0

Granitos pequeños en la cara

Cómo eliminar los granitos de la frente

Limpia y exfolia tu rostro

Hazlo al menos,dos o tres veces por semana, sobre todo, la “zona T: frente, nariz y mentón, así eliminarás impurezas y suciedad lo que ayudará a prevenir el acné.

Quítate el cabello de la cara

Debido a que los granitos pueden salir debido a la grasa del pelo, es mejor evitar que te caiga en la cara, sobre todo en épocas calurosas. Esto ayudará a que tu rostro tenga oxigenación y se mantenga más limpio.

Cambia de productos para el cabello

Experimenta cambiando tus productos para el cabello como la espuma o el gel, puede que tengan alguna reacción en tu piel, así que debes empezar a eliminar factores que pudieran provocar los granitos.

Cuida tu alimentación

Una dieta rica en nutrientes que obtienes de las frutas y verduras puede ayudar a que tu piel se encuentre mucho mejor, también debes consumir Omega 3 y vitamina C.

Mascarillas caseras

Puedes probar con algunas mascarillas caseras. Por ejemplo, se utilizan claras de huevo, aplica una ligera capa en la zona, deja actuar por 30 min y retírala con agua fría.

La mascarilla de jitomate también ayuda, frota un pedazo de jitomate partido a la mitad en tu frente, déjalo actuar 15 min y retíralo con agua frío, esto ayudará a que tus poros se cierren.

El té verde también ayuda, prepara un poco, deja que se enfríe y aplícalo en la zona con un paño, espera a que seque y luego limpia tu rostro con agua fría.

La mascarilla de miel suele ser también efectiva, además tiene propiedades antibacteriales. Lo que puedes hacer es aplicar un poco de miel de abeja natural o orgánica, antes de dormir y dejar que actúe toda la noche.

El vapor también ayuda

Lo que hace el vapor es abrir los poros para que tu piel respire, lo que permite deshacerte de la suciedad, un efecto similar a la exfoliación.

¿Tienes algún otro consejo? Compártelo con nosotros.

Buscando el origen del problema, Sánchez destaca que la mayoría de estos granitos blancos no tienen una causa conocida. Si bien, “se suelen relacionar a problemas de acné, procesos de cicatrización o sobreexposición solar en la que ha habido quemaduras”. Además, el experto apunta a otras causas como la predisposición genética, el tabaco o la falta de higiene.

Cómo se eliminan

Sea cual sea el origen, se pueden eliminar si para el afectado supone un problema cosmético. La extracción es uno de las técnicas para que desaparezcan, pero ésta debe ser realizada siempre por un dermatólogo para evitar infecciones y la aparición de cicatrices.

“La extracción se realiza mediante la punción con un pequeño bisturí y un posterior drenaje de la queratina acumulada, que evita la aparición de cicatrices. Antes se recurría a la electrocoagulación, mediante bisturí eléctrico, o a la crioterapia, pero pueden quedar secuelas”, explica Sánchez.

Feito afirma que el procedimiento es rápido, indoloro y no requiere anestesia. “El procedimiento es tan sencillo que puede repetirse siempre que sea necesario por aparición de nuevas lesiones”.

Los quistes de milliums también pueden ser eliminados mediante láser, respetando al máximo la piel. Es una técnica especialmente indicada cuando se dan muchos en una zona o cuando están localizados en la delicada piel del párpado.

Evitar que vuelvan a aparecer

Una vez eliminados y para que no vuelvan a aparecer, Sánchez recomienda unas medidas higiénicas básicas, como lavar la cara a diario con productos específicos para pieles grasas y utilizar cosméticos hidratantes no comedogénicos (oil free).

“También es recomendable una exfoliación para retirar las células muertas de la piel y las impurezas. Esta exfoliación puede hacer bien en casa (cremas scrub) o bien en centros médicos, donde se utilizan técnicas como la microdermoabrasión o el peeling, que permiten llegar a capas más profundas de la piel y conseguir una higiene más profunda además de mejorar la textura de la piel (menos líneas de expresión, más tersura y luminosidad)”, añade el experto.

Ver también:

¿Qué enfermedad tengo?

Cómo quitar las estrías de los pechos

Diez preguntas sobre la depilación con láser

Mitos sobre las operaciones estéticas

Consejos para un maquillaje ahumado sofisticado

Cómo diferenciar los distintos tipos de granos que aparecen en la cara

Los granos en la cara o el acné están asociado siempre a edades adolescentes y a la pubertad, pero lo cierto es que pueden aparecer a cualquier edad y, pese a que puedan parecer casi siempre igual, existen muchos tipos distintos.

Desde Mejor con salud realizan un detallado análisis para aprender a diferenciar los distintos tipos que existen en el rostro,, centrándose especialmente en el acné, definido por la RAE como «enfermedad de la piel caracterizada por una inflamación crónica de las glándulas sebáceas, especialmente en la cara y en la espalda».

El acné vulgar o común es aquella pequeña espinilla que aparece en el rostro de forma superficial y otras zonas del cuerpo como espalda, pecho y hombros. Otro habitual es el acné premenstrual también es de tamaño pequeño y se produce por los cambios hormonales en días previos a la menstruación.

Uno común en los hombres, adolescentes como adultos, es el acné queloideo, que suele aparecer en las zonas de afeitado provocado por una cuchilla en mal estado o por una reacción alérgica a la espuma, como causas principales.

Los bebés también tienen acné. Ocurre en primeras 72 horas de vida y está relacionado con las hormonas que la madre traslada al recién nacido por el cordón umbilical. Este va desapareciendo con el paso de los días.

También están los granos provocados por medicamentos. Es el acné latrogénico. Entre la lista de medicamentos que pueden provocar estos tipos de granos están los androgénicos, anabolizantes, anticonceptivos orales, corticosteroides, isoniacidas y yoduros. Como el resto, se manifiesta en forma de espinillas con punta purulenta y se suele solucionar con el cambio en la medicación.

Un tipo diferente al resto es el comedón, que suele manifestarse como una protuberancia rojiza sin punta. Aparece normalmente como una lesión provocada por el acné común y es un folículo piloso obstruido grasa o por células cutáneas muertas. El uso de ciertos productos de maquillaje (y una deficiente limpieza de estos) también puede provocarlos.

Los puntos negros son un tipo de comedón que aparecen por exceso de oleosidad o de células muertas que taponan el poro. Su color negro no tiene nada que ver con suciedad, como muchos creen, sino a la reacción de la grasa en contacto con el aire.

Por otro lado están los puntos blancos, que se dan cuando un comedón permanece cerrado. La glándula sebácea no puede drenar correctamente ya que grasa y células muertas impiden que el folículo se abra. Suelen solucionarse con tratamientos que ayudan a abrir los folículos.

Si un punto negro o blanco se inflama y adopta un color rosa o rojo, entonces hablamos de una pápula. Los dermatólogos aconsejan no manipularlos ya que suelen dar lugar a cicatrices si la situación empeora. Se habla de acné severo cuando el rostro presenta gran cantidad de pápulas. El acné severo no es fácil de tratar y hay que hacerlo con sumo cuidado para que no queden marcas en la cara de por vida.

Similar al punto blanco, pero con una aureola roja, es la pústula. Son granos inflamados con gran cantidad de pus. Tampoco es aconsejable reventarlos ya que pueden dejar marca.

En las mujeres, sobre todo, también se da lo que se conoce como acné rosácea. Suele aparecer a partir de los 30 años, es de color rosa o rojo y, en ocasiones, dejar ver vasos sanguíneos superficiales de la cara. Aparece principalmente en mejillas, barbilla y nariz. Si no se trata de forma correcta puede llegar a inflamar tejidos donde se encuentra. Es común, por ejemplo, la inflamación de la nariz por esta causa.

Un grano muy doloroso en el nódulo, que suele aparecer en capas más profundas de la piel. Se muestra como una protuberancia firma bajo la piel y debe ser tratado por un médico.

Uno de los más graves y que precisa también de tratamiento médico y quirúrgico es el quiste. Suelen ser como burbujas llenas de pus y se eliminan con cirugía menor y anestesia local.

Uno de los tipos de acné más graves que existen es el acné conglobota. Más común en los hombres, suele darse en el cutis, muslos, pecho, cuello y brazos. Su aparición suele estar relacionada con problemas del sistema inmunitario.

Existe aún un tipo de acné más grave que el anterior y es la foliculitis profunda o diseminada, provocado por una infección bacteriana como consecuencia de un mal tratamiento de pústulas o quistes. Suele solucionarse con antibióticos.

Eczemas: causas, tipos, síntomas y tratamiento

Tipos de dermatitis o eczemas

En general, los eczemas se clasifican en endógenos (de causa interna o no identificable) y exógenos (debidos a causas externas).

Endógenos

La dermatitis atópica o eczema atópico es un problema muy frecuente en el mundo desarrollado. Su frecuencia va en aumento en paralelo con otras enfermedades de naturaleza alérgica como la rinitis alérgica, el asma o las alergias alimentarias.

  • El eczema dishidrótico o dishidrosis se manifiesta como vesículas o ampollas que pican mucho, y pueden aparecer en las palmas, en la cara lateral de los dedos de las manos y también en la planta de los pies. Sus desencadenantes no son únicos y no son del todo identificables. En algunos pacientes la dishidrosis aparece como reacción ante el sudor o el calor. En otros, los brotes ocurren en épocas de estrés emocional.

Exógenos

La dermatitis irritante de contacto es un problema muy frecuente en profesiones que someten las manos a un continuo lavado con jabones o detergentes. Por ello se ha denominado también “dermatitis del ama de casa”. El eczema se produce por un daño químico directo en la piel, sin un mecanismo de alergia.

  • La dermatitis alérgica de contacto está provocada por sensibilización alérgica en las personas predispuestas. Existen numerosas sustancias capaces de provocar alergia de contacto. El diagnóstico se realiza mediante pruebas de alergia específicas (pruebas epicutáneas).
  • El eczema asteatósico o eczema craquelé está provocado por sequedad de la piel. La causa más frecuente es el uso de jabones o detergentes no adecuados y la falta de hidratación de la piel. Es especialmente frecuente en personas de edad avanzada.
  • Dermatitis atópica es la forma de dermatitis más frecuente. Afecta sobre todo a niños y sus causas descansan en dos alteraciones: por un lado, un defecto de hidratación de la piel que la hace más sensible, y por otro, un aumento de la sensibilidad alérgica manifestada en ocasiones también en los bronquios (asma alérgica), la mucosa de la nariz (rinitis alérgica) y el tubo digestivo (alergias alimentarias). La dermatitis atópica es especialmente frecuente en la infancia, y se manifiesta por eczemas que afectan a los pliegues de los brazos y las rodillas, la cara y otras zonas del cuerpo. Por regla general, la dermatitis atópica mejora con la edad, excepto los casos de dermatitis atópica del adulto, una enfermedad que puede llegar a ser grave y extremadamente invalidante.

A pesar de haber abandonado hace tiempo la adolescencia, no es extraño que nos descubramos granos en la cara. Las causas son múltiples, así como las soluciones, pero la regla básica es no apretarlos ni reventarlos porque lo más probable es que nos dejen marca. Por eso, en Diario Femenino damos respuesta a una pregunta muy frecuente: ¿Qué remedios contra los antiestéticos granitos son los más efectivos?

Por qué salen granos en la cara

El acné es típico de los adolescentes porque es en esa época cuando se produce en el cuerpo una revolución hormonal. Pero ahora que la adolescencia te queda lejos, te siguen saliendo algunos granitos de vez en cuando y te preguntas cómo puede pasar. El motivo puede ser el mismo que en la pubertad: un cambio hormonal. Y es que todas estamos sujetas a los cambios hormonales que se producen durante nuestro ciclo menstrual.

Pero las hormonas no son las únicas culpables de que aparezcan granitos. El alcohol y una alimentación con un exceso de grasa pueden favorecer su aparición. También es posible que alguno de los cosméticos que estés usando te esté provocando una pequeña reacción alérgica. O puede ser la almohada la que esté favoreciendo la aparición de esos granitos porque los restos de maquillaje o sudor se quedan en el tejido de la almohada sin darte cuenta.

Sin embargo, la mayoría de las veces es el estrés el causante de los granitos. Estar nerviosa, no dormir lo suficiente o no descansar hace que las glándulas sebáceas reaccionen en exceso y se altere el mecanismo de regulación de grasa.

Cómo evitar los granos

Una vez que hayas descartado algún problema dermatológico de importancia, lo mejor que puedes hacer es cuidar la higiene del rostro teniendo cuidado de no excederte. Es básico que te desmaquilles cada noche antes de acostarte, por lo que deberías lavarte la cara dos veces al día, pero no más.

1 Para la higiene del rostro es mejor utilizar agua y un producto sin jabón realizando así una limpieza suave que evite irritaciones. Tras la limpieza, es recomendable utilizar un tónico para reducir la grasa y las bacterias y equilibrar la piel.

2 Aplícate productos cosméticos libres de aceites, que hidraten tu piel sin agregarle grasa. Esto es importante tanto para la crema como para el maquillaje que utilices.

3 Una vez que te hayas maquillado, evita tocarte la cara con las manos, así evitarás que las bacterias entren en contacto con la piel de tu rostro. También conviene extremar la limpieza del pelo, ya que contiene grasa y bacterias y pueden obstruir más los poros.

4 Y sobre todo, protégete del sol. En contra de lo que muchos creen, el bronceado no sólo no disimula los granitos sino que puede favorecer su aparición.

Remedios contra los antiestéticos granitos

Llevando a cabo estos sencillos trucos reducirás las ocasiones en las que puedan salirte granitos, pero para esas otras ocasiones en las que no está en tu mano, como los cambios hormonales o el estrés, puedes probar con un algún remedio casero. Nuestro preferido se hace con limón, ya que el limón limpia la piel en profundidad y la tonifica eliminando los granitos desde la raíz. Tan sólo tienes que exprimir un limón y aplicártelo en el rostro dejándolo actuar toda la noche. El resultado te sorprenderá.

¿Cuáles son tus remedios contra los granos de la cara? ¡Compártelos con nosotros!

Rosácea

Se trata de una enfermedad bastante común de la piel que se caracteriza por el enrojecimiento de la cara (nariz, mejillas, frente y mentón), pudiendo a veces comprometer otras partes del cuerpo como el cuello y el pecho. En un principio ocurren episodios de enrojecimiento cada tanto y estos son de corta duración, pero con el tiempo suelen ser más frecuentes y más duraderos. La rosácea es una enfermedad que tiende a progresar y empeorar si no se establece el tratamiento adecuado. Afecta por lo general a personas adultas, es más frecuente en las mujeres que en los hombres, aunque en los varones se ven los casos más severos. Si bien pueden padecerla individuos con cualquier tipo de piel, suele presentarse en las pieles más claras.
Se trata de una enfermedad benigna, pero crónica de la piel.
¿Por qué se produce?
Aunque se han realizado numerosos estudios científicos sobre la rosácea, se desconoce el origen exacto de esta enfermedad.
Se han identificado algunas causas sospechosas de generar la enfermedad pero no se han podido confirmar: Existiría una predisposición familiar a tener rosácea.
Ciertos problemas gastrointestinales podrían producir la enfermedad.
Un ácaro inofensivo que se encuentra en la piel de los pacientes con rosácea podría ser el responsable.
¿Pueden salir granos parecidos a los del acné?
Cuando la rosácea progresa, a los enrojecimientos pueden agregarse granos rojos a veces con pus, llamados pápulo-pústulas que si son más profundos se denominan nódulos. Estos granitos son muy parecidos a los del acné.
A diferencia del acné en la rosácea no hay puntos negros (comedones).
El origen y tratamiento de estos dos problemas de la piel son distintos.
¿Qué puede ocurrir si me dejo estar?
La rosácea tiende a ser una enfermedad progresiva que puede empeorar si no se la trata adecuadamente. Como mencionamos antes, cuando esta enfermedad avanza aparecen granitos en la cara y si la rosácea continúa progresando salen pequeñas líneas coloradas finitas en la piel de la cara denominadas telangiectasias.
Otro inconveniente que se puede presentar cuando avanza la enfermedad es el engrosamiento de la piel de la nariz, por lo general aparece en varones y la nariz se ve hinchada, con una piel gruesa y sus poros abiertos, como si estuviese deformada.
Para que todo esto no ocurra, debés consultar tempranamente con el dermatólogo.
¿Es grave la rosácea?
El único inconveniente de la rosácea sobre la piel es el estético. Estudios recientes revelaron que el 70% de las personas con esta enfermedad tenían serias alteraciones de su autoestima y seguridad personal, tal es así que hasta un 40% suspendían sus salidas y reuniones sociales porque se veían mal estéticamente.
Un problema que pueden tener quienes tienen rosácea es que la enfermedad esté también en los ojos dando síntomas de una conjuntivitis, vale decir: irritación, lagrimeo y molestias, en uno o los dos ojos. Por lo tanto si tenés rosácea y molestias oculares, sí o sí debés además consultar con el Oftalmólogo.
¿Qué debo hacer si tengo rosácea?
Si pensás que podés llegar a tener esta enfermedad, el mejor consejo es que consultes tempranamente con el Dermatólogo para evitar que la rosácea progrese.
Las personas con rosácea empeoran mucho con el sol por lo que resulta indispensable que usen el protector solar adecuado y de manera correcta.
A su vez, se trata de pieles muy sensibles que se irritan fácilmente si los cosméticos o cremas que se usan en la cara no son los adecuados.
Ciertos factores pueden exacerbar la enfermedad y por lo tanto tenés que evitarlos si tenés rosácea:

  • Ingerir líquidos muy calientes
  • Estar muy cerca de lugares calurosos como estufas o el horno
  • El café
  • Cambios bruscos de temperatura, como puede ser entrar y salir de un ambiente calefaccionado al frío de la calle
  • Condimentos muy picantes
  • Bebidas alcohólicas

Existen medidas descongestivas muy simples como hacerse compresas de té de manzanilla frio sobre el área inflamada. Es importante si te salieron granitos que no te los aprietes para que no dejen marcas. Los tratamientos actuales han mejorado mucho la piel de aquellas personas que sufren de rosácea. Según el grado de rosacea, se pueden indicar ciertas cremas, comprimidos orales o sesiones de luz pulsada intensa. Los tratamientos modernos funcionan muy bien y es el dermatólogo quien te va a indicar la combinación terapéutica apropiada para tu problema.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *