0

Embarazo de 3 meses

Por supuesto, las mujeres en su primer trimestre están en su más alto nivel de riesgo en que se produzca un aborto involuntario, según los estudios basados en pasajeros y médicos de vuelos realizados en avión prolongados, durante los primeros 3 meses.

Segundo Trimestre

El momento más seguro para que una mujer embarazada viaje es durante el segundo trimestre (18 a 24 semanas de embarazo), cuando ella ya se siente mejor y es cuando corre menos riesgo de tener un parto prematuro o un aborto involuntario. A menos que el embarazo se vea afectado por otras complicaciones ajenas al vuelo, como, la diabetes mal controlada, una hipertensión inducida por el embarazo o una enfermedad de células falciformes o la fuga de aire que pueden ser síntomas relativamente superables durante este tiempo.

Una de las cosas que hay que tener en cuenta durante el segundo trimestre al viajar, es la posibilidad de tener problemas circulatorios, especialmente en vuelos de larga duración. Un largo vuelo requiere estar sentado en una posición a menudo limitada, para eso te damos los siguientes consejos para evitar problemas de circulación.

  • Usa ropa holgada.
  • Usa medias de compresión para promover el flujo de sangre desde los tobillos hasta tu corazón y los pulmones. Recuerda que antes de partir en tu vuelo, es mejor descansar.
  • No cruces las piernas durante el vuelo.
  • Bebe mucha agua. Los vuelos pueden causar deshidratación y que la sangre se espese.
  • Haz ejercicios. Camina por el pasillo, estira las piernas y mueve los dedos de los pies.

Y si tienes la suerte de sentarte al lado de un asiento vacío, toma ventaja de eso, » nadie puede evitar que una mujer embarazada ponga los pies en alto.»

Tercer Trimestre

La probabilidad de un parto prematuro es la principal preocupación de las mujeres embarazadas que viajan en avión durante el tercer semestre, por eso es primordial que puedas tener contacto con tu médico mientras llegas a tu destino. Una futura madre debe asegurarse de que su seguro medico sea válido y que cubra a tu hijo recién nacido antes de que te vayas a tu casa, por eso querrás estar segura, especialmente si estás en un lugar extraño o nuevo.

La otra preocupación de las madres que viajan en aviones durante el tercer trimestre es «la comodidad», ya que los asientos de un avión no siempre son cómodos, ni siquiera en la primera clase.

Las madres embarazadas no deben dudar en solicitar un asiento con más espacio disponible, ya que eso podría significar una mejora, por eso si es necesario pide una fila de asientos de emergencia o uno en el pasillo.

El doctor Fritz agrega que “lo ideal es al menos cada una hora levantarse y caminar por el pasillo del avión, así como realizar algunos ejercicios estando sentada, tales como flectar y extender repetitivamente los dedos de los pies y, alternar varias veces seguidas en “punta y taco” el apoyo de los pies”.

Por supuesto, los bebés pueden nacer en cualquier minuto. Si llego el «gran momento» y sucede que estás en un avión debes informar a la tripulación lo más rápido que puedas, o incluso antes de que vengan las contracciones regulares.

Siguiendo estos consejos y los de tu obstetra, la mayoría de las mujeres embarazadas deberían poder tomar vuelos sin problema. Relájate, piensa que en pocas horas estarás en tierra firme e intenta dormir. Siempre lo mejor, para ti y tú bebé, es mantener la calma.

Embarazadas y bebés¿Tienes dudas?

Cuando viajes con tu bebé o niño y necesites llevar tu propio carrito, tienes la opción de:

  • Permanecer con el carrito hasta el momento de entrar al avión.
    Si lo llevas hasta la puerta del avión, podrá transportarse en cabina cuando la disponibilidad de espacio de su vuelo lo permita. En caso contrario, será retirado por el personal de vuelo, depositado en bodega y se te entregará en la puerta del avión a la llegada.
    NO se garantiza este servicio en toda la red de aeropuertos del Grupo Iberia. Existen destinos que por normativa, prohíben el uso de carritos de bebes propios de los pasajeros en el aeropuerto, por lo que en esos trayectos, los cochecitos se entregarán en la cinta de recogida de equipajes de llegadas o, si viajas en conexión, se facturarán siempre a destino final.
  • Facturar el carrito como el resto de su equipaje de forma gratuita.
    En caso de facturarlo como equipaje en bodega, podrás recogerlo con el resto de equipaje en las cintas correspondientes de las salas de llegada.

Iberia, consciente de lo que supone viajar con un niño pequeño, concede la misma franquicia de equipaje del adulto con el que viajen, más una silla/carrito de paseo plegable o una sillita de automóvil.
Además, se te permite llevar un bolso con su comida, bebida y artículos necesarios para el vuelo.

Para hacer más cómodo el viaje de tu bebé, en vuelos intercontinentales y para bebés de hasta 8 meses y 11kg. máximo de peso, Iberia pone a tu disposición un número determinado de cunas-confort.
Ni las cunas ni los asientos para los adultos que acompañan al bebé, pueden reservarse online. Deberás solicitar la reserva de la cuna a través de la Oficina de Iberia en tu país, donde también podrán informarte de la posibilidad de reserva de asiento anticipado para ti en la zona destinada a la cuna. Dependiendo de la clase en la que viajes, la reserva anticipada de asiento tendrá un coste adicional.

9a semana: tercer mes de embarazo

Salud de la madre

En principio, ahora deberías sufrir menos los síntomas que te han causado malestar las primeras semanas de embarazo. En función de los resultados del análisis de sangre, el médico podría hacerte ciertas recomendaciones. Si no estás protegida contra la toxoplasmosis (parásito que puede crear alteraciones en la salud del bebé), ¡que no te entre el pánico con tan solo ver un gato! Sólo tienes que tomar unas sencillas precauciones: comer carne bien hecha (sobre todo la de cordero y cerdo), limpiar bien las verduras, lavarse las manos correctamente antes de cocinar y de comer… y evitar limpiar tú misma la caja de arena de tu gato.
Durante la novena semana de embarazo, el útero continúa desarrollándose y adquiere el tamaño de un pomelo. El embrión también crece y mide ya unos 4 cm.

Desarrollo del bebé

El embrión pesa aproximadamente 12 gramos. El cerebro y el sistema nervioso siguen creciendo. Los dos hemisferios cerebrales comienzan a diferenciarse. Las células nerviosas que serán las futuras neuronas comienzan a empiezan a conectarse entre ellas, llegando a constituir una auténtica red. Además del sistema nervioso central, comienzan a aparecer progresivamente el aparato digestivo, pulmonar, cardiovascular y urinario. A partir de ese momento, todos comienzan a desarrollarse …

Descubre: ¡Sentimientos a flor de piel! Descubre cómo es el embarazo semana a semana

© enfemenino

Consejos para este mes de embarazo

Viajar estando embarazada
¿Tienes que viajar? Según avance tu embarazo, verás que la lista de destinos a los que puedes viajar irá cambiando. En el primer trimestre, todo dependerá de cómo te sientas. Simplemente evita los largos trayectos en coche (que podrían desencadenar contracciones precoces).
En el segundo trimestre estarás en forma, por lo general. Escoge destinos en los que puedas nadar, caminar, visitar… ¡o donde te puedan mimar! En el tercer trimestre, mucho mejor los destinos de ocio, que no estén lejos de un hospital en cualquier caso. A partir del octavo mes, mejor quedarse cerca del lugar donde darás a luz.

Algunos consejos

  • Evita los cambios bruscos de horario.
  • Elige un país con buenas condiciones sanitarias. ¡Cuidado! algunas vacunas están contraindicadas durante el embarazo (difteria, tosferina, rubeola…) Consulta a tu médico.
  • Mete en tu maleta vestidos amplios.
  • Protégete de los mosquitos.
  • Evita andar con los pies descalzos.
  • Bebe mucha agua, exclusivamente embotellada, y no comas más que alimentos que estén bien hechos.

En coche
Mejor limitar los desplazamientos en coche para evitar el riesgo de sacudidas bruscas. Además, el riesgo de accidente se incrementa si eres tú quien conduce. En efecto, estando embarazada, tus reflejos disminuyen en cierta medida, aunque sea poca. Si tienes que viajar en coche a la fuerza, ponte un cojín en la espalda, haz paradas en el camino (cada 200 Km más o menos) para estirar las piernas. Es el mejor momento para comprarte un cinturón especial para embarazadas.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

En avión
Se puede ir en avión hasta el séptimo mes de embarazo, incluso hasta el octavo en ciertas compañías aéreas. Infórmate cuando vayas a viajar y lleva contigo un certificado médico con la fecha en la que sales de cuentas. Los detectores de metales del aeropuerto no son peligrosos para tu bebé.
Una vez en el avión, lleva calcetines o medias adecuadas, paséate un poco por el pasillo y estírate un poco para evitar problemas circulatorios. ¡Y bebe agua! Un litro por cada cinco horas de vuelo.

En tren
Los viajes en tren son una solución segura y cómoda.

¡Mi lista de recordatorios!

  • Pedir la cita del primer trimestre en el ginecólogo.
  • Realizar una toma de sangre para comprobar tu inmunidad (toxoplasmosis, rubeola, VIH, carencias, diabetes, colesterol, sífilis…).
  • Hacerse la primera ecografía entre la semana 9 y 11.
  • Pensar en pedir cita en el dentista.
  • Prueba voluntaria de la amniocentesis.

Seguramente muchas embarazadas saldrán de vacaciones en los próximos días. Si bien el embarazo no es un impedimento para salir de viaje ni mucho menos, hay ciertas precauciones que debemos tener en cuenta a la hora de planear las próximas vacaciones.

Siempre y cuando la gestación no haya presentado complicaciones como hemorragias, amenaza de aborto y no te encuentres demasiado cerca de la fecha de parto, no hay inconveniente para no disfrutar de unas merecidas vacaciones.

Desde luego, tampoco hay que ser inconscientes. Antes de viajar embarazadas debemos evaluar algunas cuestiones importantes como la seguridad sanitaria del lugar al que iremos, el medio de transporte en el que nos transportaremos, duración del viaje, etc.

El mejor momento

Por regla general, el primer trimestre (antes de la semana 12) y el último (después de la semana 28) no son los más recomendables para hacer viajes.

El período más idóneo para viajar es el segundo trimestre de embarazo, aproximadamente entre la semana 12 y la semana 28, dependiendo siempre de la situación particular de cada mujer y lo que su ginecólogo considere. En el cuarto, quinto y sexto mes las molestias han disminuido, el tamaño de la tripa todavía no permite disfrutar de paseos, caminatas y recorridos y el riesgo de parto prematuro es mínimo.

Al principio del embarazo las molestias como náuseas, vómitos y cansancio, si son muy intensas, pueden llegar a arruinar un viaje. Son los meses más delicados. Por su parte, los últimos meses no son recomendables para hacer un viaje demasiado largo, viajar a zonas de demasiado calor o allí donde no se garantice la atención médica adecuada en caso de parto.

Vayas donde vayas, si viajas después del séptimo mes es recomendable llevar contigo toda la documentación sobre la evolución del embarazo (ecografías, informes, análisis, pruebas médicas, etc)

Medios de transporte

Si viajas en avión, la mayoría de las compañías aéreas no recomiendan viajar después del séptimo mes por si pudiera producirse un parto prematuro.

Si el viaje es largo, elije un asiento cerca del baño (mejor del lado del pasillo), evita estar demasiado tiempo sentada, beber mucho líquido y lleva ropa cómoda.

El tren es probablemente el medio más recomendable. Si el trayecto es largo es preferible elegirlo con cabina y con un baño cerca. Lo mismo en caso de autobús, asiento-cama y con aseos.

El coche es el medio más utilizado para trayectos cortos. Ten en cuenta que debes parar cada dos horas para estirar las piernas. Si eres tú la conductora, evita las horas de demasiado calor y procura no salir los días de mayores desplazamientos.

El barco o crucero no es el medio más adecuado para los primeros meses si sufres náuseas y tienen restricciones para embarcar embarazadas que se encuentren en el tercer trimestre. Si viajas, se recomiendan los barcos grandes que cuentan con médico y enfermera a bordo.

Destinos

No es lo mismo un relajante viaje a una playa cercana que una excursión en plan aventura a un país exótico. Evidentemente, los riesgos son diferentes.

No se recomienda viajar a sitios de más de 3.000 metros de altura, ni viajar a zonas donde exista riesgo de contraer malaria, fiebre amarilla o enfermedades endémicas como cólera, dengue, paludismo, etc.

Tampoco se recomienda viajar a sitios que requieran vacunas que puedan suponer un riesgo para la embarazada. Consulta la página que ha puesto a disposición de los ciudadanos el Ministerio de Sanidad donde puedes consultar la vacunación requerida según destino.

Precauciones

En el caso de viajar embarazada, hay ciertos cuidados que por tu salud y la de tu bebé no debes pasar por alto como:

  • Hidratarte: bebe mucho líquido, especialmente si viajas a zonas cálidas. La deshidratación es un riesgo que debes evitar. Por otro lado, al contrario de lo que pueda creerse, beber mucha agua ayuda a aliviar la retención de líquidos que se produce en el embarazo. Si viajas a otros países bebe sólo agua embotellada.

  • No descuidar la alimentación: en vacaciones solemos relajarnos en este sentido, comemos más en restaurantes y menos comida sana. Evita las grasas, las comidas demasiado pesadas, controla las calorías y prefiere frutas y verduras, que además de ser sanas, te ayudarán a mantener a raya el estreñimiento, muy habitual cuando salimos de vacaciones.

  • No dejes de hacer ejercicio, al menos una caminata diaria de media hora por la playa o por el monte te ayudará a no perder el estado físico.

  • Protección solar: protégete la piel con cremas solares y evita la exposición al sol durante las horas centrales del día.

Contraindicaciones

Siempre será el ginecólogo, conociendo tu historial médico, quien evalúe si estás o no en condiciones de viajar dependiendo de la etapa de gestación, tus antecedentes y el destino al que viajas. En general, está desaconsejado viajar a las embarazadas que:

  • Tengan hemorragias

  • Hayan sufrido abortos, partos prematuros previos, embarazo ectópico o rotura temprana de bolsa.

  • Tengan anomalías de la placenta, antecedentes de hipertensión arterial y/o diabetes.

  • Sufran anemia severa

En Bebés y más | Qué trimestre del embarazo es mejor para viajar En Diario del Viajero | Vacunas necesarias para viajes internacionales

Viajar en avión ante un posible embarazo

También hay quien afirma que la exposición a la radiación natural que se produce al volar puede aumentar las probabilidades de sufrir un aborto espontáneo o que el bebé nazca con malformaciones. Esta recomendación puede afectar a azafatas o a personas que viajen con muchísima frecuencia, sin ser un riesgo totalmente comprobado. Si vuelas pocas veces al año, el riesgo es prácticamente inexistente.

Viajar en avión no supone ningún riesgo añadido que ponga en peligro un embarazo en las primeras semanas de gestación. Únicamente deberás consultar con tu médico si tienes diabetes, hipertensión o ya hayas sufrido un parto prematuro. Por lo demás, los riesgos para el embrión son los mismos que en tierra firme.

Por otro lado, es importante informarte bien, antes de viajar a cualquier país, sobre las recomendaciones sanitarias que este tenga. Si es necesario vacunarse deberás estar segura de que esa vacuna no afecte al posible embarazo, o si viajas a una zona en la que tengas que usar repelente de insectos por peligro a infectar de dengue o zika, quizá sea preferible que replantees tu viaje.

Si bien el hecho de viajar en avión ante un posible embarazo no resulta amenazante, si finalmente lo estás, es posible que sientas como los síntomas típicos del primer trimestre empeoran; las nauseas o una nariz congestionada, pueden hacerte pasar un viaje, que si bien no pondrá en peligro a tu bebé, si será muy poco idílico.

El embrión se convierte en feto cuando tienes 3 meses de embarazo. El cordón umbilical conecta el feto a la placenta y a la pared uterina. También comienzan a desarrollarse los órganos sexuales externos.

¿Qué sucede durante las semanas 9 y 10?

El embrión se convierte en feto después de 10 semanas. Tiene de 1 a 1.5 pulgadas (21 a 40 mm) de largo. La cola desaparece. Se alargan los dedos de las manos y de los pies. El cordón umbilical conecta el abdomen del feto a la placenta. La placenta está adherida a la pared del útero y absorbe nutrientes del torrente sanguíneo.
El cordón lleva nutrientes y oxígeno al feto y se lleva los desechos lejos del feto.

¿Qué sucede durante las semanas 11 y 12?

El feto ahora se mide desde la parte superior de la cabeza hasta las nalgas. Esto se denomina longitud cráneo-caudal (LCC).

  • El feto tiene una longitud cráneo-caudal de 2 a 3 pulgadas (6 a 7.5 cm).
  • Los dedos de las manos y de los pies ya no están conectados por membranas.
  • Los huesos comienzan a endurecerse.
  • Empiezan a crecer la piel y las uñas.
  • Los cambios que provocan las hormonas hacen que comiencen a aparecer los órganos sexuales externos, femeninos o masculinos. El feto comienza a realizar movimientos espontáneos.
  • Los riñones empiezan a producir orina.
  • Aparecen las primeras glándulas sudoríparas.
  • Los párpados están pegados.

¿Cuáles son los síntomas del embarazo en el tercer mes?

Continúan muchos de los síntomas del embarazo de los 2 primeros meses y, a veces, empeoran durante el tercer mes. En especial, las náuseas. Los senos siguen creciendo y cambiando. La zona alrededor del pezón, la aréola, puede agrandarse y oscurecerse. Si tienes propensión al acné, es posible que tengas brotes.

Probablemente no aumentes mucho de peso en los primeros 3 meses del embarazo, por lo general, unas 2 libras. Si tienes sobrepeso o un peso más bajo de lo normal, tu tasa de aumento de peso puede ser diferente. Habla con tu enfermero o médico acerca de cómo mantener un peso saludable durante todo el embarazo.

Aborto espontáneo

La mayoría de los casos de pérdida de embarazo, llamado “aborto espontáneo”, ocurren en el primer trimestre. Alrededor del 15% de todos los embarazos terminan en un aborto espontáneo durante el primer trimestre.

Noticias de Embarazo de 3 meses en Bebés y más

El tercer mes de embarazo es una etapa especialmente sensible. Aunque el embarazo no sea todavía perceptible a primera vista algunas mujeres notan ya una leve forma en su vientre y sienten emociones muy intensas respecto al hijo que crece en su interior.

Aunque descienden las posibilidades de un aborto natural hay también una gran incertidumbre, pues las pruebas que se van a realizar determinan posibles problemas y en estos momentos la conexión con el hijo es muy intensa a la vez de causar miedo el conectar hasta no saber cual es su estado.

Cambios en el cuerpo de la madre y en sus emociones

A partir de la semana 11 el bebé crece rápidamente y el cuerpo femenino debe adaptarse a ello. El útero se encaja en la pelvis y aumenta de tamaño, tiene las dimensiones de un pomelo.

Aunque no se note el embarazo en el vientre abultado irá haciéndose patente a lo largo de este mes pero los senos si tienen más peso y volumen, aumentando la talla y haciéndose recomendable un sujetador adecuado. La aureola puede obscurecerse y verse también más marcadas las venas de los senos. Los pezones son sensibles.

La mujer habrá engordado aproximadamente un kilo o kilo y medio. Es importante seguir los consejos del médico y cuidar especialmente la alimentación y la hidratación, proveyéndonos de las vitaminas, minerales y proteínas necesarias para sentirnos bien y nutrir al feto, que recibe la alimentación de nuestra, por ahora, pequeña placenta. Se puede hacer ejercicio moderado y eso contribuye también a la salud de nuestro hijo. Las mujeres que no practicaban deporte habitualmente se beneficiaran de paseos y de natación adaptada, y es bueno encontrar el momento para no abandonar esta faceta del cuidado de la salud.

La madre está muy atenta a los cambios físicos de su cuerpo y puede estar muy sensible emocionalmente o tener cambios de humor. Romper a llorar sin causa aparente, estar cansada y con sueño son síntomas normales. Lo que necesita la embarazada es cuidarse, descansar y recibir el sostén emocional y organizativo de los que la rodean. Las nauseas y los mareos se van atenuando y suelen desaparecer en el mes siguiente. Por supuesto, sean cuales sean los resultados de las pruebas, es conveniente seguir absteniéndose totalmente de los productos tóxicos como alcohol y tabaco, además de las drogas. A partir de la semana 12 pueden aparecer molestias de ardor de estómago, a medida que se van colocando los órganos para dejar sitio al bebé y hay que cuidarse de tomar fritos o alimentos pesados.

La piel suele estas más suave y las embarazadas se sienten radiantes, las personas de nuestro entorno señalarán lo guapísimas que estamos. Ha aumentado el volumen de sangre y las hormonas del embarazo hacen que las glándulas sebáceas den mejor aspecto a la piel. Es conveniente no tomar el sol sin protección adecuada para evitar manchas en la piel llamadas cloasma gravídico.

No está de más comenzar a hidratar la piel del vientre con aceite de almendras u otro producto adecuado, para prepararla para los meses que vienen. La felicidad también influye en el aspecto general, aunque también es normal que sentirse cansada y pesada haga pasar momentos más difíciles.

Las pruebas médicas.

En la semana 12 se hace una ecografía de enorme importancia, pues en ella se observa el feto y se pueden determinar las principales anomalías posibles. Podemos saber con seguridad si es un embarazo múltiple y si el desarrollo del feto es adecuado para su edad gestacional. Como veremos, el feto de 12 semanas ya tiene sus órganos principales y se puede verificar que todo esté correcto. También se observará su latido cardiaco pero, aunque los órganos sexuales ya se estén diferenciando, no es muy probable que puedan decirnos el sexo con seguridad.

Lo más importante de esta ecografía es la medición del pliegue nucal (traslucencia nucal) y la medida del hueso nasal, pues ambas son determinantes para detectar un posible síndrome de Down y otros desórdenes genéticos que se podrán confirmar en la amniocentesis.

El bebé

El embrión, con su cola y su aspecto indefinido parecido al resto de los seres vivos en la etapa anterior, se convierte en feto identificable por su forma como un ser humano. En la semana 11 sus brazos y piernas crecen y los huesos, aunque sean todavía flexibles, van endureciendose. En este mes se produce además de un crecimiento notable una diferenciación de los órganos y de los sentidos.

Todos los sistemas y órganos están formados hacia la semana 12: estómago, hígado, pulmones, y páncreas. Los intestinos están formados y al final del mes ya estarán colocados dentro del abdomen del feto y éste, claramente unido por el cordón a la placenta. Aunque los órganos no estén en total funcionamiento ya son claramente distinguibles. Hacia la semana 12 los riñones empiezan a funcionar y el feto orina. También se forman los genitales.

Brazos y piernas se definen claramente y hacia la semana 13, además de todos los huesos de las manos incluso aparecen las uñas en los deditos. La cabeza va definiendo su perfil humano, los ojos van ocupando su posición definitiva en el centro del rostro aunque no se abran todavía y se desarrolla el oido.

El feto, durante este tercer mes, se mueve, rebota en las paredes del útero aunque no lo notemos. Extiende brazos y patalea con las piernas. Empieza a desarrollar sus propias huellas digitales y su cabeza se proporciona respecto al cuerpo. Su aspecto, al fin de este mes, es el de un bebé en miniatura, de unos 10 centímetros y 50 gramos.

En Bebés y más | Embarazo mes a mes: primer mes, Embarazo mes a mes: segundo mes, Calendario de embarazo: de la semana 9 a la semana 12, Calendario de embarazo: de la semana 13 a la semana 16

El tercer mes de embarazo es una etapa especialmente sensible. Aunque el embarazo no sea todavía perceptible a primera vista algunas mujeres notan ya una leve forma en su vientre y sienten emociones muy intensas respecto al hijo que crece en su interior.

Aunque descienden las posibilidades de un aborto natural hay también una gran incertidumbre, pues las pruebas que se van a realizar determinan posibles problemas y en estos momentos la conexión con el hijo es muy intensa a la vez de causar miedo el conectar hasta no saber cual es su estado.

Cambios en el cuerpo de la madre y en sus emociones

A partir de la semana 11 el bebé crece rápidamente y el cuerpo femenino debe adaptarse a ello. El útero se encaja en la pelvis y aumenta de tamaño, tiene las dimensiones de un pomelo.

Aunque no se note el embarazo en el vientre abultado irá haciéndose patente a lo largo de este mes pero los senos si tienen más peso y volumen, aumentando la talla y haciéndose recomendable un sujetador adecuado. La aureola puede obscurecerse y verse también más marcadas las venas de los senos. Los pezones son sensibles.

La mujer habrá engordado aproximadamente un kilo o kilo y medio. Es importante seguir los consejos del médico y cuidar especialmente la alimentación y la hidratación, proveyéndonos de las vitaminas, minerales y proteínas necesarias para sentirnos bien y nutrir al feto, que recibe la alimentación de nuestra, por ahora, pequeña placenta. Se puede hacer ejercicio moderado y eso contribuye también a la salud de nuestro hijo. Las mujeres que no practicaban deporte habitualmente se beneficiaran de paseos y de natación adaptada, y es bueno encontrar el momento para no abandonar esta faceta del cuidado de la salud.

La madre está muy atenta a los cambios físicos de su cuerpo y puede estar muy sensible emocionalmente o tener cambios de humor. Romper a llorar sin causa aparente, estar cansada y con sueño son síntomas normales. Lo que necesita la embarazada es cuidarse, descansar y recibir el sostén emocional y organizativo de los que la rodean. Las nauseas y los mareos se van atenuando y suelen desaparecer en el mes siguiente. Por supuesto, sean cuales sean los resultados de las pruebas, es conveniente seguir absteniéndose totalmente de los productos tóxicos como alcohol y tabaco, además de las drogas. A partir de la semana 12 pueden aparecer molestias de ardor de estómago, a medida que se van colocando los órganos para dejar sitio al bebé y hay que cuidarse de tomar fritos o alimentos pesados.

La piel suele estas más suave y las embarazadas se sienten radiantes, las personas de nuestro entorno señalarán lo guapísimas que estamos. Ha aumentado el volumen de sangre y las hormonas del embarazo hacen que las glándulas sebáceas den mejor aspecto a la piel. Es conveniente no tomar el sol sin protección adecuada para evitar manchas en la piel llamadas cloasma gravídico.

No está de más comenzar a hidratar la piel del vientre con aceite de almendras u otro producto adecuado, para prepararla para los meses que vienen. La felicidad también influye en el aspecto general, aunque también es normal que sentirse cansada y pesada haga pasar momentos más difíciles.

Las pruebas médicas en el tercer mes de embarazo

En la semana 12 se hace una ecografía de enorme importancia, pues en ella se observa el feto y se pueden determinar las principales anomalías posibles. Podemos saber con seguridad si es un embarazo múltiple y si el desarrollo del feto es adecuado para su edad gestacional. Como veremos, el feto de 12 semanas ya tiene sus órganos principales y se puede verificar que todo esté correcto. También se observará su latido cardiaco pero, aunque los órganos sexuales ya se estén diferenciando, no es muy probable que puedan decirnos el sexo con seguridad.

Lo más importante de esta ecografía es la medición del pliegue nucal (traslucencia nucal) y la medida del hueso nasal, pues ambas son determinantes para detectar un posible síndrome de Down y otros desórdenes genéticos que se podrán confirmar en la amniocentesis.

El bebé

El embrión, con su cola y su aspecto indefinido parecido al resto de los seres vivos en la etapa anterior, se convierte en feto identificable por su forma como un ser humano. En la semana 11 sus brazos y piernas crecen y los huesos, aunque sean todavía flexibles, van endureciendose. En este mes se produce además de un crecimiento notable una diferenciación de los órganos y de los sentidos.

Todos los sistemas y órganos están formados hacia la semana 12: estómago, hígado, pulmones, y páncreas. Los intestinos están formados y al final del mes ya estarán colocados dentro del abdomen del feto y éste, claramente unido por el cordón a la placenta. Aunque los órganos no estén en total funcionamiento ya son claramente distinguibles. Hacia la semana 12 los riñones empiezan a funcionar y el feto orina. También se forman los genitales.

Brazos y piernas se definen claramente y hacia la semana 13, además de todos los huesos de las manos incluso aparecen las uñas en los deditos. La cabeza va definiendo su perfil humano, los ojos van ocupando su posición definitiva en el centro del rostro aunque no se abran todavía y se desarrolla el oido.

El feto, durante este tercer mes, se mueve, rebota en las paredes del útero aunque no lo notemos. Extiende brazos y patalea con las piernas. Empieza a desarrollar sus propias huellas digitales y su cabeza se proporciona respecto al cuerpo. Su aspecto, al fin de este mes, es el de un bebé en miniatura, de unos 10 centímetros y 50 gramos.

En Bebés y más | Embarazo mes a mes: primer mes, Embarazo mes a mes: segundo mes, Calendario de embarazo: de la semana 9 a la semana 12, Calendario de embarazo: de la semana 13 a la semana 16

A partir de la semana 10 de embarazo la barriga de la madre empezará a notarse ligeramente. Las náuseas y los vómitos que eran tan frecuentes durante los primeros dos meses comenzarán a disminuir poco a poco, pero en cambio la madre se sentirá más sensible emocionalmente debido a los cambios hormonales que tienen lugar en su cuerpo, de hecho es probable que llore con más facilidad por cosas que antes no le emocionaban tanto.

La buena noticia es que en este mes el alto riesgo de sufrir un aborto y de que el bebé desarrolle una anomalía congénita son mucho menores porque la fase más crítica del desarrollo ha quedado atrás, aunque esto no significa que la madre pueda bajar la guardia.

¿Qué cambios experimenta la madre?

Al llegar al tercer mes de gestación, la madre suele haber aumentado entre 900 y 1.300 gramos, un 10% del peso total que ganará a lo largo de todo el embarazo. Los senos también crecen discretamente y es normal que los pezones se tornen más oscuros debido a los cambios hormonales que están teniendo lugar. De hecho, es usual que se produzca una mayor pigmentación en algunas zonas de la piel, como en la línea que va desde el abdomen hasta la pelvis, en las axilas y en el interior de los muslos.

También pueden aparecer algunas manchas, llamadas cloasma, sobre todo en el rostro y los brazos. Por desgracia, es imposible evitar su aparición, pero si la madre se protege del sol, puede lograr que no adquieran una tonalidad demasiado oscura. Sin embargo, todos los cambios que ocurren en la piel no son negativos, durante este mes el cabello y las uñas crecen más rápido, el pelo se torna más brilloso y sedoso y la piel se vuelve más tersa y suave.

Dentro de la madre también están ocurriendo muchos cambios, a pesar de que no pueden verse a simple vista. Para el tercer mes de gestación su útero continúa creciendo y ya se encuentra por encima de la pelvis, lo cual puede provocar algunas molestias bajo vientre, así como reflujos o ardores provocados por la compresión del útero sobre el resto de los órganos. Estas sensaciones se intensifican cuando la madre hace un sobre-esfuerzo.

El incremento de los niveles de estrógeno provoca que algunas mujeres noten un incremento del flujo vaginal. También es posible que empiecen a sentir sofocos y sensación de ahogamiento debido al incremento de la circulación sanguínea en todo el cuerpo, aunque afortunadamente al cabo de algunas semanas estos síntomas suelen desaparecer.

¿Qué cambios ocurren en el bebé durante el tercer mes de embarazo?

En el tercer mes de embarazo termina el período embrionario y empieza la etapa fetal. Gran parte de los sistemas y estructuras principales del feto ya se han formado y a partir de este momento comienzan a desarrollarse. De hecho, para la semana 12 el páncreas, los intestinos, el corazón y el hígado del feto ya están constituidos aunque no podrán funcionar fuera del útero.

En este período los padres ya podrán ver en una ecografía los principales rasgos de su bebé. Su cabeza sigue siendo más prominente que el resto del cuerpo y sus orejas se desplazan hasta la posición correcta. Los cartílagos se endurecen y sus piernas ya cubren la parte anterior del cuerpo.

En este mes también se desarrolla el reflejo patelar, una contracción involuntaria de las piernas que le permite al feto moverse con mayor libertad, por lo que no es extraño que flexionen las muñecas y piernas y que abran y cierren los puños. Durante estas semanas ya se puede distinguir la columna vertebral e incluso se puede apreciar cómo los nervios espinales empiezan a ramificarse. De hecho, como su piel es aún transparente, se pueden apreciar hasta sus vasos sanguíneos.

A finales del tercer mes, el aparato urinario y genital del feto funcionará a la perfección, tanto que ya ha aprendido a tragar y también puede orinar. En este momento su corazón late a razón de 160 latidos por minuto.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *