0

Finde semana con niños

Tabla de contenidos

No importa cuál sea la época del año, siempre es un buen momento para disfrutar de los planes divertidos en familia. Los fines de semana son una oportunidad perfecta para preparar una escapada, así los padres podrán olvidarse de las tensiones del trabajo mientras los niños juegan y se divierten. De hecho, ni siquiera tienes que ir demasiado lejos o hacer gastos innecesarios pues a lo largo de toda la península española hay muchísimas opciones económicas para pasar un fin de semana estupendo.

12 planes económicos para el fin de semana

El tiempo, la economía y la diversión no tienen que estar reñidas, sobre todo cuando el objetivo es pasar un día agradable en familia. Por eso, te indicamos doce sitios perfectos para ir con niños durante el fin de semana:

1. Museo Muelle de las Carabelas, en Huelva

Museo Muelle de las Carabelas, en Palos de la Frontera, Huelva

Se trata de un espacio dedicado a uno de los períodos más fascinantes de la historia española: la conquista de las Américas. Sin duda, es una oportunidad excelente para que los pequeños amantes de la historia puedan conocer las tres carabelas que usó Cristóbal Colón en su viaje a América e incluso podrán subirse a bordo. En este museo-muelle se encuentran las reproducciones de La Niña, La Pinta y La Santa María, las tres embarcaciones icónicas de la conquista española.

Para los niños, será como emprender un viaje al pasado porque también podrán pasear por el entorno medieval que ha sido recreado alrededor de la dársena y que se complementa a la perfección con el paisaje. Además, podrán acceder a la Isla del Encuentro, una reproducción bastante fidedigna del primer desembarco de Colón en una isla americana, donde se aprecia el encuentro entre la cultura indígena y la española.

2. Parque temático del Mudéjar de Castilla y León, en Olmedo

Parque temático del Mudéjar de Castilla y León, en Olmedo, Valladolid

Una de las opciones ideales para pasar un fin de semana en familia es visitar este parque temático en Olmedo. Se trata de una reproducción de los lugares icónicos de Castilla y León, de manera que los peques podrán conocer en un solo día gran parte de la historia de esta región. El Castillo de Coca, la Puerta de Medina, el Palacio de Pedro I, la Fuente de Caño Viejo, el Castillo de la Mota y muchas otras construcciones harán que los niños se sientan como verdaderas princesas y caballeros medievales.

También podrán disfrutar de los diferentes recorridos en trenes y locomotoras a vapor por todo el parque. Además, hay múltiples juegos y entretenimientos acuáticos para los más pequeños, con cascadas de descenso rápido, ríos, lagos y estanques que rodean las diferentes construcciones. Aunque quizás uno de los detalles que más admiración causa son los árboles a escala. Encontraréis una gran variedad de bonsáis adornando los monumentos, caminos y laderas, desde castaños y tejos hasta robles y arces.

3. Parc Vallparadís de Terrassa, en Barcelona

Parc Vallparadís, en Terrassa, Barcelona

Se trata del parque urbano más grande de toda la región, un sitio ideal para disfrutar de un día estupendo en familia. Declarado como Bien de Interés Cultural, en este magnífico pulmón verde los más pequeños podrán practicar diferentes actividades: deportes de aventuras, viajar en trenes en miniatura, dar paseos en barca, apreciar las esculturas al aire libre y mucho más.

También les aguarda el Museo de Terrassa, el Museo Textil y el Castillo Cartuja de Vallparadís, sitios donde el entretenimiento se conjuga con el aprendizaje. Además, tendrán la oportunidad de visitar el Parque de las Sensaciones, un museo al aire libre en el que podrán interactuar con diferentes elementos para comprender mejor la física. Los que prefieran actividades más intensas podrán disfrutar de la piscina del parque y de la zona de juegos infantiles, donde hay múltiples atracciones lúdicas, como el área de juegos biosaludables.

4. Parque del Retiro, en Madrid

Parque del Retiro, en Madrid

Esta es una de las mejores opciones para disfrutar de un fin de semana familiar en Madrid sin gastar demasiado. Se trata de uno de los parques más conocidos de la ciudad ya que cuenta con más de 118 hectáreas de áreas verdes al aire libre donde los peques podrán disfrutar al máximo del espacio. Pueden montar en bici, ir en patines, corretear entre los árboles o incluso dar un pequeño paseo en barca.

Además, el parque cuenta con muchísimas esculturas y monumentos que convertirán la aventura en una experiencia artística única: podréis recorrer el Paseo de las Estatuas, disfrutar de los monumentos a Alfonso XII y Jacinto Benavente o visitar el Palacio de Velázquez y el Palacio de Cristal. También podréis desandar la Senda Botánica o disfrutar de las diversas actividades recreativas y espectáculos de títeres que se organizan los fines de semana.

5. Parque Nacional del Teide, en Tenerife

Parque Nacional del Teide, en Tenerife

Si estáis de vacaciones en Tenerife y os apetece disfrutar de un plan económico, divertido y saludable, nada mejor que apostar por este parque, un destino perfecto para las familias con niños. El Parque Nacional del Teide se erige en la zona más alta de la isla, es el parque mayor y más antiguo de las Islas Canarias, el tercero más antiguo de España y el parque natural más visitado de Europa. De hecho, ha sido declarado Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO y se ha incluido entre los 12 tesoros españoles.

El parque cuenta con muchísimas atracciones naturales: atesora el tercer volcán más grande del mundo con una altura de 3.718 metros, dotado de unas coladas de lava y conos volcánicos realmente impresionantes. Otro de sus grandes atractivos son sus 37 itinerarios de diferente dificultad y extensión, en el que los niños podrán disfrutar de las diferentes plantas endémicas que resaltan por su colorido y peculiaridad, como la violeta del Teide y el tajinaste rojo. También podréis subiros con los pequeños al teleférico, una aventura que dura aproximadamente 8 minutos, tiempo suficiente para quedarse maravillados con las vistas.

6. Parque Nacional de Picos de Europa, en la Cordillera Cantábrica

Parque nacional de Picos de Europa, entre Asturias, Cantabria y Castilla y León

Este parque abarca una enorme extensión: discurre desde Asturias hasta León y Cantabria. De hecho, se considera uno de los parques más importantes de la península española ya que atesora la mayor formación caliza de Europa Atlántica, por lo que ha sido declarado Reserva de la Biosfera. Sin duda, es un destino único para pasar un fin de semana en familia con los niños. En la visita los peques podréis disfrutar de las más de 100 especies de aves que habitan en el parque, interactuar con los animales en su hábitat natural y descubrir los pequeños pueblos rurales de los alrededores.

Sin embargo, sería un auténtico pecado visitar el parque y no llegar hasta los impresionantes macizos con sus imponentes grutas para descubrir los diversos ecosistemas del bosque atlántico. También podéis planificar un recorrido hasta los enormes lagos glaciares o emprender una de las 33 rutas de senderismo señalizadas que zigzaguean a través de los picos calizos. No obstante, si las fuerzas o el tiempo no os acompañan, siempre podéis subiros al teleférico de Fuente Dé con los peques para disfrutar de unas vistas panorámicas únicas.

7. Parque Europa, en Torrejón de Ardoz

Parque Europa, en Torrejón de Ardoz, Madrid

Se trata de uno de los mayores y más importantes parques de España. Tiene una extensión de más de 233.000 metros cuadrados, en los que atesora 18 réplicas de los monumentos europeos más emblemáticos, una oportunidad de lujo para que los niños descubran la arquitectura de Europa en tan solo un día. Podrán ver la Torre Eiffel, el Puente de Londres, la Puerta de Brandeburgo e incluso el David de Miguel Ángel. Además, tendrán la posibilidad de vislumbrar un fragmento original del Muro de Berlín, así como una réplica de la increíble Fontana de Trevi y de la majestuosa Torre de Belém.

No obstante, también habrá espacio para la diversión ya que el parque cuenta con un espacio multiaventuras dedicado al ocio familiar. En esta área los niños podrán lanzarse de la Gran Tirolina, pasear en una barca infantil en el Embarcadero, subir al lomo de un poni o saltar encima de las camas elásticas. También podrán ver a La Mujer Gigante, interactuar con los animales en Fauna aventura, emprender una batalla campal en el Laberinto láser o aventurarse en cualquiera de las atracciones del Parque sobre ruedas. Además, los peques más activos podrán entrar al Parque Multiaventuras dotado de tirolinas, rocódromo y puentes colgantes.

8. Parque infantil de Pocoyó

Parque infantil de Pocoyó, en El Puig, Valencia

Se trata de un pequeño parque urbano situado en la localidad de El Puig, en el Parque Infanta Leonor. Es famoso por atesorar una zona de juegos temática inspirada en uno de los personajes de dibujos animados preferidos de los más pequeños: Pocoyó. De hecho, es el primer parque infantil de Pocoyó en el mundo y cuenta con diferentes entretenimientos. En este parque los niños podrán jugar en coloridos columpios que han sido decorados con dibujos de Pocoyó, su mascota Loula, Pato, Pajaroto y Elly. También podrán entretenerse escalando, deslizándose y compartiendo con otros niños los toboganes y balancines que se encuentran a lo largo del parque. Los más activos podrán adentrarse en el pequeño castillo de Elly, una atracción en la que podrán dar volteretas, saltar e intentar esconderse o escapar de sus amigos. Vale aclarar que en los últimos años se han abierto parques similares por toda España, en ciudades como Alicante, Málaga, Murcia, Granada y Madrid, entre otras.

9. Parque de Cabecera

Parque de Cabecera, en Valencia

En el corazón de Valencia, a orillas del río Turia, se encuentra un espacio que hará las delicias de los más pequeños de casa: el Parque de Cabecera. Se trata de un sitio perfecto para escaparse con los niños el fin de semana para pasear en bicicleta, hacer un picnic sobre el césped o emprender un recorrido en barco a través del lago. De hecho, en el embarcadero podréis encontrar embarcaciones para todos los gustos: con forma de cisne, dirigidas con timón y pedales, veleros o auténticas barcas para que los niños se sientan como auténticos marineros. Quienes prefieran quedarse en tierra firme tendrán la oportunidad de darle de comer a los patos que habitan en el lago o dar un paseo en tren alrededor del río. No obstante, uno de los principales reclamos del parque es una pequeña zona de juegos con forma de barco pirata en la que los niños podrán jugar imitando a los corsarios.

10. Parque del Cine

Parque del Cine, en Málaga

Los pequeños amantes del séptimo arte estarán encantados de visitar este parque ubicado en Málaga. Se trata de un parque público de unos 10.000 metros cuadrados decorados con motivos cinematográficos en el que no faltan los espacios de juego con columpios, muelles, cama elástica, tirolina, carrusel y muchos otros entretenimientos para los más pequeños. Los niños podrán empezar el recorrido sobre un enorme fotograma cinematográfico y seguirlo por el sendero de baldosas amarillas del Mago de Oz, e incluso llegar al paseo de la fama estilo Hollywood. Durante el camino encontrarán libros gigantes, al títere Paneque y algunas curiosas figuras de animales que le dan colorido al recinto. El parque también cuenta con un pequeño teatro donde los niños podrán representar sus obras preferidas, a la vez que tiene una zona deportiva para los que prefieran practicar deporte al aire libre. Y para los que quieran disfrutar de la naturaleza, hay una zona verde donde se pueden encontrar una amplia variedad de especies de árboles y arbustos.

11. Parque temático de Santa Clara

Parque temático de Santa Clara, en Balmaseda, Vizcaya

En este parque ubicado en Balmaseda, Vizcaya, los niños se sentirán auténticos caballeros y princesas por un día. El parque parece salido de un cuento de la época medieval ya que atesora muchísimas estructuras que evocan la Edad Media, como sus barcos de madera y su castillo medieval de 9 metros de altura, decorado con los escudos de los municipios de Encartaciones y Alonsótegui y sus tres torres adosadas a la estructura principal. Otro de los protagonistas del parque es la gran cabeza de dragón que alberga distintos entretenimientos para los más pequeños, desde un rocódromo hasta toboganes para que se diviertan jugando. Y para los que prefieren las atracciones más modernas, hay una locomotora antigua en la que los niños se pueden subir para descubrir cómo funcionaban estas máquinas. Por supuesto, también hay casitas, muelles y muchos otros entretenimientos distribuidos por todo el parque para que los peques no se aburran ni un solo momento.

12. Parque Peter Pan

Parque Peter Pan, en Getafe, Madrid

A los pequeños aficionados a la historia de Peter Pan y el Capitán Garfio les encantará visitar este parque infantil ubicado en Getafe, Madrid. El parque es una reproducción de algunas de las escenas y personajes más icónicos de este cuento, de hecho, una de sus atracciones estrella son los barcos de los dos protagonistas de la historia. De estos barcos cuelgan toboganes abiertos, en forma de tubo y que simulan la boca de un cocodrilo, así como pasarelas de redes para que los niños se sientan unos verdaderos piratas. Y para los que prefieran encarnar al auténtico Peter Pan surcando los aires hay una tirolina que sale de uno de los barcos y que recorre gran parte del parque. También hay un poblado indio dotado de dos tipis, que le otorga un toque muy original, donde los niños se pueden guarecer y jugar a imitar a los antiguos indios americanos.

¿Te han gustado los planes que te hemos recomendado? Pues sigue leyendo porque a continuación no queremos perder la oportunidad de que conozcas 10 alojamientos en España donde pasar un fin de semana con los niños, ¡y pasarlo en grande! De esta manera, podrás planear diferentes escapadas para que os sirva de desconexión y disfrute en familia.

10 alojamientos donde pasar un fin de semana con los niños

1. Hotel Suites Albayzín del Mar, en Almuñécar

Hotel Suites Albayzín del Mar, en Almuñécar, Granada

El hotel se erige en plena Costa Tropical, muy cerca de Granada, Sierra Nevada y La Alhambra. Se trata de un oasis de inspiración árabe que se encuentra ubicado nada menos que en los jardines de la Isla del Ocio, un espacio idílico con grutas, cascadas y una piscina de ensueño que ha sido declarado de Interés Turístico y donde podrás disfrutar de un fin de semana en familia inolvidable. De hecho, uno de sus mayores atractivos son sus múltiples opciones para los niños: cuenta con una zona infantil de juegos dotada de mesa de ping-pong, futbolín y máquinas electrónicas, a la vez que tiene un mini club con un amplio programa de actividades para los peques. Además, ahora ofrece alojamiento gratis para hasta 2 niños menores de 14 años en dormitorios independientes.

2. Playadulce Hotel, en Almería

Hotel Playadulce, en Aguadulce, Almería

El Playadulce Hotel tiene todo lo que necesitas para disfrutar de un fin de semana inolvidable con los más pequeños de casa. No solo cuenta con habitaciones familiares tematizadas en el lejano oeste sino que también hay un sinfín de instalaciones pensadas para los niños: hay una zona de juegos recreativos, así como una piscina temática con toboganes y un área de juegos deportivos con ajedrez gigante y petanca. Además, el hotel cuenta con un mini club, un espacio en el que cada jornada se organizan distintos juegos didácticos, así como talleres de cocina, actividades en el huerto y juegos de piscina. Y para que los niños no se aburran ni un solo instante, Playadulce ofrece un programa de actividades temáticas que incluye espectáculos como el Pirata Show y la fiesta de Indios y Vaqueros.

3. Gran Hotel Las Fuentes, en Castellón

Gran Hotel Las Fuentes, en Alcocéber, Castellón

El hotel se encuentra situado frente a la Playa de Las Fuentes y muy próximo al centro de Alcocéber, donde podrás hacer turismo cultural con los niños y visitar la ermita de Santa Lucía y San Benito o el Castillo de Chivert. No obstante, dentro de las instalaciones también hay muchas opciones de entretenimiento para los más pequeños de casa, su atracción estrella es el Fanty Club, un espacio para los niños menores de 14 años, donde se realizan todo tipo de actividades, desde pintacaras y manualidades hasta representaciones teatrales y juegos en grupo. También cuenta con el Fantasía Animación, un programa de animación para los niños mayores de 14 años en el que organizan campeonatos de ping pong, juegos en la terraza y en la piscina, concursos de talento, caminatas nocturnas y mucho más.

4. Medplaya Hotel Bali, en Benalmádena

Medplaya Hotel Bali, en Benalmádena, Málaga

Este hotel situado en la Costa del Sol es el destino perfecto para disfrutar de una escapada de fin de semana en familia. Desde sus instalaciones podrás llegar con los peques hasta la playa y al puerto deportivo Puerto Marina o incluso visitar el parque de atracciones Tivoli, a tan solo 2 kilómetros del hotel. Sin embargo, el Hotel Bali también cuenta con muchas instalaciones pensadas para los niños: tiene una zona de césped para los peques, así como un parque infantil y un salón de juegos dotado de muchísimos entretenimientos. Además, hay dos piscinas infantiles situadas en distintas zonas del recinto y para que los niños nunca se aburran, el hotel cuenta con un programa de animación muy variado para todos los gustos y edades.

5. Royal Son Bou Family Club, en Menorca

Hotel Royal Son Bou Family Club, en Alaior, Menorca

El hotel, ubicado frente a la increíble playa de Son Bou, está diseñado exclusivamente para los más pequeños de casa. De hecho, tiene muchísimos espacios para que los niños se diviertan a lo grande durante su estancia: tiene un parque infantil y una piscina climatizada para los peques con un barco pirata y toboganes, a la vez que cuenta con Trogloland, una cueva excavada en las rocas de un acantilado donde viven Troglo y Dita, los primeros habitantes de esta zona de Menorca. No obstante, una de sus mayores atracciones es el Club Kikoland, un espacio en el que los niños pueden disfrutar de múltiples actividades de la mano de las mascotas Kiko, Hooky y Cuqui.

6. New Hotel Colón, en Barcelona

New Hotel Colón, en Mataró, Barcelona

En este hotel encontrarás todo lo que necesitas para pasar un fin de semana estupendo con los niños. Cuenta con instalaciones acogedoras y habitaciones amplias que son perfectas para alojarse en familia. También hay diferentes entretenimientos para que los más pequeños de casa pasen un fin de semana estupendo. Los que adoran las aventuras podrán disfrutar del Bosc Vertical, un parque con lianas, tirolinas y puentes. También tendrán a su disposición la Isla Fantasía, un parque acuático con piscinas y toboganes y, por supuesto, hay una zona de juegos donde los pequeñines podrán encontrar todo tipo de diversión.

7. Hotel Ametlla Mar, en Tarragona

Hotel Ametlla Mar, en L’Ametlla de Mar, Tarragona

Situado en una pintoresca cala al sur de la Costa Dorada, este hotel es uno de los sitios preferidos por muchos españoles para pasar un fin de semana, ya sea en pareja o en familia. De hecho, dispone de instalaciones y servicios excelentes para que los peques se diviertan. Las familias que prefieran disfrutar de la naturaleza podrán dar paseos por la playa y las calas o emprender excursiones a través de las diferentes rutas de senderismo. También hay un circuito cerrado de ciclismo con bajadas, remontadas y zigzag, así como un área de mini tiro con arco y otra zona donde se celebran olimpiadas para competir en deportes como el fútbol, voleibol, baloncesto y carrera de relevo. Además, hay actividades de mini paintball, fiestas de agua, un circuito mini aventura y juegos de animación.

8. H10 Mediterranean Village, en Salou

Hotel H10 Mediterranean Village, en Salou, Tarragona

Ubicado en la Pineda de Salou, a muy pocos metros de la playa, este hotel promete una estancia fantástica. Cuenta con una piscina infantil para que los niños se diviertan a su antojo y un mini club, el Daisy Adventure, que incluye un amplio programa de animación acuática infantil con un barco pirata, un tobogán y divertidos chorros de agua. La diversión también está garantizada para los más pequeños, quienes tendrán a su disposición una seta con cascada de agua en la piscina para niños. También tienen un amplio espacio al aire libre con un parque infantil y una casita de juegos, así como una habitación lúdica donde hay juegos de mesa, y espacio para la gincana y otras competiciones deportivas. En las noches, los peques podrán bailar en la Minidisco acompañados de Daisy, la mascota del hotel.

9. Balneario de Mondariz, en Pontevedra

Hotel Balneario de Mondariz, en Pontevedra

Se trata de un hotel pionero del termalismo gallego, que se ha convertido en un referente entre las principales Villas Termales de Europa. De hecho, es un sitio para relajarse en familia porque incluso los niños mayores de tres años podrán disfrutar de estos increíbles servicios, en compañía de sus padres. Los niños más activos también tienen otra opción para divertirse: el “Mondariz Kids”, un área infantil dedicada por completo al ocio y el entretenimiento. En esta área los niños podrán disfrutar de una zona de juegos, actividades al aire libre, proyecciones de películas infantiles, talleres instructivos y, por supuesto, de las atracciones acuáticas en las piscinas exteriores.

10. El Torreón de Navacerrada, en Madrid

Hotel El Torreón de Navacerrada, en Madrid

Si quieres apostar por un fin de semana tranquilo y alejado del caos de la ciudad, este alojamiento es perfecto. Se trata de un hotel ubicado en las afueras de Madrid, en la Villa de Navacerrada, rodeado de un entorno natural único, razón por la cual es considerado uno de los centros de referencia del turismo medioambiental, cultural y culinario de la comunidad madrileña. Los peques podrán divertirse sanamente implicándose en diferentes actividades al aire libre como las rutas de senderismo y las rutas a caballo que se organizan cada jornada. Los que prefieran las actividades más intensas podrán dar paseos en quad, y los que apuesten por los juegos tradicionales podrán divertirse en las áreas naturales que rodean el hotel.

Las mejores ideas para un fin de semana con niños

Un fin de semana con niños es una excelente oportunidad para liberarnos del estrés, pasar tiempo de calidad juntos y compartir actividades de ocio y esparcimiento. Y es que durante la semana esto puede ser un poco difícil dado las responsabilidades que cada quien tiene. Nosotros trabajamos, y ellos van al colegio.

Por esta razón, el fin de semana es el tiempo ideal para divertirnos juntos, conversar, disfrutar mientras nos recreamos y también, fortalecer los lazos emocionales entre todos los miembros del grupo familiar.

Un fin de semana puede representar un reto para los padres, ya que se necesita algo de creatividad y planificación.

A continuación, veremos algunas sugerencias de planes que se pueden disfrutar. Son para toda la familia, también se pueden incluir a los abuelos.

Planes fuera de casa

Para los niños, salir de la rutina e ir a lugares que se visitan con poca frecuencia puede ser toda una aventura. Algunas opciones pueden ser:

Parques temáticos. Son un mundo de diversión para chicos y grandes. En los parques temáticos los niños tendrán experiencias emocionantes e inolvidables.

Excursión al campo. Para todas aquellas personas que viven en ciudades una visita al campo es divertida y relajante. El contacto con la naturaleza tiene beneficios psicológicos y físicos. Respirar aire puro, ver un paisaje diferente y que los niños tengan espacio para sentirte a sus anchas y correr, rodar sobre el pasto o andar en bicicleta es una experiencia gratificante.

Día de playa. Si la playa es accesible o está relativamente cerca, es un lugar con múltiples opciones. Los niños pueden llevar objetos que sirvan para construir castillos de arena y esculturas. El mar en verano es de por sí una diversión. Cuando existe la posibilidad de quedarse un rato durante la noche, se pueden encender fogatas para reunirse a contar historias.

Visita al zoológico o granja de contacto. Los niños adoran a los animales. En los zoológicos pueden mirar animales que en otro contexto no verían. La ventaja de las granjas de contacto es que pueden interactuar con ellos.

Eventos deportivos. Las carreras son cada vez más populares como actividad en familia. La participación en este tipo de eventos, así como en muchos otros deportes a los que se puede asistir, es una buena opción para una actividad en familia. Además, se incentiva el hábito de actividades físicas saludables para todos.

Planes culturales y educativos

Un fin de semana con niños puede ser el tiempo ideal para aprender y divertirse a la vez.

Hay varias opciones:

Museos. Aunque pueda parecer un plan para adultos, los museos tienen actividades para chicos de todas las edades. Si los adultos estimulan la actividad de manera adecuada, los niños se interesarán y la disfrutarán.

Lugares históricos. Visitar los lugares históricos es una manera de relacionarse con la ciudad. Los niños aprenden la historia y tradición del lugar donde viven y desarrollan sentido de pertenencia.

Planes en casa

La casa puede ser el lugar ideal para un fin de semana con niños muy divertido:

Cine casero. Es una fabulosa opción para complacer a todos. Cada miembro de la familia puede elegir su película favorita. Después se puede ver la selección juntos durante las tardes y noches del fin de semana. Nada mejor que acompañar las películas con palomitas de maíz, bebidas gaseosas y helados.

Competiciones familiares. Se pueden elegir actividades que los miembros de la familia puedan disfrutar. Desde juegos de mesa, canto y baile, hasta competiciones de salto que pueden realizarse en un parque cercano.

Cena especial. La cocina une a las personas. Una visita especial al supermercado y los pasos de las recetas pueden ser un proceso divertido. Es importante que cada miembro de la familia tenga un papel.

Limpieza en equipo. Cada niño puede tener asignaciones especiales y recibir recompensas simbólicas por llevarlas a cabo. Limpiar y ordenar fomenta el trabajo en equipo y la responsabilidad. También resalta la importancia de la colaboración y afianza hábitos positivos para la vida cotidiana.

Manualidades. Las manualidades son divertidas y muy creativas.

Las redes sociales: una actividad más

Todas las actividades para un fin de semana con niños especial se pueden acompañar con la cámara de fotos o de un móvil para documentar todo lo que suceda. Al final se pueden seleccionar las fotos entre todos. Y publicar álbumes en las redes sociales para recordar.

Recomendaciones para un fin de semana con niños feliz

Como cada familia es diferente, no hay normas escritas. Sin embargo, existen algunas recomendaciones generales que pueden ser sumamente útiles:

  • Elegir actividades apropiadas para la estación. Una actividad puede ser un éxito o un fracaso dependiendo del clima.
  • Tener en cuenta la edad de los niños. Todos disfrutarán más cuando los pequeños están satisfechos.

Es recomendable llevar bocadillos para el camino, varias mudas de ropa, agua, etcétera. Todo cuanto sea necesario para que toda la familia tenga sus necesidades cubiertas.

Más info: oasysparquetematico.com

Navarra, un paseo por la luna en Bárdenas Reales

Castildetierra, conocida también como Chimenea de Hadas, es la formación más famosa del parque. Getty Images

Niños y mayores alucinarán al verse en medio del desierto de Las Bárdenas Reales, muy cerca de la localidad navarra de Tudela. Ya sea en coche, a pie, en bici o incluso en segway, este vasto paisaje, declarado Reserva de la Biosfera, parece sacado de otro planeta, por eso no es de extrañar que haya sido elegido como escenario de películas e incluso de la serie ‘Juego de Tronos’. Para que la escapada sea aún más completa, podéis acercaros al Parque Senda Viva, con animales, atracciones y muchas actividades para los peques. Más info: www.bardenasreales.es

Málaga, una catedral natural bajo tierra en Nerja

Getty Images

No solo del famoso ‘barco de Chanquete’ vive Nerja. Esta localidad de la Costa del Sol malagueña esconde en su interior una joya de la geología. Descubrid en un apasionante viaje al centro de la tierra la Cueva de Nerja, una inmensa red de galerías subterráneas, descubierta por unos chavales en 1959. Aunque solo podréis visitar una sección, lo que veréis os dejará con la boca abierta. Entre estalactitas y estalagmitas, os espera una gigantesca columna de 60 metros de alto y 18 de diámetro. Aunque no se pueden visitar, tiene pinturas rupestres de gran valor. Más info: www.cuevadenerja.es

San Sebastián, opciones para todos

Cedida

La gran dama del norte ofrece planes de turismo cultural, activo y gastronómico para satisfacer a toda la familia. De pasear por la bahía de la playa de La Concha a la de Zurriola, con una parada para subir al monte Urgull y otra en el Aquarium, donde los niños pueden saludar a los tiburones o a los pequeños Nemos que nadan en sus aguas. Imprescindible reponer fuerzas y chuparse los dedos a base de deliciosos pintxos en la parte vieja de la ciudad. Sacad tiempo para ir hasta la playa de Ondarreta e ir a jugar con el aire en el Peine del Viento, la famosa escultura de Chillida, y ascender al histórico parque de atracciones del monte Igueldo. Más info: sansebastianturismo.com

Andorra, todos a remojo en el centro termal de Caldea

Cedidas

Que los adultos se relajen mientras los niños se divierten es posible en Caldea, el gigantesco spa de Andorra que tiene espacios pensados para todos. Likids es el spa infantil, para niños de 3 a 8 años, donde hay monitores que les guiarán por distintas actividades, mientras los padres desconectáis un rato. En el espacio Termolúdico podréis poneros a remojo todos juntos en sus lagunas interiores y exteriores, jacuzzi, saunas, hamman… Más info: www.caldea.com

Cuenca, osos pardos en la serranía conquense

Cedida

No muchos saben que en Cuenca hay osos pardos. Solo tenéis que adentraros en el Parque Natural de la Serranía para visitar El Hosquillo. Este parque conserva también otra especie en peligro de extinción, una pareja de lobos ibéricos, además de aves, ciervos y otros animales. Para visitarlo, hasta el 9 de diciembre que cierra sus puertas, reserva con antelación. Más info: www. parqueelhosquillo.com

Tenerife, sol y delfines, combinación perfecta

Getty Images

Ahora que el frío ya ha hecho acto de presencia, ¿a quién no le apetece huir a Tenerife en busca del sol y, de paso, de simpáticos delfines? El avistamiento de cetáceos es una de las actividades estrellas de esta isla canaria que volverá locos a los niños. Hay barcos que salen desde Los Cristianos, Puerto Colón y Los Gigantes, pero asegúrate de que disponga de una bandera con el logotipo Barco Azul, que acredita su profesionalidad.
Más info: www.webtenerife.com

Madrid, conquistad el castillo de Manzanares

Archivo

En el Parque Nacional de la Sierra de Guadarrama, a los pies de La Pedriza, se levanta el castillo de los Mendoza en Manzanares El Real. Solo su privilegiado enclave, con vistas también al embalse de Santillana, merece la pena. Sin embargo, adentrarse en las entrañas de esta fortaleza medieval puede ser muy divertido si reserváis plaza para la visita teatralizada que hacen los fines de semana a las 11.00 y a las 12.00 h. Más info: www.madrid.org

Soria, de paseo por el cañón del río Lobos

Getty Images

En la frontera entre Soria y Burgos, se esconde un paisaje espectacular desconocido para muchos. El Parque Natural del río Lobos es un paraíso para los senderistas que alberga hasta 15 rutas de todos los niveles. La joya de la corona es la ermita románica de San Bartolomé (s. XII) en uno de los meandros del río. Al lado, os espera la Cueva Grande, una oquedad gigantesca en la pared de piedra caliza que alberga restos de arte rupestre. Desde allí, un sendero sube hasta El Balconcillo, que ofrece vistas al cañón. Pero la mejor panorámica la tendréis desde el mirador de La Galiana. Los niños alucinarán al ver a los buitres sobrevolando muy cerca. Más info: www.cañondelriolobos.com

8 planes divertidos para hacer el fin de semana con niños

Los fines de semana están hechos para disfrutar en familia. Poder desconectar de la rutina, el trabajo y los quehaceres diarios para dedicar tu tiempo de ocio a los tuyos debería ser una obligación para todos nosotros. Disfrutar de un viaje en familia puede ser de lo más enriquecedor tanto a nivel personal como de aprendizaje. Descubrir nuevos lugares, hacer actividades divertidas juntos o pensar incluso el plan perfecto para pasar el día será una buena excusa para unios mucho más como familia y además, fomentar la imaginación y la organización en los más pequeños.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Pero, para desconectar de la rutina en familia no hace falta pedir una semana de vacaciones en el trabajo o gastarnos el presupuesto en un hotel. Los planes de día familiares son geniales para compartir tu tiempo libre con los que más quieres y siempre tendrás un millón de cosas por hacer e incluso decidir según lo que os apetezca experimentar ese mismo día al levantaros. Un paseo en bicicleta, un día en el zoo, visitar museos, hacer escapadas a pueblos cercanos… Aquí tienes unas cuantas ideas para que tu fines de semana sean siempre distintos.

© iStock

1. Descubrir la geografía más cercana a tu ciudad

Con el mapa en la mano y el buscador de Internet en tu ordenador puedes planear cada fin de semana una ruta nueva para hacer en familia. Visitar pueblos de alrededor de tu ciudad puede ser una de los planes más divertidos y diferentes con los que además, inculcar cultura a los peques. Nuevos castillos, iglesias con historia, parajes con encanto, miradores, una gastronomía diferente… Un viaje de unas dos horas como mucho para poder aprovechar el día visitando el lugar decidido será una idea genial (todo depende de lo que os guste conducir y de cómo se porten los niños en el coche).

2. Un día en el bosque

La época en la que nos encontramos es perfecta para ir a pasar un día en un parque natural o un bosque con encanto cercano a tu ciudad. El otoño nos trae la caída de las hojas de los árboles así que un juego divertido puede ser explorar la flora de la zona que vayáis a visitar e informaros de lo que encontraréis allí antes de ir. Podéis hacer un listado para ir descubriendo y reconociendo todo lo que os encontraréis por el camino. ¿Qué flores resisten a las altas temperaturas? Recoger hojas secas para después hacer DIY en casa o decorar su habitación, cuáles son los frutos que nos dan esas plantas…

3. Un paseo en bici

Quedarnos en la ciudad y descubrir lugares que todavía no hemos visitado subidos en la bici también puede ser un plan muy enriquecedor tanto para ellos como para vosotros. Fomentaremos la importancia de hacer deporte y el ejercicio físico en los niños y además, descubriremos de forma divertida nuevos paisajes de la ciudad. Busca las zonas verdes más seguras para poder moveros con soltura y no olvides que los niños deben de tener una ligera destreza sobre ruedas, no les lleves si todavía están aprendiendo. Si sois aventureros podéis incluso hacer un mix con el primer plan que te proponíamos. Conocer nuevos pueblos llevándonos las bicis para movernos por allí también será un plan muy divertido y diferente.

Descubre: Las 30 mejores ciudades del mundo para recorrer en bicicleta

© iStock

4. Visita al museo

Una de las visitas más provechosas que podéis hacer en un plan de día con niños es visitar los museos de la ciudad. La mayoría ofrecen talleres y actividades para realizar en familia que resultarán lúdicas y entretenidas para que pasen un día repleto de cultura. Los museos de ciencias naturales, de astrología, de arte contemporáneo, de oficios como el de los bomberos… son planes que les encantarán. Infórmate de todo lo que se esté cociendo en tu ciudad y no dejes pasar la oportunidad de que tus hijos aprendan al mismo tiempo que se divierten. Inculcarles los planes culturales desde pequeños hará que de más mayores se interesen por seguir realizando este tipo de actividades.

5. Conoce la historia de tu ciudad

Cada vez tenemos más opciones de conocer la historia de nuestra ciudad (o a la que viajemos) para aprender todo sobre ella de la mano de tours económicos y divertidos para hacer con niños. Encontrarás en muchas ciudades rutas temáticas para peques incluso con personajes disfrazados de época. ¡Infórmate de estos divertidos tours!

6. Una visita al zoo

Una visita obligada si tienes niños en casa es ir al zoo. Aprovecha un buen día de otoño y acércate al zoo de tu ciudad o de alguna localidad cercana a tu lugar de residencia. Conocer nuevas especies y el amor por la naturaleza y los animales son valores que los niños deben aprender desde que son pequeños. Pasar el día al aire libre y recordar películas como Madagascar o Zootrópolis viendo de cerca a sus protagonistas será un plan que les encantará. Las exhibiciones que programan en estos recintos también son un gran atractivo. Ver a los animales en movimiento y escuchar en persona los sonidos que hacen, observar sus costumbres y la recreación de los hábitats naturales donde viven las diferentes especies son algunas de las ventajas de una visita al zoo en familia.

7. Senderismo en familia

Para las familias más intrépidas realizar escapadas de día a la montaña (si además tienes la suerte de poder disfrutar de la nieve será todavía mejor porque tendrás más posibilidades) será el mejor plan. Los expertos dicen que los niños entre 8 y 9 años incluso pueden andar mejor que un adulto, así que busca aquellas rutas que sean seguras y organizadas para familias donde descubrir lugares con encanto especial. Yacimientos de fósiles o minerales (siempre respetando las zonas protegidas), ver el nacimiento de un río, cascadas naturales… acerca a tus hijos a este apasionante mundo desde la comodidad de trasladarte con tu propio coche hasta el lugar elegido.

8. Al mal tiempo…

… buenos DIY! Si tenemos mala suerte y el mal tiempo nos impide hacer una escapada de día existen planes alternativos para que los niños se diviertan también en casa. Uno de los mejores es preparar una tarde en familia de DIY. Desde reciclar objetos que ya no vayamos a darles uso así como despertar la creatividad e imaginación de los peques utilizando aquellos recuerdos de nuestros viajes (como las hojas de los árboles) para crear nuevas ideas de juguetes caseros, organización de su cuarto, pulseras, cuadros… ¿Quién da más? ¡Aquí tienes unas cuantas ideas!

Descubre: ¡El plan más divertido! Las mejores manualidades para niños

12 planes para un fin de semana divertido con tu pareja

Según el barómetro del Centro de Investigaciones Sociológicas (CIS), las principales actividades que realizan los españoles en su tiempo libre son ir a dar un paseo, ver la televisión y estar con la familia y amigos. No obstante, hay muchas más cosas que puedes hacer con tu tiempo para salir de la rutina y hacer algo diferente.

Nuestra familia y nuestra pareja son las personas con las que más tiempo de ocio pasamos. Si quieres pasar un fin de semana divertido en pareja, no es tan complicado como parece. Para muestra estos 10 planes para todos los bolsillos y gustos:

Planes de fin de semana con tu pareja

Función de teatro

Asistir a una obra de teatro es un plan diferente que no tiene porqué ser caro. En cualquier ciudad existen multitud de teatros en los que ver funciones en base al presupuesto. Desde mini obras en un café teatro a una gran adaptación teatral o una ópera clásica. Todo depende de lo que se vaya buscando pero, sin duda, será una ocasión especial en la que haréis algo que está fuera de vuestra rutina.

Espectáculo musical

Los musicales están destinados a todos los públicos y gustan tanto a mayores como a pequeños. Desde clásicos de Disney a la adaptación de películas clásicas de Hollywood, cualquier género tiene cabida en un espectáculo musical. Es uno de los planes para hacer en pareja que os dejará un buen sabor de boca y muchas ganas de repetir.

Monólogos

Los monólogos se han puesto muy de moda en los últimos años. Salas pequeñas, buen ambiente y muchas risas son la fórmula de su éxito. Un plan atípico en el que se os pasará el tiempo volando y las carcajadas serán la nota predominante durante toda la velada.

Escape Room

La pregunta es, ¿como disfrutar un fin de semana con tu pareja? Los juegos de escape son una buena opción, y se han puesto de moda en los últimos años por su originalidad. Se trata de encerrar a un máximo de seis personas en una habitación de la que tendrán que conseguir escapar en 60 minutos. Para lograrlo tendrán que guiarse por pistas desperdigadas por la habitación y resolver acertijos y enigmas. Un juego de trabajo en equipo e ingenio que sorprende a todo aquel que lo prueba.

Partido de fútbol

Aunque el fútbol no te apasione, no es lo mismo ver un partido desde la televisión que en el mismo campo de fútbol. Compra un par de entradas y sorprende a tu pareja con una jornada deportiva viendo a su equipo favorito. Será un día diferente en el que experimentaréis la magia del vivir un partido en directo, con toda la emoción y el suspense que ello implica.

Voluntariado en una asociación

A muchas personas les gusta dedicar su tiempo libre a buenas causas. Presentarse como voluntario en una ONG o asociación puede ser muy gratificante, es una manera de invertir nuestro tiempo de ocio en un fin que cobra sentido para otras personas. Además, nos permite descubrir nuevas habilidades y conocimientos tanto de las personas a las que ayudamos como de nosotros mismos.

Visitar un museo

No es uno de los primeros planes que se nos pasa por la cabeza cuando pensamos en cosas para hacer en pareja, pero lo cierto es que hacer una excursión a un museo puede ser muy entretenido. En la actualidad son tendencia las exposiciones interactivas en las que el visitante tiene un rol activo y puede participar en las diferentes fases de la exhibición.

Concierto de música

¿A quién no le gusta la música? Comprar un par de entradas para un concierto y disfrutar de una velada musical siempre es un buen plan. No hay porqué gastarse dinero, muchas emisoras de radio celebran conciertos gratuitos o con un precio simbólico cuya recaudación va destinada a alguna ONG. Será una noche entretenida con la que escapar de la monotonía.

Escapada a un pueblo con encanto

Prepara un fin de semana diferente en pareja. Evadirse unos días de la realidad y huir a un pueblecito tranquilo en el que desconectar y cambiar de aires es una de las opciones que siempre pasa por nuestra mente pero que pocas veces llevamos a cabo. Pueblos costeros como Calpe en los que el buen clima es continuado durante todo el año y las actividades por realizar son infinitas son una excelente alternativa para pasar un fin de semana distinto. Consulta las ofertas para parejas de AR Hotels & Resorts y prepárate para disfrutar de uno de los mejores fines de semana de tu vida.

Planes para hacer en Calpe en pareja

Spa & Wellness

Desconectar de la rutina es necesario para cargar las pilas. Y una de las mejores maneras de descansar es con una sesión de spa en los hoteles de AR. Prueba los tratamientos de bienestar más completos para cuidar tu cuerpo y mente. Puedes aprovechar las ofertas Escapada Dulces Sueños y Escapada Calpe Diem para disfrutar de un momento de relax en la Costa Blanca.

Cena romántica

Conquistar a través del paladar es siempre un acierto, y con una cena romántica lo consigues. Si este te parece un buen plan, la Escapada Gourmet es la mejor opción para ti. Una cena en el restaurante Audrey’s para degustar el Menú Blue Moon. diseñado por el chef Rafa Soler, en el que se fusiona la tradición mediterránea con los conceptos culinarios más globales. Después, pasa una noche mágica en el AR Diamante Beach.

Un día en la playa

Este plan no es apto para todo el año, pero casi. En Calpe el clima es exquisito y puedes disfrutar de la playa durante muchos meses. La Costa Blanca te ofrece playas de arena fina y aguas cristalinas, con kilómetros de costa en los que encontrar tu espacio de paz y tranquilidad, para relajarte con el sonido de las olas sobre las rocas, tomar el sol, leer un buen libro y compartir tiempo de calidad con tu pareja.

10 planes para pasar un fin de semana divertido en familia en Barcelona

Modernista, colorida, con aromas mediterráneos, repleta de parques espectaculares y con una actividad cultural sobresaliente para todas las edades… Barcelona es el destino ideal para pasar unos días de vacaciones en familia, pues siempre hay algún plan atractivo que llame la atención de los peques de la casa y que nos invita a viajar hasta la Ciudad Condal.

Barcelona les encanta a nuestros hijos. Siempre que podemos nos escapamos para disfrutar de su ambiente, sus calles, su animada vida cultural o simplemente para cambiar de aires en un entorno en el que mar y montaña se combinan a la perfección. Además, Catalonia Hotels & Resorts cuenta con 26 alojamientos en la Ciudad Condal, así que seguro que encuentras el emplazamiento ideal para tu estancia en familia.

Por si estás pensando en una escapada para el cada vez más inminente verano, vamos a recomendarte 10 ideas para pasar un fin de semana divertido en familia en Barcelona.

La Sagrada Familia, el sueño de Gaudí

Siempre hemos defendido que es un error centrar un viaje en actividades pensadas 100% para los niños. Cuando viajamos sacamos a los peques de su entorno habitual, así que es indispensable que vivan experiencias distintas a las de siempre que les permitan descubrir la cultura y la esencia de los lugares que están visitando. En ese sentido, no se me ocurre un lugar más icónico que La Sagrada Familia. La obra maestra de Antoni Gaudí es la segunda iglesia más visitada de Europa, sólo por detrás de la basílica de San Pedro del Vaticano. Sus formas sinuosas y detalles únicos la han convertido por méritos propios en el lugar más popular de España para los viajeros del mundo entero. Seguro que los niños alucinan con sus altas torres, sus cuervas y los colores de las vidrieras.

El mirador del Turó de la Peira

Del cielo más divino pasamos al más terrenal, gracias a las vistas que nos regala uno de los fantásticos miradores de Barcelona. A pesar de que la Ciudad Condal es un área superpoblada, también goza de pequeños oasis naturales para que los niños puedan correr a sus anchas. El Turó de la Peira está emplazado a unos 140 metros de altura y es un lugar realmente privilegiado para divisar la zona del Eixample o el Mediterráneo que pinta de azul las costas barcelonesas. Por la zona, además, hay varias áreas de picnic y parques infantiles para pasarlo genial en familia.

El incomparable Parc Güell de Barcelona

Empezábamos este recorrido con Gaudí y no podíamos dejar de visitar en familia este precioso parque que diseñó el célebre arquitecto modernista por encargo de Eusebi Güell. Aunque todavía es uno de los lugares más visitados de Barcelona, ahora las visitas están restringidas a 400 personas cada 30 minutos. Aquí los peques alucinarán con las famosas estatuas de dragones, las magníficas escalinatas que salieron de la mente del genio de Reus o los Jardines de Austria. Desde el Parc Güell podrás disfrutar de una de las mejores imágenes de Barcelona. Los niños siempre tienen que ir acompañado de un adulto, ya que no se permite la entrada a los menores de 14 años en solitario.

Visitar alguna de las casas modernistas del Paseo de Gracia

Seguimos con el modernismo tratando de que los niños aumenten su creatividad gracias a su mirada curiosa fijada en alguno de los espectaculares edificios del Paseo de Gracia y su entorno. Arquitectos de talla mundial como el propio Gaudí, Puig i Cadafalch o Domènech i Muntaner se mezclan con algunas de las tiendas más lujosas de Barcelona. En un muy paseo agradable es fácil que se te vaya la vista hacia la Casa Batlló o La Pedrera de Antoni Gaudí, la Casa Lleó i Morera de Lluís Domènech i Montaner o la Casa Amatller de Josep Puig i Cadafalch. No obstante, sería casi un pecado no ampliar un poco el círculo y acercarse a la Casa de les Punxes (también de Puig i Cadafalch) en la Avenida Diagonal o bajar hasta las célebres Ramblas y disfrutar del Palacio Güell de Gaudí.

Barcelona, capital del manga, el cómic y los juegos de mesa

En Barcelona se celebran anualmente el Saló Internacional del Cómic de Barcelona y Saló del Manga, probablemente los más importantes de la Península en sus respectivas categorías. La Ciudad Condal siempre ha sido un referente para los amantes de la historieta, independientemente de su lugar de origen. Además de estos dos grandes eventos, la capital catalana ha tenido mucha vidilla en cuanto a compra, venta e intercambio de merchandising relacionado con el cómic y el manga. Del vetusto Mercado de Sant Antoni, hemos pasado a tiendas en la zona de Arc de Triomf que son auténticos lugares de peregrinación para los amantes de estos géneros. Siempre que vamos a Barcelona nos encanta darnos una vuelta por la Librería Gigamesh, Norma Cómics o Chunichi por citar algunas. La diversión en busca del algún tesoro para los peques (y no tan peques) está garantizada.

Playa de la Mar Bella

Joan Manuel Serrat cantaba aquello de «Nací en el Mediterráneo» y Barcelona es una ciudad cuya esencia está en el mar que baña sus costas. A los niños les encanta la playa y podrían pasarse horas y horas jugando con las olas o la arena. Probablemente la más conocida sea la Barceloneta, pero a nosotros nos gusta mucho la Playa de la Mar Bella. Además de los típicos alicientes que tiene pasar un buen rato junto al mar, esta zona destaca por el Parc Esportiu Urbà de la Mar Bella donde los niños podrán hacer piruetas con monopatines, patinetes y patines. Toda una referencia para los skaters barceloneses.

Montjuic, la montaña mágica

La mayoría de turistas relacionan el nombre de Montjuic con la famosa fuente mágica y sus preciosos espectáculos de música, luces y agua que deja a más de uno con la boca abierta los viernes y sábados. Evidentemente es un plan que también gusta a los más pequeños de la casa, aunque la montaña de Montjuic ofrece otros planes interesantes al viajero como gran pulmón verde de la ciudad y uno de sus miradores más privilegiados. Entre sus atractivos, se encuentran lugares tan emblemáticos como el Estadio Olímpico y el Palau Sant Jordi, el Pueblo Español o la Fundació Miró. Sin embargo, a los niños les encantará la visita al Castillo de Montjuic instalado en lo más alto de la montaña. En verano se habilita una pantalla gigante frente a sus murallas para disfrutar del famoso ciclo «Cine a la fresca».

Subir al trenecito del Parc de l’Oreneta

Si tu visita a Barcelona coincide con algún domingo o festivo, seguro que a tus hijos les seduce la idea de pegar un paseo en el trenecito del Parc de l’Oreneta emplazado en la parte alta de la ciudad. La experiencia es muy divertida, al mismo tiempo que instructiva ya que los niños podrán comprobar de primera mano cómo funcionaban los trenes de antaño movidos por locomotoras a vapor. El recorrido es circular y la poca velocidad de la marcha te permite disfrutar del precioso entorno del Parc de l’Oreneta o de las vistas de Barcelona. Tras el viaje en tren, los peques podrán pasarlo en grande con los juegos infantiles que hay en la zona.

Parque de Atracciones Tibidabo, un clásico de la Ciudad Condal

Junto a Montjuic, el Tibidado es la cumbre más célebre de Barcelona. Además, con sus 512 metros sobre el nivel del mar es el pico más alto de la sierra de Collserola. No obstante, para los niños barceloneses de varias generaciones ha sido sinónimo de diversión, sobre todo porque alberga un famoso parque de atracciones. Sin ir más lejos, se trata del más antiguo de España y el tercero de Europa, inaugurado en 1901. Desde entonces, muchas de sus atracciones se han ido modernizando pero todavía conservan ese halo de nostalgia que caracterizaba a los antiguos lugares de recreo. Ya os hemos dicho que los viajes no deben tener actividades pensadas 100% para los niños, pero este lugar es un acierto seguro.

El Parque del Laberinto de Horta

Y del Parque de Atracciones Tibidabo, pasamos a otro clásico de Barcelona como es el Parque del Laberinto de Horta. Se trata de uno de los más populares entre las familias locales. Lógicamente lo que más suele gustar a los niños de este parque es su popular laberinto cuyas sendas trascurren entre paredes de cipreses que te impiden ver el entorno. En ello está la gracia, en perderte por sin tomar atajos hasta alcanzar el centro de este embrollo donde hay una escultura de la diosa Eros. Su visión indica que has alcanzado la gloria.

¿Te han gustado nuestros 10 planes para pasar un fin de semana divertido en familia en Barcelona? ¿Nos recomiendas alguno más? Cuéntanoslo en las redes sociales de Catalonia Hotels & Resorts, visitando los canales de Instagram, Twitter, Facebook, y también en Youtube.

Bio del autor

Pau García Solbes es periodista y blogger de viajes. Escribe muy activamente desde hace diez años en su bitácora elPachinko.com, uno de los blogs más populares de temática viajera en lengua hispana. También, es miembro fundador de las agrupaciones de blogs de viajes Travel Inspirers y Travel with Kids Blogs. Además, es co-autor del libro Viajar con niños, el manual para preparar tus vacaciones en familia de La editorial viajera y ponente habitual en foros turísticos especializados.

Escapadas Fin de Semana con niños- Ofertas para escapadas

Unas escapadas de fin de semana con niños deben ser planeadas con tiempo. Conviene que estudies el destino y averigues si cuenta con alguna atracción especial. De esa manera, garantizas diversión para chicos y grandes, además de descaso y momentos agradables en familia. Viajar con pequeños no supone un problema si sabes dónde ir y qué hacer en cada sitio.

Entonces, pregúntate: ¿qué le gusta a los niños? Los animales, por ejemplo. También los espacios naturales y los parques de atracciones. Y la aventura, por supuesto. Si esta incluye restos de dinosaurios o excursiones con ballenas, mejor. Europa y especialmente España están llenas de opciones.

Parques de atracciones y zoológicos

Un destino posible para unas escapadas de fin de semana con niños es Zaragoza. En la zona de Pinares de Venecia hay un tradicional parque de atracciones con 30 años de historia que cuenta con decenas de juegos mecánicos. No olvides pasar por Dinópolis, donde los más pequeños podrán revivir la época de los dinosaurios con proyecciones e imágenes 3D. Luego podrás disfrutar de todo el encanto histórico y cultural de la capital aragonesa.

Si a tus hijos les gustan los zoológicos, elige uno de los dos mejores de España: el de Madrid o el de Barcelona. El primero está en la Casa de Campo, un gran parte forestal ubicado en las afueras de la ciudad. El segundo, famoso por Copito de Nieve (único gorila albino que falleció en 2003), cuenta con una de las colecciones de animales más importantes de Europa.

Ver alojamientos con niños en España >

Parques naturales, safaris y ballenas

España cuenta con magníficos parques naturales. Uno de ellos es el Parque Natural Montes de Málaga. Allí obtendrás un viaje de fin de semana con niños rodeado de naturales y aire puro, pues el lugar es un ejemplo de repoblación forestal de bosque mediterráneo. Está al norte de la provincia.

¿Safaris? El país tiene varios. El de la Cuenca Alta del Manzanares es muy recomendable. Allí se organizan rutas especiales de fin de semana para que los niños puedan ver a los animales en su propio ambiente. Ubicado en la Comunidad de Madrid, fue creado en 1985 y tiene un gran valor ecológico y paisajístico.

Restos de dinosaurios hay cerca de Burgos, en Soria y La Rioja, donde se ofrecen itinerarios especiales para niños. Finalmente, para quienes buscan atracciones con grandes animales de mar, están las ballenas y delfines de Tenerife, uno de los principales destinos para observar decenas de especies.

Viajar con niños, especial 30 destinos españoles

Además de sus playas entre los muchos planes que os esperan figuran pasear su Camí de ronda, hacer una ruta por pueblos marineros tan bonitos como Cadaqués, Pals o Calella de Palafrugell o bien de interior como Peralada o Castellón de Ampurias, seguir los pasos del genial Salvador Dalí, sentir el viento de la tramuntana en el Cap de Creus o enamorarse de las Islas Medas y sus leyendas de sirena. Imposible resumirlo aquí. Tienes que ir y descubrir mucho más en la Costa Brava con niños.

Barcelona

Barcelona necesita pocas presentaciones y desde luego atractivos para ir familia no le faltan. Nada como pasear por sus barrios antiguos cargados de historia de Ciutat Vella, con calles que parecen recién salidas del medioevo aderezadas con vestigios de Barcino, la antigua ciudad romana.

El Park Güell de Barcelona

Para llegar hasta algunas de sus magníficas playas urbanas donde el Mediterráneo imperturbable besa sus costas, para bañarnos si es verano y para contemplarlo y respirar su brisa si es invierno. Y hacer un pícnic en familia y jugar en la arena tranquila.

Subir hacia las montañas de Montjüic o Collserola que rodean la ciudad y contemplar su skyline desde las alturas para darnos cuenta de lo pequeña que es la Sagrada Familia. En la ciudad condal os esperan museos y centros de divulgación de arte, ciencias e historia imprescindible y de nivel donde los peques tienen un lugar como son el Caixaforum, Cosmocaixa, centros vanguardistas como el CCCB y el Museu Marítim.

Parques como la Ciutadella y playgrounds originales. Lugares molones donde comer, festivales donde bailar, tiendas a la última. Hay tantas opciones para disfrutan en Barcelona con niños como gustos. Descubre mucho más en Barcelona con niños

COMUNIDAD DE MADRID

Madrid

Madrid es una ciudad enorme, se podría decir que incluso inabarcable, pero viajar a Madrid con niños y descubrir la capital de España puede ser una experiencia no sólo divertida sino también enriquecedora.

No te la acabas. Alojamientos y lugares con encanto donde comer o tomar algo con los peques, zonas verdes con zonas de juego como el Parque del Retiro, Madrid Río o La Casa de Campo, atracciones, centros culturales y museos únicos como el Museo del Prado, espectáculos y festivales como el Malakids o tiendas muy molonas. Además un montón de opciones para disfrutar de la naturaleza en escapadas a menos de 2 horas. Consulta más en nuestra entrada sobre Madrid con niños.

COMUNIDAD VALENCIANA

Alicante y la Costa Blanca

Alicante (Alacant en valenciano) destino un estrella de la Comunidad valenciana y La Costa Blanca es el sugerente nombre dado a la costa del Mediterráneo que baña toda provincia de Alicante que va desde el municipio de Denia hasta el de Pilar de la Horadada.

Las costa del norte de la provincia os sorprenderá por sus calas, cuevas y acantilados

Son 245 km de playas, calas y acantilados donde se enlazan algunas de las mejores playas familiares de España con municipios tan célebres como Calpe, Altea, Benidorm, Campello, Guadamar de Marina, Torrevieja y por supuesto su capital Alicante, Alacant en valenciano la rica lengua y cultura propia del lugar.

Totalmente imposible explicar en pocas lineas todo lo que la Costa Blanca tiene que ofrecer a las familias. Más allá de sus hermosas playas entre los planes más originales que valen la pena en familia se encuentran descubrir la Isla de Benidorm, visitar los importantes restos romanos de laIlleta dels Banyets y los Jardines de la Finca Villa Marco, jugar en el gran Parque Municipal de Campello o recorrer la Via verde del Maigmó además de por supuesto pasar un día en Terra Mítica, el Aquopolis o el Dinopark

La Costa Blanca concentra algunos de los mejores hoteles para ir con niños. Cuidado porque te costará salir de ellos. Destacan el Magic Aqua Rock Gardens, el Magic Robin Hood o el Magic Natura Bungalow Park de la cadena hotelera Magic Costa Blanca en Gandia y Benidorm. Otros dos destacados son el exclusivo Barceló Asia Gardens & Thai Spa de Alicante y el Hotel Aqua Center de Benidorm. Puedes consultar aquí un montón de planes en Alicante con niños.

Valencia

La capital del Turia está on fire y es una una ciudad 100% mediterránea que ha sabido reinventarse en los últimos años. Seguro que más de una vez has pensado en visitar Valencia con niños y, si ya lo has hecho, seguramente te has quedado con ganas de repetir.

Reserva un tiempo para este lugar único

Valencia es una capital amable, abierta, llena de reclamos, con un pasado histórico inacabable y un montón de atractivos para disfrutar de ella en familia entre los que destacan pasear o recorrerse en bicicleta por la Ciutat Vella o recorrer su frente marítimo, alucinar con un montón de propuestas divulgativas enla icónica Ciudad de las Artes y las Ciencias, saborear auténticas paellas, descubrir parques de juego únicos, refrescarse con su genuina horchata, empaparse del ambiente fallero o pasear y si hace calor darse un baño en la mítica playa de la Malvarosa.

En Valencia con niños también nos podemos escapar a conocer su huerta o hacer una excursión por su recuperado espacio natural de la Albufera. Descubre alojamientos family welcome y toda la información que necesitas para inspirar tu propio viaje en Valencia con niños.

EXTREMADURA

Si crees que Extremadura es una tierra árida es que no conoces la provincia de Cáceres. Hablamos de uno de los mejores destinos de naturaleza y turismo rural para viajar con niños por España. Entre sus atractivos destacan su gran cantidad de piscinas naturales, cascadas, pozas y embalses ideales para el baño en primavera o verano año además de frescos bosques de castañares y cerezos que se tiñen de tonalidades ocre invitándonos a pasear por uno de los otoños más bellos y espectaculares de la Península Ibérica.

Pueblos medievales estupendamente conservados y recuperados, una de las capitales de provincia más bellas de España declarada Patrimonio de la humanidad por la Unesco, gran oferta de alojamientos rurales, monasterios y villas señoriales cargadas de Historia, una de los parques naturales para avistar aves de toda Europa y una portentosa gastronomía son solo algunos más de las razones que convierten Cáceres es un destino a tener muy en cuenta. Consulta nuestro programa recomendado para acercarse a su naturaleza en familia Lobu, en busca de la manada y/o descubre más en Cáceres con niños.

ISLAS BALEARES

Menorca

Menorca con niños es un destino de vacaciones de aquellos que antes de ir piensas “No será para tanto lo que dice la gente!”, y cuando vuelves a casa dices: “Sí era para tanto! ¿Cuándo volvemos?”.

Atardeceres eternos desde las playas de Menorca

Mar, buena comida, naturaleza, alma mediterránea, tradición, fiestas populares, una lengua y cultura propia de raíces catalanas e influencia británica, playas, infinidades de excursiones para descubrir, actividades, restaurantes, gente simpática, tú y tu familia. Esto es lo que encontrarás en la segunda isla más grande del archipiélago balear y con tan sólo 35 kilómetros de ancho. No podía faltar como destino para viajar con niños. Para más detalles consulta nuestros planes para no perderse en Menorca con niños.

Mallorca

Mallorca es la hermana mayor del archipiélago de las Baleares y uno de los destinos turísticos del Estado Español más aclamados e internacionales, un verdadero paraíso mediterráneo dominado históricamente por romanos y árabes. Conquistado, como todo el archipiélago, por el rey Jaume I, la isla Mallorca es desde entonces un territorio de raíz lingüística y cultural catalana trufado de impresionantes playas y, todavía, para quien las valora y sabe encontrarlas, de algunas tranquilas y bien conservadas calas.

Parques para jugar y refrescarse en Palma, Mallorca

Viajar a Mallorca con niños es toda una delicia. Nosotros fuimos cuando nuestra hija contaba con unos pocos meses y es uno de los lugares que tenemos en la agenda para repetir. En Mallorca hay opciones para todos los gustos para ir, cuando apetezca, más allá del sol y playa. Por ejemplo en el interior se encuentra la Serra de la Tramuntana y rincones de una Mallorca rural y más tradicional. En esta entrada puedes encontrar nuestros planes en Mallorca con niños.

ISLAS CANARIAS

Un tesoro sub-tropical a la vuelta de la esquina. A tan solo 3h en avión de la Península Ibérica llegamos a ese paraíso de volcanes, playas turquesas y preciosos paisajes naturales y humanos. Y tras la experiencia os queremos advertir: por favor no salgáis de casa, no rompáis vuestra comodidad y seguridad y sobre todo ni se os ocurra visitar las Islas Canarias con niños..os atrapará!

Fuerteventura

Fuerteventura fue declarada Reserva de la Biosfera por la Unesco en el 2009 por sus características especiales. La isla entera y sus aguas circundantes! Podéis empezar a imaginaros la riqueza natural de este lugar disfrutando de las aguas turquesa casi vírgenes de Corralejo y el Parque Natural Dunas de Corralejo o de las playas cristalinas y paseos por senderos interiores nos esperan en Isla Lobos a tan solo 15 minutos de crucero en ferry o contemplando atardeceres dorados que se divisan desde Cotillo.

Y en el interior de la isla os espera el Parque Rural de Bentancuria donde nos eperabas un paisaje de gran belleza y senderos de película. Actividades marinas como el surf y kit surf o el snorkel, ecoturismo, hoteles child friendly, gastronomía con carácter, festivales. Una joya natural que tenemos que preservar entre todos: Tindaya no se toca!!. Consulta aquí nuestra entrada sobre planes perfectos en Fuerteventura con niños.

Lanzarote

El carácter volcánico de las Islas Canarias que tanto fascina a los pequescobra en Lanzarote todo su significado acompañado desinfín de paisajes de lo más marcianos que uno pueda imaginarademás de playas y calas de prístinas aguas entre otros atractivos y que harán las delicias de toda la familia.

Jameos del Agua, espacio natural y un centro de arte, cultura obra de César Manrique.

Esa diversidad de paisajes, junto al equilibrado desarrollo que ha tenido la isla tratando de integrarse en ellos alterándolos mínimamente, le valió en el año 1993 la calificación por la UNESCO de Reserva de la Biosfera.

Consulta nuestro especial Lanzarote. Sus apenas 75 kilómetros de largo y 20 km de ancho pueden llevarnos al equívoco de que con uno o dos días bastará para recorrerla y descubrir sus secretos, pero si realmente queremos conocer a fondo sus paisajes y empaparnos un poco de su cultura necesitarás unos cuantos días más. El carácter afable de su pueblo, la tranquilidad con la que se vive en la isla y se respira en su ambiente hacen de Lanzarote tan codiciado por el turismo general como por aquellos que buscan un destino ideal para la prácticar el slow travel.

Gran Canaria

La Isla de Gran Canaria es otro destino ideal para visitar con niños. Con su población cercana a las 850.000 personas es la segunda isla más poblada de todo el archipiélago y, si bien en ella no se ubica ninguno de los cuatro Parque Nacionales que se hayan dentro del archipiélago canario, aproximadamente el 40% de su territorio tiene algún tipo de protección medioambiental.

Hotel Riu, un alojamiento familiar de referencia en Gran Canaria

El sobrenombre con el que se conoce a Gran Canaria, “Continente en Miniatura”, ya nos pone sobre aviso de la multitud de parajes, paisajes y hasta climas diferentes que vamos a encontrar dentro de la isla. Y es que en un mismo día puedes darte un baño en el sur de la isla a 25 ºC, mojarte bajo una intensa lluvia en la zona norte y ver la puesta de sol en la cumbre de la isla con temperaturas cercanas a los 0ºC y con un poco de suerte ver nevar. Para una información ampliada puedes consultar nuestro especial Gran Canaria.

Tenerife

Ubicada en el Atlántico norte, a solo 300km de la costa norteafricana, dentro del maravilloso archipiélago de la Macaronesia, Tenerife es la isla mas extensa del archipiélago canario y está coronada por el pico mas alto de España, el Teide, que junto al océano, será tu acompañante en todos tus recorridos por la isla.

Avistamiento de cetáceos. Foto de la Webdetenerife

Hay muchas razones para visitar Tenerife con niños. Su clima templado, la diversidad de planes y paisajes, la fuerza de sus volcanes, los vuelos directos desde muchas ciudades y las pequeñas distancias en los paseos son solo algunas de ellas.

Para que lo goces, en Tenerife con niños encontrarás una selección basada en la experiencia de una madre llegada a vivir a la isla y enamorada de ella. Comprobarás que Tenerife – para muchos ni más ni menos que la más bella del archipiélago en dura competencia con La Palma– está repleta de rincones auténticos y sorprendentes, estupenda para viajar con niños todo el año.

LA RIOJA

Logroño

Logroño, la capital de La Rioja, es una de esas pequeñas ciudades que a veces queda relegada en tu lista de destinos a visitar, sin embargo es una ciudad que se transforma en un gran tesoro que descubrir si decides reservar unos días para conocerla y disfrutarla. Una ciudad hospitalaria donde se come de vicio, con planes perfectos para tus hijos y con sorpresas que enamorarán a toda la familia.

Navarra con niños

Para nosotros es importantísimo al viajar con niños ir a lugares fáciles de visitar y de disfrutar, viajar en familia a veces requiere agudizar el sentido práctico. Poder aparcar a menos de 5 minutos del centro, recorrer sus calles llenas de cultura, vida y comercios, tener múltiples planes para el público familiar a precios asequibles, disfrutar del entorno natural a orillas del Ebro y en 3 minutos andando estar tomando unos pinchos deliciosos en su mítica Calle Laurel, es un conjunto de cualidades que pocas capitales pueden ofrecernos. Descubre más en Logroño con niños

Navarra – Nafarroa

Una de nuestras excursiones favoritas es el Parque Natural de Urbasa-Andía, sobre todo en otoño, época en que las hojas de las hayas adquieren ese color rojizo y amarillento. Se encuentra al oeste de Navarra, lindando con Euskadi. El parque lo podemos cruzar desde Olazti hasta Zudaire. Mientras tanto hay multitud de lugares donde parar y senderos que recorrer para disfrutar de la naturaleza de la zona. Podemos visitar el área de interpretación donde aprenderemos un poquito más sobre el parque, dar un paseo por el bosque de hayas cubierto de hojas y musgo, o asomarnos al “Balcón de Pilatos” desde unos 900 metros de altura veremos el valle de Amescoa.

Abrazando la vida en el Nacedero de Urbasa

Un poquitín más al sur, fuera del Parque de Urbasa-Andía, llegaremos a Baquedano, donde comienza la ruta que hay que recorrer para ver el Nacedero del río Urederra, un valle y un río que no deja indiferente a nadie. Si decides visitarlo hay que tener en cuenta que el paso está controlado, por lo que hay que reservar. Puedes consultar nuestra entrada con un montón de planes y recomendaciones sobre Navarra con niños.

PAIS VASCO – EUSKADI

El Pais Vasco/Euskadi no podía dejar de estar presente en esta selección de destinos para viajar con niños. Esta comunidad histórica y de fuerte personalidad vive un momento dulce y en paz, cada vez más segura de sí misma y preparada para dar la bienvenida como demuestra su creciente turismo.

Además de su portentosa gastronomía: montes, valles y caseríos, 250km de costa cantábrica y esencia marinera, parques naturales, mitología, patrimonio histórico, una fuerte cultura y lengua ancestrales orgullosamente euskaldunas.

Es realmente difícil hacer una selección entre tantos lugares bonitos y experiencias remarcables vividas en el País Vasco con nuestros niños. Nos hemos puesto manos a la obra y hemos logrado elaborar nuestra listado de los lugares que nos robaron el corazón en Euskadi. Como destinos específicos te destacamos:

Bilbao – Bilbo

La capital de Vizcaya-Bizkaia es una ciudad con profundas raíces de un pasado pesquero y posteriormente marítimo, industrial y metalúrgico siendo uno de los puertos y ciudades más prósperas del Cantábrico. Con 345.141 habitantes es la urbe más poblada del País Vasco.

Desde hace unos años Bilbao es una ciudad en plena transformación urbanística, social y económica liderada por el simbólico Museo Guggenheim y se ha convertido también en un polo de atracción turística con atractivos para toda la familia.

Bilbao tiene personalidad y muchos encantos que ofrecer a las familias. Vamos a descubrirte algunos de ellos. Jugando en sus parques, disfrutando de su gastronomía, andando o en bicicleta por su centro o navegando por su ría. Bilbao se mueve con sentido. Consulta nuestros planes recomendados para viajar con niños a Bilbao.

San Sebastián -Donostia

San Sebastián es la capital de Guipúzcoa (Gipuzkoa en lengua vasca), la provincia española más pequeña en extensión si bien cuenta con un número increíble de atractivos. Centro de pelegrinación gastronómica para gourmets. Su famosa Bahía de la Concha se encuentra entre las playas urbanas más célebres del país situada a un solo paso de un casco viejo lleno de sabor y siempre un gran ambiente.

Señorial, popular y haciendo gala de sus arraigadas tradiciones San Sebastián-Donostia ofrece un montón de atractivos para ser disfrutada intensamente en familia. Una ventaja es que la mayoría son accesibles tras un paseo sin necesidad de grandes desplazamientos. Ideal para una escapada o como parada imprescindible en una ruta más amplia por el Pais Vasco. Consulta un montón de planes en San Sebastián con niños.

13 destinos (increíbles) para viajar con niños en México

Vive Experiencias Pueblear Ecoturismo y aventura

Una de nuestras expertas te presenta trece lugares ideales para escaparte con tus pequeños y celebrar esta temporada en diferentes rincones (citadinos, playeros y naturales) del país.

27-04-2019, 3:00:00 PM

Jimena Acevedo

#ViajeraExpertaMD y Embajadora de México desconocido en la ciudad de Puebla.

1. Monterrey, Nuevo León/ Paseo por Regiópolis

Tengo familia en casi todos los estados fronterizos del norte, de modo que antes de mi décimo cumpleaños pisé tierras neoleonesas.

Fue con mis nuevos primos que tomaban refresco Topo Chico, comían cabrito y tamales miniatura –que aún hoy me parecen irresistibles–, que admiré por primera vez el Cerro de la Silla. Me divertía su manera de hablar, hasta cuando nos ganamos el mote de “chilanguillos presumidos” por atrevernos a confesar que ese no era nuestro primer viaje en avión.

Con chavitos hoy:

Monterrey está mejor que nunca para los niños. Empieza tu recorrido por el Parque Fundidora, donde puedes rentar bicicletas. Allí es indispensable subir a la cima del Horno 3, en el Museo del Acero, para admirar la vista.

Si viajas con ávidos lectores, descansa un rato entre las resbaladillas del colorido espacio de lectura CONARTE o échale un vistazo a la Casa de los Loros, todo esto dentro del parque.

Después, toma el recorrido en bote por el Paseo Santa Lucía hasta la Macroplaza. Nunca está de más ver qué exponen en el MARCO o en alguno de los otros museos alrededor de la plaza.

Si no quieres divagar mucho, quédate a dormir en los hoteles del centro. Si tienes más tiempo, en los alrededores de la capital hay infinidad de actividades para niños, desde explorar algunos de los cañones más impresionantes de México hasta vivir la experiencia safari en Bioparque.

Cómo llegar

2. Bacalar, Quintana Roo/ Espíritu corsario

Desde que tengo memoria, mi abuelo organizaba un viaje de verano con todos sus nietos al sureste. Salíamos de la CDMX de madrugada, en su combi verde y, tras dormir en Villahermosa, seguíamos hasta la costa de Quintana Roo.

Después de más de 1,300 kilómetros, cuando ya alucinábamos la estrecha carretera, aparecía de pronto la laguna de los siete colores. “¡Miren!”, gritaba mi abuelo soltando el volante.

Y brincando sobre el asiento, abríamos bien los ojos y volvíamos a sentir el relámpago del asombro.

Bacalar, el pueblo asentado junto a la laguna sagrada de los mayas que lleva el mismo nombre, ha cambiado bastante desde aquellas épocas. Hoy es Pueblo Mágico y hay buenos hotelitos, así que ya no hay necesidad de cambiarse la ropa mojada detrás de la vieja combi tras echarse a nadar en la laguna.

Puedes empezar el recorrido con una visita al Fuerte de San Felipe para contagiarte del espíritu pirata, y tomar fotos desde lo alto. Después anímate a viajar en las tirolesas del Parque BioMaya, y contrata un tour en el embarcadero del Club de Vela Bacalar.

Para chavitos muy activos, una buena opción es rentar allí mismo un kayak. Después, repón energías en La Palapa, donde sirven ricas pizzas caseras, y pasa la noche en el rústico y “encantador” Rancho Encantado.

3. Sierra Norte, Oaxaca/ Los bosques amables

La primera vez que conocí Oaxaca, mi papá nos llevó a la Guelaguetza. Nos impresionó el tapete de sombreros que cubría el auditorio, además de las señoras que cargaban canastas en la cabeza sin dejar de sonreír.

Nos quedamos en un hotel entre montes, donde llovió toda la noche. Al día siguiente, el pasto estaba más verde que nunca, y soltaba tanto vapor que nos mirábamos entre nubes.

Habrían de pasar muchos años para que mis ojos escudriñaran la sierra de Oaxaca y sus tupidos bosques. Recuerdo claramente a nuestro guía zapoteca, Abelino, y cómo tomó una mariposa en la palma de su mano –como si todo el mundo cupiera en sus frágiles alas– y nos habló de la vida de este insecto como se habla de la propia existencia.

Compartir unos días con los habitantes de uno o más de los pequeños pueblos mancomunados de la Sierra Norte de Oaxaca (Amatlán, La Nevería, Latuvi, Cuajimoloyas, Benito Juárez y Llano Grande) es una experiencia que transforma a chicos y a grandes.

Ubicados a unas dos horas de la capital oaxaqueña, invitan a practicar actividades como andar en bici o a caballo y caminar por los bosques de pino-encino hasta los miradores naturales, cruzando puentes colgantes y senderos, además de aprender mucho sobre el ecosistema, la medicina tradicional zapoteca, el cultivo de setas, etc.

Para disfrutar al máximo la tranquilidad del entorno y la amable atención de sus habitantes, quédate a dormir en sus cabañas; son limpias, agradables y tienen chimenea.

Contacto

Sierra Norte de Oaxaca
sierranorte.org.mx

4. Zacatecas, Zacatecas/ Murmullo minero

“¡Qué ciudad más limpia!”, dijo mi mamá cuando llegamos en coche a Zacatecas. Y sí, por más que buscamos, no había ni un condenado chicle tirado en la calle.

Primero tuvimos que acompañarla a la Catedral, porque para ella eso era siempre prioritario. Y luego, como todo parecía sereno, nos dejaron explorar por nuestra cuenta.

Mi prima Ana, que en ese viaje se había quejado todo el tiempo de sus incómodos zapatos, se calló por arte de magia cuando la subimos al teleférico. Solo pegaba la cara al vidrio, mientras mi hermano abría una de las ventanas ante la mirada reprobatoria de un señor de sombrero y bastón.

Después de explorar a pie las elegantes calles de cantera rosa que forman el centro de la ciudad, no hay niño que se resista a la adrenalina subterránea de la Mina El Edén, ubicada en el Cerro de la Bufa, al que puedes llegar a bordo del teleférico.

Allí mismo inicia un circuito de dos tirolesas que dura una hora, y es ideal para los chavitos más aventados.

Además, la ciudad tiene algunos de los museos más interesantes del país, entre ellos el Rafael Coronel, con sus colecciones de máscaras y sus títeres antiguos.

Otras dos opciones son el Centro Interactivo de Ciencias Zig-Zag, para aprender de energía y matemáticas sin aburrirse, o el Museo Interactivo Casa Ramón López Velarde, para quienes prefieren la poesía. Después come en Los Dorados de Villa –un restaurante mexicano con una decoración ecléctica bastante curiosa– y descansa entre las añosas paredes del Mesón de Jobito.

5. Río Lagartos, Yucatán/ La vida entre manglares

Todos se preguntaron por qué mi papá eligió tomar sus fotos de Río Lagartos en diapositiva. ¿Es fotógrafo profesional? Mmm, no. ¿O profesor, acaso? Tampoco. ¿Pensaba imprimirlas en gran formato? ¡No! Al parecer simplemente le emocionaba usar su carrusel para tener a toda la familia en la oscuridad oyendo sus aventuras sobre el viaje.

Lo cierto es que para nadie resultó tan emocionante el relato como para quienes sí estuvimos en ese bote… invocando el silencio, conteniendo la respiración para acercarnos un poco más sin asustar a las crías de los flamencos.

Celebramos la paciencia de nuestro fotógrafo apasionado, que se empeñó en aguardar 40 minutos más hasta que las aves se acostumbraron a nuestra existencia y comenzaron a rodearnos. Entonces la vida de esos otros invadió la nuestra, y no nos atrevimos a hacer una sola foto más…

Aunque ha crecido mucho en las últimas dos décadas, Río Lagartos sigue siendo un pequeño pueblo de pescadores –con su malecón a todo lo largo– a orillas de la ría del mismo nombre. S

u ecosistema de manglares forma una perfecta zona de anidación y apareamiento para el flamenco rosado (la temporada va de mayo a julio) y otras muchas especies de aves, reptiles y crustáceos.

Con ayuda de un guía oficial de la reserva, haz una expedición en lancha para buscar flamencos y otras aves (¡como la peculiar espátula rosada!), nada en playitas solitarias y ojos de agua, date un buen baño de lodo (el favorito de los chavitos), aprende a practicar paddle board y únete al emocionante tour nocturno de cocodrilos.

A mediodía come un buen filete de pescado fresco a la yucateca en Macumba y “clava el pico” en el hotel Villa de Pescadores, después de descansar un rato en la terraza del cuarto, con vista al malecón.

6. Taxco, Guerrero/ Poza, poza, caprichosa

Llegamos a Taxco en la tarde, cuando el sol ya se había escondido tras un cerro y una luz rojiza iluminaba solo ciertas partes del pueblo en manchones caprichosos.

La misión del viaje: que mi tía Delia comprara su cargamento anual de plata. Como el mercado de plata era al día siguiente, me llevó de paseo al mirador.

Tomamos un taxi –vocho, ¡claro!– y empezamos a subir por las calles empinadas y estrechas. Nunca imaginamos lo que nos esperaba a la bajada: el minitaxi tomaba velocidad y descendía casi rozando las paredes, sin frenar. Mi tía, sujetándose como podía del techo, no dejaba de gritar: “Ay, uy, ay”. El taxista reía enseñando mucho los dientes dorados, y diciendo con cortesía: “¡No se asuste, señora, aquí es normal así!”.

Después de echar un vistazo a la impresionante Parroquia de Santa Prisca y San Sebastián, con los intrépidos relatos de algún niño-guía, puedes recorrer unos 30 kilómetros hasta las Grutas de Cacahuamilpa, entre las más espectaculares del país.

También en los alrededores de Taxco pero en dirección opuesta -– unos 40 minutos– están las Pozas Azules, que tienen un color hermoso en la temporada de secas (de noviembre a mayo), así que llévate traje de baño bajo la ropa y una toalla.

El agua es fría pero vale la pena echarse un chapuzón. De regreso en el pueblo, cena con vista panorámica en el restaurante La Parroquia o sube en teleférico hasta el Hotel Monte Taxco.

7. Corredor de la Montaña, Hidalgo/ Entre parques, pastes y peñascos

Un amigo de mi papá me platicó de su infancia en Real del Monte, pues su familia desciende de los antiguos mineros ingleses. Me contó historias de sus antepasados y algunas leyendas del Panteón Inglés (donde están enterradas su abuela y su bisabuela).

Desde entonces quise ver con mis propios ojos ese cementerio en el cerro, donde todas las tumbas miran hacia Inglaterra (menos una). Cuando por fin pude conocer este pueblo, ya había dejado atrás la infancia. Como soy de buen diente, me la pasé comiendo pastes. Además, claro, aprendí a pescar truchas y conocí añosas haciendas de paredes enmohecidas.

La aventura inicia en Pachuca. Si tu familia parece un mini equipo de fut puedes visitar el Estadio Hidalgo con su Museo-Salón de la Fama del Futbol Nacional e Internacional.

Una alternativa menos pambolera es el Museo Interactivo El Rehilete, dedicado a los dinosaurios y al espacio. Después dirígete al pequeño pueblo de Mineral del Chico y de camino detente a tomar fotos en los miradores del Parque Nacional El Chico (aquí también puedes aprender a rapelear, escalar y acampar).

Al día siguiente prueba los pastes de Real del Monte, desde el tradicional de papa con carne y poro, hasta las creaciones dulces de guayaba, rompope y arroz. Con panza llena, sube hasta el Panteón Inglés y conoce la Mina de Acosta.

Reserva un lugar en el turibús de leyendas nocturnas que sale de la Plaza Principal y diviértete con su traqueteado –y por momentos tenebroso– recorrido.

Por último dirígete a Huasca, con sus Prismas Basálticos, su Hacienda de San Miguel Regla –con todo y patos parlanchines– y, si tienes energía para más, ve en coche o en moto hasta la increíble Peña del Aire.

8. Malinalco, Estado de México/ Detrás de la bugambilia

Fuimos a Malinalco a recoger un cachorrito recién nacido que andaba en busca de dueño. Afuera del convento, preguntamos por la dirección a las señoras que salían de misa bien enrebozadas.

Manuel Cerón

“Aquí abajito”, dijeron, y señalaron con el dedo, “donde está la bugambilia”. Para llegar cruzamos el mercado, con su apabullante repertorio de olores y colores. Allí vi guayabas gigantes –rosas por dentro–, vasitos con semillas de granada y cajas de cartón con gallinas vivas.

Una hora después, con el pequeño y suave Timoteo en brazos, nos sentamos en el mismo mercado a comer un taco de cecina con nopal y papas fritas.

Subir a la zona arqueológica de Cuauhtinchan es una excelente opción para niños medianos y adolescentes.

Se recomienda hacerlo temprano, para evitar el calor y poder entrar con calma a la Casa de las Águilas, el recinto sagrado mexica donde se hacían las ceremonias de iniciación de los guerreros águila y jaguar.

También valioso es el Museo Universitario Dr. Luis Mario Schneider, que además de sus piezas arqueológicas –como el fabuloso Ehécatl hallado en los alrededores– tiene un jardín botánico con mariposas y un estanque de truchas.

Otra opción favorita para los más pequeños es el Museo Vivo Los Bichos de Malinalco, con tarántulas, mantis religiosas y serpientes.

9. Bernal, Querétaro/ En lo alto de la peña

Desde la noche anterior estábamos emocionados. Por fin subiríamos a la Peña que tanto habíamos visto desde la estación de tren de Tequisquiapan.

En los primeros senderos que conducen a lo alto, sintiéndome algo desvelada, comprobé que algunos miembros del grupo tenían más valor que yo.

Mi prima Ana, por ejemplo, a sus escasos cinco años de edad, subía por piedras lisas y resbalosas como si caminara por el patio de su casa. A mí, en cambio, me temblaban las piernas.

La montaña me enseñó que cada quien establece su propio ritmo. Cuando ya no pudimos llegar más alto, nos sentamos a descansar: desde allí pude respirar tranquila. El sol de la mañana fue iluminando la Peña y entonces dejé que me invadiera la dulce dicha de estar viva.

Contada entre los monolitos más altos del mundo, la Peña de Bernal es la principal atracción del pueblo (de Bernal), aunque no la única.

Además de subir a pie y sin equipo a sus miradores –también hay rutas más expertas– puedes contratar una excursión a rapel, una clase de escalada para principiantes o un tour estilo safari por los alrededores del pueblo.

Otras opciones incluyen recorrer las capillas de barrio, quedarte al espectáculo de luz y las fuentes danzarinas, probar las gorditas de maíz en el local de doña Justa y echar un vistazo al Museo de la Máscara en El Castillo, la antigua cárcel ubicada en la Plaza Principal.

También hay un tour nocturno a la Peña y diversos recorridos a pie. Después de comer deléitate probando los famosos dulces típicos del pueblo. Descansa en el hotel boutique Casa Mateo, donde con gusto reciben niños.

Dónde dormir

Hotel Boutique Casa Mateo
hotelcasamateo.com.mx

10. Yelapa, Jalisco/ ¡Casa a la vista!

Un verano, el abuelo decidió que exploraríamos “la otra costa”, así que nos llevó hasta el Pacífico, vía Guadalajara (sin dejar de recordarnos, varias veces, que allí nació la abuela).

El caso es que después de unos días en Vallarta, al abuelo le pareció muy ajetreado y decidió que buscaríamos playas solitarias en lancha, donde mis primos jugaban todo el día a revolcarse en las olas.

Así, como por error, llegamos a Yelapa. Desde el mar parecía una playa virgen, perfecta, con arena y olas medianas. Al acercarnos más, vimos una, dos, muchas casitas con techo de palma. “¡Es un pueblo!”, gritó alguien. Y allí comenzó una aventura que duraría apenas unas horas.

Hoy Yelapa tiene un puñado de hotelitos y restaurantes sencillos y deliciosos, pero aún es necesario llegar en lancha desde el malecón de Puerto Vallarta (embarcadero Rosita), desde la Playa de los Muertos o desde Boca de Tomatlán.

Lo ideal es hospedarse allí, para disfrutar sin la menor prisa la playa, que es hermosísima, segura e ideal para hacer esnórquel y kayak… es decir, perfecta para la “chamaquiza”.

Dependiendo de la edad de los niños, puedes organizar caminatas con un guía local hacia otras playas o hacia la sierra para explorar la selva y llegar a miradores, ríos y cascadas (la más cercana está a 15 minutos, pero hay otras a una, dos y hasta 3.5 horas a pie); otra opción es explorar a caballo. Por si fuera poco, en invierno se ven ballenas jorobadas en la bahía.

Hotel Lagunita
hotel-lagunita.com

11. Los Tuxtlas, Veracruz/ Paraíso que enseña

Teníamos mucho que preguntarles a los brujos de Catemaco. Mi prima Mónica pensaba en amores, estoy segura, y yo –demasiado joven para eso– tenía la mente puesta en todo tipo de conflictos escolares.

Habíamos cambiado tanto de manos la tarjeta que nos habían dado, y la habíamos sacado tantas veces de los bolsillos, que ya parecía estropajo.

Por fin llegamos a la dirección –“cosa rara”, pensamos, “¿en una casa así vivía un brujo?”, nosotros habíamos imaginado un panorama más salvaje– y tocamos el timbre dubitativas. No hubo respuesta. Estábamos por marcharnos cuando se abrió la puerta eléctrica y entró un auto último modelo, del que descendió un señor de mediana edad.

“Buscamos al brujo”, dijo con convicción fingida mi prima. “Curandero”, corrigió él. Y con una gran sonrisa, añadió: “Soy yo”. Tras cruzar una mirada breve, mi prima y yo nos echamos a correr a toda velocidad de vuelta al café donde el abuelo se había quedado leyendo.

La Reserva de la Biosfera Los Tuxtlas comienza en el límite noreste de la Laguna de Catemaco y se extiende hasta el Golfo de México, incluyendo en su perímetro numerosos conos volcánicos.

Esta zona selvática es uno de los destinos más memorables de México para jóvenes con alma aventurera, ecologistas y biólogos en potencia. La riqueza biológica de la zona, su abundancia de agua, y variedad de ecosistemas permite aprender un montón sobre el cuidado de la Tierra; además de hacer actividades como reforestación, kayak, aprendizaje sobre medicina tradicional, caminatas, esnórquel y pesca.

Si ya conoces Nanciyaga –uno de los proyectos ecoturísticos dentro de la reserva– o prefieres algo aún más remoto, dirígete a Sontecomapan y toma una lancha para llegar al Rancho Los Amigos, donde podrás dormir en cabañas ecológicas y disfrutar la naturaleza en todo su esplendor. Su enfoque es perfecto para niños y adolescentes.

12. CDMX/ ¡Muy divertida!

El piano empezó a sonar. Llegamos justo a tiempo para el concierto porque tuvimos que esperar varios vagones del metro. Como los lugares no estaban asignados, nos sentamos separados. Unos minutos después, justo cuando el pianista tocaba con total solemnidad la marcha fúnebre de Chopin, el piso se sacudió con fuerza. “¡Está temblan…!”, lanzó un grito ahogado una señora, pero un nuevo jalón le impidió terminar la frase.

Stefany Cisneros

El pianista no perdió la concentración, aunque algunos ya salían despavoridos por las pequeñas puertas. Sus manos se separaron de las teclas al terminar el compás y, sin mirar alrededor, las colocó unos momentos sobre las rodillas. Cuando el suelo dejó de moverse, siguió tocando tan tranquilo.

Con un hueco en la panza, sin haberme movido un ápice, miré hacia el techo, buscando la famosa cortina de cristal de Bellas Artes. Supongo que mis pies apenas llegaban al piso.

La ciudad es tan grande y tiene tantas opciones emocionantes que cualquier recomendación resulta parcial.

Además de las sugerencias típicas, como explorar elCentro Histórico y alguno de los grandes mercados, subir al campanario de la Catedral Metropolitana o pasar la mañana en Chapultepec –el zoológico es fantástico, por ejemplo, si vas entre semana justo a la hora en que abren.

Vale la pena rentar bicis en domingo para explorar Reforma-Centro; disfrutar el Acuario Inbursa junto a Plaza Carso –tiene desde pirañas y ortigas fluorescentes del Atlántico, hasta tiburones y pingüinos–.

Ir a comprar flores a las chinampas de Xochimilco o inventarse un “suculentour” de las chocolaterías y heladerías de la Condesa y la Roma. Si tus seguidores tienen más de ocho años, ¿por qué no llevarlos a algún concierto en la impresionante Sala Nezahualcóyotl?

13. Uxmal y Loltún, Yucatán/ Un “subte” muy diferente

Cada galería de las Grutas de Loltún tiene un sistema de iluminación de tiempo limitado para el recorrido guiado.

Pero claro, la familia Acevedo –nunca nuclear, en especial para los viajes– extendió su estancia en una de ellas para tomarse la foto familiar junto a las dos columnas paralelas que le dan nombre a las grutas, y… justo antes de que se abriera el obturador, las luces se apagaron por completo, sumergiéndonos en la oscuridad total del subsuelo maya.

Alguna tía gritó y despertó a varios murciélagos, alguien más se resbaló, “agarrándose” de donde pudo, y el alboroto se hizo general. La foto, como es de esperarse, es memorable, igual que el regaño que nos atizaron las autoridades subterráneas por rezagarnos. Y cuando uno tiene 11 años de edad, estos dos sucesos simultáneos no tienen precio.

Siempre he amado la zona arqueológica de Uxmal, desde que la conocí hace muchos años. Me enamoré del nombre y la personalidad inescrutable de la Pirámide del Adivino, sobre todo cuando la rodean las nubes negras que dan vida a la selva media de la península.

Una vez dentro, contrata un guía autorizado y especifica que requieres un recorrido corto y ameno para los niños (de una hora máximo). Así la experiencia será mucho más significativa; te sorprenderán el conocimiento y la dedicación de los guías.

Por la tarde visita Choco-Story, el Museo del Chocolate, que se encuentra muy cerca, donde además de aprender sobre la importancia del cacao para las culturas prehispánicas, podrás saciar tus fantasías más locas de chocolate.

El día siguiente apártalo para conocer las Grutas de Loltún, que están a una hora de distancia aproximadamente. Puedes contratar un tour o hacer el recorrido en coche rentado; no es muy complicado llegar.

Te recomendamos

5 Escapadas con niños cerca de Madrid.

Hoy os traigo un post que disfrutaremos mayores y pequeños, y es que no hay nada como una escapada familia para acercarnos los unos a los otros y estrechar nuestros lazos más íntimos.

No te pierdas estás 5 propuestas de Escapadas Familiares cerca de Madrid.

Disfrutad de un fin de semana divertido y entretenido, para recordar.

¡Buen viaje!

1.- Escapada de Diversión y Turismo Activo en familia muy cerca de Toledo:

VILLA NAZULES – Chueca (Toledo)

A 10 minutos de la hermosa ciudad de Toledo te espera el hotel ideal para viajar con niños, un lugar donde disfrutaréis los mayores y los más pequeños.

Villa Nazules está situado en un bello entorno natural y dispone de diversidad de servicios para disfrutar en familia, en verano su piscina exterior y zona de hamacas, también tiene piscina interior y zona spa wellness con baño turco, sauna, circuito y servicio de tratamientos y masajes.

Las familias más deportistas podréis jugar a pádel, tenis, ping-pong, realizar excursiones en bicicleta o montar a caballo.

Y para rematar la escapada nada mejor que saborear la deliciosa cocina manchega en el restaurante del hotel, Mar de Olivos.

Ya lo ves, un pequeño paraíso para compartir en familia.

Diviértete como un niño en Villa Nazules. ¡Reserva ahora!

2.- Escapada familiar, rural y divertida por el Alto Tajo.

HOTEL RURAL LOS ÁNADES – Abánades (Guadalajara)

Nos vamos a Guadalajara para descubrir una escapada familiar a 17 km. del Parque Natural de Alto Tajo, donde podréis realizar rutas familiares de senderismo, bañaros en piscinas naturales, excursiones a caballo o en bicicleta.

Y para descansar y disfrutar de este encantador paraje natural nada mejor que Los Ánades, un hotel rural exquisitamente decorado donde el mimo, el gusto y los detalles se presencian en cada rincón.

El hotel cuenta con 7 loft de 70 m² con cocina, salón, estufa de leña, 2 baños y porche con jardín, un pequeño hogar ideal para escapadas familiares.

Los más pequeños disponen de una zona de juegos para niños y los adultos pueden jugar en un auténtico billar inglés.

Si demás quieres disfrutar de un momento de intimidad y relax, en este pequeño hotel te espera un spa privado con jacuzzi, sauna, baño turco y tumbonas térmicas.

Aprovecha la oportunidad para saborear la cocina de proximidad de su restaurante.

Una escapada cerquita de Madrid que recordaréis toda la familia.

Reserva en Los Ánades y enamórate de Guadalajara.

3.- Escapada entre molinos manchegos: Ruta del Quijote.

PALACIO INFANTE DON JUAN MANUEL – Belmonte (Cuenca)

Explicar a los pequeños la importancia del Quijote en nuestra cultura e incluso ilustrarles con un documental adaptarlo a su edad, puede ser una bonita forma de empezar la escapada familiar que os proponemos por la Ruta del Quijote.

Para ello os he seleccionado un hotel de partida ideal para familias de 1, 2 o 3 hijos, ya que existen amplias habitaciones e incluso una habitación con dos dormitorios.

Desde el Palacio Infante Don Juan Manuel podréis recorrer la ruta de Quijote por tierra manchegas, visitar algunos de los lugares más reconocidos como Mota del Cuervo, Toboso, Campo de Criptana y realizar un paseo de 5 minutos andando desde el hotel hasta el hermoso molino El Puntal, abierto al público los fines de semana; desde donde podrás disfrutar de unos atardeceres de postal.

El hotel dispone de piscina exterior que abre de junio a septiembre y también cuenta con una piscina interior con chorros y zona spa con sauna y baño turco.

En el restaurante del hotel podréis disfrutar de una cocina manchega de lujo acompañada de vinos de su propia bodega o de la zona.

Sin duda el lugar ideal para una escapada familiar cultural y divertida cerca de Madrid.

Ven a descubrir la ruta del Quijote en familia.

4.- Descubre Toledo con ojos de niño.

HOTEL CIGARRAL EL BOSQUE – Toledo (Toledo)

No cabe duda que visitar Toledo es una experiencia inolvidable a ojos de adulto, pasear por su casco histórico amurallado, adentrarse en la puerta de Bisagra, visitar la Catedral, el Alcázar, cruzar los puentes de San Martín y Alcántara…

¿Pero que pasa con los niños? se divertirán y disfrutarán tanto como nosotros.

Toledo ha sabido gestionar la atracción de los más pequeños por sus rincones históricos, culturales y naturales, organizando diversidad de rutas adaptadas a los más pequeños, paseos misteriosos por el Tajo y un recorrido en trenecillo por los lugares más emblemáticos de esta hermosísima ciudad, el Trainvisión sale de la plaza de Zocodover y realiza un circuito de unos 45 minutos por los principales lugares de interés.

En Toledo-turismo encontrarás diversidad de opciones familiares para descubrir la ciudad y alrededores.

Y para que grandes y pequeños sigáis disfrutando de Toledo tras un día de visita cultural, nada mejor que seguir gozando de increíbles vistas a la ciudad desde el jardín o la piscina del Cigarral el Bosque,

Aquí te esperan amplias habitaciones familiares ideal para viajar en familia y un restaurante de cocina manchega que ofrece menú degustación y carta.

¡Buen viaje!

Reserva en Cigarral el Bosque y descubre Toledo en familia.

5.- Enoturismo familiar en la Ribera del Duro.

EL LAGAR DE ISILLA – La Vid y Barrios (Burgos)

Nos alejamos 170 km. de Madrid ( aproximadamente 1 hora 40 minutos en coche) para proponerte una escapada singular, enoturismo y naturaleza en familia.

¿Quién dijo que los peques no pueden disfrutar de una visita a unas bodegas? no lo sé, pero este verano me he llevado a mis peques a una ruta de enoturismo y tengo que deciros que casi disfrutaron ellas más que nosotros y lo sorprendente es que en la visita a las bodegas había varias parejas con niños y todos ellos la mar de entretenidos.

Así que lo que os decía, nos vamos a la Ribera del Duero, a La Vid y Barrios para disfrutar de una escapada enológica en familia, en un hotel con encanto con bodega de elaboración propia, El Lagar de Isilla.

Su visita a bodega, catas y la tematización de cada estancia del hotel y sus habitaciones, hace de este alojamiento un lugar original y singular… prueba a peguntarle a tu [email protected] si le gustaría dormir en una cuba de vino, seguro que ya empieza a interesarse por la escapada.

Además el emplazamiento es ideal para realizar excursiones por los senderos que bordean el río Duero.

Ya me dirás si os ha gustado, de momento ahí va…. un brindis a vuestra !salud!

Disfruta de una escapada de enoturismo familiar en Lagar de Isilla.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *