0

Fiebre embarazo primeros dias

La fiebre en el embarazo suele ser motivo de preocupación para la embarazada por el temor de que pudiera ocasionarle algún daño al feto en gestación, especialmente en los primeros meses de embarazo.

Como bien sabéis, el aumento de la temperatura corporal es un mecanismo de defensa del organismo, que pone en marcha un proceso para combatir los virus y las bacterias.

Es posible que durante la gestación, sobretodo en cambios de estación o debido a una debilidad en sus defensas, la embarazada sufra algún episodio de gripe, un resfriado o un catarro.

La fiebre alta (más de 39 grados) no afecta el desarrollo del bebé, se ha descartado incluso que en el primer trimestre de gestación produzca malformaciones o esté relacionada con el aborto espontáneo, pero lo que sí puede afectarlo es la causa que provoca ese aumento de temperatura.

Por tanto, es importante estar alerta a algunos síntomas para descartar que la fiebre sea producto de alguna complicación en el embarazo.

Fiebre en el embarazo: señales de alerta

  • Fiebre muy alta (más de 39 grados)
  • Vómitos frecuentes
  • Diarrea
  • Dolor al orinar (podría ser señal de una infección de orina)
  • Hemorragia vaginal
  • Pérdida de líquido amniótico
  • Dolor de cabeza intenso
  • Pérdida de líquido vaginal
  • Dolor abdominal o contracciones uterinas

Ante cualquiera de estos síntomas, la embarazada debe acudir con urgencia al médico. Si no hay un motivo claro que los provoque, podría ser señal de enfermedades graves como algún tipo de infección o preeclampsia.

Cómo tratar la fiebre en el embarazo

En cualquier otra situación recurrimos a un antitérmico para bajar la fiebre, pero durante el embarazo se intenta evitar la ingesta de medicamentos por temor a que pudieran ser perjudiciales para el feto.

El paracetamol es el medicamento considerado como más seguro para tratar la fiebre en el embarazo, siempre bajo prescripción médica.

Aunque algunos estudios han relacionado la ingesta frecuente de paracetamol con un mayor riesgo de asma en la infancia, en dosis recomendadas, no tiene efectos perjudiciales por lo que no está contraindicado durante la gestación.

Newsletter de Bebés y más

Suscríbete para recibir cada día nuestros consejos sobre embarazo, maternidad, bebés, lactancia y familia.

Métodos naturales para bajar la fiebre

También hay métodos alternativos a los fármacos para bajar la fiebre corporal, como por ejemplo:

  • Quitarse el exceso de ropa
  • Tomar una ducha de agua tibia (un grado inferior a la temperatura corporal)
  • Beber mucha agua y líquidos; es importante mantenerse hidratada
  • Tomar alimentos ricos en vitamina C (zumos de frutas), infusiones, caldos,
  • Por último, hacer reposo y descansar.

Si a pesar de poner en práctica estos remedios la fiebre persiste es necesario acudir al médico.

La mayoría de las veces no suele revestir mayor gravedad, normalmente es causada por una gripe estacional o un desequilibro del sistema inmunitario, sin embargo no hay que descuidar la fiebre en el embarazo pues un proceso infeccioso complejo, puede comprometer seriamente al feto.

En Bebés y más | Paracetamol en el embarazo: usos, consejos y precauciones

Embarazo y gripe: aclaramos tus dudas

Jueves, 23 Enero 2014 ( Noticias científicas )

Desde principios de este año el número de casos registrados de gripe ha aumentado hasta superar el umbral de epidemia en varias comunidades autónomas españolas (entre ellas Cataluña, Madrid, País Vasco y Aragón), y el pico de incidencia más alto se espera para febrero. Por eso nos preguntamos: ¿Afecta realmente la gripe al embarazo? Si lo hace, ¿en qué medida? Y, lo más importante: ¿Hay que vacunarse?

Las principales autoridades sanitarias piden tranquilidad, recordando que esta situación no difiere en exceso de años anteriores, pero es normal sentir cierta preocupación o tener dudas, especialmente si este período se solapa con el embarazo. ¿Hay que vacunarse?, ¿Qué pasa si me contagio? o ¿Es peligroso para el feto? son algunas de las preguntas más frecuentes, que hemos trasladado a los expertos del Equipo de Investigación en Medicina Fetal del Hospital Clínic de Barcelona. Aquí van sus respuestas y recomendaciones:

¿La gripe es peligrosa para la madre o el feto?

Es algo más arriesgado tener gripe estando embarazada. En el embarazo existe un riesgo algo aumentado de presentar complicaciones por una infección gripal, sobre todo respiratorias. Cuando una embarazada se infecta por el virus de la gripe, el riesgo de hospitalización por procesos cardiorrespiratorios se incrementa progresivamente durante la gestación.

La gripe no produce efectos directos sobre el feto.

¿Debo vacunarme de la gripe?

Sí, es muy aconsejable, por el riesgo aumentado de las embarazadas con la gripe. La vacunación es la medida más eficaz para prevenir la gripe y sus complicaciones. Se emplea una vacuna antigripal inactivada, que es segura tanto para la madre como para el feto. En los estudios no se aprecian efectos indeseables en la salud de las gestantes (salvo reacciones leves a nivel local en el punto de punción) ni en el feto.

Hay evidencia de que la protección obtenida en las mujeres gestantes es similar a la obtenida en mujeres no embarazadas y de que los anticuerpos maternos protegen también al recién nacido.

La vacuna antigripal se recomienda a todas las mujeres embarazadas después de la semana 14 de gestación y cuando el segundo o tercer trimestre de la misma coincida con el periodo de mayor probabilidad de circulación del virus, que en nuestro país tiene lugar entre el mes de octubre y el mes de marzo del año siguiente.

¿Cómo evitar contagiarse con el virus de la gripe?

Evidentemente la forma más efectiva es la vacuna. De forma adicional, si bien no existe una forma infalible, pero existen medidas higiénicas fundamentales que pueden disminuir mucho el riesgo de contraer o de contagiar el virus de la gripe:

  • Evite permanecer entre multitudes, siempre que le sea posible.
  • Lave sus manos regularmente, sobretodo después de haber tosido o estornudado.
  • Cuando tosa o estornude, debería asegurarse de cubrir su boca y su nariz con un pañuelo de papel. Procure no reutilizar pañuelos.
  • No toque pañuelos de papel usados.
  • Evite compartir tazas u otra clase de utensilios.
  • Si ya tuviera gripe, permanezca en su hogar para seguir el tratamiento necesario y así evitar contagiar a otras personas.

¿Como sé si tengo gripe?

La gripe se puede parecer mucho a un resfriado, pero en general se acompaña de fiebre más alta y de malestar y dolores generalizados. Los síntomas en el embarazo son los mismos que en cualquier otro momento de la vida. Los principales síntomas de la gripe son:

  • Fiebre de hasta 39ºC.
  • Escalofríos
  • Dolor de cabeza
  • Dolores musculares
  • Postración
  • Tos intensa y persistente
  • Rinorrea
  • Lagrimeo
  • Faringitis leve

La gripe es una enfermedad autolimitada con una evolución de 5 a 7 días, aunque algunos de los síntomas suelen durar entre dos y tres semanas. Por sí misma, no es un motivo para acudir a urgencias si no existen signos de alarma. Sin embargo, sí que debe consultar urgentemente si existe dificultad respiratoria, es decir si tiene sensación de ahogo y/o respiración acelerada. Otros signos que se considera que justifican una consulta urgente son dolor en el pecho, confusión y mareos, o vómitos persistentes.

En Esta Sección

  • Embarazo Ectópico
  • ¿Cómo sé si tengo un embarazo ectópico?

Los síntomas del embarazo ectópico, a menudo, incluyen dolor y sangrado. Solo un médico puede decirte con certeza si tienes un embarazo ectópico.

¿Tengo un embarazo ectópico?

La única manera de saber con certeza si tienes un embarazo ectópico es mediante una exploración médica. Tu médico o enfermero pueden hacerte un examen pélvico, un análisis de sangre o un ultrasonido para saberlo.

Cuanto antes te hagas tratar por un embarazo ectópico, mejor. De manera que, si crees que tienes un embarazo ectópico o si tienes mucho dolor en la parte baja del abdomen, (especialmente de un lado) o sangrado vaginal anormal, llama a tu enfermero o médico de inmediato.

¿Cuáles son los síntomas de un embarazo ectópico?

El embarazo ectópico puede parecer normal al comienzo, con síntomas típicos de embarazo como la falta de un periodo menstrual, sensibilidad en los senos, fatiga y náuseas. Los síntomas de un embarazo ectópico incluyen los siguientes:

  • Dolor intenso en la parte baja del abdomen, especialmente de un lado
  • Sangrado vaginal o manchado
  • Dolor en el hombro
  • Gran sensación de debilidad, mareos o desmayos

Si tienes dolores o sangrado intensos, ve de inmediato a una sala de urgencias. Si presentas algún otro síntoma de embarazo ectópico, comunícate con tu médico o enfermero tan pronto como puedas. Cuanto antes se diagnostique y se trate un embarazo ectópico, más a salvo estarás.

¿Cuál es el tratamiento para un embarazo ectópico?

Los embarazos ectópicos no prosperan, porque un óvulo fecundado no puede crecer completamente fuera del útero. Los embarazos ectópicos se tratan con medicamentos o cirugía.

  • Se aplican inyecciones de un medicamento llamado metotrexato, que pone fin al embarazo ectópico. Detiene el crecimiento de las células fecundadas del óvulo, y el cuerpo absorbe toda célula que ya se haya desarrollado. Esto no debería dañar las trompas de Falopio en absoluto.
  • El producto del embarazo se quita con un procedimiento quirúrgico realizado por laparoscopia. El médico realiza una pequeña incisión cerca del ombligo y quita el producto del embarazo mediante instrumentos quirúrgicos usando una pequeña cámara para ver dentro del cuerpo. Este es el tratamiento más común para el embarazo ectópico. A veces, este procedimiento causa cicatrización patológica en las trompas de Falopio o se hace necesario cortar una parte de ellas.

El médico te dirá cuál es el mejor tratamiento para ti.

¿Cómo me sentiré después de un embarazo ectópico?

El embarazo ectópico es un tipo de pérdida prematura de un embarazo. Muchas mujeres tienen los mismos sentimientos que aquellas que experimentan otros tipos de pérdida del embarazo, como el aborto espontáneo, especialmente si deseaban quedar embarazadas.

Puedes tener sentimientos encontrados que incluyen desilusión, conmoción, temor, aflicción o alivio. Esto es totalmente normal, y, por lo general, se vuelven menos intensos con el paso del tiempo. Tu médico o el Centro de salud de Planned Parenthood local te pueden recomendar recursos y grupos de apoyo para ayudarte a manejar tus emociones.

Los 10 síntomas del embarazo más comunes en las primeras semanas

Saber si estás embarazada o no cuanto antes, es vital para que comiences los cuidados y tomes las precauciones necesarias, teniendo en cuenta que los primeros síntomas del embarazo suelen aparecer después de aproximadamente tres semanas tras la fecundación y pueden variar mucho de una mujer a otra.

En este artículo te los explicamos todos detalladamente para que reconozcas los síntomas del embarazo y no te quede ninguna duda de si aquello que le está ocurriendo a tu cuerpo es una señal que te indica que estás esperando un bebé.

1. ¿Sufres sangrados leves o ha aumentado tu flujo vaginal?

Uno de los síntomas del embarazo más claro es la falta de la menstruación, aunque suele ser frecuente que en las primeras semanas de gestación las mujeres experimentemos leves sangrados vaginales en determinados momentos del día. Son mucho menos abundantes y continuos que los que se dan en una regla normal, ya que sólo suelen durar de uno a dos días.

1 de cada 5 mujeres embarazadas experimenta estos sangrados las primeras semanas de gestación y no tienen por qué ser malos para el bebé, ya que pese a que se desconocen las causas a ciencia cierta, lo normal es que se deban a que sigas teniendo tu ciclo menstrual (sangrado intermenstrual) aunque las hormonas del embarazo se hayan sobrepuesto, o lo que se conoce como sangrado de implantación, es decir, el sangrado que se produce debido a que el óvulo ya fecundado se ha implantado en el útero (este es menos frecuente que el primero). Otra de las causas de estos sangrados durante el embarazo puede ser que exista una infección vaginal o del cuello del útero, por lo que si los estás experimentando lo más recomendable es que hagas una visita a tu médico para quedarte tranquila y asegurarte de que todo va bien.

2. ¿Te duelen los pechos y han variado un poco su apariencia?

Este otro de los síntomas del embarazo que suelen experimentar casi todas las mujeres embarazadas, ya que las mamas son una de las partes de nuestro cuerpo que sufre más cambios durante la gestación, debido a que se están preparando para su cometido: alimentar al bebé cuando nazca.

Es normal que durante las primeras semanas de embarazo te duela el pecho, se vuelva más sensible e incluso aumente un poco su tamaño. Esto se debe a que crece la grasa en tus mamas así como el tamaño de los lóbulos, que es donde se producirá y almacenará la leche materna durante la lactancia. Como consecuencia de que aumenta la masa del pecho, las venas empezarán a notarse un poco más porque incrementa la demanda de sangre en esta zona. Los pezones se vuelven hipersensibles y las

areolas de estos se pigmentan más y aumentan el tamaño de su circunferencia, todo debido a que el pecho se está preparando para alimentar al bebé.

Lo normal es que el dolor y la tensión mamaria vaya cesando con el paso de los días y que a mediados del segundo trimestre desaparezca por completo, pero si quieres paliar un poco el malestar durante las primeras semanas, con un sujetador adecuado a las nuevas dimensiones de tu pecho conseguirás calmar el dolor.

3. ¿Tienes náuseas o vómitos?

Es frecuente que las mujeres embarazadas, sobre todo durante los primeros meses, experimenten náuseas matutinas llegando incluso a vomitar en algunas ocasiones, sintiéndose bien a los pocos minutos. Aproximadamente el 60% de las embarazadas las padecen en las primeras semanas y suelen aparecer cuando se encuentran recién levantadas.

Si es tu caso no debes preocuparte, ya que las náuseas y los vómitos son debidos a que tu cuerpo está experimentando notables cambios hormonales. Desde los primeros días de gestación la producción de la hormona gonadotropina coriónica aumenta, una hormona producida por la placenta que también actúa sobre el centro de las náuseas (que se encuentra en el cerebro) y hace que sean más frecuentes.

Lo normal es que estas molestas náuseas desaparezcan hacia la semana número 13, que es cuando la producción de esta hormona comienza a disminuir y las ganas de vomitar se vuelven cada vez menos frecuentes.

4. ¿Sufres de estreñimiento?

Si has notado que tu frecuencia de ir al váter ha variado considerablemente y vas bastante menos de lo que solías habitualmente, es posible que se deba a que estás embarazada si este fenómeno se encuentra unido a otros de los síntomas del embarazo que aparecen en este post.

Algunas mujeres embarazadas suelen sufrir de estreñimiento debido a que el aumento de la progesterona que se produce durante la gestación, hace que se ralentice el proceso digestivo y la movilidad intestinal. Sin embargo, podrás solucionar este problema fácilmente con una dieta adecuada rica en fibra en la que comas mucha verdura, fruta y cereales, teniendo en cuenta también que beber mucha agua es una de las cosas más importantes para combatir el estreñimiento. Hacer ejercicio suave que favorezca el tránsito intestinal (como por ejemplo salir a caminar) y establecer una rutina de horarios para ir al baño, también pueden ser buenos remedios para frenar el estreñimiento durante el embarazo.

5. ¿Sientes más fatiga o tienes más sueño del habitual?

Es frecuente que durante el primer trimestre del embarazo aumenten tus ganas de dormir, ya que tus niveles de testosterona se han triplicado y esto hace que tengas más sueño del habitual.

Además, tu cuerpo empezará a funcionar al máximo debido a que, por ejemplo, se empieza a producir más sangre para satisfacer la demanda de nutrientes de tu bebé o se necesita más energía para formar sus órganos principales durante los primeros meses. Es por esto que es normal que te sientas más fatigada que de costumbre y, como consecuencia, necesites dormir y descansar más. ¡Hazle caso a tu cuerpo y dale aquello que necesita! Y es que este es el mejor remedio para este frecuente síntoma del embarazo en las mujeres embarazadas.

6. ¿Tus ganas de ir al baño a orinar han aumentado?

Si las últimas semanas has notado que vas más al baño a orinar que habitualmente, y la sensación de necesitar miccionar es más frecuente, podrías estar embarazada ya que las mujeres en estado de gestación, durante las primeras semanas, suelen experimentar este fenómeno, sin duda es otro de los claros síntomas del embarazo. Esto se debe a que la sangre fluye más rápido por los riñones debido a los cambios hormonales, por lo que la vejiga se llena más rápidamente y necesitas ir al baño con más frecuencia. Otra de las causas es que como durante el embarazo la producción de sangre aumenta hasta en un 50%, los riñones se ven obligados a procesar mucho más líquido, el cual va a parar a la vejiga.

Hacia el segundo trimestre notarás que esta necesidad frecuente de orinar desaparece un poco, ya que es el momento en el que el útero sube por encima de la pelvis. Sin embargo, muchas mujeres afirman no haber notado este cambio porque cada cuerpo es diferente y tiene unas reacciones y necesidades diferentes.

7. ¿Te has mareado en unas cuantas ocasiones sin motivo aparente?

Los mareos y vértigos son otro de los síntomas del embarazo más comunes en los primeros meses del embarazo, por lo que si son situaciones que no sueles sufrir habitualmente y últimamente las has tenido en ciertas ocasiones, es recomendable que acudas a tu médico.

Durante la gestación, especialmente en las primeras semanas, son frecuentes estos vértigos debido a la baja presión arterial general. Esto es así porque tus vasos sanguíneos se han ensanchado y relajado para permitir un mayor flujo de la sangre hacia el bebé y ,como consecuencia, hay un mayor retraso del retorno de la sangre a tus venas. Este fenómeno se une a la fatiga y cansancio general de tu organismo, ya que se encuentra funcionando a pleno rendimiento para satisfacer las necesidades del bebé.

Lo mejor que puedes hacer cuando te sientas mareada es tumbarte durante unos minutos y descansar hasta que desaparezca la sensación de vértigo, aunque también existe un complemento alimenticio llamado ácido fólico que ayuda al organismo a combatir la fatiga y te podría resultar de gran utilidad.

8. ¿Te duele la cabeza más que antes?

El dolor de cabeza, pese a que es otro de los claros síntomas del embarazo en muchas mujeres, sobre todo durante los períodos en los que tenemos la menstruación, es algo que aparece con más frecuencia en las embarazadas durante las primeras semanas.

Los motivos son principalmente por la tensión, que hace que sientas una presión en la cabeza, así como por los cambios hormonales tan bruscos que se están produciendo en tu cuerpo durante los primeros días de gestación. Otras posibles causas son el cansancio generalizado, la falta de sueño, las alergias varias, el estrés, el hambre o la deshidratación.

Si los dolores de cabeza son frecuentes y molestos lo mejor es que acudas a tu médico para que te recete algún medicamento adecuado a tu estado, sin embargo lo normal es que estas cefaleas

desaparezcan después del primer trimestre, cuando las hormonas ya se han estabilizado y el cuerpo se acostumbra a la nueva situación.

9. ¿Has experimentado variaciones en tu humor?

Como habrás podido observar, la mayoría de los síntomas son debidos a los cambios hormonales en tu cuerpo durante el primer trimestre de gestación, siendo las variaciones del humor una consecuencia directa también de este fenómeno.

Si en cuestión de minutos pasas de la alegría a la tristeza o de la risa al llanto, no debes preocuparte ya que es algo muy común en las embarazadas, sobre todo al principio del período. Todas las hormonas del embarazo (oxitocina, estrógenos, progesterona, prolactina y hCG) lo que hacen es preparar al cuerpo de la mujer para la maternidad y son las responsables de los altibajos en el humor a lo largo del día. Hasta que el cuerpo se adapte a la nueva situación, es normal que sufras estos cambios.

Comer sano, rodearse de personas que te apoyen e informarte sobre el funcionamiento de tu cuerpo durante el embarazo, son cosas que te ayudarán a aceptar más rápidamente la nueva situación y te aportarán más estabilidad emocional en este período.

10. ¿Han aumentado tus ganas de comer?

Durante el período de gestación aumenta la necesidad energética de tu cuerpo, por lo que es completamente normal que tengas más hambre de la habitual. Este síntoma, unido a otros como por ejemplo el retraso del período o los cambios de humor, puede ser un claro indicador de que estás embarazada.

Estas ganas repentinas de comer o «antojos» son más frecuentes durante el primer trimestre, cuando los cambios hormonales son más grandes y tu cuerpo aún no se ha acostumbrado a ellos. Pese a que se recomienda que durante la gestación tienes que escuchar a tu cuerpo y darle aquello que necesita, en lo referente a los antojos y al hambre voraz, lo más recomendable es comer de una forma sana y controlada ya que esto será lo mejor para tu bebé.

Si has contestado a la mayoría de las preguntas con un SÍ, es muy probable que estés embarazada, por lo que te recomendamos que visites a tu ginecólogo o ginecóloga cuanto antes y comiences así con los cuidados y precauciones que debe llevar a cabo una mujer embarazada, para que todo vaya bien durante el período de gestación de tu bebé.

Sin embargo, cabe destacar que los síntomas durante las primeras semanas del embarazo pueden ser muy diferentes en una mujer o en otra y, en ocasiones, se parecen muchísimo a las molestias y sensaciones que tenemos las mujeres los días anteriores a que nos venga la menstruación, por lo que la visita al médico siempre será el punto determinante para saber si estás embarazada o no. ¡Mucha suerte y salud!

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *