0

Guarnicion para solomillo

Receta de Solomillo a la pimienta con tomate y pimientos

Ingredientes (4p.):

  • 4 solomillos de ternera (de unos 200 gr.)
  • 2 tomates
  • 24 pimientos verdes
  • 4 chalotas
  • 3 nueces de mantequilla
  • 1/4 l. de caldo de carne
  • 1/4 l. de nata líquida
  • Aceite de oliva
  • Sal
  • Pimienta negra
  • Perejil (para decorar)

Elaboración

Para hacer la salsa, pon la mantequilla en una cazuela. Pica la chalota y póchala en una cazuela. Con la ayuda de un cuchillo grande rompe (aplasta) los granos de pimienta e incorpóralos a la cazuela. Vierte el caldo y la nata líquida. Sazona y deja reducir la salsa a fuego suave durante 10-15 minutos.

Descorazona los tomates, córtalos en láminas gordas y sazona. Mójalos con aceite y cocínalos a la plancha. Sazona los solomillos y mójalos con un chorrito de aceite por los dos lados y cocina también a la plancha.

Coloca la carne en una bandeja apta para el horno y hornea a 180º C durante 5 minutos.

Fríe los pimientos en una sartén con abundante aceite. Escurre y sazona. Sirve un tomate y un solomillo por ración y acompaña con los pimientos. Salsea por encima y decora el plato con una hojita de perejil.

Consejo

El pimiento verde, gracias a su alto contenido en agua y bajo aporte calórico, es un alimento adecuado en dietas de control de peso, siempre y cuando no se elabore con grandes cantidades de aceite.

Cocina abierta de Karlos Arguiñano

Ingredientes (4p):

  • – 600 gr. de solomillo de ternera
  • – 24 chalotas
  • – 400 gr. de judías verdes
  • – 1 vaso de caldo de carne
  • – 1 vaso de nata líquida
  • – aceite de oliva
  • – agua
  • – sal
  • – 1 cucharadita de pimienta negra
  • – perejil (para decorar)

Elaboración:

A la hora de comprar chalotas, se deben seleccionar los ejemplares con bulbos duros y crujientes

Para hacer la salsa de pimienta, coloca el caldo en una cazuela, añade la nata líquida y la pimienta negra machacadita. Sazona y deja reducir a fuego moderado durante 20 minutos. Reserva la salsa.

Limpia las chalotas y confítalas en una sartén con un chorrito de aceite a fuego suave durante 15-20 minutos. Sazona y resérvalas.

Limpia las judías, retírales los hilos y córtalas en juliana fina. Introdúcelas en una cazuela con agua hirviendo y sal. Coloca la tapa y deja que se cuezan. Escurre y resérvalas.

Trocea el solomillo en 4 raciones, sazona, vierte una gotita de aceite en cada solomillo y cocínalos por los 2 lados en la barbacoa eléctrica. Sirve la salsa en el fondo del plato y coloca encima una ración de solomillo. Acompaña con las chalotas y las judías verdes. Decora con una hojita de perejil.

Hoy vamos a preparar el entrecot perfecto, una de las cosas que más cuestan hacer en casa y que intentamos que se parezcan a la carne que nos preparan en algunos restaurantes. Hoy aprenderemos algunos trucos para que consigamos hacer la carne a la plancha en casa de forma perfecta.

Trucos para hacer la carne perfecta en casa

  1. Lo primero de todo es la calidad de la carne, si compramos carne de mala calidad difícilmente podremos conseguir algo parecido a algún restaurante. Aunque a veces en algunos restaurante da vergüenza la carne que te ponen. Actualmente podemos encontrar en los mercados carne de muy buena calidad a buen precio.
  2. Debemos siempre atemperar la carne, es decir, la sacaremos 20 minutos antes de la nevera (en caso de que la tengamos allí). Si la ponemos fría en la plancha bajará la temperatura de la misma y se podría cocer la carne.
  3. Como he comentado en el punto anterior, la plancha o sartén es importante. Usemos una plancha o sartén buena para que coja una buena temperatura. Está claro que lo mejor sería hacerlo a la brasa en una parrilla, pero estamos hablando de hacerla en nuestra propia cocina y que salga perfecta la carne.
  4. Respecto a no ponerle sal antes de cocinarla porque se pierden jugos…. no estoy muy de acuerdo. Una cosa es que le pongamos sal un rato antes y eso pueda hacer que se pierdan jugos, pero si le ponemos justo antes de cocinarla a la plancha no ocurrirá nada. He oído a mil cocineros decir que la leyenda urbana de que si le ponemos sal a la carne antes de cocinarla hace que pierda jugos es falsa. Por ello si le ponéis sal justo antes de cocinarla no pasa absolutamente nada. Eso sí para ponerle luego sal en escamas o sal gruesa, la pondremos en la plancha sin sal.
  5. Para darle la vuelta debemos usar unas pinzas, porque si la pinchamos con un tenedor si que corremos el riesgo de que pierda jugos.
  6. Debemos dejar reposar la carne 5 minutos antes de empezar a comer.

¿Cuánto tiempo de cocción necesita la carne a la plancha?

Hay 5 puntos de cocción de la carne. Os lo voy a explicar tomando como referencia un entrecot de unos 2,5 cm de grosor, lo normal que solemos consumir en nuestra casa. Los grados que os indico a continuación es por si disponéis de un termómetro de cocina.

  • Poco hecho (sangrante): 1 minuto por cada lado. (interior a 55º)
  • Punto menos: 2 minutos por cada lado (interior a 63º)
  • Punto: 3 minutos por cada lado (interior entre 68 y 70 º)
  • Punto más: 4 minutos por cada lado (interior entre 72º)
  • Hecho : 5 minutos por cada lado (interior a 77º), para mí este punto es destrozar la carne, se queda totalmente seca pero como en esta vida, hay a gente que le gusta así.

Si usamos el típico solomillo o un entrecot mucho más gordo debemos de usar el horno para terminar la cocción de la pieza porque en la plancha podemos quemar la carne.

Guarniciones para entrecot

Poco que decir de guarniciones de un entrecot, soy fan de las patatas fritas, pero también de unos buenos pimientos de Guernica. Por otra parte podemos también acompañarlo con unas verduras a la plancha o de unas patatas panadera.

Cómo hacer el entrecot perfecto

25 acompañamientos para tus platos de carne

De Irene Chaparro, 25/08/2015 3793 compartidos Compartir en Facebook Twitear Pin it Share on WhatsApp Compartir

Si te apasiona la carne, seguro que la preparas a menudo y puede que ya te hayas cansado de prepararla siempre con patatas como guarnición, por eso en este artículo te damos hasta 25 ideas para que acompañes tus platos de carne de manera deliciosa.

1. Champiñones: Puedes saltearlos, y acompañarlos con un aliño de hierbas aromáticas.

2. Carpaccio de tomate: Una idea refrescante para tus platos de pollo.

3. Cebollas asadas: Si las caramelizas, le dará a tus asados un sabor irresistible.

4. Tian de verduras: Este plato típico del sur de Francia hará que un filete de ternera a la plancha se convierta en un manjar realmente maravilloso.

5. Garbanzos: Puedes ponerlos cocidos o en forma de hummus. ¡Cómo más te guste!

6. Ensalada de col japonesa: También puedes darle un toque oriental a tus platos de carne.

7. Quinoa: Dale un aire «veggie» y diferente a tu pollo a la plancha.

8. Espinacas: Puedes hacerlas gratinadas o simplemente rehogarlas. ¡Están buenísimas!

9. Remolacha: Haz una ensalada con remolacha, zanahoria y cebolla para darle un color realmente apetitoso a tus filetes a la plancha.

10. Naan: Si vas a preparar un pollo al curry no se nos ocurre una guarnición mejor que el típico pan que siempre se come en los restaurantes indios.

11. Alcachofas: Hervidas o a la plancha. ¡No hay una guarnición más sana!

12. Ensalada de arroz: Dale un toque refrescante para aligerar tus platos de carne.

13. Espárragos trigueros y col roja: Prepara una ensalada colorida y original.

14. Sémola: Puedes darle un aire del Lejano Oriente a tus platos de carne. ¡Te encantará!

15. Mermelada: Si preparas un ave, una confitura de frutos rojos le irá genial.

16. Patatas al horno: Las patatas son siempre una opción segura para triunfar.

17. Judías verdes: Una guarnición sana para hacer tus platos más ligeros.

18. Habitas salteadas: Si las escoges le darás a tus platos un sabor diferente que te va a gustar.

19. Calabacines a la plancha: Será el complemento perfecto para cualquier ave que prepares.

20. Puré de patatas: Seguro que le encanta a los peques de la casa.

21. Ensalada verde: Para un filete a la plancha, aliña con una vinagreta de mostaza. ¡Mmm!

22. Brócoli: Ideal para acompañar tus platos de ternera en salsa.

23. Palitos de apio y zanahoria: Una opción sana para mojar la salsa de la carne.

24. Patatas fritas: Para aquellos que adoran las guarniciones clásicas.

25. Risotto: Si el risotto ya es delicioso de por sí, imagínate lo rico que puede estar si lo acompañamos con la carne que más nos guste.

Más artículos recién sacados del horno

Técnicas de cocina

Albóndigas en salsa BBQ, ¡están para chuparse los dedos!

Para la hora de la comida, nada como unas suaves albóndigas de carne, ¡y qué mejor si son en salsa! Vamos a prepararlas con una deliciosa salsa barbecue, y las podrás acompañar con verduras al vapor, patatas, arroz o ensalada. ¡Anímate a probarlas!

Ingredientes:

  • 250g de carne molida
  • 2 huevos
  • 1 taza de cilantro finamente picado
  • 1 cda de páprika
  • sal y pimienta al gusto
  • 1 diente de ajo
  • 1 1/2 tazas de salsa barbecue
  • 2 cdas de maizena
  • 1 chorrito de cerveza oscura

Preparación:

  1. Coloca en un tazón la carne molida, los huevos y el cilantro.
  2. Mezcla con las manos y condimenta a tu gusto utilizando sal, pimienta y páprika.
  3. En una sartén con un poco de aceite pon a dorar el ajo finamente picado.
  4. Forma las albóndigas con tus manos y pon al fuego con cuidado.
  5. Deja dorar la carne por ambos lados e incorpora la salsa barbecue.
  6. Agrega 1 chorro de cerveza y la maizena. Mezcla y deja espesar.
  7. Ahora sí, sirve y disfruta.

Fuente: yummyhealthyeasy

Entre las recetas para guarnición o acompañamientos para carnes encontraremos productos como legumbres, hortalizas, tubérculos, verduras variadas o setas. Escoge la idea que más te guste para acompañar tus platos favoritos. ¿Te animas a cocinar?

Acompañamientos para carnes: champiñones

Fuente: redcookbook

¡Me encantan los champiñones y las setas! Son productos que vienen genial para acompañar muchos platos, y entre ellos las carnes. Puedes hacerlo de muchas formas como salteados, acompañados de un aliño de hierbas aromáticas o con una deliciosa salsa de ostras y queso ahumado. También puedes hacerlos en escabeche de vino y soja. ¡Realmente delicioso!

Patatas y otros tubérculos

Fuente: mrfood

Las patatas es uno de los productos más utilizados y socorridos, como acompañamientos para carnes. Estos y otros tubérculos puedes cocinarlos de infinidad de maneras. ¿Necesitas un poco de inspiración?

Acompaña tus carnes con un buen puré de patata o un pastel de batata o “papa” es una buena elección como guarnición. También puedes hacer patatas cortadas en gajos y asadas con una salsa picante; patatas asadas o al horno con la propia piel; patatas fritas para las guarniciones clásicas; patatas revolconas o un rosti de patata, el cual es una receta típica suiza. Como ves este producto se puede hacer de infinidad de formas. ¿Cuál de ellas prefieres tu?

Hortalizas variadas para la carne

Fuente: taste

Piensa en todas las hortalizas que conoces y como usarlas para diferentes guarniciones y acompañamientos de carnes. Existen muchas recetas que pueden darle un toque diferente a estos platos.

Los calabacines a la nizarda quedan estupendos o una ensalada de calabacín y queso parmesano; las coles de bruselas con miel, mostaza y bacon ¡quedarán geniales! Otras recetas pueden ser tomates al horno con parmesano o brócoli al horno con piñones. Las cebollas asadas quedan deliciosas si las caramelizamos primero, para dar un toque único a los asados.

Otras inspiraciones pueden ser la ensalada de col al estilo japonés, para dar una pincelada oriental a la carne. También puedes sorprender a tus invitados con unas habitas salteadas que dan mucho sabor a los platos. Por último, tampoco queda nada mal realizar una ensalada para dar color a la carne; este puede ser a base de zanahoria, cebolla morada y remolacha. ¿Cuál es tu hortaliza favorita para saborear en la cocina?

Acompañamientos para carnes: legumbres

Fuente: photo.elsoar

Si no te sientan mal las legumbres y puedes comerlas es una idea acompañar las carnes, con ellas. Utiliza, por ejemplo, los garbanzos cocidos o en forma de humus, como guarnición. También puedes realizar una combinación de legumbres variadas como lentejas, judías o garbanzos. A la hora de servir no lo hagas en mucha cantidad, para que la digestión sea más sencilla.

Verduras frescas y variadas

Fuente: yummyhealthyeasy

Las verduras son esenciales para el organismo y son una buena opción de acompañamiento para muchos platos, haciendo éstos más ligeros. Se pueden hacer de múltiples formas y combinar las unas con las otras. Las recetas que se me vienen a la cabeza son las alcachofas hervidas, a la plancha o fritas; como guarnición sana.

Otras recetas son los espárragos trigueros con col roja, para hacer una ensalada con mucho color y que contraste. Las judías verdes son estupendas para hacer los platos más ligeros. Y, por último, las espinacas que se pueden rehogar, comer frescas en ensalada de acompañamiento o bien hacerlas gratinadas. Piensa en las verduras que más te gustan y añade estas como guarnición en tus platos.

Semillas y cereales variados

Fuente: simplybeefandlamb

Algunas ideas que estarán deliciosas con carne son las ensaladas de arroz, las cuales aportan un toque refrescante y aligero a los platos. Un buen risotto quedará más que delicioso como acompañamiento. También se puede hacer arroz con setas al azafrán pues quedará sabrosísimo y muy aromático.

Otras recetas que se pueden hacer son la sémola o bien el tabulé de cuscús con granada u otra cosa que te guste. Las semilla y los cereales se pueden utilizar de diversas formas en la cocina, para servir como guarnición.

Acompañamientos para carnes: mermeladas y confituras

Fuente: pickyin

Si quieres innovar en la cocina o bien te gustan los platos con un toque dulce, recomiendo algunas recetas. La mermelada, por ejemplo, es ideal para la carne de pollo o similar. Una buena confitura de frutos rojos o cebollitas francesas y manzanas confitadas, pueden acompañar platos de carne. También es una buena idea hacer pimientos caramelizados o bien castañas glaseadas. ¿Cuál de estas recetas te encantaría probar con carne?

Salsas y vinagretas ¡variadas!

Fuente: washingtonpost

Existen muchísimas salsas que le van genial a la carne como la salsa barbacoa, salsa mayonesa, salsa roquefort, salsa de yogur, etc,. Tus platos pueden ser aún más buenos con salsas originales. ¿Cuál es tu favorita?

También puedes preferir realizar una buena vinagreta, como acompañamiento. Algunas ideas son: vinagreta de mostaza, vinagreta de limón ajo perejil; vinagreta de soja, vinagreta de fresa, vinagreta de albahaca, vinagreta de yogur, vinagreta de sal de hierbas o vinagreta de alcaparras.

Con un poco de imaginación e inspiración puedes realizar otro tipo de vinagretas, como: de tomates frescos, vinagreta de lentejas, vinagreta de miel, vinagreta de naranja, vinagreta de azafrán, vinagreta de frambuesa, vinagreta de cilantro, vinagreta balsámica, vinagreta de Malta, vinagreta de rúcula, vinagreta de maracuyá, vinagreta italiana o vinagreta Tzatziki.

Como hemos visto brevemente la carne se puede acompañar de multitud de ingredientes. La mayoría de los citados son buenos acompañamiento que sorprenderán a tus invitados. Particularmente me encanta la originalidad de los platos y realizar cosas nuevas. Si buscas las recetas mencionadas en este post podrás renovar tus platos y hacerlos aún más sabrosos.

Un buen acompañamiento es imprescindible para que el plato quede aún más bueno. Elige el que prefieres o el que te siente mejor. Por ejemplo, las verduras son estupendas para aligerar los platos, por lo que las digestiones ser harán mucho más suaves. ¿Cuál es tu acompañamiento favorito?

¿Qué te parecen estos acompañamientos para carnes? ¿Podrías añadir más guarniciones que se te ocurran? ¿Con qué sueles acompañar tus platos de carne? ¿Prefieres salsas, hortalizas o semillas?

Solomillo de cerdo a la pimienta verde con patatas aromatizadas

No sólo es cierto lo que dicen que del cerdo se aprovechan hasta los andares, sino que a cada parte del mismo se le puede sacar partido de infinitas formas. Eso sucede con el solomillo de cerdo, pues se puede preparar relleno, al horno, salteado, o a la plancha como en esta receta de solomillo de cerdo con salsa roquefort, o esta otra de solomillo de cerdo con salsa de mostaza y miel…

Si además lo combinamos con ingredientes dulces, el resultado es de… ¡escándalo! Como en este exquisito solomillo de cerdo en salsa al Pedro Ximénez, todo un espectáculo gourmet, o el solomillo de cerdo en salsa a la naranja.

Este solomillo de cerdo a la pimienta verde con patatas aromatizadas es una de esas recetas clásicas que casi todo el mundo ha tenido el placer de probar, y cuyo éxito se basa en que sorprende lo delicioso que queda frente al poco tiempo que hay que dedicarle en la cocina. La salsa a la pimienta verde que lo riega es muy sencilla de preparar, y puedes utilizarla para otras carnes o para platos de pasta.

Te recomendamos que elabores una guarnición, por ejemplo a base de patatas, porque esta salsa a la pimienta hay que mojarla bien, y con unas rapidísimas patatas al microondas a las que puedes añadir hierbas aromáticas durante la cocción para tener unas patatas aromatizadas que están de… ¡escándalo!

Ingredientes para el solomillo de cerdo a la pimienta verde con patatas aromatizadas (4 personas):

  • 2 solomillos de cerdo (la ración será abundante).
  • 200 ml de nata para cocinar.
  • 1 cebolleta o 1 cebolla pequeña.
  • 1/2 pastilla de caldo concentrado (de carne o de pollo, ambos sirven).
  • 1 cucharada de pimienta verde. ¡Importante! Se trata de la pimienta verde que venden en un tarrito con líquido, por lo que no está seca ni deshidratada. El tarrito, aunque suele parecer pequeño, será suficiente para preparar muchas veces esta salsa a la pimienta verde.
  • 1/2 vasito de vino blanco o jerez.
  • Aceite de oliva, pimienta negra molida y sal.
  • Para la guarnición utiliza 4 patatas medianas, hierbas a tu gusto (orégano, tomillo, romero…), aceite de oliva y sal.

Preparación, cómo hacer la receta de solomillo de cerdo a la pimienta verde con patatas aromatizadas:

  1. Para preparar la guarnición pela las patatas, lávalas y pártelas en gajos como en las fotografías.
  2. Pon los gajos de patata en un estuche de vapor o un recipiente con tapadera apto para microondas, echa un poco de sal y un chorrito de aceite de oliva.
  3. Introduce el recipiente en el microondas a máxima potencia durante unos 8 minutos (si fuese más cantidad de patatas necesitaría más minutos). Al cabo de ese tiempo pincha un gajo con un tenedor, y si notas que está tierno y no presenta mucha resistencia significa que las patatas ya está bien cocidas. Reserva.
  4. A continuación vamos a preparar la salsa a la pimienta verde. Lava la cebolleta, córtale el rabo y las raíces y pícala muy finita.
  5. En una sartén con un poco de aceite y sal a fuego medio saltéala durante 5 minutos hasta que esté ligeramente transparente.
  6. Agrega el polvo de caldo concentrado (puedes desmenuzarlo con tus propios dedos) y el vino blanco. Revuelve bien y deja que el alcohol se evapore, tardará un par de minutos.
  7. Añade una cucharada de pimienta verde y la nata, remueve bien y deja que se cocine y espese un poquito durante 5 minutos. Si espesa demasiado puedes añadir un poco de leche hasta dar con la textura que más te guste. Pruébala y rectifícala de sal si es necesario, y reserva.

    Cómo preparar la salsa a la pimienta verde

  8. En una sartén antiadherente con un poquito de aceite y fuego medio-fuerte, echa los gajos de patata y las hierbas aromáticas que prefieras y saltéalos removiendo de vez en cuando para que queden tiernos por dentro y con una capa ligeramente crujiente y algo dorada por fuera. Pruébalos y añade sal si es necesario.
  9. Corta el solomillo en filetes con el grosor que prefieras (lo ideal es alrededor de 1,5 cm para que te quede jugoso). Échale un poco de pimienta negra recién molida y sal por ambos lados.
  10. En una sartén a fuego fuerte con un poquito de aceite dora los solomillos, primero dos minutos por un lado y después dales la vuelta y dos minutos por el otro (estos tiempos son orientativos porque cambian en función del grosor del solomillo y el punto que más te guste).

    Cómo preparar el solomillo de cerdo a la pimienta verde y guarnición de patatas aromatizadas

Dificultad: fácil

Sirve y degusta:

Cuando esté todo listo, asegúrate que la salsa esté caliente, y si no es así, pon la sartén durante un minuto a fuego fuerte. Sirve en los platos de los comensales los medallones de solomillo y riega por encima con la salsa.

Salsa a la pimienta verde

Pon también en el plato la ración de patatas aromatizadas, y por supuesto sirve al centro una salsera si hay excedente de salsa a la pimienta. Tómalo bien caliente y recién hecho, que es cuando más jugoso estará, y simplemente… disfruta 🙂

Solomillo de cerdo a la pimienta verde

Variaciones de la receta del solomillo de cerdo a la pimienta verde con patatas aromatizadas:

La cebolleta o cebolla es opcional para la preparación, aunque le da un toque y textura que queda genial. Solo prescindiría de ella si tengo muy poco tiempo para cocinar. Y si la añades y quieres que la salsa quede finita, puedes triturarla con una batidora.

Esta salsa a la pimienta verde puedes utilizarla en otras recetas, para acompañar cualquier tipo de carne, verduras, pescado o incluso pasta (deliciosa!).

Consejos:

Prueba siempre la salsa antes de servirla, para que esté perfecta para ti en cuanto a textura y sabor. Si te queda muy espesa, puedes ir añadiendo un poco de leche. En cuanto a la sal, ten en cuenta que el propio caldo concentrado aporta bastante, por lo que debes probarla antes de hacer cualquier cambio.

El punto del solomillo es muy importante, y lo ideal es que te quede jugoso y no se reseque en exceso. Si sigues los pasos de la receta, verás que te queda muy jugoso pero no sangriento (que es como me gusta a mi), ya que el exceso de jugos en el interior de los medallones de solomillo puede arruinar la salsa.

Solomillo de cerdo

Instrucciones

  1. 1 Para el cerdo: marinar el cerdo con romero, ajo, pimienta y aceite de oliva. Idealmente, marinar de un día para el otro, y sino por un par de horas. Salpimentar y dorar en una sartén caliente con aceite de oliva, por todos sus lados. Cuando esté bien dorado, llevar en una placa al horno, y cocinar por 10 minutos aproximadamente. Retirar del horno y dejar reposar 5 minutos. Luego, cortar en láminas para servir.
  2. 2 Para la guarnición: lavar los papines y hervirlos en abundante agua, hasta que estén tiernos pero sin que se deshagan. Escurrirlos y dejarlos enfriar. Luego, aplastarlos con la palma de la mano y dorarlos en manteca con romero, en una sartén caliente. Cuando estén bien dorados, condimentar con sal y pimienta, para presentar junto al lomo.
  3. 3 Pelar las manzanas verdes y cortarlas en cubos pequeños. Cocinarlas en una olla con apenas manteca y 100 cc de agua. Condimentar con sal, pimienta, hojas de tomillo, jugo de medio limón y miel. Reducir el fuego y cocinar hasta que se hagan puré, servir junto al lomo y las papas.
  4. 4 Pelar las manzanas verdes y cortarlas en cubos pequeños. Cocinarlas en una olla con apenas manteca y 100 cc de agua. Condimentar con sal, pimienta, hojas de tomillo, jugo de medio limón y miel. Reducir el fuego y cocinar hasta que se hagan puré, servir junto al lomo y las papas.
  5. 5 Para terminar, mezclar todos los ingredientes de la salsa, y derramar por encima del cerdo fileteado.

Las mejores guarniciones para carne y pescado: ¡con patata!

Volver 20/12/2018

¿Cuántas veces hemos preparado un plato principal fantástico y nos hemos dado cuenta de que quedaba un poco “soso”? Siempre que nos encontremos en esa situación, quizá nos falta una guarnición que acompañe al plato principal, le dé salero y lo haga lucir en todo su esplendor. Para todo tipo de guarniciones, la patata es nuestro ingrediente estrella, el imprescindible, ya que tanto nos sirve para guarniciones para carne como para guarniciones de pescado.

En ocasiones buscamos que la guarnición para pescado o carne aporte un sabor adicional o, al contrario, que contraste con el del plato principal, para destacar más los sabores de cada receta. También hay ocasiones en las que lo único que buscamos es un fin decorativo (aunque cada vez es menos frecuente), ya que buscamos aunar plato principal y guarnición para que formen un todo, un plato completo. Todas estas funcionen las puede aportar nuestro ingrediente estrella de hoy: la patata.

LAS PATATAS

La guarnición de patatas es la más habitual como acompañamiento sobre todo de carnes, ya que existe una tendencia no escrita a acompañar los pescados con hortalizas.

Hay infinidad de maneras de preparar las patatas de guarnición: fritas, al vapor, en puré, al horno… Unas patatas cortadas a gajos y rebozadas con una mezcla de harina, especias, sal y aceite y horneadas durante 30 minutos es una de las mejores guarniciones fáciles para carnes, tanto para adultos como para niños. Unas patatas al ajillo acompañan perfectamente unos huevos con chorizo. Por no hablar de las patatas hasselback, panadera o duquesa, elaborada con puré de patata, que son algunas de las guarniciones más tradicionales para todo tipo de platos.

TARTAR DE PATATAS CON ENCURTIDOS

Guarnición o plato en sí mismo, este tartar de patatas con salmón con pepinillos, cebolletas, alcaparras y huevo duro combina muy bien el dulzor y suavidad del puré de patata, con la acidez de los encurtidos. Una buena combinación de sabores para acompañar un salmón ahumado o marinado.

PASTELITOS DE PURÉ

Seguimos con los pastelitos de patata, una guarnición inicialmente pensada para acompañar un lomo a la plancha, y que es una alternativa al clásico puré de patata con carne. A partir de una base de puré de patatas, añade huevo batido, queso rallado y harina y forma una masa. Corta porciones con un cortapastas y hornéalas con queso rallado por encima durante 15 minutos. ¡Voilá, ya tienes una de las mejores guarniciones fáciles con patata!

BOLITAS DE PURÉ DE PATATA

Hay guarniciones que son más apropiadas para un tipo de carnes que para otras. Por ejemplo, la carne de pavo es más insípida que la de pollo y con un buen puré de patatas forma un plato completo. Por eso es habitual cocinarla con salsa, acompañada de verduras, arroz o patatas aromatizadas que complementen su sabor.

Una de las guarniciones para pavo más original y con más matices de sabor son las bolitas de puré de patata con queso. Se prepara un puré de patatas instantáneo, se mezcla con queso y orégano y después se forman bolas que se rebozan con pan rallado y se fríen. Es una guarnición de patatas crujiente y sabrosa que combina también con todo tipo de carnes.

SUFLÉ DE PATATAS Y ESPINACAS

El suflé es una preparación sofisticada que sirve como guarnición de lujo para unas chuletas de cordero. Para ello prepara un puré de patatas Maggi y mézclalo con espinacas, yema de huevo, leche evaporada Ideal, queso rallado y claras de huevo montadas a punto de nieve. Después engrasa unos moldes con mantequilla, vierte la mezcla y hornea a temperatura alta hasta que suban.

Atrévete con esta receta que tanto puede servir como guarnición para todo tipo de carnes y pescados como para un entrante.

HACHÍS PARMENTIER

No podemos dejar de hablar de las guarniciones de patata para carnes sin hablar de un plato que ya lleva la guarnición incorporada. Nos referimos al pastel de carne o hachís parmentier, una receta de origen francés que representa el súmmum de la carne con puré. Es un plato muy indicado para niños porque es muy nutritivo. Y, además, es una de las recetas más rápidas y sencillas que podemos preparar.

Para hacer un pastel de carne, primero hay que preparar un puré de patatas con leche evaporada y leche semidesnatada. Por otro lado, hay que freír carne picada con champiñones y salsa de tomate. Para unir los dos ingredientes extenderemos una capa con la mitad del puré en una fuente de horno, cubriremos con la carne y terminaremos con el resto del puré. Solo nos quedará espolvorear con queso rallado y gratinar en el horno 5 minutos. El resultado: uno de los platos de carne con puré de patata más completos que podemos elaborar.

PESCADO CON PURÉ DE PATATAS

El puré de patatas es tan versátil que, aunque solemos asociarlo como guarnición de platos de carne, es igualmente resultón para acompañar platos de pescado. Un buen puré aromatizado con hierbas, hortalizas o especias no deja de ser uno de los mejores acompañamientos que podemos preparar.

Una excelente opción para una cena rápida, sencilla y equilibrada es un pescado con puré de patatas, sobre todo si también lo combinamos con hortalizas. Podemos cocinar, por ejemplo, un bacalao con puré de patata y piquillo, teniendo en cuenta que siempre podéis utilizar el pescado que más os guste o que esté de temporada en cada momento y que el puré también se puede enriquecer con los ingredientes que más resulten más de nuestro agrado.

En esta receta, la guarnición es tan sencilla como preparar un puré de patata con agua y leche evaporada en lugar de nata para que resulte más ligero. Después, mezclar el puré con piquillos cortados a trozos pequeños y aceitunas negras picadas.

Partiendo de la base del puré, pensad que según el pescado que queráis acompañar podéis darle un toque más cítrico con ralladura de naranja y limón, con frutos secos, o mediterráneo si lo mezcláis con anchoas, tomates secos y alcaparras. Las combinaciones son casi infinitas.

LA PATATA SIEMPRE TRIUNFA

En este muestrario de guarniciones con papa, queda bastante reflejado que la patata es la estrella de los acompañamientos de carnes y pescados. Da igual la técnica de cocción, la forma (entera, cortada, en puré, con piel, sin piel…) o los condimentos con los que se aderece, la patata es un triunfo seguro a la hora de pensar en una guarnición para nuestros platos.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *