0

El arroz tiene gluten

El arroz como aliado para celíacos

¿Padeces celiaquía? Si te han diagnosticado como celíaco/a ya debes conocer que no toleras adecuadamente los productos que contienen gluten. Hoy en día, el etiquetado de los productos te facilitará identificar los productos sin gluten, y además existen nuevas propuestas comerciales exclusivas para celíacos. También debes saber, qué como indica la Dra. Herraiz en su blog no debes eliminar el gluten de tu dieta si no eres intolerante. Más adelante, profundizaremos en este tema que consideramos que es una práctica negativa y que afecta directamente a la salud de las personas que a priori no tienen la enfermedad.

Hoy en Sentirse bien se nota queremos mostrarte como el arroz puede convertirse en un gran aliado para los celíacos.

3 beneficios principales del arroz para celíacos:

  1. Gran aporte nutricional. El arroz, ya sea integral o blanco es una alternativa nutricional a los cereales que contienen gluten. ¿Sabías que el arroz es rico en magnesio, fósforo y potasio? Estos minerales son esenciales para nuestro organismo y ayudan a nuestro bienestar. Además, como carbohidrato de absorción lenta es un alimento muy completo y saciante. Ya sea como plato principal o como guarnición, el arroz es una opción a saludable a los cereales con gluten.
  1. El arroz es un alimento básico que se adapta perfectamente a todo tipo de dietas. Para alimentarte de forma equilibrada te recomendamos elegir el modelo de la pirámide nutricional. Pero si eres vegetariano, vegano o flexitariano te animamos a contar con el arroz como un valioso ingrediente en tus recetas. El arroz te ayudará a compensar el aporte nutricional de alimentos como el trigo,
  1. Descubre la gran variedad de arroces, ¡dale alegría a tus platos! Existen diversos tipos de arroz: redondo, largo, bomba, integral, basmati, salvaje e incluso vaporizado y listo para comer. Puedes llenar de sabor tus recetas con arroz probando las diferentes variedades y combinándolas con los ingredientes que mejor combinen. Por ejemplo, un arroz bomba es ideal para hacer paella valenciana y un arroz integral para combinarlo con verduras y otros cereales como la quinoa, aquí te dejamos una receta.

En definitiva, ser celíaco limita un tanto tu dieta pero no por ello debes dejar de disfrutar de la gastronomía. Te recomendamos buscar recetas sin gluten y replantear tu estilo de alimentación, siempre en pro de mejorar tu salud. Y ya sabes, siempre puedes contar con el arroz como ingrediente libre de gluten. ¡A disfrutar!

Mi nombre es Miriam y soy celíaca. Me ha costado unos meses asumirlo y empezar a adaptarme a mi nueva vida. Se hace duro modificar uno de los hábitos que más te gustan: comer.

Después de años de médicos y tratamientos a los 35 años me diagnosticaron la celiaquía. La cuesta de enero no es nada al lado de lo que vi que se me venía encima pero el tiempo te ayuda a digerirlo. Perder el miedo es importante y solo lo conseguí tras estudiar a fondo la enfermedad y conocer muy bien cuáles son sus límites.

Informarme fue mi gran salvación. Ser celíaco no es un drama, solo un pequeño inconveniente. Se puede comer bien, sí, pero debes saber qué y cómo. Y aquí me gustaría aportar mi grano de arena. Si no eres celíaco esto también te interesa.

El gluten se encuentra en cereales como el trigo, la cebada o el centeno y también en sus variedades e híbridos como la espelta, la escanda, el kamut y el triticale. Hasta aquí no hay problema.

Si eres celíaco debes huir de estos productos y, por lo tanto, de todos los platos que los incluyan: rebozados, pan, galletas, pasteles, pizza y pasta. ¿Pero qué pasa con los platos preparados? ¿Y con los alimentos industrializados? ¿Puede un celíaco comérselos tranquilamente? ¡La respuesta es no!

El gluten se utiliza para potenciar el sabor de las cosas, como espesante de las salsas y cremas y hasta para que algunos productos pesen más. Aquí 10 alimentos que nunca pensarías que puedan tener gluten.

1.Yogur de frutas: a más sabor, más gluten

celiacos (Foxys_forest_manufacture / Getty)

Los celíacos no somos intolerantes a la lactosa. Comer un yogur no tendría que ser un problema pero el gluten es un buen potenciador del sabor. ¡Al loro, pues, con los yogures que no son naturales!

2. Patatas bravas: o cambiamos de tapa o preguntamos al camarero por la freidora

Patatas bravas (nito100 / Getty)

La patata no lleva gluten, freírlas no está contraindicado y si la salsa brava es casera o está etiquetada como “Sin Gluten” no hay problema. ¿Qué pasa entonces?

Al freír las patatas muchos bares y restaurantes usan la misma freidora donde se fríen las croquetas, por ejemplo, y aquí está el problema: la harina de las croquetas se queda en el aceite y el gluten pasa a las patatas.

3. Especias: para evitar problemas, mejor en grano o rama

Especias (EasyBuy4u / Getty)

La pimienta molida, la canela o la cúrcuma en polvo no son seguras del todo. De nuevo las marcas pueden añadir gluten a sus productos para dar más aroma o color a la especie.

Así que, si el bote no te asegura que no lleva gluten, lo más adecuado es que la especie se compre tal cual la naturaleza nos la sirve: en rama, hoja, grano, raíz o semilla.

4. Frutos secos: mejor pasar de largo de las paradas de frutos secos a granel

Frutos secos (didyk / Getty)

Qué bonitas las tiendas que exponen sus productos a granel con gusto, con esas preciosas cestas llenas de frutos secos que dan vistosidad y que decoran con sus colores y texturas las paradas de un mercadillo ambulante. Son bonitas, sí, pero también peligrosas. ¿Por qué?

Porque no te puedes fiar de los productos que no estén envasados. Existe la contaminación cruzada y también la posibilidad que a alguien se le caiga una miga de pan en el capazo de las nueces.

5. Té verde: hay que controlar el campo de cultivo

Un plantación de té verde (georgeclerk / Getty)

Las infusiones sin aromas no tienen porqué contener gluten pero mejor que lo indiquen explícitamente. Por la zona de cultivo del té verde o la manzanilla se pueden haber cultivado antes cereales, o en campos adyacentes.

Más allá de esto los aromas y las mezclas favorecen la contaminación por gluten así que cuidado con la manzanilla con anís, la mezcla de té verde, té blanco y té rojo y el té con sabor a fresa, a melocotón, de limón o la tila-naranjo, entre otros.

6. Chorizo y jamón: bocadillos y cocidos bajo sospecha

Jamón serrano (alle12 / Getty Images)

Lo que da más seguridad a un celíaco es comer productos naturales y frescos pero los embutidos no lo son nunca. Siempre están procesados y por eso es probable que contengan gluten.

Salchichas, jamón, fuet, chorizo, mortadela, paté e incluso los quesos para untar pueden ser perjudiciales para un celíaco porque pueden llevar almidón modificado o vegetal que proviene del trigo o directamente harina de trigo como espesante.

7. Cereales de arroz: imprescindible mirar bien los ingredientes y las trazas

Copos de arroz en un desayuno (VikkiePix / Getty)

Desayunar cereales no es imposible pero los copos de arroz no son garantía de nada. Si no se especifica que no contienen gluten no se pueden comer.

En estos casos el gluten se utiliza para poder fijar vitaminas y minerales, para darle consistencia a los copos y para añadir proteínas al alimento. Por eso si leemos bien las etiquetas encontraremos a menudo que llevan “gluten de trigo”.

8. Chocolate: para no arriesgar tomar cacao puro

Chocolate (Lisovskaya / Getty)

Los celíacos no tienen que renunciar al chocolate pero cuánto más puro sea, menos riesgo. Las marcas de chocolate fabrican cada vez más variedades de tabletas: con avellanas, con arroz inflado, con galletas, etc. Aunque la tableta que se compre sea sólo de chocolate negro o chocolate con leche se recomienda comprar únicamente aquellas marcas que dejen claro que no es peligroso para un celíaco.

El chocolate en polvo no se escapa de la polémica. Los celíacos son de Nesquik y la explicación es que su gran rival, Colacao, tiene gluten y en cambio Nesquik, no. Igual que pasa con las infusiones y los cafés de máquinas expendedores se recomienda evitar el chocolate a la taza que te sirven estas máquinas.

9. Hamburguesa: sin harina de trigo aunque se deshagan

Hamburguesas (Internet)

Una buena hamburguesa o una albóndiga deliciosa también se come por los ojos. La forma que tengan y que no se deshagan al cocinarlas es básico para que tengan un buen aspecto. Es por eso que la mayoría hemos utilizado o migajas de pan o harina de trigo para evitar que queden espachurradas.

Hacerlas sin harina de trigo es posible pero no lo más habitual. Así que o las hacemos en casa o bien nos aseguramos que no le han puesto ni pizca de harina de trigo.

10. Golosinas y caramelos

Golosinas y caramelos (DoroO / Getty)

Cada vez es más fácil encontrar golosinas y caramelos etiquetados “Sin Gluten” pero hay que tener claro que no todos son aptos para celíacos. En este caso el gluten aparece o bien por contaminación cruzada o como conservante, colorante o endurecedor.

Hay muchos cereales a nuestra disposición que podemos emplear en la cocina, sin embargo, los más populares contienen gluten y no son aptos para celíacos, por eso, hoy no sólo te mostramos alternativas aptas para quienes tienen celiaquía, sino también, seleccionamos los cereales más sanos para incorporar a su dieta.

Entre los cereales más sanos para la cocina del celíaco encontramos las siguientes alternativas de las cuales resumimos sus cualidades y dejamos algunas recetas para poder incluirlos en la dieta diaria:

Arroz, la tradicional alternativa para celíacos

El arroz, en su versión integral o blanco, es ideal para reemplazar cereales frecuentes que contienen gluten. Todas sus variedades son ricas en potasio, magnesio y fósforo, así como también, son buena fuente de vitaminas del complejo B que cuidan del sistema nervioso y muscular.

Se puede usar el arroz como tal o sus derivados, tales como la harina de arroz o los fideos de arroz que pueden sustituir a una pasta de trigo perfectamente. Si bien el arroz es un alimento sin gluten, siempre es recomendable asegurarse de que se trata de un alimento «sin TACC», es decir, sin proteínas tóxicas para los celíacos.

Con arroz podemos elaborar desde una guarnición con verduras o un plato de arroz con sepia y guisantes, hasta una ensalada de lentejas, arroz y verduras, ideal para esta época del año.

Los fideos de arroz los podemos elaborar salteados con cerdo y verduras o acompañados de un wok de ternera y pimientos.

Quinoa, la última tendencia en cereales saludables

La quinoa es un alimento milenario pero que recientemente se está volviendo conocido en nuestra cocina. Se trata de un falso cereal ya que combina propiedades de cereales y de legumbres, por lo que es muy rico en fibra y en proteínas vegetales, así como también, ofrece un mínimo de grasas sanas y valiosos minerales así como vitaminas para el organismo.

Puede usarse en reemplazo de la avena, del trigo bulgur o incluso, del arroz, y puede consumirse en preparaciones frías y calientes, así como en platos dulces o salados.

Con quinoa podemos elaborar desde una ensalada mediterránea con pollo hasta una sopa de quinoa y almejas. Aunque también es posible elaborar quinoa con leche para lograr un clásico porridge sin gluten.

Maíz, un cereal muy versátil y nutritivo

El maíz y sus derivados también son una excelente alternativa para reemplazar los cereales con gluten como son el trigo, la avena, la cebada o el centeno.

El almidón de maíz, la fécula de maíz o la harina de maíz, son buenas fuentes de hidratos de carbono complejos y fibra, además, ofrecen vitaminas del compleho B y son alimentos ricos en carotenos y vitamina A que tienen función antioxidante.

La fécula y el almidón de maíz se pueden usar en pastelería o como espesante de diferentes salsas y con harina de maíz podemos elaborar bizcochos, como por ejemplo, de harina de maíz y aceite de oliva, o de plátano y albaricoques.

Mijo, una novedosa alternativa sin gluten

El mijo, que siempre hemos usado en formato de semilla, también es una buena opción para sustituir cereales con gluten. Puede usarse de forma similar a la quinoa en diferentes preparaciones.

Es un cereal con un alto contenido en fibra y un mínimo de grasas buenas que protegen la salud del corazón, además, es rico en hierro, magnesio, potasio y aporta un poco de vitamina E con función antioxidante.

Como todos los cereales, también ofrece vitaminas del complejo B que el cuerpo necesita para funciones habituales.

Con mijo podemos elaborar ensaladas varias, guisados o pasteles si lo incluimos después de hervido a preparaciones dulces. Por ejemplo, podemos preparar una sabrosa ensalada de alubias pintas y mijo.

Con estas alternativas que constituyen los cereales más sanos y libres de gluten puedes lograr platos nutritivos, sabrosos y aptos para celíacos fácilmente y sin echar de menos los alimentos más populares a base de trigo, avena, cebada y centeno.

Estas opciones te permitirán elaborar platos aptos para celíacos, con buenos nutrientes y muy variados, ya que con estos cereales podemos preparar desde panes y pasteles hasta ensaladas, postres, guisados o salteados.

En Directo al Paladar | Cómo cocinar para personas celíacas
En Directo al Paladar | La quinoa, un falso cereal apto para celíacos
Imagen | Thinkstock

Si tecleas «el arroz» en Google, las frases que te sugiere el buscador dejan ver qué quiere saber la gente sobre este alimento. Entre los primeros resultados se encuentra «el arroz tiene gluten» y «el arroz es un carbohidrato».

Parece que muchos desconocen de qué está hecho el arroz, lo cual es sorprendente, teniendo en cuenta la cantidad que se consume cada año.

En el calendario agrícola de 2017/2018, el consumo mundial de arroz superó las 480.000 toneladas, así que quizá conviene saber qué es el arroz exactamente y qué efectos tiene sobre nuestro cuerpo.

¿Es el arroz un carbohidrato?

Efectivamente. Para ser más exactos, es un carbohidrato complejo. Más específicamente, el arroz integral es un carbohidrato complejo sin refinar y el arroz blanco es un carbohidrato complejo refinado.

Aunque la gente suele descartar los productos sin refinar, los carbohidratos sin refinar SÍ son buenos para la salud. Los carbohidratos complejos sin refinar que se encuentran en el arroz integral exigen a nuestro cuerpo trabajo extra para poder digerirlo, lo cual evita grandes cambios en los niveles de azúcar e insulina de nuestra sangre. Como la cáscara del arroz integral está intacta, contiene bastantes vitaminas, nutrientes y fibra (1,8 gramos por porción) que ayudan a disminuir el colesterol y reducir el riesgo de diabetes tipo 2.

Por otro lado, el arroz blanco es un carbohidrato complejo refinado, ya que sus partes ricas en fibra se han eliminado mecánicamente. Por eso, estos carbohidratos son fáciles de digerir y ocasionan descensos indeseados de azúcar en la sangre. En comparación con los 1,8 gramos de fibra del arroz integral, el arroz blanco sólo contiene 0,4 gramos de fibra.

¿Qué tipo de arroz tiene más carbohidratos?

En general, el arroz blanco contiene más carbohidratos que el arroz integral. La edición estadounidense del HuffPost ha hecho una lista de los tipos de arroz más populares con los gramos de carbohidratos que contienen por porción. En cualquier caso, cabe destacar que la información nutricional varía en función de la marca.

  • Arroz arborio (para risotto): 45 gramos de carbohidratos
  • Arroz basmati blanco: 41 gramos

  • Arroz basmati integral: 33 gramos

  • Arroz de grano largo blanco: 75 gramos

  • Arroz de grano largo integral: 35 gramos

  • Arroz jazmín blanco: 45 gramos

  • Arroz jazmín integral: 22 gramos

  • Arroz salvaje: 35 gramos

  • Arroz japonés o de sushi: 29 gramos

  • Arroz de grano corto blanco: 53 gramos

  • Arroz de grano corto integral: 35 gramos

¿Cuál tiene un índice glucémico más alto?

El índice glucémico (IG) es una forma de clasificar los alimentos que contienen carbohidratos de acuerdo con sus efectos inmediatos en los niveles de azúcar en sangre. Los carbohidratos con un IG bajo se digieren de forma más lenta y, por lo tanto, incrementan lentamente los niveles de insulina. Los alimentos con un IG alto se digieren rápidamente y suben vertiginosamente el nivel de insulina.

Un IG bajo es de 55 o menos, intermedio es de 56 a 69 y alto es a partir de 70.

De nuevo, el IG varía según la marca del arroz. Aquí se incluyen algunos ejemplos para tener una idea más clara de la clasificación:

No, todos los arroces en su estado natural son libres de gluten. Los únicos casos en los que el arroz puede contener gluten es cuando se vende empaquetado en una mezcla o revuelto, como de arroz tres delicias, que puede incluir ingredientes con gluten. Revisa siempre las etiquetas para asegurarte de que un alimento es cien por cien libre de gluten.

  • ¿Qué cereales no contienen gluten? – Mijo
  • ¿Qué cereales no contienen gluten? – Arroz integral
  • ¿Qué cereales no contienen gluten? – Maíz
  • ¿Qué cereales no contienen gluten? – Teff

El gran cereal equilibrador, el arroz integral

El arroz, Oryza sativa, es una gramínea y es el cereal más utilizado alrededor de todo el mundo para el consumo humano. Fue domesticado hace entre 7.000-10.000 años y se estima que fue introducido en la península a través de los árabes en el siglo VIII .

El arroz integral posee múltiples propiedades

En su forma natural y sin refinar, el arroz integral se convierte en un gran equilibrador y restaurador de las funciones orgánicas y presenta la interesante particularidad de que cuando se somete a manipulaciones genéticas, al cabo de los años vuelve a su estado silvestre original.

A nivel energético se utiliza para centrar y estabilizar la energía. Bien cocinado y masticado es muy digestivo, no contiene gluten, es reconstituyente y se puede utilizar de forma medicinal para regular diversos desórdenes. Algunas de sus variedades más consumidas son el arroz redondo (blanco o integral), el arroz basmati, el arroz rojo, el arroz negro, el arroz jazmín, el arroz glutinoso etc. Podemos consumirlo de proximidad, ya que disponemos de arroces de muy buena calidad del delta del Ebro y el de Calasparra.

Usos medicinales tradicionales

En la Medicina Tradicional China:

  • Se considera un cereal de naturaleza neutra.
  • Fortalece el bazo/páncreas: responsables de la digestión y de la distribución de los nutrientes.
  • Elimina la humedad y favorece la diuresis.

En la Medicina Tradicional Ayurvédica:

  • Se considera que equilibra todas las constituciones.
  • Se recomienda para revitalizar y energizar.
  • Sirve para regular la tensión arterial.
  • Previene el envejecimiento prematuro.
  • Recomiendan remojar o tostar el arroz antes de hervirlo para mejorar su digestión.
  • El arroz mezclado con ghee se aconseja durante todo el embarazo para nutrir a la madre y ayudar al crecimiento adecuado del bebé.
  • Se considera que el arroz maduro* es beneficioso en la diabetes y la obesidad.

El arroz integral se usaba en la medicina tradicional.

Propiedades nutritivas destacables

  • Es rico en selenio, magnesio, manganeso, calcio, ácido fòlico y algo de hierro.
  • El gama-orizanol es un antioxidante que se encuentra en el salvado, que ayuda a regular la glándula pituitaria y equilibrar la síntesis hormonal.
  • Contiene glutatión peroxidasa, una enzima que ayuda a desintoxicar el organismo de excesos de mucosidades y que contrarresta los efectos del envejecimiento.
  • Coenzima Q-10 que mejora y previene patologias cardiovasculares y neurodegenerativas.
  • Contiene proantocianidinas fortalecedoras de arterias y venas.
  • Incorpora lecitina de forma natural, que entre muchas otras cualidades mejora la memoria visual y verbal y protege contra la formación de cálculos biliares y la tensión arterial alta.

Los efectos sobre la salud del arroz integral

  • Disminuye los niveles de glucosa en sangre y reduce el riesgo a contraer diabetes tipo 2.
  • Su contenido en vitaminas del grupo b contribuye a regular el sistema nervioso y le confiere un efecto calmante.
  • Es beneficioso en problemas cardiovasculares ya que es bajo en sodio y rico en potasio, bajo en grasas y su alto contenido en fibra vegetal impide la absorción de los ácidos biliares. El consumo de cereales integrales se asocia con un mejor estado de las arterias, disminuyendo las placas de ateroma y mejorando la disminución del diámetro de los conductos arteriales.
  • Es un alimento anticáncer, debido a su contenido en antioxidantes, manganeso, selenio y fibra.

El Ácido Fítico

  • El ácido fítico, quelante de minerales, puede ejercer un papel depurativo ya que se enlaza con minerales que se encuentran en exceso para su eliminación, como pueden ser los depósitos de calcio acumulados en los tejidos blandos. Este efecto beneficia a las personas que se han sobrealimentado con lácteos y alimentos refinados habitualmente.
  • Por otro lado, el ácido fítico disminuye la absorción de nutrientes y recomendamos remojar los cereales integrales para disminuir su contenido.

El arsénico en el arroz

  • El arroz contiene arsénico inorgánico* que absorbe del suelo y del agua.
  • Alimentos que aportan arsénico inorgánico: pan de trigo, arroz, productos lácteos y agua.
  • Grupos de riesgo: son más vulnerables las personas que substituyen una dieta variada por una presencia alta de alimentos elaborados a base de arroz: por ejemplo celíacos y niños alimentados con productos a base de arroz.
  • La legislación de la comunidad europea considera desde el año 2016, 200 µg/kg como el límite máximo de arsénico inorgánico que un alimento puede contener. Aunque se considera que el límite sano debe estar por debajo de las 100 µg/kg. En la Península Ibérica, el nivel está entre 54 y 87 µg/kg, es decir, por debajo de la mitad del máximo recomendado.

Fuente: www.luciaredondo.com

Recomendaciones para disminuir el nivel de arsénico

  • Lavar bien el arroz hasta que el agua salga clara reduce el arsénico un 28%.
  • Remojar (unas 8 horas) y posteriormente lavar el arroz disminuye parte del arsénico ya que abre la estructura del grano y permite que el arsénico, que es soluble en agua, penetre en el líquido.
  • Cocer en agua abundante sin arsénico y descartar el agua (disminuye un 50% del arsénico).
  • Cocerlo al vapor disminuye el nivel de arsénico.
  • No comer cada día arroz.
  • No consumir tortitas de arroz, ni arroz inflado habitualmente.
  • En bebés recomendamos elaborar cremas de cereales variados (mijo, arroz, quinoa, teff).

Métodos de preparación del arroz integral

  • Previos: primeramente lavarlo bastante, hasta que el agua sale clara. Es recomendable dejarlo en remojo para disminuir el contenido en antinutrientes y mejorar así su digestibilidad y biodisponibilidad.
  • Hervido: es necesario cocerlo a fuego lento, en 2 -2,5 medidas de agua por 1 de arroz durante unos 40-50 min con tapa. Si queremos disminuir el contenido en arsénico lo coceremos con 5-6 medidas de agua por cada medida de arroz y una vez cocido lo colaremos y le pasaremos agua.
  • En olla a presión: tiene un efecto fortificante.
  • Tostado: otra opción es tostar el arroz, molerlo y utilizarlo en forma de papilla. Es una preparación reconstituyente y de muy fácil digestión. Se puede utilizar como desayuno, como comida para personas convalecientes o como espesante para salsas y cremas.
  • Salteado: se puede sofreír con verduras y un poco de aceite al estilo «paella» y posteriormente añadirle el caldo o agua hirviendo.
  • En forma de congee: se trata de un alimento medicinal en el cual el arroz se hierve a fuego muy lento durante unas 4-8 horas y se utiliza para reconstituir y tonificar la energía en personas enfermas o debilitadas.
  • En forma de pudins para postres o meriendas con leche, pasas, piel de limón y especias. Podéis encontrar numerosas recetas en el libro Todo sin Gluten.
  • En forma de harina para la elaboración de pan y repostería, le aporta ligereza y esponjosidad y se suele mezclar con otras harinas que le dan más sabor. La podemos utilizar también para espesar salsas y cremas , tipo bechamel y aligerar rebozados, de una forma más ligera.

Disminuye los niveles de glucosa en sangre y reduce el riesgo a contraer diabetes tipo 2.

Recetas con arroz integral

  • Wok de arroz y verduras
  • Arroz campero
  • Hamburguesa de arroz, avena y remolacha
  • Arroz con Shiitake “Kuala Lumpur”
  • Croquetas de garbanzos y arroz
  • Crema de arroz con dátiles y mango
  • Bolitas de arroz con sésamo

*Arroz maduro: el Ayurveda habla de que el arroz recién cosechado es difícil de digerir, mientras que el arroz de 1 año de edad es «más ligero» y el arroz de dos años es aún de más «excelente en calidad» y cualidad medicinal.

*Arsénico inorgánico: es el arsénico combinado con otros elementos como por ejemplo oxígeno, cloro y azufre y es el que se considera nocivo para la salud. El arsénico orgánico está combinado con carbono e hidrógeno.

<< ¿Qué cereales no contienen gluten? – Mijo¿Qué cereales no contienen gluten? – Maíz >>

¿El arroz tiene gluten?

¿Qué es el gluten?

Si eres celí[email protected] seguramente, sabrás que el gluten es algo que debes eliminar de tu dieta, junto con los alimentos que lo contienen. Pero… ¿qué es en realidad el gluten? Pues bien, el gluten es un grupo de pequeñas proteínas presentes en la harina del trigo y otros cereales como la cebada, el centeno y la avena o incluso, sus variedades.

Si bien su presencia da a la harina valoradas cualidades a la hora de ser empleadas en la gastronomía, el gluten no es bien tolerado por quienes padecen enfermedad celíaca u otras enfermedades que manifiestan una extremada sensibilidad a sus componentes. Si es tu caso, te interesará saber si el arroz tiene gluten y cómo conseguir un arroz libre de gluten.

Arroz sin gluten

Ahora bien, parecería una obviedad hablar de arroz sin gluten. De hecho, el arroz no contiene gluten y por lo tanto, tampoco está presente en la harina que de él se obtiene. No obstante, quizás te haya entrado la duda al ver el símbolo de libre de gluten, en los envases de arroz que consumes habitualmente.

Todo tiene su explicación y para el caso, no importa si la harina de arroz se obtuvo de un grano blanco o integral. Te vuelvo a repetir: la harina de arroz no tiene gluten. Sin embargo, al comprar harina de arroz, elige las etiquetadas como libres de gluten. ¿Por qué? Te lo explicaré en el siguiente apartado.

En cualquier caso, ten en cuenta que el código alimentario internacional considera a un alimento libre de gluten cuando contiene menos de 20 miligramos por kilo de alimento. Algunos países son aún más estrictos, menos de 10 mg/kg en España y Argentina y menos de 5 mg/kg en Australia y Nueva Zelanda.

¿Qué arroz tiene gluten oculto?

Lo cierto es que si bien el arroz no tiene gluten y por ende, su harina tampoco, en su procesamiento pueden filtrarse pequeñas cantidades de gluten que estarán presentes como gluten oculto en los productos de arroz y sus derivados. Esto puede ocurrir en los siguientes casos:

  • Contaminación en planta. Si la planta de procesamiento también produce harina de trigo.
  • Premezclas que contienen gluten. Las prácticas premezclas con las que puedes preparar platillos a base de arroz en pocos minutos, a menudo pueden incluir componentes que tienen gluten.
  • Contaminación cruzada. Tanto en la góndola del supermercado como en la alacena de tu casa, las cantidades de gluten que un alimento necesita para dejar de ser libre de gluten son ínfimas.
  • Contaminación en el hogar. Ten en cuenta que la vajilla que utilizas para preparar tu arroz debe estar perfectamente limpia, ya que si la has empleado con otros alimentos que contienen gluten pueden quedar resabios suficientes para causar una reacción en tu organismo.

Como podrás observar, ciertas trazas de gluten pueden aparecer en algún momento del procesamiento o preparación de los alimentos.

Tipos de arroz libres de gluten

De lo dicho, se desprende que cualquier arroz, sin importar su variedad, cuyo cultivo, procesamiento, almacenamiento y manipulación no haya sido contaminado con gluten, estará libre de él. Por lo tanto, comer arroz es una buena alternativa para tí si eres celí[email protected] o padeces algún tipo de sensibilidad al gluten. A continuación, te comparto más información sobre los diferentes tipos de arroz libres de gluten que puedes incluir en tu dieta, en sustitución de otros cereales ricos en él.

  • Arroz integral. Como ya sabes, el arroz integral es mucho más rico nutricionalmente que el arroz blanco. Además, al no estar procesado, reduces las posibilidades de contaminación con gluten.
  • Arroz aromático. Los arroces aromáticos como el basmati, tampoco contienen naturalmente gluten. Este tipo de arroz es muy sabroso por lo que te permitirá preparar deliciosos platillos, que no te causarán ningún daño si eres alérgico al gluten.
  • Arroz rojo. Por último, el arroz rojo muy utilizado en Oriente pero no tanto en Occidente es un tipo de arroz que no ha sido sometido a molienda, por lo que su valor nutricional es comparativamente mayor.

¿Qué tipo de arroz sin gluten consumes habitualmente?

Blanco

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *