0

Embarazo barriga baja

14 de Julio de 2016 – 13:26 CEST by EUROPA PRESS

Si estás embarazada, seguro que más de una vez han intentado adivinar, con tan solo ver el aspecto de tu barriga, el sexo, el tamaño, e incluso el día de nacimiento de tu bebé, cómo si de una bola de cristal se tratara. Estas leyendas y mitos falsos que giran en torno al embarazo, pasan de generación en generación y sobreviven a las evidencias científicas. En cuanto la gestación se hace más evidente, las cábalas empiezan a proliferar. «Estos mitos todavía llegan a las consultas, y no tienen ninguna validez, pero perviven porque siempre hay un 50 por ciento de posibilidades de que se cumpla el vaticinio», reconoce Pluvio Coronado, ginecólogo del Hospital Clínico Universitario San Carlos de Madrid.

La barriga no debe de ser motivo de preocupación. Lo importante es saber si el bebé se encuentra bien y crece de la manera adecuada, y eso se controla a través de los patrones de biometría fetal. Los expertos aclaran que cada embarazo es único y que la forma, tamaño y posición del abdomen difieren entre una embarazada y otra por muchos factores que actúan entre sí.

¿CUÁLES SON LAS CREENCIAS MÁS POPULARES?

1. Bebé grande, barriga grande
Es lógico que cuánto más avanzado esté el embarazo, mayor será el abdomen, es decir, la edad gestacional influye en el tamaño de la barriga. Sin embargo, el tamaño del bebé no es lo único que interviene en el aumento del perímetro de la barriga, por lo que dos mujeres con las mismas semanas de embarazo y un feto con las mismas características, podrán presentar un tamaño totalmente diferente.

2. Si la barriga es picuda será niño y si es redonda, niña
La posición del bebé en la barriga influye en el aspecto que ésta tendrá. Si por ejemplo, se encuentra con la espalda pegada a la columna de la madre y las piernas hacia adelante, el abdomen podrá tener un aspecto un poco más picudo, pero eso no determina necesariamente que el bebé será niño. Por otro lado, si el feto está colocado de forma vertical o cerca de la cara posterior del útero, la tripa se presentará menos abultada, es decir, más redonda y tal circunstancia no implica que el bebé que esperas sea una niña.

3. El segundo embarazo se nota antes
El tono muscular de la pared abdominal suele estar más distendido o relajado cuando se trata de embarazos posteriores. Es normal que en segundos y siguientes embarazos, la barriga se note antes, es decir, justo cuando el útero empieza a dilatarse a partir del tercer mes de gestación. Cuando se tiene poco tono muscular en el abdomen, es lógico que cualquier cambio o aumento de peso común en el embarazo se haga parecer más notable.

4. Barriga baja o barriga alta
La constitución pélvica de la madre interfiere en la fisonomía de la mujer durante el desarrollo del embarazo. Si la pelvis de la madre es estrecha, el bebé se encajará con más dificultad por lo que la barriga tendrá mayor volumen. En cambio, si es ancha, el bebé podrá encajarse con más facilidad, un aspecto que se nota en las últimas semanas de embarazo antes del parto.

5. A las mujeres obesas no se les nota la barriga
Las mujeres con índice de masa corporal normal previo al embarazo no deben de ganar mucho más de 13 kilos si se quieren evitar complicaciones. La cantidad de grasa corporal, sobre todo, en el abdomen hace que el crecimiento del útero se disimule, en algunos casos, hasta finales del segundo trimestre del embarazo.
Otros factores que influyen en el tamaño de la barriga pueden verse también modificados dependiendo de la cantidad de líquido amniótico que posea la mujer embarazada o por los gases habituales que se padecen durante el embarazo.

Cuatro tipos de barriga: a qué se debe y como reducirla

1. Pancita hinchada o de estrés:

Las causas de este tipo de barriga pueden ser las siguientes:

  • Estrés crónico.
  • Comidas irregulares.
  • Exceso de consumo de café.
  • Dieta no saludable (comida rápida, sal en exceso, bebidas azucaradas…)

¿Cómo reducirla?

  • Dormir bien, la falta de sueño interrumpe la producción de la leptina, la hormona que es responsable de la regulación del metabolismo y el hambre.
  • Antes de irte a dormir trata de hacer ejercicios de respiración o meditación, escucha música relajante o bebe té de manzanilla, esto reducirá el nivel de cortisol y ayudará a tu cuerpo a relajarse.
  • No te agotes físicamente. Los entrenamientos cardiovasculares excesivos en el gimnasio aumentan el nivel de cortisol. Puedes practicar yoga o natación.

2. Pancita de neumático o llantitas

Las causas de este tipo de barriga pueden ser las siguientes:

  • Vida sedentaria, probablemente como consecuencia de trabajos en oficina.
  • Adicción a los dulces.
  • Adicción al alcohol.
  • Una dieta desequilibrada.

¿Cómo reducirla?

  • Reduce el consumo de alcohol.
  • Revisa tu dieta: come huevos y si comes carne que sea magra y pescado. Come muchas verduras y grasas buenas como aguacates, nueces y pescado graso.
  • Practica deporte. No es necesario ir al gimnasio; basta con dar un largo paseo cada día, 20 minutos de gimnasia activa u otra actividad física.

3. Pancita baja (se acumula en la parte baja del vientre)

Las causas de este tipo de barriga pueden ser las siguientes:

  • Reciente maternidad.
  • Entrenamiento monótono y excesivo en el gimnasio.
  • Una dieta monótona.
  • Problemas con la columna vertebral.

¿Cómo reducirla?

  • Come alimentos con mucha fibra: verduras de hoja verde, pan con salvado y otras fuentes naturales de fibra.
  • No hagas sentadillas, si no estás seguro de que las estás haciendo correctamente.
  • No sobrecargues la columna vertebral.
  • Bebe más agua.

4. Pancita de mamá o de embarazada

Las causas de este tipo de barriga pueden ser las siguientes:

  • Después del nacimiento de tu bebé, el útero desciende y necesitará al menos 6 semanas para ponerse en forma.
  • Antes de comenzar el entrenamiento se recomienda esperar al menos de 2 a 3 meses.

Cómo reducirla

  • Trata de comer las grasas adecuadas y saludables: nueces, aceites vegetales y aceitunas.
  • Ejercicios para el piso pélvico (conocidos como ejercicios de Kegel) actúan como un corsé natural para el cuerpo para aplanar tu abdomen desde adentro hacia afuera. Aprieta y suelta los músculos del piso pélvico 15-20 veces, en cinco sesiones al día.
  • Se recomienda no hacer abdominales.

Barriga hinchada

También se suele ver los estómagos hinchados suelen estar planos en la mañana, pero se hinchan durante el día con gases o indigestión. La distensión afecta tanto a mujeres delgadas y con sobrepeso. Casi siempre es provocada por intolerancia a ciertos alimentos, como pan, pastas, pasteles, pizzas, alcohol, la levadura (en magdalenas, cerveza y pasteles) y productos lácteos procesados (queso, leche, mantequilla). También es causada por tener el intestino perezoso como resultado de una mala alimentación.

Con información de La Bioguía

Cuando una mujer se queda en estado experimenta sensaciones nunca vividas y, además, tiene que hacerle a una gran cantidad de cambios a nivel físico. En este caso, sin lugar a dudas, el más notable es el que se refiere a su vientre. Y es que la barriga en el embarazo crece de manera contundente y adquiere una forma diferente a la que tenía hasta entonces.

Si tú te encuentras ahora esperando la llegada de un bebé, te recomendamos que sigas leyendo. A continuación, te vamos a dar a conocer una serie de datos relevantes acerca de esa mencionada parte del cuerpo durante el periodo de los nueve meses de gestación:

La forma

Una de las particularidades que rodean a la citada barriga es que la misma adquiere formas diferentes en las futuras mamás. Así, hay féminas que ven que la suya crece considerablemente, hay otras en las que su volumen no es tan notable, se encuentran las mujeres a las que su vientre adquiere una apariencia muy redondeada, están las gestantes a las que se les presenta “apepinada”…

¿A qué se debe que la barriga adquiera una apariencia u otra? A factores tales como estos:

  • A la acumulación de gases que pueda tener.

  • También depende de la cantidad de líquido amniótico que posea.

  • Influye, como es lógico, el tono muscular del abdomen. De ahí que si la gestante tiene un buen nivel en ese sentido, su barriga será más reducida que si no posee.

  • La grasa que tenga acumulada en esa zona de su cuerpo.

  • Por supuesto, como es lógico, su forma y volumen están en relación a la semana de gestación en la que se encuentre la mujer.

  • La constitución física de la futura mamá también influye en la forma que tenga su barriga. Así, se determina que si tiene cadera estrecha su vientre será menos voluminoso que si la poseyera ancha.

La barriga en el embarazo, objeto de mitos

Como seguramente sabrás, y si no te lo contamos ahora, son varios los mitos que existen respecto a la forma de la barriga de la embarazada. Mitos que son falsos, eso tenlo claro, y que son fruto de ideas machistas, pues únicamente hay que saber qué dicen:

  • Si la barriga es redonda y bonita, estéticamente hablando, el bebé que viene en camino será un niño.

  • En el caso, de que el vientre sea “apepinado” y feo, el bebé será una niña.

Dos ideas que son absolutamente falsas, pues no hay ninguna prueba científica que pueda demostrar que la apariencia de esa zona del cuerpo pueda indicar el sexo del feto.

Crecimiento durante la gestación

Además de lo expuesto, también es importante saber cómo evoluciona el vientre durante los nueve meses del periodo de gestación. En este sentido, los datos más importantes al respecto son los siguientes:

  • En el primer trimestre del embarazo. Durante las primeras semanas apenas aumenta la barriga, aunque eso sí parece que se va volviendo más redonda. En la recta final de este periodo es cuando ya se nota claramente que la mujer está esperando un bebé.

  • Durante el segundo trimestre, la barriga ya se percibe claramente que ha crecido, fundamentalmente a lo ancho. De hecho se establece que, por regla general, cuando acaba esta etapa puede llegar a tener el tamaño de un balón.

  • En el tercer trimestre, es cuando esa zona del cuerpo crece más y de forma más rápida. Una situación esta que puede traer dificultades a la mamá tanto para moverse como para poder descansar adecuadamente. Es más, incluso le hará sentirse muy pesada y tener molestias en la zona baja.

Otros datos de interés

No menos importantes son otros datos acerca de la barriga durante el embarazo, tales como los siguientes:

  • Es falsa la idea de que si la barriga es muy grande, también lo va a ser el bebé. Y es que, como hemos mencionado antes, el tamaño de la misma depende de muchos factores.

  • Para poder dormir bien cuando esa zona del cuerpo vaya creciendo, es recomendable hacer uso de las almohadas especiales para embarazadas.

  • No se recomienda que las gestantes duerman boca abajo. Lo ideal es de lado, concretamente sobre el izquierdo, que favorece la circulación sanguínea.

  • Hay quienes vienen a determinar que la altura de la barriga, por regla general, viene a medir los centímetros que equivalen a la semana de gestación en la que se está. Es decir, en la semana 20 de gestación medirá de altura 20 centímetros. No obstante, esto no es así en todos los casos.

Síguenos en Facebook y conocerás más datos interesantes respecto a la barriga durante el embarazo y a cualquier otro aspecto del mismo. Te será de gran ayuda.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *