0

Freir pimientos de padron

Cómo freír pimientos del Padrón, unos pican y otros no

Los pimientos del Padrón, unos pican y otros no, o en gallego Os pementos de Padrón, uns pican e outros non, como más te guste decirlo, son originarios del huerto de la parroquia del pueblo gallego de Padrón, en La Coruña y se trata de una variedad de pimiento verde pequeño, de entre 3 a 5 cm generalmente.

Aunque el dicho sea así, la verdad es que en los últimos años cada vez se encuentran peor los que sí pican, aunque siempre recordaré la calva de mi padre roja y sudando después de comer uno de esos buenos buenos que te dejan la boca echando llamas como si fueras un charmander. Seguramente esto se deba a las formas de cultivo actuales, ya que el pimiento genera su picor produciendo un compuesto que le sirve de defensa ante ataques externos, como los insectos. Además, los pimientos que suelen llegar a los supermercados son de fuera de Galicia, incluso de Marruecos. Siempre que puedas compra el producto gallego, sin duda se nota el sabor.

Se suelen servir después de freírlos y echarles sal abundante por encima. Esta es una receta sencilla sencilla, que te servirá por ejemplo como un buen entrante para una cena.

Tiempo de elaboración

10 minutos

Ingredientes

  • Pimientos del padrón (un puñado por persona puede estar bien)
  • Sal y aceite

Elaboración de los pimientos de Padrón

Deberemos limpiar con agua los pimientos y secarlos bien para evitar que salte aceite cuando los friamos.

Para evitar que mientras se estén friendo se hinchen y terminen explotando quemándonos con el aceite caliente (si te salta aceite corre a poner la quemadura debajo de agua fría), cortamos un poco el pimiento en la parte superior, justo por debajo del rabito.

Cortando los pimientos del Padrón para evitar que se hinchen cuando los friamos

Calentamos aceite abundante en una sartén y cuando esté caliente añadiremos los pimientos. Bajamos un poco el fuego con cuidado de que no se nos quemen los pimientos y después de un par de minutos los damos la vuelta. Se tienen que poner doraditos por todos los lados, que se hagan poco a poco, no tengamos el fuego muy fuerte.

Cuando estén listos los sacamos a un plato con un papel de cocina para escurrir bien todo el aceite sobrante.

Echamos sal gorda abundante por encima y listo, plato terminado. Solo falta servirlos en un plato nuevo y a disfrutar.

Como consejo, estos pimientos pueden acompañar a platos de carne, un buen filete por ejemplo, y añadir una ración de patatas fritas.

Otra opción es añadir unas rodajas de queso e incluso algo de membrillo.

Y todo, por supuesto, con una copita de vino tinto o blanco, depende de con qué lo acompañes ;P

¿Te ha gustado? ¿Tienes alguna experiencia con el maldito pimiento picón?

Freír pimientos de Padrón, esos que pican dependiendo del que te toque, es un arte que no todo el mundo domina. Especialmente, aquellos que se protegen el cuerpo totalmente para evitar las ardientes salpicaduras del aceite que pueden terminar por provocar una quemadura más que considerable.

Este tipo de pimientos es uno de los mejores acompañamientos para carne. También pueden tomarse como aperitivo y están llenos de propiedades. Sin embargo, ¿cuál es el secreto para freírlos sin terminar en urgencias? A continuación, te ofrecemos los trucos más útiles para poder conseguir tu objetivo de preparar un buen plato de pimientos de Padrón sin poner en riesgo tu salud. Descubre la fórmula secreta y disfruta de un alimento tan sano como sabroso.

Tiempo de preparación: 15 minutos Dificultad: Media Coste: Económico Comensales: 4

Pimientos de Padrón crudos. (iStock)

  • 40 pimientos de Padrón
  • Sal gorda
  • Aceite de oliva

Elaboración

1. Lava bien los pimientos y sécalos lo mejor posible.

2. Pon a calentar el aceite. En cuanto esté a temperatura media-alta, añade los pimientos.

3. Sácalos de la sartén a un plato con papel absorbente. Pásalos a un plato limpio, añade sal gorda y a comer.

Y hasta aquí la forma más habitual de freírlos. Sin embargo, hay expertos que aconsejan hacer un pequeño corte vertical en la parte superior para que no exploten. Algunos prefieren usar el aceite bien caliente para meter los pimientos casi vuelta y vuelta y servirlos de inmediato.

Otros apuntan que es mejor añadir los pimientos cuando el aceite está templado y así lograr freírlos correctamente por ambos lados. No falta quien indica que es recomendable abrirlos para quitarles las semillas, aunque esto solo provoca un exceso de aceite poco recomendable.

Uno de los trucos que nos parecen más efectivos es el de poner el aceite a calentar con el fuego al máximo para, segundos antes de añadir los pimientos, bajarlo al mínimo. Así se consigue que la fritura sea homogénea. Algunos cocineros indican que si se les añade la sal en crudo es más fácil conseguir que no salpiquen.

Es importante recordar que los pimientos también deben freírse por dentro para conseguir que su textura sea mucho más adecuada. Recuerda que debes comprar los verdaderos pimientos de Padrón, suelen llevar un sello de calidad, y no esos pimientos pequeños que reciben el mismo nombre aunque no tengan, ni por casualidad, el mismo sabor.

Este aperitivo se ha convertido en una forma más que recomendable de empezar una comida. Ahora que tienes varias opciones para prepararlos sin peligro, se te acabaron las excusas para servirlos. Seguro que sorprendes a tus amigos o familiares con un plato de una exquisitez que no deja a nadie indiferente. Suerte y que no toquen los más picantes.

Pimientos de Padrón. ()

Truco final

Aunque pueda parecerte un atentado contra la tradición gastronómica española, no estaría de más cambiar el aceite de oliva por el de girasol. Aparte de que se calienta antes y no guarda tanto el calor, respeta mucho más el sabor original del pimiento.

Santiago: En Padrón no hay debate: los pimientos se fríen sin tallo

Facebook 0 Twitter 0 WhatsApp 0 Comentarios 0 La Voz de Galicia uxía lópez
Padrón / la voz 14/07/2019 18:07 h

Consumir pimiento de Herbón, siempre, pero ¿freírlo con rabo o sin él? En Padrón, zona de producción del cultivo, no hay lugar a debate: sin rabo. Tanto da a quien se le pregunte: productores, hosteleros… incluido el máximo responsable del Clúster Turismo de Galicia, el padronés Cesáreo Pardal. Él mismo recuerda que en el reciente encuentro internacional de cocineros, organizado por la Xunta en la Cidade da Cultura de Santiago, varios con Estrella Michelín en sus restaurantes reconocieron que el sabor del pimiento sin rabo cambia mucho y «está máis rico». «O rabo é igual a herba», asegura Pardal.

El vecino de Padrón habla de que está demostrado que, tras freír cientos y cientos de pimientos con rabo, este le mete aceite al producto y le da un «sabor amargo». Cesáreo Pardal es consciente de que al turista le gusta que el pimiento tenga el rabo, por la gracia de comerlo cogiéndolo por el pedúnculo, pero añade que «o que entende un pouco sabe que mellor sen rabo e o que os leva servindo de sempre xa o fai así».

Así lo confirman importantes productores, como Pementos Evangelina y Gómez, Carmucha o la Sociedade Agraria de Transformación A Pementeira, todos ellos adheridos a la Denominación de Orixe Protexida (DOP) Pemento de Herbón y que defienden que hay que freír el pimiento sin rabo. Desde Pementos Carmucha, José Manuel Ferro explica que el rabo es el «cordón umbilical do pemento e, ao fritilo, funciona coma unha inxección metendo o aceite dentro do pemento e dándolle un sabor agrio a herba».

La presidenta de la sociedad A Pementeira, Milagros González, asegura que siempre lo recomiendan freír sin rabo y así lo recogen en la receta tradicional que está en la bolsa con la comercializan sus productos.

Sin rabo lo fríen desde siempre en la Pulpería Rial de Padrón en la que, cada día, uno de sus titulares, José Manuel Rial, le saca el rabo a los pimientos que, en su negocio, se sirven por cientos y, pese a ello, no desisten de hacerlo así. Y le saca el pedúnculo a mano y con otro rabo, el de una cuchara de café porque, según explica Rial, el cuchillo «pode cortar o pemento». En su local un cartel lo ilustra muy claro: el pimiento es pimiento y el rabo es hierba.

También en La Voz

El joven que murió al caer de un muro en Avión soñaba con ser chef

La Voz de Galicia La Voz

XOAN CARLOS GIL

Investigan la muerte de un cirujano en una sala de descanso del hospital Cunqueiro de Vigo

La Voz de Galicia La Voz

«¡Hostia, pilotes!»: ¿Quién es Miquel Montoro y por qué todo el mundo habla de él?

La Voz de Galicia M.V.

Conoce nuestra newsletter con toda la actualidad de Santiago

Hemos creado para ti una selección de noticias de la ciudad y su área metropolitana para que las recibas en tu correo electrónico. Descubre nuestro nuevo servicio.

Votación

Pocos platos hay que definan mejor la sabiduría de nuestro país en lo que a tapas se refiere. La variedad de la oferta gastronómica en las diferentes regiones tiene, al llegar a Galicia, una de sus más conocidas expresiones en los pimientos de padrón fritos. Una tapa que nos encanta y que queríamos ayudarte a preparar.

Ingredientes:

  • 300 gramos de pimientos de padrón
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Cuando compres el ingrediente principal para tu receta de pimientos de padrón fritos tienes que tener en cuenta la etiqueta. Si eres un purista de las tapas, tendrás que seleccionar cuidadosamente un producto con Denominación de Origen certificada. Huye de las imitaciones que se comercializan bajo el nombre “pimientos tipo padrón”, porque una cosa es
    el tipo y otra el producto original.

    Normalmente, los pimientos de padrón pican, mientras que otras variedades similares tienen un sabor igualmente delicioso, pero les falta esa alegría que pone el encontrarse, de repente, con uno que te sube los colores y los calores.

    Elaboración:

    Resulta imprescindible lavar bien los productos que vamos a consumir, aunque se vayan a cocinar. Sin embargo, en el caso de la preparación de la receta de pimientos de padrón fritos necesitas observar una precaución. El método de elaboración es la fritura a fuego fuerte y este tipo de proceso es incompatible con el agua. De hecho, el no secar bien los pimientos de padrón después de lavarlos podría aumentar el riesgo de quemaduras por salpicadura. Los restos de agua al contacto con el aceite rusiente saltan despedidos de la sartén a gran velocidad. Imposibles de esquivar así que,
    ya sabes, a secar concienzudamente.

    Y si los pimientos que vas a usar habían estado congelados, deberás extremar las medidas de seguridad, por esta misma razón.

    Ahora sí, para preparar unos pimientos de padrón fritos de categoría necesitas seguir los siguientes pasos:

    1. Calienta aceite de oliva en una sartén a fuego fuerte. Añade sal al aceite y espera hasta que coja temperatura.
    2. Cuando veas que el aceite ya está lo suficientemente caliente, incorpora los pimientos de padrón.
    3. Baja el fuego a una intensidad media y déjalos unos minutos, mientras los vas volteando con ayuda de una cuchara de madera.
    4. Verás que la piel se va separando del pimiento, con pequeñas burbujas, y que, por algunas zonas, se van tostando y adquiriendo un tono más oscuro.
    5. Es el momento de sacarlos y dejarlos sobre papel absorbente. Listos para degustar tus pimientos de padrón fritos.

    admin

    Deja un comentario

    Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *