0

Film transparente microondas

Tabla de contenidos

A pesar de que cuando nació contó con no pocos detractores, lo cierto es que el microondas se ha convertido en uno de los electrodomésticos más útiles y prácticos de nuestras cocinas: es rápido, los alimentos se cocinan en su propio jugo, minimizando así la pérdida de minerales y otros nutrientes y, además, es seguro (según la OMS -Organización Mundial de la Salud- no existe ningún riesgo para los consumidores de comida preparada con el microondas si se siguen las recomendaciones del fabricante). Éstos son algunos trucos y consejos para que saques el máximo partido a este ‘pequeño-gran’ aliado de tantos y tantos cocineros:

  • La energía de los microondas se distribuye de forma desigual (calienta de fuera hacia dentro). Es por ello que los alimentos se suelen calentar más por unas zonas que por otras. Así, es aconsejable colocar las porciones más densas en las partes exteriores del recipiente.
  • Es muy importante utilizar materiales adecuados para el microondas, que dejen pasar las ondas hasta llegar a los alimentos. Son apropiados los recipientes de vidrio, de porcelana, de loza, de cerámica y de plástico (siempre que indiquen explícitamente su compatibilidad).
  • Por el contrario, no se deben usar plásticos no preparados pues se ha demostrado que éstos, al calentarse, pueden desprender parte de sus componentes y resultar tóxicos. Tampoco se deben usar recipientes con decoración metálica, pues reflejan las ondas y podrían dañar el microondas.
  • Como materiales auxiliares sirven el papel absorbente, el film transparente, las bolsas de cocción para horno, el papel de estraza, pero nunca el papel de aluminio.
  • Resulta fundamental respetar los tiempos de cocción, así como los tiempos de reposo de los alimentos. (En caso de duda, calcular la cuarta parte del tiempo que emplearía por el procedimiento tradicional. Es mejor quedarse corto, ya que los alimentos se siguen cocinando un rato más aunque ya estén fuera del micro).
  • Es conveniente elegir piezas del mismo tamaño para que se hagan al mismo tiempo.
  • Ten en cuenta que los sofritos exigen poco condimento, porque éste no es absorbido a causa de la rapidez de la cocción.
  • Para la cocción de las verduras son mejores los recipientes anchos y bajos para favorecer la rapidez y la evaporación: de esta forma las verduras mantienen su color y sabor natural.
  • Para que las carnes queden tiernas se han de cocer tapadas y sazonarlas en el último momento.
  • Si metes los ajos unos segundos en el microondas, luego podrás pelarlos más fácilmente.
  • Si envuelves las patatas con piel en papel film transparente se harán rápidamente y no perderán un ápice de su sabor.
  • Asimismo, puedes utilizar el micro para ablandar rápidamente chocolate, mantequilla, miel, un helado demasiado frío, etc.
  • Un buen truco para limpiar el micro consiste en introducir en él un cuenco con agua y limón. Se pone durante unos minutos (5 ó 6) a máxima potencia. Posteriormente se pasa un paño húmedo.
  • En cualquier caso, no pierdas de vista el libro explicativo que acompaña a todos los microondas. Ahí encontrarás trucos y consejos para utilizarlo correctamente.

¿Conoces algún truco o receta para cocinar con microondas que quieras compartir con el resto de lectores? Participa en nuestros Foros de Cocina.

FSIS

Los hornos de microondas juegan un papel importante a la hora de preparar la comida, pero se debe poner un cuidado especial cuando se cocinan o recalientan carnes, aves, pescado y huevos de manera que su preparación sea sin riesgos. Los hornos de microondas pueden cocer los alimentos en forma desigual, dejando «zonas frías» donde es posible que sobrevivan bacterias causantes de enfermedades. Por esta razón es importante seguir las recomendaciones indicadas adelante acerca de la utilización sin riesgos de los hornos de microondas, con la finalidad de prevenir las intoxicaciones alimentarias.
La Cocina con Microondas

  • Coloque los alimentos en forma pareja en un plato hondo cubierto y añada un poco de líquido si fuera necesario. Cubra el plato con una tapa o envoltura de plástico; deje la envoltura o la tapa floja para que el vapor pueda escapar. El calor húmedo que se produce destruirá las bacterias dañinas y garantizará la cocción uniforme de los alimentos. Las bolsas para cocinar también hacen que los alimentos se cocinen de manera uniforme y sin riesgos. No permita que la envoltura de plástico toque los alimentos durante la cocción en el horno de microondas.
  • No cocine trozos grandes de carne a la máxima potencia (100%). Los trozos grandes de carne se deben de cocinar a una potencia media (50%) durante tiempo más largo. Esto permite que el calor llegue al centro del trozo sin cocer demasiado las partes externas.
  • Revuelva o haga girar los alimentos a la mitad del tiempo de cocción con objeto de eliminar las zonas frías donde las bacterias dañinas pueden sobrevivir y para que los alimentos se cuezan de forma más pareja.
  • Cuando cueza parcialmente alimentos en el microondas con la intención de terminar su cocción a la parrilla o en un horno corriente, es importante que se transfieran inmediatamente los alimentos del horno de microondas a esos otros modos de cocción. Nunca se debe cocer alimentos parcialmente y guardarlos para usarlos más tarde.
  • Use un termómetro para alimentos o la sonda de medir temperaturas del horno para verificar que los alimentos hayan alcanzado una temperatura interna mínima adecuada. Los tiempos de cocción pueden ser distintos porque los hornos de microondas varían en potencia y eficiencia. Antes de verificar la temperatura interna con un termómetro para alimentos, siempre permita un tiempo de reposo, lo que permite completar la cocción.
  • Use un termómetro para alimentos para verificar las temperaturas internas. Cueza los alimentos hasta alcanzar las siguientes temperaturas internas mínimas adecuadas:
    • Cocina todos los asados, filetes y chuletas, de carne cruda de res, cerdo, cordero y ternero, hasta una temperatura interna mínima de 145 ˚F (62.8 ˚C), al medir con un termómetro para alimentos antes de remover la carne de la fuente de calor. Para inocuidad y calidad, permita un tiempo de reposo de al menos tres minutos, antes de picar y consumir la carne. Por razones de preferencia personal, los consumidores pueden escoger cocinar las carnes hasta alcanzar una temperatura más alta.
    • Cocina la carne molida de res, cerdo, cordero, y ternero hasta una temperatura de 160 ˚F (71.1 ˚C), al medir con un termómetro para alimentos.
    • Las cazuelas y comidas a base de huevo deben alcanzar 160 ºF (71.11 ºC).
    • Las sobras se deben calentar hasta alcanzar 165 ºF (73.9 ºC).
    • No se recomienda cocinar aves enteras, con relleno, en el horno de microondas. Cocina el relleno por separado hasta alcanzar 165 ºF (73.9 ºC).
    • Todas las aves deberán alcanzar una temperatura interna mínima adecuada de 165 ºF (73.9 ºC) al medir con un termómetro para alimentos.
  • No se recomienda cocer aves enteras y rellenas en el horno de microondas debido a que es probable que el relleno no alcance las temperaturas adecuadas para destruir las bacterias dañinas.

Descongelación en el Horno de Microondas

  • Saque los alimentos de su envoltura antes de descongelarlos. No use bandejas de espuma plástica ni envolturas de plástico porque no están hechas para resistir temperaturas altas. Si estos materiales llegan a derretirse o dañarse, podrían mezclarse elementos químicos dañinos con los alimentos.
  • Cueza las carnes, aves, platos con huevos, y pescados, inmediatamente después de haber sido descongelados en el horno de microondas ya que ciertas partes de los alimentos congelados pueden empezar a cocerse durante la descongelación. No guarde alimentos parcialmente cocidos para usarlos más tarde.

Recalentar Comida en el Horno de Microondas

  • Cubra los alimentos con una tapa o con envoltura plástica apta para ser usada en hornos de microondas con el fin de contener el vapor y facilitar un recalentamiento parejo sin riesgos.
  • Caliente los alimentos listos para comer, tales como salchichas hotdog, fiambres, jamón cocido completamente y sobras, hasta que emitan vapor.
  • Después de recalentar el alimento en el horno de microondas, espere unos minutos antes de servirlos. Luego, use un termómetro limpio para asegurarse que los alimentos hayan alcanzado 165 ºF.

Recipientes y Envolturas

  • Use sólo recipientes que hayan sido fabricados especialmente para ser usados en los hornos de microondas. Los recipientes de vidrio, de cerámica y toda clase de plásticos, deberán llevar una etiqueta que diga que pueden usarse en los hornos de microondas.
  • Los recipientes de plástico que contienen margarina, crema batida, comidas para llevar de los restaurantes, y otros recipientes que están hechos para utilizarse una sola vez, no se deben de usar en los hornos de microondas. Estos recipientes se pueden deformar o derretir, dando lugar a que, elementos químicos dañinos se mezclen probablemente con los alimentos.
  • Las envolturas de plástico, papel encerado, bolsas para cocinar, papel de pergamino y toallas blancas de papel para hornos de microondas, se pueden usar sin peligro. No permita que la envoltura de plástico toque los alimentos durante la cocción en el horno de microondas.
  • En el horno de microondas, nunca use las bolsas de plástico muy fino, las bolsas de papel marrón o de plástico de los supermercados, periódicos ni el papel de aluminio.

10 trucos que quizá no conocías del microondas

Derechos de autor de la imagen THINKSTOCK Image caption No solo sirve para calentar comida.

Lo utilizas todo el rato, para calentar la leche del desayuno o el pollo en salsa que cocinaste anoche, incluso te sirve para cocinar algún que otro plato sencillo. Y llegó un momento en el que te preguntas cómo se las arreglaban antes del microondas.

El primer aparato se vendió en 1946. Pero en casi siete décadas dio un salto a la fama, convirtiéndose en uno de los electrodomésticos predilectos de la casa.

Sin embargo, además de ayudarte a no perder tiempo con las comidas, sus ondas de radio de alta frecuencia tienen otros usos domésticos que quizá no conocías.

Lea también: ¿Se puede comer sano usando el horno microondas?

Estos diez que te presentamos son solo unos cuantos de la lista y te pueden hacer la vida más fácil.

Eso sí, hazlos con cuidado y recuerda siempre que no se deben meter objetos metálicos en el microondas.

1. Despegar sellos

Derechos de autor de la imagen THINKSTOCK Image caption El sello se despegará con facilidad.

Si escribiste mal la dirección del destinatario de una carta, tenía ya el sello pegado y quieres recuperarlo, el microondas te echará una mano.

Antes que nada debes humedecerlo con un poco de agua. Después, introduce la carta en el microondas y caliéntala durante 20 segundos, no más.

Verás que el sello se despegará del sobre sin el menor esfuerzo.

2. Cortar cebolla sin llorar

Dentro de las células de la cebolla existen algunos compuestos que contienen azufre.

Al cortarla con un cuchillo las células se rompen y estos compuestos sufren una reacción química que los transforma en moléculas sulfuradas más volátiles.

Éstas, a su vez, reaccionan con la humedad de los ojos generando ácido sulfúrico y producen una sensación de quemazón.

Y ante esto, las terminaciones nerviosas detectan la irritación y el cerebro reacciona diciéndole a los conductos lacrimales de tus ojos que produzcan más agua, es decir lágrimas, para diluir el ácido y proteger así los ojos.

Derechos de autor de la imagen Thinkstock Image caption Antes de introducir las cebollas en el microondas debes cortarles los extremos.

Sin embargo, este proceso se puede evitar introduciendo la hortaliza con los extremos cortados en el microondas durante 30 segundos.

Debes escoger el programa de máxima potencia.

3. Desinfectar estropajos

Puedes eliminar las bacterias del estropajo o el trapo de cocina sin necesidad de usar desengrasantes, lavavajillas, ni ningún otro producto químico.

Ten en cuenta los estropajos metálicos no pueden meterse en un microondas.

Sólo debes introducir los trapos en cuestión en el microondas durante varios minutos a máxima potencia. Las bacterias morirán por las altas temperaturas.

Este truco sirve también para desinfectar esponjas de baño.

4. Esterilizar frascos de conservas

La forma posiblemente más conocida para esterilizar los frascos con los que hacer después conservas es hervirlos.

Derechos de autor de la imagen THINKSTOCK Image caption Dos minutos son suficientes.

Pero existe otra manera, más rápida y eficaz. E incluye, como no, el microondas.

El procedimiento no te llevará más de dos minutos.

Antes de introducirlos en el horno hay que quitar las tapas a los frascos y llenarlos de dos dedos de agua.

Después hay que esperar a que el agua hierva, lo que serán, aproximadamente, dos minutos.

5. Comprobar que una taza es apta para el microondas

No toda la vajilla lo es. Entre los materiales permeables a las microondas y por tanto aptos para cocinar en este tipo de hornos se encuentran el vidrio refractario tipo Pyrex, Arcoroc, Duralex, Arcopal, Pyroflam (siempre que no sean demasiado finos porque se romperían), la porcelana, la cerámica, la loza, la madera, el mimbre y el barro.

Este último, si está vitrificado puede llevar hierro y plomo en su composición por lo que no debe introducirse en los microondas comunes, que no aceptan herramientas metálicas.

Por esa misma razón, también la porcelana estampada o con filos dorados puede llevar metales. Antes de usarla en este tipo de hornos hay que comprobar siempre si es apta o no.

Derechos de autor de la imagen THINKSTOCK Image caption No todas las tazas y platos son aptos para el microondas.

Una manera sencilla de saberlo es poniendo sobre el plato giratorio el recipiente a comprobar vacío y junto a éste un vaso de agua.

Programa después el horno para que caliente a máxima potencia durante un minuto.

Al cabo de ese tiempo, si el recipiente es apto para microondas, debe estar frío y el agua del vaso caliente. Si el recipiente está caliente, quiere decir que absorbe microondas y, por tanto, no es apto para ser usado en este tipo de hornos.

Esta prueba no debe hacerse con el recipiente vacío y sin el vaso de agua a su lado.

La razón es porque, si éste fuera permeable a las microondas del horno, el aparato se podría estropear al no tener ningún elemento que absorbiera las ondas de radio de alta frecuencia que está emitiendo.

6. Dejar el horno como nuevo

Una manera fácil de limpiar un microondas es introduciendo en él servilletas de papel de cocina. Humedécelos y pégalos en el interior del microondas, dejando la salida del aire libre.

Derechos de autor de la imagen THINKSTOCK Image caption Con este truco podrás eliminar la suciedad con un trapo, sin necesidad de frotar.

Después debes poner en marcha el aparato. A los 5 minutos los papeles estarán secos, habrán absorbido toda la suciedad y el microondas estará impecable.

Aunque si el electrodoméstico está extremadamente sucio es probable que debas echar mano de este otro truco.

En ese caso puedes colocar sobre la bandeja un bol lleno de agua y rociar con vinagre el interior del horno.

Si lo pones en marcha y lo apagas en 5 minutos, podrás quitar la suciedad pasando un trapo sin frotar.

De forma similar, si deseas eliminar los olores del microondas sólo debes introducir un vaso con agua y medio limón y dejarlo en funcionamiento durante 2 o 3 minutos.

7. Fabricar compresas calmantes

Es una alternativa de andar por casa a las botellas de agua caliente o almohadillas eléctricas y es muy sencilla de hacer.

Para diponer de una compresa calmante calienta una toalla humedecida enrollada durante un minuto en el microondas.

Si la dejas más tiempo, podrías llegar a quemarte.

8. Hacer que la máscara de pestañas dure más

El tubo de máscara de pestañas está aún medio lleno pero ya se resecó.

Es algo común, consecuencia de sacar y meter el cepillo con frecuencia.

Derechos de autor de la imagen THINKSTOCK Image caption La máscara volverá a estar tan fluida como el primer día.

Sin embargo, existe un truco para poder utilizar el producto hasta que se agote.

Consiste en poner el tubo de cosmético en el microondas junto a un vaso de agua y calentarlo durante 30 o 40 segundos.

Al cabo de ese tiempo, el contenido volverá a estar tan fluido como cuando la compraste.

9. Higienizar la tabla de cortar

Además de esponjas, estropajos y trapos de cocina, también podrás desinfectar la tabla de cortar en el microondas.

Para ello tendrás que lavarla, restregarla con un limón e introducirla en el horno. En un minuto estará lista.

10. Aprovechar al máximo el limón

Derechos de autor de la imagen THINKSTOCK Image caption Así les sacarás hasta la última gota.

Si quieres aprovechar hasta la última gota del ácido jugo, mételo durante 10-20 segundos con el microondas a su máxima potencia.

Esto ayudará a que se desprenda más fácilmente de la piel. Así, al exprimirlo obtendrás más jugo.

Y el truco sirve por igual para las naranjas.

¿Papel de aluminio o film transparente? Qué debes usar en cada caso

14/09/2015 05:00 – Actualizado: 18/03/2016 15:28

Te preparas un sándwich, abres el cajón de la cocina y te asalta la eterna duda: ¿lo envuelvo con film o aluminio? Ambos materiales, diseñados ex profeso para conservar alimentos, llevan toda la vida con nosotros y están en la mayoría de casas (siempre el uno junto al otro); pero casi nadie se plantea para qué sirve en realidad uno y otro. Y, reconozcámoslo, los usamos de forma indistinta, guiándonos por caprichos, manías o preferencias personales.

Cierto es que, en muchos casos, el uso de uno u otro envoltorio es indiferente. Ambos sirven en realidad para lo mismo, preservar los alimentos, pero dadas sus características cada uno puede cumplir mejor su cometido en determinadas circunstancias. Y hay veces que una incorrecta elección puede dar al traste con aquello que, irónicamente, buscábamos preservar.

Para esto sirve cada material:

Papel de aluminio

(iStock)

El papel de aluminio empezó a utilizarse a principios del siglo XX, cuando sustituyó al papel de estaño que se usaba para propósitos similares, pero en ocasiones dejaba malos olores en los alimentos. En la actualidad se usa en todo el mundo y, sólo en Europa, se producen aproximadamente 800.000 toneladas al año.

Aunque es igual de contaminante que el film plástico –ambos se elaboran con un recurso finito– se recicla mejor, así que desde el punto de vista medioambiental es “algo” preferible. Y, por si no lo sabías, no hay ninguna diferencia entre usarlo por el lado brillante o mate, es sólo una característica de su proceso de fabricación sin ninguna influencia en sus propiedades.

Para qué debe utilizarse:

1. El papel de aluminio crea una barrera más fuerte contra los olores que el film plástico, por lo que impide mejor que aquellos alimentos que desprenden más olor impregnen de su aroma toda la nevera. Es por ello el envoltorio más adecuado para el pescado.

2. Este material resiste mucho mejor el calor que el film, por lo que puede utilizarse para cocinar, y es ideal para utilizar en barbacoas y para cocinar con la técnica papillote, que permite que los alimentos se cuezan al horno en sus propios vapores.

3. Se trata de un envoltorio opaco, por lo que está más indicado si, por cualquier razón, los alimentos que buscamos preservar van a recibir la luz del sol.

Para qué no debe utilizarse:

1. El papel de aluminio puede utilizarse para congelar pero, en el proceso, puede quedarse pegado a los alimentos. Lo ideal es cubrir el alimento con film y, después, con aluminio, pues este material impide mejor la entrada de oxigeno. O, mejor aún, usar las bolsas de congelado, que están específicamente diseñadas para este fin.

2. En la medida de lo posible, es mejor evitar usar el papel de aluminio para envolver alimentos ácidos, como el tomate o los escabeches, que pueden provocar una migración del papel a la comida. Las latas de bebida o tetrabriks están recubiertos con capas de polímero que impiden el contacto directo del alimento con el aluminio, por la posibilidad de que se dé esta contaminación. En condiciones normales, esta migración es reducidísima, pero la contaminación aumenta notablemente con los alimentos ácidos, así que es mejor envolver estos con film plástico.

3. Nunca debe utilizarse en el microondas.

Film plástico

(iStock)

Este tipo de envoltorio se utiliza más en hostelería que el papel de aluminio, pues tiene varias ventajas: se adapta mejor a cualquier superficie, se rompe menos y es transparente, lo que permite ver qué contiene a simple vista (algo que es muy útil en una cocina profesional). Es, además, bastante más barato que el papel de aluminio.

Para qué debe utilizarse:

1. El film plástico es más útil para envolver algunos alimentos que, debido a su forma, no se adaptan bien al papel de aluminio (que se rompe más fácilmente). Es ideal para conservar en la nevera frutas, verduras, algunos embutidos, tapar envases y, en definitiva, cubrir cualquier cosa que tenga una forma más o menos irregular.

2. El film aguanta mucho peor el calor que el papel «Albal» y es por ello que no suele utilizarse para cocinar. Ahora bien, hay films más resistentes que se pueden usar en el microondas, algo que puede ser útil para evitar que los alimentos se resequen. Eso sí, antes de usarlo mira bien la información del envase. No todos los films plásticos pueden usarse para este fin.

Para qué no debe utilizarse:

1. Para cocinar a altas temperaturas, como en hornos, barbacoas o sartenes.

2. Para envolver productos que vayan a estar expuestos a la luz solar.

Qué empresas fabrican las marcas blancas de Mercadona, Dia, Eroski o Alcampo

Prácticamente todos los supermercados tienen marcas blancas, es decir, productos que fabrican otras empresas que las superficies venden con su propia marca. La ley no las obliga a identificar al fabricante, pero un libro titulado Marcas negras en la era de la transparencia, firmado por Fernando Olivares junto a profesores de la Cátedra de Marca Corporativa de la Universidad de Alicante ha analizado cómo se comportan las principales cadenas de supermercados en este aspecto, informa ABC.

El libro concluye que Mercadonaes el supermercado más transparente de España, porque sus principales marcas blancas, Hacendado y Deliplus, identifican directamente al fabricante real. «La mayor parte de los productos ‘transparentes’ lo son por identificar al fabricante con su símbolo o logo corporativo (60%). En el resto de los productos la identificación del fabricante se hace con mención expresa de razón social o nombre de marca».

Para Hacendado fabrican firmas como Antiu Xixona, Casa Pons, Cidacos, Escuris, Casa Tarradellas, Dafsa, Iparlat, Lactogal, Entrepinares o La Española, mientras que para Deliplus fabrican marcas como RNB, Maverick o We Colors.

La segunda cadena más transparente es Dia, porque según los investigadores, todos los productos analizados con su marca identifican al fabricante con su razón social y denominación comercial. Entre otros, para Dia fabrican Luengo, Juver, Puleva, Coosur o Gullón.

Eroski ocupa el tercer puesto: la cadena española menciona al 93% de las empresas que elaboran sus productos de marca blanca, mediante denominación. Para ellos fabrican firmas como Puleva, Gullón, Luengo o Dani.

En Alcampo, el 13% de los productos analizados hacen referencia al fabricante usando su logo, el 57% mediante la denominación y en el caso del 30%, existe «una marcada opacidad». Para la cadena francesa fabrican Gullón, Cantalou, Puleva o Juver.

En los últimos puestos están Lidl y Carrefour, ya que según la investigación, estas empresas suelen ocultar el fabricante mediante códigos RGSEAA o CIF.

En el caso de Lidl, rastrando su código se hallan fabricantes como Helios o Leche Celta. En el caso de Carrefour, sólo el 5% de sus productos identifican de forma explícita al fabricante mediante su razón social, y el 95% es encriptado con un código.

Plásticos, alimentos y horno microondas

El uso del horno microondas está desde sus orígenes ligado a diversos temores, muchos de ellos infundados. Bueno, en realidad todos ellos son infundados cuando el microondas se usa observando todas sus instrucciones y recomendaciones. Es decir, entra dentro de lo normal que si se contravienen sus instrucciones obtengamos resultados no deseados. Ahora bien, si seguimos sus indicaciones de uso, y las de los materiales que se van a emplear conjuntamente, lo normal es que no haya un mayor problema. O si lo hay, aun no se ha puesto en evidencia a pesar de todos los años que lleva entre nosotros este electrodoméstico y que su uso es bastante cotidiano.

Hoy no entraré en si es cierto o no que su uso per se esté vinculado al aumento del riesgo del cáncer, que es que no. La entrada de hoy se refiere a la posibilidad de que determinados materiales, más en concreto el film transparente de uso alimentario, pueda transferir, generar o aportar sustancias nocivas para la salud cuando se usa junto a los alimentos en el microondas.

El film transparente en el microondas

Este tipo de material se usa normalmente en el microondas con dos finalidades básicas. Por un lado, con la intención de retener la humedad permitiendo que el alimento se cocine de forma de más homogénea y al mismo tiempo que permanezca más jugoso; y por otro lado evitar que las salpicaduras manchen el interior del horno y se nos quede decorado con un poco higiénico gotelé.

Es preciso tener en consideración que la idoneidad o no de un elemento plástico junto a los alimentos dependerá de que pueda soportar determinadas temperaturas con independencia del método que se haya seguido para alcanzarlas. Las microondas no calientan el plástico directamente. La posible trasferencia de sustancias negativas a altas temperaturas ocurre normalmente cuando el alimento que está en contacto con el elemento plástico calienta a este por conducción.

Al igual que ocurre con otros recipientes plásticos no todos los film transparentes están preparados para su uso a altas temperaturas cuando se usan junto a alimentos. Así, la mayor parte de los elementos de cocina que son susceptibles de ser usados a temperaturas elevadas vienen marcados convenientemente con este fin, incluidos los film trasparentes.

Así, el otro día me acerqué por mi supermercado y comprobé que había dos grandes tipos de film transparente: los que aportaban información en su embalaje sobre los usos que se le podía dar, y los que no decían nada de nada (siendo estos, curiosamente, “primeras marcas”). Entre los que sí aportaban información había films que indicaban su idoneidad para usarlos en el microondas y los que no (tal y como puedes ver en la foto que saqué).

¿Se puede usar un plástico o un film transparente aunque no informe de sus posibles usos?

Se puede, pero yo no lo haría. La elección de un elemento plástico sin ningún tipo de marcado específico para su uso en el microondas (o en cualquier otro elemento de la cocina) no es necesariamente dañino o peligroso, pero no se tiene la seguridad de saber que este elemento se ha probado y evaluado con ese fin.

En cualquier caso y a título personal, a mí el microondas no es un electrodoméstico que me entusiasme demasiado como “utensilio” de cocina. En casa lo utilizamos lo justo para calentar la leche o la comida y siempre lo hacemos en la vajilla (que no es de plástico, ni tiene decoración alguna) y con una tapa de plástico apta para este horno que guarda una distancia considerable con el alimento.

Esta entrada responde a la consulta que me hizo David (@Swiwel) a través de Facebook

Puedes conocer un poco más al respecto de este tema en los siguientes enlaces:

  • Materiales de contacto con los alimentos: Autoridad Europea de Seguridad Alimentaria (EFSA)
  • Alimentos y plástico en el microondas: The Harvard Medical School Family Health Guide
  • Preguntas frecuentes sobre los plásticos y el microondas: American Chemestry Council

Tags: alimentos, film plástico, Microondas | Almacenado en: Alimentos, Seguridad alimentaria

Ya os he dicho en un montón de ocasiones que el microondas es uno de mis electrodomésticos favoritos, en caso de necesidad podría sobrevivir comiendo estupendamente si tuviese que cocinar solo en él. Me ahorra tiempo y me permite cocinar con pocas grasas que es algo que en mi día a día valoro muchísimo.

Pero me llama mucho la atención la cantidad de sinsentidos que se leen en internet sobre este aparato, desde que el agua que se calienta en el microondas mata las plantas o que la comida calentada en el microondas se vuelve radiactiva. Bulos sin fundamento científico alguno que se hacen virales y que espero que no haya mucha gente que se los crea, porque como ya os contamos hace algún tiempo las radiaciones del microondas no suponen un peligro para nuestra salud y nada hay de cierto en tales afirmaciones.

Cosas que no debes meter en el microondas

Sobre las cosas que no se pueden meter en el microondas también circulan algunas listas que son para echarse las manos a la cabeza, así que vamos a aprovechar la ocasión para desmontar algunas leyendas urbanas que no tienen razón de ser.

Metales

Hasta en el libro de instrucciones del microondas nos dicen que no se deben meter utensilios metálicos en el microondas, es cierto, no se deben meter porque el microondas calienta muy rápido y podrían saltar chispas… pero no siempre. Os puedo asegurar que podéis calentar la taza de leche con la cucharilla dentro sin que explote nada y nuestros compañeros de Medciencia nos lo explican muy bien. En cambio, los tenedores y otros objetos metálicos finos o con puntas no son aconsejables porque sí se pueden saltar chispas.

También pueden saltar chispas al introducir tazas o platos que tengan decoración a base de pinturas metálicas.

Lo que sí es un auténtico mito es que no se puedan calentar alimentos ricos en hierro, pues el hierro presente en los alimentos no forma enlaces metálicos y no hay ningún problema en calentar las lentejas o las zanahorias como he leído por ahí. (Si tenéis dudas, podéis probar a acercar un imán a las lentejas o a las zanahorias y veréis que no se quedan pegadas). Además, yo las he metido siempre y aquí seguimos, el microondas y yo.

Se pueden hasta freír huevos en el microondas, pero lo que no se pueden meter son huevos enteros con cáscara, no porque explote el microondas o se estropee, pero es que se genera mucha presión dentro del huevo al calentarse rápido, estalla y lo pone todo perdido.

no-lo-metas-en-microondas

No hay problema en meter patatas, castañas y tomates sin problema, pero antes hay que hacer algunos cortes en la piel. En general, cualquier alimento con una cáscara más dura que el interior puede estallar dentro del microondas al aumentar la presión dentro del alimento por el aumento de temperatura.

Es mítico el ejemplo de las uvas, que como son pequeñas se calientan muy rápido y si no se les da un corte explotan. Además tienen otro problema, tienen un alto contenido de azúcar que con la temperatura elevada si se dejan mucho tiempo se acaba quemando.

Chiles, guindillas y pimientos picantes, se deben calentar con precaución porque desprenden vapores irritantes. Es decir, a los pimientos no les pasa nada y al microondas tampoco, pero el vapor que salga al abrir la puerta nos puede hacer pasar un mal rato.

Plásticos y papeles

Solo se deben meter los envases de plástico, túpers, papel film, etc en los que se indique claramente que son aptos para microondas, de lo contrario serán plásticos que pueden desprender sustancias nocivas o derretirse con el calor del aparato.

Tampoco deben meterse papeles, a no ser que sean papeles especialmente indicados para ese uso como el papel de horno. Aunque no pasa nada por meter unos trozos de papel de cocina durante períodos cortos de tiempo como cuando se cocina el bacon.

Poner a funcionar el microondas vacío

Pues sí, casi peor que meter algunas cosas es no meter nada, ya que si no hay un alimento que absorba las ondas, estas serán reabsorbidas por el magnetrón -la fuente de ondas- y se puede estropear. Si se estropea el magnetrón, toca cambiar de microondas.

¿Os habéis llevado algún susto metiendo algo que no debíais en el microondas?

Imagen | Luke Andrews

Patatas al microondas

Cuidado con esta receta, corres el riesgo de no volver a cocer nunca más patatas de otra forma. Para mi, el motivo de cocer patatas en el microondas es, además de su sencillez, el excelente sabor que se conserva con este método de cocción. Es, como yo digo, “sabor a patata de verdad”, ya que cuando las cueces con agua no puedes evitar que ese sabor se haya diluido un poco.

Lo dicho, un éxito, y además las tendrás listas en 10-15 minutos, dependiendo de la cantidad que quieras hacer. Después solo tendrás que utilizarlas en alguna riquísima receta, como hemos hecho con estas patatas con alioli ligero o lactonesa, que se preparan en 15 minutillos, o las patatas al microondas con pimentón y gulas, que son un aperitivo o cena perfecta para cuando apenas tienes tiempo de cocinar.

También puedes utilizar este truco para preparar una guarnición, como en la lubina al horno con patatas, e incluso aromatizarlas y acelerar el asado de trucha asalmonada al horno y patatas al romero. Y cuando el calor aprieta, nada mejor que una fresca ensalada de patatas y mar con salsa verde, o las clásicas patatas bravas, que al estar preparadas en el microondas y con un último toque de sartén para que estén crujientes, apenas necesitan aceite y resultan muy ligeras.

Ingredientes para cocinar patatas en el microondas:

  • Patatas, las que vayas a necesitar, de pequeño tamaño. El máximo es todas las que puedas poner en tu microondas sin que haya unas encima de otras. En esta ocasión y para estos tiempos, hemos utilizado 6 patatas de tamaño medio.
  • Papel film.

Preparación, cómo cocer patatas en el microondas:

  1. Lava muy bien las patatas bajo un chorro de agua fría. Las patatas deben ser pequeñitas, como las que ves en la fotografía. Si no dispones de patatas pequeñas, puedes cortarlas por la mitad.
  2. Corta un trozo de papel film, suficiente como para envolver todas las patatas. Sitúa las patatas encima, ligeramente separadas, y envuelve con el papel film.
  3. Ve enroscando las patatas, de modo que cada una quede separada del resto.
  4. Introduce en el microondas y, dependiendo de cuantas sean, tardarán entre 10 y 15 minutos (eso es lo que han tardado 6 patatas, si fueran menos deberás reducir los minutos, y si fuesen más, aumentarlos). La potencia ideal son 800W, que suele ser la potencia máxima (si tu microondas no llega a esa potencia, simplemente tardarán más minutos en cocerse, pero estarán igual de sabrosas).
  5. Lo ideal es que las dejes cociendo 10 minutos, y entonces hagas una prueba: si las patatas ceden si clavas un poco por ejemplo la punta de una cuchara (se hace así para no dañar el papel film por si hay que volver a cocer más minutos), significa que están listas. Si no, introduce otros 2-3 minutos y vuelve a intentarlo, así sabrás sacarlas en el momento oportuno.
  6. Una vez listas, saca las patatas del microondas y, con cuidado de no quemarte, retira el papel film. También puedes esperarte unos minutos para hacer esta operación.
  7. Ya puedes utilizar tus patatas como más te guste. Si las prefieres con piel, al haberlas seleccionado pequeñas, lo más probable es que estén muy buenas así. Si quieres pelarlas, verás que es muy sencillo y la piel se despegará fácilmente.

Paso a paso de la receta de patatas al microondas

La prueba de la cuchara para comprobar si están bien cocidas las patatas en el microondas

Tiempo: 15-20 minutos, dependiendo de la cantidad de patatas

Estas patatas puedes utilizarlas como cualquier otra patata cocida, para todo tipo de preparaciones: ensaladas y ensaladillas, guarniciones, aperitivos… y además con todo el sabor a patata, muy potente.

Patatas al microondas

Variantes de la receta de patatas al microondas:

Si en vez de cocer las patatas enteras te viene mejor hacerlo a gajos, o incluso para preparar un puré súper rápido y riquísimo, puedes pelar las patatas, cortarlas en gajos e introducirlas en un estuche o recipiente con tapadera apto para microondas con un poquito de aceite y sal, y si es para puré con un vasito pequeño de agua. Cocínalas hasta que estén tiernas, y si es para puré hasta que puedan deshacerse bien con un tenedor, y ¡listas!

Consejos:

Es importante que las patatas sean todas de un tamaño similar para que se cuezan a la vez, y que éste sea pequeño. Así se cocerán por completo antes y estarán deliciosas.
Recuerda que las has cocido sin sal, por lo que deberás añadírsela después en tu preparación.

Patatas al microondas una forma fácil de cocinar patatas que lo tiene todo. Las patatas quedan riquísimas, se hacen bastante rápido y además apenas manchas cacharros en la cocina. Perfectas para acompañar carne, pescado o para tomarlas con huevo. En otro artículo de Okdiario-recetas hicimos patatas crujientes con ajo y queso, hoy preparamos patatas cocidas en el microondas.

Las mejores patatas cocidas en microondas

Este electrodoméstico no deja de sorprendernos por sus muchas posibilidades, ahora que los microondas tienen sus trucos, y como deshidratan los alimentos a veces juegan malas pasadas. Mas de una (yo por ejemplo) ha usado el microondas sin fijarse y luego ha dejado ‘seco’ el pan o un filete de pescado.

Ingredientes

  • 8 patatas del mismo tamaño (o cortadas para tener un tamaño similar)
  • Aceite de oliva virgen extra
  • Sal y pimienta
  • >

    Utensilios

    • Un plato amplio apto para microondas
    • Papel film apto para microondas

    Preparación

    En primer lugar procedemos a poner todas las patatas en un recipiente con agua y las lavamos bien, ya que las haremos con piel. Nos aseguramos de que las patatas tengan un tamaño similar, pero como esto no siempre es posible; si hace falta corta las patatas para que tengan el mismo tamaño. Con un cuchillo hacemos varios cortes en cada patata, añadimos un poco de aceite de oliva virgen, sal y pimienta.

    A continuación envolvemos en papel film cada patata, las que estén cortadas con la parte cortada apoyada en el plato. Ponemos las patatas en un plato amplio colocadas haciendo un círculo pero no en el centro del plato, sino en el borde del plato.

    La parte del centro del microondas es donde menos ondas inciden en el alimento, sin embargo a medida que nos alejamos del centro las ondas del microondas afectan más al alimento. Esta es la razón por la que a veces colocas una hamburguesa o un filete en el micro para descongelar y los bordes se quedan casi cocidos mientras que el centro sigue aún frío.

    Ya tenemos las patatas envueltas en film colocadas una al lado de la otra en círculo en el borde del plato. Programamos el microondas 14 minutos a temperatura máxima y luego dejamos reposar dos minutos las patatas en el interior del micro.

    Para ver si están bien cocidas usa el truco del palillo. Si están tiernas clavarás con facilidad el palillo y saldrá limpio, si notas que aún están poco hechas, añade cinco minutos más de microondas. La máxima potencia no es la misma en todos los microondas, y tampoco el tamaño o tipo de patatas. El tiempo es orientativo.

    Truco para enfriar las patatas

    Una vez finalizado el tiempo de reposo, con ayuda de un tenedor vamos quitando el film de plástico con cuidado ya que quemará mucho. Luego ya puedes usar las patatas, si es para platos calientes. Si las necesitas para ensaladilla rusa o para ensaladas otro truco.

    Pon la patatas en una bolsa de alimentos como las de congelar. Cierra la bolsa con una goma o una pinza. llena un recipiente con agua muy fría e introduce las patatas calientes dentro de la bolsa en el recipiente. Las patatas no estarán en contacto directo con el agua pero si irán perdiendo temperatura. De esta forma en menos tiempo tendrás las patatas a temperatura ambiente para poder preparar recetas frías.

    También te puede interesar

    Patatas rellenas

    Si te ha gustado el post de las mejores patatas cocidas en microondas. Puedes compartirlo en tus redes sociales favoritas, como (Twitter, Facebook, etcétera…) , ← tienes los distintos iconos para pulsar. Cada día habrá nuevas recetas y trucos para ti, ¡Síguenos en Facebook @okrecetasdecocina!

    Elena Bellver

  • En casa es una de las comidas que hago con más frecuencia. Tan fácil como darles una limpieza y con piel y todo, meterlas al microondas. Os aseguro que quedan súper jugosas y que las vais a tener en algo menos de 10 minutos. ¡Yo ya no enciendo el horno para hacer patatas asadas! ¿Y tú? Apunta cómo las hago para que me salgan súper ricas.
    La verdad es que hasta que me comentó mi wueli un problema que tuvo con el microondas asando unas patatas, no se me ocurrió. Mucha gente mayor tiene microondas en casa, pero no sabe bien cómo manejarlo. Mi abuela sin ir más lejos, tiene costumbre de meter comida como si de un horno tradicional se tratara. Y así le pasa a la pobre mujer ¡Más de una ha liado ya, carbonizando comida!
    El microondas es muy práctico y nos sirve para hacer un montón de recetas saludables.
    Si recordáis ya os dejé antes ideas como los bizcochos de chocolate en tazas o hasta el Flan de galletas María y frutos rojos. Ambas súper fáciles de hacer. Pero esta de hoy no se queda atrás.
    La receta es larga, pero más por los avisos que por lo que es en sí. Yo sé que todos estáis muy puestos con la cocina, así que, en realidad creo que tanta palabra os sobra. Pero, no quiero que nadie se pierda.

    Receta de patatas asadas al microondas

    Ingredientes para las patatas asadas para 2 personas

    4 patatas de buen tamaño
    1 poco de aceite de oliva virgen extra
    1 pizca de sal, pimienta al gusto, pimentón dulce o picante y hierbas aromáticas (nosotros usamos 3 tipos de pimientas, pimentón picante y romero)
    Un poco de agua corriente

    Materiales

    Una bandeja apta para horno microondas (con o sin tapa). Si la tiene la usaremos, sino, pondremos papel tipo film

    Elaboración de la receta

    Antes de relataros el proceso, tengo que advertiros sobre las potencias distintas y cómo afectan a la cocción en el microondas de los alimentos.
    El mío es un horno microondas con grill de 800W (no de los potentes, pero tampoco el que menos).
    Dependiendo de la potencia del vuestro y del tamaño de lo que cocinéis los tiempos cambian. Así que, como os digo siempre que se trata de recetas en el microondas ¡Ir haciéndolo poco a poco! Más vale abrir la puerta muchas veces, que no pasarse o que quede crudo.
    El tamaño de la patata, también es determinante, igual que si su piel es fina o gorda. Yo os aconsejo que sea una BUENA patata. Quiero decir que sea nueva, y que no esté ya pocha o mucho tiempo en la bandeja de la verdura. A más buena, mejor receta.

    Ahora si, el proceso:

    1. Lava bien las patatas bajo el chorro de agua. Se trata de retirar restos de tierra. Si tiene algún punto feo lo limpiáis. Seca con un poco de papel de cocina.
    2. Ahora ábrelas por la mitad y hazles unos dibujos tipo cuadrícula. A mi me gusta hacerlos profundos para que la patata cueza bien. Pero sin llegar abajo.
    3. Prepara un recipiente apto para el microondas. Si tienes uno con tapa especial para este electrodoméstico, perfecto. Sino, uno normal que sirva, que cubriremos con papel film.
    4. Llena su base con agua corriente. La justa para que toda la base de la patata esté en contacto con el agua. No os puedo decir cantidad porque depende del tamaño del recipiente y del de la patata, claro.
    5. Incorpora las patatas y alíñalas. Aceite, sal, pimienta, pimentón y romero.
    6. Cubre con papel film (que selle bien por los lados) o pon la tapa correcta para ese recipiente.
    7. Mete al microondas en cocción normal. Esto es importante. No activéis el grill aunque lo tenga, porque fundiría el plástico. Se trata de simplemente poner a calentar ( el vapor del agua y la potencia del grill, harán el resto).
    8. Pasados 8-10 minutos tendrás que comprobar si se han hecho bien las patatas. Con mucho CUIDADO (porque saldrá vapor), abre por un lado el film (o levanta la tapa) y comprueba con la punta del cuchillo, si están a tu gusto.
    9. Si necesitan más tiempo ves sumando de 2 en 2 minutos, y comprueba a cada paso. De esa manera, ni se quedan duras, ni se pasan.
    10. Opcional. Si tienes grill, una vez estén hechas, las puedes sacar del recipiente con el agua a un plato normal llano, y darles unos minutos de Grill. Las de la foto las hice sin grill para que os fijéis en que no le hace falta. Es cuestión de gustos.

    Ya veis. Mucha letra pero en realidad una receta sencilla, saludable y rápida.

    Cómo hacer patatas al microondas.

    Cuando hablamos de cocina práctica, rápida y sabrosa solemos hacer alusión a uno de los electrodomésticos menos usados de la cocina, el microondas.

    En casa solemos prepara esta receta de patatas muchísimas veces, no sólo como acompañante o guarnición, con pequeñas adaptaciones también como parte de una tortilla de patatas.

    Sí, os aseguro que un experto catador de tortillas no podría distinguir cual de ellas está preparada con patatas al micro o de forma tradicional.

    El microondas va a ayudar a cocer la patata, pero no queda cocida totalmente pues al deshidratarse y gracias al aceite de oliva, sal y pimienta, la patata adquiere una textura entre cocina y frita.

    Una patata con un excelente sabor que a veces cuando cocemos en agua pierde, sobre todo si la patata no es de calidad.

    Comento que son rápidas y sencillas, pues curra el microondas, no manchas y en 10-12 minutos tienes el trabajo hecho.

    Sólo darle el toque de salsa que quieras, una mayonesa, una salsa brava o aquella que más te guste para acompañarlas. Es una receta perfecta para una cena rápida, sana y de rechupete.

    Un acompañamiento para una un pescado a la plancha o incluso para una ensalada rápida de patatas, como unas papas aliñás o nuestra querida ensalada campera.

    ¿Quién se atreve con ellas? Si las preparáis quiero que me contéis que os han parecido, en casa triunfan.

    Preparación de las patatas al microondas

    1. Vamos a elegir las patatas con las que prepararemos la receta. Lo mejor es comprar una patata que sea apta o apropiada para cocer.
    2. En esta ocasión son patatas de guarnición que son todas de un mismo tamaño, tirando a pequeñas.
    3. Si no dispones de la posibilidad de una patata de guarnición tenemos la opción de cocinar patatas más grandes.
    4. Las tendremos que cortar en gajos del mismo tamaño, para que se cocinen todos los gajos de igual forma.
    5. Sea de una u otra forma, las vamos a cocinar con piel, como nos gustan en casa.
    6. Lavamos las patatas muy bien para retirar los restos de tierra si los tuviese y otras sustancias. Secamos y tenemos las patatas listas para cocinar.
    7. Cortamos las 8 patatas de guarnición por la mitad, de forma alargada, tal como veis en el vídeo. Así se asientan perfectamente en la superficie que vamos a introducir al micro.
    8. Las ponemos sobre un papel de horno, vamos a hacer como un paquetito para hacerla al estilo papillote.
    9. La parte que hemos cortado irá hacia arriba y la parte de la patata con piel para abajo. Sobre la superficie cortada de la patata vamos a añadir un poco de sal y pimienta negra recién molida.
    10. Las patatas irán ligeramente separadas y sin que se amontonen unas encima de otras. Importante para que se cocinen todas por igual.
    11. Vertemos un chorrito de aceite de oliva virgen extra por encima.
    12. En el vídeo veréis que añado muy poquito, gracias a un spray que suelo utilizar para hacer carne o pescado a la plancha. Lo venden en cualquier gran superficie o tiendas especializadas en menaje de cocina.
    13. Hacemos un paquete con el papel de hornear tal como veis en el vídeo.
    14. Es súper sencillo, como si fuese un paquetito de regalo, cerrando por los lados para que se cocinen al vapor y con su propia humedad en el micro.

    Cocinamos en el micro. Presentación final de las patatas

    1. Introducimos en el microondas y, dependiendo de cuantas sean, tardarán entre 10 y 15 minutos.
    2. En mi caso con 10 minutos se han hecho perfectamente, depende de vuestro micro, lo vais a conocer mejor que yo.
    3. Si necesita algún minuto más lo veréis, sólo tenéis que pinchar una de ellas para ver si hay o no resistencia y tiene la textura deseada.
    4. La potencia ideal de cocción es de 800 W, que suele ser la potencia máxima. Si tu microondas no llega a esa potencia, simplemente tardarán más minutos en cocerse, pero estarán igual de sabrosas.
    5. Una vez listas, sacamos las patatas del microondas y, con cuidado de no quemarte, retiramos las patatas del paquetito.
    6. Si no hay prisa puedes dejar que reposen 5 minutos antes de sacarlas, así no tendrás problemas con el calor.

    Estas patatas puedes utilizarlas como cualquier otra patata cocida, para todo tipo de preparaciones: ensaladas y ensaladillas o aperitivos… todo un mundo de posibilidades a tu alcance.

    Categorías

    El microondas – todos hemos oído hablar de posibles efectos que podría ocasionar sobre la salud pero la verdad es que nuestras vidas no serían lo mismo sin él.

    Ya sea para preparar rápidamente comida pre-cocinada o para recalentar el café que no se ha podido tomar por la mañana, sin duda el microondas es uno de los electrodomésticos más prácticos de su cocina.

    Sin embargo, a pesar de su comodidad y sencillez, no deberíamos utilizarlo todo el tiempo. La mayoría de nosotros somos conscientes de los supuestos efectos perjudiciales para la salud que van de la mano del microondas; reducción de nutrientes, aumento de los carcinógenos e incluso es una posible causa de incendios.

    Aquí le dejamos 10 cosas que no debe usar NUNCA en el microondas.

    • ¿Son los recipientes “aptos” para microondas realmente seguros?

    Es posible que los recipientes denominados como “aptos” para microondas no sean tan seguros. Expertos aseguran que no hay ningún tipo de plástico seguro para este electrodoméstico.

    Esto se debe a que al calentar plástico, este libera sustancias químicas que acaban en los alimentos, haciéndolos tóxicos.

    Definitivamente, la mejor manera de recalentar los alimentos es evitar el plástico completamente.

    • No debe descongelar carne congelada en el microondas

    La mejor manera de descongelar la carne congelada es descongelarla naturalmente a lo largo del día pero, ¿cuántas veces nos olvidamos de hacer esto?

    Los microondas están diseñados para cocinar los alimentos rápidamente- la descongelación requieren un lento aumento de la temperatura.

    El poder de este pequeño electrodoméstico puede terminar cocinando realmente la carne, que puede conducir a la multiplicación de bacterias.

    • Los recipientes “take-away” no deben recalentarse en el microondas

    Todos recalentamos las sobras del chino que pedimos a domicilio la noche anterior. La mayoría de los recipientes de comida para llevar están hechos o contienen metal – primer material que debemos evitar en el microondas.

    A diferencia de los alimentos, el metal no puede absorber las ondas de radio emitidas por su electrodoméstico. En su lugar los reflejan. Esto está bien cuando el metal es plano (los microondas están realmente forrados con metal para evitar que las ondas de radio se emitan), pero cuando es de forma irregular, son incapaces de soportar los niveles de energía y calor hasta que se encienden.

    • No caliente café en el microondas

    Ya hemos mencionado lo de recalentar el café olvidado de la mañana, sin embargo, a pesar de que son a base de agua, el agua reacciona sorprendentemente diferente.

    El agua puede calentarse hasta el punto de ebullición en su electrodoméstico sin burbujear realmente. Esto es común en recipientes muy lisos donde las burbujas no tienen nada a lo que adherirse. Incapaz de liberar energía térmica, el agua ser convertirá en recalentada.

    Luego, cuando se añade té o café, habrá una erupción rápida y contundente de energía, haciendo que el agua se dispare.

    • El microondas arruina los beneficios del brócoli

    El brócoli es una verdura llena de vitaminas K y C, potasio, ácido fólico y fibra, es una gran fuente de alimento para incluir en cualquier dieta equilibrada.

    Asegúrese de cosechar los beneficios del brócoli al cocinarlo estratégicamente. El vapor, que es considerado el método de cocción más saludable por la mayoría de nosotros, causa una pérdida de alrededor del 11% de los nutrientes.

    El microondas, sin embargo, hace mucho más daño. Se ha descubierto que el brócoli en su electrodoméstico con un poco de agua resultó en una pérdida del 97% de sus antioxidantes.

    • Las esponjas secas nunca deben ser calentadas en el microondas

    Si es un experto en pequeños trucos de limpieza para el hogar, sabrá que uno de los trucos para matar gérmenes en su esponja de cocina rápidamente está en el microondas.

    Sin embargo, una aspecto clave a tener en cuenta, es que la esponja debe ser humedecida en primer lugar. Las microondas son extremadamente potentes , y la textura seca de una esponja puede hacer que prenda fácilmente.

    • Los pimientos picantes arden- ¡literalmente!

    ¿Puedes soportar las especias? Porque el microondas no.

    Piche aquí para ver un video que muestra un Jalapeño siendo calentado en un microondas y el consecuente fuego.

    • El papel film transparente no debe entrar en el microondas

    ¿Puede o no puede introducir papel film transparente en su electrodoméstico? De forma similar a los recipientes de plástico, se considera que el papel film es “seguro para microondas”.

    Esto significa que no se producirá ningún tipo de explosión, ni el papel film se derretirá o prenderá. Sin embargo, al igual que los recipientes de plástico, no se garantiza que los productos químicos del papel film no se filtren en los alimentos.

    • No caliente hierbas frescas en el microondas

    Las hierbas frescas son mejores que secas, ¿verdad?

    Las hierbas frescas contienen muy poco agua. El bajo contenido de agua y la naturaleza seca de las hierbas significa que están en riesgo de prenderse cuando se cocina en alta potencia. Para mantenerse seguro, asegúrese de sumergir sus hierbas en líquido – ya sea en salsa o agua – antes de exponerlas a las ondas de radio.

    • Encender el microondas sin nada en su interior es el error más grande de todos

    Todos lo hemos hecho – accidentalmente sin poner ningún alimento dentro.

    Si corrige su error rápidamente, es probable que no ocurra ningún daño grave. Si lo deja por más de dos minutos, el microondas no será capaz de absorber todas las ondas de radio diseñado para la alimentación.

    En un electrodoméstico de buena calidad esto podría suponer la rotura del fusible, sin embargo, en otro de mala calidad, el plástico puede prenderse y estallar en llamas.

    Esta es una razón no solo para comprobar el contenido de su microondas, sino para invertir en un electrodoméstico de calidad.

    ¡No olvide visitar nuestra página web Buyspares!

    Etiquetas: Alimentos para microondas, Consejos microondas, Microondas, Recipientes para microondas, Utilización microondas

    admin

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *