0

Famosas sin hijos

Famosas que son felices sin hijos

Por muchísimo tiempo, la idea de una mujer no teniendo hijos era descabellada y hasta cierto grado irresponsable. Se pensaba que el “deber” de las mujeres era dedicarse a ser mamá. Afortunadamente, las cosas han cambiado desde entonces, y decidir no tener hijos es cada vez menos un tabú. Aún así, cuando eres figura pública todo mundo quiere saber por qué haces lo que haces, y decidir tener o no hijos sigue siendo un tema de conversación. Aquí veremos algunas de las actrices que han decidido no ser mamás y las razones detrás de sus decisiones.

Y en el tutorial, cómo usar ropa en capas para el clima de la ciudad.

Recuerda que Gurú puede resolver todas tus dudas sobre moda y estilo, escribe a , o haz tu consulta en Twitter a @GurudelEstilo, o en Facebook, en Gurú del Estilo con el logo del ganchito (¡danos Me gusta y Seguir!), además de encontrar muchas otras sorpresas como red carpets, colecciones de diseñadores, muchas fotos, tips y otras cositas padres.

1) Renée Zellweger

La actriz de 50 años ha hablado varias veces de su decisión de no tener hijos y siempre ha explicado que simplemente nunca lo deseó y que no es algo que necesite para ser feliz. A lo largo de los años se ha mantenido bastante firme en estas declaraciones y hoy, a sus 50 años, es muy poco probable que cambie de opinión. A diferencia de otras personas que en algún momento quisieron o pensaron en tener hijos, para Renée nunca fue un deseo o sueño frustrado, desde la primera vez que habló públicamente sobre eso, en una entrevista con el London Times en 2008, donde dijo que no pensaba que la maternidad fuera una ambición suya, y que ella no pensaba de esta forma.

2) Jennifer Aniston

Desde su muy público y comentado divorcio con Brad Pitt, a Jennifer Aniston siempre la han visto con enorme condescendencia en los medios, siempre preguntándose si es infeliz, porque no puede mantener a un hombre o porque no tiene hijos. Al respecto de lo último, Jennifer ha dicho muchas veces que la maternidad no tendría por qué ser una meta en su vida ni una razón para estar triste si no lo hace. También ha dicho que los medios y la sociedad ponen mucha presión en las mujeres sobre el matrimonio y los hijos, y que parece que una mujer es “defectuosa” cuando decide no ser mamá. Por eso, también ha dicho que tiene muchos otros méritos personales que considera igual o más importantes que tener un hijo, y ser o no madre no la hace menos mujer.

3) Cameron Diaz

Una de las primeras actrices en ser abierta al tema de no ser madre fue Cameron Diaz. Al respecto, ha dicho en varias ocasiones que no siente ninguna culpa de decidir no tener hijos. En una entrevista para la revista Esquire durante 2014 dijo que es muchísimo trabajo tener un hijo y una responsabilidad que nunca quiso asumir. Tener que cuidar a alguien todos los días por al menos 18 años no es una tarea fácil, y aunque podría parecer que la vida es más fácil sin un hijo, la decisión final de no tener un bebé tampoco es tan sencilla. También en esa misma entrevista dijo que lo que le importa es trabajar en ella misma para poder ser mejor, y que siempre se ha enfocado en eso y en estos momentos de su vida la verdad es que ya no le interesa ni pretende dar más explicaciones que esa.

4) Helen Mirren

Helen Mirren ha hablado varias veces sobre qué pasó en su vida que la llevó a no tener hijos. En una entrevista para Popcorn with Peter Travers dijo que el balance entre su vida personal y su carrera le parecía abrumante. Sentía que tener un hijo al mismo tiempo que una exitosa carrera era incompatible, y que de alguna manera, no iba a poder criar a un niño sin que de alguna manera lo descuidara y le fallara. Por lo mismo, siempre lo posponía para el siguiente año, hasta que simplemente ya no tuvo que posponerlo porque ya no podía quedar embarazada. Dijo también que, a pesar de que no fue una decisión totalmente consciente, no se arrepiente de no haberlo hecho y nunca le importó lo que la gente pudiera decir al respecto.

5) Jennifer Lawrence

La actriz confesó durante una entrevista para E! que aunque cuando era chica estaba obsesionada con la idea de ser mamá, mientras más crece, menos ganas tiene. Cuando tenía 21 o 22, decía que no podía esperar a tener un bebé, pero ahora la idea le aterra, aunque no es que esté completamente firme en la decisión de nunca tener hijos, especialmente por su edad (tiene tan sólo 28 años). De hecho, actualmente está comprometida con Cooke Maroney, el director de una importante galería en Nueva York, y según fuentes cercanas a la actriz, ya han hablado sobre lo lindos que serían sus bebés juntos, por lo que no es 100% seguro que esa sea su postura de aquí en adelante.

Querida Gurú:

Durante estos días, me ha costado mucho trabajo saber qué ponerme, porque en las mañanas está fresco y soleado, durante la tarde hace mucho calor, pero está nublado, y por la tarde-noche llueve mucho y se pone muy frío el día. Si salgo abrigada, al poco tiempo me da calor, pero si salgo con ropa más ligera, al anochecer me estoy helando. ¿Qué puedo hacer?

Gracias, Valeria.

Querida Valeria:

Lo mejor que te puedo recomendar en estos casos es vestirte por capas. Quizás ponte algo ligero como primera capa, algo así como una camisa o una camiseta si en tu trabajo son un poco más informales, agrega un suéter o chamarra ligera, y agrega además una gabardina. Si aún tienes frío durante las noches, puedes además complementar tu look con una mascada o rebozo que te guste, sólo para darte un poco más de calor. Además de eso, te recomiendo guardar tus zapatos de verano y más bien optar por algo cerrado, como unos tenis o unos zapatos bostonianos.

Besos de Gurú, Xoxo

La infertilidad ha sido durante años un estigma, un tema tabú en buena parte de las familias de la sociedad contemporánea. También en la históricamente progresista meca del entretenimiento, Hollywood, en la que varias de sus estrellas más renombradas han experimentado en silencio largos episodios de angustia y depresión tras no conseguir quedarse embarazadas. Hasta ahora. Celebridades tan influyentes como Nicole Kidman, Beyoncé, Sarah Jessica Parker o Kim Kardashian se han atrevido por fin a hacer públicos sus experiencias, convirtiéndose en ejemplo e inspiración para los millones de mujeres y hombres que lidian con la infertilidad en todo el mundo. Estas son algunas de sus experiencias:

Nicole Kidman

La ganadora del Óscar por Los Horas y protagonista de la serie Big Little Lies ha sido una de las primeras actrices en detallar ante la prensa las dificultades para concebir su segunda hija natural, Faith, con el cantante country Keith Urban. En declaraciones al programa 60 Minutes, la intérprete aseguró que “la fertilidad había sido como un viaje en montaña rusa para ella”. “Cualquiera que haya estado en la posición de desear un hijo conoce la decepción, el dolor y la pérdida que experimentas mientras lo intentas”, aseguró.

Nicole Kidman y Keith Urban. Foto: Getty

Beyoncé

Antes del nacimiento de Blue Ivy, su primera hija con el rapero Jay-Z, la cantante desveló en el documental de HBO Life is but a dream que había sufrido un aborto. Calificado como “la cosa más triste por la que había pasado nunca”, le dedicó una canción escrita por ella misma como terapia. En una entrevista posterior con Oprah Winfrey, Beyoncé declaró que había decidido hacerlo público “por todas aquellas parejas que experimentan algo parecido”. Según People, Beyoncé y Jay-Z llevaban varios años intentando convertirse en padres.

Jay Z, Blue Ivy Carter y Beyoncé, disfrutando de un partido de baloncesto. Foto: Getty

Kim y Khloé Kardashian

Las hermanas más celebres de la prensa rosa norteamericana también han hablado sobre su experiencia. En un capítulo del programa documental Keeping Up With The Kardashians emitido en 2015, Kim desveló que sufría un problema en el útero que complicaba las posibilidades de un segundo embarazo o tener una gestación de riesgo: “Me quejé tanto de lo mucho que odiaba estar embarazada que nunca pensé que ahora estaría rogando por volver a estarlo”. Kim Kardashian y el rapero Kanye West son ahora padres de tres hijos. Su hermana Khloé, que recientemente ha dado a luz a su primera hija, True, aseguró que compartir “sus problemas de fertilidad ha ayudado a otras muchas mujeres”.

Kim Kardashian y Kanye West en la gala MET de 2016. Foto: Getty

Mark Zuckerberg

Antes de convertirse en padre de dos hijos, el creador de Facebook, casado en 2012 con Priscilla Chan (su novia desde la universidad), utilizó su red social para publicar un post en el que confesaba que la pareja había sufrido hasta tres abortos. La confesión sorprendió a todos teniendo en cuenta el celo con el que Zuckerberg protegía cualquier aspecto de su vida personal, pero según él mismo sostuvo, quería aportar su grano de arena para acabar con semejante tabú: “La mayoría de la gente no comenta sus abortos, los sufre en solitario. Deseamos que compartir nuestra experiencia con la gente les proporcione la misma esperanza que nosotros sentimos y les ayude a estar más cómodos compartiendo sus historias”.

Mark Zuckerberg y su esposa, Priscilla Chan. Foto: Getty

Gwyneth Paltrow

La ganadora del Óscar por Shakespeare in Love confesó en una entrevista con The Mail la trágica pérdida del que habría sido su tercer hijo con el que por entonces era su pareja, el cantante de Coldplay Chris Martin. “El embarazo no funcionó y casi me cuesta la vida”, declaró Paltrow, afirmando también que pese a la mala experiencia no descartaba seguir intentándolo. La actriz ha anunciado recientemente su compromiso con el guionista y director Brad Falchuk (Glee).

La actriz Gwyneth Paltrow. Foto: Getty

Chrissy Teigen

“Tengo que decir honestamente que John y yo estamos teniendo problemas. De no ser así, habríamos tenido hijos desde hace cinco o seis años. Hemos visto a médicos de fertilidad y una vez que te abres sobre este tema ante la gente te das cuenta de que muchas otras personas en tu vida también están pasando por esto y les da vergüenza”. Con estas sinceras palabras la modelo Chrissy Teigen, pareja del cantante John Legend, declaraba en el programa de la cadena estadounidense ABC FABLlife las dificultades que la célebre pareja estaba experimentando para tener descendencia. En 2015 tuvieron su primera hija, Luna, concebida a través de la fecundación in vitro. El pasado noviembre la pareja anunció la llegada de su segundo retoño.

John Legend y Chrissy Teigen en los premios Grammy. Foto: Getty

Emma Thompson

Otra ganadora de Óscar (Regreso a Howards End) que ha hablado sobre los problemas por los que pasó durante la fecundación in vitro. En declaraciones a Entertainment Weekly, Thompson aseguró que “tras intentarlo y no conseguirlo, me sumergí en una profunda depresión clínica. Pero ahora ya no cuento los hijos de otras personas ni me juzgo a mí misma por no haberle dado a mi hija Gaia un hermano”. Su pareja, el también actor Greg Wise, calificó el proceso de la fecundación in vitro como “brutal, muy duro y emocional”.

Emma Thompson y su hija Gaia. Foto: Getty

Sarah Jessica Parker

Tras dar a la luz en 2002 a su hijo James Wilkie, la protagonista de Sexo en Nueva York y su pareja, el actor Matthew Broderick, intentaron durante años tener un segundo retoño sin conseguirlo. Parker habló sobre la “decepción” de no conseguir un embarazo natural exitoso en una entrevista con Access Hollywood. En 2009, la pareja anunció que esperaban mellizas gestadas en un vientre de alquiler.

Sarah Jessica Parker y Matthew Broderick en el reciente festival de Tribeca. Foto: Getty

20 famosas que dijeron NO a la maternidad y no se arrepienten

Algunas mujeres simplemente no estamos hechas para la maternidad, nuestro instinto está totalmente apagado y no hay ni chispa que encienda la llama, pero eso es algo que no nos preocupa, pues amamos nuestra independencia y vivir en donde no hay llantos, berrinches, ni desorden en el departamento.

Si bien en estos días ha dejado de ser tan criticado, es un tema que aún se mantiene como tabú, aunque hay mujeres que se mantienen firmes en su convicción de no ser madres, como estas 20 famosas que nos demuestran que sí se puede ser feliz sin un hijo al lado.

1. Helen Mirren

“No me interesa. No tengo instinto maternal y no creo que eso sea tan raro. Creo que muchísimas mujeres no quieren realmente tener hijos, pero sienten que deberían”.

2. Renée Zellweger

Ella no está tan cerrada a la idea de probar la maternidad, pero por el momento tiene otras prioridades, como ganar otro Golden Globe.

3. Candace Bushnell

La famosa escritora de Sex and the City está orgullosa de ser madre de sus lindos perritos, no necesita a nadie más.

4. Kylie Minogue

Con 30 años en una posición distinguida dentro del mundo del pop, es natural que no quiera tener hijos, pues simplemente está entregada a su carrera.

5. Stevie Nicks

“Con los niños, tus prioridades cambian. No quiero tener que ir a reuniones de padres”.

6. Megan Mullally

Ella y su esposo Nick Offerman aprecian su independencia y la tranquilidad que les brinda su casa es algo que no cambiarían.

7. Kim Cattrall

La actriz que interpretó a Samantha Jones en la serie Sex and the City odia el término “las sin-hijos”.

“Odio el ‘sin’. Es como si nos faltara algo por no haber tenido hijos”.

8. Jennifer Aniston

Jennifer ha sufrido bastante en el amor pero ha tenido al menos 50 portadas de revistas, hizo a un lado los rumores que la seguían y ahora vive tranquila, sin nada que envidiarle a alguien con hijos.

9. Katharine Hepburn

“Oh, hubiese sido una terrible madre”.

Cero arrepentimientos por parte de la legendaria actriz.

10. Anjelica Huston

En alguna ocasión consideró tener hijos, pero admite que lo evitó ya que no tenía el tiempo suficiente para cuidarlos, y hasta el momento es feliz con su vida tal y como es.

11. Margaret Cho

“No tengo instinto maternal, nada. De hecho, ovulo arena”.

12. Dita von Teese

Dita no descarta la posibilidad de ser madre algún día, pero si no ocurre, no es algo que le preocupe.

13. Ellen DeGeneres y Portia De Rossi

Las críticas y comentarios por no tener un hijo causaron hostigamiento en la pareja, por lo tanto decidieron adoptar un perro y le llamaron hijo, así cuando alguien preguntara si tenían uno ellas podrían decir: “sí”.

14. Oprah Winfrey

“Si hubiese tenido hijos, me habrían odiado. Alguien en mi vida tenía que sufrir por mi trabajo y probablemente hubiesen sido ellos”.

¡Bien pensado Oprah!

15. Betty White

La abuela del Internet agradece que los medios hayan dejado de preguntarle si iba a tener hijos una vez que le dio la bienvenida a la menopausia.

16. Cameron Diaz

Ella ha asegurado ante los medios que es muy poco probable que haya hijos en su futuro debido a que no son su prioridad.

17. Dolly Parton

La reina del country y su esposo jamás quisieron tener hijos.

18. Ashley Judd

“No quiero ir por ahí creando niños cuando hay tantos que necesitan ayuda, atención y amor”.

19. Rachael Ray

” Ya soy una mala madre con mi perro, sería un desastre con los niños”.

De hecho, la simple idea de ser madre la estresa.

20. Winona Ryder

Las críticas sobre cómo interpretó el papel de mamá en la serie Stranger Things están acabando con su paciencia, pues no ha tenido hijos. Lo importante es que si por alguna extraña razón de la vida decidiera hacerlo, sabría como sobrellevar las cosas.

“Ninguna mujer debería tener que explicar por qué no tiene hijos”. Así de contundente se expresó en una ocasión la veterana Helen Mirren durante una entrevista. La actriz inglesa, de 73 años, está casada con el director Taylor Hackford desde 1997, y nunca ha ocultado que el papel de madre no ha entrado en sus planes. “No es que no quiera a los niños, son graciosos, y me gustan, pero nunca quise tenerlos. Hay demasiada gente en el mundo. Es mi contribución a la ecología”, confesó a The Guardian hace unos años.

Como Helen Mirren, cada vez son más las famosas que se unen a la denominada generación NoMo ( No Mother). Se trata de un movimiento que reclama “el respeto de una sociedad instalada en la absurda creencia de que una mujer debe dar a la luz al menos una vez en su vida”, según palabras de la asociación británica Gateway Women, abanderada de la causa.

Te casas y tienes que tener un hijo. No deberían existir esas suposiciones. Yo haré lo que me dé la gana”

Margot Robbie

Cada vez hay más rostros conocidos que hablan abiertamente de su decisión de no ser madres como opción vital. Harta de que le pregunten sobre cuándo va a quedarse embarazada está la actriz Margot Robbie, de 28 años, que se casó hace tres con el director Tom Ackerley. “Desde que me casé, la primera pregunta que me hacen en casi todas las entrevistas es: ‘¿cuándo vais a tener un bebé?’”, ha explicado la artista, que da vida a Sharon Tate en la última película de Quentin Tarantino. Cuando se puso en la piel de la reina Isabel I para la cinta María, reina de Escocia sintió la exigencia impuesta sobre la monarca de gestar un heredero al trono. “¿Cómo se atreve un hombre a decirme lo que debo o no hacer con respecto a la maternidad y a mi propio cuerpo?”. En ese momento alzó su voz para protestar por la presión que tienen las mujeres para tener hijos. “No soporto que exista ese mandato social. Te casas y tienes que tener un hijo. No deberían existir esas suposiciones. Yo haré lo que me dé la gana”.

Estamos completas con o sin un compañero, con o sin un hijo”

Jennifer Aniston

Jennifer Aniston, de 50 años, es quizás una de las mujeres famosas más señaladas y cuestionadas por no haber tenido hijos. Cuando se separó de Brad Pitt, medios estadounidenses apuntaron que fue porque el actor quería ser padre y ella, no; cuando se volvió a casar con Justin Theroux los rumores sobre un inminente embarazo eran continuos. Ese incesante escrutinio la llevó incluso a escribir una carta pública en la que hablaba sobre la cosificación a la que se somete a las mujeres, y reclamaba que todas las mujeres ya están completas tengan hijos y pareja, o no. Además, señalaba que el cuerpo de una mujer cambia con el tiempo y esto no es asunto de nadie y, mucho menos, debería llevar a cuestionar a una mujer sobre si está o no embarazada, en referencia a los numerosas veces que habían hablado de su barriga por el solo hecho de haber engordado.

Ninguna mujer debería tener que explicar por qué no tiene hijos”

Helen Mirren

El instinto maternal tampoco ha llamado a la puerta de otras caras famosas de nuestro país. Quizás el caso más conocido es el de Maribel Verdú. La actriz, de 48 años, afirmó en una entrevista que no quería ser madre ni a corto ni largo plazo. Casada desde 1999 con Pedro Larrañaga –que sí tiene un hijo de una relación anterior– siempre ha declarado que no tener descendencia fue una decisión consensuada. El año pasado, la artista contó en una entrevista cómo la gente se interesa antes por una posible maternidad por su parte que por cómo está ella. “Ser mujer no es sinónimo de ser madre. Jamás he dudado de mi decisión de no tener hijos. Ni medio minuto. Nunca he sentido eso que llaman instinto maternal”. De la misma opinión es Marta Hazas, de 41 años, que ha reconocido que ampliar la familia no es uno de sus objetivos vitales. La actriz, que disfruta de su matrimonio con Javier Veiga, ha señalado que la maternidad no debe ser una obligación para la mujer: “No todo el mundo tiene que ser madre; yo soy feliz tal y como estoy. Y estoy muy bien sin hijos”.

Ser mujer no es sinónimo de ser madre. Jamás he dudado de mi decisión de no tener hijos”

Maribel Verdú

Otro caso es el de Marta Torné, que a los 41 años –y casada desde hace tres– no piensa en tener descendencia. “No está en mis planes tener hijos”, ha dicho públicamente. La presentadora Paula Vázquez (44), la cantante Alaska (55) y la periodista Mamen Mendizábal (43), entre otras, forman parte del mismo club.

Mujeres sin hijo

Madre e hijo, de Mary Cassatt.

Uno no puede traer hijos a un mundo como este.
(Virginia Woolf)

¿Qué podría haber significado para mujeres como Marilyn Monroe, Frida Kahlo, Chavela Vargas, Mary Cassat o Virginia Woolf haber tenido un hijo? Hoy en día compatibilizar la maternidad con la vocación no es imposible, aunque requiera de malabarismos, pero en ciertas épocas y familias, tener un hijo suponía renunciar por completo a la independencia de la mujer, la poca que tenía. Cada uno de los casos de estas mujeres es distinto: ser madre a veces era una opción, pero otras un deseo frustrado. Cómo habría alterado sus carreras solo podríamos saberlo si, en otra vida, las artistas hubieran tenido hijos. ¿Es mucho generalizar decir que la mujer, entonces, artista o no, era la encargada de ocuparse de la casa y las criaturas, y que eso dejaba poco tiempo para el arte? ¿Y es mucho generalizar decir que las mujeres que decidieron, por la cuestión que fuera, no tener hijos, pudieron desarrollar mejor su talento que las que tuvieron que hacerse cargo de una familia? ¿Pierde la mujer su independencia en cuanto se convierte en madre? Estoy hablando de distintos años y distintos casos, pero ciertamente la mujer se veía obligada, mucho más que el hombre, a elegir. Mientras Alfonsina Storni iba por el mundo adelante con su hijo ilegítimo como madre soltera y no renunciaba, ni mucho menos, a su poesía; Sylvia Plath se quejaba, al nacer su hija, de que Ted Hughes le dejaba todo el peso del hogar a ella, haciendo más pequeño el espacio que ocupaba la poeta como poeta. También debemos diferenciar entre las mujeres que económicamente podían permitirse a una criada y las que no. En cualquier caso, la mujer debía plantearse la maternidad desde un punto de vista diferente que el hombre. En ningún caso ellos creían que, al convertirse en padres, renunciarían —aunque fuera un poco, quizá momentáneamente— a la literatura, la pintura, la música o el cine. No se veían comprometidos por la paternidad, del mismo modo que ahora un hombre no ve peligrar su puesto de trabajo al dar la noticia de que su mujer está embarazada.

Marilyn Monroe y la endometriosis

¿Por qué Marilyn Monroe no tuvo hijos? Aunque tras su muerte se le atribuyeron hijos ilegítimos, lo cierto es que la actriz no tuvo ninguno, aunque ese fuera su deseo. Quizá no encontró la estabilidad suficiente, dentro y fuera de sí, para formar una familia, pero otra de las hipótesis apunta a una dolencia al menstruar. Además de ser una mujer muy insegura y dedicada al cine, la endometriosis podría ser la causa definitiva de que Marilyn no fuera madre. La endometriosis es una enfermedad que afecta a la mujer en edad fértil y que perjudica la calidad de vida de esta tanto en sus relaciones sexuales como en la reproducción. Marilyn la padeció toda su vida. Por entonces, siendo un caso poco estudiado, la única operación a la que se sometían las mujeres con dicha afección era a una cirugía que les removía los ovarios con la intención de hacer desaparecer el tejido endometrial. Como Marilyn deseaba tener hijos, se negó, de modo que convivió con el dolor siempre, que combatió con narcóticos. El icono sexual que era la actriz estaba roto por la endometriosis, puesto que las relaciones que mantenía no eran ni mucho menos placenteras, además de no poder, como así quería, ser madre. ¿Cómo habría afectado la maternidad a la vida de una actriz como Marilyn Monroe? ¿Cómo habría sido sin aquel dolor constante? Una nueva Marilyn, cargando en una de sus caderas a una criatura, quizá habría arrinconado su carrera como actriz. Tal vez no, no se habría visto afectada.

Chavela Vargas y la libertad

En el caso opuesto de Marilyn Monroe, la mexicana no quería tener hijos precisamente porque, en el caso de que tuviera que elegir, se quedaba con la vida y la libertad que le daba ser una mujer solitaria. «¿Para qué? ¿para que me saliera una cosa espantosa? ¿un borracho? no lo soportaría en un hijo mío, en los demás lo aguanto… No iba a ser una buena madre, borracha y parrandera, ¿cómo iba a estar con el niño bajo el brazo cantando con los mariachi?». Cuando una artista considera que para ser madre tiene que renunciar, es que no desea tener un hijo. La maternidad no debería ser una renuncia, o no debería considerarse como tal, porque en ese caso la frustración será absoluta. Chavela Vargas se lo pasaba demasiado bien siendo una borracha y parrandera, y un hijo coartaría demasiado su independencia, su libertad. Muchas mujeres priorizaban su carrera, mientras que otras priorizaban su vocación de madre. Otras, como Chavela, la libertad. ¿Quiénes salían ganando?

Mary Cassatt y el retrato de la maternidad

La mujer que más retrató la maternidad, ni fue madre ni se casó. Consideraba que el matrimonio y la maternidad la alejarían de su arte, de su pintura, y desde muy joven consideró que la vida familiar no era para ella. Aun así, se nutría de aquellas mujeres que sí habían decidido darse a los hijos. Su obra está llena de madres, de escenas cotidianas en las que la mujer es solo lo que se esperaba de ella. A diferencia de Chavela Vargas, Mary Cassatt no renunciaba a la maternidad por esa libertad que le daba la soledad, sino porque se tomaba muy en serio su talento y no quería desperdiciar su tiempo dedicándoselo a algo que no fuera la pintura. Muchas mujeres, como George Sand o Patti Smith, mujeres talentosas, han sabido cómo compaginar sus dos mundos y unirlos para vivirlo todo, pero Cassatt no confiaba en esa posibilidad. La mujer, el matrimonio y los hijos solo se atrevería a compaginarlos en un cuadro, viviendo de primera mano lo que los hombres, por otra parte, eran incapaces de presenciar. Precisamente porque era una mujer, las madres la dejaban asistir a los momentos de plena intimidad, mientras que el varón, ante el pudor, no podía retratar aquellas escenas de tanta complicidad. En Las bostonianas (novela de Henry James y película de James Ivory), se trata el mismo tema y desde el mismo punto de vista que Mary Cassatt. El matrimonio solo puede conducirte a la más absoluta incompetencia: en el momento en que la mujer se convierte en esposa y en madre, deja de ser mujer para ser una persona al servicio de su cometido, que no tiene nada que ver con el arte o con la propia realización. La vocación, cuanto más alejada del matrimonio y la maternidad, mejor.

Frida Kahlo y la imposibilidad

Frida Kahlo, igual que Marilyn Monroe, deseaba con todas sus fuerzas ser madre, pero su cuerpo se rebeló contra ella. Siendo muy joven tuvo un accidente que la mantuvo muy débil durante toda su vida. Aunque convivía con el dolor estoicamente, hubo algo para lo que no estaba preparada. Era capaz de aislarse en una sola habitación, de no hacer una vida normal. Sabía cómo entretenerse cuando, a los 16, sus amigos estaban explorando el mundo mientras ella no podía moverse de la cama. Crecía y crecía por dentro la mujer de las raíces, pero se le privó de lo que tanto anhelaba, la maternidad, y eso la hizo profundamente infeliz. Aunque se quedó embarazada en dos ocasiones, acabó abortando. En el segundo caso, cuando más ilusionada estaba, puesto que su médico le había dicho que podría llevar el embarazo adelante con mucho reposo y cuidándose, perdió toda esperanza. Frida Kahlo quería ser madre pero su cuerpo no estaba preparado. Podía soportar sobre el lienzo camas, hombres, plantas; podía engendrar a México enteramente, toda su cultura; pero no podía tener hijos. En casos tan extremos, en los que el deseo de ser madre es tan grande que lo abarca todo en el pensamiento de las artistas, cabe pensar que tanto la maternidad como la imposibilidad de ser madre acaban afectando a la carrera de la mujer.

Virginia Woolf y la importancia de ser tía

«Uno no puede traer hijos a un mundo como este». Virginia Woolf, además de no poder traer hijos a un mundo como este, padecía, y es importante tenerlo en cuenta, un trastorno. No sé si la vocación literaria, su dedicación al mundo de la edición, su inestabilidad mental o un simple rechazo de la maternidad fueron los causantes de que no tuviera descendencia. Pero en su caso podemos hablar de otro tipo de maternidad, la que viene dada por los hijos de una hermana. Jane Austen, que tampoco tuvo hijos pero sí un gran protagonismo como tía, le escribió a su sobrina: «Ahora que te has convertido en tía, eres una persona de cierta trascendencia y debes despertar enorme interés hagas lo que hagas. Siempre he defendido en la medida de lo posible la importancia de las tías, y estoy segura de que tú harás lo mismo ahora». La aparición de las tías en la literatura, que trata Colm Tóibín en el libro Nuevas maneras de matar a tu madre, es la otra cara de la moneda: mujeres que no tienen hijos pero sí sobrinos de los que, en mayor o menor medida, se hacen cargo. La madre en la ficción, según Tóibín, carece de importancia, de la misma manera que la madre en el arte lo ocupa todo.

Cuando una mujer decide convertirse en madre, ¿deja de ser todo lo demás que ha sido hasta entonces? ¿La maternidad habría anulado las carreras artísticas de Marilyn Monroe, Frida Kahlo o Virginia Woolf? Federico García Lorca decía que «tener un hijo no es tener un ramo de rosas», y estas mujeres se perdieron las espinas: pero también la flor.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *