0

Envidia en el trabajo

Un estudio realizado por investigadores de España, Holanda y Argentina señala que, en el ambiente laboral, la competición sexual afecta más a las mujeres que a los hombres. Sin embargo, las habilidades sociales del rival provocan celos y envidias profesionales en ambos sexos por igual.
La rivalidad intrasexual se refiere a la competición con otras personas del mismo sexo impulsado por el afán de obtener y mantener el acceso al sexo opuesto. Los autores del estudio han analizado este tipo de rivalidad a través de cuestionarios repartidos directamente a 200 sujetos en sus puestos de trabajo. «Las mujeres con un alto nivel de competición intrasexual son más celosas si la rival es más atractiva y más envidiosas si la rival es más poderosa y dominante», ha explicado a la agencia SINC Rosario Zurriaga, investigadora de la Universidad de Valencia y una de las autoras del estudio que ha publicado Revista de Psicología Social. «En los hombres no se obtienen estos resultados, ya que ninguna de las características del rival que provocan celos y envidia predicen la competición intrasexual», añade.
En el análisis, Zurriaga y sus colegas distinguieron entre dos emociones: celos, que se conceptualizan como una amenaza o pérdida de logros en una relación debido a la interferencia de un rival, e implican pérdida o amenaza de pérdida de lo que se poseía; y envidia, que se conoce como una respuesta a otra persona que posee logros, habilidades o cualidades que uno desea, e involucran carencia en comparación con el envidiado.
Según sus resultados, en general la competición sexual provoca más celos y envidia en las mujeres. No obstante, tanto en hombres como en mujeres las habilidades sociales de los rivales provocan estas dos emociones. «Este resultado pone de manifiesto la importancia de las destrezas sociales en entornos laborales», afirma Zurriaga. «Nuestra investigación pretende clarificar el papel de emociones como los celos y la envidia en el trabajo. Estos sentimientos no han sido muy estudiados en contextos laborales y pueden generar estrés en los trabajadores y afectar negativamente a la calidad de vida laboral», añade la investigadora. «Esta es una de las primeras investigaciones que examina las características del rival en este entorno y contribuye a entender mejor conflictos y problemas que pueden ocurrir en las relaciones laborales», concluyen los autores del trabajo.

⭐Recomendaciones para manejar la envidia y los conflictos laborales💼

    1.- Se debe evitar crear situaciones que se interpreten como injustas, arbitrarias, muestren favoritismo o rechazo hacia algún colaborador.

    2.- Es necesario estar alerta a las señales que indiquen la aparición de estas reacciones en el entorno laboral, pero si aparecen lo mejor será evitarlas para no dejarse contagiar por el grupo.

    3.- Ante una discusión por celos o envidia en el trabajo, lo mejor será solucionar la situación lo antes posible, a través de una conversación entre las partes.

    4.- Si se ocupa un cargo que involucra manejo de grupo, no se debe mostrar favoritismo por ningún miembro en especial, lo que generaría bajos rendimientos en la productividad.

    5.- Si uno nota que es el causante de los celos y la envidia en su entorno laboral, deberá analizar su comportamiento y tratar de encontrar el estímulo que genera esta situación y mejorar la relación entre los miembros del equipo de trabajo.

    6.- Si bien en todo ambiente laboral siempre existe una persona con mejor preparación y cualificación, eso no debe ser una razón para desconfiar de la capacidad de otros colaboradores.

    7.- Para evitar envidias entre los miembros del equipo el empleador debe medir el éxito laboral en relación a las cualidades de los trabajadores. Es decir, el perfil más adecuado para un puesto no es aquel que tiene más títulos, sino aquel que mejor se ajusta a las competencias.

    8.- Es muy importante que los encargados de dirigir equipos de trabajo cambien el foco de la envidia por la admiración. Cuando se tiene envidia, la persona asume que el compañero es el enemigo. Pero, cuando se siente admiración, se podría convertir en un referente a seguir.

    9.- La envidia puede establecerse por las diferencias que pueden existir en la capacitación entre uno y otro colaborador, por eso, es necesario que se invierta tiempo en formación porque esta preparación es la mejor opción para optar a mejores puestos de empleo con mejores condiciones salariales.

    10.- Los expertos señalan que cuando un trabajador siente envidia por el puesto de un compañero, es recomendable manejar la situación haciendo que sienta empatía con esa posición y preguntarse cómo le gustaría que reaccionasen las personas con el en ese caso. Este ejercicio de puede ayudar a ponerse en el lugar del otro.

Evitar conflictos laborales

Compartir diariamente una oficina por más de ocho horas con otras personas que pueden no ser del todo afines, genera conflictos de manera natural.

Eso no es raro ni extraño. De hecho los conflictos pueden ser oportunidades para el conocimiento e integración de los equipos de trabajo. En ese sentido, es importante reconocer algunas formas para que esos conflictos no se conviertan en problemas mayores. Por ejemplo:

    • Resulta fundamental comunicarse de manera asertiva y escuchar con atención a los compañeros. Así mismo, se deben evitar los chismes, las criticas.

    • Es importante entender que los problemas de trabajo no son personales. Hacer notar un error en el trabajo, no significa que se haga referencia a una persona.

    • Es recomendable intentar resolver las dificultades con el compañero antes de ir con un superior. El primer paso será hablar a solas. Si el problema persiste volver a hablar pero esta vez con un testigo. Por último, se deberá proceder con los medios que la empresa tenga para resolver estos asuntos.

    • En lugar de corregir a todos los compañeros, es mejor usar la paciencia, la tolerancia, el buen ánimo y ser la persona con quien cualquiera desee trabajar.

La envidia y los celos traen consecuencias negativas para la organización, por ello los gerentes en posiciones importantes deben poner especial atención a este asunto.

Un lugar de trabajo en el que comparten tiempo y esfuerzo diferentes personas con diferentes cargos, funciones y salarios es el escenario perfecto para que aparezca la competitividad insana, los celos o incluso la envidia. Sin llegar al extremo del acoso laboral, nos centramos en los peligros de los celos laborales y en cómo controlar la envidia en el trabajo.

Qué son los celos laborales

Pero, ¿qué son los celos laborales? Al igual que en las relaciones de pareja y de amistad, los celos aparecen por nuestras propias inseguridades. Pero en el caso del trabajo ayuda y mucho el trato diferente, el reconocimiento que otra persona considera injusto, un ascenso que esperabas para ti y se lo lleva el otro.

No podemos olvidarnos de todos esos comportamientos tóxicos en el trabajo a base de rumores, chismes o críticas entre compañeros. Las zancadillas más o menos éticas que se ponen unos a otros en la carrera a congraciarse con el jefe y el llevarse méritos que no le pertenecen a uno ocultando así la eficacia y el esfuerzo de los demás.

Sabes que tienes celos laborales si miras a tu compañero de trabajo con recelo. Si piensas que está recibiendo beneficios laborales que no le corresponden. O tal vez sí se los merece pero, ¿por qué tú no los tienes? Ahí aparece también la envidia que, unida a los celos, crea un cóctel de malestar laboral que lleva a afectar a todo el equipo.

Cómo controlar la envidia en el trabajo

Sean infundados o no los celos, lo cierto es que para llegar a trabajar todos los días y encontrarte en un buen ambiente laboral, hay que aprender a controlar la envidia en el trabajo. ¿Sabes cómo hacerlo?

+ Procura no compararte con los demás. Es difícil, por supuesto, pero no pierdes nada por intentarlo. Si tu compañero recibe una felicitación por parte del jefe, puede que sea merecida. Tan merecida como inmerecido es ese reconocimiento a tu labor que no termina de llegar. Pero de eso tu compañero no tiene la culpa, ¿verdad?

+ Evita los corrillos a la hora del café para criticar al nuevo empleado que ha entrado con fuerza en la plantilla. No escuches los rumores de por qué ese otro compañero está rindiendo menos desde hace un tiempo. No contribuyas a que el ambiente laboral sea de una competitividad insana.

+ Felicita a esa persona que ha conseguido el ascenso. Si tienes celos o envidia, no vas a hacerlo de corazón, pero no hace falta que hagas notar este aspecto tan íntimo.

+ ¿Los celos y la envidia han dado pasa a la rabia? Situaciones que te parecen injustas pueden llevarte a un enfado que no te conviene mostrar en el trabajo. Así que respira hondo varias veces, concéntrate en tu respiración para alejar los pensamientos que te invaden y vuelve a tu tarea.

Convierte los celos en algo positivo

Tu tarea. Esto es importante porque es la única manera que tienes de convertir los celos en una actitud positiva. Una vez que elimines la envidia, los celos por sí solos pueden convertirse como por arte de magia en un estímulo, en una motivación para que trabajes mejor.

No hablamos de hacer horas extra para llamar la atención de tus jefes. Hablamos de concentrarte en tu trabajo, de hacerlo lo mejor que sabes pensando solo en ti y no en lo que tus compañeros están haciendo o dejando de hacer. Es cierto que tendrás que ver muchas injusticias en tu trabajo, pero intenta que eso no afecte a tu rendimiento.

Lo mismo que hablamos de competitividad insana podemos hacerlo de competitividad sana. Esto es lo que buscan todas las empresas, a veces a costa del bienestar emocional y físico del trabajador, pero un ambiente competitivo favorece la productividad. Y sí, te toca a ti establecer los límites de esa competitividad para que tu trabajo no inunde todos los ámbitos de tu vida.

Ser exitoso en la vida tanto personal como profesional tiene más pros que contras, por supuesto, ya que el éxito es lo que todas las personas pretenden. Hablando en el ámbito estrictamente profesional el éxito se reflejará en mejorar nuestra posición jerárquica dentro de la empresa, así como en nuestra situación económica, porque ambas cosas vendrán de la mano cuando hay éxito.

Sin embargo, también con el éxito vendrán de la mano muchos enemigos, cuya esperanza de ver caer a la gente que envidian porque simple y sencillamente son mejores que ellos y esto no lo pueden tolerar, harán acciones e inventarán toda clase de chismes para detener su paso ascendente. Pero con lo que no cuentan es que el trabajo de la gente exitosa siempre los sacará a flote y al final si son inteligentes y logran controlar sus emociones, no habrá manera en que los puedan hacer a un lado hasta que ellos decidan dejar por cuenta propia a la organización, pero será para tener todavía un mejor trabajo y la envidia por supuesto que prevalecerá a pesar de que ya no estén más en la compañía.

Por lo tanto, es importante siempre estar alerta y tratar de identificar a la gente que te puede hacer daño, porque esta situación la debemos parar en seco para que no haya ningún riesgo de perder la posición que tanto esfuerzo y dedicación nos ha costado. Por ello los invito a que estén atentos a las siguientes recomendaciones y estén alertas con las personas envidiosas que solo quieren generar más problemas:

1. No están de acuerdo cuando consigues una promoción

En cuanto hay una promoción al siguiente nivel o un incremento de sueldo, es evidente que la gente que siente envidia por ningún modo se atreverá a felicitarte, o hará evidente su malestar dirigiendo palabras de forma indirecta para hacer saber que su posición es contraria a la felicidad de la persona que es promovida, simple y sencillamente porque es lo que desearía tener esa persona, pero su falta de talento y de capacidad le han impedido dar ese paso que la otra persona si logró. Lo importante es no engancharse en sus reclamos e injustas apreciaciones porque los corajes estarán a la orden del día y pueden dañar tu salud.

2. Te empiezan a poner el píe

La gente que no acepta que hay mejores elementos que ellos, hará todo lo que esté en sus manos para tratar de destruirte y lo primero que harán es poner trabas y toda clase de pretextos para tratar de que tu trabajo no esté a tiempo, tenga errores, que haya distracciones y si por ahí logran causar un distanciamiento con tu jefe pues ya la hicieron. Será su deporte favorito estar cazando las oportunidades en las cuales puedas ser ridiculizado para que tu autoestima se deteriore y entonces venga el bajonazo en el nivel de desempeño y que ellos aprovecharán para hacerse notar ante el jefe.

3. No les agrada la posición privilegiada con el jefe

Y llegamos al punto donde hay que soportar los desagradables comentarios y chismes por parte de los compañeros envidiosos que no pueden ver que alguien se supere y llegue a niveles insospechados con tanta facilidad. Cuando jefe y subordinado son del sexo opuesto vendrá el clásico comentario de “tienen una relación amorosa” y por eso está consiguiendo lo que quiere, jamás voltean a ver si es por su capacidad o talento. Tampoco soportan que los demás compañeros gocen de privilegios que les han costado muchos años y que ellos se los quieren ganar sin demostrar absolutamente nada, solo hacen berrinches sin tener un sustento.

4. No hay reconocimiento a tu trabajo

El compañero envidioso no le dará valor y reconocimiento a las ideas que propongas, siempre buscará la manera de minimizar los logros obtenidos y si tiene la manera de hacer notar sus logros por encima de los demás, aun cuando estos sean mínimos, lo hará.

5. La bravuconería estará a la orden del día

El ambiente hostil estará presente todo el tiempo y estarán esperando a que te llenen el vaso de groserías y acciones bélicas hasta que te hartes y entonces sí venga la reacción violenta que están esperando para que puedas perder el control y exista una acción de tu parte que puedan aprovechar para acusarte ante las máximas autoridades de la organización y con ello propiciar tu salida. Por ello el control de las emociones será el arma principal para lidiar con este tipo de envidia, pues no hacer caso de las bravuconerías y provocaciones será lo mejor para contrarrestar su táctica belicosa.

Encontrarnos con personas que tienen envidia de nuestro desempeño y actuación profesional será una constante a lo largo de nuestra vida profesional, por lo que debemos tomarlas como amargas experiencias que nos servirán para incrementar nuestra madurez profesional y además que pondrán a prueba nuestra inteligencia emocional para poder mantener la calma en todo momento y evitar generar acciones que puedan perjudicar nuestra labor en la organización.

¿Tus compañeros de trabajo son difíciles de tratar? ¡Aprende a lidiar con ellos!

Lleva el control de la situación con tus compañeros de trabajo

Es una ley no escrita que en todos los empleos, sea cual sea nuestra posición o sector, tendremos que convivir con diferentes tipos de personas.

No todas serán se nuestro agrado, incluso algunas pueden obstaculizar nuestro desempeño, sin embargo, podemos obtener más cosas positivas si nos enfocamos en controlar nuestras emociones y aceptamos que son parte de la vida laboral.

De acuerdo con una encuesta realizada por OCCMundial a más de 1500 profesionistas, el ambiente laboral es uno de los factores más importantes para lograr el bienestar en el trabajo; por ello, cuando esta parte de nuestra vida profesional es problemática, sus efectos pueden ir más lejos de la oficina y afectar nuestra vida personal.

Te damos 6 tips para lidiar con tus compañeros de trabajo e impedir que sus acciones impacten tu desempeño. Toma nota:

1. Identifica su naturaleza

Antes de enfrentar a un compañero de trabajo tóxico es necesario entender cuáles son sus comportamientos y qué busca lograr con ellos. Aquí te damos algunos ejemplos comunes:

-Protagonista: Una persona que se adueña de las conversaciones en juntas y reuniones, impone sus puntos de vista y hace menos los de los demás. Tiene un alto sentido de competencia y no tiene escrúpulos para actuar con alevosía para lograr sus objetivos.

-Informal: Es un clásico de oficina y su principal característica es que no respeta tiempos de entrega, no atiende solicitudes, no llega a tiempo a las reuniones de trabajo, etc.

-Chismoso: Todos hemos conocido a un compañero de trabajo cuya principal actividad parece ser difundir información sobre otras personas. En ocasiones actúa como ‘espía oficial’ de tu jefe o supervisor y gusta de informar detalles irrelevantes o información que perjudica a otros.

-Descalificador: Es el típico colega que parece nunca estar de acuerdo con tus propuestas o ideas. Se dedicará a descalificarte en privado o en público.

-Flojo: Uno de los peores compañeros de trabajo es aquel o aquella que simplemente no realiza sus actividades o las hace de manera deficiente. Las consecuencias, por supuesto, repercuten en el trabajo de todo el equipo.

-Manipulador: Uno de los más astutos y nocivos. La mayoría tiene una excelente relación con su jefe o Recursos Humanos y además posee alguna de las características anteriores.

Es importante saber que la mayoría de estas actitudes están vinculadas con personas que en su interior tienen baja autoestima y mucha inseguridad. Utilizan estos comportamientos para hacer miserable la vida de otros y sentirse menos insatisfechos consigo mismos.

2. Analiza si el problema es contigo

Un punto clave para neutralizar el efecto que nos produce un colega nocivo es identificar si la agresión es sólo contra nosotros o es un comportamiento regular con otros miembros del equipo.

Cuando se trata del segundo escenario es más fácil abordar el conflicto, porque sin duda existirán otros compañeros que compartan su molestia y puedan tomar cartas en el asunto de manera colectiva, comentando el problema con tu jefe directo, por ejemplo.

Pero si la agresión es personal, tendrás que enfocarte en analizar qué sucede, cómo te afecta y cómo responder con inteligencia a las agresiones.

3. Neutraliza tus emociones

La parte más difícil del proceso, probablemente. Es normal sentirse agredido cuando un compañero de trabajo tiene un comportamiento grosero o hiriente, sin embargo, la clave para poder responder a la situación es proteger tu autoestima y no permitir que esa persona te haga perder el control de tus emociones.

Para fortalecerte piensa en las cualidades que te hacen un buen empleado; recuerda la retroalimentación positiva que te ha dado tu jefe y los buenos resultados que has obtenido. Entonces prepárate para actuar. Recuerda, para detener a una persona que te hostiga debes tomar cartas en el asunto.

4. No lo dejes pasar

Un par de actitudes hostiles son suficientes para actuar. Mientras más esperes para poner un alto a un colega fastidioso, más trabajo te costará dominar la situación. Cuando permitimos que una persona nos moleste durante un periodo largo de tiempo, el enojo y la frustración se acumulan, y esta persona gana terreno sobre nuestro estado de ánimo. No actuar es como decirle a esa persona que es correcto que nos trate de ese modo.

Puede ser que la primera vez que alguien te hizo sentir agredido o incómodo con su actitud te ‘paralices’ pero es importante analizarlo de inmediato y actuar.

Cuando un colega llega demasiado lejos con su acoso puedes estar siendo víctima de Mobbing ¡te decimos cómo enfrentarlo!

5. Evita quejarte con los demás

En lugar de hacer de tu problema una bola de nieve compartiendo con cada compañero lo mucho que te enoja la actitud de Juanito lo ideal es afrontarlo en persona y de manera directa.

Comentar con otros lo sucedido te puede hace parecer una persona quejosa y problemática. Piénsalo ¿los demás pueden resolver tu situación? ¿sirve de algo que le cuentes a toda la oficina de las malas actitudes de Laurita?

Si hablar directamente no resuelve el conflicto, la persona apropiada para comentarlo es tu jefe inmediato, con total confidencialidad y sólo si las actitudes de tu compañero o compañera afectan directamente en tu trabajo.

6. Cuidado con el contrataque

Reaccionar de manera agresiva ante una conducta maliciosa es lo más común ¡y es lo que espera el agresor! Cuando respondemos con enojo alimentamos el poder de la otra persona, porque le hacemos ver todo el poder que tienen sus palabras y acciones para sacarnos de nuestras casillas.

Por el contrario, cuando tenemos la capacidad de responder la agresión con amabilidad y calma, el agresor se queda sin armas, porque no le permitimos tomar el control de la situación ni cedemos ante su provocación. Esta es una actitud que el acosador no se espera ¡sorpréndelo!

Manejar tus propias emociones y reacciones siempre es la forma más inteligente de controlar a un compañero fastidioso. Enfócate más en ti y menos en él o ella y observa los resultados.

Cómo hacer frente a un compañero de trabajo envidioso

La envidia es algo que abunda en el trabajo. En un estudio sobre más de 100 supervisores llevado a cabo en 2006 por el profesor de la University of Notre Dame, Robert Vecchio, se encontró que el 77% había experimentado algún incidente relacionado con la envidia en su lugar de trabajo durante el mes anterior a la realización del estudio. Los colegas envidiosos pueden dañar seriamente la carrera y la vida de un trabajador, e incluso pueden llegar a adoptar un comportamiento intimidatorio hacia él. Por ello, el trabajador debe saber enfrentarse con efectividad a un compañero envidioso con el fin de evitar que este pueda causar cualquier daño a su carrera y a su reputación.

Evalúa de forma objetiva tu propio comportamiento. Averigua si has hecho algo para agravar la envidia y suaviza cualquier comportamiento (por ejemplo, jactarte de tus éxitos) que pueda despertar ese sentimiento negativo en tus compañeros. Sé humilde y reconoce sus méritos. Siéntete realmente satisfecho por los éxitos de tus colegas.

Establece relaciones con tus compañeros. Esfuérzate para ser profesional y amable, y ofrece en todo momento tu apoyo y ayuda a quien lo necesite. Cultiva una reputación de jugador de equipo y consigue que piensen de ti que eres alguien con quien se puede contar en una crisis. Un compañero envidioso intentará poner al equipo en tu contra, pero si construyes una fuerte relación con el resto, podrás minimizar los efectos negativos que el compañero envidioso podría provocar en tu carrera, además de cuestionar su credibilidad.

Lleva un registro de todo. Guarda los correos electrónicos, las notas y los mensajes de voz que el compañero celoso te envíe. Sé un buen profesional y no le sigas el juego; evita responder a sus envidiosas misivas. En lugar de eso, guarda la información y registra los detalles, las fechas y los testigos concretos en un diario para utilizarlos si la situación empeora.

Obtén el apoyo de tu jefe. En lugar de acercarte a él para «chismorrear» sobre la situación, ponle al corriente de tu propósito de hablar con tu compañero sobre los celos. Ofrécele una breve sinopsis del asunto y un resumen de cómo vas a plantearle el asunto a tu compañero sin dejar de ser un buen profesional. Pon énfasis en tu interés por resolver ya la cuestión -antes de que influya en el rendimiento de toda la sección- y en tu disposición sincera para ayudar a tu compañero a resolver esos sentimientos negativos. Dile a tu jefe que manejarás la situación tú mismo -esto probablemente te haga ganar su respeto- y pídele que te dé algún consejo y te haga algún comentario sobre tus planes para llevar el asunto.

Informa a tu jefe o a recursos humanos sobre la conducta de tu compañero si esta se torna inmanejable o llega a ser intimidatoria. Presenta las pruebas que has ido guardando y expón el asunto con calma y concisión. Sé preciso y habla sobre los hechos más graves en lugar de exponer una larga lista de pequeños desprecios. Pregunta a los testigos si estarían dispuestos a hablar con recursos humanos para corroborar tu versión de los hechos.

Consejos

Desconecta e ignora la conducta de tu compañero tanto como puedas. Céntrate en mejorar tu productividad y de esa forma no tendrá motivos para quejarse de nada. Muéstrate amable y cortés con tu compañero y déjale cierto margen para que salga bien parado y se eche atrás. Enfocándolo así, obtendrás el beneficio añadido de ser visto como un profesional consumado, incluso cuando toca enfrentarse al comportamiento nada profesional de otros.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *