0

El candado chino

Como su propio nombre indica, el exprimidor, es una postura que trata de exprimir para sacar todo el jugo… ¿Cómo te quedas?

Si los hombres queréis gozar al máximo, ésta es vuestra posición, la que os va a cambiar la forma de ver el sexo. La eyaculación llegará más pronto que tarde, por lo que, si tenéis miedo de acabar demasiado rápido el polvo, debéis practicarla casi al final. Ya sabéis lo que dicen, lo mejor se deja para el final.

¿Problema a la hora de practicar el exprimidor? Esta postura no es recomendable para aquellos hombres que sufran de eyaculación precoz. El goce es muy intenso.

Por otro lado, para las mujeres será la postura idónea para llevar el control y dominar al hombre. Además, será muy satisfactoria ya que el pene impactará de lleno contra la pared vaginal, algo que hace aumentar el placer.

El funcionamiento es sencillo: ella se pone encima del hombre dándole la espalda inclinada, de cuclillas y apoyando sus manos sobre las piernas. Esta posición favorece el ensanchamiento de las caderas de la mujer y hace más fácil la introducción del pene. Además, la visión del hombre facilita la erección y la mujer experimentará una gran liberación de estrés al ser ella la que manda.

¿A qué esperáis para probarla?

‘El exprimidor’, la postura que vuelve locos a los hombres / Internet

Otra versión de esta posición es el ‘exprimidor erguido’ y se practica de pie. Ella se coloca de espaldas a él y mueve y baja su pelvis, lo que causará presión en el pene y a él le será imposible no dejar salir «su jugo».

El exprimidor, una postura sexual que hace enloquecer de placer a los hombres

En los momentos de intimidad en los que practicamos sexo con nuestra pareja, hay que tener en cuenta que nos adentramos en un mundo lleno de complicidad en el que el objetivo es proporcionar y obtener placer de la otra persona. Esta libertad que nos proporciona la complicidad con nuestro compañero nos deja abiertos a la creatividad, y por eso no debería convertirse en una práctica rutinaria y monótona.

Es necesario avisar de que esta postura es tan placentera para el hombre que no está recomendada para aquellos hombres que sufran eyaculación precoz, ya que es posible que lleguen al orgasmo mucho antes que su pareja, y por tanto, que se produzca la eyaculación antes de tiempo.Cuando en sexo hablamos de la técnica del exprimidor, nos referimos a lo que podría considerarse una variante del conocido misionero en la que la mujer se sitúa sobre el hombre, y, como punto diferenciado, la mujer se pone de espaldas al hombre, es decir, viendo los pies de su pareja.

El exprimidor es similar al misionero

Hacer el amor en esta postura significa que el hombre yace en posición horizontal y la mujer se sienta encima del hombre, sobre la zona del pene y los testículos. Al estar «montada» sobre el hombre y, por tanto, con las piernas abiertas, las caderas de la mujer se abren de tal manera que la introducción del pene resulta sencilla, por lo que se considera una posición fácil que proporciona placer a ambos participantes de las relaciones sexuales.Una vez que el pene está introducido en la vagina, la mujer se inclina ligeramente hacia adelante mientras desliza sus pies hacia la cabeza de su compañero. Esto da a los cuerpos una forma parecida a una X o de un aspa.

En esta posición, el pene se dobla en la dirección opuesta a la natural, por lo que al principio puede resultar una postura incómoda. Pero no hay que preocuparse ya que la eyaculación está asegurada en esta postura.La mejor opción es que la mujer se mueva lentamente, deteniéndose cada pocos centímetros hasta que el hombre se sienta cómodo con la posición. Ve despacio y embelésate con la dureza de su pene y con el roce de sus testículos en tus labios vaginales. Poco a poco os relajaréis y la postura será cada vez más cómoda, por lo que la velocidad cambiará de forma natural hasta alcanzar el ansiado orgasmo.

Hay que ir poco a poco en esta postura

Hay que ir con calma con esta postura, ya que, si el movimiento de la posición sentada a la posición más reclinada es demasiado rápido, se puede hacer daño al pene y causar dolor en tu compañero. Algunas mujeres no se sienten cómodas con esta posición porque ofrece al hombre una visión completa de su ano, pero esto, de hecho, es lo que más gusta a los hombres. Desde esta posición más pasiva, el hombre puede ver a la perfección como su pene entra y sale de la vagina y esto provoca una gran excitación en muchos hombres, aumentando su placer significativamente y proporcionando un orgasmo asegurado.

Durante la práctica del exprimidor, el hombre puede estimular el ano de la mujer, pero, este es un tema que muchas mujeres consideran tabú, por lo que es aconsejable dejar las condiciones claras antes de comenzar las relaciones, y más aún, antes de practicar sexo con esta postura concretamente, ya que como he comentado antes, la mujer puede sentirse vulnerable en esta postura concretamente.Pero hay que tener en cuenta que, al hacer el amor en esta posición, no se busca únicamente el placer del hombre, sino que es una postura muy placentera también para la mujer. Esto es debido a que el pene frota directamente en la pared vaginal ocasionando una fricción que enloquecerá a tu compañera, provocándole un orgasmo que no podrá olvidar fácilmente.Aparte de esto, ella tendrá acceso fácil y directo al trasero y a los testículos de su acompañante, aumentando las posibilidades de esta postura a la hora de proporcionar placer al hombre durante la sesión de sexo.

Podéis comenzar practicandoos sexo oral

No obstante, esta postura se encuentra en el Kamasutra con el nombre de «La reina orgullosa», así que lo mejor es dejar aparte los tabúes y que te sientas así, como una reina orgullosa de tu cuerpo, y con el control sobre el cuerpo de tu hombre. Es cierto que él puede jugar con tu zona anal, pero déjate llevar y disfruta, porque tú también puedes jugar con la suya, además de con su pene y con sus testículos, su zona más preciada como hombre, en definitiva.

¿Cómo empezar?

Si quieres practicar esta postura por primera vez durante tus relaciones, piensa que hacer el amor es sinónimo de fluidez, no hay que forzar ninguna situación. Así que, aprovechando la postura del exprimidor, que es con la que terminaréis con total seguridad, podéis empezar vuestras relaciones practicándoos sexo oral mutuamente. Comenzando con la estimulación oral, ambos estaréis a punto para el exprimidor ya que la postura no cambia mucho. Puedes estimular el pene y los testículos de tu compañero para que alcancen un nivel de sensibilidad adecuado para la posición que podréis en práctica inmediatamente después. Pero recuerda que tu pareja no debe alcanzar la eyaculación durante el sexo, así que antes de llegar a un punto de no retorno, pasa a realizar el exprimidor. Recuerda que eres la «reina», así que al hacer el amor en esta postura tú mandas en todo momento.

Uno de los motivos que provocan la disminución del deseo sexual es la monotonía. Hacer siempre las mismas posiciones sexuales pueden acabar no solo por aburrir sino reducir la libido que debería haber entre los dos. Variar las posturas para hacer el amor es algo que toda pareja debería tener muy en cuenta.

Hay muchas variantes a las posturas más tradicionales, las cuales pueden ser muy placenteras. Con ellas se puede conseguir un orgasmo fácilmente y permiten aumentar la pasión en la cama entre los dos.

Posturas para hacer el amor que pueden ayudar

Por ejemplo, podemos pensar en posturas para hacer el amor de pie y muchas otras para disfrutar de la sexualidad. Si nunca se ha hecho, se puede probar y descubrir que hay placer más allá de las posturas de siempre.

Cuando tienes la menstruación hacer sexo con la posición correcta nos ayudará a que sea más placentero el acto. Una de ellas es la postura de la esfinge, donde la mujer está tumbada boca abajo con una pierna doblada. Se debe apoyar sobre los antebrazos y el hombre encima de ella dejará caer su peso sobre los brazos tendidos.

Otra de las posturas diferentes es la que se conoce como el molde. Los dos se recuestan de lado y los glúteos de la mujer se ponen contra el vientre del nombre. Éste la penetra suavemente con la ventaja de tener las manos libres para acariciar o estimular vaginalmente a la chica. Esta postura, también es conocida como la “cucharita” y es ideal para mujeres embarazadas de cinco meses o menos o las curvys.

La postura de la libélula hace que ambos se recuesten de lado, mirándose uno al otro. El hombre tendrá que poner las piernas en ángulo recto mientras la mujer pone una de sus piernas entre las de él. Con la otra se aferra a la cintura del chico. De esta forma, los cuerpos quedan enlazados. Esto favorece que puedan hacerse abrazos y caricias.

Hay posturas que hacen alargar el placer de forma natural, haciendo que las relaciones de pareja sean más satisfactorias.

Inspiración en las posturas del Kamasutra

  • El puente es una postura para la que se requiere una gran flexibilidad y resistencia. Si crees que cuentas con estas características, puedes intentarlo. El hombre tendrá que hacer el pino puente y la mujer se sienta delicadamente sobre él. Ella, debe hacer una suave rotación de cadera. Puede parecer algo descabellado, pero es una de las posturas más destacadas del Kamasutra.
  • En la postura de la balsa, el hombre debe estar sentado con las piernas abiertas. También debe tener las plantas de los pies pegadas entre sí. La mujer se sienta sobre él, rodeando la cintura con las piernas y los pies sobre la cama. Con esta postura se favorece un contacto íntimo y fuerte.
  • El tobogán de seda es un curioso nombre para otra de las posturas que se pueden poner en marcha. El chico se puede sentar cómodamente y la chica se pondrá encima de él arqueando el cuerpo hacia el suelo. El chico podrá estimular su clítoris y si es posible, puede penetrarla, proporcionándole un gran placer.
  • El exprimidor es una postura en la que ella se pone encima del chico tumbado. No es la clásica que todos conocemos porque ella se pondrá de espaldas. Se inclinará y apoyará sus manos sobre las piernas del chico. Con esta posición se favorece un mejor ensanchamiento de las caderas de la mujer, facilitando la penetración. Por otro lado, la visión del hombre es muy morbosa, facilitando así la erección para una correcta penetración.
  • La alineación coital es como la postura del misionero, pero con ciertas modificaciones. Con ella se consigue estimular el clítoris con el roce de la pelvis de él. Esto evitar tener que estimularlo de manera manual. En esta postura, ella tendrá las piernas juntas y él separadas. No se podrá introducir todo el pene, apenas unos cuantos centímetros. Será lo suficiente como para experimentar un gran placer.
  • Hacer el amor sentados en una silla, facilitará el orgasmo, sobre todo por lo morbosa que es la situación. El chico se sienta sobre una silla y ella puede sentarse sobre él, de cara o de espaldas. El clítoris puede ser estimulado por ambos y se puede practicar la penetración tanto vaginal como anal. En este caso, la silla debe tener una altura adecuada para que ella no se sienta incómoda.

La importancia del contacto visual entre ambos

Para mejorar la relación y la intimidad, hay que elegir posiciones en las que se permita un contacto visual. El misionero es un clásico y permite que ambos puedan mirarse mientras están teniendo sexo. Lo que se busca es contactar visualmente con la pareja en los momentos del clímax. Hacerlo proporcionará nuevas sensaciones y permitirá conocer mejor la clase de relación que se tiene.

Si se cierran los ojos, se optará por concentrarnos en nosotros mismos y no en la relación que se está teniendo. La experiencia emocional que se consigue con el contacto visual es muy importante. Además, permite que la pareja pueda acercarse más entre sí.

Sea la posición que sea, no hay que olvidar que el sexo seguro es lo más importante, con anticonceptivos como el condón para evitar las enfermedades de transmisión sexual.

El Candado

Si quieres experimentar la posición del Candado con tu pareja, es que te gustaria salir de la cama. Esta postura del Kamasutra se practica en un mueble. Encimera, lavadora, mesa de la cocina, cómoda, escritorio… ¡Solo tenéis que elegir el espacio de la casa que más os inspira!

¿Cómo practicar la postura del candado?

En la práctica, te subes a un mueble más o menos alto (encimera, lavadora…), te sientas en el borde y te apoyas con los brazos atrás. Él se coloca frente a ti, mientras aprisionas la cadera de tu novio entre tus piernas. El candado te permite contemplar a tu compañero. Durante el acto sexual, los dos amantes también pueden mirarse a los ojos para ver el placer crecer en los ojos del otro, lo que resulta muy excitante . Él empieza los movimientos hacia adelante y hacia atrás mientras tú diriges la profundidad y la fuerza con tus piernas. Puedes establecer el tono presionando los pies sobre las nalgas de tu pareja para acelerar el ritmo. Para sentirte más cómoda, te puedes deslizar un cojín debajo de las nalgas.
El candado es un poco “animal”, especialmente para la mujer quien «agarra» a su compañero entre sus piernas. Para que suba la temperatura, tu pareja puede jugar contigo, frotandose el pene contra tu clítoris antes de penetrarte. Mientras tanto, puedes acariciar suavemente la espalda de tu pareja o… arañarle con dulzura si os gusta hacer el amor de forma “salvaje”. El candado también puede ser muy romántico gracias al intercambio de miradas. Otra ventaja de esta posición caliente: permite hacer el amor casi en cualquier lugar y de forma espontánea.

El candado y sus variantes…

¿La postura del candado te inspira? Porque no probar una alternativa… Para darle vida a tus fantasías sexuales y si deseas permanecer en la cama experimenta la posición llamada «vuelta y vuelta canadiense». Esta postura resultará mucho más cómoda si la mujer se coloca un almohadón en la parte inferior de la espalda, así podrá efectuar movimientos ondulatorios con la pelvis. Por otra parte, este movimiento tiene una cualidad añadida, ya que resultará benéfico para su sistema digestivo.
Si eres flexible y aventurera puedes probar la posición de la “V” erótica…Esta postura requiere habilidades acrobáticas, presta atención: La mujer se sienta al borde de una mesa. Él se pone delante de ella con las piernas ligeramente dobladas. Entonces ella se apoya sobre sus hombros, pone primero la pierna derecha y luego la izquierda hacia arriba y las presiona con cuidado contra los hombros de él. Él le da impulso cogiéndola por el glúteo. ¡Ya pueden empezar los juegos amorosos!

El candado, una postura sacada del Kamasutra

En nuestra Máquina de amor, siempre encontrarás una nueva postura en función de tu estado de ánimo. No dudes en consultar a otras posiciones de nuestra máquina del amor inspirada del Kamasutra. Con 100 posiciones ilustradas y consejos prácticos, esta herramienta es el aliado perfecto para los amantes que quieren salir de la rutina e innovar en la cama.
​Si lo que deseas es experimentar algo un poco más aventurero o algo un poco más romántico, lo que sea: lo vas a encontrar. Tantas novedades que también permiten (re)descubrir tu pareja y fortalecer tu relación.

¿Te gusta hacer el amor de pie? ¡Toma Nota! Una postura que da paso a la ternura y las caricias… ¡Sal de la cama y empieza una gira de descubrimientos salvajes!

Estoy muy juguetona hoy. ¡Sorpréndeme! Deja la suerte elegir por ti Kamasutra ilustrado Encuentra la postura ideal

Puede interesarte : Contra la pared, Fuerza aérea, El visitante

Sobre el ‘Candado Chino’

Se dice que en cuestión de sexo nada es imposible y aquellos que piensan que esto debe ser así, siempre están viendo que más proponer. Este es el caso del llamado ‘Candado Chino’, una técnica considerada como parte del autoerotismo, que consiste en que el hombre se autopenetra analmente.

Se le conoce como autopederastia o autocoitus (autopenetración) y el hombre se introduce su propio pene en su ano, efectúa él mismo el sexo anal.

En algunos casos, muy excepcionales, se hace este tipo de sexo anal también de manera vaginal, cuando la persona es hermafrodita, es decir, cuenta con pene y vagina, sin embargo, en estos casos en realidad tienen uno de los dos sexos más desarrollados y se les conoce como intersexuales.

Cabe mencionar que no todo hombre tiene la capacidad de hacer esto, ya que por imposibilidades físicas, no todos los hombres cuentan con la misma elasticidad, flexibilidad, así como tipo y tamaño de pene.

El chiste está en contorsionar no sólo la espalda hacia adelante, sino el propio pene al extremo y tratar de meterlo en su propio ano. Para ello, se suele usar desde saliva, hasta lubricantes a base de agua, pero aquellos hombres que son más rudos pueden hacerlo hasta que entre con violencia.

Cabe aclarar, que en los primeros intentos puede producirse dolor o sangrado en el pene (que se puede fácilmente fracturar), así como dolor y sangrado en el ano (éste se puede evitar habiendo tenido previamente penetraciones anales con otro pene o dildos). Al adquirir experiencia, se pueden lograr autopenetraciones semiprofundas.

De hecho, existe una liga del Candado Chino, que realiza un campeonato mundial, donde en una ocasión ganó Nelson Mauri, por hacerse el candado en medio segundo, y con ello obtuvo el récord Guiness por semejante proeza.

Pero, hay que aclarar que la eyaculación no se considera posible para algunos practicantes, debido a la posición y la detumescencia del pene a la hora de autopenetrarse.

Esta técnica fue inventada en la China preimperial por los mensajeros, pues recibían unos pagos miserables, comían las sobras y estaban tan raquíticos que no tenían oportunidad de tener sexo con mujeres, cuenta la historia que fue tanto lo mal que estaban que llegó un momento que la masturbación no fue suficiente para su satisfacción, así que empezaron a practicar la homosexualidad entre ellos.

El problema fue que como se veían poco, debido a su trabajo de mensajero, tuvieron que ingeniarse alternativas para satisfacer su floreciente homosexualidad. Así, un día, Mipikito er Mikulitou, el más contorsionista de los mensajeros, descubrió que podía meter su pene en su ano de forma casual, sólo con un poco de saliva. Ese descubrimiento revolucionó a toda la comunidad, así que de este momento todos los mensajeros (que podían, claro) aplicaron la técnica, e incluso dejaron de buscarse entre ellos.

Pasaron los siglos y China se convirtió en un gran imperio, los mensajeros pasaron a ser guerreros, los cuales asimilaron la técnica y la llevaron hasta nuestros días como su gran influencia. Gracias a los viajes hacia la India, fue que esta técnica sexual llegó a Occidente, la técnica milenaria se usó para soportar las largas caravanas.

5 posiciones para el placer femenino dominante

Puedes llevar látigo o no, pero lo que no debes perder son las riendas de la situación. Si pensabas que me iba a quedar tranquila con el artículo sobre las 5 posturas del hombre dominante, te equivocaste de lleno. He seleccionado distintas posiciones en las que sentiremos dominar todas las facetas del acto sexual: penetración, velocidad e intensidad. El hecho de vestirte con accesorios BDSM es una posibilidad muy sensual a tener en cuenta, pero tampoco tienes que estimarla necesaria para experimentar las que considero las mejores posturas sexuales para mujeres dominantes. ¡Vamos a ello!

Sigue leyendo…

5 posturas sexuales para el placer de las mujeres dominantes

Como te decía, con estas posturas escogidas del libro del placer (el Kamasutra contemporáneo que guardo en mi mesita de noche) y las fotos que las acompañan, voy a explicar, evaluar y dar alternativas a posturas en las que sentiremos tener el control de toda la escena.

  1. Postura sexual: El Caballito de Feria

Dificultad: 1/5

Súbete al carrusel más romántico del dominio y haz de tu chico un ‘caballito de feria’. Él se puede reclinar sobre sus brazos o acostar la espalda contra una pared, mientras tú decides todos los ángulos y velocidades del acto. Es, sin duda alguna, la mejor posición para usar anillos vibradores para el pene y alargar la duración del coito al máximo.

Los Pros: Un clásico súper romántico del Kamasutra que permite penetraciones profundas dirigidas al Punto G, mientras te ofrece la posibilidad de tocar sus zonas erógenas.

Los Contras: En general, cualquier postura en la que flexionemos las rodillas puede resultar incómoda. De cualquier modo, siempre puedes estirar las piernas o reclinar a tu compañero para encontrar algo de relajación.

  1. Postura sexual: El Candado

Dificultad: 2/5

El Candado es un poquito más complicada que la anterior por el mero hecho de que nos obliga a un ejercicio pélvico extra que, para algunas, puede ser molesto o desconcertante. Si crees que es enrevesada, te recomiendo ejecutarla a modo de misionero: inmoviliza a tu presa y sométele a tus propias embestidas de pasión.

Los Pros: Una opción híper sexy consiste en realizar contracciones vaginales cada cierto tiempo. Prueba a jugar alternándolas con la penetración y descubrirás nuevos gozos sensuales.

Los Contras: Requiere un esfuerzo extra que puedes moderar si te agarras de sus rodillas. De ese modo, conseguirás balancearte con más ligereza aunque, ciertamente, no es la posición idónea para tener una larga sesión sexual.

  1. Postura sexual: La Amazona

Dificultad: 3/5

No podía faltar una postura de cunnilingus en la sección de mujeres dominantes, así que he escogido una variante de la clásica –y muy recomendable– ‘vaquera’. Por supuesto, reclínate sobre una pared y… ¡cabalga sobre su lengua!

Los Pros: Otorga múltiples opciones para gozar. Desde la más dominante en la que tu chico te levanta de las nalgas, hasta la más práctica en la que liberas sus manos –y permites que te acaricie allá donde desees– sentándote en el borde de una mesa.

Los Contras: Si no quieres que tu pareja se lesione las rodillas, sé buena y dale un cojín antes de empezar.

  1. Postura sexual: La Butaca de Cine X

Dificultad: 4.5/5

¡Oh, afortunadas aquellas que encontréis a un hombre capaz de ejecutar esta postura! No sólo posibilita un exótico sexo anal, sino que además te permite elevar la lujuria a un nivel un poquito más depravado; ¿has visto alguna película pornográfica mientras haces el amor?

Los Pros: Si el coito es vaginal lo ideal es masturbarte con un masajeador de clítoris, al tiempo que te dejas caer –una y otra vez– sobre él. Si tienes penetración anal, también puedes otorgarte placeres más profundos, con vibradores para el Punto G.

Los Contras: No sólo es muy difícil encontrar a alguien que pueda adoptar esta posición, sino que tienes que ser muy cuidadosa y hábil para evitar cualquier lesión sexual grave. En caso de no tener mucha confianza, es preferible elegir la variante con el hombre sentado en una silla.

  1. Postura sexual: El Puente

Dificultad: 5/5

Aunque tu chico sea un profesor de yoga que domine todas las asanas, esta posición es prácticamente imposible. Así que, vayamos al grano…

Los Pros: Escríbeme si consigues ejecutarla; te nombraré Diosa del erotismo y honraré tu nombre por siempre jamás. Y es que ‘El Puente’ es la postura perfecta para la mujer dominante, permitiendo todo tipo de juego sexual con juguetes eróticos y accesorios BDSM.

Los Contras: Como dije, es prácticamente imposible y el mero hecho de intentarla puede acarrear desde lesiones leves, hasta muy graves. Por ello, te sugiero practicarla con el hombre tendido sobre una mesa baja o reposando los glúteos y la espalda sobre un sofá. El sexo y los juegos BDSM son para disfrutarlos, no para salir heridos. Disfruta. Mucho.

Compárteme con un Re-Tweet

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *