0

Flujo amarillo sintoma embarazo

Flujo Amarillo: principales causas y qué hacer

La presencia de flujo amarillo no es indicativo inmediato de un problema, principalmente si tiene una coloración de amarillo claro. Este tipo de flujo es normal en algunas mujeres que presentan un flujo más grueso, especialmente durante la ovulación.

No obstante, si el flujo amarillo posee olor fétido o está acompañado de otros síntomas como comezón en la región genital o dolor al orinar, puede indicar una infección.

De esta forma, siempre que haya alguna duda sobre el flujo es muy importante consultar a un ginecólogo para identificar el problema e iniciar el tratamiento más adecuado, que puede variar dependiendo de la causa que está originando el flujo.

1. Candidiasis

La candidiasis es otra infección muy frecuente que surge por el crecimiento excesivo del hongo Candida albicans en el interior de la vagina, lo que causa el surgimiento de un flujo amarillento. Normalmente la candidiasis es más común en las mujeres que tienen el sistema inmune débil o o que realizaron algún tratamiento con antibióticos.

Otros síntomas que también pueden indicar una candidiasis incluyen: flujo amarillo muy claro pero con pequeños coágulos, recordando al queso cuajado; comezón intensa en la región genital y; ardor al orinar o durante las relaciones sexuales.

Qué hacer: una buena forma de eliminar el exceso de hongos y combatir la candidiasis es mantener la región vaginal bien limpia, además de utilizar ropa interior de algodón, para permitir que la piel respire. Asimismo, también es aconsejable consultar al ginecólogo para iniciar el uso de una pomada antifúngica vaginal, como Fluconazol o Clotrimazol, que ayuda a aliviar los síntomas más rápidamente. Vea cuáles son las pomadas más usadas y otros consejos para combatir la candidiasis.

2. Infecciones de transmisión sexual

Las infecciones de transmisión sexual o ITS, son infecciones relativamente comunes que pueden surgir en mujeres que tienen contacto sexual sin protección, especialmente cuando se tiene más de una pareja. Algunas ITS como la tricomoniasis o la clamidia, pueden causar el surgimiento de flujo que varían de coloración entre el amarillo, el gris y el verde.

Además del flujo, pueden haber otros síntomas como comezón en la región genital, dolor al orinar y enrojecimiento intenso, por ejemplo.

Qué hacer: cuando se sospecha de una infección de transmisión sexual, se debe consultar al ginecólogo para confirmar la infección e iniciar el tratamiento más adecuado, que a menudo incluye el uso de antibióticos. Vea una lista de las principales ITS y cómo son tratadas.

3. Uretritis

La inflamación de la uretra, conocida científicamente como uretritis, puede ocurrir por un traumatismo en la uretra o debido a una infección, por lo que es más frecuente en mujeres que tienen infecciones urinarias recurrentes o que no tienen una higiene adecuada.

En estos casos el flujo puede presentar una coloración amarillo verdosa y puede acompañarse de otros síntomas como: ardor al orinar, dificultad para comenzar a orinar y comezón en la región, por ejemplo.

Qué hacer: debe consultar al ginecólogo para confirmar el diagnóstico e iniciar el tratamiento con un antibiótico, como Azitromicina o Ceftriaxona. Conozca otros medicamentos que pueden ser utilizados en el tratamiento.

4. Enfermedad inflamatoria pélvica

La enfermedad inflamatoria pélvica, o EIP, es una infección de los órganos reproductores femeninos que generalmente se inicia en la vagina y progresa hasta el útero, causando el surgimiento de un flujo amarillento y otros síntomas como fiebre por encima de 38ºC, dolor de vientre y hasta sangrado vaginal.

Qué hacer: es muy importante consultar al ginecólogo si se sospecha de EIP, debido a que por lo general, es necesario iniciar el tratamiento a base de antibióticos durante 2 semanas aproximadamente. Durante el tratamiento se debe evitar tener relaciones sexuales para facilitar la recuperación. Conozca más sobre cómo se realiza el tratamiento de esta infección.

Qué puede causar flujo amarillo en el embarazo

Durante el embarazo, el flujo amarillento puede ser causado también por la tricomoniasis, pudiendo provocar parto prematuro o que el recién nacido nazca bajo peso. Vea cuáles son las posibles causas de flujo vaginal en el embarazo y cuándo puede ser grave.

Por lo que es importante que la embarazada consulte al obstetra para que sea evaluada y, dependiendo de la causa, indique el tratamiento más adecuado, el cual puede realizarse con el uso de medicamentos, como el Metronidazol o Tinidazol, por ejemplo.

Recomendaciones importantes durante el tratamiento

Aunque el tratamiento puede variar de acuerdo a la causa del flujo, existen algunos consejos que son importantes para cualquiera de las situaciones. Uno de estos consejos es que la pareja también debe realizar el tratamiento, aunque no presente síntomas, para evitar que la persona sea contagiada nuevamente.

Además de esto se recomienda:

  • Utilizar condón para no contagiar a la pareja;
  • Evitar el uso de duchas vaginales, porque remueven las bacterias de la región íntima responsables por proteger esta región de las infecciones;
  • Evitar el uso de perfumes o sprays de higiene íntima, ya que alteran el pH vaginal;
  • Utilizar ropa íntima de algodón, porque permite que la piel transpire y no causa irritación;
  • Evitar el uso de pantalones apretados, prefiriendo el uso de faldas o vestidos para permitir airear la región.

Otro consejo para el tratamiento del flujo amarillo es evitar el uso de tampones higiénicos, prefiriendo las toallas sanitarias.

Flujo vaginal: 4 razones por las que se vuelve amarillo

Comparte este artículo:

El flujo vaginal color amarillo

A partir de la pubertad, la presencia del flujo vaginal es algo común y hasta necesario. Las glándulas en la cérvix y la vagina segregan un líquido cuya función es eliminar células muertas e impurezas. De esa forma, el área se mantiene limpia, lubricada y libre de infecciones. El mecanismo no es infalible y se pueden presentar infecciones. Estas se identifican por un cambio en el olor, la textura y el color del flujo vaginal. Si se torna amarillo, es importante combatirlas de inmediato, pueden tratarse de infecciones por transmisión sexual. No las pases por alto.

7770082/vys_notas_center_01

El interior de la vagina es un lugar cálido, húmedo y oscuro, el entorno ideal para que proliferen las bacterias. Una de las funciones del flujo vaginal, especialmente en los años fértiles, es precisamente mantener la limpieza de esa zona, sacando al exterior las células muertas y las bacterias. Por lo general el flujo vaginal es de color claro (o transparente) y no tiene olor. Su cantidad, color y consistencia pueden variar según el día del ciclo menstrual, entre otros factores. Durante la ovulación, la lactancia o cuando la mujer se encuentra excitada sexualmente suele ser más abundante. Si la mujer está embarazada o ha descuidado su higiene íntima, puede tomar un olor diferente y hasta desagradable.

Esos son cambios normales, que, cuando más, pueden causar incomodidad, como humedad en las partes íntimas, necesidad de cambiar la ropa interior a menudo o estar consciente de un olor embarazoso.

Sin embargo, cuando el flujo adquiere una textura, olor y color diferentes, hay que prestar atención. Especialmente si el color del flujo es amarillo, o de cualquier tonalidad amarillenta, con seguridad la mujer está sufriendo una infección que, en muchos casos, podría ser transmitida sexualmente. Algunos de estos casos son los siguientes:

7770082/vys_notas_center_02

1. Gonorrea

La gonorrea es una enfermedad de transmisión sexual (ETS), causada por la bacteria Neisseria gonorrhoeae. Entre sus síntomas se encuentra el flujo vaginal amarillo y/o ensangrentado. Las mujeres con gonorrea pueden experimentar además, una dolorosa sensación de ardor al orinar, así como sangrado entre los períodos. Muchas pueden o no reconocer los síntomas o confundirlos con una infección por hongos. Hay que tratar la gonorrea con una combinación de antibióticos (la bacteria se ha ido convirtiendo en una “súper bacteria”, muy resistente a la mayoría de los antibióticos), lo antes posible para evitar la enfermedad inflamatoria pélvica (EIP) que puede llevar a la infertilidad.

7770082/vys_notas_center_03

2. Clamidia

La clamidia es otra infección de transmisión sexual, en este caso causada por la bacteria Chlamydia Trachomatis. Los síntomas se presentan alrededor de 1 a 3 semanas después del contagio. El flujo vaginal, además de tomar una tonalidad amarillenta, suele tener olor fétido. Al igual que la gonorrea, puede causar sangrado entre los períodos, dolor y ardor al orinar, picazón (comezón) en la vagina y en casos severos, puede provocar fiebre y náusea. Se trata con antibióticos y sin terapia, puede conducir a una EIP con peligro de infertilidad.

3. Tricomoniasis

Un flujo amarillo (o a veces amarillo-verdoso) con olor penetrante, puede deberse a otro tipo de infección de trasmisión sexual causada por un organismo llamado Trichomonas vaginalis. La infección puede provocar otros síntomas, como picazón o irritación en los genitales, así como incomodidad y dolor al orinar o durante las relaciones sexuales. Es más común entre las mujeres, pero los hombres también pueden infectarse. Como en ellos los síntomas tienden a desaparecer espontáneamente, puede seguir contagiando a su compañera y perpetuar el contagio. En cuanto se presenten los síntomas, ambos deben recibir tratamiento para la infección mediante antibióticos para romper el círculo y evitar el contagio.

4. Cervicitis

La cervicitis consiste en la inflamación de la cervix que está situada al final del útero (por eso se le denomina también cuello uterino, cuello del útero o cuello de la matriz). Una de las señales principales de inflamación es la aparición de una secreción vaginal amarillenta (también puede ser gris o blanca), dolor en la vagina, sangrado entre períodos y después de las relaciones sexuales. Puede deberse a infecciones (tricomoniasis, virus del papiloma humano (VPH), gonorrea, clamidia o el herpes genital), pero a veces, la inflamación se debe a otros factores, como al uso de un diafragma, alergia a espermicidas o condones. O sea, no siempre es debida a una enfermedad de transmisión sexual. El tratamiento depende de la causa: antibióticos para las infecciones bacterianas, medicamentos antivirales para las infecciones por herpes, reconocer si se debe a una alergia (tratamiento para la alergia y evitar aquello a lo que se es alérgico), etc. Si la cervicitis es muy crónica (tiene mucho tiempo de duración), se pueden emplear otros métodos como la criocirugía (congelación), terapia con láser o cauterización.

Tú conoces tu cuerpo y cómo varía tu flujo vaginal según los días del mes. Debes estar atenta a cualquier cambio, y especialmente si el flujo se vuelve amarillo. Procura protegerte para evitar contraer una enfermedad por transmisión sexual pero si tienes cualquier signo o síntoma como los que mencionamos, visita al ginecólogo de inmediato para que se establezca el diagnóstico y puedas comenzar el tratamiento. Y, desde luego, pon en práctica medidas para tener relaciones sexuales seguras (sexo seguro) que no te lleven a otra infección en el futuro.

Los cambios en el flujo vaginal durante el embarazo temprano son el resultado del patrón hormonal normal y el progreso del embarazo. Los cambios anormales pueden ser signos de infecciones vaginales, cervicales, uterinas, o de un embarazo anormal. Presta atención a otros síntomas y señales adicionales que estés experimentando, para ver si coinciden con las señales tempranas de un embarazo.

Cambios normales en el embarazo

El aumento de la descarga cervical sucede en la ovulación, en la fertilización del huevo, en la implantación, y más tarde durante el embarazo debido a los cambios hormonales normales. Un aumento en la producción de hormonas ováricas es el curso normal después de la ovulación y el embarazo. Esta progresión de los acontecimientos afecta el revestimiento uterino y las secreciones cervicales que ves como flujo vaginal.

Descarga clara (ovulación)

En el momento de la ovulación, el nivel de estrógeno producido por el ovario es alto. Esto aumenta la secreción de moco de las glándulas que recubren el canal del cuello uterino (glándulas endocervicales). La hormona progesterona aumenta justo después de la ovulación para preparar el revestimiento uterino para un embarazo.

Descarga tipo jalea durante el embarazo

Una descarga blanca con una textura tipo jalea muestra los efectos normales del aumento del estrógeno en las glándulas del cuello uterino. Un gran aumento en la producción de moco cervical aparece como una secreción vaginal gelatinosa. Esto puede comenzar poco después de la fertilización del óvulo después de la ovulación y aumentar a medida que los niveles de estrógeno aumentan.

Fertilización

Si el óvulo se fertiliza, el ovario sigue segregando más estrógeno y progesterona. La progesterona provoca el aumento del moco y el estrógeno hace que se vuelva más grueso.

Durante las dos semanas antes tu primer período ausente, puedes notar este moco más grueso. Será una descarga más pesada, pegajosa o gomosa. Esta descarga es un remanente de lo que se convertirá en el tapón de moco en el cuello uterino durante el resto del embarazo.

Descarga blanca durante el embarazo temprano (leucorrea)

La leucorrea es un aumento de la secreción delgada, lechosa, blanca o cremosa, usualmente inodora del cuello uterino y es común al inicio del embarazo. Es causada por el ectropión (eversión) y la exposición de las glándulas endocervicales del cuello uterino al ambiente vaginal. Esto hace que se produzcan más secreciones mucosas, que contienen más glóbulos blancos.

A veces la leucorrea puede ser pesada y causar picazón vaginal o vulvar. El cuello uterino expuesto puede inflamarse (cervicitis) y producir más moco.

Pasando tejido

Algunas mujeres pueden estar preocupadas de que el flujo espeso al inicio del embarazo parezca tejido fetal. Antes de cinco semanas, aún si se tiene un embarazo anormal, sería altamente improbable ver cualquier tejido fetal blanco pasado. No hay suficiente tejido fetal para ser visible así que lo que se ve es probablemente moco cervical.

Si piensas que estás más adelantada en tu embarazo y notas tejido blanco, y comienzas a sangrar o tienes dolor, consulta a tu médico para asegurarte de que no tienes un embarazo anormal.

Descarga de sangre roja

La secreción de sangre roja en el embarazo es la descarga de moco más pesada mezclada con sangre. Los eventos normales del embarazo, como la implantación del embrión en el útero o los cambios normales en el cuello uterino, pueden causar este sangrado. Esta descarga fibrosa y sanguinolenta también podría provenir de un embarazo anormal o una infección cervical,

Sangrado de implantación

Alrededor de tres días después de la ovulación, el embrión inicial (fase de blastocisto) comienza a implantarse en el revestimiento del útero. Algunas mujeres pueden notar una pequeña cantidad de mucosidad fibrosa, roja, pardusca o rosácea poco después.

Esta descarga suele ser un signo de «sangrado de implantación», ya que el revestimiento interior del útero responde a la implantación del embrión inicial. El moco teñido de sangre dura normalmente unos días, pero puede continuar hasta el momento en que esperas tu próximo período. Consulta a tu médico si continúa por más tiempo.

Ectropión cervical

El aumento del estrógeno durante el embarazo hace que algunas de las glándulas que recubren el canal interno del cuello del útero (endocervix) se vuelvan hacia el interior (el ectropión) para que se vuelvan visibles en la vagina. Las glándulas que recubren el cuello uterino interno tienen muchos vasos sanguíneos, que sangran fácilmente cuando están expuestos en la vagina.

Si ésta es la causa, podrás notar más de esta salida sangrienta, fibrosa después del coito. Las glándulas expuestas pueden inflamarse (cervicitis) y sangrar aún más fácilmente.

Descarga anormal

La secreción anormal al inicio del embarazo puede ser causada por una infección en la vagina (tal como levadura), o en el cervix por una infección de transmisión sexual (ETS), que también podrías tener en la cavidad uterina. También puede ser de un embarazo anormal, que incluye un embarazo químico, un aborto precoz, o un embarazo ectópico.

Descarga amarilla

Un flujo vaginal amarillo puede ser un signo de infección cervical o inflamación o una infección vaginal. El color amarillo significa que hay glóbulos blancos y otras células inflamatorias en la descarga. Esta secreción está presente en dos infecciones:

  • Una infección de transmisión sexual: Una secreción vaginal amarilla espesa que parece pus es causada generalmente por una infección de transmisión sexual cervical, como la clamidia o la gonorrea. Estas ETS pueden causar dolor pélvico y abdominal así como fiebre. Es importante tratar una infección inmediatamente para prevenir la infección uterina y el aborto espontáneo o los defectos de nacimiento fetales.
  • Vaginosis bacteriana: Existe una secreción fina de color amarillento o grisáceo con olor a pescado con vaginosis bacteriana (VB). Picazón vaginal y ardor son síntomas comunes de esta infección. Otros hechos sobre BV incluyen:
    • Es causada por un crecimiento excesivo de las bacterias adversas que secretan sustancias que huelen a pescado.
    • La infección ocurre cuando el equilibrio normal y saludable de la vagina cambia y causa una disminución en el nivel de las bacterias buenas, lactobacillus. Un cambio en las hormonas, la dieta o el uso de las duchas íntimas pueden causar esto.
    • BV puede causar parto prematuro y bebés de bajo peso al nacer si se contrae durante el embarazo. La infección puede ser tratada con antibióticos.

Descargas verde pálido durante el embarazo

La causa habitual de una descarga espumosa de color verde pálido, verde amarillento o gris es una infección vaginal por un parásito llamado Trichomonas. La descarga tiene un olor a pescado, y algunas personas también tienen picazón vaginal, ardor y dolor al orinar.

Trichomonas es una infección de transmisión sexual y algunas veces está presente con otras ETS. No causa efectos adversos para la salud de la madre, pero puede causar parto prematuro en el embarazo. La infección puede repetirse si ambas parejas no son tratadas al mismo tiempo. Su médico puede diagnosticar y tratar este problema con facilidad.

Descarga café

El flujo vaginal marrón puede ser una señal inicial de embarazo. La descarga es marrón porque el sangrado es ligero y lento. Para cuando lo veas, el pigmento de hemoglobina que da color rojo a la sangre ya ha sido absorbido. Las causas incluyen:

  • El proceso normal de implantación del embrión entre los días seis a doce después de la ovulación
  • Sangrado por eversión del cuello uterino causado por el aumento de la producción de estrógenos a partir del comienzo del embarazo
  • Un embarazo químico u otro embrión inicial intrauterino no viable o un embarazo ectópico
  • La aparición de un aborto espontáneo temprano

La descarga marrón puede progresar a sangre roja brillante dependiendo de la causa.

Descarga de olor dulce

Al igual que el color, el olor de la secreción vaginal puede ayudar a diagnosticar su causa. La secreción vaginal normal tiene olor mínimo o ligeramente dulce. Una descarga de olor dulce más fuerte indica el crecimiento excesivo de la bacteria lactobacilar – la misma bacteria del yogur. Una infección de levadura vaginal también puede causar una secreción olorosa.

En la vagina normal, los lactobacilos ayudan a mantener un ambiente saludable y a evitar que otros organismos crezcan y causen una infección. Cuando el equilibrio normal de la vagina cambia, como con las duchas vaginales, cambios en la dieta, o un aumento en las hormonas dentro o fuera del embarazo, las bacterias lactobacilos o las levaduras pueden llegar a crecer demasiado. Los síntomas también incluyen picazón vaginal y ardor.

Descarga rectal al inicio del embarazo

Los intestinos inferiores, incluyendo el recto y el ano, tienen glándulas secretoras de moco. El moco es lubricante y ayuda al paso de los alimentos. Normalmente, no ves este moco, pero si notas una descarga de moco al inicio del embarazo o más tarde, lo siguiente podría ser causas posibles:

  • Cambios en la función intestinal debido a los efectos del aumento de las hormonas durante el embarazo
  • Cambios en tu dieta o uso de laxantes para tratar el estreñimiento
  • Nueva aparición o inflamación de una enfermedad intestinal, como el síndrome del intestino irritable y la colitis ulcerosa
  • Si tienes sexo anal, podrías tener una infección de transmisión sexual

Habla con tu médico acerca de tus síntomas para que pueda hacer la evaluación apropiada, especialmente si tienes dolor rectal/anal.

¿Qué hacer?

Si tienes un cambio en tu flujo vaginal, presta atención a los siguientes signos que indican que necesitas consultar a tu médico:

  • La secreción de moco parece pus.
  • La descarga empieza a ponerse más pesada.
  • Hay un olor.
  • Tienes fiebre
  • Tienes picazón vaginal o vulvar.
  • Tu pareja se queja de los síntomas de una infección.
  • Tienes dolor abdominal o calambres.
  • La secreción de sangre roja fibrosa dura más de dos semanas más allá del ciclo medio o se convierte en sangre roja brillante o se pone más pesada.
  • Si estás embarazada de cinco semanas o más y notas manchas blancas que parecen tejido fetal en la descarga.

Qué no hacer

Si sabes o piensas que estás embarazada y te preocupa un aumento en tus descargas, cuídate de:

  • No hacerte duchas íntimas, ni poner un dedo en tu vagina; esto podría causar una infección vaginal o interferir con tu embarazo.
  • No usar tampones, que podrían introducir bacterias en tu vagina
  • No usar cremas vaginales ni supositorios
  • No tomar medicamentos de venta libre, ni hierbas medicinales, antes de consultar a tu médico
  • No tener relaciones sexuales sin antes de ver a tu médico

Consulta a tu médico

Una descarga más intensa es común y normal al inicio del embarazo. Para disminuir tu ansiedad acerca de los cambios que verás, aprende a reconocer las señales de lo que es normal o anormal. No dudes en consultar a tu médico si tienes algún motivo de preocupación acerca de tu embarazo o sobre alguna infección anormal, especialmente si tienes antecedentes de ETS o de pérdidas precoces de embarazo.

¿Puede el moco cervical indicar un embarazo?

El moco cervical es una sustancia espesa que, después de la menstruación, recubre la parte más interna de la vagina para protegerla de infecciones.

Se trata de otro de nuestros fluidos corporales, pero no por ello debemos prestarle menos atención; sobre todo si queremos indicaciones «naturales» acerca de nuestro estado de gravidez, o no.

Sí que es cierto que el moco cervical cambia durante la ovulación, por lo que parece lógico suponer que debería ofrecer pistas de un embarazo al poco de producirse. Sin embargo, esto no es suficiente como para anticiparse a las pruebas.

Como ya sabrás, los test de embarazo no suelen ser eficaces hasta después de unas semanas, tras la implantación del embrión.

Aunque algunas señales pueden indicar embarazo; lo cierto es que durante los primeros días es bastante complicado determinarlo.

Muchas mujeres se preguntan si una de estas señales tiene que ver con el moco cervical, ya que este cambia durante la gestación. En realidad no se puede determinar si la mujer está o no embarazada por los cambios de este fluido en las primeras semanas.

¿Cómo se presenta el moco cervical durante el embarazo?

Leucorrea es el nombre que recibe este flujo vaginal. Por lo general, el moco cervical es un fluido fino de color blanco lechoso. Por otra parte, cabe destacar que este término se usa con frecuencia para referirse al flujo vaginal durante el embarazo.

¡OJO! Este tipo de flujo también puede estar presente en las mujeres no embarazadas

Durante el embarazo, la producción de leucorrea aumenta. Esto es debido al aumento de estrógenos y del flujo sanguíneo hacia la zona vaginal. Estas mismas razones explican el aumento en los fluidos vaginales cuando estás a punto de ovular.

Se podría pensar que un aumento de la leucorrea sería una forma de detectar el embarazo. Pero esto no es así, ya que los cambios en el flujo vaginal no se hacen evidentes hasta pasadas al menos 8 semanas.

Funciones del moco cervical

El moco cervical juega un papel importante en el sistema reproductor. Cuando la mujer está en las etapas no fértiles de su ciclo menstrual, el moco cervical se vuelve espeso para prevenir posibles infecciones.

Y cuando la mujer está a punto de ovular, el moco cervical se vuelve más acuoso y abundante. Esto permite que los espermatozoides puedan moverse con más facilidad y, con ello, tengan mayores oportunidades de sobrevivir.

Importancia

El moco cervical tiene una función muy importante: durante el embarazo, aumenta el desarrollo de esta sustancia que progresivamente se convertirá en un tapón mucoso.

La formación de este tapón es imprescindible ya que servirá para prevenir infecciones en el útero y así proteger al feto.Este tapón empieza a acumularse durante el primer trimestre del embarazo, hasta que finalmente logra bloquear la abertura del cuello uterino.

Al final del embarazo, cuando el cuello del útero comienza a dilatarse y a prepararse para el parto, el tapón mucoso se romperá y saldrá expulsado del cuerpo en pequeños trozos o en secciones de mayor tamaño.

¿Qué pasa si el moco es de color rosado o marrón?

El hecho de que el color de moco cervical cambie y adquiera uno distinto, como rosado o marrón, podría ser un signo precoz de embarazo, pero no necesariamente.

Este cambio de color podría deberse a lo que se conoce como sangrado por implantación, momento en el que el embrión se implanta en el revestimiento del útero.

Hasta ahora, existe poca evidencia científica de que la implantación provoque cambios en el color del moco, que notamos a través de las manchas

Por esta razón, incluso si notamos estas manchas, tampoco es posible asegurar que la causa de ellas sea un embarazo, ya que a mitad del ciclo menstrual ocurren variaciones que pueden justificarlas.

La combinación del aumento del flujo sanguíneo,el cambio de los niveles de estrógenosy el cuello del útero que se preparan para la menstruación pueden causar este aumento en la secreción acuosa.

Disminución del moco cervical después de ovular

Las mujeres que realizan un seguimiento de su moco cervical saben que el moco cervical prácticamente se seca después de ovular.

Por lo tanto, se podría pensar que, si tras la ovulación aumenta el flujo –justo antes de lo que sería la primera falta– , habría indicios de embarazo.

Asimismo, las mujeres consideran que realizando un seguimiento de su moco, pueden determinar en qué días tienen más posibilidades para concebir.

Una vez más, queremos recordar que el seguimiento del moco cervical no es un método de conocimiento de embarazo 100 % seguro

A pesar de que se continúa investigando acerca de este tema, los médicos aún no se han pronunciado con novedades al respecto.

  • Flujo pegajoso amarillento.

El flujo pegajoso de color amarillo pálido es muy común y bastante normal, especialmente justo antes o inmediatamente después del periodo menstrual. Sin embargo, si este flujo se oscurece, se vuelve más espeso o denso, o comienza a oler, esto puede ser un signo de infección.

Flujo pegajoso antes de tu periodo

En los días posteriores a la ovulación, el flujo vaginal cambiará de una consistencia poco espesa, transparente y resbaladiza (como una clara de huevo) a un flujo más espeso y pegajoso. También podría haber menos cantidad. Esto se debe a cambios hormonales adicionales que alteran la consistencia de la mucosidad cervical y que provocan el inicio del periodo menstrual.

Flujo pegajoso durante el embarazo

En la primera etapa del embarazo, justo después de cuando debería venirte el periodo, la cantidad de flujo cervical puede aumentar.

Es probable que tengas una mayor cantidad de flujo pegajoso durante el embarazo. Este flujo probablemente aumentará aún más cuando llegues al tercer trimestre.

Cuando se acerque la fecha de parto, el tapón de moco se desprenderá. Este flujo puede ser muy diferente del flujo pegajoso que has estado teniendo hasta ahora. El flujo del tapón de moco es muy espeso, gelatinoso y puede estar teñido de sangre.

Si experimentas un aumento repentino del flujo vaginal durante el embarazo, debes comunicarlo a tu obstetra/ginecólogo. Esto podría ser una señal de que estás perdiendo líquido amniótico y deberías ir al médico lo antes posible. También deberías informar a tu médico si el color, la consistencia o el olor de tus secreciones cambian.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *