0

Granos niña 10 años

Tabla de contenidos

Colonia, crema hidratante, antipiojos… El neceser básico con los mejores productos de belleza para niñas y niños en la vuelta al cole

Vuelven las clases, los madrugones y los exámenes, pero también los amigos, los libros, los juegos y la diversión. Después de la maravillosa anarquía estival, se imponen de nuevo esas rutinas que les van a enseñar a organizar y estructurar sus vidas. Aprovecha para iniciarles en los cuidados beauty esenciales: de una piel bien hidratada a un pelo saludable, sin olvidarnos de unos dientes limpios y relucientes. Y unas cabezas libres de piojos. Hazte ya con este arsenal de cuidados (con muchos mimos) que tiene en cuenta todas las necesidades de su piel para mantenerla muy bien protegida.

Caras felices

Su piel es envidiablemente perfecta. Pero hasta que tus niños no se hagan mayores, no va a alcanzar su verdadera madurez. Y su barrera de protección natural se puede ver comprometida cuando descienden los niveles de hidratación.

Si ves que el rostro de tus hijos tiende a resecarse con facilidad o notas que su piel está áspera, incluye en su rutina de cuidados una crema hidratante. Aunque ya no sea un bebé, puedes usar las pediátricas, porque están pensadas para pieles frágiles y contienen todo lo necesario para reforzar su salud cutánea.

1. Pédiatril Crema Hidratante Facial de Avène (10,40 €). 2. Crema Hidratante Rostro y Cuerpo de Armonía Bebé (11,50 €). 3. Baby Care Crema Facial Reparadora Calmante de E’lifexir (9,40 €). 4. Nutrasidin Crema Facial Diaria SPF15 de ISDIN (9,29 €).

Melenas de selfie

Hasta que no llega la adolescencia, el pelo de los niños es más fino que el de los adultos. Eso significa que se deshidrata con mayor facilidad (sobre todo, en las puntas) y que está abocado a enredarse sin compasión. En estas edades es imprescindible acudir al acondicionador después de lavar el pelo (mejor con champús con pocos surfactantes) para evitar tirones y para mantener el nivel de hidratación óptimo que es, precisamente, lo que evita los nudos.

1. Gel y Champú 2 en 1 Menta Fresca de Weleda Kids (5,25 €). 2. Champú Nutritivo con Quinoa de Skinlove Kids (5,75 €). 3. Champú (11,10 €) y Spray Desenredante (8,50 €) de Klorane. (5,25 €). 4. Set de peine y cepillo de Casalfe (5,45 €).

Baños divertidos

El paso por la bañera se hace obligatorio por más razones que simplemente acabar con la suciedad acumulada durante el día. La piel de los niños está en proceso de maduración y su pH todavía no ha alcanzado un equilibrio. Y algo tan trivial como el sudor que produce correr por los pasillos del cole, saltar en el patio y jugar en el parque se puede convertir en un problema. ¿La razón? Su nivel de alcalinidad puede resultar irritante para estas pieles inmaduras. Usa siempre geles y cremas de baño ultrasuaves y emolientes.

1. Happy Moments Box: Gel de baño (8,50 €) 2. Happy Hair & Body Wash de APoEM Kids (15 €). 3. Exomega Control Gel Lavante Emoliente de A-Derma (17,65 €).

Pieles en plena forma

Lo haces todos los días mientras son bebés. ¿Por qué abandonar una costumbre tan saludable? La respuesta la comparten todos los padres del planeta: a partir de los tres años, aplicarles crema o loción corporal al salir del baño se convierte en una batalla campal. Ya sea porque la sensación de la ropa que se pega después les resulta desagradable o porque sienten frío, no paran de moverse y pasar de los brazos se convierte en misión imposible. Pero, como ocurre con el rostro, su barrera de protección no se ha desarrollado del todo, y necesitan activos hidratantes para mejorar su funcionamiento. Si la cosa se complica, acude a los aceites de baño, que se aplican mientras están en el agua.

1. Cottontouch Aceite de Johnson’s (2,99 €). 2. 1 Leche Hidratante de Uriage (17 €). 3. Bebé Crema Hidratante Caléndula Bio de Klorane (7,29 €). 4. Baby Tous Loción Corporal de Tous (15,40 €).

Sonrisas perfectas

Aunque sus dientes de leche vayan a acabar convertidos en trofeos del Ratoncito Pérez, enseñar a los niños a mantener una higiene dental desde muy pequeños es esencial para su dentadura en el futuro. Convertirlo en un juego es la mejor forma de que se transforme en hábito saludable: cepillos divertidos y altamente efectivos, como el Sonicare de Philips o el Issa Mikro de Foreo, que combina filamentos de silicona con pulsaciones sónicas, lo ponen más fácil. Es importante también elegir pastas dentífricas bajas en flúor, porque a esas edades se tragan bastante más de la deseada.

1. Pasta Dentífrica Helado de Galleta y Vainilla de Ziaja Kids (2,10 €). 2. Cepillo de dientes eléctrico Sonicare for Kids de Philips (c.p.v.). 3. Cepillo de dientes Issa Mikro de Foreo (99 €).

Piojos bajo control

Ellos también vuelven al cole en septiembre. Pero si no quieres hacer de la liendrera tu nueva mejor amiga, inicia una rutina de prevención ya mismo.

1. Anti Piojos Gel Pediculicida de ISDIN (c.p.v.). 2. Champú Escolar con Aceite de Árbol del Té de Anian (2,80 €). 3. Cera de Peinar Árbol de Té para prevenir piojos de Nosaprotect (5,80 €).

Árbol del té

Su nombre lo eleva a la más alta categoría arborescente, pero, en realidad, se trata de una planta aromática autraliana. El aceite que se extrae del prensado de sus hojas tiene efecto bactericida y fungicida, y una gran peculiaridad: los terpenos que contiene se convierten en un efectivo repelente de piojos y también otros parásitos, como pulgas y garrapatas.

Remedio Casero para Hidratar la Piel de Niñas y Niños

Te mostramos un remedio casero para hidratar la piel de niñas y niños. Esta alternativa natural, ecológica y muy saludable mantendrá su piel, además, nutrida y preparada para estimular sus defensas naturales.

Echando un vistazo a cualquier etiqueta de productos de hidratación, nos daremos cuenta de que esa larga lista de componentes químicos no termina nunca.

Johnson & Johnnson realizó unas declaraciones públicas en las que se comprometía a retirar del mercado todas sus cremas y lociones para bebés que contuvieran sustancias que pudieran provocar cáncer. ¿Comprendes lo que esto significa?

Quiere decir que todos los fabricantes saben perfectamente que muchos de los ingredientes químicos que utilizan en sus productos son sospechosos de producir cáncer y otras dolencias. De hecho, la mayor parte de las sustancias químicas incluidas en todo tipo de productos no han sido probadas a largo plazo y no se conoce su impacto en la salud.

¿Qué podemos hacer al respecto y ante la duda? Echar mano de la sabiduría tradicional, de los conocimientos sobre remedios caseros que muchas madres han estado utilizando desde hace cientos de años en distintas civilizaciones del mundo.

Remedio Casero para hidratar la piel de los niños

Una opción muy natural y saludable para hidratar y nutrir la piel de niñas y niños es utilizar aceites vegetales. Los aceites vegetales contienen numerosas vitaminas, minerales y otros nutrientes muy convenientes para la salud de su piel. No tienen ninguna contraindicación ni, por supuesto, sustancias químicas. Tienen una gran capacidad de penetración, de manera que hidratan y nutren en profundidad. Además, proporcionan a la piel infantil fabulosos nutrientes para estimular sus defensas naturales.

Los mejores aceites vegetales para niños son:

    • Aceite vegetal de caléndula
    • Aceite vegetal de sésamo
    • Aceite vegetal de almendras dulces
    • Aceite vegetal de aguacate

Siempre que vayas a utilizar el aceite, humedece un poco el cuerpo o el rostro para facilitar su aplicación, bien con agua corriente, o bien con un hidrolato natural (la mejor opción). Y por supuesto, asegúrate de comprar los aceites en algún establecimiento ecológico de confianza, ya que en centros no especializados suelen venderse aceites de poca calidad, adulterados con sustancias más económicas o de inferior calidad.

Al margen de tratarse de un producto natural sin sustancias tóxicas, te aseguramos que su eficacia hará que una vez que lo pruebes, no quieras utilizar otra cosa.

La única precaución que debes tomar con respecto a los aceites vegetales es asegurarte de que la niña o niño no tiene alergia o intolerancia a la planta o fruto del que procede. Por ejemplo, el germen de trigo es un buen aceite también para la piel infantil, pero deberás evitarlo si tu hijo tiene intolerancia o alergia al trigo. Del mismo modo, si vas a usar aceite de almendras dulces, comprueba que no es intolerante a las almendras.

Si quieres conocer otros productos naturales para tus hijos e hijas, quizá te interese esta crema natural para la dermatitis con arcilla, esta crema natural con cera de abejas, este dentífrico natural o estos remedios para piojos o varicela.

El acné

  • Tamaño de texto más grandeTamaño de texto grandeTamaño de texto regular

Si eres casi un adolescente, es muy posible que tengas un poco de acné. Aproximadamente ocho de cada 10 preadolescentes y adolescentes tienen acné, al igual que muchos adultos. De hecho, casi 17 millones de personas en los Estados Unidos tienen acné. El acné es algo tan común, que tenerlo se considera parte normal de la pubertad.

¡Pero el solo hecho de saber esto no sirve cuando al mirarte en el espejo descubres un enorme grano en el mentón! La buena noticia es que informarte sobre el acné y tomar algunas medidas sencillas al respecto puede ayudarte a sentirte mejor.

¿Qué es el acné?

El acné es un trastorno de la piel que se manifiesta mediante diferentes tipos de protuberancias. Éstas incluyen puntos blancos, espinillas, granos y quistes. ¿Qué causa estas molestas protuberancias? La piel está cubierta por pequeños agujeritos llamados folículos pilosos o poros. Los poros contienen glándulas sebáceas (llamadas también glándulas aceitosas) que producen sebo, un aceite que humedece el cabello y la piel.

La mayoría de las veces, estas glándulas producen la cantidad adecuada de sebo y los poros están bien. Pero, a veces, una gran cantidad de sebo, células muertas de la piel y gérmenes llamados bacterias obstruyen los poros, lo cual puede causar acné.

Cuando un poro está obstruido, se cierra y sobresale de la superficie de la piel formando un punto blanco. Si un poro está obstruido pero permanece abierto, la capa superior puede oscurecerse y se produce una espinilla. A veces, las paredes de los poros se quiebran, permitiendo que el sebo, las bacterias y las células muertas de la piel se abran paso por debajo de la piel. Esto produce una pequeña infección de color rojo llamada grano. Los poros obstruidos que se abren a un nivel profundo de la piel pueden provocar infecciones más grandes que reciben el nombre de quistes.

¿Por qué les sale acné a tantos niños?

A muchos niños y adolescentes les sale un tipo de acné que se llama acne vulgaris. Generalmente, aparece en la cara, el cuello, los hombros, la parte superior de la espalda y el pecho. A los adolescentes y niños les sale acné debido al cambio hormonal que ocurre durante la pubertad. A medida que creces y tu cuerpo comienza a desarrollarse, estas hormonas estimulan las glándulas sebáceas para que produzcan más sebo y la actividad de estas glándulas puede ser demasiado intensa. Cuando hay una gran cantidad de sebo, ese aceite obstruye los poros y produce acné.

No importa lo que hayas oído, el acné no aparece por comer comidas grasosas como papas fritas o pizza, ser adicto al chocolate o beber gaseosas. Usar maquillaje tampoco es una de las causas del acné, especialmente si la etiqueta del maquillaje dice «no contiene aceite», «no comedogénico» (lo que significa que no obstruirá los poros), o «no produce acné».

Si tus padres tuvieron acné en la adolescencia, es probable que también tú lo tengas. El estrés puede empeorar el acné ya que cuando estás estresado, tus poros pueden producir más sebo. Afortunadamente, el acné mejora en la mayoría de las personas a partir de los 20 años.

¿Qué puedo hacer para controlar el acné?

Si te preocupa el acné, hay varias medidas que puedes poner en práctica para evitar esos granos:

  • Como ayuda para la acumulación de grasa que puede provocar acné, lávate la cara dos veces al día con agua tibia y un jabón suave o una crema de limpieza para la piel.
  • No te frotes fuertemente la cara. De hecho, restregarte puede empeorar el acné e irritar la piel. Lávate delicadamente con las manos en lugar de usar una toalla.
  • Si usas maquillaje, asegúrate de que en la etiqueta diga «no contiene aceite», «no comedogénico» o «no produce acné».
  • Cuando te laves la cara, dedica suficiente tiempo a quitarte todo el maquillaje.
  • Si usas fijadores en aerosol o gel para el cabello, trata de que al aplicarlos no entren en contacto con la cara, ya que pueden obstruir los poros.
  • Si tienes el cabello largo y te toca la cara, mantenlo alejado del rostro y lávatelo con frecuencia para reducir la acumulación de aceite.
  • Las gorras de béisbol y otros sombreros pueden producir granos a lo largo del cuero cabelludo. Evita su uso si piensas que están empeorando tu acné.
  • Lávate la cara después de hacer ejercicios físicos y sudar mucho.
  • Trata de no tocarte la cara.
  • No te arranques, aprietes o revientes los granitos.

Existen muchas lociones y cremas que se venden en farmacias y ayudan a evitar y aliviar el acné. Puedes probar distintos productos para averiguar cuál funciona mejor. Los productos que contienen peróxido de benzoilo o ácido salicílico por lo general son bastante útiles para el tratamiento del acné. El peróxido de benzoilo elimina las bacterias que pueden provocar acné y el ácido salicílico elimina las espinillas y los puntos blancos.

Cuando uses un producto para el tratamiento del acné, asegúrate de seguir las indicaciones al pie de la letra. No uses más cantidad de la indicada ya que la piel podría ponerse muy roja o secarse demasiado. Además, para cerciorarte de que no eres alérgico al producto, es una buena idea probar sólo una pequeña cantidad la primera vez. Y no te desanimes si no ves los resultados al día siguiente ya que los medicamentos contra el acné pueden tardar un poco en hacer efecto.

¿Y si de todos modos me salen granos?

A algunos niños les saldrán granos muy rara vez; ¡ellos sí que son afortunados! Pero a muchos niños les saldrán algunos granos, incluso si toman las medidas necesarias para prevenir el acné. Esto es completamente normal. De hecho, a algunas chicas que no tienen problemas de acné, les aparece acné unos días antes de tener su período menstrual. Este es un problema común llamado acné premenstrual y se presenta debido a cambios hormonales en el organismo. Los chicos también sufren cambios hormonales y son más propensos a tener graves casos de acné.

Si tienes acné, no querrás que éste empeore. Por eso es muy importante que mantengas las manos alejadas de tus granos. Trata de no tocarlos, apretarlos o pellizcarlos. Si jugueteas con los granos, puedes aumentar la inflamación al querer sacarlos o abrirlos. ¡Además, el aceite de tus manos empeora las cosas! Sin embargo, la peor parte es que sacar los granos podría dejar cicatrices en la cara.

Algunas personas te dirán que, además de reventar los granos, tomar sol te ayudará a combatir el acné. Pero esto no es verdad. Aunque el bronceado solar puede hacer que el acné parezca menos grave al ocultar los granos, no va a ayudar a hacerlos desaparecer. Y de todos modos, tomar demasiado sol no es una buena idea porque hoy te puede quemar la piel pero más adelante puede causar arrugas y cáncer de piel.

Los niños con casos graves de acné pueden obtener ayuda de su médico o dermatólogo (un médico que trata los problemas de la piel). Los médicos pueden recetar medicamentos más potentes que los que puedes comprar en una tienda. Entre los productos recetados para combatir el acné se encuentran cremas más potentes que evitan la aparición de granos o antibióticos que eliminan las bacterias que provocan el acné.

Si tienes acné, ahora ya sabes que existen medidas que puedes poner en práctica para mejorar la condición de la piel. Además, recuerda que no eres el único. Si miras a tu alrededor, verás que a tus amigos y a la mayoría de los niños y adolescentes les pasa lo mismo.

Revisado por: Patrice Hyde, MD Fecha de revisión: junio de 2014

El acné es un problema de la piel que no sólo afecta a los adultos, sino que también puede aparecer de forma puntual o prolongada en la dermis de los niños. La grasa de la propia piel, los cambios en el desarrollo o en crecimiento del niño e incluso la temperatura ambiental puede influir en la aparición de granitos. Por eso, para saber cómo hacerle frente, Guiainfantil.com nos cuenta por qué puede aparecer acné infantil en la piel de nuestros hijos.

Las causas del acné en los niños

– Exceso de grasa en la piel. Este tipo de protuberancias que pueden salir en la piel de los niños en un momento dado, pueden tener que ver con un exceso de grasa en las zonas de la cara, la espalda e incluso el cuello. Que a los niños les salgan granos puede tener que ver con las glándulas sebáceas de la piel, que están mucho más desarrolladas y producen más sebo. Esto depende de cada niño, e incluso de la herencia genética de la dermis de los padres, por lo que esta hiperproducción de grasa es una causa de la aparición de granitos.

– Cambios bruscos de temperatura. Pasar del calor al frío de manera acusada puede alterar la tranquilidad de la piel. Igual que los cambios de temperatura influyen en el envejecimiento prematuro de la dermis, también podrían estar alterando la capacidad de producir sebo de la piel, algo que también afecta a los niños.

– Desarrollo precoz. El acné suele salir en la adolescencia, pero son muchos los niños que lo sufren con anterioridad. Esto quiere decir que algunos niños tienen un desarrollo más acusado, lo que significa que no sólo suben de altura o crecen centímetros de volumen, sino que su piel también se hace mayor más rápido y sufren cambios de la dermis mucho antes que otros niños de su edad.

– Falta de higiene profunda. La causa de la aparición de acné también puede deberse a una falta de higiene controlada. Esto quiere decir que para que la grasa no se instale de forma definitiva en la piel, sobre todo en la zona de la cara o incluso de la espalda, es conveniente lavar en profundidad estas zonas con agua tibia y un jabón que no sea agresivo cada día.

De esta manera, aunque la producción de sebo natural sea más elevada que en otros niños, podrá eliminarse más fácilmente o retrasar su aparición.

Los niños con acné deben lavarse la cara al menos dos veces al día. La higiene es fundamental a la hora de eliminar el acné infantil. Se debe utilizar un jabón suave, y en ningún caso manipular los granitos. Eso lo único que hará es empeorar las cosas.

Las hormonas sexuales que el cuerpo comienza a fabricar durante la pubertad, son las responsables de los cambios físicos que los niños experimentan durante la adolescencia; una etapa que, según la OMS, abarca desde los diez hasta los 19 años.

El acné es común a muchos adolescentes. Y aunque se trata de algo pasajero que desaparece con el tiempo, en ocasiones puede provocar serios problemas de autoestima. Te contamos por qué salen granos durante la adolescencia, y qué cuidados deben aplicarse para mantener el acné a raya.

¿Por qué salen granos en la adolescencia?

Al comenzar la pubertad, el cuerpo comienza a fabricar hormonas sexuales responsables de los cambios físicos que experimentarán los niños y niñas en esta etapa de su vida, y que empiezan a manifestarse de manera progresiva a partir de los ocho años en las chicas, y de los nueve o diez años en los chicos.

De entre los principales cambios que se suceden en el cuerpo por efecto de las hormonas, hay uno que es común a ambos sexos: un exceso de secreción de sebo (grasa), que afecta a la piel y al cabello.

Cuando hay un exceso de grasa y demasiadas células dérmicas muertas, los poros se obstruyen y se produce un crecimiento de las bacterias, que provoca inflamación o infección de la piel dando origen a la aparición de espinillas, puntos negros y granos.

Se estima que ocho de cada diez adolescentes tienen acné. Además, es más probable que se de esta circunstancia si existen antecedentes familiares.

Aunque chicos y chicas pueden presentar acné durante la adolescencia, es frecuente que los episodios más severos e inflamarios se den en los varones, mientras que en las mujeres se suceden con menor virulencia pero se extienden en los años posteriores.

¿Dónde aparece con más frecuencia el acné?

La mayoría de los adolescentes con acné presenta lesiones en la cara, especialmente alrededor de la nariz, la frente y los pómulos, pues es donde se concentra un mayor número de glándulas sebáceas. También es frecuente que los granos aparezcan en el cuello, la zona alta de la espalda y el pecho.

Según datos de la Asociación Española de Pediatría, sólo un 1% de los adolescentes con acné presenta lesiones severas en el tronco sin afectación facial.

Cuidados de la piel con acné

Si nuestro hijo presenta un cuadro de acné severo es recomendable consultarlo con el pediatra o con un dermatólogo, pues podría ser necesario un tratamiento antibiótico en crema o pastillas, o incluso un tratamiento farmacológico más potente que en todo momento debe estar supervisado por el médico.

Ante cuadros leves y moderados se puede recurrir a productos en forma de geles o lociones que contienen componentes que ayudan a destapar el poro, combinados con otros que reducen la población bacteriana. El médico te recomendará cómo aplicarlos y cuánta cantidad utilizar, pues un exceso también podría afectar negativamente a la piel.

Y además del tratamiento tópico, estas son las medidas que podemos seguir para mantener el acné controlado y evitar la aparición de brotes:

  • Lavarse la cara con agua y jabón suave, al menos dos veces al día, especialmente después de sudar. Esto ayudará a evitar la acumulación de grasa y a mantener los poros libres de osbtrucciones. La limpieza debe hacerse con la yema de los dedos, de forma suave y sin frotar, ya que en ese caso podríamos provocar el efecto contrario.

  • Maquillajes, cremas faciales y protectores solares deben ser «no grasos». Consulta con el farmacéutico en caso de dudas.

  • El maquillaje obstruye los poros, pero si se va a utilizar hay que asegurarse de que llegado el momento se retira completamente con la ayuda de productos específicos y no grasos.

  • Y aunque al mirarte al espejo y ver un grano sientas la tentación de quitártelo, es recomendable no tocarlo, pues hacerlo podría empeorar la lesión e incluso dejar cicatriz.

Factores desencadenantes del acné

La alimentación

Los expertos aseguran que no existe un vínculo comprobado entre la dieta y el acné, a pesar de que se tenga la creencia popular de que ciertos alimentos como el chocolate, los frutos secos o el embutido provocan granos. En cualquier caso, tanto si nuestro hijo tiene problemas de acné como si no, es muy importante que velemos por su correcta alimentación para que esta sea equilibrada y saludable.

El entorno

También hay mucha controversia sobre cómo afecta el clima en la aparición de brotes de acné, pues si bien la mayoría de pacientes mejora en verano, otros adolescentes afirman que sus cuadros empeoran con la exposición al sol, pues la sequedad puede provocar que la piel genere más sebo para protegerse.

El estrés

Otro de los factores desencadenante de un brote de acné es el estrés, pues desequilibra los niveles hormonales y afecta al sistema inmune, aumentando la producción de sebo.

La adolescencia es una etapa especialmente vulnerable, en donde el estrés y la ansiedad pueden afectar a nuestros hijos. Por ello es importante estar a su lado y dotarles de las herramientas necesarias para controlar el estrés, y esto les ayudará a su vez a reducir el brote.

Las hormonas

Tal y como hemos comentado al inicio, las hormonas son las responsables del acné, por lo que hay más posibilidades de padecerlo en ciertas etapas de la vida como la adolescencia y el embarazo.

También la menstruación juega un papel importante en la aparición de brotes. No en vano, siete de cada diez chicas con acné empeora en determinados momentos del ciclo menstrual, especialmente antes de comenzar con la regla.

Apoyo y empatía, cuando la autoestima se vea afectada

El acné suele ser algo pasajero que acaba mejorando con el tiempo, pero puede ocasionar serios problemas de autotestima en una etapa de la vida en la que el adolescente siente la necesidad de buscar aceptación por parte de su grupo de iguales.

Por eso, si detectas que tu hijo lo está pasando mal debido a su problema de acné, es importante que estés a su lado, le escuches, empatices con él y trates de apoyarle. Intentad buscar soluciones juntos para superar esas inseguridades, y en ningún momento restes importancia a lo que está sintiendo, pues probablemente en tu adolescencia llegaste a pasar por lo mismo. Consulta con el médico si crees que el problema de acné le está afectando demasiado a nivel social.

Fotos | iStock

Vía | Kids Health, Healthy Children, Asociación Española de Pediatría, Academia Americana de Dermatología

No hay que ser ningún lince de la dermatología para afirmar que lo que tenía Ana era acné. Hasta ahí, todo bien. En el blog hemos comentado con anterioridad varios casos de acné, algunos más graves que han precisado tratamiento con isotretinoína, y otros más leves en los que hablábamos de la dudosa relación con determinados alimentos.
El caso que nos ocupa esta semana tiene la particularidad de que afecta a una niña preadolescente. Tampoco es nada extraño, teniendo en cuenta que el acné vulgar es la condición cutánea más frecuente en la edad prepuberal y adolescente, con una prevalencia a los 12 años del 70-87%. Pero ni de lejos los 12 años es la edad mínima para tener acné, ya que (además de las formas del lactante e infantiles), casi el 80% de las niñas entre 9 y 10 años presentan este tipo de lesiones. Por otra parte, la mayor parte de estudios clínicos de los diferentes agentes terapéuticos se han llevado a cabo con pacientes de más de 12 años, lo que puede ser una dificultad añadida a la hora de recomendar tratamientos en los más jóvenes.
Hoy vamos a repasar entre otros, este artículo de la revista Pediatrics de 2013 para intentar sacar algo en claro de todo esto, sobre todo en lo que respecta al tratamiento.
En primer lugar, existen diferencias atendiendo a la edad de presentación. Así, hablamos de acné neonatal (en lactantes de menos de 6 semanas de vida), acné infantil (entre 6 semanas y 1 año), acné de la media infancia (entre 1-7 años), acné del preadolescente (7-12 años, o antes de la menarquia en niñas) y acné del adolescente (12-19 años o después de la menarquia).

Acné leve de predominio comedoniano (en otra paciente)

Hoy nos centraremos en el acné del preadolescente, que es el resultado de la adrenarquia y de la maduración ovárica o testicular, pudiendo ser el primer signo de la etapa puberal. Clínicamente, el acné en ese rango de edad se caracteriza por una predominancia de comedones en la frente y zona centro-facial (la conocida como “zona T”) con relativamente pocas lesiones inflamatorias. También es muy típico de esa presentación precoz la presencia de comedones en los conductos auditivos externos. La cosa no suele pasar de ahí, pero en casos de lesiones muy inflamatorias o severas sí se debería considerar la posibilidad de anomalías endocrinológicas con los estudios pertinentes.
En general, el tratamiento del acné en estos pacientes no es muy diferente al de edades más adultas y se basa como siempre en la fisiopatología del acné que se sustenta en 4 pilares: la hiperplasia sebácea, las alteraciones en la diferenciación folicular, la colonización del folículo por la bacteria Propionibacterium acnes y la consiguiente respuesta inmune / inflamación.
Es útil intentar categorizar el cuadro clínico en base a las lesiones predominantes, ya sean comedones (abiertos o cerrados), o lesiones inflamatorias con pápulas eritematosas, nódulos o lesiones quísticas, aunque en muchas ocasiones los patrones se entremezclan. La severidad del acné se calcula atendiendo al número de lesiones, extensión de las mismas y el tipo, y aunque esta clasificación no está exenta de subjetividad, hablamos de acné leve, moderado o severo. El primer problema que nos encontramos es que en muchas ocasiones la percepción de severidad es muy distinta para el médico y para el paciente, ya que está más que demostrado que el impacto en la calidad de vida del paciente no necesariamente se correlaciona con su severidad “real”. Aunque lo más curioso es que en pacientes prepuberales, la estampa que más se repite en nuestras consultas es la de madres excesivamente preocupadas y niños o niñas que aparentemente le dan poca importancia a sus lesiones de acné. Evidentemente, esto debe ser tenido en cuenta, ya que puede condicionar el cumplimiento terapéutico: ¿Quién va a aplicar las cremas a esa edad? ¿El niño, o los padres?
Los principales objetivos terapéuticos en el acné serán, en la medida de lo posible, reducir la producción de sebo, prevenir la formación de microcomedones, suprimir el P. acnes y reducir la inflamación para prevenir las cicatrices. Pero en pacientes pediátricos la tendencia es (salvo en casos graves) utilizar tratamientos menos agresivos y evitar la aparición de resistencias microbianas. La educación del paciente y de sus familiares y establecer unas expectativas razonables y realistas, nos va a ayudar a mejorar la eficacia y la adherencia al tratamiento. Una vez más, y aunque no se trate de una patología potencialmente grave, hay que gastar saliva en las explicaciones oportunas.
Nos estamos alargando mucho y aún no hemos empezado a hablar de tratamientos, así que vamos a dar sólo unas pautas breves sobre las diferentes alternativas (que podemos comentar con detalle otro día):

  • Peróxido de benzoilo, al 2,5-10% sigue siendo un tratamiento útil y seguro, tanto en monoterapia como en combinación. Además puede minimizar las resistencias de P. acnes cuando se usa concomitantemente con antibióticos.
  • Retinoides tópicos. Pueden ser utilizados en monoterapia o en combinación. La tretinoína en gel 0,05% está aprobado por la FDA en mayores de 10 años, y el adapaleno 0,1% en mayores de 9 años. El principal problema de los retinoides es su tolerancia por su efecto irritante y descamación, que no suele ser bien aceptada por los pacientes.
  • Antibióticos. Los antibióticos tópicos no se recomiendan en monoterapia por el desarrollo de resistencias bacterianas (sí, son baratos y entran por el seguro, pero eso no quiere decir que sean un buen tratamiento). Sin embargo, pueden usarse en combinación con otros productos. En casos de lesiones inflamatorias más severas, se puede plantear una tanda de antibiótico oral con minociclina o doxiciclina, aunque no deben usarse en menores de 8 años.

La tendencia actual en el acné leve-moderado es a utilizar combinaciones de tratamientos, como el peróxido de benzoilo + clindamicina (Duac®), peróxido de benzoilo + adapaleno (Tactuoben® o Epiduo®) o tretinoína + clindamicina (Treclinac®). De todos ellos, el único que está aprobado para su uso en menores de 12 años por la AEMPS es la combinación peróxido de benzoilo + adapaleno (a partir de los 9 años).
Otras recomendaciones en estos pacientes es que se laven la cara una o dos veces al día con un jabón adecuado, no abusar de los tónicos faciales, no utilizar cremas hidratantes para contrarrestar la descamación que provocan los tratamientos (a no ser que se la haya prescrito el médico) y paciencia. Mucha paciencia.
Agarraos bien, que las imágenes del vídeo de hoy son espectaculares.
WANDERMENT from The Upthink Lab on Vimeo.

Los cuidados de la piel adolescente

  • Acné leve: Tratamiento tópico con peróxido de benzoilo y adapaleno
  • Acné moderado: (más pústulas = espinillas inflamadas) lo anterior más tratamiento con antibiótico oral e incluso anticonceptivos.
  • Acné severo: Tratamiento con isotretinoina oral

Para pacientes con acné recalcitrante que no quieren o no pueden tomar tratamientos orales, se puede realizar un tratamiento en consulta con peelings de acido salicilico + LED/ Láser.

Los peelings de salícílico evitan la obstrucción del foliculo pilosebáceo y permiten drenar en el momento las lesiones y evitar la formación de otras nuevas.

Los LEDs o diodos emisores de luz, emiten una longitud de onda que daña de manera específica a la bacteria que coloniza el folículo pilosebáceo (Propionibacterium acnes) disminuyendo la inflamación.

Los láseres infrarrojos no ablativos como Frax by Ellipse calientan en profundidad la piel y además de tratar las cicatrices del acné disminuyen el número de lesiones activas, debido a la disminución de la inflamación y de la secreción sebácea. Es ideal para acné con secuelas cicatriciales o cuando solo hay marcas

¿Qué papel tiene la nutricosmética o los complementos nutricionales para tratar el problema de la impurezas en la piel?

La ingesta de oligoelementos para tratar patologías de piel cada día está más en boga. Es un complemento de los tratamientos médicos aunque se queda corto como tratamiento único.

La ventaja es que no produce efectos secundarios y no reseca la piel. El objetivo es reducir la producción de sebo. La levadura de cerveza (rica en complejo de vitamina B, enzimas y minerales) es un clásico , magnesio y el cinc sirven para regular la secreción sebácea. Yo utilizo mucho Acnavance de Innovance

El uso de la isotretinoina ¿Tienen muchos efectos secundarios?

La isotretinoina oral se receta en casos de acné severo o resistente a otros tratamientos. Es vitamina A a dosis altas y produce atrofia de la glándula sebácea. Requiere control de la función hepática y de los lípidos en sangre y es imprescindible la anticoncepción, porque puede dar malformaciones si existe un embarazo.

Los principales efectos secundarios son: sequedad de mucosas y de la piel, pequeño rebrote inicial de lesiones, elevación de los lípidos sanguíneos y de transaminasas (menos frecuente de lo que se cree) y mayor facilidad para quemarse con el sol. Es muy importante realizar el tratamiento con la duración necesaria porque si no la recaída es frecuente .

Actualmente la tendencia es a poner dosis más bajitas que resultan muy eficaces y tienen mayor tolerancia

Hay sticks/cremas especiales para secar/curar granitos. ¿Qué ingredientes deben buscar para saber que son realmente efectivos?

Suelen llevar Ácido Salicílico y/o Glicólico, cinc y pigmentos para camuflar. Produce escozor y deben aplicarse solo en las lesiones para acelerar su resolución. No sirven para tratamiento del acné de base si no para lesiones aisladas, por ejemplo, el molesto granito que aparece premenstrual o en la ovulación

Es muy difícil que una chica de esta edad no se quite un granito con pus cuando le sale. ¿Hay algún consejo para que si es inevitable que se lo quite lo haga de la forma más segura?

Lo ideal es acudir a un profesional que tras un peeling de salicílico o alfahidroxiácidos ablande la capa córnea y la extracción sea mucho más fácil. Si la tentación es muy grande aplicar un antiséptico y presionar sólo las lesiones maduras que ya no duelen (con cabeza, denominadas pústulas) con dos torundas de algodón. Yo les digo a mis pacientes que para evitar tocarse todo el rato la cara se maquillen de la mañana a la noche con un maquillaje específico y así para evitar mancharse no se tocan tanto.

Hay chicas a esta edad que empiezan a “robarles” cremas a sus madres ¿Son los productos para pieles más maduras prejudiciales para ellas?

En absoluto, las cremas para pieles maduras tienen excipientes más grasos que las recomendadas para pieles jóvenes que deben ser oil-free y contener sobre todo agua (geles, lociones….) Cometer este error puede desencadenar un brote de acné intenso.

¿Qué relación tienen las chicas de esta edad con el sol? ¿Hay cada vez más conciencia de lo perjudicial que es?

Cuando uno es joven no piensa en las consecuencias a largo plazo de nuestros hábitos. Todavía creemos que cuanto más morenos más guapos. Eso conduce a buscar un bronceado rápido exponiéndonos demasiado al sol y a los rayos UVA. Todo esto tiene consecuencias a corto plazo (quemaduras, manchas) y a largo plazo (envejecimiento y cancer de piel)

Aunque quizá la sociedad es algo más consciente de los efectos adversos del sol hasta que no aparecen las primeras manchas (como el melasma que es muy frecuente) no cambian de hábitos.

Hay que recordar que los autobronceadores no protegen del sol y deben ser acompañados de protección solar.

A esta edad uno de los grandes errores de estas chicas suele ser el maquillaje barato y excesivo ¿Es el maquillaje una de las causas de las impurezas que tienen en la piel? ¿Es malo maquillarse todos los días?

El uso de un maquillaje indebido puedes desencadenar dermatitis seborreica o acné por aumentar la cantidad de grasa.

Hoy en día, afortunadamente, existen maquillajes fluidos estupendos que no engrasan, camuflan imperfecciones y además tienen factor de protección solar (fotoprotector). Eso sí deben retirarse por la noche y no acostarse sin un desmaquillado correcto.

¿A que edad debe empezar una chica a hacerse limpiezas de cara?

Depende de la limpieza.

Una limpieza suave con productos específicos para pieles jóvenes y una extracción suave sin traumatizar la piel no está contraindicada.

Aún así yo prefiero realizar en consulta un peeling médico y ablandar así la capa más superficial de la piel para extraer los comedones.

Desgraciadamente no es fácil librarse de los puntos negros ya que cuando el sebo de las glándulas sebáceas más grandes (nariz, barbilla…) se oxida se oscurece y aunque nos empeñemos en extraerlos aparecen rápidamente otra vez.

En pieles sensibles o con tendencia a la couperosis mejor no hacerlas.

En los niños y preadolescentes, el acné es una enfermedad leve. Por lo general, los niños de este grupo de edad tienen espinillas y puntos negros (comedones) y, a veces granos rojos (pápulas) en la zona de la cara, en la frente, en la nariz, en la barbilla, y en ocasiones también pueden aparecer en los oídos.

¿Un niño con acné debe recibir tratamiento médico?

Existen algunas condiciones que pueden ocasionar signos en la piel similares, por lo que es recomendable consultar con un médico para que valore al niño.

Si el niño tiene acné leve (comedones que no están inflamados o no son demasiado numerosos), y si la condición no es molesta para el niño, el simple cuidado de la piel puede ser todo lo que se necesite. Sin embargo, si el médico lo considera necesario podría recomendar la preescripción de algún tipo de fármaco de aplicación tópica y/o oral, que permita mejorar el problema.

¿Cómo se debe lavar la piel para mejorar el acné?

Se debe lavar la piel dos veces al día, una por la mañana y otra por la noche. Es importante lavar la cara tan pronto como sea posible después de la práctica de deportes u otras actividades que causen sudoración. Se debe utilizar un jabón suave. Algunos de estos productos pueden contener ingredientes como el ácido salicílico o el peróxido de benzoilo que pueden ser muy útiles para reducir la grasa y las bacterias de la piel, pero que pueden causar irritación, por lo que es muy importante consultar con un médico antes de utilizarlo en un niño.

¿Qué tratamientos son seguros para los niños o preadolescentes?

La mayoría de los tratamientos para el acné no se han probado en niños menores de 12 años. Estos tratamientos han sido probados en adolescentes y adultos jóvenes, en los cuales se ha encontrado que son seguros y eficaces. Estudios recientes han encontrado que los antibióticos orales, usados en adolescentes y adultos jóvenes, son malos para el desarrollo de los dientes por lo que no se recomiendan para niños pequeños. La isotretinoína, uno de los tratamientos más eficaces en casos severos, se ha relacionado con el cierre prematuro de las placas de crecimiento en los huesos, y por tanto tampoco debe ser utilizado en niños. Hay muchos tratamientos tópicos seguros y eficaces para los casos leves, como por ejemplo los productos que contienen peróxido de benzoilo. Además, y siempre y cuando un médico lo haya recetado, las cremas y geles que contengan antibióticos o retinoides también son eficaces para casos moderados.

Seguir leyendo:

  • El acné
  • Tratamiento láser para el acné
  • Remedios naturales contra el acné

Acné juvenil

Pasar por la adolescencia con la cara llena de espinillas y granos es una pesadilla para muchos jóvenes. Es una etapa en la que la apariencia física es muy importante. Afortunadamente, el acné se puede controlar o incluso eliminar. Se trata de una enfermedad de la piel caracterizada por una inflamación crónica de las glándulas sebáceas, especialmente en la cara y en la espalda. Esos antiestéticos granos que salen en el momento más inadecuado son una de las peores pesadillas de los adolescentes.

Causas del acné en la adolescencia

Las espinillas también salen por una acumulación de grasa en la piel, sin embargo, a diferencia de los granos no vienen acompañadas de una inflamación. Está originado por unas hormonas llamadas andrógenos. Durante la pubertad y la adolescencia los niveles de andrógenos aumentan muchísimo, sobre todo en los chicos, aunque las chicas no están exentas del acné.

Tratamiento del acné

El acné generalmente comienza a desaparecer una vez que el impacto de las hormonas pierde fuerza, pero antes de que esto ocurra se pueden llevar a cabo varias acciones contra los granos:

– Limpieza: es muy importante llevar una higiene exhaustiva de la cara, con agua y jabón principalmente o algún gel limpiador que ayude a eliminar las células muertas.

– Cremas y aceites: existen tratamientos especiales, como aquellos que contienen ácido glocólico, peróxido de benzoil o ácido salicílico.

– Dieta: una alimentación sana exenta en lo posible de grasas.

– ¡No tocar!: es muy tentador exprimir los granos pero sólo agravará el problema extendiendo la infección por la cara.

También puedes poner en práctica en siguiente truco: si el grano ya ha salido coincidiendo con una cita importante o un acontecimiento irrepetible, sólo por esta vez podemos utilizara modo de camuflaje maquillaje corrector mediante ligeros golpecitos.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *