0

Flujo verde embarazo

  • Si se trata de una vaginitis bacteriana, el médico receta un tratamiento oral inmediato.

  • Si estamos ante una infección de transmisión sexual se recomienda no mantener relaciones sexuales hasta que la mujer y su pareja ya no tengan la infección, o el uso de preservativos.

    Os recordamos en este punto los consejos para prevenir infecciones vaginales durante el embarazo: la higiene íntima moderada y no excesiva, el secado tras la ducha para evitar que la zona de la vulva esté húmeda, evitar prendas ajustadas, limpiarse siempre de delante hacia atrás después de ir al baño…

    Newsletter de Bebés y más

    Suscríbete para recibir cada día nuestros consejos sobre embarazo, maternidad, bebés, lactancia y familia.

    Falso flujo vaginal y signos de alerta

    Por supuesto, si lo que notamos no es pérdida de flujo sino pérdida de sangre durante el embarazo, hay que acudir al médico en el caso de pequeñas pérdidas y urgentemente al hospital si es el caso de una perdida abundante por el riesgo de aborto.

    Lo mismo sucedería si las pérdidas no son de flujo sino de líquido amniótico, lo cual podría suceder sobre todo en la recta final del embarazo.

    También al final de la gestación podemos notar un aumento repentino de flujo mucoso, espeso, de color transparente o amarillento o marrón, a veces teñido de sangre, con tonos rosáceos o rojizos: este podría ser el tapón mucoso del embarazo que se esta desprendiendo, lo que indica que el momento del parto se aproxima.

    Pero como hemos explicado, en el caso del flujo vaginal durante el embarazo hay que distinguir entre las pérdidas normales que no deben preocuparnos (blancas, lechosas, inodoras o con olor leve) y aquellas que pueden indicar que existe una infección (de color distinto al blanco y con mal olor).

    Fotos | iStock y laura dye en Flickr-CC
    En Bebés y más | Pérdidas involuntarias de orina en el embarazo: por qué se producen y cómo podemos evitarlas,

    Flujo en el embarazo: Principales causas y qué hacer

    Presentar flujo e inclusive sentir que la ropa interior está húmeda durante el embarazo es bastante normal, especialmente cuando el flujo es transparente o blanquecino. Esto ocurre debido al aumento de estrógenos en el organismo, así como el aumento de la circulación en la región pélvica. Este tipo de flujo no necesita ser tratado, siendo sólo recomendado mantener una buena higiene íntima.

    El flujo normal durante el embarazo y que no debe ser motivo de preocupación, por lo general presenta las siguientes características:

    • Transparente o blanquecino;
    • Ligeramente espeso, semejante al moco;
    • Sin olor.

    Sin embargo, si el flujo presenta alguna diferencia como coloración verdosa u olor fétido, es muy importante acudir al hospital o consultar lo más pronto posible al obstetra, debido a que puede indicar la presencia de alguna infección o una enfermedad de transmisión sexual que deba ser tratada.

    Qué indica el color del flujo en el embarazo

    Dependiendo de la coloración, del olor y de los síntomas asociados el médico podrá determinar cuál es la causa:

    1. Flujo blanco en el embarazo

    Por lo general esto indica una infección por hongos, más específicamente por la candida albicans, que causa candidiasis, generando síntomas como flujo blanquecino, semejante al queso cottage, comezón intensa en la región genital y enrojecimiento.

    Qué hacer: se debe consultar al obstetra o al ginecólogo para iniciar el tratamiento con pomadas o comprimidos antifúngicos, como Miconazol o Terconazol, por ejemplo. Sin embargo, también se pueden usar algunos remedios caseros, como el yogur natural, para aliviar los síntomas y acelerar el tratamiento recomendado por el médico. Vea algunos remedios caseros para tratar la candidiasis.

    2. Flujo amarillento en el embarazo

    El flujo amarillo, grueso, con olor fuerte puede indicar una infección como tricomoniasis, vaginosis bacteriana, gonorrea o clamidia, y por esto se debe informar al obstetra los más pronto posible para que sea iniciado el tratamiento.

    Qué hacer: es importante realizar el tratamiento indicado por el médico porque las infecciones vaginales como éstas pueden perjudicar al bebé. Si la embarazada no trata el flujo, la inflamación puede empeorar y generar complicaciones, como parto prematuro, ruptura de la bolsa o infección post-parto.

    3. Flujo marrón en el embarazo

    El flujo marrón puede indicar una infección vaginal o un pequeño sangrado que puede indicar aborto. Sin embargo, cuando la mujer nota este flujo al final del embarazo, se puede sospechar que sea el tapón mucoso que ha sido expulsado indicando que el trabajo de parto está cerca.

    Qué hacer: se debe acudir al médico para que le indique el tratamiento adecuado, ya que es posible que el ginecólogo anticipe la fecha de parto.

    4. Flujo verdoso en el embarazo

    Si surge un flujo verdoso en el embarazo, puede indicar Tricomoniasis, y suele estar acompañado de otros síntomas como pequeños sangrados vaginales, enrojecimiento en la zona genital, comezón vaginal y ardor y dolor al orinar. Vea más sobre la tricomoniasis.

    Qué hacer: el tratamiento se realiza con antibióticos, como Metronidazol o Tinidazol, indicados por el médico.

    Cómo diferenciar el flujo de la ruptura de fuente

    Para diferenciar el flujo de la ruptura de fuente o de la bolsa se debe tomar en cuenta el color y la espesura del líquido, siendo que:

    • Flujo: es viscoso y puede tener olor o color;
    • Líquido amniótico: es bastante fluido, sin color o puede presentar una leve coloración amarilla pero muy clara y no tiene olor;
    • Tapón mucoso: generalmente es amarillo, grueso, parece flema con vestigios de sangre, teniendo una coloración castaña siendo bastante diferente de los flujos que la mujer haya podido tener en su vida. Vea cómo identificarlo.

    Algunas mujeres pueden presentar pequeñas pérdida de líquido amniótico antes del trabajo de parto haber comenzado y, por esto, si se sospecha que ha roto fuente es importante informar al obstetra para que pueda evaluar la situación. Conozca cuáles son las señales de que ha comenzado el trabajo de parto.

    De esta forma, es importante estar atenta y colocar una toalla sanitaria para ver el color, la cantidad y la viscosidad de la secreción, ya que también puede ser sangre.

    Cuándo debe acudir al médico

    Se recomienda acudir al gineco-obstetra siempre que la mujer presente los siguientes síntomas:

    • Flujo con color fuerte;
    • Flujo con olor:
    • Dolor y ardor al orinar;
    • Dolor durante el contacto íntimo o sangrado;
    • Cuando se sospecha pérdida de sangre por la vagina;
    • Cuando se sospecha de que ha roto fuente.

    En la consulta médica se debe informar cuándo comenzaron los síntomas y mostrar la ropa íntima sucia para que el médico vea el color, olor y espesura del flujo, para que pueda diagnosticar la causa e indicar el tratamiento a seguir.

    ¿Qué significan los diferentes colores de las secreciones durante el embarazo?

    Los diversos colores de la secreción vaginal pueden indicar diferentes problemas de salud. Estos incluyen:

    Transparente o blanca lechosa

    Este color sugiere leucorrea, que es usualmente una secreción normal y saludable, especialmente si tiene un ligero olor.

    Sin embargo, cualquier cambio en su cantidad o consistencia puede sugerir un problema. Una mujer embarazada, pero todavía no a término, debe consultar con un médico si experimenta un incremento en la secreción transparente que fluye constantemente o se hace espesa y gelatinosa.

    Estos cambios pueden sugerir trabajo de parto prematuro.

    Blanca y grumosa

    La secreción vaginal grumosa y blanca o blanquecina, similar al requesón, puede indicar una infección de candidiasis.

    Las infecciones de candidiasis son comunes y el cuerpo es particularmente susceptible a estas durante el embarazo. Otros síntomas incluyen picazón, ardor y micción o relaciones sexuales dolorosas.

    Verde o amarilla

    La secreción vaginal verde o amarilla no es saludable y sugiere una infección de transmisión sexual (ITS), como clamidia o tricomoniasis. Otros posibles síntomas incluyen enrojecimiento o irritación en los genitales. Algunas veces, las ITS no ocasionan ningún síntoma.

    De acuerdo con los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades (CDC, en inglés), las ITS pueden ocasionar complicaciones durante el embarazo, las cuales pueden afectar tanto a la madre como al niño. Algunas veces, estas complicaciones no aparecen hasta años después del nacimiento, pero pueden afectar el sistema nervioso y desarrollo del niño y ocasionar infertilidad en la mujer.

    Ocasionalmente, las personas pueden pensar que tienen una secreción amarilla cuando realmente están segregando pequeñas cantidades de orina.

    Gris

    La secreción vaginal gris puede indicar una infección vaginal llamada vaginosis bacteriana (VB), particularmente si también tiene un olor a pescado que aumenta después de las relaciones sexuales.

    La VB es el resultado de un desequilibrio bacteriano en la vagina. El lavado vaginal y tener varias parejas sexuales son factores de riesgo para la VB, que es la infección vaginal más común durante el tiempo de la maternidad.

    Café

    La secreción usualmente es café debido a sangre vieja que expulsa el cuerpo, lo cual puede ser un síntoma temprano del embarazo. La secreción café durante el embarazo no es generalmente causa de preocupación.

    Sin embargo, las mujeres embarazadas que experimentan secreción café oscura deben comunicarse con su médico.

    Rosada

    La secreción rosada durante el embarazo puede o no ser normal. Con frecuencia aparece durante el inicio del embarazo o en las últimas semanas, cuando el cuerpo se prepara para el trabajo de parto. También aparece antes de una pérdida involuntaria o durante un embarazo ectópico.

    Un estudio con 4,510 participantes determinó que los episodios de manchas y hemorragias leves durante el primer trimestre, especialmente los que persisten por 1 o 2 días, no corresponden a un alto riesgo de pérdida involuntaria.

    Otras causas de manchas leves durante el embarazo incluyen relaciones sexuales e infecciones vaginales.

    Roja

    La secreción vaginal roja durante el embarazo, requiere atención inmediata de un médico, especialmente si el sangrado es fuerte, contiene coágulos o aparece junto con cólicos y dolor abdominal.

    Estos síntomas sugieren una pérdida involuntaria o embarazo ectópico. Aproximadamente 10% a 15% de los embarazos terminan en aborto espontáneo, lo que la gente también puede llamar pérdida del embarazo.

    Otras causas de secreción roja pueden ser menos serias, especialmente durante el primer trimestre, cuando puede resultar de un implante o infección. Los estudios indican que entre 7% y 24% de las mujeres sangran durante el inicio del embarazo.

    El sangrado posterior en el embarazo puede indicar posibles problemas graves o trabajo de parto prematuro, lo cual requerirá atención médica inmediata.

    El flujo vaginal es algo muy común en la mujer, de modo que su presencia no debe inquietarnos, aunque sí hemos de estar alerta en el caso de que aparezca o se presente en un color amarillo o verde. A continuación os hablamos de las causas del flujo vaginal amarillo y flujo vaginal verde o flujo verdoso amarillento y os damos más detalles de porqué se produce e incluso cómo puede afectarnos si estamos embarazadas.

    Causas del flujo vaginal verde con mal olor

    El caso más «grave» con nuestro flujo vaginal será el de color verde, pero que además tenga mal olor ya que indicaría que estamos padeciendo una vaginosis bacteriana. Una infección que aunque no lo parezca es más común de lo que pensamos, y debe ser tratada.

    Esta infección es la que causa un aumento del flujo vaginal, que acaba siendo de color verde y que está acompañado de un fuerte en olor, a pesar de que no produce síntomas en todos los casos. Las mujeres que reciben sexo oral o que tienen múltiples parejas sexuales tienen un mayor riesgo de contraer esta infección.

    La tricomoniasis es otra de las infecciones que se producen en la vagina y que derivan en padecer un flujo verde y con olor. Este tipo de infección es causada por un protozoario (un organismo unicelular) y generalmente se transmite por contacto sexual, pero también puede ser contraída por compartir toallas o trajes de baño. Junto a lo mencionado, el resultado de esta infección puede ir acompañada además de dolor, inflamación y picazón, que son síntomas muy comunes, aunque algunas mujeres no experimentan ningún síntoma.

    El olor del flujo vaginal puede producirse también por la enfermedad inflamatoria pélvica; infección que amenudo se transmite por contacto sexual y se produce cuando las bacterias se propagan a los otros órganos reproductores dentro la vagina.

    Causas del flujo amarillo

    El flujo amarillento es algo más común cuando tenemos una infección vaginal. La mayor causa por la que se produce es debido a la gonorrea o las clamidias, enfermedades que son de transmisión sexual.

    Estas infecciones no suelen dar más síntomas al margen de que notemos que el flujo vaginal a cambiado de color de modo, que podemos deciros que lo mejor de todo es que estemos atentas al color del flujo para poder tratarnos en cuanto veamos que no es del color blanquecino o transparente que antes os hemos mencionado.

    El flujo amarillo durante el embarazo

    El flujo amarillo, que indica una infección vaginal, puede producirse también durante el embarazo, y en este caso debemos tener más cuidado que nunca.

    Cualquier infección durante el tiempo en el que estemos embarazadas debe ser tratada con prontitud, ya que si no se controlan, la infección podría moverse a través del cuello uterino y llegar al líquido amniótico y la placenta. Una placenta infectada podría causar un parto prematuro.

    A pesar de que es embarazoso ir al médico y hablar acerca de cómo huelen las cosas o se sienten en la ropa interior, es necesario que el médico nos vea y descarte problemas, en lugar de asumir que se va a resolver por sí solo.

    Tratamiento para el flujo vaginal amarillo o verde

    Si en algún momento notas que tienes una secreción inusual de alguno de los colores mencionados (e incluso otros ya que tambiénse puede presentar de color marrón), junto a otros síntomas como fiebre, dolor en el abdomen, pérdida de peso inexplicable, fatiga, aumento de orina, debes consultar a su médico tan pronto como te sea posible.

    Si tienes alguna preocupación acerca de la normalidad de tu flujo vaginal, debes ser tratada por tu médico para que te recete los medicamentos necesarios. Además debes tener mucho cuidado al mantener relaciones sexuales para evitar contagios o que la infección vaya a más.

    Por otro lado, para evitar infecciones, debes practicar una buena higiene y usar ropa interior de algodón transpirable. No te des duchas vaginales, ya que pueden hacer que la descarga se vea agravada por la eliminación de bacterias útiles.

    Para disminuir la probabilidad de infecciones por hongos cuando se toman antibióticos, come yogur que contenga cultivos vivos y activos. La infección también se puede tratar con una crema o supositorio.

    Remedios caseros para acabar con el flujo vaginal amarillo o verde

    Tras ser visitadas por el médico, lo normal es que te pongan en tratamiento y que este sea efectivo, pero si se repite la aparición del flujo amarillento o de color verdoso, y buscas quizás un remedio para ello, debes saber que existen unos cuantos.

    Vinagre de sidra de manzana

    El Vinagre de Sida de Manzana se conoce como uno de los más eficaces para el tratamiento de la vaginosis baceteriana que suele provocar ese flujo amarillo verdoso del que estamos hablando. Sabemos que esta condición aparece debido a una cantidad excesiva de bacterias, que prosperan cuando la vagina no es lo suficientemente ácida, de modo que para ello habrá que disminuir el nivel alcalino para elevar la acidez,

    El vinagre de manzana tiene un pH ácido, que además no irritará la vagina. Lo único que debes hacer es que añadir 2 o 3 tazas de vinagre de sidra de manzana al agua de tu baño y sentarte en ella durante unos 20 minutos. Con ese tiempo será suficiente para que el Ph de la vagina alcance los niveles apropiados de acidez.

    Ajo

    Otro gran remedio es el ajo, dado que contiene un activo que es capaz de atacar las bacterias que provocan la vaginosis. Para que sea un remedio eficaz debes aplicarlo directamente.

    Para ello puedes envolver un diente de ajo en una gasa fina y lo introduces en la vagina durante varios minutos.

    Otro modo es machacar varios dientes de ajo hasta que formes un pasta y la untas en la zona vaginal.

    Yogur

    Sabiendo que el yogur cuenta con gran cantidad de bacterias que son útiles, como las Lactobacillus, que además son del mismo tipo que las que están dentro de la vagina y tienen un pH ácido, es normal que este sea otro remedio casero efectivo para acabar con el flujo amarillo y verde.

    Si tomas un yogur diario podrás recuperar el nivel de pH normal de la vagina, y con ello que se eleven las bacterias buenas.

    Mucho mejor será por otro lado, que consumas yogures que tengan bacterias vivas para obtener un resultado, que sea mayor.

    Otra manera de beneficiarte de este remdio, es que apliques el yogur natural en el tracto vagina para reducir el desarrollo de bacterias malas.

    Una idea es que mojes un tampón en yogur y luego lo coloques directamente en la vagina durante un par de horas.

    Aceite de árbol de té

    Conocido por se una de las sustancias antibacterianas naturales más fuertes que se conocen, el aceite de árbol de té puede ser otro gran remedio.

    Lo que debes hacer es añadir unas gotas a un poco de agua tibia y utiliza esa mezcla para limpiar la vagina.

    Vitamina C

    Con la vitamina C, que es un estimulante del sistema inmunológico y que tienes en la mayoría de los frutos cítricos, podrás tratar también el problema del flujo amarillento.

    Lo que debes hacer es tomar abundante agua con limón todos los días con el que podrás fortalecer tu sistema inmunológico, de modo que puedas evitar el crecimiento de las bacterias dañinas.

    Causas de un flujo anormal

    El flujo vaginal es un hecho normal y regular en la mujer ya que se trata del flujo que produce el cuerpo femenino para humedecer y limpiar la vagina. Sin embargo, hay ciertos tipos de flujo vaginal que puede indicar una infección.

    Hemos de fijarnos no solo en cómo es el flujo que suele aparecer previo a tener el periodo, sino que además es si tiene un color «raro» o que no sea el habitual (blanquecino) o si tiene algún olor en particular, ya que esto puede indicar que se está produciendo una secreción anormal.

    Si tu flujo es de un color amarillo o verde, o es grueso en la consistencia, o tienen un olor fétido debemos ir con cuidado ya que esto suele ser signo de que tenemos una infección.

    La secreción anormal se debe generalmente a una candidiásis o a una infección bacteriana.

    Si notas alguna descarga que se parece inusual o tiene mal olor, debes consultar al médico para el diagnóstico y el tratamiento, aunque vamos a daros ahora más detalles de cómo se produce la infección o a qué se debe, y de qué modo debe tratarse.

    Cómo debe ser nuestro flujo vaginal

    Antes de ver cómo actuar ante el flujo verde con mal olor, o el flujo amarillo, os explicamos que el flujo que no tiene ningún tipo de «problema» o es «normal» es de color blanquecino o transparente y además tiene una consistencia viscosa y suave.

    Cabe añadir que el flujo transparente es el más común y suele estar presente a lo largo de todo el mes (aunque no lo veamos), si en cambio el flujo es blanco y además muy espeso, puede que sea indicativo de una infección, si a esto le sumamos un pequeño picazón.

    ¿Debo realizar lavados vaginales o duchas íntimas para eliminar el flujo vaginal?

    Muchas veces creemos que la presencia de flujo vaginal es signo de infección, y aunque en ocasiones así es, podemos acabar haciendo algo que sí la propicie.

    De este modo, muchas mujeres practican duchas vaginales para eliminar la secreción del flujo vaginal, pero lo cierto es que estas no son nada recomendables.

    Las duchas vaginales, pueden alterar el equilibrio natural de los micro-organismos en tu cuerpo así que estas, junto a las duchas íntimas pueden desarrollar que sufras una infección.

    Cuando tenemos una secreción vaginal, podemos creer que es algo sucio, pero en realidad, piensa que es el modo en el que tu cuerpo, desecha secreciones así como las células viejas.

    Cuándo el flujo vaginal es signo de infección

    El flujo vaginal puede indicar que tenemos una infección cuando:

    • Sentimos picazón
    • Causa inflamación
    • Tiene un mal olor
    • Es pastoso

    Causas del flujo vaginal amarillo y flujo vaginal verde 5.00 / 5

    admin

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *