0

El frances postura

Nuestra curiosidad innata nos lleva a interesarnos por las más variadas prácticas sexuales con el fin de poner un poco de chispa a la relación de pareja. ¿Te has preguntado alguna vez de dónde viene la expresión hacer un francés?, ¿sabes lo que es hacer un francés? Como el objetivo es atesorar conocimientos en todos los ámbitos de la vida, hoy profundizamos en el tema y descubrimos cómo hacer un francés. ¿Te apuntas?

Qué es hacer un francés

Puedes hacer una tortilla francesa, te puedes despedir a la francesa y hasta puedes dar un beso francés. Las referencias al país galo aparecen en todos los ámbitos de la vida y también en la cama. ¿Sabes lo que es hacer un francés? Pues no es ni más ni menos que hacer una felación. Nos metemos de lleno en el sexo oral.

Parece que la expresión ‘hacer un francés’ surge en el siglo pasado cuando los burdeles en Francia gozaban de fama internacional por ser los mejores para disfrutar de una buena felación. La cosa tampoco tiene mucho misterio y la expresión se ha popularizado gracias al buen hacer de las prostitutas de la época. Hoy nosotras emulamos a las expertas, pero hay más.

Porque los tiempos cambian y el sexo oral es para todos. Y para todas, así que si en principio hacer un francés se refería únicamente a una felación, hoy se ha ampliado el término para hacer referencia también al cunilingus. Para que el francés sea fuente de placer para ella y para él.

Cómo hacer un francés

Aclarado el término, vamos a la práctica. ¿Cómo hacer un buen francés?

+ Lo primero es ponerle interés y ganas. Esto quiere decir que si el sexo oral no te motiva, será mejor que no lo hagas. En el sexo nunca tienes que hacer algo que no te guste solo por complacer a tu pareja, el sexo solo es válido si lo haces con ganas.

+ El francés es una de las prácticas preferidas por los hombres, y eso que su punto G no lo tienen precisamente en el pene. Por eso y porque solo de pensarlo ya les resulta excitante, tampoco tienes que ser una experta en sexo oral para que tu chico alucine. Así que no te presiones.

+ Lo que tienes que presionar (un poquito) es el tronco del pene. Agárralo con contundencia y lame desde la base recorriéndolo entero. Fíjate en sus reacciones. Le está gustando seguro.

+ La saliva juega un papel fundamental en el sexo oral. Si en los besos, una cantidad excesiva de saliva puede resultar desagradable, en el francés nunca está de más, ya que ayuda a la lubricación.

+ Si estás pensando si tienes que introducirte ‘eso’ en la boca, sí, si quieres hacer un buen francés. Nadie ha dicho que entera, eso depende del tamaño.

+ El secreto está en combinar la succión con los lametones y al mismo tiempo ayudarte con las manos para ejercer más presión en el pene.

+ ¡Avísame! A muchas personas les resulta desagradable el sabor del semen. Si es tu caso, no dudes en exigirle a tu chico que te avise antes de terminar.

¿Y mi francés? Las relaciones tanto amorosas como sexuales tienen que ser recíprocas porque el equilibrio es la clave de la felicidad. Buscando ese equilibrio, si tú le haces sexo oral a tu chico, tu chico también te debería hacer sexo oral a ti. La pregunta es, ¿antes o después? La respuesta es durante.

Una de las posturas sexuales más demandas entre las parejas es el 69, precisamente la única capaz de que ambos miembros de la pareja se puedan hacer un francés mutuamente. ¿Te animas?

Hacer un francés: una práctica sexual para disfrute de ambos

En el sexo no todo se reduce a la penetración. Existen muchas otras prácticas que pueden resultar sumamente placenteras para la pareja, como por ejemplo el sexo oral. Y a propósito de esto, ¿has recibido alguna vez un francés?

«Hacer un francés» es dar sexo oral de una forma muy erótica. Se trata de una técnica en la cual la lengua y los labios del amante recorren cada rincón de los genitales de su compañero para estimular al máximo sus sentidos y así, ayudarle a alcanzar el orgasmo.

Hay quienes opinan que se trata de «una buena forma de brindar sexo oral» puesto que combina el aplicado al hombre, la felación, con el placer abocado a ella, el cunnilingus.

Esta técnica originada en Europa enciende las camas en todo el mundo. Aprende a hacer un francés, una práctica sexual para que ambos disfrutéis.

Hacer un francés: una práctica sexual para que ambos disfrutéis

Quizás hayas oído la expresión y no sepas de qué se habla. «Hacer un francés” consiste en sexo oral para el disfrute de ambos amantes.Se llega a alcanzar el orgasmo, gracias a las sensaciones que las caricias con la boca, la lengua y los labios producen sobre los genitales.

La técnica tiene sus orígenes en el siglo XIX con el surgimiento de los primeros burdeles en Europa, especialmente en Francia. Las prostitutas alcanzaron fama debido a la calidad de las felaciones que ofrecían. El sexo oral fue bautizado como «hacer un francés».

En otras palabras, la buena práctica de las meretrices de la época popularizó la expresión con la que hoy, gran parte de las parejas, incendia sus camas. Además de coches, alta costura y elegantes joyas, la clase alta contaba con servicios de prostitución de gran nivel.

En un principio, la expresión se refería únicamente al sexo oral aplicado a ellos. Pero el cambio de los tiempos, abarcó igualmente el placer proporcionado a la mujer a través del cunnilingus.

Lee también: ¿El sexo anal duele?

Interés y ganas son los principales ingredientes para disfrutar de un buen francés. Ahora vamos a la técnica paso a paso.

  1. La posición ideal para hacer el francés es el popular 69,ambos acostados en posiciones inversas. Mientras la cabeza de la mujer está a la altura de la zona íntima del hombre, la cabeza de él se encuentra justo al alcance de la vagina de ella.
  2. La mujer toma el pene con contundencia ylame desde la base recorriéndolo entero.A su vez, el hombre le estimula la vagina con sus manos. De este modo se van excitando poco a poco.
  3. Se acompañan las lamidas con besos suficientemente húmedos. La saliva en el francés ayuda a la lubricación.
  4. La mujer introduce el pene en su boca hasta lo que más cómodo le resulte. A su vez, combina la succión con lametones. Mientras, el hombre pasa su lengua eróticamente por la entrepierna, el monte de Venus y los labios vaginales hasta llegar al clítoris.
  5. Se acarician y besan con suavidad, aumentando el placer poco a poco. El placer se potencia con la ayuda de las manos, ella hace presiones en el pene y él introduce uno o dos dedos en su vagina.
  6. Ambos amantes deben incrementar la intensidad de los movimientos. Lo harán, hasta conseguir llegar al momento máximo de la relación. Un orgasmo mutuo, será el mayor premio que puede proporcionar un buen francés.

Lee también: Estimulación sensorial: los sentidos que nos dan placer sexual

Consejos para potenciar el placer

Para deleitar a la pareja con un buen francés, es importante no ir directamente al punto álgido del placer. Debes tomarte tu tiempo y empezar por besar su cuerpo. De esta manera, cuando llegues a la zona íntima, esta se encontrará mucho más excitada.

Aunque el pene, sea la zona a la que le tiene que dedicar el mayor tiempo. Resulta de mucha ayuda que la mujer no se concentre solo en ese punto.Además, es aconsejable acariciar con la lengua ytocar los testículos, el perineo y la ingle.

Es importante mantener el contacto visual siempre que sea posible. Esto se conseja porque intensifica la excitación. Además, da conocimiento sobre cómo lo están pasando ambos. El acompañamiento con palabras y gemidos genera mayor placer.

Nombres de posturas sexuales por países: ¿qué significan?

¿Sientes curiosidad? ¿Tienes ganas de dar una vuelta erótica por el mundo? Te presentamos los términos más comunes, una pequeña guía de conocimientos del sexo por nacionalidades. Seguramente hayas escuchado eso de «sexo a la francesa» o «hacer un griego», ¿pero sabes qué significa? Ya te adelantamos que este último no va de imitar las leyendas de la mitología griega…
No se sabe por qué se asocian ciertas prácticas con determinadas nacionalidades. Aparentemente está relacionado con los prejuicios que se tienen de los distintos países o con antiguas leyendas. Es muy importante que nos quede claro que, sólo porque una nacionalidad se asocie con una práctica sexual, eso no quiere decir que sea la preferida de los habitantes de ese país, ni que la practiquen a menudo (o sí, quién sabe). Aquí te dejamos un diccionario de nombres sexuales que te sacarán de dudas:

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Sexo por nacionalidades: alemán

Ella debajo, él encima. El viejo número de siempre… La forma correcta de denominar está práctica sexual es el misionero, pero quien quiera usar el nombre según las nacionalidades, que diga “alemán”. Esta postura es un auténtico clásico. Se considera sencilla, cómoda y fácil. Ofrece algunas ventajas: en esta posición existe mucho contacto entre ambos cuerpos y se puede mirar a los ojos de la pareja e intercambiar besos apasionados.
Pese a ello, tener sexo en “alemán” suele tener un regusto aburrido para algunas parejas. La libertad de movimientos para ambos amantes es muy reducida. A la larga esta postura sexual resulta monótona. ¿Acaso son los alemanes poco imaginativos en la cama? Obviamente, habrá de todo. Además, como curiosidad: la postura del misionero, es la favorita en Europa y Norteamérica.

Sexo por nacionalidades: francés

Sexo «frances». Suena casi melódico. Sin embargo no es nada nuevo. Se refiere simple y llanamente al sexo oral. Así pues, quien se decide por el sexo a la francesa, complace a su pareja con la boca, los labios y la lengua. Se distinguen dos maneras:

  • Si la mujer toma el pene del hombre en la boca y lo estimula chupando y lamiéndolo, se habla de felación. Más conocida coloquialmente como «mamada».
  • Por otro lado, el término cunnilingus describe la variante del sexo oral en la que el hombre satisface a la mujer con la boca. Se estimulan el clítoris y los labios vaginales.

Cuando ambos se proporcionan sexo oral al mismo tiempo, se denomina la postura del 69.

Sexo por nacionalidades: griego

Sexo griego. Tras este pseudónimo se esconde el coito anal. ¿Por qué este nombre? Está ligado a la cultura guerrera de la Antigua Grecia, donde la homosexualidad estaba normalizada. De hecho, algunos guerreros tenían asignado un joven en sus misiones para que le cuidase las armas y también para practicar sexo con él, a modo de «desahogo».

Durante el sexo anal el pene no es introducido en la vagina sino en el ano. En este tipo de relaciones sexuales hay que proceder con especial cuidado. La piel en esa zona es muy sensible y delicada y se puede rasgar. Por tanto es imprescindible usar lubricante.

Descubre: 20 posturas increíbles para practicar sexo anal

© iStock

Sexo por nacionalidades: cubano

Cuando en España se habla de «hacer una cubana» en relación con el sexo, se piensa en los pechos. Con este término nos referimos al coito intermamario. Sin embargo, en el resto del mundo a esta práctica se la llama «española». Lo que se esconde tras el sexo «español» se explica rápido: el pene del hombre se frota entre los pechos de la mujer, que se mantienen juntos apretándolos con las manos, hasta que él llega al orgasmo.

Sexo por nacionalidades: italiano

¿Tienes ganas de sexo? ¿Italiano? Lo mejor es que te olvides de las pizzas, la pasta y los helados y recuerdes lo siguiente: si quieres mantener relaciones sexuales con tu pareja «a la italiana», él deberá frotar su pene contra el hueco axilar de su pareja. Se puede ejercer más o menos presión sobre el pene con el brazo. Con el coito axilar el hombre puede alcanzar un orgasmo.
La posición para esta práctica depende sólo de los gustos particulares de cada uno, lo único que importa es estar cómodos. Se aconseja el uso de lubricante, para que el pene se deslice mejor. Las axilas bien depiladas también ayudan.

Sexo por nacionalidades: inglés

Azote, látigo, vara… Aquellos a los que les gusta de la forma más dura, practican el «sexo inglés». Este término se refiere sobretodo a los juegos de roles, donde una parte de la pareja es el dominante y la otra el dominado. Fieles al lema: «Educar y castigar».
Como ayudas se pueden utilizar vendajes para los ojos, esposas y otros instrumentos de bondage. Las prácticas eróticas «a la inglesa» toman caminos sádicos o masoquistas. Sin embargo, a la pareja no se le infringe daño físico.

Descubre: Kamasutra de Cincuenta Sombras de Grey: ¿te atreves con estas posturas?

© Cincuenta Sombras de Grey

Sexo por nacionalidades: ruso

Sexo ruso. Un término con dos acepciones. Se denomina así al masaje de los órganos sexuales con aceite. Pero también se refiere al sexo interfemoral. En el este último caso el hombre frota su pene entre los muslos de la otra persona.

Sexo por nacionalidades: indio

El sexo de la manera india es una explosión de creatividad. La cama se convierte en un excitante campo de juegos. Muchas e sus posturas aparecen en el Kamasutra, un libro indio que enseña sobre el arte de amar, entre otras cosas describe numerosas posturas sexuales. Estira bien antes de empezar… Buen sexo y el mayor placer, ¡disponte a entrar en el nirvana sexual!

Sexo por nacionalidades: sueco

También el sexo sueco tiene dos significados distintos. Se puede referir a la masturbación mutua, en la que se satisface a la pareja con la mano o un juguete sexual; o de una técnica específica.
La técnica es la siguiente: La mujer coge el pene del hombre de manera que el glande queda libre del prepucio. De esta manera se procede a la penetración. El resultado es un orgasmo rápido, ya que el glande expuesto se estimula de forma más fuerte.

Las fantasías sexuales más recurrentes: ¿cuál de ellas es para ti?
Frases para ligar en inglés: las expresiones más utilizadas
Tener un amante: ¿cuáles son las razones de la infidelidad?

La manicura francesa perfecta, paso a paso

Aquí te dejamos el paso a paso sencillo e ilustrativo de Evax&Tampax sobre cómo hacer una manicura francesa, ¡ya puedes pintarle las uñas a todas tus amigas!

Paso 1
Retira el esmalte sobrante con un algodón empapado en quitaesmalte.

Paso 2
Remoja las manos con agua tibia y jabón para ablandar y limpiar, y luego sécalas bien.

Paso 3
Usa un palito para empujar la cutícula hacia atrás.

Paso 4
Pule un poquito y suaviza la superficie de las uñas con una lima de cristal o un pulidor.

Paso 5
Límalas con cuidado para darles forma e igualarlas, siempre de dentro hacia fuera.

Paso 6
Aplica una capa de base clara o transparente y deja secar.

Paso 7
Coloca las tiras de guía de la manicura francesa a unos 3 mm de distancia de las puntas de las uñas.

Paso 8
Pinta con esmalte blanco las puntas de las uñas. Deja que se seque y luego retira las tiras.

Paso 9
Aplica una capa de esmalte de uñas nude y deja secar. Aplica una capa superior de endurecedor para proteger y suavizar las uñas.

Paso 10
Deja que se seque y luego hidrata las manos.

La manicura francesa es un clásico que nunca pasa de moda, se adapta perfectamente a cualquiera de los diferentes estilos de vestidos, podemos lucir este tipo de manicura tanto si vestimos de sport como si vestimos más formalmente, como para bautizos, comuniones o bodas.

Aunque la mayoría de las mujeres prefieren acudir a un centro de belleza para que les realicen una manicura francesa perfecta, podemos conseguir unos resultados muy similares con unos remedios caseros , unos trucos y un poco de práctica en nuestra propia casa. Así nos podemos ahorrar un buen dinero.

Qué es la manicura francesa

Es un tipo de manicura original de Paris, se caracteriza por dar a la uña una decoración concreta, haciendo forma cuadrada en las puntas y por utilizar un esmalte rosado de color muy similar al de la uña, aplicando un color blanco en las puntas. A veces se utilizan otros colores de esmalte y se realizan variaciones con decoraciones en la uña.

Plantillas para hacer la manicura francesa

Podemos emplear pequeñas tiras de papel de un ancho de unos 5 mm con forma de media luna a modo de plantilla que nos ayudan a hacer una manicura francesa de forma perfecta sin mucho esfuerzo, es ideal cuando nos pintamos las uñas nosotras mismas.

En establecimientos del ramo podemos encontrar tratamientos estéticos adecuados. Se pueden comprar y son muy fáciles de usar, además las hay de diferentes acabados, la típica plantilla sería en forma recta de media luna, o bien también las podemos encontrar acabados en diferentes formas, como en zigzag o en forma de ola. Para usarlas tan sólo tendremos que pegar la tira en la parte de la punta de la uña para que se pueda aplicar el esmalte en el resto de la uña de manera muy cómoda.

Haz tus propias plantillas para hacer la manicura francesa

Si no tienes plantillas a mano y no quieres esperar a comprarlas porque quieres hacerte la manicura francesa ya, no te preocupes, porque puedes fabricarlas tú misma, tan sólo te llevará unos minutos. Necesitas los siguientes materiales:

  • Etiquetas de pegatina de tamaño mediano.
  • Tijeras.
  • Una regla.

En primer lugar, debes cortar una tira de la pegatina de aproximadamente 0,5 cm de ancho. A continuación, trazaremos sobre la pegatina una media luna y cortaremos las pegatinas en trozos iguales. Despegaremos con cuidado las pegatinas y ya nos las podemos pegar en nuestras uñas.

Cómo hacer la manicura francesa

Ya sea empleando plantillas o no, para hacernos la manicura debemos seguir una serie de pasos:

  • En primer lugar, debemos tratar la cutícula con un palillo especial para cutículas. Es importante no cortarlas, sino empujarlas hacia la base de la uña. Para facilitar esta tarea, puede ser una buena idea sumergir las manos un par de minutos en agua templada, para así ablandecer las cutículas.
  • A continuación, debemos pulir las uñas con un pulidor.
  • El siguiente paso es limar las uñas, debes limarlas de forma recta en la parte superior, manteniendo un ángulo en los laterales muy suave.
  • Aplicaremos esmalte incoloro como base y secamos bien en secador de uñas (lo recomendable) o al aire.
  • Si utilizamos plantilla, es el momento de pegarlas. Pintaremos las uñas del color que queramos y secaremos.
  • Pintamos la punta de la uña con un pincel más pequeño y dejamos secar.
  • Aplicamos sobre todas las uñas una capa transparente de fijador de esmalte.
  • Por último, una vez tengamos secas las uñas, debemos aplicarnos crema hidrante de manos.

Si es la primera vez que te haces la manicura francesa tú misma, no te preocupes si el resultado no es tan bueno como te esperabas, es completamente normal, no es una técnica sencilla y requiere de práctica. Si la realizas varias veces, verás como vas mejorando tu habilidad con la pintura de uñas.

Hay muchas formas de dar la vuelta al mundo. Puedes hacer como Willy Fog y convertirlo en toda una aventura. O puedes aprovechar los grandes avances de nuestro tiempo y recorrer el planeta a bordo de un lujoso crucero. Aunque también hay alternativas para dar la vuelta al mundo sin salir de casa. Y disfrutando. Mucho. ¿Cómo? A través de las diferentes posturas sexuales con nombres de países que existen.

Si eres de los que pasan del misionero y buscan nuevas posturas sexuales, atento a esta guía. Porque te vamos a descubrir que es hacer una cubana, un inglés o un italiano, entre otras ‘nacionalidades’.

– Hacer un francés: Es bastante conocida. Cuando alguien dice que te va a hacer un francés significa que te va a practicar sexo oral. Si el que lo recibe es un hombre se llama felación, mientras que si es una mujer es un cunnilingus. La postura más recurrida para hacer un francés es el 69, en el que ambos miembros de la pareja dan y reciben a la vez.

– Hacer un inglés: Los amantes de los jueguecitos tienen en el inglés a su aliado perfecto. Se refiere a juegos en los que la pareja encarna roles y el bondage entra en juego. Esposas, látigos, vendajes… Todo vale para sentirse como Christian Grey por unos instantes.

– Hacer una cubana: Aunque en el resto del mundo se le conoce como hacer una española, nosotros la llamamos cubana. El hombre coloca su pene entre los pechos de la mujer y ésta los aprieta y los utiliza para masturbarlo hasta que se llega al orgasmo.

– Hacer un griego: Esta práctica es originaria de la Antigua Grecia, pues en aquellos tiempos eran muy habituales las relaciones homosexuales. De ahí que la penetración anal sea conocida como sexo griego.

– Hacer un italiano: El italiano tiene algo en común con la cubana. Se trata de masturbar el pene del hombre con una parte del cuerpo femenino. Aunque en lugar de colocar el miembro entre los pechos, se coloca en la axila. Flipad

¿Cuál de estas posturas sexuales tan internacionales te ha llamado más la atención? Luego nos cuentas qué tal si las pones en práctica…

Según un reportaje del sitio libanés Al Ahed, los franceses han explicado por que rechazaron seguir la política hostil de EEUU hacia Irán el pasado mes cuando se produjeron manifestaciones en este último país debido a temas económicos, que fueron utilizadas por elementos vinculados a grupos terroristas y servicios de inteligencia extranjeros para tratar de provocar disturbios.

Francia adoptó una línea mucho más moderada hacia Irán y se opuso a Washington en el seno del Consejo de Seguridad de la ONU durante una reunión especial en la que los norteamericanos se quedaron solos intentando obtener una condena contra Irán. En el tema del programa nuclear iraní y en el estatus de Al Quds, Francia ha querido también distinguirse de los norteamericanos.

Según dijeron fuentes francesas, citadas por Al Ahed, existen varias razones que impiden a Emmanuel Macron ignorar los “intereses comunes” que comparte con Irán desde que Trump tomó las riendas del poder en EEUU. Entre las razones de esta postura francesa estarían:

1 – La visita prevista del presidente francés a Irán, un viaje en el que Emmanuel Macron cuenta con abrir un nuevo capítulo en las relaciones económicas entre los dos países.

2 – Macron estaría también bajo presión de industriales franceses, sobre todo de compañías como Total y Airbus, Peugeot o de Citroën, que tienen fuertes inversiones en Irán.

3 – Francia es un país signatario del acuerdo nuclear y lo considera como una pieza clave de la estabilidad internacional.

4 – En Francia, la derecha, conocida por sus posturas soberanistas, reprocha a EEUU y a Israel su apoyo a los movimientos independentistas en Europa, incluyendo el de Cataluña. Francia se ha mostrado irritada por el apoyo político y económico de ciertos grupos de lobbistas estadounidenses a los separatistas catalanes. Se trata de varios hombres de negocios (¿Soros?) que poseen estrechas relaciones con Israel.

Fuentes francesas citadas por Al Ahed evocan paralelamente “una reunión celebrada en París por el grupo terrorista de los Muyahidin Jalq justo una semana antes de que las protestas estallaran en Irán. Algunos diputados franceses y europeos próximos a los lobbies pro-israelíes participaron en dicho encuentro al igual que algunos opositores sirios anti-Assad como Michel Kilo o George Sabra.

Aunque las autoridades francesas autorizaron la reunión, ellas no tuvieron ningún papel en ella para evitar ser acusadas de injerencia en los asuntos internos de Irán. Francia intenta hacer una distinción entre el refugio concedido a ese grupo y la complicidad en sus actividades.

El lunes 1 de enero durante un contacto telefónico con Macron, el presidente iraní, Hassan Rohani, le explicó cómo los Muyahidin Jalq habían incitado a la violencia a los manifestantes iraníes y reclamó la expulsión del grupúsculo terrorista, culpable de la muerte de 17.000 iraníes desde 1979, de Francia.

Según estas fuentes francesas, la mayoría de los franceses aspira a que haya una normalización política y económica entre Irán y Francia y esta aspiración es entendida perfectamente por el gobierno de Macron.

Source: Al Ahed

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *