0

El verdadero amor

Tabla de contenidos

15 señales para descubrir si es el amor de tu vida

Seguro que te has hecho en algún momento la gran pregunta de si él/ella es el amor de tu vida. Da igual que se trate de una relación de amistad, tu actual pareja, o la persona que no has conocido aún del todo.

Sé que es complicado explicar lo que sientes cuando descubres que estas enamorado. Pero una cosa está clara y es que todos solemos compartir la sensación de encontrarnos en el paraíso cuando estamos junto a la persona que amamos, de la cual estamos enamorados.

«Uno está enamorado cuando se da cuenta de que otra persona es única»

Jorge Luis Borges

Vivimos en una sociedad donde nos muestran el amor y las relaciones como algo demasiado idealista, empujándonos de esta forma a no saber del todo distinguirlo cuando nos ocurre en nuestra vida.

El amor es una emoción y sensación tan preciosa que cuando ocurre no podemos dejarlo escapar. Por ello, te invito a descubrir si él/ella es el amor de tu vida gracias a estas 20 señales. ¿Estarás sintiendo más de una?

1. Ya no piensas en tu expareja

Cuando encuentras el amor verdadero lo demás se convierte en algo secundario. Te sientes en una nube llena de autenticidad y seguridad. No sientes miedo, eres consciente que la persona que tienes a tu lado nunca te haría daño.

Sin el miedo, las dudas no existen

Solo existe disfrutar el momento y a la persona que amas. Las ex parejas aparecerán en tus recuerdos tan solo como un aprendizaje necesario en tu vida, y forma de seguir creciendo. Nada más.

2. No necesitas hablar continuamente

El amor es seguridad, confianza y autenticidad. Te sientes cómodo, amado y el silencio se convierte en vuestro mejor amigo. Porque con una simple mirada podéis llenar ambos corazones y deciros todo.

3. Te hace sentir bien

Cuando amamos estamos cultivando nuestro camino bajola empatía y el respeto. La búsqueda de la felicidad para ambos hace que él/ella te haga sentir mejor cuando no te encuentras bien. Simplemente con solo verle se te inunda el corazón de bienestar.

4. Te sientes libre de ser tú mismo

Tanto en los buenos como en los malos momentos, él/ella no ha cambiado su opinión sobre ti. Juzgar desaparece de tu diccionario emocional y el “qué dirá” se convierte simplemente en «te quiero». Todo lo demás no importa.

5. No existen los celos o enfados

Sabe bien que eliges compartir tu corazón con él/ella. La seguridad entre ambos ya ha sido demostrada en muchas ocasiones, desapareciendo de esta forma los celos y enfados.

6. Elige libremente que seas su prioridad

Su amor le lleva a hacer de forma sincera y libre cosas por ti que no haría por nadie más. Te acompañará a donde necesites igual que tú harías lo mismo por él/ella. Donde estéis ambos será un espacio lleno de paz y bienestar.

Cualquier actividad se convertirá con gusto en un sincero compartir. Siempre está contigo cuando más lo necesitas, sin necesidad de habérselo pedido. El apoyo será su mejor regalo, y el tuyo

«Te amo para amarte y no para ser amado, puesto que nada me place tanto como verte a ti feliz»

-George Sand-

7. Entiende la importancia de la familia

Va contigo a visitar a tu familiares y siempre lo hace feliz, con una sonrisa. Sabe que para ti tu familia es importante y forma parte de tu vida. La vida que desea compartir contigo.

8. Sabe lo que es importante para ti

Las cosas importantes y asuntos a tratar relacionados con la pareja y su bienestar se solucionan de forma natural. No tienes que estar continuamente haciéndole ver tus necesidades como persona. Se preocupa por descubrirlas él/ella mismo y hacerte sentir bien.

9. No esperabas que fuese así

¿Esperabas que él/ella tuviese todos los adjetivos de tu lista? Seguramente no. Has descubierto una persona diferente tanto física como emocionalmente. Y es lo que te ha enamorado. Su persona. Lo demás no te importa.

10. Te quedas sin palabras

No importa cuantas veces digas “te quiero”. Nunca será suficiente. Tu amor por el es tan grande que tu corazón se ilumina cada día más y más. Le amas.

Cuando encuentras al amor de tu vida, es muy probable que te quedes sin palabras para decirle todo lo que sientes

11. No paras de reír

Al ser tú de verdad y sentirte libre, disfrutas y aprendes a vivir el momento. Al entenderos tan bien, cualquier broma y situación se convertirá en un momento lleno de diversión o disfrute.

12. Es tu fan número uno

Te llenará los días diciéndote lo genial que eres como persona. Lo hermosa, lista y fuerte que eres interiormente. Siempre estará ahí cuando necesites un empujón, y su apoyo será uno de los mejores que puedas encontrar.

13. Te conoce de forma única

La confianza entre ambos es total y deseas que te conozca de verdad. Te sientes libre y con ganas de contarle todo lo que eres tú, y deseas ser.

14. Admiras su persona y corazón

Llevas ya tiempo sintiendo que es la persona más maravillosa que has conocido y te inspira para ser mejor. Sentir el amor nos hace mejores y capaces de realizar todo aquello que deseamos y queremos.

15. Es la primera vez que te sientes así

Seguramente desde los primeros días sientes que esta relación es diferente a todas las demás que has vivido. ¿Puedes explicar cómo te sientes? No te preocupes, sé que es complicado. Pero ahí reside la magia. Es el amor de tu vida, la magia de tu existencia.

«A veces el amor de tu vida llega después del error de tu vida»

-Anónimo-

Encontrar el amor de nuestra vida es una de las grandes motivaciones de nuestra existencia, y cuando estamos en pareja, es posible que podamos preguntarnos si la persona con la que estamos es realmente aquella con la que queremos pasar el resto de nuestra vida.

Pero la respuesta a esta pregunta no siempre es sencilla, puesto que el concepto del amor es realmente complejo. De hecho, son muchas las investigaciones que se han llevado a cabo para comprender este inmenso sentimiento, y los expertos no siempre se han puesto de acuerdo a la hora de definirlo.

El amor y el enamoramiento son conceptos que suelen confundirse, y alguien a quien podemos considerar como el amor de nuestra vida al inicio de la relación, puede no serlo pasados unos años. ¿Por qué? Porque el amor de pareja es un fenómeno socialmente construido, y no hay que olvidar que la relación de pareja no deja de ser una relación interpersonal, que puede romperse en cualquier momento, llevándose consigo el inmenso sentimiento que podemos haber sentido por esa persona. El amor de tu vida es un amor que se trabaja, que se cuida cada día.

  • Artículo relacionado: “¿Qué es el amor? (Y qué no lo es)”

El sentimiento de amor no basta para que las relaciones duren

Y es que las dinámicas relacionales influyen en el mantenimiento del amor, y no basta sentir una gran atracción hacia una persona y tener muchas cosas en común. Para que la relación siga adelante y esa persona se convierta en el amor de nuestra vida es necesario cuidar la relación, poner de nuestra parte y, muchas veces, tomar la decisión de seguir juntos.

El amor irracional puede ser un gran inconveniente para que el amor triunfe, mientra que el amor maduro o racional tiene más posibilidades de seguir vivo incluso en los malos momentos. La negociación y la comunicación eficientes, el respeto e incluso la autoestima saludable de los integrantes de la pareja ayudan a que el amor gane la partida frente a los conflictos.

Las 3 cualidades clave en las relaciones de pareja

Los psicólogos, los sociólogos y los médicos han tratado de entender la conducta humana respecto al amor. Uno de los investigadores más conocidos en este sentido es Robert Sternberg. Para éste, el amor se basa en tres componentes clave: la intimidad, la pasión y el compromiso. Según su teoría triangular del amor, para que una persona sea el amor de tu vida debe poseer estos elementos.

La intimidad se refiere a la cercanía entre los dos actores de una relación. Es decir, es la conexión emocional, la confianza y el afecto que se tienen el uno al otro. La pasión se refiere a la atracción, la excitación, el deseo de conectar y estar con el otro. Por último, el compromiso es la decisión de estar juntos a pesar de las dificultades que pueden presentarse en la relación.

Sternberg afirma que existen diferentes tipos de amor dependiendo de cómo se combinan estos tres elementos. El amor, por tanto, se puede clasificar de las siguientes maneras:

  • Cariño: según el autor, este tipo de amor solamente contiene intimidad. Sería una amistad con alguien.
  • Encaprichamiento: característico de las relaciones que son poco profundas. Solamente hay pasión.
  • Amor vacío: el interés es el motivo de que las dos personas estén juntas. Solamente hay compromiso.
  • Amor romántico: existe una gran atracción física, pero hay una ausencia de compromiso.
  • Amor sociable: la falta de pasión caracteriza este tipo de amor. Puede ocurrir cuando, después de varios años de relación, se pierde el interés por las relaciones íntimas.
  • Amor fatuo: un amor en el que falta intimidad. Las personas se desean y puede que intenten salir juntos, pero no hay conexión puesto que son muy diferentes y no comparten gustos similares.
  • Amor consumado: es el amor completo. Contiene los tres elementos de la teoría triangular de Sternberg.

Seguir con alguien es una decisión

Antes de saber cuáles son las claves que ayuden a detectar si la persona con la que estás es el amor de tu vida, es importante saber que en este concepto tiene mucho que ver la influencia cultural. Asimismo, saber si una persona es el amor de la vida solo tiene sentido en el momento presente, con estar bien en el aquí y el ahora con tu pareja, pues las relaciones de amor han de trabajarse cada día, y puede haber periodos en los que surjan problemas en la relación.

Seguir con alguien es una decisión que tiene que ver con la manera de pensar de cada uno y la forma de entender las relaciones pareja por cada miembro de ésta. Asimismo, también tiene que ver con la capacidad de resolución de conflictos de los participantes. Así que en cierto modo es un proceso individual. Hay personas que no valoran a alguien a quien tenían en un momento de su vida, y unos años más tarde, cuando han madurado, se dan cuenta de lo que han perdido.

Claves para saber si es el amor de tu vida

Ahora bien, si te sientes bien con alguien, te atrae, te ves con él o ella en el futuro y respeta tus opiniones, esa persona es, posiblemente, el amor de tu vida (al menos en ese momento determinado). En definitiva, el amor de tu vida es el que te hace sentir que estás en una relación saludable y, por tanto, tiene las siguientes características:

1. Es incondicional

El amor de tu vida es incondicional, porque te respeta y te ama pese a los malos momentos. No juzga, sino que acepta.

2. Es generoso

Es generoso y se preocupa por dar. Es un amor equilibrado, en el que los dos miembros dan y reciben por igual.

3. Es negociador y propenso a solucionar los conflictos

No tener conflictos con el amor de tu vida es irreal, porque cada persona tiene sus opiniones y la vida no siempre es fácil. Sin embargo, el amor de tu vida se preocupará por negociar y comunicarse contigo para solucionar cualquier problema que pueda aparecer en la relación.

4. No hace sufrir

Evidentemente hay momentos malos y momentos buenos en una relación de pareja. Pero cuando encuentras al amor de tu vida, los momentos buenos superan a los momentos malos con creces.

5. Es respetuoso

Un amor auténtico no es egoísta, porque se preocupa por las necesidades de su pareja. También tiene en cuenta las opiniones del otro miembro y las respeta.

6. Se alimenta de una conexión profunda

El respeto hace que tengas gran confianza con el amor de tu vida. Por tanto, la conexión emocional es muy profunda y fluye constantemente.

7. Se construye con el tiempo

El enamoramiento puede basarse en una gran atracción, pero con el tiempo, esta atracción puede disminuir y los conflictos por no tener suficiente intimidad ni compromiso pueden llevar a la ruptura. El amor de tu vida es un amor maduro, que se construye poco a poco.

8. Hace pasar momentos divertidos

El amor de tu vida es un amor inolvidable, pues te hace sentir buenos momentos. Eso no quiere decir que las 24 horas del día tengas que vivir en una nube, pero sí que a nivel global la satisfacción con la relación es una realidad.

9. Alimenta la sexualidad

No hace falta que la sexualidad sea igual que los primeros días de la relación, pero el amor de tu vida trabajará para que la llama de la pasión no se pierda.

10. Es detallista

El amor de tu vida es detallista, y estos detalles no son necesariamente materiales. Tu verdadero amor no te deja de lado, pues trabaja diariamente para que la relación no se deteriore.

11. Se preocupa por la relación

El amor de tu vida es consciente de que una relación debe trabajarse porque va más allá del enamoramiento. Es un amor altruista.

12. Es realista

Es un amor maduro y, por tanto, realista. No vive de las expectativas irreales ni idealiza a la otra persona. Es un amor racional.

13. Es honesto

Existe una comunicación fluida con el amor de tu vida, y un gran respeto. No hay grandes secretos, porque no hay nada que ocultar.

14. No es dependiente

En el amor auténtico los dos miembros de la relación están bien juntos y no es un amor dependiente, principalmente porque cada uno tiene su propio espacio y una autoestima sana.

  • Artículo relacionado: «Dependencia emocional: la adicción patológica a tu pareja sentimental»

15. Es un apoyo

El amor de tu vida es un apoyo, es un amigo con momentos sensuales. Te respeta, te entiende y pasáis buenos momentos juntos.

Ni sientes mariposas en el estómago, ni escuchas música de fondo cuando lo ves… Te contamos cómo reconocer al amor de tu vida. ¿Sera tu pareja actual?

Algunas personas creen que el verdadero amor es solo el primero, como dice la canción, sin embargo, hay quienes se pasan al otro extremo y creen que envejecerán con todas y cada una de sus parejas.

¿Cómo reconocer al amor de tu vida?

Debes responder SÍ a siete de estas diez señales que te da tu propia cabeza y, por supuesto, tu corazón.

1. ¿Te sientes en paz y cómoda con esta persona aunque no la conozcas desde hace mucho tiempo?

2. ¿Sientes que puedes ser tú misma con él?

3. ¿Comparten los mismos valores e ideales morales?

4. ¿Se apoyan mutuamente en las buenas y en las malas también?

5. ¿Sus diferencias, en vez de desnivelar la balanza, crean el equilibrio perfecto en la relación?

6. Cuando lo ves, ¿sientes ganas de besarlo y abrazarlo?

7. Si él está mal, ¿sientes como tuyo su dolor?

8. Cuando él te toca, ¿sientes que te flaquean las piernas?

9. ¿Estar a su lado te hace mejor persona?

10. ¿Ambos son capaces de perdonar, ceder y aprender de los errores juntos sin culpar siempre al otro?

Un estudio descubre cómo tu cuerpo sabe quién es “el amor de tu vida”

Seguramente alguna vez has escuchado historias de otros sobre cómo conocieron a su amor verdadero y cómo supieron inmediatamente que era la persona con la que estaban destinados a pasar el resto de sus vidas.

Si echas un vistazo a la imagen del amor y del romance de Hollywood, cuando una mujer encuentra a su hombre encantador, su corazón empieza a latir rápidamente, tiene mariposas en el estómago, y se encuentra eufórica.

Pero, ¿esto es real? ¿O es solo una imagen del amor creada para ganar dinero? ¿Es el amor realmente como una droga?

Un estudio de la Universidad Rutgers en New Jersey, EE.UU., descubrió cómo el amor impacta en el cuerpo humano y qué sucede cuando conoces “el amor de tu vida”. Los investigadores compararon los cambios con los que tienen lugar cuando alguien consume drogas. La conexión era innegable.

Así pues, estar enamorado tendría un efecto similar al de estar drogado, pues el estado de euforia en el que te encuentras, te consume por completo.

Las siguientes 12 señales de tu cuerpo indican que, finalmente, has encontrado a la persona con la que puedes experimentar ese estado:

1. Tu intuición te lo dice

La sensación en tu interior es real, y debes escucharla. Es un gran indicador de si tienes una relación buena y positiva de la que esperar un futuro, o si estás atrapado en la rutina y sólo estás perdiendo el tiempo. Si tienes la sensación de que algo no va bien, presta atención y no ignores tus presentimientos.

2. Estás motivado

Pregúntate esto: Cuando estás con tu pareja, ¿te sientes emocionado y preparado para comerte el mundo? ¿O te hace sentir agotado e inseguro? La persona adecuada, te inspirará, te animará y te motivará para que te conviertas en la mejor versión de ti mismo.

3. Eres sincero contigo mismo

Cuando estás con alguien que te ama y te apoya tanto en las cosas buenas como en las malas que la vida te ofrece, entonces puedes experimentar tu auténtico yo. No tendrás que esconder tu verdadero yo, fingir que eres alguien que en realidad no eres, porque esta persona de verdad valora y ama a la persona que verdaderamente eres.

4. Estás tranquilo y relajado

Seguro que estás de acuerdo con la afirmación de que todas las relaciones necesitan trabajo. Sin embargo, cuando conoces a la persona adecuada, todo encajará y no sentirás que estás “trabajando” por la relación. Todo vendrá sin esfuerzo, y te sentirás tranquilo y en paz.

5. Necesitas a esa persona

No sólo disfrutas pasando tiempo con esa persona, sino que la necesitas cerca. Cuando no están juntos, sientes un vacío dentro de ti, como si te faltara algo. Sientes una necesidad inexplicable de estar a su lado, y ese algo lo sientes, físicamente, dentro de tu cuerpo.

6. Eres más cariñoso y afectuoso

Cuando te ves a ti mismo más afectuoso, cariñoso y vulnerable cuando estás a su lado, es una señal de que te sientes cómodo y seguro en su presencia. Por el contrario, si te vuelves frío y cerrado cuando estás a su lado, es una señal clara de que deberías terminar esa relación.

7. Eres optimista

Con la persona correcta, mirarás al futuro con optimismo, feliz y emocionado. Juntos, planearán cosas maravillosas. Crees en el futuro de tu relación y esto, crea un sentimiento de entusiasmo y auténtica felicidad.

8. Haces elecciones más sanas

Tu pareja sin duda alguna, influirá en tu vida de una forma increíble. Pero lo que importa, es si esta persona impacta en tu vida de forma positiva o negativa. Alguien que de verdad se preocupa por ti, siempre te influirá para que tomes decisiones más sanas para ti. Por ejemplo, te inspirará para que comas más sano, para que seas más activo físicamente o para empezar un nuevo hobby.

9. Experimentas una auténtica empatía

Cuando de verdad amas a alguien, sientes una conexión con esa persona que va más allá de lo físico. Conectan a un nivel emocional profundo. Sientes lo que la otra persona vibra, y ambos, hacen un esfuerzo para hacer que la pareja esté emocionalmente plena y feliz. Esta auténtica empatía por ambas partes, es una señal de que tienes a tu lado a la persona adecuada.

10. Las palmas de tus manos sudan, y tus mejillas se sonrojan

Cuando tu pareja hace que te sientas emocionado, puedes experimentar algunas cosas parecidas a la ansiedad, tales como que tu corazón lata más rápido, tus mejillas se sonrojen, o que tus manos suden.

11. Sientes alivio ante el dolor

Si sientes cualquier tipo de dolor, y este dolor se alivia con sólo pensar en tu pareja y su relación, es una señal clara de que tu pareja te influye de forma positiva. Este alivio, suele venir de la euforia que sientes cuando piensas en ella, y actúa como un calmante natural.

Y tú, ¿has encontrado una persona adecuada para ti?

Fuentes:
Ohyeea
Enfemenino

Ahora Tú

Antes de ti, no
Yo no creía en romeos, Julietas, muriendo de amor
Esos dramas no me robaban la calma, pero la historia cambió
Pero esta historia me cambió
Dicen que se sabe si un amor es verdadero
Cuando duele tanto como dientes en el alma
Dicen que lo nuestro es tan sólo pasajero
Pero que sabe la gente lo que siento cuando callan

Y ahora tú
Llegaste a mí, amor
Y sin más cuentos apuntas directo en medio del alma
Ahora tú
Llegaste a mí, oh no
Sin previo aviso, sin un permiso, como si nada
Ahora tú

Dicen que se sabe si un amor es verdadero
Cuando duele tanto como dientes en el alma
Dicen que lo nuestro es tan sólo pasajero
Pero que sabe la gente lo que siento cuando callan

Ahora tú
Llegaste a mí, amor
Y sin más cuentos apuntas directo en medio del alma
Ahora tú
Llegaste a mí, oh no
Sin previo aviso, sin un permiso, como si nada
Ahora tú
Llegaste a mí

Y ahora tú
Llegaste a mí, amor
Y sin más cuentos apuntas directo en medio del alma
Ahora tú
Llegaste a mí, oh no
Sin previo aviso, sin un permiso, como si nada

Dicen que se sabe si un amor es verdadero
Cuando duele tanto como dientes en el alma

El amor verdadero existe y estas 10 manifestaciones hablan por tu hombre (aunque él no te lo diga)

El amor insiste en hablar a diario. Si tú deseas tener una idea clara sobre el mismo y conocerlo en tu vida, este artículo te ayudará un poco.

Erika Otero Romero

Todos hemos soñado con conocer y vivir el amor verdadero. Hay personas muy afortunadas que logran experimentarlo a lo largo de su vida; otras tantas son menos afortunadas, pues solo llegan a experimentar «espejismos» del mismo.

Amar es en realidad la acción más compleja de la que se tiene conocimiento, ya que implica liberarse de orgullo y egoísmo, ceder terreno y callar aunque a veces se quiera gritar de dolor. Sí, si tú has amado, sabes de qué hablo y cuánto duele amar a alguien que no te ama, o amar y ser abandonado; incluso, ver morir a la persona que amas. El amor es sublime y a veces doloroso, pero merece la pena ser experimentado por lo menos una vez en la vida.

Es por todo lo anterior que merece la pena dedicar unas cuántas palabras para que conozcas 10 expresiones del amor verdadero.

1. Es construido día a día

¿Cómo? Pues a través de acciones, ya que éstas hablan más claro que las mismas palabras. Por ello es que se recurre a las mismas para que sea demostrado.

Cada pareja tiene su estilo, algunos se dicen «te amo» a diario y cada que pueden, otros procuran levantarse al mismo tiempo y compartir labores hogareñas antes de ir al trabajo. Algunos otros se las arreglan para recordar cada fecha importante y JAMÁS se van a dormir estando enojados.

Advertisement

2. Habla de manera amable

En toda relación hay momentos de exasperación: que se amen no es sinónimo de que jamás van a tener problemas o diferencias. El éxito de una relación donde hay amor verdadero es que saben hacer ver sus errores o equivocaciones a través de una charla clara, amable, sin rodeos.

3. No exige, ofrece

El amor no se trata de control, ni de exigencia. Por el contrario, es libertad y confianza. El amor de verdad implica respetarse y crecer de manera individual para que así la pareja se vea fortalecida como un conjunto.

4. Apoya de manera incondicional

Por ser pareja no se deja de ser un individuo con aspiraciones y sueños. Quien ama de verdad apoya a su cónyuge en el logro de sus objetivos, además tiene sus propias metas y busca el apoyo de su pareja para realizarlas.

5. Perdona de manera rápida

Como ser imperfecto que eres, cometes pequeñas fallas a diario que pueden lastimar a tu pareja; sin embargo, cuando se ama de verdad el perdón hace parte del día a día. Con ello se logra avanzar y no estancarse por efecto de rencores y malas vivencias, a veces sin importancia.

Lee también: Ella murió luego de 60 años de matrimonio, él encontró una nota oculta luego de su muerte, y le rompió el corazón.

Advertisement

6. Confía de manera voluntaria

Para quien ama de verdad, el amor significa arriesgarse, confiar y dar todo de sí pese a saber que puedes terminar herido. Amar de esa manera permite que la relación florezca, pues no limita ni ata, solo la deja ser aunque eso refiera salir perdiendo de vez en cuando, o nunca.

7. Respeta

Bajo la consigna del respeto y la confianza, ambas partes se sienten libres para crecer como seres individuales que juntos construirán un hogar digno de ser emulado. El amor está unido al respeto y quien ama jamás intentará herir a su amor.

8. No teme ser expresado

¿Y por qué razón habrían de sentir vergüenza por darse un beso o un abrazo en público? El amor es digno de ser demostrado con palabras dulces, gestos amables, generosidad y actos de bondad. En privado o en público, una muestra de afecto puede cambiar la manera como los demás ven al mundo.

9. No pone condiciones, ni excepciones

Es normal que no te guste todo de tu pareja, aun así esas diferencias que a veces te molestan son las que hacen que amar a esa persona sea especial. Cuando se ama se acepta «todo el paquete», y éste incluye defectos y cualidades. No se puede amar una parte y odiar la otra.

10. Escucha sinceramente

No solo es hablar de todo, es saber escuchar todo lo que la pareja quiera expresar. Se escucha con todos los sentidos, porque el ser humano habla con el cuerpo entero e incluso con lo que no dice. Además, si no entiende algo, pregunta, pues no da lugar a malas interpretaciones. De esa manera logran compenetración y comprensión plena.

Advertisement

Como puedes ver, amar es un compendio de acciones que ayudan a construir y fortalecer la relación afectiva. Te invito a que implementes las acciones que te hagan falta y si ya tienes el amor verdadero en tu vida, te felicito, pues pocos son los afortunados.

Toma un momento para compartir …

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

Periódicamente también recibirás ofertas especiales de nuestros socios

El amor verdadero no nace o aparece, se construye

Hablemos de amor verdadero, pero de ese amor sin envoltorio, sin artificios ni romanticismos. El auténtico y el que es capaz de perdurar en el tiempo aportando una felicidadsincera, una cotidianidad enriquecedora donde la pareja puede crecer personalmente y en conjunto.

¿Existe el amor verdadero? Desde luego que sí, pero no debemos tener como referencia el mundo del cine o de la literatura, estamos seguros de que a tu alrededor, o puede que incluso tú mismo, lo estés viviendo. Si es así, estamos seguros de que ya conoces el secreto: el esfuerzo, la dedicación por construir día a día esa relación, ahí donde ambos miembros son capaces de hacer equipo y aportar sus energías por igual.

Porque en ocasiones, el amor por sí solo no basta. No importa la pasión, la atracción o ese sentimiento que nos ciega y nos desborda. Una relación saludable necesita algo más que todo esto para ser auténtica y perdurable. Hablemos hoy sobre ello, ahondemos en el concepto del amor verdadero: el que no duele y que nos enriquece.

«Ser profundamente amado por alguien te da fuerza, mientras que amar a alguien profundamente te da valor.»

-Lao Tzu-

El mito del amor romántico

Puede que el mundo del cine y la literatura sean los grandes culpables de que muchos hayamos crecido teniendo como referencia ese tipo de amor «romántico» visto en la gran pantalla y leído en las páginas de los libros. Nos han mostrado grandes historias capaces de encandilarnos para hacernos soñar, falacias insostenibles que raras veces podemos encontrar en el mundo real.

«El amor romántico» no es amor verdadero, debemos tenerlo claro. Y más aún, debemos ir con cuidado de no caer en esos peligrosos mitos que a veces se encierran en el ideal del romanticismo:

El amor es para siempre

Esta idea no es del todo falsa, no podemos negar que son muchas las parejas que capaces de mantener vivo su amor hasta el día de su muerte. Ahora bien, lejos de pensar que «el amor debe ser para siempre», pregúntate primero si eres feliz hoy. Y más aún, en ocasiones hay amores fugaces pero tan intensos que merecen la pena vivirse.

Los celos son una muestra de amor

Para el amor romántico, los celos son una expresión de afecto. Sin celos no existe un amor real y sincero. La idea de los celos como muestra de amor es un riesgo absoluto, una muestra de dominacióny desconfianza que edifica gran parte de esas relaciones tóxicas que vemos a menudo.

El amor es pasión

Otra idea errónea del amor romántico, pensar que una relación sin pasión no es una auténtica pareja. Los sentimientos deben llevarse al extremo, donde la sexualidad encuentra su máxima expresión y el afecto no tiene término medio.

Un mito falso. Una relación atraviesa etapas y, aunque con el tiempo se pierda la intensidad del inicio, sigue existiendo una intimidad y una complicidad que unen aún más a la pareja.

«Todas las pasiones son buenas mientras uno es dueño de ellas, y todas son malas cuando nos esclavizan.»

-Jean Jacques Rousseau-

Los cimientos de un amor verdadero

El amor verdadero no necesita artificios ni se sustenta en esa magia donde las cosas salen bien porque «estamos predestinados». Obviamente, ello no quita que exista esa chispa donde la casualidad, tuvo quizá gran parte de culpa de que dos personas se encontraran, pero dejando el «halo de magia» a un lado, lo que verdaderamente importa es el día a día, ahí donde las pequeñas cosas, edifican una auténtica relación.

Una buena comunicación

Una comunicacióndonde la escucha sea sincera y se pueda hablar de modo democrático, llegando a acuerdos. Las fuerzas están repartidas, no hay perdedores, la balanza tiende a equilibrarse y los diálogos son continuos.

Y ojo, en una buena comunicación también están presentes las discusiones, es normal y es necesario ser sinceros. Es importante no guardarse o esconder nada, si no, puede aparecer el rencor.

Apoyo y reconocimiento

Los dos miembros se respetan y se valoran con autenticidad, reconociendo virtudes y defectos. No hay desprecios, no hay ironías ni humillaciones, la consideración es muta y se permite el crecimiento personal, a la vez que se madura como pareja.

Complicidad y cariño sincero

Es posible que con los años perdamos esa pasión de los inicios, pero aún así seguimos siendo felices. Una pareja saludable, feliz y satisfecha sabe que el amor verdadero se nutre de esa complicidadcotidiana donde buscarse con las miradas, donde seguir sonriendo e ilusionándonos por un futuro en común.

Imagen: «Before Sunset» (2004)

Ciencia

Para superar la etapa fugaz del enamoramiento, las parejas deben realizar actividades nuevas implicadas en la liberación de neurotransmisores como endorfinas, dopamina y oxitocina, útiles para estrechar el vínculo

El amor es la expresión cultural de uno de los requerimientos básicos de la vida: la sobrevivencia de la especie. Si bien es una actividad tan compleja como el funcionamiento de nuestro cerebro, podemos aprender a establecer relaciones amorosas verdaderas y duraderas, con la persona dispuesta a elaborar un proyecto de vida en común.

Georgina Montemayor, de la Facultad de Medicina (FM) de la UNAM, abundó que para consolidarlas, se requiere un trabajo de largo plazo, a fin de construir un vínculo de pareja en el que encontremos apoyo y comprensión más allá de los primeros meses de enamoramiento.

El ser humano tiene una enorme necesidad de establecer vínculos amorosos, subrayó en ocasión del Día del Amor y la Amistad.

Para superar la etapa fugaz del enamoramiento, las parejas deben realizar actividades nuevas, como viajar, practicar deportes, charlar siempre mirándose a los ojos, tomarse de las manos y, lo más importante, construir un plan de vida en común, actividades implicadas en la liberación de neurotransmisores como endorfinas, dopamina y oxitocina, útiles para estrechar el vínculo y mantener un estado de bienestar, explicó.

La química de estas emociones y sensaciones está en la parte emocional y en la corteza cerebral. A este nivel, debemos desarrollar acciones para modelarla y lograr que la pareja perdure. Deberíamos tener una educación amorosa para aprender a mantener relaciones duraderas, planteó.

Lo ideal sería saber lo que queremos y hacia donde llevaremos cada relación, para encontrar una pareja con quien construir un vínculo verdadero, que supere el paso del tiempo.

La antropóloga estadounidense Helen Fisher propone la existencia de tres «programas cerebrales» para la elección de pareja, en los que intervienen distintos neurotransmisores que cumplen funciones distintas, al insertarse en sitios de recepción específicos en las neuronas. El primero, el deseo sexual, es dirigido -en hombres y mujeres- por la testosterona.

En esta fase, con una o varias personas al mismo tiempo, nuestro cuerpo libera dopamina, que actúa a nivel del sistema nervioso central y se relaciona con las sensaciones de placer y motivación.

También actúa la primera capa de la corteza cerebral prefrontal, encargada de la toma de decisiones y es desde aquí cuando el cerebro decide si queremos pasar o no a las siguientes fases.

Asimismo, interviene la estructura cerebral del núcleo estriado, relacionado con la coordinación de los movimientos. El deseo es sólo performance, pura actividad muscular para cumplir sus fines, detalló la divulgadora científica.

El más costoso, por sus implicaciones en el funcionamiento cerebral y en el cuerpo, es el amor romántico o apasionado, más conocido como enamoramiento, el segundo programa. El cerebro libera un coctel de dopamina, feniletilamina norepinefrina, testosterona, estrógenos, oxitocina en la mujer y vasopresina en el hombre, en una fase de locura pasajera.

A este respecto, explicó que se activan sustancias químicas que ocupan todas las neuronas y sólo pensamos en la persona, con quien proyectamos hacia el futuro, sentimos «mariposas» en el estómago al verla y no dormimos ni comemos adecuadamente.

Por ello, también se le compara con un estado obsesivo compulsivo. «Para saber si realmente estamos enamorados, sólo tendríamos que preguntarnos cuánto del tiempo que estamos despiertos pensamos en el otro», detalló.

Al estar involucrada la dopamina, relacionada con la novedad, la motivación y el aprendizaje, en un principio la persona nos parece maravillosa, interesante y queremos conocer su vida al detalle.

Al terminar esta etapa, el neurotransmisor ya no se libera en la misma cantidad. Paulatinamente sucede lo mismo con las demás sustancias, porque el cerebro y el organismo no resisten más allá de 48 meses esta «locura» , por el desgaste.

La académica subrayó que esto es positivo para quienes sufren una ruptura amorosa o el abandono. Sólo será por una temporada, equivalente al doble de lo que duró el enamoramiento. Es el tiempo que requieren las neuronas para deshacerse de las sustancias liberadas.

Expuso que si una pareja se mantiene unida después de esta «demencia temporal» tiene posibilidades de pasar al siguiente nivel: el amor verdadero, tercer programa cerebral.

En su mayoría, las personas fallan en su intento para lograrlo, porque no van más allá de la idealización del otro, sin mostrarse con defectos y cualidades. Las personas deben producir, con ciertas actividades en pareja, los neurotransmisores referidos. El cerebro ya no te lleva, tú le indicas lo que requieres para mantener y estrechar el vínculo, subrayó la investigadora.

Además, al rememorar los primeros encuentros con la persona amada, la amígdala cerebral vuelve a liberar los neurotransmisores que nos producen bienestar y placer. «Siempre podernos darnos el tiempo para hacerlo», recomendó.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *