0

Estoy solo sin amigos

Tabla de contenidos

No tener amigos es malo para la salud

En esta época donde las redes sociales nos muestran perfiles con cientos de amistades nos damos cuenta de que, en realidad, no estamos rodeados de tantas personas en las que podemos confiar. Por eso, no tener amigos es algo que muchas personas experimentan a diario.

Pero ¿sabías que no tener amigos es malo para la salud? El ser humano necesita interactuar con otras personas, no está hecho para aislarse por completo evitando el contacto con los demás. En este artículo te explicamos por qué esto es así y cómo puedes revertir la situación.

No tener amigos: ¿un problema del siglo XXI?

Las personas no estamos “programadas” para vivir en soledad. Sin embargo, son cada vez más las que reconocen no tener amigos “de verdad” más allá de los contactos desde las redes sociales. Una opción para personas tímidas o poco seguras de sí mismas.

Pero no se trata de ermitaños que viven en medio de la montaña, sino de seres que habitan en una gran ciudad. Tampoco es una cuestión de edad ya que puede afectar tanto a los jóvenes como a los mayores. La falta de amigos trae muchas consecuencias para nuestra salud emocional. La más destacada es la depresión.

Si bien podemos pensar que el enlace con la sociedad y el sentido de pertenencia se lo debemos a nuestra familia, lo cierto es que las amistades son necesarias y recomendables para hacernos sentir bien y elegir nuestra compañía. ¿Qué sucede cuando no tener amigos se traduce en no contar con nadie que sea capaz de apoyarte, de escucharte o de estar allí para ti cuando lo necesitas?

Ver también: Consejos para tener más amigos

Los sentimientos de angustia aparecen de un momento al otro, la autoestima está por el suelo y nos sentimos realmente solos en un mundo con billones de personas. Por eso, es normal que aquellos que no tienen amigos se sientan enojados o sean críticos con ellos mismos, ya que ven este problema como un fracaso personal. Si bien esto es cierto, también está en sus manos cambiar la situación.

No tener amigos afecta tu salud

Siempre se ha hablado de los beneficios de la amistad y de tener personas en quien confiar. ¿Pero qué sucede con las repercusiones de no tener amigos para nuestra salud (tanto física como emocional)? Según este artículo de investigación realizado por la Universidad Brigham Young (Estados Unidos) y publicado en 2010, aquellos que tienen buenas relaciones sociales pueden vivir hasta un 50 % más (y mejor) que los solitarios.

Esto se debe a que llevar una vida retraída y sin compartir con nadie experiencias y opinioneses un factor de riesgo tan grave como fumar 15 cigarrillos al día o ser alcohólico. La investigación se llevó a cabo en Utah, Estados Unidos. Se examinó a más de 300 000 personas durante 7 años.

Los análisis medían las relaciones de diferentes maneras: el tamaño del círculo social, si estaba en pareja, cuantas veces veía a sus amigos por mes, en qué situaciones se podía contar con las amistades, etc. Sin importar la edad o el nivel de salud, se llegó a la conclusión de que los participantes que tenían vínculos sociales fuertes mostraban una tasa superior de supervivencia.

Quien tiene un amigo tiene un tesoro

Una de las autoras del estudio, Julianne Holt Lunstad, indicó que las relaciones interpersonales pueden influir en nuestra saludy, por ende, en los años que vivimos. Tener gente con la cual se pueda contar en momentos estresantes o angustiantes quizás pueda parecernos algo “normal”; sin embargo, para muchos no es tan frecuente.

Un amigo nos puede recomendar visitar al médico si nos ve mal, nos puede alentar para que comamos mejor si hemos aumentado mucho de peso o nos puede instar para hacer ejercicio juntos. Incluso, podemos hacer “sacrificios” por esa persona si así lo necesita: ir a un restaurante de comida saludable, acompañarle al gimnasio, no fumar delante de ella, etc. Las relaciones sociales son muy importantes para nuestra salud física y, por supuesto, mental.

¿Cómo hacer amigos?

En la teoría todo parece fácil, pero ahora es tiempo de encontrar amigos verdaderos (y no perfiles en las redes sociales). El contacto “cara a cara” es siempre mucho más difícil, pero también el que más beneficios aporta. Por eso, debemos hacer un esfuerzo por empezar a hacer amigos reales.

Si no eres una persona muy sociable, te caracterizas por ser tímido o introvertido o tienes un trabajo muy solitario, entonces te recomendamos estos consejos para hacer amigos (y disfrutar de todos los beneficios de la amistad para tu salud). ¡Ponlos en práctica!

Te recomendamos leer: ¿Te cuesta hacer amigos? Tiene solución

1. Supera tus inseguridades

Deja de lado tus miedos, no te critiques, no digas que nadie quiere estar contigo… porque esas afirmaciones alejan a la gente de tu lado. Si te sientes inseguro, debes trabajar este aspecto de ti. La seguridad en uno mismo atrae y permite que otras personas se acerquen.

Acude a un psicólogo si es necesario que te permita recuperar esa confianza en ti mismo. Convéncete de que eres valioso, deseas socializar y que eres una persona muy interesante. Seguro que hay cualidades en ti de las que estás muy orgulloso. Así que, céntrate en ellas.

2. No juzgues a los demás

Quizás el hecho de no tener amigos es por prejuicios propios. Si cada persona que conoces te parece inadecuada para ti, tal vez deberías ser menos “exigente” o dejar de lado las apariencias. Dale la oportunidad al otro para que puedas conocerle mejor.

A pesar de que en el pasado hayan podido hacerte daño, esto no debería hacer que te pongas una armadura que te impida relacionarte de manera abierta y saludable con los demás.

3. Habla más

Nunca se sabe en qué lugar puedes entablar una amistad. En tus vacaciones, en el mercado, en el metro… Seguramente hay personas que comparten contigo varias actividades y no te has dado cuenta.

¿Qué tal comenzar con un simple saludo o una charla básica sobre el clima o algún suceso del día? No esperes a que los demás tomen la iniciativa. El “no” ya lo tienes.

4. Busca amigos por afinidad

Una buena manera de tener amigos es asistiendo a eventos relacionados con tus intereses. Puede ser el deporte, la música, el arte o la jardinería. Lo importante es que te rodees de personas con las cuales puedas compartir momentos agradables.

No tener amigos puede ayudarte a poner en práctica todos estos consejos. De esta manera, iniciarás un camino para encontrar a esas personas con las que sí tienes afinidad. Hay mucha gente en el mundo.

Pareja

Los humanos buscan agruparse entre sus semejantes, siempre en búsqueda de la compañía de otros. Los amigos, la pareja, los compañeros, cualquier grupo para compartir y dejar a un lado la soledad. La preocupación de muchos es estar solos, aunque nadie nace predestinado a estarlo.

La diferencia entre las personas populares y las que casi no tienen amigos radica principalmente en características de personalidad, en el temperamento y el carácter de cada persona. Para algunos, las relaciones interpersonales se dan con facilidad; estas personas pueden entablar conversaciones y mantener amistades de muchos años. Por otro lado, están los que tienen problemas con el contacto social y que no saben qué decir durante la interacción social.

El contexto también influye. Ni una persona con predisposiciones genéticas a ser tímida está condenada a tener pocos o ningún amigo, ni alguien con facilidades para socializar desde la infancia tiene por qué ser muy popular siempre.

Las razones por las que alguien no tiene amigos pueden ser muy diversas. Intervienen factores de crianza que provocan inseguridad y también factores biológicos; por ejemplo, el autismo está asociado a la carencia significativa de amigos.

El psicólogo Andrés Carrillo señala algunas de las causas más frecuentes por las que una persona no tiene amigos.

1. Cuando gana la timidez

Ser tímido o retraído al contacto social puede llevar a una especie de aislamiento voluntario del cual cuesta mucho salir; los tímidos prefieren permanecer en una zona de confort, en vez de exponerse a una situación social que pueda ser incómoda.

2. El centro de atención

Para quienes están acostumbrados a llamar la atención constantemente, las conversaciones deben girar en torno a ellos o, de lo contrario, no se sentirán cómodos.

3. De mal genio

Es difícil ser amigo de una persona que se irrita con demasiada facilidad. A la menor provocación reaccionan con violencia; esta puede ser verbal, física, psicológica o aún peor: una combinación de todas. Tienen poca tolerancia a la frustración y la consecuencia de esto es la dificultad para hacer amistades.

4. Dependencia emocional

En este caso, la mayoría de las emociones se centran en complacer a otro, de quien se tiene dependencia emocional, y dificilmente alguien con este problema podrá tener relaciones sanas.

5. Una vida de mentiras

El mentiroso patológico por lo general aparenta tener una buena relación con sus semejantes y parece ser capaz de crear vínculos sociales abundantes, pero esto no es real. Las mentiras impiden establecer relaciones sociales de calidad.

¿Qué hacer para no sentirse solo y hacer amigos?

Es posible incrementar los círculos sociales de una manera saludable y establecer relaciones duraderas. Cuando de amigos se trata, es más importante la calidad que la cantidad. Carrillo comparte las siguientes recomendaciones para lograrlo:

  • Encuentra las cosas que te unen con los demás. Las cosas que tienes en común con otras personas.
  • Interésate por sus emociones. Esto hace que el vínculo se consolide.
  • Muéstrate vulnerable. Muestra tus sentimientos, lo cual no es un sinónimo de debilidad, sino una señal de confianza.
  • Rompe con la rutina. Sal de la zona de confort e intenta cosas interesantes en compañía de los demás.
  • Mantente cerca. Es importamte mantener el contacto con los amigos. Pero no olvides demostrar tu interés sin invadir el espacio del otro.

La soledad en términos sociales significa estar solo, sin acompañamiento de otra persona. Se puede entender como privacidad y en muchas ocasiones, es necesaria. Sin embargo, cuando se produce durante largos períodos de tiempo puede afectar al individuo y suele ser percibida como algo desagradable.

La soledad, puede llegar a ser muy peligrosa para las personas, ya que el ser humano es un ser social y necesita conectar con otras personas para mantenerse estable psicológicamente. Así que, ¿qué podemos hacer si nos sentimos solos?

20 Cosas que puedes hacer cuando te sientes solo

1- Darse un baño caliente

kamomeen /

Darte un baño agradable y relajante es una gran manera de aprovechar tu tiempo a solas, en lugar de ahogarte en la autocompasión. Además, nuestro cerebro asocia el calor físico con sentimientos psicológicos de conexión.

Esto explica por qué los investigadores de Yale encontraron que las personas que se identificaban como solitarias se daban baños más largos.

2- Hacer algo creativo

Bloomicon /

No importa de qué se trate: puedes apuntarte a clases de pintura, hacer proyectos DIY en casa o aprender a cocinar. El arte muchas veces nace de la soledad.

3- Iniciar un club de lectura

StockSmartStart /

La literatura, a menudo se ve como un deseo de conectar. A veces, cuando nos sentimos solos, creemos que nadie más comparte nuestro punto de vista, lo cual está demostrado científicamente que produce empatía entre las personas. Al iniciar un club de lectura, puedes encontrar a alguien que piense como tú.

4- Hacer una lista de necesidades sociales

stas11 /

Algunas investigaciones acerca de la soledad sugieren a un sentido de aislamiento percibido, por lo que merece la pena que cuando te sientas solo aproveches ese tiempo en determinar cuáles son tus necesidades sociales.

5- Escuchar música

Milles Vector Studio /

La música está comprobado científicamente que ayuda a hacer a la gente feliz. Las melodías optimistas pueden cambiar nuestro estado de ánimo, hacernos recordar momentos positivos o inspirarnos. Incluso ciertas letras pueden hacernos sentir menos solos.

6- Organizar tu casa

Aleutie /

Cuando limpiamos nuestro espacio físico, nuestro espacio cerebral también se libera. ¿O no has tenido nunca esa sensación de calma cuando todo está en orden?

7- Escribir una historia personal

Felicity.S /

Cuando escribimos, tenemos el poder de cambiar nuestra percepción, especialmente cuando la usamos para encontrar nuevas formas de interpretar nuestras emociones, experiencias y narraciones anteriores.

8- Viajar

tynyuk /

Viajar solo a un nuevo destino te pone muchas veces en la situación de tener que iniciar conversaciones con gente desconocida.

9- Encontrar un hobby

Kakigori Studio /

Los intereses compartidos son un gran precursor de la conexión. No podemos garantizar que quienes compartan nuestros mismo hobbies serán nuestros mejores amigos, pero involucrarse en una afición aumenta las posibilidades de conocer gente nueva.

10- Utilizar los medios de comunicación

Julia Tim /

Muchas veces hemos oído que las redes sociales nos hacen cada vez más solitarios. Sin embargo, el problema no son las redes sociales, sino cómo las utilizamos. La idea es que las usemos para planear eventos o citas fuera de la red.

11- No asumir que el dinero ayuda

Visual Generation /

En la actualidad, la obsesión del consumismo nos lleva a desconectar comprando posesiones materiales. Incluso a veces, pensamos que el impulso financiero nos podría evitar la trampa social. Creemos que lo que podríamos comprar si tuviésemos más dinero nos haría más felices y, por tanto, menos solitarios.

12- Ayudar a personas necesitadas

Dooder /

Ayudar a personas que sabemos que nos necesitan pueden ser un buen antídoto contra la soledad, además de un medio para conocer a otras personas y realizar una buena acción. Ayudar a otros que nos necesitan es una forma de conexión íntima que seguramente reducirá los sentimientos de aislamiento.

13- Unirte a un voluntariado

Mascha Tace /

Un voluntariado puede estar relacionado con el punto anterior, pero de una forma más oficial. Centrarse en las necesidades de los demás aleja tu mente de los pensamientos tristes.

Es imposible sentirte solo cuando estás alimentando a gente que ni siquiera tiene un hogar, leyéndole cuentos a niños que viven en un orfanato o bailando con abuelos en un asilo. Ayudar a los menos afortunados te llenará de gratitud.

14- No culparte a ti mismo

Las personas solitarias tienden a culparse a sí mismos o a otros por su aislamiento. Pero hay muchas causas que no tienen nada que ver con las personas: los medios de comunicación visual, la dispersión de vida, la fugacidad de los empleos, los divorcios o el ritmo de la sociedad son algunos de ellos. Quítate carga de encima.

15- Ver una película

Treter /

Ver una película solo o llamar a algunos amigos, no importa. Los importante es que te adentres en una historia interesante que borrará tus pensamientos sombríos.

16- Identificar la causa de tu soledad

Lo ideal es empezar identificando la causa de tu soledad antes de empezar a hacer cosas al azar, perder la esperanza y sentirte peor. ¿Se debe a tu trabajo, a tus amigos…? La causa de tu soledad te indicará la solución adecuada.

17- Adoptar un animal doméstico

tynyuk /

Un gatito o un perrito son la mejor solución para animarse. La alegría de las mascotas, además de las preocupaciones que acarrean, será perfectas para olvidarte de tus problemas. Incluso un loro o unos peces pueden hacer maravillas con tu humor.

18- Correr

Seventy Three /

Correr está científicamente probado que te hace más feliz. Aunque solo sean 30 minutos de caminata, te ayudarán a levantar tu estado de ánimo.

19- Salir a tomarte un café

cosmaa /

Ve a una cafetería que esté lejos de tu oficina o tu casa. Pídete un café y siéntate. Seguro que empiezas una conversación con alguien. No te preocupes si es una conversación superflua o esa persona no te cae demasiado bien, probablemente no lo vuelvas a ver.

20- Asistir a clases de un nuevo deporte

ISOVECTOR /

El ejercicio exacto no importa. Lo importante es que harás ejercicio a la vez que conoces a gente nueva y sentirás apoyo en el ambiente de una clase grupal.

Por qué te sientes solo aunque estés rodeado de amigos y cómo puedes remediarlo

Tienes amigos, familia, quizá hasta pareja. Sin embargo, llegan los fines de semana y te sientes vacíx. Los pocos planes que tienes no te motivan. Ves a tus conocidos con grandes historias y aventuras en Instagram. Y, sin embargo, tú tienes que luchar para que tus amigos se reúnan y al final acabas con tu mejor amigo tomándote una cerveza o merendando. Planes anodinos que hacen que te sientas solo, aunque sepas que tienes personas a tu alrededor.

Es una epidemia al alza, o así lo asegura un estudio estadounidense que revela que el 46% de los jóvenes sufre de soledad, el 43% de los cuales cree que no tiene ninguna relación sincera y profunda en su entorno.

El principal causante que señalan los estudios, recogidos por el portal Psychology Today, son las redes sociales. Los jóvenes hoy en día pasamos mucho menos tiempo socializando en persona. Las relaciones suelen ser digitales y aunque son más constantes (estamos siempre hablado por el móvil) llenan menos.

Las redes sociales, además, alimentan nuestra ansiedad social. Quizá quieres hablar con alguien, pero tus amigos están ocupados. Entonces entras a WhatsApp constantemente, sin recibir nuevos mensajes, aburrido, sintiéndote solo porque nadie te dice nada. Crees que tus seres queridos realmente no son suficiente y te sientes solo aunque estás rodeado de gente. Antes, como no había redes, no sentías la necesidad de estar siempre conectado, así que esta ansiedad y soledad no tenía espacio, solo hablabas con tus amigos cuando estabas con ellos.

La soledad es peligrosa. No solo porque psicológicamente te carga de tristeza y vacío existencial, sino porque tu mala salud mental tiene efectos físicos: un sistema inmunitario debilitado, alta presión arterial, problemas de sueño, desórdenes alimenticios y depresión.

Por eso mismo, la psicóloga Barbara Fredrickson ha propuesto la teoría de los “micro-momentos”, una técnica que debe servir para conectar a las personas y alejarlas del sentimiento de soledad que se está convirtiendo en epidémico entre los jóvenes.

Según la psicóloga, debes buscar conexión con los que te rodean. Pero no solo familia o amigos, también con compañeros de trabajo, los vendedores o camareros con los que interactúes diariamente. “Una simple sonrisa, el contacto visual, quizá hasta una palabra amable. Eso es todo. Estas pequeñas conexiones benefician a ambos –dar es recibir– y mejora tu salud, estado de ánimo, alivia el estrés y te proporciona bienestar general”, explica la experta.

“Los estudios determinan que a través de pequeñas acciones aumenta la salud comunitaria”, añade. Es decir, si todos hacemos estos pequeños gestos, todos nos sentiremos mejor. Párate a pensarlo: que las personas te respondan con frialdad o interactuar con otros sin emociones positivas hace sentirte todavía más solo. Por ejemplo, no saludando en el ascensor o no quitándote los cascos cuando pasas por caja estás evitando un contacto humano, es todo frío, sin ningún tipo de relación con el mundo que te rodea. Refuerzas tu coraza de tristeza y soledad.

La clave para no sentirte en la más profunda soledad es crear estas conexiones, estos ‘micro-momentos’. No son relaciones duraderas ni significativas, pero añaden ternura a tu día a día. Así, cuando tus amigos no puedan responderte y necesites interactuar con personas, no tendrás que estar mirando como loco el móvil, enviando mensajes que no te están respondiendo. Es tan fácil como salir a la calle, hacer tus actividades diarias y dar y recibir cariño en una sociedad que se ha olvidado de hacerlo.

La soledad ya no es solo un concepto abstracto, es un modo de vida. Según el Informe de la Soledad de 2015 de la Fundación ONCE, un 20% de los españoles mayores de 18 años viven solos. Sin embargo, el dato más llamativo es que el 41% de las personas que viven solas lo hacen por obligación. Eso se traduce en que un 7,9% de los españoles mayores de 18 vive solo, aunque no querría hacerlo.

Sin embargo, gran parte del problema no es solo las personas que viven, sino las que se sienten solas . Según una encuesta de la aseguradora Cigna realizada a más de 20.000 estadounidenses, prácticamente la mitad de ellos aseguraba que a veces o siempre se sentían solos o excluidos. Algo que lejos de afectar sobre todo a personas mayores o jubiladas, era un síntoma más preocupante en los jóvenes. De hecho, la generación Z, es decir jóvenes entre 18 y 22 años, afirmaba ser la generación más solitaria.

Para evitar que la soledad se convierta en una enfermedad, los expertos aportan algunas ideas de cosas que están en nuestra mano para sentirnos menos solos, a pesar de nuestras circunstancias.

Aprender a estar solo: No es lo mismo estar solo, que sentirse solo, la diferencia tiene mucho que ver con nuestra actitud. Así, la primera idea que remarca el psicólogo Manuel Antolín es que si bien es importante cultivar las relaciones sociales, no se trata de “correr buscando la compañía de los demás, porque seamos incapaces de estar solos”, ni tampoco de mantener relaciones tóxicas con personas que no nos aporten nunca “positividad, alegría y optimismo”. Por ello es importante aprender en primer lugar a saber estar bien estando con uno mismo. En este sentido el experto aporta que “algo que puede ayudarte a sentirte mejor en tus momentos de soledad es aprender a meditar”. Otra idea es aprovechar más el tiempo que pasamos solos con actividades como “dar un paseo por un lugar agradable, disfrutar de un buen libro, una buena película, etc.”

Tener una mascota: Sentirse acompañado no solo depende estar con otras personas. A veces una mascota aporta mucho más que un compañero de piso que nunca está en casa. Sobre este punto, el psicólogo Miguel Ángel Rizaldos insiste en que una mascota, además, “te obliga a tener una responsabilidad y una rutina, así que ya no puedes quedarte encerrado en tu habitación, tienes que salir a la calle y darle de comer”. Evidentemente no acompaña lo mismo un pez que un perro con el que salir a pasear o a correr. De hecho, tener un perro ayuda a conocer gente, puesto que “los dueños de perros inician muchas más conversaciones entre ellos”, como aporta el psicólogo. Otra razón que puede animarte es que “el acariciar tu perro durante 20 minutos es suficiente para aumentar en un 10% tus niveles de serotonina, conocida como la hormona de la felicidad”, lo que de paso mejora tu estado de ánimo.

Ayudar a otras personas: Si no solo queremos dejar de sentirnos solos, sino también sentirnos mejor con nosotros mismos, otra idea es salir de casa para aprovechar nuestro tiempo ayudando a los demás. De hecho, un estudio publicado por la revista Emotion explicaba que lejos de lo que puede pensarse, “cuando se trata de la búsqueda de la felicidad, la cultura popular fomenta un enfoque en uno mismo”, sin embargo “la evidencia sugiere que lo que constantemente hace felices a las personas es centrarse prosocialmente en los demás”. En este sentido colaborar en una ONG, hacer algún tipo de voluntariado, colaborar con residencias de ancianos o actividades infantiles, etc., no solo te permitirá conocer gente y trabajar en equipo, sino también ayudará a sentirnos mejor con nosotros mismos.

Apagar el móvil y el ordenador: Tener más de doscientos amigos en Facebook no evita que nos sintamos solos, y es que veces esa soledad tiene que ver precisamente con el aislamiento social que provocan el uso de algunas tecnologías. A este respecto, Manuel Antolín insiste en que “estar todo el tiempo conectado te hará desconectar de ti y de tus relaciones offline”. Al fin y al cabo, el objetivo de estas redes sociales es el de “estar conectados con nuestros amigos o incluso para conocer gente nueva”, no solo en el mundo on-line, sino también de forma física. En este sentido, dándole una vuelta a la idea, existen aplicaciones no solo para ligar, sino también para entablar amistad. Por ejemplo, Meet Up, que permite apuntarse a actividades con grupos de gente.

Conectar con las personas de tu alrededor: Puede que vivas solo, o incluso que trabajes solo desde casa si eres autónomo, pero a lo largo del día lo cierto es que tienes la oportunidad de interactuar con muchas personas de tu alrededor, aunque quizás no te habías dado cuenta. “Podemos interactuar, aunque sea con el cajero, el portero, el taxista, y no necesariamente tienen que ser conversaciones largas y/o profundas que puedan resultar incómodas”, recuerda Miguel Ángel Rizaldos. Así el experto explica que “interacciones sobre temas de actualidad, el tiempo, etc.”, son “conversaciones intrascendentes pero que nos hacen tener contacto con los demás”.

Recuperar relaciones perdidas: Está claro que hay personas tóxicas de las que es mejor alejarse, pero gran parte de las relaciones que se pierden por le camino solo corresponden a pequeños malentendidos, o incluso una perdida de contacto por dejadez. Así, Kathleen Smith, divulgadora sobre bienestar emociona explica que “a menudo desafío a mis clientes para que retomen el contacto con sus familias”. Ejemplos tan sencillos como una llamada semanal con un hermano, o volver a escribirnos de vez en cuando con ese amigo que se fue a vivir al extranjero, ayudan a sentirse más en contacto.

Huir de los pensamientos negativos: Hay personas que realmente se sienten solas, y otras que creen que deben sentirse mal por estar solas. La presión social hace que el ideal de vida sea tener una pareja o una familia, o tener muchos amigos, pero no todo el mundo ha de encontrar su felicidad de la misma manera. Así es esencial no obsesionarse con esos pensamientos negativos. “Desde la psicología sabemos que cuanto más te resistes a un pensamiento, más fuerte se hace. Es como intentar no pensar en un elefante azul: irremediablemente terminas pensando en ese elefante azul”, aporta Rizaldos. Así, el experto insiste en que “científicamente esta constatado que cuanto menos luche con tus pensamientos negativos por estar ahí, más rápidamente perderán fuerza. Ya que dejarás de interpretarlos como un peligro contra la que tienes continuamente que luchar”.

Asumir que tener amigos no es tan fácil: Las relaciones sociales son difíciles y complejas, y no todo el mundo puede tener “un millón de amigos” como en la canción. Es por ello que hay que valorar a las personas de nuestra vida en su justa medida y no pensar que todos los conocidos se convierten en amigos instantáneos, para no decepcionarnos y sentirnos excluidos. “Lo que hay que recordar en nuestra era de gratificación instantánea es que no se encuentran amigos; en cambio, los amigos se hacen, confeccionados, realmente, con el tiempo” es la opinión de Ellen Hendriksen, psicóloga clínica. Por ello la clave está en buscar actividades en las que coincidamos muchas veces con las mismas personas y no pensar que vamos a encontrar un amigo para toda la vida en una fiesta casual.

La preocupación principal de muchas personas en el mundo puede resumirse en una frase: «no tengo amigos». Ahora bien, nadie nace predestinado a estar solo. En este artículo veremos algunas claves para entender por qué en ciertas ocasiones aparece el sentimiento de soledad absoluta, y qué se puede hacer para remediarlo.

  • Artículo relacionado: «Los 12 tipos de amigos: ¿cómo son los tuyos?»

«No tengo amigos»: posibles explicaciones

El número de amistades se basa en predisposiciones basadas en gran medida en el temperamento y el carácter. La diferencia entre las personas populares y las que no tienen amigos radica principalmente en características de personalidad.

Es común ver cómo en distintos ámbitos sociales existen sujetos a los que las relaciones interpersonales parecen dárseles dadas, teniendo una facilidad tremenda para entablar conversación y para mantener amistades en el tiempo.

Luego tenemos la otra cara de la moneda, son los sujetos a los que se les dificulta en gran medida el contacto social, por lo general no saben qué decir durante la interacción social, los invade la ansiedad y terminan por decir “no tengo amigos”.

Ahora bien, el contexto también influye. Ni una persona con predisposiciones genéticas a ser tímida está condenada a tener pocos o ningún amigo, ni alguien con facilidades para socializar desde la infancia tiene por qué ser muy popular siempre.

Teniendo en cuenta esto, pasemos a las causas que pueden hacer que una persona no tenga amigos. En ello puede haber factores de crianza que hayan generado inseguridad en la persona y esto puede verse reflejado en la ausencia de amigos, y también existen factores de origen biológico que pueden influir; los Trastornos del Espectro Autista están asociados a la carencia significativa de amigos.

Algunas personas en ocasiones se hacen la pregunta “¿por qué no tengo amigos?” y no llegan a dar con una respuesta demasiado clara. A continuación veremos las causas más frecuentes e importantes en la mayoría de los casos.

1. Somos personas tímidas

Ser tímido o retraído al contacto social puede hacernos caer en una especie de aislamiento voluntario del cual nos cuesta mucho salir; preferimos permanecer en nuestra zona de confort en vez de exponernos a una situación social que pueda ser incómoda para nosotros.

2. Comportamiento histriónico

La persona histriónica es aquella que está acostumbrada a llamar la atención constantemente. Para estas personas las conversaciones deben girar en torno a su persona o de lo contrario no se sentirán cómodas.

3. Temperamento colérico

Son sujetos que se irritan con demasiada facilidad. Al menor estímulo adverso son capaces de reaccionar con violencia (verbal, física o psicológica). Tienen baja tolerancia a la frustración y esto les trae como consecuencia la dificultad para tener relaciones de amistad.

Cuando somos dependientes emocionales centramos la mayoría de nuestras energías en complacer a la persona de la cual tenemos la dependencia y olvidamos que también podemos relacionarnos con otras personas de manera saludable.

5. Mitomanía

El mentiroso patológico por lo general aparenta tener una buena relación con sus semejantes y parece ser capaz de crear vínculos sociales abundantes, pero esto no es más que una máscara, una capa de humo que esconde la realidad. Los sujetos que mienten de manera recurrente no son capaces de establecer relaciones sociales de calidad. Cuando los otros se dan cuenta de las mentiras terminan por alejarse.

Qué hacer para no sentirse solo y ganar en amistades

Ahora que hemos visto las principales causas que pueden llevar a una persona a preguntarse “¿por qué no tengo amigos?” veremos qué podemos hacer para incrementar nuestro círculo social de una manera saludable, estableciendo relaciones duraderas y de calidad. Cuando de amigos se trata, es importante tener en cuenta que lo que más importa es la calidad y no la cantidad.

1. Encuentra las cosas que te unen con los demás

Esto se refiere a estar atentos sobre las cosas que tenemos en común con otras personas. Cuando nos demos cuenta que existen coincidencias en gustos o en opiniones con alguien más podemos tomar eso para entablar una conversación.

2. Pregunta por sus emociones

Una vez que hemos sido capaces de entablar la conversación es importante preguntar por las emociones del otro. Esto hace que el vínculo se consolide y nos ponga en vías de tener una relación de amistad duradera y de calidad.

3. Muéstrate vulnerable

Hay quienes creen que vulnerabilidad es sinónimo de debilidad, pues nada más alejado de la realidad. Cuando tenemos una relación de amistad con alguien y confiamos en esta persona, ser vulnerables mostrando nuestros sentimientos ayuda a fortalecer ese vínculo. Es una señal de confianza que el otro identifica y valora.

4. Rompe con la rutina

Para tener amigos es importante salir de la zona de confort e intentar cosas interesantes en compañía de los demás. Por ejemplo, podemos tener conocidos en la oficina o en el colegio con los que nos llevamos bien, pero hacer planes y reunirse en otro ambiente puede llevar la amistad al siguiente nivel.

5. Mantente cercano

Una vez que hemos logrado establecer amistad con alguien, es importante mantener el contacto frecuente con dicha persona. No vamos a volvernos acosadores ni nada por el estilo, pero demostrar el interés con mensajes de texto para saber cómo se encuentra nuestro amigo es una buena manera de estar cerca. Debemos tener cuidado de no invadir el espacio personal del otro o de lo contrario resultaría contraproducente.

Referencias bibliográficas:

5 hallazgos sorprendentes sobre la soledad y las personas que se sienten solas

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Los seres humanos han sobrevivido formando grupos cooperativos.

La realidad de sentirse solo no es cómo mucha gente se la imagina. La periodista Claudia Hammond, quien participó en el diseño y análisis de los resultados de la encuesta del proyecto de la BBC Loneliness Experiment (Esperimento sobre la Soledad), explora cinco hallazgos que son contraintuitivos.

1. Las personas más jóvenes se sienten más solas que las personas mayores

Cuando piensas en alguien que se siente solo, el estereotipo que tienes en mente es a menudo el de una persona mayor que vive sola y que casi no ve a nadie, pues nadie la visita y le cuesta salir.

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Los adultos mayores no son el grupo de la población que dice sentirse más solo.

De hecho, en el Experimento sobre la Soledad de la BBC, 27% de los mayores de 75 años dijo que a menudo o muy a menudo se sienten solos.

Resultó ser un porcentaje más alto del que se refleja en otras encuestas.

Debido a que la encuesta era por internet, tuvimos una muestra que se autoseleccionó, es decir, que vino por su cuenta al proyecto, y eso pudo haber ayudado a atraer a más personas que se sienten solas al experimento.

Sin embargo, las diferencias entre los grupos de edad son sorprendentes.

  • «Estoy rodeada de gente, pero ¡me encuentro tan sola!»

Los niveles de soledad en realidad fueron más altos entre los jóvenes de 16 a 24 años, con un 40% diciendo que a menudo o muy a menudo se sienten solos.

Esto plantea la pregunta de por qué tantos jóvenes dicen que se sienten solos.

Quizás están más preparados para admitir sentimientos de soledad que las personas mayores, quienes pueden sentir que necesitan enfatizar su independencia.

Pero cuando se les preguntó a todos los participantes: ¿en qué momento de su vida se sintieron solos? incluso en retrospectiva, la respuesta más común que daban era cuando eran adultos jóvenes.

Derechos de autor de la imagen iStock/Getty Images Image caption Son muchos los cambios que experimentan los jóvenes adultos. Algunos de ellos los obligan a alejarse de los amigos con los que crecieron.

Por lo tanto, no es necesariamente la vida moderna la que hace que los jóvenes se sientan más solos, sino los factores asociados con la juventud en sí.

Aunque podríamos pensar en las edades de 16 a 24 años como un momento de nueva libertad para divertirse, salir de la escuela y tener más control sobre nuestras vidas, también es un momento de transición: mudarse de casa, comenzar la universidad, iniciar un nuevo trabajo, una relación estable.

  • «Es imposible encontrar a alguien para casarse»: la terrible soledad de los habitantes del país donde la población disminuye más rápido en el mundo

Todos esos son momentos clave que nos alejan de los amigos con los que hemos crecido.

Al mismo tiempo, muchas personas están en un proceso de descubrir quiénes son y cuál creen que es su lugar en el mundo.

Además, las personas no están acostumbradas a estos sentimientos de soledad y aún no han tenido la experiencia de saber que ocurren a menudo o, al menos, no han tenido la oportunidad de encontrar formas de lidiar con esos sentimientos, como distraerse o empezar a buscar una pareja.

2. 41% de las personas piensa que la soledad puede ser positiva

Este hallazgo coincide con las teorías de pensadores como el difunto neurocientífico John Cacioppo, que creía que evolucionamos para experimentar la soledad porque puede ser útil, aunque sea muy desagradable.

Derechos de autor de la imagen iStock/Getty Images Image caption La soledad a largo plazo puede repercutir en nuestra salud.

Los seres humanos han sobrevivido formando grupos cooperativos. Si las personas sienten que están siendo excluidas de un grupo, los sentimientos de soledad podrían llevarlos a esforzarse por conectarse con los demás, a encontrar nuevos amigos o a revivir viejas relaciones.

El problema es que esa situación se puede volver crónica y puede tener un impacto serio en el bienestar y quizás incluso en la salud.

Los sentimientos de soledad crónica se asocian con un mayor riesgo de sufrir de depresión tras un año de empezar a experimentarla.

  • 4 maneras como la soledad puede afectar tu salud física

Nos sorprendió que en la encuesta, aunque el 41% de todos los participantes dijeron que la soledad podría ser positiva, esta tasa se redujo al 31% en el caso de los que dijeron que a menudo se sienten solos.

La soledad puede ser hacerte sentir tan miserable y angustiado, que cuando se extiende en el tiempo puede ser difícil verle un lado positivo.

3. Las habilidades sociales de las personas que se sienten solas no son peores que las del promedio

A veces se asume que las personas que se sienten solas están así porque les resulta difícil hacer amigos y, por eso, se piensa que ayudarlas a mejorar sus habilidades sociales marcaría la diferencia.

Derechos de autor de la imagen iStock/Getty Images Image caption Puede haber personas cuyas habilidades sociales son buenas y aún así se sienten solas.

Esto no fue lo que encontramos al analizar los resultados de la encuesta. Un elemento clave de la interacción social es la capacidad de percibir lo que otras personas están sintiendo para poder ajustar nuestras respuestas y actitud a esa percepción.

Quizás las personas con las que estamos interactuando están preocupadas por algo o quizás las hemos ofendido sin darnos cuenta.

Una forma de medir esta habilidad es darles a las personas imágenes de una serie de rostros o incluso de ojos para evaluar qué tan buenos son para determinar qué emoción están experimentando esas personas en las fotos.

  • La soledad, un mal contemporáneo mundial que en Reino Unido ahora es asunto de Estado

No hubo diferencia entre los puntajes promedio de las personas que a menudo se sentían solas y las personas que no se sentían así.

Sí hubo diferencias en las puntuaciones del neuroticismo, que, de acuerdo con la psicología, es la probabilidad de inestabilidad emocional, cambios de humor, sentirse deprimido, solo, enojado o triste.

Esas diferencias en el neuroticismo tal vez se deba a la ansiedad provocada por las situaciones sociales la que les dificulta a las personas que se sienten solas lidiar con el sentimiento de soledad y no tanto las habilidades sociales que posean.

4. El invierno no te hace sentir más solitario que otra época del año

En el período previo a la navidad, a menudo se ven campañas de organizaciones benéficas en las que se ven adultos mayores solos y aislados.

Derechos de autor de la imagen Getty Images Image caption Las personas que se sienten solas sufren la soledad en todas las estaciones del año, no sólo en el invierno.

Es un día del año en el que las personas tratan de reunirse con sus seres queridos para celebrar, por lo que la idea de enfrentar el día solo es algo que mucha gente temería.

La comediante británica Sarah Millican lleva a cabo una muy exitosa campaña en Twitter conocida como #joinin y busca que las personas que se sienten solas durante el día de navidad puedan conversar entre sí.

Y si vives en el hemisferio norte, entonces la navidad también cae en el medio del invierno, cuando los días son más cortos y la gente se queda más tiempo en espacios cerrados, lo cual aumenta la sensación de aislamiento si ya de por sí te sientes solo.

Pero descubrimos que para muchas personas que se sienten solas, el invierno no es peor que en cualquier otra época del año.

Les pedimos que nos dijeran en qué momento del año y en qué momento del día se sentían más solos y estos fueron los resultados:

Derechos de autor de la imagen iStock/Getty Images Image caption Los resultados de la encuesta de la BBC demuestran que la soledad nos pega en cualquier época del año.

Más de dos tercios de las personas dijeron que el invierno no era más solitario que cualquier otra época del año.

La minoría de personas que dijeron que una época del año en particular los hacen sentir más solitarios, eligieron el invierno, pero otro grupo minoritario incluso eligió el verano.

En navidad, muchas personas hacen todo lo posible para asegurarse de que todos sus allegados estén incluidos, invitando a los amigos que saben pueden llegar a estar solos.

Pero en verano, si todos los demás se van de vacaciones, es posible que alguien se quede atrás.

Entonces, tal vez deberíamos comenzar a preguntarnos si otras personas podrían sentirse solas todo el año, en lugar de solo en navidad.

5. Las personas que a menudo se sienten solas tienen niveles más altos de empatía que muchas personas

En la encuesta se midieron dos tipos de empatía.

Derechos de autor de la imagen iStock/Getty Images Image caption Ver que otros son rechazados hace que las personas que se sienten solas sientan más empatía por ellas.

Una de ellas fue la empatía por el dolor físico de los demás: cuánto realmente lamentas que alguien accidentalmente se haya lastimado la mano cuando la puerta se cerró, o cuando alguien agarró un sartén hirviendo o una avispa lo picó.

El otro tipo es cuánta empatía tienes por el dolor social de otras personas, por alguien que ha sido acosado o intimidado en la escuela, por una persona que no ha sido invitada a una fiesta o que su pareja la abandonó.

No hubo diferencia en la empatía por el dolor físico entre las personas que se sentían más o menos solas. Pero las personas que dijeron que a menudo o muy a menudo se sentían solas obtuvieron puntuaciones más altas en promedio por la empatía por el dolor social.

Tal vez porque han experimentado por sí mismos lo que se siente quedarse fuera, se identifican más con otras personas que se encuentran en la misma situación.

Sobre los resultados

Los hallazgos de este artículo se basan en una encuesta hecha a 55.000 personas en todo el mundo, a través de internet. Se llama BBC Loneliness Experiment (Experimento sobre la Soledad). Fue creado por académicos de tres universidades británicas en colaboración con Wellcome Collection.

Puedes leer la nota original en inglés haciendo clic aquí

Ahora puedes recibir notificaciones de BBC News Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *