0

Embarazo y escalofrios

Tabla de contenidos

Comienzan las sospechas, ¿estaré embarazada? Algunas mujeres lo tienen claro enseguida.

El futuro bebé no es más que una bola minúscula que está comenzando a desarrollar sus órganos. También se están formando la placenta, que cuando empiece a funcionar le proporcionará oxígeno y nutrientes, y la bolsa amniótica, donde flotará protegido de golpes. Te contamos todo lo que ocurre el primer mes de embarazo.

Somnolencia, cansancio, náuseas… son algunos de los síntomas que anuncian un embarazo. Algunas mujeres sencillamente sienten que están «distintas». Pero el indicio más evidente de que se espera un bebé es la amenorrea, es decir, la falta de la regla. Hay mujeres que enseguida lo tienen claro: «En el segundo y tercer embarazo, en cuanto se me retrasó el periodo un par de días sabía que estaba en estado porque con mis reglas soy como un reloj», explica María Isabel, de 37 años, que espera a su tercer hijo.

Sin embargo, otras futuras mamás siempre han tenido ciclos menstruales irregulares, con largos retrasos o incluso con ausencia de regla durante algunos meses. Por este motivo no sospechan nada hasta que empiezan a «notarse raras». Incluso hay quienes no llegan a confirmar el embarazo hasta la tercera falta. Esto no es muy recomendable, ya que los controles que se hacen en el primer trimestre son esenciales. Por eso, es aconsejable que ante la duda de un posible embarazo, las mujeres con ciclos irregulares vayan al médico para confirmarlo o descartarlo.

El test de embarazo

Aunque lo que finalmente confirma un embarazo es el análisis de orina y sangre que realiza el médico, el test de uso doméstico que se vende en las farmacias es el recurso más socorrido para salir rápidamente de dudas cuando existe un retraso en la menstruación. Estos test son muy fiables y con la orina de cualquier hora del día (aunque es preferible que sea la de la mañana, ya que está más concentrada) se puede saber si se espera o no un bebé.

El test del embarazo se puede realizar desde el primer día de retraso, pero es mucho más fiable a partir del décimo. Consiste en un cartucho que contiene una varilla de papel secante impregnado en un producto reactivo, que al contacto con la orina durante unos minutos (generalmente cinco) confirma o descarta la existencia de la hormona gonadotropina coriónica o hCG. Ahora también existen test digitales que pueden realizarse incluso antes de la primera falta e indican las semanas que han pasado desde la concepción.

Si da positivo, no hay duda, se está embarazada.

Si da negativo, no siempre indica que no se esté embarazada. Puede que el test se haya hecho demasiado pronto y los niveles de hCG sean todavía bajos, o que el producto esté caducado.

Si aun dando negativo continuamos con las sospechas, conviene repetirlo pasados unos días. Es muy importante comprobar la fecha de caducidad que aparece en el envase. Si esta se ha sobrepasado o si el test se ha guardado durante algún tiempo en el cuarto de baño, es mejor no utilizarlo, ya que la humedad podría haberlo deteriorado.

Crees que ha pasado. Ya sea porque lo estás buscando desde hace tiempo o porque ha habido un “imprevisto”, es posible que estés embarazada.

Quizá empiezas a notar síntomas que te dan una pista: cansancio anormal, pesadez en el estómago, náuseas… o directamente no te ha venido la regla en plazo. Pero todo eso puede achacarse a otros motivos, así que deberías hacerte una prueba de embarazo para saber a qué atenerte.

En este post voy a hablarte de los primeros síntomas que notarás al quedarte embarazada, qué debes hacer si crees que encajan con lo que notas y algunos métodos caseros de los que nuestras abuelas usaban para saber si debían ir preparándose para la llegada de un nuevo miembro de la familia.

Si el resultado es positivo, tu cuerpo va a experimentar una revolución en los próximos nueve meses, y más allá. ¿Quieres saber los síntomas más comunes del embarazo?

Cuándo aparecen los primeros síntomas de embarazo

Desde el momento de la concepción, en tu cuerpo empiezan a ocurrir cambios que notarás más o menos pronto. Hay mujeres que notan síntomas en los primeros días y hay otras que tardan meses en notar las novedades. Por lo general, unas dos semanas después de haber mantenido relaciones sexuales, te darás cuenta de que algo está pasando.

La intensidad de estas sensaciones varía en función de cada mujer, y no debes preocuparte por si lo tuyo es “normal”. Consulta a tu médico si tienes alguna duda concreta, pero sé consciente de que el embarazo es una experiencia personal y que, aunque lógicamente hay rasgos comunes, tu forma de vivirlo es tuya y compararse con otras embarazadas no es bueno si te supone una fuente de estrés.

De todos modos, sobre todo en el primer embarazo, cuando todo es desconocido, cada mínima alteración puede descolocarnos, así que es importante saber qué podemos esperar, al menos en líneas generales.

Síntomas de embarazo más frecuentes

Retraso menstrual

Es probablemente lo primero que vas a notar. Si tu menstruación es muy regular, es un síntoma clarísimo para empezar a sospechar. Si es más o menos habitual que se retrase, quizá tardes unos días más en darte cuenta.

Sin embargo, puede haber otros factores que influyan en la regularidad de tu ciclo. Puede que no te baje la regla, o que se retrase, en situaciones de estrés, cambios muy bruscos de temperatura (olas de calor o de frío) o incluso cambios en la alimentación (especialmente ayunos).

Aunque hay mucho mito al respecto, la realidad es que la menstruación se retira durante el embarazo: es decir, nunca vas a tener la regla mientras estás gestando.

Pequeñas pérdidas de sangre

Es otro de los primeros síntomas que podría indicarte que estás embarazada 🙂

Entre una y dos semanas después de quedarte embarazada, puedes experimentar pequeños manchados de color rosáceo o marrón que se conocen como sangrado de implantación. Estas pérdidas se deben a la implantación del óvulo fecundado en el útero.

Es algo normal que en principio no debe preocuparte, a menos que se prolongue más de 2-3 días o que el sangrado sea abundante y/o de color rojo intenso. En estos casos o si tienes dudas, consulta con tu médico.

Si los sangrados se producieran cuando el embarazo está más avanzado, podría ser un síntoma de aborto, por lo que debes consultar con tu ginecólogo.

Dolor abdominal

Puede surgir en las primeras etapas del embarazo, y es posible también que lo confundas con los dolores pre o menstruales.

En los primeros meses está causado por los cambios hormonales, y también por los cambios en la anatomía del abdomen y pelvis. Más adelante hablaríamos del crecimiento del útero, el movimento del feto, la compresión de los órganos abdominales… todo eso provoca pequeños calambres que te pueden acompañar, con mayor o menor intensidad, hasta el momento del parto.

Sin querer alarmarte, el dolor abdominal puede ser un síntoma de embarazo ectópico o de aborto espontáneo. Como siempre si el dolor es muy agudo, persistente y no remite, vete al médico.

Sensibilidad e hinchazón de los pechos

Es otro de los síntomas típicos de la menstruación, así que es posible que al principio no le hagas mucho caso.

Sin embargo, tus hormonas están revolucionadas y pronto no vas a poder obviar que tu senos están sensibles y algo doloridos. Molestan especialmente a la hora de dormir y hacer ejercicio, así que deberías buscar algún sujetador especial para estos meses.

A medida que pasen los meses pueden aparecer otros síntomas como cambios en la pigmentación, aumento del tamaño de las aureolas, aparición de pequeños bultitos y sobre todo crecimiento de los pechos.

Nauseas y pesadez en el estómago

Las nauseas matutinas son un síntoma clásico de embarazo, sobre todo en las películas, donde tras un mal despertar se le pregunta a la protagonista “¿no estarás embarazada?”

El tópico es por algo, ya que los cambios en el cuerpo -hormonas, estiramiento del útero y relajacion de los músculos del tracto digestivo- hacen que el estómago sufra y provoque molestias que van desde un pequeño mareo hasta vómitos a cualquier hora del día.

Suelen desaparecer con el primer trimestre, pero mientras tanto puedes beber mucho líquido, no pasar muchas horas sin ingerir nada y evitar las grandes comidas de golpe: mucho mejor tomar pequeños refrigerios.

Cansancio anormal

La explicación científica es que la progesterona aumenta con el embarazo, y eso te provoca un cansancio mucho más acusado de lo habitual. Vamos, que es posible que te conviertas en la típica embarazada que se va quedando dormida por las esquinas, al menos durante un tiempo mientras te acostumbras a la nueva situación.

Date cuenta de que tu cuerpo está sometido a un estrés importante: no solo la progesterona, sino que el azúcar en sangre disminuye y la presión sanguínea baja, y eso se nota en tu energía.

Dentro de lo posible, haz caso a tu cuerpo: si este te pide descanso, dáselo. Aumentar los carbohidratos en la dieta también puede ayudar (con mesura).

Ganas de orinar frecuentes

En los próximos meses vas a ir mucho al baño, por una simple cuestión física. El flujo de sangre que circula por tu cuerpo es mucho mayor de lo habitual, así que los riñones tienen trabajo extra.

Además, el útero está empezando a crecer, comprimiendo la vejiga e impidiendo que se llene del todo, así que tendrás que vaciarla más a menudo de lo habitual.

Mayor sensibilidad a los olores

Esa colonia que tanto te gustaba de repente te repele, y tu olfato parece haberse convertido en un superpoder, porque lo notas todo. De nuevo las hormonas tienen la explicación, y hay quien dice que es el propio cuerpo avisándote de lo que necesita: por ejemplo, quizá ese delicioso aroma a café por la mañana ya no te guste tanto, porque deberías evitar la cafeína en tu dieta.

Síntomas embarazo menos frecuentes

Hinchazón abdominal

Es fácil que lo confundas con el síndrome premenstrual, pero en realidad es tu cuerpo preparándose para hacer frente a todos los cambios que tiene por delante.

Cambios en el sentido del gusto

Olfato y gusto están íntimamente relacionados, así que es normal que no te apetezca comer tus platos favoritos y disfrutes sabores que antes no te apetecían. El tópico de los “antojos” nace de ahí y tiene su parte de realidad. Lo que no tiene ninguna base científica es que si dejas un antojo sin cumplir el bebé nacerá con una mancha en la piel.

Cambios de humor repentinos

¡Ay, las hormonas! Son muchas cosas a la vez, y a veces abruman. Cambios que no entendemos y no sabemos racionalizar, y que nos pueden cambiar el humor sin aviso previo.

Lo mejor es tomarlo un poco a risa y no dramatizar, sabiendo que hay una explicación.

Y desde luego, nunca culpabilizar a la embarazada, que se está adaptando a la nueva situación de la mejor manera posible.

Vértigos

El cambio en la presión arterial y el aumento de la frecuencia en la respiración hacen que algunas mujeres experimenten vértigos y mareos, incluso desmayos, que no suelen tener mayor importancia.

Cuándo hacer el test de embarazo

Normalmente se espera unos 5 días a partir del retraso menstrual para hacer un test de embarazo. Primero porque es la señal más evidente que nos indica que podemos estar embarazadas, y segundo porque a esas alturas ya estarás produciendo la hormona hCG en cantidades suficientes para ser detectada.

La hCG, o Gonadotropina Coriónica Humana, es la “hormona del embarazo” y empieza a producirse en cuanto el óvulo fecundado se instala en el útero. En unos pocos días la tendrás en sangre y orina, en cantidades suficientes como para ser detectada sin lugar a error.

Si tienes mucha, mucha prisa, ten en cuenta que los tests de farmacia tienen distintas sensibilidades en función de la marca. Los hay de “detección temprana” que tienen hasta un 90% de sensibilidad a la hCG, mientras que los más sencillos (que también suelen ser los más baratos) pueden quedarse en un 40%.

Si te da apuro ir en persona a la farmacia puedes comprarlo online, por ejemplo, en Amazon.

Cómo calcular de cuántas semanas estás embarazada

Si el resultado del test de embarazo es positivo, es importante que sepas de cuántas semanas estás. También te será útil saber qué día darás a luz y cómo evolucionará tu cuerpo y tu bebé a lo largo de esta aventura que acaba de comenzar. Con nuestra calculadora de embarazo y gestograma conocerás toda esta información y mucho más.

Ir a la calculadora de embarazo

Qué hacer si el test de embarazo ha salido positivo

Si ha aparecido la rayita rosa en el test, lo siguiente es ir a hablar con tu médico. Es rarísimo que un test de embarazo se equivoque en un positivo, pero lo más habitual es hacer un análisis de sangre para confirmar. Ahí no hay fallo posible, porque las pruebas sanguíneas necesitan menos concentración de hCG para detectarla, y también porque la hormona aparece en la sangre días antes que en la orina, así que puede ser interesante si realmente necesitas salir de dudas rápido.

También podría interesarte:

Tu embarazo semana a semana

Descubre los cambios en tu bebé, en tu cuerpo, las pruebas médicas que deberás hacerte y los consejos clave para tu bienestar.

Nombres de niño

El nombre de tu hijo es una elección importante. Descubre 101 nombres de niño populares con su significado y origen.

Nombres de niña

¿Necesitas inspiración? Aquí encontrarás más de 100 nombres de niña bonitos y populares con su significado y origen.


¿Te ha resultado útil? (Votos: 18 Promedio: 4.8)Ya has votado este artículo

·····

Si esta guía te ha resultado útil, te agradeceré mucho que la compartas haciendo clic en alguna de las redes sociales de abajo. No te cuesta nada y a nosotros nos ayuda un montón, ¡muchas gracias!

Sigue la evolución de

tu embarazo semana a semana

Recibe cada semana un email con información sobre tu embarazo, consejos prácticos de nuestra matrona, ofertas exclusivas y mucho más.

Recibirás un e-mail de confirmación por tu seguridad. Consulta la política de privacidad aquí.

Cuáles son los síntomas de la regla

La mujer promedio comienza a menstruar entre los 10 y los 13 años y suele detener la regla entre los 48 y los 51 años. Normalmente las mujeres tienen una menstruación que dura entre 3 y 7 días. Esto significa que una mujer puede tener aproximadamente casi 500 reglas en unos 38 años, casi 2.500 días de regla o lo que es lo mismo, casi seis años y medio de vida de una mujer, teniendo la regla.

Piensa en la cantidad de dinero que te gastas en tus compresas o tampones, en las pastillas para el dolor, en las bragas manchadas o en las sábanas también manchadas con sangre. Pero la regla suele tener una serie de síntomas que son necesarios conocer para poder diferenciarla de otras dolencias.

Son muchos os síntomas que pueden hacer indicar que se tiene la regla

Los síntomas de la regla

Aparte de la hemorragia, los síntomas comunes suelen ser:

– Cambios de humor

– Hinchazón

– Dolor de estómago

– Dolor de espalda

– Sensibilidad en los pechos

– Fatiga

– Insomnio

– Náuseas

– Diarrea

– Estreñimiento

– Dolores de cabeza

– Antojos

– Sudoración

– Escalofríos

– Mareos

– Etc.

El dolor menstrual

Para muchas mujeres, el dolor menstrual es leve, pero para otras muchas el dolor de la regla puede ser grave o extremadamente grave. El dolor puede ser agudo en un lugar específico o más tenue, pero se extiende en varios puntos. Hay también dos tipos de cólicos menstruales: la dismenorrea primaria y la dismenorrea secundaria.

La dismenorrea primaria

En la dismenorrea primaria encontrarás síntomas como los calambres menstruales. No es uan enfermedad o dolencia, es un dolor leve o severo en el vientre, la espalda e incluso en las piernas. Suele aparecer unos días antes de que te llegue la regla y tiene una duración de entre 12 y 72 horas. La dismenorrea primaria es común entre mujeres jóvenes y suele disminuir la gravedad con la edad y después del parto.

La dismenorrea secundaria

La dismenorrea secundaria es el segundo tipo dolor que existe en la regla y es el más grave y doloroso. Suelen ser dolores causados por un trastorno en los órganos reproductores como por ejemplo la endometriosis, los fibromas, los quistes o las infecciones. Si piensas que puedes tener esto, es importante que acudas a tu médico y hables acerca de las opciones que existen para aliviar el dolor. Incluso hay mujeres que utilizan el DIU y que puede causar este tipo de dolor menstrual por lo que deciden quitárselo. El dolor tan insoportable comienza antes de que llegue la regla y durará mucho más tiempo si se compara con la dismenorrea primaria.

En el caso de que te duela mucho la regla debes acudir a tu médico

Las causas de dolor puede ser causado por diversos motivos pero los científicos creen que los calambres puede ocurrir por el desprendimiento del revestimiento del útero debido a una sustancia llamada prostaglandinas y que se crean durante la regla. Esto hace que el útero se contraiga, por lo que aparecerán los dolores de la regla y aparecen los síntomas de la regla. A medida que avanza la regla las prostaglandinas se vuelven más diluidas y se disminuyen junto con los dolores menstruales.

Es vital que si te duele mucho la regla hasta el punto que no puedes llevar una vida normal, vayas a tu médico para saber exactamente qué es lo que te ocurre y por qué te duele tanto la regla. Tu médico valorará si tienes fibromas, quistes o cualquier otra anomalía. También es posible que te recete medicamentos o incluso las pastillas anticonceptivas para regular la regla, aliviar el dolor y que los síntomas de la regla no te atormenten demasiado.

Antes de la primera falta y antes de realizarte una prueba de embarazo, es posible que detectes algunos cambios en tu cuerpo que te lo hagan notar antes de la confirmación «oficial»: son los primeros signos de embarazo. No significa que si los presentamos todos o algunos quiera decir que vaya a confirmarse después que estamos embarazadas, pero sí son muy útiles para saber reconocerlos.

Hay mujeres que incluso antes de que sea confirmado el embarazo por un test, pueden descubrir algunos signos de embarazo en sus primeros momentos.. Puede que notes algunos síntomas como los que explicamos a continuación:

Cansancio

La somnolencia y la fatiga son un buen indicador. El cuerpo se prepara y empieza a cambiar rápidamente para poder alimentar al bebé que empieza a crecer dentro de él. Nosotras lo percibimos en una sensación de cansancio anormal, no el que sentimos cada día al volver del trabajo, sino algo exagerado, con sueño y falta de energía. Comer carbohidratos suele ayudar a remontar ese cansancio.

Náuseas

La sensación de náuseas puede aparece incluso antes de la primera falta. Pueden presentarse con vómitos, pero también simplemente con una sensibilidad especial a sabores y olores que antes no nos molestaban, salivación y una sensación de náusea que puede presentarse por la mañana o a cualquier hora del día.

Ingerir algún alimento seco, sin olor y rico en carbohidratos puede ayudarnos a controlarlo, pero sin duda ese “mal cuerpo” nos alerta de que algo está cambiando en nuestro interior.

Las náuseas y mareo pueden aumentar cuando vamos en coche o hacemos alguna actividad que implique un movimiento acusado, y nos sorprenderá si habitualmente nos acomodábamos perfectamente.

Alta temperatura basal

Este signo es solamente válido para las mujeres que habitualmente hacen un seguimiento de su temperatura basal. Esta sube en el momento de la ovulación y baja posteriormente, si no hay fertilización, por lo que si detectamos que el pico se mantiene podemos tener un signo de embarazo en sus primeros momentos bastante confiable en términos generales.

Cambios en el pecho

Al producirse el embarazo el cuerpo de la mujer comienza a producir hormonas y esto puede reflejarse en cambios en los senos. Aumentan de tamaño, se presentan hinchados y tan sensibles que pueden doler. Asimismo es posible que la aureola crezca y se obscurezca de manera muy temprana.

Sangrado de implantación

Una cuarta parte de las mujeres detectan un sangrado leve en el momento de la implantación. Concordará aproximadamente con la fecha esperada para la menstruación, pero si observamos con detenimiento en la mayoría de los casos la confusión puede evitarse.

La mujer puede sentir su cuerpo y observar el manchado, percibiendo si es como su menstruación habitual o es más leve, obscura o corta. Suele haber síntomas diferentes, aunque en ambos casos exista un sangrado. En la implantación el huevo se instala en el útero y eso puede producir un pequeño sangrado, pero no suele ser como una regla habitual, ni en su cantidad ni en su aspecto.

Otros síntomas físicos

En el embarazo temprano pueden presentarse dolores de cabeza, que deberían ser temporales. Asimismo es posible que aumente la frecuencia de la necesidad de orinar o se presente estreñimiento.

El cuerpo se está preparando para albergar al bebé y necesita hacer cambios rápidos, aumentando el volumen de sangre, la cantidad de líquido que luego hay que eliminar por los riñones o produciendo hormonas que pueden interferir en nuestros procesos digestivos.

La falta de la menstruación

Cuando todos los signos tempranos de embarazo culminan en la falta de la menstruación es hora de consultar con el médico. Si el embarazo es buscado siempre es aconsejable haber realizado previamente consultas médicas para recibir asesoramiento, realizar análisis si son necesarios o empezar a tomar algún tipo de complemento que nos receten, pero cuando la falta se confirma, es imprescindible acudir a que un profesional haga un seguimiento del embarazo.

En Bebés y más | Primeros síntomas de embarazo

Dismenorrea
La dismenorrea es el dolor severo que acompaña a la menstruación justo antes o durante el sangrado menstrual. Puede ser un síntoma de endometriosis o de enfermedad inflamatoria pélvica y normalmente precisa tratamiento.

El alivio del dolor pasa por el empleo de analgésicos como la aspirina, el ibuprofeno, el naproxeno o el paracetamol. En ocasiones puede ser necesario asociar un opiáceo débil, del tipo de la codeína, a los analgésicos. La píldora anticonceptiva u otras hormonas también pueden ayudar al alivio del dolor. Normalmente no hay que plantearse la cirugía si la dismenorrea es el único problema.

Enfermedad inflamatoria pélvica
La enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) está producida por una infección que empezó en la vagina. Muy a menudo, esta infección se transmitió sexualmente (ETS). La infección se disemina hacia arriba, hacia el útero, las trompas de Falopio y la pelvis. Las mujeres que llevan un dispositivo intrauterino (DIU) tienen un mayor riesgo de EIP. Y en raras ocasiones las bacterias que causan la EIP han penetrado en el organismo durante el parto o un aborto.

La EIP puede producir dolor pélvico y fiebre. También puede producir infertilidad o incapacidad para el embarazo, puesto que se lesionan las trompas de Falopio. En la pelvis pueden formare sacos de pus, llamados abscesos y en ocasiones por la vagina se descarga una sustancia purulenta.
Si no se trata la EIP puede producir un dolor tan intenso que impide caminar. La infección también puede diseminarse a través de la sangre por todo el organismo, produciendo fiebre, escalofríos, infecciones articulares y, ocasionalmente, la muerte.

Si la EIP se ha producido como consecuencia de una ETS hay que tratar a ambos miembros de la pareja con antibióticos. Si se forma un absceso puede ser necesario su drenaje mediante cirugía. Puede ser necesaria también la cirugía para ayudar a curar las cicatrices que deja la infección en los órganos del tracto reproductor. Si no se puede tratar la infección de otra forma o no responde al tratamiento médico, puede ser necesaria la cirugía para extirpar los órganos infectados.

Dolor pélvico crónico
El dolor pélvico crónico se caracteriza porque es la única manifestación de un problema del que el médico no encuentra causa alguna.

En su tratamiento pueden emplearse medidas no quirúrgicas como la administración de analgésicos tipo ibuprofeno, la píldora anticonceptiva y otras terapias de tipo psicoterápico y técnicas de relajación.

Las opciones quirúrgicas pasan por el empleo de la cirugía para eliminar tejido cicatricial que puede ser el causante del dolor. La histerectomía puede ser una opción para las mujeres con unas venas pélvicas continuamente dilatadas o cuando otras medidas no han demostrado ninguna utilidad. Sin embargo, la histerectomía no siempre alivia el dolor. Finalmente la sección de determinados nervios, como los sacros, pueden ayudar al alivio del dolor.

Quiste ovárico
Los quistes de ovario son pequeños sacos llenos de líquido, normalmente benignos. Pueden no producir ningún síntoma o producir dolor. En ocasiones los quistes de ovario aparecen en relación con el ciclo menstrual y suelen desaparecer por sí mismos en pocos meses. Cuando los quistes son muy grandes pueden producir una sensación de presión o pesadez pélvica.

Si bien la mayoría de los quistes son benignos, es decir, no cancerosos, hay que considerarlos con precaución. Una ecografía mostrará si los quistes están llenos de líquido o de materia solidificada. Si son sólidos pueden estar relacionados con la dismenorrea o ser cancerosos.

En la mujer premenopáusica puede no ser necesario ningún tratamiento, a menos que el quiste sea muy grande o produzca gran dolor. En ocasiones la píldora anticonceptiva reduce el tamaño del quiste. Si el quiste produce síntomas o tiene más de 5 centímetros de diámetro puede ser necesaria la cirugía. Si se emplea la cirugía, se puede extirpar el quiste sin extirpar también el ovario, lo que se denomina quistectomía. Y aun cuando se haya extirpado un ovario, lo que se denomina ovariectomía u ooforectomía, todavía puede ser posible el embarazo gracias al ovario restante.

Tras la menopausia, el riesgo de cáncer de ovario aumenta. Normalmente se empleará la cirugía para extirpar el quiste y se realizará una biopsia del ovario para detectar la presencia de cáncer, lo que requeriría la extirpación del o los ovarios, e incluso en algunos casos la extirpación también del útero, es decir, una histerectomía.

Menstruación

This material must not be used for commercial purposes, or in any hospital or medical facility. Failure to comply may result in legal action.

Medically reviewed by Drugs.com. Last updated on Sep 24, 2019.

  • Care Notes
  • Overview
  • Aftercare Instructions
  • Ambulatory Care
  • In English

¿Qué necesito saber sobre la menstruación?

  • La menstruación también es llamada período mensual. La menstruación generalmente comienza alrededor de los 12 años de edad. Algunas niñas pueden tener su primer período tan pronto como a los 9 años o hasta los 16 años o más. La menopausia es el momento cuando las menstruación se retira. Esto generalmente ocurre alrededor de los 50 años.
  • La menstruación es parte de un ciclo que ayuda a preparar el cuerpo para el embarazo. Durante su ciclo menstrual cada mes, los niveles hormonales aumentan. El revestimiento del útero se vuelve más grueso, y se produce la ovulación. La ovulación es cuando los ovarios liberan un huevo. Si el huevo no es fertilizado, el revestimiento de su útero se desprende y ocurre la menstruación. La menstruación ocurre generalmente cada 21 a 28 días.

¿Que sucede cada mes?

Cada período puede durar entre 2 a 7 días y puede ser suave, moderado o pesado. La cantidad total de sangre pérdida puede ser de 1 a 4 cucharadas (20 a 60 mililitros) por todo el período menstrual. Esta cantidad puede variar entre mujeres y puede ser diferente para una misma de un periodo a otro.

¿Qué síntomas puedo tener antes del comienzo de mi período?

Estos síntomas son parte del síndrome premenstrual (SPM) y generalmente desaparecen cuando comienza su período. Solicite a su médico más información sobre cualquiera de los siguientes síntomas:

  • Cambios en el estado de ánimo como estar irritable, triste o sensible
  • Inflamación o sensibilidad en los pechos
  • Sentirse inflado
  • Cansancio
  • Dolor de cabeza
  • Dificultad para dormir
  • Mareos
  • Náuseas

¿Cómo puedo cuidar de mi misma durante la menstruación?

  • Los AINE, , como el ibuprofeno, ayudan a disminuir los síntomas del SPM. Este medicamento está disponible con o sin una receta médica. Tómelos tal como le indiquen. Los AINE pueden causar sangrado estomacal o problemas renales en ciertas personas. Si usted toma un medicamento anticoagulante, siempre pregúntele a su médico si los AINE son seguros para usted. Siempre lea la etiqueta de este medicamento y siga las instrucciones.
  • Utilice tampones o toallas higiénicas. Lea las instrucciones cuidadosamente o pregunte cómo usar tampones o toallas higiénicas.
    • Lávese siempre las manos antes de ponerse un tampón nuevo para prevenir una infección. Lave sus manos después de cambiarse la toalla sanitaria o tampón.
    • Cambie la toalla sanitaria o tampón cada 3 a 4 horas para evitar que su ropa se empape de sangre. Cambie su tampón frecuentemente para ayudar a prevenir síndrome de shock tóxico (TSS). Esta condición extraña es causada por bacteria y puede estar relacionada con dejar un tampón por un periodo largo. Durante el día, alterne los tampones y las toallas higiénicas. Use las toallas higiénicas durante la noche. Esto puede ayudar a prevenir el TSS.
    • Envuelva en papel higiénico la toalla sanitaria o el tampón y tírelo en la basura. No deseche la toalla sanitaria o el tampón por el inodoro. Puede tapar el desagüe.

¿Qué es el síndrome de shock tóxico (SST)?

EL SST es una afección extraña es causada por una bacteria y puede estar relacionada con dejar colocado un tampón por un período largo. Durante el día, alterne los tampones y las toallas higiénicas. Use las toallas higiénicas durante la noche. Esto puede ayudar a prevenir el TSS.

¿Cuándo debo buscar atención inmediata?

  • Usted tiene calambres abdominales severos.
  • Usted presenta los siguientes síntomas mientras usa tampones o después de haberlos usado:
    • Fiebre y escalofríos
    • Diarrea
    • Vómitos
    • Desvanecimiento o confusión
    • Un sarpullido
    • Dolores musculares

¿Cuándo debo comunicarme con mi médico?

  • Si debe cambiar las toallitas o los tampones cada 1 hora o más a menudo.
  • Si se salta períodos o son irregulares.
  • Si sus períodos duran más de 7 días.
  • Su periodo menstrual con más frecuencia que cada 21 días o con menos frecuencia que cada 45 días.
  • Usted tiene preguntas o inquietudes acerca de su condición o cuidado.

ACUERDOS SOBRE SU CUIDADO:

Usted tiene el derecho de ayudar a planear su cuidado. Aprenda todo lo que pueda sobre su condición y como darle tratamiento. Discuta sus opciones de tratamiento con sus médicos para decidir el cuidado que usted desea recibir. Usted siempre tiene el derecho de rechazar el tratamiento.Esta información es sólo para uso en educación. Su intención no es darle un consejo médico sobre enfermedades o tratamientos. Colsulte con su médico, enfermera o farmacéutico antes de seguir cualquier régimen médico para saber si es seguro y efectivo para usted.

Further information

Always consult your healthcare provider to ensure the information displayed on this page applies to your personal circumstances.

Medical Disclaimer

Learn more about Menstruación

Associated drugs

  • Abnormal Uterine Bleeding

Me convertí en madre hace 3 años, y bien es verdad que están siendo los más felices de mi vida gracias a ella, pero también de los más complicados, estos niños no vienen con libro de instrucciones y la verdad que de vez en cuando cuesta ser madre, aunque vuelvo a decir que están siendo los mejores de mi vida, nadie dijo que fuera fácil….

El embarazo es un estado natural en el que el cuerpo experimenta varios cambios para apoyar el desarrollo y avance del niño recién nacido y, por último, elaborar a una madre para el parto. Las hormonas, las sustancias químicas liberadas en el torrente sanguíneo por las glándulas y la placenta, causan la mayor parte de estos cambios, varios de los cuales tienen la posibilidad de ser normales en tanto que otros traen consigo inconvenientes y afecciones profundas.

Las causas de escalofríos a lo largo de el embarazo, especialmente en los primeros meses

La gastroenteritis viral

La gastroenteritis viral es una infección intestinal que se produce gracias a distintos virus. Se muestra con continuidad en la genteque no beben suficientes proporciones de líquidos o perdieron el contenido de agua por medio de vómitos y diarrea. La gastroenteritis viral a lo largo de el embarazo puede ofrecer lugar a indicios como fiebre, escalofríos, mal abdominal, calambres, etc.

Neumonía

La neumonía, aunque es una confusión poco recurrente a lo largo de el embarazo, es una infección pulmonar gracias a la invasión bacteriana o viral. Si no es tratada a tiempo, puede conducir por último a adversidades del parto.

Apendicitis

La apendicitis es otra causa potencial de tales escalofríos. Se habla fundamentalmente de una hinchazón del apéndice, que puede provocar malabdominal agudo, calambres, escalofríos, fiebre, etc. En la mayoría de los casos hay un retardo en el diagnóstico, puesto que la mayor parte de las advertencias se consideran como indicios del embarazo, sin embargo, el diagnóstico precoz y el régimen quirúrgico en mujeres embarazadas (la eliminación) es requisito para la madre, de esta forma como para la salud del niño recién nacido.

La preeclampsia

La preeclampsia es un trastorno complejo del embarazo que se produce gracias a cambios bruscos en los vasos sanguíneos, que tienen la posibilidad de perjudicar a otros órganos del cuerpo como el hígado, los riñones, el cerebro y la placenta. Es más habitual en mujeres que tienen hipertensión arterial, y tienen los indicios como inflamación de los ojos, la cara, manos y pies, náuseas, vómitos, escalofríos, problemas, etc.

Infección del Tracto Urinario

Infección del tracto urinario (ITU) o infección de la vejiga, es de origen bacteriano y es otra causa habitual de escalofríos a lo largo de el embarazo. Mal, sensación de ardor al orinar, molestia en la pelvis o mal abdominal, necesidad recurrente de orinar, orina turbia, con mal olor o con sangre, etc., son algunos otros indicios de infección urinaria acompañada de escalofríos y fiebre.

Salmonelosis

La salmonelosis es un tipo habitual de infección alimentaria que puede suceder debido al consumo de comestibles que tienen dentro bacterias Salmonela. La leche y los productos de postres elaborados con leche cruda, carne poco cocida, semillas germinadas crudas, ensaladas y rellenos de crema son algunos comestibles que tienen la posibilidad de contener esta bacteria. Problema realmente grave, diarrea, mal abdominal, náuseas, escalofríos, fiebre y vómitos, son signos recurrentes de infección por salmonela.

El régimen de escalofríos en el embarazo es dependiente primordialmente de su causa. No obstante, una dieta nutritiva y saludable, ingesta al menos 6 – 8 vasos de agua o de jugo al día, y la ejecución de algunos ejercicios tienen la posibilidad de contribuir a evadir estos escalofríos. Pero si usted experimenta mal abdominal profundo, calambres, fiebre, vómitos, etc., adjuntado con escalofríos, no se demore y consulte instantáneamente a su obstetra para hacer un diagnostico la situación.

Las sospechas de embarazo comienzan en la mayor parte de las mujeres con la ausencia de la menstruación. Sin embargo, aun con sólo dos o tres días de retraso podemos experimentar otros primeros síntomas de embarazo como los que mostramos a continuación.

Sensaciones nuevas y cambios emocionales: los primeros signos de embarazo

Cuando debemos menstruar, ya tendremos lo que se denomina a fines prácticos la cuarta semana de embarazo que corresponde a la implantación del embrión y es por ello que aun sin un sólo día de retraso podemos experimentar sensaciones nuevas y cambios emocionales que corresponden a los primeros signos de embarazo.

En mi caso, sólo tenia una semana de retraso y ya experimentaba cambios marcados en mi estado de ánimo, sobre todo, sentía que me cansaba fácilmente durante el entrenamiento habitual y que tenía mucho sueño.

La sensación de fatiga o cansancio es tal que yo pensé que me estaba por enfermar, pero en realidad es el aumento de la hormona del embarazo denominada gonadotropina coriónica humana que permite que el embrión obtenga energía del cuerpo de la madre lo que ocasiona estos primeros síntomas.

Por otro lado, hay mujeres que experimentan una sensibilidad emocional marcada que atribuyen a que están cerca de su período menstrual, pero que en realidad corresponde al embarazo y a los cambios hormonales que este produce.

Así pueden existir cambios de humor, muchos de ellos asociados al cansancio y sueño que experimentamos durante el embarazo aunque nuestra rutina de descanso no haya cambiado en absoluto, pero sobre todo, debido a las hormonas que pueden ocasionar esta montaña rusa de emociones.

Cambios físicos propios de los primeros días de embarazo

Mucho antes de que la barriga comience a crecer junto al desarrollo del bebé que llevamos dentro, pueden experimentarse otros cambios físicos ocasionados en gran parte por las hormonas que se modifican durante la gestación.

Entre los más frecuentes e incipientes se encuentra la sensibilidad en los pechos y el dolor que puede o no ser constante y se acentúa ante el contacto. Asimismo, sentimos que los pechos comienzan a hincharse y puede producirse un oscurecimiento y agrandamiento del pezón.

Los mareos también suelen ser un síntoma inicial muy frecuente y las náuseas es el signo más reconocido por todos y presente en el 50% de las embarazadas, incluso antes de la ausencia del período menstrual y que en ocasiones se prolonga más allá del tercer mes.

Estas náuseas pueden acompañarse de otras molestias digestivas o de cambios en las preferencias alimentarias, sintiendo muchas veces aversión por alimentos de consumo habitual y deseos de consumir platos o alimentos que nunca antes nos atraían.

Hay mujeres que se sienten hinchadas desde un principio, pero en líneas generales las náuseas, mareos, y la sensibilidad en los pechos son los primeros cambios físicos que ocasiona el embarazo y que junto a los cambios emocionales pueden indicarnos la presencia de vida dentro nuestro aun cuando todavía no tengamos más que un par de días de retraso.

Más allá de la falta de menstruación, nuestro cuerpo experimenta estos primeros síntomas del embarazo como consecuencia de los cambios hormonales que se producen para poder gestar de forma adecuada.

Imagen | iStock

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *