0

Follar con fimosis

¿Puedo hacer el amor si tengo fimosis?

Lo que ocurre en la mayoría de los casos, es que es una fimosis congénita y se detecta desde el nacimiento o los primeros años de vida, en muchos casos por las molestias o problemas al orinar. En estos pacientes, la solución quirúrgica es muy común y está muy controlada, por lo que son muchos los hombres que llegan a la edad adulta con la circuncisión realizada desde pequeños, y ni siquiera recuerdan algún tipo de dolor o rareza en el pene.

Pero aunque parezca mentira hay otros casos donde los hombres llegan a una edad más desarrollada y siguen teniendo ese problema porque no ha sido tratado. Estas personas suelen darse cuenta de su problema cuando empiezan a tener los primeros conocimientos sobre sexo, sobre todo con la masturbación . También hay situaciones en los que por haber desarrollado infecciones en el pene, se acaba desarrollando este problema, pero son una minoría.

En un primer momento, la fimosis puede parecer una tontería y que solo sea una molestia al notar que la piel del prepucio no puede retraerse por completo, pero en realidad son muchas las consecuencias negativas para la salud que puede producir en el aparato reproductor masculino, por lo que en los primeros síntomas se debe acudir al médico. Entre ellas se encuentra la dificultad para tener una higiene plena, que además de producir olores y picores, puede también derivar en infecciones en el pene. También puede suceder que al tener la zona más desprotegida, sean más propensas las heridas o los cortes, que también pueden llegar a infectarse. El pene es una zona muy sensible, y cualquier problema relacionado con él puede producir otros relacionados con la orina, al encontrarse muy cercanos los conductos.

Otro problema para la salud que se conoce como derivada de la fimosis es la parafimosis, que es ese momento en el que el prepucio estrangula la base del pene de forma que el glande queda siempre al descubierto y sin flujo sanguíneo. Esto debe tener una solución rápida ya que puede llegar a crear necrosis en el glande.

De hecho uno de los primeros síntomas a la hora de reconocer que existe una fimosis que está causando problemas es, además de la cuestión lógica de no poder retraer la piel, los problemas a la hora de orinar. Y es sobre todo esta causa la que hace que el médico la detecte en los niños pequeños, que pueden llegar a encontrarse pequeños nudos a la hora de intentar hacer pis, o que esté no salga de la forma que debiera.

Tratamiento

Aunque en los niños pequeños puedan llegar a administrarse corticoides para intentar aminorar los problemas que supone la fimosis, la solución definitiva para esta enfermedad es la intervención quirúrgica conocida como circuncisión.

La circuncisión es una operación sencilla que suele durar unos 30-40 minutos y que la realiza el médico especializado, en este caso el urólogo. Se trata de realizar un corte en la piel sobrante del prepucio y coser el resto de la piel de forma que queda ya retractada, de modo que el glande queda siempre al descubierto. Lo peor de este tipo de operaciones es la recuperación, que se recomienda que sea de un reposo de aproximadamente 15 días, donde se tendrá que tener sumo cuidado con la zona y no incitar situaciones donde se produzcan erecciones.

Fimosis y sexo

Además de todos los problemas de salud que puede suponer la fimosis para la persona que la padece, una de las consecuencias que más preocupa a los varones con esta enfermedad sobre todo cuando llegan a una edad en cuestión es la de las relaciones sexuales. Y es que la fimosis puede crear verdaderos problemas a la hora de entrar en la intimidad y tener sexo ya sea con la pareja o con uno mismo a través de la masturbación.

Como ya sabemos, la fimosis impide retraer la piel del prepucio por completo, esto supone que a la hora de la masturbación o de las relaciones sexuales con penetración con otra persona, la molestia sea mucho mayor, llegando a producir verdadero dolor e impidiendo que se lleven a cabo. Si el grado de fimosis es menor, puede que no sea un dolor muy intenso el que se sienta, pero se corre el riesgo de que se produzcan grietas o pequeñas heridas que a la larga también impidan tener sexo y dificulten las relaciones sexuales con nuestra pareja.

Aunque sabemos que la solución más clara para la fimosis es la operación y muchas personas crean que pueden pasar sin operarse, es necesario saber que para no desarrollar problemas más graves y poder tener unas relaciones sexuales plenas con nuestra pareja que no produzcan dolor, lo mejor es optar primero por acudir al médico y este aconsejará la circuncisión, que aunque tenga un postoperatorio molesto, a la larga será un beneficio para nuestra salud, sobre todo sexual.

FUENTE: www.bekiapareja.com

Especialistas en Circuncisión por fimosis

  • Después de la circuncision me quedaron bultos de carne alrededor. Existe una cirugía para quitarlos? y que costo tiene? es antiestético y no me gusta como se ven.
  • ¿Cuanto tiempo se recomienda para entrar al mar despues de la operación de fimosis?
  • Hola me opere de fimosis y en una semana me voy de vacaciones me puedo meter al mar?
  • Buenas noches, soy diabetico, me he dado cuenta que solo cuando tengo la glucosa alta tengo este problema(fimosis), en diez años me a pasado en dos ocaciones, como se relacionan estas enfermedades? y cual seria la solucion?
  • A los 30 años me pueden hacer la circunsicion? tambien quiero saber el precio de la intervencion. Gracias
  • Hola, Muy buenas!! Vale, tengo 17 años aun no he tenido relaciones sexuales pero cuando el pene está erecto no puedo retirar la piel del glande porque siento dolor, no tengo ningún problema ni al orinar ni al masturbarme. Me hicieron una operación de fimosis alrededor de los 6/7 años pero aún así tengo…
  • Buenos dias, me interesa saber el costo de la circuncisión para un niño de 5 años
  • ¿Si el doctor me dijo que mi hijo tiene adherido el prepucio que se puede hacer?
  • ¿Me gustaría saber cual es el costó de una circuncisión por fimosis? Tengo 23 años
  • Buenas tardes, a mi hijo de 4 años le hicieron la circuncisión, el día miércoles 4 de diciembre, hoy siendo 6 de diciembre tiene inflamado su pene,es normal que este así?

La fimosis no es sólo un problema de niños. Los adultos también sufren esta patología que puede afectar seriamente la calidad de vida, sobre todo en el ámbito sexual.

Existen principalmente dos causas que explican esta patología en el adulto. Una de ellas tiene relación con las personas que siempre han tenido estrecho el prepucio, pero que durante la vida adulta comienzan a sentir molestias con el inicio de la vida sexual.

La segunda causa de fimosis es la presencia recurrente de infecciones en la zona genital, generalmente por hongos (balanitis -infección del glande- y balanopostitis -infección del glande y del prepucio).

Estas infecciones producen algún tipo de inflamación crónica con cicatrización del prepucio, lo que lleva finalmente a que sea estrecho. Los pacientes diabéticos, los inmunodeprimidos, como los enfermos de VIH/Sida, por ejemplo, o personas en tratamiento con quimioterapia, suelen tener una mayor predisposición a la fimosis.

Otra de las complicaciones de la parafimosis ocurre debido a que durante una masturbación o relación sexual, se retrae el prepucio bruscamente sin poder volver a su condición normal, quedando expuesto el glande y estrangulando al pene.

Esto puede ocasionar una congestión; complicación muy dolorosa que si no se trata inmediatamente, puede llegar a la necrosis o muerte del tejido en algunos casos.

Al igual que en niños, el tratamiento de la fimosis en adultos también es la circuncisión; intervención generalmente ambulatoria que no requiere hospitalización y que dura alrededor de 45 minutos.

La fimosis puede manifestarse a cualquier edad.

La fimosis es la imposibilidad para retraer el prepucio. Una circunstancia que se da como consecuencia de la falta de elasticidad en la piel del prepucio y por un frenillo corto.
Aunque es una patología que afecta con mayor incidencia a los niños, bien es cierto que también puede manifestarse a cualquier edad. En la edad adulta y sobre todo con el inicio de las relaciones sexuales, la fimosis provoca incapacidad para la erección que requerirá someter al paciente a una intervención quirúrgica. Además, en adultos es habitual hablar de fimosis como consecuencia de infecciones balano-prepuciales de repetición. Otras consecuencias que provoca la fimosis en los más adultos es dificultad para orinar, dolor durante el acto sexual y parafimosis (estrangulación del glande por el anillo fimótico).

Intervenciones quirúrgicas

El tratamiento más recomendado es el quirúrgico y existen dos opciones. Por un lado, la Frenuloplastia. Esta técnica consiste en seccionar el frenillo, es rápida y sencilla y permite al paciente una recuperación casi inmediata. Por otro lado, está la Postectomía o circuncisión. Esta cirugía se basa en la extracción del tejido prepucial y así exponer el glande de forma permanente. Al contrario que en la Frenuloplastia, es una intervención más larga (entre 30-45 minutos) y el post-operatorio es más complicado ya que es necesario hacer curas diarias. Ambas técnicas se realizan bajo anestesia local. Después el paciente puede llevar una vida normal con la única recomendación de evitar las relaciones sexuales y ejercicio físico durante al menos 2 semanas.

Relaciones sexuales

Como decimos, la circuncisión es una de las cirugías habituales para tratar la fimosis. Sin embargo son muchos los hombres que dudan de esta técnica ya que creen que provocará eyaculación precoz y que, por tanto, tendrán relaciones sexuales más breves. Llegados a este punto es importante hacer referencia a estudios actuales que confirman que la circuncisión no altera el tiempo de eyaculación.
Estos trabajos recogen que, atendiendo a las características del pene, tras la circuncisión no se produce ningún cambio en el tiempo eyaculatorio. Además en un estudio en el que se mide el tiempo eyaculatorio y la satisfacción del paciente mediante cuestionarios tres meses antes y tres después de la cirugía se concluye que éstos no sólo no empeoran sino que incluso pueden llegar a presentar cierto grado de mejora.
Si tienes alguna duda o consulta contacta con nosotros.

Circuncisión Fimosis : Lo que necesita saber

La Terapia Focal. Tratamiento del Cáncer de Próstata sin cirugía ni radioterapia

Publicado: 18 julio, 2018

Terapia focal, tratamiento del cáncer de prostata

20.000 tios : Lo que no te han contado acerca del sexo y la mentalidad masculina

Publicado: 27 abril, 2017

«20.000 tios es un es un libro de lecciones. Ni de milagros. Es el resultado de años de experiencia en el campo de la Medicina y la sexualidad» Estas son las palabras con las que nuestro compañero, colega y amigo Eduardo García Cruz resume su nuevo y reciente libro «20.000 tíos: Lo que no te

¿ Qué Provoca Disfunción Eréctil ? ¿ El café ?

Publicado: 30 julio, 2018

¿ Qué Provoca Disfunción Eréctil? ¿El café ? Nuevas evidencias ¿ Qué provoca Disfunción Eréctil ? Es una pregunta que se hacen los que sufren esta patología. La ingesta de café “normal” (nos referimos al que no es descafeinado) no está asociada con la disfunción eréctil, según un ESTUDIO. Es más, se cree que la

Prometedores resultados de «steam ablation» para hiperplasia benigna de próstata o agrandamiento prostático.

Publicado: 23 febrero, 2016

Prometedores resultados de «steam ablation» Más del 50% de los varones mayores de 50 años presentan agrandamiento prostático o hbp (hiperplaxia benigna de próstata). Según cita la Prostate Cancer Foundation «supuestamente Benjamín Franklin padecía hiperplasia prostática benigna, al igual que Thomas Jefferson y otros grandes y relevantes hombres de la historia, y lo mismo les ocurrirá

El papel de la RM en el tratamiento del cáncer de próstata

Publicado: 5 junio, 2018

Los avances tecnológicos en este campo ofrecen una mejor calidad de diagnóstico y un mejor resultado de nuestros tratamientos. Últimos avances en RM Hoy en día, nadie duda de que el estudio y las pruebas basadas en la imagen por resonancia magnética MRI se han convertido en una prueba que da al urólogo una herramienta

Relaciones sexuales tras la operación de fimosis, circuncisión

A rasgos generales, la recuperación total tras la circuncisión dura aproximadamente 4 semanas de media aunque hay casos en que el paciente se recupera antes y otros en los que le paciente tarda más en recuperarse, depende siempre de cada caso y de la capacidad de recuperación del paciente.

Los puntos de sutura de la circuncisión se disolverán por sí mismos y se caerán después de 7 a 14 días aproximadamente, aunque hay casos en que duran hasta un mes tras la cirugía. Es por ello que no se recomienda hacer esfuerzos en la zona por si se produjesen problemas o complicaciones hasta pasado un mes o hasta que la zona esté totalmente recuperada

En cuanto a los tiempos para retomar las relaciones sexuales, si la curación sigue un ritmo correcto, a partir de las 4 semanas se suele poder retomar la masturbación, manteniendo las precauciones necesarias. No se recomienda empezar antes, dado a que pueden seguir habiendo puntos y estos se abran, como consecuencia la recuperación se prolongara. Del mismo modo, si todavía hay puntos o se percibe demasiada tirantez en la zona, es mejor evitarlo para que la cicatrización se produzca correctamente.

Por otro lado, las relaciones sexuales en pareja pueden ser retomadas con algo más de tiempo, normalmente a partir de las 5 semanas tras la intervención. El paciente puede notar algunas diferencias en caso de haber tenido relaciones sexuales antes de la cirugía, siendo la más común la hipersensibilidad, la cual se va reduciendo progresivamente durante las siguientes semanas.

De todos modos, al igual que con la masturbación, antes de retomar las relaciones sexuales lo mejor es que los puntos estén totalmente curados y la cicatrización lo más avanzada posible para evitar problemas.

¿Por qué evitar las relaciones sexuales durante la recuperación?

Al igual que tras cualquier intervención, el paciente debe dejar que su organismo se recupere guardando reposo y siguiendo las indicaciones de curación. En el caso de que el paciente se haya realizado una operación de fimosis ocurre igual, debe de llevar cuidados especiales por razones que explicaremos a continuación.

Los hombres que se han sometido a la cirugía de circuncisión deben de esperar varias semanas antes de poder masturbarse o cualquier otra actividad sexual, ya que puede interrumpirse el proceso de curación y posibilitar aparición de complicaciones.

Se debe de tener en cuenta que tras la circuncisión, es necesario y recomendable tomarse unos días de descanso absoluto. Tras la cirugía el pene puede presentar hinchazón y enrojecimiento durante varias semanas. Además de presentar ardor a la hora de orinar.

Un par de semanas tras la intervención, se forma en la punta del pene una capa protectora y las molestias van remitiendo. Al igual que hemos mencionado anteriormente, en caso de realizar deportes es mejor esperar entre tres y cuatro semanas tras del procedimiento antes de nadar o practicar cualquier deporte.

Siendo por lo tanto entre cuatro y seis semanas después del procedimiento, cuando se puede volver a las actividades sexuales con normalidad. Recordamos que volver antes de tiempo a mantener relaciones sexuales o masturbarse, puede provocar que los puntos de sutura salten y prolongar las molestias y el tiempo de abstinencia sexual.

Ventajas de la circuncisión en las relaciones sexuales

Las cirugías de circuncisión son intervenciones sencillas que se llevan realizando desde hace mucho tiempo, siendo sus ventajas mayores que las posibilidades de riesgos o complicaciones.

En cuanto a los beneficios sexuales de la circuncisión se suelen indicar:

  • Incremento del rendimiento sexual. Al reducirse ligeramente la sensibilidad en el glande, es posible que los encuentros sexuales sean más prolongados.
  • Sensación de aumento de longitud. Esto es simplemente una sensación que perciben algunos pacientes debido a que al cortarse el frenillo, el pene se libera de esta tensión que tira hacia abajo y da la sensación de que aumenta su longitud, aunque realmente el pene es igual.
  • Sensación de aumento del grosor del glande. Esto se debe a que la presión que el prepucio ejerce sobre el glande desaparece, evitando a su vez la secreción característica del pene y propiciando que al “secarse”, se perciba el tamaño de la punta del pene como mayor.

Solicitar cita para la operación de fimosis, circuncisión

Si estás pensando en someterte a una operación de fimosis, circuncisión con Operarme.es puedes solicitar una consulta de valoración prequirúrgica pinchando en la imagen a continuación:

Descarga gratis nuestro libro sobre fimosis, circuncisión

¿Quieres saberlo todo sobre la fimosis y la cirugía de circuncisión? Descárgate gratis nuestro libro sobre la circuncisión rellenando el formulario a continuación:

Historias sobre circuncisión y fimosis

«Unas ocho semanas después, el problema se había resuelto».

«La frenuloplastia curó mi fimosis»

Barry Betts, de 42 años, tuvo fimosis como Alex Hardy, pero fue sometido a una cirugía menos invasiva conocida como frenuloplastia de prepucio del pene.

Él dice que fue «un gran éxito» para él y por ello quiso compartir su testimonio.

En su caso, sentía dolor cada vez que tenía relaciones sexuales porque el prepucio estaba tan apretado que le dolía cada vez que se retiraba hacia atrás durante una erección.

Su urólogo le ofreció cuatro opciones: no hacer nada, estiramientos, circuncisión o frenuloplastia.

«Me recomendó fenuloplastia por lo ajustado que estaba en mi caso y yo estuve de acuerdo», dice Barry, quien en ese entonces tenía 20 años.

El procedimiento involucra hacer una incisión para estirar el frenillo, que es el tejido que conecta al prepucio con la superficie de debajo del pene.

«Una vez que superé los nervios iniciales de -como decirlo delicadamente- ponerlo a prueba, descubrí que todo estaba bien y funcionaba mejor que antes, tal y como me lo había dicho el urólogo», afirma.

«No he tenido ningún tipo de problemas desde que me hicieron el procedimiento hace más de una década».

ADVERTENCIA: Si tú o alguien de tu entorno se encuentra deprimido o en problemas, pide ayuda. Estos son los recursos para la prevención del suicidio de la Organización Mundial de Salud (OMS).Haz clic aquí para entrar al vínculo

Si un chico no está operado de fimosis, ¿se le desprende el frenillo en su primera relación sexual?

¡Hola! Tengo una duda, tengo pareja estable desde hace 2 años, y tenemos relaciones sexuales completas, pero desde hace un año me hace el cunnilingus y me excito tanto que expulso abundantemente un líquido transparente por la vagina, al principio pensé si sería eso de la eyaculación femenina pero es por la vagina no por la uretra. No es un tema que me importe especialmente porque disfruto muchísimo con esa sensación, pero me gustaría saber qué es.

Efectivamente la eyaculación femenina se emite por el orificio uretral, el mismo por donde sale la orina, lo que tú tienes es un abundante líquido vaginal. Con la vagina pasa como con la boca que salivamos más cuanto más nos gusta lo que estamos comiendo.

¿Es verdad que si un chico no está operado de fimosis al tener su primera relación sexual se le desprende el frenillo dolorosamente?

No es verdad totalmente, porque hay varios niveles de fimosis. Una de ellas es cuando el orificio del prepucio es grande y el glande sale bien pero el frenillo, que es ese pedacito de carne que une el prepucio al pene, es muy corto, en este caso es frecuente que, durante alguna relación sexual un poco más intensa o sobretodo usando la postura de la chica encima, el frenillo se rompa, con el consiguiente susto, dolor y sobretodo hemorragia, dado que con la erección el pene se carga de sangre. Por esto si crees que sufres de fimosis no lo dejes y ponte en manos de un buen profesional.

Después de eyacular orino dentro de la vagina de mi novia. Llevo haciéndolo dos años, pero ahora me dicen que eso está mal. Yo creía que con la orina se mueren los espermatozoides y no hay embarazo, la verdad es que ella hasta ahora no se ha quedado. ¿Puede está práctica hacerlo daño ahí dentro?

Desde luego no es una práctica correcta, la orina tiene un pH que daña el de la vagina impidiéndole defenderse de los agentes externos, hongos, bacterias etc… Lo que puede que ganes por un lado lo pierdes por otro. Hay métodos mucho más efectivos y sanos, como los preservativos, los anticonceptivos orales, los parches, los anillos vaginales, el DIU, etc. Hace años se recomendaba a los chicos orinar después de una relación sexual, en el servicio, no dentro de la vagina, para prevenir algunas enfermedades de transmisión sexual como la sífilis y la gonorrea y porque no era fácil acceder a los preservativos, pero ahora ya no tienen sentido estas prácticas, son mucho mejores los preservativos que previenen todas las enfermedades de transmisión sexual, sobretodo el SIDA.

¿Es posible tener fimosis en la edad adulta?

La fimosis o imposibilidad para retraer el prepucio es una patología común entre la población adulta. A pesar de que mayoritariamente afecta a niños, se puede padecer a cualquier edad. Con la pubertad y el inicio de las relaciones sexuales, la imposibilidad de retracción del prepucio puede originar dolor e incapacidad para la erección. Es por ello que, en ocasiones, es necesario realizar una intervención quirúrgica para darle solución.

Otro motivo de consulta frecuente es la aparición de fimosis en edad adulta avanzada como consecuencia de infecciones balano-prepuciales de repetición. En grados avanzados, puede llegar a originar estrechez o estenosis del orificio y causar dificultad para orinar. Es importante identificar la causa de la imposibilidad para retraer la piel prepucial: 1- Frenillo corto. 2- Falta de elasticidad de la piel del prepucio.

¿Cuáles son las causas?

Puede ser congénita -por escasa laxitud de la piel prepucial- o adquirida. Las causas adquiridas suelen ser secundarias a infecciones balano-prepuciales (balanitis, balanopostitis), aunque en ocasiones no se halla ninguna. Es especialmente común en pacientes con diabetes mellitus, los cuales tiene más riesgo de padecer infecciones.

¿Qué consecuencias puede tener?

– Infecciones balano-prepuciales (bacterianas o por hongos). – Infecciones de orina. – Dificultad para la micción. – Dolor o imposibilidad para mantener relaciones sexuales. – Parafimosis (estrangulación del glande por el anillo fimótico).

¿Cuál es el tratamiento?

El tratamiento habitualmente es quirúrgico. Existen dos tipos de intervención en función de la causa:

1- Frenuloplastia: sección del frenillo únicamente. Es una técnica sencilla y rápida, con escasas complicaciones y recuperación casi inmediata.

2- Postectomía o circuncisión: exéresis del tejido prepucial redundante para exponer el glande de forma permanente. La intervención suele durar 30-45 minutos y requiere la colocación de varios puntos. El post-operatorio requiere de curas diarias y se objetiva una resolución total a las 2 semanas aproximadamente. Ambas técnicas se realizan bajo anestesia local y tras la intervención, se puede llevar una vida normal evitando tener relaciones sexuales y ejercicio físico durante al menos 2 semanas.

¿Se deben hacer curas?

Es necesario hacer curas diarias de la herida (especialmente en la postectomía) y sobretodo mantener medidas higiénicas estrictas para evitar la sobreinfección. En numerosos casos, se evidencia un oscurecimiento de la zona intervenida como consecuencia de un hematoma. Dicho hematoma, es normal en la evolución de la cirugía y no requiere un manejo especial.

Tener fimosis a los 30 es una mierda

Si todavía no saben qué es lo que muestra esta imagen del órgano genital masculino, la Real Academia de la Lengua se los aclara:

Fimosis: Estrechez del orificio del prepucio, que impide la salida del glande.

Circuncisión: Práctica quirúrgica para corregir la fimosis.

Desde muy temprana edad, mi médico me comenzó a sugerir que me echara la piel del pene para atrás porque sino tendría fimosis más adelante. ¡Pero dolía mucho! Y aunque mi madre me lo decía con frecuencia, me parecía más difícil que lavarme los dientes antes de ir a dormir y por lo tanto no lo hacía. En el equipo de fútbol había muchos compañeros que ya estaban operados y yo en el fondo los envidiaba, sentía que estaba retrasando una ejecución inminente. Ya tenía suficiente con la ortodoncia y con el acné —que me ponía la cara como una mazorca—, así que mi madre dejó de preocuparse por la visita anual al médico cabrón que me obligaba a tirar la piel de para atrás.

Imagen modificada vía

Los años pasaron y cuando empecé a usar mi pene para algo más que para sacudirlo en las noches, sentí que algo ahí abajo no funcionaba correctamente. Como hago con muchas otras cosas de mi vida, decidí ignorar el problema. Mis primeras experiencias sexuales fueron tan dolorosas que se fundían con mis ansias por hacerlo como fuera, y ese profundo dolor ahí abajo se transformaba en un placer sadomasoquista. Cuando llegaba la hora del pajazo, después de la comida, sufría con mis testículos, pero así tocaba. Disimulaba lo que podía.

Fui a la universidad, y ahí la cantidad de chicas que metía a la cama empezó a aumentar y con ello mi dolor. Mi madre me llamaba de vez en cuando: «Hijo, ¿lo de echarte la pielecita esa para atrás lo sigues haciendo todos los días, no?». Yo hasta me molestaba: «¡Claro mamá, no soy un niño!». Y me lo miraba mientras tanto, suspirando al cielo. Hasta que llegó lo inevitable. Como dice el viejo dicho: tanto va el cántaro a la fuente que al final se rompe. Y se rompió.

Estaba en un pub irlandés, con un grupo de borrachos (me incluyo, por supuesto), y me puse a cantar de rodillas «Bailar pegados», de Sergio Dalma. Una pelirroja comenzó a mirarme fijamente. Cuando terminé de cantar, bajé a las mesas. La chica me invitó a sentarme con ella, era de Massachusetts. Lo siguiente que recuerdo es que estábamos en su apartamento, donde no se podía hacer ruido porque sus compañeras estaban durmiendo. Como su habitación estaba ocupada, lo hicimos en uno de los sofás de la sala. No me pidió que me pusiera el condón y como yo no veo nada, cuando apunté casi le doy en una oreja. Ella se dio cuenta de que si yo comandaba la misión, nos íbamos a demorar una semana, así que me empujó y cayó encima mío tan fuerte que, cuando me di cuenta, tenía el estómago lleno de sangre. Ella seguía cabalgando como John Wayne mirando al techo, gimiendo como un cerdo en un corral.

Yo pensaba: «O la yankee termina o me voy a desangrar en este sofá y no quiero morir así; qué diría mi madre». Por fin terminó y se bajó. Por suerte me ofreció algo de tomar y, mientras buscaba un vaso, se quedó dormida. Salí de allí tan pronto como pude. Hice mucho ruido en mi escape, pero la pelirroja de Massachusetts roncaba tan fuerte que parecía un aserradero de Kentucky. Se me había roto el prepucio, dolía como nadie se lo puede imaginar.

Llegué a mi cuarto y me eché medio frasco de agua oxigenada encima. Ardía tanto que yo creo que El grito de Munch habría envidiado el mío. A la mañana siguiente llamé a mi madre y le conté que en una de esas veces que me echaba la pielecita para atrás desafortunadamente se me había roto eso un poco y que igual iba a urgencias, por prevenir. En realidad llevaba un cheescake en los calzoncillos que me daba asco incluso a mí. En urgencias, el médico no se alteró demasiado. Me dijo: «Eso hay que operarlo y como nuevo». Lo que llevaba atrasando desde la infancia ahora era una realidad. Me dieron cita y el día llegó. Me han sacado muelas, me han operado de apendicitis y hasta me quitaron las amígdalas… pero esto era otra cosa. ¿Y si fallan? ¿Y si se les va el bisturí y decapitan a mi pequeño amigo? La anestesia es local. Te estiras en una camilla y te ponen una especie de tela en la cara para que no veas la carnicería. La cosa es que si miras arriba se refleja y se ve todo en el techo: no mires, no mires, no mires, mierda miré.

La tortura empezó cuando me dieron pequeños pinchazos en las huevas para dormir la zona. Era como si me picaran avispas, algo increíble. Con el bisturí cortan el pene como si pelaran un plátano y luego te lo cosen todo: «Ya está caballero», me dijo el médico. Retiraron la tela blanca y sólo veía al hombre elefante. Una trompa colgante totalmente vendada que parecía un salami. Me dijo: «Tranquilo, ahora la zona está hinchada, luego volverá a su tamaño natural». Por un lado me sentía bien con esa nueva medida pero, por otra, me asustaba manejar semejante espada.

Sí, me quedo con mi tamaño, hasta ahora nos hemos entendido bien.

Me fui a la casa de mis papás por unas semanas para recuperarme. La primera noche es muy importante porque te tienes que curar eso bien. Mi padre me preguntó que si me ayudaba pero me pareció un poco raro y le dije que no hacía falta. Me obligó a no cerrar la puerta del baño por si acaso. Entonces ahí me quedé con las cajas de curas y con esa momia vendada entre mis piernas. Fui quitando la gasa poco a poco y: ¡¡boom!! El hermoso pene en carne viva con puntos negros por todos lados como si fuera la cabeza de Frankenstein. Lo siguiente que recuerdo es verlo todo oscuro y a mi padre dándome golpes para despertarme. ¡Me desmayé! El postoperatorio fue terrible. Dormía con eso al aire, hacía un frío de mierda pero cada roce de algo dolía como un putas.

Imagen vía.

Mi padre dice que a los que operaban en el servicio militar les decían que se sentaran en el suelo frío encima de sus talones para bajar la excitación mañanera. Me vi haciendo esa postura extraña alguna vez y era patético… Pero tengo que decir que funcionaba. Después de unas semanas volví a la universidad y sólo se lo conté a los más cercanos. Los muy hijos de puta me traían todas las tardes una montaña de revistas porno y me las dejaban abiertas encima de la cama. Mis gritos de dolor se cruzaban con sus risas, entonces llamaban a la gente para que viniera a ver al niño elefante gritar en la cama. Me grababan con el celular como si fuera un show. No puedo echarles nada en cara porque yo habría hecho lo mismo.

Los días pasaban y la cosa iba mejorando. Evitaba hacer cualquier cosa peligrosa, estudiar, tener sexo, deporte, etc.. pero llegaron las navidades y tenía que ir a mi casa. Me sentía mucho mejor. Iba en un bus con el asiento pegado a la ventana, leyendo un libro que me habían regalado de Oscar Wilde. Elegí ese para parecer más interesante. A mitad de trayecto se sentó al lado mío una mujer de unos 40 años con buen escote. Me llamó la atención que fuera en camiseta de tirantes en diciembre y me llamó aún más la atención que sus brazos tuvieran morados y marcas de forcejeos. Era mona teñida con el pelo alisado y con pinta de haber sido muy atractiva hace unos años. Mientras hablaba por teléfono con mi padre, la extraña mujer sacó un portátil, lo prendió y se puso de lado para que lo viera mejor. Pues imaginen mi sorpresa cuando empezó a pasar fotos de ella desnuda encima de carros convertibles, echándose agua a manguerazos en una gasolinera o rodeada de tipos con máscaras. Me puse tan nervioso que tuve que colgarle a mi papá para analizar lo que estaba sucediendo. Empecé a sentir ahí abajo un dolor absurdo. Con tantas foto se me había puesto increíblemente duro, no podía disimular el despertar de la fuerza. La mujer me miró como si se acabara de dar cuenta de todo:

«¿Qué te pasa?». Yo me intenté estirar para arriba para poder respirar y me dijo: «¿Te duele el estómago, estás bien? ¿Aviso al conductor?». Sus ojos miraron más abajo de mi estómago —yo llevaba una sudadera para ir más cómodo—, la inflamación de mis partes era tan grande que parecía un dirigible. La señora se empezó a reír cada vez más fuerte y los otros viajeros que se dieron cuenta me empezaron a preguntar si necesitaba algo. Les respondí que no, que estaba bien. La mujer entendió la situación y los calmó. Es mi sobrino, no se preocupen. Me sonrió y me dio dos toquecitos allí abajo: «Cómo vas querido, tranquilo, ya cierro el computador». Sentí tanta pena, y la situación era tan ridícula que soñaba que el bus se estrellara y que todo esto terminara lo más rápido posible.

«Me llamo Sofía». El primer apellido era el nombre de un animal en inglés. Me dio su tarjeta donde se presentaba como Pornstar-Spain, actriz convencional y azafata de congresos, acompañada de una foto de ella desnuda y con un sombrero de policía. Me contó que venía de Sitges, de rodar varias películas y que tenía el récord nacional de bukkake. Yo sólo asentía con la cabeza mientras me retorcía de lo arrecho que estaba. La estaba pasando tan mal, esto no me podía estar pasando. ¿Porque no miré antes un pasaje de tren? Sólo en un bus puede viajar gente tan rara… Estábamos entrando a la ciudad. Salvado por la campana. Miró por la ventana poniéndome media teta en la cara y dijo: «Bueno, pues parece que ya llegamos… y con la conversación tan agradable que estábamos teniendo, ¿verdad?». La gente se fue levantando y ella se despidió con dos besos y su tarjeta de presentación. Disimulé como si tuviera que coger mis cosas y me esperé hasta el último momento para que se me bajara el Boeing 747 que estaba a punto de despegar y así poder abrazar a mis padres sin que se asustaran.

Respiré hondo y, sin que me viera el conductor, me quité los zapatos y me senté encima de mis talones utilizando el viejo truco heredado de mi padre. Funcionó, me levanté como si allí no hubiese pasado nada y salí por la puerta del bus saludando a mi familia como cualquier persona. Abracé a mis padres como si viniera de la guerra. La pesadilla había acabado, ésta era la última prueba. Sólo el penitente pasará, sólo el penitente pasará. El cáliz de la juventud eterna era mío.

Era un hombre nuevo, libre y circuncidado. Tenía el mundo a mis pies.

Se puede FOLLAR teniendo FIMOSIS?

XArcadia2661Hace 3 años1Claro, pero tu si la tienes tranquilo que ni siendo un pivón vas a mojar el churro. 1 VOTOInfernalius3091Hace 3 años2Si, pero en tu caso ya puedes irte olvidando. Thenikobellic1779Hace 3 añ[email protected] Sí, sí quieres que te explote la punta del rabo, o te tengan que operar de urgencia porque se te a infectado la cola. Conclusión cortatelo tu o que te lo rebane otro. TYGER14300Hace 3 años4Que más te da? No vas a follar de todas maneras…………………… 1 VOTOXxsuekilloxx12989Hace 3 años5Todo es arriesgar y jugar,y luego respondes preguntas! Humble4302Hace 3 añ[email protected] Eso es lo que se le llama una parafimosis no? 1 VOTO Desorden8576Hace 3 años7Por poder se puede. Eso sí, si le pones mucho énfasis es probable que el frenillo decida romperse y acabe pareciendo eso la escena de un crimen. Yo conozco a un iluminado que le pasó y a día de hoy seguimos riéndonos cada vez que cuenta entre risas como apareció en el hospital con cara de susto, un dolor punzante y la entrepierna pareciendo una escena de Dexter. 2 VOTOSTGR112Hace 3 años8Yo que tú iría al médico para asegurarme bien, es lo más que puedo decirte porque no tengo fimosis y de lo poco que sé no puedo decirte ni sí ni no a tu pregunta. 2 VOTOSThenikobellic1779Hace 3 añ[email protected] io k c no zoy 100tífico Ok ahora enserio, el nombre técnico no lo se, pero no folles teniendo fimosis, consulta a un urologo o arreglate el problema tu mismoEDITADO EL 26-03-2016 / 18:30 (EDITADO 1 VEZ) 1 VOTODannyHranica8389Hace 3 años10FOLLAR Reneco386Hace 3 años11Tú prueba a ver qué pasa, jiji. El que no arriesga no gana. Jack441655Hace 3 años12Si lo haces…..te vas a acordar tooooooooda tu vida EDITADO EL 26-03-2016 / 19:10 (EDITADO 1 VEZ) Shigero2925Hace 3 añ[email protected] Jajajaj, carajo, no me asustes al chaval. Por poder se puede, pero hay serias posibilidades de que te derive en una parafimosis sino gastas precaución. Ahora bien, que tampoco va a ser meterla y que te reviente, x’D. @Humble Tú hazme caso, que te lo dice alguien que la tiene y ha mantenido numerosas relaciones. Con un poco de cuidado de que al meterla no se vaya demasiado para bajo el prepucio, y que por otro lado no seas demasiado bestia, vas a poder sin ningún problema. No obstante, no te recomiendo que la chica sea la que se ponga encima tuya y te monte. Eso ya es mucho más peligroso y hay más posibilidades de que tengas algún que otro problema y acabes en el hospital. Lo mejor es operártelo cuanto antes y te quitas de preocupaciones, solo es un cortecillo, pero que si tienes la ocasión y no quieres esperar, no te hayas mayor drama y hazlo con cuidado, que ya te digo yo que se puede mientras que no vayas a lo salvaje. 3 VOTOSTimolex341Hace 3 años14Vas a tener que ver que grado tienes, por que si lo tienes demaciado apretado, podria romperse y se arruinara todo D: (yo tenia muy apretado, y aunque no tuve relaciones sexuales, las pajas dolian un cojon ) En cambio si tiene un nivel bajo, no creo que afecte mucho, solo ten cuidado. Podrias operarte, mas higienico y demas beneficios, aunque no podrias follar por un mes. Amma772Hace 3 años15Claro que puedes, solo que como estes muy muy, jajajajajaja pues duele, pero es un dolor vs gusto, y ya sabemos todos quien gana, jajjajajajjaa. Subir Grupo > -Learn to Say- > Se puede FOLLAR teniendo FIMOSIS?

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *