0

Granitos en el culete niños

ERITEMA DEL PAÑAL DEL BEBÉ

Uno de los problemas que más agobian a las madres de bebés cuando cambian el pañal y ven que el culito está muy irritado, muy rojo.

También conocido como dermatitis del pañal del bebé, puede aparecer a partir de los cuatro meses y hasta los dos años, coincidiendo con el cambio de alimentación del bebé al introducir los primeros alimentos sólidos.

Aparece en la zona cubierta por el pañal, principalmente en los genitales del bebé. La piel se irrita y enrojece, piel se inflama, la zona está más caliente, aparecen pequeños granitos que hay la posibilidad de extenderse.

Generalmente esta causada por la infección de la levadura cándida.

Esta levadura, prolifera más en ambientes cálidos y húmedos como en el espacio del pañal.

Cuando la infección es por cándida suele ser algo diferente ya que en la zona de los genitales está más inflamada y puede supurar la zona, si la infección es por bacterias suelen aparecer granitos y manchas, y suele ocurrir si la piel tiene alguna heridita, es posible que padezca fiebre el bebé.

Los primeros síntomas son el sarpullido rojo que aumenta la zona y se disemina.

  • Zona descamativa en la zona de los genitales.
  • Aparición de granitos y ampollas, igualmente ulceras y llagas
  • Parches o zonas de sarpullidos
  • Escozor o picor

POSIBLES CAUSAS E INCIDENCIA DE LA APARICIÓN DE LA DERMATITIS

HUMEDAD

Algunas veces los pañales sino se cambian lo suficientemente a menudo, se puede mezclar la orina con las bacterias de las heces, esto forma amonios que son muy irritativos. Si a la vez hay problemas de diarrea, es mucho más probable que aparezca este problema.

Por lo que no se debe dejar demasiado tiempo el pañal húmedo o sucio, por muy buenos que sean.

Las heces irritan muchas veces más que la propia orina.

Algunas veces cuando el bebé tiene la piel muy sensible, aunque se le cambie a menudo los pañales, también puede sufrir este eritema.

IRRITACIÓN O SENSIBILIDAD A PRODUCTOS QUÍMICOS

Cuando la piel del bebé es especialmente sensible a fragancias o detergentes que contienen los pañales. También puede deberse a una alergia de contacto por los productos que usa, sobre todo hay que prestar especial atención si la aparición coincide con nuevos productos o marcas, desde las toallitas húmedas que se usen hasta el mismo detergente o suavizante para la ropa ya que la rozadura de la ropa puede irritar la piel.

Hay bebés que tienen la piel especialmente más sensible como los que padecen dermatitis atópica, eczemas, aunque las zonas con mayor incidencia a estos problemas son otros a las del culito del bebé.

NUEVOS ALIMENTOS

Es muy frecuente que la aparición de esta dermatitis ocurre en el mismo momento que el bebé empieza a comer alimentos sólidos o algún nuevo alimento.

Esto puede hacer cambiar la composición de las heces, especialmente algunos zumos o papillas de frutas (como las fresas, especialmente alérgicas), así como también cambiar la frecuencia de las deposiciones del bebé.

No solo los alimentos que coma el bebé sino también si la madre lactante come algún alimento que especialmente el bebé es alérgico o intolerante.

El cambio de lactancia materna a la leche de sustitución en polvo también puede hacer aparecer este eritema.

La primera vez que se toma leche de vaca.

INFECCIÓN

La zona del culito es muy delicada y esta muy habitualmente húmeda, es la zona que las bacterias y las levaduras van a preferir para su desarrollo, por lo que es fácil la aparición de una infección bacteriana o por levaduras, especialmente en los pliegues de la piel del bebé, o si hay alguna irritación, rozadura o heridita en los que los microorganismos van a encontrar su puerta.

Al igual que algunos niños desarrollan cándida en la boca.

ANTIBIÓTICOS Y OTROS MEDICAMENTOS

Tanto si el bebé es el que esta tomando el antibiótico como si es la madre lactante, muchas veces estas infecciones son debido a este al disminuir la flora bacteriana beneficiosa y aumentar el crecimiento de las cándidas.

Además los antibióticos pueden provocar diarreas lo que muchas veces empeora este problema.

La vacunación también puede provocar en unos días la aparición de eritema.

DENTICIÓN

La aparición de los nuevos dientes pueden coincidir con la dermatitis del pañal, ya que el bebé saliva mucho más que se tragará y hará que las heces sean mucho más blandas, es posible que tenga diarreas, algunas veces va a acompañada de fiebre.

DIAGNÓSTICO MÉDICO Y VISITA AL MÉDICO

El médico puede hacer el diagnostico con simple visualización de la zona, aunque se puede descartar si se trata de cándida con la prueba del hidróxido potásico.

Generalmente con el tratamiento que describo aquí se suele solucionar este problema sin embargo si se notan alguno de estos síntomas es preferible acudir al médico:

  • Empeora o no desaparece después de dos o tres días
  • Se esparce por el abdomen, brazos, espalda o hasta cara
  • Si en las lesiones aparece pus u otra señal de infección como zonas más amarillentas o llagas abiertas
  • Aparece la fiebre
  • Cuando aparece durante el primer mes de vida o antes de los cuatro meses aproximadamente

TRATAMIENTO

Lo ideal es mantener la piel seca y limpia con ello además de tratar vamos a prevenir la dermatitis.

A ser posible, lo ideal es mantener el mayor tiempo posible el bebé sin pañal y al aire, si se puede, dejar el bebé en una toalla o empapador grande sin el pañal y el culito al aire libre.

Se debe cambiar el pañal lo más rápidamente posible en cuanto se ensucie, aunque tenga que despertarlo por la noche.

Cuando se cambia el pañal, después de retirar el pañal, se debe limpiar suavemente con agua y secar con un paño o toalla suave de algodón, sin restregar la zona muy suavemente, se ha de secar el área tamponando con la toalla suavemente y cambiándola cada vez, para evitar reinfecciones.

Las toallas que se usan preferiblemente no añadir suavizante ni productos para la secadora ya que los componentes que contienen pueden irritar la piel del bebé.

Una opción práctica y útil son las botellas de agua a presión en spray como la de Evian, Vichy o La Roche Posay.

Distribuir el agua en spray después de cada cambio y tamponar con los cuadrados, bolas o discos de algodón, es lo más suave, además el agua termal va a calmar.

Una vez se ha cambiado el pañal es importante lavarse bien las manos, para evitar una sobreinfección de cándida.

No utilizar toallitas húmedas que están impregnadas con sustancias como alcohol, perfume o jabones.

Finalmente se aplica una pomada, lo ideal es que contenga oxido de zinc o vaselina, que mantiene la piel seca cuando esta totalmente limpia y hacen barrera.

Lo ideal es aplicar una capa lo suficientemente gruesa para poder ser efectiva.

Aunque este efecto barrera evita que circule el aire, por lo que algunas veces es preferible alternar con lociones más fluidas.

No es recomendable usar polvos como el almidón de maíz ya que harán una capa espesa ni tampoco talco que además pueden absorberse por los pulmones del bebé.

Cuando volvamos a poner el pañal no debe ir muy presionado para evitar la irritación. Incluso se puede usar una talla más grande de lo que es adecuado. Evitar poner braguitas o pantalones de plástico encima del pañal.

Utilizar pañales de mucha calidad que sean muy absorbentes para evitar que el bebé este el menor tiempo posible húmedo. Si es posible para piel sensible.

Si el médico lo indica, es probable que recete una pomada con antimicóticos, como el miconazol, clotrimazol, ketoconazol o nistatina.

Si la irritación es muy importante, el médico, además puede recomendar usar hidrocorticoides.

Si la infección es por bacterias el médico recetará una pomada con antibiótico.

PREVENCIÓN

Como ya he ido insistiendo en todo el post, la mejor prevención es mantener el bebé el mayor tiempo seco.

Limpiar bien el culito del bebé en cada cambio.

Secar bien la zona, con cuidado incluso con un secador suave a baja temperatura.

Aplicar una fina capa de pomada en cada cambio.

Si se usa algún tipo de polvo, como el almidón de maíz se ha de eliminar totalmente en cada cambio.

Cuando el bebé empiece a comer alimentos sólidos, introducir uno a uno y esperar unos días a introducir otro para evitar la sensibilidad de los alimentos.

Evitar presionar demasiado el pañal del bebé.

Si se usan pañales de tela re-utilizables, no añadir fragancias ni suavizantes, aclarar doblemente los pañales en agua caliente, se puede añadir algo de vinagre.

La lactancia materna es una de las maneras que ayudará a mejorar el sistema inmune y resistencia.

Si se tiene que tomar antibióticos se puede optar por añadir pro-bióticos, si se está dando leche de sustitución algunas marcas contienen pro-bióticos en su composición y puede ser recomendable cambiarla.

Es importante dar las advertencias oportunas a los cuidadores, guarderías aunque suele ser personal cualificado en los centros.

MIS RECOMENDACIONES

Crema bálsamo 123 Mustela bebé (Francia, España)

Oxyplastine pommade (Francia)

Nutraisdin ZN40 (España)

California Baby Therapeutic Relief Diaper Rash cream (Estados Unidos)

Sudocream Antiseptic Healing Cream (Reino Unido)

Si tienes un bebé o un niño pequeño, hazte a la idea: en algún momento se le va a irritar el culete. Puede que sea cuando empiece a comer sólido, al salirle los dientes o tras una gastroenteritis, pero te va a tocar… ¿Es ahora? Pues la buena noticia es que por muchos granitos, manchitas e irritaciones que tenga, el verano es la mejor época para que se le curen.

Eso sí, antes de empezar a tomar medidas previsoras, descubre por qué tu peque está así y sigue los consejos de los expertos.

Dermatitis del pañal

La reconocerás porque verás granitos o escamitas de color rojo en la zona inferior del culito y/o en la parte genital. Pero ojo, nunca estarán dentro de los pliegues. Esta dermatitis se origina cuando el culete pasa demasiado tiempo mojado por el pipí o las cacotas; pero también cuando se introducen nuevos alimentos que no le sientan bien, si le has colocado el pañal demasiado apretado o si está tomando antibióticos.

Qué hacer: Ten a tu peque todo el tiempo que puedas sin pañal, con el culete al aire; cámbiale todo lo a menudo que puedas, utiliza las toallitas solo fuera de casa –lo mínimo posible– y ponle en cada cambio crema para aislar la piel de los
irritantes externos.

Cuándo hablarlo con el pediatra o dermatólogo: Si no se quita después de tres días, si aparece durante el primer mes de vida o se junta con una gastroenteritis.

Candidiasis del pañal

La cándida es un hongo que aparece cuando hay una irritación y bastante humedad en la piel de esta zona. Los granitos de esta candidiasis son rojos, como los de la dermatitis, pero de un tono más brillante e incluso violáceo. Pero lo más representativo es que te los encontrarás, principalmente, dentro de los pliegues de la piel.

Qué hacer: Sigue las mismas indicaciones que para tratar la dermatitis del pañal, pero poniendo además una crema antihongos.

Cuándo hablarlo con el pediatra: Siempre que creas que puede tenerla, es importante que le recete la crema antihongos adecuada.

Dermatitis irritativa

Afecta a la zona lateral de las nalgas, que corresponde a las áreas del pañal sin material absorbente y a un contacto prolongado con las partes plásticas del pañal. Es frecuente en niños gorditos que también suelen tener estos granitos en los pliegues del cuello, en las lorzas, en las rodillas…

Qué hacer: Aplícale cremas que lleven sulfato de cobre y zinc, ya que tienen propiedades secantes. En la zona del pañal, estas cremas se combinan con los preparados de tratamiento del pañal.

Cuándo hablarlo con el pediatra: Si no desaparece en menos de cinco días o si ves a tu hijo irritable porque le molesta mucho.

Eccema de contacto alérgico

Los granitos son muy parecidos a los de la dermatitis del pañal, pero salen solo en una determinada zona –la que está más en contacto con el pegamento del pañal, donde le aplicas una crema, donde le das más con la toallita…–. Puede ser causado por alergia a alguna sustancia de las toallitas, al pegamento de los pañales, a alguna crema… Y no mejora con ningún tratamiento que le pongas.

Qué hacer: La única forma es localizar lo que causa esta alergia y dejar de ponérselo.

Cuándo hablarlo con el pediatra: Si una dermatitis no va a más pero tampoco mejora con los consejos que te damos hay que ir al médico para descartar cualquier tipo de alergias.

Dermatitis irritativa perianal

Cuando la rojez sale solo en la zona anal puede estar relacionada con alteraciones tanto en la consistencia como en el número de deposiciones.

Qué hacer: Igual que la dermatitis irritativa (con cremas de cobre y zinc), pero teniendo en cuenta que suele molestar y provocar bastantes picores al niño al estar en esa zona tan sensible.

Cuándo hablarlo con el pediatra: Siempre, porque una dermatitis irritativa en este área puede estar relacionada con problemas gastrointestinales. Hay que tratar la lesión
cutánea pero, sobre todo, la causa.

ADEMÁS… Cómo aliviar a tu bebé cuando tiene el culete irritado

Granitos en la piel del recién nacido

Escamas grasientas o pequeñas pápulas. Es la descripción que se hace de la dermatitis seborréica que afecta al cuero cabelludo, las orejas y el cuello del recién nacido así como otras partes de su cuerpo como las zonas de los pliegues de flexión y, en ocasiones, del culete. “Aparece al mes y regresa a los tres meses” aclara el Dr. Vitoria que recomienda vigilar las lesiones pues muchos casos de dermatitis seborréica acaban desembocando en una dermatitis atópica, una especie de eccema que aparece a partir de los tres meses de vida y suele remitir en torno a los dos años.

Lengua blanca. Los pequeños acúmulos blancos como leche cuajada que pueden aparecer en la mucosa bucal, la lengua y los labios del recién nacido se deben a una infección oral frecuente en el primer mes de vida. Se llama candidiasis o muguet y es provocada por un hongo. El Dr. Vitoria recomienda acudir al pediatra cuanto antes para que recete una pomada antimicótica y evitar que la lesión se extienda por la zona del pañal. Su aplicación debe abarcar el pezón de la mamá, la tetina del biberón, el chupete y todo lo que el niño tenga la costumbre de chupar.

Piel irritada en el culete. La dermatitis del pañal es el problema cutáneo más frecuente en los bebés. Se produce por el contacto prolongado de la piel de las nalgas y genitales con las heces y la orina. Provoca escozor y picor. Se previene con una buena higiene y cambio frecuente del pañal. El Dr. Vitoria recomienda extender una fina capa de crema barrera con acción absorbente y astringente en el culete del bebé después de cada baño y tras el cambio de pañal. “Conviene retirar los restos de la crema con agua tibia y secar la zona antes de aplicar una nueva dosis” explica el pediatra.

Asesoramiento: Dr. Isidro Vitoria, pediatra, autor del libro «Cuidados del bebé. Verdades, mitos y errores».

Culito rojo, bebé triste. ¿Estaríamos nosotros contentos con el culo rojo como un tomate todo el día? Pues imagínate un bebé.

Hoy te contamos por qué es tan importante una correcta higiene en el cambio de pañal de tu bebé.

¿Sabías que la superficie cutánea del bebé es un 13% de su peso corporal? Los órganos de un recién nacido están inmaduros y la piel no se queda atrás.

Su piel no es como la piel de un adulto. A continuación te contamos alguna de las peculiaridades de la piel del bebé.

  • Tienen menos capas celulares en el estrato corneo (es la capa más externa de la epidermis) por lo que la piel es más fina.
  • El manto ácido que nos defiende de las agresiones del exterior madura en el primer año de vida. Mientras tanto su pH es menor que el de un adulto. Esta capa tiene que estar en perfecto estado. En el caso de la pie-les atópicas esta barrera es la que está debilitada y produce picores y sequedad cutánea.
  • El sistema inmunitario de la piel también está en proceso de maduración. La piel no es solo una barrera física, como una muralla. Detrás existe todo un ejercito en proceso de formación.
  • La capacidad para concentrar la humedad es baja. La piel del bebé se deshidrata rapidamente. No son ca-paces de retener el agua transdérmica.
  • La secreción de sebo se dispara nada más nacer hasta los seis meses volviendo a disminuir. Si te fijas, mu-chos bebés tienen granitos en la cara, como si fuese acné. El próximo pico en la secreción sebácea será en la pubertad. Hola, granos adolescentes. Desde los glándulas sebáceas se regulan el transporte de agua y electrolitos que contribuye a la regulación de la temperatura corporal. Al no estar del todo desarrollados, los bebés son más susceptibles a la hipotermia.

Como ves la piel del bebé no tiene nada que ver con la de una persona adulta. Si a su piel sensible y fina le sumas un pañal lleno de caca y pis… El resultado es la denominada dermatitis del pañal. Culito irritado, bebé enfadado.

¿Cómo podemos evitar que nuestro bebé tenga el culito escocido?

La clave de la cuestión está en la higiene. Pero tampoco te pases con la limpieza, en el punto medio está la virtud. Si nos pasamos limpiando corremos el riesgo de irritar más todavía la piel del bebé.

Aquí tienes una pautas para mejorar el ritual del cambio del pañal:

  1. Cada vez que le cambies el pañal asegúrate de secar bien la zona.
  2. Utiliza agua no muy caliente. Ojo que esto es válido para todas las edades. Cuanto más templada esté el agua más nos lo agradecerá nuestra piel.
  3. No frotes. Acuérdate del anuncio de televisión: “el frotar se va a acabar”. Retira la suciedad mediante suaves toques.
  4. Evita los productos con perfume, por si pudiese provocarle alguna alergia.
  5. Cambia el pañal cuantas veces sea necesario. De esta manera disminuimos el tiempo de contacto entre la piel y las heces o la orina. Las bacterias que pueda haber en las heces producen amonio y modifican el pH de la piel.
  6. Dentro de tus posibilidades, y las del bebé, estaría bien dejarle sin pañal unas horas al día. Piensa que el pañal es como un invernadero donde se vete tú a saber lo que se cuece.
  7. Utiliza cremas protectoras y reparadoras de la piel del culito de bebé.

¿Qué cremas son las mejores para el cambio de pañal?

Depende, como la canción de Jarabe de palo. No hace falta utilizar la misma crema en un culito sano, como prevención, que en culito rojo como un tomate.

El objetivo de estas cremas es reparar la barrera de la piel, evitar su deshidratación, impedir que ninguna bacteria se reproduzca y calmar el picor y escozor.

El principio activo que debes buscar en la etiqueta de este tipo de cremas es el óxido de zinc, principio activo emoliente, antiséptico, secante y protector de la piel. Como ves, lo tiene todo. Su concentración puede llegar hasta un 40% para pieles excesivamente irritadas.

Estas cremas son las comúnmente conocidas como pastas al agua. Se las denomina de esta manera porque el vehículo donde va suspendido el óxido de zinc o el talco es acuoso (agua y/o glicerina).

Por otro lado están las pastas oleosas que pueden ser más consistentes, como la típica pasta Lassar. En este caso el vehículo donde irá suspendido el óxido de zinc, es graso. Utilizar aceites con propiedades regeneradoras como el de caléndula, rosa mosqueta, borraja o hígado de bacalao puede ser todo un acierto.

Las cremas para evitar las irritaciones de culito del bebé también suele incorporar principios activos para calmar el picor como la calamina o la alantoína.

Son importantes los componentes cicatrizantes como pueden ser la centella asiática o el pantenol (tambien conocida como provitamina B5).

Por último debes saber que la dermatitis del pañal podría complicarse de varias maneras. Podría no ser sufi-ciente la pomada reparadora y necesitar corticoides para disminuir la inflamación o el picor. También se pueden desarrollar infecciones por hongos o bacterias.

En cualquiera de los casos anteriores deberá ser el pediatra el que lo diagnostique y prescriba lo necesario.

Cuando nuestro hijo es un bebé, sobre todo si somos padres primerizos, nos va a preocupar cada pequeña alteración que descubramos en su piel, que es extremadamente sensible. Si notamos que en la zona de la piel que está cubierta por el pañal aparece un enrojecimiento, con unos puntitos rojos, seguramente se trate de una irritación o dermatitis. Este tipo de molestias, que no se diseminan más allá del borde del pañal, son bastante comunes en los bebés y no hay que alarmarse, ya que tienen un fácil tratamiento y no es necesario ir al pediatra, salvo en caso de que la irritación persista y notemos una escamación blanquecina en la zona. Os explicamos a continuación por qué se producen estas irritaciones y qué hacer en estos casos, que seguramente se repitan en más de una ocasión durante la vida del bebé.

¿Por qué se produce la dermatitis del pañal?
Los factores que favorecen este tipo de irritaciones son varios. De entrada, la protección de plástico que llevan los pañales puede ser uno de los motivos, porque la humedad continua y la falta de aireación en la zona son también uno de los factores que producen esta clase de irritaciones. Hay que tener en cuenta que los pañales, aunque imprescindibles, son un elemento adosado al cuerpecito del bebé durante muchas horas que evita la ventilación de esta zona llena de pliegues y que siempre tiende a estar húmeda. Si nuestro bebé sufre esta clase de dermatitis, tenemos que tratar de mantenerle sin pañal cuanto más tiempo mejor, para que la zona quede bien seca y aireada. En verano será más fácil, porque el bebé podrá estar desnudito sin correr riesgo a coger frío. Y el hecho de que se orine o se haga caca fuera del pañal será un mal menor. Si usamos pañales de tela, que tienen la ventaja de, además de ser más ecológicos, estar hechos de algodones orgánicos, deberemos lavarlos y sobre todo enjuagarlos muy bien y no usar nunca suavizantes.

La orina o las heces son otro de los factores que producen esta clase de dermatitis, porque un pañal mojado en contacto continuo con la piel favorece la irritación y la maceración de la piel. Concretamente cuando nuestro bebé sufre un episodio de diarrea, es muy común que una de sus consecuencias sea la aparición de esta dermatitis, ya que las heces se vuelven más ácidas, y esto irritará aún más la piel de la zona del pañal. En algunos casos, la introducción de nuevos alimentos pueden producir cambios en la consistencia y contenido de las heces que irriten la piel.

Otros factores que pueden ocasionar esta clase de irritaciones son llevar al bebé con prendas muy ajustadas o poner un pañal demasiado apretado, ya que esto puede favorecer una mayor humedad en la zona, al quedar muy pegada a la piel del bebé tanto la orina como las heces, o producirse sudor en la franja del pañal. Puede ocurrir también que la sensible piel de nuestro bebé reaccione a determinados detergente usados al lavar la ropa, o incluso a los jabones o toallitas higiénicas que usemos al limpiarles, ya que una limpieza excesiva de la zona con abuso de jabones, también puede dañar la delicada piel del bebé.

Cómo podemos tratar y prevenir la dermatitis del pañal
El mejor tratamiento y prevención de una dermatitis del pañal es mantener el área del pañal lo más seca y limpia posible. En esta clase de dermatitis, prevención y tratamiento coinciden. Lo primero de todo, será importante cambiar con frecuencia el pañal de nuestro bebé, y lo antes posible después de que se haya orinado o hecho caquita, ya que cuanto más tiempo dure esa humedad y el contacto con la acidez de las heces, la irritación empeorará y el bebé sufrirá dolor al ponerse su culito cada vez más rojo.

En cada cambio de pañal, es imprescindible lavar la zona y eliminar los restos de suciedad con agua tibia. Bastará con usar una esponja, con una pequeña palangana si nos resulta más cómodo que no el lavabo o la bañera, y lavarles bien los pliegues con agua calentita, sin emplear jabones que pueden irritar más la piel. La esponja, que debe ser específica y nunca la misma que usemos para bañarles, será mejor desecharla cada pocos días, ya que así la mantendremos siempre limpia y evitaremos que en ella queden incrustados restos de heces. Y un dato importante: no debemos utilizar toallitas húmedas para limpiar el culito de nuestro bebé, especialmente si está sufriendo una dermatitis, ya que esta clase de productos, aunque indicados específicamente para bebés, van a producir escozor en su piel.

Otro consejo clave a tener en cuenta durante el cambio de pañal de nuestro bebé: secarle muy bien. Será muy beneficioso si le mantenemos un buen rato desnudito, sin el pañal puesto el mayor tiempo posible, porque conseguiremos mayor ventilación en la zona y que quede bien seca, y porque además, al dejar al bebé con la piel al aire, facilitaremos que las lesiones se sequen. En todo caso, se tratará siempre de secarle muy bien, con una toalla, de forma cuidadosa. Una buena idea, para que el pañal no le quede muy prieto, es ponerles pañales una talla más grande o bien colocárselos holgados. Y sobre cómo lavar la ropa de nuestro bebé, será necesario aclararla bien para que no queden restos de jabón y evitar siempre los suavizantes especialmente con perfumes, ya que estos productos también podrían irritar la piel del bebé.

Siguiendo estos consejos para limpiar a nuestro bebé durante un episodio de dermatitis del pañal, veremos que la irritación va a mejor, y de hecho, si lo hacemos de manera habitual, será una forma de prevenir esta clase de irritaciones.

Por otro lado, para tratar esta clase de dermatitis también podemos aplicar alguna crema o pomada en el culito del bebé, el talco no está recomendado ya que tapa los poros de su piel. Podemos pedir consejo a nuestro pediatra, a un farmacéutico de confianza o incluso a otras mamás, que nos dirán qué crema les ha funcionado mejor en estos casos. Son muy buenas las cremas de pasta al agua. Lo importante será que la crema actúe para proteger la piel de la humedad del pañal y ayude a aliviar y curar la irritación de la zona.

Cuándo hay que ir al pediatra
Si la dermatitis del pañal persiste más allá de tres o cuatro días, y sobre todo, si empiezan a aparecer otra clase de lesiones, que notaremos como puntitos blancos o una escamación en la piel de esta zona, entonces deberemos consultar a nuestro pediatra, para que nos recomiende el tratamiento adecuado. En ocasiones la dermatitis se complica y se produce una infección de hongos o bacterias en la zona, ya que al ser un área húmeda y cálida pueden proliferar fácilmente esta clase de infecciones. No hay que alarmarse, ya que bastará con aplicar una crema que eliminará esta infección causada por cándida u otro tipo de hongos. El miconazol, la nistatina, el clotrimazol o el ketaconazol son medicamentos antifúngicos comúnmente utilizados para las dermatitis del pañal complicadas por cándida y de hecho, se pueden comprar sin necesidad de receta. Seguramente que la primera vez que nos pase, vayamos directos al pediatra, pero para la siguiente vez, cuando ya conozcamos las lesiones y sepamos que la dermatitis se ha complicado, bastará con aplicar esta crema y podremos estar tranquilos de que en un día o dos, la dermatitis se ha curado por completo.

De las frases más temidas en casa, una de ellas es: «Mamá, me pica el culete». Que a un niño le pique la región anal puede ser debido a muchas causas. Las lombrices es una de ellas. ¿De verdad son más frecuentes en los niños que toman muchas chuches? ¿Cómo las tratamos? Vamos a intentar darle respuestas a estas y otras preguntas de una manera lo más científica posible.

¿Qué son exactamente las lombrices?

Las comúnmente conocidas lombrices son una gusanillos chiquitines, llamados técnicamente oxiuros o Enterobius Vermicularis. Las reconocerás fácilmente. En los márgenes del ano verás una especie de hilitos blancos de coser que se mueven. Una maravilla.

¿Por qué tiene mi hijo lombrices?

Pues no es que tu hijo sea raro. Los oxiuros son la causa más frecuente de infección por gusanillos en EEUU y Europa. Tan, tan frecuente que sólo en EEUU se estima que hay unos 40.000.000 de infectados. ¡Ahí es nada!

Los humanos somos el hospedador natural de los oxiuros. ¿Qué quiere decir esto? Que sólo viven en los humanos. No, ni el perro ni el gato son los culpables. Da igual el nivel socioeconómico: Sí, es probable que las infantas en algún momento hayan tenido. La transmisión es más fácil en los convenientes cercanos, así que cuidado cuando entran en casa.

Los oxiuros son muy, muy frecuentes en niños que van al cole, sobre todo de 5 a 10 años. En los pequeñajos, menores de 2 años, es bastante raro.

¿Cómo circulan estas maravillosas lombrices por el cuerpo de nuestros pequeños?

Todo comienza cuando una «oxiura» embarazada deja un huevo alrededor del culete de tu hijo. Al niño le pica la zona, se rasca y esas uñas sucias se van a la boca.

¿Cómo se contagia al resto de la familia? Si alguien come algo tocado por esas manos sucias, ya tienes una vía. Si papá o mamá no sabe que tienen visitantes y no llevan cuidado al manipular ropa interior, sábanas o toallas, ya tenemos el lío montado. Si no llevas cuidado y tocas superficies contaminadas con huevos, ahí hay otra vía de contagio.

Bueno, pues el niño (o adulto) ingiere el huevo, se libera la larva del parásito en el intestino. Desde que uno ingiere un huevo hasta que una lombriz adulta comienza a poner huevos, pasa más o menos un mes. En este tiempo las lombrices se van desplazando a lo largo de nuestro tubo digestivo. Piensa que cada lombriz adulta es capaz de poner unos ¡10.000 huevos! [email protected], las personas infectadas no suelen tener muchas lombrices adultas, lo notamos antes. Bueno, pues estas lombrices embarazadas se van al borde del recto a poner los huevos en al piel de la zona, habitualmente de noche. Cuando el niño se rasca, el ciclo se perpetúa.

Aquí te dejo un esquema del Centro de Control de Enfermedades (CDC), más gráfico.

¿Qué le notarás a tu hijo para saber que tiene lombrices?

En muchos niños no se nota nada. Lo más frecuente es el picor de culete, ¿por qué? La zona se inflama por la presencia de las lombrices y sus huevos en la piel de alrededor del ano. El picor suele ser más frecuente por la noche, así que a veces causa problemas de sueño, con pesadillas o sonambulismo. ¿Recuerdas el último post sobre las vulvovaginitis en las niñas? Pues igual que las lombrices pueden picar en la zona del culete, los gusanillo adultos pueden migrar y que pique también por delante en las niñas. Nada grave, pero bastante molesto.

¿Otros síntomas que pueden causar? Pues hay mucha controversia si el dolor de barriga, el que el niño coma menos, no gane peso o esté cansado pueden ser debido a las lombrices. ¿Y el rechinar de dientes? Pues tampoco está muy claro. La justificación podría ser porque el niño está inquieto por el picor anal, hace que esté nervioso y rechine los dientes (técnicamente conocido como bruxismo).

¿Cómo los diagnosticamos?

La primera opción es sencilla. Si ves esos pequeños hilitos blancos moverse ya tienes el diagnóstico. Otra opción es el conocido como test de Graham: Se pega un trozo de papel celo en los márgenes del ano, recién levantado el niño o antes de dormir sin ducha previa, y lo pegas en un cristalito rectangular que te darán. También se puede hacer estudio de parásitos en heces. No siempre resulta rentable para estos bichos, ya que a veces no están en las heces, sino en la piel del culete.

¿Cómo las tratamos?

Tenemos muchas opciones. La más frecuente, un antiparasitario llamado mebenzadol. Para toda la familia, una dosis de 100 mg un día y repetir a las 2 semanas. Otros medicamentos como albendazol o pamoato de pirantel también se pueden usar.

Aunque el tratamiento es muy efectivo, las reinfecciones son muy frecuentes. Así que es importante tratar a toda la familia a la vez. Toda la ropa interior, toallas y ropa de cama a la lavadora en agua bien caliente.

¿Más cosas que podemos hacer?

  1. Uñas bien cortas y limpias.
  2. Muchísima higiene, lavado de manos a tope.
  3. ¿Le restringimos las chuches? Muchas veces, si viene la abuela acompañando al niño, en seguida el pobre se lleva la reprimenda correspondiente: «¡Ves!». Pues yo no he encontrado ningún estudio que relacione el consumo de azúcar con las lombrices (y mira que yo soy antiazúcar ;). Igual es algo que alguien se inventó y la cosa ha pasado de generación en generación (como lo de la vitamina D y el cierre de la fontanela).

¿Y si estás embarazada?

Si estás embarazada sólo es conveniente que te tomes la medicación si te notas molestias. Si no te notas nada, no te tomes nada. En estos casos se prefiere el pamoato al mebendazol o al albendazol. En España no siempre es fácil encontrar este medicamento. ¿Pasa algo si me tomo el mebendazol? Mira este estudio: 192 embarazadas que tuvieron que tomar mebendazol (72% en el primer trimestre), no hubo más malformaciones que en el grupo que no lo tomó. Así que tranquilidad.

¿Interesante? ¿Curioso? ¿Asqueroso? Espero tu opinión. Si te parece interesante, ya sabes, comparte.

Hasta la próxima,

Dra. Matilde Zornoza Moreno (Pediatra2punto0).

Sígueme en:

Comparte esto:

Posts relacionados

Granos en el culo del niño: las causas, el tratamiento, la prevención

Los padres deben prestar atención a la piel de migas, especialmente si hay pequeños granos. Pueden ocurrir por varias razones, incluyendo como resultado de enfermedades o reacciones de alimentos.

Lo que debe saber

Como sabemos, los niños de la piel es mucho más sensible y más delgada que en los adultos, por lo que necesita un cuidado especial y, si es necesario, el tratamiento apropiado. Erupciones aparecen de repente, a veces es difícil encontrar la causa. Lo más difícil en presencia de este tipo de problemas a un niño menor de un año. Al menos esta vez el cuerpo está protegido contra factores externos, y la reacción se puede utilizar en los medicamentos, vitaminas, o nuevos productos. Granos en el culo del niño pueden parecer diferentes, tendrá todos los tamaños y colores diferentes.

cuidado de la piel

Con el fin de no agravar la situación, es necesario visitar al pediatra del distrito. Muy a menudo, una erupción pasa rápidamente, respetando cuidadosamente las normas de atención, que son los siguientes:

  • baño diario sin necesidad de utilizar geles y champús;
  • baños de aire sistemáticas;
  • Utilice seca o agentes humectantes, en función del tipo de piel;
  • la introducción gradual de nuevos productos;
  • enjuague de la ropa a fondo;
  • pañales de cambio oportuno y ropa interior.

Si estos pasos no ayudan, el médico puede prescribir un antifúngico y medicamentos antimicrobianos, así como un medio para aliviar la inflamación y picazón.

razones

La delicada piel está expuesta a diversos erupciones, entre los más comunes:

  • dermatitis del pañal. La inflamación se produce en el lugar de contacto con una gasa o un pañal desechable, por el roce, la humedad y la falta de baños de aire. Además de erupciones cutáneas, caracterizado por escamas o áreas húmedas.
  • Una reacción alérgica se produce debido a uso inadecuado de pañales, detergente para la ropa, toallitas húmedas, cremas y champús, como posibles reacciones a los alérgenos alimentarios en la dieta o leche materna. Es posible cualquier lugar. La intolerancia de un producto alimenticio en particular se observa con mayor frecuencia en la inflamación alrededor del ano.
  • Dermatitis por hongos Candida es la causa del desarrollo, y con frecuencia hay un pañal. A continuación, un sarpullido rojo brillante puede extenderse a las piernas, el estómago o la espalda.
  • Sudamina es un múltiplo pequeños granos de color rosa.

Cómo identificar

Teniendo en cuenta el hecho de que el calor espinoso ordinaria fácilmente confundirse con síntomas alérgicos o varicela no deben automedicarse, es necesario consultar a un médico que diagnostique la ocurrencia y prescribir el tratamiento apropiado.

Una reacción alérgica en apariencia similar a las quemaduras de ortigas. Muy a menudo se puede encontrar en las nalgas y las migas. También es posible aparición en las piernas, la barbilla, el abdomen y la espalda. Se manifiesta en forma de manchas rojas o de color rosado, con la piel delicada escamosa y con comezón. En ocurrencia regular cáscara llorando puede ocurrir en el mismo sitio.

Potnichka a menudo se produce en los bebés, una erupción de color rosa tan fino no es capaz de dañar la salud, pero causa molestias. La piel en el lugar de aparición de espinillas un poco accidentado al tacto. Su apariencia puede provocar a largo con la ropa mojada o pañales y ropa, no se corresponde con el clima, en el que el bebé está demasiado caliente.

Granos en el culo del niño pueden aparecer tanto en verano como en invierno. En los meses calientes sudamina es más común. En invierno, contribuye a la aparición de bebé zakutyvanie excesiva, así como la falta de cuidados de higiene adecuada. No tenga miedo de tales manifestaciones, deben ser percibidos como una señal de que la ropa debe ser proporcional al tiempo y la higiene que tener más cuidado.

Enfermedades y erupciones

La situación es complicada, si las espinillas llorosos en el culo del niño son un síntoma de la enfermedad. La roséola (fiebre de tres días) es bastante común. Es más común en niños menores de tres años. Hay síntomas característicos de la enfermedad, la principal de las cuales es la apariencia injustificada de alta temperatura, disminuyendo el tercer día. Al mismo tiempo, la piel aparece la erupción de color rojo rosado. Tras la detección de estos síntomas deben llamar inmediatamente a un médico.

La escarlatina y el sarampión también causan la aparición de granos. En el primer caso la pequeña erupción cutánea local, se desarrolla en la espalda y el pecho, después de haber tenido una erupción en las nalgas. Tales enfermedades son peligrosos para el niño y no toleran auto. Sarampión se caracteriza por una gran erupción brillante, comenzando primero en la cabeza, a continuación, se extiende por todo el cuerpo. Al mismo tiempo la temperatura se eleva, lo que disminuye cuando ya no aparecerá nueva inflamación.

características

Si la inflamación ha surgido debido a la picadura de insectos, es necesario que se ponga una piel antiinflamatorio y antipruriginoso, y el uso de un mosquitero y la cubierta de la silla de paseo para evitar más picaduras. Si hay animales domésticos, tienen que bañarse con un champú especial por parte de los parásitos.

Granos en el culo del niño de la fiebre miliar no requieren el uso de cualquier medio, el baño bastante frecuente sin jabón y aire regular y, si es posible, tomar el sol.

La rubéola, escarlatina, varicela se clasifican como enfermedades contagiosas, por lo que necesita para llamar al pediatra, que va a diagnosticar y prescribir el tratamiento de la enfermedad y las lesiones asociadas.

Que para el tratamiento de granos en el culo del niño

Hay muchas recetas que se utilizan para reducir la inflamación y la eliminación de las erupciones. ungüentos y cremas cosméticas de farmacia son mucho más fáciles de usar, pero a menudo tienen composición dudosa, lo que puede causar aún más daño. Independientemente puede ser un medio no contaminantes de bajo costo. Es necesario encontrar sólo los componentes, como para la preparación no requiere mucho tiempo ni conocimientos especiales.

Granos en el culo del niño se pueden eliminar con una mezcla de hierbas medicinales. Se aplica a las zonas afectadas dos veces al día. Para la preparación de miscible 3 cucharadas. cucharadas de milenrama, 6 cucharadas. cucharas de hojas de ortiga dioica y 1 h. spoon de ortigas. Hierbas vertieron 0,5 litros de agua hirviendo y se infundieron durante unos 40 minutos. Entonces, la infusión se filtra a través de gasa.

La solución salina es adecuado para niños de dos años. La mejor opción es utilizar una sal de mar. Para este propósito se prepara suficientemente solución rica base de agua mineral. Se aplica a la piel con una almohadilla de algodón dos veces al día.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *