0

Grano en el pecho

¿Qué pueden indicar los granitos en el pezón?

Seguro que te has fijado, pequeños granitos en el pezón que pueden cambiar ligeramente sus características a lo largo del tiempo. ¿Son inofensivos? ¿Por qué aparecen? Ya te adelantamos que no debes preocuparte.

Veamos más al respecto.

En el desarrollo de una mujer se experimentan una gran variedad de cambios. Pueden aparecer o desaparecer con el paso del tiempo, muchas veces sin siquiera notarlo. Estas variaciones suelen ser más frecuentes en la zona de los senos. Por eso se torna necesario extremar la atención ante cualquier tipo de anormalidad como:

  • Acné.
  • Bultos.
  • Sudoración.
  • Sensibilidad.
  • Pezón invertido.
  • Enrojecimiento.

Y es que, aunque en su mayoría no implican un riesgo para la salud, es bueno informarse para estar atento a cualquier cambio. Por esta razón, si alguna vez te preguntaste qué indicaban los granitos en el pezón, en este artículo hallarás las respuestas, ¡no te lo pierdas!

«Los tubérculos de tubérculos de Morgagni o Montgomery son cada uno de los diversos nódulos pequeños y blandos situados en la superficie de las areolas de las mujeres. Están constituidos por grandes glándulas sebáceas inmediatamente por debajo de la superficie areolar»

–Diccionario Mosby–

¿Qué son exactamente los granos en el pezón?

Los granitos en el pezón son también conocidos como tubérculos de Morgagni o Montgomery. Son pequeñas glándulas sebáceas que están ubicadas tanto en la areola como en el pezón.

Los tubérculos de Montgomery son conocidos por ayudar a mantener los pezones lubricados y en buen estado, ya que producen aceites naturales que ayudan a controlar el pH y proteger el pezón ante cualquier tipo de infección. Por esto mismo, tienen funciones antibacterianas.

Descubre: 10 verdades sobre los senos que no sabías

¿Es normal tener tubérculos de Montgomery en el pezón?

Sí, se trata de algo completamente normal. Todas las mujeres nacen con ellos (presentando entre 4 y 28 en total, para ser más precisos) y su tamaño y grosor no siempre será igual en todos los casos. Además, puede ser que experimenten cambios por los siguientes motivos:

  • Estrés.
  • Embarazo.
  • Menstruación.
  • Cambios hormonales.

En estos casos suelen hacerse más notables a la vista y al tacto. Ahora bien, estos tubérculos o «granitos» no son sensibles ni tampoco causan dolor. De igual forma, al momento en el que estos procesos finalizan, estos tubérculos recuperan su tamaño normal.

¿Qué cuidados se deben tener con los tubérculos de Montgomery?

Aun cuando estos tubérculos son naturales, hay que mantener un cuidado para no afectar sus funciones y mantener el pezón lo más protegido posible.

1. Cambiar el sujetador

Es importante cambiar de sujetador en cuanto sea notable que los senos comienzan a crecer y los tubérculos o «granos» comienzan a aparecer o incrementar su tamaño. De esta forma se evitarán las irritaciones y daños del pezón.

  • La salud de las mamas no se verá beneficiada si los oprimes, por lo que te recomendamos cambiar de sujetador en cuanto comiences a notarlo apretado.

Las mujeres embarazadas suelen tener mayor sensibilidad en las mamas y, por ende, sus pezones. Por ello, es importante utilizar sujetadores naturales, sin aros metálicos o tirantes que puedan afectarlos.

2. La higiene es fundamental

Es posible que la zona de los senos está expuesta a la sudoración por las temperaturas y la fricción, es importante asearla con un jabón de pH neutro para evitar así la alteración de las glándulas mamarias y los tubérculos de Montgomery. Esto no solo mantendrá la zona limpia y libre de bacterias, sino que, además, ayudará en la eliminación del sudor, las secreciones y el acné. Por otra parte, es recomendable utilizar una crema hidratante adecuada para mantener la piel en buen estado y así, evitar molestias por resequedad y afines.

Descubre: Aprende a cuidar tu ropa interior

Por último, hay que tener presente que estos granitos no suponen ningún peligro para la salud; por el contrario, solo traen beneficios. Eso sí, en caso de que tengas inquietudes, consulta siempre con tu médico antes de actuar.

La aparición de espinillas es común. Por lo general, las espinillas son comunes en la cara, pero pueden aparecer en cualquier parte del cuerpo, incluso en el pezón. Las espinillas normalmente no son una amenaza importante, pero con el número creciente de casos de cáncer de mama la espinilla en el pezón puede ser preocupante. Sin embargo, no hay una conexión directa entre la aparición de granos en el pezón y cáncer de mama .

En la mayoría de los casos de granos en el pezón, las mujeres no se sienten cómodas hablando de ello con sus amigos o incluso con su médico. Esperan a que la espinilla desaparezca sola. Por lo general, no requiere ningún tratamiento especial, pero a veces puede contagiarse. Algunas personas también luchan por diferenciar entre el grano en el pezón y las glándulas de Montgomery. Estas glándulas están presentes en casi el mismo lugar alrededor del pezón llamado areola y por lo tanto puede ser a veces confuso.

Causas de la espinilla en el pezón

Obstrucción de Montgomery Glands

Esta es una de las razones más comunes para la aparición de espinillas en el pezón. La sustancia lubricante se transporta primero y se almacena en glóbulos y conductos debajo de los pezones. A veces, las glándulas pueden obstruirse, lo que impide el transporte normal de la sustancia lubricante que da como resultado una espinilla en el pezón.

Obstrucción de los folículos pilosos

El bloqueo de los folículos pilosos puede causar granos en el pezón. Cada cabello que está presente en nuestro cuerpo está asociado con el folículo piloso. A veces, los folículos capilares presentes en el pezón pueden bloquearse debido al aceite o a la suciedad. También puede ocurrir debido a las células muertas alrededor de los folículos capilares. El bloqueo de los folículos capilares también es responsable del grano en el pezón.

La infección fúngica también causa espinilla en el pezón

La humedad alrededor del pezón aumenta las posibilidades de infecciones por hongos y puede causar granos. La humedad se produce debido a la secreción regular de los fluidos lubricantes por las glándulas subyacentes. Además, los pezones siempre están cubiertos por la tela y, por lo tanto, la deposición de sudor es común. La infección por levaduras es el tipo más común de infección micótica que afecta al pezón.

Higiene

Las condiciones de vida antihigiénicas pueden aumentar el riesgo de desarrollar granos en el pezón. La falta de una limpieza adecuada del área alrededor de las espinillas promueve el ataque de gérmenes y aumenta las posibilidades de pezones.

Ropa inapropiada

La ropa de mala calidad también puede causar granos en el pezón. La elección correcta del material de la ropa es importante para evitar granos en el pezón. El algodón evita la deposición de sudor al absorberlo y permitir que se evapore. Por otro lado, la ropa sintética o de nylon permite la deposición de sudor y promueve el crecimiento de las espinillas.

Tamaño de la ropa interior inadecuada

Otra causa puede ser el tamaño inadecuado de la ropa interior. Las prendas íntimas apretadas también aumentan el riesgo de granos en el pezón al interrumpir el flujo normal de sangre. También pueden conducir a la obstrucción de las glándulas de Montgomery al evitar el flujo normal de las secciones hacia el pezón.

Síntomas de la espinilla en el pezón

El síntoma obvio es que las espinillas están presentes en la región del pezón. Los pezones están realmente presentes en la parte superior de la areola y, por lo tanto, ayudan a mantenerlos en su lugar. Las glándulas de Montgomery están presentes debajo de los pezones. Son responsables de secretar la sustancia lubricante de los pezones que los mantiene húmedos, especialmente durante la lactancia. El número de glándulas de Montgomery varía de 5 a 20. En el caso de las niñas pequeñas, el número es casi mínimo, pero aumenta a medida que alcanzan la pubertad. Estas glándulas son más activas durante la etapa de amamantamiento para mantener los pezones húmedos y bien lubricados. Por lo tanto, la probabilidad de granos en el pezón es mayor en el caso de niñas maduras que han alcanzado la pubertad y también en el caso de madres lactantes.

Diagnóstico de espinilla en el pezón

El examen físico puede ser realizado por el médico para averiguar la causa de los granos. Una vez que se encuentra la causa raíz, será fácil para el médico elegir el método de tratamiento apropiado.

Tratamiento de la espinilla en el pezón

Puede haber varias razones para la aparición de la espinilla en el pezón. Por lo tanto, es importante identificar la causa de la espinilla antes de seleccionar la mejor opción de tratamiento. Las espinillas se pueden prevenir adoptando las siguientes medidas:

  • Limpiar el área alrededor de los pezones de forma correcta y regular. Lo mejor es usar un agente limpiador suave junto con agua para eliminar los gérmenes y la suciedad.
  • Si las glándulas de Montgomery se obstruyen debido a la deposición de leche u otras secreciones, puede limpiar los pezones con la ayuda de un paño. Antes de frotar el área, sumérjala en agua tibia para suavizarla.
  • También puede comprar una buena crema para eliminar el acné y utilizarla sobre los pezones para tratar cualquier aparición de acné. La crema debe ser a base de caléndula o de manzanilla.
  • Se recomienda a las madres que amamantan aplicar lanolina hipoalergénica purificada en los pezones después de alimentar al niño. Es muy útil para prevenir la aparición de espinillas en el pezón.
  • Si el grano en el pezón no mejora o se vuelve severo, consulte a su médico de inmediato para un tratamiento adecuado, ya que pueden recetar ungüentos y medicamentos.

Remedios caseros para Espinilla en el pezón

Los siguientes son algunos de los remedios caseros para espinilla en el pezón:

  • Limpiar los pezones regularmente con agua tibia es un remedio casero efectivo para deshacerse de la espinilla en el pezón.
  • Consumir más alimentos probióticos puede ayuda en el tratamiento de la espinilla en el pezón.
  • Aplicar el pepino en los pezones 3 veces al día también puede ser un remedio casero útil para la espinilla en el pezón.
  • También puede usar agua pura de limón para aplicar en los pezones.
  • , la pasta de jengibre también se puede usar para tratar la espinilla en el pezón.También lea:
    • ¿Cuánto tiempo duran las espinillas y las formas de deshacerse de ella rápidamente?
    • Pimples Vs Zits: diferencias que vale la pena conocer
    • ¿Qué causa las espinillas en la frente y las formas de deshacerse de ella?
    • ¿El chocolate te da espinillas?
    • Peores alimentos para la piel que pueden causar arrugas, espinillas, acné

Durante la lactancia continúa tu revolución hormonal, sobre todo en las primeras semanas tras el parto, cuando tu organismo se está recuperando de los cambios del embarazo y el parto. Por eso, es normal que tengas más acné o que te salgan granos en la cara, la espalda o incluso el pecho. Si notas que te ha salido un granito de pus en el pecho, similar a los que salen en la cara por el exceso de grasa en las glándulas sebáceas, no debes preocuparte. Si está en el pezón o la aréola y te preocupa que tu bebé lo explote al comer, puedes extraerte tú el pus, pero con mucho cuidado. Lávate bien las manos y usa una gasa o algodón para explotarlo. Después lávate bien. Si no está en la zona en la que el bebé pone la boquita, déjalo que desaparezca solo.

Sin embargo, puede que no sea un granito de pus, sino una perla de leche, cuyo aspecto puede confundir de primeras con un granito ya que es una bolita blanca en la superficie del pezón, pero es dolorosa. Además, si comprimes el pecho para que salga la leche, el puntito sobresale.

No te puedes perder …

Dolor de pecho en la lactancia

Dar el pecho a un bebé no debería doler. Puede provocar ciertas molestias al principio, durante los primeros días, sobre todo en aquellas mujeres que lo hacen por primera vez, pero no tiene que doler.

Estas perlas de leche son bastante habituales en la lactancia y aparecen por una obstrucción en los conductos del pecho debida a una lesión superficial en el pezón -tras un mordisco o tirón del bebé- o una alteración de los microbios de la mama. Puede durar desde unos pocos días a semanas y es bastante dolorosa, causando también escozor y quemazón. Es importante tratarlas cuanto antes ya que, si no, pueden derivar en una mastitis.

Las perlas de leche superficiales causadas por un trauma o una obturación se pueden curar aplicando calor antes de amamantar para expandir los conductos, facilitando que estos se drenen y el tapón salga. Si no funciona, hay que acudir a la matrona para que libere la obstrucción.

Si la causa es una infección bacteriana o por hongos, hay que analizar la leche para ver qué microorganismo ha causado el problema para administrar el antibiótico adecuado.

Otras causas de la aparición de bolitas o granitos en el pecho son:

– Mal agarre del bebé que causa que la leche se acumule y obstruya los conductos.

– Saltarse alguna toma o reducir la frecuencia de las mismas.

– No vaciar correctamente los pechos.

– Vestir ropa o sujetadores muy ajustados.

En definitiva, cualquier situación que cause que la leche se acumule, obstruyendo los conductos. Esto siempre debe tratarse cuanto antes ya que los conductos obstruidos pueden dar lugar a infecciones, por lo que conviene seguir los siguientes consejos para evitar la formación de bultos o granitos en el pecho durante la lactancia:

1. Alimentar al bebé a demanda y no saltarse ninguna toma.

2. No cambiar al bebé de pecho hasta que no haya vaciado completamente el primero. Si luego no tiene más hambre, empieza por el otro pecho en la toma siguiente.

3. Si tienes un pecho más lleno o con bultos, pon al bebé primero a mamar de ese para asegurarse de que lo vacía completamente.

4. Comprueba que la posición del pecho es la correcta y que el bebé abarca todo el pezón y parte de la aréola.

5. Cambia de postura al dar el pecho para que se drenen bien los senos.

6. Masajéate el pecho antes de la toma para que la leche fluya mejor.

7. Aplica paños calientes en la ziona afectada con bultos, enrojecida o dolorida antes de la toma y frío entre las tomas.

8. Sácate leche si acumulas mucho tras las tomas.

9. Si el dolor no se pasa o se agrava, acude al médico.

10. No dejes de dar el pecho, es la mejor manera de evitar y eliminar los bultos.

Te puede interesar:
TodoPapás ha desarrollado un cuestionarión para saber si un niño tiene altas capacidades en niños con el fin de facilitar al máximo la identificación de este tipo de niños y así puedan realizarse los ajustes precisos en su entorno para que puedan alcanzar su potencial.

Fecha de actualización: 26-06-2018

Redacción: Irene García

TodoPapás es una web de divulgación e información. Como tal, todos los artículos son redactados y revisados concienzudamente pero es posible que puedan contener algún error o que no recojan todos los enfoques sobre una materia. Por ello, la web no sustituye una opinión o prescripción médica. Ante cualquier duda sobre tu salud o la de tu familia es recomendable acudir a una consulta médica para que pueda evaluar la situación en particular y, eventualmente, prescribir el tratamiento que sea preciso. Señalar a todos los efectos legales que la información recogida en la web podría ser incompleta, errónea o incorrecta, y en ningún caso supone ninguna relación contractual ni de ninguna índole.

Hoy vamos a hablar de los granos rojos que aparecen en el pecho, sobre todo en la zona del escote. Rojizos, pequeños y otros tantos de tamaño medio que te pueden hacer sentir incómoda e incluso arruinar tu escote. ¿Te imaginas levantarte con granitos en el pecho justo el día que has quedado para cenar? Tranquila, podrás ponerte el vestido que tenías pensado, tan solo checa estas ideas y da esquinazo de una vez por todas a los odiosos granos rojos en el pecho.

El por qué de los grano el pecho

+ Este tipo de granos, según informan los dermatólogos, suelen aparecer por un cambio hormonal, y aquí las explicaciones pueden ser varias, adolescencia, adolescencia tardía, maternidad, trastornos en la tiroides…. Sabemos que no es fácil controlar las hormonas, pero si das con la causa concreta, te será mucho sencillo de regular.

+ El exceso de sol también ocasiona la aparición de granos rojos en esta zona del pecho. No te olvides de ponerte crema solar, aunque solo vayas de paseo, y de aplicar tu crema hidratante de noche en la zona del escote.

+ La mala alimentación está detrás de los granos rojos del pecho. El exceso de grasa se acumula en dicha zona. En ti está la solución, una alimentación saludable es la base de todo.

4 remedos para eliminar los granos rojos en el pecho

1 Una mascarilla casera

Hay varias mascarillas que puedes hacer tú misma en casa y que te ayudarán a borrar el acné del pecho. Nosotras te recomendamos mascarilla con miel y vinagre. Necesitas una cucharada de miel y una cucharada de vinagre de sidra de manzana. Mezcla bien los dos ingredientes hasta conseguir una masa más o menos uniforme y aplícala en el área a tratar. De esta forma haces una exfoliación profunda y eficaz. Deja actuar al menos diez minutos y retira primero con una toalla y después aclara los restos bajo la ducha. Repite el proceso dos veces al mes, los resultados no se harán esperar.

2 Crema para secar los granos

Si los granos de tu escote se parecen a los que tenías en plena adolescencia, es decir, con la punta blanca, no los explotes, eso solo te llevará a una posible infección, recuerda que la zona del escote es muy sensible. Lo más aconsejable es secarlos con una crema o gel de farmacia con ácido salicílico. Este componente actúa desde el interior del folículo y ayuda a la limpieza de los poros de la piel.

3 Un poco de maquillaje

Estos remedios funcionan, pero necesitan su tiempo, así que si lo que necesitas es una solución rápida, limpia la zona y ponte un poco de corrector y después tu base de maquillaje, igual que harías en el rostro. Una vez hayas llegado a casa, retira el maquillaje y aplica crema hidratante.

Sigue estos consejos, bebe mucha agua para estar hidratada por dentro y por fuera, lleva una dieta mediterránea a pies juntillas… ¡¡¡y los granos rojos del escote se olvidarán de ti!!!

Las espinillas es un tema común en los adolescentes, sin embargo, su aparición después de esta etapa puede ser señal de un problema de salud, incluso el lugar en particular donde salen las espinillas está asociado a una causa en específica. ¡Dinos donde salen las espinillas y te diremos a qué se debe!

De acuerdo a Clínica Mayo, el acné se presenta principalmente en el rostro, frente, pecho, hombros y parte superior de la espalda. Pues estas zonas es donde se encuentra las glándulas sebáceas que producen la grasa. La espinilla negra se debe a que el poro está lleno de bacterias y grasa, lo que ocasione este tono más oscuro al estar en contacto con el aire.

Si te salen espinillas en esta zona del cuerpo, esta podría ser la causa:

Espinillas en el rostro

Cuando las espinillas son frecuentes en el rostro puede ser un tema de alimentación y de un alto contenido de hidratos de carbono, por ejemplo consumir exceso de pan, harinas, papas fritas. También puede estar relacionado a alimentos pero no lo que consumimos sino el ambiente en el que nos encontramos. Clínica Mayo menciona que la grasa concentrada en el ambiente, por ejemplo en la cocina puede ocasionar obstrucción de los folículos.

Espinillas en la barbilla

Si te salen espinillas y granitos en esta parte del rostro, puede ser una clara señal de estrés, esto debido a las hormonas provocan que las glándulas sebáceas se agranden y produzcan mayor sebo.

Espinillas en el pecho

Cuando las espinillas aparecen en cuello y senos está asociado a una alteración o cambio hormonal, pues éstas ocasionan una mayor producción de grasa.

Espinillas en la espalda

Si los granitos y espinillas son comunes en espalda y hombros, puede ser una señal de problemas gastrointestinales. Es posible que tu cuerpo esté enviando señales que algo no está metabolizando bien los alimentos.

El lugar donde salen las espinillas está relacionado a tu salud/ cortesía iStock

Espinillas en estómago

Los granitos en el estómago están asociado a un exceso de azúcar en el organismo.

Espinillas en glúteos

La constante presencia de espinillas o acné en los glúteos está relacionada a una mala digestión o el consumo excesivo de carbohidratos.

Espinillas en las piernas

Aunque es menos común la presencia de espinillas o granitos en las piernas, está relacionado a temas de alergias alimentarias o que algún producto cosmético o de limpieza en tu ropa esté causando está reacción.

Signos y síntomas del cáncer de seno

Una parte importante de la salud de los senos consiste en saber cómo lucen y se sienten normalmente sus senos. Aunque es importante hacerse pruebas de detección periódicas para el cáncer de seno, los mamogramas no encuentran todos los cánceres de seno. Esto significa que también es importante que esté al pendiente de cambios en sus senos y que conozca los signos y síntomas del cáncer de seno.

El síntoma más común del cáncer de seno es una masa o bulto nuevo. Una masa no dolorosa, dura y con bordes irregulares tiene más probabilidades de ser cáncer, aunque los tumores cancerosos del seno también pueden ser sensibles a la palpación, blandos y de forma redondeada. También pueden causar dolor. Por este motivo, es importante que un profesional de la salud con experiencia examine cualquier masa o bulto nuevo, o cualquier cambio en los senos.

Otros posibles síntomas del cáncer de seno son:

  • Hinchazón de todo el seno o parte de él (aunque no se sienta un bulto)
  • Formación de hoyuelos en la piel (a veces parecido a la cáscara de una naranja)
  • Dolor en el seno o en el pezón
  • Retracción (contracción) de los pezones
  • Piel del pezón o seno roja, seca, descamada o gruesa
  • Secreción del pezón que no sea leche materna
  • Ganglios linfáticos hinchados (algunas veces un cáncer de seno se puede propagar a los ganglios linfáticos de las axilas o alrededor de la clavícula y causar un bulto o hinchazón ahí, aun antes de que el tumor original en el seno sea lo suficientemente grande como para poderlo palpar)

Aunque cualquiera de estos síntomas puede ser causado por otras afecciones distintas al cáncer de seno, si usted los presenta, debe notificar a un profesional de la salud para encontrar la causa.

Recuerde que conocer los signos a los que debe prestar atención no reemplaza a los mamogramas ni a otras pruebas de detección. Las pruebas de detección pueden ayudar a encontrar el cáncer de seno en sus comienzos, antes de que aparezca algún síntoma. Descubrir el cáncer de seno en sus comienzos le dará más probabilidades de que su tratamiento sea eficaz.

Bultos en los senos

¿Forma en que se diagnostican y evalúan los bultos en los senos?

La mayoría de los bultos en los senos son benignos (no cáncer). Comprobar que un bulto no es cáncer requiere, por lo general, que se realicen exámenes por imágenes. Pueden realizarse uno o más de los siguientes exámenes por imágenes:

  • mamograma: la mamografía utiliza rayos X de baja dosis para examinar los senos. Este tipo de toma de imágenes involucra la exposición de los senos a una pequeña cantidad de radiación ionizante para obtener imágenes el interior de los senos. Para iniciar la evaluación se toman dos imágenes simples o dos imágenes por tomosíntesis (también denominada mamografía en 3D). Se podrían necesitar imágenes adicionales. Vea la Página de seguridad del paciente para más información sobre rayos X.
  • ultrasonido de senos: el ultrasonido de senos utiliza ondas sonoras para crear fotografías del interior de los senos. El ultrasonido de senos puede capturar imágenes de áreas del seno que podrían ser difíciles de ver con la mamografía. También puede ayudar a determinar si un bulto en el seno es sólido o líquido.
  • RMN del seno: la RMN del seno utiliza un poderoso campo magnético, pulsos de radiofrecuencia y una computadora, para producir imágenes detalladas del interior de los senos. La RMN ayuda a evaluar los bultos en los senos que no son visibles con la mamografía o el ultrasonido, aunque podría no ser adecuado para todas la mujeres. Su médico la ayudará a determinar si la RMN del seno es adecuada para usted. La RMN requiere de una inyección de material de contraste.

Si, en base a la apariencia de un bulto en estos exámenes, se comprueba que el mismo es benigno, probablemente no se requiera de ningún paso adicional. Es posible que en visitas futuras su médico quiera revisar el área para verificar si el bulto en el seno ha cambiado, crecido o desaparecido.

Si estos exámenes no muestran claramente que el bulto es benigno, entonces será necesario hacer una biopsia Se podría realizar uno de los siguientes procedimientos guiados por imágenes:

  • biopsia guiada por ultrasonido: durante este tipo de biopsia, que utiliza el ultrasonido para encontrar el bulto, un radiólogo aplicará anestesia local y luego introducirá una aguja fina de muestreo en el bulto para extraer un poco de tejido para evaluarlo bajo el microscopio. El procedimiento de biopsia por lo general es rápido, pero podrían pasar unos pocos días hasta que el análisis final del tejido (reporte de patología) esté listo.
  • biopsia estereotáctica (guiada por rayos X): durante este tipo de biopsia, que utiliza una máquina digital mamográfica de rayos X para tomar imágenes del área en cuestión, un radiólogo aplicará anestesia local y luego ubicará una aguja de muestreo en el sitio para remover muestras finas de tejidos para una evaluación posterior.
  • biopsia guiada por RMN: durante este tipo de biopsia, que utiliza una máquina de RMN para ubicar el área en cuestión, un radiólogo aplicará anestesia local y luego colocará una aguja de muestreo en este lugar para poder extraer una muestras finas de tejido para su evaluación posterior.

Generalmente, el radiólogo coloca una marcador metálico diminuto (aproximadamente del tamaño de una semilla de sésamo) en el área de la que se extrajo una muestra de tejido, de manera tal que no sea necesario tener que hacer exámenes adicionales si se observaran bultos residuales en mamogramas futuros.

Si usted necesita una biopsia, es importante que elija un centro con experiencia, preferentemente en el que los radiólogos se especialicen en las imágenes de los senos. Una forma de medir el grado de experiencia del centro con respecto a las biopsias de seno puede ser el estatus de acreditación de ese centro con la ACT. Evalúe los centros en su área buscándolos en la base de datos de centros acreditados por la ACR.

Tu lucha, mi lucha

Sin embargo, si encuentras un quiste con alguna parte sólida, no se trata ya de un simple quiste y puede que requieras más estudios, como mamografías, o ecografías, en otros casos una biopsia.

Algunos quistes llegan a ser grandes y pueden llegar a ser incómodos. En estos casos, el médico puede drenar el líquido del quiste con el fin de reducir su tamaño y restaurar la comodidad.

Fibrosis

La fibrosis es una condición en la que el tejido fibroso (similar al tejido de la cicatriz) se junta en un área del cuerpo. Esto puede suceder en el tejido mamario, causando una sensación y aspecto grumoso en la mama afectada.

Con la fibrosis, pueden sentirse áreas firmes o durezas y puede haber varios de ellos. Al igual que los quistes en las mamas, la fibrosis por lo general no requiere ningún tratamiento médico.

¿QUÉ DIFERENCIA HAY ENTRE UN TUMOR BENIGNO Y OTRO MALIGNO?

A veces se confunden estos dos conceptos, y puedes pensar que todo bulto es un tumor maligno. Pero no es así, recuerda que el cáncer de mama se puede manifestar de diferentes formas.

Existen tumores benignos llamados fibroadenomas que se caracterizan por su crecimiento, la ecografía o la mamografía pueden diferenciar fácilmente los benignos de los malignos. En cambio un tumor maligno va de la mano con otros cambios en la mama. Algunos de estos cambios que están asociados deben llevarnos a consultar al médico:

  • Cambio en el tamaño o forma de la mama (repentina hinchazón o reducción de tamaño)
  • Cambio en la textura de la piel de la mama, en particular cerca de la zona del pezón
  • Cambio en la forma o protrusión del pezón (súbita inversión o aplanamiento del pezón)
  • Piel irritada e inflamada en el pecho

En cualquiera de estos casos necesitas una evaluación médica para asegurarte que no es cáncer. La prevención y detección temprana es la clave.

¿CÓMO REDUCIR LAS MOLESTIAS POR EL QUISTE DE MAMA?

Si bien los quistes te pueden causar molestias y dolor en los senos, también hay ciertas recomendaciones que pueden ayudarte a minimizar el malestar:

  1. Usa un sostén bien ajustado de apoyo que sostenga el tejido mamario circundante.
  1. Reduce el consumo de cafeína. Si bien no hay evidencia científica de que el consumo de cafeína esté ligada a los quistes de mama, algunas mujeres encuentran alivio a su malestar después de reducir la ingesta de cafeína o eliminar la cafeína de sus dietas.
  1. Reduce el consumo de sal. Algunos expertos sugieren que consumir menos sal, reduce la cantidad de exceso de líquido retenido por tu cuerpo, y puede aliviar los síntomas asociados con un quiste de mama lleno de líquido.

Entonces: Lo mejor es estar prevenida, por eso es importante que estés atenta a todos los cambios que pueden surgir en tu cuerpo, y en especial, en las mamas. Ya sabes que todo bulto que detectes no necesariamente es cáncer, acude a tu médico de confianza para un mejor diagnóstico.

¿Quieres conocer más sobre cómo protegerte del cáncer de mama? Te invitamos a visitar nuestra página dedicada a la lucha contra el mayor agresor de las mujeres.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *