0

Embarazada de 1 mes

Tabla de contenidos

Los primeros síntomas del embarazo: ¿cómo debo cuidarme durante el primer mes?

El primer mes de embarazo es decisivo. Notarás los primeros síntomas propios y cambios físicos, como el aumento de tus pechos, el sentido del olfato más sensible, la pared uterina se espesa, el cuello del útero se ablanda y la placenta y el cordón umbilical comienzan a formarse. En primer lugar lo más importante es que confirmes tus sospechas y una vez que sepas que te encuentras en tu primera etapa de gestación deberás tener en cuenta una serie de consejos para superar el primer mes de embarazo sin problemas.

Los primeros síntomas del embarazo

– El retraso de la menstruación es el primer signo objetivo de embarazo. No obstante, hay muchas mujeres con reglas irregulares e incluso con períodos de amenorrea (ausencia espontánea de la menstruación), por lo que, en realidad, no es uno de los signos más fiables.
– Los pechos están más doloridos: aumenta su volumen y están más sensibles. Lo más probable es que tengas que cambiar pronto tu talla de sujetador.
– Sientes el estómago revuelto al despertarte.
– Durante el día tienes náuseas e incluso vómitos.
– Te sientes (más) cansada de lo normal.
– Tienes un fluido vaginal distinto.
– Puede salirte un poco de acné.
– Sufres acidez de estómago y no soportas muchos alimentos.
– No toleras ciertos olores.
– Tu apetito varía: o bien no tienes ganas de comer o no puedes controlar tu hambre.
– Experimentas cambios de humor (positivos o negativos) en función de la acción hormonal.
– Estás más irritable o te vuelves hipersensible.

Descubre: La evolución del feto a través de ecografías

© iStock

Confirmación del embarazo

En la farmacia puedes conseguir pruebas de embarazo que tienen hasta una fiabilidad del 99%, además la mayor ventaja es que puedes obtener un resultado inmediato. Estos test permiten realizar la prueba unos 10 o 12 días después de la concepción, o unos días después de la primera falta (mínimo tres días) y así confirmar si estás o no embarazada.

Además, debes ir a tu ginecólogo para realizarte una analítica ya que es la única manera de estar 100% segur del embarazo, aunque tendrás que esperar unos días para conocer el resultado.

La evolución del bebé durante el primer mes de embarazo

Durante el primer mes de embarazo podemos decir que el bebé comienza a desarrollarse:
– El óvulo fecundado o cigoto se implanta en la mucosa uterina.
– En cuatro semanas el bebé ya tiene corazón y estómago: comienza la organogenia, es decir, empiezan a formarse los órganos principales.
– No se pueden distinguir los miembros, son como paletas.
– Empieza a crearse el sistema nervioso.
– Comienzan a desarrollarse los órganos sensoriales. Aún sin ojos ni boca, ya hablamos del embrión.
– En esta fase, el embrión flota en la cavidad amniótica unido al exterior por el cordón umbilical en formación. Al final del primer mes de gestación, el bebé mide de dos a cinco milímetros.
Puede que durante el primer mes (según los estudios ocurre a un 20% de mujeres) sufras un aborto natural. Se identifica por una falta de empatía hacia el embarazo y por una pérdida continua de sangre (¡atención! una pérdida de sangre intermitente puede ser completamente normal). En ese caso, consulta con tu ginecólogo.

Descubre: ¡Sentimientos a flor de piel! Descubre cómo es el embarazo semana a semana

© enfemenino

Salud y alimentación durante el primer mes de embarazo

Deberás ser tú quién decida escoger al ginecólogo que lleve tu embarazo, puedes elegir entre la seguridad social o bien una clínica privada. Por otro lado, comienzan meses de cuidados intensos, debes prestar especial atención a tu cuerpo, a los cambios, a tu alimentación y en definitiva, cuidarte más. Aquí te dejamos con los primeros pasos que se aconsejan cuando se conoce la noticia del embarazo:
– Si todavía no lo has hecho, deja de fumar.
– Queda totalmente prohibido el consumo de alcohol.
– Cuida tu alimentación dando prioridad a verduras, frutas, legumbres, pescados, carnes magras… Es decir, apostar por alimentos no procesados para obtener todos los nutrientes necesarios y limita el consumo de ultraprocesados poco saludables (refrescos, bollería, fritos, precocinados…).
– Complementa tu alimentación con ácido fólico. Actualmente se recomienda consumir 400 microgramos diarios antes y durante el embarazo para evitar un déficit de folatos y prevenir problemas del tubo neural. De hecho, el cierre del tubo neural se produce entre los días 22 y 28 de gestación, por lo que es es muy conveniente tener niveles adecuados de folatos, incluso, desde que se planea el embarazo.
– Disminuye el consumo de café y té.
– ​No se aconseja practicar deportes violentos tales como el esquí, artes marciales o equitación para disminuir el riesgo de aborto natural. Asimismo, evita viajes largos en coche.
– Evita el queso crudo no pasteurizado, ya que puede contener listeriosis.
– Te encontrarás más cansada de lo habitual de modo que deberás reservar unos momentos adicionales para completar el reposo necesario.
– Si sufres migrañas o nauseas consulta a tu médico antes de recurrir a los medicamentos habituales tales como la aspirina, ya que pueden estar prohibidos o no recomendados durante el embarazo.
– En caso de sangrado de encías acude inmediatamente al dentista.

Preparar a la familia para la llegada del bebé

Si tienes más hijos, se recomienda hablarles del bebé desde un principio porque los niños sienten y se dan cuenta de todo. Por instinto, notarán que se está dando un gran cambio. Más vale involucrarlos que mantenerlos al margen, ya que no entenderán el por qué.

Aunque prefieras esperar a la primera ecografía para asegurarte de que el embarazo marcha bien, háblales de que quieres tener otro niño y así les prepararás para el momento de la gran noticia. Es muy importante una comunicación fluida tanto con los peques como con tu pareja.

Consejos para la futura mamá

En esta página:

  • Introducción
  • ¿Qué se considera un plan de alimentación saludable para una mujer embarazada?
  • ¿Cuántas calorías debo consumir?
  • ¿Por qué es importante un aumento saludable de peso?
  • ¿Tengo alguna necesidad especial de nutrición ahora que estoy embarazada?
  • ¿Puedo continuar con una dieta vegetariana durante el embarazo?
  • Sugerencias para una alimentación saludable
  • ¿Qué comidas debo evitar durante el embarazo?
  • ¿Debo hacer actividad física durante el embarazo?
  • ¿Qué actividades físicas debo evitar durante el embarazo?
  • Sugerencias para comenzar a hacer actividades físicas
  • ¿Qué hábitos debo mantener después de que nazca mi bebé?
  • ¿Por qué debo tratar de volver a un peso saludable después del parto?
  • Recetas favoritas que han sido adaptadas
  • Recuerde…
  • Ensayos Clínicos

Introducción

Comer bien puede ayudarla a tener un embarazo saludable y un bebé sano. Mantenerse físicamente activa la puede ayudar a que se sienta más cómoda los 9 meses del embarazo y a que tenga un parto más fácil. Use las ideas y sugerencias en este folleto para mejorar su plan de alimentación y para hacer más actividad física antes, durante y después de su embarazo. Haga estos cambios ahora y sea un ejemplo saludable para su familia para toda la vida.

¿Qué se considera un plan de alimentación saludable para una mujer embarazada?

Un plan de alimentación saludable para el embarazo incluye una variedad de alimentos ricos en nutrientes. En enero del 2005, el Departamento de Salud y Servicios Humanos y el Departamento de Agricultura de los Estados Unidos publicaron las Guías Alimentarias para los Estadounidenses del 2005. Estas nuevas guías contienen recomendaciones para promover la salud y reducir el riesgo de enfermedades crónicas a través de una alimentación nutritiva y actividad física. Estas recomendaciones incluyen algunas de las necesidades nutritivas para el embarazo. Para información adicional sobre los grupos de alimentos y los valores nutricionales, por favor visite la página: https://www.health.gov/dietaryguidelines.

¿Cuántas calorías debo consumir?

El comer una variedad de alimentos que le proporcionen suficientes calorías, ayuda a que tanto usted como su bebé aumenten la cantidad apropiada de peso. Durante los primeros 3 meses del embarazo, no necesita cambiar el número de calorías que consume.

Las mujeres con un peso normal necesitan consumir unas 300 calorías adicionales diarias durante los últimos 6 meses del embarazo. Esto da un total de alrededor de 1.900 a 2.500 calorías diarias. Si usted pesaba menos o más de lo que debía o era obesa antes de salir encinta, o si está embarazada con más de un bebé, es posible que necesite una cantidad diferente de calorías. Consúltele a su profesional de la salud cuánto peso debe aumentar y cuántas calorías necesita.

Las mujeres con un peso normal necesitan comer unas 300 calorías adicionales cada día durante los últimos 6 meses del embarazo . Esto da un total de alrededor de 1.900 a 2.500 calorías diarias. Si usted pesaba menos o más de lo que debía o era obesa, antes de salir encinta, o si está embarazada con más de un bebé, es posible que necesite una cantidad diferente de calorías. Consúltele a su proveedor de la salud cuánto peso debe aumentar y cuántas calorías necesita.

¿Por qué es importante un aumento saludable de peso?

Un aumento saludable de peso le puede ayudar a que su embarazo y parto sean más cómodos. También puede ayudarle a tener menos complicaciones durante el embarazo, como la diabetes, la presión arterial alta, el estreñimiento y el dolor de espalda.

Si usted no aumenta suficiente peso cuando está embarazada, el bebé tendrá dificultad para crecer adecuadamente. Infórmele a su profesional de la salud si cree que no está aumentando suficiente peso.

Cada una de estas opciones saludables contiene alrededor de 300 calorías:

  • 1 taza de yogur descremado con fruta y una manzana mediana
  • 1 tajada de pan integral tostado con 2 cucharadas de mantequilla de maní
  • 1 taza de chile con carne y frijoles (o puede sustituir la carne con una variedad de vegetales) y 1/2 onza de queso chédar
  • 1 taza de cereal de pasas con afrecho («raisin bran») con 1/2 taza de leche descremada y un banano pequeño
  • 3 onzas de jamón asado sin grasa o pechuga de pollo asada y 1/2 taza de camote
  • 1 tortilla de harina o maíz (de 7 pulgadas/18 centímetros), 1/2 taza de frijoles refritos, 1/2 taza de brócoli cocinado y 1/2 taza de pimientos rojos cocinados

Si usted aumenta demasiado peso, tiene mayor probabilidad de tener un parto más largo y más difícil. Además, si aumenta mucha grasa corporal, le será más difícil volver a tener un peso saludable después de dar a luz. Si usted cree que está aumentando demasiado peso durante su embarazo, consúltele a su profesional de la salud.

No trate de perder peso si está embarazada. Si no consume suficientes calorías o una variedad de alimentos, su bebé no recibirá los nutrientes que necesita para crecer.

¿Tengo alguna necesidad especial de nutrición ahora que estoy embarazada?

Sí. Recuerde que durante el embarazo su bebé se está desarrollando y tanto usted como su bebé necesitan mayor cantidad de varios nutrientes. Si come el número recomendado de porciones diarias de cada uno de los grupos de alimentos, usted debe obtener la mayoría de los nutrientes que necesita.

Asegúrese de comer alimentos con alto contenido de folato, como el jugo de naranja, las fresas, espinacas, brócoli, frijoles y panes y cereales enriquecidos, o puede obtenerlo en un suplemento de vitaminas y minerales.

¿Cuánto peso debo aumentar durante el embarazo?

Consulte con su profesional de la salud sobre cuánto peso debería aumentar durante el embarazo. Las recomendaciones generales sobre cuánto aumentar de peso que se indican a continuación en la columna derecha, dependen del peso que usted tenía antes del embarazo y son para mujeres que están esperando un solo bebé.

Si usted: Debe aumentar:
Pesa menos de lo normal De 28 a 40 libras (entre 13 y 18 kilos)
Tiene un peso normal De 28 a 40 libras (entre 13 y 18 kilos)
Tiene sobrepeso De 15 a 25 libras (entre 7 y 11 kilos)
Está obesa Por lo menos 15 libras (por lo menos 7 kilos)

Para prevenir los defectos de nacimiento, es necesario que obtenga suficiente folato todos los días antes y durante el embarazo. Los suplementos prenatales contienen ácido fólico (otra forma de folato). Busque suplementos que contengan por lo menos 400 microgramos (0.4 miligramos) de ácido fólico.

Aunque la mayoría de los profesionales de la salud recomiendan que se tome un suplemento prenatal multivitamínico con minerales antes y durante el embarazo y mientras esté dando de lactar, siempre debe consultar con su profesional de la salud antes de tomar cualquier suplemento.

¿Puedo continuar con una dieta vegetariana durante el embarazo?

Sí, puede seguir un plan de alimentación vegetariana durante el embarazo, pero primero consulte con su profesional de la salud.

Para asegurarse de que usted esté obteniendo suficiente cantidad de los nutrientes importantes, incluyendo proteína, hierro, vitamina B12 y vitamina D, su profesional de la salud le puede pedir que haga una cita con un nutricionista certificado, que puede ayudarle a planificar sus comidas así como recomendarle que tome suplementos.

Sugerencias para una alimentación saludable

Siga las siguientes sugerencias para satisfacer las necesidades de su cuerpo y evitar las molestias comunes del embarazo:

  • Desayune todos los días. Si tiene náuseas por las mañanas, coma tostadas de trigo o galletas integrales al despertarse, aún antes de levantarse de la cama. Un poco más tarde, tal vez a media mañana, coma el resto del desayuno (fruta, avena, cereal, leche, yogur y otros alimentos).
  • Coma alimentos con un alto contenido de fibra. Consumir cereales de granos integrales, vegetales, frutas, frijoles, pan y arroz integral, tomar mucha agua y realizar actividad física diaria, le ayudará a evitar el estreñimiento del que padecen muchas mujeres embarazadas.
  • Mantenga a mano alimentos saludables. Será más fácil que usted obtenga un refrigerio saludable si tiene a mano un cesto lleno de manzanas, bananos, duraznos, naranjas y uvas. Las frutas y los vegetales frescos, congelados y enlatados, así como los frijoles enlatados, constituyen adiciones saludables y rápidas a las comidas.
  • Si usted sufre de acidez durante el embarazo, coma comidas pequeñas más a menudo, coma despacio, evite las comidas picantes o grasosas (como los chiles o el pollo frito), tome líquidos entre las comidas en vez de con las comidas, y no se acueste inmediatamente después de comer.
  • Si tiene mucha náusea o vómitos excesivos («hiperémesis»), consulte con su profesional de la salud. Puede ser que tenga que ajustar la manera de alimentarse, por ejemplo, comiendo comidas más pequeñas más a menudo y bebiendo muchos líquidos. Su profesional de la salud puede ayudarle con la náusea o vómitos, para que usted pueda continuar alimentándose sanamente.

¿Qué comidas debo evitar durante el embarazo?

Hay ciertas comidas y bebidas que pueden ser dañinas para su bebé si las come o las toma durante el embarazo. A continuación hay una lista general de las comidas y bebidas que usted debe evitar:

  • Las bebidas alcohólicas. En vez de vino, cerveza o un cóctel, disfrute de un vaso de jugo de manzana o de tomate, agua efervescente u otras bebidas sin alcohol.
  • Los pescados que puedan tener niveles altos de metilmercurio (una sustancia que se puede almacenar en el pescado y hacerle daño al bebé que está esperando). No coma tiburón («shark»), pez espada («swordfish»), caballa («king mackerel»), ni lofolálito («tilefish») durante el embarazo. No coma más de 12 onzas en total de cualquier tipo de pescado por semana (el equivalente a 4 porciones de 3 onzas, es decir, cada una del tamaño de un juego de naipes).
  • Los quesos suaves como el queso feta, el Brie, el de cabra o el queso fresco y los embutidos o fiambres («deli meats» o «lunch meats») que vienen listos para comer, tales como longanizas, mortadela o boloña, morcillas, jamón, chorizos, salchichas y salchichones. Estas comidas pueden contener una bacteria llamada listeria que es dañina para el bebé que usted está esperando. Si se cocinan a los embutidos o a las salchichas hasta que alcancen una temperatura alta, se puede matar esta bacteria haciéndolos seguros para comer.
  • Los pescados crudos como el sushi, sashimi o ceviche, y las carnes o aves crudas o poco cocinadas. Estas comidas pueden contener bacterias dañinas. Cocine bien los pescados, carnes y aves antes de comerlos.
  • Cantidades grandes de bebidas que contengan cafeína. Si usted toma mucho café, té o gaseosas, consulte con su profesional de la salud para ver si usted debe reducir su consumo de cafeína. Pruebe la versión descafeinada (sin cafeína) de su bebida favorita, una taza de leche tibia descremada o semi descremada, o agua efervescente.
  • Cualquier cosa que no sea un alimento. Algunas mujeres embarazadas tienen deseos de cosas que no son alimentos, como almidón de lavandería o arcilla. Infórmele a su profesional de la salud, si tiene deseos de consumir algo que no sea un alimento.

Pídale a su profesional de la salud una lista completa de las comidas y bebidas que usted debe evitar.

¿Debo hacer actividad física durante el embarazo?

Casi todas las mujeres pueden y deben hacer algún tipo de actividad física durante el embarazo. Sin embargo, consulte primero con su profesional de la salud, especialmente si usted tiene presión arterial alta, diabetes, anemia, sangrado u otros problemas de salud o si usted es obesa o pesa muy poco.

No importa si usted hacía o no algún tipo de actividad física antes de su embarazo, pregúntele a su profesional de la salud cuánto ejercicio puede hacer sin correr peligro. Trate de hacer por lo menos 30 minutos de alguna actividad física de intensidad moderada (que le haga respirar más fuerte pero que no le haga trabajar demasiado o sobrecalentarse) la mayoría, o de ser posible, todos los días.

La actividad física de intensidad moderada realizada regularmente durante el embarazo puede:

  • Ayudarle a que usted y su bebé aumenten la cantidad adecuada de peso.
  • Reducir las molestias del embarazo como el dolor de espalda, los calambres en las piernas, el estreñimiento, la hinchazón y la inflamación.
  • Reducir su riesgo de diabetes gestacional (la diabetes que se detecta por primera vez cuando se está embarazada).
  • Mejorar su estado de ánimo y nivel de energía.
  • Mejorar su sueño.
  • Ayudarle a tener un parto más fácil y rápido.
  • Ayudarle a recuperarse del parto y regresar más rápido a un peso saludable.

Siga estas precauciones cuando haga actividad física durante el embarazo:

  • Escoja actividades moderadas que sean menos propensas a hacerle daño, como caminar, aeróbicos acuáticos, natación, yoga o usar una bicicleta fija o estacionaria.
  • Deje de hacer ejercicio cuando comience a cansarse y nunca haga ejercicio hasta quedar exhausta o sobrecalentarse.
  • Tome mucha agua.
  • Póngase ropa cómoda que le quede bien y le dé soporte y proteja al pecho.
  • Deje de hacer ejercicio si se siente mareada, le falta aire, tiene dolor de espalda, hinchazón, entumecimiento, náusea o si su corazón comienza a latir muy rápido o irregularmente.

¿Qué actividades físicas debo evitar durante el embarazo?

Por razones de su salud y seguridad, y las de su bebé, hay ciertas actividades físicas que no debería hacer mientras está embarazada. A continuación listamos algunas. Pregúntele a su profesional de la salud si hay otras actividades físicas que debe evitar durante el embarazo.

  • Evite hacer cualquier actividad física afuera cuando hace mucho calor.
  • Evite los baños de vapor, los jacuzzis y las saunas.
  • Después de las 20 semanas de embarazo, evite las actividades físicas en las que tenga que acostarse de espalda, como ciertas posiciones de yoga.
  • Evite los deportes de contacto como el fútbol americano y el boxeo, así como otras actividades que le puedan hacer daño como la equitación.
  • Evite las actividades en que tenga que saltar o cambiar rápidamente de dirección como el tenis o el baloncesto. Durante el embarazo, las articulaciones se aflojan y es más probable que usted se haga daño al realizar estas actividades.
  • Evite las actividades que pueden resultar en una caída, tales como el patinaje en línea o esquiar cuesta abajo.

Sugerencias para comenzar a hacer actividades físicas

Comience a hacer actividades físicas para su salud y la de su bebé, siguiendo las sugerencias que le damos a continuación:

  • Camine alrededor de la cuadra o en un centro comercial con su esposo o una amiga.
  • Regístrese en una clase prenatal, sea de yoga, de aeróbicos acuáticos o de ejercicios. Asegúrese que su instructor sepa que usted está embarazada antes de comenzar.
  • Alquile o compre un video de ejercicios para mujeres embarazadas. Busque estos videos en su biblioteca, en la tienda de videos, en la oficina de su profesional de la salud, en el hospital o en las tiendas de ropa de maternidad.
  • En el gimnasio, centro comunitario, el YMCA o YWCA, regístrese para una sesión con un entrenador personal que tenga conocimientos sobre la actividad física apropiada para el embarazo.
  • Levántese y muévase por lo menos una vez cada hora si usted pasa sentada la mayor parte del día. Cuando está viendo televisión, levántese y muévase durante los comerciales.

¿Qué hábitos debo mantener después de que nazca mi bebé?

Continuar con los hábitos saludables de alimentación y de actividad física después de que nazca su bebé puede ayudarle a volver a un peso saludable más rápido y aportarle la energía que necesita para afrontar sus nuevas demandas. Asimismo, usted será un buen ejemplo para su hijo cuando crezca. Después de que su bebé nazca:

  • Continúe comiendo bien. Coma una variedad de comidas de todos los grupos de alimentos. Si no está dando de lactar, necesitará unas 300 calorías menos por día de las que necesitaba cuando estaba embarazada.
  • Si usted está dando de lactar a su bebé, necesitará unas 200 calorías más al día de las que necesitaba cuando estaba embarazada. La lactación puede ayudarle a regresar a un peso saludable más fácilmente ya que requiere una gran cantidad de energía. También puede reducir su riesgo de desarrollar cáncer de los senos y de los ovarios. La lactación puede proteger a su bebé de enfermedades como las infecciones del oído, los resfriados y las alergias. Si usted tuvo diabetes gestacional, darle de lactar a su bebé por más de 3 meses le puede ayudar a prevenir que su hijo llegue a tener sobrepeso.
  • Cuando se sienta capacitada para hacerlo, y una vez que su profesional de la salud le dé la aprobación, regrese poco a poco a una rutina de actividad física de intensidad moderada. Espere entre 4 y 6 semanas después del parto antes de tratar de aumentar su nivel de actividad física. Si realiza actividad física demasiado fuerte al poco tiempo del parto, el proceso de recuperación puede ser más lento. Si está dando de lactar, la actividad física de intensidad moderada realizada regularmente no afecta la cantidad de leche que usted produzca.
  • Regrese gradualmente a un peso saludable. No pierda más de 1 libra por semana después del parto y use un plan de alimentación sana y una rutina de actividad física.

¿Por qué debo tratar de volver a un peso saludable después del parto?

Después del parto, su salud se puede beneficiar si usted trata de volver a un peso saludable. Si no pierde peso después de tener a su bebé, puede tener problemas de sobrepeso u obesidad más tarde, lo que puede causarle problemas de salud. Consúltele a su profesional de la salud sobre cómo alcanzar un peso que sea saludable para usted.

Cuídese bien

El embarazo, el nacimiento y la crianza de su bebé pueden ser maravillosos, emocionantes, emotivos, estresantes y agotadores, todo al mismo tiempo. Pasar por este torbellino de emociones puede hacerle comer demasiado o no lo suficiente o que pierda su empuje y energía. Si se cuida, puede ser más fácil manejar estos sentimientos. Siga hábitos de buena alimentación y de actividad física para tener un embarazo, un bebé y una familia saludables. A continuación le damos algunas ideas de cómo puede cuidarse:

  • Trate de dormir lo suficiente.
  • Alquile una película chistosa y ríase.
  • Disfrute del milagro del embarazo y del nacimiento.
  • Invite a las personas que le agradan a que vengan a conocer a su nuevo bebé.
  • Averigüe qué grupos existen a los que se pueda integrar con su recién nacido, tales como los grupos de nuevas mamás.

Recetas favoritas que han sido adaptadas

Batido de mango

2 tazas de leche con 1% de grasa
4 cucharadas de jugo de mango congelado (o 1 mango fresco, pelado y sin la pepa)
1 banano pequeño
2 cubitos de hielo

  1. Coloque todos los ingredientes en la licuadora. Licue hasta que la mezcla esté espumosa.
  2. Sirva inmediatamente.

Alternativa: En vez de usar jugo de mango, pruebe con jugo de naranja, papaya o fresas.

Rinde: 4 porciones. Tamaño de cada porción: 3/4 taza.

Lomo saltado

1½ libra de lomo de res
2 cucharaditas de aceite vegetal
1 diente de ajo, machacado
1 cucharadita de vinagre
1/8 cucharadita de sal
1/8 cucharadita de pimienta
2 cebollas grandes, rebanadas
1 tomate grande, rebanado
3 tazas de papas hervidas, cortadas en cubitos

  1. Limpie la carne de toda grasa visible y córtela en tiras delgadas y pequeñas.
  2. Caliente el aceite en un sartén grande y sofría el ajo hasta que esté dorado. Agregue la carne, el vinagre, la sal y la pimienta.
  3. Cocine 6 minutos, removiendo la carne hasta que esté dorada.
  4. Agregue las cebollas y el tomate. Cocine hasta que la cebolla esté translúcida. Sirva con papas hervidas y arroz blanco.

Rinde: 6 porciones. Tamaño de cada porción: 1 1/4 taza.

Fuente: Delicious Heart-Healthy Latino Recipes. National Institutes of Health; National Heart, Lung, and Blood Institute and Office of Research on Minority Health. https://www.nhlbi.nih.gov/health/resources/heart/recipes-bilingual

Recuerde…

  • Consulte con su profesional de la salud sobre cuánto peso debe aumentar durante el embarazo.
  • Coma alimentos con un alto contenido de folato, hierro, calcio y proteína, o sino obtenga estos nutrientes a través de un suplemento prenatal.
  • Consúltele a su profesional de la salud antes de tomar cualquier suplemento.
  • Desayune todos los días.
  • Coma alimentos con un alto contenido de fibra y tome mucha agua para evitar el estreñimiento.
  • Evite las bebidas alcohólicas, el pescado crudo o los que contengan niveles altos de metilmercurio, los quesos suaves o consumir cualquier cosa que no sea alimento.
  • Trate de hacer por lo menos 30 minutos de alguna actividad física de intensidad moderada, la mayoría, o de ser posible, todos los días durante el embarazo. No importa si usted hacía o no algún tipo de actividad física antes de su embarazo, pregúntele a su profesional de la salud cuánto ejercicio puede hacer sin correr peligro.
  • Después del embarazo, regrese poco a poco a una rutina de actividad física de intensidad moderada. Asegúrese que se sienta capaz de hacerlo y que su profesional de la salud diga que está bien que usted comience a hacer actividad física.
  • Disfrute del milagro del embarazo y del nacimiento.

Ensayos Clínicos

El Instituto Nacional de Diabetes y Enfermedades Digestivas y Renales (NIDDK por sus siglas en inglés) y otras organizaciones del Instituto Nacional de Salud (NIH) conducen y ayudan en la investigación de muchas enfermedades y condiciones médicas.

Que son ensayos clínicos, y serian una buena opción para usted?

Los ensayos clínicos son parte de la investigación clínica y a la raíz de todos avances médicos. Los ensayos clínicos buscan maneras nuevas de prevenir, detectar o tratar enfermedades. Los investigadores también usan los ensayos clínicos para estudiar otros aspectos de la atención clínica, como la manera de mejorar la calidad de vida de las personas con enfermedades crónicas. Averigüe si los ensayos clínicos son adecuados para usted.

Que ensayos clínicos están disponibles?

Para más información sobre los ensayos clínicos que están disponibles y están reclutando visite: www.ClinicalTrials.gov.

A partir del segundo mes, el embarazo empezará a hacerse más evidente. A la quinta semana de gestación los cambios hormonales se traducen en una sensación de somnolencia casi constante y en un cansancio permanente, los pechos estarán más grandes y sensibles y es probable que el apetito también aumente, en comparación con el primer mes. Las náuseas matutinas también serán más frecuentes. De hecho, comenzarán a intensificarse los síntomas que hasta el momento habían pasado desapercibidos, a la vez que aparecerán otros nuevos.

¿Qué cambios experimenta la madre?

En el segundo mes de gestación los malestares que apenas se notaron durante las primeras cuatro semanas se volverán más intensos. Los cambios metabólicos son los principales responsables de que la mujer experimente náuseas y vómitos con mayor intensidad y frecuencia. De hecho, en algunos casos pueden producirse descensos bruscos del nivel de azúcar en sangre, provocando mareos o desmayos, lo cual también puede estar causado por la disminución de la tensión arterial.

Entre la quinta y octava semana el útero seguirá aumentando de tamaño, lo cual puede causar sensaciones molestas, algunas mujeres refieren sentir pinchazos o punzadas en la zona baja del vientre. También es normal que el abdomen se inflame ligeramente y que aparezcan calambres en las piernas. Las visitas al baño serán más frecuentes, sobre todo debido al incremento de líquidos en el organismo y al crecimiento del útero que comienza a presionar ligeramente la vejiga.

De hecho, a partir de este mes algunas madres comienzan a acumular más líquidos y un poco de grasa, por lo que es normal que aumenten de peso, aunque todavía es muy pronto para que el embarazo pueda verse a simple vista.

En este período el sistema inmunitario de la madre también se debilita, se trata de un mecanismo natural para lidiar y aceptar el desarrollo de las células fetales y de la placenta, que son completamente nuevas para su cuerpo. Ello explica por qué en esta etapa la embarazada es más propensa a enfermar, sobre todo a contraer infecciones respiratorias.

Sin embargo, no todo son malas noticias, a partir de la quinta semana el flujo sanguíneo aumenta alrededor de un 10% para poder satisfacer la demanda creciente de nutrientes y oxígenos del embrión, por lo que algunas madres comienzan a percibir que su piel es más tersa y luminosa.

¿Qué cambios ocurren en el bebé durante el segundo mes de embarazo?

En el segundo mes de embarazo el bebé no será más grande que un grano de arroz, pero su forma habrá comenzado a cambiar. De hecho, todos los órganos y los sistemas principales de su cuerpo se están formando, aunque todavía falta mucho antes que empiecen a funcionar por sí solos.

No obstante, en esta etapa ya puede notarse que su cabeza es ligeramente más grande, en proporción con el resto del cuerpo, y que esta empieza a adquirir una forma más redondeada. También es posible distinguir dos puntos negros, que serán sus ojos, y a finales de la octava semana es probable que ya se puedan observar las orejas.

También se podrán distinguir los brazos y las piernas, y en algunos casos incluso se pueden ver los tobillos y las muñecas. De hecho, en algunos casos, a la octava semana de vida ya se puedan diferenciar los dedos de las manos y pies. La boca, el estómago y los intestinos se están desarrollando, pero todavía no funcionan como un sistema.

A finales del segundo mes, el aparato urinario y genital del bebé habrá comenzado a formarse, aunque todavía no se puede distinguir bien su sexo. En este momento su corazón ya cuenta con cuatro cavidades y late a razón de 180 latidos por minuto.

Síntomas de embarazo: cómo saber si estás embarazada

Síntomas de embarazo más frecuentes

  1. Retraso de la menstruación. Si tu ciclo menstrual es regular y de repente se retrasa, debes estar atenta. Puede que sea un simple retraso sin importancia, pero también podría ser el primer síntoma de embarazo.
  2. Cambios hormonales, que se pueden presentar de las más diversas maneras, desde cambios de humor a manchas en las axilas, nada menos.
  3. Pequeñas pérdidas de sangre. A algunas mujeres les sale un poco de sangre por la vagina unos doce días después de haber concebido. Es una cantidad muy pequeña y no dura más de un par de días. No se sabe con seguridad cuál es el motivo de esta leve pérdida de sangre, pero podría ser debida a la implantación del óvulo fertilizado en el interior del útero. Si te ocurre, debes consultar con el ginecólogo.
  4. Ganas de orinar con frecuencia. A partir de las seis semanas del embarazo, puede que empieces a sentir ganas de ir a orinar con más frecuencia. También es uno de los síntomas de embarazo más frecuentes. El principal motivo es que, durante la gestación, aumenta la cantidad de sangre y líquidos que circulan por el cuerpo y los riñones trabajan más.
  5. Hinchazón abdominal. Otro de los síntomas de embarazo son los cambios hormonales que tienen lugar al principio del embarazo pueden hacer que te sientas hinchada, de una forma similar a los días previos de la llegada del período.
  6. Tensión y dolor en los pechos. Las mamas se pueden hinchar, aumentar de tamaño y mostrar una especial sensibilidad, a causa del incremento de progesterona y de estrógenos. Este síntoma de embarazo se manifiesta a los pocos días después de la concepción. Sin embargo, el hinchazón de los pechos puede ser un síntoma de la menstruación, a punto de llegar, en lugar de una señal del embarazo.
  7. Náuseas y vómitos. En la mayoría de casos, las náuseas del embarazo no empiezan hasta un mes después de haber concebido, aunque puede que las sientas antes. Las náuseas y los vómitos típicos del embarazo pueden ocurrir a cualquier hora del día y son un claro síntoma de embarazo.
  8. Aversión a algunos olores y sabores. Al quedarte embarazada, puede que ciertos olores te repugnen y hasta te provoquen náuseas. Puede ser debido al rápido aumento en los niveles de estrógeno en el organismo. Lo mismo puede ocurrir con la comida: cosas que antes te encantaban y que ahora te producen rechazo. También se puede producir una alteración de la percepción de los sabores y una abundante salivación. Estos síntomas de embarazo se manifestarán entre la segunda y la octava semana de la concepción.
  9. Cansancio y somnolencia. Al inicio del embarazo suele producirse una fatiga que, posiblemente, sea debida a un aumento de los niveles de la hormona progesterona. Durante el segundo trimestre del embarazo, se recupera la energía y hacía al final del estado de gestación vuelve a reaparecer la fatiga.
  10. Aumento de la temperatura corporal. Aunque, este cambio puede deberse a un resfriado u otros trastornos de este tipo.
  11. Estreñimiento. La elevada concentración de progesterona, responsable de la relajación del tono muscular, causa también una ralentización de la actividad del intestino. Y, entonces, aparece el estreñimientootros de los síntomas de embarazo más frecuentes. Para contrarrestarlo, es aconsejable beber mucho, comer una buena cantidad de fruta y verdura y hacer algo de movimiento: incluso los paseos simples y regulares bastan para estimular la actividad intestinal.

Síntomas poco conocidos del embarazo

  1. Hinchazón nasal. Aunque parezca mentira, no solamente los pechos y los tobillos aumentan de tamaño durante el embarazo, sino que también lo pueden hacer zonas como los labios o la nariz. El motivo es la retención de líquidos que se produce durante la gestación, especialmente en el último trimestre.
  2. Picores en manos y pies. El picor intenso que aparece en manos y pies, denominado colestasis del embarazo, es un trastorno muy molesto que aparece por las noches, sobre todo durante la última etapa del embarazo. Es algo que ocurre a pocas embarazadas y las causas no se conocen. Se cree que puede deberse a factores genéticos, hormonales y ambientales.
  3. Hormigueo o debilidad en las manos. El hormigueo o debilidad en las manos, denominado síndrome del túnel carpiano, se produce debido a la compresión del nervio mediano en el túnel del carpo, situado en las muñecas, y se manifiesta con alteraciones en la sensibilidad de las manos. Tiene más posibilidades de manifestarse en el tercer trimestre y tiende a desaparecer después del parto.
  4. Calambres y movimiento de las piernas al dormir. Descansar mal, sentir calambres en las piernas y moverlas mucho por las noches son tres consecuencias del Síndrome de piernas inquietas. La principal causa que provoca esta molestia durante el embarazo es la anemia, que muchas mujeres padecen por primera vez durante la gestación. Es importante consultar esta afectación con el médico, ya que probablemente recetará suplementos de hierro a la futura mamá.
  5. Quistes en las encías. Durante el primer trimestre del embarazo es posible que aparezcan en las encías unas tumoraciones benignas o épulis, debido a los cambios hormonales. No es algo muy frecuente, y aunque suele desaparecer después del parto, en algunos casos deben extirparse quirúrgicamente.
  6. Aumento de la miopía. Si eres miope puede que durante el embarazo lo seas un poco más. Se trata de un efecto más de los cambios hormonales que se producen durante el embarazo y que puede provocar que durante la gestación, aunque tengas una vista completamente sana, puedas ver borroso o alguna mancha.
  7. Acné. Los cambios hormonales también pueden provocar que a una mujer embarazada le aparezca acné como cuando era adolescente. Este acné no tiene que aparecer en el rostro, puede que se presente, por ejemplo, en la espalda. Es consejable contactar con el ginecólogo para que aplique un tratamiento a seguir.
  8. Mocos, muchos mocos. La presencia de muchos mocos durante la gestación se llama rinitis del embarazo y suele aparece en el primer trimestre. Lo que hace la rinitis es que parezca que estés constipada o padeciendo algún tipo de alergia. Tos constante, estornudos, congestión, picazón nasal e incluso jaquecas son algunos de los síntomas.
  9. Ronquidos. La congestión nasal, el aumento de peso y la postura al dormir pueden provocar ronquidos durante el embarazo. Hasta el 30% de las embarazadas roncan durante la gestación, sobre todo en el segundo y tercer trimestre.
  10. Hemorragias nasales. Aunque no es muy frecuente, durante la gestación algunas embarazadas sangran de vez en cuando por la nariz. Esto se debe a que la coagulación de la sangre se altera, los vasos sanguíneos de la nariz no drenan bien y se produce sangrado.

Cuándo y cómo hacer el test de embarazo

Más allá de los síntomas de embarazo, para tener una confirmación veraz del estado del embarazo no hace falta recurrir a la antigua prueba de la rana, sino que es necesario hacer un test de embarazo. Las pruebas, que se pueden comprar en la farmacia, contienen un agente que se tiñe de azul o de rosa al entrar en contacto con la hormona hCG, la gonadotropina coriónica humana, presente en la orina de la mujer. Estas pruebas son eficaces dos semanas después de la concepción, pero, para reducir el riesgo de falsos negativos, es aconsejable esperar una semana de retraso de la menstruación antes de comprar el producto y hacer el test. En el mercado, también existen test más avanzados que indican, incluso, de cuántas semanas la mujer está embarazada.

En el caso de que el resultado no fuera claro, se puede recurrir al análisis de sangre de la beta hCG, que permite medir la concentración de gonadotropina coriónica humana en el organismo materno, o mejor dicho, de una de sus fracciones, la beta. El análisis de sangre, repetido dos o más veces en el curso de las primeras semanas del embarazo, también permite valorar el aumento de la concentración de la hormona y comprobar que el embarazo está progresando correctamente.

Cada mujer es un mundo. Algunas casi no sienten síntomas, mientras que otras los sienten incluso antes de confirmar el embarazo. Lo cierto es que cuando se produce el embarazo el cuerpo de la mujer se revoluciona debido a la acción de las hormonas y aparecen cambios importantes a todo nivel. ¿Cómo saber si estás embarazada? Presta atención a los síntomas.

La única manera fiable de confirmarlo es a través de un test de embarazo, pero conoce cuáles son los primeros síntomas de que estás embarazada.

Ausencia de menstruación

La amenorrea o ausencia de menstruación es el síntoma de embarazo más importante. Si la regla se retrasa, es un signo claro de posible embarazo. Como sabes, cuando el óvulo que expulsa la mujer es fecundado, éste se implanta en el endometrio donde anidará el embrión. De no haber fecundación, el endometrio se deshace produciendo el sangrado (lo que conocemos como regla), pero de producirse, es decir de haber embarazo, no habrá sangrado.

Puede producirse un leve sangrado que dura sólo uno o dos días, más oscuro y poco abundante conocido como sangrado de implantación. Se puede confundir con la regla pues se produce entre los 6 y los 10 días después de la fecundación al adherirse el embrión en la pared del útero, pero es más ligero.

Sensibilidad en los pechos

Otro de los síntomas que hacen sospechar un embarazo es una extrema sensibilidad en los pechos. Hinchazón, irritabilidad e incomodidad, incluso un leve dolor al rozar los pezones.

Ante la mínima señal de embarazo los pechos comienzan a prepararse para alimentar al bebé. La hormona progesterona incide en el crecimiento de las glándulas mamarias y los estrógenos en el desarrollo de los conductos de la leche, provocando que aumente en las mamas el flujo de sangre, la capa de grasa y se incremente el tamaño de las glándulas lácteas.

Cansancio

Muchas mujeres experimentan una sensación de cansancio bastante acusada y sienten sueño a cualquier hora del día.

El cuerpo de la mujer se prepara para albergar una nueva vida. Esto se traduce en un aumento considerable del volumen de sangre que circula por sus venas y en un aumento del pulso, por lo que también necesita un mayor descanso para recuperar energías.

Sensación de malestar, desgano y cierta debilidad son normales en las primeras semanas de embarazo. Incluso antes de que éste se confirme mediante un test.

Mareos

Como comentábamos, el sistema cardiovascular de la mujer está funcionando a marchas forzadas por tanto es normal que una bajada de la presión arterial provoque mareos en cualquier momento del día, que en algunos casos pueden acabar en desmayo.

Son más frecuentes al ponerse de pie o levantarse de la cama de forma brusca, después de comer, o tras estar de pie un largo rato. Para evitarlos, hazlo siempre lentamente y evita estar mucho tiempo de pie.

Náuseas y vómitos

Hay mujeres que no los tienen y otras en cambio que pueden tenerlos durante todo el embarazo, aunque lo más frecuente es que desaparezcan tras el primer trimestre, a lo sumo cuatro meses. Pero esto depende mucho de cada mujer.

Otra vez, las responsables son las hormonas que provocan una desagradable sensación de estómago revuelto, salivación excesiva, y ganas de vomitar que en algunos casos se concreta. Son más habituales por las mañanas al despertarse, aunque pueden darse en cualquier momento del día.

Aversión a ciertos olores y alimentos

El gusto y el olfato también se ven afectados en el embarazo, especialmente en el primer trimestre. Olores que antes te agradaban pasan a ser repugnantes, e igual con las comidas.

El aumento de estrógenos provoca que la mujer tenga un olfato más prominente y una extrema sensibilidad a los olores, que para perfumistas y sumelliers puede ser toda una ventaja pero durante el embarazo se vuelve una molestia verdaderamente desagradable.

Suscríbete para recibir cada día nuestros consejos sobre embarazo, maternidad, bebés, lactancia y familia.

Otros síntomas de embarazo

Os hemos comentado los síntomas más habituales, pero como sabéis cada mujer es un mundo y puede experimentar cambios a todos los niveles.

Algunas mujeres sufren otras molestias habituales como dolor de cabeza que se concentra en ambos lados de la cabeza y en la nuca, congestión nasal, provocada por la dilatación de los vasos sanguíneos (también llamada «rinitis del embarazo»), o hinchazón de pies y manos debido al aumento del volumen sanguíneo.

En Bebés y más | Los primeros síntomas de embarazo que te hacen creer que esperas un bebé, ¿Se puede saber si estás embarazada tomando el pulso?
En Bebés y más | Test de embarazo: cúando y cómo se realiza

El cuerpo de la futura mamá empieza a enviar señales que confirman la sospecha de embarazo. La confirmación se hará a través de un test de embarazo convencional de venta en farmacias, que confirma el embarazo al detectar la hormona gonadotropina coriónica en la orina de la mujer, o mediante un análisis de sangre.

El embarazo se confirma cuando en ambas pruebas se detecta la existencia de la Hormona Gonadotropina Coriónica Humana (GCH), que indica que un nuevo ser ha sido concebido en el vientre de la mujer.

Guía para el cuidado prenatal en el primer mes de embarazo

Debido a los cambios hormonales en su cuerpo, la mujer embarazada puede experimentar fatiga, náuseas y vómitos, un aumento del volumen de los pechos, más ganas de orinar (debido a que el aumento del útero ejerce presión sobre la vejiga), alguna incomodidad pélvica, y un exagerado sentido del olfato. La acción de las hormonas también provocará inestabilidad emocional de la mujer. Aunque esté feliz por haber deseado al hijo que espera, también podrá sentirse nerviosa, insegura y miedosa.

Antes de quedar embarazada, complementa la dieta con ácido fólico o vitamina B9, ya que se ha comprobado que es muy eficaz para reducir el riesgo de los defectos congénitos del tubo neural, que afecta al desarrollo del cerebro y de la médula espinal. Visita a tu médico tan pronto como pienses que estás embarazada o en el primer mes de embarazo, ya que durante las primeras 8 semanas del embarazo se forman todos los órganos de tu bebé.

El primer mes de embarazo es una de las etapas del embarazo más importantes. Las primeras cuatro semanas son esenciales para el desarrollo del bebé, debido a que se está iniciando la multiplicación celular y por tanto la formación del bebé. Todo o casi todo lo que haga la embarazada repercutirá sobre la salud del bebé que lleva en el interior de su útero. Si fumas, lo más aconsejable es que dejes de hacerlo por el bien de tu bebé. Recuerda que su salud dependerá de la dieta equilibrada que sigas, de lo que te cuides y de tu estado emocional.

La fecundación marca el inicio del primer mes de embarazo

Tras la fecundación del óvulo por el espermatozoide, las células empiezan a dividirse y a multiplicarse. El huevo llega al útero y se implanta en la cavidad uterina. El cigoto que se ha formado con la información genética de las células de los padres sigue multiplicándose hasta formar un embrión. Éste va adquiriendo poco a poco el aspecto de un disco. Se forma el tubo neuronal y comienza a apreciarse una extremidad abultada: la cabeza.

Las hormonas del embarazo segregadas por el cuerpo de la mujer ponen en marcha un complejo mecanismo que será el encargado de proporcionar al embrión todo lo necesario para que pueda desarrollarse dentro del útero materno. El suministro de alimento es una de las prioridades y por este motivo, la placenta es uno de los primeros órganos que se forman gracias a una hormona llamada Gonadotropina Coriónica Humana, la hormona que se detecta en los tests de embarazo.

El embrión durante las 8 primeras semanas de embarazo

Durante las primeras 8 semanas del embarazo, el bebé es un embrión. Aparecen los botoncitos de las extremidades, que crecerán para formar los brazos y las piernas. El corazón y los pulmones se empiezan a formar. El corazón empieza a latir el 25º día. El tubo neural, que se convierte en el cerebro y la médula espinal, se empiezan a formar. Al final del primer mes de embarazo, el embrión mide aproximadamente 9 mm y pesa 0,5 gr.

Embarazo mes a mes: desarrollo del feto y cambios en la madre

Puedes consultar la siguiente sección para obtener precios reducidos en tus ecografías: Ver descuentos en ecografías del primer trimestre

Lectura recomendada

Antes de que la mujer quede embarazada, los espermatozoides deben iniciar una carrera de fondo hasta llegar al óvulo. No obstante, solo uno saldrá vencedor y conseguirá encontrarse con el ovocito en la trompa de Falopio. Si quieres saber qué obstáculos deben superar los espermatozoides en este recorrido, no te pierdas este artículo: El camino de los espermatozoides.

Por otro lado, uno de los aspectos relacionados con la gestación que más preocupan y causan dudas en la mujer son los síntomas que de ella se derivan, especialmente al principio. En el siguiente artículo, hemos recopilado los más comunes tanto a nivel físico como emocional: ¿Cuáles son los síntomas de embarazo?

Si ya has conseguido el embarazo, debes saber que es una etapa de cambios en la que debes cuidarte con especial atención, sobre todo llevando una vida sana y evitando hábitos y prácticas que puedan ser perjudiciales tanto para el futuro bebé como para ti. Te recomendamos visitar esta guía para aprender más sobre los cuidados esenciales: Salud en el embarazo.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *