0

Embarazo sin regla

Tabla de contenidos

“Tengo un retraso”. “Aún no me ha bajado”. Estas palabras pueden suponer un motivo de emoción y/o preocupación para un gran número de personas, que generalmente lo asocian a un posible embarazo.

Sin embargo, lo cierto es que aunque el posible embarazo es una posibilidad, en una gran mayoría de los casos existen otros muchos factores que pueden explicar por qué aún no se ha menstruado. En este artículo vamos a hacer un repaso de quince posibles causas de porqué ello aún no ha sucedido.

  • Artículo relacionado: «Psicología perinatal: ¿qué es y qué funciones realiza?»

¿Qué es la menstruación?

Recibe el nombre de regla o menstruación el proceso biológico y natural en el que el cuerpo de la mujer expulsa los restos de los óvulos no fecundados y el revestimiento mucoso del útero (o endometrio) son expulsados por la vagina en forma de flujo sanguíneo.

Este proceso suele darse una vez al mes y durar hasta alrededor de una semana, formando parte de un ciclo continuado desde la pubertad femenina hasta el climaterio, en que el aparato reproductor femenino pierde su función para concebir.

Diferentes motivos por los cuales la regla no baja

El ciclo menstrual por lo general sigue una cierta temporalidad que permite un cálculo aproximado de cuando va a llegar la regla, pero ello no implica que sea idéntico y aparezca siempre en las mismas fechas.

Existen un gran número de factores que pueden alterarlo y hacer que la regla, período o menstruación no aparezcan cuando en principio deberían. A continuación veremos una quincena de posibles causas que pueden explicar por qué no le baja la regla a una mujer.

1. Embarazo

Esta es la opción en que la mayoría de personas piensan cuando la menstruación no hace su aparición en el periodo acostumbrado. Y efectivamente es una de las opciones a tener en cuenta, a pesar de que un retraso o incluso la ausencia de regla no tiene por qué implicar estar en estado. Para comprobarlo será necesario hacerse una prueba embarazo al menos quince días después de las últimas relaciones sexuales, puesto que antes de ello podría dar un falso positivo.

  • Quizás te interese: «Cómo cuidarse durante el primer mes de embarazo: 9 consejos»

2. Período de lactancia

Algunas mujeres que acaban de dar a luz pueden llegar a pensar que dado que ya han parido van a empezar rápidamente a volver a menstruar. Pero lo cierto es que esto no es así dado que durante la lactancia las hormonas como la prolactina, de gran importancia a la hora de aumentar y permitir la secreción de leche materna, inhiben los estrógenos y el resto de hormonas responsables del ciclo menstrual. No es raro pues que no existe menstruación hasta que termina el período de lactancia.

3. Pubertad tardía

Muchas jóvenes adolescentes tienen una gran preocupación por el hecho de que aún no les haya bajado la regla, aún cuando la mayoría de personas de su edad ya han empezado hace un tiempo a tener el período. Hace falta recordar que cada persona tiene su ritmo evolutivo y algunas chicas tienen una pubertad tardía, con lo que la menarca o primera menstruación puede llegar a aparecer incluso más tarde de los 15 años.

Ello no tiene porqué implicar nada malo, si bien en algunos casos sí podría haber algún problema de base. Por lo general y a menos que existe algún tipo de causa orgánica esto no requiere de ningún tratamiento, si bien si el médico lo considera necesario puede llegar a emplearse terapia hormonal.

4. Primeras reglas

También es importante tener en cuenta que tener la primera regla no implica necesariamente un ciclo totalmente regular: no es imposible que durante los primeros años, debido a que el sistema reproductor aún está en desarrollo, existan alteraciones del ciclo menstrual.

5. Menopausia (normativa o prematura)

Otro motivo por el que la regla deja de llegar es por la posible llegada de la menarquía y el climaterio. Dicho de otro, la llegada de la menopausia. Este generalmente ocurre a partir de los 45 años (de hecho, generalmente aparece a partir de los 50), pero en algunos casos puede ocurrir la llamada menopausia prematura o precoz en la que el fin del ciclo menstrual llega antes de los 45.

Generalmente antes del cese inminente de la menstruación suele existir un período en que el ciclo menstrual actúa de manera irregular. Se trata de un proceso biológico normativo, que no requiere de ningún tratamiento.

6. Problemas de alimentación y/o inanición

La menstruación está fuertemente vinculada al estado de salud del cuerpo, y se ve profundamente alterada por aspectos como la presencia de suficientes nutrientes en el cuerpo. Si el cuerpo humano está en una situación en que no tiene suficientes nutrientes, la regla no hará aparición. Ejemplo de ello lo encontramos en mujeres con trastornos alimentarios, especialmente en la anorexia (en que de hecho la amenorrea es uno de los síntomas más frecuentes).

Además, otras circunstancias o enfermedades en que el cuerpo no puede procesar adecuadamente los nutrientes y entra en estado de anemia pueden generar que una mujer deje de presentar menstruación o que esta se retrase. También deja de aparecer la menstruación en personas en situación de inanición extrema por carecer de recursos alimentarios.

  • Quizás te interese: «Principales trastornos alimenticios: anorexia y bulimia»

7. Alteraciones repentinas de peso

No solo la presencia o ausencia de nutrientes en el cuerpo puede afectar a la menstruación, sino también el hecho de ganar o perder mucho peso de manera repentina. Ello se debe a que aunque tenga suficientes nutrientes, un cambio brusco del peso y sobretodo de la grasa corporal pueden generar cambios en los niveles de estrógenos del organismo, variando el ciclo menstrual.

8. Desequilibrios hormonales

La regla o menstruación es un proceso biológico que depende de las hormonas presentes en el organismo de la mujer. Alteraciones en estas hormonas o la presencia de otras que las inhiban o alteren puede generar cambios en el ciclo menstrual incluyendo su adelantamiento, retraso o incluso cese. Estos desequilibrios pueden ser normativos, relacionados con el estrés psicosocial, o vinculados a problemas hormonales, tiroideos, ováricos o cerebrales. El tratamiento de estos problemas hará que el ciclo vuelva a su funcionamiento habitual.

9. Toma o cese de anticonceptivos

Como hemos dicho y siendo algo profundamente relacionado con el punto anterior, las hormonas son la clave de la existencia y mantenimiento del ciclo menstrual. En este sentido la toma de determinados anticonceptivos o el cese de su consumo puede generar que no baje la regla en el período habitual.

10. Consumo de otros fármacos o tratamientos médicos

El consumo de diferentes fármacos, no necesariamente anticonceptivos, puede provocar la presencia de un ciclo menstrual alterado o retrasado. Ejemplo de ellos son algunos psicofármacos. Si se produce este efecto es recomendable acudir al médico en primer lugar para comprobar si realmente es un posible efecto secundario del medicamento y en caso afirmativo para valorar (dependiendo del caso) posibles alternativas.

También podría aparecer algún problema con la menstruación ante determinados tratamientos médicos no farmacológicos, como por ejemplo intervenciones quirúrgicas en algunas áreas del cerebro o en el sistema reproductor o la aplicación de radioterapia.

11. Estrés y ansiedad

Hasta ahora hemos hablado de elementos principalmente orgánicos, pero no podemos olvidar la importancia de los factores psicosociales en la menstruación. La presencia de estrés o ansiedad continuados es otro de los principales motivos por los que la regla puede retrasarse. Un ejemplo sería el estrés laboral. Otro ejemplo puede ser un tanto paradójico, pero más habitual de lo que aparece: es habitual que la ansiedad experimentada por el retraso en el período genere aún mayor retraso.

Ante ello es recomendable el uso de técnicas de relajación, como las de respiración o la relajación muscular progresiva, y evitar obsesionarse con el tema.

12. Actividad física extrema

Las mujeres deportistas, principalmente las de alto rendimiento, pueden tener ciclos menstruales irregulares o retardados debido al alto nivel de actividad física que realizan. Ello es debido a que el ejercicio físico muy intenso provoca una bajada en los niveles de estrógenos. En este caso puede ser recomendable acudir a médicos especializados en deporte.

13. Alteraciones ováricas

Otra de las principales causas de un retraso en la llegada de la regla es la presencia de problemas en el aparato reproductor, siendo una de las partes más frecuentes el ovario. El síndrome ovárico poliquístico o la endometriosis son ejemplos de ello, y el tratamiento de estas causas (por ejemplo con anticonceptivos) puede hacer que el ciclo se vuelva más regular.

14. Afecciones médicas

No solo los problemas ginecológicos pueden generar retrasos en la regla, sino también otros problemas médicos como diferentes infecciones (tanto a nivel genital como de otros tipos), problemas metabólicos como la diabetes, la obesidad o las alteraciones tiroideas. También determinados tumores podrían afectar. Se requerirá un tratamiento específico de la causa, de manera que la mejoría sintomatológica pueda generar una recuperación del ciclo habitual (si bien depende de la causa no siempre será posible).

15. Embarazo psicológico

Un motivo que hace que pueda llegar a desaparecer la menstruación en una mujer es la alteración conocida como pseudociesis o embarazo psicológico. En este caso estamos ante una persona que empieza a manifestar todos los síntomas típicos de embarazo, incluyendo el cese de la menstruación, a pesar de que no exista realmente un feto en desarrollo. Puede aparecer en mujeres deprimidas, con grandes deseos de ser madre o miedo extremo a quedarse embarazada, en personas que han padecido abusos o en diversos tipos de situaciones. El tratamiento de este tipo de afección suele ser delicado y complejo, requiriendo de tratamiento psicológico en la mayoría de casos.

Conclusión: ¿por qué no me baja la regla?

Como cualquier otro proceso biológico, la menstruación depende de muchos factores y procesos llevados a cabo por el cuerpo de manera relativamente paralela. No hay un solo motivo por el que no baje la regla, pero conocer los principales es útil para saber qué hacer dependiendo de los síntomas y las pistas que obtenemos a través de nuestros hábitos y a través de las características del propio cuerpo.

26 de Septiembre de 2018 – 11:01 CEST by Cristina Soria

Cuando tenemos un retraso en la regla, una de las primeras preguntas que no podemos hacer es si estamos embarazadas, especialmente si es lo que estamos buscando. Es normal que lo pensemos y que esto nos provoque un sinfín de sentimientos y mucha inquietud e impaciencia, ya que la ausencia de la regla es el síntoma más evidente de embarazo, y puede que sea el primero. Pero lo cierto es que un retraso en la menstruación no implica siempre embarazo.

De hecho, aunque los ciclos regulares son de 28 días, pueden llegar a ser de entre 28 y 35 días por numerosos motivos. Así que si te encuentras en esos plazos puede tratarse de un pequeño retraso dentro de la normalidad. Si la ausencia de regla se prolonga demasiado tiempo, por la razón que sea, podemos hablar de amenorrea. Vamos a revisar las causas más comunes de amenorrea, cuando no estamos hablando de embarazo.

Leer: La importancia de conocer tu ciclo menstrual

Posibles causas de un retraso en la regla

Un retraso de unos pocos días no es exactamente una amenorrea o ausencia de menstruación. La amenorrea, cuando es fisiológica, puede producirse por embarazo, lactancia o menopausia, y no requiere ningún tratamiento. Por otro lado está la amenorrea patológica, en la que la regla desaparece durante más de tres meses en una mujer con una menstruación estables, y se descartan las causas fisiológicas.

VER GALERÍA

Por lo tanto, la ausencia de regla no indica necesariamente que estés embarazada. Una alteración en cualquiera de los órganos que regulan la menstruación puede provocar una ausencia de regla: el útero, los ovarios, la vagina, el sistema nervioso central… Las causas pueden ser muy variadas:

  • Estar pasando por una época de estrés y ansiedad, o haber realizado un esfuerzo físico extremo

  • Haber tomado pastillas anticonceptivas y dejar de hacerlo, ya que a veces las hormonas necesitan un tiempo para regularse. También puede estar causada por la toma de ciertos medicamentos o por haber seguido algún tipo de tratamiento hormonal.

  • Tanto la pérdida repentina de peso como la obesidad pueden causar amenorrea.

  • Padecer el síndrome de ovarios poliquísticos puede provocar irregularidades en el ciclo menstrual, entre otras cosas.

  • También hay causas más complicadas, como la insuficiencia ovárica o los fármacos quimioterapéuticos para el cáncer.


Leer: ¿Cómo puedo saber si estoy embarazada si soy irregular con la menstruación?

En estos casos es necesario que hables con tu médico para que pueda determinar por qué te falta la regla y prevenir o tratar cualquier problema de salud.

Sal de dudas con un test de embarazo

Si la ausencia de menstruación va acompañada de otros síntomas de embarazo es muy probable que la causa sea la fecundación. Los síntomas de embarazo más comunes son cansancio, mareos, sensibilidad en los pechos y náuseas. Pero si de verdad quieres salir de dudas, no hay nada más efectivo que un test de embarazo, ya sea de orina o sangre.

Eso sí, si vas a realizar un test de farmacia, es mejor que esperes a tener unos días de retraso de la regla. La razón es que estos test funcionan detectando la hormona del embarazo (HGC), que se encuentra en niveles muy bajos en el organismo al comienzo de la gestación. Si realizamos el test demasiado pronto es posible que no la detecte aun en caso de embarazo. Pero si los síntomas te confunden, acude a tu médico que te hará salir de dudas con una analítica o una ecografía.

Leer: El síndrome premenstrual

¿Me puede venir la regla estando embarazada? Si estás encinta y has experimentado un pequeño sangrado es muy probable que te estés haciendo esta pregunta. Lo cierto es que sí se puede sangrar a la vez que se está embarazada, pero en ningún caso se puede tener la menstruación en dichas circunstancias. Biológicamente es imposible, ya que el óvulo se encuentra fecundado.

Es muy común que las mujeres embarazadas sangren en las primeras semanas de su embarazo. ¿Por qué sucede esto? Los motivos son varios y en este artículo te los vamos a explicar. ¡Muy atenta!

Menstruación y embarazo

El sangrado que puede surgir en las primeras semanas de nuestro embarazo nada tiene que ver con la menstruación. Para menstruar, una mujer debe haber liberado un óvulo el cual no haya sido fecundado por un espermatozoide. Esto quiere decir que es totalmente imposible estar embarazada y continuar menstruando ya que el óvulo ya se encuentra fecundado.

Hay bastantes diferencias entre el sangrado menstrual y el sangrado que se produce al principio del embarazo. Para empezar, este sangrado que tenemos cuando estamos embarazadas es mucho más oscuro, casi color café. Por otro lado, es menos abundante que el que solemos tener durante nuestros días menstruales. Y además, este sangrado dura mucho menos que el sangrado propio de la menstruación.

Casi un 30% de las mujeres tienen este problema, no hay que asustarse. Por lo general, se trata de pequeñas hemorragias sin importancia que no suponen un peligro ni para el bebé ni para la madre, no obstante, siempre es preferible avisar y consultar con nuestro médico para verificar que no existe ninguna anomalía y el embarazo sigue su curso con total normalidad.

¿Es normal sangrar en el embarazo? Causas más comunes

Como ya hemos mencionado, la menstruación durante el embarazo no es posible, sin embargo muchas mujeres experimentan hemorragias vaginales durante esta etapa, fundamentalmente en los primeros meses. A este tipo de sangrado se le denomina hemorragia decidual y aparece como consecuencia del desprendimiento parcial del revestimiento del útero durante los primeros tres o cuatro meses de embarazo.

El desequilibrio hormonal que se genera en esta etapa provoca pérdidas de sangre causadas por tres razones fundamentales:

+ Implantación del embrión: durante las primeras semanas de embarazo, es muy habitual que se produzca el conocido sangrado de implantación. Generalmente, este sangrado tiene lugar antes de tener un retraso de la regla (de hecho se suele confundir con la misma) y sucede por la rotura de los vasos sanguíneos que se produce para que pueda comenzar a desarrollarse la conexión de vasos entre la madre y el bebé. Esto dará lugar más tarde a la futura placenta. El sangrado de implantación se caracteriza por ser de color marrón o rosáceo y es mucho menos abundante que el de la regla.

+ Cambios en el cuello del útero: el aparato reproductor femenino se va preparando para el momento del parto lo cual hace que fluya una mayor cantidad de sangre hacia el cérvix que puede provocar pequeñas hemorragias.

+ Memoria orgánica: podemos manchar regularmente dada la continuación automática de las funciones propias de nuestro aparato reproductor durante el ciclo menstrual.

Otras causas de las pérdidas de sangre en el embarazo

Con todo lo anterior ha quedado claro que las pequeñas pérdidas de sangre habitualmente son generadas por el desarrollo fisiológico normal del embarazo. No obstante, hay ocasiones en las que algunas complicaciones pueden desembocar en un sangrado grave y peligroso. En estos casos, debes estar muy atenta a las señales y acudir inmediatamente al ginecólogo. Estas pueden ser algunas de las causas:

+ Problemas en la placenta: el sangrado durante el embarazo puede deberse a un desprendimiento prematuro de la placenta o la placenta previa (se produce cuando esta crece en la parte más baja del útero y cubre toda la abertura del cuello uterino o parte de ella).

+ Embarazo ectópico: se produce cuando el embrión se implanta fuera del útero, por ejemplo en las trompas de Falopio. Una hemorragia durante el embarazo puede avisarte de la presencia de un embarazo ectópico. Si se coge a tiempo bastará con un medicamento para detener el embarazo, sino será necesario hacer cirugía.

+ Embarazo molar: el embarazo molar consiste en una malformación del tejido de la placenta que puede terminar desembocando en un sangrado genital.

+ Hematomas intrauterinos: son estructuras con forma de media luna originadas a raíz de la aparición de pequeños charcos de sangre entre el tejido coriónico y las capas superficiales del endometrio. Cuando surgen estos hematomas, el embarazo pasa a considerarse de alto riesgo.

El sangrado no menstrual suele darse en las primeras semanas del embarazo, si una vez avanzado vuelve a repetirse el sangrado, de forma mucho más abundante, tenemos que acudir al médico de forma inmediata, pues podemos estar sufriendo un aborto involuntario.

Las dudas más frecuentes sobre embarazo y menstruación

+ ¿Puedo estar embarazada aunque me haya venido la regla?

Si estás embarazada no te vendrá la regla, sin embargo, es muy habitual tener un sangrado vaginal (especialmente durante las primeras doce semanas de embarazo) que puede confundirse con la menstruación. Puedes diferenciar este sangrado del periodo por su color y abundancia. Puede presentar un color marrón oscuro o muy clarito, casi rosa. Además, no es tan abundante como el sangrado menstrual y dura menos días que este último.

En torno al 30% de las mujeres embarazadas tienen algún tipo de sangrado durante las primeras semanas de gestación. Esto puede deberse a la implantación del óvulo fecundado, a una infección, a una irritación cervical, a un embarazo ectópico o a la amenaza de un aborto espontáneo.

+ ¿Cuándo volverá mi regla después de haber estado embarazada?

Después del embarazo y el parto, el cuerpo de la mujer va recuperando poco a poco su estado y sus funciones naturales. Si después de dar a luz has decidido alimentar a tu bebé por medio de lactancia artificial, lo más probable es que la regla reaparezca a partir de la séptima semana tras el parto. Si por el contrario vas a amamantar a tu hijo, la menstruación puede retrasarse unas semanas más. Recuerda que aunque no tengas el periodo, eres igualmente fértil por lo que lo más recomendable es utilizar algún método anticonceptivo si quieres prevenir un nuevo embarazo.

Causas del retraso menstrual

Existen 6 factores principales que provocan la ausencia de la regla. Analiza bien cuál de ellos te puede estar afectando y en caso de dudas consulta con un médico.

  • Estrés o cambios en la alimentación. La incorporación de una dieta fuerte que te haga bajar o subir de peso considerablemente rápido puede contribuir a la ausencia del período. Además, una fuerte carga de trabajo, cambios de rutina, viajes, entre otros, también hacen que se presente un retraso menstrual por estrés.
  • Ejercicio físico intenso. Si no, que te lo cuenten las atletas o gimnastas, quienes invierten tanto tiempo en quemar calorías, que eso también influye en el retraso de la menstruación.
  • Infecciones o enfermedades, tales como cistitis, hiper o hipotiroidismo y hasta una gripe, pueden causar una postergación del período, debido a que el organismo está trabajando en una situación o alteración de su funcionamiento regular. En algunos casos debes consultar un endocrino para que regule la producción de hormonas en tu cuerpo.
  • Medicamentos. Algunos fármacos como antidepresivos, antihipertensivos o como parte de una quimioterapia modifican el ciclo menstrual, debido a un aumento de la prolactina.
  • Lactancia materna. Para algunas mujeres, esta causa es más bien un alivio por cuanto se quitan la molestia de tener la menstruación con un bebé recién nacido. Como la prolactina está tan alta, hace que se inhiba la regla hasta que se interrumpa la lactancia materna.
  • Ovarios poliquísticos. Este sería el diagnóstico en caso de que el retraso sea algo frecuente en ti, pues este síndrome genera reglas irregulares dada la escasa ovulación.

Hay un mini ataque de pánico mucho peor que el de no encontrar el móvil cuando nos palpamos el bolsillo o rebuscamos en el bolso: se trata de aquel que sufrimos cuando hacemos cálculos mentales y descubrimos que tenemos un retraso. En la regla, queremos decir. Esa sensación de angustia momentánea no se la deseamos ni a nuestra peor enemiga.

El primer pensamiento que nos viene a la mente, como una terrible sentencia, es el de: «estoy embarazada». Pero tranqui, relax, echa el freno: la ausencia de regla (conocida como amenorrea) no siempre se traduce en embarazo. Si has tomado precauciones, no habrá de qué preocuparse. ¿Pero qué ocurre cuando, aún tomando anticonceptivos, la menstruación no aparece? ¿Por qué se retrasa la regla si sabes que no puedes estar embarazada?

Aunque un ciclo estándar suele durar 28 días, los hay que se pueden alargar hasta los 35. Si estás más o menos dentro de ese periodo, podría ser por un motivo medianamente normal. Así que lee estas cinco posibles causas para que no estés esperando como agua de mayo a que te baje la regla.

Importante: si tienes un retraso excesivamente largo, lo mejor es que consultes con tu ginecólogo.

1. ¿Has tomado bien tus anticonceptivos?

Los anticonceptivos hormonales, como la píldora o el anillo, sirven para regular tus ciclos. En realidad cuando los utilizas, tu cuerpo no pasa por la fase de ovulación, por eso no se produce el embarazo. Sin embargo, puede que sin querer hayamos alargado la toma de pastillas, o que se nos haya olvidado sacar el anillo cuando tocaba. Estos dos despistes pueden ser el motivo por el cual nuestra regla decide hacer mutis por el foro.

También puede ocurrir que hayas estado utilizando uno de estos anticonceptivos durante un largo periodo, pero hayas decidido dejar de hacerlo. Ahí es completamente normal que tu próxima regla se retrase, pues el cuerpo necesita volver a encontrar su ciclo natural.

2. El estrés, enemigo de la regla

La menstruación se produce gracias a la «magia» que realizan las hormonas en nuestro cuerpo. Sin embargo, cuando las hormonas del estrés (cortisol) se alteran, estas pueden afectar a las demás, haciendo que nuestro ciclo se retrase. Por lo tanto, no sirve de nada preocuparse en exceso de la falta de regla (si sabes que no puedes estar embarazada), ya que lo único que conseguirás es generarte aún más estrés y retrasar su llegada.

Sarawut Doungwana / EyeEmGetty Images

3. ¿Has tenido cambio de pesos radicales?

Otro motivo por el que no te baja la regla puede ser que hayas experimentado cambios físicos recientemente. En especial, si has perdido peso de manera considerable y algo brusca. Si tienes carencias alimenticias, tu cuerpo puede dejar de producir las hormonas responsables de la menstruación, haciendo que estas desaparezcan. Por eso la amenorrea es frecuente en mujeres que padecen anorexia.

Una alimentación saludable y variada es esencial para que nuestro cuerpo realice sus funciones correctamente.

4. Si estás dando el pecho, la regla puede retrasarse

Cuando das el pecho, tu cuerpo produce prolactina, una hormona fundamental que permite la lactancia materna. Sin embargo, también provoca la disminución de los niveles de otras hormonas (la LH y la FSH) que intervienen en la menstruación, haciendo que esta se retrase o no se produzca.

No te preocupes, porque se trata de una decisión sabia de tu cuerpo: este retraso de la regla evita que pierdas más sangre (y por lo tanto, hierro) tras el parto.

5. Quizá estés cerca de la menopausia…

Y no, no entres en pánico porque este momento de la vida es lo más natural del mundo. Si tienes más de 45 años, es probable que tu cuerpo comience a adentrase en el camino hacia la menopausia, por eso son totalmente normales los desajustes en tu menstruación. Es un proceso gradual, por eso no debes preocuparte si los retrasos en tu regla comienzan a ser más o menos frecuentes.

¿Por qué no me baja la regla? 6 causas de retraso menstrual

La menstruación se produce como respuesta a un complejo ciclo de segregación de hormonas: estrógenos y progesterona. Pero las hormonas del estrés, como el cortisol, pueden alterar la producción de las hormonas responsables de la menstruación.
Si no se segrega estrógeno, no se produce el engrosamiento del endometrio en el útero, que se prepara para recibir al embrión y que luego se elimina al no haber fecundación. Por tanto, no hay nada que expulsar, y no hay regla. ¡Así de sencillo!

En ocasiones, la preocupación porque no te baje la regla provoca un aumento del estrés. Este fenómeno tiene las consecuencias totalmente contrarias a las deseadas. Si no has mantenido relaciones o has usado correctamente el preservativo, relájate y deja que tu cuerpo siga su curso. Ya llegará.

Descubre: 80 alimentos para favorecer la fertilidad

© iStock

3. ¿Por qué no me baja la regla? Tener un ovario poliquístico puede causar retraso menstrual

El ovario poliquístico también es una de las razones por las que no te baje la regla. En estos casos:

  • El óvulo se atrofia y se queda en el ovario.
  • No hay óvulo disponible para fecundar,
  • Esto puede provocar que se reduzcan los niveles de estrógeno y progesterona.
  • Aumente ligeramente la testosterona (hormona masculina).
  • Si no hay nada que fecundar, tampoco se construye el “nido”, que luego se expulsa en la regla.

Por tanto, ¡no la tienes!

Si observas frecuentes alteraciones en tu menstruación y además, otros signos como:

  • vello masculino,
  • acné,
  • caída del cabello
  • sobrepeso,

Puede que tengas un ovario poliquístico. Aunque no es una patología grave, es mejor que consultes a tu médico.

4. ¿Por qué no te baja la regla? Tu peso es demasiado bajo

Si has sufrido una disminución brusca de peso, tu cuerpo está enfocado a destinar la energía para las funciones básicas. Pues, “decide” dejar de producir hormonas no tan importantes: las responsables de la menstruación.
El cuerpo entiende que, ante la falta de alimento, no es capaz de albergar una nueva vida. Por eso, es frecuente la retirada de la regla, llamada amenorrea, en mujeres con anorexia nerviosa.
Recuerda que alimentarte bien es muy importante para mantener tu salud y para producir las hormonas necesarias para todas las funciones de tu cuerpo. La belleza no reside en un cuerpo muy delgado, sino en uno saludable. Aprende a comer bien para estar bien por dentro y por fuera:
Come comida real: Una guía para transformar tu alimentación y tu salud, Carlos Ríos
Mi dieta ya no cojea, Aitor Sánchez García
Cocina sana para disfrutar, Isasaweis
¡Salud es sinónimo de belleza! Cuídate con estos consejos para mantener un peso saludable.

Descubre: 50 consejos de alimentación para tener un peso saludable

© Brooke Lark @brookelark Brooke Lark – Unsplash

5. ¿Por qué no me baja la regla? Eres una adolescente o estás cerca de la menopausia pueden ser causas de retraso menstrual

Otra de las razones por las que puede que no te baje la regla es esta. La edad de la mujer determina la producción de hormonas sexuales. No produces las mismas hormonas en cada momento de tu vida. Si hace poco tiempo que te vino tu primer periodo (unos meses o pocos años), es posible que aún tarde un tiempo en regularse. Es normal que tengas faltas y no te baje la regla de forma regular hasta que tu cuerpo se asiente durante los siguientes meses incluso durante el primer año de regla. Tu sistema reproductor y tus ciclos hormonales no están desarrollados del todo.
Al mismo tiempo, si eres una mujer de mediana edad, puede que te estés acercando a la menopausia. No hay una edad determinada en la que sucede pero, cumplida la madurez sexual, el cuerpo deja de producir estrógenos hasta que la regla se retira por completo. Si tienes más de 45 años, es probable que estés entrada en esta nueva etapa. Recuerda que ocurre poco a poco y puedes tener periodos irregulares durante, todavía, unos años más.

6. ¿Por qué no me baja la regla? No te baja la regla porque estás dando el pecho

Durante la lactancia, las mujeres producimos una hormona, la prolactina, que:

  • Interviene en el proceso de segregación de otras hormonas (estrógeno y progesterona),
  • Es responsable de la regla.
  • En estos momentos, el cuerpo está pendiente de amamantar.
  • ​Y de proteger a un nuevo ser.

La naturaleza es sabia. En los primeros seis meses de lactancia, y si las tomas se producen cada tres horas, si observas que la regla se retira es improbable que te quedes embarazada, ¡pero no imposible!

Descubre: ¡Innova con tu pareja! Las 20 posturas más románticas para hacer el amor

¿Por qué no me viene la regla?

En la edad media de los 12 años todas las mujeres tienen su primera menstruación. La también llamada regla es el sangrado vaginal que se tiene mensualmente y en el cual el óvulo que no fue fertilizado es expulsado del ovario. La duración de este sangrado es de entre tres a cinco días.

A veces el periodo no llega en el día esperado o incluso no llega en absoluto

En una regla regular, cada 28 días la mujer sabe que le vendrá la menstruación y sabe, más o menos, cuándo debe estar preparada. No obstante, por algunas razones que encontrarás a continuación, a veces el periodo no llega en el día esperado o incluso, a veces, no llega en absoluto. Aunque las mujeres se suelen alertar mucho por este motivo, debes tener en cuenta que hay diversos motivos por los cuales esto puede suceder y no estás necesariamente ni enferma ni embarazada.

La explicación de los ciclos menstruales

El ciclo menstrual es el tiempo que pasa desde el primer día que tienes el periodo en un mes hasta el primer día del mes siguiente que lo vuelves a tener. El tiempo entre ciclo y ciclo pueden variar dependiendo de la persona o de otros fenómenos externos. Normalmente, el tiempo transcurrido suelen ser de 21 a 35 días máximo.

En el primer día de nuestro ciclo menstrual es cuando empieza el sangrado vaginal. El día que dejamos de sangrar es porque el óvalo ya ha sido totalmente expulsado de nuestro cuerpo. A partir de ese momento, entre el séptimo y el onceavo día, es cuando las hormonas de nuestro cuerpo comienzan a trabajar para crear un nuevo ovario para reemplazar el anteriormente expulsado. Entre 14 y 15 días este óvulo ya maduro y es cuando es expulsado del ovario. Éste se desplazará por la trompa de Falopio para llegar finalmente a la trompa. Cuando este óvulo está fecundado, es decir, que estamos embarazadas, hace el mismo recorrido hasta llegar también a la trompa para fijarse en el tejido del útero: la implantación.

La menstruación suele aparecer cada 28 días

Sin embargo, si el óvulo no está fecundado es eliminado por nuestro cuerpo en uno o dos días. Todo esto ha sucedido en, aproximadamente, veinticinco días. A partir de este momento los niveles de hormonas disminuyen y con ellas también las posibilidades de quedar embarazada. Pero al bajar el nivel de hormonas corporal se desprende el tejido del útero y es así como, pocos días después, empieza la hemorragia eliminando este óvulo no fecundado.

A partir de este momento comienza el próximo ciclo menstrual repitiendo exactamente toda la operación explicada anteriormente. No obstante, a veces este sencillo proceso se interrumpe y no sucede del modo mecánico y organizado que debería sucedernos cada mes. Es entonces cuando nos preguntamos porqué no nos ha venido este mes el periodo en el día o días esperados.

Causas por las que puede no venir la regla

A algunas mujeres les gusta anotar en una agenda o calendario cuándo les ha venido el último periodo. Así, si algún día se nos altera la regla o llega antes o después de lo esperado podremos saber si debemos consultarlo o no con un médico. Si ves que han pasado un par o tres de días desde el día esperado y aun no te ha llegado la menstruación, no te alarmes.

Pueden ser muchas las razones por las que no te venga la regla

Si tuviste relaciones sexuales, con o sin protección, recientemente y crees que podrías estar embarazada, lo primero que tienes que hacer es ir a la farmacia y comprarte un test de embarazo. Como bien habrás oído, no siempre el resultado es correcto a la primera.

Sin embargo, si es positivo, deberías acudir a tu médico, tanto si es deseado como no deseado. En el caso de que el resultado sea negativo, incluso si lo has hecho dos veces y sigue siendo negativo, no debes tampoco alarmarte en exceso. El ciclo menstrual depende totalmente de nuestras hormonas y estas se alteran más fácilmente de lo que parece. Hay razones de lo más variadas:

Mucha tensión y estrés

Por ejemplo, si estamos pasando un período de mucha tensión, o no estamos teniendo una dieta equilibrada o, quizás, si hacemos demasiado ejercicio podemos alterar el estado de nuestra menstruación y siempre es recomendable consultarlo con un profesional de la medicina. Normalmente los médicos lo consideran como algo que debe examinarse cuando no has tenido el periodo en dos meses seguidos. O sea, que no tenerlo un mes, pero si al siguiente es algo totalmente normal. Si no te ha venido en dos meses o más puede que tu médico recomiende hacerte un análisis de sangre, de orina o bien te mande al ginecólogo.

Una dieta sana y equilibrada ayudará a que el periodo sea regular

Transtorno alimenticio

El trastorno alimentario es el factor más común y el ciclo no se restablece hasta que tu cuerpo vuelve a estar en el peso ideal y tu dieta es sana y equilibrada. En el análisis de sangre el médico podrá ver si estás baja en hierro, es decir, si sufres de anemia o si te falta alguna otra vitamina en tu cuerpo. También puede ser el motivo contrario, tener una dieta desequilibrada y padecer de obesidad. El cuerpo pide estar en su peso ideal con tal de funcionar con toda normalidad, por eso nuestro periodo desaparece cuando pesamos excesivamente más o menos de lo que deberíamos.

Desórdenes hormonales

Los desórdenes hormonales son motivos muy comunes para la alteración de la regla. Algunos profesionales recomiendan tomar la pastilla antibaby con tal de regular el periodo o en casos en el cual es muy doloroso o abundante. Sin embargo, no podemos prescribirnos nosotras esta pastilla, sino que debemos consultarlo primero con nuestro ginecólogo.

También hay una serie de menos motivos que suelen ser mucho menos comunes y no se suelen dar en muchos de los casos:

  • Defectos congénitos
  • Hipotiroidismo
  • Hipertiroidismo (transtorno de la glándula tiroidea)
  • Anomalías en la ovulación

Tener náuseas o aversión a ciertos alimentos son algunos de los síntomas del embarazo

Todos estos no son problemas graves, pero si es aconsejable que acudas a tu médico o ginecólogo y el te explicará con mayor precisión todos los detalles de estos motivos por los cuales puede desaparecerte el periodo durante unos meses. Una vez lo hayas consultado con el profesional y sepas el motivo por el cual tu ciclo no había llegado durante estos meses y le pongas cura volverá a venirte con normalidad y gozarás de nuevo de un ciclo menstrual normal y sin complicaciones.

¿Estoy embarazada?

Que te desaparezca el ciclo menstrual o se te haya retrasado no es motivos suficiente para saber si realmente estás embarazada, pero si es el primer síntoma que solemos notar las mujeres. Si no te ha venido la regla este mes, crees que puedes estar embarazada y aún no te has hecho la prueba del embarazo puede que sientas también alguno de los síntomas que vamos a nombrarte a continuación.

Si piensas que estás embarazada lo mejor es que te hagas un test cuanto antes

Si estás embarazada puede que, a parte de que no te venga la menstruación, hayas sentido ocasionalmente náuseas (sobre todo por la mañana o cuando te levantas de la siesta), o incluso sentir aversión a ciertos alimentos por los cuales no la habías sentido antes.

Los cambios de humor son también habituales cuando estás teniendo un embarazo, el cansancio, el hinchazón de los senos con más sensibilidad que antes y las ganas de orinar frecuentemente. Si no te ha venido la regla este mes y padeces todos o algunos de estos síntomas no dudes en ir a la farmacia a por un test de embarazo. Pero si quieres salir de dudas completamente consulta con tu médico o ginecólogo y ellos te diagnosticarán si realmente estás embarazada o es que el periodo no te ha venido por algún otro motivo.

Mujeres no menstruales o cómo elegir si se quiere tener la regla

Verónica Fuentes | Seguir a @_Veronique_F | 28 mayo 2018 09:45

Si las mujeres no tienen la regla habrá menos uso de productos de higiene menstrual y menor gasto económico. / Adobe Stock

Todos los meses, el cuerpo de una mujer en edad fértil se prepara para un posible embarazo. Si esto no ocurre, el óvulo maduro no fecundado es expulsado por la vagina junto con sangre y otras sustancias procedentes del útero. Ese sangrado es lo que se conoce como menstruación.

Desde 2014, la ONG Wash United celebra cada 28 de mayo el Día Mundial de la Higiene Menstrual. Su objetivo es acabar con el tabú de la regla, abordar las dificultades que muchas mujeres y niñas afrontan durante su menstruación y explorar medidas innovadoras para superar esos desafíos.

Ciertas terapias hormonales permiten escoger no tener la regla o tenerla menos de una vez al mes

Una de las posibles soluciones, poco conocida por la mayoría de la población, es el uso de tratamientos para reducir o eliminar el periodo.

“Siempre que la mujer no presente ninguna contraindicación, ciertas terapias hormonales permiten escoger no tener la regla o tenerla menos de una vez al mes”, explica a Sinc Núria Parera Junyent, jefe de la Unidad de Ginecología de la Infancia y de la Adolescencia de Dexeus Mujer.

Se trata de píldoras –compuestas por progesterona o por estrógenos y progesterona–, implantes hormonales –varillas flexibles insertadas quirúrgicamente bajo la piel– y dispositivos intrauterinos (DIU) que disminuyen o hacen desaparecer las menstruaciones al producir la atrofia del endometrio. También existe un tratamiento quirúrgico denominado ablación endometrial, pero este se reserva a mujeres que hayan completado sus deseos reproductivos.

Entonces, ¿se puede vivir sin la regla? “Claro que sí. La menstruación hay que entenderla casi como un artículo de lujo. Realmente no afecta a la salud de la mujer y el hecho de evitarla no supone ningún perjuicio”, apunta María Jesús Canedo, secretaria general de la Sociedad Española de Ginecología y Obstetricia (SEGO).

“En situaciones de hambruna o malnutrición de la mujer es lo primero que se pierde, ya que realmente no posee otras funciones”, añade Canedo, que es jefa del Servicio de Ginecología del Hospital Universitario de Guadalajara.

Entre los beneficios de no menstruar, los principales son la disminución de la dismenorrea (dolor menstrual), el sangrado, la anemia asociada, el síndrome premenstrual y los síntomas que se exacerban con la menstruación –como la endometriosis, el dolor pélvico, la tensión mamaria y el acné–. Por no hablar del menor uso de productos de higiene menstrual y analgésicos; y de la autonomía de la mujer para decidir si quiere o no tener la regla tanto por motivos ocupacionales, deportivos o simplemente prácticos.

Los posibles efectos secundarios de píldoras, implantes, DIUs o cirugías dependen de cada caso particular

Respecto a los inconvenientes, los posibles efectos secundarios de píldoras, implantes, DIUs o cirugía dependen de cada caso particular. En general, el uso continuo de anticonceptivos hormonales no se asocia a mayores riesgos que cuando son utilizados de forma cíclica (21 días de comprimidos activos y 7 días de descanso).

Todo sangrado no es menstruación

“Desde el nacimiento de la píldora anticonceptiva fue importante garantizar un sangrado periódico que confirmase la ausencia de embarazo. Por ello, se ideó una administración que permitiese un flujo por deprivación hormonal de periodicidad similar a los ciclos naturales”, indica a Sinc Iñaki Lete, jefe de Servicio de Ginecología y Obstetricia del Hospital Universitario Araba, en Vitoria.

Lo que hacen las píldoras anticonceptivas convencionales es reproducir una hemorragia menstrual regular, que tiende a ser más ligera y más corta. “En realidad esto no es una regla, se induce un sangrado por la retirada brusca del aporte hormonal que no es necesario y se puede modificar”, añade Paloma Lobo, presidenta de la Sociedad Española de Contracepción (SEC).

Los principales beneficios de no menstruar son la disminución de dismenorrea, sangrado, anemia asociada y síndrome premenstrual. / Adobe Stock

Según explica su Guía Práctica en Anticoncepción Oral, la evidencia científica disponible no justifica la realización de descanso durante la toma de anticoncepción combinada oral. A pesar de ello, se mantienen las pausas como pauta de uso. “De hecho, entre las estrategias para mejorar la salud de las mujeres de los países en vías de desarrollo, la Organización Mundial de la Salud (OMS) recomienda el uso de anticonceptivos que supriman la menstruación”, advierte Lete.

Lo que hacen las píldoras anticonceptivas convencionales es reproducir una hemorragia menstrual regular. Esto no es una regla en realidad

Sí es cierto que en ocasiones no se llega a conseguir la ausencia total de la regla y se producen manchados o sangrados no previstos. Además, de manera muy poco frecuente, ciertos tipos de píldora pueden provocar un aumento de riesgo de tromboembolias. Pero de momento las cifras disponibles sobre la seguridad de los regímenes extendidos no son motivo de preocupación, aunque se deben recopilar datos a más largo plazo.

“Desde la venta de tratamientos para disminuir o eliminar el sangrado se cuenta con una amplia base de estudios científicos que confirma su seguridad a largo plazo. No producen disminución posterior de la fertilidad, precocidad de la menopausia ni aumento de cáncer de endometrio”, afirma Parera Junyent.

Métodos para vivir sin regla

La introducción de píldoras anticonceptivas de uso continuado –sin descanso– es reciente en nuestro país. Apenas desde hace casi dos años se dispone de un preparado anticonceptivo en pauta prolongada y, desde hace algo más de un año, de otro en pauta flexible. De ahí que aún no se cuente con estadísticas al respecto y que su uso sea minoritario.

“En España alrededor del 8% de las mujeres en edad fértil (15-49 años) utiliza métodos anticonceptivos que eliminan la menstruación: DIU de levonorgestrel, implante de etonogestrel o anticonceptivos hormonales combinados en pauta continua. Este porcentaje es inferior al de otros países europeos como Holanda, Finlandia, Suecia o Dinamarca”, revela Lete.

Según una encuesta de la SEC, el DIU hormonal lo utilizaban en 2016 un 3,4% de las encuestadas, el implante un 0,8% y la píldora de solo gestágeno un 0,2%.

Una investigación publicada en 2016 sobre la aceptación generalizada entre los médicos de estas pautas hormonales extendidas subraya cómo estos regímenes están infrautilizados, probablemente debido a la falta de conciencia sobre su disponibilidad y utilidad entre las mujeres.

En España alrededor del 8% de las mujeres en edad fértil utiliza métodos anticonceptivos que eliminan la menstruación

Una decisión personal

En relación a las actitudes de las mujeres frente a la menstruación, un estudio realizado en doce países de Europa y publicado en 2016 –actualizado en 2017 y 2018 con idénticos resultados–, muestra que entre un 19 y un 22% de las españolas desearía no tener la regla, frente al 25-29% de las europeas.

“Menos de la mitad de las mujeres españolas opta por mantener la frecuencia mensual, mientras que la mayoría preferiría periodos de tiempo más prolongados entre reglas, desde tenerla cada tres meses hasta suprimirla totalmente”, analiza Lobo, que trabaja en el Hospital Infanta Sofía de Madrid. “Resulta una idea atractiva, y para llevarla a cabo es preciso que ofrezcamos esta posibilidad durante el asesoramiento anticonceptivo”.

Atletas de élite, militares o simplemente mujeres que no quieren que el periodo les condicione su vida ya cuentan con opciones médicas seguras para controlar su menstruación. “Lo importante es que la mujer adopte el método con el que se sienta más a gusto porque esa es la única manera de que haga un buen uso y no haya olvidos ni embarazos no deseados”, concluye María Jesús Canedo.

Si te viene el período en el colegio

  • Tamaño de texto más grandeTamaño de texto grandeTamaño de texto regular

(Getting Your Period at School)

¿Cuándo te vendrá el período? Esta es una pregunta importante para las chicas a quienes todavía no les ha venido el período menstrual, coloquialmente conocido como «la regla». Y también está en la mente de las chicas que hace poco tiempo que la tienen porque, sobre todo en las más jóvenes, el período no siempre llega en el momento exacto cada mes.

A nadie le gusta llevarse esa sorpresa en el lavabo del colegio. Caramba, te ha venido la regla, entonces ¿qué deberías hacer?

Ir preparada

Puedes evitar parte de esa preocupación si está preparada y llevas «repuestos» de pañoletas encima. Esto implica llevar varias pañoletas en el bolso o la mochila o bien tenerlas guardadas en tu taquilla del colegio. Las pañoletas están fabricadas con material absorbente y se pegan a la ropa interior. Absorben la sangre que sale de la vagina e impiden que se manche la ropa.

Algunas chicas de más edad que hace algún tiempo que tienen la regla utilizan tampones. Estos son una especie de tapones absorbentes que se introducen en la vagina. A algunas chicas les resultan más cómodos para hacer deporte.

Si todavía no te ha venido el período menstrual, habla con alguien que pueda ayudarte a ponerte la compresa. Puede ser de tu madre, una pariente de sexo femenino que sea mayor que tú u otra mujer con quien te sientas cómoda. Déjale claro que quieres estar preparada para el gran día, llegue cuando llegue.

También podrías hablar con tu médico sobre el período menstrual en la próxima revisión médica. Solo con observarte y comprobar cómo te has desarrollado hasta ahora, es posible que tu médico te diga aproximadamente cuándo podría venirte el primer período menstrual. Podría ser durante los próximos seis meses o dentro de un año o más.

¡Caramba, ahí está!

A veces las chicas no van preparadas para que les venga el período menstrual. (No te sepa mal si te pasa a ti porque ¡también les ocurre a las mujeres que hace tiempo que tienen la regla!) En tal caso, ¿qué deberías hacer? Estás en el colegio y, de repente, te viene la regla y no dispones de pañoletas. Si se trata de tu primer período menstrual, es posible que estés emocionada y también algo inquieta. Si no se trata de tu primer período, probablemente te preocupará el hecho de no disponer de pañoletas. ¿Qué se supone que deberías hacer?

Dirígete a la enfermería del colegio. Si tu colegio carece de enfermería, ve a ver al orientador escolar. O tal vez haya una profesora que te guste mucho a quien podrías pedirle ayuda. Necesitarás pañoletas. La enfermería del colegio o el orientador el escolar deberían ayudarte. Tal vez te dé un poco de vergüenza pedir ayuda, pero basta con que digas: «Me acaba de venir el período y no tengo pañoletas». Si no te apetece hablar con un profesor u orientador escolar de sexo masculino, basta con que le digas: «es cosa de mujeres». Captará perfectamente el mensaje y llamará a una mujer para que te ayude.

Aunque el personal del colegio te ayude, tal vez te apetezca llamar a tus padres. Si se trata de tu primer período menstrual, probablemente querrás contárselo a tu madre (o a tu padre) y explicarle cómo te sientes.

Una chica nos envió un correo electrónico porque no quería que a otras chicas les preocupara la posibilidad de que les viniera la primera regla en el colegio. Cuando le ocurrió a ella, se dirigió a la enfermería del centro, dijo que necesitaba cambiarse de ropa y el personal de enfermería llamó a su madre. Así de sencillo.

«No es tan malo ni espantoso como dicen», comentó.

¿Qué pasa si se te mancha la ropa?

Es improbable que tu primera regla sea abundante, de modo que lo más probable es que te des cuenta de que te la tienes antes de manchar la ropa. Pero, si en tu primer período menstrual o en otro posterior, se te mancha la ropa, es evidente que deberás acudir al orientador escolar. No querrás estar todo el día preocupada porque alguien pueda verte las manchas de sangre, de modo que necesitarás nuevas prendas de vestir. Tal vez tengas bragas de recambio en tu taquilla para las clases de gimnasia.

Si no dispones de ropa de recambio, necesitarás acudir al personal del colegio para llamar a tus padres a fin de que te traigan un recambio de ropa o te lleven a casa. ¿Y si regresas a la clase con unos pantalones distintos y alguien te pregunta por qué te has cambiado de ropa? Si no te apetece o te da vergüenza contarlo, no tienes que explicarle lo que te ha ocurrido realmente. En cambio, basta con que le contestes que «se me ha derramado algo sobre los pantalones y me he tenido que cambiar».

¿Ahora te preocupa menos el hecho de que te venga la regla en el colegio? ¡Esperamos que así sea!

Aunque no sea lo más deseable que te venga el período menstrual cuando estás en el colegio, recuerda que allí hay gente a quien puedes pedir ayuda. Acabarás desarrollando el hábito de ir preparada cuando te tenga que venir la regla. Y, antes de que te des cuenta, el hecho de que te venga la regla, independientemente de dónde sea, dejará de preocuparte./p>

Revisado por: Mary L. Gavin, MD Fecha de revisión: junio de 2014

¿Por qué se retrasa la regla si no estoy embarazada?

Muchas veces las mujeres han sufrido retrasos en su periodo menstrual; si eres irregular tu periodo se retrasa un día cada mes, acude a tu ginecólogo para que pueda darte un diagnóstico más certero. Pero si eres regular, no es necesario, puede ser señal del embarazo, a pesar de que puede durar de 1 a 5 días hasta 1 ó 2 meses. Lo más recomendable es consultar al médico si la ausencia de la menstruación sobrepasa los 3 meses y descartar la gestación para identificar la causa de retraso.

Causas del retraso menstrual

1. Puede que el uso prolongado de anticonceptivos dé lugar a la ausencia de la menstruación por 6 meses o por 1 año, después del uso de la inyección anticonceptiva o de cualquier método hormonal.

2. Los cambios de rutina, alimentación y horarios influyen en el ciclo menstrual, aunque nos adaptemos a cambios, el ciclo menstrual se sincroniza hormonalmente a tus ritmos cardíacos y a los factores medioambientales

3. El subir y bajar de peso constantemente hace que las hormonas se alteren y los ovarios produzcan un tipo de estrógeno conocido como estrona cuyo exceso puede reducir la ovulación y causar el retraso.

4. Mide la ingesta de determinados medicamentos como las píldoras anticonceptivas, antidepresivos o antipsicóticos que pueden producir irregularidades en tu ciclo menstrual.

5. El estrés produce y eleva la cantidad de cortisol, una hormona que afecta a la cantidad de progesterona y estrógeno que el cuerpo genera, cuyo descontrol produce un desequilibrio en tu periodo, retrasándolo o ausentándolo por completo.

6. La glándula tiroides es la encargada de la producción y secreción de hormonas que regulan ciertos mecanismos como el metabolismo y el ciclo menstrual. Tu médico puede evaluar la función de esta glándula, pues un tiroides poco activo, conocido como hipotiroidismo, afecta directamente a la ovulación.

7. Si tienes entre 30 y 40 años, ten en cuenta una etapa previa a la menopausia conocida como perimenopausia, y los síntomas son cambios en tu humor, sofocos y que tu menstruación se vuelve irregular y más ligera. Los niveles de estrógenos se desequilibran y afecta directamente al ciclo menstrual.

8. Los ovarios poliquísticos presentan señales como el crecimiento excesivo de vello, aumento de peso y periodos irregulares.

Es una de las primeras preguntas que nos hacemos cuando se produce este hecho. Motivo de preocupación para algunas, de nervios para otras, de impaciencia, miedo… los sentimientos se multiplican. Si tengo un retraso en la regla, ¿estoy embarazada?

Es normal que nos hagamos esta pregunta, ya que la ausencia de la menstruación es el síntoma más importante de embarazo y probablemente el primero, junto a otros síntomas de los que os hemos hablado a menudo y que nos pueden indicar que se ha producido la fecundación y esperamos un bebé. Pero no siempre es así.

Si la regla desaparece durante la gestación es porque en la fase fértil del ciclo de ovulación, que se produce unos pocos días al mes, un espermatozoide ha llegado al óvulo y lo ha fecundado. La menstruación (periodo o regla) se define como el proceso fisiológico por el que las mujeres (y otras hembras animales) expulsan periódicamente por la vagina un óvulo maduro no fecundado, junto a sangre y otras materias procedentes del útero. Pero, cuando el óvulo ha sido fecundado y el embrión se implanta, no tiene sentido que «se arrastre» ese contenido al exterior a través del sangrado.

Entonces, es lógico pensar que puede haber embarazo si no llega la regla (si se han mantenido relaciones sexuales sin protección), pero un retraso no siempre es embarazo, como os hemos adelantado más arriba. Y el hecho de que no baje la regla puede tener múltiples explicaciones que os enumeramos a continuación.

Posibles causas de un retraso en la regla

Un retraso de unos pocos días no es exactamente «amenorrea», pero vamos a aproximarnos a este concepto. Existen tres tipos de amenorrea o ausencia de menstruación:

  • Las amenorreas fisiológicas, que son las que ocurren de forma natural, sin que exista enfermedad, y por tanto no requieren tratamiento (embarazo, lactancia, menopausia o periodo anterior a la pubertad).

  • La amenorrea primaria, cuando no llega la menstruación a lo largo de la pubertad.

  • La amenorrea secundaria o patológica, cuando una mujer ha tenido la regla cierto período de tiempo y posteriormente deja de tenerla durante un período superior a tres meses (siempre y cuando previamente hayan sido excluidas las amenorreas fisiológicas).

Como acabamos de ver, la amenorrea o ausencia de regla no significa necesariamente que la mujer esté embarazada. Hay varios órganos que regulan la menstruación (sistema nervioso central, hipotálamo, hipófisis, ovarios, útero, vagina) y determinadas alteraciones en algunos de ellos pueden conducir a la ausencia de regla.

Estamos hablando de una amenorrea patológica o secundaria, que no indica una gestación (ni menopausia o puerperio y lactancia) y que podría deberse a las causas siguientes:

  • Un fuerte estado de estrés, ansiedad o angustia emocional puede provocar un retraso en la menstruación.

  • La toma de determinados medicamentos pueden conducir a la ausencia de regla.

  • Las mujeres han estado tomando pastillas anticonceptivas o que han recibido determinadas inyecciones de hormonas, cuando dejan de tomar estas hormonas sus periodos pueden no retornar durante más de seis meses.

  • Hay situaciones físicas extremas que también pueden provocar un retraso.

  • La modificación de la conducta alimentaria a modo de impacto es otra posible causa. Por ejemplo, si se pierde mucho peso de manera repentina debido a dietas estrictas o extremas, o después de una cirugía de derivación gástrica, la anorexia nerviosa…

  • La obesidad también puede producir amenorrea (originada habitualmente por la no ovulación).

  • Síndrome de ovarios poliquísticos, que hace que los ciclos sean bastante irregulares. Este desequilibrio de las hormonas sexuales femeninas puede provocar cambios en el ciclo menstrual, quistes en los ovarios, dificultad para quedar en embarazo y otros cambios en la salud.

  • Glándula tiroides hiperactiva.

  • Otras causas más graves serían: tumores cerebrales (hipofisarios), fármacos quimioterapéuticos para el cáncer, fármacos para tratar la esquizofrenia o la psicosis, insuficiencia ovárica, Síndrome de Asherman (tras una cirugía uterina)…

En cualquiera de estos casos también hay que consultar al médico para determinar la causa de la falta de regla y prevenir cualquier riesgo en el estado de salud de la mujer. El tratamiento y el pronóstico depende de la causa de la amenorrea, en los casos más habituales y menos graves los periodos menstruales normales suelen volver después del tratamiento de la afección.

Newsletter de Bebés y más

Suscríbete para recibir cada día nuestros consejos sobre embarazo, maternidad, bebés, lactancia y familia.

Ante la duda, realiza un test de embarazo

Si la ausencia de regla se ve acompañada de otros síntomas de embarazo, es bastante probable que, efectivamente, se haya producido la fecundación y no estemos ante una patología. Pero solo podremos asegurarnos tras haber realizado el test de embarazo, de orina o de sangre. Si el embarazo ya es de alrededor de seis semanas, la ecografía transvaginal puede ofrecer una imagen del embrión.

Recuerda que el test casero de embarazo que se puede comprar en farmacias funciona al detectar la hormona del embarazo en la orina (hormona gonadotropina coriónica o HGC). Lo que sucede es que al principio del embarazo los niveles de esta hormona son muy bajos, por lo que en ocasiones, si lo hemos realizado demasiado pronto, no podría detectarlo. Por eso se recomienda realizarse el test al menos tras unos días de retraso en la regla.

No obstante, os recordamos que, aunque los resultados del test de orina son bastante fiables, existe un margen de error por el cual los tests de embarazo pueden fallar, dando tanto falsos positivos como falsos negativos. Si los síntomas te confunden, vuelve a realizar el test más adelante o acude al médico, que podrá mandar un análisis de sangre o una ecografía.

En definitiva, la mejor manera de resolver mis dudas sobre si estaré o no embarazada es realizando el test de embarazo. Enhorabuena si el embarazo se ha confirmado y si no es así, probablemente la menstruación no tarde en volver. Pero si sigue habiendo ausencia de regla, hay que acudir al médico para que determine las causas.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Un retraso no siempre es embarazo, Ante la duda, hazte un test de embarazo, Cómo y cuándo hacer el test de embarazo

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *