0

Gases o embarazo

Tal vez simplemente te encuentres en las primeras semanas de embarazo y ya notes estos compañeros molestos que hacen que te sientas hinchada. O tal vez no hagan su aparición hasta unos meses después. Pero pocas son las embarazadas que se libran de ellos. Hoy hablamos de los gases en el embarazo.

Los gases en el embarazo se forman en el aparato digestivo y pueden acabar su ciclo en nuestro interior saliendo expulsados por la boca o, si están en los intestinos, por el ano. Son una de las molestias más embarazosas durante el embarazo y se asocian a las molestias digestivas que sufrimos en esta etapa.

Los gases se forman en el sistema digestivo de dos formas: al ingerir aire y cuando las bacterias del intestino grueso descomponen la comida no digerida. La mayor parte de los gases en el estómago se producen al tragar aire y normalmente se liberan al eructar. Los que llegan al intestino o se producen allí, salen en forma de ventosidades o flatulencias.

¿Por qué tenemos más gases en el embarazo?

La causa de los gases está tanto en los cambios hormonales (la progesterona relativa el funcionamiento del aparato digestivo) como en el aumento del tamaño del feto que aprisiona el estómago y los intestinos, todo lo cual dificulta las digestiones especialmente en la recta final del embarazo, cuando son más frecuentes las indigestiones y la acidez.

Respecto al ardor o acidez, es una sensación de hinchazón y quemazón en la boca del estómago que sube por el esófago y a menudo va acompañada de pequeñas regurgitaciones de la comida (vómitos que no llegan a salir por la boca) y una repetición de eructos.

El aumento de la fibra en la dieta de la embarazada también puede producir un aumento de las flatulencias, pero no dejes de tomarla por eso, ya que el efecto es mucho peor que unos simples gases. Nos referimos al estreñimiento (que también podría aumentar las flatulencias) o las hemorroides que verdaderamente pueden afectar el bienestar de la futura mamá. Además, recordemos que los alimentos ricos en fibra no solo son beneficiosos para una correcta digestión, también ayudan a controlar el peso, a reducir los niveles de colesterol, prevenir la hipertensión o controlar la diabetes.

Los gases en el embarazo pueden resultar muy molestos para la futura mamá, y tal vez nuestra pareja tenga que ser más comprensiva que de costumbre, pero puede que el feto ni los note. Posiblemente al bebé solo le lleguen amortiguados los sonidos gástricos e intestinales, sin afectarle en absoluto.

En lo único que podrían perjudicar los gases al bebé es si la madre, por culpa de estos, ve afectada su alimentación y deja de comer correcta o regularmente. Por ello, y por nuestro propio bienestar, es importante que aprendamos las maneras de reducir los gases o las molestias que estos nos ocasionan.

Reducir los gases en el embarazo

Es importante que te encuentres lo mejor posible en esta etapa y tal vez puedas hacer algo por reducir los molestos gases en el embarazo, mejorando las digestiones. Sigue estos consejos:

  • Evita las comidas copiosas, que aumentan la sensación de hinchazón y sobrecargan el sistema digestivo. No se trata de pasar hambre, sino de aumentar el número de comidas al día, tomando menos cantidad y escogiendo los tentempiés más saludables en el embarazo.

  • Come tranquilamente, despacio, sin engullir y sin estar incómoda. Comer deprisa hace que tomemos más aire junto a los alimentos, así como la tensión o la ansiedad durante las comidas. Mastica bien los alimentos para facilitarle la tarea al estómago.

  • Evita los alimentos que producen gases, que pueden variar de una persona a otra. Posiblemente, ya conozcas cómo reacciona tu cuerpo a determinados alimentos, pero en general se puede decir que las cebollas, coles, habichuelas o judías blancas, o los alimentos fritos y los postres ricos en azúcar suelen producir más gases que otros.

  • Abstenerse de las bebidas con gas.

  • Intenta ser regular en la evacuación y no estar mucho tiempo sin ir al baño, lo cual favorecería la acumulación de gases.

  • No retengas los gases. Evidentemente, puedes buscar el mejor lugar para ello y por suerte a la embarazada se le presuponen las visitas frecuentes al baño.

  • Además, para mejorar las digestiones en general, puedes controlar tu aumento de peso, no llevar prendas ajustadas, no acostarte inmediatamente después de haber comido, evitar las comidas muy grasientas o especiadas, practicar ejercicio de manera habitual…

  • Si lo que te preocupa son los eructos, evita las comidas que «repitan» con olor fuerte como el ajo o determinados fritos.

En fin, recordemos que todas las personas emitimos gases cada día pero que si estás embarazadas probablemente sufras más las molestias de los gases. Por suerte, estos desagradables compañeros vuelven a su nivel habitual anterior al embarazo una vez hemos dado a luz.

Fotos | iStock
En Bebés y más | Molestias digestivas durante el embarazo, ¿sufriste alguna?, Cinco molestias poco conocidas del embarazo

Las flatulencias o gases se forman normalmente en los intestinos a medida que el cuerpo digiere los alimentos, pero es frecuente que en el embarazo aumenten los problemas intestinales. Esto se produce debido a cambios hormonales (aumento de la progesterona) que relajan los músculos del aparato digestivo y presionan los intestinos, lo cual interfiere en la digestión de los alimentos, provocando retortijones, inflamación y gases en el vientre.

La alimentación juega un papel importante: tanto la escasa cantidad de fibra en la dieta como el contenido abundante de la misma es capaz de desencadenar síntomas como la distensión abdominal, por lo tanto es necesario conocer qué alimentos se pueden consumir o descartar, así como la forma de prepararlos.

Alimentos que producen gases en las embarazadas

1. Las legumbres (lentejas, alubias, garbanzos).

2. Las verduras (coliflor, brécol, repollo, cebolla, alcachofas, pepino, pimiento, habas, rábanos, nabos, espárragos, lechuga).

3. Frutas como naranja, pomelo, limón, albaricoques, ciruelas, uvas.

4. Cereales (pastas integrales, avena, salvado de trigo, salvado de avena).

5. Exceso de edulcorantes artificiales (manitol, xylitol y sorbitol), que se encuentran principalmente en los refrescos, chicles y caramelos sin azúcar.

6. Exceso de harinas, azúcares y consumir grandes cantidades de fibras en aquellas personas que no están acostumbradas.

7. Exceso de lácteos (leche y quesos).

Comer muy rápido, hablar en exceso mientras se come y masticar con la boca abierta provoca la entrada del aire generando más gases. También beber líquidos directamente de una botella o con una pajita.

Consejos para reducir los gases en el embarazo

– En primer lugar probar tolerancia, no todos los alimentos que producen gases a una persona causan el mismo efecto en otras; puedes llevar un registro de comidas para detectar cuáles son esos alimentos que te producen más gases.

– Una vez que detectas esos alimentos, suprimirlos momentáneamente de la alimentación durante un tiempo, hasta que los síntomas mejoren, luego introducir los mismos paulatinamente y probar tolerancia.

– Si quieres consumir legumbres es recomendable romper el hervor mientras se cuecen (retirar del fuego o añadir agua fría), también puedes quitar la piel de las legumbres o comprar por ejemplo lentejas peladas.

– Las frutas como la piña, la papaya y el kiwi contienen enzimas (proteolíticas) que evitan la formación de gases; también puedes consumir la fruta sin piel.

– Consumir lácteos como el yogur que aportan prebióticos y ayudan a la formación de bacterias beneficiosas en el intestino, mejorando la digestión.

– Comer despacio y masticar muy bien los alimentos mejora la digestión.

– Consumir los líquidos después de las comidas.

– Tomar infusiones después de las comidas como manzanilla, tila, canela, menta o cardamomo y, si te gusta, puedes añadirle semillas de anís.

– Realizar ejercicio físico: el movimiento ayuda a eliminar los gases, pero sin olvidar hacer una correcta respiración (inspirar por la nariz y expirar por la boca).

4 consejos para aliviar los gases del embarazo

Aliviar gases embarazo, dolor gases embarazo, gases embarazo remedios… Estas son algunas de las palabras clave más buscadas por las futuras mamás a partir del segundo trimestre del embarazo. ¿Quieres saber por qué se producen estos gases tan molestos y qué remedios hay para evitarlos? Entonces ya sabes, sigue leyendo…

Dolor gases embarazo, ¿por qué se producen?

Todos hemos sufrido alguna vez los molestos gases estomacales, pero este síntoma es más frecuente entre las embarazadas a partir del segundo trimestre de la gestación por una razón bastante lógica: el bebé crece y el útero se expande presionando y desplazando el estómago hacia arriba. Además, en esta etapa del embarazo aumentan los niveles de la hormona progesterona en sangre y algunos suplementos de hierro. ¿El resultado?: gases, acidez estomacal y, a veces, estreñimiento.

La buena noticia es que existen algunos consejos que te ayudarán a aliviar los gases típicos del embarazo. Lo vemos a continuación.

Remedios para aliviar los gases del embarazo

1. Tomar infusiones de anís verde

Tomar infusiones de anís verde después de cada comida o durante el día es un excelente remedio natural para aliviar los gases del embarazo. La razón es que en el anís verde encontramos anetol, un principio activo con grandes propiedades digestivas que alivian con eficacia la flatulencia y la aerofagia ayudando a expulsar los gases y previniendo su formación.

Tenemos que tener muy en cuenta que la infusión de anís verde es segura para las embarazadas, pero no lo es el aceite esencial de anís verde. Aunque las plantas son productos naturales, si están concentrados en forma de tinturas, extractos o aceites esenciales pueden dar problemas de toxicidad y, de hecho, este aceite esencial está completamente contraindicado tanto en la fase del embarazo como de la lactancia. ¿El mejor consejo? Consulta con tu ginecólogo antes de empezar a tomar este remedio casero de alivio de gases durante el embarazo.

2.Tomar fruta y yogur

Algunas frutas como el kiwi, la papaya y la piña contienen enzimas que ayudan al proceso de digestión evitando la formación de gases. El yogur y el kéfir, por su parte, aportan probióticos que también nos pueden resultar de gran ayuda ya que regulan la flora intestinal y mejoran las digestiones y el tránsito intestinal previniendo la formación de los molestos y dolorosos gases. ¿Quieres saber más sobre qué dieta seguir para aliviar los gases durante el embarazo? Sigue leyendo.

3. Evitar las bebidas gaseosas y los alimentos flatulentos

Evitar las bebidas con gas – agua, refrescos…- y los alimentos flatulentos como la col, el brócoli, las judías secas o los fritos es una medida preventiva para aliviar gases embarazo. Recuerda también que ciertos alimentos sin azúcar contienen edulcorantes artificiales como el manitol, el xilitol o el sorbitol y que son sustancias que aumentan la producción extra de gases.

4. Apostar por la vida sana y tranquila

Si estás embarazada y quieres aliviar los gases durante el embarazo, sigue este consejo: apuesta por la vida sana y tranquila. Por ejemplo:

  • Siéntate a la hora de comer, hazlo sin prisas masticando despacio los alimentos.
  • Haz varias comidas ligeras a lo largo del día y evita las grandes comilonas.
  • Evita los laxantes ya que pueden producir contracciones uterinas.
  • Consume ciertos alimentos ricos en fibra y toma mucha agua para evitar el estreñimiento y, así, disminuir la producción de gases.
  • Muévete a diario: sal a caminar, haz ejercicios suaves de estiramiento, practica ejercicios de respiración y meditación… Aquí te contamos qué ejercicios son recomendables durante el embarazo: ¿Es recomendable hacer ejercicio durante el embarazo?

Dieta para aliviar los gases del embarazo

Como ya hemos dicho, algunos alimentos pueden empeorar o aliviar los gases del embarazo, ya que la dieta juega un papel clave en la producción de gases intestinales. Vamos a ver con más detalle qué es recomendable no comer si tenemos gases durante el embarazo:

  • Legumbres, como los frijoles o judías secas, los garbanzos y las lentejas.
  • Granos integrales.
  • Vegetales verdes: brócoli, col, repollo, col de Bruselas, lechuga…
  • Alimentos ricos en fructosa: alcachofa, cebolla, pera, trigo…
  • Alimentos ricos en almidón: pasta, maíz, patata…
  • Lácteos: la lactosa (azúcar de la leche) puede producir gases e hinchazón a las personas que sufran algo de intolerancia, aunque no haya sido diagnosticada. Puede venir acompañada de dolor abdominal y diarrea.
  • Alimentos con mucha grasa: aunque no produzcan gases como tal, hacen que la digestión sea más lenta, cosa que favorece la producción de gases.

También evitarás los gases durante el embarazo si no bebes mucha agua durante las comidas, ya que así harás que se acelere la digestión.

Por otra parte, los alimentos que no son fermentados en el intestino, como los ricos en proteínas, ayudarán a producir menos gases.

El principal problema de seguir esta dieta es que es muy limitada, por lo que no es posible seguir una dieta sana, variada y equilibrada, cosa que es fundamental en esta etapa de tu vida. Por eso, te recomendamos que vayas introduciendo poco a poco algunos de estos alimentos en pequeñas cantidades en tu dieta para ver si te producen gases o no, ya de esta manera son más tolerables. Si te sientan bien, podrás tener una dieta más variada y sana.

Tampoco debes olvidar que hay algunos alimentos que se recomienda no ingerir durante el embarazo para no poner en riesgo ni tu salud ni la del futuro bebé. Te lo contamos en este artículo: Checklist de alimentos prohibidos en el primer trimestre de embarazo.

¿Conoces más remedios para aliviar gases embarazo? ¿Nos lo cuentas?

Muchas mujeres sienten que durante el embarazo expulsan más gases de lo habitual, o se le hincha más el estómago, incluso sintiendo dolor.

Los gases se forman en el sistema digestivo de dos maneras: cuando tragas aire y cuando las bacterias de tu colon (intestino grueso) descomponen la comida no digerida. La mayoría de los gases en el estómago se producen al tragar aire y normalmente se liberan al eructar.

Causas de los gases durante el embarazo

La causa este problema, como de muchas molestias típicas del embarazo, son las hormonas. En concreto los niveles altos de progesterona, que al relajar la musculatura lisa del sistema digestivo, hace que la digestión sea más lenta, lo que produce flatulencia, y sensaciones desagradables en la zona abdominal, especialmente después de una comida abundante.

Es muy frecuente que las mujeres refieran tener muchos gases durante el primer trimestre, luego mejoría en el segundo trimestre, pero llegando al final el útero está más grande, y presiona el estómago lo que hace que aumente de nuevo la sensación molesta en las digestiones. Además de que puede que esto aumente la acidez de estómago.

10 consejos para aliviar las molestias de gases durante la gestación

1. Intenta eliminar de tu dieta aquellos alimentos que sepas que te producen gases.

2. Realiza cinco comidas al día, variada y poca cantidad.

3. No tomes fritos, ni alimentos muy elaborados que te hagan tener digestiones pesadas.

4. Las personas que no tienen tolerancia a la lactosa pueden descubrir que los productos lácteos les dan gases. Si eres altamente intolerante a los productos lácteos, probablemente lo sepas desde antes de tu embarazo, dado que los lácteos te pueden haber producido diarrea y dolor abdominal.

5. Come despacio y mastica bien. Recuerda que la digestión comienza en la boca.

6. Evita que la ropa te apriete la cintura (pantalones, medias…)

7. No comas chicle, produce muchos gases.

8. Haz ejercicio de manera regular, ya que ayuda a movilizar y a eliminar los gases.

9. Evita el estreñimiento, ya que puede contribuir a la flatulencia y la sensación de hinchazón abdominal.

10. Atenta a las infusiones, que no por ser naturales quiere decir que sean inocuas durante el embarazo. Muchas de ellas pueden estar contraindicadas.

Si con estas medidas sencillas no notas mejoría, pide cita coba tu matrona, ella te orientará hacia aquellas medidas seguras para ti y para tu bebé.

Sara Cañamero de León
Directora y matrona en MaterNatal
Blog MatronaMadrid

Especialidad en Enfermería Obstétrico-Ginecológica

Adiós a los gases en el embarazo

Cómo evitar esas molestias digestivas. En RevistaFucsia.com te damos algunos trucos fáciles de poner en práctica. Comprueba que funcionan.

El embarazo trae consigo innumerables cambios que repercuten sobre el estilo de vida de la futura mamá. Uno de ellos, y de los que más sacrificios implica, es el de la alimentación dado que lasnecesidades nutricionales cambian.
Esas nuevas rutinas obligan a la madre a incorporar en su dieta productos que no estaba acostumbrada a ingerir y a eliminar algunos que durante la gestación le ocasionan más malestares que placeres.Entre esas incomodidades se encuentran con mucha frecuencia los gases que, aunque son causados por múltiples factores, se pueden tratar.
Estas son las 10 recomendaciones de los expertos para evitarlos:
1. Ingerir porciones pequeñas para no sobrecargar al organismo. De ser necesario comer 3 o más veces durante el día.
2. Siéntate a comer tranquila durante por lo menos 20 minutos, tiempo mínimo para que puedas masticar adecuadamente.
3. Evita los alimentos fuertemente condimentados. En lo posible reemplaza esos aliños con especies que favorezcan la expulsión de gases como el romero, la salvia, el orégano y el hinojo fresco.
4. Saca de tu dieta los fritos, las carnes y pescados muy grasosos y los aderezos que tienen mucho aceite, mantequilla o crema.
5. Cuida que los alimentos estén bien cocinados, especialmente la pasta y el pan porque de no ser así, se fermentarán en el estómago.

6. Elimina de tu alimentación verduras como el coliflor, el brócoli, el pimentón verde y el pepino. También las legumbres secas -fríjoles, alverjas y lentejas- porque estos alimentos favorecen la aparición de gases. En caso de que te encanten, entonces prepáralas dejándolas en remojo por lo menos 8 horas y disminuyendo el tiempo de cocción a la mitad.
7. Toma mucho yogur porque este producto lácteo contiene unas bacterias que impiden la fermentación de los alimentos en el intestino.
8. No comas carnes que han sido preparadas dos veces. Esto quiere decir que primero fueron cocinadas y luego salteadas con alguna salsa o fritas.
Dile adiós –al menos por un tiempo- al café y al té y prefiere infusiones de menta y manzanilla. A esas preparaciones puedes adicionarle unas cuantas semillitas de anís o hinojo porque son excelentes para la digestión. Otra buena opción es la hierbabuena dado que relaja los músculos del colon ayudando así a aliviar los dolores producidos por los gases.
9. Cocina con aceite de oliva y elimina de tu dieta la mantequilla. Cuidado, el aceite de oliva no se debe dejar calentar demasiado o reutilizar porque pierde todas sus propiedades.
Para cuando estés fuera de casa
*En un restaurante elige las carnes magras y retira la piel del pollo independientemente de la preparación.
*Prefiere las preparaciones a la parrilla o al horno.
*Elige restaurantes de comida preparada naturalmente o en sartenes tipo wok.
*Si optaste por la comida rápida, pasa las papas por las servilletas para que éstas absorban el exceso de grasas y pide pocas salsas.
*Elige lugares con barras de ensaladas para que tú misma puedas hacer la combinación correcta.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *