0

Hacer una felacion

Tabla de contenidos

5 ‘tips’ para un sexo oral explosivo, un regalo para ellos

El artículo continúa abajo

También te puede interesar

Usa estos trucos, sin asco, pero no olvides que el disfrute es para los dos. Un dato antes de empezar; una pastilla mentolada será de gran ayuda.

Ahora sí, aquí vienen 5 bombas placenteras:

  1. Empieza calentando a tu pareja: baja tu lengua desde su ombligo hasta la raíz de su pene, rodea la base, pero tranquila aún no le des el premio mayor. Esto generará una expectativa grandísima, tanto que él va a quererlo ya.
  1. Masaje en pene y testículos: pasa tu lengua de arriba hacia abajo sobre el pene, sin meterlo en tu boca, y mientras que haces esto, acaricia sus testículos suavemente.
  1. Corona del pene: pasa tu lengua en círculos sobre la punta del pene, mientras con una mano estimulas el resto del miembro y con la otra los testículos, la idea es usar todos tus recursos. Él no sabrá ni qué le da más placer.
  1. Succión con masaje: mete el pene en tu boca hasta donde más puedas, sin que esto provoque una arcada (ganas de vomitar), estira tu lengua y masajea su pene haciendo círculos con tu lengua, subiendo de a pocos. Con cada círculo que hagas, haz una succión (que las paredes de tus mejillas masajeen el pene).
  1. Explosión: ubícate de frente en la raíz del pene (donde terminan los testículos y empieza el miembro), lame insistente y suavemente esta parte mientras con una mano estimulas el pene y con la otra acaricias sus testículos suavemente, esto lo hará explotar.

Aquí, el video completo de la explicación. Eso sí, recuerda que lo más importante para que él la pase bien, es que tú también disfrutes de esta práctica:

 Trucos geniales para hacer mejor sexo oral a un hombre

Muchas veces se hace muy largo ese momento porque después de unos minutos la mandíbula empieza a resentirse.

Por ello, hay algunos trucos que se pueden aplicar para que puedas disfrutarlo con más ganas y reducir a la mitad el tiempo de llevarlo al clímax. Algunos trucos para realizar el mejor sexo oral son:

Excitación preliminar.

Debes tomarte tu tiempo para excitarlo.

Puedes hacerle caricias, besarlo o frotar tu cuerpo con el suyo.

De esa manera lograrás impulsar su excitación y la práctica con tu boca te llevará mucho menos tiempo.

Contacto visual.

Observa su cara y sus reacciones, el contacto visual resultará muy excitante para los dos.

Una buena idea es recogerte el cabello para que él pueda mirarte y disfrutar mejor del espectáculo.

Practícalo lentamente.

No tengas prisa, comienza de manera lenta y pausada.

Utiliza la lengua para acariciar todo el miembro de arriba hacia abajo, también puedes utilizar también las manos.

Coordina los movimientos.

Puedes utilizar las manos y la boca a la vez para procurar una sensación más placentera.

Para ello es importante coordinar los movimientos, además deberás ejercer cierta presión con la mano.

Utilizar un lubricante es ideal para que el efecto se mucho más placentero.

Punto G masculino.

Acércate a su perineo (parte del cuerpo que da lugar al suelo pélvico y donde se encuentran ubicados el ano y los órganos genitales externos).

Dale un suave masaje, verás que en la pared exterior del glande se encuentra el punto G masculino.

Debes prestar atención a esta zona por qué puede hacer que llegue al orgasmo mucho antes.

Hacerlo explotar de placer.

Céntrate en la raíz del pene donde terminan los testículos y empieza el miembro, lame esa zona insistente.

Con la mano estimulas el pene, con la otra mano acaricias sus testículos suavemente, de esa manera lo harás explotar de placer.

Profundidad.

Ese tema tú lo debes manejar, muchas mujeres se quejan porque al introducir el pene demasiado profundo puede producir arcadas.

El truco es mantenerse respirando profundamente por la nariz e introducirlo hasta que te sientas cómoda.

Recuerda que todo es cuestión de actitud, no puedes obligarte a hacer algo que no quieres, de ser así el otro tampoco lo podrá disfrutar.

Deben mantener una mente abierta y pactar en todo momento, ya que el acto debe ser placentero para ambos.

Fuente: Nosotras

SP

Consejos para hacer un mejor sexo oral

Ser un dios o diosa del sexo oral es un sueño de muchos, algo que se ve reflejado en las encuestas que periódicamente se hacen sobre sexualidad. Lo cierto es que para ser el mejor en esta técnica sexual no es necesario tener una garganta profunda o una lengua que se mueva como loca para lado y lado. De hecho, a veces menos es más, y para demostrarlo aquí les recomendamos algunos ‘truquitos’ para darle sexo oral a hombres y mujeres.

Sexo oral para ellas

De acuerdo con el sexólogo Ezequiel López, lo primero a tener en cuenta para darle sexo oral a una mujer es «no ser demasiado directo», es decir, algunas personas piensan que la mejor forma de excitar a una mujer es ir directo al clítoris, sin embargo, para el experto, «el clítoris no es un órgano para estimular a una mujer que aún no está en ese estado; por el contrario, es un órgano para aumentar la excitación una vez la mujer ya está en el punto indicado».

En ese sentido, el primer tip es ocuparse de provocar a su pareja con otro tipo de acercamientos; a modo de termómetro hacerle subir la temperatura poco a poco hasta no pueda más de la excitación y una vez allí, pasar al estímulo directo del clítoris.

Lea también: Sexo oral podría provocar cáncer de garganta, ¿mito o realidad?

La segunda recomendación de López es explorar, buscar lo que más le gusta a la pareja, tantear el terreno. «Jugar con las velocidades, con una estimulación más o menos directa, con una presión suave o un poco más fuerte; ir generando estas variantes en la medida que se tiene una respuesta favorable para acentuar ese tipo de estímulos», expresa el experto para La FM.

Por último, mantener el estímulo. Una vez usted ya encontró la velocidad, presión y movimientos adecuados quédese ahí; no se ponga a improvisar o experimentar, si la tiene en el punto que es lo mejor que puede hacer es mantener esos estímulos porque es muy posible que ella ya esté cerca del orgasmo y por supuesto, no queremos frustrar eso.

Sexo oral para ellos

En este caso la buena actitud ante todo. López asegura que el hombre se fija mucho en la mujer lo disfrute, que demuestre que está gozando el momento porque de lo contrario sería mejor no hacerlo, pero suponiendo que sí, entonces hay que demostrarles ese gusto con gestos o comentarios; algo que seguramente los mantendrá a tono.

El segundo tip para darle un buen sexo oral a un hombre es quitarse conocer bien el pene y saber a qué zonas darles un poquito de amor. «La parte más sensible de lejos en el hombre es el glande del pene, y tiene microzonas como el frenillo, prepucio, la corona del glande, el surco balanoprepucial; que es una zona muy agradable para la estimulación», explica Ezequiel.

Lea también: ¿El tamaño importa?: En qué consiste el ‘engrosamiento y alargamiento’ de pene

De modo que las mujeres tienen una cantidad de recursos como succionar, lamer, soplar, o rozar con los dientes, sin morder; los cuales harán que los hombres exploten en placer.

La última recomendación es combinar estímulos, lo que significa hacerle sexo oral mientras se le tocan los testículos o se acarician otras partes del cuerpo. López agrega que «hay quienes disfrutan de la estimulación anal, que se puede hacer con un dedo o con un estimulador anal. Podría ser muy excitante para los hombres tener una eyaculación mientras reciben estimulación anal».

Para finalizar, es importante saber que en el sexo todo se trata de explorar y buscar lo que más le gusta a cada persona. Aunque estos tips son generales y suelen funcionar en la mayoría, cada uno de ustedes conoce su cuerpo y sabrá cuáles son las caricias, lamidas, mordidas… En fin, que más le gustan.

Guía de cómo hacer una buena felación o cómo hacer una buena mamada

Hoy quiero ser muy clara con este post. La guía de cómo hacer una buena felación o una buena mamada, es un post que pretende echarte un cable en este tipo de práctica!

Sí, lo sé!

El título de este post es un poco raro, pero era la única manera de captar tu atención y poder resolver de una vez por todas tus dudas!

A que ha funcionado? 😀

Guía de cómo hacer una buena felación

Para empezar me gustaría darte mi opinión sobre cómo hacer una buena felación o cómo hacer una buena mamada, me da igual como lo llames!

Muchas mujeres piensan que hacer una felación es un acto de placer unidireccional… es decir, la mujer chupa y el hombre recibe la chupada, por lo tanto el hombre es el único que goza!

¡ meeec !!

Error!

Para saber cómo hacer una buena felación debemos empezar justo por este punto.

Cómo hacer una buena mamada y disfrutar con ella.

Pues eso… cómo hacer una buena mamada y disfrutar con ella es el título que he querido ponerle a esta sección!

Como te decía antes, si quieres hacer una buena mamada, antes tendrás que aprender a disfrutarla!

Que el placer no sea unidireccional sino bidireccional! Y este es un punto importante y clave!

Así que cuando vayas a hacer una felación disfruta con ella, conviértete en una mujer apasionada y golosa!

Sabías que los hombres disfrutan más cuando ven a su amante disfrutar con su pene?

Cuando la mujer le practica sexo oral al hombre, el hombre se excita mucho más cuando ven a la mujer disfrutar con ello!

Por eso, cuando hablamos de cómo hacer una buena mamada, antes de explicar los pasos a seguir o los tips, es importante tener en cuenta esto que te estoy contando!

Así que… venga dale… a disfrutar se ha dicho!

Ahora sí…

Guía para hacer una buena felación, mamada o chupada!

Atenta a partir de ahora porque voy a darte varios tips de cómo hacer una buena felación ! O cómo hacer una buena mamada…o cómo hacer una buena chupada!

No gastes saliva buscando la mejor expresión, inviértela en dar placer…

Y eso nos lleva al primer punto:

Saliva de la diva

Para hacer una buena felación el pene debe estar húmedo. Para ello es bueno depositar un poco de saliva ya sea con tu boca o con las manos… pero no escupas…

Si escupes pierdes todo tu glamour “como diva” y no te creas que he puesto este título solo porque rimaba 😀

Pues eso, dedícate al principio a hacer que el pene esté húmedo con tu saliva. Lámelo, haz que resbale y empieza poco a poco!

Si no está del todo húmedo podrías acabar irritando alguna de las zonas sensibles que tiene el pene.

Sigue suave que no es grave

Una vez ya tengas a tu amigo húmedo… continua suave, consiguiendo así que tanto el hombre como su pene se vayan acostumbrando al magnífico masaje oral que has decidido hacerle!

Eso sí, recuerda disfrutar con ello. Recorre cada milímetro de tu amiguito pene. Dale beso, lametones pero no lo muerdas !

Duele.

Sí, duele y eso les puede cortar el rollo!

Así que sé cariñosa y amable con el pene! Al fin y al cabo has decidido amarlo… así que cumple con tu deseo!

Lo querrá saber

Eso mismo… el hombre querrá saber que amas a su pene. Que lo deseas y que sientes un impulso irrefrenable que te lleva a ponértelo en la boca!

A ver… tampoco se te vaya de las manos y te conviertas en una actriz porno pero tampoco seas la más tímida del mundo!

Recuerda que la clave es disfrutar, por lo que puedes hacérselo saber mirándole a los ojos, dejándote llevar… si te apetece hacer algún ruido o gemido… no te cortes!

Seguramente le encantará!

Tampoco finjas… porque se nota!

Ya te he dicho que la clave es disfrutar! Así que… disfruta!

No frene y conozca bien al pene!

Cada hombre es un mundo, por lo que deberás investigar qué zonas le gustan más a tu chico!

Te digo esto porque no a todos les gusta lo mismo.

Por ejemplo, hay hombres que les gusta que les chupen o besen los testículos… otros que no! O bien… hay otros que les gusta que le pongan un dedo en el ano mientras están recibiendo el sexo oral!

También puede ser que reaccione mejor a los lametones que no a otras formas… por lo que investiga, prueba a ver como reacciona en según que zonas!

Quien sabe quizás encontráis juntos un punto erógeno que no conocíais.

Así que no seas tímida!

Usa manos y boca como una loca

A ver… tampoco te lo tomes al pie de la letra!

Te cuento!

El pene no responde igual según dónde lo cojas! Por ejemplo, si lo coges de la base, podrás cogerlo con más presión pero si lo coges del glande o la parte superior, deberás hacerlo con más cariño!

Por lo que te toca combinar manos y boca pero vigilando a la vez las diferentes zonas de presión.

Además, ten en cuenta que hay muchos hombres que les encanta que les masturben a la vez que se la chupan!

Así que prueba a combinar saborosas lamidas, como si estuvieras comiéndote el mejor helado de tu vida, con tu destreza manual!

Mira sus reacciones a tus cesiones

Un punto también muy importante para saber cómo hacer una buena felación es sobre todo mirar las reacciones!

Explora su pene, juega con él, saboréalo y disfrútalo… pero sobre todo, ten en cuenta sus reacciones.

Esto lo sabrás mirándole a los ojos por ejemplo o leyendo sus respuestas inconscientes…

Es decir, si por ejemplo estás haciendo algo que no le acaba de gustar, notarás que tensará las piernas!

Oye… pues a por otra cosa mariposa!

Quizás, tensa las piernas cuando le pasas la lengua por alguna parte o cuando te introduces todo su pene en la boca!

Así que deberás aprender a leer sus señales para un buen disfrute!

No hagas lo mismo como un mecanismo

Verdad que tu intención es hacerle una buena mamada a tu chico?

Pues… no hagas siempre lo mismo!

O sea, no sigas siempre el mismo ritmo o empieces a saco, vaya!

Por ejemplo, como te gustaría que te hicieran un cunnilingus ? Seguramente no reacciones bien si empiezan rápido y fuerte y se pasen así un buen rato!

Pues viene a ser lo mismo!

Empieza lentamente, suavemente! Mide sus reacciones, si ves que va bien la cosa, puedes aumentar ritmo!

Luego desacelera, que has venido a disfrutar!

Luego acelera, frena, acelera, vuélvelo loco y que la excitación le vaya subiendo poco a poco pero de forma continua!

Tu meta, tu objetivo es disfrutar pero que él disfrute!

Así que en tu boca está 😉 que explote de placer!

Comunicarte es todo un arte!

Hablad, sobre todo hablad!

La comunicación es fundamental para saber qué le gusta a tu chico! De esta manera te ahorras muchas sesiones de ensayo-error!

Por lo que sí él no te dice nada… no seas tímida… pregúntale a modo de juego…!

Prueba a hacerle una cosa y pregúntale con tono picante y sexy si eso le gusta!

Y ves probando!

Seguro que eso le pone también aún más!

Claves para una buena mamada

A modo de resumen, quiero darte las claves para hacer una buena mamada!

En primer lugar debes aprender a disfrutar, que no parezca que lo haces obligada… porque eso no gusta!

Así que empieza disfrutando, luego aplícale saliva!

Sé generosa y la mejor manera de aplicar es depositando o bien saliva en el glande o a lametones puros y duros!

Luego explora su pene buscando zonas que le exciten!

Recuerda también romper los ritmos! Nada de empezar a tope como la escena de una película porno!

Empieza lentamente y ve subiendo ritmo, luego desacelera y acelera!

Y sobre todo mide sus reacciones.

Así que si hacer todo esto tienes muchas posibilidades que tu amante acabe explotando de placer!

Luego ya serás tú quién decide dónde va a parar esa explosión!

Ahora bien… si quieres llevar tus relaciones sexuales a un nuevo nivel… no te pierdas el siguiente post => 7 Juguetes sexuales que deberías probar una vez en la vida <=

¿Cómo hacer una buena felación?

La palabra fellatio o felación viene del latín fellare, chupar. Es esta una práctica sexual que consiste en chupar el pene hasta conseguir un orgasmo. Este tipo de estimulación es muy común entre los animales machos cuando no encuentran una hembra con la que satisfacerse. En el libro Sex Link (El vínculo sexual) se habla se una especie de libélula macho que necesita que la hembra le haga una felación antes de eyacular. Se une a su compañera durante el vuelo y golpea la cabeza de la hembra contra su órgano sexual, hasta que esta suficientemente excitado y se decide a copular.

A pesar de que los libros eróticos como el Kama Sutra dedican mucha más atención a la felación que al cunilingus, las explicaciones que da nos son extrañas. Vatsyayana ve la «unión sexual con la boca» como una actividad practicada predominantemente por los eunucos con sus amos. Nos cuenta que eunucos vestidos como mujeres vivían en la corte como cortesanas y que su principal obligación era la felación.

También nos dice que los eunucos vestidos como hombres mantienen sus deseos en secreto y su principal obligación en bañar a sus amos. Cuenta además que con la excusa de bañar y dar masajes, el eunuco excita y acaricia a su amo y finalmente le da placer con ocho tipos de felación, uno detrás del otro. Amo y siervo juegan un juego de provocaciones en el que al final de cada ocasión el eunuco expresa su deseo de parar, pero el amo le pide que continúe con la siguiente y así sucesivamente hasta acabar con el repertorio.

Las prostitutas de Fenicia y el antiguo Egipto fueron las primeras en utilizar lápices de labios que servían para anunciar a sus clientes sus talentos. Las romanas lo escribían directamente en las paredes del punto en el que ejercían su oficio. Cleopatra aunque no fuera prostituta parece que era una gran experta en este arte, sus enemigos difundieron el rumor de que la reina practicaba la felación con sus soldados durante la noche para conservar su vitalidad y juventud, en aquella época se atribuía al semen propiedades mágicas.

Pasos

La felación comienza después de un lavado previo. Elige una postura de rodillas cerca del borde de la cama que te permita una actuación prolongada con comodidad. Si no estas seguro/a de la salud de tu compañero, esconde un condón dentro de tu boca sin que él lo note. Puedes conservarlo entre los dientes y la parte interior de la mejilla hasta que lo necesites. Acostúmbrate al sabor del látex para que no te distraiga.

Coloca el glande en tu boca, localiza el condón con la lengua y colócalo en la punta del pene. Comienza a desenrollarlo con los labios y la lengua mientras acaricias el tallo del pene con la mano. Con cuatro o cinco lengüetazos tienes bastante; puede que él note una sensación de presión pero si sigues acariciándolo con la boca no identificará la sensación.

Evita que los pelos se enreden en el condón o en la boca acariciándolos hacia abajo con una mano mientras te vas metiendo al pene cada vez más profundamente. Sácalo de la boca y pasa la lengua por el escroto y cosquillea con la lengua el pliegue que llega hasta el ano, vuelve hacia atrás con la lengua y sigue lamiendo el tallo del pene hasta el glande, cuando notes los jadeos de tu amante toma su mano y ponla sobre tu cabeza para que con su movimientos te vaya marcando el ritmo, es este un consejo muy importante porque no todos los hombres son iguales, cada uno tiene su propio ritmo y, a veces, no se atreven a marcarlo por delicadeza.

Los penes más largos son fáciles de manejar manteniendo una mano aferrada a la base del pene y moviéndola al mismo ritmo que la boca. Es importante conservar la mano y el pene lubricados con saliva para que el efecto de deslizamiento sea mayor. Aunque uses la mano derecha para acariciar procura mantener el condón en su sitio con la mano izquierda, esta postura también ayuda a que el pene no penetre demasiado en la boca hacia la garganta porque esto puede producirte arcadas.

Veamos algunas técnicas:

-El toque de la mariposa: Pasa la lengua por el frenillo rápidamente, si quieres puedes apretar un poco más con la mano que con la boca, procura en todo momento mantener los dientes debajo de los labios para que no rocen la delicada piel del glande.

-La mamada: Para ella puedes sostener el pene dentro de la boca y cerrar los labios sacando todo el aire y presionándolo con la lengua hacia el paladar como cuando se mama, moviendo la lengua arriba y abajo del frenillo.

-Chupar la fruta del mango: Métete la mitad del pene en la boca y chúpalo vigorosamente. También puedes hacerlo sólo con el glande.Cuando notes que la respiración de tu amante se hace más rápida o sus movimientos te indican que esta apunto de orgasmo retrásalo haciendo copa con los dedos y tirando lentamente de los testículos. (Entérate antes porque a algunos hombres no les gusta que les estiren de los testículos).

-Escalofríos deliciosos: Si no has usado condón, porque estás seguro de tu compañero, puedes sacar el pene de tu boca y soplar sobre él, o enfriarte la boca con un cubito de hielo y luego acariciarle con la lengua fría en el frenillo. Si te llenas la boca de coca cola o de gaseosa y luego rocías el pene de tu amante, el notará una sensación chocante, espumosa y deliciosa. Si notas que tiene dificultades para alcanzar el orgasmo, lubrica tu dedo índice y méteselo en el ano, masajeando suavemente su próstata; la notarás porque es como una almohadilla pequeña. También puedes masajearle por encima del vello púbico cuando le notes a punto.

-Tragar semen: Si te gusta tragar el semen, tómalo en la boca y trágalo junto a su oreja le encantara oír como lo haces. Si no te gusta, dile que te avise delicadamente, saca el pene de tu boca y continúa estimulándole con la mano hasta que se produzca la eyaculación.

Ten a mano pañuelos de papel y límpiale amorosamente. Si has usado condón, retíralo con cariño, haz un nudo fuerte y tíralo al cubo de la basura, nunca al servicio. Y no te olvides que TRAGAR EL SEMEN SE CONSIDERA UNA PRÁCTICA DE ALTO RIESGO PARA EL CONTAGIO DEL SIDA.

PARTICIPA EN SEXO Y VERANO

Todos tenemos pequeñas perversiones inofensivas, ¿te atreves a contarnos la tuya?

Para grabar marca 911 847 602 y clave 122#

Para opinar sobre este tema llama al 911 847 602 y marca la clave 122#

¿Un SMS puede ser erótico?

Nosotros creemos que sí. Estamos seguros de que con ingenio los 140 caracteres de un mensaje corto son suficientes para calentar el verano.

Participa enviando el tuyo al número 690 20 20 20. Publicaremos los mejores.

Dos escorts nos cuentan sus técnicas para hacer una felación perfecta

El sexo oral se podría considerar un arte o, al menos, una de las mejores experiencias que podemos experimentar en el sexo. Aunque, desgraciadamente, nadie nos enseña a cómo realizar una buena mamada o un buen cunnilingus, por ejemplo, y acabamos consumiendo pornografía e imitando los mismos movimientos de los actores y las actrices. Por eso nos hemos acercado a las mujeres que han hecho de su sexualidad un trabajo, sí, el trabajo más antiguo del mundo: la prostitución. Hablamos con Valérie May y con Natalia Ferrari para que nos cuenten sus secretos más íntimos para una buena felación.

Natalia Ferrari por Mara Blackflower

Tu decisión es lo más importante

«Cuando empecé a tener relaciones sexuales sufrí la presión de todas las expectativas que se construyen con una educación sexual basada en el porno: creía que toda mamada tenía que ser a pelo, incluir garganta profunda y terminar con semen en mi cara o dentro de mi boca. Con la experiencia, descubrí distintas posibilidades y con ello marqué mis preferencias. Un consejo muy valioso es que te conozcas a ti misma/o y a tu pareja, no hay una única forma de hacer una felación maravillosa», explica Natalia Ferrari.

A veces no nos damos cuenta y estamos constantemente presionadas a tener que hacer algo en el sexo que, quizás, no nos apetezca hacer. Y es que realmente, para hacer una buena felación, lo más importante es desearlo y disfrutarlo. Si lo hacemos con desgana y asco, no daremos placer a nuestro compañero y sobre todo, iremos en contra de nuestros valores. Algo que Valérie May también subraya, «lo primero a tener en cuenta a la hora de practicar una felación o cualquier práctica sexual es si te gusta hacerlo y si te apetece en ese momento. El consentimiento es básico para cualquier encuentro sexual».

Fotografía de Valérie May

Cambios de temperatura, ritmo y miradas

Lo más importante es disfrutar del encuentro y de la práctica. Debes ser consciente de que cada hombre es un mundo y tiene sus gustos particulares, igual que tú. Pero siempre hay pequeños detalles que suelen gustar en general. «El cambio de ritmo les gusta mucho, jugar con suavidad y conforme se va excitando hacerlo más profundo e intenso con suaves succiones. Una ventaja del cambio de ritmo es que te permite percibir con que movimientos disfrutan más y con cuáles no», confiesa Valérie. «Otra práctica interesante es utilizar hielo o bebidas calientes para cambiar la temperatura de la boca y aplicar esos efectos de frío o calor en el pene».

«Una buena mamada no puede centrarse exclusivamente en el falo. Recuerda que tus manos tienen mil posibilidades, úsalas para acompañar tu boca, para presionar su polla, acariciar otras partes de su cuerpo, usar juguetes o masturbarte. El ritmo o la presión adecuada para tu pareja solo puede comunicártelo él. Si la comunicación verbal no es tu fuerte, algo que puede ayudar es poner tus dedos en su boca para que simule cómo le gustaría que lo hicieras», explica Natalia. Será algo instintivo y no tendrás que pedirtelo explícitamente si no te atreves o percibes que él es tímido.

Fotografía de Natalia Ferrari por Mai Oltra

Bienvenida la garganta profunda

¿Cuántas veces hemos visto vídeos en las redes sociales de chicas que ingieren plátanos (y otras maravillas) enteros sin inmutarse? Eso es la garganta profunda. Y, aunque parezca un mito, es algo que todas podemos hacer y llegar a controlar. Simplemente tenemos que entrenar (recuerda: si tú quieres, no es algo imprescindible para que tu pareja goce). «Si te apetece hacer sexo oral con más profundidad, puedes aprender a controlar las arcadas. Para que tu cuerpo se acostumbre a la sensación de meter algo en tu garganta, pon un cepillo de dientes, con delicadeza, hasta el fondo de tu boca y mantenenlo quieto justo cuando empiezas a sentir el gag reflex. De esta forma tu cuerpo entiende que no estás intentado ahogarlo», aconseja Natalia.

«Realizar garganta profunda es una práctica muy demandada», dice Valérie. No nos tenemos que obsesionar con el tema y forzar la situación, ya que podemos hacernos daño en la zona. Lo mejor es ir de forma progresiva, poco a poco, hasta conseguir controlar la arcada y poder introducir el pene de forma más profunda.

Fotografía de Valérie May

¿Tragar o escupir?

El eterno dilema. «Esto es a gusto de cada persona. En mis relaciones personales prefiero ingerirlo. A nivel profesional, al realizarlo con preservativo, se queda dentro. También se puede retirar el condón, acabar con masturbación y que eyacule sobre el cuerpo, evitando zonas como la vagina o la cara», afirma Valérie.

A muchas chicas les resulta asquerosa la textura, el olor o el sabor del semen. Por lo tanto, el tragar o escupir depende única y exclusivamente de ti. Si eres de las que prefieren escupir o incluso evitas a toda costa que el semen pase ni un segundo en tu boca, Valérie recuerda que puedes utilizar otras partes de tu cuerpo para el gran final: el pecho, las nalgas o tu barriga. Incluso puedes acabar con una masturbación y que se corra en tus manos (más fácil de limpiar). Las posibilidades son infinitas y dependen de tus valores, tus gustos y tu propia persona, no te impongas nada.

Tanto Natalia como Valérie insisten en la importancia comunicativa entre la pareja. «En resumen: experimenta, decide y comunica lo que quieres y lo que no», añade Natalia. Jugar mucho con la mirada y con las manos, disfrutar del encuentro y poner tus propios límites y preguntar qué es lo que le gusta a tu pareja.

Crédito de la imagen de portada: Mara Blackflower

Guía paso a paso para un buen sexo oral

Hitdelight vía

Hacer correctamente sexo oral a un hombre no es algo para nada sencillo. Se comenten errores muy comunes como usar los dientes o no hacer correctamente los movimientos. Cualquier pequeño detalle puede hacerle perder el ritmo al hombre y no alcanzar el orgasmo.

En iMujer nos animamos a darte una guía para hacer un buen sexo oral, respondiendo dudas comunes y dando consejos muy útiles. Serás una reina en la cama.

Una previa erótica

Para no correr el riesgo de que su pene huela desagradable, sugiero que lo invites a darse una ducha juntos antes de mantener relaciones. Como si fuera un juego previo de caricias muy eróticas.

Asegúrate de lavarle bien su pene, pasando tu mano con jabón en su entrepierna y escroto. También tira para tras su prepucio y lava debajo.

¡Manos a la acción!

Con un lubricante o tu propia saliva, humedece el área alrededor del prepucio, y luego suavemente llévalo hacia abajo con la lengua o los dedos. Puedes realizar el movimiento de levantarlo o llevarlo hacia abajo, y de esa esta manera tendrás el control antes de comenzar a usar tu boca.

g-stockstudio/iStock/Thinkstock

Para que no tome demasiado tiempo

Lograr que un hombre eyacule usando el sexo oral, es una tarea de unos 10 o 15 minutos que te puede traer ciertas molestias como dolor en la mandíbula o calambres en las manos.

Para apurar un poco su orgasmo, puedes seguir estos consejos:

  • Deja las luces encendidas y mantén el contacto visual. Recuerda que los hombres se excitan con lo que ven.
  • Estimula otras áreas mientras le practicas sexo oral.
  • Masajea el perineo, que es el área entre el ano y los testículos haciendo pequeños círculos.
  • No te averguences de gemir si así lo sientes.
  • Usa tu pulgar e índice para tirar hacia abajo, desde la base.

Tip: 6 errores comunes en el sexo oral

Qué hacer cuando está a punto de eyacular

Es importante mantener el ritmo constante sin cambiar radicalmente las técnicas. Sin embargo, a medida que se acerca su orgasmo, incrementa la velocidad y presión.

Al momento de la eyaculación, tú eliges entre permitir que el hombre termine en tu boca o no, y entre tragar el semen o no hacerlo. Si optas por no hacerlo, tan solo escupe el semen en una servilleta o incluso sobre la sábana.

Para no poner la boca en juego, cuando sientas que tu chico está por eyacular, continúa el trabajo con las manos. Puedes dejar que el semen caiga sobre su cuerpo, o usar tus senos como estímulo, a ellos les encanta.

Y una vez alcanzado el orgasmo, no sigas jugando con su miembro pues el área se vuelve muy sensible y puede sentir dolor en vez de placer.

¡Qué te diviertas con tu chico!

>> ¿Qué tan buena eres haciendo sexo oral? Averígualo con este test

Cómo hacer buen sexo oral al hombre: cinco trucos de los que nadie te ha hablado

El sexo oral cuando es él quien recibe tiene sus trucos, como todo. Las felaciones y masturbaciones parecen más sencillas que el cunnilingus, pero nada más lejos de la realidad.

Una reportera de ‘Men’s Health’ lo comprobó en primera persona cuando acudió a una ‘Blow Job School’ o, en español, ‘Escuela de felaciones’. En inglés suena mejor, lector, pero la verdad es la que es.

Aunque la joven aseguraba que no tenía interés en mejorar su técnica porque el feedback recibido por sus examantes había sido muy bueno, decidió ir a probar. Al final, tras dos horas y media de clase, pudo comprobar que no sabía todo acerca del sexo oral.

Estos son los cinco trucos más valiosos que aprendió:

1) Saber que no hay dos penes iguales

El profesor fue claro: «No hay dos penes iguales». «Lo que funciona con el último puede no funcionar con el nuevo», añadió el experto. Es decir, esa cosa rara que le gustaba que le hicieras a tu ex en el glande puede resultar doloroso o no placentero para tu actual pareja.

En resumen, cada pene es independiente y tiene unas necesidades específicas. Lo mejor, como siempre te decimos, es preguntar qué le gusta y qué no y conocer la satisfacción tras la labor realizada.

No hay dos penes iguales Gtres

2) Las felaciones pueden ser plato único

En las relaciones heterosexuales el sexo oral es considerado como un primer plato o un entrante, cuando en realidad puede ser perfectamente un plato único.

«Lo fundamental de una mamada, que a menudo se considera un juego previo, es tratarla como el evento principal», dijo el profesor.

Las felaciones pueden (y a veces deben) ser plato único Gtres

3) Usar tus manos con tu boca

Los trabajos manuales tienen peor fama que los bucales. Lo que mucha gente no sabe o no aplica es que se pueden hacer las dos cosas a la vez, utilizando la boca y la mano para acompañar. Esta es una de las lecciones básicas para hacer un buen trabajo.

La mano también es muy importante Gtres

4) Tocar el pene de formas distintas

El profesor aseguró que hay 37 formas de tocar un pene con las manos. Todo depende de los giros, presión, velocidad, acompañamiento con la lengua o los pechos, etc. Ojo, hay que recordar que los humanos tenemos dos manos: una puede ir al pene y otra a los testículos o el ano.

Ella sabía ya todo esto Gtres

5) El truco de la garganta profunda

Se suele decir que si no hay arcada no hay… Hablamos de la ‘garganta profunda’, una práctica que consiste en introducir el pene en la boca hasta el final, lo que ocasiona que roce con la garganta, provocando, en muchas ocasiones, arcadas en la parte activa del proceso.

Para evitar que esto suceda, el profesor de sexo oral dio un valioso consejo: mientras se esté practicando, la parte emisora debe respirar constantemente por la nariz y no por la boca, ya que de lo contrario aparecerán las náuseas. Apretar los abdominales es otra forma de que no se produzca la arcada.

La garganta profunda requiere mucha práctica y la voluntad de triunfar, pero con el suficiente interés todo es posible.

La garganta profunda no es para todos Gtres

Por cierto, has de recordar que la lubricación del miembro es fundamental. Puedes recurrir a tu propia saliva o utilizar algún tipo de producto lubricante.

Y tú, lector, ¿tienes algún truco que quieras compartir sobre sexo oral?

Como Hacer Un Buen Pete

Fotografía de Amarna Miller
Los que entráis en este artículo buscando algún truco mágico e infalible para complacer los deseos carnales de vuestro amante quedaréis decepcionados con lo que vengo a contaros. Y es que no existe un botón mágico, una posición ni un movimiento de lengua en tres sencillos pasos que asegure a ciencia cierta un orgasmo de dimensiones estelares. En la vida real los trucos de la Cosmopolitan y los consejos de las webs «para mujeres» son anecdóticos, referencias con las que puedes acertar o meter la pata hasta el fondo. Y ahora que este concepto ha quedado claro, es cierto que hay una serie de puntos que en mayor o menor medida suelen funcionar.
La disposición. Las mamadas hechas con desgana nunca funcionan, y es que la felatriz ha de disfrutar tanto o más que su amante en esta celebración del placer. Esto ha de convertirse en un ir de la mano (o de la boca) en busca de los campos del edén, los fuegos artificiales, la petite mort. En el momento en el que uno camina hacia el orgasmo mientras el otro pone cara de circunstancias algo está saliendo muy pero que muy mal.
Un buen francés tiene que ser generoso, desinteresado, elaborado con la calma y la precisión que pone el relojero en arreglar cada una de sus piezas. Haz que la carne de tu amante vibre, se ensanche y crezca hasta que no quede ni un resquicio seco en la tela de tus bragas. Disfruta del calor infinito dentro de la boca, sabiendo que eres tú la que lleva el control de la situación. Cuando la polla esté tan hinchada que parezca que va a explotar, para. Solo durante unos milisegundos, los suficientes como para poner cara de hija de puta, guiñarle un ojo para que sepa que puedes hacer que se corra en cuanto te dé la gana, y cuando su cara se retuerza en una mueca de «¿no irás a parar ahora, verdad?» le haces una buena garganta profunda. Hondo, que te den arcadas. Que las babas le resbalen por los huevos.
Dejar el orgasmo casi a punto unas cuantas veces te asegurará una corrida épica. De las que atraviesan el cuarto y se quedan colgando de la pantalla de la tele. Una de esas que te jode el tapizado del sofá de la salita. Digna de enmarcarla y enseñársela a tus amigos cuando vengan a casa de visita: «Mira, mira, aquí fue donde Eusebio dejó plasmado todo su amor. Su estirpe. Su virilidad. La sábana santa de nuestra vida sexual».
Ay, que me voy por las ramas. Yo estaba hablando de cómo hacer una buena mamada.
Punto uno: ponle mucho interés.
Punto dos: pierde el miedo al pene. El pene es tu amigo, está aquí para darte gustito, así que nada de cogerlo como si estuvieses sosteniendo un jarrón de la dinastía Ming. Agárralo con ganas.
Hay chicos a los que les gustan las embestidas fuertes presionando la polla como si no hubiese un mañana y otros que prefieren que les rechupetees como si te comieses un Calippo. Para gustos colores, así que ante la duda es mejor preguntar. O si te da un arrebato de vergüenza inesperado, ve probando cosas diferentes (a ser posible de menor a mayor intensidad, no empieces con un mordisco en el prepucio) y analiza las reacciones de tu compañero.
Lo que me lleva al punto tres: utiliza la empatía. Observa si algo le está gustando o no por los gestos, los gemidos… Si te grita con cara de dolor es momento de parar. Si tiene espasmos en las piernas y sus ojos miran hacia el cielo al estilo del éxtasis de santa Teresa es que vas por el buen camino. En general la zona del frenillo suele ser la más sensible, y a muchos chicos les vuelve locos que les pases la lengua por los testículos. Otros lo odian, así que hay que ser precavida.
Lo que les suele gustar a todos por igual es que succiones la polla mientras practicas un movimiento de torsión. Comprime tus mejillas hasta que parezcas Mario Vaquerizo y aspira todo el aire que puedas tener dentro de la boca. La idea es que parezcas una aspiradora que gira sobre sí misma —pese a mis descripciones todo esto se puede hacer de forma muy elegante, lo prometo—. Las gargantas profundas siempre son el triple-hit-combo de la cuestión, pero su buen hacer se merece un artículo aparte. Si tienes dudas en cuanto a la teoría, deja que la intuición y el sentido común sean tus aliados.
Punto cuatro: la humedad. No es cuestión de crear una inundación ni de encharcar la cama a base de babas, pero en general nunca es mala idea un poco de saliva que sirva de lubricación natural. Tocar un pene a palo seco es el equivalente a que te metan tres dedos sin lubricante. Raspa. Duele.
Punto cinco: el espectáculo. Si quieres que tu compañero te diga que haces el amor igual que una estrella del porno (ja) tienes que aprender a hacer un buen show. El juego de las miradas suele ser muy efectivo: en lugar de cerrar los ojos concentrada mantén su mirada mientras te metes la polla en la boca, deja que los hilos de saliva cuelguen de tus labios y míralo fijamente paseando tu lengua por su glande con movimientos imposibles.
Las opciones son infinitas, así que dale caña a la imaginación: busca posturas que le dejen observar las formas más excitantes de tu cuerpo, usa un conjunto de ropa interior que te guste, mastúrbate mientras le comes. La cuestión es crear un contexto que tenga como fin la excitación.
Y por último, el ansiado punto seis: la corrida.
Siempre he dicho que los penes son bastante más interactivos que las vaginas. Sin contar con aquellas afortunadas que hacen squirtings, el hombre tiene un atributo que a mi gusto suma una cantidad maravillosa de posibilidades al arte de la felación: poder elegir dónde correrse. En el fondo me da envidia, y sé que Freud tendría mucho que decir sobre esto.
Cara, boca, tetas, culo, coño… Lo que debemos recordar a la hora de hacer que tu amante eyacule es no apretar demasiado, aprender a parar en el momento adecuado y no cambiar repentinamente el ritmo. Todo irá de perlas si además añades el show: miraditas, jugueteo y diversión.
Y ahora que has leído todo esto, haz lo que te dé la gana; no soy nadie para darte consejos. Hablad entre vosotros y decidáis lo que decidáis, poneos a ello. Ahora, mientras acabáis de leer este texto. Y me contáis qué tal en los comentarios.
(Este artículo está redactado desde mi punto de vista, como mujer, y por tanto los pronombres usados son los femeninos. Insto a los lectores a que sustituyan los pronombres por él, ello, ellx, o la opción que más les apetezca).

Cómo hacer buen sexo oral: guía para ser la amante perfecta

Conocer tu cuerpo y el de tu pareja son dos factores importantísimos en una relación. Muchas veces nos dejamos llevar por la pasión y el deseo pero nuestra torpeza en la cama, o la de nuestra pareja, hace que no disfrutemos demasiado de la relación. Por eso vamos a explicar cómo hacer buen sexo oral, tanto de una chica a un chico como al revés…

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

La felación y el cunnilingus son, probablemente, los preliminares estrella. A pesar de que hace un tiempo era una práctica tabú, hoy en día el sexo oral es algo tan habitual que todo el mundo da por hecho que se produce dentro de una relación sexual de pareja. Aunque es algo casi imprescindible en las prácticas gays y lésbicas, en la relaciones heterosexuales ya nadie se escapa: ¡tanto hacerlo como recibirlo causa un inmenso placer! Si tu chico quiere hacer un buen cunnilingus o tú una buena felación, estas son las claves que tenéis que tener en cuenta.
Antes que nada, decide cómo quieres que sea el momento. Puedes optar o hacerlo a través de estos juegos eróticos y sensuales. O si quieres un encuentro sexy pero con un punto de romanticismo, prueba con esta playlist con las mejores canciones para hacer el amor y caldear el ambiente. ¿Estás preparada? ¡Empezamos!

Descubre: La mejor música para hacer el amor: 69 canciones para desatar la pasión

© Revolutionary Road

Felación: 5 claves para hacer un buen sexo oral a un hombre

1. No te centres solo en el pene. Sí, el primer consejo a la hora de hacer un buen sexo oral es que no concentres todos tus esfuerzos en el propio pene. Las ingles, el perineo o incluso los testículos (aunque con cuidado) son zonas repletas de terminaciones nerviosas donde le encantará que te detengas. Los besos, las caricias o incluso la respiración en estas partes caldeará, y mucho, el ambiente antes de introducir el pene en la boca.
2. Presiona con los labios y la mano. Después de jugar alrededor de él, introduce el pene en la boca lentamente. En este sentido, ten mucho cuidado con los dientes, asegúrate de que solo estás usando labios y lengua. El contacto, cuando más cercano sea, mejor, así que presiona ligeramente con los labios y la mano el pene para darle más placer. Para que también sepas lo que está prohibido, aquí tienes 10 cosas que nunca debes hacerle a un pene.
3. Juega con la lengua. Porque aquí la lengua, además de la boca, también juega un papel fundamental en el sexo oral. Juega con ella mientras se introduce el pene en la boca. Hazlo dando pequeños golpes en el glande y pasándola alrededor de éste. Ejerce presión con ella y muévela de forma desigual: diferentes ritmos, diferente presión, diferentes sitios… ¡Cuanto más varíes, más divertido!
4. El contacto visual y tu intuición. Ver a tu chico en este momento te dará mucha información. A algunas personas les da vergüenza mirar fijamente a los ojos a su pareja en ese momento, pero si te atreves, podrás saber qué es lo que le está gustando por sus gestos y, a ellos, por lo general, les excita mucho que les miren en ese momento. Sin embargo, si no lo ves claro, haz caso a lo que sucede a tu alrededor para saber si le está gustando: si su respiración se acelera, si gime, o si da pequeños empujones hacia tu cabeza con su cadera, es que todo está yendo bien.
5. Adáptate a su forma. Mucha gente se pregunta si debe introducir el pene entero en la boca o centrarse en el glande cuando hace sexo oral. Pues bien, sobre gustos no hay nada escrito, pero por lo general a los hombres les gustan las dos sensaciones. Lo mejor es, además de observarle y escucharle, adaptarte al tipo de pene que tenga. Pueden ser de diferente tamaño y, sobre todo, de diferente forma. Por eso, como ya te contábamos en este artículo, hay penes mejor preparados que otros para hacer una felación pero, en cualquier caso, variando el ángulo o sabiendo donde centrarte según el tipo de pene que tenga, le encantará.

© Javier Navarrete / enfemenino

Cunnilingus: 5 claves para hacer un buen sexo oral a una mujer

1. No vayas directo al grano. Esta es la primera regla: las prisas no son buenas para un buen sexo oral. Ir directo a la zona es un error, pues unos buenos preliminares siempre allanarán el terreno mejor. Los besos y las caricias, empezando por el cuello, las orejas y los labios, y bajando poco a poco a los pechos y el abdomen hasta el muslo, acariciando la vagina con los dedos, propiciarán una excitación perfecta para pasar a la acción.
2. El truco de la bebida dulce. ¿Vino? ¿Cerveza? ¿Agua? ¡Error! Antes de practicar un cunnilingus ten cerca una lata de cola o alguna bebida dulce. Parecerá una tontería, pero con este tipo de bebidas la lengua se vuelve mucho más suave y se produce más saliva, lo que creará las condiciones óptimas para adentrarte en su zona íntima.
3. Despacio y con delicadeza. Mientras en la felación se puede ir a muchas velocidades diferentes en cualquier momento, con el cunnilingus es diferente. Hay que comenzar besando y lamiendo la parte exterior, de forma suave, despacio. Así uno se adentra poco a poco hasta llegar a los labios menores. Detente en cada zona, besando y utilizando la lengua. ¡La pasión debe ir en aumento para llegar al orgasmo femenino!
4. Varía con la lengua. Si no quieres aburrirla, haz movimientos irregulares con la lengua, aumentando poco a poco tanto la velocidad como la presión. Si te cansas de los movimientos circulares o de ir de lado a lado, prueba con una técnica diferente, escribiendo letras o palabras con la lengua. Es la llamada técnica del alfabeto, prueba a hacerlo de la A a la Z con diferentes velocidades y… ¡Bingo!
5. Fíjate en su lenguaje corporal. Para conseguir que llegue al orgasmo con un buen cunnilingus, debes aprender a escuchar su cuerpo. Su respiración, sus gemidos, su postura corporal… Todo eso no engaña y te contará si lo estás haciendo bien o mal. Si, por ejemplo, ella arquea la espalda y abre más las piernas para facilitarte la tarea, es que lo estás haciendo muy bien. Los espasmos musculares son otra señal… ¡Fíjate! Una vez llegado ese nivel de excitación, los dedos deben hacer aumentar la presión y el placer. Introdúcelos y acaricia su clítoris, el orgasmo estará prácticamente asegurado. E incluso si quieres añadir otro extra, prueba a acompañar la experiencia con algún lubricante o juguete sexual…

Descubre: 100 juguetes eróticos para aumentar la pasión, ¡que suba la temperatura!

© Getty

Mucho más que sexo oral

Aunque es una práctica tremendamente común, puede que quieras probar otras cosas ya sea porque no te gusta o porque prefieres otras prácticas algo más atrevidas. En el primer grupo podemos incluir masturbar a un hombre o alguna de estas 100 posturas del kamasutra para que estalle la pasión.

Descubre: Kamasutra: las 100 mejores posturas del Kamasutra

© iStock

Sin embargo, ya te lo advertimos: la vergüenza y la monotonía se llevan muy mal con la satisfacción sexual. Por eso, si tienes plena confianza en tu pareja, puedes probar cosas nuevas y muy placenteras. Además de la felación y el cunnilingus, la otra práctica estrella del sexo oral es el annilingus. ¿Por qué no probarlo? También puedes jugar un poco más duro con alguna de estas posturas sexuales basadas en Cincuenta Sombras de Grey…

Descubre: Kamasutra de Cincuenta Sombras de Grey: ¿te atreves con estas posturas?

© Cincuenta Sombras de Grey

O, si te parece demasiado para ti, también puedes probar con algunos sensuales juegos sexuales, con unos excitantes juguetes eróticos o, por qué no, prueba a romper la monotonía con algunas de las mejores posturas del kamasutra para practicar sexo por toda la casa. En la ducha, en el escritorio, en la cocina… ¡Sal de la cama!

Descubre: 25 posturas del kamasutra para practicar sexo por TODA la casa

© El diario de Noa

Y si la pasión estalla en cualquier otro lado que no sea en vuestra casa, cosa que os recomendamos, aquí os dejamos también unas cuantas ideas para practicar sexo en el coche… ¡A disfrutar en cualquier lugar!

Descubre: Las mejores posturas del kamasutra para practicar sexo en el coche

© iStock

Si además del sexo oral, te gustaría saber cuáles son algunas de las posturas más populares del kamasutra, no te pierdas el siguiente vídeo y, ¡quédate con los nombres para ponerlos en práctica!

100 juguetes eróticos para aumentar la pasión, ¡que suba la temperatura!
Slow sex, el nuevo camino de la felicidad sexual
La eyaculación masculina: todo lo que debes saber

6 trucos para convertirte una experta en sexo oral

Cual experta saldrás después de leer estos trucos que llevarán a tu chico al cielo y de regreso cuando le practiques sexo oral.

Recuerda que siempre se puede mejorar, y justo eso es lo que piensa la firma de juguetes Lelo, quienes enlistaron una serie de consejos para sorprender a tu chico con un oral, y es que esta práctica sigue siendo un poco desconocida y necesita de una difusión urgente pero con sello de garantía a la hora del placer.

1- Calentamiento

El tiempo que invierte para excitar el pene es súper importante, tienes que asegurarte que esté al cien porque de lo contrario tendrás un miembro flácido que tendrá que pasar de estar del 0 al 100 en tu boca, esto implica mucho más trabajo y tiempo.

Este calentamiento puede consistir en besos, caricias y uno que otro frote.

2- Manos a la obra

Aunque no lo creas, las manos marcan un factor diferenciador a la hora de la felación. Con ellas puedes ejercer un poquito de presión y fricción sobre la base del pene, además de guiarlo dentro de la cavidad bucal.

3- Los testículos también valen… ¡y mucho!

Ojo, no te olvides de estimular los testículos porque esta zona es muy sensible y posee muchas terminaciones nerviosas que multiplican el placer. No te olvides de mimarlos, muchas mujeres no son consientes de que prestarle la suficiente atención a los testículos aumentará por mucho la excitación; además, por su tamaño, son más manejables y fáciles de meter en tu boca (sólo ten cuidado porque son muy sensibles).

Puedes jugar con ellos, meterlos en tu boca, jugar con tu lengua o presionarlos contra su cuerpo y así observar cómo cambia su lenguaje corporal.

4- Mucha saliva

La saliva es un elemento fundamental si quieres obtener una sensación más fluida en el oral, así que bebe un buen vaso de agua antes de comenzar la acción y no escatimes en salva.

5- Un dedo por aquí y otro por allá

Tus dedos índice y pulgar se convertirán en tus mejores aliados para un ayudadita extra, una combinación mano-boca te ayuda a cubrir una superficie mayor. El movimiento que debes hacer con ellos es girarlos por el pene como si quisieras arrancar una motocicleta. Otra de sus ventajas es que mientras sigues trabajando con las manos, tu boca podrá darse un respiro y así no interrumpirás el ritmo.

6- Lengua mágica

La cabeza del pene es una terminación nerviosa súper potente, así que si decides centrarte en ella, vas a lograr que tu chico llegue más rápido al clímax del orgasmo. Justo debajo de la punta hay una costura que se conoce como ‘frenillo’, ahí es donde se encuentras los nervios, es el lugar perfecto para jugar con tu lengua, puedes hacer círculos y moverla de un lado al otro.

También te puede interesar:

8 cosas que los hombres prefieren durante el sexo oral.

10 pasos para practicar sexo oral y que los dos disfruten.

Consideraciones antes de practicar sexo oral

El sexo oral para la pareja es como el calentamiento previo antes de hacer cualquier ejercicio. Es decir,pasar por los juegos previos del sexo oral puede ayudarnos a llegar al éxtasis más rápido. Para que esta práctica sea más placentera hay que tomar en cuenta estas consideraciones antes de practicar sexo oral.

¿A quién no le gusta recibir sexo oral? Ese momento deplacer en el que solo te importa satisfacer a tu pareja y recibir lo mismo a cambio. Además de poder crear un vínculo de unión entre ambos.

Sin embargo, hay algunas consideraciones antes de practicar sexo oral que debes tomar en cuenta por 2 razones: la primera, para hacerlo bien y convertirla en una experiencia placentera. La segunda, pero no menos importante, evitar lesiones. Aquí te presento algunas:

1. Cuida la higiene antes de practicar sexo oral

La higienees primordial, e irónicamente, es el aspecto que menos se considera.Aunque de a momentos la lujuria y la pasión se apoderen de nuestros cuerpos y sintamos ganas de pasar directamente a hacerle sexo oral a nuestra pareja, primero, deberíamos considerar:

  • Empezar con besos y juegos previos.
  • Deshacerse de la ropa y dejar que las zonas genitales se aireen un poco.
  • Si el momento lo permite o es algo planeado, intentar darse una ducha antes de practicarsexo oral.

La higiene no solo es importante para evitar los olores desagradables ante un acto tan placentero,también es importante para evitar contraer infecciones como los herpes.

Ver también: Medidas de higiene sexual en el sexo anal.

2. El juego previo del sexo oral es la clave

El sexo es ideal para dejar libre tu creatividad y deseo.La meta es excitar a tu pareja antes y durante el sexo oral. Lo que poca gente sabe del juego previo es que no necesariamente empieza en la cama. No tengas miedo de jugar, besar sus zonas erógenas, de tentar a tu pareja y de aumentar el nivel de sus expectativas y su excitación.

Cambia el ritmo de tuscaricias, juega con su mente y que no pueda saber en qué momento vas aumentar los besos y las caricias, a detenerte o a continuar haciéndolo.

3. Las manos son tu mejor herramienta

Otra de las consideraciones antes de practicar sexo oral es usar las manos. A medida que vayas besando aquí y allá, quitándole la ropa y aumentando el nivel de su excitación, trata de hacer a tus manos partícipes y protagonistas del acto.

Toca, sin temor, explora y deja que sus gestos sean los indicadores perfectos para saber en qué momentos es necesario el tacto, en cuáles no y dónde sí, de vez en cuando.

4. Usa tu boca

No, no solo se trata de darle besos, lamer o succionar. Muchas personas tienen la falsa creencia de que durante el sexo no se debe hablar, pero esto ayuda mucho a que podamos mejorar las técnicas para darle mayor placer a nuestra pareja. Susurrar algunas frases o preguntas puede darle, incluso, más intensidad al acto sexual.

Pregúntale cómo se siente, si le gusta, si más rápido, más lento, si prefiere que hagas otra cosa, algo nuevo. Además, tu pareja también podrá comunicarte lo que quiere que le hagas, sin necesidad de que se lo preguntes. Conocer las necesidades de tu pareja es muy importante.

Quizá te interese: 6 problemas femeninos que impiden relaciones sexuales placenteras.

5. Creatividad y diversión: la base del sexo oral

Por favor, que el sexo oral no se convierta en algo metódicoen el que solo quieres hacer una acción para que la otra persona sienta placer y ya está. Entre las consideraciones antes de practicar sexo oral, está que tú lo disfrutes, que ambos se diviertan, el sexo es para eso.

No te hagas expectativas o planes, las relaciones sexuales y, especialmente,el sexo oral no siempre termina cómo tú lo esperas.No estés pensando en lograr que tu pareja llegue al clímax, eso puede hacerte perder el foco.

Encárgate de hacer lo que tu cuerpo y tus sentidos te vayan indicando. Hazle caso a tus instintos, haz que tu pareja disfrute y disfruta tú también, que todo sea diversión, sin presiones y fluirá de la mejor manera.

Con el tiempo, aumentará la experiencia en esta práctica y el placer hará de las suyas. Ten en cuenta estas consideraciones antes de practicar sexo oral y los resultados en tu relación serán sorprendentes.

Seguro que lo haces bien, pero siempre se puede mejorar: por ello, la firma de juguetes sexuales Lelo ha desvelado una guía de consejos para hombres y mujeres que quieran sorprender a su pareja a través del sexo oral.

“Esta práctica sigue siendo una de las más desconocidas. Según los últimos datos del CIS, 4 de cada 10 españoles no habría practicado, ni recibido, nunca sexo oral”, señala Alberto Gooding, responsable de Lelo. Para aquellos que quieran ampliar conocimientos, estos son los consejos de la marca:

Felación

Los expertos sugieren comenzar por sorpresa: «En la mayoría de las ocasiones, una felación no comienza hasta que el pene está erecto. Sin embargo, si se quiere sorprender a la pareja y otorgarle sensaciones totalmente nuevas y llenas de placer, una buena opción es comenzar el sexo oral antes de la erección», comentan desde Lelo. «Además, se puede utilizar la lengua para realizar movimientos sobre el prepucio».

Utilizar correctamente las manos es otro factor que puede marcar la diferencia. Con ellas se puede «ejercer un poco de presión y fricción sobre la base del pene, o simplemente, guiar al pene dentro de la cavidad bucal».

Por último, no hay que olvidarse de estimular los testículos:» Son una zona que posee muchas terminaciones nerviosas que transmiten tanto dolor como placer».

Cunnilingus

A la hora de practicar sexo oral a una mujer, conviene recordar que el clítoris no lo es todo: «centrarse únicamente en esa parte puede llegar a ser incómodo e incluso doloroso para ella, por lo que se recomienda estimular también otras zonas, como los labios, etc.».

La idea es ir de menos a más, de manera constante. «Comenzar alrededor de la vulva y presionar lenta pero progresivamente hasta el clítoris, sin despegar la lengua», recomiendan desde Lelo.

En general, la recomendación es no repetirse e improvisar: «Repetir los mismos movimientos durante grandes periodos de tiempo pierde eficacia e incluso deriva en la pérdida del nivel de excitación. El mejor remedio consiste en variar el ritmo y la intensidad de la estimulación oral». Lelo recomienda jugar con distintas posiciones de la lengua: más plana (cubrirá una mayor extensión) o algo más curvada e incisiva si se busca ejercer algo más de presión.

Contenidos relacionados

Tras unos meses teniendo sexo con la misma persona, podrías percatarte de algo inquietante: todos tus encuentros empiezan a ser bastante parecidos. Unas cuantos besos, un poco de toqueteo o cinco segundos de sexo oral y ¡bum! Directos al coito.

«Es bastante común que las parejas estables se vuelvan perezosas —sucede si no eres consciente y no prestas atención», dice Jenni Skyler, doctora, terapista sexual certificada por la AASECT (Asociación Estadounidense de Educadores, Consejeros y Terapeutas Sexuales) y fundadora del Instituto de la Intimidad de Colorado.

La atención que se dedica a los preliminares puede ser sumamente importante para las mujeres, dice Skyler —este es uno de los estereotipos del sexo que a menudo es verdad. «Para los hombres, es como si el piloto estuviera siempre encendido, pero para las mujeres, nuestro deseo es receptivo, no espontáneo», explica. «Lo que significa que requiere inspiración».

Puede que los preliminares no hayan desaparecido por completo de tu vida sexual, solo se han vuelto aburridos. «Un modo de pensar en los preliminares es avivar al fuego, y el fuego de cada persona es diferente», comenta Skyler.

También señala que «los preliminares empiezan al segundo de finalizar la relación sexual hasta la próxima vez que tengas sexo», dice Skyler. Así que, piensa en todos esos momentos intermedios como una forma de preliminares, ya sean físicos, mentales o emotivos.

¿Cómo puedes reavivar el acto de apertura? Estos consejos para los preliminares te ayudarán:

1. Envía una invitación sexual.

Empieza el asunto como Dios manda, dice Skyler. «Cuando tu pareja está en plan ‘¿Quieres que nos acostemos?’ no es tan inspirador como una invitación sensual o carnal», explica.

Inicia un nuevo juego con tu pareja en el que cada vez tengáis que invitaros a la cama de un modo distinto. «A veces, puede ser un empujón contra la pared y mordiscos en el cuello, una veces puede ser una tierna caricia en la mejilla y otras, un mensaje subidito».

2. Besa… mucho.

.

Los besos son una parte fundamental de los preliminares, pero suelen volverse acelerados. Ve más despacio con un beso súper sensual. «Poneos de pie cara a cara y dile a tu pareja que te sujete la cabeza entre sus manos, como si fuera un cuenco entre sus dedos abiertos, acurrucando tu nuca y con los pulgares sujetando ligeramente tu mandíbula», explica Stephen Snyder, doctor médico y terapista sexual en Nueva York.

3. Cambia el modo en que te coge los pechos.

.

Es probable que ir a tus pechos sea una de las formas de actuar del repertorio de tu pareja. Snyder recomienda cambiar las cosas encontrando una forma novedosa y más deliberada de tocar esta zona súper sensible. «Uno frente al otro, dile a tu pareja que te sujete la caja torácica con firmeza debajo de tus pechos», comenta Snyder. Este casi toque puede ser altamente erótico, sobre todo si la parte inferir de tus pechos rozan contra el dorso de sus manos.

4. Deja que tu pareja tome el control.

«Muchas mujeres me cuentan que el máximo placer durante los preliminares es sucumbir al control de sus parejas», nos cuenta Snyder. Si eso te describe, dale a tu pareja las riendas pidiéndole que te toque donde quiera mientras que tu te tumbas y disfrutas del viaje. Puede que hasta quieras plantearte incorporar ciertas limitaciones, como esposas o un pañuelo, a la mezcla.

.

5. Convierte su mano en un pincel.

«Cuando la gente toca, a menudo tiene cierta idea de cómo tocar», dice Skyler. Un consejo para los preliminares: Recomienda pensar en tu mano, o en la mano de tu pareja, como si fuera un pincel. «Piensa en todas las zonas de su mano que puedan tocarte, como sus uñas, la punta de los dedos o la palma entera», dice.

Dale a tu pareja permiso para que se vuelva creativo con los grados de intensidad del contacto. «Esto puede hacer que tu pareja se tome las cosas con calma y que le permita explorar más tu cuerpo antes de saltar de cabeza a los genitales», explica Skyler.

6. Prueba el movimiento «lamer el helado».

Cuando el ambiente esté muy caliente, uno de los consejos de Snyder para los preliminares es ir de cintura para abajo. La clave es hacer que el sexo oral sea intencional, a diferencia de caer en los obsoletos patrones de siempre. Snyder aconseja «lamer el helado» —»una técnica de cunnilingus popularizada por el escritor Ian Kerner.

7. O un poco de coqueteo con el pene.

Si no te va el sexo oral (vale, no a todo el mundo le gusta), puedes usar algo parecido. Esta vez, si tu pareja es un hombre, en lugar de su mano o su lengua, haz que use el pene. «En lugar de penetrar de inmediato, dile que te provoque usando el pene», explica Snyder. Un poco de lubricante ayuda.

8. Busca más besos.

.

«Los labios son muy excitantes, tanto para quien da como para quien recibe, ya que ahí hay muchos nervios», aclara. Úsalo como la excusa perfecta para ponerte creativa a la hora de besar. «Besa sitios donde no acostumbras, como el hombro, la clavícula o, incluso, detrás de la rodilla», dice Skyler. «Es una novedad que despierta a las personas».

9. Prejuego con orgasmo.

¿Quién dice que llegar al clímax antes del gran evento no es una parte perfectamente aceptable de los preliminares? «Los propios preliminares pueden ser una meta de auténtico placer», dice Skyler. Sobre todo si tu pareja tiende a lanzarse a la penetración demasiado rápido porque ya está rugiendo.

Vía: Women’s Health. Traducción: blarlo.com

7 pasos para que lo dejes sin aliento

Si quieres sorprender a tu pareja y renovar tus técnicas sexuales, el sexo oral es una nueva oportunidad para lograrlo. De acuerdo con el Kamasutra, existen algunos pasos para un sexo oral inolvidable para ellos.

De acuerdo con el libro The Kama Sutra of Vatsyayana, antes de practicar sexo oral debes preguntarle a tu pareja si se siente cómoda con las caricias que se ofrecen y la intensidad con que se realiza.

También te puede interesar: 5 verdades del sexo oral

Si deseas acabar con la rutina, sólo debes seguir los siguientes pasos, recuerda que antes de hacerlo debes tener una buena higiene bucal, íntima y utilizar protección, para reducir el riesgo de contraer alguna infección de transmisión sexal.

  1. Disfruta de la textura. Sostén el pene con la mano con una mano y colócalo entre tus manos, mientras mueves la boca a lo largo de él de forma suave y provocativa.
  2. Observa las reacciones de tu pareja. Cubre el glande con tus dedos. Presiona con los labios los lados del miembro masculino y da pequeños mordiscos. Pregúntale si las caricias son de su agrado.
  3. Sácale provecho a tus labios. Presiona el glande entre tus labios y succiona levemente; además, puedes acariciar otra parte del cuerpo de tu pareja con tus manos e incrementar el placer.
  4. Aumenta la excitación. Introduce el pene en tu boca y presiónalo entre los labios. Sácalo despacio y repite el movimiento.
  5. Controla la intensidad. Modifica la velocidad con que sostienes el pene entre tus labios, de esta manera incrementarás más el deseo de tu pareja.
  6. Disfruta el recorrido. Aprovecha para acariciar todo el miembro de tu pareja con tu lengua, es una sensación que le encantará.
  7. Cierra con broche de oro. Coloca la mitad del pene en tu boca y has movimientos más fuertes para succionarlo. El secreto es disfrutar lo que estás haciendo para transmitirle a tu pareja esa sensación.

No olvides que mientras realizas sexo oral debes poner atención en tu respiración, ya que al hacerlo por la nariz será más cómodo y placentero para ti. Y tú, ¿qué otra técnicas de sexo oral para ellos conoces?

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *