0

El cuento de la criada serena joy

The Handmaid’s Tale
La verdadera revolución de «El cuento de la criada»

Actualizado11/06/2019 a las 13:32

El estreno de la tercera temporada de «El cuento de la criada» ha dejado ya alguna que otra enseñanza tras la emisión de sus tres primeros capítulos. La primera y la más importante es que un personaje secundario puede adquirir mayor relevancia que el protagonista e incluso, por qué no, eclipsar la mayor parte de sus tramas. La serie basada en la novela de Margaret Atwood es la historia de June (Elisabeth Moss), la criada sometida, vejada y atrapada en las fauces de la República de Gilead, de la que la mera idea de escapar va más allá de lo imposible. Es, también, (y cada vez más) la historia de Serena Joy (Yvonne Strahovsky), quien, desde la segunda temporada de la ficción de Hulu, explora su propia revolución y amenaza con convertirse en el verdadero arma que podría hacer saltar Gilead por los aires.

Yvonne Strahovski bien merece un Emmy esta temporada por su contribución al personaje de Serena. La esposa del comandante fue una de las artífices intelectuales de la República de Gilead, una sociedad patriarcal donde las mujeres, ciudadanas de segunda categoría, deben someterse a la autoridad masculina. Serena, parte fundamental del germen de esta distopia, escritora reputada y conferenciante en universidades y distintos foros, es hoy una esposa abnegada y eclipsada por el comandante Fred Waterford (Joseph Fiennes) ciertamente mediocre pero con gran poder de decisión en el ámbito político y social en esta nueva realidad opresiva. Serena, que ayudó a construir el régimen que ahora constriñe sus libertades, renunció de buen grado a su faceta más intelectual para transformarse en una esposa y madre abnegada, un sueño, este, que saltó por los aires tras el final de la segunda temporada, cuando la esposa permitió que June se llevara a Nicole.

La mujer de Waterford, que ha empezado a ser consciente de que todo aquello por lo que luchó no le ha reportado beneficio alguno, se ve a sí misma como figura de relleno en el puzzle de Gilead, que cultiva la cultura de la violación y la esclavitud y ejecuta a quien se rebele contra los preceptos dictados. Sin desmerecer el sufrimiento de June, que continúa en una lucha eterna por dinamitar Gilead y salvar a su hija de ese sistema opresor, Serena Joy es una de las grandes perdedoras de «El cuento de la criada», donde se erigió como villana en la primera tanda de capítulos. Sin victimizarla en exceso — no olvidemos que, pese a todo, sigue siendo una de las «malas» de la serie — Bruce Miller nos está dejando ver por momentos el arrepentimiento de Serena o, al menos, esa lucha interna a través de la cual intenta comprender por qué el mundo que ideo no funciona como ella pensaba.

Otra de las enseñanzas que nos trae la emisión de esta tercera tanda de capítulos es la demostración palpable de que una buena banda sonora puede tener la misma importancia que cualquier otro protagonista en la trama. Ya es habitual que la serie de Miller acompañe los momentos más importantes de sus capítulos con canciones significativas. El momento crucial del episodio 3×01 de «El cuento de la criada» es, sin duda, el incendio en casa de los Waterford. Serena, desolada por la pérdida de Nicole, ha decidido prender fuego a ese santuario en el que un día gobernó a marthas y criadas con mano de hierro.

El tema musical que acompaña el momento culmen es «I don´ like Mondays», de The Boomtown Rats, que sostiene una de los momentos más significativos de la serie y preludio de lo que nos esperará en los siguientes capítulos. Serena, quien prende fuego a la cama en la que se producían las violaciones, reduce la casa de los Waterford a cenizas. Es el inicio de la revolución de las criadas, de las marthas, y la suya propia. La casa es un claro símbolo de un pasado al que Serena no está dispuesta a volver.

El comandante Lawrence también será, a tenor de lo ya visto en los primeros episodios, uno de los pilares sobre los que se sustentará la nueva temporada de la serie de Hulu. En cuanto a June, da la sensación de que la protagonista vive atrapada en un permanente callejón sin salida: un paso hacia adelante, tres pasos hacia atrás. Corre el riesgo «El cuento de la criada» de cansar al espectador si en ningún momento culmina las expectativas del personaje principal y no compensa sus constantes esfuerzos por destruir Gilead. De algo, al menos, sí podemos estar seguros: comienza el matriarcado.

El cuento de la criada es realmente el primer espectáculo de este tipo en muchos sentidos. Aunque la serie se centra en Gilead y en todas las formas en que hace sufrir a tanta gente, los personajes femeninos toman el papel principal y central en casi todos los sentidos. June es una heroína como ninguna otra, y Serena Joy Waterford, la esposa del comandante de June, es una villana como ninguna otra.

Las mujeres horribles han tenido sus momentos para brillar en los medios muchas veces, pero nadie ha sido tan horrendo como Serena. Ella es manipuladora, narcisista, cruel, y ni siquiera parece ver a nadie más en el planeta como un ser humano con pensamientos y sentimientos propios. La lista de cosas monstruosas que Serena ha hecho tiene aproximadamente una milla de largo, y ella ni siquiera ha comenzado a pagarlas. Aquí están los peores de los peores momentos de Serena Joy Waterford.

Continúa desplazándote para seguir leyendo

Haga clic en el botón de abajo para comenzar este artículo en vista rápida

Empezar ahora

10 No colocas las manzanas magulladas en la parte superior de la caja

Serena Joy Waterford siempre hace todo lo posible para presentarse como elegante y educada, probablemente porque es la forma más fácil de enmascarar la pesadilla que vive debajo de esa chapa. Uno de los momentos más pequeños pero más repugnantes de Serena se produce en el episodio en el que Gilead está negociando con México un posible acuerdo comercial que involucre a las sirvientas.

Gilead lanza una lujosa gala para «honrar» a las doncellas y hacerlas más atractivas para los mexicanos, pero quiere asegurarse de que las doncellas emitan la imagen correcta. En consecuencia, le pide a tía Lydia que retire a los «dañados», también conocidos como las chicas que han sido mutiladas físicamente por Gilead.

9 9 El encuentro de Serena con Luke

Serena ha demostrado repetidamente que está dispuesta a hacer literalmente todo lo que sea necesario para tener un bebé, y parece que su decisión de dejar que Nichole fuera a Canadá fue un lapso momentáneo de juicio. Serena le ruega a June que convenza a Luke para que le conceda a Serena y Fred una última visita con el bebé para despedirse, pero Luke está de acuerdo con la advertencia de que solo Serena viene a ver a Nichole.

Durante su visita al aeropuerto de Toronto, Luke llama con razón a Serena Joy por el monstruo que es, y Serena responde como solo ella, diciendo delirantemente que fue una de las pocas personas que ayudó a June y amenazando vagamente con la retirada de esa ayuda. El mismo aliento.

8 June y Nick conciben a Nichole ante la demanda de Serena

Cuando se trata de un intenso deseo de tener un bebé, Serena está a un día de convertirse en una de esas mujeres locas que secuestran a una extraña embarazada al azar y extirpan seudoquirúrgicamente a su bebé. Una vez que se hace evidente que el problema de la creación del bebé podría originarse con Fred, Serena comienza a buscar soluciones en diferentes lugares.

Hay solo unas pocas personas en el mundo que Serena puede controlar y ordenar, por lo que «pide» a June y al conductor del Waterford, Nick, que conciban un hijo. Solo para asegurarse de que no la engañen, ella se queda en la habitación mientras intentan crear un hijo.

7 7 Encarcelamiento de junio

Uno pensaría que Serena de todas las personas comprendería el hecho de que las mujeres no solo pueden quedar embarazadas a pedido, sino que eso estaría subestimando su nivel de narcisismo y crueldad. Después de unos meses con los Waterford, parece que June podría estar embarazada, y Serena está claramente en la luna.

Hasta junio se da cuenta de que era solo una falsa alarma. Serena está absolutamente enfurecida por la revelación y, después de darle algunos golpes innecesarios a June, expulsa a June a su habitación para pensar en «lo que ha hecho». El daño psicológico que el aislamiento puede causar es horrible. Después de lo que sucedió con el primer Offred, esto parece un movimiento especialmente sádico.

6 6 Hannah amenazante

Desde el momento en que Serena se dio cuenta de que June estaba embarazada, nunca pensó en ese bebé como el bebé de June. Serena lo deja claro en casi todas las interacciones que tiene con June, sin embargo, el momento más particularmente horrible que hizo que esto fuera claro como el cristal es cuando Serena llevó a June a ver a Hannah.

Después de que June pasó años buscando desesperadamente a Hannah sin éxito, Serena la lleva a una visita sorpresa para verla desde lejos sin que Hannah sepa que su verdadera madre está allí. Mientras June le ruega desesperadamente a Serena por un momento con Hannah, Serena le dice a June que mientras «su bebé» esté a salvo, entonces también lo está la de June.

5 5 Serena destierra a junio de la casa

La posesividad de Serena sobre el bebé Nichole es legítimamente aterradora. La Sra. Waterford ha demostrado repetidamente que no se detendrá ante nada para obtener lo que cree que es suyo. Por lo tanto, no sorprende que, una vez que Nichole nazca, Serena no sea más que una salvaje.

Serena nunca ve a Nichole como la hija de June (¡Holly!), Pero tampoco quiere arriesgarse a ningún tipo de vínculo madre-hija. Inmediatamente después de que June pasa por el trabajo más desgarrador que un humano pueda experimentar, Serena expulsa a June de la casa para asegurarse de que nunca más vuelva a ver a Nichole.

4 4 Enmarcado Comandante Cushing

Hablando de manera realista, cualquiera que haya logrado ascender en las filas de Galaad probablemente merece morir. El comandante Cushing parecía una comadreja particularmente horrible, por lo que no hay una gran pérdida al perderlo.

Pero cuando el Comandante Cushing está investigando el bombardeo en el centro rojo y deja en claro que no cree que June haya sido secuestrada involuntariamente, parece que toda la familia Waterford podría estar en problemas. Con Fred fuera de servicio, se ve peor y peor. Por lo tanto, Serena hace lo que es natural para ella y prepara a Cushing para que caiga, lo que casi con seguridad resultó en su muerte.

3 Entregando a Fred a los canadienses

A veces las personas terminan haciendo lo correcto por la razón equivocada, como es el caso de Serena bifurcando a Fred a los canadienses y al gobierno de los Estados Unidos para su enjuiciamiento. Ver a Fred obtener algo de justicia es encantador, pero Serena estaba más que feliz de participar o alentar sus crímenes de guerra cuando la acercaba a tener un bebé.

Ahora está haciendo exactamente lo mismo, excepto que tirar a Fred a los lobos es solo su manera de aprovechar lo que tiene para poder regresar a la vida del bebé que secuestró.

2 Phyllis Schlafly con esteroides

Serena Joy ha hecho muchas cosas que son horribles, pero es difícil superar lo que generalmente hizo al mundo al promover su fascismo misógino y religioso a las masas. Como dijo Moira con tanta elocuencia, Serena es la verdadera traidora de género.

Cuando la población humana estaba al borde del colapso, Serena promovió las ideologías que impulsaron la creación de Gilead y redujeron a las mujeres del mundo en nada más que bebés. Una vez que tanta gente comenzó a sufrir bajo sus ideas, no le importó, solo se preocupó cuando esas ideologías finalmente comenzaron a hacerla sufrir también.

1 La ultima ceremonia

Cuando eres la Eva Braun del nuevo partido nazi, es difícil empeorar, ¿verdad? Bueno, moralmente hablando, aparentemente no. Cuando June no entrega lo que Serena cree que es su bebé en su horario, se enoja y quiere castigar a June.

Serena y Fred idean los medios de castigo más horribles posibles. Con el pretexto de «ayudar» al bebé a ser natural, Fred y Serena organizan una última «ceremonia». Sin embargo, esta vez, junio no solo está allí esperando que termine. Cuando June se defiende, Serena la abraza por Fred.

Etiquetas:
el cuento de la criada

La primera temporada de El cuento de la criada no pudo generar más conversación y buenas críticas con una apuesta muy personal de Bruce Miller, el responsable de adaptar el texto de Margaret Atwood. La idea de que repetiría el mismo nivel de entusiasmo con la segunda era imposible, por lo menos para aquellos que conocen la crítica estadounidense, a veces tan previsible con sus pensamientos tan contrariados y conflictivos sobre el sufrimiento y la violencia.

Y, claro, El cuento de la criada tiene sufrimiento y violencia por activa y por pasiva. Es casi una oda al espectador masoquista porque es una narración sin concesiones, una fábula cercana sobre la opresión que no quiere que olvides ni un sólo segundo el calvario que viven todos sus personajes, incluso el de Serena Joy, que es para darle un bofetada y un abrazo, depende del momento.

En este texto hay spoilers de la segunda temporada

Este The Handmaid’s Tale que tanto enamora a los premios Emmy (tiene un total de 20 nominaciones) se puede decir que se regodea en este maltrato. El guion de Miller es consciente que Elisabeth Moss aguanta los primeros planos como nadie, que su mirada es un diálogo entero sin palabras, y la estética visual asentada por Reed Morano se puede permitir lujos como ser contemplativa, enamorar (visualmente) al espectador con cada momento de inquietud, de abuso, de incertidumbre, siempre con cámaras lentas que, contra todo pronóstico, nunca ralentizan el metraje sino que solamente lo convierten en más inmersivo.

Entre que conocíamos estos trucos y entendíamos la filosofía aplicada por Miller a este universo (”no hay vías de escape, todo siempre puede salir mal o peor”), The Handmaid’s Tale ha tenido que enfrentarse a una segunda temporada (que se ha podido ver en HBO España) donde muchos decidieron mirarla con lupa y criticar todo aquello que les había parecido fantástico en la primera temporada.

¿Por qué, de repente, se tildaba la violencia y el abuso como gratuito? ¿Por qué molestaba que en Gilead se mostrase el constante estado de terror en el que viven los personajes? Por si acaso, ya advierto que habrá spoilers del final de la segunda temporada en este texto.

La virtud de The Handmaid’s Tale, de hecho, reside en su capacidad de no perder nunca el tono. Su misión es que nos sintamos como si estuviéramos en una dictadura conservadora, llamémosla Gilead, Estados Unidos del futuro inminente o Arabia Saudí, donde ahora (en pleno siglo XXI) las mujeres están empezando a conducir (con el beneplácito y la supervisión de sus maridos y de sus padres, por supuesto).

La serie nunca pierde el tono, su misión es que sintamos el sufrimiento como si viviéramos en Gilead

Si te piensas que tienes el derecho a descansar como espectador es porque no entiendes la apuesta de Miller, que se basa en transmitirte el constante estado de tensión de las víctimas de la opresión (y es el motivo por el que muchas personas deciden, de forma muy comprensible, abandonar la serie después de empezarla, porque no están dispuestas a aceptar este contrato de sufrimiento).

Dicho esto, esta segunda temporada sí tiene elementos frustrantes. No tiene nada que ver con la decisión del matrimonio Waterford de violar a June con tal de adelantarle el parto. Los personajes están suficientemente bien construidos como para entender que para ellos esa es una solución coherente y respetuosa con sus ideales, por más que muchos críticos yanquis decidieran saltar a la serie a la yugular por este giro argumental. O tampoco por elementos tan desgarradores como la estancia de Emily en las Colonias, por el final de Eden o el acto de rebeldía de Serena Joy, de consecuencias predecibles.

Yvonne Strahovski, una actriz en estado de gracia como Serena Joy. (Hulu)

Los elementos que no me han convencido tienen más que ver con la incapacidad de Miller de desarrollar su narración más allá de los convencionalismos televisivos. Adoro la televisión, adoro la naturaleza del medio, pero prefiero percibir los recursos de los guionistas como una forma orgánica de contar la historia de las criadas y no como una herramienta para mantener la serie en emisión.

Por ejemplo, puedo entender que la huida de June sea un intento frustrado al comienzo de la temporada. Estas cosas pasan. A partir de este momento la serie se esfuerza en luchar contra la sensación de que vivimos en un bucle argumental a través de los matices. El hogar de los Waterford se transforma, ni que sea porque la farsa con June ya es insostenible, y se aprovecha la situación para desarrollar con maestría el personaje de Serena Joy, la villana que nos cae bien sin querer por la maravillosa interpretación de Yvonne Strahovski y el sabio toque de Miller. Es una villana que lucha contra sus propios destellos de humanidad, que cuestiona de forma involuntaria los principios de Gilead y, al sentirse traidora, canaliza su frustración en nuevos arrebatos de ira hacia June (quieres que sea mejor persona y, de repente, decide tirar una aguja al suelo para humillar a June).

La temporada empieza con una huida y termina con otra, una decisión creativa que da sensación de déjà vu

Después de todos estos esfuerzos para no colocar el espectador en un bucle, resulta frustrante observar que Miller termina la segunda temporada en un punto similar que la primera. Vale, la primera vez June no escapa de Gilead porque no puede y en la segunda no escapa porque consigue que Nicole huya con Emily y ella se queda para combatir el régimen desde dentro, a la espera de reencontrarse con su otra hija, Hannah. Pero el déjà vu es considerable y, como espectador, no me quito de la cabeza que la decisión final de June tiene más que ver con la necesidad de Miller de mantener a June en Gilead que con los razonamientos del personaje.

Otro elemento que no me quito de la cabeza es que Miller quiso tener un final tan explosivo que dejó demasiados elementos para el último episodio. En una serie tan contemplativa como esta, donde como espectadores esperamos que fructifiquen todas las evoluciones que se insinuan, quizás coinciden demasiados sucesos de golpe. ¿No podrían haber adelantado unos cuantos?

¿Toma la decisión porque June así lo cree o porque el guionista la necesita en Gilead? (George Kraychyk / Hulu)

Un caso es el de Serena Joy, que en un mismo episodio debe superar la muerte de Eden, habla con las otras esposas de la dictadura, lidera una rebelión, sufre la amputación de un dedo y deja que June se vaya con Nicole, a la que considera su hija (y por este acto June decide mantener el nombre de Nicole y no el de Holly, que había elegido ella). Y el mismo caso es el de Emily, a la que colocan en la casa del comandante Joseph Lawrence (Bradley Whitford) en una trama desarrollada a trompicones y con demasiadas casualidades.

Sin embargo, estos ‘peros’ no pueden impedir que The Handmaid’s Tale sea una serie de calidad tremendamente coherente con sus principios. Donde muchos ven un exceso de dolor, yo veo una coherencia absoluta que les ha permitido exponer todavía mejor los horrores de una dictadura, donde no se salvan ni tan siquiera los opresores.

Tantos episodios sin claros avances en las tramas y, de repente, en el último Serena Joy está que no para

El personaje de Eden representa esto mejor que nadie, una adolescente educada en los principios de Gilead que, sin querer ser rebelde, acabó siendo ejecutada por enamorarse de quien no debía, porque hay instintos que no se pueden reprimir. También se veía en Serena Joy como ya he comentado, víctima de las normas y de un clima de desconfianza que le impide vivir con tranquilidad, y en un Nick paralizado por sus sentimientos por June y el rencor que despierta en el comandante Waterford. (Por cierto, es increíble el talento de Miller por crear un triángulo amoroso tan desesperanzador como el que forman Nick, June y Luke).

Y, sobre todo, estos “peros” no difuminan la cantidad de momentos que glorifican el 2018 como otro fantástico año a nivel de ficción. El episodio del parto en el que casi ni se podía respirar, June y Nick con su hija, la valentía de las criadas revelándose sus verdaderos nombres, el atentado terrorista de una criada harta de ser una víctima, la confesión de Emily a la esposa del régimen interpretada por Marisa Tomei, el cuchillazo de Emily a Tía Lydia que debió arrancar gritos de entusiasmo alrededor del planeta, el arranque de temporada con la falsa ejecución de las criadas. Incluso este final de temporada, más tenso imposible.

La familia (in)feliz. (George Kraychyk / Hulu)

The Handmaid’s Tale es un festival de escenas inolvidables y de interpretaciones inspiradas (además de Strahovski, Alexis Bledel se merece una mención especial). Y, mientras su visionado sea sinónimo de entrar en la asfixia del oprimido, debe contemplarse como una serie imprescindible. Cumple con su objetivo, que es incomodarnos al mismo tiempo que buscamos rayos de esperanza en las tramas, como seres humanos que somos.

Buscamos rayos de esperanza porque somos humanos

El cuento de la criada (The handmaid´s tale) es una serie estadounidense estrenada en 2017 y basada en el libro homónimo publicado por la escritora Margaret Atwood en 1985.

¿Qué ocurría si de un momento a otro un sistema democrático se ve derrocado por uno represivo, dictatorial y ultrareligioso? ¿Y si además las mujeres quedaran divididas en roles según su capacidad o no para concebir?

La serie, al igual que la novela, plantea un futuro distópico en el que las personas han perdido todos sus derechos individuales, en especial las mujeres fértiles (las criadas) que están sometidas a un sistema de esclavitud.

El cuento de la criada sinopsis

Después de una guerra civil en Estados Unidos, se implanta un nuevo sistema totalitario y fundamentalista que acata las órdenes del versículo bíblico bajo el nombre de República de Gilead.

Así, se forma una nueva sociedad que agrupa a los ciudadanos y los divide por clases.

Debido a la baja tasa de natalidad, las mujeres fértiles son consideradas como criadas y son enviadas a las casas de los comandantes, altos cargos del gobierno. Allí son sometidas a violaciones hasta quedar embarazadas, ya que su misión es la de engendrar hijos.

Entre las criadas se encuentra June, la protagonista de esta historia, una mujer corriente que ha sido despojada de su identidad y que intenta sobrevivir en un nuevo mundo en el que las mujeres han perdido todos sus derechos.

Resumen por temporada

El cuento de la criada tiene tres temporadas fraccionadas en un total de 36 episodios, 10 componen la primera temporada, y 13 capítulos completan la segunda y la tercera temporada.

A lo largo de las tres entregas, la serie ha presentado una enorme evolución, en especial de su protagonista. ¿Cómo ha sido esta transformación? ¿Cuáles son los acontecimientos más importantes de cada una de las temporadas?

¡Atención, a partir de ahora puede haber spoilers!

Primera temporada: la implantación de Gilead

Antes de la implantación de este nuevo sistema June era madre de una niña y tenía un esposo. También una mejor amiga llamada Moira. Con la imposición de la República de Gilead, la joven pierde su nombre y pasa a llamarse Defred.

Por otro lado, tiene que formarse como criada en el Centro Rojo, un lugar donde las mujeres son entrenadas y torturadas. Un día, Defred y Moira intentan escapar de allí, pero la protagonista no lo consigue.

Después, Defred es enviada a la casa del comandante Waterford y su esposa Serena Joy, quien no puede engendrar hijos. Pronto el comandante empieza a invitar a Defred a su oficina para pasar tiempo a solas y jugar al “scrabble”.

Tras algunas ceremonias, Defred no consigue quedarse embarazada del comandante y Serena le propone que mantenga relaciones con Nick para poder concebir. Pronto, estos encuentros se hacen frecuentes y Defred empieza a sospechar que Nick es un espía del gobierno.

Deglen, la compañera de paseos de Defred, es descubierta manteniendo una relación con otra mujer. Después, es sometida a un castigo de mutilación genital.

Un día el comandante le pide a la protagonista que lo acompañe a un burdel para pasar la noche. Ella accede y allí vuelve a encontrarse con Moira, quien ha sido obligada a prostituirse.

Dewarren, otra criada, logra tener un hijo e intenta escapar con él. Las tías tratan de castigarla obligando a las otras criadas a apedrearla. Sin embargo,estas se niegan a hacerlo y desobedecen.

Al final de la temporada, Defred descubre que su esposo está vivo y que reside en Canadá. Por otro lado, también se entera de que está embarazada.

Por su parte, Moira logra escapar con éxito hacia Toronto. Allí se encuentra con el esposo de su amiga y planean rescatarla. Entretanto, un furgón negro viene a llevarse a las criadas, entre ellas se encuentra Defred.

Defred está embarazada de Nick. Fuente: Giphy.

Segunda temporada: la huida

Las criadas piensan que van a ser ahorcadas por desobedecer. Son llevadas a un lugar donde las torturan y les hacen temer por su vida. Aunque, finalmente no les ocurre nada.

Defred acude a una revisión por su embarazo y allí recibe la visita del comandante y su esposa. Después logra huir de allí escondida en un camión de reparto y llega a una casa donde más tarde se reúne con Nick. Por su parte, el comandante organiza la búsqueda de Defred.

Deglen y Dewarren aparecen durante un tiempo en las colonias. Allí trabajan con sustancias radiactivas y muchas mueren a causa de las enfermedades que estas les provocan.

Una de las criadas provoca una explosión que le cuesta la vida a 30 criadas y a algunos comandantes. Waterford resulta gravemente herido. Este acontecimiento hace que Deglen y Dewarren regresen desde las colonias debido a la escasez de sirvientas.

Más adelante, los Waterford visitan Canadá. Allí Nick se reúne con Luke y le informa sobre dónde se encuentra June, también le habla de su embarazo y le entrega unas cartas escritas por ella.

Defred le pide a Fred poder ver a su hija Hannah. Tras la negativa de Fred finalmente consigue encontrarse con ella en una casa abandonada. Más tarde, da a luz a una niña mientras se encuentra sola a la que pone el nombre de Holly, aunque después Serena la llamará Nichole.

Tía Lydia visita a Emily, al finalizar el encuentro la sirvienta apuñala de forma violenta a tía Lydia.

Al final de esta temporada ocurre un incendio y Rita le sugiere a June que escape de Gilead con su hija. El comandante intenta impedirlo pero Nick lo frena cuando lo amenaza con un arma.

Serena descubre a June mientras se fuga, sin embargo, lejos de impedir su huida, se despide de su bebé y le permite seguir adelante con su plan. Finalmente, June decide quedarse en Gilead y le entrega su bebé a Emily.

Emily consigue salir de Gilead. Fuente: Giphy.

Tercera temporada: atrapada en Gilead

Emily huye con la hija de June a Canadá y, tras superar diferentes adversidades durante el trayecto que casi le cuestan la vida a la pequeña, consigue entregar la niña a Luke y a Moira para que ellos se hagan responsables.

Después la protagonista consigue volver a ver a su hija Hannah. Entretanto, Serena está preocupada por el paradero de Nichole y trata de suicidarse.

Defred es reasignada a una nueva casa, la del Comandante Lawrence, bajo el nombre de Dejoseph. Durante la estancia en la nueva casa, June se une a un grupo de resistencia que forman algunas marthas.

Serena y el comandante se enteran del paradero de Nichole y le piden a June que llame a Luke para organizar una reunión con ellos. Ella al principio se niega, pero finalmente Serena consigue ver a la niña. A partir de ese momento, los Waterford harán hasta lo imposible por traer al bebé de vuelta a casa.

La protagonista planea una nueva huida junto a su hija Hannah pero es delatada por una de las marthas.

Al final de la temporada, June planea sacar a 52 niños de Gilead y trata de huir con ellos y un buen número de criadas por el bosque.

Finalmente, los niños consiguen llegar a Canadá en avión, pero el destino de June es incierto ya que ella ha quedado malherida en Gilead.

Fotograma del final de la temporada, en el que June es rescatada por otras criadas.

Análisis: El cuento de la criada o una reflexión permanente

¿Por qué esta serie ha conseguido ser tan relevante en la actualidad?

Lo cierto es que la producción creada por Bruce Miller ha sido tan venerada como criticada. Pero, lo que no se puede negar es que despierta en el espectador diferentes cuestiones que, incluso, podría haber pasado por alto antes de su visionado. Pero ¿cómo consigue despertar esta serie de preguntas?

Por un lado, lo hace a través de un argumento que ya supone una reflexión en sí mismo, ya que visibiliza temas como los derechos individuales, el feminismo o la libertad sexual.

Por otro lado, gracias a los elementos audiovisuales, como la iluminación, el color, los decorados o la música, que permiten recrear una atmósfera casi repulsiva, que el espectador jamás desearía conocer en sus propias carnes.

Cuál es nuestro lugar en la sociedad

El nuevo estado de Gilead ha sido proclamado, en parte, por el déficit de natalidad. Para solucionar este problema, lejos de solventarlo con políticas o leyes democráticas, los líderes de la República de Gilead han optado por imponer un sistema basado en creencias religiosas que dinamitan los derechos individuales, especialmente los derechos de la mujer.

Con estas medidas creen estar implantando lo mejor para el futuro de la sociedad, pero ¿dónde queda aquí el derecho a decidir de manera individual? ¿Cuál es nuestro sitio en la sociedad? ¿Dónde está el límite entre la decisión y la imposición?

Un despertador de conciencias

Esta serie, al igual que la novela homónima en la que se basa, ha supuesto un despertar de conciencias. Esta división “violenta” en roles que se hace sobre la mujer según sus capacidades reproductivas y que la coartan del derecho a decidir sobre su propio cuerpo nos devuelven a temas de actualidad.

Con ficciones como El cuento de la criada queda claro que aún hay mucho que hacer en un mundo en el que se sigue creyendo que el antónimo de “feminismo” es “machismo”.

En la serie, es importante el papel que desempeña Holly, la madre de June. Ella educó a su hija tratando de inculcar valores feministas, sin embargo June no entendió la importancia de dichos valores hasta que sus derechos no fueron vulnerados con la implantación del nuevo régimen. ¿Es necesario que se produzca algo parecido a Gilead para despertar conciencias?

Quizá no sea imprescindible llegar a ese extremo, sin embargo El cuento de la criada se ha convertido en una especie de “despertador” que ha desvelado a muchos espectadores de ese sueño permanente en el que parecía que “no pasaba nada”.

La libertad sexual

En Gilead la homosexualidad no está permitida. Vemos como el personaje de Degled sufre torturas por ser lesbiana.

En la actualidad, aún existen muchos países que condenan la homosexualidad con penas de prisión o, incluso, con la pena de muerte. En otros, aunque no está condenado, el matrimonio entre personas del mismo sexo no está permitido. Lo que nos reitera que esta distopía vuelve a traernos tintes de realidad.

La opresión a través de la iluminación

Silueta de Defred.

En Gilead las mujeres están reprimidas, como pájaros en una jaula. Es muy interesante como se consigue transmitir esa sensación en el espectador gracias a un buen uso de la iluminación.

Generalmente, cuando las criadas se encuentran en el interior de las casas de los comandantes, se emplea una iluminación dura, en la que prevalece la sombra. Casi siempre que un punto de luz natural que incide a través de alguna ventana.

Gracias a la técnica en la dirección de fotografía se consigue transmitir al espectador la opresión que sufren las mujeres en Gilead.

Un ambiente retrógrado en un futuro cercano

El color azul, de las esposas y el rojo de las criadas, en contraste con el fondo blanco.

Aunque la serie está ambientada en un futuro cercano, a menudo, su estética nos retrae a épocas pasadas. ¿Cómo se consigue esto? ¿Cuál es la intención?

Por un lado, en la paleta cromática de la serie abundan los colores neutros en contraste con la tonalidad roja, la más representativa de la serie, y azul.

El rojo, representa a las criadas y normalmente aparece en el color del vestuario de las mismas. En contraste con el azul, más sobrio, que aparece en los trajes que llevan las esposas.

Por otro lado, a este esquema de colores hay que añadir los decorados y el mobiliario que rodea a los personajes, que parece inspirados en los principios de siglo pasado.

Si sumamos estos dos elementos, color y decorados, el resultado se convierte en diferentes fotogramas más propios de una serie de época que “futurista”.

¿Y si la línea entre el pasado y el futuro es más delgada de lo que imaginamos? El color y la puesta en escena de la serie nos transmiten esa idea.

La música y su significado

La música en esta serie viene a completar este espectáculo casi cinematográfico. ¿Cómo lo hace?

De manera extraordinaria, las canciones incluidas en los episodios ofrecen pistas sobre lo que acontece en Gilead, sirviendo como un plus añadido a las imágenes que vemos a través de nuestros ojos.

Casi siempre, al principio y al final de cada capítulo aparece una canción (preexistente). A lo largo de las tres temporadas, la serie abarca diferentes géneros musicales, que van desde el pop, rock, jazz o música alternativa, entre otros.

Uno de los temas que aparece en uno de los episodios de la segunda temporada es “Piel” canción del intérprete venezolano Arca, que supone único tema musical en español incluido en la serie.

Es un tema intimista en el que predomina la voz, casi a capela, a la que se van añadiendo instrumentos poco a poco, para crear un sonido estrepitoso y sobrecogedor que logra erizar la piel. La letra dice: «quítame la piel de ayer».

En la imagen aparece el rostro de Defred, mientras se encuentra huyendo en un camión de carne. En ese momento no lleva la ropa de criada. Al mismo tiempo, se escucha una voz en off de la protagonista:

¿Así es la libertad? Hasta esta pizca me marea. Es como un ascensor con los laterales abiertos. En las capas más altas de la atmósfera te desintegrarías. Te vaporizarías. No habría presión que te mantuviese entera. Enseguida nos acostumbramos a los muros. Tampoco se tarda mucho.

Ponte el vestido rojo, ponte la toca, cierra la boca, pórtate bien. Date la vuelta y ábrete de piernas (…)

¿Qué pasará cuando salga? No creo que deba preocuparme, porque es probable que no salga.

Gilead no tiene fronteras, decía tia Lydia, Gilead está dentro de ti (…)

La suma de imagen más música en esta escena, da como resultado un momento impactante en el que el personaje pide, de forma desesperada, salir de esta situación, pero al mismo tiempo no ve posibilidades.

Reparto de la serie

Defred/ June Osborne

Elisabeth Moss interpreta a la protagonista de esta serie. Defred es una mujer que ha perdido su verdadera identidad (June) y a su familia para convertirse en una criada en el nuevo régimen establecido. Ella ha sido asignada a la casa del comandante Fred Waterford con el fin de concebir los hijos que su esposa Serena Joy no ha podido tener.

Fred Waterford

Interpretado por Joseph Fiennes. Fred es el amo de Defred y comandante dentro del nuevo régimen de Gilead. Está casado con Serena Joy y, junto a ella, es uno de los responsables del sistema establecido.

Serena Joy

La actriz Yvonne Strahhovski encarna a la esposa de Fred Waterford. Es una mujer de ideas conservadoras y es considerada estéril. Su mayor deseo es el de convertirse en madre y se comporta de forma cruel con Defred.

Tía Lydia

Ann Dowd interpreta a la instructora de las criadas. A menudo somete a las mujeres a castigos crueles si estas desobedecen con el fin de reeducarlas en el nuevo sistema conservador.

Deglen/ Emily

Alexis Bledel encarga a Deglen. Forma parte de las criadas y es la compañera de compras de Defred. Antes de la implantación del sistema era profesora universitaria. Es homosexual y tiene una relación con una martha, por lo que es castigada. También, pertenece al grupo de resistencia “Mayday”, que pretende acabar con el régimen impuesto.

Moira Strand/ Ruby

Samira Wiley da vida a Moira, la mejor amiga de June desde que estudiaban en la universidad. En el Centro Rojo es uno de los pilares de apoyo de la protagonista. Después logra escapar de su vida como criada y acaba trabajando en un burdel.

Dewarren/ Janine

La actriz Madeline Brewer interpreta a esta criada. Durante su estancia en el Centro Rojo le amputaron el ojo por su mala conducta, a partir de ese momento tiene una salud mental delicada y presenta comportamientos extraños. Cree que su amo está enamorado de ella.

Rita

Amanda Brugel es Rita, una martha que se encarga de las tareas domésticas en la casa del comandante Waterford. También se encarga de vigilar a Defred.

Nick

Max Minghella encarna al chófer del comandante Fred, también es un espía de Gilead. Pronto comienza una relación con Defred mientras ella está en la casa como criada.

Luke

O.T Fagbenle es el marido de June en la serie y logra huir a Canadá. Estaba casado antes de conocer a June por lo que, debido a la implantación de Gilead, su matrimonio no es válido. June es considerada como una adúltera y su hija Hannah es ilegítima.

El cuento de la criada libro vs serie

La serie El cuento de la criada (The handmaid´s tale) está basada en la novela homónima de Margaret Atwood publicada en 1985. El libro ya fue adaptado al cine principios de los 90 bajo el título El cuento de la doncella.

¿Libro o serie? Para meterse de lleno en el mundo, narrativo y audiovisual, que se ha creado a partir de la historia, es necesario comprender el origen de la misma. La lectura de la novela, por lo tanto se convierte en algo fundamental para los verdaderos interesados en comprender el mundo de Gilead. Si bien, la ficción audiovisual trata de ser una adaptación fiel a la novela, solo lo consigue en su primera temporada. Aunque muestra diferencias considerables, algunas de estas son:

  • En el libro no se conoce el verdadero nombre de la protagonista, aunque podemos intuir que se llama June.
  • El punto de vista. Si en el libro conocemos los acontecimientos a través de la narración en primera persona de la protagonista. En la serie se trata de una focalización cero u omnisciente.
  • El epílogo que aparece al final del libro no se muestra en la adaptación televisiva.
  • Personajes. La edad de algunos personajes varía entre el libro y la serie, siendo más viejos en el primero. El personaje de Luke no tiene tanta importancia en la novela, no se conoce su paradero. Defred está aún más reprimida en el libro que en la serie, en esta última se muestra más valiente.

Si te gustó este artículo, también puedes leer Libro El cuento de la criada de Margaret Atwood

El cuento de la criada (Serie de TV)

Título original The Handmaid’s Tale (TV Series) Año 2017 Duración 60 min. País Estados Unidos Dirección Bruce Miller (Creator), Reed Morano, Mike Barker, Kate Dennis, Floria Sigismondi, Kari Skogland, Daina Reid, Jeremy Podeswa, Dearbhla Walsh, Amma Asante, Deniz Gamze Ergüven Guion Bruce Miller, Ilene Chaiken, Dorothy Fortenberry, Lynn Renee Maxcy, Nina Fiore, Wendy Straker Hauser, Eric Tuchman, John Hererra, Kira Snyder, Leila Gerstein, Marissa Jo Cerar, Yahlin Chang, Jacey Heldrich (Novela: Margaret Atwood) Música Adam Taylor Fotografía Colin Watkinson, Zoe White, Stuart Biddlecombe Reparto Elisabeth Moss, Joseph Fiennes, Max Minghella, Yvonne Strahovski, Alexis Bledel, Ann Dowd, Jordana Blake, O.T. Fagbenle, Samira Wiley, Nina Kiri, Amanda Brugel, Edie Inksetter, Madeline Brewer, Jim Cummings, Marisa Tomei, Grace Munro, Clea Duvall, Simon Northwood, Gary ‘Si-Jo’ Foo, John Carroll Lynch, Katie Messina, Robert Curtis Brown, Sydney Sweeney, Stephen Kunken, Erin Way, Ever Carradine, Jenessa Grant, Krista Morin, Angela Vint, Tattiawna Jones, Bradley Whitford, Amy Landecker, Kristen Gutoskie, John Ortiz, Christopher Meloni, Julie Dretzin, Ashleigh LaThrop Productora Emitida por Hulu; MGM Television / Hulu Género Serie de TV. Drama | Distopía. Religión Grupos Adaptaciones de Margaret Atwood Sinopsis Serie de TV (2017-Actualidad). En un futuro distópico donde se ha implantado una dictadura fundamentalista, una joven se ve forzada a vivir como una concubina para dar hijos a su señor. Tras el asesinato del presidente de los Estados Unidos y la mayoría del Congreso, se instaura en el país un régimen teocrático basado en los más estrictos valores puritanos. Los Estados Unidos de América, desde ese momento, pasan a ser conocidos como la República de Gilead. En esa nueva sociedad, la mayor parte de los valores modernos occidentales han quedado desterrados. La mujer pasa a un segundo plano, siendo prácticamente un objeto cuyo único valor está en sus ovarios, pues hay un problema de fertilidad en Gilead. Adaptación de la novela de Margaret Atwood. (FILMAFFINITY)
Estreno 3ª temporada USA: 5 junio 2019 / HBO España: 6 junio 2019. Premios 2019: Emmy: Mejor actor invitado (Whitford) y actriz invitada (Jones). 4 nominaciones 2018: Emmy: Mejor actriz invitada (Samira Wiley). 11 nominaciones 2017: 8 Premios Emmy: Incl. Mejor serie drama, actriz (Moss) y guión. 8 nom 2018: Globos de Oro: Nominada a mejor actriz drama (Moss) y actriz sec (Strahovski) 2017: Globos de Oro: Mejor serie drama y actriz (Moss) 2018: Premios BAFTA TV: Nominada a Mejor serie de TV – Internacional 2017: Premios BAFTA TV: Mejor serie de TV – Internacional 2017: American Film Institute (AFI): Top 10 – Mejores Programas TV del año 2018: Critics Choice Awards: Nomin. a mejor actriz (Moss) y actriz sec (Strahovski) 2017: Critics Choice Awards: Mejor serie drama, actriz (Moss) y actriz sec. (Dowd) 2018: Satellite Awards: nominada a Mejor serie drama y Mejor actriz (Moss) 2017: Satellite Awards: Mejor actriz (Moss) y actriz secundaria (Dowd) 2018: Sindicato de Productores (PGA): Nominada a mejor serie de TV – Drama 2017: Sindicato de Productores (PGA): Mejor serie de TV – Drama 2018: Sindicato de Directores (DGA): Nominada a Mejor director en serie drama 2017: Sindicato de Directores (DGA): Mejor director en serie drama 2019: Sindicato de Guionistas (WGA): Nominada a mejor guion serie drama 2018: Sindicato de Guionistas (WGA): Nominada a mejor guion serie drama y episodio 2017: Sindicato de Guionistas (WGA): Mejor guion serie drama y guión serie nueva 2019: Sindicato de Actores (SAG): Nominada a mejor reparto y actriz (Moss) 2018: Sindicato de Actores (SAG): Nom. mejor reparto, actriz (Moss) y actor (Fiennes) 2017: Sindicato de Actores (SAG): Nominada a Mejor reparto y actriz (Moss) 2017: 2 TCA Awards: Programa del año, Drama. 4 nom. Críticas

  • «: Sigue siendo potente, pero ya no es tan provocativa (…) A los primeros seis capítulos no les falta capacidad profética, pero da la sensación de que la serie no tiene nada nuevo que decir» Daniel Fienberg: The Hollywood Reporter
  • «: Incluso sus florituras visuales y narrativas empiezan a parecer tics estilísticos» Kristen Baldwin: Entertainment Weekly
  • Mostrar 21 críticas más

Tu crítica Escribe tu opinión para que el resto de los usuarios la pueda leer. Añade tu crítica Votaciones de almas gemelas Regístrate y podrás acceder a recomendaciones personalizadas según tus gustos de cine Votaciones de tus amigos Regístrate y podrás acceder a todas las votaciones de tus amigos, familiares, etc. Posición rankings listas

  • 9 Series de TV que estoy viendo (364)
  • 14 Serie de TV que quiero ver (1229)
  • 19 Mis 10 series de TV favoritas de la década (2010-2019) (49)
  • 27 Las 10 series que más me han enganchado (por orden) (86)
  • 40 Series de TV que mejoran según avanzan los capítulos/temporadas (8)
  • 49 Series de TV que empiezan muy bien pero que luego empeoran (7)
  • 64 Series de TV que dejé de ver antes de que acabaran (26)
  • 77 Si no te gustan estas series de TV a mí ni me hables (12)

Si alguna sinopsis cuenta demasiados detalles del argumento -o para corregir errores o completar datos de la ficha o fecha de estreno- puedes mandarnos un mensaje. Si no estás [email protected] puedes contactarnos vía Twitter, FB o por email a info -arroba- filmaffinity -punto- com.

Los derechos de propiedad intelectual de las críticas corresponden a los correspondientes críticos y/o medios de comunicación de los que han sido extraídos. Filmaffinity no tiene relación alguna con el productor, productora o el director de la película. El copyright del poster, carátula, fotogramas, fotografías e imágenes de cada DVD, VOD, Blu-ray, tráiler y banda sonora original (BSO) pertenecen a las correspondientes productoras y/o distribuidoras.

¿Cómo son los protagonistas de ‘El cuento de la criada’ en la vida real?

The Handmaid’s Tale

El cuento de la criada, o The Handmaid’s Tale (su nombre original) se ha convertido en la serie revelación de los últimos tiempos por diversos motivos. El más importante, sin duda, es que resulta ser una distopía patriarcal que no dista tanto de la realidad. Esta historia, que parte del libro original de Margaret Atwood, la autora que dio vida en sus páginas a Defred (Offred en la novela) y la demás criadas, ha conseguido que reflexionemos.

La serie llega en el momento adecuado, de ahí su éxito. Porque la novela se publicó en 1985, y en 1990, se adaptó al cine: ¿sabías que existe una película llamada El cuento de la criada? Sin embargo no tuvo éxito, ni siquiera es recordada por la crítica. Los factores de su fracaso fueron varios: la novela no está tan bien condensada en la cinta como en la serie, las portadas de la película eran de carácter erótico, algo que poco tenía que ver con el argumento de la trama… Y, sobre todo: hace veinte años la mentalidad de nuestra sociedad no era la misma.

Por suerte ahora hay una mayor concienciación sobre las lacras que afectan a la vida de las mujeres en todo el mundo: esclavitud sexual, una sociedad que apoya el sometimiento femenino, trabajos forzados, niños robados, maltrato… Todo esto aparece en El cuento de la criada, y aunque la serie es ficción, ¿acaso no ocurre también en la vida real?

Sus escenas crudas e impactantes, la denuncia que esconde la trama y la brillante interpretación de sus protagonistas, han conseguido que la serie se cuele entre las favoritas del público: consiguió 20 nominaciones a los Emmy y arrasó llevándose ocho galardones. ¡Y no es para menos! Su reparto bien se lo merece.

En febrero supimos la fecha de estreno de la tercera temporada, que llegará el miércoles 5 de junio de 2019 con tres capítulos ese mismo día y no podemos esperar más. Esta nueva temporada de la serie, que en España se puede ver a través de HBO, estará compuesta por 13 capítulos.

Fue en el intermedio de la Super Bowl del pasado 3 de febrero cuando pudimos saber algo sobre la nueva temporada, pues Hulu y HBO aprovecharon la ocasión para lanzar un teaser de 30 segundos. En este vimos a Defred/June (Elisabeth Moss) en un rol diferente, enfrentándose contra la sociedad totalitaria de Gilead. También aparece Serena (Yvonne Strahovski) entre llamas, Emily (Alexis Bledel) con el bebé de June y a Fred, el comandante, (Joseph Fiennes) al descubrir que el bebé no está en la cuna. Desde luego, promete muchísimo.

Para amenizar un poco la espera de una de las mejores series de los últimos tiempos, ¿quieres conocer cómo son las actrices y actores que dan vida a los personajes de esta historia? El cambio es bastante notable debido a la caracterización de la serie, pues en ella el maquillaje no existe y los looks son de lo más sobrios y austeros.

Seguro que después de tantos capítulos te cuesta ver a Elisabeth Moss sin la característica túnica roja o sonriendo, algo que su personaje rara vez puede experimentar en la serie. También te llamará la atención ver a Yvonne Strahovski embarazada (tuvo a su primer hijo en 2018), algo que para ella es imposible en The Handmaid’s Tale.

También te será difícil olvidar la rigidez de Joseph Fiennes, pero podrás verle con una amplia sonrisa y con looks mucho más relajados. Y, sin duda, otro de los cambios más radicales entre la ficción y la vida real es el de Ann Dowd, la actriz que encarna a tía Lydia y a la que pocos fans de la serie tienen cariño (por no decir ninguno). Su aspecto es mucho más entrañable en la realidad, ¿verdad?

Si justo te viene a la cabeza alguno de los personajes que aún no hemos mencionado, pasa las páginas de nuestra galería. Aquí podrás encontrar a todo el reparto de El cuento de criada dentro y fuera de la pantalla. ¡Atenta!

Puede interesarte:

Las protagonistas de ‘Orange is the New Black’ en la vida real

30 curiosidades para celebrar el décimo aniversario de Crepúsculo

Actores de biopic: los cambios más sorprendentes

10 grandes libros protagonizados por mujeres de rompe y rasga

15 películas de mujeres valientes

Reparto de El cuento de la criada

  • Alexis Bledel
    como Ofglen
  • Clea DuVall
    como Sylvia
  • Ann Dowd
    como Tía Lydia
  • Elisabeth Moss
    como Offred / June Osborne
  • Max Minghella
    como Nick Blaine
  • Ever Carradine
    como Naomi Putnam
  • Stephen Kunken
    como Comandante Putnam
  • Joseph Fiennes
    como Fred Waterford
  • Robert Curtis Brown
    como Andrew Pryce
  • Kim Roberts
    como Christine
  • Tattiawna Jones
    como Ofglen
  • Yvonne Strahovski
    como Serena Joy Waterford
  • Ben Lewis
    como Peter
  • Amanda Brugel
    como Rita
  • Tim Ransom
    como Whitford
  • Karen Robinson
    como Enfermera Tania
  • Paula Boudreau
    como Grace Williams
  • Angela Vint
    como Leah
  • Samira Wiley
    como Moira
  • Shane Daly
    como Joe Bradley
  • Andrew Moodie
    como Mike Ahn
  • Kristian Bruun
    como Doctor
  • Krista Morin
    como Rachel Tapping
  • Madeline Brewer
    como Janine
  • Ericka Kreutz
    como Enfermera Wheeler
  • Jennie Raymond
    como Caroline
  • Zabryna Guevara
    como Sra. Castillo
  • Jonathan Malen
    como Quinn
  • Jenessa Grant
    como Ofsamuel
  • Erin Way
    como Erin
  • Sydney Sweeney
    como Eden
  • O.T. Fagbenle
    como Luke Bankole
  • Christian Lloyd
    como Comandante Guthrie
  • Birgitte Solem
    como Putnam Martha
  • Kirsten Johnson
    como Tía
  • Nina Kiri
    como Alma
  • Jordana Blake
    como Hannah
  • Bahia Watson
    como Oferic
  • Kristen Gutoskie
    como Beth
  • Edie Inksetter
    como Tía Elizabeth
  • Natalie Dale
    como Claire
  • Rosa Gilmore
    como Zoe
  • Christian Barillas
    como Sr. Flores
  • Adrian Griffin
    como Comandante Davidson
  • Nicole Stamp
    como Lenore
  • Bruce Tubbe
    como Matthew
  • Eilish Waller
    como Ofmyles
  • Christy Bruce
    como Emma Monroe
  • Laura Wilson
    como Martha
  • Michael Wacholtz
    como Gambel
  • Kelly Jenrette
    como Annie
  • Ipsita Paul
    como Tía Kimberly
  • Luc Trottier
    como Heckler

Después de ganar un Emmy el pasado fin de semana, la diseñadora de producción de la serie de Hulu habló sobre su trabajo y sobre cuándo volverán al set para la cuarta temporada. Además, aseguró que podría haber una quinta entrega que no siga la historia de June

Desde que llegó a la pantalla de Hulu, El cuento de la criada se convirtió en una de las favoritas. Basada en la novela homónima de Margaret Atwood, la serie muestra una sociedad que, a partir de una interpretación bastante ortodoxa de la Biblia, se refunda como nación bajo el nombre de Gilead, donde las mujeres no son más que un instrumento de Dios y del hombre.

Gracias al éxito de esa primera entrega, Hulu renovó por dos más a esta historia, y fue a partir de ese momento que Elisabeth Williams se sumó como diseñadora de producción. “Al principio fue difícil adaptarse al estilo de otra persona, pero al ser un éxito, algo tan hermoso, me puso muy feliz ocupar ese lugar. Hacia la tercera temporada sentí que pude evolucionar e imprimir más mi estilo”, contó Williams, que este fin de semana se quedó con un Emmy gracias a su trabajo en el episodio “Holly”.

Si bien no puede contar mucho sobre lo que le depara a la serie, explicó que están un poco agotados de la historia de June, por lo que creía que una quinta temporada podría basarse en Los testamentos, la continuación de El cuento de la criada que Atwood publicó este año. Mientras tanto, Williams contó que “en noviembre empiezan los trabajos de preproducción y vamos a rodar desde marzo a julio del 2020”.

¿Cuánto tiempo les lleva prepararse para la serie?

Sabemos cómo se ve Gilead, no es como una película o una producción que tengo que empezar de cero, entonces es más fácil. Me lleva 3 meses, quizás si hay una primera construcción muy grande el tiempo es importante, pero si no con eso alcanza.

¿Cuánto sirven los libros? ¿Hablaste con Margaret Atwood para tu trabajo?

No hablé con ella, los derechos son de Bruce Miller (el creador) entonces él es con quien hablo para definir cómo se ve todo. El libro es bastante descriptivo, podés sacar información de ahí, pero el resto sale del guión. La producción hace su propia adaptación.

Las colonias fueron tu creación. ¿Qué las inspiró?

Siempre hacemos mucha investigación para lo visual. Como dijo Atwood para su libro, no hay nada que no sea real, ella no crea la historia sino que se basa en ella. En diferentes partes del mundo y de la historia en la que hubo momentos terribles para distintas personas. El desastre ambiental de Fukushima, la Segunda Guerra Mundial, el Gulag Ruso, hay un montón de ejemplos en los que la gente queda expuesta a ambientes insalubres y violentos. Investigamos y elegimos lo que más nos gusta, creando un ambiente de cero.

¿Les afecta mentalmente ver las cosas terribles al momento de crear?

La verdad no me suelo sentir así, me suelo despegar mucho de la producción. Por supuesto entiendo lo que hacemos, pero no me afecta emocionalmente. No es un ejercicio psicológico, soy como una observadora.

Esta temporada hubo un gran set en Washington, ¿cómo fue trabajar ahí?

Fue muy difícil guardar los secretos, había mucha gente pasando sacando fotos y posteándolas mientras rodábamos. La prensa también quería saber qué iba a pasar. Para el monumento a Lincoln teníamos planeado poner un montón de banderas, muchas cosas que sumaran dinámica al set, pero no nos permitieron llevar vehículos, ni poner ningún equipo pesado sobre el mármol. Muchas de esas cosas terminaron agregándose en postproducción, mucho de lo que se ve son efectos visuales.

¿Tuvieron en cuenta esto en el presupuesto inicial?

No, porque originalmente íbamos a hacer todo ahí, cuando todo está en cámara es menos caro. Así que esto hizo que creciera un poco el presupuesto. Sin embargo, me parece que para ese episodio valía totalmente la pena.

Uno de los momentos emblema de la temporada fueron los cuadros con las alas de fondo…

Son como mis hijos, las amo. Las dibujamos y usamos distintas referencias de monumentos, estatuas y cosas que tenían alas. Teníamos que asegurarnos de que fuera nuestra creación, que no estuviéramos robando a otro artista.

La serie gana en dramatismo, ¿cuánto afectan las escenas a los actores?

Es su trabajo, son muy buenos haciéndolo. Por ejmplo, es increíble ver trabajar a Elisabeth Moss, la vez reír, usar su celular, charlar, y cuando le toca trabajar, ¡boom! es June, hace lo suyo y vuelve a ser Elisabeth. Pero hubo algunos momentos de la temporada en la que algunos actores terminaron llorando después de alguna escena en particular. Me dijeron que el día que se terminó de rodar la escena en la que iban a colgar a todas las criadas (S02E01), los actores y los técnicos estaban muy afectados por todo eso.

¿Tienen psicólogos en el equipo para cuando pasa algo así?

No hay pisócologos, simplemente se habla entre todos para relajarse, la gente se desahoga hablando. Por supuesto, saben que es trabajo y que lo que están haciendo es ficción.

Desde Facebook – publicidad -

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *