0

Examen de conducir practico nervios

Acabar con los nervios antes y durante el examen práctico de conducir

La época vacacional es la preferida por los jóvenes para sacarse el carnet. Pero muchas veces la falta de fechas disponibles, el factor económico o una falta de confianza, hacen que los nervios estén más que presentes antes y durante el examen práctico de conducir. Desde Autoescuelas Universitas queremos que tengas éxito y que te enfrentes a esta prueba con precaución y seguridad, pero también disfrutando de la experiencia.

Nervios Pre-examen

Es cierto que cada persona es de una manera y hay quien se toma las cosas con calma y sabe controlar sus nervios y su impaciencia mientras otros tienden a sufrir en situaciones donde hay presión e incertidumbre.

Sabemos que en general, es muy difícil aplacar el nerviosismo antes del examen, pero a continuación, te damos unos sencillos consejos que te pueden ser de gran ayuda antes del práctico de conducir.

1.- Dormir bien la noche anterior

El descanso es una de las mejores medicinas para acabar con el nerviosismo y la desconcentración.

Debes recordar que el coche, puede suponer un peligro si no estás al 100%, y aunque en las prácticas se te de genial conducir, ten en cuenta que los nervios pueden aparecer en cualquier momento, por lo que necesitarás estar bien descansado y mantener la concentración durante todo el examen.

Si sabes que los nervios no te van a dejar dormir, prueba cenando ligero, una ducha agradable antes de acostarte y/o un poco de lectura ligera o música para distraerte de lo que te espera al día siguiente.

Para los más nerviosos, hay numerosos ejercicios de relajación, que te ayudan a calmar el estrés y que te ayudan a conciliar el sueño y tener un descanso más productivo.

2.-De camino al examen

¡El día por fin ha llegado y te toca examinarte!. Las horas antes de acudir al examen son cruciales para los nervios.

En primer lugar, olvídate de tomar bebidas energéticas, café, té o algún estimulante aunque no hayas dormido bien y tengas sueño. Esto solo hará que tus nervios vayan en aumento y sea todavía más complicado conducir tranquilo.

Toma un desayuno bien nutritivo, pero no te pases de cantidad, no quieres conducir con el estómago lleno en pleno verano – lo mismo con la comida, si tu examen es por la tarde- esto solo puede hacer que te encuentres mal y aumenten tus nervios.

De camino al centro examinador, te recomendamos que utilices este tiempo para relajarte y pensar en otra cosa. Puedes llevar un libro si haces el trayecto en bus o te llevan en coche, o por ejemplo escuchar un poco de tu música favorita si vas a pie.

3.-Sal con tiempo

Muy importante este punto. Para evitar ponernos más nerviosos antes del examen práctico de conducir, por favor, sal con tiempo.

Esto resta incertidumbre y estrés antes de enfrentarte a la conducción, además así tienes más tiempo para liberar tu cabeza y pensar en otra cosa olvidándote así de los nervios.

Controlar los nervios durante el examen

Tanto si es la primera vez que te presentas al examen práctico de conducir, como si ya lo has realizado alguna vez, debes mantener la calma. Ambas situaciones tienen sus ventajas y desventajas.

Si es la primera vez, tranquilo, sabemos que enfrentarse a nuevas situaciones puede ser complejo, pero seguro que tu profesor te ha explicado una y mil veces el funcionamiento del examen. Aunque creas que no, sabes a lo que te enfrentas, y por supuesto, no es nada del otro mundo, debes tomártelo como una clase práctica más y no darle mucha más importancia.

Si por el contrario, ya has suspendido anteriormente, aunque sabes a lo que te toca enfrentarte, la presión económica o la desconfianza en ti mismo puede alterarte más de la cuenta.

En primer lugar, olvídate del dinero durante el examen, eso solo empeora la situación, debes concentrarte en conducir y nada más. Y en cuanto a la desconfianza, es muy normal que surja este problema después de algún suspenso, pero seguro que has seguido con tus clases y has afianzado tu conducción. Si tu profesor te ha dado el visto bueno para presentarte, es que estás preparado, concéntrate en ello.

Actuar frente al examinador

De nuevo, no te centres en los nervios, lo nuevo de la situación, o la matricula del examen, ahora te toca escuchar al examinador y actuar con naturalidad y con respeto. Durante el examen, debes hacer caso a sus indicaciones. Antes te habrán vuelto a explicar el funcionamiento de la prueba, por lo que de nuevo, debes estar tranquilo.

Una vez en el vehículo, recordamos, tomatelo como una clase práctica más y actúa en consecuencia. Seguro que con tu profesor habitual, realizabas las comprobaciones pertinentes siempre en el mismo orden para no olvidar nada. Comprueba tu cinturón, retrovisores, asiento… así hasta que estés seguro.

Ahora, será el examinador quien te irá dando indicaciones, eso sí TUS SENTIDOS SIEMPRE AL 100%, ya que puede darte indicaciones, y encontrarte con alguna señalización que contradiga el itinerario que te ha dado el profesional. No es muy común, pero es así como se ve realmente tus habilidades al volante.

Otro aspecto muy importante es que para evitar los nervios, y hacer una maniobra peligrosa o incorrecta, preguntes al examinador cuando no has oído o entendido alguna de sus indicaciones. Debes recordar que puedes hablar en caso de una duda como esta.

Esto te ayuda a mantener la calma y a poder reaccionar y hacer el examen práctico de conducir de manera más segura y con total éxito.

Los nervios a causa de factores externos

Hay quien está más preocupado por lo que puedan hacer otros vehículos o peatones que por el propio examen.

En primer lugar, ten muy claro, que no puedes controlar todos los factores, por ello, durante tu examen, no te pongas nervioso pensando en “qué va a hacer ahora esta furgoneta inmensa que tengo delante”, “hacia dónde va a girar ese ciclista”, etc. Lo único que debes hacer es estar profundamente atento y concentrado para poder anticiparte y reaccionar ante cualquier situación.

Y por supuesto no vayas con miedo, o con pensamientos negativos, esta es una fórmula totalmente equivocada puesto que esto solo conduce a una mala ejecución de la prueba de conducir.

Ten confianza en ti mismo, si tu profesor está seguro que estás preparado, es por algo. Aun así tampoco tengas vergüenza en tener que realizar un mayor número de clases prácticas que tus amigos para aprobar o ir con confianza, cada uno, necesita su tiempo.

En resumen, hay mil maneras de controlar los nervios, pero lo más importante es que intentes tener una actitud positiva y te concentres totalmente en conducir de manera segura y como has practicado.

Si tienes dudas sobre el examen práctico de conducir o te quieres preparar para conseguir tu carnet, no dudes en contactar con nosotros. Desde Autoescuela Universitas, resolvemos todas tus dudas.

Resultados examen teórico y práctico DGT

Si has superado los nervios y tienes buenas sensaciones con los resultados de tus exámenes de la DGT te mostramos como ver los resultados de forma online. Si haces clic en el encabezamiento supeior «Resultados examen teórico y práctico DGT» te enviamos a una página en la que se explica paso a paso como poder consultarlos.

Recuerda hacer la consulta en los 15 días posteriores a la realización del examen.

No consigo aprobar el examen práctico de conducir, ¿qué hago?

Es normal caer en la desesperación y que el estrés se adueñe de nosotros cuando aprobar el examen práctico de conducir se nos resiste más de la cuenta. Sabemos de sobra que no es una sensación agradable caer una y otra vez en esos errores al volante que acaban tirando por la borda nuestras opciones de aprobado, pero ha llegado la hora de ser fuerte mentalmente, ya que ahí reside el 90% de las opciones de reponernos e ir a la próxima convocatoria con garantías reales de salir con el coche con la L bajo el brazo.

No te preocupes, es comprensible que te haya entrado cierto miedo escénico al examen práctico de conducir si has encadenado varias convocatorias suspensas, sobre todo si las causas de tus ‘no aptos’ han sido esos fallos tan tontos como eliminatorios. Si es tu caso, estamos convencidos de que la razón de tus errores no es la falta de conocimiento o habilidad al volante, sino simplemente, la falta de confianza. Los nervios suelen ser muy traicioneros, ya que aunque intentemos que no nos afecten, acabamos desconcentrándonos en el intento de quitárnoslos de la cabeza. Entonces, ¿cuál es la (maldita) solución para superar el nerviosismo y poder así aprobar el práctico de conducir?

Cómo vencer los nervios y aprobar el examen práctico de conducir

Más que saber cómo aprobar el examen práctico de conducir, la pregunta que más se hacen la mayoría de los alumnos es cómo vencer los nervios. El sudor frío de las manos, las piernas algo temblorosas, el dolor estomacal… son síntomas que muchos aspirantes llevan consigo el día de la prueba definitiva, y a pesar de ello, consiguen aprobar. No obstante, esos estímulos negativos pueden reducir nuestra habilidad al volante, fatigarnos y hacernos tomar peores decisiones o disminuir nuestros reflejos, o alterar nuestro control de los pedales. Es decir, siempre va ser mejor ir al examen de conducir sin la compañía de estos incómodos factores externos, ¿pero existe algún método seguro para librarse de ellos?

La mejor medicina para ello es, durante la semana previa del examen, haberte reconciliado con tu seguridad y habilidad al volante. La formación es el camino más rápido para alejarse de los nervios. Así que bórdalo como tú sabes en las prácticas previas, conoce lo máximo posible las zonas de examen e incluso, atrévete a tener algún ligero fallito. Nunca está de más, de hecho a veces hasta se agradece cometer un pequeño error en las prácticas para pulir algún defecto. Ir al examen siendo consciente de algo que no debes hacer ante una situación de tráfico concreta (superar obstáculos, estacionamientos en zonas más complejas, cedas con poca visibilidad, etc.) te hará estar más tranquilo y seguro de tus posibilidades de aprobar.

Aprender a conducir es un trabajo constante, y tener la sensación de que has adquirido nuevos conocimientos genera un efecto muy reconfortante para nuestro ánimo y confianza. Así que como te hemos dicho, no temas enfrentarte a situaciones complejas o desconocidas durante las prácticas, ya que la enseñanza que saques de ellas será muy valiosa para el día del examen de conducir. En cuanto a la cantidad de clases, depende de la persona. Hay quien necesita pasarse la semana de antes metido en el coche, y hay quien prefiere pasar la semana previa con un ritmo de prácticas normal. Nuestra recomendación es que no te obsesiones y no hagas más clases de las que el cuerpo te pida. Así que no te satures a ti mismo, haz las necesarias, ir a una práctica cansado puede provocar que nos salga rematadamente mal, y lastrar con ello nuestra confianza de cara al examen.

No te obsesiones tampoco con los criterios de calificación del examinador el día del examen. Ve confiado, llevas tiempo preparándote y ¡tú puedes con todo!

Cómo relajarse el día del examen de conducir

Con estos consejos para el examen práctico de conducir, estamos totalmente convencidos de que afrontarás el día de la prueba con una seguridad en ti mismo que te hará ir mucho más seguro al volante. Pero si estas recomendaciones relacionadas con la conducción y la formación no son suficientes, quizá necesites saber más acerca de algunas técnicas y hábitos para evitar los nervios y sus síntomas y poder así, aumentar tus opciones de aprobar el examen práctico de conducir.

Para ir con una relajación óptima al examen de conducir, es importante haber descansado bien la noche anterior. Duerme 8 horas como mínimo, ir descansado es algo que se agradece muchísimo, ya que la fatiga de haber dormido poco o mal puede ponernos sin darnos cuenta más nerviosos. Además, si reposamos bien, no nos hará faltar tomar ningún café para reactivarnos, ya que no hay sustancia menos recomendable para afrontar el examen que la cafeína, cuantos menos estimulantes de este tipo metamos al cuerpo, mejor. Eso sí, una tila o infusión siempre ayudará paliar los nervios.

No vayas con la hora justa, lo que menos necesitas antes del examen es pasar por una emoción fuerte, así que evita las prisas y ve con tiempo de sobra para evitar el típico estrés de si llego o no llego. Si no quieres que el tiempo de espera se convierta en un foco de nervios, intenta escuchar música, leer un libro… o algo que te mantenga distraído. Como hemos dicho antes, no te satures. Ah, ¡y buena suerte!

Como aprovar el examen práctico ( 5 consejos)

Técnica para controlar los nervios

Para empezar a controlar los nervios , primero debemos aprender a controlar nuestra mente.

tomar control de nuestras emociones, pensamientos y acciones al momento de afrontar toda situacion que nos ponga nerviosos.

cada uno de nosotros reaccionamos de manera diferente ante las cosas que nos suceden. Para algunas personas una situación ¨ X ¨ le pondrá los nervios de punta, mientras que para otros, la misma situación no les alterará su estado emocional ni su sistema nervioso.

¿ Qué son los nervios ?

Ponerse nervioso es algo que experimentamos todos en determinadas ocasiones, cuando nuestros organismo ante cierto estimulos considera que debemos estar alerta.

El problemas es cuando se convierte en una constante y los nervios condicionan nuestras vidas cotidiana, en esos casos es importante aprender a controlarlo.

la hacemos antes distintas situaciones, si tenemos que realizar un examen, antes de una entrevista de trabajo, cuando nos enfrentamos a una situación tensa o incomoda con otra persona, antes algo que esperamos con impaciencia como una noticia importante, al acercarse determinada fecha cuando, vamos a reencontrarno con alguien.

Como vemos son muchas las situaciones en la que nos podemos poner nervioso y cuando eso ocurre experimentamos reacciones y sensaciones, tanto fisicas como psiquicas.

Experimental cierto nivel de nerviosismo ante determinadas situaciones no tiene porque ser negativo, podriamos decir que es algo natural y en parte muy necesario, tampoco nos conviene relajarnos en exceso, ya que tambien eso puede retarno eficacia en algún momento.

En general los nervios suelen juzgarnos malas pasadas, dejandonos en blanco ante una prueba o examen, haciendonos tartamudear si tenemos que hablar en público, no permitiendo concentrarnos en los que estabamos haciendo.

Pueden interferir no solo en nuestras eficacias ante diversas tareas sino tambien en nuetras salud, ya que puede provocar problema de insomnio, taquicardia, ansiedad, cansancio fisico, entre otras. Siempre es posible trabajar con tu propio comportamiento y acabar dominando los nervios antes de que ellos acaben domindote a ti.

En la mayoria de los casos, los nervios cacen desde la inseguridad y del temor a determinadas cuestiones. En principio, debes descubir qué situaciones o temas provocan tus nervios y acar la inseguridad. Y algo muy importante: incluso las personas más seguras de si misma, se ponen nerviosas y titubean cuando algo les incomoda. No eres el único.

Creemos que siempre es posible trabajar con tu propio comportamiento y ganar la batalla a los nervios. Por eso, te dejo estos cinco consejos para dominarlos y salir airosos de cualquier situación.

5 tips para controlar los nervios.

1- Aprende a relajarte: cuando te enfrentes a una situación que te pone nervioso, toma en cuenta que la relajación es fundamental.Es muy importante intentar respirar profundamente. Toma aire durante unos segundos lentamente y expulsalo sin prisa para que tu cuerpo se relaje lentamente mientras los expulsa. Te sentirás menos tenso, comprenderás que puedes tener el control de ti mismo y eso te calmará.

2- Ensaya frente al espejo: Si te enfrentas a una situación en la que debes hablar en público, como una exposición o un examen oral o práctico, y no te sientes seguro de ti mismo, puedes prácticar previamente delante del espelo. Piensa que de esta forma podrás observar lo que van a ver los demás. habla en alto, escucha tu propia voz, examina tus gestos, tu sonrisa.

3-Ten confianza en ti mismo: Cuando estamos nerviosos, la tendencia es de infravalorarnos, de considerarnos menos capaces. Confia en ti mismo.Es fundamental y esa misma confianza la transmitirás a los demás. Ten una actitud positiva. Si te equivocas en algo, no te paralices, seguro que puedes rectificar, sobre todo, aprende de tus errores, celebra tus victorias y no te juzgues. Eres humano y puedes equivocarte.

4- Adopta hábitos saludables: El ejercicio ayuda a calmar kos nervios y el estrés. Si te sientes nervioso con frecuencia es recomendable que ¨ descargus¨ esos sentimientos de alguna forma, y practicar algun tipo de ejercicio ayuda a reducir la ansiedad. ganarás además en seguridad y confianza. En situaciones de estrés la dieta es fundamental, sobre todo para evitar incrementar el grado de ansiedad y nerviosismo. Evita tomar bebidas con cafeina y exceso de azucar, pero toma mucha agua para hidratar el cuerpo y calmarte.

5- Buen descanso: si descansas bien, te sentirás má fresco, tendrás la mente más despejada. sentirte cansado te hará sentir más inseguro. si los nervios no te permiten conciliar el sueño, aparta de tu mente por un momento aquello que te provoca el nerviosismo. Hay determinadas infisiones que son muy efectivas por us efectos relajantes y puedene ayudarte a dormir mejor.

Un último consejo: recuerda que el apoyo de los demás es muy importante y un abrazo puede ser la mejor terapia del mundo.

¿tan difícil es aprobar el carné de conducir?

Cumplidos los 18 años, sacarse esta licencia representa el salto a la edad adulta. El 73% de los alumnos que se examinan suspenden en el primer intento

La observación del entorno por el que se circula a través de los espejos retrovisores es clave para que el alumno supere el examen práctico. / O. Solorzano SUSANA ZAMORA Miércoles, 25 abril 2018, 01:16

Nadie daba un duro por él. Ni familia, ni amigos, ni profesores. Hasta él mismo dudó de sus posibilidades e, incluso, llegó a tirar la toalla. Pero la necesidad le obligó a intentarlo de nuevo y así, después de haberse presentado a 33 exámenes, haber tenido 14 profesores diferentes y haber desembolsado cerca de 12.000 euros durante 25 años, Christian Whiteley-Mason aprobó el pasado año el carné de conducir. «No puedo creer que lo haya logrado después de todos estos años. Aún estoy en estado de shock», declaró.

A sus 43 años, este vecino de la ciudad inglesa de Barnsley (sur de Yorkshire) se presentó por primera vez al examen práctico en 1992. En aquella ocasión, los nervios le jugaron una mala pasada y acabó subido en una acera y empotrado contra una señal de tráfico. Desde aquel fatídico día no levantó cabeza. Rezaba para que no le tocara una de las examinadoras con la que suspendía reiteradamente. «Tras recibir las primeras 56 clases con mi primer instructor, me dijo claramente que me diera por vencido, que nunca aprobaría». Tras una década intentándolo y con 32 fracasos ya al volante, Christian admitió la derrota: conducir no era para él. Pero su trabajo le exigía viajar cada vez más y le resultaba complicado hacerlo dependiendo del transporte público. Así que decidió probar suerte una vez más, pese al escepticismo y la sorna que aguantó de su entorno. Estaba decidido y esta vez, por fin, lo consiguió. «Obtener el carné de conducir ha cambiado mi vida», confesó.

El caso de Christian no es el peor. Una mujer surcoreana de 68 años saltó a la fama hace una década e, incluso se convirtió en la imagen de una campaña de Hyundai, al conocerse que había aprobado el examen teórico de conducir después de 949 intentos. Cha Sa-soon no cejó ni un día en su empeño, aunque después de cinco años lo pagó bien caro: 5.800 euros en matriculaciones, y todavía le quedaban las clases prácticas.

Cumplidos los 18 años, sacarse el carné de conducir representa el salto a la edad adulta. Para algunos supone alcanzar una mayor autonomía; para otros es, simplemente, necesidad. En España hay que superar un examen teórico, con 30 preguntas tipo test, de las que no pueden fallarse más de tres, y una prueba práctica en un entorno urbano y/o interurbano, que dura como mínimo 25 minutos. Conducir puede ser un placer, pero aprender a hacerlo, un suplicio. Según los últimos datos aportados por la Dirección General de Tráfico (DGT) en 2017, el 73% de los alumnos que se examinan suspenden en el primer intento. Ya en 2015, las más de 6.000 autoescuelas españolas advertían de unas cifras desoladoras, ya que de los 872.000 exámenes prácticos que se realizaron ese año, 176.877 se aprobaron en primera convocatoria, apenas un 20%. La prueba teórica tampoco arrojó mucho mejores resultados: solo el 46% la superó a la primera.

Pese a todo, «lo normal» es que el alumno no suspenda más de tres o cuatro veces. «He tenido algunos que han tardado varios años en sacarse el carné, pero porque no tuvieron continuidad. Con unas 40 o 50 horas de dedicación se saca el teórico, aunque no es lo mismo dedicárselas en seis días que en seis años», afirma Miguel Aldana, fundador de Torcal Autoescuelas.

El tiempo es clave. De eso saben bien en la Autoescuela San Cristóbal de Cuenca, cuyo método exprés atrae alumnos de toda España y, especialmente, a personajes conocidos, lo que le ha valido el sobrenombre de ‘la autoescuela de los famosos’. Su éxito, con alto porcentaje de aprobados, está en acortar la preparación del teórico, con clases intensivas de ocho a dos por la mañana y de cuatro a nueve por la tarde todos los días. «En una semana los alumnos pueden tener aprobado el teórico y, en 15 días, tener el carné de conducir en su mano», apunta su director, Rafael Lozano. Aunque lo realmente importante, insiste, es cómo se prepara al aspirante. «Enseñamos un temario elaborado por nosotros mismos, que explicamos y comentamos con el alumno para despejar todas las dudas», apunta. Asegura que muchas autoescuelas ‘low cost’ prescinden de estas clases y solo ofrecen a sus clientes los tests para que se los preparen por su cuenta. «Hemos observado que las nuevas tecnologías (App, test online…) han ido sustituyendo al profesor, que es imprescindible para formar bien al alumno y decirle cuándo está bien preparado para presentarse a examen», asegura Ángela Arias, vocal de la directiva de la Asociación de Examinadores de Tráfico (Asextra). Coincide en este sentido con los profesionales de las autoescuelas en la necesidad de establecer una asistencia obligatoria a clase y un número mínimo de clases prácticas para asimilar la normativa. Precisamente, Gregorio Serrano, director de la DGT, ya ha anunciado que en la próxima reforma que se haga de la Ley de Tráfico, con vistas a aumentar los aprobados, se establecerá un número mínimo de clases, tanto teóricas como prácticas, para que no sea el alumno quien decida cuándo presentarse, como ocurre actualmente.

Vehículos de autoescuelas. / J. P. Reina

En el fracaso pueden intervenir innumerables factores, aunque con frecuencia se culpe a los nervios de todas las desgracias. «Se usa como un cajón de sastre, porque tras la excusa de los nervios lo que realmente se esconde es la falta de conocimiento y también muchas inseguridades que afloran en situaciones de estrés, pero que, en realidad, son consecuencia de una problemática personal que arrastra el alumno», aclara Aldana. «En muchas ocasiones se siente agobiado por la situación económica que vive su familia, pero en otras, la presión llega por unos padres y un entorno que le recuerdan constantemente lo bien que conducen ellos y que aprobaron a la primera», apunta Arias.

Esta examinadora, con más de 20 años de experiencia en la DGT, rememora el caso extraordinario de un misionero al que examinó, pero que ya acumulaba 18 suspensos en el práctico. «Durante sus años en África aguantó todo tipo de presiones, incluso que le pusieran una pistola en la cabeza y lo amenazaran de muerte. Sin embargo, era sentarse en el coche para empezar el examen y entrar en pánico y no dejar de temblar. En casos así, intentamos calmarlos y que tomen confianza, incluso les recomendamos que acudan a un médico para que les ayude a superar esos estados de ansiedad».

Novedades sobre el carné de conducir

  • Cuatro cambios que plantea la DGT para sacarse el carné de conducir en 2018

Pese a no existir una estadística sobre el tiempo medio que se tarda en España en obtener el permiso de conducir, lo cierto es que para algunos el trayecto se hace muy cuesta arriba. María, que se sacó el carné hace unos años, conoció a una compañera de autoescuela que se llegó a presentar 12 veces al examen teórico y 40 al práctico. «Llegó a dar 256 clases con el coche y, ahora, después de tanto esfuerzo y dinero empleado, no conduce porque le da miedo», lamenta.

Falta de madurez

Hasta siete veces pinchó en el examen práctico David (nombre ficticio). A día de hoy, aún se avergüenza del tiempo que tardó en sacárselo. «Creo que fue por falta de madurez. Me apunté al cumplir los 18 años, pero no tenía ninguna necesidad de tenerlo; de hecho, tardé cinco años en coger un coche después de tener la ‘L'». A cada fracaso sumaba un nivel mayor de frustración. «Mi padre era camionero y, aunque nunca me reprochó nada, aquella situación me hacía sentir muy mal. Lo mismo que cuando mi profesor se cabreaba al verme caer tantas veces. Pero lo cierto es que la vez que mejor lo hice, me bajé del coche y dejé el motor encendido. El suspenso fue automático», recuerda David.

Según una investigación realizada el pasado año en Gran Bretaña por la firma de seguros Privilege DriveXpert, las personas con más estudios suelen necesitar varios intentos para aprobar el examen de conducir. Profesores de Psicología de la Universidad de Montfort (Leicester) que participaron en el proyecto defienden que los conductores con mentes más académicas pueden exagerar el desafío en comparación con el resto de personas, que contarían con un enfoque más práctico.

Algunos de esos retos son lasglorietas, auténticos quebraderos de cabeza a la hora de salir y entrar correctamente, y los estacionamientos, en donde los conductores novatos suelen caer como moscas por hacerlo donde está prohibido, subirse a los bordillos o golpear los vehículos ya aparcados. Una maniobra que, tras obtener el carné, sigue sin hacerse bien, pues un estudio de Direct Seguros revela que uno de cada diez españoles aparca ‘a golpe de oído’ y un 30% reconoce que no sabe estacionar bien.

Para los expertos la clave del éxito está en la observación, en controlar lo que pasa a nuestro alrededor. «Nada más empezar la prueba, el examinador clava su mirada en los retrovisores para ver los ojos del alumno. Ellos le darán toda la información que necesita para decidir», precisa Aldana.

El negocio del carné de conducir

Las mejores autoescuelas La elección de la autoescuela es clave a la hora de obtener el carné de conducir. Según un estudio de la consultora Pons Seguridad Vial, Luis Barakaldo, de Vizcaya, con un porcentaje de aptos del 100%, se sitúa como la mejor de España para pasar la prueba teórica. En lo que se refiere a la práctica, la que consigue el resultado más alto es Santa Cruz, en Caravaca de la Cruz (Murcia), con un porcentaje de aprobados del 89,36%. Ciudades con más aprobados Si se pone en relación el número de aprobados en el examen de conducir B con la población que tienen las distintas capitales de provincia, Cuenca, Segovia y Toledo son las que cuentan con mejor ratio, muy por encima de la media nacional.

El examen practico, sin pelos en la lengua

Tenia ya ganas de postear algo como esto. No es mas que una opinion, al fin y al cabo, pero seguro que [email protected] estareis de acuerdo conmigo.

Esto de sacarse el carnet es una costumbre tan socializada que al igual que otras como el sexo, están llenas de mitos, topicos, comparativas y otras estupideces propias de una sociedad dictatorial que te exige lo que es correcto o normal.

Lo primero es que cuando empezamos a dar clases, trenemos en cuenta lo que es «normal» en cuanto al numero y esto esta basado en las que dieron nuestros colegas, hermanos, primos, etc. Esa es la primera gran presion. Despues esta el aprobar a la 1ª, 2ª, etc. que ves autenticos ceporros a todos los niveles aprobando a la 1ª o 2ª y eso crea otro plus mas de presion. Estos condicionantes hacen que si eres mas inteligente, la presion suba. Si eres mas simple, esos condicionantes se convierten en motivacion, ya que conducir, no es pensar, sino reaccionar y precisamente, pensar poco, ya que para eso esta el codigo, para que solo interpretes y reacciones, no para que pienses.

Asi que mi primer consejo es: no pensar, sino actuar cual maquina o ceporro, es decir, mira, observa e interpreta, no pienses, no busques los «por ques» Por que esta linea esta mal pintada? Por que esta señal esta tapada por una rama y no lo arreglan? etc.

Y llega el gran dia…el dia del examen…

El examen practico no es suerte, es 100% memoria y digo bien, si te meten por una zona que conoces, a no ser que pase algo rarisimo en cuanto al trafico, el aprobado lo tienes seguro, pero…que pasa cuando el examinaodr te mete por zona desconocida? Pues EXACTAMENTE lo mismo que a cualquier conductor experimentado, es decir:

errores de distancia de seguridad con vehiculos aparcados,

invasion temporal de sentido contrario,

stop hecho como ceda,

velocidad anormalmente reducida en diferentes espacios de tiempo porque estan literalmente perdidos y tienen que adecuarse al entorno (señales, trafico, etc.)

pero que pasa? Pues que tu tienes el handicap de tener a un examinador/a detras mirandote al segundo y eso te causa presion, nervios, estres y encima eres [email protected], luego el rendimiento baja aun mas. Digamos que un conductor experimentado baja en pericia, de un 80% a un 50% y un novato de un 70% a un 30%

El examen practico es un tramite que todos hemos de pasar, pero que no signfica que el que aprueba sea muy bueno o el que suspende sea muy malo. Hay casos muy flagrantes de gente que lleva conduciendo sin carnet muchos años y claro, se nota y [email protected] que definitivamente, no llevan bien eso del cerebro automatico a la hora de hacer varias cosas a la vez.

Yo planteo varias preguntas:

Cuantos de los que aprueban a la 1ª o 2ª, sin haber conducido antes sin carnet, salen a la autovia y se ponen a 120km/h?

A cuantos de los que aprueban a la 1ª o 2ª, se les va el coche al bordillo o sentido contrario cuando miran a una rotonda, se maforo o señal?

Cuantos de los que aprueban a la 1ª o 2ª saben gestionar el manejo del vehiculo en pendiente?

A cuantos de los que aprueban a la 1ª o 2ª les han dicho eso de «no coges mas mi coche porque lo vas a reventar a acelerones»?

Centímetros cúbicos

Hace unas semanas la DGT anunció la llegada de un paquete de modificaciones para el examen práctico de conducir, modificaciones que a buen seguro provocaron más de una sonrisa entre los aspirantes a nuevos conductores que tuviesen que superar la prueba práctica en un futuro cercano, futuro que, a día 16 de septiembre, ya se ha hecho realidad.

No ha pasado mucho tiempo desde que aquí os anunciásemos la entrada en vigor de esta reforma, que tiene como principal propósito la adecuación a los tiempos actuales del mundo del automóvil, cada vez más avanzado e inteligente. Es por eso que desde este mismo lunes los aspirantes a aprobar el permiso B que no se hayan examinado aún de la parte práctica podrán utilizar elementos de seguridad y confort en los coches de autoescuela que hasta ahora no estaban permitidos. VER VÍDEO

Recordemos que no son pocos los elementos que a partir de ahora se podrán usar en la prueba práctica sin que ello suponga un perjuicio para la calificación de la persona aspirante: desde los sensores de luz y lluvia (aunque será obligación del aspirante conocer cómo se activan de forma manual) hasta el sistema de detección de fatiga o de frenada de emergencia en ciudad.

Los más destacables, sin embargo, son aquellos que se usan con más frecuencia en las pruebas: a partir de ahora se podrá usar el sensor de aparcamiento en las maniobras de estacionamiento, así como los sistemas de cámaras perimetrales o de marcha atrás si el vehículo las equipa. Si el coche está equipado además con asistente de arranque en pendiente se podrá también usar las veces que sean necesarias por parte del alumno. Sin duda, una buena noticia para los aspirantes, que podrán realizar las pruebas con mayor seguridad y tranquilidad.

Has dado tantas clases prácticas antes del exámen que podrías hacer esto:

– «Lo peor de sacarte el carnet de conducir es el teórico que es un rollo»
– Jajajaja…NO. Sabes que lo peor es el examen práctico, y si no lo sabes, lo vas a saber.

Después de 50 clases de conducir, 30 de ellas haciendo lo mismo, vas a tener tu primera oportunidad de demostrar tus habilidades para la conducción delante de un profesional de esto. No, no es Fernando Alonso, hablo de un examinador de tráfico.

Obviamente, el examinador es el malo de la película

No puedes saber qué examinador te va a tocar, es una lotería. Y como en todas las loterías, vas listo si crees que vas a tener suerte.
El examinador bueno no es el que te aprueba porque sí, el examinador bueno es el que se limita a hacer su trabajo y se queda cuando ya has terminado el examen para decirte tus fallos. El examinador malo espera a que te bajes del coche, te suspende y se larga sin dar explicaciones. Desgraciadamente esto último es más común de lo que la gente piensa.

¿Nervios antes del examen?

Te puedes tomar 20 tilas que vas a estar nervioso igualmente, a menos que hagas el examen a las 6 de la mañana. A esa hora no hay nervios, solo hay sueño.
Déjame darte un consejo si aún no te has presentado al examen:
Cuanta menos gente sepa que te presentas mejor, así tendrás que decirle a menos gente que has suspendido.
Esa misma gente te va a decir: «Suerte, ya verás como apruebas». Eso es igual que decir: «Todo va a salir bien». Suena a que alguien se muere fijo.

Enhorabuena, te ha tocado el peor examinador

– ¿Quieres ser el primero en hacer el examen?
La parte buena es que cuanto antes lo hagas, antes te lo quitas. La mala es que puede que seas el primer suspenso.
– ¿Quieres ir después?
La parte buena es que si vas en el coche, puedes aprender de los fallos de tu compañero y ver cómo es el examinador. La parte mala es que cada minuto va a ser una pesadilla y si te toca esperar en el centro de exámenes, puede que tengas que ir varias veces al baño.

Hora del examen

Lo has ensayado mil veces: cinturón, espejos (los del coche), luces, asiento… todo bajo control.
Has repasado todo lo que te puede preguntar el examinador, todo menos los parabrisas traseros porque ni siquiera sabías que existían. Pues vale, seguro que te pide que pongas los parabrisas traseros.

Let’s go!

Bien, si has conseguido salir del centro de exámenes y todavía no la has cagado, estás en el buen camino pero cuidado, no sabes que peligros acechan ahí fuera: Camión mal aparcado, señal tapada, señora pasando cuando NO tiene que pasar, autobús parando, moto dando por saco…etc.

¡¿Pero qué es lo que está apuntando?!

Vas en línea recta y no pasa nada, pero él sigue apuntando cosas en su cuaderno.

Estacione donde pueda

A ver, cómo es eso… colócate a la altura de los reposacabezas, empieza a girar hasta que tengas un ángulo de 90 grados…bla bla bla. Pensabas que ibas a aparcar y acabas haciendo problemas de matemáticas. «Usa la fuerza, Luke».

El examen está a punto de acabar…

Haces un resumen del examen en tu cabeza: No se te ha calado el coche, has aparcado bien, has respetado las señales…¡todo bien! ¿qué puede pasar para que no apruebe?

Falta eliminatoria

Un stop que no se veía, un semáforo en ámbar que se pone en rojo cuando pasas, el profesor ha tenido que intervenir…etc. O puede que el examinador se lo juegue todo a su última carta: Gire a la izquierda…(giras)…cuando pueda…(ya has girado y era prohibido). El profesor te coge el volante y se acaba tu examen.

True Story

Nunca has tenido tantas ganas de matar a alguien.

Más suerte la próxima vez

Aprobar a la primera es complicado, pero no pasa nada, es el ciclo de la vida: Suspendes, das más clases, pagas las tasas y el examen, vuelves a suspender.

Podía haber sido peor

Al menos no has atropellado a nadie… ¿Porque no lo has hecho no?
Además lo bueno de que tanta gente suspenda es que no vas a estar solo. Hay mucha gente que se siente como tú, nadie dijo que iba a ser fácil. Ahora vas a tener que decirle a todo el mundo que sabía que te presentabas, que has suspendido. Entre esa gente siempre están los típicos que te dicen que se lo sacaron a la primera.

¡Ey, que quizás apruebas!

Que alegría eh, pues a recoger tu «L» y a ver si te dejan el coche, porque puede que pases tanto tiempo sin coger el coche después de aprobar, que necesites volver a dar clases 😉

¿Y a ti?¿Qué tal se te dio?

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *