0

Famosas mal operadas

Las famosas saben que la belleza de su cuerpo, y especialmente el rostro, es esencial para mantenerse en primera plana. Muchas de ellas apuestan por cremas antiarrugas, con las que esquivar el paso de los años. Otras, deciden pasar por el quirófano para hacerse algunos retoques con los que parecer más jóvenes que nunca.

El problema es que, por un lado, la cirugía estética puede generar una adicción realmente peligrosa. Y, por otro lado, a veces el cirujano realiza tal destrozo que lo único que hace es arruinar completamente los últimos vestigios de naturalidad. Y claro, después pasa lo que pasa, que una estaba mejor antes de tocarse. De hecho, estas son las famosas peor operadas.

Donatella Versace, el mejor ejemplo del peligro de los excesos estéticos

La famosa de origen italiano, es una de las diseñadoras de moda de mayor prestigio. Socia principal del grupo Versace, además de su jefa de diseño, cuenta con un patrimonio inconmensurable. El problema es que, pese a los cientos de millones que ha acumulado su familia a través de la firma de moda de lujo, Donatella tenía muchos traumas.

Y estos traumas de su adolescencia le han pasado una factura demasiado alta a la famosa diseñadora de moda. De esta manera, las decenas de operaciones que se ha realizado Donatella Versace a lo largo de los años han acabado por desfigurar completamente su rostro, dejando cualquier atisbo de naturalidad en la cuneta.

Michaela Romanini, la famosa que se convirtió en una mueca macabra de sí misma

A la altura del destrozo que se ha hecho en la cara la diseñadora Donatella Versace, tenemos otra de las famosas de la alta sociedad italiana. Y es que Michaela Romanini llegó a tener una fugaz carrera como actriz. Hasta que una amiga le recomendó utilizar colágeno en los labios. Fue el principio del fin.

Michaela Romanini se aumentó los labios, consiguiendo unos resultados que le encantaron. ¿El problema? Que comenzó a realizarse una gran cantidad de cirugías en el rostro a base de colágeno. Los médicos intentaron negarse en más de una ocasión, pero su amplio poder económico le permitió obligar a los cirujanos a realizar las operaciones que ella quería.

¿El resultado? Tan solo hay que ver el cambio físico para saber que fue un completo fiasco. La jet set italiana la repudió, perdió todos los contratos que había firmado para aparecer en diferentes películas. Incluso su marido le pidió el divorcio. Hasta intentó suicidarse, por suerte sin éxito, hace unos años.

Jocelyn Wildenstein, la triste historia de la mujer gato

Una de las famosas más extravagantes de la jet set de Nueva York es Jocelyn Wildenstein. Su rostro desfigurado es motivo de mofa por parte de millones de personas, pero hay una historia realmente triste detrás.

Jocelyn se casó con el multimillonario francés Alec Wildenstein, un marchante de arte Francés con un patrimonio que superaba los 10.000 millones de dólares. Fue durante un safari en Kenia donde ambos se conocieron. Poco después, se casaron en el lujoso rancho de Alec.

Fruto de este matrimonio tuvieron dos hijos, aunque finalmente tuvieron un divorcio nada amistoso. El problema es que Jocelyn quería a su marido más que a nada en este mundo, por lo que durante su matrimonio comenzó a realizarse retoque estéticos para parecerse a un gran felino, una de las principales aficiones de su marido.

Se afinó la mandíbula, los ojos, levantó pómulos… Una serie de cirugías por las que ha llegado a pagar más de 5 millones de dólares. ¿El resultado? Que la llamen “la mujer gato”. Un verdadero destrozo donde no queda apenas vestigio de su belleza anterior. Por suerte, los ojos de una de las famosas peor operadas mantienen su característico tono original. De momento…

¡Desastre en la sala de cirugía! Ben Affleck y otros famosos que se pasaron con las operaciones

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Es una realidad que el común de los mortales tendrá la misma cara hasta el fin de sus días, sin embargo en el star system tener una cara poco agraciada tiene remedio a golpe de bisturí. Son muchísimas las celebs que se han encomendado al mejor cirujano y han cincelado sus rostros hasta rayar la perfección y hacer que los demás parezcamos tremendamente vulgares. Sin embargo hay que tener cuidado con los retoques quirúrgicos, ya que no sólo pueden darte un rostro artificial, sino que además pueden llegar a hacer que des mucho miedito, y sino, échale un vistazo a esta galería donde te hemos seleccionado sólo los rostros que peor han quedado. Eso sí, en esta ocasión quien capitanea nuestra selección es el amigo Ben que apareció la semana pasada en la premiere Escuadrón suicida con este semblante.

Actor de cine Nacido el 15/8/72 Latest News

© Getty

Ya lo decía Thalía: «Si ella es joven y muy bella, la cuchilla estuvo en ella». Aunque claro, ella lo sabía de primera mano. ¡Ay! Si es que en este mundo cada vez es más difícil ser guapa al natural… Frente a estos desastres de la cirugía, tenemos que aplaudir a las artistas del retoque efectivo: Kim Kardashian, Blake Lively, Elsa Pataky, Megan Fox, Halle Berry, Jennifer Aniston… Y otras muchas más que seguro ni te imaginas, y ya te revelaremos en otra ocasión.
Sin embargo, hoy vamos a romper una lanza en favor de las mujeres que o están rozando, o ya han superado los 50, y que se son totalmente apartadas de la pantalla, simplemente por el hecho de envejecer. No vamos a repetir la manida frase de «la arruga es bella», pero hay que recordar que cada cosa tiene su tiempo, y que la presión de lucir perfectas y jóvenes, no tiene ningún encanto. Párate a pensar en las últimas películas que hayas visto, seguramente su protagonista estaba entre los veintipocos y los treinta y muchos, ¿por qué? ¿Acaso a partir de los 40 se acaba la vida?
Por otro lado, la propia opinión pública es la primera que critica lo vieja que está un actriz, o si le han empezado a salir las primeras arrugas… Sin embargo, si dicha actriz se hace amiga del bótox, se le condena por artificial. ¿Es esto justo? Si nos paramos a pensar en el sector masculino, ellos nunca pasan de moda: las canas son sexys, la flacidez es típica del matrimonio, y las arrugas le aportan un aire interesante… Todas estas excusas sirven para seguir acrecentando la diferencia entre hombres y mujeres.

© Gtres

Eso sí, ellos también se operan, y además de sonados fracasos de la cirugía como Mickey Rourke o Sylvester Stallone, también hay auténticos guaperas que se han hecho algún que otro retoquito. ¿Nunca te has parado a pensar por qué de repente nos parecía tan irresistible Ryan Gosling? Empieza a realizar tu propia búsqueda y descubrirás que en hombres que nos encantan como Zac Efron o Ryan Reynolds, hay secretos inconfesables…
Tom Cruise tampoco se queda atrás. El actor aterrizó en los últimos premios BAFTA como si acabara de pilotar el avión de ‘Top Gun’, haciéndonos creer que los viajes en el tiempo ya no son ‘Misión Imposile’.
La cirugía está a la orden del día, y el bótox se ha convertido en uno de los mayores a aliados de quienes adoptan el espíritu de Peter Pan, y no quieren envejecer. En Hollywood se empieza por la nariz y los pechos, y se acaba con estiramientos que te achinan la mirada, y bótox que te roba la expresión por completo. Y tú ¿qué opinas? ¿Se les ha ido de las manos el uso de la cirugía a estas celebs?

Courteney Cox se suma a la lista de las operadas irreconocibles
El antes y el desués de las actrices tras someterse a la cirugía

Mientras que algunas famosas se hacen ciertos retoques para refrescar su look, otras se han vuelto adictas y han hecho desastres. Sus caras bonitas sometidas al bisturí dieron resultados escalofriantes.

La lista es larga, pero aquí mostramos algunas de las famosas adictas a la cirugía plástica que dañaron algún área de su cuerpo, en la mayoría de los casos, sus rostros.

Courteney Cox

(EFE)

La actriz conocida por su papel como Mónica en la popular serie Friends, es una de las estrellas que abusó de los retoques.

Cher

(EFE)

La cantante estadounidense confesó hace unos años que se había hecho unas veinte operaciones en todo el cuerpo.

Melanie Griffith

(EFE)

La actriz ha pasado a lo largo de toda su carrera por varias operaciones. Pómulos, nariz y labios, entre otras.

Donatella Versace

(EFE)

El caso de la diseñadora es un claro exponente de una cirugía estética mal realizada.

Renée Zellweger

(EFE)

El cambio brusco de Zellweger. Una de las pocas actrices que han ganado los cuatro premios más importantes del cine. Sorprendió a muchos con su aspecto radicalmente diferente.

Meg Ryan

(EFE)

La actriz también ha mostrado la transformación que ha sufrido su rostro tras haber pasado por el quirófano.

Tori Spelling

(EFE)

La actriz admitió abiertamente a la revista People en el año 2000 haberse operado la nariz. «Reconozco haberme realizado una cirugía de nariz, pero eso es todo.»

Nicole Kidman

La actriz se sometió a un tratamiento con bótox y pasó por el quirófano también.

Kim Kardashian

(EFE)

La estrella del reality show Keeping Up With The Kardashian admitió que se ha implantado bótox e incluso permitió que filmaran una de las sesiones para emitirlo en su programa.

Jocelyn Wildenstein

(INSTAGRAM)

La socialité empezó a cambiar su cara en 1997. El resultado es un espanto.

Sophia Loren

(EFE)

Una de las actrices más bellas en la historia del cine Sophia Loren es otra de las famosas que optan por el quirófano para ocultar los rastros de la vejez.

Ashley Tisdale

(EFE)

En el año 2008, la estrella de la película High School Musical habló de su cirugía estética en una entrevista para la revista People.

Lil’ Kim

(EFE)

La rapera estadounidense es otra celebridad que impactó por su sorprendente cambio de rostro.

Ashlee Simpson

(EFE)

En el año 2006 la hermana de Jessica Simpson reconoció haberse retocado la nariz. Más tarde, la cantante manifestó a la revista Us Weekly: «No es que no estuviera contenta con mi aspecto, de hecho, no creo que ahora esté más guapa. Simplemente, veo a la misma chica de todos los días.»

Heidi Montag

(INSTAGRAM)

Después de la mamoplastia y la rinoplastia que se hizo en el año 2007, en el 2010 se sometió a 10 horas de quirófano para levantar las cejas, retocarse la nariz, reducirse el mentón entre otras cirugías más.

Joan Rivers

(INSTAGRAM)

La fallecida comediante admitió haberse hecho muchos procedimientos de cirugía estética en su vida, desde bótox, hasta cambios en la nariz, liposucciones y levantamientos faciales.

Lindsay Lohan

(EFE)

La acriz y cantante, con tan solo 29 años, aparenta mucho más debido a la vida desornada que lleva y al abuso de las cirugías.

Pamela Anderson

«Ben Affleck ¿transforma su rostro con cirugía?». «Ben Affleck con fuertes golpes en la cara». «Fotografían a Ben Affleck en un impactante estado»: las fotos del actor de Pearl Harbour sugerían diferentes teorías fuera de toda realidad. Varios cirujanos especializados consultados por EL ESPAÑOL explican que Ben Affleck se ha sometido a una rinoplastia (operación de nariz), tal y como informan algunos tabloides pero, además se ha realizado una frontoplastia (levantamiento de cejas y de frente). Esta última operación es la que provoca que su frente se vea más despejada y se eleve de tal modo que se le abren más los ojos. También se ha inyectado su propia grasa o alguna sustancia en los pómulos.

Imágenes del resultado del actor publicadas por Radar Online RADAR ONLINE

¿Qué ha podido llevar al actor a querer sufrir una transformación tan radical? Puede ser que sufra una dismorfofobia. «Es un trastorno que hace que una persona se vea a sí misma o a una parte de su cuerpo de manera totalmente distinta a cómo es en realidad. Esa parte en cuestión o el cuerpo por completo se ve feo, deformado y grande… no se tiene una visión real por lo que provoca una obsesión que conduce a la angustia y al malestar» explica Julia García-Albea, psiquiatra de la Unidad de Agudos del Hospital Clínico San Carlos de Madrid. Las personas que lo sufren nunca están satisfechas. El culto al cuerpo que potencia la sociedad actual provoca que estos trastornos afloren.

Ben Affleck y Jennifer Garner con sus hijos hace unas semanas Gtres

Varios medios apuntan a que la niñera amante, Christine Ouzounian, que le costó el divorcio al actor, tendría mucho que ver en este desorden mental. Fue este verano cuando Jennifer Garner descubrió la situación y tuvo que soportar imágenes de ambos juntos en un jet privado. A pesar de las pruebas gráficas, Ben lo negó todo. Tanto es así, que aunque a finales de junio enviaron un comunicado oficial anunciando el divorcio, éste parece haberse paralizado. La pareja aparece muy a menudo con sus hijos de paseo y suenan con fuerza los rumores de reconciliación.

Uma Thurman ha decidido responder a todos aquellos que desde el pasado martes día 9 de febrero se preguntan qué es lo que se ha hecho en su rostro y que tantas especulaciones ha generado. La protagonista de Kill Bill se convirtió en la comidilla de las redes sociales nada más pisar la alfombra roja del estreno neoyorquino de la mini serie de la NBC The Slap. La actriz estaba casi irreconocible y muchos llegaron a comparar su cambio de imagen con el que se hizo recientemente Renée Zellweger, achacando su nueva imagen a una operación de cirugía estética.

VER GALERÍA

Consciente de los numerosos comentarios generados, Uma ha decidido responder a esta polémica acudiendo al programa Today de la NBC presentado por Savannah Guthrie donde ha argumentado que fue un cambio radical en su maquillaje el que altero por completo el aspecto habitual de su cara. La actriz, de 44 años, comentaba: «Parece que a nadie le gustó mi maquillaje». Y es que a Uma le pilló por sorpresa este aluvión de críticas, a las que, tal y como ha declarado ella misma, se negó a que le afectaran. “He estado haciendo esto durante años, años y años, a veces la gente dice cosas bonitas y otras veces dice cosas malas y eso debe darte igual» señalaba la actriz madre de tres hijos.

VER GALERÍA

Las argumentaciones de la protagonista de Pulp Fiction coinciden con las hechas por su maquillador, Troy Surratt, quien negó categóricamente que la actriz hubiera pasado por quirófano señalando que Uma simplemente trató de experimentar con su maquillaje. Troy, que ha maquillado a celebrities como Adriana Lima, Kristin Davis o Charlize Theron, insiste en que él y Uma tuvieron largas conversaciones acerca del cambio de maquillaje antes de su comentada aparición en la alfombra roja y que ambos acabaron decidiendo que sería divertido hacer algo poco convencional dejando la mirada a un lado para centrar toda la atención en su boca con un labial rojizo y en el maquillaje de su rostro prescindiendo de máscara de pestañas y eyeliner.

VER GALERÍA

¿Maquillaje o cirugía? La polémica sigue abierta. No te pierdas este artículo en el que varios expertos opinan sobre la nueva imagen de la actriz, de la que está muy claro que no ha dejado indiferente a nadie.

DAILYMAIL

Horas más tarde de que todo el mundo clamase al cielo por la operación de cirugía estética de Uma Thurman, la actriz ha concecido una entrevista para enseñar que todo había sido culpa del maquillaje. Estas declaraciones han dejado en evidencia a gran cantidad de medios de comunicación que habían participado en este debate, entre ellos EL PERIÓDICO.

«Deduzco que a nadie le ha gustado mi maquillaje», ha manifestado Thurman a la cadena ‘NBC’. La actriz ha sido el tema central de muchos medios por todo el mundo. Ahora, con el testimonio de Thurman, muchas publicaciones se han visto obligados a reconocer su error, entre ellas EL PERIÓDICO. En cambio,otras aún no han reconocido su error.

‘DailyMail’

El diario británico ‘DailyMail’ ha sido de los primeros en reconocer su error y hacerse eco de la aparición de Uma Thurman –sin maquillar– en la NBC explicando el malentendido de su falsa operación de cirugía.

‘The Independent’

Otro de los medios que no ha tardado en reconocer su error ha sido ‘The Independent’. La publicación británica también fue víctima del ‘falso debate’ sobre la apariencia de Uma Thurman y este miércoles ha rectificado haciendo referencia a las declaraciones de la actriz y de su maquillador.

‘Time.com’

La revista ‘Time’también ha querido dejar constancia de su error y ha publicado íntegramente la entrevista de Uma Thurman. Según la publicación estadounidense, todo ha sido una confusión provocada por un maquillaje desacertado.

América latina también se suma

Otros medios latinos como ‘Caracol’ se han hecho eco de este ‘falso debate’ y exponen las palabras de Troy Surratt, el maquillador responsable de todo este malentendido. En una entrevista a la revista ‘People’, Surratt expone que «solo es maquillaje, al final del día se lava». Eso sí, las bromas sobre la ‘falsa cirugía’ de Uma Thurman no serán fáciles de borrar.

¿Quién está más operada Uma Thurman o Nicole Kidman?

Uma Thurman (49) y Nicole Kidman (52) llevan años con una guerra silenciosa que hoy destapamos, una guerra de estiramientos.Y no esos estiramientos deportivos que podríamos hacer en yoga, sino estiramientos quirúrgicos y, concretamente, en la cara.

Las actrices se han pasado con sus últimas operaciones, tanto, que dudamos que en algún momento puedan realizar cualquier gesto más allá de pestañear.
Lo bueno es que con tanta operación están siempre felices, obligatoriamente.

GTRES

Lo que comenzaron siendo unos retoquitos, se ha convertido en una locura con el bisturí. Alguien debe pararlas, esto ya es serio.

¿Quién es la más operada de esta reunión? Eres eres eres eres… ¡SOIS LAS DOS!

Creemos que existe una competición a ver quién tiene más puntos (de sutura), aunque ellas no lo reconozcan.
El cambio ha sido muy, pero que muy radical:

Foto

No te has dejado ni un centímetro de la cara libre de botox, Nicole.

En el caso de Uma quizá sea por el moreno…

GTRES

Pero tiene la cara tersa, tersa. Y esos pómulos marcaditos…

En fin, el cambio se nota:

GTRES

Está más joven que hace 30 años, más que cirugía es magia.

De ahí que nos planteemos la posibilidad de inventar, aunque sea, un reality o algo:

CUORE

«Mi médico desapareció cuando mi cirugía estética salió mal»

Derechos de autor de la imagen Catherine Roan Image caption Catherine Roan quedó como si hubiera sufrido un «accidente automovilístico» después de una cirugía estética.

La cirugía estética es una industria en auge en Reino Unido, con 65.000 operaciones realizadas el año pasado. Pero BBC Disclosure descubrió que algunas compañías utilizan cirujanos del extranjero que van y vienen, dejando a los pacientes expuestos si surgen complicaciones.

«Tuve que reconstruir mi nariz a partir de mis costillas»

Catherine Roan se operó para reducir el tamaño de su nariz después de que un extraño la llamara Pinocho.

El procedimiento original y otras tres operaciones para corregirlo la dejaron como alguien que había sufrido un accidente automovilístico grave, dijo un experto más tarde.

Roan, de 41 años y de Escocia, se operó en Transform, uno de los principales proveedores de cirugía estética en Reino Unido.

La clínica de Transform en Edimburgo le recomendó a Antonio Ottaviani, un cirujano que voló desde Italia para realizar la rinoplastia.

Durante los siguientes cuatro años, el médico italiano regresó a Escocia para realizar tres procedimientos de revisión en un intento de darle a Roan la nariz que le había prometido.

Cada uno de ellos solo le trajo decepción y dolor, le dijo ella a Disclosure.

  • Las extranjeras (y venezolanas) que aprovechan la crisis y viajan a Venezuela a realizarse operaciones estéticas «a bajo costo»

Derechos de autor de la imagen Rebecca MacPhail Image caption La nariz de Catherine Roan tuvo que ser reparada por un cirujano en Inglaterra.

Cuando le retiraron el yeso después de la cuarta cirugía, se encontró «un desastre absoluto» debajo.

«Mi nariz estaba peor que nunca», dijo. «Había un gran pliegue de piel que colgaba de un lado, estaba desviada, había algo mal con la punta».

Ottaviani había regresado a Italia, por lo que las enfermeras le enviaron fotos por correo electrónico. Él prometió arreglarle la nariz, pero ella había perdido la confianza en él e insistió en un nuevo cirujano.

Varios médicos se negaron a ayudar, argumentando que no querían involucrarse, pero finalmente, cinco años después de su primera operación, un cirujano en Inglaterra estuvo de acuerdo.

Transform pagó la cirugía y los gastos.

El cirujano que le arregló la nariz usó parte de su costilla y líquido de su cuero cabelludo.

Roan cuenta que tiene una «sensación extraña» en la costilla y no puede dormir boca arriba, pero es «un pequeño precio a pagar» por la corrección de su nariz.

  • Cómo arreglaban las narices cuando la cirugía plástica estaba en pañales
  • «Mi padre era un temido gánster y me obligó a operarme la nariz a los 13 años»

El cirujano debe US$250.000 en indemnizaciones

Derechos de autor de la imagen Antonio Ottaviani Image caption Antonio Ottaviani perdió un caso de negligencia médica.

La terrible experiencia de Roan la llevó a emprender acciones legales contra Ottaviani.

Un informe de expertos indicó que el doctor no explicó adecuadamente los riesgos de las tres cirugías de revisión.

A pesar de ganar el caso en los tribunales por negligencia médica, la paciente solo recibió el 1% de los casiUS$130.000 que establecieron como indemnización.

Ottaviani no se presentó en la corte, pero Roan recibió una orden para ir tras sus activos en Italia. Hasta ahora no ha tenido éxito.

La BBC descubrió que al menos otras seis mujeres se quejaron de las prácticas del doctor Ottaviani.

Los tribunales también le ordenaron pagar a otro paciente otros US$130.000. No recibió nada.

El cirujano le dijo a la BBC que no quería ser entrevistado. Agregó que siempre estuvo disponible cuando Transform lo solicitó y que había respetado puntualmente su acuerdo con Catherine Roan.

Ottaviani dijo que no podía comentar casos específicos debido al acuerdo de confidencialidad con el paciente y que cinco o seis pacientes infelices de 6.000 representaban un porcentaje muy pequeño y estaba muy por debajo del promedio.

Disclosure rastreó a Ottaviani y descubrió que todavía viaja a Reino Unido para trabajar en una clínica privada en Londres. El cirujano se negó a comentar sobre el dinero que debe.

¿Por qué sucede esto?

Derechos de autor de la imagen Getty Images

La investigación de Disclosure descubrió que Transform, que realiza miles de operaciones cada año, está utilizando médicos del extranjero que viajan para operar y luego se van.

Como resultado, cuando hay complicaciones, los cirujanos a veces ya no están en el país para tratar a sus pacientes, no brindan atención continua y es difícil garantizar una compensación.

El Royal College of Surgeons le dijo a la BBC que la regulación sobre cirugía estética era demasiado débil y que a veces los pacientes quedaban desprotegidos. Agregó que, en muchos casos, el NHS —el servicio público de salud de Reino Unido— tenía que lidiar con las consecuencias.

Para realizar una cirugía estética en Reino Unido solo hay que estar registrado en el Consejo Médico General (GMC). No hay que pasar por una formación especializada.

El gobierno británico no respondió a las acusaciones de no haber hecho obligatoria la certificación y dijo que todos los médicos que ejercen en Reino Unido deben estar registrados y tener el seguro adecuado.

«No puedo mirarme al espejo»

Image caption Kirsty Adam tuvo que realizarse una amplia cirugía de revisión tras un aumento de senos.

La BBC encontró a otras mujeres que habían sido tratadas por cirujanos que entran y salen del país cuyo trabajo fue deficiente.

Kirsty Adam, también de Escocia, desarrolló necrosis después de la cirugía de aumento de senos en 2015.

La operación y las infecciones posteriores causaron daños irreparables en sus areolas, el área pigmentada alrededor del pezón, y tuvo que tatuarse las partes faltantes para ocultar el daño.

Transform pagó la factura del extenso trabajo de revisión.

«La confianza en mí misma se fue. No importa cuán bien te cubras, sabes el daño que está debajo», dijo Adam.

«Cuando me ducho, no me miro en el espejo».

Derechos de autor de la imagen Rebecca MacPhail Image caption Tracey Foley tuvo heridas abiertas durante seis meses después de una operación.

Otra paciente, Tracey Foley, tuvo heridas durante seis meses después de una operación hace cuatro años. Un pezón le quedó tan arriba y en un lateral que estaba prácticamente debajo de la axila, dijo.

Peores fueron las heridas abiertas causadas por los implantes demasiado grandes, y exacerbadas por infecciones.

Al igual que Adam, su cirugía fue realizada a través de la clínica Transform en Glasgow y llevada a cabo en un hospital por la cirujana rumana Dana Vasilescu, quien trabajó en Reino Unido para la clínica en 2015.

Transform pagó la cirugía de revisión y los gastos para que Foley viajara a Inglaterra todas las semanas durante meses para recibir tratamiento.

La cirujana que regresó a Rumania

Kirsty se quejó ante el GMC sobre su cirujana, y el organismo suspendió a la doctora Vasilescu de ejercer mientras investigaban el caso. La cirujana regresó a Rumania permanentemente y salió del registro del GMC. Eso significó que el caso en su contra fue abandonado.

La BBC rastreó a la doctora hasta el hospital de Bucarest donde trabaja, pero se negó a hablar.

Ambas mujeres trataron de obtener una compensación. Transform insistió en que la responsabilidad recae únicamente en los cirujanos.

Los abogados de Foley y Adam descubrieron que los cirujanos de Transform trabajaban por cuenta propia.

«Experiencia quirúrgica internacional de primera clase»

Una portavoz de Transform reconoció que las experiencias de Foley, Adam y Roan «no fueron consistentes» con su índice de satisfacción del 98%, y «no cumplieron sus altos estándares».

Image caption Catherine Roan visitó la clínica Transform en Edimburgo.

Estos casos reflejaron «un error individual por parte de dos cirujanos específicos» que ya no trabajan allí, dijo la portavoz.

Agregó que el uso que hace Transform de «experiencia quirúrgica internacional de clase mundial» es «común» entre los proveedores de atención médica.

La portavoz también indicó que la compañía asumió «la responsabilidad absoluta» en estos casos y que las pacientes habían «recibido un amplio apoyo, incluidas consultas gratuitas y cirugías de revisión».

Todos los cirujanos de Transform deben estar registrados en el GMC, dijo la portavoz, y tener un seguro en Reino Unido.

Agregó que si un paciente quiere emprender acciones legales, debe hacerlo directamente con el cirujano y sus aseguradores.

La portavoz dijo que esto se aplicaba a la «gran mayoría» de profesionales de la salud en el sector independiente en Reino Unido.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la última versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

  • ¿Ya conoces nuestro canal de YouTube? ¡Suscríbete!

«¿Por qué ser tú, cuando puedes ser yo?». Esta era la pregunta que lanzaba, en los años 90, una campaña de la ONG canadiense Concerned Children’s Advertisers, organización dedicada a concienciar a los jóvenes sobre diferentes aspectos de su vida. En ella, advertían de los peligros de los mensajes que se lanzaban entonces en la industria de la belleza, dos décadas antes de abrazar la diversidad, y que llevaban a muchas adolescentes a aspirar a un canon estético imposible.

En estos años, precisamente, es donde el doctor Leo Cerrud, con clínica propia, sitúa los mayores errores cometidos en medicina estética, que han llevado a que muchos pacientes sometidos entonces a alguna intervención muestren facciones muy similares. Aunque recalca que se está volviendo a dar. «Los modelos están cambiando y, con ellos, el gusto. Lo que era considerado ‘mal gusto’ en estética ahora es lo más demandado. A la muchachada le gusta lo extremo». No hace falta irse muy lejos para encontrar un ejemplo de esto. King Jedet, artista multidisciplinar, defiende la aguja y el bisturí, y en más de una ocasión ha confesado sus operaciones (de las últimas veces, en la tercera temporada de Paquita Salas). Su referente, como nos contó en el número de mayo: Kylie Jenner. «Los resultados exagerados en ellos, como bocas y pómulos más o menos proyectados, se suelen dar con materiales temporales que desaparecen tras unos siete meses», aclara el doctor Cerrud.

Pero volvamos a los años del ‘todo vale’. En general, el doctor Cerrud reduce estos malos resultados a un gran culpable: los materiales permanentes. «El uso de los tristemente famosos biopolímeros fue frecuente entonces. Un ejemplo claro de sus consecuencias es Donatella Versace». ¿Y por qué se recurría a ellas? «Nadie sabía qué iba a pasar con esos productos y se usaron a diestro y siniestro en todo tipo de clínicas, de mejor o peor pelaje. Era lo que había y ahora hay un batallón de mujeres y hombres llenos de biopolímeros y estigmatizados de por vida». Y, por si fuera poco, no tiene remedio. «Algunos cirujanos se atreven a extraer el producto quirúrgicamente, pero es tremendamente difícil y hasta peligroso».

Donatella Versace y Mickey Rourke ejemplifican los descuidos que se dieron en la medicina estética durante los 90. Foto: getty images

Los errores, por zonas

Uno de los fallos más comunes para el experto se localiza en los pómulos. Al inyectarse materiales inadecuados para marcarlos, se generan unos relieves que acaban asemejando estas facciones sometidas a la inyección. «Las ‘pelotas’ en la cara se evidencian y hasta empeoran con la sonrisa», explica el profesional. «Para que no se note el relleno facial, se deben evitar los pómulos cuando se trabaja con el contorno del rostro».

Otra de las meteduras de pata ocurre en la frente con la toxina botulínica y se evidencia en las cejas, conocidas como cejas de Mefisto. Como explica la doctora Laura Salvador, de Antiaging Group Barcelona, «se produce tras una valoración insuficiente de cómo actúa la musculatura frontal de cada persona antes de aplicar la toxina botulínica. Aunque todos tenemos la misma musculatura, esta difiere de una persona a otra tanto en su potencia como en su forma». Para arreglarlo, basta con aplicar un poco más de bótox en el punto concreto que eleva las cejas. «Para contrarrestar el efecto, hay que hacer una valoración dinámica del músculo buscando la zona de exceso de tracción para compensarlo con la zona de bloqueo», tranquiliza la doctora.

Los labios exagerados destacan como otra de las facciones que se asemejan entre los rostros intervenidos si no se hace bien. ¿El fallo? Llenar la boca de material para proyectarla. «Para que no se noten, se infiltra solo el perfil, es casi imperceptible y da un resultado muy satisfactorio», cuenta el doctor Cerrud.

El exceso de toxina también armoniza las caras ajenas. Como indica el doctor, nos podemos encontrar con frentes demasiado lisas, con caras hinchadas… Pero con cuello y manos abandonados. «Estas partes del cuerpo son los grandes delatores», afirma.

Para evitar estos deslices estéticos, el doctor Cerrud aboga por el ‘menos es más’. Y aunque reconoce que cada persona es un mundo, recomienda unas horquillas temporales para la frecuencia con la que someterse a los distintos protocolos. «El bótox se debería realizar cada cuatro meses; los rellenos faciales y los hilos tensores, entre seis y ocho; los hilos para el cuello y los tratamientos despigmentantes, anualmente».

  • Ana Obregón. La bióloga más famosa del país se niega a hacerse mayor, así que la mejor solución para mantenerse siempre joven ha sido recurrir a la cirugía, aunque tantos cambios y retoques (estiramiento de cara, retoque de nariz y labios, aumento de pecho) han terminado por dejar poco de su imagen natural.
  • La modelo Esther Cañadas tampoco acertó el día que decidió aumentarse los labios. Demasiado grandes para su rostro.
  • La baronesa Thyssen optó por el botox. El resultado, una expresión rígida y poco natural, muy lejos de la belleza natural que hizo famosa a Carmen Cervera.
  • Y qué decir de la ‘princesa del pueblo’. Tanto ha querido cambiar su imagen Belén Esteban que desde luego ha conseguido ser otra persona.
  • Saliendo de nuestras fronteras, Melanie Griffith también ha confesado haber recurrido a la cirugía para mejorar su imagen, desde los pechos a los labios, precisamente una zona que no le ha quedado demasiado bien a la mujer de Antonio Banderas.
  • Donatella Versace ha unido el bisturí a los rayos UVA y el botox, una combinación que no ha tenido los resultados esperados y que han terminado por estropear su cara.
  • Meg Ryan es otra de las famosas que ha perdido su belleza y expresión natural después de pasar por las manos de un cirujano plástico. En su caso, el colágeno de los labios no dio el resultado esperado.
  • Victoria Beckham, aquejada últimamente de hernia de disco, tampoco estuvo acertada en su decisión de aumentarse el pecho. Demasiado artificial y grande para su extrema delgadez.

  • 1 de 19

    La reina Letizia

    Poco a poco, la monarca se ha sometido a numerosos tratamientos estéticos, algunos con cirugía y otros con rellenos de determinados productos, con los que ha conseguido lucir estupenda: rinoplastia, mentoplastia, toxina botulímica, relleno de pómulos y retoque de las bolsas de Bichat, entre otros.

  • 2 de 19

    Carmen Cervera

    La baronesa Thyssen es una de las famosas españolas que más veces ha pasado por el quirófano. La coleccionista de arte comenzó con el doctor Antonio Tapia, que la operó con éxito, pero su abuso posterior al bótox para huir de las arrugas y conseguir unos labios más voluminosos la han convertido en una de las españolas peor operadas.

  • 3 de 19

    Penélope Cruz

    La actriz española más conocida en todo el mundo se sometió a sus operaciones más importantes hace años, aunque también ha recurrido a algunos retoques para luchar contra los signos de la edad: rinoplastia, otoplastia, bichectomía, cantopexia, aumento de pómulos, bótox para eliminar las arrugas e hilos tensores, entre otros.

  • 4 de 19

    Rania de Jordania

    La monarca está considerada como una de las mujeres más bellas, aunque no todo es natural. A lo largo de los años la reina se ha sometido a varios tratamientos: rinoplastia, inyecciones de bótox para evitar los signos de la edad, infiltración de ácido hialurónico y algún relleno vitamínico.

  • 5 de 19

    Belén Esteban

    Los retoques estéticos de la colaboradora de ‘Sálvame’, desde que empezara en 2009, han hecho que la ex de Jesulín de Ubrique deje atrás el rostro dulce que lucía: mamoplastias, rinoplastias, rinoseptoplastias, labios, hilos tensores, bótox, carillas dentales, liposucción, lipoesculturas, blefaroplastia…

  • 6 de 19

    Courteney Cox

    Fue una de las protagonistas de ‘Friends’ y fue una de las mujeres más deseadas de los 90, pero en su afán de preservar la belleza ha pasado por el quirófano más veces de las debidas (ella misma admite que se arrepiente). Principalmente, la actriz se inyectaba bótox y se sometía a tratamientos láser para producir colágeno.

  • 7 de 19

    Paula Vázquez

    La presentadora lleva toda una vida frente a la cámara, y para lucir siempre estupenda se ha sometido a numerosos tratamientos de forma paulatina: tratamiento para uniformizar la piel, pómulos, bótox para evitar las arrugas, e inyección de toxina botulínica. Retoques con los que luce espectacular.

  • 8 de 19

    Donatella Versace

    La famosa diseñadora es uno de los mejores ejemplos de que un exceso de cirugías puede ser perjudicial. Tras el asesinato de su hermano, la modista se sometió a numerosos tratamientos para lucir joven: tiramientos faciales, colágeno en toda la cara, rinoplastia e implantes de busto.

  • 9 de 19

    Scarlett Johansson

    La actriz está considerada como una de las mujeres más bellas del planeta con sus facciones marcadas, pero no todo es natural. Su principal retoque es la rinoplastia a la que se sometió hace muchos años para dejar atrás su voluptuosa nariz. Además, y a diferencia de muchas otras famosos, se sometió hace años a una reducción de pecho.

  • 10 de 19

    Leticia Sabater

    La expresentadora ha conseguido convertir sus retoques estéticos en todo un espectáculo. Cada vez que pasa por quirófano, vende la exclusiva a uno u otro medio. ¿El problema? Tantos retoques estéticos no están consiguiendo que se vea más joven: lifting, filtración de ácido hialurónico, bótox…

  • 11 de 19

    Kylie Jenner

    La hermana menor de Kim Kardashian es el mejor ejemplo de que la cirugía estética puede hacer milagros. Poco tiene que ver su rostro actual con el de hace años. La empresaria se ha aumentado los labios, los senos, se ha reconstruido la barbilla, se ha levantado las cejas y los párpados, a la vez que se hacía un alargamiento lagrimal, entre otros.

  • 12 de 19

    María Teresa Fernández de la Vega

    La política sorprendió esta semana, tras un tiempo alejada de la agenda pública, con un nuevo rostro con el que aparecía casi irreconocible. Lo cierto es que a lo largo de su carrera se ha sometido a numerosos tratamientos: lifting facial, blefaroplastia, tratamiento de láser facial, rellenos de bótox…

  • 13 de 19

    Gwyneth Paltrow

    A pesar de que la actriz es una de las mayores defensoras de los tratamientos naturales (entre otros remedios que ella misma comercializa), la estadounidense no ha podido resistirse y se ha sometido a algunos retoques que le han sentado estupendamente como el rellano facial de hace poco más de un año. Eso sí, le declaró la guerra al bótox.

  • 14 de 19

    Meg Ryan

    El nuevo rostro de una de las actrices mejor valoradas a finales de los 90 supuso un auténtico revuelo. La cara dulce e ingenua que tan conocida la hizo, dio paso a un rostro tirante. La actriz se sometió a un retoque en la punta de la nariz, relleno con grasa en los párpados inferiores o aumento en su dorso nasal, entre otros.

  • 15 de 19

    Marta Sánchez

    A diferencia de otras famosas que esconden sus retoques estéticos, la cantante es una firme defensora de recurrir al bisturí para conseguir el aspecto deseado. La artista se ha operado el pecho, ha aumentado sus labios, sus pómulos y se ha inyectado algunas dosis de bótox para huir de las arrugas.

  • 16 de 19

    Nicole Kidman

    La actriz de Hollywood es una de las ‘celebrities’ que visita con mayor frecuencia el quirófano, aunque muchos críticos comentan que el resultado no es el mejor posible. La protagonista de ‘Moulin Rouge’ se ha inyectado bótox, se ha sometido a una rinoplastia, un retoque en su cuello y un aumento de pecho.

  • 17 de 19

    Elsa Pataky

    La actriz es un buen ejemplo de cómo la cirugía puede ser una herramienta útil para potenciar tus atributos y disimular los defectos sin perder la esencia. La artista se ha sometido a una rinoplastia, a un levantamietno de la cola de la ceja, una cantopexia y un lifting de cejas, entre otros.

  • 18 de 19

    Renée Zellweger

    La protagonista de ‘Bridget Jones’ apareció hace tiempo con una cara nueva en el que no quedaba rastro de las dulces facciones que la hicieron famosas. Según los expertos, se sometió a un retoque del párpado superior, aumento de pómulo y se ha quitado las bolas de Bichat, entre otros.

  • 19 de 19

    Naomi Watts

    El tiempo parece no haber pasado por la actriz, que ha sabido utilizar la cirugía para mantener su belleza sin terminar con un rostro irreconocible. Según los expertos, se ha sometido a una blefaroplastia (párpado), lifting de cara y cuello, y se ha realizado tratamientos de bótox y ácido hialurónico.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *