0

Gustar a una mujer

Tabla de contenidos

10 detalles infalibles que las mujeres AMAN de los hombres

Los memes que se burlan del amor, la mujer enamorada, el hombre que busca una dama para el resto de su vida y la relación perfecta, se virilizan en las redes. Sin embargo, mucha gente en realidad busca como atraer al sexo opuesto. Estos son los 10 detalles que las mujeres aman de los caballeros.

Ser detallista: A toda la mujer le encanta cuando el hombre que la pretende o lleva una relación con ella, se tome el tiempo para darle flores, hacerle cartas de amor, que le deje un texto diciendo que la quiere, que la despierte con besos, le regale un dulce, le lleve comida al trabajo… y que la consienta.

(memes)

Ayudarle con el mantenimiento de su auto: Muchas mujeres tienen problemas con mantener su carro en buenas condiciones. Una llanta a punto de poncharse no está ma cambiar, ni tampoco cambiar o agregar aire, ponerle aceite al auto, llevarlo a lavar… etcétera”.

Anuncio

Hacer cosas del hogar: Cuando ellas estan apuradas, no cae mal un compañero que las sorprenda con desayuno en la cama, o se ofrezca a cocinar una deliciosa cena después del trabajo o haga de un día simple un día especial con algo que a ella le gusta. A las mujeres les fascina cuando a él no le viene el papel del mandilón, y se ponen a lavar trastos o limpiar la casa.

(memes)

Un aliento súper fresco: No hay nada mejor que cuando él se acerca oliendo a fresco, y no con olor a cebolla, ajo o la cerveza del día anterior. El mal olor bucal desalienta a toda persona al contacto físico.

Que no sea coqueto con las amigas de ella: Lo peor que puede experimentar una mujer es una pareja que sonríe con las amigas de ella, les pone atención y es detallista con ellas mientras que a ella la ignora. Las mujeres les huyen a estos hombres.

Anuncio (memes)

El olor a limpio lo es todo: Quien haya dicho que a las mujeres les atrae el olor a sudor, está equivocado. Una cosa es bañarse y de inmediato sudar al hacer ejercicios, y la otra es permitir que el sudor permanezca varias horas en las axilas. Las mujeres también huyen de los hombres con olor a ajo, cebolla, alcohol y suciedad.

Que no la compare con otras chicas: Créanlo o no hay caballeros, si les puede llamar así, que se la pasan hablando del cuerpo de otras mujeres, la forma en la que visten otras mujeres y hasta los talentos que tienen, todo esto mientras hacen de meno a la mujer que tienen a lado. Si no les gusta la pareja, simplemente cámbienla y ya.

(memes)

Que la escuche: No hay nada peor que un hombre poniéndole más atención a la televisión cuando ella está hablando de un tema que le afecta. La mujer busca que cuando platica, su pareja le responda con compresión y sin enojo o burla.

Que la motive: Si el plan de ella es llegar a ser presidente de la nación, y su novio le dice que “es maravilloso” y que ella puede lograr todo lo que se proponga y encima le sugiera ayuda. Esta es la actitud que todas aman.

Que no se emborrache a lo bruto: Créanlo o no, a las mujeres les encantan los hombres que saben tomar un par de tragos y divertirse sin ponerlas en ridículo con las amistades o en riesgo detrás del volante. El caerse de borrachos, discutir, pelear o llorar no tiene nada sexy.

¿Qué es lo que más nos gusta de ellos ?

En el encantador universo de la seducción, nos desvivimos por saber los cómos. Si las recetas del amor fueran homogéneas, todos cocinaríamos los mismos platos. Y sí en asuntos del corazón, como en los de la cocina, hay algunas cuestiones básicas que hacen que todo sea más rico.
Hoy te contamos algunas de las cosas que a la mayoría de nosotras nos gustan de ellos.
1. Auténticos: que no finjan un personaje, que simplemente sea como son. Las personas que no aparentan son las que a mayoría nos llegan al corazón. Las construcciones ficticias no tienen sustento en el tiempo así que, ¿qué mejor que un hombre que nos hable desde el alma?
2. Positivos: que tengan una actitud optimista y traten de enfocar la vida con una lente positiva no quiere decir que sean negadores o no vean la realidad. Por el contrario, que impriman ganas de salir adelante a las dificultades, pese a los peros. Al fin de cuentas, somos lo que hacemos con aquello que nos ocurre.
3. Buenos escuchando: Algo que parece tan simple y a la vez puede ser tan complicado de conseguir. Está en nuestra naturaleza hablar hasta por los codos y querer compartir todo lo que nos ocurre, tanto en la realidad como en la imaginación. Es por ello que los caballeros que nos escuchan, nos enamoran. No aplica a aquellos que fingen escuchar con el afán de seducir. Los buenos interlocutores empatizan, nutren e intercambian.
4. Vivir en armonía: no hace falta que sean famosos ni que tengan mucho dinero; no hay que confundir brillo con poder. La luz sale del alma cuando una persona está feliz con su vida, cuando está en armonía consigo, cuando hace lo que le gusta. Quienes iluminan de esta forma son campeones de seducción.


Foto: Ingimage
5. El humor: nada supera al humor inteligente. Ni sarcasmo ni chiste fácil, sino una mirada amplia de la vida que permite imprimir gracia hasta a los detalles más cotidianos. No existen hombres feos, sólo hombres sin humor (o con mal carácter).
6. Buenos amantes, de esos que saben dónde nos gustan las cosas_ la manera en que alguien hace el amor habla de su ser. Nos encanta que sean generosos en la cama, que no se procuren el placer sólo para sí sino que nos hagan gozar y estén atento a aquellas cuestiones y zonas que son erógenas para nosotras.
7. Con iniciativa: ninguna mujer, por muy bien plantada que esté desea convertirse en la madre de un hombre ni estar instándolo todo el tiempo a actuar. Nos encanta que generen, propongan y hagan, aunque se equivoquen. Siempre es preferible una persona de acción a alguien que no ejecuta por temor.
8. Caballerosos: la cortesía jamás pasa de moda. Nos rendimos ante quienes está en los detalles. Nos encanta que presten atención a lo que es significativo para nosotras, desde una reunión laboral que nos preocupa, hasta los aniversarios de la pareja. Ni hablar de gestos como abrirnos la puerta o corrernos la silla.
9. Siempre presentes: esto no significa que estén todo el día a nuestro lado, sino que sepamos que contamos con ellos. Que si hay algo urgente, van a estar, que van a atender el teléfono cuando suena aunque sea para decir «te llamo luego, estoy reunido». Y llamen luego.
**Valeria Schapira
Experta en relaciones para Match.com

Los cinco tipos de mujeres que llaman la atención de los hombres

19.06.2017 10:36 h. Actualizado: 19.06.2017 13:39 h. 5 min

Los hombres y las mujeres a menudo se preguntan si son atractivos para los miembros del sexo opuesto.

Muchas mujeres consideran que hacer que un hombre se fije en ti es tan simple como ir ligera de ropa u oler de cierta manera. Sin embargo, estudios recientes demuestran que la atracción masculina es más compleja que una minifalda y un perfume de lujo. Por ejemplo, usar cierto color podría resultar más atractivo que ir ligera de ropa.

Medical Daily ha hecho una lista de lo que llama la atención de un hombre:

Mujeres que usan ciertos tipos de maquillaje

Aunque los hombres encuentran atractiva a una mujer que usa maquillaje, importa más qué tipo de cosmético y dónde se lo aplica. El sitio web de citas y app Zoosk analizó recientemente los perfiles de 1.200 mujeres para averiguar si los hombres realmente prefieren el aspecto «todo-natural» o si desean una mujer con maquillaje.

Las mujeres que llevaban sombra de ojos tenían un 139% más de probabilidades de recibir mensajes de los hombres en comparación con las mujeres que no lo usaban. El uso de lápiz labial también daba un 119% más probabilidades a las usuarias. Por otro lado, una encuesta de 1.800 usuarios de Zoosk reveló que los hombres eran menos propensos a enviar mensajes a una mujer con maquillaje de color u oscuro porque no «parecen» naturales.

Las mujeres con una cintura proporcionada

El cuerpo de una mujer es una parte esencial. En especial, la proporción de la circunferencia de su cintura a la de sus caderas, también conocida como relación cintura-cadera. No sólo los hombres correlacionan la relación cintura-cadera con la salud general, sino que también la conectan con la fertilidad.

La evidencia también muestra que la relación cintura-cadera es un fuerte indicador de los niveles de estrógeno de una mujer, el riesgo de obesidad, la susceptibilidad a enfermedades graves como la diabetes, el cáncer de ovario y las enfermedades del corazón. La relación óptima cintura-cadera, calculada midiendo la circunferencia de la cintura justo por encima del hueso superior de la cadera y dividiéndola por la circunferencia de la cadera en su parte más ancha, se considera 0,7 para las mujeres y 0,9 para los hombres.

Mujeres que llevan rojo

Un vestido colorido, especialmente rojo, es absolutamente atractivo al ojo masculino. Los psicólogos de la Universidad de Rochester mostraron a los hombres una serie de fotografías con mujeres en colores rojo o blanco y preguntaron: «¿Cómo de bonita crees que es esta persona?»

En la segunda parte del experimento, mostraron la misma imagen pero sólo la camisa de la mujer estaba de color rojo o azul: «Imagina que vas a una cita con esta persona y tienes 100 dólares en tu cartera. ¿Dispuesto a gastar en tu cita?». Las mujeres enmarcadas en rojo eran significativamente más propensas a ser consideradas atractivas o sexualmente deseables y que los hombres gastaran más dinero en una noche con ellos.

Mujeres simpáticas

Mucho se ha dicho que a la mujeres les van los chicos malos. Pero no ocurre lo mismo en sentido opuesto. Un estudio reciente publicado en el Boletín de Personalidad y Psicología Social confirmó que la capacidad de respuesta de un hombre, o el apoyo de sus necesidades y deseos, importan muy poco a las mujeres durante su encuentro romántico inicial.

Para lo ojos del hombre, la atracción provenía de la femenidad de la mujer. Eso era un indicador para decidir mantener una corta relación o una relación estable.

Mujeres con voz dulce

La atracción vocal juega un papel importante en ambos sexos. La investigación demuestra que mientras que las mujeres desean a un hombre con una voz más profunda, los hombres encuentran una voz aguda más atractiva en mujeres.

Al igual que las llamadas de animales, las emociones expresadas por voces humanas transmiten el tamaño del cuerpo al oyente. Así que cuando una mujer oye a un hombre con una voz profunda, la asocia con una estatura más grande. Por el contrario, cuando los hombres oyen a una mujer con una voz aguda lo asocian con un cuerpo más proporcionado.

45 cosas que todas las chicas hacen, pero nadie se sienta a hablar sobre ello. Es hora de aceptarlo

Algunas son tan asquerosas que cuenta imaginar que alguien tenga el valor de hacerlo. Ahora es tiempo de reírnos un poco de las cosas, que muchas veces, las chicas hacen en la intimidad.

2. Usar ese sostén cerca de 6 semanas porque es el único que es más cómodo. Y nunca lo lavas. Obviamente.

Macarena Salinas/UPSOCL

Esto es demasiado asqueroso para ser cierto.

3. Usar viejos sostenes que claramente ya no son de tu talla. No puedes aceptar separarte de ellos.

Es broma. Lo sacas nuevamente porque es EL ÚNICO CÓMODO QUE TIENES.

5. Examinar cuidadosamente tu tampón. Después que estuvo dentro de ti.

Macarena Salinas/UPSOCL

6. Y darte cuenta que esa «sangre» es demasiado diferente a lo que dicen ser un «periodo» normal

8. Que tus vello púbico queden pegados en el pegamento de las «alitas» de tus toallitas higiénicas.

Macarena Salinas/UPSOCL

NOOOOOO.

10. Tener una cita bastante larga con tus pelos encarnados y la pinza. Ojo, acá la luz es primordial.

Es lo mejor, reconozcámoslo. Después de cerrar la llave de la ducha, no olviden hacer una bola y botarlos a la basura. Por favor, gracias.

12. Sacar los pelos que se quedan atascados en la grieta de la ducha, no es tan molestoso como parece.

Macarena Salinas/UPSOCL

16. Recortarlos mientras estás sentada con las piernas bien abiertas en el inodoro, e impresionarte con todo lo que puedes recortar.

Oh no. Ouch.

19. Después de quitar todo tus vellos, te das cuenta que escondía un rollo abdominal que no sabías que existía.

21. Estar agradecida de estar completamente depilada. Pero minutos más tarde te arrepientes porque pareces un bebé agrandado.

Macarena Salinas/UPSOCL

25. Comerte la comida que se ha caído entre tu escote

Macarena Salinas/UPSOCL

26. Usar tu sostén como bolsillo, porque sabemos que los bolsillos de nuestros pantalones no sirven de mucho

Así NADIE podrá sacarte lo que tienes guardado.

27. Guardar algo en tu sostén y solo recordar que lo guardaste ahí, cuando llegaste a casa y te lo sacaste.

29. Y lo haces casi todos los días cuando vuelves a casa PORQUE ES LO MEJOR DEL MUNDO

Macarena Salinas/UPSOCL

30. Depilarte las piernas sólo cuando sabes que podrían ser parte de un show

Macarena Salinas/UPSOCL

33. Olvidar depilar tus dedos

Macarena Salinas/UPSOCL

34. Sentirte un poco insultada, pero a la vez feliz, cuando te depilan los dedos sin que te lo pregunten

37. Subir tus pechos bien arriba con las manos, para ver cómo se hubiesen visto si usaras un corset, como el de las mujeres de antaño

Macarena Salinas/UPSOCL

38. Echarlas hacia abajo, para ver lo lejos que pueden llegar

Macarena Salinas/UPSOCL

41. Y los que aparecen en tu ombligo también

Macarena Salinas/UPSOCL

43. Llamar a tu mejor amiga por Facetime cuando estás en ese mismo instante

Y decirle lo que estás haciendo específicamente. Mientras le haces un balance de tu día.

45. Contemplar toda la caca en el inodoro y sentir el olor. Solo para corroborar que todo está en orden

Macarena Salinas/UPSOCL

¿Agregarías algo más?

14 cosas que los hombres dicen que molestan a las mujeres

Las opiniones expresadas por los colaboradores de Entrepreneur son personales.

Cuando se trata de comunicación entre hombres y mujeres hay muchos malentendidos. A veces, aunque se usen las palabras correctas, las señales corporales pueden mandar un mensaje diferente. Por ejemplo, cuando obligas a tu hijo a pedir perdón. Su voz dirá molesta “Lo siento”, pero seguramente no es sincero.

Chicos, aunque no estén tratando de molestar o incomodar a las mujeres, hay una gran posibilidad de que lo hagan simplemente porque los hombres nos comunicamos de manera diferente. En la mayoría de los casos me he dado cuenta de que decimos cosas sin intención de lastimar.

Sin embargo, también he notado que hay algunas frases que podríamos mejorar para evitar malentendidos.

1. “Cálmate”

Como la mayoría de las mujeres te lo podrá decir, no hay nada más condescendiente que puedas decir en medio de una disputa. Es de lo peor que puedes articular.

Cuando un hombre dice estas palabras a una mujer básicamente le está echando leña al fuego. Implica que ella no está en control de sus emociones lo que a su vez hace que se sienta insegura y más enojada. Mientras el hombre que lo dice aparenta ser sabio y racional.

En lugar de decir “Cálmate”, mejor pregúntale sinceramente qué le está pasando.

2. “Te ves muy cansada hoy”

No importa quién seas, nadie se ve bien cuando está cansado y probablemente estará de mal humor. Señalarle esto a una persona implica que su apariencia no es agradable.

Si no sabes qué es lo que está pasando en la vida de tu amiga, compañera, esposa, socia, pregúntale. Es mejor acercarse sinceramente que hacerla sentir incómoda por su apariencia física (y demuestra que te importa genuinamente).

3. “¿Y ahora qué?”

“Implica impaciencia y enojo a un esfuerzo real por conectarse contigo”, dice el doctor John Gottman. “Cada esfuerzo que ella hace por conectarse contigo es una oportunidad para crear un puente emocional”.

En lugar de ser impaciente o molesto, mejor pregúntale en qué está pensando.

4. “¡Wow, te ves bien! ¿Cuánto peso has perdido?»

Este es un comentario bien intencionado que probablemente estuvo destinado a ser un cumplido. Sin embargo, sugiere que la mujer era fea o poco atractiva cuando tenía más peso. Nunca hagas comparaciones sobre cómo solía verse una mujer, mejor dile que se ve genial hoy.

5. “¿Te comiste todo eso tú sola?”

Esta es una de las peores frases que puedes decirle a una mujer, incluso si estás sorprendido porque ella solo pesa 60 kg y se comió todo un plato de alitas como tú. Ella escucha que le estás diciendo que tiene un problema alimenticio y probablemente debería sentir pena por haber tenido hambre.

También debes evitar el “¿Eso es todo lo que vas a comer?”. Tú no controlas ni comentas cuanto debe de comer (en realidad, en ninguna persona).

6. “Deberías sonreír más”

Seguramente has visto a muchos hombres decir esta frase a mujeres, incluso si no la conocen bien. Seamos honestos. Una mujer no te debe una sonrisa solo por estar ante tu presencia. “La sexualización detrás de esta frase es alarmante. Hace que las mujeres sientan que su único deber es verse bonitas y ser placenteras y es una manera pasiva de obligarla a iniciar una conversación”.

7. “Una dama no hace eso”

Esta es la definición de hacer cosas “como una dama”: una mujer decorosa y bien educada. ¿Aplicamos los estándares de comportamiento del siglo 19 a las mujeres de hoy en día? No lo creo. Las mujeres no tienen que usar vestido en la vida social (vaya, ni siquiera en el trabajo).

Decirle a una mujer que no actúa o parece una “dama” perpetua las nociones sexistas de que cada género debe jugar con reglas diferentes y baja la autoestima de la persona que lo escucha. No las hagas sentir vergüenza de ser quienes son.

8. “Te ves bien para tu edad”

Esta es otra frase que tiene buenas intenciones pero que suele ser recibida como condescendiente (porque lo es). Simplemente di “Te ves bien”. Simple. Recuerda, si tus cumplidos son genuinos no requieren un calificador (como “tu edad”).

9. “De hecho, así no se dice / hace”

Hacer estas correcciones de manera pública es embarazoso y condescendiente. No quiere decir que no puedas hacerle comentarios a una colega, simplemente debes recordar que hay un lugar y un tiempo para todo (y una junta con el jefe no es el mejor escenario).

10. “A ver, escucha”

Empezar frases con “escucha” implica que ella no te estaba oyendo y que tú le estás ordenando poner atención a lo que tienes que decir y que su único rol es ser tu interlocutora.

11. “Esto es trabajo de hombres. Yo lo hago”

Primero que nada, ¿qué es exactamente un trabajo de hombres? Claro, hay tareas que tienen más empleados hombres como labores manuales (y tristemente en nuestro país, hasta el emprendimiento). Pero si ya es aceptable que hombres hagan tareas que antes se consideraban solo para mujeres (como dar clases o ser enfermeros), entonces las mujeres pueden hacer lo mismo. No se trata de género, sino de talento, pasión y experiencia.

Fuera del lugar de trabajo, ¿esto significa que una mujer no puede arreglar un baño? Yo conozco a muchos hombres que no pueden y muchas mujeres que sí. No asumas que una mujer es incapaz de hacer algo solo porque una tarea se considera “de hombres. El trabajo es de quien pueda hacerlo.

12. “Al menos yo nunca…”

Esta frase la usamos para desviar la atención de nuestras personas cuando cometemos un error. En lugar de admitir que nos equivocamos, usamos el pasado, algo que es completamente irrelevante en estos momentos.

Todos cometemos errores y nos avergonzamos por ellos, pero repetirle a otros cuales han sido sus equivocaciones solo para sentirte menos culpable no solo es inmaduro, es jugar sucio.

13. “¿Por qué siempre tienes que decir / hacer eso?

Nadie hace “siempre” algo. Sugerir lo contrario pone a la otra persona a la defensiva porque la estás definiendo basándote en un solo acto. Por ejemplo decir “siempre dejas los trastes sucios en el lavabo” define a la otra persona como floja o sucia. Incluso si es una acción que ha pasado en repetidas ocasiones no hay necesidad de dejar que se acumule la frustración. Es mejor discutir los problemas antes de caracterizar a la otra persona.

14. “Ya, como sea / como quieras”

Se trata de una de las frases más molestas usadas en conversaciones. Nada me molesta más que cuando alguien me “da el avión”.

Incluso si tu realmente eres indiferente al tema en cuestión, es importante para la otra persona. De lo contrario, no te habría preguntado en primer lugar. Ofrece tu opinión en lugar de simplemente ignorar lo que se está diciendo.

¿Estás de acuerdo con estas frases? Por el contrario, ¿cuáles crees que sean los fichos que molestan a los hombres?

Siempre se habla de la habilidad «innata» de las mujeres para detectar cuándo un hombre está interesado en ellas. Existen una serie de gestos, señales y signos que los hombres no pueden evitar hacer cuando están cerca de una chica que les vuelve locos.

Pero, a pesar de que algunas señales son bastante evidentes, muchas mujeres tienen problemas para saber si un chico está interesado en ellas, o no. La información puede ser ambigua en algunas ocasiones, hasta el punto en que muchas chicas no acaban de saber si hay atracción física, o una simple amistad.

¿Le gustas a ese chico? Señales que pueden ayudarte a saberlo

Para aclarar estos aspectos que son señales inequívocas de atracción, hemos preparado esta pequeña guía para que sepas cuándo le gustas a un hombre realmente, con un alto grado de fiabilidad.

Artículo relacionado: “Las 6 señales que demuestran atracción física hacia otra persona”

1. Sonrisa permanente

Un clásico. Si el hombre que tienes enfrente no puede parar de sonreír cuando estáis cerca, sin motivo aparente, puede que le gustes, y mucho. La sonrisa es una de las formas esenciales para expresar que otra persona nos causa buenas sensaciones.

Si le gusta hablar contigo, suele acercarse para preguntarte cualquier cosa y tiene un estado de ánimo alto cuando está a tu lado… es muy probable que sienta algo especial por ti.

2. Se fija en tu boca

Una señal más sutil, pero que también es un buen indicador para saber si le gustas. Si cuando habláis se fija mucho en tus labios y en tu boca, es posible que sea un signo de que le agradas.

Si mira tu boca, lo más seguro es que le apetezca besarte. Obviamente esto no significa que cualquiera que observe tus labios esté deseando perdidamente darte un beso, pero sí que puede ser una señal que, sumada a otras, pueden ser indicios suficientes para que empieces a pensar en que hay atracción en el ambiente. Observar tus labios un gesto inconsciente, pero dice mucho de la intención del chico con el que estás charlando.

Recomendamos que leas este artículo: “Por qué los hombres aman a las chicas malas”

3. Te presta atención

Esta es una señal más evidente, aunque muchas mujeres no lo valoran como merece. Si te dedica atenciones, cuidados y mimos, es muy probable que esté interesado en ti. Si además tiene gestos y es gentil… todavía está más claro el tema.

Si notas que siempre que dices algo él se muestra interesado, si intenta ponerse al día de los temas de los que sueles hablar… deberías empezar a pensar que a ese muchacho le atraes.

4. Es amable contigo

Otro clásico, y de las señales más evidentes: si ese hombre se muestra amable contigo, si intenta facilitarte las cosas y te elogia sutilmente, está interesado en ti.

Pero ojo, habrá que ver si tiene un especial modo de hacer contigo o si se muestra igual de caballeroso con todo el mundo… calibrar esto, depende de ti.

Aquí tienes una guía infalible: “10 maneras de ser más [email protected], científicamente comprobadas”

5. Busca puntos en común

Una de las señales más evidentes para saber si le gustas a un hombre es su predisposición a encontrar aficiones y puntos en común contigo, por ejemplo cuando charláis o cuando le expresas que te gusta especialmente algo.

Si le comentas que te encanta el surf y automáticamente te dice que a él le encantaría aprender a surfear… señal de atracción clara. Si te encanta la música dance y él te dice que a él también le chifla, y te invita a ir a un concierto… pues también es una señal de que hay algo especial. ¿Por qué ocurre esto? Cuando alguien nos agrada, intentamos ofrecer una imagen de media naranja, para darle a entender que somos una potencial pareja para él o ella. Compartir aficiones es una de las maneras de conectar a nivel romántico y afectivo.

6. No puede evitar ponerse nervioso

Incluso los hombres más seguros de sí mismos dan señales de sentirse algo inseguros cuando están cerca de esa chica con la que sueñan. Rigidez, actitud dubitativa, pensarse mucho lo que dicen o hacen, movimientos poco naturales… son señales de este nerviosismo.

7. Postura corporal

En otro artículo hablamos sobre el lenguaje no verbal. Puede ser otro aspecto en el que observar ciertas señales de atracción hacia ti. Por ejemplo, si imita tu postura, si dirige tu cuerpo directamente hacia ti, si saca pecho… todos estos gestos corporales pueden indicar atracción.

8. Quiere pasar tiempo contigo

Una de las señales más evidentes de que un hombre siente una atracción irrefrenable hacia ti es la siguiente: si intenta que os veáis fuera del contexto habitual, te invita a salir a tomar algo o aparece “casualmente” en tu trabajo, es que quiere estar cerca de ti.

Cualquier pretexto que pueda usar un hombre para verte, puedes interpretarlo como una muestra de atracción física y/o romántica. Al final, está decidiendo priorizarte a ti por encima de otras personas o pasatiempos. Si eso no es una señal de atracción, que baje dios y lo vea.

Observaciones, matices y consejos extra

Primero de todo, un pequeño matiz: los seres humanos somos muy complejos. Es posible que alguien te esté mostrando señales que interpretas de forma incorrecta. Por ejemplo, un chico puede estar intentando pasar mucho tiempo junto a ti por alguna razón que no sea la atracción física. Debes valorarlo y tenerlo en cuenta.

De todos modos, y aunque los humanos somos capaces de mentir mediante las palabras, los gestos y la comunicación no verbal es mucho más difícil de disimular. Es por eso que las señales gestuales, aunque puedan ser sutiles, nos ofrecen una forma práctica de saber qué está pensando ese muchacho sobre ti.

Otra sugerencia es que no te cierres puertas: hay muchos chicos que quieren conocerte. Por ejemplo, puedes revisar nuestro artículo sobre apps para ligar.

¿Cómo saber si el chico que te gusta solo quiere algo esporádico?

Hay una duda muy común que pasa por la mente de la gran mayoría de chicas cuando empiezan a salir con un hombre por el que se sienten atraídas: ¿querrá una relación seria o solo está buscando una relación de amigos con derechos? Si no quieres preguntárselo, porque evidentemente lo negará, es recomendable que conozcas cómo actúa un hombre que solo te ve como una potencial pareja sexual.

Tres factores biológicos que hacen a los hombres más atractivos ante las mujeres

En realidad es sencillo, ya que los hombres dan señales muy claras cuando solo están buscando algo esporádico. De esta manera, evitarás convertirte en solo una compañera sexual, o por lo menos te ayudarán a decidirlo de manera consciente. A continuación conoce cuáles son esas señales:
¿Ya te dijo “Te amo”?: Según Janet Ong Zimmerman, coach de parejas autora de “Sexy secrets to a juicy love life”, si un chico con el que has salido por poco tiempo ya te dijo estas palabras, es porque probablemente quiera convencerte de que siente algo más para llegar a tener intimidad, pero en realidad no quiere nada serio.

Los hombres que solo buscan algo esporádico huyen a cualquier muestra de afecto. | Fuente: Giphy

No te presenta a sus amigos: Si nunca ha tenido interés en que conozcas a las personas más cercanas de su entorno, o muestra negativa cuando tú se lo propones, es porque no tiene interés en formalizarte, explica la experta.
No es cariñoso en público: Si bien es cierto que a muchos hombres les cuesta ser así, cuando eres importante para ellos, hacen esto a un lado y sucumben a tus encantos.

¿Por qué los hombres cometen infidelidades?
Cuando lo besas permanece con los ojos abiertos y mira a su alrededor: Si hace esto debes tomarlo como una señal de que realmente no tiene interés en ti, dice Jane Greer, terapeuta de parejas.
No se interesa por tu vida: Natalie Lue, autora de ‘The dreamer & the fantasy relationship’ indica que los hombres que solo quieren tener sexo, mantienen conversaciones superficiales, no profundizan ni intentan conocer nada importante de tu vida.

| Fuente: Getty Images

No es considerado contigo: Cuando un chico quiere algo serio es considerado en cuanto a tus sentimientos, necesidades y deseos. Si no se preocupa por ti y ni siquiera te invita a salir, es una clara señal de que solo busca sexo, asegura Ong Zimmerman.
Solo te busca de noche: Lue explica que no hay señal más clara de que no quiere nada serio contigo, si solo te llama muy tarde o los fines de semana para verse en un lugar íntimo.
La relación no progresa: Si cuando se ven solo tienen sexo o a lo mucho van a un bar, sin importar que exista la promesa de que pronto harán algo juntos, él solo te quiere para satisfacer sus necesidades, explica Natalie Lue.

Pareja: ¿Cómo saber si quiere una relación seria contigo?

Cuando conoces a alguien especial y comenzáis a salir y a hacer planes juntos, el corazón necesita estar seguro de que los dos están en la misma sintonía. Nadie quiere estar en una situación en la que no se sabe exactamente qué pueden esperar el uno del otro.

Una relación que no es clara, no tiene dirección. Si quieres tener una relación de pareja seria, un noviazgo necesario para decidir si es el amor de tu vida y podrán compartir un proyecto vital común, no puedes perder tiempo.

Los hombres y las mujeres que quieren una relación estable habitualmente se comportan de cierta manera. Es importante poder hablar claramente de las intenciones y expectativas de tiene cada uno de la relación pero, al mismo tiempo, ver reforzadas las palabras con acciones y actitudes como las que a continuación se exponen.

6 señales de una pareja que va en serio

Un hombre o una mujer que quiere una relación seria buscará el modo de verte y estar en contacto contigo a diario. Intentará hacer planes para poder mantener una comunicación continua. Estará pendiente de lo que te pasa y te avisará si le ocurre algo, incluso si es algo pequeño como llegar unos minutos tarde.

Si está ocupado/a te lo hará saber al igual que hará el esfuerzo para buscar un hueco de tiempo para estar aunque sea un ratito contigo.

Un hombre y una mujer querrán comprometerse con la persona con la que disfruta realmente de su compañía.

Si en cambio, la persona con quién estás desaparece habitualmente, no te da señales de vida durante un tiempo y reaparece cuando le interesa, convendría sospechar acerca de sus intenciones.

Te abre su corazón

Un hombre o una mujer que comparte su vida personal contigo, sus aspiraciones y sueños, lo que piensa de su familia y deseos, incluso aquellas cosas que nunca ha confesado a nadie, significa que quiere darte un lugar especial en su vida.

Quiere saber qué hay en tu corazón

Puede pasar horas hablando contigo. Quiere saber todo sobre ti, lo que piensas y sueñas. Hará preguntas pero querrá escucharte atentamente y recordar todos los detalles. Quiere descubrir todo lo que hay que saber para compartir su corazón contigo.

Quiere exclusividad

Un hombre o una mujer que quiere una relación seria contigo dejará bien en claro que te quiere a ti y solo a ti. No dejará las cosas abiertas a la interpretación, ni tampoco caerá en el riesgo de perderte. Te valora tanto que te quiere de manera exclusiva.

Tú eres la única para él (o el único para ella). Por eso te dirá claramente que no está saliendo con nadie más. Si os conocisteis en un sitio de citas on line, cancelaréis vuestras cuentas y nunca se relacionaría con otra persona a tus espaldas.

Respeta tus límites

Tus límites pueden ser grandes o pequeños, pero igual de importantes. No se trata de ser difícil. Se trata de ser respetado/a. No ha ido más allá de lo que tú has querido, respeta el ritmo que has (o habéis) marcado. Tiene en cuenta tus necesidades, tu situación, tus valores, tus miedos, tus anhelos.

Un hombre o una mujer que te espera podrá tratar límites más difíciles en el futuro o apoyarte incluso cuando sea incómodo para él o para ella. Si quieres esperar antes de intimar y tener relaciones sexuales, estará de acuerdo contigo.

Si quiere algo serio no te presionará ni te obligará de ninguna manera. Es una persona que va más allá de sus propios deseos.

Habla sobre el futuro

Se imagina en tu futuro. Te presenta a sus amigos y a sus seres queridos. También te hace partícipe de aquello que para él importa. Te involucra en su vida, planifica y quiere mantenerte cerca.

Tiene en cuenta el futuro y todas las cosas que podrían hacer juntos. Te incluye en ellas y te las comparte. No hace planes abstractos y poco realistas, sino que hablará del matrimonio y de la familia que quiere formar contigo, en términos concretos. Tendrá objetivos, plazos claros y trabajará por ellos.

Las únicas tres cosas que quieren las mujeres en la cama (y que los hombres no hacen)

En el sexo (casi) nunca llueve a gusto de todos, especialmente en el heterosexual. Por norma general, hombres y mujeres tenemos opiniones contradictorias. Mientras a unos prefieren ir al grano al segundo, otras quieren que dediquen más tiempo a los preliminares. Mientras unos quieren mucho sexo anal, las otras prefieren el oral. Y así un largo etcétera.

Ojo, esto es una generalidad, y como tal no engloba a todo el mundo. Pero lo cierto es que cuando el río suena, agua lleva. Hoy nos hemos fijado en un hilo del foro ‘Reddit’ en el que decenas de féminas se han desahogado y han narrado lo que echan en falta en la cama.

Las tres cosas que quieren las mujeres en la cama

¿De qué se quejan estas mujeres? ¿Qué echan en falta del sexo opuesto? Pues son varias cosas, amigo. En concreto, tres: más besos por el cuello, preliminares y gemidos.

1) Besos por el cuello

Una gran cantidad de mujeres dijo que les encantan los besos por el cuello, pero los que no dejan baba ni marcas: «Queremos sentir placer, muchachos, no despertarnos al día siguiente como si volviésemos a los 16 años», edad en la que ir con un chupetón en el cuello estaba bien visto.

Besa, amigo, que es gratis Gtres

2) Preliminares

Además de besos por el cuello, las mujeres del foro también se quejaron de la ausencia de preliminares y del error que cometen muchos hombres al reducir el sexo a la penetración.

«Es un poco aburrido cuando el tipo simplemente la mete y ya está», dijo una. «Ellos deben ser más pacientes, dar tiempo. Su polla no puede acercarse hasta que ella esté totalmente lista», añadió otra chica.

Es un poco aburrido cuando el tipo simplemente la mete y ya está

«El juego previo se pasa por alto. Ellos no pueden esperar a que de repente estemos a su mismo nivel de excitación. Primero tienen que calentarnos para prepararnos. Deben pensar en nosotras como una parrilla de esas en las que se hacen barbacoas. Eso es, una parrilla en la que no puedes echar la carne sin tener las brasas calientes», matizó una forera.

No muerde y es comible Pexels

3) Gemidos y hablar

De los puntos anteriores podemos discrepar, pero en este estamos en absoluto de acuerdo: no hay nada peor en la cama que un tío que parece que está muerto. No hablar ni gemir ni nada convierte al hombre en un ser inerte, y es bastante aburrido.

Me encanta cuando hace mucho ruido. Los gemidos y gemidos me ponen muy cachonda

Recordemos que los gemidos son una forma de comunicación sexual. Transmite al otro lo que nos gusta y si lo está haciendo bien sin necesidad de palabras.

Un chico que andaba por el foro comentó que esto era cierto: «Es verdad, gemir lo hace más agradable para TODOS. Yo nunca solía hacer, y tampoco hablaba, pero ahora que lo hago el sexo es mucho mejor y más placentero».

Tienes que dar feedback, nadie es adivino Gtres

Y tú, lector, ¿qué opinas de todo esto? ¿Eres de gemir y de dar besos por el cuello?

10 cosas con las que fantasean las mujeres pero no se atreven a confesar…

Las fantasías sexuales de las mujeres son en gran medida un tema tabú. Por complejos, una sociedad machista y opresiva y distintos posos de una educación demasiado puritana en ocasiones ha dejado tradicionalmente a la mujer al margen de la liberación sexual. Pero hoy en día la mujer ya compite -casi- en el mismo plano que el hombre en el campo del sexo. Sin embargo, aunque la mujer hoy en día disfrute del sexo y no tenga problemas en expresar su sexualidad, sí que existen ciertos tabúes a la hora de confesar sus fantasías sexuales.

Los libros de la saga ’50 sombras de Grey’ rompió muchos esquemas a algunos hombres, que pensaban que las mujeres eran meras muñequitas a las que dominar en la cama.

A veces, por miedo a no ser comprendida por otras mujeres. En otras ocasiones, por miedo a causar extrañeza en su pareja sexual, ya sea un hombre u otra mujer… Pero, ¿cuáles son esas fantasías sexuales que la mujer a veces calla pero que suele tener? Repasemos las 10 fantasías sexuales más populares y comunes entre las mujeres.

1 – Voyerismo: muchas mujeres fantasean con hacer el amor y desnudarse en público, o ante otras parejas sexuales que observen el acto. También les gustaría mirar a otra persona o a una pareja mientras tiene sexo y utilizarlo para ponerlo en práctica.
2 – Agresividad: Lo de ser la niña buena ya no está de moda, pero muchas mujeres fantasean con un acto sexual salvaje, a veces incluso demasiado, lo que les da cierto corte a la hora de pedírselo a su pareja sexual. Desde ser la dominante agresiva a simular ser forzada por el hombre están entre las fantasías.

3 – Sumisión máxima: Al contrario que en el punto anterior, esta fantasía pasa por ser atada, retenida e incluso inmovilizada. Algunas incluso quieren ser ahogadas temporalmente para ampliar su placer sexual. El fetichisimo y las prácticas sadomasoquistas de ’50 sombras de Grey’ han dejado mucho poso en la mujer.

4 – Con un desconocido: Una fantasía que casi ninguna mujer pone en práctica es realizar sexo con alguien que ni conocen, o que apenas acaban de conocer, dejándose llevar por la atracción física o personal que les transmite. La fantasía de ser penetrada por alguien quien nunca la había tocado antes le supone un morbo complicada de poner en marcha…
5 – Los ex: Una fantasía que sí es realmente dificil de poner en práctica es recaer con un ex novio o ex novia. La mujer sí que suele negarlo, y complicadamente aceptará que sigue atrayéndole una antigua pareja, pero está entre sus fantasías tener ese reencuentro sexual…
6 – Tríos y orgías: Normalmente consideradas prácticas de sexo en grupo de hombres, la mujer se ha liberado sexualmente y no tiene problemas en aceptar este tipo de sexo. Pero también le parece complicado planteárselo a su pareja o participar en uno de ellos en caso de no tener pareja. Sin embargo, un falso mito sexual es que el hombre prefiere tríos con dos mujeres y ellas, lo contrario. Pero no, a la mujer no le importa en ocasiones compartir cama con otra mujer si encuentra satisfacción en ese trío con su pareja masculina. Las orgías sí que es un tabú más complicado de superar y tiene mucho que ver con el sexo en público que tanto excita a homrbes y mujeres.

7 – Lugares públicos y prohibidos: Hacer el amor en el coche se ha quedado en poca cosa. Algunas mujeres buscan un plus de excitación que el hombre no suele necesitar, pero es una fantasía que no suele confesar: querer acostarse en un baño público, en la playa, en un vestuario, en el parque… o hasta en una iglesia. Hay fetichismo hasta para eso…
8 – Jugar a los roles: Aunque de primeras no parece una fantasía difícil de confesar, sí que suele ser extraño pedir a la pareja que se vista de alguna profesión. Pero muchas mujeres fantasean todavía con su etapa escolar y les gusta ser la alumna seducida por su profesor, así como jugar a los médicos. ¿Cómo reaccionaría un hombre en un encuentro sexual si la chica le pide algo así? Es lo que piensan ellas dos veces antes de hablar…
9 – Con un madurito: Los tabúes sociales impiden que muchas fantasías se pongan en práctica, y aunque no se suele reconocer, todos somos algo víctimas de los complejos de Edipo y de Electra. El primero afecta al hombre, y el segundo, a la mujer. Y es que el primer hombre al que accede toda chica es su propio padre, y siempre respetará la figura madura que le proporciona. Por eso muchas mujeres fantasean con tener sexo con algunos hombres que incluso le doblen la edad, siempre que conserven ese atractivo especial…
10 – Lesbianismo ocasional: No entendido como una práctica homosexual, sino un encuentro ocasional con una persona de su mismo sexo, muchas mujeres suelen tener la fantasía alguna vez en su vida de acostarse o tener algún contacto físico íntimo con otra mujer especialmente bella o que le transmite un encanto especial. En contraposición con los prejuicios masculinos, las mujeres sí admiten la belleza del cuerpo femenino, y a veces pueden traspasar la frontera de las leyes de la sociedad…

Las fantasías de las famosas

Más alla de estas fantasías sexuales más comunes enre las mujeres, ofrecemos las fantasías eróticas más particulares, las de algunas famosas mundiales.

Por ejemplo, la cantante Rihanna confesó que le gusta sentirse «como la chica de alguien». Y también tiene afición por lo sadomasoquista: «Me encanta que me azoten y que me aten». «Usar látigos y cadenas es demasiado planeado… tienes que parar e ir a buscar el látigo, prefiero que ellos usen las manos».

La actriz Scarlett Johansson confiesa que le gusta mantener relaciones sexuales en lugares poco habituales: le gusta jugar con el morbo de ser descubiertos en la parte de atrás de un coche, por ejemplo.

La también actriz Eva Longoria confiesa ser más sumisa y entregada: «Me gusta que en la cama me dirijan. Encuentro algo muy excitante en ser sumisa y no me disgusta que me aten con pañuelos de seda».

Cosas que las mujeres hacen en la cama y los hombres odian

Existe la opinión generalizada de que los hombres solamente piensan en sexo y que tiran sin discriminar. Y aunque en algunas casos seguramente es cierto, esta imagen surge como contraposición al cliché de que las mujeres nunca quieren sexo y prácticamente hay que rogarles para que «accedan». Es una escena que les encanta a los guionistas de series de televisión: hombres arrechos persiguiendo a chicas difíciles. Es patético.

Así como nos preocupamos por darle voz a las mujeres cuando se trata de lo que no soportan que los hombres hagan en la cama, sería muy injusto pretender que el sexo femenino es irreprochable. Las mujeres también tienen costumbres que les molestan a los hombres; como tratar sus testículos con brusquedad o tirarse en la cama como estrellas de mar deprimidas —sin arquear siquiera la espalda— esperando a que todo pase. Parece ser que los olores son un verdadero problema ¡Hay que ponerle ganas, mujeres!

Darío, 19. Odio que se hagan las sordas y todo el tiempo pregunten cosas como: «¿Qué te haga qué? ¿Qué me estás pidiendo?» Y si es cosa de una sola noche, un encuentro casual, que a la mañana siguiente siga en mi apartamento.

Pascual, 36 años. Que no esté limpia. O sea, que no tenga higiene personal, pero eso me imagino es básico para todos. Se me complica también si no participa con el sexo oral.

Julio, 28 años. Me emputa que solamente vean el acto sexual para liberar la presión que tienen. Muchas veces parece que se ha perdido el arte de disfrutar del sudor y demás fluidos después del orgasmo, y todo se reduce a venirse, un respiro, un baño, un gracias y adiós. Y eso no está bien, es como el post-coitus interruptus que es igual de frustrante.

Miguel, 32 años. Odio que haya mujeres que se enfoquen en hacer que me venga como si fuera una carrera contrarreloj, para terminar cuanto antes sin que haya mayor placer para ambos.

Jorge, 37 años. Me molesta que siempre quieran la misma posición. Tampoco pido que sea una cosa de circo, pero la actitud de querer variar es lo mejor. Y que te encuentres con que su ropa interior está muy gastada o vieja. Me da igual que sea su brasier favorito o el más cómodo. Un poco de glamour, por favor.

Juan, 25 años. El sexo ocasional y con tu pareja es diferente. Lo que hace que haya química es la confianza que se tiene con la otra persona. Es ahí donde surge la primera molestia para nosotros: el pudor excesivo. Que practiquen varias posiciones sexuales no nos hace pensar que son chicas de la vida fácil, créanme, nuestra mente está enfocada en otro tipo de pensamientos. Otra cosa: lo que pasó en sus relaciones anteriores no es una conversación sensual.

Jesús, 20 años. Me molestan cosas como que hablen mucho. Uno se concentra y hablan, hablan y hablan… O que estemos ahí y de repente quieran ir al baño.

Sodapop, 34 años. Que traten de llevar el control y se pongan mandonas. No lo soporto.

Saúl, 22 años. No tolero que exageren o finjan orgasmos. O sea, nos gusta ser halagados pero que no exageren, no jodan.

Fidel, 22 años. No me gusta que no se muevan ni hagan nada, como vaca muerta.

José, 32 años. Me desagradan las que no se empeñan en dar placer, que sólo buscan recibir y una vez que lo tienen, se olvidan de su pareja. Se quedan inmóviles, como si fueran una muñeca inflable que sólo se acomoda para que la penetren, mientras parecen estar pensando en otra cosa. Sólo les falta agarrar el celular.

Pancho, 32 años. Cuando tiro todo me parece bien, pero me emputa que se pongan cucos después de tirar. Me gusta que se queden desnudas porque a mí me gusta andar en bola.

Erick, 26 años. Esto no me molesta y entiendo que es algo normal, sólo es un poco raro: los pedos vaginales. No me molestan, pero me sacan un poco de quicio porque es un sonido que por inercia me da risa. Imagina: estás tirando y escuchando sonidos sexuales que te excitan, estás concentrado y de repente se escucha un «PPPRRRRRRRRRRRR».

Mariano, 30 años. Que se queden a dormir sin que ese haya sido el acuerdo. Llevas a alguien a tu casa para tener sexo casual y todo bien, pero el plan que tienen es sólo eso. Terminan y de pronto la vieja se acomoda sin preguntarte ni nada y se duerme hasta el día siguiente. En la mañana no se despierta o no se va de tu casa y tú tienes cosas que hacer y le vale huevo por más indirectas que digas. Una vez se quedó una mujer en mi casa «que no iba preparada» y al día siguiente sacó un cepillo de dientes eléctrico de su cartera.

Rodrigo, 32 años. Cuando te tantean las bolas con rabia, como si estuvieran magullando tomates en el mercado. «La marchantiña», que le llaman.

Luis, 26 años. Me molesta cuando no te avisan que están en sus días. O sea, todo bien, pero me ha pasado que voy al baño y pienso que me rompí el pene o algo así.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *