0

Embarazo despues legrado

¿Cuándo puedo quedarme embarazada tras un aborto?

La mujer que ha sufrido un aborto recientemente se plantea muchas dudas. Una de las más frecuentes es cuál será el momento ideal para conseguir un nuevo embarazo. La respuesta a esta pregunta es que cada mujer tiene su momento ideal. No se debe generalizar, ya que el aborto supone un gran sentimiento de pérdida para la pareja, y genera muchas emociones intensas, como tristeza, duda, miedo a que pueda repetirse la misma situación, entre otras muchas. Cada mujer y cada pareja precisa un tiempo diferente para asumir la pérdida y recuperarse emocionalmente: no debe apresurarse hasta que no este de nuevo preparada.

La probabilidad de sufrir un aborto espontáneo en gestantes sanas es de alrededor de un 15% en los embarazos conocidos. Se cree que puede llegar al 50% en los embarazos no conocidos (abortos muy precoces, que se producen sin que la mujer haya conocido el embarazo). En cuanto a las causas, que suele ser otro importante motivo de preocupación para la pareja, hasta en un 50% son por alteraciones cromosómicas (la mayoría no heredadas, sino generadas en los procesos de división y crecimiento del embrión durante los primeros días), y la mayoría no son por causas evitables ni porque la madre no se haya cuidado adecuadamente.

La buena noticia, es que el haber sufrido un aborto espontáneo no aumenta las probabilidades de sufrir otro aborto, sino que son las mismas de cualquier mujer que queda embarazada (aproximadamente un 15%, como ya hemos dicho anteriormente). Si se sufren dos abortos consecutivos, ahí el riesgo de sufrir un tercero sí aumenta, y así sucesivamente. Tras un aborto espontáneo de primer trimestre, la pareja no debe plantearse el realizar pruebas diagnósticas para buscar posibles causas, sino a partir de dos abortos o más.

Si hay legrado conviene esperar más

En cuanto al momento ideal, vamos a hablar del tiempo mínimo, pero como hemos dicho, es recomendable que la mujer se encuentre recuperada tanto física como anímicamente para intentarlo de nuevo. Tras un aborto espontáneo del primer trimestre que no ha precisado legrado, no hay un tiempo mínimo de espera. Se recomienda no mantener relaciones sexuales durante las dos semanas siguientes, para evitar el riesgo de infección. La ovulación posterior se produce en un tiempo variable, generalmente de dos semanas a cuatro después del aborto, y la siguiente menstruación de cuatro a seis semanas tras el mismo, aunque esto también es variable.

Sin embargo, si se ha precisado realizar un legrado para la resolución del aborto, en este caso sí que es recomendable esperar un poco más. En este caso se recomienda tener al menos dos ciclos menstruales normales antes de volver a intentarlo, para que la recuperación sea completa y la implantación del nuevo embrión se efectúe correctamente.

La mayoría de las mujeres que han sufrido un aborto espontáneo tienen nuevos embarazos de curso normal y recién nacidos sanos. Aunque desde el punto de vista anímico, el nuevo embarazo no es fácil. La alegría por conseguirlo es muy grande, pero también los sentimientos de miedo e incertidumbre, sobre todo durante el primer trimestre (hasta que se pasa el umbral de la semana 12 de gestación, donde ya el riesgo es mucho menor). La futura mamá debe compartir esos sentimientos, hablar de ellos, y apoyarse en su pareja y en su familia, para sobrellevar esas duras semanas.

Toma ácido fólico antes del nuevo embarazo

Algunos consejos importantes para preparar el organismo de cara a una nueva gestación son:

  • Toma ácido fólico o un suplemento vitamínico específico preconcepcional para prevenir los llamados defectos del tubo neural (DTN) del bebé.
  • Lleva una vida sana, lo que incluye realizar ejercicio moderado.
  • Consigue un peso adecuado llevando una alimentación saludable.
  • Evita consumo de tabaco, alcohol y otros tóxicos.
  • Ten mucho ánimo para afrontar la nueva búsqueda de un bebé.

Legrado, ¿enemigo de un futuro embarazo?

El legrado es un procedimiento quirúrgico menor que se realiza con anestesia general o local. Por lo general, no supone ninguna complicación y siempre se lleva a cabo cuando se sospecha que una mujer padece de algún tipo de alteración uterina o ha sufrido un aborto.

El objetivo de este procedimiento es limpiar el útero o recoger tejido de la zona. Durante este proceso, el canal vaginal se mantiene abierto mediante el empleo de unos instrumentos quirúrgicos que ayudan a dilatar la entrada al cérvix. Y si bien puede resultar muy invasivo, se realiza con la finalidad de cuidar de la salud de la mujer.

¿Cómo se realiza un legrado?

El legrado se realiza en tres pasos,los cuales vienen a ser los siguientes:

  • Se introduce un espéculo en la vagina para lograr un ensanchamiento de la misma y así poder observar el cuello uterino.
  • Después de visualizar el cuello uterino, se utiliza un dilatador y se ensancha.
  • Finalmente, se introduce una cureta (instrumento con forma de cuchara con un borde cortante) hacia el cuello uterino para la extracción.

El tiempo para volver a quedar embarazada

Tras un aborto, a veces, es necesario practicar un legrado para limpiar el útero, siempre y cuando el aborto se produzca en las semanas iniciales. Esta es una dura experiencia a partir de la que surgen numerosas dudas como: ¿me podré quedar embarazada de nuevo? Y si lo hago, ¿sufriré de nuevo otro aborto?

En el aspecto físico, las secuelas de esta cirugía no suelen derivar en molestias mayores que dolor a nivel de la pelvis o la espalda. Ambas dolencias pueden tratarse con analgésicos de uso común (recetados por el médico). Por lo tanto, a excepción de que existan complicaciones como desgarros o punzamientos, la mujer puede hacer vida normal casi de manera inmediata tras un legrado.

No obstante, en cuanto al interrogante sobre un nuevo embarazo, se recomienda esperar al menos unos 90 días para mantener relaciones sexuales, así como permitir a la menstruación regularse naturalmente y a nuestro cuerpo realizar al menos dos ciclos completos.

Permitir al útero reposar durante 90 días es muy importante tanto para garantizar la cicatrización adecuada como la regulación hormonal necesaria. Pasado este tiempo o el que el médico aconseje a cada caso particular, una mujer tras un legrado tiene las mismas posibilidades de quedarse embarazada que otra mujer.

El tiempo necesario para las emociones

Sin embargo, si bien las heridas físicas curan rápidamente, las emocionales necesitan de otro tiempo y otro ritmo. Esto tiene sus complicaciones, pues dado que no es algo visible, puede llevarse en el entorno con cierta incomprensión, así como con impaciencia y extrañeza.

Las mujeres que se deben someter a un legrado sienten que se quedan ‘vacías’, por lo que es necesario realizar un gran esfuerzo para recuperarse y retomar la ilusión por la vida. Sobre todo porque, tras el legrado consecuente al aborto, una mujer tiene muy presente la idea de que ha perdido para siempre una oportunidad para ser feliz y realizarse. Esto no es siempre comprensible y fuera de un entorno apaciguador puede ser aún más doloroso.

¿Cómo debe ser la ayuda?

Ciertamente, nadie está preparado para perder un hijo, por lo que es muy importante que el duelo por esta pérdida no se conduzca en soledad ni se trate de ocultar o minimizar. Démonos cuenta de que, resulta muy difícil aceptar que, de la noche a la mañana, hay un proyecto de vida que no se cristaliza.

Debemos ser conscientes de quelas consecuencias emocionales del legrado tras un aborto hacen necesario un trabajo especial sobre los sentimientos de:

  • Culpa.
  • Apatía.
  • Tristeza.
  • Disminución de la autoestima, pérdida del amor propio y la autoconfianza, entre otros.

A partir del primer momento en que ocurre esta dificultad, lo más importante es brindar apoyo de una manera dulce y delicada a la mujer, para que, poco a poco, se abra y se desahogue. La experiencia de un legrado nunca es fácil de ‘digerir’ y puede costar más o menos, según la persona y sus herramientas. Sin embargo, en todos los casos es necesario acudir a un psicólogo para conversar al respecto y salir adelante.

Tras sufrir un legrado por un aborto espontáneo, la mujer tiene siempre la misma pregunta: ¿cuándo me puedo volver a quedar embarazada? Necesita un tiempo de recuperación y unos cuidados especiales tras someterse esta intervención quirúrgica que puede variar en función de distintas circunstancias físicas de la mujer. Te explicamos qué es un legrado, cuándo se realiza, qué riesgos conlleva, qué hacer para tener una pronta recuperación y cómo afecta a tu fertilidad.

Situaciones en las que se realiza un legrado

La legra, instrumento quirúrgico, le da nombre al procedimiento de raspado de la matriz o legrado del útero, con el fin de extraer la capa más profunda, en concreto del endometrio. No obstante, se suele hablar de raspado, pero también existe la técnica del aspirado. Se realiza en situaciones de alteraciones uterinas o para eliminar restos placentarios en casos de aborto.

Existen diferentes grados, puede ir desde una biopsia endocervical (ginecológico), en el que solo se realiza la toma de una pequeña muestra uterina para poder valorar estudiar porque se tienen reglas y/o manchados irregulares o sangrados en menopausia, hasta un legrado uterino con un raspado completo por un aborto o por resto placentarios tras un parto. El fin de legrado frecuentemente es evitar hemorragias y prevenir infecciones que se originen dentro de la matriz.

En función del procedimiento, se recomendará desde ningún tipo de sedación hasta anestesia en diferentes grados, con la consiguiente gestión ambulatoria o en consulta hasta ingreso hospitalario en situaciones más complejas. La duración media del procedimiento es de 15 minutos.

Tiempo de recuperación y cuidados de la mujer tras un legrado

Como es normal, en función del procedimiento empleado, indicación, grado de raspado o nivel de anestesia, la convalecencia y los cuidados pueden variar.

– Para casos simples de legrado endocervical ginecológico, solo se recomienda reposo relativo 24 horas, cuidar las medidas de higiene y tener una correcta hidratación. Se puede pautar el uso de analgésicos en caso de molestias significativas.

– El tiempo de recuperación media, en los legrados obstétricos, es variable en función de la evolución y se suele aconsejar reposo relativo para la paciente, con el fin de evitar posibles sangrados o infecciones uterinas, como complicaciones más habituales. Es muy normal tener molestias en estos días, habitualmente contracciones uterinas y calambres, que pueden ser motivo de consulta con el ginecólogo para que este valore la posibilidad de recetar medicación para aliviarlos.

– La cicatrización es un momento a tener en cuenta, ya que se pueden formar adherencias a la pared uterina, lo que puede conllevar variaciones en el ciclo menstrual habitual y, por consiguiente, alteraciones en el nivel de fertilidad. Es una de las complicaciones más raras, pero es posible.

– Se aconseja no realizar esfuerzos en los primeros días, a partir de las 72 horas se puede hacer vida normal, evitando ejercicios extremos. Durante este periodo es normal que exista algún pequeño sangrado, que debe ir a menos, y dolor cólico, que irán desapareciendo paulatinamente.

– En casos en los que haya sido necesaria la anestesia, entre los cuidados, una vez dada de alta del hospital o clínica privada, se recomienda que la paciente esté acompañada en todo momento, debido al riesgo de somnolencia que puede tener.

– Lo que no se recomienda, bajo ningún concepto, es el uso de tampones durante un mes, los lavados vaginales en la ducha o baños inmersión y las relaciones sexuales durante 10 días y siempre en función de la evolución.

– Se debe tener presente que la siguiente menstruación tras el legrado puede ser algo más dolorosa de lo habitual, también podrá incluir pequeños coágulos, por lo que algunas mujeres pueden creer que están teniendo un nuevo aborto, pero en realidad son restos de tejido que revestían el útero el mes anterior. Otra circunstancias que puede asustar y que se puede dar es el nuevo periodo se retrase.

Cuándo quedarse embarazada después de un legrado

Igual que en el caso de los cuidados, en función del tipo de legrado y circunstancias variará la recomendación que los médicos y ginecólogos podemos hacer a la mujer a la hora de intentar quedarse embarazada de nuevo.

En caso de legrados tras un aborto, no se recomiendan relaciones sexuales en los siguientes 10 días (si se hace sin preservativo puede provocar infección) y, por lo general, se debe evitar embarazo en los siguientes 2 meses, para que al menos la regla haya vuelto a su funcionamiento normal.

La mujer necesita recuperar su cuerpo, pero también tiene que hacerlo desde el punto de vista emocional y tomarse las cosas con calma. Si empezamos por la parte física, debe prestar especial atención a ciertos signos de alarma que se pueden producir tras un legrado:

– Si los sangrados no disminuyen. Más específicamente, si cada hora necesitas cambiarte de ropa por el excesivo sangrado.

– Si aparece fiebre.

– Si no cesan los cólicos abdominales y sus dolores no bajan en intensidad.

– Si notas que tu flujo vaginal huele mal.

Por otro lado, este tipo de intervenciones tienen unos inconvenientes que pueden, en algunos casos, retrasar o dificultar el momento de concebir un bebé.

– Riesgo de perforación de útero.

– Se suprime el proceso natural hormonal, que puede ayudar a sobrellevar el duelo más eficazmente.

– Cicatrices que puedan influir en futuros embarazo.

– Desarrollo de sinequias (“hilos” que unen ambas paredes uterinas), lo que reducen espacio uterino, causan problemas de fertilidad.

– Problemas y efectos secundarios ligados a la anestesia.

– Riesgo de infecciones.

Después de un Aborto Espontáneo: Quedar embarazada otra vez

Es posible que desee considerar la posibilidad de buscar ayuda si usted:

  • Han tenido dos o más abortos espontáneo
  • Son más de 35 años
  • Tener una enfermedad que pueda afectar su embarazo (como la diabetes)
    Han experimentado problemas de fertilidad

¿Cómo decidimos cuándo vuelve a intentarlo?

Decidir cuándo inténtelo de nuevo es una decisión que sólo ustedes como pareja puede hacer. Otro embarazo no reemplazará el embarazo perdido, pero puede ayudar a usted por reorientar su atención. Si hubo complicaciones médicas con su aborto involuntario, asegúrese de discutir los planes para tratar de nuevo con su médico primero.

¿Cómo podemos sentir durante el próximo embarazo?

Su próximo embarazo podría no ser tan alegre como le gustaría, porque usted ha aprendido que la vida no siempre va de acuerdo a sus planes. No se puede decir que es el primero, pero también es difícil decir usted es un padre.

Las siguientes son recomendaciones para que esta vez un poco más fácil:

  • Pida que su embarazo se controla cuidadosamente.
  • Es posible que desee evitar la pronta preparación para la llegada del bebé. Algunas parejas encuentran útil pedir que las duchas del bebé se celebrarán hasta después de la llegada del bebé.
  • Algunas personas harán sugerencias sobre lo que debe hacer o no hacer para que este embarazo exitoso, ya que también se invierten emocionalmente en su embarazo. La forma más fácil de manejar sus sugerencias es escuchar y, a continuación, haga lo que usted, su pareja, y el equipo médico que siento es mejor.
  • Su experiencia de parto podría ser agridulce porque los recuerdos pueden resurgir acerca de su pérdida. Es probable que tenga que hacer algún duelo, además de la celebración de su nuevo bebé.
  • Su crianza de los hijos puede estar influenciada por su pérdida pasado así podrían producirse momentos de pánico, sobre todo cuando el bebé está enfermo, o demasiado bajo.
  • Usted puede sentir la necesidad de protegerse de más dolor por lo que podría ser la vinculación cuidado con su nuevo bebé hasta que esté seguro de que él o ella es segura y saludable.Si usted siente que está luchando, hable con su médico acerca de los posibles grupos de apoyo o consejeros que pueden ayudarle a atravesar este difícil momento.

Ayuda a otros

Si esta información, el sitio o nuestra línea de ayuda ha sido útil para usted, usted por favor considere una donación de $ 10 a ayudarnos a ayudar a los demás. Usted puede donar a través de Paypal o tarjeta de crédito.

Última Actualización: 08/2015

Compilado utilizando la información de las siguientes fuentes:

Es curioso cómo lo que la naturaleza tiene previsto para la humanidad no es exactamente lo mismo que emocionalmente parece ser beneficioso. Por poner un ejemplo, la pubertad (y en consecuencia la capacidad de tener descendencia), llega mucho antes de lo que consideraríamos socialmente lógico, y por eso llevamos a cabo lo que conocemos como «educación sexual», para prevenir los embarazos adolescentes, el ser padres en una edad en que «no toca».

Otro ejemplo es el que hoy os explicamos, el del tiempo que llega después de una pérdida, de un aborto espontáneo. Dice la OMS que lo más recomendable es esperar al menos seis meses por una cuestión emocional, pero la naturaleza tiene estipulado todo lo contrario, que tengan más probabilidades de tener un bebé aquellas parejas que empiecen a buscar un nuevo embarazo enseguida.

Al menos es lo que dice la evidencia científica

En el año 2010 se llevó a cabo un estudio evaluando datos de los hospitales de Escocia entre 1981 y el año 2000, y tras evaluar 30.937 casos de mujeres que habían sufrido un aborto espontáneo vieron que las mujeres que conseguían un embarazo antes de los seis meses tenían un 33% menos riesgo de sufrir un nuevo aborto y un 31% menos probabilidad de tener un embarazo ectópico.

Por contra, las mujeres que se quedaban embarazadas con más de 24 meses de diferencia tenían el doble de riesgo de tener un embarazo ectópico y más del doble de probabilidades de sufrir un nuevo aborto.

Un estudio más reciente, de este año, analizó los casos de 1.083 mujeres de entre 18 y 40 años que habían sufrido una o dos pérdidas tempranas con anterioridad. Las mujeres fueron seguidas durante seis ciclos menstruales hasta el momento en que consiguieron un embarazo.

Vieron que las parejas que habían logrado un embarazo temprano (antes de los 3 meses de la pérdida) tenían más probabilidades de que su bebé naciera vivo que aquellas que pasaban de esa fecha. La diferencia resultó ser de un 53,2% de probabilidad de tener un bebé con vida en el primer grupo, frente al 36,1% del otro grupo.

¡Pero los datos son muy bajos!

Pero esto, como decimos al principio del artículo, puede chocar frontalmente con el estado emocional de la pareja, y sobre todo con el de la mujer. No todos están preparados para buscar un nuevo embarazo después de una pérdida reciente, porque supone exponerse de nuevo al riesgo (con toda la carga emocional que supone que vuelva a pasar y que el entorno no sepa cómo reaccionar).

Y es que lo terrible del asunto es que en ambos casos las cifras son muy bajas. Es decir, en el segundo estudio, el más reciente, de los que consiguieron un embarazo en los primeros tres meses solo tuvieron un bebé vivo el 53,2%. El 46,8% restante se tuvo que enfrentar a una nueva pérdida en un lapso de tiempo muy corto.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Abortos naturales: cuánto esperar para un nuevo embarazo, ¿Cuánto esperar para volver a intentarlo después de un aborto?, El creador de Facebook decide hablar de los tres abortos de su pareja para animar a la gente a contar sus casos

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *