0

Errores ortograficos mas comunes

Los 10 errores ortográficos más frecuentes

Una correcta ortografía demuestra que nos interesa usar adecuadamente nuestra propia lengua, e inevitablemente se vuelve parte de nuestra carta de presentación, por ello hicimos una lista con 10 errores ortográficos que se cometen comúnmente, para que los evites por supuesto:

1 Tú y tu

Tú: es pronombre personal y se usa cuando te refieres a una persona.

Ejemplo: Tú eres muy valiente.

Tu: se refiere a un objeto de posesión.

Ejemplo: Tu chamarra me gusta.

2 Mí y mi

Mí: se refiere a un pronombre personal.

Ejemplo: Me probé a mí mismo que era posible lograrlo.

Mi: se refiere a un objeto de mi posesión.

Ejemplo: Mi perro se divierte con el agua.

3 Haber y a ver

Haber: es un verbo que señala que existe un objeto o cosa.

Ejemplo: Debe haber algo que se pueda hacer.

A ver: es la suma de la preposición a y el verbo ver.

Ejemplo: Voy a ver si ya están los resultados.

4 Hay, ahí, ay

Hay: es la conjugación del verbo haber.

Ejemplo: Hay muchos libros que leer.

Ahí: es un adverbio que señala un lugar.

Ejemplo: Ahí es mi casa.

Ay: es una interjección u onomatopeya, como eh, ah, ups, ouch.

Ejemplo: ¡Ay me duele mucho!

5 Allá, halla, haya

Allá: señala un lugar en el espacio.

Ejemplo: Vamos para allá.

Halla: es la conjugación del verbo hallar.

Ejemplo: No hallo explicación para lo que ocurrió.

Haya: se refiere a un árbol llamado “haya” y a su madera, también al Tribunal de La Haya; y finalmente al verbo conjugado de haber

Ejemplos: El haya se secó por el otoño.

Espero que haya lugar para mí.

6 Él y el

Él: se refiere a un pronombre personal.

Ejemplo: Él es mi novio.

El: es un artículo, como la, los, las.

Ejemplo: El tornado arrasó con todo.

7 Más y mas

Más: es un adverbio de cantidad, que designa una cantidad mayor.

Ejemplo: Quiero quedarme más tiempo en la fiesta.

Mas: es una conjunción, sirve para unir dos oraciones, es como: pero, aunque, sin embargo.

Ejemplo: Me quiero quedar más tiempo en la fiesta, mas mi padre se molestaría.

8 Yendo y llendo

Yendo: es el gerundio del verbo ir.

Ejemplo: Se está yendo más rápido que de costumbre.

Llendo: es una forma incorrecta de escribir, no existe.

9 Vaya y valla

Vaya: es el presente subjuntivo de ir, y/o su imperativo, además de ser usado como interjección.

Ejemplos: Vaya despacio.

Vaya directo a su lugar de trabajo.

¡Vaya chico tan agradable!

Valla: línea de estacas clavadas al suelo que se usa para circundar un lugar; un obstáculo a saltar; también se refiere a las carteleras que se ponen en las calles con fines publicitarios.

Ejemplos: La vecina puso una valla de púas en su jardín.

Él saltó todas las vallas.

La valla dice que hay ofertas en…

10 Calló, callo, cayo y cayó

Calló: pretérito perfecto del verbo callar.

Ejemplo: De pronto se calló y echó a llorar.

Callo: se refiere a durezas que por lo regular se presentan en pies y manos.

Ejemplo: Le salió un callo por usar zapatos apretados.

Cayo: es un montículo de arena, una isla.

Ejemplo: En el Golfo de México hay muchos cayos.

Cayó: es el pretérito perfecto del verbo caer.

Ejemplo: El muchacho se cayó de su motocicleta.

Ahora que sabes las diferencias entre estas palabras, puedes usarlas adecuadamente.

Fotografía de

También te puede interesar: 10 útiles palabras que te harán parecer más culto en público

Los errores ortográficos más comunes que debes dejar de cometer

Descubre los errores más comunes de nuestra lengua.

Leer un texto con faltas de ortografía produce un dolor literal en los ojos del receptor y puede significar varias cosas; desde escribir demasiado rápido o tener un despiste, a exhibir un bajo nivel cultural o mostrar poco interés en el lenguaje.

El uso del corrector de ortografía en el móvil o el ordenador produce que los jóvenes presten cada vez menos atención a sus textos, según explicó Jessica Espitia, profesora de filología hispánica de la Universidad de Barcelona, en un artículo de ABC.

Los errores ortográficos han existido toda la vida, pero actualmente se hacen más visibles a causa de las redes sociales. Para evitar el mal uso del lenguaje, Espitia aboga por leer mucho, utilizar el diccionario y repasar los textos que se escriben.

¿Quieres saber si tú también metes la pata cuando escribes? Estas son las faltas más comunes en nuestro idioma.

«Haber» y «a ver»

Como se pronuncian de igual manera, crean confusión a la hora de escribirlos pero su uso debe diferenciarse muy bien.

«A ver»: según la RAE, se utiliza para solicitar al interlocutor en tono interrogativo que nos deje ver o comprobar algo, para llamar su atención antes de preguntarle, para pedirle u ordenarle algo o en sustitución de «claro» o «naturalmente». También se utiliza delante de una oración que expresa expectación, curiosidad o interés, a veces en forma de reto; bien temor o sospecha; bien deseo o mandar.

  • A ver si has cobrado la paga extra.

«Haber»: se usa como auxiliar del propio verbo «haber» y como sustantivo, como conjunto de bienes o caudales de una persona.

  • No tendría que haber ningún inconveniente.

«Hay», «ahí» y «¡ay!»

«Hay»: la RAE detalla que cuando el verbo «haber» se utiliza para señalar la presencia de objetos o individuos, se emplea la tercera persona del singular.

«Ahí» es un adverbio que significa en ese lugar o en esto.

«¡Ay!» es una interjección que expresa un estado de ánimo ya se de dolor, sorpresa, temor…

  • Ahí hay un hombre que grita ¡Ay!

«Valla», «vaya» y «baya»

«Valla»: Sustantivo que se refiere al vallado o estacada para defensa.

  • El temporal derribó la valla de la casa.

«Vaya»: interjección que se utiliza en oraciones exclamativas que también corresponde con el verbo «ir».

  • Pablo ha aprobado todas las asignaturas, ¡vaya!
  • Le he dicho a Carmen que se vaya a casa.

«Baya»: Tipo de fruto carnoso con semillas rodeadas de pulpa.

  • Los arándanos y las fresas son bayas»
  • No es lo mismo una valla que una baya. .

«Halla», «haya», «aya» y «allá»

«Haya» se utiliza como primera o tercera persona del singular del presente de subjuntivo del verbo «haber». También se emplea como sustantivo y significa árbol de la familia de las fagáceas.

  • Espero que no haya más guerras.

«Halla» es la tercera persona del singular del presente de indicativo, o la segunda persona del singular del imperativo, del verbo «hallar», que quiere decir «encontrar».

  • La policía halla el cadáver de un anciano en su piso.

«Aya», es según la RAE, la persona encargada en las casas principales de custodiar niños o jóvenes y de cuidar de su crianza y educación.

  • Nuestra aya era la mujer más cariñosa del mundo.

«Allá» es un adverbio que designa la ubicación del referente.

  • Corre hacia allá.

Imperativos

Una de las faltas más comunes es usar el infinitivo en vez del imperativo.

  • Incorrecto: Hacer lo que os digo o me enfadaré.
  • Correcto: Haced lo que os digo o me enfadaré.

«Porqué», «porque», «por que» y «por qué»

Es muy habitual la confusión de estas expresiones y por ello es imprescindible saber distinguirlas.
«Porqué» es un sustantivo sinónimo de causa, razón o motivo.

  • Le pregunté a Andrea el porqué de su rechazo hacia mí.

«Porque» es una conjunción que equivale a puesto que, dado que, ya que…

  • Es fácil subir de categoría porque solo queda un partido.

«Por qué» es la combinación de la preposición por y el interrogativo qué. Se reconoce si se le agrega la palabra razón.

  • ¿Por qué no me has dicho dónde ibas? // Le preguntaron por qué (razón) había mentido.

«Por que» es la combinación de por y el pronombre relativo que y se reconoce fácilmente porque siempre se puede intercalar un artículo entre ellos.

  • Esa es la razón por (la) que decidió no responder al teléfono.

«Yendo» y «llendo»

Lo correcto en este caso es escribir «yendo» como gerundio del verbo «ir». «Llendo» no existe en nuestro idioma, pero su frecuente mal uso ha derivado en costumbre y aceptación.

  • Estoy yendo a comprar el pan.

«Hecho» y «echo»

Confundir los dos verbos es bastante habitual y se convierte en un error gramatical muy grave.
«Hecho»es el participio del verbo «hacer».

  • Me dijo que no había hecho la cena.

«Echo»: primera persona del presente de indicativo de «echar».

  • Te echo de menos.

«Había» vs «habían»

«Había» es un verbo impersonal mientras que «habían» solo se puede utilizar como verbo auxiliar a un participio.

  • Correcto: Había tres coches rojos en la calle.
  • Incorrecto: Habían tres coches rojos en la calle.
  • Correcto: Ellos habían imaginado que el lunes no tendrían que ir a trabajar.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Los errores de ortografía más comunes al aprender español

Nuestro idioma es uno de los más complejos debido a la gran diversidad de tiempos verbales, expresiones y normas gramaticales y ortográficas que existen. No obstante, si contamos con un buen profesorado y nos esforzamos lo suficiente, aprender español en Valencia se convertirá en una tarea fácil y amena.

Son muchos los españoles que a la hora de escribir un texto tienen dudas, y por consiguiente cometen errores, relacionados con la ortografía. Todo ello puede deberse al bajo nivel cultural de la persona o bien a una dejadez con respecto al uso correcto del lenguaje. A pesar de que la enseñanza española hace especial hincapié, en todos los niveles educativos, sobre la importancia de preservar una correcta escritura y no cometer faltas de ortografía, las nuevas tecnologías (redes sociales, foros, chats, teléfonos móviles) han derivado en una malformación de la lengua española. Ahora las abreviaturas han ganado mayor peso e incluso los errores ortográficos se pasan por alto, ya que si vemos en innumerables ocasiones una palabra mal escrita en whatsapp la acabaremos asimilando en nuestra mente. Por todo ello es recomendable que los más pequeños se aíslen del uso de las redes sociales, para intentar que su nivel de lectura y escritura no se viese perjudicado en etapas tan tempranas. Para aquellos estudiantes extranjeros que vienen a aprender español en Valencia, nuestro idioma podrá parecerles una odisea, pero acabarán perfeccionándolo y usándolo mejor que muchas personas nativas.

Hoy en día parece que se le da más prioridad al uso del inglés o de otras lenguas que al correcto uso del castellano. Hay muchos jóvenes que desconocen el significado de ciertas palabras, que tiempos atrás eran comunes, que no saben conjugar determinados verbos o que cometen en un examen numerosas faltas de ortografía. Es cierto que no hay mejor remedio que leer y escribir mucho, pero desde AIP se educará a las personas que deseen aprender español en Valencia en una metodología realmente práctica donde el aprendizaje del léxico, la gramática y la ortografía española en las aulas fuese de la mano de la pronunciación y de su uso en la calle.

Aprender español en Valencia con AIP es bien sencillo, y además percibiremos que éstas personas acabarán hablando un castellano incluso más perfecto que algunos españoles. Y es que el seguimiento personalizado a manos de un buen profesional cualificado será el mejor colchón a la hora de aprender español en Valencia. No obstante, nos preguntamos; tanto a los españoles como a los extranjeros: ¿Cuáles son los errores de ortografía que con más frecuencia cometemos?

  1. Ausencia o falta de tildes: Es algo muy común. Muchas personas no son capaces de llevar a la práctica la norma aprendida en la escuela sobre la acentuación de las palabras agudas, llanas y esdrújulas. Se puede dudar en conceptos extraños, poco frecuentes o procedentes de otras lenguas, pero hay palabras en las que no se pueden cometer errores de acentuación porque son muy comunes en el día a día.
  2. “Haber” y “A ver”: Aunque se pronuncian del mismo modo, “a ver” se emplea con un tono interrogativo con la intención de solicitar al interlocutor que nos deje comprobar algo como sinónimo de interés o expectación. Por su parte, “haber” se podrá emplear tanto como auxiliar del verbo “haber” como sustantivo (conjunto de bienes de una persona).
  3. “Hay”, “ahí” y “¡ay!”: Existe una expresión muy común que ayuda a memorizar y a distinguir estos tres usos: “Ahí hay un hombre que dice ¡ay!”. La RAE explica que cuando el verbo “haber” se emplea para indicar la presencia de personas o cosas se utilizará solamente en tercera persona del singular “Hay”. La palabra “ahí” se refiere a un adverbio de lugar, mientras que “¡Ay!” es una interjección que significa un estado de ánimo (dolor, sorpresa, pena, temor, amenaza o suspiro).
  4. “Halla”, “haya”, “aya” y “allá”: La palabra “haya” puede emplearse como verbo (correspondiente a la primera o tercera persona del singular del presente de subjuntivo del verbo “haber”) o bien como sustantivo, referente a un tipo de árbol. “Halla” hace alusión a la tercera persona del singular del presente de indicativo o a la segunda persona del singular del imperativo del verbo “hallar”, que significa encontrar. “Aya” sirve para designar a la mujer encargada del cuidado y la educación de los niños en la casa, mientras que “allá” es un adverbio de lugar que designa la ubicación del referente.
  5. “Valla”, “vaya” y “baya”: La primera es un sustantivo que se refiere a una línea de estacas que sirven para delimitar un espacio. De él nació el verbo “vallar”. “Vaya” es una interjección empleada en oraciones exclamativas y correspondiente al verbo “ir”, mientras que “baya” es un tipo de fruto.
  6. “Yendo” y “llendo”: Aunque se pronuncian igual, “llendo” no existe como tal en nuestro idioma. Es un mal uso del lenguaje y una deformación del gerundio del verbo “ir”; “yendo”.
  7. “Hecho” y “echo”: El refrán dice: “La hache de echar se echa por la ventana”. Pues podríamos aplicarlo a uno de los errores más comunes de nuestra lengua. “Hecho” es participio del verbo “hacer”, mientras que “echo” es la primera persona del presente de indicativo del verbo “echar”. Es un error ortográfico y gramatical muy grave.
  8. “Basta” y “vasta”: La primera es una forma imperativa que indica obligación, mientras que “vasta” suele emplearse para referirse a un espacio muy grande.
  9. “Va” y “Bah”: La primera es la conjugación del verbo ir, primera persona del singular del presente del indicativo. La segunda palabra es una interjección.
  10. Mayúsculas en los meses del año y días de la semana: Es un error muy frecuente. Sólo las fechas en las que se celebre una festividad concreta destacable se pondrán en mayúsculas.

Las faltas de ortografía según la edad del niño

La ortografía es el caballo de batalla de los escolares españoles. Lo demuestran diversos estudios y la práctica diaria en las aulas. Esa observación permanente de los alumnos nos permite identificar qué faltas son más comunes en cada etapa de aprendizaje.

“Es difícil decir a qué edad se debería poder escribir sin faltas de ortografía, pues hay gente que no lo consigue nunca”, explica Antonio Adánez, maestro y psicopedagogo. En castellano, la mayoría de las faltas de ortografía de niños y adultos están en la ‘h’, la ‘b’ y la ‘v’, y la ‘g’ y la ‘j’.

“Si bien no se puede decir con precisión cuándo un niño debería escribir sin faltas, sí podemos concretar el curso en el que se enseñan las diferentes habilidades ortográficas, y por tanto, especular sobre la edad en la debería dominar cada una de ellas”, añade Antonio Adánez.

  • Niños de 6 a 7 años: los alumnos de 1º y 2º de Primaria aprenden lo que se llama “ortografía natural”, es decir, aquellas reglas ortográficas que son siempre del mismo modo, aunque no exista una correspondencia perfecta entre el sonido y la grafía. En estos cursos los niños aprenden que el fonema /k/ se puede escribir como <c> en ‘casa’ y <qu> en ‘queso’; o que el fonema /θ/ se puede escribir como <z> en ‘zapato’, pero también como <c> en ‘cena’ o ‘cine’.
  • Niños de 8 y 9 años: en 3º y 4º de Primaria aprenden las reglas ortográficas más comunes y las más importantes. Por ejemplo: “todas las palabras que terminan en ‘aje’ se escriben con <j>” o la otra que asegura que “todos los verbos terminados en ‘bir’ se escriben con <b>, excepto ‘hervir’, ‘servir’ y ‘vivir”. Además, se aprenden las reglas de acentuación.
  • Niños de 10 y 11 años: ya en 5º y 6º de Primaria se aprende la acentuación de los diptongos, y se hace especial hincapié en el uso correcto de los signos de puntuación.

¿Por qué tienen tantas faltas?

«Los errores ortográficos son por falta de lectura, pero también dependen de cómo los individuos procesan la información», aclara Antonio. Así, las personas con memoria visual, si tienen dudas de cómo se escribe una palabra, la escriben para comprobar si coincide con su recuerdo visual. Pero una persona con memoria auditiva hace esta comrpobación vinculando la palabra a su sonido, lo que le lleva a cometer más errores.

Un juego que ayuda

Antonio Adánez recomienda un juego de corrección ortográfica muy eficaz. Consiste en que el niño asocie la palabra con la que tiene dificultades a una imagen o dibujo en la que aparezca la palabra correctamente escrita. Por ejemplo, si tiene problemas con la palabra ‘vaca’, pídele que dibuje una en la que los cuernos sean la letra ‘v’; así se le quedará grabada la imagen de cómo se escribe la palabra.

Siguen siendo útiles los métodos tradicionales: lectura, dictados, cuadernillos de caligrafía…, además de juegos y libros con pasatiempos –acertijos o crucigramas, entre otros.

Asesoramiento: Antonio Adánez, maestro, psicopedagogo y director del Colegio Julián Marías, de Madrid

Las faltas de ortografía más comunes en castellano y cómo evitarlas

Faltas de ortografía se han cometido siempre, pero en la actualidad, con el uso diario de las redes sociales, cada vez son más evidentes. Ya sea por un bajo nivel cultural, por falta de lectura o, simplemente, por escribir demasiado rápido, hay determinados errores ortográficos que se repiten constantemente en la escritura.
¿Quieres evitarlos? Como en todo, el primer paso para acabar con los errores es identificarlos y por eso hemos recopilado algunos de las faltas de ortografía más frecuentes en castellano. Descubre cuáles son y grábate a fuego el uso correcto de cada una de estas palabras.
Por supuesto, aparte de esto, para hacer un correcto uso del lenguaje, nuestro consejo es que leas todo lo que puedas, que consultes tus dudas en el diccionario de la lengua española y repases todos los textos que escribas. También es muy importante que cuides tu escritura en todo momento (sí, incluso cuando escribas en WhatsApp) y que evites el uso de correctores de ortografía y gramática. ¡Seguro que notarás la diferencia!

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Como su pronunciación es igual, suelen generar muchas dudas y problemas a la hora de escribirlas. Por eso, para no cometer errores, es muy importante distinguirlas bien.
La secuencia a ver, según la RAE, Real Academia Española, se utiliza para solicitar al interlocutor en tono interrogativo que nos deje ver o comprobar algo, para llamar su atención antes de interrogarle, con expectación ante algo o en sustitución de «claro» o «naturalmente». Asimismo, delante de una oración introducida por la conjunción si puede expresar expectación, curiosidad o interés, a veces en forma de reto; bien temor o sospecha; bien deseo o mandato.
Aquí te dejamos algunos ejemplos variados:

  • – Mira lo que me he comprado. – ¿A ver?
  • Vete a ver si ha llegado el paquete con los libros de lengua castellana y escritura.
  • ¡A ver si vienes pronto a verme!
  • ¿Pero entonces no sales? ¡A ver! Si salgo no me da tiempo a estudiar las reglas de acentuación.

Haber, por su parte, puede ser un verbo o un sustantivo. Haber como verbo se utiliza como auxiliar, seguido de un participio, para formar infinitivos compuestos de la conjugación o como infinitivo del verbo impersonal que denota la presencia o existencia de lo designado por el sustantivo que lo acompaña; como sustantivo es masculino y significa ‘conjunto de bienes o caudales de una persona’. Ejemplos:

  • Tiene que haber pasado algo.
  • Parece haber algo que le perturba.
  • Su haber era abundante.

«Halla», «haya» y «aya»

De nuevo se producen muchas faltas de ortografía con estás palabras porque la mayoría de hispanohablantes las pronuncian igual. Por eso es muy importante diferenciarlas para poder escribirlas correctamente. Esto es lo que dice la RAE:
Haya puede ser un verbo o un sustantivo. Como verbo es la forma de primera o tercera persona del singular del presente de subjuntivo del verbo haber y como sustantivo es femenino y designa a un tipo de árbol.

  • Ojalá mi hermano haya aprobado el examen de lengua española.
  • No creo que se haya enfadado.
  • Es necesario podar el haya del jardín cada año.

Halla es la forma de la tercera persona del singular del presente de indicativo, o la segunda persona (tú) del singular del imperativo, del verbo hallar(se), que significa ‘encontrar(se) y, de hecho, puede sustituirse por encuentra.

  • Él siempre halla el camino de vuelta.
  • Su empresa se halla en Estados Unidos.

Aya es un sustantivo femenino que signifca ‘mujer encargada en una casa del cuidado y educación de los niños o jóvenes’.

  • La aya que le cuidó durante la infancia le enseñó a hablar español correctamente.
  • Los niños están haciendo los deberes de gramática con la aya.

«Hay», «ahí» y «ay»

La Fundéu, Fundación del Español Urgente asesorada por la RAE, explica de una forma muy sencilla cómo diferenciar y usar estas palabras. Hay es una forma del verbo haber, ahí es un adverbio de lugar y ay es una interjección que indica dolor, sorpresa, temor o suspiro.

  • En mi colegio hay una biblioteca enorme con salas de lectura.
  • He dejado el bolso ahí, en la entrada.
  • ¡Ay cómo te he echado de menos!

La confusión de hecho y echo es uno de los errores más comunes en el castellano. Aunque se pronuncian igual, estos dos verbos tienen un significado completamente diferente. Por eso, es muy importante saber en qué momento utilizar cada uno y no cometer faltas de ortografía. Como dice la RAE, hecho es el participio del verbo hacer y echo es el presente de indicativo de echar.

  • Todos los sábados me echo la siesta.
  • ¿Has echado ya la sal?
  • He hecho tortillas para comer el sábado.
  • Mi padre dejó hecha la cena.

Cabe destacar, además, que echar forma parte de la conjunción echar de menos que significa ‘añorar’. Es muy frecuente ver escrito te hecho de menos, pero es un error ortográfico. Lo correcto es: te echo de menos.

*Un truco que puede ayudar a diferenciar echo de hecho, especialmente a los más pequeños, es esta frase: En el verbo echar lo primero que se echa es la h.

«Vaya», «valla» y «baya»

De nuevo se produce porque la pronunciación de estas tres palabras es muy similar, sin embargo su significado es totalmente diferente. Vaya es una forma del verbo ir o una interjección que se utiliza en oraciones exclamativas, valla es una línea formada por estacas hincadas en el suelo para cerrar un sitio y baya es un tipo de fruto. Te dejamos algunos ejemplos en los que su uso es correcto:

  • Me da igual quién vaya a la fiesta, no me apetece ir.
  • ¡Vaya cara tienes!
  • El ladrón saltó la valla y se coló en la casa.
  • En el bosque hay muchas bayas.

Es muy frecuente la confusión de estas expresiones en castellano. Según Fundéu, porqué es un sustantivo de causa, motivo o razón. Por qué es la combinación de la preposición por y el interrogativo qué, para reconocerlo se le puede añadir la palabra razón. La palabra porque equivale a ya que, puesto que, dado que… También tiene valor de finalidad equivalente a para que. Y por que es la la combinación de por y el pronombre relativo que y se reconoce porque siempre se puede intercalar un artículo entre ellos, asimismo puede tratarse de la preposición por exigida por verbo, sustantivo o adjetivo, y la conjunción que.

  • Desconozco el porqué de su llamada.
  • Le preguntaron por qué (razon) vino sin avisar.
  • No puedo ir porque mi madre me ha pedido que me quede en casa.
  • Hizo lo que pudo porque (para que) él se quedara.
  • Ese es el motivo por (el) que prefirió quedarse en casa.
  • Los empleados votaron por que no se convoque la huelga.

En este caso estamos ante una falta de ortografía que no se produce porque ambas palabras se pronuncien igual, sino porque su mal uso ha llevado a la aceptación de una palabra que en realidad no existe en el castellano como lo es llendo. El gerundio del verbo ir es yendo, así que siempre se debe escribir así.

  • Estás yendo por mal camino.
  • Me está yendo muy bien.

Ahora que ya sabes cuáles son los errores ortográficos más comunes en español, no tienes excusa para escribirlos bien. La clave, como ya señalamos al inicio, es leer y consultar todas las dudas que tengas en el diccionario de la lengua castellana. De este modo podrás resolver todas tus dudas y mejorar tu escritura y tu uso del lenguaje en general.
Para que empieces cuanto antes, aquí te dejamos una lista con libros imprescindibles que todos deberíamos leer antes de morir. ¿Cuáles has leído ya?

Descubre: 100 libros que hay que leer antes de morir

La inmediatez de las redes sociales (RSS) nos induce, a veces, a cometer fallos ortográficos. Si sabemos cuáles son los más comunes, será más fácil subsanarlos. Desde la firma Rubio, editora de los famosos cuadernos didácticos, nos indican los 20 que más se repiten.

1. Por comodidad o rapidez olvidamos las tildes. Por ejemplo, es diferente indicar: “Ese libro me lo dio a mí”, que “Ese libro se lo dio a mi madre”.

2. En más ocasiones de las que pensamos confundimos “a ver” con “haber”. Un clásico en palabras homófonas (las que se pronuncian igual pero se escriben de distinta forma).

3. Obviamos por completo los signos de puntuación, por ejemplo con frases aparentemente interminables, pero que perfectamente se podrían dividir en más de dos. No es correcto dejarse por el camino puntos comas puntos y comas e incluso signos de exclamación o interrogación Pero es todavía más complicado acertar la entonación de un enunciado cuando no existe ninguna pausa a mitad trayecto. Difícil respirar, ¿verdad?

4. Por otra parte… ¿Qué es de la letra h? Se trata de otra de las grandes olvidadas. Por ser muda, la abandonamos frecuentemente en nuestros comentarios. Y esto ocurre, sencillamente, por escribir tal y como hablamos.

5. En ocasiones, por querer escribir los signos de puntuación, lo hacemos de forma incorrecta. Un error recurrente es dejar más espacios de los necesarios entre las palabras que los flanquean. Por ejemplo: Fue a por pimientos , patatas , tomates y pepinos. ( Y no se olvidó de la lechuga ). Fue a por pimientos, patatas, tomates y pepinos. (Y no se olvidó de la lechuga).

6. Sin dejar los signos de puntuación, confundimos los puntos con las comas y viceversa. No existen las comas suspensivas, ni los puntos que actúan como espacios…

7. Hechar de menos no existe. ¡Esta vez, es sin h! La expresión correcta es echar de menos.

8. En ocasiones abusamos de las mayúsculas de forma innecesaria, cuando no es nuestra intención poner énfasis en el mensaje que estamos dando.

Las 20 faltas ortográficas más comunes en las redes sociales

Las 20 faltas ortográficas más comunes en las redes sociales Fernando Bustamante

La inmediatez es uno de los rasgos que mejor define las Redes Sociales (RRSS), pero la vorágine de ser los primeros en publicar un tuit o una entrada en Facebook nos induce, en ocasiones, a cometer fallos ortográficos fácilmente subsanables.

Para evitar atentar de esta manera contras las reglas de ortografía básicas lo mejor es, sin duda, fomentar la lectura y tomarse tiempo para repasar lo que escribimos y dejar una buena impronta.

La editorial Rubio ha hecho un repaso para recopilar los veinte errores ortográficos más comunes que se repiten en las redes.

1. Por comodidad o rapidez se olvidan las tildes. Por ejemplo, es diferente indicar que «ese libro me lo dio a mí», que «ese libro se lo dio a mi madre».

2. En más ocasiones de las que pensamos se confunde «a ver» con «haber». Un clásico en palabras homófonas que, recordemos, se pronuncian igual pero se escriben de distinta forma.

3. Se obvia por completo los signos de puntuación, por ejemplo con frases aparentemente interminables, pero que perfectamente se podrían dividir en más de dos. No es correcto dejarse por el camino puntos comas puntos y comas e incluso signos de exclamación o interrogación. Pero es todavía más complicado acertar la entonación de un enunciado cuando no existe ninguna pausa a mitad trayecto. Difícil respirar, ¿verdad?

4. Por otra parte ¿Qué es de la letra h? Se trata de otra de las grandes olvidadas. Por ser muda, se abandona frecuentemente en los comentarios. Y esto ocurre, sencillamente, por escribir tal y como hablamos.

5. En ocasiones, por querer escribir los signos de puntuación, se hace de forma incorrecta. Un error recurrente es dejar más espacios de los necesarios entre las palabras que los flanquean. Por ejemplo:
Fue a por pimientos , patatas , tomates y pepinos. ( Y no se olvidó de la lechuga )
Fue a por pimientos, patatas, tomates y pepinos. (Y no se olvidó de la lechuga).

6. Sin dejar los signos de puntuación, se confunden los puntos con las comas y viceversa. No existen las comas suspensivas, ni los puntos que actúan como espacios

7. Hechar de menos no existe. ¡Esta vez, es sin h! La expresión correcta es echar de menos.

8. En ocasiones abusamos de las mayúsculas de forma innecesaria, cuando no es nuestra intención poner énfasis en el mensaje que estamos dando.

9. Pero, por otra parte, hay veces que olvidamos que los nombres propios van siempre en mayúsculas. Así somos, ¡contradictorios por naturaleza!

10. Pero ¡esperad! ¡También las olvidamos cuando comenzamos nuestras frases! Recordad que los inicios merecen ser celebrados con una mayúscula.

11. Otro error que se debe corregir, sabemos que la letra k no es la letra c. Este mal hábito es uno de los mayores retos en la escritura en redes sociales. ¡Pero no hay nada imposible en este mundo!

12. También se abusa de la letra j cuando simulamos por escrito que nos reímos. (Aunque seguramente sea el propio teclado el que nos pueda jugar una mala pasada esta vez). «Jajajajajaja», no es lo mismo que «ajajjjjajaajajaja». ¿Verdad?

13. Por otra parte, nos empeñamos en ahorrar tiempo sustituyendo las elles por y griegas. ¡Pero no son las mismas!

14. Expectacular no existe, sino que la palabra correcta es espectacular.

16. ¡Ay!, ahí y hay. ¡Cuidado!

17. Había y habían. «Había» es un verbo impersonal. Y «habían» solo lo podremos utilizar como verbo auxiliar a un participio. SÍ: Había tres sacos de patatas. NO: Habían tres sacos de patatas / SÍ: Ellos habían conseguido hacer los deberes a tiempo.

18. ¡Más! Los imperativos no utilizan la fórmula de los infinitivos. SÍ: ¡Cerrad la puerta, por favor! NO: ¡Cerrar la puerta por favor!

19. También se olvidan las tildes en los pronombres exclamativos e interrogativos: SÍ: ¿Cuál ha sido el proyecto ganador? NO: ¿Cual ha sido el proyecto ganador?

20. Y por último, «Hacer» siempre se escribirá con c, y no con s. La pronunciación del español en algunos territorios de nuestro país y de la comunidad latinoamericana, confunde su escritura.

Compartir en Twitter Compartir en Facebook

Cuando nos toca escribir algún texto el corrector de Word puede ser uno de nuestros mejores aliados (o peores enemigos) pero eso ha ayudado a que cada día seamos más dependientes de él y nuestra ortografía lo resienta. Por eso hemos decidido aclarar los 10 errores ortográficos más comunes, para que los elimines y consigas una redacción perfecta.

10 errores ortográficos más comunes

A todos no pasa, pensamos que tenemos un documento perfecto y, de repente, un error ortográfico que arruina todo y te avergüenza terriblemente. Para que eso no te pase, checa estos tips que ni tu profesor tiene.

1. El acento del pasado

Cuando el hambre ortográfica ataca, lo primero que nos comemos son los acentos y los que corresponden al pasado son los más afectados.

Según la Academia Mexicana de la Lengua, los verbos en pasado cuando están en primera y tercera personas del singular (yo y él/ella) deben llevar acento.

Ejemplo:

  • yo comí
  • él comió
  • yo reí
  • ella rió

2. Haber / a ver

Vamos a ver, al pronunciarse de la misma forma, es muy fácil caer en este error, sin embargo, debes tener en cuenta en qué momentos estás utilizando cada una.

Por ejemplo, «a ver» es el infinitivo del verbo ver y lo solemos utilizar para comprobar, para investigar algo:

  • A ver si me dan permiso.
  • A ver si me entendiste.

Un buen truco para no ser víctima de este típico error es tener el cuenta el «si» que suele acompañar a este «a ver».

Por otro lado, «haber» tiene varias formas. La primera es como una construcción verbal.

  • No debí haber esperado más de ti.
  • Debiste haber hecho caso a lo que te dijo tu mamá.

La segunda forma que encontramos en «haber» es como verbo de presencia o existencia.

-Tiene que haber más comida si quieres que alcance.

  • Va a haber mucha gente.

Por último, puedes encontrarlo como sinónimo de capital, fortuna, propiedad.

  • Tiene en su haber miles de pesos.

¿Ya te confundiste? Simplemente recuerda a ver es de la vista y haber es lo demás; pero nunca, nunca es «haver».

3. Echar el hecho

Este es uno de los errores ortográficos más comunes pero de las más fáciles de erradicar. Si eres de los que no saben distinguir entre echo y hecho simplemente recuerda que para arrojar algo no necesitas la «h».

  • Echar la casa por la ventana.

Pero Hechos, el programa de televisión sobre los acontecimientos del día, si tiene una gran «h» al inicio.

  • Del dicho al hecho hay mucho trecho.

4. Hallar algo allá

Todos estemos de acuerdo en que esto es un revoltijo, «halla», «haya», «aya» y «allá» y sí, todas existen.

«Halla» es un verbo y lo debemos utilizar cuando se ha encontrado algo.

  • Ella halla las respuestas en Google.
  • Tú halla un lugar de estacionamiento.

«Haya» es del verbo haber (del que ya habíamos hablado antes) y tiene un sentido de existencia.

  • Mientras haya comida yo estoy feliz.
  • Ojalá no haya tanta gente.

«Allá» es lo que debemos utilizar para referirnos a un lugar lejano.

  • Yo no quiero ir hasta allá.
  • Allá están las copias.

«Aya» es la menos común de todas, se trata de un sustantivo que significa niñera o cuidadora. En México casi no lo utilizamos así que no tienes que preocuparte tanto por ella.

  • Cleo es la aya de la película Roma.

5. ¡Ay, caramba! Ahí hay un error

«Ahí», «ay» y «hay» es otro combo de palabras con las que solemos confundirnos. No te preocupes porque aquí te aclaramos las cosas.

«Ahí» la utilizamos para referirnos a un lugar.

  • Ahí están tus cosas.

«Ay» es una exclamación y puede darnos a entender dolor, sorpresa, tristeza o el sentimiento que en ese momento surja de tu corazón.

  • ¡Ay! se me rompió el Iphone.

«Hay» oootra vez el verbo haber aparece en nuestra lista, esta vez en tercera persona de singular que es el la única conjugación aceptada en presente (habemos es incorrecto).

  • Aquí hay mucha gente

TE RECOMENDAMOS LEER: Del anonimato escolar a estudiante modelo

6. Vaya / valla

Si por el miedo de regarla prefieres escribir «baia, baia » pon mucha atención a lo que te vamos a decir acerca de uno de los errores ortográficos más comunes en los trabajos.

Vaya es parte de la conjugación del verbo ir.

  • ¿Esperas que yo vaya a ese sitio?

Valla es un sinónimo de cerca, reja o barrera, como tú prefieras decirle. Y baya es un fruto del bosque parecido a las moras.

8. Las comas malditas

Foto: Facebook UTA Spanish Writing Center

Usar comas puede definir si eres una buena persona o si tienes costumbres caníbales. ¿No nos crees? checa esto:

  • Vamos a comer niños.
  • Vamos a comer, niños.

En la primera estás planeando desayunar a un ser inocente y en la segunda estas llamando a tus primitos para ir comer. Sobre el uso de la coma podríamos tener para mucho, pero por el momento dejémoslo así: cuando estás llamando (o refiriéndote) a alguien la coma siempre los debe acompañar para separarlos del verbo.

  • Hola, Juan.
  • Sí, señor.

9. Ha / a

La «h» es la causa de muchos de los errores ortográficos más comunes. Este apartado es un ejemplo de ello.

Parece que el verbo «haber» no deja de aparecer en la lista y es que confundirlo en sus diversos cambios es muy común, como es el caso de esta «ha». Un buen truco para saber cuando usar «ha» o «a» es cambiar el verbo a pasado simple, por ejemplo:

  • Ha llegado el correo.
  • Llegó el correo.

«A» por otra parte es una preposición que nos sirve para indicar tiempo o lugar. Su uso es muy común con los infinitivos.

  • Vamos a la playa.
  • La invité a comer.

10. Por qué, porque, porqué

Junto, separado, con acento, sin acento, el uso de este término es más sencillo de lo que piensas. Solo debes tener en cuenta estas normas:

«Porque» junto y sin acento: es la palabra que nos sirve para explicar el motivo de las cosas.

  • No voy a ir porque me duele la cabeza.

«Porqué»junto y con acento: se trata de un sustantivo y va acompañado por «el».

  • Este es el porqué de las cosas.

«Por qué» separado y con acento: se utiliza en las preguntas (incluso si no llevan signo).

Las seis faltas de ortografía más comunes

Algunas son faltas ortográficas con todas las letras, otras son meros errores puntuales o lapsus, otras son puros despistes por las prisas, otras son culpa de los correctores y otras del teclado, que en ocasiones los carga el diablo ;). Pero la realidad es que los errores ortográficos están ahí, por todas partes, y que hay algunos que, a fuerza de tanto repetirse, se han ido interiorizando y dando por correctos.

Conste que este post no va en la línea de ninguna inquisición gramatical ni tampoco tiene nada que ver con la forma de expresarse de cada uno, porque lo más importante siempre es tener algo interesante de lo que escribir más que la forma en que lo escribes, pero quizá no estaría de más hacer un repaso por aquellos errores ortográficos más comunes, porque hay algunos que están pero que muy generalizados por el convencimiento de que no son tales errores.

Y luego están aquellos errores con palabras (o frases hechas) que solemos decir pero ya no tanto escribir y que te la juegan (luego te contaré una experiencia personal que tuve yo en este sentido para que no te creas que eres el único que de vez en cuando ha patinado ;)).

Sean lapsus, despistes o faltas con todas las letras, las cometamos muy puntualmente o muy a menudo, nunca viene mal poner un poquito de atención extra, porque al fin y al cabo en la red escribir es nuestra forma de comunicarnos y deberíamos intentar cuidar al máximo esta comunicación, porque hay personas a las que puede no importarles que cometamos tres faltas de ortografía cada diez frases pero otras nos podrán tener en cuenta hasta la primera y a veces podemos jugarnos el causar mala impresión y quién sabe si perder un posible cliente por un mero lapsus ortográfico. ¿Repasamos juntos los errores ortográficos más comunes para poder evitarlos en un futuro?

El ranking de las faltas o despistes más frecuentes

Aquí va mi ranking de los errores de ortografía más frecuentes que suelo detectar en Internet, ya sea en post, comentarios, redes sociales, etc., de mayor a menor gravedad. Son especialmente comunes porque no son faltas «directas» del tipo poner una b donde va una v, sino que surgen a partir de confusiones entre palabras que habladas «suenan» igual pero que no se escriben igual:

¿A ver o haber?

Es la número uno, sin duda, por la frecuencia con que te la encuentras, a partir de la confusión entre una y otra y sobre todo de haber con a ver. Vamos a ver si conseguimos aclarar las dudas con algún ejemplo. Una de las frases tipo en las que suele aparecer este error es en la siguiente, muy utilizada en conversaciones en redes sociales, y al decir algo así: «Venga, pues haber si nos vemos y lo hablamos». Error, lo correcto es «Venga, pues a ver si…». Pero la confusión también se da en ocasiones al contrario, al decir por ejemplo, «no creí a ver hecho nada mal». Error, lo correcto es «no creí haber hecho…». Simple y llanamente haber del verbo haber.

Cierto, son contextos más propios de la comunicación oral que escrita, pero resulta que ahora «hablamos» a través de Internet. Piensa, por ejemplo, en el caso de un community manager que está representando a su empresa a través de las redes sociales y mete una «cagada», de las que puedan considerarse faltas graves, en un tuit. No daría muy buena imagen de su empresa, ¿verdad?

¿A o ha?

Otra confusión gramatical muy común. Vamos a diferenciarlas y ver su uso correcto con algunos ejemplos:

  • «María ha venido a decirme que…»
  • «Voy a decirle que se olvide»
  • «María le ha dicho a Pedro que…»

Recuerda: a es una preposición, ha viene del verbo haber.

¿Echo o hecho? ¿Echar o hechar?

Echar de menos, echar un ojo, echar por tierra, echar la bronca, echar el cierre, echar una mano… Del verbo echar y siempre sin h. Hecho con h corresponde al participio del verbo hacer: «he hecho lentejas» y también es un sustantivo: «es un hecho que…», y una locución adverbial: «de hecho, creo que…».

¿Por qué, porque, porqué?

La eterna duda de los porqués que tantas confusiones acarrea. Vamos a intentar aclararnos 😉

  • Por qué: se utiliza en frases interrogativas, ya sean directas o indirectas, entre interrogaciones o sin ellas (¿Por qué crees que ha venido?; No sé por qué ha dicho que venía)
  • Porque: es una conjunción de causa e introduce la explicación de un motivo («Hoy va a llover porque lo han dicho en las noticias»)
  • Porqué: es un sustantivo y se utiliza siempre precedido del artículo el, permitiendo su sustitución directa por la causa o el motivo («Nunca me dijo el porqué de su situación»)

¿Haya o halla?

Suenan igual, pero son conjugaciones de verbos totalmente distintos: haber y hallar.

  • Haya suele utilizarse en formas verbales compuestas, como por ejemplo: «No creo que haya visto nada igual» o «Puede que ya lo haya visto y no le haya gustado».
  • Halla viene del verbo hallar que, ante la duda, puedes intercambiar por «encontrar». Si puedes hacer el cambio y la frase sigue teniendo el mismo sentido, no lo dudes, es halla no haya: «Puedes hallar (encontrar) muchas oportunidades» o «Se halla (encuentra) muy lejos».

¿Si no o sino?

Esta confusión suele pasar más desapercibida, pero no está de más tomar nota para afinar:

  • «No se dice así sino asá…»
  • María no es informática sino diseñadora
  • Supongo que María vendrá, si no va a ser un problema…
  • Si no llego al aeropuerto en 10 minutos perderé el avión

Ojo con los correctores y los teclados

Las prisas son normalmente malas consejeras para todo y a la hora de escribir también. Muchas de estas faltas, como también otras, seguramente se evitarían si nos molestáramos en dar un repaso a lo que hemos escrito antes de darle a «publicar» para poder detectar posibles fallos, lapsus, letras que nos hayamos comido, acentos que hemos pasado por alto, etc, y corregirlos. Vale, para eso ya están los correctores, pero mucho ojo por ejemplo con los correctores automáticos, te pueden jugar una mala pasada.

El momento «yo, confieso»

Vale, ahora es cuando llega el momento «yo confieso» y te cuento mi propio lapsus como te había prometido. Como ya hemos comentado antes, hay palabras o frases hechas que solemos utilizar al hablar, pero que no solemos escribir. Pero entonces llegaron, por ejemplo, las redes sociales, donde más que escribir lo que hacemos es hablar escribiendo. Vale, ya te he puesto en contexto, ya voy al grano ;).

Hace años en una conversación (pública) en Facebook, un amigo me pregunta algo y yo respondo: «Pues así, a voz de pronto no sé qué decirte…» (no sé por qué lo puse, creo que no lo había escrito nunca antes). Respuesta: ¿¿¿¿A voz de pronto??? ¡¡¡Dirás a bote pronto!!! (y risas, más bien carcajadas). Hasta me fui a preguntarle a San Google porque no las tenía todas conmigo, seguía pensando que era como lo había escrito, pero no… No tenía razón. Eso sí, comprobé que no era la única con la misma duda.

Que conste que tampoco es un delito meter una «cagada gramatical» ni motivo de risa el hecho de que alguien le dé en un momento dado una patada al diccionario, la cosa está en que intentemos mejorar y acabar escribiendo correctamente, pero en mi caso la verdad es que el fallo me costó un buen sofocón, más que nada porque se supone que me gano la vida escribiendo y, claro, viene a ser algo así como si un matemático te dice que 3×3 son 16. Eso sí, pese al pitorreo, agradezco que me corrigieran, de otro modo habría seguido en mis trece y equivocada de por vida (o hasta la siguiente ocasión en que lo hubiera escrito). Ahora ya no se me olvida ;).

Dicho lo cual, me voy a repasar antes de darle a «publicar», no vaya a ser…, que ya te he dicho que a los teclados los carga el diablo 😉 ¿Compartes con nosotras alguna falta que crees que debería entrar en el ranking? ¿Algún momento propio de «sofocón»?

En México, la escritura correcta de las palabras no es nuestro fuerte. Un estudio de la Asociación Nacional de Universidades e Instituciones de Educación Superior realizado a estudiantes universitarios en 2014, reveló que sólo 9% mostró un dominio adecuado de ortografía. Parece que no son los únicos. Pocos olvidarán el escándalo de los 117 errores ortográficos en los libros de texto gratuitos de la Secretaría de Educación Pública a finales de 2013. La dependencia admitió y corrigió las nuevas versiones de los libros, pero no pudo evitar la humillación pública.

Consultamos a cinco expertos en ortografía y corrección de estilo en México* para detectar los errores ortográficos más frecuentes entre los mexicanos.

1. Confundir la b y la v

Es fácil distinguir las dos cuando las deletreamos. Decimos b de burro, v de vaca, b grande o v chica, pero a la hora de escribir, nos cuesta trabajo elegir la correcta. Probablemente una de las razones de la confusión es que las dos se pronuncian exactamente igual, como lo explica la Real Academia Española: “No existe oralmente ninguna diferencia en nuestro idioma entre palabras como baca y vaca, bello y vello, acerbo y acervo.”

Posted by Oscar Gregorio Gonzalez on sábado, 31 de octubre de 2015

Venta de hielo..

Posted by Errores Ortográficos Comunes on martes, 13 de agosto de 2013

2. Escribir haber en lugar de a ver

Las dos suenan igual, pero tienen formas y significados completamente diferentes. Para empezar, estamos confundiendo dos palabras con una. A ver es una preposición seguida de un verbo en infinitivo. La frase tiene varios significados. Puede ser una expresión de expectativa: «A ver cuándo me pagan», «A ver qué pasa». También se utiliza como una solicitud para mirar u observar algo: «¿A ver?» Se emplea al principio de una orden o llamada de atención: «A ver, ¡ya basta!», «A ver, ven aquí».

Haber es un verbo en infinitivo y se utiliza como auxiliar seguido de un participio: «De haber sabido», «No sé qué pude haber hecho». También es un sustantivo que significa el conjunto de bienes o pertenencias de una persona: «Tiene muchos libros en su haber».

3. Confundir la s, la c y la z

La distinción más notoria entre el castellano en México y en España es la pronunciación de la c y la z. En América Latina hablamos con seseo, es decir, la c y la z suena como s, excepto, claro, cuando la c va antes de a, o y u. En la mayoría de las regiones de España, la c (delante de e, i) y la z se pronuncian colocando la punta de la lengua entre los dientes.

El seseo surgió y prevalece en las regiones de Andalucía y Canarias, explica la RAE. La llegada de colonizadores de esa zona de España al continente americano es la razón principal por la que en los países hispanohablantes se habla con seseo, según explica el libro Historia de la Literatura Mexicana, de la UNAM. Así como la b y la v, el sonido idéntico de la s, c y z puede ser la causa de nuestra confusión ortográfica.

Cuando crees que lo has visto todo y te encuentras con esto.. #mexico #ortografia #promoverlalectura

Una foto publicada por Angelin Lovaton (@ange_lovaton) el 8 de Mar de 2016 a la(s) 7:53 PST

Solo deseo que ese «cilencio» sea eterno y «descancen» para siempre #escribebien #ortografia

A photo posted by El Rincón de la Bestia (@elrincondelabestia) on Apr 2, 2016 at 8:04pm PDT

4. Haz y has

También suenan igual y ambas empiezan con h, pero haz es el imperativo que corresponde al pronombre tú del verbo hacer: «Haz la tarea». El segundo es la segunda persona del singular del presente indicativo de haber: «¿Has leído El Quijote?» Si te confundes, solo transforma el verbo al infinitivo: hacer la tarea, haber leído.

…Y lo HAS recorrido tan rápido como un HAZ… pic.twitter.com/ZQhvgljnMi

— Roberto Gerbasi (@RGERBASI) 9 de marzo de 2016

5. La ll y la y

Otro error común entre los mexicanos es confundir palabras homófonas que se escriben con la doble ele o i griega. Algunos ejemplos incluyen halla (del verbo hallar) y haya (del verbo haber); vaya (del verbo ir) y valla (obstáculo o barrera); calló (del verbo callar) cayó (del verbo caer). Originalmente existía una distinción entre el sonido de la elle y la ye, pero la RAE acepta el yeísmo, es decir, que ambas suenan como i griega.

Pinche #ragafocker qué guardadito te lo tenías krnal #titazombie #grunge #ortografia #comidasana #rajasconqueso #letreros

Una foto publicada por DoN Vad3r (@don_vader_mty) el 5 de Feb de 2016 a la(s) 8:50 PST

6. La g y la j

Es fácil escribir correctamente palabras con g o con j cuando las letras van seguidas de a, o, u. Los problemas surgen cuando preceden la e o la i. Hay un par de reglas que te ayudarán a recordar cuando se usa una o la otra.

Siempre se escribe con g: El prefijo geo que significa Tierra: geografía, geotermia, geocéntrico; la terminación gión: religión, legión, región y sus derivados; y las terminaciones ger, gir, como en escoger, corregir, excepto tejer y crujir.

Siempre con j: los tiempos de los verbos que en su forma infinitiva llevan j: trabajar, tejer; y la terminación jería: brujería, consejería

La Fundación del Español Urgente (Fundéu) ofrece una lista con más reglas.

«COLEJIO TOMADO». #LaGrieta pic.twitter.com/RIQkHsOQP2

— Mariano Mogni (@marianomogni) 22 de septiembre de 2013

7. Los porqués

Hay cuatro formas y casi siempre las empleamos mal.

  • Porque: conjunción para expresar causa. Ejemplo: «Me pidió dinero porque le robaron la cartera».
  • Porqué: sustantivo que significa causa, motivo o razón. Ejemplo: «Nos dedicamos a filosofar del porqué de nuestra existencia».
  • Por qué: preposición seguida de la interrogación o exclamación qué. Ejemplo: «¿Por qué cancelaste la reunión?»
  • Por que: preposición seguida de la conjunción subordinante que. Ejemplo: «Votamos por que se restituyan las reglas vecinales del año pasado».

La RAE explica a fondo las reglas y diferencias aquí.

8. Olvidamos usar la h

La h es muda pero no podemos ignorarla. Recuerda colocarla delante de los diptongos (cuando dos vocales forman una sílaba) ua, ue, ui, ya sea que estén al principio de la palabra como en hueco, huir, huerta. La misma regla se aplica cuando los diptongos están en medio de una palabra como en cacahuate o ahuehuete. También se escriben h las palabras con las sílabas ie o ia, como hierba, hielo o hiena.

Por desgracia, hay palabras que suenan igual pero unas se escriben con h y otras no. No queda otra más que distinguirlas por su significado. No es lo mismo aprehender (cuando se atrapa a un ladrón) que aprender (cuando adquieres conocimiento). Cuando ojeas, estás mirando a algo o a alguien, y cuando hojeas, pasas las páginas de un libro. Asta es lo que sostiene a la bandera, y hasta es una preposición.

Esto estaba en el baño de #PullmanBus #Ortografia a flor de piel! pic.twitter.com/elewnc0hhO

— #VamosColoColo (@MissSimpatia28) 14 de marzo de 2016

9. No colocamos tilde en los hiatos

Un hiato son dos vocales juntas pero en sílabas distintas. Estas palabras siempre llevan tilde en las vocales i, u cuando van antes o después de a, e, o. Ejemplos: Evalúa, búho, biología, día, maíz, país, oír, reír. También se aplican las reglas básicas de acentuación de palabras agudas, graves y esdrújulas.

En el Estado de Hidalgo encuentro más errores ortográficos que mujeres bonitas. pic.twitter.com/rJ6ZE3K3VS

— Abraham (@AbrahamRangel2) 28 de septiembre de 2015

10. Tampoco usamos la tilde diacrítica

Este acento marca la diferencia entre palabras que se escriben igual pero tienen significados o formas gramaticales distintas. Los ejemplos más comunes son mi/mí, tú/tu, el/él. Recuerda que mí con tilde es un pronombre personal, como en la canción de Gloria Trevi, «A mí me gusta andar de pelo suelto». Mi sin tilde es un adjetivo posesivo, como en otra letra de Gloria: «Perdí mi casa y mis amigas, todo lo mío te lo di».

Una de las dudas ortográficas más comunes es la diferencia entre aún y aun. Aún es sinónimo de todavía. Ejemplo: «¿Aún no te has levantado?» Aun significa hasta, también o incluso, como en «Aun cuando programé el despertador, me quedé dormida».

11. No es lo mismo sobre todo que sobretodo, enserio que en serio

Tendemos a confundir las palabras sobretodo y enserio con las formas sobre todo y en serio.
En México no utilizamos sobretodo, decimos impermeable o abrigo. Tampoco usamos enserio, es decir, poner una cara seria, del verbo enseriar, que según la RAE, se utiliza principalmente en Cuba, Venezuela, Perú y Puerto Rico.

Es: o sea, no: osea. 😒
Es: en serio, no: enserio. ✊
Es: a veces, no: aveces. 👏
Es: cán da lo, es un escándalo. 💃👯

— Karma♥ (@OtroKarmaMas) 1 de marzo de 2016

¿Crees que tu ortografía mejorará a partir de ahora? Haz esta prueba para comprobarlo:

*Expertos consultados: Patrick Johansson, profesor del Instituto de Investigaciones Históricas de la UNAM; Carlos López, director de Editorial Práxis; Jorge de Buen, director de Imprimátvr (agencia de comunicación gráfica), Cynthia Chávez, correctora en Penguin Random House, Juan Antonio Rosado, profesor e investigador de Casa Lamm.

Sigue a Verne México en Facebook, Twitter e Instagram y no te pierdas tu ración diaria de maravillas de Internet.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *