0

Expulsion tapon mucoso

Tabla de contenidos

Pese a la información que existe al respecto, todavía hay algunas mujeres embarazadas que no reconocen cómo es el tapón mucoso y se asustan, acudiendo a su médico o a urgencias. Esto es debido a los diferentes colores y consistencias del tapón.

¿Qué es el tapón mucoso? Y ¿cuál es su función? “Al principio del embarazo, las secreciones del cuello uterino crean una barrera que mantiene sellado este cuello, constituyendo un impedimento físico-químico y hematológico. Dicho muro protector se llama tapón mucoso”, explica Mª Teresa Guio Braojos, matrona del Hospital Nuestra Señora del Rosario, ubicado en Madrid.

Pistas para identificar el tapón mucoso

Entonces, ¿una mujer embarazada cómo puede saber si lo ha expulsado? “Es posible que lo expulse poco a poco, en forma de flujo vaginal intenso. Este proceso puede durar varios días y su aspecto es similar a la clara de huevo. Su color puede ser amarillento o estar teñido de sangre, o bien ser de color marrón, rosa o rojo. También puede ser expulsado en su totalidad de una sola vez y en un solo coágulo de aspecto gelatinoso, acompañado o no de hilos de sangre”, responde la experta.

¿Cuánto tiempo suele pasar entre su expulsión y el comienzo del parto?

Perder el tapón mucoso no es sinónimo de que el parto sea inminente. Así lo cuenta Guio, especificando que en el caso de las madres primerizas el parto podría comenzar varios días después de haber expulsado el tapón mucoso.

¿Una exploración obstétrica en los días previos al parto provocaría la expulsión del tapón?

Las relaciones sexuales o la exploración mediante tacto vaginal pueden afectar al tapón mucoso y provocar un flujo sanguinolento, incluso si el parto no va a empezar en los próximos días. Por ese motivo, “no es necesario acudir al hospital si tan solo se produce el desprendimiento del tapón”, afirma la matrona.

¿Se pueden mantener relaciones sexuales tras perder el tapón?

Salvo que el ginecólogo recomiende lo contrario, “las gestantes pueden mantener relaciones sexuales después de haber expulsado el tapón mucoso”, indica la matrona del Hospital Nuestra Señora del Rosario.

¿Su expulsión se produce dentro de alguna fase del parto?

Sí, en la fase de latencia. Esta fase se caracteriza por el borramiento, o acortamiento, del cuello del útero. En algunas mujeres comienza días antes del parto. En esta etapa, las gestantes tienen contracciones irregulares, que no duelen o son de baja intensidad. Además, se produce la expulsión del tapón mucoso cervical, que suele estar manchado con sangre. En gran parte de los casos, no se borra el cuello hasta que llega el día del alumbramiento.

El tapón mucoso es una secreción ubicada en el canal cervical, que durante el embarazo mantiene sellado el cuello del útero, constituyendo una barrera físico-química e inmunológica.

Se forma alrededor de la semana siete de embarazo y su función es muy importante durante la gestación, ya que protege de la entrada de gérmenes y otros agentes infecciosos.

¿Qué es el tapón mucoso?

El tapón mucoso está compuesto por las células del epitelio del cuello uterino de la gestante, de consistencia similar a un gel con alrededor de un 90 por ciento de agua y el resto de glucoproteínas que le confieren la consistencia mucosa característica.

Esta sustancia suele ser de color transparente o amarillento o marrón, que a veces aparece teñida de sangre, con tonos rosáceos o rojizos.

Expulsión del tapón mucoso

En el embarazo a término, expulsar el tapón mucoso es signo de la inminencia del parto, que puede producirse en horas o en días, tal vez semanas. Algunas mujeres no notan que lo han expulsado. La expulsión se produce porque el cuello del útero comienza a dilatarse al aproximarse el momento del parto.

La mujer notará una cantidad pequeña de flujo mucoso, viscoso y espeso. Se puede perder de una sola vez, o en forma de flujo vaginal intenso durante varios días. Esto suele deberse a una rotura de capilares que se produce con el borramiento o la dilatación del cuello del útero.

Las relaciones sexuales o un tacto vaginal también pueden afectar el tapón mucoso y provocar un flujo sanguinolento, incluso si el parto no va a empezar en los próximos días. Por ello no es necesario acudir al hospital si se produce sólo el desprendimiento del tapón y no hay contracciones rítmicas o no se ha roto aguas.

En cualquier caso, si se notan pérdidas de sangre muy roja y abundante sí hay que avisar al ginecólogo y acudir al hospital para determinar la causa, ya que puede ser señal de una complicación.

Newsletter de Bebés y más

Suscríbete para recibir cada día nuestros consejos sobre embarazo, maternidad, bebés, lactancia y familia.

Síntomas de alerta

Si la mujer detecta el desprendimiento del tapón, conviene consultar al ginecólogo si conviene evitar las relaciones sexuales y los baños, ya que el útero estará más expuesto a infecciones del exterior.

La expulsión precoz del tapón mucoso antes de llegar al término de la gestación es un síntoma de parto inmaduro y pretérmino, podría ser por cérvix incompetente.

En Bebés y más | El flujo vaginal durante el embarazo, ¿cuándo es normal y cuándo debería preocuparnos?, ¿Sabes que tendrás seis tipos de contracciones durante el embarazo? Te enseñamos a reconocerlas, Pérdidas de sangre en el embarazo: a qué se deben en cada trimestre

La expulsión de tapón mucoso es un concepto que aún te sigue generando dudas. Es motivo de consulta frecuente a los servicios de urgencias al final del embarazo.

El embarazo siempre genera múltiples dudas y preocupaciones. Es normal. Mi web está especialmente dedicada a reducir en lo posible, los miedos y la inquietud de tu gestación.

Tienes mucha ilusión y, además, los cambios hormonales te hacen que las vivencias sean aún más intensas. Los miedos son frecuentes.

Por ello, hoy te voy hablar del tapón mucoso. Un tema muy sencillo. Veamos, los mitos y preguntas (y respuestas) más difundidos.

Ésta es la primera pregunta que te quiero explicar. El cuello del útero está recubierto por glándulas y células con gran capacidad para segregar moco. El moco cervical sale hacia la vagina y al exterior en forma de típico flujo vaginal normal y cotidiano de cada mujer.

Como habrás observado a lo largo de tu vida como mujer, el moco no es igual siempre.

Unos días es más abundante y fluido y otros más denso y pegajoso. Estos cambios se deben fundamentalmente al efecto de las hormonas.

El tapón mucoso del embarazo es esto mismo. El flujo del canal interior del cuello del útero (endocérvix).

Su composición es agua (90%), proteínas, mucopolisacáricos, iones e inmunoglubulinas. Todo ello hace que en el embarazo, el flujo se haga como un gel espeso (moco) y actúe a modo de tapón (de ahí su nombre).

Tiene un doble efecto de protección: mecánico e inmunitario-defensivo. Piensa que la vagina no es un lugar estéril. La bolsa amniótica del bebé está a menos de 4 cm de la vagina (el tamaño del cuello del útero) y que el tapón de moco es el único mecanismo defensivo-aislante que lo protege de los gérmenes de la vagina.

Pues bien, algo tan sencillo (y eficaz) genera multitud de preguntas y mitos que hoy voy a aclararte.

¿Cómo puedes saber si expulsas el tapón?

Lo habitual es expulsar en tapón mucoso en los días u horas antes del parto. Pero NO es una regla obligada. Algunas mujeres no notan la expulsión, otras lo hacen dos semanas antes del parto, etc. En sí ello no es ni malo ni bueno.

Cuando una embarazada nota la salida del tapón, en su forma característica es un poco de moco espeso, gelatinoso, de colon pardo (a veces algo sanguinolento). Cuando se acompaña de un leve sangrado, escaso, no debe de preocuparte.

El tapón sella el cuello del útero. De una forma gráfica sería con el «corcho a un cuello de botella».

Al final de la gestación, los cambios hormonales modifican la composición del cuello del útero, lo ablandan, y las pequeñas contracciones en los días anteriores al parto, junto con la presión de la cabeza hacia abajo, provocan que el cuello del útero se entreabra liberando este tapón mucoso.

¿Debo ir al hospital si expulso el tapón mucoso?

Obviamente, no. La expulsión es un hecho fisiológico sin mayor importancia, y que ocurre en el último mes de gestación. Lo habitual es en los días u horas anteriores a parto.

Realmente, ya te he hablado en otros artículos de cuáles son los síntomas de alarma y los motivos para acudir al hospital. Te los resumo aquí:

  • Contracciones
  • Rotura de bolsa
  • Sangrado vaginal
  • Tensión arterial elevada
  • Ausencia de movimentos fetales
  • Fiebre
  • Embarazo prolongado
  • Otras circunstancias que tu ginecólogo haya indicado

La expulsión de tapón puede contener algo de sangrado

Cierto, junto al moco puedes notar algo de sangrado. La diferencia entre expulsión de tapón y sangrado vaginal es importante. Un pequeño sangrado es normal. Pero sangrar en mayor cantidad que una regle es motivo de consulta al servicio de urgencias.

La expulsión de tapón disminuye la protección fetal

Hemos comentado, que el tapón actúa sellando el cuello del útero. En este sentido disminuye la protección. Si es en los últimos días/horas no tiene mayor importancia. Piensa que suele acompañarse en muchos casos de la aparición ya de contracciones, en estos momentos finales del embarazo e iniciales del parto.

Distinto es si ocurre a los 6 meses, por ejemplo. En este caso los cuidados que te recomendará tu ginecólogo, según tu caso concreto, serán muy útiles para evitar infecciones del bolsa amniótica.

¿Es obligatorio expulsar el tapón mucoso?

No. Unas mujeres lo expulsan y otras no. Bueno no es que no lo expulsen, sino que no lo notan. Piensa que en ocasiones se produce en el momento del parto, mezclado con líquido amniótico o enmascarado con las exploraciones de tu ginecólogo/matrona durante la dilatación. Es decir, puede que ni te des cuenta.

En este sentido, no es ni mejor ni peor. Simplemente, cada mujer y cada embarazo/parto son diferentes.

¿Es indicativo de parto?

No. En ocasiones en la urgencia veo embarazadas que acuden por expulsión de tapón, preguntando si estarán de parto.

El inicio del parto se producen por la aparición de contracciones frecuentes, regulares y seguidas. Una expulsión de tapón puede ocurrir varios días o semanas antes.

Si estás de más de 8 meses, no tienes contracciones ni ninguno de los signos de alarma antes comentados, la expulsión de tapón no es indicativo de ir al hospital.

Expulsión de tapón y parto prematuro

Pero, ¿qué ocurre, si tienes menos de 8 meses de gestación?. En este caso la expulsión de tapón puede indicar que el cuello del útero se ha ablandado, acortado, o entreabierto antes de tiempo. Mi consejo es consultar con tu ginecólogo. Te realizará una exploración vaginal y comprobará tu situación. Se trata de descartar una amenaza de parto prematuro.

Expulsión de tapón mucoso y rotura de bolsa amniótica

Es difícil confundir ambos casos. Piensa que el tapón escaso, pardo, sanguinolento y mucoso-pegajoso. Por el contrario, cuando rompes bolsa, la rotura conlleva la salida de líquido fluido, claro y abundante, en la mayoría de los casos.

El tapón mucoso se crea en las primeras semanas de embarazo y sirve para sellar el cuello del útero y así proteger al bebé de infecciones o agresiones que pudieran entrar a través del canal de parto.

Permanece ahí hasta que llega el momento del parto. De hecho, la expulsión del tapón mucoso es la primera señal de que el parto es inminente. Eso sí, hay que tener en cuenta desde que se echa el tapón mucoso pueden pasar desde horas hasta días hasta que el trabajo de parto propiamente dicho comience.

La expulsión se produce porque el cuello del útero comienza a dilatarse preparándose para el parto. Algunas mujeres no se dan cuenta de que han expulsado el tapón mucoso, pero otras muchas sí notan una sustancia blanquecina, marrón o amarillenta mucosa, viscosa y espesa, parecida al flujo vaginal pero más grueso y fibroso. Se puede expulsar de una sola vez o a lo largo de los días.

No te puedes perder …

Color de piel del bebé

Al nacer, la piel de los recién nacidos está muy roja por el esfuerzo realizado en el parto, aunque gradualmente va adquiriendo su tono definitivo, que depende de la herencia genética de sus padres.

Una vez se expulsa el tapón el útero queda desprotegido, por lo que no se recomienda mantener relaciones sexuales ni darse baños.

También es importante observar el color del flujo del tapón ya que debe ser blanquecino, amarillento o marrón. Incluso puede ser un poco rosado, pero si ves que es rojo intenso o verdoso, acude a Urgencias porque puede ser síntoma de alguna complicación.

Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado un test del color de ojos del bebé que arroja como resultado qué porcentaje de probabilidades existen, sobre la base de las leyes mendelianas, de que un niño tenga un color de ojos determinado. En términos generales, el color de ojos de los bebés se hereda de una manera similar al color de pelo: los genes para los colores más oscuros son dominantes.

Fecha de actualización: 31-01-2014

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Tapón de Moco: Aparición con Sangre

Durante el embarazo, un tapón de moco bloquea la abertura del cuello uterino para evitar que las bacterias entren en el útero. Antes de parto, este tapón de mucosidad es expulsado permitiendo que el bebé pase a través del cuello uterino durante el parto y el nacimiento.

¿Qué tan Pronto Después de que Pase mi Tapón Mucoso Comenzarán el Parto?

Pasando por un tapón de moco es un signo que está dilatando el cuello uterino y que su cuerpo se está preparando para el nacimiento. Mano de obra podría ser horas, días o incluso semanas lejos como la cerviz se abre poco a poco.

¿Qué tienen un aspecto de tapón de moco?

El tapón de mucosidad es generalmente claro, ligeramente teñido de sangre o rosado en color. Puede ser mucosidad fibrosa o una secreción pegajosa. Algunas mujeres podrían no notar la pérdida de su tapón de moco, puesto que ya hay un aumento en el flujo vaginal durante el embarazo.

cuando debo llamar a mi médico?

Si el moco aparece normal en color, no hay urgencia en contacto con su proveedor de atención médica. Puede dar un informe en su próxima visita con el proveedor.

Usted debe llamar al médico inmediatamente si su descarga repentinamente se convierte en rojo brillante y la cantidad de descarga superior a una onza (unas dos cucharadas), indicando la posibilidad de una complicación como la placenta previa o desprendimiento prematuro de placenta.

última actualización: 08/2015

Compilado Usando Información de la Fuente Siguiente:

Pregnancy, Childbirth and the Newborn: The Complete Guide. Simkin, Penny, P.T., et al, Ch. 9.

Expulsión del tapón mucoso, ¿Qué significa?

Cuando las contracciones se desarrollan con una separación de diez minutos entre sí y su duración asciende a un minuto, sabrá que el alumbramiento está próximo.

Diferencias expulsión tapón mucoso y líquido amniótico

Es importante que sepas diferenciar entre la expulsión del tapón mucoso y la pérdida de líquido amniótico. El primero es, como señalamos anteriormente, una sustancia densa y gelatinosa, mientras que el líquido amniótico es más ligero y su color y olor son fácilmente reconocibles.

Su aroma suele ser dulce y su aspecto puede ser entre incoloro y blanquecino. En ocasiones, incluye partículas blancas o restos de sangre. Si sospechas que puedes haber perdido líquido amniótico, es imprescindible que acudas a un centro médico para verificarlo.

Algunas precauciones a tener en cuenta al expulsar el tapón mucoso

Una vez que hayas expulsado el tapón mucoso, el bebé queda más expuesto, por lo que es importante evitar los baños de inmersión y optar por duchas en los días que falten antes del parto. Por otro lado, en el caso de que junto con el tapón haya algo más que unos pequeños hilos de sangre, sí debes comunicárselo a tu médico. Una pérdida importante a esta altura del embarazo puede ser un indicativo de problemas con la placenta, que deberías controlar de inmediato.

Por otro lado, también es recomendable que avises al médico si pierdes el tapón mucoso antes de la semana 36 de embarazo, para que de esta manera te realicen un control en busca de posibles señales de parto prematuro.

Tapón mucoso de la embarazada: qué es y para qué sirve

El tapón mucoso es uno de los temas que ocupa más tiempo en las clases de preparación al parto o en la consulta con el obstetra: su aspecto, cuándo y cómo se expulsa, lo que significa de cara al parto… Pero muchas veces, no existe un conocimiento exacto de lo que es o en qué consiste realmenteeste proceso de expulsión del tapón mucoso.

Habrás oído frases como: «Ese moco que se tiene que expulsar antes de parir», «He expulsado un poco de flujo con sangre» o «Yo perdí el tapón mucoso y luego me puse de parto…» o bien «Mi tapón mucoso era marrón y me asusté».

Para que no te quede ninguna duda, vamos a descubrir la verdad sobre el tapón mucoso: qué es, cuál es su función y cómo influye su expulsión en el desencadenamiento del parto. Así cuando llegue el momento sabrás a qué se debe y cómo actuar.

Tapón mucoso: Qué es y qué aspecto tiene

El tapón mucoso es una secreción, originada a partir de las células del epitelio del cuello uterino de la gestante, que se forma de manera precoz, en las primeras semanas de embarazo. La composición de dicha mucosidad es muy variada. En gran medida está formado por agua y un pequeño porcentaje son proteínas, cloruro, calcio, sodio, enzimas, fosfatos…, además de inmunoglobulinas, que van a intervenir en su función.

El aspecto de esta secreción (bien transparente sin sangre, con hilos de sangre, o bien marronáceo) y su expulsión generan mucho interés en las embarazadas. Lo normal es que pueda salir con algunos hilos de sangre. Si el sangrado es muy abundante o excede a la cantidad de tapón mucoso, lo lógico es que acudas a urgencias para que te exploren por si trata de una señal de alarma.

¿Para qué sirve el tapón mucoso?

El tapón mucoso sirve para proteger de la gestación, puesto que crea una barrera de separación entre el interior de la cavidad uterina y la vagina, habitáculo donde se asienta una gran cantidad de hongos y bacterias saprófitas, pero también, puerta de entrada de otros gérmenes potencialmente peligrosos. Tanto la barrera física como la presencia de inmunoglobulinas en el tapón mucoso sirven para cuidar a nuestro futuro bebé durante las 40 semanas que dura un embarazo.

¿Cuándo y cómo se expulsa?

En general, el tapón mucoso permanece en la zona del cuello uterino hasta el final de la gestación, incluso en algunas ocasiones, se puede eliminar durante la fase de dilatación del parto.

No obstante, existen circunstancias que pueden producir la expulsión de dicho tapón, posiblemente por la presencia de algunas contracciones que han podido desencadenar pequeñas modificaciones, cambios en el cérvix uterino. Dichas modificaciones pueden ser el inicio de la dilatación o el borramiento, acortamiento, del cuello uterino.

¿Expulsar el tapón mucoso indica parto inminente?

La eliminación o expulsión del tapón mucoso, no está inexorablemente asociada al inicio del parto; no obstante sí está relacionado con el comienzo de actividad uterina. Por consiguiente, hay dos escenarios posibles:

  • El parto puede iniciarse de manera inminente, si se acompaña de dinámica uterina regular.
  • O bien el parto se desencadena en horas, días o semanas, si ha sido desencadenado por contracciones esporádicas.

¿Y si el tapón se expulsa mucho antes del parto?

Lo que sí es cierto, que la pérdida temprana del tapón mucoso en la gestación, debe considerarse con precaución, tanto por parte de la paciente como del profesional.

Lo ideal es proceder a un estudio pormenorizado de cérvix uterino, mediante la determinación de la longitud cervical ecográficamente, y, si fuera preciso, empleando otras técnicas de valoración, para descartar posible incompetencia cervical o amenaza de parto prematuro.

El objetivo es intentar evitar el parto antes de la semana 34 a 37 de embarazo. Y si el parto fuera inminente, realizar las maniobras de maduración pulmonar y neuroprofilaxis fetal precisas, para una mejor evolución del neonato inmaduro.

Llevar adelante un embarazo, especialmente el primero, supone tener que hacerle frente a una larga lista de acciones en pro de la próxima llegada del bebé. Y también supone tener que ponerse al día en cuanto al aprendizaje de una larga lista de términos que, en mayor o menor medida, tienen que ver con el desarrollo de la gestación. Así, por ejemplo, hay que descubrir el llamado tapón mucoso.

¿Aún no sabes qué es y deseas salir de dudas? Sigue leyendo. Te lo contamos todo a continuación.

¿Qué es y qué función tiene?

Su función como protección del embarazo

Lo primero que hay que conocer es que se trata de una especie de barrera que, durante las primeras semanas del embarazo, se crea a partir de las células del epitelio del cuello del útero. Eso es el tapón mucoso que se encuentra conformado por elementos tales como inmunoglobulinas, agua, enzimas…

Partiendo del hecho de que viene a ser una especie de barrera, podemos tener claro que, por tanto, tiene una función protectora. Sí, lo que hace es proteger la gestación, concretamente la cavidad uterina, de bacterias y de hongos o de otros diferentes tipos de gérmenes.

La expulsión del tapón mucoso

Consulta médica tras la expulsión del tapón mucoso

Cuando el momento del parto está cerca es cuando se procede a expulsar el tapón mucoso. Esto puede suceder de muchas maneras:

  • En forma de un flujo vaginal más espeso de lo habitual, como si de clara de huevo fuese, que se va expulsando durante varias jornadas.
  • También cabe la posibilidad que se eche al exterior cuando la mujer está orinando, lo que puede traer consigo que ni siquiera se dé cuenta.
  • A través de flujo con algo de sangre, que puede ser de distintos colores (amarillo, rojo, marrón…).

Eso sí, hay que tener en consideración que expulsar el citado tapón no significa que el alumbramiento tenga lugar de manera inmediata. Es más, puede producirse días después. Esto es lo que puede suceder en el caso de las primerizas. No obstante, es habitual que cuando una mujer que ya es madre lo expulsa, su parto sí esté por producirse en breve periodo de tiempo.

A todo lo expuesto hay que añadir que es muy importante que la gestante esté pendiente de que no eche el tapón mucoso antes de la semana 34. Si lo hace lo que debe acometer es ponerse en contacto con su médico. Y es que este valorará los riesgos que supone el que ese hecho se haya producido. Sí, porque puede indicar la posibilidad de que se produzca, por ejemplo, un parto prematuro. De ahí que haya que examinar a fondo a la mujer, ver en qué situación está, cómo se encuentra el bebé e incluso si es necesario o no tomar medidas de urgencia.

Verdades sobre el tapón mucoso que debes conocer

Romper aguas no debe confundirse con el tapón mucoso

El tapón mucoso es uno de los términos que más dudas, mitos y falsedades ha generado. Y es que o no se entiende claramente qué es o surgen “leyendas urbanas” que lo que hacen es llevar a equívoco a las mujeres. Por ese motivo, a continuación, vamos a dar a conocer otra serie de datos de interés sobre ese. Se trata de verdades que hay que tener muy claras sí o sí:

  • Muchas mujeres en el tercer trimestre de la gestación expulsan mucho flujo, tanto es así que se puede dar la circunstancia de que echen fuera el citado tapón y no se den ni cuenta.
  • Contracciones o la modificación del cuello uterino son circunstancias que pueden propiciar lo que es la expulsión del citado.
  • Hay que tener en cuenta que el sangrado que se puede producir por la expulsión de esta barrera es leve, un manchado, y jamás debe confundirse con una hemorragia o sangrado contundente. De producirse esto último hay que acudir de manera inmediata al hospital porque puede estar teniendo lugar un serio problema.
  • De la misma manera, hay mujeres que confunden, cuando expulsan líquido por la vagina, lo que es el tapón mucoso con el líquido amniótico. En este caso, hay que ser conscientes de que ese líquido es diferente. Exactamente se parece a la orina y se considera que incluso puede tener cierto olor a cloro. Cuando se elimina y sale al exterior se produce lo que se da en llamar romper aguas.
  • Es conveniente que cuando la futura mamá perciba que ha expulsado el tapón mucoso acuda a su ginecólogo simplemente por seguridad. De esta manera, la examinará y le indicará si todo va bien e incluso qué acciones debe llevar a cabo hasta que tenga lugar el parto.

Síguenos en Facebook y podrás conocer más términos y aspectos de interés en relación al embarazo y al posterior alumbramiento del bebé.

Cómo reconocer el tapón mucoso

La expulsión del tapón mucosos es síntoma de que el embarazo está llegando a su fin. La expulsión de tapón mucoso se produce porque el cuello uterino comienza a dilatarse por la inminencia del parto, algunas mujeres no llegan a notar su expulsión, otras mujeres no llegan a expulsar su tapón mucoso hasta el mismo día del nacimiento del bebé. En este practicograma te contamos cómo saber cuándo has expulsado el tapón mucoso.

1 Qué es el tapón mucoso.

El tapón mucoso es un conjunto de secreciones mucosas que se acumulan en el cuello uterino o cérvix. a partir de las quinta semana de gestación. Estas secreciones forman un abarra que aísla al útero de la vagina evitando así que entren bacterias. El tapón mucoso se expulsa cuando el cuello del útero comienza a dilatarse, normalmente a partir de las semana 38 de embarazo, y es señal de que se está acercando la hora del parto. Una vez expulsado el tapón mucoso el nacimiento del bebé puede producirse en horas, días o incluso en algunas semana.

2 Cómo es el tapón mucoso.

El tapón mucoso es una sustancia espesa y viscosa que puede ser de color trasparente, blanco, rosa con hilos de sangre o de color marrón. Muchas mujeres no son consciente de la expulsión del tapón mucoso ya que un gran número de embarazadas lo expulsan en el baño o lo confunden con el flujo vaginal.

3 Desprendimiento del tapón.

El desprendimiento del tapón mucoso es signo de que el parto tendrá lugar en un periodo breve de tiempo, pero no implica necesariamente que se produzca el mimo día de que el tapón mucoso sea expulsado, puede llegar a tardar semanas en producirse. No es necesario acudir al hospital si se produce el desprendimiento del tapón y no has roto aguas o no existen contracciones rítmicas. Se recomienda consultar con el ginecólogo si se pueden mantener relaciones sexuales una vez se haya desprendido el tapón mucoso, ya que el útero estará más expuesto a infecciones del exterior.

Si la expulsión del tapón mucoso se produce de forma precoz, antes de llegar al final de los meses de gestación, es un síntoma de parto inmaduro, podría ser causado por cérvix incompetente.

Tras presentaros a Guim hace unos días y prometeros unas líneas explicando más detalles del momento, hoy os hablaré del parto. No voy a entrar en demasiados detalles, porque tampoco hay demasiados detalles en los que entrar. Digamos que, en resumen, fue el parto que cualquier pareja desearía (más o menos, que alguna querría dar a luz sin darse cuenta de nada y tampoco fue así).

La mañana del día 22 de Marzo yo me preparaba para ir a trabajar mientras vestía también al mayor, que ya estaba despierto a eso de las siete de la mañana pasadas. Me avisó Miriam desde el lavabo de que estaba echando el tapón mucoso, algo que no había hecho con ninguno de los dos partos anteriores.

Minutos después empezó a sentir contracciones, una tras otra, y rompió aguas. Tampoco en los partos anteriores había roto aguas, así que era para nosotros otra novedad. Las contracciones se sucedían cada 2-3 minutos, tiempo en el que yo hacía lo que podía para acabar de prepararme y acabar de preparar a los niños (bastante estresante eso de vestirte a plazos y dejar a los niños listos para cuando viniera mi suegra, corriendo de un lado hacia otro para llegar a tiempo de masajear la espalda de Miriam durante las contracciones).

Tras una hora en casa nos fuimos para el hospital

A las ocho y media de la mañana llegó la madre de Miriam y nosotros nos fuimos ya para el hospital. Se suele decir que lo ideal es que una espere en casa el máximo tiempo posible para ir dilatando y no llegar demasiado pronto al hospital, a riesgo de que te tumben y te frenen el parto, pero en nuestro caso, las contracciones eran tan seguidas y tan intensas que se veía que la cosa iba en serio (me agaché más de una vez para mirar si el niño coronaba, porque no recordaba estas contracciones en casa y sí en el hospital cuando Aran estaba a punto de nacer).

Llegamos a eso de las 08:45 al parking y tardamos un ratito en llegar a la planta de maternidad porque las contracciones llegaban aún más constantes. Finalmente llegamos (ella me decía que no sería capaz de llegar), nos recibieron, echaron un vistazo y dijeron: “Va a nacer ya”.

A las 09:41 minutos ya estaba con nosotros

Y el “va a nacer ya” fue realmente un “va a nacer ya”. Me pidieron el carné de la embarazada y las últimas analíticas, me vistieron con unas polainas, una bata y un gorrito y a Miriam, bueno, ella se quitó la ropa en el pasillo de maternidad (donde sólo entran las parteras y sus parejas) quedándose desnuda porque le molestaba todo. Les dio más apuro a ellas que a Miriam y la hicieron pasar al paritorio para “aislar” su desnudez.

Entré con ella y tras unos cuantos pujos y apretones, tras no llegar a tiempo de decirle “ahora para” en el momento en que ya salía, para que no fuera demasiado traumático para su periné, nació Guim. Por suerte, a pesar del susto inicial, no hubo ningún desgarro ni herida (mi mujer, claro, pletórica de felicidad por haber tenido 3 hijos y por no haber padecido ninguna episiotomía ni desgarro).

Y a las diez menos diez, como quien se levanta sin saber qué hacer y decide ir a dar a luz sin encontrar a nadie en la cola estábamos Miriam, Guim y yo en el pasillo de maternidad, esperando a que nos acompañaran a la habitación.

El parto soñado

Cuando la gente me pregunta cómo fue el parto siempre digo lo mismo: si lo llegamos a planear no nos sale mejor. Ella durmió tranquilamente toda la noche. Se levantó habiendo descansado lista para un nuevo día y de repente se puso de parto. Su madre se quedó con los niños en casa, preparada para pasar el día con ellos y sorprendida de que una hora después le dijéramos que ya había nacido.

Yo llevaba en el bolso galletas y cosas para ir picando durante el día y separarme lo menos posible de ella, pero no hizo falta porque no fue cosa de horas, sino de “hora”.

A las doce más o menos, con todo ya colocado, los primeros papeles arreglados, Miriam tranquila y el niño mamando, fui a buscar a los hermanos de Guim para que le conocieran. Vamos, que cuatro horas después de irnos de casa los cinco volvíamos a estar juntos.

Si alguna vez tuviera que tener otro hijo elegiría que fuera igual que esta vez. Pero no, no voy a tener más (aunque la gente me anime para que vaya a buscar a la niña, porque claro, esta vez “hemos fallado”).

En Bebés y más | Diario de mi embarazo

Expulsión del tapón mucoso: ¿cuándo darás a luz?

La expulsión del tapón mucoso es sólo un curioso fenómeno que se produce en la vagina durante el embarazo. Y aunque puede que no te enteres de la existencia del tapón mucoso hasta el final del embarazo, ha estado protegiendo silenciosamente a tu bebé durante muchos meses.

Si se acerca el momento de dar a luz, puede que te estés preguntando: ¿Qué es el tapón mucoso? (O lo que es más importante: ¿Cuándo se desprenderá y cómo afectará al parto?)

En este artículo cubriremos los siguientes temas:

  • Todo lo que necesitas saber sobre el tapón mucoso
  • Qué ocurre cuando expulsas el tapón mucoso
  • Cuándo debes llamar a tu médico

Conclusiones principales

  • El tapón mucoso es una sustancia gelatinosa que sella el cuello uterino para evitar infecciones.
  • Puedes expulsar el tapón mucoso de una sola vez o gradualmente y sin darte cuenta.
  • Su expulsión puede ser una de las primeras señales de parto. (Pero no significa que el parto sea inminente, a menos que también tengas contracciones o rompas aguas).
  • Llama a tu médico de inmediato si expulsas el tapón mucoso antes de la semana 38 o si observas un sangrado de un rojo intenso o un olor nauseabundo.

¿Has realizado un seguimiento de tu embarazo, has elaborado un plan de parto y todavía no has oído hablar del tapón mucoso? No te preocupes, no eres la única. Muchas mujeres no prestan ninguna atención al tapón mucoso hasta que llega el momento de dar a luz. Un tapón mucoso es exactamente como suena: una masa espesa de mucosidad (similar a la que segrega la nariz) segregada por las glándulas del cuello uterino.

¿Recuerdas que no dejabas de oír hablar de la mucosa cervical cuando estabas intentando quedarte embarazada? Pues bien, la mucosa o moco cervical no sólo guía a los espermatozoides hasta el óvulo, sino que también se transforma en el tapón mucoso.

Así es cómo se desarrolla el tapón mucoso

  • Durante la implantación – cuando el blastocito se implanta en el endometrio – el estrógeno estimula la producción de mucosa de las glándulas del cuello uterino,
  • que entonces se ablandará, aumentará de tamaño y bombeará mucosa en la cavidad hasta que no queden huecos.
  • La progesterona provoca que la mucosa se expanda hasta que el cuello uterino quede sellado.
  • El tapón mucoso final tiene el tamaño aproximado de una moneda de un euro con unas dos cucharadas de mucosidad.

Cuando el canal cervical esté totalmente sellado gracias al tapón mucoso, las bacterias no podrán atravesar el cuello uterino. Los anticuerpos presentes en la mucosa combatirán bacterias, virus y otros agentes patógenos.

¿Qué ocurre cuando expulsas el tapón mucoso?

Como ocurre en muchos aspectos relacionados con el embarazo y el parto, existe una amplio abanico de experiencias sobre esta cuestión. El tapón puede expulsarse en una o varias masas gelatinosas o sencillamente puede parecer un flujo vaginal intenso que dura varios días. Y expulsar el tapón mucoso no significa necesariamente que el parto sea inminente, ya que podrían quedar días o incluso semanas para el alumbramiento.

¿Qué aspecto tiene el tapón mucoso cuando se expulsa?

El tapón mucoso parece gelatina y suele ser de un color blanco amarillento, en ocasiones con presencia de hebras rosadas. Es posible que también observes un tono ligeramente beige o marrón en el tapón mucoso, algo totalmente normal. También es habitual que el tapón mucoso esté teñido de sangre. (Pero no debería ser sangre de un rojo intenso: si hay sangrado o dolor, llama a tu médico de inmediato).

Es habitual que las mujeres confundan la expulsión del tapón mucoso con romper aguas, pero el tapón mucoso es más espeso. Puedes expulsarlo mientras orinas o te duchas, incluso puedes encontrarlo entre las sábanas o en tu ropa interior.

O puede que ni siquiera te des cuenta, también está dentro de la normalidad.

¿Cuándo se desprende el tapón mucoso?

A medida que se acerca el parto, el tapón mucoso se afina y se desprende como consecuencia de un aumento de estrógenos (más la presión que ejerce la cabeza del bebé sobre el cuello uterino). Suele producirse a partir de la semana 38 de embarazo, aunque puede ocurrir antes. Por lo general, el tapón mucoso se expulsa entre 2 y 5 días antes del inicio del parto.

¿El tapón mucoso se expulsa antes o después de romper aguas?

Ambas opciones son factibles. Siempre que suceda durante la semana 38 de embarazo o posteriormente, no existe un momento ideal para expulsar el tapón mucoso. En algunas mujeres se desprende antes de romper aguas, mientras que en otras se desprende después.

¿Todas las mujeres expulsan el tapón mucoso?

Sí. Todas las mujeres embarazadas expulsarán el tapón mucoso en algún momento entre la puesta de parto y el alumbramiento en sí, a pesar de que no todas ellas se darán cuenta. Si expulsas el tapón mucoso gradualmente, puede que simplemente no lo identifiques, ya que puede parecerse al flujo que estás acostumbrada a ver.

¿Expulsar el tapón mucoso significa que estoy a punto de ponerme de parto?

Si no va acompañado de otras señales de alumbramiento como contracciones, dolores de parto o rotura de aguas, expulsar el tapón mucoso no implica necesariamente que el parto sea inminente. Podría indicar que el parto empezará en unas cuantas horas, aunque también podría retrasarse varias semanas más. Pero si has expulsado el tapón mucoso, es buena idea que se lo comuniques a tu médico.

Y si rompes aguas, has de acudir al hospital de inmediato.

¿Pasa algo si expulso el tapón mucoso antes?

Si se produce antes de la semana 38, debes ponerte en contacto con tu médico de inmediato, ya que podría significar un riesgo de parto prematuro o desprendimiento prematuro de placenta. Así que si todavía no has cumplido la semana 38 de embarazo y sospechas que el flujo vaginal que desprendes podría ser el tapón mucoso, deberías de acudir al médico sin dudarlo.

¿Qué significa la pérdida del tapón mucoso si va acompañada de algo de sangre?

En ocasiones encontrarás hebras de un tono rojizo o rosado en el tapón mucoso, en el momento de su expulsión. Se le denomina “expulsión del tapón mucoso” y es totalmente normal. Las mujeres que nunca han dado a luz (mujeres nulíparas) son más propensas a experimentar un ligero sangrado con la expulsión del tapón mucoso que las mujeres que sí lo han hecho con anterioridad.

¿El motivo? Una vez hayas dado a luz, tu cuello uterino tendrá un diámetro más estrecho y las paredes uterinas serán más gruesas. Por eso, en ocasiones, la sangre procedente de la rotura de vasos sanguíneos puede atravesar el tapón mucoso. Ésto es menos probable en mujeres que ya hayan dado a luz anteriormente.

¿Cuándo debería llamar a mi médico?

Llama a tu médico si te encuentras en una de las siguientes situaciones:

  • Si expulsas el tapón mucoso antes de las dos semanas previas a la fecha prevista de parto
  • Si observas una gran cantidad de sangre
  • Si percibes un olor desagradable

Y recuerda: si rompes aguas o empiezas a sentir contracciones de suaves a moderadas cada 4 o 5 minutos, es hora de que se lo comuniques a tu médico. Pronto conocerás a tu bebé.

De Olga Mecking | Dic 12, 2018 Tags: giving birth, labor

Olga Mecking

Tras todo un embarazo completo éste culmina con el nacimiento de nuestro hijo, mediante lo que reconocemos como parto, pudiendo ser una cesárea o bien un parto vaginal o natural. Si estás llegando al fin de tu gestación, debes saber que así es el parto, desde que comienzan las contracciones.

Aunque como dijimos puede ser cesárea, nos dedicaremos a describir el parto vaginal (aunque no más frecuente lamentablemente), para el cual se suceden una serie de hechos:

El tapón mucoso es lo que mantiene cerrado y sellado el cuello del útero, representando una barrera tanto para la salida como para la entrada de todo tipo de microorganismos y sustancias.

Como su nombre lo indica, tiene consistencia de moco y puede ser amarillento o transparente así como con tonos marrones o incluso, sanguinolento.

La expulsión del tapón mucoso nos prepara para el borramiento y dilatación del cuello del útero, es decir, para que salga el bebé, por ello su pérdida es una señal de parto inminente.

Sin embargo, el tapón mucoso puede perderse por completo inmediatamente al comenzar con contracciones, horas antes de las mismas o bien, días previos y poco a poco. En mi caso personal recuerdo haber comenzado a visualizar pérdidas del tapón mucoso hasta una semana antes del parto pero la mañana previa al nacimiento de mi hija la porción expulsada era muy superior y notoria.

Ante la expulsión del tapón mucoso el cuerpo no experimenta mayores cambios, no es doloroso y no es preciso acudir al médico excepto que no estemos al final de la gestación, razón por la cual haber perdido el tapón mucoso representaría un riesgo para la gestación.

Dilatación precoz

Aun antes de tener contracciones de parto podemos comenzar con la dilatación del cuello del útero, siendo en una primera fase imperceptible para la mayor parte de las mujeres.

Esta primera fase de dilatación se reconoce como latente o pasiva que es justamente cuando se inicia la apertura del cuello del útero y el borramiento del mismo, permitiéndonos alcanzar los 3 cm de dilatación que es el inicio de todo el proceso de parto.

Aunque puede suceder sin molestia alguna e incluso hasta una semana previa al parto, muchas mujeres experimentan contracciones aisladas o bien dolor en la espalda baja, calor en el vientre y dolor semejante al de la menstruación, diarrea e incluso indigestión.

Como dijimos es una fase que se produce en todas las mujeres y que suele ser imperceptible, representando por ello una ventaja para el momento del parto propiamente dicho, ya que no será igual llegar con 3 cm de dilatación que con el cuello aun cerrado, no dilatado en absoluto.

Romper aguas o rotura de bolsa

Aunque puede suceder antes de las contracciones, también es posible que las contracciones se inicien y el cuello del útero se dilate aun sin romper aguas, de hecho, han nacido bebes dentro de la bolsa de líquido amniótico sin inconveniente alguno.

Si has roto bolsa el síntoma que reconocerás fácilmente es la pérdida de líquido vía vaginal, un líquido transparente o rosado, con olor suave y muy diferente a la orina, cuya salida no produce molestia alguna ni dolor.

Ante la rotura de bolsa es inminente el comienzo del trabajo de parto (si aun no se ha iniciado), pero si esto no sucede en el transcurso de 24 horas lo más probable es que se inicie la inducción al mismo. Igualmente, siempre es conveniente notificar al médico de esta situación y respetar sus indicaciones.

Las tan temidas contracciones y la dilatación final

Para que el parto vaginal tenga lugar, además de los hechos mencionados anteriormente es imprescindible que se presenten las tan temidas contracciones de parto así como que se dilate por completo el cuello uterino.

La dilatación precoz mencionada antes se completa con una fase de dilatación activa que nos permite ir desde los 4 cm de dilatación a los 10 necesarios para la salida del bebé que puede suceder en 6 horas (1 hora por cm dilatado) o en más tiempo, siendo las madres primerizas las que más tiempo tardan en lograr la apertura completa del canal de parto.

Este proceso de dilatación generalmente se acompañan de contracciones de parto, es decir, de contracciones que duelen, son regulares o rítmicas y cada vez se suceden con mayor frecuencia. La intensidad del dolor se incrementa a medida que avanza la dilatación por eso conviene siempre recordar métodos de alivio del dolor como respirar profundo y lentamente, adquirir determinadas posturas corporales, andar lentamente, entre otros.

Las contracciones propiamente dichas pueden iniciarse cada una hora, cada 20 minutos o bien cada menos tiempo, lo importante es que sean rítmicas. Cuando tengamos contracciones cada 2 o 3 minutos por una hora aproximadamente es momento de acudir al médico o al hospital, sobre todo si no somos primerizas, pues de allí a la fase expulsiva de parto no queda mucho tiempo.

Nacimiento del bebé y alumbramiento

Una vez que ya se ha dilatado por completo el cuello del útero, es el momento oportuno para dar lugar al reflejo de pujo que es lo que nos permite ayudar al bebé a nacer al obligarnos a empujar de forma involuntaria con cada contracción.

Cada vez que pujamos o empujamos el bebé avanza por el canal de parto hasta que sale de nuestro cuerpo, unido al cordón umbilical que posteriormente se corta y se espera la fase de alumbramiento que es la expulsión de la placenta.

Esta última parte transcurre en un muy poco tiempo y puede experimentarse de formas muy diferentes de una mujer a otra, de una situación o médico tratante a otro. Pero así es el parto, ya sea en casa, en hospital, natural o medicalizado y estas son las etapas que se suceden.

Imagen | e iStock

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *