira; Obsérvale regresar a la quietud. Todas las cosas que florecen regresarán luego a su origen. Este regreso es pacífico; es el camino de la Naturaleza, Eternamente decayendo y renovándose. Comprender esto trae la iluminación. Ignorar esto lleva a la miseria. Aquel que comprende el camino de la Naturaleza llega a apreciarlo todo; Revela tu auténtico yo, Abraza tu naturaleza original. Todas las cosas del Mundo florecen naturalmente; Así la mayor fuerza aparenta vulnerabilidad; Lo blando vence a lo duro; Alcanza un estado de inacción, de tal forma que sin hacer nada, nada queda sin hacer».

Laozi, Daodejing

En este artículo os contamos qué es el taichí, su origen, ejercicios y movimientos. Como algunos sabréis, se trata de toda una filosofía de vida que hunde sus raíces en las artes marciales y sirve para promover el despertar a la consciencia del practicante. Originaria de China, esta disciplina, que se ha extendido por todo el mundo, forma parte de la cultura de pueblos del sudeste asiático como Vietnam desde hace siglos. Os animamos a descubrir por vosotros mismos los secretos del taichí. Es sin duda una de las herramientas más útiles para mejorar nuestra salud física, mental y espiritual.

¿Qué es el taichi?

El tai chí, o taichí chuang, es un arte marcial y un sofisticada herramienta para el desarrollo físico, emocional, mental y espiritual. La delicadeza de movimientos, la suavidad, el énfasis en la concentración y la respiración son algunas de sus principales características. El resultado es una mejora de la calidad de vida, tanto física como mental, del practicante. Originado en China, su práctica se ha diseminado por todo el mundo y cuenta con millones de practicantes. Su auge en occidente comenzó a mediados del siglo XX, a donde muchos maestros de taichí chinos emigraron tras la revolución comunista. El Tai Chi está considerado como el deporte más efectivo para lograr la resistencia física y cultivar la paciencia.

Origen del Tai Chi

El taichí surge en China tras darse una serie de condiciones favorables para su aparición. En primer lugar, el nacimiento del taoísmo de la mano de Lao Tzu (600 a.C), una filosofía de vida que cree en la íntima unión de ser humano y naturaleza, el tao, y dos opuestas, el ying y el yang. A este sustrato filosófico se superpondría, siglos más tarde (600 d.C.), el desarrollo del budismo chan, más conocido como zen, surgido a partir de las enseñanzas del monje Da Mo (creador del Kung Fu). Proveniente del sur de la India, Da Mo se instaló en el monasterio Shao-Lin para enseñar budismo a los monjes chinos, poniendo especial hincapié en la práctica de la meditación.

¿Quién fue el creador del taichí?

Aunque no hay documentación histórica, la tradición ha considerado al creador del taichí o tai chi chuan a Chang Sanfeng (1247–?). Era un monje que, tras estudiar en el monasterio de Shao-Lin durante diez años y empaparse de la sabiduría del Kung Fu, viajó por toda China, adquiriendo grandes conocimientos sobre taoísmo. En sus últimos años, Chan Sanfeng se estableció en las montañas de Wudang. A partir de la combinación de estas dos filosofías o formas de vida creó el taichí, que en sus principios fue enseñado como disciplina esotérica. No en vano, la traducción de “tai chi chuán” es “luchar de acuerdo al principio supremo”.

Tipos de taichí y escuelas

Las diferentes escuelas tradicionales de taichí y sus ejercicios y movimientos surgen de escisiones de la enseñanza original, originadas desde hace unos cuatrocientos años. Cada una de ellas recibe el nombre de la familia china en la que se originó.

Chen (1580–1660) el más antiguo y marcial.

Chen

Yang (1799–1872) muy elegante, suave y cómodo. Sus movimientos conservan el aire marcial.

Yang

Wu Hao (1812–1880) movimientos pequeños y lentos, énfasis en el equilibrio, desarrollo de la energía y la sensibilidad.

Wu Hao

Wu (1834–1942) Versión moderada del estilo Yang, adecuada para principiantes.

Wu

Sun (1861–1932) ligero, fluido y rápido. Busca la eficacia en el combate.

Sun

Todas las familias comparten entre sí la teoría básica del taichí, ejercicios y movimientos, aunque difieren en su acercamiento a la práctica. Hoy en día, el estilo Yang es el más extendido. Actualmente, han surgido todo tipo de nuevos estilos, híbridos y ramas, aunque las cinco escuelas siguen siendo reconocidas internacionalmente como los estilos ortodoxos.

El interés por el taichí ha aumentado notablemente a raíz de su reconocimiento como una actividad importante para la salud,. Es perfecto para la gente mayor, ya que no requiere grandes esfuerzos y conlleva muchos beneficios físico y mentales. De ahí que su práctica se haya integrado en muchos hospitales, centros comunitarios o residencias de ancianos. Este interés se une a la visión tradicional del taichí como un arte marcial, que posee también una vertiente estética (wushu), destinada a shows. Ambos campos no tienen por qué ser contradictorios, sino que muchos maestros prefieren contemplarlos como complementarios.

Los movimientos del taichí

El taichí trabaja con el sistema energético del cuerpo tal cual se entiende en la medicina tradicional china. Sus movimientos pretenden despejar la circulación de las energías a través de todo el cuerpo humano.

Los movimientos poseen un aspecto imaginativo que intenta fomentar en nosotros esa deseada conexión entre nuestro cuerpo físico y nuestra inteligencia emocional. Los movimientos han de ser suaves, fluidos y relajados. No se usa la fuerza, como ocurre en otras artes marciales. Aunque algunas escuelas, sobre todo aquellas que guardan más relación con su aspecto marcial, incluyen movimientos a mayor velocidad, incluso repentinos. Aún así, la reacción del cuerpo debe ser espontánea y natural, de manera que se capture la fuerza del contrario para volverla en su contra. También debe primar, en aras de la eficacia, la relajación corporal, de modo que se utilicen solo los músculos necesarios para cada movimiento concreto. Es preceptivo, en todo momento, fijar la atención a la respiración, para que esta fluya libremente con el movimiento. En último lugar, el practicante debe poner toda su atención y concentración en el movimiento.

Los ejercicios del taichí

Los ejercicios del taichí utilizan técnicas procedentes del “chi kung” de la medicina tradicional china. Por medio de ellas, el taichí intenta liberar el “chi”, la energía vital atascada en los músculos y articulaciones.

Las formas

Lo esencial de un ejercicio de taichí está representado por una o varias “formas”, que constan de secuencias de movimientos predeterminadas (“cuadros”, “pasos” o “figuras”), realizadas de manera fluida. Aunque existen variaciones propias de cada escuela, todas ellas practican ejercicios básicos de postura, respiración y meditación. El objetivo es el de relajar el cuerpo entero y evitar sobrecargas inconvenientes para las articulaciones.

Cuantas formas hay en un ejercicio completo de Tai Chi

Un ejercicio de taichí puede llegar a tener hasta 128 movimientos sucesivos, que se deben elegir entre 64 movimientos yin y 64 yang (suaves y fuertes, respectivamente). Muchas formas del taichí se denominan según la cantidad de posturas o movimientos que contienen, como la “Forma de veinticuatro movimientos” (“Forma Pekín”) o la “Forma de treinta y siete movimientos” (“Forma abreviada según Zheng Manqing”). Las formas más extensas suelen contener más de cien técnicas, por ejemplo la “Forma larga del estilo Yang”, según Yang Chengfu, con ciento ocho posiciones). Por eso, una sola forma puede llevar desde pocos minutos hasta una hora y media, dependiendo de la cantidad de movimientos y la velocidad de ejecución.

Taichí en Vietnam

La gran influencia que ha tenido la cultura china en Vietnam ha logrado que el taichí, sus ejercicios y movimientos sean especialmente populares, sobre todo en la zona norte del país. En el incomparable marco paisajístico del lago Hoam Kiem, se reúnen muchos de los habitantes de la ciudad para comenzar el día meditando, haciendo yoga o practicando los movimientos del taichí. La práctica está abierta a todo tipo de personas y, como visitante, supone toda una experiencia contemplar a los entusiastas practicantes que se reunen aquí todas las mañanas o unirse a ellos, que siempre nos recibirán con una amable sonrisa.

La llamada a la práctica se comunica a través de megafonía entre las 5:00 y las 7:30 a.m, aunque también se puede acudir por las tardes entre las 17.30 y las 19:30. Estas horas están determinadas por la pureza del aire y la ausencia de calor, dos cosas fundamentales para la práctica. Lo impactante de esta experiencia es comprobar cómo el lago es en sí un remanso de paz entre el incesante sonido del tráfico y de la actividad comercial que caracteriza a esta zona de la ciudad.

Taichí en Vietnam

Una cuestión cultural

El bienestar del cuerpo y la mente es un tema importante en la cultura vietnamita desde antiguo. Cuidar de uno mismo es un prioridad en la que el ejercicio resulta vital. De ahí que los habitantes de Hanoi acudan por la mañana temprano o por la tarde a practicar su rutina diaria en parques o lagos.Es bastante común que acudan juntos diferentes miembros de la familia . Aunque la práctica del taichí, en cierto momento, casi quedó reservada para los ancianos, en los últimos años ha experimentado un gran auge Esto es así, porque su práctica no requiere aparatos específico ni un lugar especial, se puede practicar en cualquier momento y genera muchos beneficios para la salud.

La práctica del taichí forma parte de las actividades en muchos sitios turísticos como es el caso de Mui Ne o cruceros en la bahía de Halong. Además y por todo el país hay escuelas de taichí, donde se pueden aprender todos los “secretos” de este arte marcial.

Confiamos en que hayáis disfrutado descubriendo algunos de los aspectos del taichí, sus ejercicios y movimientos. Como habréis visto, esta disciplina nos ayuda a equilibrar todos los aspectos de nuestra vida.Tanto en lo que se refiere al aspecto físico, como al mental y al espiritual.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *