0

Foro embarazo 2016

«El gato, durante el embarazo, cuanto más lejos, mejor»

La persona que le diga esto no es una desalmada con los animales, sino que intenta protegerle de la toxoplasmosis. Esta enfermedad infecciosa se produce a causa de un parásito intracelular que afecta a los gatos y es capaz de causar malformaciones en el feto, pudiendo incluso llegar a provocar un aborto. No obstante, solo correrá peligro quien entable un primer contacto con la enfermedad durante el embarazo, puesto que una vez contraída se adquiere la inmunidad permanente. “Aunque el embarazo no es la mejor época para adquirir nuevas mascotas, no hay motivo para echar a la calle a las que se tienen en casa. Simplemente, debemos tomar medidas higiénicas preventivas, tales como no manipular las heces del gato sin guantes y lavar las manos después de acariciarlo”, afirma el doctor Manuel Albi.

Según el experto, la toxoplasmosis se manifiesta como una gripe normal, por lo que pasa bastante desapercibida, aunque también es poco frecuente. Si no está segura de haberla contraído en el pasado, debe llevar a su gato al veterinario para verificar que no tiene el parásito que la transmite. Para saber si ya es inmune, su médico le hará un análisis de anticuerpos.

«¿Tienes muchos ardores? Tu bebé va a ser peludo»

En 2006, un estudio publicado en la revista Birth, por un equipo de investigadores de la Universidad Johns Hopkins (Baltimore, EE UU), monitorizó el embarazo de 64 mujeres, de las que 28 presentaban ardores agudos o moderados. Pues bien: 23 de ellas acabaron dando a luz a bebés con más pelo que la media. Y de las 12 que no tuvieron ardores, diez alumbraron a niños sin cabello. Como matizan los autores del estudio, he aquí un claro ejemplo de que correlación no es igual a causa: los ardores no traen consigo el pelo, sino que las mismas hormonas del embarazo que contribuyen al crecimiento del pelo en el niño relajan los músculos que contienen los ácidos del estómago de la madre.

«Cansancio extremo por la mañana, niña en camino»

Según un estudio llevado a cabo en Suecia con 1,65 millones de embarazos, las mujeres que mostraron síntomas de hiperemesis gravídica (HG), náuseas y vómitos severos que producen deshidratación y pérdida de peso, son más tendentes a tener niñas que niños. «Aunque normalmente nazcan más varones, el 56% de los casos analizados de féminas con extremo cansancio por la mañana acabaron dando a luz a niñas», cuenta una de las autoras del estudio, Lena Edlund, de la Universidad de Columbia, en Nueva York. Como asevera el biólogo de la Universidad de Harvard David Hauig en New Scientist, esto no quiere decir que la HG determine el sexo del bebé. ¿Entonces? Según la publicación científica, hay una opción más plausible: que la hormona que causa la náusea es más alta en las mujeres que portan un bebé niña y que el propio feto femenino dispare los casos de HG. En cualquier caso, la asociación no es un disparate… aunque lo parezca.

Puedes seguir Buenavida en Facebook, Twitter, Instagram o suscribirte aquí a la Newsletter.

Cuando una pareja decide ser padres se enfrenta a un nuevo desafío: la llegada de un hijo que cambiará su situación actual. El estrés, los miedos y no saber cómo lidiar con todo puede ser el caldo de cultivo idóneo para que surjan peleas y discusiones que pueden llegar a convertirse en una crisis.

“La preparación para la llegada del bebé puede vivirse de manera diferente por ambos miembros: mientras que uno puede esperarlo con gran tranquilidad, el otro podría tener emociones como miedo, temor o angustia, lo que también afectará a la convivencia de la pareja”, explica Patricia Sánchez, socia cofundadora de Centro TAP. Tratamiento Avanzado Psicológico, quien señala que además la mujer podría tener molestias derivadas del embarazo (en el primer trimestre náuseas, falta de apetito o sueño y en el último cansancio, dolores de espalda o dificultades para dormir).

Diana Lozano, psicóloga clínica en el mismo centro, señala que ante el embarazo la pareja tiene un importante reto: el ajuste, es decir, la relación ha de ir evolucionando para encajar con lo que ambos miembros sienten y necesitan. “Cuando el ajuste no se da, pueden aparecer las dificultades o agravarse las ya existentes”, advierte.

Más comunicación, clave

Ambas señalan un punto de partida indispensable para alcanzar ese ajuste y evitar los conflictos: la comunicación. Los dos miembros de la pareja tienen que poder transmitir adecuadamente su situación física y emocional para que el otro le acompañe en sus necesidades. Además, deben aceptar que el embarazo no va a ser vivido exactamente igual por parte de los dos.

Los cambios que sufrirá la mujer durante la gestación y los síntomas variarán dependiendo de cada una, habrá algunas que se sientan llenas de vitalidad los nueves meses y que disfrutarán el crecimiento de la barriga, mientras que otras notarán cansancio retendrán líquidos y podrán agobiarse con la ganancia de peso.

“Por ello, de nuevo, la comunicación es la clave. Preguntar, comunicar qué se necesita, qué se espera ¡o qué se teme!”, afirma Lozano. “Es una forma para que las parejas se acerquen y para que los hombres, en este caso, puedan compartir el embarazo de sus parejas, ser más participes del proceso y acompañarlas con más acierto”.

Otro aspecto que puede generar conflictos y donde la comunicación juega un papel determinante es, según Lozano, manejar las situaciones en las que los miembros de la pareja estén en puntos diferentes, ya que puede generar mucho desequilibrio. Éstas pueden ser, por ejemplo, cuando una de las dos personas está centrada en lo práctico o lo logístico y la otra está pensando cuál va a ser su planteamiento educativo tras el nacimiento del bebé.

“Otro aspecto a considerar es el ajuste de los tiempos de los miembros de la pareja. La llegada de un bebé exige reorganizar los tiempos, la dedicación a los cuidados del bebé no necesariamente estará equilibrada y esto será especialmente significativo en madres lactantes que suelen pasar más tiempo con el bebé. La falta de consenso sobre el reparto de los cuidados de la casa, el hijo/s, el trabajo, o el tiempo personal, puede ser una fuente de conflicto”, añade Sánchez.

Ante estos cambios la actitud del hombre debe ser de apertura, deben asumir que hay cosas que no van a entender, ya que no las están experimentando, y que pueden quedarse perplejos ante determinadas situaciones. Tal y como apostilla Lozano, tienen que dejar de lado el mito de que las mujeres embarazadas son bombas de hormonas que reaccionan de forma impulsiva y sobredimensionada.

¿Se puede ver afectada la sexualidad de la pareja?

El embarazo no afecta negativamente a la sexualidad, pero sí puede verse alterada, especialmente en el tipo de prácticas que se realizan.

“Es importante en este sentido probar, valorar qué posturas resultan más cómodas para la pareja, porque aunque algunas de ellas podrán mantenerse, otras en cambio, sobre todo cuando el embarazo está muy avanzado, puedan resultar casi imposibles”, recomienda Sánchez. Así, “será una buena oportunidad para experimentar prácticas y posturas novedosas que quizás la pareja no había incorporado a sus encuentros y resultan igualmente placenteras”.

Una vez que el bebé nazca, los cambios continuarán, por lo que el ajuste se hará más necesario que nunca.

En definitiva, Lozano hace hincapié en “comunicar, pedir, negociar y llegar a acuerdos para construir un modelo de pareja (en este caso, con hijos), de familia y de crianza satisfactorio y positivo; para que, contando con estas herramientas, se consiga que los cambios sean vividos como una oportunidad para el crecimiento y el avance, y no como una amenaza”.

Ver también:

Nutrición para corregir las náuseas en el embarazo

Ocho preguntas frecuentes sobre el aborto espontáneo

Yoga prenatal: ventajas para el embarazo

En el caso de que se detecte algún problema, la paciente deberá volver a la consulta al mes de terminado el tratamiento «para comprobar que se ha conseguido la salud gingival», apunta. Asimismo será necesaria una tercera visita en el tercer trimestre del embarazo «momento en el que se produce el pico de máxima intensidad y frecuencia de la gingivitis», destaca Santacruz.

Cepillos, pastas y enjuagues bucales

Sobre el cepillo de dientes más indicado para este periodo, de forma general, «se aconsejará un cepillo de cabeza pequeña, que evitará las náuseas y vómitos, y de dureza media».

También será recomendable el uso de un cepillo eléctrico «con control de presión y rotatorio-oscilante». A esto hay que sumar el uso de seda o cepillos interproximales.

En cuanto al tipo de pasta de dientes y enjuagues bucales, la experta aconseja el uso de la que más se adapte a las necesidades de restablecimiento de salud oral del paciente.

Así, «en pacientes con caries y en presencia de náuseas y vómitos «se aconsejará una pasta fluorada, al menos dos veces al día. Esto es importante porque ante estas situaciones pueden aparecer erosiones dentales y mayor riesgo de caries».

Ante el riesgo combinado de erosión, caries y gingivitis en estos pacientes, muchos expertos destacan los dentífricos con fluoruro de estaño estabilizado como eficaces para este problema.

Concretamente frente a la erosión, una reciente publicación de la Federación Europea de Odontología Conservadora (EFCD) concluye que «sólo el estaño ha demostrado actividad preventiva ante este problema» .

Ante la variedad de enjuagues bucodentales que hay en el mercado, Santacruz informa: «Se pueden utilizar los que tienen clorhexidina, cuando estén indicados por el profesional, y como coadyuvante a los tratamientos de gingivitis y periodontitis».

Además, existen otros que también han demostrado seguridad y eficacia. En todo caso se aconsejarán siempre los que no tienen «alcohol».

Para profundizar en estos asuntos, recientemente la Federación Europea de Periodoncia ha publicado unas guías con información detallada y actualizada sobre el cuidado y prevención de la salud oral de la paciente embarazada. Estas guías están dirigidas tanto a profesionales como a público general y se pueden consultar y descargar en aquí.

“Y como preparación para el nuevo miembro de la familia que está por llegar, en este link encontrarás una información esencial para el cuidado de la boca de tu bebé publicada por el Colegio de Odontólogos de Madrid (COEM):

Mujeres embarazadas: ¿Qué parte del seguro se activa antes, durante y después del parto?

El embarazo es considerado una de las etapas más bonitas que una mujer puede experimentar, pero conlleva una gran responsabilidad que comienza, incluso, desde antes de tener la noticia del bebé.

Controles, chequeos, consultas e incluso hospitalizaciones son algunos de los servicios médicos que la madre necesitará.

Debido que es importante que ambos padres conozcan las coberturas y exclusiones a las que tienen acceso, ya sea que cuenten con un seguro o estén afiliados a una EPS, el ABC del Seguro de Pacífico te los explica para que lleven un embarazo controlado y tranquilo.

1. Previo al embarazo.
Lo ideal es que antes de empezar con el embarazo te asegures que todo está bien contigo. Por ello, es recomendable que te realices el chequeo ginecológico. Así podrás descartar enfermedades o detectarlas a tiempo.

En esta etapa también debes elegir donde te vas a atender y a tu ginecólogo. Recuerda que el costo de los establecimientos de salud varían según tu plan de EPS o seguro.

2. Si ya estás embarazada.
Una vez confirmado el embarazo debes empezar con los controles del embarazo lo antes posible, así estarás tranquila al monitorear el buen estado del bebé.

Asimismo, verifica que tu seguro de salud cubra las emergencias propias de tu estado, como complicaciones en la gestación o del parto.

Además, es un plus si cuenta con un programa de Salud y Bienestar Maternidad, que también incluya el curso de preparación para el parto
– Psicoprofilaxis.

3. Acercándote al parto.
Una vez que te estés cerca a la fecha posible, tu ginecólogo evaluará cual es la mejor vía del parto (natural o cesárea).

Al llegar a esta etapa ya deberías haber elegido la clínica en la que darás a luz, por ello considera cómo está equipada ante emergencias, ya que en algunos casos podrías necesitar hospitalización por riesgos que puedan surgir o por el esperado momento del parto.

En ese sentido, toma en cuenta los beneficios a los que accedes a través de tu seguro o EPS, ya que dependiendo del producto o plan al que estás afiliada, los precios variarán.

Considera que si no contaras con estas coberturas, el costo de un parto en una clínica privada va entre los S/ 5,000 y S/ 10,000.

4. Llegó el bebé.
Los primeros meses del bebé son claves en su desarrollo y debes llevarlo a sus controles para saber si se está desarrollando con normalidad.

Con un seguro de salud, si bien es cierto que en algunas atenciones requieren de un copago, el costo es menor comparado si no se contara con él. En este caso también es muy útil si cuentas un programa Niño Sano para las atenciones del bebé.

Desde que en el año 350 antes de Cristo, Aristóteles hablara ya de la receptividad del feto a factores externos, numerosos estudios, especialmente desde mediados del siglo XX, han demostrado los beneficios de la estimulación prenatal en el número de conexiones neuronales del bebé intrauterino. Así, por ejemplo, científicos, como el doctor Thomas R. Verny, autor de La vida secreta del niño antes de nacer y fundador de la Asociación de Psicología Pre y Perinatal de Norteamérica, han corroborado que los bebés que son estimulados durante su estancia en el útero presentan, entre otros beneficios, una capacidad de aprendizaje mayor, duermen mejor, están más tranquilos, tienen mayores tasas de éxito con la lactancia materna y muestran al nacer una mayor capacidad para calmarse cuando oyen sonidos que les resultan familiares de su paso por el útero materno.

El feto tiene suficientemente desarrollado su sistema auditivo a partir del tercer mes, que es cuando empieza a ser capaz de captar sonidos intrauterinos como los latidos del corazón de la madre, los sonidos respiratorios o la voz. Es entre el quinto y sexto mes es cuando comienza a escuchar también sonidos del exterior, desde la voz de los padres o hermanos hasta la música que ponemos en casa. “Saber que el bebé nos escucha desde ese momento nos puede servir para empezar a establecer el vínculo afectivo con él, para que sienta la conexión con sus papás, para que sepa que es importante y nos interesa su desarrollo”, afirma Macarena Chías, psicóloga, psicoterapeuta y subdirectora del Instituto Galene.

Desde los años ochenta, para estimular el sistema auditivo del feto, se han desarrollado diferentes sistemas como el de Estimulación Firstart o el Baby Plus, que consisten en unos auriculares o altavoces colocados sobre el vientre de la madre. Los beneficios del primero fueron puestos a prueba con un estudio conjunto del Departamento de Psicología Evolutiva de la Facultad de Psicología de la Universidad de Valencia y de la Unidad de Preparación al Parto del hospital La Fe. Se establecieron dos grupos compuestos por 300 embarazadas cada uno. El primero de control y el segundo experimental del sistema Firstart. Tras un seguimiento a los bebés desde el nacimiento hasta los cuatro años, los autores de la investigación constataron que había diferencias significativas entre los niños de ambos grupos, ya que aquellos cuyas madres habían utilizado el método de estimulación auditiva mostraban un mejor desarrollo lingüístico, psicomotricidad fina y gruesa y coordinación somato-sensorial.

Leer al bebé durante el embarazo

Fruto de este conocimiento y de un trabajo personal que le permitió descubrir “la importancia de la etapa prenatal en nuestro desarrollo como personas”, Teresa Arias, terapeuta, escritora y cofundadora de la editorial de literatura infantil Emonautas, empezó a dar forma a Burbujas, un libro pensado para leer al bebé durante el embarazo con el que la pequeña editorial madrileña acaba de dar la bienvenida a su colección Cuentos de mamá Lúa, la primera que nace con este fin específico, el de crear libros para fomentar el vínculo prenatal entre madre e hijo. “La opción de comenzar a crear vínculos y comunicación con el bebé a través de los cuentos desde un momento tan temprano me pareció una bonita oportunidad. Además, el nombre mismo de la colección también es algo muy personal para mí, pues es una manera de poder recordar siempre a Lúa, mi bebé. Un pequeño gesto capaz de transformar la experiencia triste y dolorosa de un aborto, en algo tierno y lleno de esperanza como puede ser la lectura compartida de cuentos durante el embarazo”, explica.

Libro ‘Burbujas’.

Burbujas es una historia que habla del espacio personal de cada persona, un espacio que, según la autora, comienza a formarse, diferenciarse y nutrirse ya en el útero materno. “Todas las personas tenemos ese espacio y eso es algo que nos hace únicas, irrepetibles y completas. Es un espacio que iremos decidiendo con quién y cómo compartir a lo largo de nuestra vida, y que deberemos cuidar y respetar en nuestras relaciones con los demás. Es por ello por lo que creo que ‘Burbujas’ trasmite uno de los mensajes más importantes que cualquier bebé debería recibir de sus padres antes de nacer: el de vivir sintiéndose respetado, aceptado y amado incondicionalmente”, reflexiona Teresa.

Un respeto, un amor incondicional y un “sentirse parte de” que los bebés, incluso ya en el útero materno, necesitan sentir tanto como cualquiera de nosotros. “En su desarrollo en el útero el bebé necesita sentirse aceptado, querido, acompañado en su crecimiento, que le digamos lo contentos que estamos de que esté con nosotros”, argumenta Macarena Chías. La psicoterapeuta destaca la importancia de que le transmitamos estos sentimientos. Y para ello, en el caso de los padres que creen que no tienen suficientes recursos para conectar con su bebé, “un cuento puede ser la mejor manera para hacerlo ya que será un modelo para ellos en el que poder apoyarse para lograr esa conexión. Y muy posiblemente, cuando el bebé crezca, ese cuento será importante para él”.

Con tanta investigación al respecto y siendo tan beneficioso como parece, resulta llamativo que exista todavía tan poca literatura enfocada a este momento vital. Para Teresa Arias, en una sociedad tan visual y tecnológica como la nuestra, “parece como si de alguna manera nos hubiésemos acostumbrado a prestar atención solo a aquello que vemos”. En ese sentido, la autora de Burbujas considera que como sociedad “aún no hemos llegado a ver el mundo emocional que pueden tener esos bebés a los que aún tampoco podemos ver si no es a través de otra pantalla, la del ecógrafo”. No obstante, cree que es positivo que los padres empiecen a prestar cada vez más atención a los niños y a sus emociones a partir de su nacimiento. Emociones que, sin embargo, y como nos recuerda, “existen desde mucho antes”.

¿Cómo debe ser un libro para leer en el embarazo?

¿Y cómo debe ser un libro pensado para leer al futuro bebé durante el embarazo? Para Macarena Chías, desde un punto de vista más psicológico, es fundamental que el cuento “le transmita lo importante que es, la ilusión que nos hace su llegada, el amor incondicional que vamos a tener por él, sea como sea, y el respeto que vamos a mostrar siempre por sus necesidades y sus ritmos”. Para Teresa Arias, por su parte, “lo más importante es que sea un cuento que le guste a la propia mamá, ya que de esta forma podrá compartir y transmitirle calma, amor y disfrute a su bebé”. Y luego, a nivel más técnico, considera necesario que el texto sea “sencillo, rimado y con cierta musicalidad” para ayudar a que el bebé lo escuche mejor “ya que parece que son más sensibles al tono emocional y rítmico de la voz”.

“Leemos cuentos a los niños durante toda su infancia. ¿Por qué no empezar a hacerlo durante la gestación si ya tienen capacidad de oír y sentir? ¿No os parece un bonito comienzo de la historia?”, se pregunta la cofundadora de Emonautas. Y sí, puede que la literatura sea un buen comienzo, la mejor de las herramientas “para comenzar a crear vínculos con el bebé, para transmitirle que ya forma parte de la familia, que nos importa, que le queremos y que disfrutamos compartiendo nuestro tiempo junto a él”.

Puedes seguir De mamas & de papas en Facebook, Twitter o suscribirte aquí a la Newsletter.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *