0

Flujo y embarazo

Tabla de contenidos

Flujo vaginal durante el embarazo

GALERÍA DE FOTOS

Embarazo sano en 10 pasos

Consejos para tu alimentación y bienestar.

¿Es normal tener un flujo vaginal blanco en el embarazo?

Sí, es completamente normal, y podrías tener este flujo vaginal desde que comienza el embarazo hasta el nacimiento del bebé. Lo que notas probablemente sea una leucorrea normal, es decir, el mismo flujo vaginal que percibías de vez en cuando en tu ropa interior antes de quedar embarazada.
La diferencia es que es mucho más abundante ahora, en parte debido a la mayor producción de estrógeno y al mayor riego sanguíneo hacia la zona vaginal.
Este flujo está compuesto de secreciones del cuello uterino y de la vagina, además de células viejas y bacterias que normalmente habitan en la vagina. El flujo vaginal sano normalmente tiene el siguiente aspecto:

  • Transparente o blanquecino.
  • De fino a espeso, o de consistencia mucosa.
  • Inodoro o con olor suave.

Probablemente notarás más flujo vaginal a medida que te acerques a la fecha del parto, si bien posiblemente se vea diferente de lo normal.

¿Qué tipos de flujo vaginal son una señal de que hay un problema durante el embarazo?

Si el flujo vaginal es verde y de olor desagradable, viene acompañado de algún dolor, o por cualquier motivo te parece extraño, podrías tener una infección o algún otro problema. Llama de inmediato a tu médico o partera si te encuentras en alguna de las siguientes situaciones:

  • Todavía no estás en la semana 37 y notas un aumento de flujo o un cambio en el tipo de flujo. Por ejemplo, si se torna acuoso, o grueso y gelatinoso, esto puede ser una señal de ruptura prematura de la bolsa de aguas o de parto prematuro.
  • Tu vulva parece inflamada o tienes un flujo inodoro y blanquecino que te provoca dolor, comezón o ardor al orinar o durante las relaciones sexuales. Puede ser que tengas una infección por hongos conocida como candidiasis vaginal.
  • Después de tener relaciones sexuales (cuando el flujo se mezcla con el semen), notas un flujo ligero de color blanco o gris que tiene un olor como de pescado. Podría ser un signo de otro tipo de infección llamada vaginosis bacteriana.
  • El flujo es espumoso y de color amarillo o verde y además tiene un olor desagradable. Esto podría ser una señal de tricomoniasis, una infección común que se transmite sexualmente. Picazón, irritación, dolor, ardor y enrojecimiento de la vagina y los labios vaginales, podrían ser otros síntomas de esa enfermedad. Además podrías tener incomodidad al orinar o tener relaciones sexuales.
  • El flujo tiene un olor muy fuerte y perceptible, o cambia de color, cantidad o consistencia.

A veces es difícil saber si tus síntomas señalan un problema. Aunque no presentes los síntomas comunes de irritación, picazón o ardor, podrías tener una infección vaginal o una enfermedad de transmisión sexual.
En cualquiera de esos casos, si crees que tienes una infección, no intentes tratarte con medicamentos de venta sin receta. Es importante que primero consultes a tu médico para que pueda hacerte un diagnóstico y recomendarte el tratamiento adecuado.

¿Cómo se distingue el flujo vaginal del tapón mucoso?

No siempre es fácil distinguir entre el flujo vaginal y la pérdida del tapón mucoso. Por lo tanto, si no estás segura, lo mejor es preguntarle lo antes posible a tu médico o partera.
El tapón mucoso está compuesto de secreciones que se acumulan en el cuello uterino a principios del embarazo, creando una barrera protectora. Tiene la apariencia de la clara del huevo o del moco que te podría salir por la nariz en un día de frío.
A medida que se acerca la fecha del nacimiento del bebé y el cuello uterino comienza a afinarse y dilatarse en preparación para el parto, expulsarás esta mucosidad. La pérdida del tapón mucoso podría ser una de las señales de que va a empezar el parto.
No todas las mujeres observan la pérdida del tapón mucoso. Tal vez lo notes como un aumento del flujo vaginal a lo largo de varios días, o como una especie de coágulo mucoso que podría ser transparente, rosado, un poco marrón o incluso tener algunos hilos de sangre.

¿Cómo se distingue el flujo vaginal del líquido amniótico?

El flujo vaginal normal sale de vez en cuando y en pequeñas cantidades, mientras que el líquido amniótico sale continuamente una vez que rompes la bolsa de aguas. El líquido amniótico te podría salir en chorritos o a gotas, o de una sola vez, a borbotones.
Estas son las características del líquido amniótico:

  • Transparente o levemente amarillo
  • Aguado
  • Inodoro o con un olor un poco dulce

Si crees que es posible que se te haya roto la fuente, habla inmediatamente con tu médico o partera. Es importante determinar si se trata de líquido amniótico, lo cual podría indicar que vas a entrar en trabajo de parto.
Si tienes menos de 34 semanas de embarazo y rompes aguas, tu médico podría darte medicamentos para retrasar el parto y acelerar el desarrollo de algunos órganos del bebé, como los pulmones.

¿Qué puedo hacer ante el flujo vaginal durante el embarazo?

No hay mucho que puedas hacer para eliminar el flujo vaginal durante el embarazo, a no ser que sea causado por una infección que se pueda tratar. Puedes utilizar toallitas higiénicas para absorberlo, si lo crees necesario (no uses tampones durante el embarazo).
Las siguientes medidas te ayudarán a mantener la zona genital limpia y saludable:

  • Límpiate siempre de adelante hacia atrás después de ir al baño.
  • Usa ropa interior de algodón.
  • Evita los pantalones ajustados y las medias de nylon.
  • No uses baños de burbujas, compresas o papel higiénico perfumados, bien como aerosoles (o sprays) de higiene femenina y jabones con perfumes o desodorante.

Y no te des duchas vaginales, porque pueden afectar el equilibrio natural de las bacterias benéficas que habitan en la vagina y aumentar el riesgo de una infección. Además, los médicos y las parteras no aconsejan las duchas vaginales durante el embarazo porque pueden introducir aire en el sistema circulatorio a través de la vagina. Esto, aunque sucede rara vez, puede causar serias complicaciones.
Descarga nuestra app gratis para tener una guía durante todo el embarazo. Mi embarazo y mi bebé día a día te da la información de experto que necesitas, siempre a tu alcance.
Revisado en julio 2017

Referencias

ACOG. 2015. Vulvovaginal health. American College of Obstetricians and Gynecologists. www.acog.org/Patients/FAQs/Vulvovaginal-Health#causes
ACOG. 2016. Practice bulletin 172: Premature rupture of membranes. American College of Obstetricians and Gynecologists. www.acog.org/Resources%20And%20Publications/Practice%20Bulletins/Committee%20on%20Practice%20Bulletins%20Obstetrics/Premature%20Rupture%20of%20Membranes.aspx
OWH. 2017. Labor and birth. U.S. Office on Women’s Health. www.womenshealth.gov/pregnancy/childbirth-and-beyond/labor-and-birth
UpToDate. Undated. Patient education: Vaginal discharge in adults (The basics). www.uptodate.com/contents/vaginal-discharge-in-adults-the-basics

‹ › Embarazo10.com

El flujo vaginal es algo habitual en la mujer, sobre todo cuando está a punto de tener el periodo, pero también puede aparecer cuando están embarazadas de modo que de ello queremos hablaros a continuación ya que hemos de estar atentas, no vaya a ser algo indicativo que deba ser tratado medicamente. En Embarazo10 os explicamos cómo debe ser el flujo vaginal de una embarazada.

Características del flujo vaginal de una embarazada

El flujo vaginal de las embarazadas suele ser blanquecino (o lechoso), además de fino y sin olor (o con un olor muy suave).

De este modo, si se presenta con algún otro color, como amarillo o verde, o es más espeso y tiene un olor fuerte, es mejor que consultemos a nuestro médico ya que puede tratarse de una infección vaginal que es mejor que tratemos cuanto antes.

No te alarmes si notas que has tenido un poco de flujo. Comprueba como te decimos su color, y piensa que debido al embarazo tu vagina debe «trabajar» más para mantener el cuello del útero húmedo y saludable.

A veces el calor del cuerpo provoca que haya una descarga de flujo y que además sea una gran cantidad, lo que sin duda puede llegar a alarmarnos, pero solo si lo notas muy denso, o si tiene un color extraño, o huele mal o hace que tu vagina tenga picazón o irritación, debes consultar a tu médico ya que puede que hayas contraído una infección.

¿Es normal notar un flujo amarronado o rosado durante el embarazo?

Cuando estamos embarazadas, es importante estar atentas a todo lo que pase en nuestro cuerpo, incluyendo la presencia de flujo vaginal

Tras hablaros de los distintos tipos de flujo vaginal, podemos añadir que siempre será signo de alerta aquel de color amarillo y con olor, pero ¿qué pasa si es amarronado y rosado?.

Podemos decir entonces que también en este caso es necesario que consultes a tu obstreta ya que denota un cambio en tu flujo e incluso el color rosado, podría deberse a la presencia de sangre.

Flujo vaginal con sangre

El flujo con sangre puede ser alarmante, y más al estar embarazadas, pero lo cierto es que una pequeña cantidad no significa que pase nada malo, quizás tenga relación con el anteriormente mencionado, tapón mucoso.

Razones para el flujo vaginal con sangre

Si notas un poco de flujo vaginal con sangre en algunas de las etapas del embarazo, puede que se deba a algunos de estos motivos:

  • Se puede deber a la implantación del saco gestacional durante el primer trimestre (que suele producirse cerca de la fecha en la que sin embarazo se habría producido la menstruación).
  • Quizás hayas mantenido relaciones sexuales y por ello has manchado un poco.
  • Puede que tengas el cuello interino inflamado.
  • Puede que esté relacionado también con los cambios hormonales que se suelen producir durante el embarazo.

Estas serían las razones más comunes para casos nada grave en los que aparezca flujo vaginal con algo de sangre, pero pueden darse casos más graves.

Piensa que para los casos que son realmente graves, que expulses algo de sangre (y más en el tercer trimestre) puede estar relacionado con un aborto, ya sea espontáneo o también un embarazo ectópico.

Cómo tratar el flujo vaginal con sangre

El médico te evaluará y te dirá si lo que te pasa es grave o no, de hecho puede que te realice una ecografía de control.

Por otro lado, puede darse el caso que durante un tacto vaginal, que se realizan para controlar la dilatación en la última fase del embarazo, aparezca un pequeño sangrado.

En principio no habría problema o nada grave ocurriría, aunque si el sangrado aumenta o no cede en un plazo de tiempo corto es fundamental que te visite tu obstreta.

Si cuando estás en la semana 37 de embarazo, se dan cambios en el flujo, tanto en la cantidad como en el color (sobre todo si tiene un poco de sangre), es urgente que llames al médico ya que puede deberse a un parto prematuro.

El tapón mucoso durante el embarazo

Si en cambio no tienes esos síntomas y es solo un poco de flujo, piensa que tu cuerpo funciona y que hace lo que debe hacer, protegerse ante bacterias y además prepararte a ti para el futuro parto.

Eso sí si ya estás en un estado del embarazo bastante avanzado, puede que se deba a la perdida del conocido como tapón mucoso, de modo que es mejor también que lo consultes con tu médico

Puede que incluso hayas manchado con un poco de sangre aunque no debes asustarte, consulta a tu médico y ya verás como te anuncia que tu cuerpo ya se está preparando para el momento de dar a luz.

Flujo vaginal durante el embarazo para evitar infecciones de orina

Puede que te diagnostiquen una infección tras analizar tu flujo vaginal y de ser así será una infección «por levaduras» o vaginitis.

La levadura viva en tu cuerpo y en tu vagina todo el tiempo, pero el embarazo crea las condiciones perfectas para que se pueda reproducir con cierta facilidad. Y si lo hace, vienen entonces los síntomas entre los cuáles estará la presencia de un flujo vaginal denso de color amarillento, o verdoso, y que además tiene cierto olor desagradable.

Pero no debes preocuparte ya que tiene tratamiento y solución y aunque el médico te recomendará los mejores remedios, debes cambiar con frecuencia de ropa interior, e ir sin ella cuando estés en casa, de modo que puedas mantener la zona ventilada y libre de más bacterias.

Flujo vaginal o leucorrea como síntomas del embarazo

Cabe señalar además, que la leucorrea es similar a la secreción vaginal que la mujer puede experimentar entre períodos, solamente que algo más pesada.

Su presencia, aunque nunca especialmente agradable, es normal durante todo el embarazo, ya que en realidad, sirve para proteger el canal del parto de la infección y mantiene un equilibrio saludable de bacterias en la vagina.

También puedes observar que cambia de color como ya he mencionado. Si es algo rosado no es señal de alerta, o no tan preocupante como si fuera de color amarillento, verdoso o de una textura gruesa y con un mal olor.

Por otro lado, la leucorrea es uno de los primeros síntomas del embarazo, de modo que si notas que tienes flujo vaginal y es blanco y sin olor, no debes preocuparte. Es más, puede que incluso notes como la cantidad de flujo va en aumento a partir de la semana 13 de embarazo, justo cuando comienza el segundo trimestre y también hacia el final del embarazo.

Cómo debe ser el flujo vaginal de una embarazada 4.00 / 5

Cómo es el flujo vaginal en el embarazo

Uno de los síntomas que deberíamos tener más en cuenta a la hora de saber si estamos embarazadas es los cambios que sufrimos en nuestro flujo vaginal. Durante los 9 meses del embarazo vivimos muchos y diferentes cambios bruscos en nuestro cuerpo, pero muy poco se habla de cómo el flujo vaginal de la mujer en los meses de gestación.

Debido a que nuestro cuerpo establece un mecanismo de defensa ante nuestro nuevo estado, es por ello que nuestro flujo vaginal va a sufrir diferentes cambios. A esto se le conoce en términos médicos como leucorrea y va a consistir en un flujo vaginal que será de color amarillo muy clarito, casi blanco, con muy poco olor y bastante más líquido. La presencia de la leucorrea va a ser protagonista en toda la etapa del embarazo, ya que esto es un mecanismo de defensa ante posibles infecciones y ayuda a mantener un equilibrio en el pH de nuestra vagina.

La presencia de la leucorrea va a ser protagonista en toda la etapa del embarazo

Evolución del flujo vaginal durante el embarazo

Durante los 9 meses que dura el embarazo vamos a poder observar como nuestro cuerpo evoluciona de forma natural y nuestro flujo vaginal también va a ir cambiando en las diferentes etapas de la gestación.

El primer trimestre es el más difícil de diferenciar de cuando no estábamos embarazadas. Notaremos, incluso, como en ocasiones podemos tener un pequeño sangrado que podremos llegar a confundir con la menstruación, pero es bastante normal, ya que nuestro cuerpo está preparándose para esta nueva etapa. Cuando el feto comienza a posicionarse dentro de nosotras y de produce la anidación del óvulo es muy probable que sangremos un poco, durante algunos días. A veces pensaremos que es nuestra menstruación, pero si observamos bien el tipo de sangrado que se produce es diferente. Con un color rojo vivo y mucho más líquido que la regla.

Los cambios inesperados en el flujo vaginal durante el embarazo es un motivo de preocupación. Según la apariencia física que este presente vamos a tener que acudir al médico o tratarnos para que desaparezca.

Cuando se trata de una secreción vaginal con grumos y muy blanca, deberíamos acudir a nuestro médico. Esto es un síntoma de candidiasis vaginal y está muy presente en las embarazadas, por lo que deberíamos tratarlo antes de que se complique más. Muchas veces las futuras mamás presentan síntomas como picor e irritación de la zona vaginal que aumentan después de practicar sexo, durante la ducha o cuando realizan actividades físicas pero, si esta es tu situación no debes alarmarte ya que es una situación común entre las embarazadas.

En el caso de que presentemos un flujo vaginal de color amarillento y un olor bastante desagradable podemos estar frente a un caso de infección en la zona interna o incluso en el apéndice. Si presentamos alguno de estos síntomas lo mejor es acudir al médico, ya que en las situaciones más graves esto puede suponer un riesgo en el feto y en el transcurso natural de nuestro embarazo.

Muchas veces las futuras mamás presentan síntomas como picor e irritación de la zona vagina

Presentar un flujo en tono verdoso, amarillento o grisáceo a la misma vez que espumoso y abundante también es señal de que algo no va del todo bien. Si esto va acompañado de un olor fuerte y desagradable y de picor vaginal podemos estar presenciando una infección de transmisión sexual. En este caso, una mujer embarazada puede presentar ciertas dificultades, ya que el número de medicamentos que esta puede tomar queda muy reducido debido a su estado.

Estar atentas a la evolución que tiene nuestro flujo vaginal durante el embarazo es bastante importante ya que esta puede avisarnos de que algo no va bien y podemos poner remedio inmediato. Hay en algunas ocasiones en las que las embarazadas suelen ser bastante alarmistas, pero es necesario se bastante cuidadosa para que nuestro feto crezca sano y se convierta a los nueve meses en un bebé saludable y feliz.

Tipos de flujo vaginal durante el embarazo

Durante el embarazo el cuerpo de la mujer tendrá grandes cambios tanto en el interior como en el exterior del mismo, puesto que está trabajando duro para albergar una nueva vida. La mujer embarazada se informará sobre todos estos cambios y deberá ir a sus citas médicas para ver que todo va bien. Durante el embarazo también puede haber otros cambios más sutiles, en el flujo vaginal.

El flujo vaginal irá variando a lo largo del embarazo dependiendo del momento de gestación en el que te encuentras, pero es muy importante saber cómo son los tipos de flujo y qué es normal de lo que no lo es.

El flujo vaginal irá variando a lo largo del embarazo dependiendo del momento de gestación en el que te encuentras

Flujo vaginal mucoso

Durante el embarazo, una gran cantidad de sangre fluye hacia la zona cervical, que puede ser más abundante en el cuello del útero. Este aumento de secreción no es nada de lo que preocuparse ya que es común en las mujeres embarazadas y es inofensivo. Este tipo de flujo vaginal es más común durante el primer y el tercer trimestre, por eso es buena idea utilizar salvaslips para evitar que las braguitas se manchen. También se puede cambiar la ropa interior con regularidad, usar jabones sin perfume, etc.

El flujo parecerá un líquido lechoso que está diseñado por la naturaleza para mantener a la vagina limpia. Aunque es totalmente normal, puede ser irritante y molesto a veces. Deberás acudir a tu médico si el flujo tiene un olor fuerte y desagradable, si es demasiado blanco o si tiene un color gris amarillento o incluso verde. Si es demasiado acuoso o espumoso y huele mal también deberás acudir al médico.

Flujo vaginal viscoso o pegajoso

Este flujo vaginal puede ser el tapón mucoso. Su propósito es sellar el cuello del útero para ayudar a prevenir infecciones. Se forma de forma temprana en el embarazo, durante las primeras siete semanas. Cuando el tapón mucoso empieza a descargarse es señal de que el cuello del útero se está empezando a abrir para el parto. Normalmente se expulsa semanas antes de empezar el parto.

El tapón mucoso normalmente es transparente o ligeramente teñido de rosa o con sangre. También puede parecer como un flujo vaginal pegajoso o viscoso en consistencia.

Siempre que notes que te ha salido el tapón mucoso será buena idea acudir a tu médico, quién deberá evaluar el tiempo que te queda de parto y si tu cuello uterino se ha dilatado lo suficiente. Además, si experimentas cualquier tipo de sangrado es muy importante que acudas a tu médico cuanto antes.

Flujo vaginal rosado o rojizo

Al principio del embarazo cuando se tiene un flujo vaginal algo rosado o rojizo puede ser por el sangrado de implantación. Este manchado es normal e indica que el óvulo se ha fijado bien a las paredes del útero. Aunque también puede ser por otros motivos, incluyendo las relaciones sexuales.

Es una secreción sanguinolenta que puede tener un color rosa pálido o de color marrón. Si es de color rojo, es una señal para ver a tu médico cuánto antes. El manchado o pequeño sangrado puede ser también a causa de un desgarro vaginal o una infección. Incluso aunque es bastante raro, hay mujeres que pueden tener una regla en su primer trimestre de embarazo.

Cualquier flujo vaginal en el embarazo con sangre no debe ser ignorado

Cualquier flujo vaginal en el embarazo con sangre no debe ser ignorado, ya que podría ser una señal temprana de aborto involuntario, un embarazo ectópico o de placenta previa. Sea como sea, si tienes un poco de sangre en tu flujo vaginal acude a tu médico para que evalúe qué ocurre exactamente.

Estos son solo 3 tipos de flujos vaginales durante el embarazo, pero puede haber más como flujos verdes, amarillentos o de color marrón. Normalmente si van acompañados de escozor, picor u olor, puede ser a causa de una infección. Si tienes un flujo vaginal que consideras extraño durante tu embarazo, entonces no dudes en acudir a tu médico para que valore si todo marcha bien.

El flujo vaginal puede ser de distintos tipos. Lo habitual es que su color sea blanquecino o transparente, pero a veces una enfermedad o una infección, puede provocar que cambie en su color, olor o textura. Veamos ahora en los tipos flujo vaginal. Aquí puedes ver un vídeo sobre los diferentes tipos de flujo y sus significados.

Por qué es importante el flujo vaginal

El flujo vaginal cumple una importante función de limpieza en el sistema reproductivo femenino . Este líquido es producido por las glándulas dentro de la vagina, y el cuello uterino que transporta las células muertas y las bacterias. Esto mantiene la vagina, limpia y ayuda a prevenir la infección.

La mayoría de las veces, el flujo vaginal es perfectamente normal. La cantidad puede variar, como puede hacerlo el olor y color (el color puede variar de claro a un color blanco lechoso), dependiendo de la hora en tu ciclo menstrual .

Por ejemplo, habrá una mayor cantidad cuando se está ovulando, con la lactancia materna , o cuando existe una exitación sexual.

El olor puede ser diferente si estamos o no embarazadas o si no hemos sido diligentes acerca de la higiene personal.

Signos de alarma en el flujo vaginal

Ninguno de estos cambios es motivo de alarma. Sin embargo, si el color, olor o consistencia es inusual o no es conocido, sobre todo si se acompaña de picazón o ardor en la vagina, puede significar que se trata una infección u otra condición.

Para ello deberemos saber qué tipos de flujo vaginal se da, en función del color, y también de su textura y de su olor.

Hay varios tipos diferentes de flujo vaginal. Estos tipos se clasifican en función de su color y consistencia.

Algunos tipos de descarga son normales, pero otros pueden indicar una enfermedad subyacente que requiere tratamiento.

Flujo vaginal blanco

Que el flujo vaginal sea blanco, sobre todo al principio o al final de su ciclo menstrual, es normal. Sin embargo, si la descarga va acompañada de picazón y tiene una consistencia espesa, parecida al requesón, no es normal y necesita tratamiento.

Este tipo de flujo vaginal puede ser señal de una infección por candidiasis.

Lo normal es que el flujo que aparece antes del período, sea de este color blanco, además de ser moderado en cantidad, y también carece de olor desagradable y no tiene una consistencia sospechosa.

Esta será normalmente, una secreción natural de los órganos reproductivos femeninos. En este caso se trata de células epiteliales y moco, que son excretadas por las glándulas para humedecer la vagina y proteger su ambiente interno contra las infecciones.

Para leer más sobre el flujo vaginal blanco y sus distintas modalidades e indicaciones al respecto, te recomendamos este otro artículo con más detalle que tenemos:

  • Las causas de la aparición del flujo vaginal blanco

Flujo vaginal claro y líquido

Una descarga o flujo que sea claro y acuosso es perfectamente normal y puede ocurrir en cualquier momento del mes. Puede ser el tipo de flujo líquido que surge después del ejercicio o también cuando se produce una excitación sexual.

Por lo general es un signo de que estás ovulando y es probable que llegue como un reloj cada mes, de modo que puede ser una señal para que te pongas «manos a la obra» en el caso de que desees quedarte embarazada , de la misma manera que será indicativo para que tomes precauciones en el caso contrario, es decir, que no quieres embarazarte.

Cabe señalar que en algunas mujeres este flujo llega además acompañado de un impulso en su libido, ya que es el momento más fértil del mes.

Flujo vaginal transparente y elástico

Cuando la descarga es clara, pero elástica y mucosa como, en lugar de aguada, indica que es probable que esté ovulando. Este es un tipo normal de descarga.

No debes preocuparte. A los pocos días o una semana antes de tu período, es posible que tengas un flujo que sea algo elástico, incluso ligeramente más cremoso.

Flujo vaginal marrón o con sangre

Este tipo de flujo es algo preocupante ya que aunque una secreción con sangre generalmente es normal, especialmente cuando se produce durante o inmediatamente después de su ciclo menstrual, pero no debemos pasarlo por alto y fijarnos en las causas.

Por otro lado, una descarga tras finalizar tu período puede ser marrón en lugar de rojo. También puede experimentar una pequeña cantidad de secreción con sangre entre los períodos, que se llama manchado.

Si se produce manchado durante el tiempo normal de su período y recientemente has tenido relaciones sexuales sin protección, esto podría ser un síntoma de embarazo.

Además, el manchado durante una fase temprana del embarazo puede ser una señal de aborto involuntario, por lo que es mejor que estemos alerta ante este signo y que lo consultemos con nuestro ginecólogo.

También puede que se produzca porque estás a punto de tener el período y antes, un par de días, haces una pequeña «descarga», pero si sientes que la sangre es por otro motivo, o ves que es muy roja y sin flujo podría significar algo más serio.

Otros posibles «culpables» podrían incluir a tu sangrado podría deberse a la píldora, las infecciones, los pólipos, un embarazo ectópico o un embarazo, de modo que debido a que el abanico de posibilidades es tan amplio, es importante consultar a tu médico si no estás segura.

Hagamos hincapié además que en casos raros y graves, el flujo marrón o con sangre puede ser un signo de cáncer de cuello uterino avanzado.

Es por esto que es importante obtener un examen pélvico y una citología vaginal anualmente, durante el cual tu ginecólogo comprobará si hay anormalidades cervicales.

Flujo vaginal amarillo o verde

Una secreción amarilla o verde, especialmente cuando es gruesa, o acompañado de un mal olor, no es normal. Este tipo de descarga puede ser un signo de infección por la tricomoniasis, que comúnmente se propaga a través de las relaciones sexuales de modo que requiere tratamiento médico. (Si es de color verdoso, pero espumoso podría ser otra cosa, pero que debería consultar a su médico.)

También hay que tener en cuenta que la clamidia puede provocar también un flujo de este tipo, pero con frecuencia no presenta síntomas en absoluto de modo que sea lo que sea si tienes este color en tu flujo vaginal es mejor que consultes siempre a tu médico.

Por otro lado, puede ser indicativo de una vaginosis bacteriana que corresponde a un desequilibrio entre las bacterias que se encuentran en la vagina y que se puede deber a diferentes factores como, el uso de duchas vaginales, desodorantes, o esponjas para asear el área vulvar.

Si quieres saber más en profundidad las causas del flujo vaginal amarillo o verde, te recomendamos leer este otro artículo que tenemos con más detalle:

  • Causas del flujo vaginal amarillo y flujo vaginal verde

Flujo vaginal gris verdoso y espumoso

Lo más probable es que tengas vaginosis bacteriana, que es una infección muy frecuente, incómoda (no es una ETS) causada por un desequilibrio de la flora normal, o los microorganismos en la vagina. Puede ser un poco alarmante, pero la buena noticia es que se puede tratar generalmente con un simple gel antibiótico antibacteriano o de tu médico.

Si eres propenso a padecer esto es mejor no duchar la zona y no mantener relaciones sexuales hasta que te hayas curado.

Flujo vaginal acuoso

El herpes puede ser la causa de este tipo de flujo, en el que notarás como es más acuoso de lo normal. Las ampollas de herpes puede derivar en una secreción semi-opaca y acuosa, que en ocasiones muy puntuales, aparece teñida de sangre. Eso ocurre sobre todo si tiene llagas en el interior.

Este tipo de flujos que se produce por un herpes, llega acompañado además de otros síntomas como el dolor de la zona vaginal, así que debes hacer que te visite un médico de inmediato.

Flujo vaginal más denso de lo normal

Su anticonceptivo puede ser el culpable de que de repente sientas que tu flujo es más denso de lo normal. Las causas más comunes de un flujo vaginal inusualmente denso suelen ser las píldoras anticonceptivas así como los dispositivos intrauterinos, como pueda ser el diafragma vaginal, pero no debe ser motivo de preocupación mientras notes que el flujo es claro o blanco y no tiene mal olor.

De vez en cuando, un flujo más denso puede deberse también a una reacción alérgica o sensibilidad a los productos químicos, como por ejemplo que de repente cambies de gel de ducha de modo que si este es el caso deberás poner remedio para que no acabe derivando en una profunda irritación.

Flujo vaginal grumoso

Cuando notes que el flujo es blanco o transparente, pero tiene grumos, debes pensar que este es el flujo menos fértil de todos. Su textura será similar a la de un pegamento o pasta fina.

Para saber si tienes este flujo, porque puede que hayas visto algún resto de grumo en tu ropa íntima, puedes tomar un poco con un papel del baño o introducir tu dedo índice (limpio) en la vagina y comprobar si realmente tu flujo tiene grumos.

Para muchas mujeres este tipo de flujo es además un signo de alarma, ya que en ocasiones el flujo vagina con grumos puede llegar a indicar una pequeña infección.

Por ello le estamos dando tanta importancia a los tipos de flujo, con el fin de que los conozcas bien y sepas identificar si puede que tengas algún problema al respecto.

Tipos de flujo durante el período menstrual

Ya hemos señalado antes que cuando hemos tenido el período menstrual, este puede presentar un pequeño manchado de sangre o color marrón.

Pero hemos de fijarnos además en como es su textura. Tras el ciclo menstrual, podemos comenzara a pensar en tener relaciones con el fin de quedarnos embarazadas.

De este modo si es bastante líquido aunque parecido a una clara de huevo, significará que es fértil, porque permite que los espermatozoides naden fácilmente adentro del cuello uterino.

Este flujo se puede estirar entre tus dedos 2.5 a 5 centímetros sin romperse.

Luego está el que es algo más líquido y acuoso, que también será señal de que tenemos muchas posibilidades de quedar embarazadas.

A partir de un color amarillento o si es algo más espeso, significará que no son tan elevadas las posibilidades de embarazo.

Tipos de flujo en el embarazo

Es bastante común que notemos que el flujo vaginal aumenta durante el embarazo, de modo que puede que notemos que es más abundante, en parte debido a una mayor producción de estrógenos y a un mayor riego sanguíneo hacia la zona vaginal.

Cuando se acerque la fecha del parto puede que notes más flujo vaginal, si bien posiblemente se ve más grueso y mucoso de lo normal. De hecho, puede que la producción de más flujo sea indicativo de que se estás de parto.

A comienzos del embarazo, las secreciones del cuello uterino crean una barrera que protege la matriz, que es el conocido como tapón mucoso. A medida que el cuello uterino comienza a afinarse y dilatarse en preparación para el parto puede expulsar esta mucosidad, sea poco a poco, con la apariencia de la clara del huevo, o incluso en un solo coágulo gelatinoso. Este flujo puede ir acompañado también de algunos hilos de sangre.

Para saber más sobre cómo debe ser el flujo vaginal de una embarazada, puedes verlo en el siguiente artículo:

  • Cómo debe ser el flujo vaginal de una embarazada

¿Qué causa el flujo anormal?

Cualquier cambio en el equilibrio de las bacterias normales de la vagina puede afectar el olor, color o textura de descarga. Estas son algunas de las cosas que pueden trastornar el equilibrio del flujo vaginal:

  • El uso de antibióticos o esteroides
  • La vaginosis bacteriana , una infección bacteriana más común en las mujeres embarazadas o mujeres que tienen múltiples parejas sexuales
  • Pastillas anticonceptivas
  • Cáncer de cuello uterino
  • Clamidia o la gonorrea (infecciones de transmisión sexual )
  • Diabetes
  • Duchas vaginales, jabones o lociones perfumadas, baño de burbujas
  • La infección pélvica después de la cirugía
  • La enfermedad inflamatoria pélvica
  • La tricomoniasis , una infección parasitaria que por lo general se contrae por tener relaciones sin protección
  • La atrofia vaginal, el adelgazamiento y el secado de las paredes vaginales durante la menopausia
  • Vaginitis , irritación en o alrededor de la vagina
  • Las infecciones por hongos

Los tipos de flujo vaginal: ¿cuándo no es normal? 4.42 / 5

Identificación de días fértiles para el embarazo

Al tratar de quedar embarazadas, muchas parejas planean tener relaciones sexuales alrededor de los días 11 a 14 del ciclo menstrual de 28 días de la mujer. Aquí es cuando ocurre la ovulación.

Sin embargo, es difícil saber exactamente cuándo va a ocurrir la ovulación. Los proveedores de atención médica recomiendan que las parejas que estén tratando de tener un bebé tengan relaciones sexuales entre los días 7 y 20 del ciclo menstrual de la mujer. Con el fin de quedar embarazada, el hecho de tener relaciones cada dos días o cada tercer día simplemente funciona tan bien como tener relaciones todos los días.

  • Los espermatozoides pueden vivir dentro del cuerpo de una mujer durante 3 a 5 días.
  • Sin embargo, un óvulo liberado únicamente vive por 4 a 12 horas.
  • Las tasas más altas de embarazo se han reportado cuando el óvulo y el espermatozoide se juntan dentro de las 4 a 6 horas de la ovulación.

Mire éste video sobre:Ovulación

Si usted tiene un ciclo menstrual irregular, un equipo de predicción de la ovulación le puede ayudar a saber cuándo está ovulando Estos equipos verifican si hay hormona luteinizante (HL) en la orina. Puede comprarlos sin receta en la mayoría de las farmacias.

Existen otros métodos diversos para ayudar a detectar cuándo es más probable que usted pueda concebir un bebé.

Nota: Algunos lubricantes pueden interferir con la concepción. Si usted está tratando de quedar embarazada, debe evitar todas las duchas y lubricantes (incluida la saliva), a excepción de aquellos específicamente diseñados para no interferir con la fertilidad (como Pre-seed). Los lubricantes nunca deben usarse como método anticonceptivo.

EVALUAR EL FLUJO CERVICAL

El flujo cervical protege al semen y ayuda a empujarlo hacia el útero y las trompas de Falopio. Los cambios en el flujo cervical ocurren cuando el cuerpo de la mujer se está alistando para liberar un óvulo. Hay diferencias muy claras en la forma como luce y se siente a lo largo del ciclo menstrual mensual de una mujer.

  • Durante el periodo menstrual, no hay presencia del flujo cervical.
  • Después del periodo, la vagina está reseca y no hay presencia de flujo cervical.
  • Luego, este se convierte en flujo pegajoso o gomoso.
  • El flujo se torna muy húmedo, cremoso y blanco, lo cual indica que es FÉRTIL.
  • El flujo se torna resbaladizo, elástico o transparente como la clara de huevo: MUY FÉRTIL.
  • Después de la ovulación, la vagina se torna reseca de nuevo (ausencia del flujo cervical). El moco cervical puede volverse como chicle de globo grueso.

Usted puede utilizar los dedos de la mano para ver cómo se siente el flujo cervical.

  • Busque el flujo en la parte inferior de la vagina.
  • Tóquelo con los dedos pulgar e índice y, si el material se estira mientras se separan los dedos, esto podría significar que la ovulación está cerca.

TOMAR LA TEMPERATURA BASAL

Después de la ovulación, la temperatura corporal se eleva y permanece en un nivel por encima de lo normal por el resto del ciclo ovulatorio. Al final del ciclo, la temperatura desciende de nuevo. La diferencia entre las 2 fases casi siempre es de menos de 1 grado.

  • Usted puede usar un termómetro especial para tomarse la temperatura en la mañana antes de levantarse de la cama.
  • Utilice un termómetro basal de vidrio o un termómetro digital de modo que pueda obtener una precisión hasta de una décima de grado.
  • Mantenga el termómetro en la boca durante 5 minutos o hasta que dé una señal de listo. Trate de no moverse mucho, porque la actividad puede elevar ligeramente la temperatura corporal.

Si la temperatura está entre 2 marcas, registre el número menor. De ser posible, trate de tomar la temperatura a la misma hora todos los días.

Elabore una tabla y anote la temperatura todos los días. Si observa un ciclo completo, probablemente note un punto en el cual las temperaturas se tornan más altas que las de la primera parte del ciclo. Más específicamente, la elevación se da cuando la temperatura aumenta 0.2 grados o más por encima de las temperaturas de los 6 días anteriores.

La temperatura es un indicador útil de fertilidad. Después de revisar varios ciclos, usted puede observar un patrón predecible e identificar los días más fértiles.

Lima. En los primeros días del embarazo ya existen unos síntomas y signos que indican el estado de buena esperanza de la mujer.

NO TE PIERDAS: Emotiva carta de una mujer embarazada por 1ra vez a ella misma

Aversión a ciertos alimentos

Si quedaste embarazada hace poco, es normal que el olor del café o de un sándwich de jamón, y ciertos aromas te provoquen náuseas. Aunque no se sabe con seguridad, esto podría ser uno de los efectos colaterales del rápido aumento en los niveles de estrógeno en tu organismo. También podrías notar que algunas comidas que antes disfrutabas, ahora te causan repulsión.

Cambios de humor

Es normal tener cambios de humor durante el embarazo. Eso se debe, en parte, a que los cambios hormonales por los que pasa el cuerpo afectan el nivel de los neurotransmisores. Cada persona responde diferente a estos cambios. Hay futuras mamás que experimentan emociones exageradas, algunas buenas y otras no tanto. Otras se sienten más bien deprimidas o ansiosas.

PUEDESLEER: Píldora del día siguiente aumenta riesgo de embarazo fuera del útero

Hinchazón abdominal

Los cambios hormonales que ocurren al principio del embarazo podrían hacer que te sientas hinchada, como a veces pasa un poco antes de la llegada de tu periodo. Por este motivo, la ropa te puede apretar en la cintura desde muy temprano en el embarazo, aunque tu útero aún esté muy pequeño.

Ganas de orinar frecuentemente

Poco tiempo después de quedar encinta puede que te pases el día corriendo al baño. ¿A qué se debe esto? El principal motivo es que durante el embarazo aumenta la cantidad de sangre y otros líquidos que circulan por tu cuerpo, lo cual significa que tus riñones están trabajando mucho más, y más fluidos se están acumulando en tu vejiga. Podrías empezar a sentir este síntoma a partir de la semana 6 del embarazo.

Cansancio

¿Has estado muy cansada últimamente? O mejor dicho, ¿completamente exhausta? Nadie sabe a ciencia cierta el motivo de la fatiga típica del comienzo del embarazo, pero es posible que tu soñolencia se deba al rápido aumento en los niveles de la hormona progesterona. Además ten en cuenta que las náuseas y el tener que despertarte con frecuencia por las noches para orinar, contribuyen a tu cansancio.

TE PUEDEINTERESAR: 7 situaciones que debes evitar con una embarazada

Sensibilidad e hinchazón en los senos

Uno de los primeros síntomas del embarazo es la hinchazón y sensibilidad en los senos, provocada por el aumento en los niveles hormonales. Esta sensibilidad o dolor puede ser como una versión exagerada de lo que sientes antes de tus periodos. A partir del primer trimestre esta incomodidad disminuirá significativamente, a medida que tu cuerpo se adapta a los cambios hormonales.

Náuseas

Algunas mujeres empiezan a sentir náuseas un mes después de haber concebido, aproximadamente. Pero algunas mujeres empiezan a sentir estas molestias un poco antes. Las náuseas y los vómitos típicos del embarazo pueden ocurrir a cualquier hora del día: mañana, tarde o noche.

Retraso de la menstruación

Si tu ciclo menstrual suele ser bastante regular y de repente se retrasa tu periodo, probablemente te harás una prueba del embarazo, mucho antes de que empieces a tener cualquiera de los síntomas anteriores. Pero si tus reglas no son regulares y no tienes la costumbre de anotar las fechas de tu ciclo, las náuseas, la sensibilidad en los senos y las idas frecuentes al baño podrían ser las primeras señales de que estás embarazada, antes siquiera de que te des cuenta del retraso de tu periodo.

Tu temperatura basal permanece elevada

Si anotas con regularidad la temperatura basal de tu organismo (tu temperatura al despertarte) y notas que esta permanece elevada por 18 días seguidos, lo más probable es que estés embarazada.

Flujo vaginal durante el embarazo

No es tu imaginación. Es bastante común tener más flujo vaginal durante el embarazo. Lo que notas probablemente sea una leucorrea normal, es decir, el flujo vaginal blanquecino, inodoro o con olor suave, que percibías de vez en cuando en tu ropa interior antes de quedar embarazada.

Secreción vaginal durante el embarazo

¿Estas embarazada y has notado un aumento de las secreciones vaginales? No te preocupes, es normal, sobre todo hacia el final del embarazo. Acostumbra a ser un flujo blanquecino, con poco olor y bastante líquido. Sólo si este flujo se acompañara de picor o pérdida de líquido claro, debería ser consultado con tu ginecólogo.

¿Es normal un aumento de la secreción vaginal durante el embarazo?

Sí, es normal que aumenten las secreciones vaginales, sobre todo al final del embarazo. En general se caracteriza por ser un flujo blanquecino, con poco olor y bastante líquido. El flujo aumenta aun de forma más notoria a medida que se acerca el parto, volviéndose más grueso y mucoso de lo habitual. Si este aumento de flujo se acompañara de picor, pérdida de líquido claro, ya no sería normal y se aconsejaría consultar con el médico o comadrona.

¿A qué se debe el aumento de secreción vaginal del embarazo?

El flujo es más abundante en parte debido a la mayor producción de hormonas y mayor aporte sanguíneo hacia la zona vaginal.

¿Puedo evitar el flujo?

Los cambios en el flujo vaginal son parte de la adaptación normal del embarazo, por lo que no pueden evitarse. Sin embargo, sí pueden realizarse algunas medidas higiénicas para reducir las molestias que puede producir:

  • Mantener la zona genital limpia y seca. Cambiar la ropa interior con frecuencia.
  • Si el flujo es realmente muy abundante, puede usarse salva slip para evitar mojar la ropa interior. No se aconseja el uso de tampones.
  • Evitar pantalones ajustados, material sintético, las compresas o papel higiénico perfumado y los jabones con perfumes.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *