0

El principito frases

  • 1. Caminando en línea recta no puede uno llegar muy lejos. (Foto: Paramount Pictures/ Perú.com)
  • 2. Cuando el misterio es demasiado impresionante, es imposible desobedecer. (Foto: Paramount Pictures/ Perú.com)
  • 3.Es una locura odiar a todas las rosas solo porque una te pinchó. Renunciar a todos tus sueños solo porque uno de ellos no se cumplió. (Foto: Paramount Pictures/ Perú.com)
  • 4. No se debe nunca escuchar a las flores. Solo se las debe contemplar y oler. La mía perfumaba mi planeta, pero yo no era capaz de alegrarme de ello. (Foto: Paramount Pictures/ Perú.com)
  • 5. Se debe pedir a cada cual, lo que está a su alcance realizar. (Foto: Paramount Pictures/ Perú.com)
  • 6. He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: solo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible a los ojos. (Foto: Paramount Pictures/ Perú.com)
  • 7. Pero si tú me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Para mí, tú serás único en el mundo. Para ti, yo seré único en el mundo…(Foto: Paramount Pictures/ Perú.com)
  • 8. Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante. (Foto: Paramount Pictures/ Perú.com)
  • 9. No era más que un zorro semejante a cien mil otros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo.(Foto: Paramount Pictures/ Perú.com)
  • 10. Solo se conocen bien las cosas que se domestican. (Foto: Paramount Pictures/ Perú.com)
  • 11. Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya. (Foto: Paramount Pictures/ Perú.com)
  • 12. Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde; desde las tres yo empezaría a ser dichoso. (Foto: Paramount Pictures/ Perú.com)
  • 13. Uno se expone a llorar un poco, si se ha dejado domesticar… (Foto: Paramount Pictures/ Perú.com)
  • 14. Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que juzgar a los demás. Si logras juzgarte bien a ti mismo eres un verdadero sabio. (Foto: Paramount Pictures/ Perú.com)
  • 15. Cuando mires al cielo, por la noche, como yo habitaré en una de ellas, como yo reiré en una de ellas, será para ti como si rieran todas las estrellas. ¡Tú y solo tú tendrás estrellas que saben reír! (Foto: Paramount Pictures/ Perú.com)

«Lo esencial es invisible a los ojos» ¿Quién no ha escuchado alguna vez una de las más célebres frases de El Principito? Este libro ha inspirado a tantas personas, desde su publicación en 1943, que merece la pena recoger en un solo lugar las que nos parecen las más bonitas frases del Principito. Frases sobre la amistad, el amor, el sentido de la vida, la pérdida… los valores básicos de la vida encuentran en la maravillosa historia de El Principito una síntesis poética. Y atención, porque hay dando vueltas en la web muchas frases supuestamente de El Principito que en realidad no lo son… nosotros sí que nos hemos leído el libro (varias veces), por eso os ponemos además en qué capítulo están y en qué contexto.

¿Sabías que Antoine de Saint-Exupéry, el autor de El Principito, era un aviador y estuvo perdido en el Desierto de Sahara al igual que el protagonista de la novela? De esto y otras curiosidades sobre el libro y su autor te hablaremos al final del post; ahora vamos a disfrutar juntos de las mejores frases de El Principito, que hemos ilustrado para vosotros:

Frases de El Principito

Frases del Principito sobre el sentido de la vida

«Es mucho más difícil juzgarse a sí mismo que juzgar a los demás. Si logras juzgarte bien a ti mismo eres un verdadero sabio»

Esta frase se encuentra en el capítulo X, cuando el Principito llega al asteroide habitado por un rey. El rey estaba muy orgulloso de tener finalmente un súbdito, y para convencer al Principito de qe se quede, le ofrece ser ministro de justicia. Pero cuando el Principito le responde que no hay nadie más allí y que por eso no hay nadie a quien juzgar, el rey le responde que puede juzgarse a sí mismo, con esta frase.

«He aquí mi secreto, que no puede ser más simple: solo con el corazón se puede ver bien; lo esencial es invisible a los ojos»

Probablemente la más famosa de las frases de El Principito; en el capítulo XXI, cuando el Principito se despide del zorro, su amigo le regala un secreto: los hombres han olvidado esta verdad, que solo cuando se mira con los ojos del corazón se logra ver lo esencial.

«Solo hay que pedir a cada uno lo que cada uno puede dar»

¿Os acordáis del rey? A pesar de ser un monarca absoluto es bastante razonable: le explica al Principito que la autoridad, reposa en la razón.

«Caminando en línea recta, uno no puede llegar muy lejos»

Cuando el piloto conoce al Principito y éste le pide que le dibuje un cordero (capítulo III), el piloto se ofrece a dibujarle una cuerda para atarlo para que no se escape. Sin comprender dónde puede escapar, el piloto le explica: «a cualquier parte. Derecho, siempre adelante…» Nuestra frase es la respuesta que le da el Principito

La infancia y los adultos en las frases del Principito

«Todas las personas mayores fueron al principio niños (aunque pocas de ellas lo recuerdan)»

Esta frase se encuentra en la dedicatoria del autor al inicio del libro. Antoine de Saint-Exupéry lo dedicó a su amigo León Werth.

«A los mayores les gustan las cifras. Cuando se les habla de un nuevo amigo, jamás preguntan sobre lo esencial del mismo. Nunca se les ocurre preguntar: ‘¿Qué tono tiene su voz? ¿Qué juegos prefiere? ¿Le gusta coleccionar mariposas?’ Pero en cambio preguntan: ‘¿Qué edad tiene? ¿Cuántos hermanos? ¿Cuánto pesa? ¿Cuánto gana su padre?’ Solamente con estos detalles creen conocerle.»

Cuando en el capítulo IV el piloto explica por qué cree que el planeta del Principito es el asteroide B612, cuenta una historia sobre un astrónomo turco; da muchos detalles y luego aclara que si lo ha hecho es por las personas grandes, que solo entienden de cifras.

Frases de El Principito sobre la amistad y el amor

«Fue el tiempo que pasaste con tu rosa lo que la hizo tan importante»

El segundo secreto que el zorro le regala al principito es éste: ¿qué es lo realmente importante? Lo que amamos y nos hace felices

«Si vienes, por ejemplo, a las cuatro de la tarde, comenzaré a ser feliz desde las tres»

Ya hemos hablado del encuentro del Principito con el zorro. Éste le pide que lo domestique, para convertirse en seres especiales el uno para el otro.

«No era más que un zorro semejante a cien mil zorros. Pero yo le hice mi amigo y ahora es único en el mundo»

El Principito se despide de su amigo, comprendiendo que lo que nos hace únicos son los lazos de afecto.

«Si alguien ama a una flor de la que sólo existe un ejemplar entre millones y millones de estrellas, es bastante para que sea feliz cuando mira a las estrellas. Se dice: “Mi flor está allí, en alguna parte…”.

En el capítulo VII, finalmente el piloto descubre el secreto del Principito, que le habla de su flor. Enfadado porque el piloto le ha respondido que solo se ocupa de cosas serias, le demuestra que lo que es serio e importante para él es que su flor corra peligro.

El dolor y la pérdida en las frases del Principito

«Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya»

Cuando el Principito llega a la Tierra, se encuentra con una serpiente (capítulo XVII) está triste y siente nostalgia de su flor, por lo que mirando al cielo se pregunta en voz alta si las estrellas brillan para que cada uno pueda ver la suya, tan lejos y tan cerca al mismo tiempo.

«Es preciso que soporte dos o tres orugas si quiero conocer las mariposas»

Cuando la rosa comprende que el Principito se irá (capítulo IX), le pide perdón y no acepta que la cubra con el globo, para que las orugas puedan posarse sobre ella, convertirse en mariposas y hacerle compañía.

Sobre El Principito

Saint-Exupéry era un escritor y piloto militar al comienzo de la Segunda Guerra Mundial. Mientras se encontraba en exilio en Estados Unidos tras la batalla de Francia, escribió e ilustró el manuscrito de El Principito. Aunque esta novela corta es considerada como libro infantil por la forma en la que está escrita, trata temas profundos como el sentido de la vida, la soledad, la amistad, el amor y la pérdida.

En 1935, Saint-Exupéry y su copiloto realmente se estrellaron en el desierto del Sahara. Después de vagar 4 días por el desierto, completamente deshidratados y sufriendo alucinaciones, fueron encontrados por un beduino que les salvó la vida. Esta experiencia seguramente inspiró el relato de El Principito.

El Principito fue publicado por primera vez en 1943. Es el libro en francés más leído y más traducido de la historia; fue traducido a más de 250 idionas y dialectos, y ha vendido más de 140 millones de copias en el mundo.

Las hermosas frases de El Principito no son más que el reflejo de la maravillosa poética de esta obra, tan profunda y sencilla a la vez, ¿no os parece?

SEGUID LEYENDO CON NOSOTROS:

  • Pinocho
  • Aladino y la lámpara maravillosa
  • Pedro y el lobo

El cuento poético más famoso de todos los tiempos, El Principito -Le Petit Prince- , vio la luz el 6 de abril de 1943, un año antes de que su autor, el escritor y aviador francés Antoine de Saint-Exupéry, despegara a bordo de un avión caza de una base aérea de Córcega para llevar a cabo un reconocimiento sobre los movimientos de las tropas alemanas en el valle del Ródano. Una misión de la que nunca regresaría.

El desaparecido escritor, perteneciente a una familia aristocrática de Lyon venida a menos, forma parte de la larga lista de autores que jamás pudieron saborear las mieles del éxito de su obra. Traducido a más de 250 lenguas y dialectos –el más traducido de la historia después de la Biblia-, el libro narra el encuentro de un piloto perdido en medio del desierto con un pequeño príncipe que asegura que procede de otro planeta y que le cuenta sus aventuras interplanetarias.

El escritor y piloto francés Antoine Saint-Exupéry, autor de ‘Tierra de hombres’ y ‘El Principito’, nacido en 1900 y fallecido en 1944 durante una misión (Archivo LV)

El cuento, que Saint-Exupéry escribió mientras se encontraba exiliado en Estados Unidos, se publicó en plena Segunda Guerra Mundial, cuando en Europa millones de niños se estaban quedando huérfanos, desamparados, perdidos, como el mismo protagonista de la historia. Según Teresa Iribarren, profesora de los Estudios de Artes y Humanidades y directora del máster Edición Digital de la UOC, el libro invita a niños y adolescentes “a pensar que la vida también es entender que las cosas acaban, que tenemos que superar las pérdidas”.

Pero la obra es, además, un paseo por los valores universales de la humanidad, como la esperanza, el esfuerzo, el compromiso, el amor y la felicidad que aportan las pequeñas cosas de la vida. Una esencia que el escritor francés construye a través de diálogos a menudo desconcertantes para el adulto que envuelve de un halo de fantasía.

De hecho, el cuento comienza con una dedicatoria a Léon Werth (cuando era niño) y pidiendo perdón a los más pequeños por haberla dedicado “a una persona mayor”, aunque más adelante el autor argumenta: “Si todas estas excusas no son suficientes, quiero dedicar este libro al niño que este señor ha sido. Todas las personas mayores fueron primero niños. (Pero pocas lo recuerdan)”, advierte.

“Todas las personas mayores fueron primero niños. (Pero pocas lo recuerdan)”

‘El Principito’ Antoine de Saint-Exupéry

Luego, continúa la historia con un recuerdo de niñez del aviador: una imagen de un elefante dentro de una boa en la que las personas mayores sólo veían un sombrero en vez de lo que realmente era. Pero cuando el aviador sufre una avería en el desierto del Sáhara y se encuentra con un hombrecito –el pequeño príncipe-, éste acierta ver en el dibujo “la boa cerrada”.

De esta forma la historia del aviador francés consigue plasmar la gran brecha que separa el mundo infantil y el mundo adulto, “el primero, regido por la fantasía, y el segundo, basado en la lógica”, tal como destaca la psicóloga y psicoterapeuta infanto-juvenil y familiar Amalia Gordóvil Merino. Según la psicoterapeuta, con este relato sencillo, profundo y conmovedor, el autor habla de “la necesidad de entrar en el mundo de los más pequeños escuchándolos y disfrutando con ellos”.

“Las flores son débiles. Son ingenuas. Se defienden como pueden. Se creen terribles con sus espinas…”

‘El Principito’

En este sentido Gordóvil, que también colabora con la UOC, considera que El Principito es apto para todos los públicos. El cuento explora la curiosidad natural de los más pequeños por conocer y entender las cosas que los rodean, incluso, aquellas que a los mayores pueden parecerles más insignificantes-. Y, además, intenta concienciar al lector de la necesidad de proteger al más frágil.

Así es como se desprende de este diálogo entre el aviador y el pequeño príncipe, que le pregunta para qué sirven las espinas, a lo que el primero responde:

– Las espinas no sirven para nada; son pura maldad de las flores.

– Oh!

Y después de un silencio, me dijo con una especie de rencor:

– ¡No te creo! Las flores son débiles. Son ingenuas. Se defienden como pueden. Se creen terribles con sus espinas…

A pesar de los años transcurridos desde que las dos primeras ediciones de la obra –en inglés y en francés- salieron a la venta, para Teresa Iribarren El Principito “es un clásico contemporáneo, ya que no ha perdido su vigencia”. “Leído hoy apela a la voluntad de solidaridad respecto a los demás o los animales, de custodiar nuestro entorno, la naturaleza”, sentencia.

“Si tú me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo…”

‘El Principito’

Esto se puede ejemplificar, por ejemplo, con el encuentro entre el principito y el zorro, quien le enseña el verdadero sentido de la amistad y la esencia de las relaciones humanas. “Pero si tú me domesticas, entonces tendremos necesidad el uno del otro. Tú serás para mí único en el mundo, yo seré para ti único en el mundo…”, avisa el animal a su nuevo amigo.

Y más tarde el zorro le obsequia desvelándole un secreto: “No se ve bien sino es con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”, le recuerda. “Para mí la idea es que es un libro que nos hace preguntarnos sobre el sentido más profundo de la vida y hace que no subestimemos a los niños en su capacidad para preguntarse cosas trascendentes”, comenta Teresa Iribarren.

“No se ve bien sino es con el corazón. Lo esencial es invisible a los ojos”

‘El Principito’

Sin embargo, entender este clásico de la literatura infantil y juvenil puede ser complicado para los pequeños de la casa. Es por esta razón que la psicóloga Amalia Gordóvil recomienda que los adultos ayuden a los niños a profundizar en el libro, por ejemplo, buscando dibujos que les gusten, frases bonitas e invitarlos a repetirlas cuando lo necesiten.

Por otro lado, Teresa Iribarren destaca que la obra encierre una vertiente “filosófica” –a través de un lenguaje poético- sin que esté “bajo el paraguas de ninguna confesión religiosa”, lo cual también explicaría que sea “válida para todas las culturas”. A esto se le suma el hecho de que el texto va acompañado por imágenes pintadas por el propio autor.

En conclusión, para la profesora es un libro que “apela a la imaginación, a la inteligencia y al sentido crítico de los niños”, a la vez que es “una invitación para que los adultos se interroguen sobre las cosas más fundamentales y vayan más allá de las apariencias”.

Ilustración de portada del libro ‘El Principito’ (Antoine de Saint-Exupéry)

A continuación recordamos otras de las frases más célebres de la obra El Principito:

– Me pregunto si las estrellas se iluminan con el fin de que algún día, cada uno pueda encontrar la suya

– Únicamente los niños saben lo que buscan. Pierden el tiempo con una muñeca de trapo que viene a ser lo más importante para ellos y si se la quitan, lloran…

– El tiempo que perdiste con tu rosa hace que tu rosa sea tan importante

– Eres responsable para siempre de lo que has domesticado

– Lo que embellece al desierto es que esconde un pozo en cualquier parte

– Las personas mayores nunca son capaces de comprender las cosas por sí mismas, y es muy aburrido para los niños tener que darles una y otra vez explicaciones

– Los hombres ocupan muy poco lugar sobre la Tierra… Las personas mayores no les creerán, seguramente, pues siempre se imaginan que ocupan mucho sitio

“El libro apela a la imaginación, a la inteligencia y al sentido crítico de los niños”

Teresa Iribarren Profesora de los Estudios de Artes y Humanidades de la UOC

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *