0

Garbanzos cocidos de bote

Puchero andaluz

Elaboración

En primer lugar, para preparan un cocido andaluz debemos remojar los garbanzos durante la noche anterior,deben estar toda la noche en abundante agua.

En segundo lugar, picamos la cebolla y los ajos. Cortamos las zanahorias en rodajas de 1 cm de grosos. Las patatas las cortaremos en trozos de 4 cada una. Limpiamos las judías verdes y las cortamos por mitad.

En tercer lugar, troceamos también la calabaza, en trozos medianos. Tomamos una olla y ponemos todos los ingredientes, a excepción del chorizo, las judías verdes, la morcilla, la calabaza, la berza y el pimentón ,que los reservaremos para más adelante. Cubrimos de agua la olla y

A continuación, dejamos que estos ingredientes hierban durante 90 minutos. Desespumamos, pues en esta espuma están las toxinas que pudieran tener las verduras y los garbanzos. Añadimos los ingredientes que faltan y dejamos a cocer unos 20 minutos. Estos últimos ingredientes son los que menos cocción necesitan.

Por último, cocidos todos los ingredientes, sacamos el caldo, para preparar una sopa, a la que añadiremos una ramita de hierbabuena. El cocido andaluz se sirve en tres platos; la sopa por un lado, la carne en otro y la calabaza, la herba y los garbanzos por otro. ¡Listo para comer!

  • Preparación: 20 min
  • Comensales: 3
  • Tipo de comida: Plato principal
  • Tipo de cocina: Mediterránea

Tienes poco tiempo, te preocupa cuidar tu alimentación y no tienes ni idea de cómo resolver el asunto. Ahí es donde entra tu nueva receta aliada: salteado de setas. Comida casera, rica y amable con tu bolsillo. Veamos pues cómo hacer setas salteadas.

Ingredientes

Para las setas salteadas

  • Setas shiitake, 450 g
  • Bote de garbanzos, 400 g
  • Ajo, 3 dientes
  • Tomate rallado, 2
  • Vino blanco, 100 ml
  • Aceite de oliva, 4 cdas.
  • Sal, al gusto
  • Pimienta, al gusto
  • Perejil, opcional

Condimentos

  • Pimentón de la Vera, 2 cdta.
  • Comino, 2 cdta.

01: Sofreír todos los ingredientes

Añadimos cuatro cucharadas de aceite de oliva a una cacerola o sartén profunda. Fuego/potencia media.

Cuando el aceite de oliva coja calor, vamos a ir añadiendo todos los ingredientes por tandas: los dientes de ajo, las setas shiitake —podéis usar la variedad de setas que más os guste—, los tomates rallados, los garbanzos ya cocidos y la sal y pimienta al gusto.

Ingrediente que echamos, ingrediente que removemos primero y sofreímos entre dos y tres minutos.

02: Agregar condimentos al salteado de setas

Añadimos dos cucharaditas de pimentón de la Vera y otras dos cucharaditas de comino.

Removemos bien.

03. Agregar vino blanco y reducir

La parte final. Echamos el vino blanco y mezclamos todo bien.

Con ayuda de una cucharada de madera, nos interesa despegar todo lo que haya en el fondo de la sartén o cacerola para luego integrarlo de nuevo.

Dejamos reducir y evaporar el alcohol cinco minutos a fuego/potencia media.

04: Servir las salteado de setas

Un clásico de la olla al plato.

Opcionalmente, podemos añadir perejil fresco por encima y un chorrito de aceite de oliva que intensifica el sabor.

Resultados

El salteado de setas es una receta fácil para cocinar setas que saca de cualquier apuro. Podéis complicaros todo lo que queráis con su confección, preparando salsas adicionales, empleando distintas variedades de setas o elaborando un sofrito más complejo y de varios ingredientes.

Por el contrario, si buscáis simplificación, las setas no necesitan más que un humilde sofrito y saltearlas un poco. Para este salteado de setas basta con tener a mano ajo, las propias setas y los garbanzos.

La riqueza y número de ingredientes para hacer unas salteado de setas solo depende de vuestra ambición. Los salteados clásicos tienen una base de ajo y perejil que nunca falla en la gastronomía española.

Los condimentos que hemos escogido remiten a guisos más propios de Andalucía, pero es evidente que podéis sustituirlos por los que más os gusten. Es muy importante que disfrutéis y aprendáis en la cocina probando combinaciones que os satisfagan.

¿No queréis garbanzos? Pues nada, malabares de ingredientes: podéis añadir gambas, tofu, seitán o verduras variadas. La cebolla, los pimientos y los espárragos van de lujo para esta aventura culinaria.

Si preparamos el salteado de setas con garbanzos, como os hemos enseñado hoy, sí que os recomendamos que haga de plato principal al mediodía. Parece que no, pero sacia mucho y nunca se debe subestimar el poder de la legumbre.

Otra opción es servirlo en pequeñas raciones como una tapa o un entrante para dejar espacio a un segundo plato.

Para terminar, lo único que tenéis que tener en cuenta es la correcta limpieza de las setas. Y por descontado, si queréis cocer garbanzos en casa —los nuestros ya venían cocidos de bote—, seguid las instrucciones del fabricante, mirad si necesitan remojo, horas de cocción, etc.

¿Cómo hacéis en casa el salteado de setas? ¿Añadís salsas tipo asiáticas o las preparáis al estilo mediterráneo? ¿Y qué tipo de setas son las que más os gustan?

Os esperamos en Facebook e Instagram, siempre receptivos ante vuestras historias gastronómicas. De momento, a saltear setas.

Recetas de Garbanzos

Así que ya sabes, atrévete a cocinar estas magníficas recetas de este recopilatorio y deja impresionados a tus invitados. Recuerda, compartir tus resultados con la comunidad de Gallina Blanca y demuestra lo cocinillas que estás hecho.

Si todavía no has tenido suficiente con los garbanzos, te recomendamos preparar un rico postre de tarta de manzana como complemento a una deliciosa comida.

Los garbanzos parecen solo un humilde alimento, pero son muy populares, desde hace siglos, en la gastronomía mediterránea, en la de la India, donde es muy utilizado para hacer harinas, y en la de Oriente Medio. En España son protagonistas fundamentales de esa cocina a fuego lento con la que nuestras madres y abuelas nos hacían aquel puchero o potaje de garbanzos, siempre tan sabrosos y llenos nutrientes. Es que las legumbres deben tener una presencia cotidiana en nuestros menús, no se las deben reemplazar por otras comidas menos saludables. Además, nos brindan muchas ventajas. Son baratas, se conservan fácilmente, nos aportan hidratos de carbono, fibras naturales, vitaminas y minerales. De manera que es necesario revalidar las comidas con garbanzos, no solo a través de esos platos clásicos, sino también incorporándolos a los de la cocina moderna.

Los garbanzos son esenciales en muchos platos de la cocina tradicional española, como el cocido madrileño, el clásico puchero, los potajes de vigilia hechos de garbanzos con bacalao, las berzas andaluzas o en la escudella catalana, siempre presente en las mesas navideñas. Pero con ellos también puedes elaborar recetas creativas y exóticas. Puedes hacer ensalada de garbanzos, cuscús, hummus, falafel, crema de garbanzos o consumirlos con un simple aliño. Recetas con garbanzos hay muchas, en esta página te ofrecemos una gran variedad de ellas.

Legumbres también en verano

Las legumbres no solo se deben consumir en invierno. Si bien es más común encontrarlas en los guisos o estofados, como la fabada asturiana o los callos con garbanzos, también pueden ser integradas en platos frescos y ligeros, ideales para el verano. Las legumbres son tan versátiles que con ellas se pueden preparar, por ejemplo, recetas con garbanzos, fáciles de hacer y aptas para llevarnos esa comida en el tupper al trabajo, a la playa o a pasar un día de picnic.

Todas las legumbres son bajas en grasas, ricas en proteínas vegetales, vitaminas y minerales. Si no se les añade grasa en exceso en su cocción y se la combina con alimentos o ingredientes sanos y de poco contenido calórico, como frutas o verduras, se logran platos ligeros, apetecibles, muy sanos y con un gran aporte de nutrientes. Con estas premisas se pueden preparar diversas recetas de garbanzos, como ensaladas, garbanzos tostados al horno, un snack saludable para picotear, crema o sopa fría de garbanzos, garbanzos salteados…

Las ensaladas con garbanzos son muy fáciles de hacer. Solo debes agregárselos a la ensalada que más te guste y aliñarla, por ejemplo, con una vinagreta hecha a base de limón. Además de muy rica, te quedará con un toque crujiente y será mucho más nutritiva. Otra opción para incluir estas legumbres en comidas muy prácticas para llevarte en el tupper es hacer tortillas o hamburguesas vegetarianas. Los garbanzos combinados con hierbas aromáticas, especias y verduras picadas quedan exquisitos y, con ellos, consigues platos muy completos.

Cómo cocer los garbanzos

Antes de ser cocidos los garbanzos se deben poner en remojo en agua, no muy fría, más bien un poco templada, con un poco de sal y durante, aproximadamente, doce horas. Luego se lavan con abundante agua para eliminar el posible olor generado durante esas horas que estuvieron en remojo. Para cocerlos se deben verter en agua hirviendo, para evitar su endurecimiento. Por la misma razón, si es necesario añadir agua durante la cocción nunca debe estar fría. Una buena opción es introducir los garbanzos al agua dentro de una bolsa de red, de esta manera se conservan mejor, con menos riesgo de que queden despojados de su piel o rotos. Si se cocinan en una olla exprés no demandará mucho más que veinte minutos, una vez que haya alcanzado la presión necesaria.

Una estrategia muy práctica es cocer una gran cantidad de garbanzos y reservarlos para ser utilizados durante la semana o, si los congelas, durante más tiempo aún. De esta manera ganas tiempo para cuando quieras preparar cualquier plato con estas legumbres. Porque recuerda que aquí te proponemos una multitud de recetas, garbanzos con espinacas, garbanzos con langostinos… solo tienes que optar por la que más te apetezca.

Por si no te decides te adelantamos esta receta para que hagas un puré de garbanzos al orégano. Saltea ajo picado en una sartén con un poco de aceite de oliva caliente, añádele zanahoria, apio y puerro, todo bien picado. Pon también una hoja de laurel y deja cocinar a fuego lento durante diez minutos. Luego agrégale los garbanzos, tomate frito y caldo. Puedes condimentarlo con pimienta a gusto y solo te quedará triturar todo hasta conseguir la textura deseada para tu puré. Si lo pretendes más ligero añádele algo más de caldo. Puedes servirlo acompañado de unos taquitos o ralladura de huevo duro. No olvides el nombre del plato, así que sazónalo con un poco de orégano. Ya tienes una guarnición para hacer más completo y delicioso a tu plato principal.

El viernes llegué a mi casa a las 15.30 muerta de hambre. Mi hermana pequeña se había quedado a dormir la noche anterior y para cenar, le había dado mi comida del viernes.

Así que abrí la nevera con la idea de tomar los garbanzos de bote con ensalada y 2 latas de atún de mi novio. Suelo tirar de ellas cuando se me acaba la proteina vegetal y no me ha dado tiempo de ir a por más.

Tenía dos opciones: escurrirlos y tomarlos con lechuga y atún; o hacer “algo” con ellos.

Hice lo segundo y en pocos minutos había creado un plato que te podrían haber servido en un buen restaurante asiático👌✨

Siempre me han parecido cutres los libros de cocina con recetas como “pan con tomate”, “champiñones a la parrilla” o “tortilla francesa”. Recetas que en mi opinión, nunca ha hecho falta explicar y que al final, acaban siendo un “relleno”.

Cuando abrí el blog, todas las recetas que preparaba iban cargadas de ingredientes y de horas y horas de preparación. Pensaba que si hacía algo simple, la gente no me tomaría en serio.

Poco después comprendí la verdad. La mayoría de las personas tiene muy poco tiempo libre y no quiere invertirlo en la cocina, ni comer mal.

Es por este motivo, que algunas de las últimas recetas se basan en ser lo más simple posible. Como por ejemplo, la del tofu marinado o la de las fajitas mexicanas.

La que tienes a continuación solo lleva garbanzos, especies y leche.

¿Quién lo diría, eh?

Si alguna vez llegas a casa con hambre, espero que te acuerdes de ella y disrutes de un fast food gourmet 😎

5.0 from 1 reviews Cómo hacer que los garbanzos de bote sepan mejor Tiempo de preparación 5 mins Tiempo de cocción 5 mins Tiempo total 10 mins Una receta lista en 5 minutos que hará que tu plato express sea mucho más sabroso Raciones: 3 Ingredientes

  • 400 gr. garbanzos cocidos y escurridos (1 bote)
  • Curry
  • Ajo en polvo
  • Pimentón picante
  • Hierbas provenzales
  • 40 ml. leche entera, vegetal o de coco

Instrucciones

  1. Escurre los garbanzos y mételos en un cazo.
  2. Añade las especies al gusto. Para no pasarte, no es recomendable más de 5 gr. de cada una.
  3. Vierte la leche y cocínalo todo a fuego medio durante 5 minutos, hasta que se hayan calentado e integrado todos los sabores.

Notas Es recomendable que decidas qué sabor quieres que predomine, si el del pimentón rojo o el del curry. Ponendo 5 gr. de las 2 te quedará un sabor muy fuerte. 3.5.3208

¿Te ha gustado la receta?

Ayúdame a difundirla entre tus contactos y quién sabe, tal vez alguien se anime a prepararla para ti 😉

Un potaje, un ‘humus’ y hasta un cocido pueden salir de su cocina en un santiamén y con todo el sabor del puchero de toda la vida. Garbanzo: sin remojos ni esperas. Cuatro recetas de alta cocina para principiantes con poco tiempo. Por Elena Tejero

En el siglo XIX se consumían tantos pucheros de garbanzos en España que Davillier, un romántico europeo de viaje por el país, escribió. Si pasáis a España, contad con que os servirán puchero trescientas sesenta y cinco veces al año y, si es bisiesto, una más . A partir de 1950, no obstante, y coincidiendo con la introducción en España de platos más sofisticados, se consideró el cocido un alimento de pobres , y no es hasta los noventa, con la fiebre de la dieta mediterránea, cuando el garbanzo vuelve a recuperar su esplendor. El garbanzo seco, sin embargo, tiene una pega. Ha de estar en remojo por lo menos 12 horas antes de ser cocinado. Pues bien, para eso esta nuestro nuevo amigo el garbanzo de bote. Nadie notará la diferencia.

RECETA DE GARBANZOS CON MAYONESA DE CURRI

Tiempo de preparación exprés. 5 minutos.

Tiempo de preparación normal. 8 horas de remojo + 1 hora de cocción + 10 minutos de enfriado + 5 minutos. Fácil.

Ingredientes. Un bote de garbanzos. Un huevo. Aceite de oliva suave. Una cucharada de mostaza americana. Una cucharada pequeña de curri. Sal.

Preparación

Paso 1. Primero lavamos muy bien los garbanzos y los ponemos a cocer un minuto en agua para que se les quite la rigidez del bote.

Paso 2. Escurrimos.

Paso 3. Para preparar la mayonesa, echamos el huevo entero en el vaso de la batidora y vamos añadiendo el aceite hasta que haya ligado y esté un poco espesa. En este momento añadimos la sal, la mostaza y el curri y corregimos según nuestro gusto.

Paso 4. Mezclamos los garbanzos con la mayonesa y servimos sobre una base de cualquier ensalada verde o de espinacas.

RECETA DE POTAJE DE GARBANZOS, ESPINACAS Y CHIPIRONES

Tiempo de preparación exprés. 15 minutos.

Tiempo de preparación normal. 8 horas de remojo + 1 hora y 15 minutos de cocción. Fácil.

Ingredientes. Dos botes de garbanzos en conserva, escurrido el líquido y lavados en un chino o similar (aproximadamente 400 g).100 g de espinacas congeladas. Ahora ya hay paquetes de espinacas que vienen separados en bloques de 100 g. Podemos sustituir también los dos anteriores por dos botes de garbanzos con espinacas. 4 o 5 chipirones limpios, como los que venden para hacerlos rellenos. Una cucharada de pimiento choricero. Un bote pequeño de tomate triturado. Dos dientes de ajo picados o ajo en polvo. Caldo de verduras.

Preparación

Paso 1. Escurrimos los garbanzos y los lavamos con agua para que se les quite el líquido del bote. Reservamos.

Paso 2. Ponemos aceite en una cazuela y rehogamos el tomate con ajo y una cucharada de postre pequeña de pimiento choricero o ñora en pulpa.

Paso 3. Cuando esté un poco frito, añadimos los chipirones y rehogamos hasta que estén blancos. Luego incorporamos a la mezcla los garbanzos y las espinacas descongeladas y le damos vueltas a todo un par de minutos.

Paso 4. Cubrimos con el caldo (solo cubrir) y dejamos hervir diez minutos para que se ablanden los garbanzos. Probamos y añadimos en su caso sal y pimienta.

RECETA DE COCIDO ( DE BOTE)

Tiempo de preparación exprés. 1 hora y 15 minutos.

Tiempo de preparación normal. 8 horas de remojo + 3 horas de cocción. Fácil.

Ingredientes. Un bote de garbanzos en conserva, escurrido el líquido y lavados (400 g). Una bandeja de preparado para cocido (100 g de tocino, un chorizo, una morcilla de cebolla pequeña, 225 g de carne de morcillo, un hueso de caña y un hueso de jamón). Un trasero de pollo o gallina (250 g). Una patata grande o dos pequeñas. Una zanahoria grande. Dos litros de caldo de pollo, jamón o puchero (con el de puchero o cocido, la sopa queda más densa, y con los otros, más clara). Fideos cabello de ángel. Opcional. Medio repollo.2 dientes de ajo grandes.

Preparación

Paso 1. Primero lavamos toda la carne y la ponemos a cocer en agua fría. Reservamos el chorizo y la morcilla para cuando echemos los garbanzos. Lo tenemos cociendo a fuego medio durante 45 minutos.

Paso 2. Pasado este tiempo, como todos los cocidos, lo desespumamos. Esto es, quitamos con un cucharón una capa de grasa blanca que se forma arriba, sobre todo en los bordes. Una vez desespumado, añadimos los garbanzos bien lavados al grifo, la morcilla, el chorizo, la patata y la zanahoria, cortadas en trozos grandes. Dejamos cocer todo 30 minutos más y listo. Si lo necesita, añadimos sal.

Paso 3. Para hacer el repollo, lo cocemos en un cazo aparte con agua, sal y un chorrito de aceite. Cuando esté bien blandito, lo escurrimos y salteamos en una sartén con aceite y los dos dientes de ajo cortados en láminas.

Paso 4. Pasamos el caldo a un cazo y lo ponemos a hervir, pues la sopa debe estar muy caliente. Cuando esté hirviendo, añadimos fideos de los de cabello de ángel y lo tenemos cociendo unos minutos hasta que los fideos estén transparentes. En otra fuente servimos toda la carne cortada en trozos con las patatas, las zanahorias y los garbanzos; todo, separado.

RECETA DE POTAJE DE “HUMMUS”

Tiempo de preparación exprés. 5 minutos.

Tiempo de preparación normal. 8 horas de remojo + 1 hora de cocción + 10 minutos dación. Fácil.

Ingredientes. Medio bote de garbanzos en conserva, escurridos y lavados (200 g). Dos cucharadas soperas de tahini (pasta de sésamo). La venden en el súper, en la sección de alimentos internacionales. Un diente de ajo.Aceite de oliva virgen. Limón. Sal y pimienta. Comino molido. Medio vaso de agua templada. Cebollino. Pimentón dulce de la Vera (o similar).

Preparación

Paso 1. Escurrimos los garbanzos y los lavamos para que se quite el líquido del bote. Reservamos.

Paso 2. Ponemos en un vaso de batidora todos los ingredientes, empezando por los garbanzos, el tahini, el ajo, un chorro de aceite, otro de limón y una pizca de sal y pimienta. Añadimos una cucharadita de comino molido y el agua templada.

Paso 3. Lo batimos todo hasta que quede una pasta similar a un puré de patata espeso. Lo probamos y rectificamos en su caso de aceite, vinagre y sal. Cuanto más comino añadimos, más sabor marroquí tendrá, y si vemos que la textura es demasiado espesa, agregamos más agua.

Paso 4. El hummus se suele presentar en un cuenco, como aperitivo o primer plato, acompañado de pan tostado o de pita caliente y adornado por encima con un chorrito de aceite, cebollino picado y espolvoreado y una pizca de pimentón. También me gusta acompañar el pan de pita con una ensalada de tomate cortado en cuadraditos y cebolla.

Garbanzos cocidos de bote y hortalizas

Un plato muy saciante y completo, que me encanta comer, sobretodo en invierno son los garbanzos cocidos de bote y hortalizas. Como a todos, el cocinar las legumbres es uno de los alimentos que más nos asusta hacer porque tiene más elaboración que cualquier otro alimento, o al menos, así lo veo yo. Os voy a dar la receta y espero que os guste y lo hagáis en casa. Ya os digo que para el invierno es un plato que viene genial elaborar.
Lo primero que haremos será limpiar y trocear todas las verduras (patata, cebolla, carlota). El pimiento rojo y el perejil lo cortaremos especialmente más pequeño.
En una olla adecuada al número de comensales, con aceite de oliva, no demasiado, una vez caliente, verteremos todas las verduras (+sal), el chorizo ibérico, menos el perejil.
A continuación dejaremos sofreír a fuego medio, dando vueltas de vez en cuando. Seguidamente y una vez medio hechas, añadiremos el tomate triturado (+sal) y sofreiremos con el resto. Después vamos a añadir el agua y dejaremos cocer durante unos 20 minutos.
Por último añadiremos los garbanzos y el perejil, para dejar cocer todo de nuevo junto otros 15 minutos. Apagaremos
Os recomiendo servir en caliente estos garbanzos cocidos de bote y hortalizas.

¡Buen provecho!

Receta de Garbanzos con verduras rápidos

Potaje de garbanzos con verduras – TRUCOS Y TIEMPOS

Como ya has comprobado, nosotros hemos hecho la receta de garbanzos con verduras en olla express o rápida, no obstante, si prefieres utilizar una olla tradicional, sigue estos consejos:

  1. Realiza el sofrito de la misma manera, cocinando primero la cebolla y el puerro y, después, el resto de verduras.
  2. Vierte un poco de caldo de verduras, deja que hierva y, en este punto, tritura y vuelve a verter en la olla o añade directamente los garbanzos. Si no son de bote, agrega también la patata y deja que se cocine todo a fuego medio-bajo, añadiendo más caldo para cubrirlo todo por completo, durante una hora y media como mínimo. Ve probando los garbanzos con verduras para ver si están listos.
  3. Si los garbanzos son de bote, con una hora de cocción puede ser suficiente pero, nuevamente, comprueba que todo está bien cocinado.

Una vez explicado el método tradicional, vamos con algunos trucos:

  • Triturar el sofrito es un truco que nos permite que los más pequeños coman este potaje de garbanzos con verduras tan beneficioso para su crecimiento. Incluso podrías triturar toda la preparación, aunque el resultado será más bien un puré de garbanzos.
  • Utilizar caldo de verduras casero es un truco que no solo nos permite ahorrar dinero, sino también mejorar muchísimo el sabor de la receta.
  • Si no tenemos caldo, podemos sustituirlo por agua. En este caso, podemos dar sabor añadiendo media pastilla de consomé de pollo (tipo avecrem), si no seguimos una alimentación vegetariana, o de verduras.
  • Las especias ayudan a potenciar el sabor del guiso, de manera que no tengas miedo de experimentar y añadir las que más te gusten. Eso sí, recomendamos ir probando para no pasarnos con la cantidad.
  • Usar garbanzos cocidos ahorra mucho tiempo, siendo un truco perfecto para aquellas personas que no puedan pasar tanto rato en la cocina. Ahora bien, si dispones de tiempo suficiente, los garbanzos secos son más sabrosos.

Ahora, hacemos un resumen de los tiempos de cocción de la receta de garbanzos con verduras en olla express:

  • Tiempo del sofrito: 30 minutos aprox.
  • Tiempo de los garbanzos y la patata: 15 minutos aprox., más 5 minutos más con olla destapada.
  • Tiempo total de la receta: 45-50 minutos.

10 recetas para quedar bien… ¡con un bote de garbanzos!

El debate lo abrió una conocida marca especializada en conservas vegetales, que advertía del error que supone tirar el agua de sus botes. Según los responsables de la marca, este líquido es básicamente agua, sal y ácido ascórbico (menos del 0,024%), que evita que las verduras pierdan el color cuando les da la luz a través del cristal del envase. Esta mezcla se añade al bote de las verduras antes de cocerlas, y la cocción se produce una vez cerrado herméticamente el envase. Y argumentan que en cada caso utilizan el líquido más adecuado. Si tiramos el líquido, pues, estamos tirando el agua en que se cuecen las verduras o las legumbres, la que retiene las vitaminas hidrosolubles y los minerales.

Por ello, recomiendan guardar este líquido y añadirlo a la salsa o al caldo que utilizamos para nuestra receta, como hacemos cuando hervimos verduras en casa y aprovechamos el agua de la cocción.

Esto es válido tanto para las verduras como para las legumbres, aunque en los botes de éstas no haya agua sino un líquido gelatinoso. Esta consistencia es fruto del almidón que suelta la legumbre durante la cocción,

El consejo de los fabricantes es aprovechar estos líquidos, porque aportan consistencia y sabor a guisos y salsas. Y, si no los podemos utilizar, por ejemplo porque hacemos una ensalada, desaconsejan totalmente lavar las legumbres, porque esto altera y rebaja su sabor.

Nosotros sólo añadiríamos una precaución de sentido común: tenemos que seguir estas recomendaciones cuando usamos conservas de calidad y, cosa que debería hacerse siempre con los productos que consumimos, leer la etiqueta para asegurarnos de que no llevan ingredientes que no podemos identificar y que no son los imprescindibles: agua, sal y ácido ascórbico o similar.

10 recetas fáciles y sabrosas con un bote de garbanzos

Os he preparado diez recetas elaboradas en casa con un bote de garbanzos (o dos, si queremos hacer un plato principal para más de dos o tres comensales) y cuatro cosas más, la mayoría son del blog Cuinagenerosa. Veréis que no he puesto la receta del hummus, aunque es el entrante más popular de los elaborados con garbanzos, porque ya os la explicamos aquí.

1. PURÉ BÁSICO

Ingredientes (para 4 personas)

  • – 1 bote de garbanzos
  • – aceite de oliva
  • – agua o caldo vegetal

Preparación:

– Vertemos los garbanzos con su jugo en el vaso de la batidora, añadimos medio vasito de caldo vegetal o agua y trituramos. Mientras batimos, vamos añadiendo el aceite de oliva con la aceitera, como si hiciéramos una mayonesa. Rectificamos de sal si es necesario.

– Servimos en cuencos o vasitos individuales espolvoreado con perejil picado o pimentón y acompañamos con cosas que nos sirvan para mojar y como cucharilla para llevarnos el puré en la boca: patatas chips, triángulos de maíz, palitos de apio y zanahoria crudos, bastoncitos de pan, etc.

– Si lo queremos servir caliente, calentamos los garbanzos con su jugo antes de triturar, sin que lleguen a hervir.

2. AL PESTO

Ingredientes (para 4 personas):

  • -1 bote de garbanzos cocidos
  • – tomates cherry

Para la salsa pesto

  • – 1 manojo de albahaca
  • – aceite de oliva
  • – 1 diente de ajo
  • – piñones o avellanas
  • – queso parmesano
  • – sal

Preparación:

– Para preparar la salsa pesto, ponemos en el vaso de la batidora un manojo de albahaca, tres dedos de aceite, un diente de ajo sin el corazón, un poco de sal, dos cucharadas soperas de queso parmesano y una de piñones o avellanas. Se tritura todo y se reserva.

– Aliñamos los garbanzos con la salsa, ponemos encima los tomates cherry cortados en rodajas, añadimos un poco más de salsa por encima y ya está listo para servir.

– Si queremos añadir proteína, podemos poner dados de mozzarella o queso fresco, pero con estos tres únicos ingredientes queda la mar de bueno.

3. CON CALAMARES RELLENOS EN SU TINTA

Ingredientes (para 4 personas):

  • – 1 bote de garbanzos pequeños de 400/500 g
  • – 2 latas de calamares rellenos con salsa de su tinta
  • – 2 tomates
  • – 1 cebolla
  • – 2 dientes de ajo
  • – aceite y sal

Preparación:

– En una cazuela con aceite y a fuego vivo ponemos a sofreír una cebolla cortada en dados pequeños, sin dejar de remover para que no se queme, y cuando empiece a dorarse, añadimos un par de ajos picados, removemos un minuto más y ponemos dos o tres tomates picados también en dados pequeños, a los que previamente habremos quitado la piel y las semillas.

– Sofreímos cuatro o cinco minutos más, salamos, ponemos unas hojas de tomillo, al gusto, y vertemos los garbanzos con un chorro de agua o de caldo de verduras o pescado; dejamos que cueza tres o cuatro minutos y añadimos el contenido de dos latas de calamares rellenos con salsa y su tinta.

– Removemos bien, dejamos a fuego medio-bajo durante unos cinco minutos, para que se uniformicen los sabores, añadiendo si es necesario un poco más de agua o caldo, y ya están a punto para comer.

4. CON GAMBAS Y JAMÓN

Ingredientes (para 4 personas):

  • – 1 bote de garbanzos cocidos
  • – 8 o 10 gambas grandes
  • – 1 rebanada gruesa de jamón
  • – grasa de jamón
  • – 1 cebolleta
  • – aceite y sal
  • – perejil

Preparación:

– Separamos las cabezas de las gambas y los ponemos a sofreír con un poco de aceite en un cazo, los aplastamos para que suelten su jugo y cubrimos justo con agua. Dejamos hervir durante 15 minutos y colamos.

– Cortamos un trozo de grasa de jamón en dados pequeños y los ponemos en una sartén al fuego con un chorro de aceite, para que empiece a fundirse, añadimos los cuerpos de las gambas, pelados, los dejamos freír un minuto y los retiramos. Añadimos la cebolla cortada y la sofreímos durante cinco minutos, hasta que se ablande y empiece a dorar.

– Añadimos los garbanzos escurridos, removemos bien y ponemos un vasito del caldo de las gambas. Tapamos y dejamos cocer unos minutos a fuego suave con la sartén tapada y servimos, con perejil picado por encima.

5. CON ESPINACAS (O ACELGAS)

Ingredientes (para 4 personas):

  • – 2 botes de garbanzos cocidos
  • – 1 kg de espinacas frescas o congeladas
  • – 1 cebolla
  • – 2 dientes de ajo
  • – 100 g de tocino
  • – agua
  • – aceite de oliva virgen extra
  • – sal

Preparación:

– Sacamos los garbanzos del bote y reservamos su jugo.

– Lavamos bien las espinacas si son frescas o las sacamos una hora antes del congelador si son congeladas.

– Cortamos la panceta en tiras de un centímetro de ancho y picamos la cebolla y los ajos.

– En una cazuela con aceite doramos el tocino, añadimos la cebolla y los ajos picados y dejamos sofreír a fuego medio hasta que la cebolla se oscurezca. Añadimos las espinacas cortadas, que si son frescas enseguida perderán volumen. Cuando las espinacas hayan reducido, añadimos los garbanzos con el jugo de la conserva, o bien un poco de caldo vegetal, si tenemos, o simplemente agua.

– Rectificamos de sal y dejamos cocer, con la cazuela tapada y a fuego suave, durante 10 minutos

– Este es un plato clásico de la cocina catalana, que admite numerosas variantes, como utilizar acelgas en lugar de espinacas, poner tomate en el sofrito o añadir un par de huevos duros cortados en cuartos a la hora de presentar el plato.

6. CON CERDO, HIERBAS Y ESPECIAS

Ingredientes (para 4 personas):

  • – 2 botes de garbanzos
  • – 200 g de carne picada
  • – 1 morcilla de cebolla
  • – salsa de tomate
  • – orégano y hierbas provenzales
  • – pimentón ahumado (dulce o picante)
  • – comino en polvo
  • – aceite de oliva

Preparación:

– Sofreímos la carne picada en una cazuela con aceite durante un par de minutos, salpimentamos y añadimos la morcilla cortada en dados, para que se deshaga. Añadimos 4 cucharadas de salsa de tomate, un chorro de agua, de caldo o del líquido de la conserva, las hierbas, una cucharadita de café de pimentón ahumado y media de comino, y removemos bien.

– Vertemos los garbanzos, los dejamos hacer hervor a fuego moderado durante cinco minutos y ya tenemos el plato listo para servir, adornado con una hoja verde.

7. CON HUEVOS ROTOS

Ingredientes (para 4 personas):

  • – 1 bote de garbanzos
  • – 4 huevos
  • – jamón
  • – aceite y sal

Preparación:

– En una sartén con un poco de aceite freímos ligeramente las rodajas de jamón cortadas finas, para que queden crujientes, las retiramos y en el aceite restante saltamos los garbanzos escurridos, durante un par de minutos, para que se calienten.

– En otra sartén, con aceite abundante, hacemos los huevos fritos, procurando que la yema quede crudo y la clara cuajada y rubia en las puntas.Colocamos los garbanzos en el fondo del plato, el jamón al lado y los huevos encima. A la hora de servir, rompemos los huevos sobre los garbanzos para que se empapen con la yema.

8. CON PATATAS CON PIEL Y TOCINO

Ingredientes (para 4 personas):

  • – 1 bote de garbanzos
  • – 3 patatas medianas
  • – 2 cortes bonitos de tocino curada
  • – aceite y sal

Preparación:

– Hervimos las patatas con la piel, las dejamos enfriar y las cortamos en dados pequeños.

– Cortamos el tocino en tiras y la ponemos a freír a fuego suave en una sartén ancha, para que suelten su grasa. Añadimos las patatas, subimos el fuego y saltamos hasta que se empiecen a dorar, salpimentamos, añadimos los garbanzos escurridos (no lavados) y saltamos un par de minutos más.

– Servimos con un trozo de butifarra negra o morcilla, y tenemos un desayuno de tenedor de 10.

9. CON BACALAO Y PESTO ROJO

Ingredientes

  • – 2 botes de garbanzos pequeños
  • – 2 piezas majas de bacalao desalado
  • – aceite de oliva suave
  • – 2 dientes de ajo

Para el pesto rojo

  • – 8 tomates secos en aceite de oliva
  • – 1 diente de ajo
  • – 1 cucharada sopera de queso parmesano rallado
  • – 1 cucharada de piñones

Preparación: – Preparamos el pesto rojo: ponemos en el vaso del túrmix los tomates, dos o tres cucharadas del aceite de conservarlos, el ajo (sin el corazón), el queso parmesano rallado (u otro queso seco) y los piñones (u otra fruta seca). Trituramos sin pasarnos, que debe tener una textura algo granulosa, y ya lo tenemos a punto.

– Escurrimos los garbanzos reservando el agua. Al bacalao, desalado, le quitamos la piel y lo cortamos en dados grandes que pondremos a confitar en un cazo cubiertos de aceite y un par de ajos laminados, con el fuego muy bajo. Lo dejamos diez minutos, sin que llegue a freír, y escurrimos el pescado; retiramos la mayor parte del aceite, dejando la gelatina que habrà soltado el bacalao, y con una batidora de barillas ligamos una salsa.

– Pasamos esta salsa a una cazuela más ancha, añadimos un par o tres de guindillas secas pequeñas, según el gusto, y los garbanzos, mezclamos bien y añadimos un par de cucharadas de pesto rojo. Lo servimos con un poco más de salsa pesto por encima.

10. EN TRINXAT CON REBOZUELOS Y TOCINO IBÉRICO

Ingredientes (para 4 personas):

  • – 1 bote de garbanzos
  • – 2 patatas
  • – 25 g de rebozuelos secos o 250 g de rebozuelos tiernos
  • – cuatro cortes de tocino ibérico
  • – aceite y sal

Preparación:

– En una olla, ponemos a hervir dos patatas peladas medianas por 400 g de garbanzos. Cuando las patatas estén cocidas, añadiremos los garbanzos escurridos a la misma olla, lo dejaremos hervir todo junto unos minutos más y escurriremos el líquido de la cocción manteniendo patatas y garbanzos en la olla. Reservamos un poco de líquido por si el trinxat nos quedara demasiado seco.

– Mientras se cuecen las patatas, freiremos unos rebozuelos, frescos o secos rehidratados. Secos se pueden comprar todo el año, y salen realmente bien de precio, porque pesan muy poco y con 50 gramos tenemos una buena bolsa.

– Las setas les pondremos un rato antes a rehidratar con agua, las escurriremos y las saltearemos unos minutos en una sartén con aceite caliente. Salaremos y reservaremos.

– En la misma sartén freiremos los trozos de panceta ibérica, que darán un sabor potente al trinxat; cuando el tocino esté dorado, lo retiraremos y verteremos la grasa que habrá soltado sobre las patatas y garbanzos, que aplastaremos en la misma olla, o pasaremos por un pasapurés. Cuando tengamos patatas y garbanzos triturados, añadiremos las setas, reservando unas cuantas para adornar el plato.

– Podemos servir el trinxat acompañado de los trozos de tocino, o bien pasarlo por la sartén donde hemos frito el tocino, dándole forma de tortilla y dejando que se dore por las dos caras. Antes de poner el trinxat, podemos freír en la sartén un grano de ajo picado, que dará más potencia al plato.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *