0

Grano en el labio

¿Te salió un grano en la vagina? Esta es la razón

Los granos en la vagina son comunes y suelen aparecer por la sudoración de los genitales

  • SUSANA CARRASCO
  • 20/06/2019
  • 15:17 hrs.

Si te diste cuenta que te salió un grano en la vagina, no te alarmes, los granos en esta parte del cuerpo femenino son más frecuentes de lo que crees y hay muchas razones por las que salen.
Puede ser un problema sin importancia pero nunca debes descartar que también puede tratarse de un problema más grave como una Enfermedad de Transmisión Sexual (ETS).
>>¿Puedo quedar embarazada con el líquido preseminal?
Estas son las principales razones por las que te salió un grano en la vagina:

Grano en la vagina, ¿por qué salen?

Vellos enterrados
Si acostumbras depilarte la zona genital, esta podría ser la razón de que te salgan granos en la vagina. Pueden salir como granitos rojos e irritados, similares a una espinilla pero con inflamación alrededor de la zona.
Puede doler un poco pero no es grave. Si tienes una bolita blanca puedes exprimirla en la regadera con un poco de agua caliente para sacar la pus, aunque lo mejor es que pongas un algodón con agua caliente sobre la zona para que el vellito enterrado salga.


Barros y espinillas
Lucen igual que un barro o una espinilla en la frente porque literal, son lo mismo. Estos granos en la vagina también son comunes y suelen aparecer por la sudoración de los genitales, por la ropa interior sintética o apretada y por las toallas femeninas.
Generalmente aparecen en los labios vaginales externos o en el orificio vaginal.

Enfermedades
Si tuviste relaciones sexuales sin protección, puede que ese granito en tu vagina sea causa de una enfermedad de transmisión sexual como Virus del Papiloma Humano, verrugas o herpes genital.
Este tipo de granos se distinguen de los simples barritos porque no desaparecen después de mucho tiempo y casi no duelen, un día simplemente aparecen.
>>Lo que nunca debes hacer antes del sexo si eres mujer
Visita a tu ginecólogo para que te revise inmediatamente en estos casos.
(Con información de Mujer de 10)

    ¿Por qué salen granos en tu vagina?

    SALUD

    Si tienes un dolor o te pica, en Mujer de 10 te decimos la razon por la que te salen granos en tu vagina, te vas a sorprender

    Escrito por: Valeria Ávila
    val_avila

    ¿Por qué salen granos en tu vagina?

    Seguramente te has topado con un granito dentro de tu vagina o sobre tus labios, pero muchas veces pueden significar más o menos de lo que crees. Antes de que te alarmes, te presento esta información para que sepas qué significa ese granito y por qué salió.

    Muchas veces, los granitos pueden tratarse de un problema banal sin importancia pero siempre debemos descartar que no se trate de algún problema más grave.

    Hay varias razones por las que pueden aparecer los granitos, conócelas e identifica de qué problema se trata.

    1. Vellitos enterrados.
    Es muy normal, sobre todo si nos depilamos, que aparezcan granitos en la zona genital.

    ¿Cómo lucen?

    Estos granitos lucen un poco rojos e irritados, casi como una espinilla pero hay inflamación al rededor de él. El dolor suele ser un poco intenso, pero es local y no afecta otras áreas pélvicas ni genitales. Si tienes una bolita blanca puedes exprimirla dentro de la regadera con agua caliente para que salga la pus, pero lo más recomendable es aplicar un algodón con agua caliente sobre el vellito hasta que salga.

    2. Espinilla.
    Estos granitos son muy parecidos a los granitos que te salen en la frente, ¡literal! Estos granitos también son un poco comunes y pueden ser causados debido a la sufdoración de tus genitales, sobre todo cuando utilizas ropa interior sintética. Estos granitos normalmente aparecen en los labios externos vaginales o en el orificio.

    3. Enfermedades venéreas
    Estos granitos son los preocupantes. Normalmente estos granitos no desaparecen después de un periodo de tiempo y casi no duelen, simplemente aparecen. Si has tenido relaciones sexuales no protegidas, puede ser que se trate de papiloma humano, verrugas o herpes, y es necesario que un ginecólogo los revise inmediatamente.

    4. Otras causas.
    Estos granitos pueden tratarse también de principios de quistes, hongos o fístulas. Si tu zona genital la sientes húmeda durante el día o suda, ésta puede ser la causa.

    No olvides consultar a tu ginecóloga para que te hagan el chequeo adecuado.

    10 cosas que nunca debes hacerle a tu vagina

    Este video te puede interesar

    Aquellos que tienen acné, saben que los granos no se limitan a aparecer en el rostro. Son completamente impredecibles, pues pueden aparecer de manera inesperada en los lugares menos agradables. Como en tus pompas, dentro de la nariz y, por supuesto, en tu vagina.

    Por fortuna sólo son granos, nada de qué preocuparse. De hecho, las mujeres tienden a alarmarse, cuando en realidad TODOS podemos tener granos en cualquier lugar del cuerpo donde hayan glándulas sebáceas.

    Depilación con cera

    La depilación es la principal culpable de los granos vaginales, según HealthLine. En teoría estamos llenas de bacterias en la piel, así que cualquier irritación (como retirar el vello con cera caliente) crea una entrada para todas las bacterias.

    La cera puede provocar foliculitis, o una inflamación de los folículos. Cuando el vello nuevo empieza a crecer, las bacterias pueden entrar al área… y crear barritos.

    Publicidad

    Depilación con rastrillo

    Resulta que no sólo debes preocuparte de los vellos encarnados y las cortadas a la hora de usar el rastrillo ahí abajo. Al igual que con la cera, la depilación con rastrillo también provoca foliculitis, según Allure, la cual te vuelve propensa al desarrollo de granitos.

    Cuando te depilas, te estás haciendo micro heridas , las cuales pueden introducir bacterias del exterior. Así que en lugar de tener un grano por las bacterias de la piel, introduces bacterias externas del rastrillo.

    Sudor

    Publicidad

    Cuando dudas o tienes una acumulación de humedad, creas un ambiente amigable para el crecimiento de bacterias,según Medical News Today. Sin mencionar que el sudor puede ocasionar brotes de acné, desde el pecho, hasta la espalda y área vaginal.

    Una forma de prevenir que esto suceda es bañándote después de hacer ejercicio para evitar que el sudor y las bacterias saturen tus poros.

    Ropa ajustada

    Usar ropa muy ajustada puede provocar acné vaginal porque atrapa la humedad en la piel. De hecho, para mantener una buena salud vaginal se recomienda usar ropa holgada con la cual la zona íntima pueda respirar.

    Por fortuna hay muchas formas de tratar el acné vaginal. Puedes tomar antibióticos orales o aplicar cremas. Claro que, lo ideal es acudir con un ginecólogo para que te recete un tratamiento completo.

    Foto: Archivo Eme de Mujer

    Folículo piloso en los labios mayores de la vulva

    El folículo piloso o poro infectado parece una espinilla pero a diferencia de esta última, enrojece y se inflama dando lugar a un forúnculo. Puesto que la piel genital tiene unas características peculiares diferentes a la piel de otras zonas del cuerpo (elasticidad, humedad, etc.), la lesión puede acompañarse de un dolor intenso al contacto o ser totalmente indolora.
    En los casos más severos, el forúnculo se llena de pus y cuando se elimina la espinilla queda una zona inflamada o un bulto.

    Granos vaginales por enfermedades venéreas

    Algunas enfermedades venéreas o infecciones presentan síntomas similares y deben ser tratadas inmediatamente, de lo contrario podrían dejar secuelas graves como esterilidad, enquistamientos, etc.
    Así, algunas enfermedades de transmisión sexual (ETS) como el virus del papiloma humano (VPH) provocan verrugas genitales denominados condilomas, por lo que se recomienda efectuar un examen para descartar una infección causada por este virus.

    Otras causas de los granos en la zona genital femenina

    Las infecciones por moluscos, hongos o bacterias, principios de quistes o fístulas también pueden provocar granos y otras lesiones en los órganos genitales externos.

    Qué hacer si aparecen granos u otras manifestaciones cutáneas extrañas en la vulva

    Tanto en la vagina como en la vulva no debe haber lesiones tales como manchas, erupciones, granos infectados, verrugas, llagas, decoloraciones, supuraciones, postillas o inflamación. Si se observa alguna lesión, se debe acudir inmediatamente a un médico, preferentemente a un ginecólogo.

    Cómo evitar la aparición de granitos y espinillas en la vulva

    Para evitar la aparición de granitos, espinillas y forúnculos, es esencial mantener una buena higiene íntima de la vulva y la vagina. Se recomienda lavar bien la zona con jabón de glicerina o jabón común y abundante agua para mantener la piel de la vulva limpia, hidratada y protegida.

    Cómo tratar los granos vaginales

    El tratamiento de las lesiones cutáneas en los órganos genitales externos de la mujer dependerá de la causa que lo ha provocado. Algunas de estas enfermedades se curan con óvulos, medicamentos orales o tópicos y otros tratamientos médicos y farmacológicos simples.

    En cambio, los condilomas, quistes o fístulas necesitan cirugía.
    Las verrugas genitales o condilomas por VPH se han extendido mucho entre la población de los países desarrollados debido, entre otros motivos, a la promiscuidad. Los tratamientos más utilizados para eliminarlos son la crioterapia, la cauterización eléctrica, la terapia por láser o la escisión quirúrgica. También pueden ser de utilidad las aplicaciones locales de ácido tricloroacético y podofilino.

    Por Andrea Bouchot

    Sin importar qué tan higiénica seas, el acné tiene esa manía de aparecer en los peores momentos posibles y, en ocasiones, en los LUGARES más problemáticos para una mujer… como en la vagina.

    Publicidad

    Pero no te estreses, el acné vaginal es tan común como el acné en la espalda, pecho y rostro. Sin embargo, puede ser más doloroso e incómodo que los demás.

    ¿Qué lo causa?
    Los granitos ahí aparecen por las mismas razones que el acné en el rostro; son el resultado de un exceso de producción de sebo (aceite) dentro de un folículo. Las fluctuaciones hormonales durante la menstruación también pueden provocar acné hormonal, así como un sobrecrecimiento de bacterias en los poros, acumulación de células muertas, vellos encarnados en el área genital y, por supuesto, estrés.

    Cómo reconocerlo
    Afortunadamente no es difícil distinguir el acné genital con otro tipo de bolitas o formaciones. Si se ve como un punto negro en el rostro, es porque ESO es. Los puntos negros también causan mayor incomodidad que los vellos encarnados porque contienen más fluidos.

    El acné vaginal no es la gran cosa… a menos que sea un problema recurrente, numeroso y persistente, en ese caso deberías consultarlo con tu ginecólogo. Algunas Enfermedades de Transmisión Sexual presentan bolitas similares al acné, pero usualmente serán numerosas y no desaparecen por cuenta propia. Si una lesión persiste por más de una semana o también presenta picazón, mal olor y flujo vaginal diferente, controlalo lo antes posible.

    Cómo se trata
    Si tienes acné vaginal, hay diferentes formas de tratarlo.

    Ácido azelaico tópico: Se encuentra en ciertos granos como el trigo, centeno y la cebada. El ácido azelaico es un compuesto orgánico natural que disminuye la inflamación, elimina las células muertas y tiene propiedades antibacteriales.

    Jabones: Lo ideal es usar jabones SIN fragancia que contengan antibacteriales naturales, tales como aceite de orégano, el cual puede ayudarte a evitar las bacterias dañinas y prevenir la formación de acné vaginal.

    Extracto de té verde: Lociones que contengan mínimo un 2% de extracto de té verde pueden disminuir significativamente los brotes de acné vaginal.

    Aceite de árbol de té: El aceite de árbol de té tiene propiedades antimicrobianas (para bacterias y hongos) y efectivamente limpia los poros. También ayuda a mantener la humedad natural de la piel, mientras ofrece alivio y equilibra las secreciones de aceite de las glándulas sebáceas.

    Cómo se elimina
    La mejor forma de evitar el acné vaginal es estableciendo hábitos saludables ahí abajo. Para empezar, tenés que mantener tu zona íntima limpia y seca, usar ropa interior de algodón y disminuir la acumulación de humedad. También deberías limitar la depilación ahí abajo, la cual incrementa el riesgo de fóliculos infectados e ETS.

    Y si encontrás un granito ahí abajo, no lo toques, no lo revientes y no trates de manipularlo. Esto sólo empeorará las cosas.

    Podés leer esta nota en Eme de Mujer México

    REV CHIL OBSTET GINECOL 2006; 71(4): 252-258

    Casos Clínicos

    QUISTES VAGINALES

    Arlette Adauy E.1, Hugo Salinas P.1, Benjamín Naranjo D.1, Beatriz Retamales M.a

    1Departamento de Obstetricia y Ginecología, Hospital Clínico de la Universidad de Chile.
    a Interna de Medicina, Universidad de Chile.

    RESUMEN

    Se reportan dos casos de quistes vaginales: se analiza el cuadro clínico y su dificultad diagnóstica.

    PALABRAS CLAVES: Quistes vaginales

    SUMMARY

    We report two cases of vaginal cysts: clinical presentation and diagnostic difficulties are analysed.

    KEY WORDS: Vaginal cysts

    INTRODUCCIÓN

    Los quistes vaginales corresponden a formaciones saculares cubiertas por mucosa vaginal. La presencia de un quiste en la vagina está estimada en un 1%. La mayoría son asintomáticos, benignos y no requieren la escisión (1). El cáncer vaginal da cuenta del 1% de todos los cánceres ginecológicos, por lo que es poco frecuente (2). Existen en la literatura distintas clasificaciones, pero en general se considera en estas su histología, localización y origen. Este último punto merece importancia ya que no todas las lesiones visualizadas en la vagina son provenientes de esta, también existen lesiones que emergen de la uretra o parauretral y de otros tejidos circundantes que se presentan de manera similar. Por esta razón no es fácil realizar un diagnóstico etiológico de certeza.

    Se exponen dos casos que ilustran la dificultad en el diagnóstico diferencial, utilizando sólo la anamnesis y el examen físico.

    Caso 1

    Paciente de 25 años, primigesta, consulta aproximadamente a las 35 semanas de embarazo, por sensación de peso y plenitud vaginal. Al examen físico se evidencia masa de aproximadamente 5 cm que protruye con maniobras de Valsalva. Impresiona clínicamente como quiste parauretral, de paredes lisas, con contenido líquido, no sensible a la palpación y ovalado. Durante el embarazo el tamaño de masa fue fluctuante hasta desaparecer por completo aproximadamente a la semana 37 de embarazo y luego reaparece una semana más tarde. Se realiza cesárea electiva por presentarse como obstrucción del canal del parto. La resección del quiste se realiza en forma electiva al 4º mes de puerperio. En el intraoperatorio se visualiza un quiste de pared vaginal anterior sin compromiso aparente uretral de aproximadamente 10 cm de diámetro, se punciona dando salida a líquido citrino sin signos de infección (Figura 1). Se realiza quistectomía y plastía vaginal anterior longitudinal con catgut crómico. En la biopsia diferida se describe como un quiste de la glándula de Bartholino.

    Figura 1. Quiste de glándula de Bartholino en paciente primigesta. Caso clínico 1.

    Caso 2

    Paciente de 45 años, multípara de dos cesáreas. Con antecedentes de displasia bilateral de cadera operada, incontinencia de orina de esfuerzos operada hace 6 años (IVS plastía vaginal anterior y posterior). Evolucionó con exteriorización del IVS el que fue resecado dos años más tarde, con continencia urinaria normal. Consulta en ginecología por presentar dispareunia de larga data aproximadamente 4 años, sin otro síntoma ni signo. Al examen físico se verifica quiste vaginal de paredes lisas, redondeado no sensible a la palpación, con consistencia gomosa y de aproximadamente 3 cm. Impresiona como quiste vaginal de inclusión. En el intraoperatorio se visualiza quiste vaginal de pared lateral derecha con las mismas características ya descritas. Al realizar incisión en forma vertical, se drena contenido mucoso, resección del quiste y sutura con catgut. La biopsia revela la presencia de un granuloma piógeno en la mucosa vaginal.

    DISCUSIÓN

    Las lesiones quísticas benignas de la vagina frecuentemente son asintomáticas y únicas (1). Muy ocasionalmente son múltiples y se acompañan de síntomas inespecíficos y variables como masa palpable, dolor, dispareunia, sensación de presión o bulto vaginal, y síntomas urinarios como incontinencia urinaria intermitente o permanente, infecciones urinarias recurrentes y disfunción miccional (3). Por lo anterior, su presencia frecuentemente se denota como un hallazgo incidental en el examen físico.

    Los quistes vaginales son más frecuentes en la tercera y cuarta década de la vida. Las verdaderas lesiones quísticas de la vagina se originan de tejidos vaginales, pero lesiones que emergen de la uretra y tejidos circundantes se pueden presentar también como lesiones quísticas de la vagina. En algunos casos sólo con la clínica se puede llegar al diagnóstico certero, pero la mayoría requiere mayor estudio. Con el examen físico la lesión debe ser delimitada en ubicación, movilidad, sensibilidad, definición (regular vs irregular) y consistencia (quística vs sólida). La presencia de malignidad debe ser siempre considerada y se debe realizar el diagnóstico diferencial con prolapso genital.

    Los quistes vaginales según Montilla se clasifican en relación a su histología y localización como se muestra en la Tabla I (4). En apariencia los quistes Müllerianos y los mesonéfricos frecuentemente son indistinguibles. El diferenciarlos según arquitectura epitelial es difícil, porque ambos están revestidos por epitelio cuboidal bajo o columnar. La relevancia clínica de diferenciarlos basados en el origen embriológico no está claro, hasta ahora no tiene significación pronóstica, y permanece solamente por interés académico (1). Schlunt y Raz, clasifican de forma distinta los quistes vaginales, la que se presenta en la Tabla II (6). Una revisión patológica de 43 quistes vaginales en un periodo de 10 años realizada por Pradhan y Tobon demuestra diferentes incidencias como se muestra en la Tabla III (7).

    Aunque no está estandarizado el uso de imagenología de quistes vaginales en el preoperatorio, es útil para la planificación prequirúrgica, para el consejo y expectativas de los pacientes. Como también es útil para evaluar la presencia de otros quistes vaginales imperceptibles en el examen físico (1). Con la utilización de imagenología, ya sea con ultrasonografía, cistometría, TAC o RNM, se logra caracterizar mejor la lesión. La RMN con un coil endorectal ha sido utilizada para diagnosticar divertículos uretrales, para diagnosticar y mapear quistes vaginales (únicos o múltiples), y para el diagnóstico de una variedad de otras anormalidades genitourinarias, incluyendo prolapso, divertículo, anormalidades ováricas, y patología uterina. El coil endocavitario mejora la señal y por ende la resolución de las imágenes (4).

    Quistes escamosos de inclusión Revestidos por epitelio escamoso estratificado, usualmente localizado en la pared posterior cerca de una reparación de episiotomía. Pueden contener material caseoso o purulento. Se pueden formar como resultado de un trauma sufrido por las paredes vaginales o tras un procedimiento obstétrico o ginecológico, cuando posteriormente el recubrimiento vaginal no recupera sus características habituales.

    Quiste mesonéfrico o del conducto de Gartner Revestido por células cuboidales bajas no secretoras de mucina, usualmente localizada cerca de la pared antero lateral de la vagina, siguiendo la ruta del conducto mesonefrico.

    Quistes Müllerianos Revestidos por células columnares altas secretoras de mucina localizada en cualquier zona de la vagina e indistinguible de los quistes mesonéfricos.

    Quistes de la glándula de Bartholino Emergen del conducto de glándula de Bartholino y revestidos por células secretoras de mucina, células escamosas, o células transicionales localizadas cerca de la apertura de la glándula de Bartholino hacia el vestíbulo.

    Quistes de origen embrionario

    Como ya fue citado, los quistes de la vagina pueden derivar de remanentes Müllerianos o mesonéfricos. Pueden estar localizados en cualquier ubicación en las paredes vaginales, pero con mayor frecuencia están en las zonas antero laterales de la vagina. La distinción entre ambos es de poca importancia clínica y requiere tinciones histoquímicas. Por ejemplo: los quistes Müllerianos se tiñen positivamente con mucicarmina o periodic acid-schiff reagent (7).

    Los quistes vaginales más frecuentes son los Müllerianos, y varían en tamaño de 1-7 cm de diámetro. Son en su mayoría pequeños y asintomáticos y sólo se extirpan en caso de ser sintomáticos. Están revestidos predominantemente por epitelio mucinoso, pero pueden estar revestidos por cualquier epitelio de origen Mülleriano, endocervical, endometrial, de Falopio (6).

    Los quistes del conducto de Gartner o mesonéfrico típicamente son pequeños, con un diámetro promedio de 2 cm, pero pueden alcanzar un gran tamaño. Pueden estar asociados con anormalidades del sistema metanéfrico urinario. La RNM es especialmente útil para la evaluación de las características del quiste y del tracto urinario. Al igual que los quistes Müllerianos, si estos quistes son grandes y sintomáticos, está indicada la escisión.

    Quistes del conducto de Skene

    Las glándulas parauretrales y conductos que desembocan en la uretra femenina son homólogos rudimentarios de la próstata. Los dos conductos más grandes son los conductos de Skene. Las glándulas de Skene son bilaterales y secretan una pequeña cantidad de material mucoide con la estimulación sexual que sirve para lubricar el meato uretra durante el coito (5). La obstrucción del conducto, presumiblemente secundaria a skenitis (más frecuentemente por gonorrea), causa la formación de quistes. Estos son extremadamente raros, con un total de 4 casos reportados en la literatura médica desde 1984 (8). Como los conductos de Skene están embriológicamente derivados del seno urogenital, estos quistes están revestidos por epitelio escamoso estratificado (4). Un quiste del conducto de Skene debe ser diferenciado de un divertículo uretral. La RNM y cistouretroscopía son útiles para distinguir entre los dos al determinar si existe comunicación entre la lesión y la uretra. Es indispensable el determinar si un quiste vaginal es de origen uretral, porque la escisión sin la ayuda de un catéter uretral y la falta de drenaje uretral postoperatorio puede resultar en una fístula uretrovaginal. La escisión se recomienda para los sintomáticos de mayor tamaño que es facilitado por el uso de catéter uretral. La infección aguda es una contraindicación para la extracción, aquí se debe realizar solamente una incisión y drenaje.

    Quistes del conducto de Bartholino

    Emergen del conducto de la glándula de Bartholino revestidos por células secretoras de mucina, células escamosas, o células transicionales localizadas cerca de la apertura de la glándula de Bartholino hacia el vestíbulo (4). Las glándulas de Bartholino son también originarias del seno urogenital y son homólogas a las glándulas bulbo uretrales en varones. La obstrucción ductal por infección previa o mucus espeso son un prerrequisito para la formación de un quiste. Aunque la mayoría de las pacientes son asintomáticas o presentan una leve dispareunia, la estimulación sexual repetida está asociada con lesiones dolorosas de crecimiento rápido. El dolor puede también señalar la infección del quiste. Típicamente tienen de 1 a 4 cm de diámetro. La mayoría son masas quísticas unilaterales, no sensibles, localizadas en el introito lateral medial al labio menor. Estas lesiones son detectables por ultrasonido, TAC y RNM. Los quistes asociados a dolor, abscesos recurrentes u obstrucción del introito requieren atención quirúrgica. El tratamiento preferido es la marsupialización. La incisión y el drenaje están indicados para el absceso de Bartholino, con un tratamiento definitivo postergado hasta un período de quiescencia.

    Adenosis vaginal

    La adenosis vaginal es la presencia de epitelio glandular dentro de la vagina, y se atribuye a la falla del epitelio escamoso de reemplazar el epitelio columnar en la vagina y ectocérvix durante la embriogénesis. Las lesiones pueden presentar cualquier tipo histológico derivado de los conductos de Müller. La adenosis vaginal es comúnmente un hallazgo en el examen de una paciente expuesta a dietilbestrol y puede semejar ectropion cervical. La clásica apariencia de la adenosis es una mucosa roja, en los fondos de la vagina y paredes superiores. La identificación de la adenosis puede ser facilitada por la falta de tinción con solución yodada. Los síntomas pueden incluir descarga vaginal mucosa excesiva y escaso sangrado postcoital. Las lesiones pueden regresar sin tratamiento específico, sin embargo, la conversión metaplásica está bien documentada, por lo que debe haber un seguimiento anual de estas lesiones (9).

    Quistes del canal de Nuck

    El proceso vaginal, también conocido como el canal de Nuck, es un saco peritoneal rudimentario que acompaña al ligamento redondo por el canal inguinal hacia el labio mayor La persistencia del canal se asocia a hernias inguinales. La oclusión a cualquier nivel puede llevar a la formación de un quiste que es análogo a un hidrocele del cordón espermático. Los quistes del canal de Nuck se encuentran en la parte superior de los labios mayores o canal inguinal. El tamaño puede ser de diversos centímetros y están asociados a hernia inguinal en un tercio de los casos. El examen físico y el ultrasonido pueden ser útiles para realizar el diagnóstico, pero el diagnóstico definitivo se hace usualmente en el intraoperatorio. Histológicamente el quiste está revestido por una capa simple de células cuboidales aplanadas. Los pequeños hidroceles son usualmente asintomáticos y no requieren tratamiento. Si se requiere cirugía, por discomfort o causa cosmética, se recomienda un abordaje idéntico al de la herniorrafia inguinal (6).

    Quistes de origen uretral

    Como previamente mencionado, es importante determinar si un quiste vaginal se origina de la pared vaginal o es de origen uretral, ya que la escisión de ciertas lesiones uretrales requiere cateterización para drenaje postoperatorio para prevenir la formación de fístulas.

    Carúncula uretral

    El término carúncula se refiere a una gran variedad de lesiones que protruyen del meato urinario. Las carúnculas uretrales son frecuentemente asintomáticas, pero también se pueden presentar como masa, lesión solitaria roja polipoidea con o sin dolor, sangrado, descarga y/o hematuria. Las carúnculas tienen distintas apariencias pero usualmente son de menos de 1 cm de diámetro y generalmente sobresalen del labio inferior del meato uretral (1). Las carúnculas uretrales sólo se encuentran en la uretra femenina, típicamente en mujeres postmenopáusicas y la mayoría representan un ectropion de las paredes uretrales secundaria a regresión posmenopáusica de la mucosa vaginal. La mayoría de las carúnculas miden sólo pocos milímetros de diámetro. Basado en la histología las carúnculas son clasificadas como papilomatosas, angiomatosas o granulomatosas. Todos los tipos consisten en tejido conectivo y vasos sanguíneos cubiertos por epitelio transicional o escamoso. La clasificación depende del grado de reacción inflamatoria asociada. El tratamiento usualmente es expectante, con la escisión reservada para casos que requieran alivio sintomático o en que se deba descartar carcinoma.

    Divertículo uretral

    El divertículo uretral se forma como consecuencia de glándulas periuretrales infectadas o de quistes rotos hacia el lumen uretral. Los organismos que frecuentemente están implicados son Escherichia coli, gonococcus y Chlamydia (6). Los divertículos uretrales femeninos son raros con una incidencia de 1 a 5%. (5) La edad habitual de presentación es entre los 30 y 50 años. La etiología directa generalmente es desconocida, pero existen diversas hipótesis que incluyen: una glándula peri uretral infectada, trauma uretral previo o cirugía. Estas pacientes con divertículos han tenido múltiples consultas médicas y finalmente derivadas al urólogo con sintomatología urinaria baja refractaria. La triada clásica de disuria, dispareunia y «dribbling» postmiccional, raramente se verifica.

    Se localizan en pared vaginal anterior en los dos tercios distales de la uretra. Cuando están infectados puede causar dolor a la compresión del quiste, como también la expulsión de orina o material purulento. Histológicamente, los divertículos consisten mayormente en tejido fibroso, y habitualmente no tienen revestimiento epitelial. Todavía existe controversia de qué método de imagen utilizar para el diagnóstico (cistoscopía, uretrografía retrógrada de doble balón, RNM). Sin embargo, la combinación de cistouretrograma miccional y RNM diagnostica precisamente la condición y localiza la lesión. Cuando se identifica el manejo es una diverticulectomía abierta (4,9,10).

    Quistes epidermales

    Son quistes de inclusión, revestidos por epitelio escamoso estratificado, usualmente localizado en la pared posterior cerca de una reparación de episiotomía. Son los quistes adquiridos más comunes de la vagina (10). Las inclusiones epidermales secundarias a fragmentos epiteliales enterrados posterior a episiotomía u otros procedimientos quirúrgicos son los más frecuentes quistes vaginales de tipo no embriológico. Los quistes de inclusión varían en tamaño de unos pocos milímetros a numerosos centímetros de diámetro. La ubicación se correlaciona con el área de cirugía previa, y su contenido aparece como tipo queso, y puede incluso remediar un exudado purulento. La imagenología de estas estructuras con RNM muestra una estructura quística conteniendo fluido heterogéneo. Al examen histológico los quistes de inclusión están revestidos por epitelio escamoso estratificado y contienen material con apariencia sebácea que representa células epiteliales descamadas. Como estos quistes son usualmente asintomáticos y pueden ser observados (4).

    Endometriosis

    La endometriosis es la implantación ectópica de glándulas y estroma endometrial. La ocurrencia primaria en la vulva y áreas vaginales es rara y usualmente representa una manifestación secundaria de enfermedad pelviana. Clínicamente se presentan con dismenorrea, dispareunia, aumentando de volumen cíclicamente, dolor pélvico o disuria. Histológicamente, dos de las siguientes tres características tienen que verse para hacer el diagnóstico: glándulas endometriales, estroma y macrófagos de hemosiderina. También se pueden encontrar células gigantes extranjeras. El tratamiento es la escisión o destrucción de las lesiones con electrocauterio o láser (4).

    Ureterocele ectópico

    Es una anomalía congénita dado por la dilatación quística del uréter distal. Los ureteroceles están comúnmente asociados con el polo superior de un sistema colector duplicado, y si se presentan con un uréter ectópico, puede presentarse como una masa vaginal quística. Aunque el diagnóstico se realiza en etapas tempranas, un ureterocele ectópico puede presentarse como incontinencia en una niña mayor o mujer joven. Como el uretrocele se prolapsa a través de la uretra, no se distingue el meato uretral ya que circunda la masa. Clínicamente, la mayoría de los ureteroceles se diagnostican con ultrasonografía prenatal pero pueden también presentarse como una masa vaginal quística en el examen físico. Los ureteroceles ectópicos pueden también ser descubiertos en la evaluación de infecciones urinarias recurrentes o incontinencia urinaria. Como cada caso es único, un abordaje endoscópico o quirúrgico tradicional está indicado (4,5).

    Prolapso uretral

    El prolapso uretral es una condición relativamente infrecuente que primariamente afecta a los niños afroamericanos con una edad media de 4,6 años o a mujeres blancas posmenopáusicas (8). El prolapso se puede presentar en todas las edades, pero más frecuentemente en los extremos de la vida. Es decir, en niñas menores de 18 años y en mujeres posmenopáusicas (10). Puede ocurrir espontáneamente o secundario a maniobras de Valsalva como en el vómito. El prolapso uretral no está asociado con anormalidades de la vejiga o los riñones. Evidencia adicional puede ser obtenida al pasar un catéter por el lumen central hacia la vejiga. El prolapso de órganos pélvicos como cistocele o rectocele pueden presentarse como una lesión vaginal quística. Los síntomas pueden ir desde presión vaginal leve a incontinencia o retención de orina. El diagnóstico es por historia y examen físico. Generalmente se utiliza RNM para determinar la presencia de enterocele. El tratamiento depende del estatus de salud del paciente, grado de prolapso y síntomas asociados (4).

    Vaginitis enfisematosa

    Es poco frecuente, benigna, caracterizada por quistes de gas en la pared vaginal. Inicialmente descrita en 1877, y hay menos de 200 casos reportados en la literatura (4). La mayoría de la pacientes se presenta con síntomas de vaginitis pero está descrito por las pacientes un sonido de explosión durante las relaciones sexuales. No se ha encontrado una etiología infecciosa definitiva, pero la mayoría de los casos se relaciona con Trichomona vaginalis. El diagnóstico se puede hacer con el examen físico. Los quistes usualmente se encuentran en los dos tercios superiores de la vagina. En el examen físico son los quistes son discretos, tensos y suaves, y pueden crear un sonido de explosión cuando se rompen durante el examen físico vaginal. La TAC puede ser una importante ayuda en el diagnóstico.

    Al examen histológico, los quistes contienen material rosado tipo hialino, y están revestidos por células gigantes extranjeras y otras células inflamatorias. La condición es autolimitada y no requiere tratamiento específico (6).

    Hidroadenoma vaginal

    Los hidroadenomas de la vagina están bien circunscritos, nódulos móviles libremente encontrados principalmente en la zona media del labio mayor en el surco interlabial. La mayoría miden menos de 1 cm. La presencia de tejido granular papilomatoso sugiere su diagnóstico. Al examen microscópico se observan lesiones quísticas llenas de crecimiento papilomatoso. El tratamiento consiste en escisión local.

    Quiste dermoide

    Es extremadamente raro. Sólo dos casos de quistes dermoides involucrando a la vagina se han descrito en la literatura. En ambos casos el quiste se originó en el espacio paravaginal y el diagnóstico estuvo retrasado. Histológiamente existe un quiste revestido por epitelio escamoso queratinizado que contiene apéndices dermales (6).

    CONCLUSIÓN

    Las lesiones de la vagina son frecuentes, la mayoría son benignas y asintomáticas. Existen varios tipos de quistes vaginales, tanto verdaderamente de origen vaginal como provenientes de otros tejidos. Los tamaños y ubicaciones también son diversos. Los quistes de inclusión junto con los quistes Müllerianos son los más frecuentes. Son una ocurrencia común en la tercera y cuarta década de la vida de la mujer, y representan un espectro de patologías de derivados embriológicos a lesiones preneoplásicas. Las imágenes son un buen método para complementar la clínica, sin embargo, el diagnóstico de certeza se obtiene con la histología. No está clara la implicancia pronostica de hacer distinción histológica fina en quistes benignos. El conocimiento de esta patología es esencial para el ginecólogo o urólogo femenino para así llegar a un buen diagnóstico y dar el mejor tratamiento.

    BIBLIOGRAFÍA

    4. Montilla J. Vaginal Müllerian cyst presenting as a cystocele. Obstet Gynecol 2005;105(5):1182-84.

    6. Schlunt K, Raz S. Benign cystic lesions of the vagina: A literature review. J Urology 2003;170:717-22.

    9. El-Mekresh M. Urethral Pathology. Current Opinion in Urology 2000;10:381-90.

    Todo el contenido de esta revista, excepto dónde está identificado, está bajo una Licencia Creative Commons

    Román Díaz #205, Depto. 205, Providencia
    Santiago – Chile

    Lesiones benignas de vulva y vagina

    Lesiones benignas de vulva y vagina

    1. 1. Curunculus uretrales Es una lesión inflamatoria que se manifiesta por una pequeña masa roja y dolorosa que rodea el meato ureteral de la mujer Se encuentra a cualquier edad, aunque son mas frecuentes en la adultez A veces esta cubierto por una mucosa indemne pero sumamente fiable y al mas ligero traumatismo puede lacerarse y sangrar La extirpación quirúrgica logra alivio inmediato y la curación
    2. 2. Quiste del conducto de la glándula de BartholinSon las lesiones vulgares mas frecuentesLesiones bien delimitadas, circunscritas y de contenido variable que se localizan en la porción secretora de ésta glándulaEn la región inferior de los labios mayores.Mayor frecuencia durante la pubertad o en la menopausia
    3. 3. Quiste del conducto de la glándula de BartholinEtiología: desconocida.Teorías: ropa muy ajustada, lycra, DIU, anticonceptivos hormonales, predisposición genética. Generalmente indoloros, pero pueden ser molestos si tienen un tamaño considerable.Si se infectan suelen ocasionar dolor, hipersensibilidad y dispareunia. Los tejidos vecinos se inflaman y se suele palpar una masa fluctuante.Tratamiento: drenaje del quiste o absceso infectado por marsupialización o por inserción de un catéter Word (3-4 semanas).La infección recurrente es esperable a menos a que se establezca una abertura permanente para el drenaje.
    4. 4. Acrocordón o papiloma escamoso Crecimiento lento, tornándose pediculado con posibles zonas ulcerativas e infecciones secundarias. El tumor no suele malignizarse ni tiene importancia, a menos que se traumatice y produzca hemorragia. Incidencia y frecuencia real desconocidas Tratamiento: biopsia por escisión simple.
    5. 5. Nevus nevucelularEl nevus nevucelular es una acúmulo de células névicas (melanocítos), a nivel de la membrana basal epidérmica.Ligeramente elevado, papilomatoso, pediculado o en forma de domo. Escisión medianamente amplia.Debe efectuarse biopsia de cualquier lesión que tenga bordes irregulares muy pigmentados
    6. 6. Leiomioma, fibroma y lipomaLos tumores de origen mesodérmico raros.El leiomioma: del tejido muscular en el ligamento redondo: tumor firme, simétrico, móvil en lo profundo del labio mayor.Los fibromas: proliferación de fibroblastos y pueden ir desde un nódulo subcutáneo pequeño hasta un gran tumor polipoide.Los lipomas: compilación de células grasas maduras y tejido conjuntivo.Tratamiento: Tumores pequeños: extirparse bajo anestesia local Grandes: anestesia general y los medios de la sala de operaciones.
    7. 7. Fibroma Lipoma
    8. 8. NeurofibromasLesiones carnosas polipoides que pueden ser solitarios y de consistencia sólida, o se pueden acompañar de neurofibromatosis generalizada (enfermedad de Von Recklinghausen).Lesiones pequeñas y sin consecuencia, excepto los tumores que desfiguran la vulva.Tratamiento: Vulvectomía total.
    9. 9. Mioblastoma de las células de la granulosa o SchwanomaTumor por lo general solitario, indoloro de crecimiento lento, se presenta en cualquier edadEl cuadro habitual son nódulos subcutáneos pequeños, con diámetro de 1 a 4 cm. Al aumentar de tamaño, salen através de la superficie, dando por resultado una lesión ulcerativa que se puede confundir con cáncerLos márgenes del tumor son indiferenciados y requieren extirpación local amplia y luego se debe examinar periódicamente
    10. 10. Quiste de skeneSon dilataciones quísticas de las glándulas del mismo nombre, se localizan de manera típica junto al meato ureteral dentro del vestíbulo vulvarAunque son pequeñas y a menudo asintomáticos pueden aumentar de tamaño y producir obstrucción urinaria por lo que se requerirá resección
    11. 11. Quiste sebáceoOclusión de la glándula sebácea.Suelen ser múltiples y casi siempre afectan los labios mayores.Diagnóstico: examen clínico suelen serAsintomáticosTratamiento: los quistes con una infección aguda pueden necesitar de incisión y drenaje.
    12. 12. Quiste epidermoide• Abultamiento firme de lentocrecimiento debajo de la piel.• En la parte externa de los labiosmayores, variando de tamaño ycolor.•Tienden a ser pequeños,solitarios, redondeados, biendelimitados, recubiertos deepitelio escamoso y llenos dematerial sebáceo y célulasepiteliales descamadas.•Asintomáticos. Diagnóstico: examen clínico Tratamiento: no requiere
    13. 13. Quiste de glándulas apocrinas En gran cantidad en los labios mayores y el monte de Venus.Etiología: desconocidaSu infección crónica generalmente por estreptococos o estafilococos, genera abscesos subcutáneos múltiples y fístulas secretantes: hidradenitis supurativa.Afecta a mujeres y a hombres.La edad de comienzo suele estar entre los 13 a 35 años, siendo rara antes de la pubertad.
    14. 14. HemangiomasSenil suelen ser pápulas múltiples pequeñas de color azul oscuro y asintomáticosSe indica biopsia solo si tienen tendencia hemorrágica de manera repetidaEn las niñas son diagnosticadas primeros años de vida, pueden variar de tamaño desde hemangiomas como fresas pequeñas hasta los muy grandes y cavernososTienden a ser elevados rojo brillante o negruzcoSe suelen dejar sin tratamiento solo observación, los de mayor tamaño
    15. 15. Granuloma piogenoSe considera como una variedad del hemangioma capilar suele ser único elevado de color rojo mate, rara vez es mayor a 2 cm de alturaTiene tendencia a hemorragia cuando se traumatizaEsta indicada biopsia por escisión amplia para aliviar síntomas y descartar la presencia de melanoma maligno
    16. 16. HidradenomasLa vulva tiene glándulas apocrinas sudoríparas modificadas.El hidradenoma se presenta como un nódulo bien delimitado localizado en los labios mayores o pliegues inter labiales y pueden confundirse con un carcinoma por su tendencia a ulcerarseSon raros ,y pequeños por lo general se presenta en mayores de 40 años
    17. 17. SiringomaSumamente raroSe localizan en labios mayoresSurge de los anexos cutáneosEs de diferenciación ecrina que se presenta como pequeña pápulas múltiples de color pardo claroSon asintomáticos
    18. 18. EndometriosisEs la presencia de tejido endometrial en vulva y glándulas vestibulares.Los nódulos son sólidos o cisticos y varían de tamañoPueden aumentar de tamaño y presentar aumento de síntomas durante la menstruación
    19. 19. Queratosis seborreicaSon tumores epidérmicos frecuentes, característicos de la edad madura o ancianosSon placas redondeadas, aplanadas con forma de moneda y diámetros que van desde unos mm. a varios cmSu coloración es pardo claro u oscuro, superficie de aspecto aterciopelado o granulosaAl examen con lupa aspecto de pequeños orificios rellenos con queratina rasgo útil para diferenciar de los melanomas
    20. 20. Molusco contagiosoTumores epitelialesbenignos producidospor virusLas lesiones suelen ser múltiples y levemente contagiosasEl aspecto microscópico se caracteriza por numerosas cuerpos de inclusión en el citoplasma celularCada lesión se puede tratar con desecación, congelación o raspado y cauterización química de la base
    21. 21. Condiloma acuminadoSon lesiones vulgares muy frecuentes que suelen reconocerse y tratarse con facilidad mediante medidas tópicas como acido tricloroacético y dicloroaceticoOtros microorganismos de trasmisión sexual como virus causal del molusco contagioso, lesiones de sífilis
    22. 22. PsoriasisEs una dermatitis crónica recurrente que afecta miembros inferiores, vulva y troncoEn la vulva puede ser la única superpie corporal afectada y las lesiones aparecen típicamente eritematosas, semejando infección micótico, pero sin las costras plateadas escamosas que se presentan en otras partes del cuerpoPueden ser periodosde remisióny periodos deexacerbaciones.Se presentan másen adolescencia
    23. 23. Dermatitis de contactoEs una respuesta inflamatoria de los tejidos vulgares a ciertos fármacos que pueden ser localmente irritantes o inducir sensibilidad por contacto, tambiéna sustancias irritantes
    24. 24. Dermatitis seborreicaTrastorno crónico caracterizado por la aparición de escamas grasientas sobre placas eritematosas, lesiones amarillentas suele estar asociado a condiciones sicológicas
    25. 25. Vestibulitos vulvar El síndrome de vestibulitis vulvar es una constelación de síntomas que consiste en dolor y ardor intenso al tocar el vestíbulo o intentar la entrada en la vagina Las mujeres que lo padecen señalan dificultad en la estimulación sexual, menor lubricación, dispareunia y emociones negativas en los encuentros sexuales No se ha encontrado tratamiento curativo
    26. 26. Hidradenitis supurativaEs un trastorno crónico que afecta las glándulas apocrinas, con formación de múltiples nódulos profundos, cicatrices, hoyuelos y trayectos sinusales que se producen en la vulva y perineo. Puede ser muy dolorosa y debilitantes se tarta con antibióticos, quizá se requiere de tratamiento quirúrgico con reseccion local amplia La causa se desconoce y a menudo esta infectada de manera secundaria
    27. 27. LinfangiomaLos tumores del linfangioma simple son con frecuencia nódulos pequeños, blandos, blancos o purpúreos y por lo general se sitúan sobre los labios mayores, suelen ser asintomáticos pero algunas ocasiones pueden tener intenso prurito u hormigueoSi el tumor es grande deberá extirparse con cirugía
    28. 28. Acantosis nigricansConsiste en pigmentación aterciopelada diseminada de los pliegues cutáneos axilas, región submamaria, vulva y piel subyacenteTiene intereses en ginecología por su relación con hiperandrogenismo y síndrome en ovarios poliquísticos y como tal es un acompañante de obesidad, acne, intolerancia a la glucosa y cardiopatías y anovulacion crónica
    29. 29. Distrofias vulvaresPresenta una variedad de lesiones atróficas que ocasionan la aparición de lesiones blancas, circunscritas o difusas en la vulva
    30. 30. Liquen simple crónicoHay un engrosamiento epitelial benigno y la hiperqueratosis pueden ser el resultado de infecciones vulvovaginales crónicasDurante la fase aguda como la vulvitis diabética las lesiones pueden ser rojas y húmedos demostrando infección secundariaEl padecimiento se exacerba por el prurito acompañante que causa rascaduras al representarse engrosamiento epitelial en una vulva produce maceración y una lesión blanca elevada puede ser difusa o circunscrita puede afectar cualquier porción vulva, perineo
    31. 31. Liquen esclerosoEs la lesión blanca de la vulva mas frecuente.Puede ocurrir a cualquier edad, aunque es mas frecuente en niñas prepuber y mujeres postmenopáusicas Los síntomas consisten en prurito dispareunia y ardor El diagnostico se confirma con biopsia El tratamiento puede ser el uso de un esteroide potente clobetasol 0.05% un 80% de pacientes tiene buenos resultados, luego se debe dar tratamiento de sostén con esteroides menos potentes.
    32. 32. Liquen atróficoCon la edad ocurre disminución de estrógenos endógenos hay cambios en piel de vulva se observa contractura del introito vaginal y la piel se vuelve delgada frágil y se traumatiza con facilidadA medida que avanza, las estructuras de la vulva se contraen y los labios mayores y menores se confundenAunque el proceso es puramente atrófico de la piel puede haber zonas de displasia y de cáncer invasivo por lo que debe hacerse biopsia de zonas sospechosas
    33. 33. Divertículos ureteralesAparecen como defectos congénitos o adquiridos y tiene importancia debido a que forman receptáculos que favorecen la estasis y las infecciones secundariasAparecen como defectos congénitos o adquiridos y tienen importancia debido a que forman receptáculos que favorecen la estasis y las infecciones secundarias
    34. 34. Quistes disontogenicosQuiste de Gartner Quiste mulleriano Tiene origen Se da como resultado de mesonefrico y suelen la dilatación de los manifestarse en la pared vestigios de los vaginal lateral conductos de Muller Rara vez producen muy raros veces afectan síntomas y por lo tanto el introito no requieren tratamiento

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *