0

El tocador vintage

Ayuda moderadores – el tocador vintage

Hola chicas. Os cuento mi experiencia. He comprado mi vestido en el tocador vintage, es un vestido de segunda mano primera puesta. La chica que me atendió un encanto de verdad, fuimos mi madre, mi hermana y yo y fue muy paciente y amable con nosotras. Es cierto que tienen ciertas normas estrictas con lo de no tocar los vestidos y tal que me chocaron pero es cierto que nunca había tenido contacto con este mundo, y creo que si las ponen es porque alguna mala experiencia han tenido. De todas formas el trato fue muy amable. El problema viene cuando tenemos que hacer los arreglos del vestido, ellas te recomiendan un taller con el que trabajan: El baúl de Galí, para el que te presupuestan unos 150-200 euros en arreglos sencillos. Yo llamé y pedí cita, una cita que tuve que cambiar por dos veces, soy enfermera y me llamaron para trabajar y sinceramente, es mas importante mi trabajo que probarme un vestido, llamadme loca, además, lo hice con tiempo. Ya en esas llamadas me mosquee un poco porque la chica que me atendió parecía que no me entendía muy bien y además me decía que mi vestido me lo tendría que llevar a finales de mayo, yo me caso el 23 de junio….osea tenia que tener el vestido en mi casa un mes antes…hasta donde tengo entendido la última prueba del vestido se hace una semana antes, porque como comprenderéis en un mes puedes coger o ganar peso, pero bueno, quise hablar este tema allí.

El día de la prueba yo llegué muy ilusionada, es un día importante. Venía mi hermana conmigo (por cierto otra cosa, no dejan más de dos acompañantes, no vaya a ser que se emocione la gente demasiado). La chica que nos abrió y atendió (tengo entendido que no es la dueña), ya nos empezó a hablar de malar maneras, como si nos estuviese haciendo un favor. Es cierto que con los nervios yo no me había llevado los papeles del vestido pero había asumido que si lo mandan desde la tienda al taller debían saber que vestido y de quien era, pero bueno fallo mío por pensar que iban a entenderlo así. A la señorita también le molestó que no llevase la ropa interior y los zapatos, he de decir que los zapatos me los están haciendo a medida y hasta dentro de un mes no los tengo y la ropa interior me está costando encontrarla porque tiene que tener la espalda al aire. El caso es que se negó a hacerme los arreglos, da igual que le dijese los centímetros de mis zapatos (alucino con que en un taller de arreglos no tengan zapatos de una talla un poco estándar, como tienen en las tiendas de novia, y con diferentes alturas para los arreglos) o que mi vestido no sea ajustado y la ropa interior que voy a usar no es push up,es normal como la que llevaba ese día. Pues se negó, pero el problema en sí no fue ese, fueron las formas, parecía que me estaba haciendo un favor, que me estaba perdonando la vida, y hasta donde yo sé la que estoy haciendo un favor soy yo a su negocio en el que me voy a dejar el dinero. Ni siquiera me ayudó a ponerme el vestido, ya desde fuera del probador me dijo «que si necesitas que te ayude a abrocharte lo hago», pues no hija no, ya me ayuda mi hermana. Por último, como esta gente va tan sobrada llamó a la tienda de el tocador vintage para hablar con la de la tienda, pensando no sé, que me iba a echar atrás o iba a aceptar ese trato, no sabía con quien había dado. Cuando hablé con el tocador, como siempre un trato excelente, me aclaró ciertas confusiones que yo tenía pero siempre con educación, le dije que me iba a llevar el vestido y ella lamentó que hubiese tenido esa experiencia. Me aseguró que no habían tenido nunca ninguna queja de el sitio de los arreglos….sinceramente no le creo, entiendo que me dijese eso, pero no me lo creo.

El baúl de Galí es un sitio que no recomiendo para nada, la chica que me atendió maleducada, soberbia y con malas caras. Cuando nos fuimos (ella pensaba que al final me iba a quedar, alucino) se justifico diciendo que había tenido 11 clientas esa mañana. Sinceramente eso me da absolutamente igual, yo merezco un trato especial como clienta y novia que soy, me es indiferente que tu lleves toda la mañana currando, de hecho eso es lo que diferencia una buena de una mala profesional. Por cierto, estaría bien, que aunque ponga en el contrato que hay que llevar los zapatos y la ropa interior, ya que es tan superimprescindible no estaría de más que lo recordasen cuando llamas para pedir la cita del taller, no cuesta nada, y nos hacen un favor a las novias que estamos a mil cosas.

Así que chicas, no vayáis a el baúl de Gali, es un sitio que no merece la pena, buscad sitios donde os traten bien y os hagan sentir cómodas.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *