0

Hacerlo en la ducha

Tabla de contenidos

10 increíbles posturas para practicar sexo en la ducha

Que no te quepa duda que la ducha es uno de los lugares más sensuales donde hacer el amor. Además, es un lugar perfecto si estás buscando innovar en tus relaciones sexuales y salir de la rutina. Estamos demasiado acostumbrados a practicar sexo en la cama, pero hay muchos otros lugares en casa en los que puedes disfrutar con tu pareja.
En este caso nos centraremos en el baño y, en concreto, en la ducha. En ella podréis utilizar el jabón para comenzar con los preliminares y después darle rienda suelta a vuestra imaginación bajo el agua. ¿El truco? Puedes sorprender a tu pareja mientras se esté duchando y entrar sin que se dé cuenta. No tenerlo planeado puede suponer un chute de pasión para vuestra vida sexual.
¿Te animas? Más adelante te explicamos con detalle cuáles son las 10 mejores posturas para practicar sexo en la ducha, pero antes puedes verlas tú misma. Ya se sabe que una imagen vale más que mil palabras… ¡feliz baño!

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

1. Sexo en la ducha: como en las películas

Para esta postura se necesita fuerza y equilibrio, una vez dominada esta fase lo bueno está por venir. En esta posición la chica entrelaza sus piernas a la cintura de él, lo que permite que el placer se multiplique por diez ya que permite una penetración más profunda.

2. Sexo en la ducha: estilo perrito

Si el suelo de la ducha es lo suficientemente grande no dudes en ponerte a cuatro patas. El riesgo de resbalaros y tener una caída disminuye mientras va aumentando el placer. Es mejor si en vez de en un plato de ducha se hace en la bañera. Y para cuando salgáis te proponemos que disfrutéis del sexo con los cinco sentidos.

Descubre: Sabores íntimos: los productos para parejas más estimulantes y golosos

© Unsplash

3. Sexo en la ducha: sentados

La puesta en escena es la siguiente, en primer lugar necesitaréis un taburete dónde él pueda sentarse,a partir de aquí todo es muy sencillo, ella se sienta sobre él y comienza el momento de pasión. En realidad esta postura puede realizarse en cualquier asiento. ¿Tienes otra idea?

4. El gran clásico para practicar sexo en la ducha: el lobo

El lobo es una de las posiciones más convenientes para hacer en la ducha. Ambos estáis de pie y él desde atrás te sujeta mientras ella se introduce el pene suavemente. ¡La diversión está asegurada! ¿Habéis probado hacerlo al ritmo de la música? Prueba con nuestra selección de canciones perfectas para este momento.

Descubre: La mejor música para hacer el amor: 69 canciones para desatar la pasión

© Revolutionary Road

5. Sexo en la ducha: arrodillados

En esta postura estáis frente a frente, y no requiere equilibrio por lo que es más segura que otras. La pierna de él está entre las tuyas y vuestras manos están libres para que deis rienda suelta a vuestra imaginación. Los besos y abrazos en esta postura son fundamentales.

6. Sexo en la ducha: contra la pared

Esta posición comienza con tu espalda apoyada en la pared y las piernas rodeando su cintura, mientras él te sujeta por las caderas o por el trasero, en función del movimiento que queráis hacer. Eso sí, en esta postura las riendas las lleva él, así que ¡déjate llevar! Y si quieres ir un poco más allá en el juego de la dominación y sumisión, te recomendamos que pruebes con algunas de estas posturas increíbles para hacer el amor atados.

Descubre: ¿Te atreves? 17 posturas perfectas para practicar sexo atada

© iStock

7. Sexo en la ducha: acostados

Esta posición es igual que la que hacéis en la cama, ella encima tomando las riendas del asunto pero con el plus de estar mojados en la ducha, lo que implica mucha más movilidad.

8. Sexo en la ducha: cruzados

Cuando la ducha es pequeña hay que adaptarse pero ¡ojo! Se trata de una postura solo apta para los más flexibles. Eso sí, la penetración es más profunda y en esta posición tienen cabida los besos más apasionados. Si la ducha se os queda pequeña, podéis probar todo lo que da de sí vuestra casa con las mejores posturas del kamasutra.

Descubre: 25 posturas del kamasutra para practicar sexo por TODA la casa

© El diario de Noa

9. Sexo en la ducha: la vid

Esta posición es ideal para todas aquellas que tienen complejo de gimnastas, con mucho equilibrio y con ayuda de él, colocar la pierna sobre su hombro. Una vez conseguida la posición, el placer es mucho mayor, agárrate a su cuello para no perder el equilibrio.

10. Sexo en la ducha: cuesta abajo

Esta posición es conocida como la posición de los amantes de pretzel. Debéis arrodillaros, uno frente al otro, y levantar la pierna izquierda, el agua permitirá que los movimientos sean más suaves y que os deslicéis con mayor facilidad. Además, para que disfrutéis al máximo, te dejamos aquí todas las posturas del kamasutra. ¡Pruébalas todas!

Descubre: Kamasutra: las 100 mejores posturas del Kamasutra

5 posiciones sexuales para disfrutar en la tina

Tener sexo bajo el agua en una tina puede ser muy romántico y placentero

  • SUSANA CARRASCO
  • 26/06/2019
  • 16:59 hrs.

Compartir una tina o jacuzzi con tu pareja puede ser un momento muy romántico y erótico que eleve la pasión al máximo. Así que si planeas pasar un fin de semana en un baño de burbujas con tu pareja, te decimos cuáles son las mejores posiciones sexuales para disfrutar en la tina.

Toma nota y prepárate para disfrutar de un encuentro diferente y muy sensual.

Posiciones sexuales para la tina

De acuerdo a la psicóloga y sexóloga María victoria Ramírez Crespo, tener sexo bajo el agua puede llegar a ser muy placentero por las sensaciones del tacto y el menos peso de los cuerpos.

Además, el agua es el espacio ideal para intentar caricias, juegos y experiencias más atrevidas.

Conoce las mejores posturas sexuales para tener un encuentro apasionado en al tina o jacuzzi:

1. Barco

Para esta posición ambos deben sentarse uno frente al otro en la tina, él debe mantener las piernas abiertas mientras tú las elevas y las pones sobre sus hombros.

Con esta posición sexual, podrás disfrutar de una penetración más profunda y tendrás mucho espacio para hacer los movimientos que disfrutes más.

2. Cuerpo a cuerpo

Él debe hincarse y reclinarse un poco en la tina mientras tú te hincas sobre él y le das la espalda. Pueden hacer movimientos de arriba hacia abajo y él tendrá acceso total a tus pechos para acariciarlos.

Como plus, puede acariciar tus caderas y muslos mientras te penetra, al mismo tiempo que puede aprovechar para pasar su lengua en tus oídos de forma muy sexy.

TAMBIÉN LEE: La cantidad de sexo que debes tener para rejuvenecer

3. Montado

Él debe recostarse un poco sobre la tina mientras tú te colocas encima de él. Con las piernas impúlsate de arriba hacia abajo y puedes agregar una sesión muy ardiente de besos apasionados. Deja que el agua juegue con sus cuerpos y disfruta de los movimientos.

4. Balsa

Esta es una de las posiciones sexuales para la tina o jacuzzi más placenteras, ya que es muy similar a la posición de perrito. Tu pareja debe estar sentada y con las piernas ligeramente dobladas en la tina y tú debes ponerte sobre tu pareja con las piernas abiertas y dándole la espalda. Recárgate en sus piernas para que puedas moverte más fácil.

Pídele a tu pareja que sostenga tus caderas y tus glúteos mientras te penetra y marca los movimientos.

5. Caballito de mar

Si el jacuzzi en el que están tiene escalones, esta posición la disfrutarán al máximo. Tu pareja debe sentarse en uno de los escalones mientras tú te sientas en cuclillas sobre él. De esta forma, la penetración será más fácil y tú podrás tomar el control de la situación.

Sube y baja haciendo movimientos suaves y con un ritmo constante.

Recuerda que para tener sexo bajo el agua debes tomar en cuenta algunas cosas, como que la lubricación no es igual, por lo que puede haber mayor riesgo de irritación en los genitales. Procura usar un lubricante y un condón a prueba de agua, así será todo más sencillo.

Sin embargo, el agua es un lugar que produce una gran sensación de placer, además de que ayuda a salir de la rutina y fortalece la pasión en pareja.

SIGUE LEYENDO: ¿Cuál es la hora ideal para la intimidad sexual?

    Posiciones sexuales para hacer en la ducha

    Los días lluviosos se prestan para dos cosas, para no salir y para disfrutar del sexo, ¿Pero que me dices si juntamos el agua con la relación sexual? ¿se oye cool no? Por eso en esta época de lluvias te dejamos unas posiciones sexuales para hacer en la ducha, para que tus zapatos y ropa no sean lo único húmedo estos días.

    Y así disfrutes de un baño placentero en compañía de tu amor, para que ayuden al planeta ahorrando agua ya que en una ducha de 10 minutos se consumen 200 litros de agua, si se bañan en pareja ahorrarán algunos litros de este vital líquido.

    El lobo o de espaldas

    Los dos de pie, pero el detrás de la mujer, para hacerlo un poco más fácil se puede inclinar al frente para que el pene entre con plenitud, ahora solo toma un buen ritmo y disfruta.

    Contra la pared

    La mujer apoya su espalda en la pared -cuidado puede que esté fría- sus piernas rodean la cintura del hombre, mientras él la sujeta por las caderas o por el trasero. En esta postura las riendas las lleva el hombre, y la mujer solo se deja querer.

    Cruzados

    En esta se van a sentar en el mojado suelo del baño con el agua cayendo sobre su cabeza, entonces entrelazan las piernas y con cuidado se hace la penetración, quedando cara a cara, así pueden darse los besos más apasionados bajo la ducha.

    Patita al hombro

    Esta es genial y el placer es supremo además de que por parte de la mujer se necesita de mucha elasticidad. Solo pon el agua tibia, los dos de pie, la mujer sube la pierna hasta el hombro de su chico, una vez conseguida la posición empieza el acto del amor, les recomendamos que la mujer se sujete del cuello del hombre para tener mayor equilibrio.

    El koala

    Tiene un grado de dificultad alto pero el placer vale la pena, en esta él te cargara y la mujer se encargará de abrazarlo del cuello y de sujetarlo con sus piernas de su cadera, teniendo el hombre el control, empezara la fiesta en la bañera.

    En la orillita

    Si tu baño cuenta con una bañera sácale provecho, el hombre se sienta justo en la orilla de la bañera, mientras la mujer se sienta sobre él empezando un contoneo de caderas placentero que los llevará al paraíso.

    El afeitado

    La mujer levanta su pierna y la coloca en el borde de la bañera como cuando va a afeitarte, el hombre por la parte de atrás de su chicha hace lo suyo. En esta posición se permite una mayor penetración, una recomendación es que se aseguren de tener algo de donde sostenerse para no resbalar.

    Y como un extra porque sabemos que son tremendos, les recomendamos el sexo oral, la ducha es un buen lugar para practicarlo pues se vuelve más limpio y más intenso.

    Toma tus precauciones, pues todas las superficies estarán mojadas y resbaladizas un tapete antiderrapante o una toalla mojada te servirán. A demás utiliza algún lubricante pues, aunque el agua te ayude, avece puede dificultar la tracción.

    Asegúrate de poner la temperatura del agua en su punto y no quedará más que disfrutar del sexo en la ducha.

    Notas relacionadas posiciones sexuales para hacer en la ducha:

    ¿Casa sola?, 5 posiciones para disfrutar el sillón y algo más. Aquí

    Por qué es tan rico tener sexo en el auto. Aquí.

    7 posiciones básicas en el sexo. Aquí.

    Sexo en la ducha: todo lo que debes saber para disfrutar mucho más

    03/03/2017 05:00 – Actualizado: 03/03/2017 19:06

    El espejo empañado, el vapor de agua que asciende al séptimo cielo, la presión del agua caliente y dos cuerpos hermosos, desnudos y enjabonados que intercambian besos húmedos o, más bien, champú en los ojos y codazos desafortunados. El sexo en la ducha es duro (ejem, ejem). Pero digamos que el cine porno ha avivado tus fantasías y hoy te sientes un explorador del erotismo. Lo primero que deberías hacer es olvidar tus altas expectativas: hacerlo en la ducha, sobre todo la primera vez, tiene sus inconvenientes.

    La idea de tener sexo en la ducha suena divertido, excitante, un plan entretenido para la tarde del martes. Si de normal te da por cantar mientras estás al tema, nunca habrás sonado mejor. También es de lo más eficiente: ya no tienes por qué ducharte después del sexo. Ahora lo puedes hacer durante, ¡2×1! Pero pongámonos serios, la ducha es un buen lugar para encender la libido: tanto cuerpo a la vista, tanto jabón y contacto pueden ser unos preliminares estupendos.

    Prueba el desafío

    Pero una vez estéis los dos concentrados en el tema, comienzan las dificultades. Os ponéis uno enfrente del otro, el agua empieza a caer, el pelo se te pone por toda la cara y empiezas a hacer movimientos extraños con la boca para no tragar agua a lo ‘waterboarding’. ¿Será el fin de la sensualidad? Este sexo tan acuático puede llegar a ser estresante, según los encuestados de la revista ‘Cosmopolitan’, porque, aunque películas y escenas porno hagan que todo parezca sensual y asequible, la realidad puede ser muy distinta.

    (iStock)

    Para empezar, siempre existe el riesgo de resbalarse. Si la gente ya se cae cuando están solos, de pie, sin ninguna dificultad apreciable, imaginad con una segunda persona a tu lado, y ahora añadid en la ecuación algo de gimnasia sexual. En concreto, los hombres temen -y les estresa- caerse durante la erección. Tiene que doler, sí. Para evitar una desgracia, poned agarraderas o una alfombrilla antideslizante de pececillos o estrellitas de mar, lo que quieras; pero no te caigas. Además, en este contorsionismo erótico, raro sería que no se rompa algo o que no se inunde parte del baño.

    Por muy extraño que te suene, los lubricantes también se usan en la ducha. Usa los de silicona, que tardan más en secarse

    El jabón en los ojos, un clásico. Si os estáis duchando juntos (quizá para ahorrar agua) y os entra un impulso repentino irrefrenable, el champú será vuestro peor enemigo, un enemigo que escuece mucho. Así que deja los potingues para antes o después del sexo, a menos que sean lubricantes. Sí, por muy extraño que te suene, los lubricantes también se usan en la ducha. En este caso, se recomiendan los que se fabrican a base de silicona, que tardan más en secarse. Y, hablando de lubricantes, por lo general los condones no han sido probados en condiciones tan húmedas y resbaladizas, por lo que se recomienda otro tipo de anticonceptivos.

    Este sexo en invierno también puede ser un desafío. Si el chorro de agua se parece más a un hielo derritiéndose lentamente que a una cascada en primavera, vas a pasar frío. Mucho peor todavía si se te acaba el agua caliente…

    ¿Cómo me pongo?

    El repertorio de posturas no es que sea muy extenso; hay que echarle imaginación. Para saber cuáles son las mejores posiciones, acudimos a los expertos de la ‘Eroteca’. Para principiantes, recomiendan que la chica se ponga de frente a la pared y que él apoye sus brazos en ella, mientras el chico la penetra por detrás. Con los cuatro pies en el suelo, nadie tiene por qué caerse. Para la otra postura sencilla hay que echar mano de un taburete: él se sienta y ella se sienta sobre él (de espaldas o de frente, como quieras).

    Si os preocupa el frío, podréis probar a hacerlo arrodillados, muy juntos. Es una de las posturas más íntimas

    Si a él no le importa tumbarse en la ducha (damos por hecho que muy pocos tienen un jacuzzi), se puede practicar posturas de toda la vida como el perrito o el ‘girl on top’. En este caso, desde ‘Eroteca’ recomiendan poner algo en el suelo de la bañera o la ducha para amortiguar la zona de la rodilla.

    Las posturas de toda la vida también sirven. (iStock)

    Si os preocupa el frío, podréis probar a hacerlo arrodillados, muy juntos. Además, esta postura tan íntima hace fácil mantener el equilibro.

    Esta otra ya es de notable alto. Si los dos tenéis buena condición física y equilibrio (no hace falta ser un acróbata del Circo del Sol), él puede cogerla a ella en volandas mientras ella cruza las piernas sobre su cuerpo. Y por último, ya para la matrícula, ella puede poner su pierna sobre el hombro del chico; una posición de película.

    Añadir desafíos al sexo puede ser excitante. ¿Por qué no probarlo? De todas formas, lo peor que podría pasar sería arruinar la magia para siempre. Si no va bien la primera vez, si no es lo tuyo, ¿qué importa? Lo importante es participar.

    Cómo hacer el amor en la ducha

    Todas esas gotitas de vapor y todavía no han encendido el agua.

    © Foto: ‘Skyfall’ (Sam Mendes, 2012)

    Plena canícula. Los termómetros eyaculan mercurio. El cuerpo solo vale para tumbarse a la bartola, dormitar cual lagarto o, como mucho, practicar ese extraño deporte llamado sexo. Y para ello, nada mejor que meterse en la ducha. Siempre y cuando no se tenga a mano un jacuzzi.

    Según un estudio elaborado por GROHE, el 42,2% de los españoles y el 26,7% de las españolas creen que la ducha es el lugar ideal para hacer el amor. Todos están de acuerdo en que el chorro de agua es un delicioso aderezo para la cosa sexual.

    Pero cuidado, que montárselo en la ducha no es tan fácil como lo pintan en las películas porno. Así que vamos a darte todas las claves para que lo hagas bien o, al menos, no te ahogues ni te partas la crisma. Suerte y al agua, patos.

    1. Quitaos la ropa
    Sí, los dos. El calzoncillo y la braguita también. Y no, no hace falta flotador, ni aletas, ni gorro de baño, ni gafas de buceo. Vamos a copular en la ducha, no en una fosa abisal.

    2. Hazte con una alfombrilla antideslizante
    Para evitar sustos y disgustos. O mejor, cálzate unas zapatillas de caucho para abuelos de Marta Schnabel. Evitarán patinazos a la hora de poner en práctica las tropecientas posturas del Kamasutra. Por cierto, ahora que lo pienso, ¿cuántas posturas tiene un Kamasutra? ¿69?

    3. Ten a mano una banqueta de plático
    No la coloques de entrada porque queda como fea y ortopédica, pero ponla cerca por si os da por perpetrar alguna acrobacia lúbrica.

    4. Pon musicón
    Si no quieres que os oigan los vecinos, los suegros o los churumbeles, basta con coger el móvil y poner musicón a todo volumen. He dicho “musicón”, no “musiquita”. Nada de monsergas indies ni de flamenquete. Para amenizar el acto sexual, van mejor los tórridos hitazos que se postulan este año para canción del verano: ‘El perdón’, de Nicky Jam y Enrique Iglesias, ‘Mi nuevo vicio’, de Paulina Rubio y Morat, ‘Cheerleader’ de Omi (Felix Jaeh Remix) o ‘Pégate’ de Ylenia, que dice cosas como “poco a poco así, besamé, deja que tu boca juegue con mi piel”.

    5. Precalienta en seco
    Antes de entrar en la ducha, es conveniente que os deis unos besitos, os hagáis unos arrumacos… Un poquito de prolegómeno, por favor. Para más información, véase 10 preliminares para ponerla a cien.

    6. Póntelo, pónselo
    El sexo acuático se disfruta más sin preservativo. Pero salvo que uséis otro método de contracepción o estéis intentando engendrar un vástago, enfundarse un condón es obligatorio, pues, además de evitar que te conviertas en papi por accidente, te protege de las temibles ETS, que no son enfermeras, sino Enfermedades de Transmisión Sexual. En cualquier caso, hacerlo con goma en el agua no es moco de pavo: debes ponértela bien puesta ANTES de entrar en la ducha, y estar pendiente de que no se te desenvaine el asunto al hacer movimientos sexys.

    7. Abre el grifo
    Así, a tope. Deja que el chorro fresco aderece vuestra pasión. Sentid el hormigueo de las gotas chocando contra vuestros cuerpos fundidos. Si la ducha es de teléfono, además, podéis usarla para estimular directamente vuestras zonas erógenas y vuestros chakras, si es que tal cosa existe.

    8. Utiliza un lubricante resistente al agua
    Aunque parezca mentira, el agua seca las mucosas y dificulta penetración. Por ello, es harto recomendable usar un lubricante con base de silicona. Evita los de agua, que se diluyen, y también los de aceite, que dañan el látex del preservativo. Y a los preservativos agujereados los carga Satanás.

    9. Agárrate fuerte
    Según un estudio de la aseguradora Medical Insurance, la ducha es el cuarto lugar más peligroso para tener sexo, solo superado por las escaleras y el coche. Así que has de buscar sólidos puntos de apoyo donde os podáis agarrar mientras estáis en acción. Si es preciso, atornilla unas barras de metal en la ducha, no es cuestión de acabar en urgencias por un quítame allá esos polvos.

    10. Disfruta del orgasmo pasado por agua
    Y también del ahorro de tiempo, pues no hará falta que os duchéis después del coito. Ahora, podéis pasar a la cama a sestear. O tal vez os apetezca repetir. En tal caso, volved a la casilla de salida.

    Seguir a @luislandeira

    Te puede interesar

    10 preliminares que nunca fallan

    ¿Cómo fingir y desenmascarar los orgasmos falsos?

    Las edades sexuales del hombre

    Nuestros periodistas recomiendan de manera independiente productos y servicios que puedes comprar o adquirir en Internet. Cada vez que compras a través de algunos enlaces añadidos en nuestros textos, Condenet Iberica S.L. puede recibir una comisión. Lea nuestra política de afiliación.

    Primero una ducha para estar limpios y poder follar a pelo!

    07:58 min – 22/05/2019 – 5.562 visitas Primero una ducha para estar limpios y poder follar a pelo! Llega este tío a casa y se encuentra durmiendo a una de las mejores amigas de su mujer, así que la despierta y ella parece que tiene muuuuchas ganas de polla, por que no veas como se pone para follar.

    • 08:00 Tengo una terapia ideal para ti, te pones bueno al momento Tengo una terapia ideal para ti, te pones bueno al momento 28/12/2019 2.744 visitas
    • 09:58 Si me pegas un buen polvazo te prometo que no diré nada Si me pegas un buen polvazo te prometo que no diré nada 26/11/2019 2.625 visitas
    • 07:58 Esta desesperada, ya no sabe que hacer para que se la folle Esta desesperada, ya no sabe que hacer para que se la folle 19/11/2019 1.623 visitas
    • 15:09 El coño de su cuñada estaba pidiendo una buena corrida El coño de su cuñada estaba pidiendo una buena corrida 16/11/2019 4.076 visitas
    • 09:59 Mira lo sexy que me he puesto y ahora resulta que tu padre no viene Mira lo sexy que me he puesto y ahora resulta que tu padre no viene 12/12/2019 1.980 visitas
    • 10:19 Madre mía como está de buena la nueva secretaria… Madre mía como está de buena la nueva secretaria… 23/11/2019 2.601 visitas
    • 09:58 Follando en los jardines del hotel con la italiana Valentina Nappi Follando en los jardines del hotel con la italiana Valentina Nappi 06/11/2019 1.834 visitas
    • 09:58 Las fantasías sexuales de Alexis Adams con su colega Ryan Driller Las fantasías sexuales de Alexis Adams con su colega Ryan Driller 08/11/2019 1.089 visitas
    • 12:27 Invita a su vecino a la piscina y se lo acaba follando a saco Invita a su vecino a la piscina y se lo acaba follando a saco 20/01/2020 626 visitas
    • 08:00 Se pone desnuda en la ventana a ver si el vecino pica… Se pone desnuda en la ventana a ver si el vecino pica… 08/11/2019 2.902 visitas
    • 10:01 Se que me mira y se toca, pero me pone muy cachonda Se que me mira y se toca, pero me pone muy cachonda 31/12/2019 2.397 visitas
    • 12:40 Qué querías mamá? He subido lo más rápido que he podido Qué querías mamá? He subido lo más rápido que he podido 18/01/2020 2.831 visitas
    • 15:11 Folladón POV del pollón Bambino a la MILF Jessica Rex Folladón POV del pollón Bambino a la MILF Jessica Rex 21/11/2019 961 visitas
    • 09:58 Imposible decirle que no, aunque sea la novia de tu colega Imposible decirle que no, aunque sea la novia de tu colega 27/12/2019 1.217 visitas

    Posturas para hacer el amor en el baño y disfrutar al máximo

    Sabemos que hacer el amor en el baño no es el lugar más cómodo para tener relaciones sexuales con nuestra pareja. No obstante, resulta idóneo para tener una experiencia diferente y excitante.

    Aunque debemos tener más cuidado, debido a las características del sitio, hay diferentes posturas sexuales que podemos ejecutar para tener un apasionado momento de sexo. ¡Descúbrelas!

    Lo más importante es que saquemos a flote toda nuestra creatividad. Cada rincón puede ser idóneo para despertar increíbles sensaciones.

    ¿Aún no has salido de la habitación? ¿Qué te parece si sorprendes a tu pareja mientras se ducha? Sigue leyendo para descubrir algunos consejos importantes y, por supuesto, las mejores posturas.

    Qué saber antes de hacer el amor en el baño

    Hacer el amor en el baño es una de tantas formas de acabar con la rutina sexual que vamos adquiriendo al limitarnos a estar en la habitación. Este lugar, aunque no es 100% cómodo, puede ser muy sensual y divertido al momento del sexo.

    Sin embargo, antes de ponerlo en práctica, debemos tener en cuenta algunas medidas de seguridad. Hay que tener en cuenta que, sino, se podrían presentar accidentes por el agua y las superficies lisas.

    • Tapete antideslizante: Adquiere un tapete antideslizante para evitar accidentes por el suelo liso.Su material de goma se adhiere al suelo e impide que, por ejemplo, se presenten resbalones y caídas. Si no tienes facilidad para comprar uno, pon una toalla en reemplazo.
    • Lubricante soluble en agua: El agua puede hacer que la fricción del sexo sea dolorosa. Aunque muchos piensan que mantiene la humedad, en realidad por sí sola no es suficiente para lubricar las partes íntimas. Lo mejor es que adquieras un lubricante soluble en agua para evitar molestias.

    Te recomendamos leer: Postura 42: nueva posición sexual para practicar el sexo oral

    • Preservativo: El preservativo y el agua no se llevan muy bien. Durante la penetración bajo el agua, este se puede secar y puede ser irritante para ella. Además, si entra agua en su interior, hay un alto riesgo de ruptura. Si decides usarlo, utiliza lubricante y comprueba de vez en cuando que sigue en su lugar.
    • Juguetes sexuales: Para no sufrir las incomodidades con el condón, o para hacer más divertido el encuentro, muchas parejas se animan a utilizar juguetes sexuales. Es primordial verificar que sea a prueba de agua, sobre todo si usan baterías.

    Las mejores posturas para hacer el amor en el baño

    ¿Estás ansiosa por hacer el amor con tu pareja en el baño? Conoce algunas de las posturas que puedes practicar.

    Romántica

    En primer lugar, esta es una de las posturas preferidas para tener sexo en la ducha. Es segura, permite disfrutar penetraciones profundasy resulta muy sensual para ambos.

    • Para realizarla, ella apoya los brazos contra la pared. Mientras,su pareja la acaricia y penetra desde atrás.

    Perrito

    La clásica posición de perrito es perfecta para tener relaciones sexuales en el baño. No hay riesgo de caídas, no requiere demasiado esfuerzo y, por supuesto, es idónea para tener “sexo salvaje”.

    • Ella se apoya en cuatro sobre un tapete o toalla, y su pareja, arrodillado, la penetra desde atrás. Él la puede sujetar por las caderas.

    Para empezar, es importante tener en cuenta que esta postura es de más exigencia física. Su práctica debe realizarse con cuidado, puesto que un mal movimiento puede acabar en una caída.

    • Para realizarla, ella apoya su espalda en la pared y entrelaza sus piernas en el cuerpo de él. Él hace la suficiente fuerza para mantenerla en el aire.

    Ver también: 5 mejores posiciones para practicar el sexo oral

    Acostados

    Las posturas clásicas también son opciones. Si el baño es lo bastante amplio, es válido ejecutar posturas acostados como el misionero o el dominante.

    • Cualquiera de los dos se recuesta en el suelo, mientras que la otra persona toma el control del asunto.
    • El plus de estar mojados en la ducha será muy excitante.

    Sentados

    ¿Hacer el amor en la ducha te resulta incómodo o complicado? Una postura perfecta para hacerlo en el baño es sentados sobre el inodoro.

    • Él se sienta en el inodoro y ella se pone encima. Ella tiene la posibilidad de moverse a su antojo sin perder estabilidad.

    ¡No te olvides de los preliminares! Hay muchas formas de ser creativos en el baño con los juegos previos. Usa el jabón para masajear a tu pareja, o dale caricias mientras ambos se duchan. Y si quieres prolongar el encuentro, aprovecha el momento de secado para seguir con la acción en la comodidad de la habitación.

    El baño es uno de los lugares que más se utiliza para tener relaciones sexuales, pero pocas parejas le sacan verdadero provecho a este lugar.

    Así que no seas una más de la estadística y toma nota:

    1.- El excusado. Es el más obvio y uno de los más prácticos, pues tu pareja se puede sentar mientras tu podrás sentarte encima de él. El ritmo podrás llevarlo tú y hacer los movimientos que quieras con tu cadera.

    2.-El lavamanos. Tienes que estar segura que este es lo suficientemente fuerte para soportar tu peso, ya que en caso contrario se podría romper. Súbete en lavamanos y abraza la cintura de tu pareja con las piernas. Él será quien lleve el ritmo y tu te dejarás llevar.

    Publicidad

    3.- De espaldas al espejo. Generalmente hay un espejo en el baño arriba del lavamanos o del tocador, así que podrás subirte en ese espacio, recargarte en el espejo y subir las piernas a los hombros de tu pareja. Esta posición es para las chicas flexibles y atrevidas.

    4.- Regadera. Mientras se bañan pueden dejarse llevar por la pasión.

    5.- La tina. En caso de que tu baño tenga tina, no se diga más, unas velas, incienso y pétalos de rosa serán el complemento ideal de unos momentos de pasión que nunca olvidarán.

    Foto: Archivo Eme de Mujer

    Publicidad

    Las 3 mejores técnicas para hacer el amor en un avión (según las azafatas)

    22/11/2015 05:00 – Actualizado: 12/07/2016 19:51

    Hacer el amor en la cabina de un avión es una fantasía erótica recurrente, y, por extraño que parezca, es bastante más difícil de llevar a cabo de lo que muchos creen. Pertenecer al Mile High Club, la selecta (e imaginaria) sociedad que aglutina a todos aquellos que han practicado sexo en un avión, requiere sigilo, discreción y, claro está, mucha cara.

    Los auxiliares de vuelo se enteran enseguida de que alguien pretende mancillar su avión, y es una actividad que no suelen pasar por alto. Aunque hacer el amor no es algo que esté expresamente prohibido en los códigos de seguridad de los aviones, el acto puede ser ilegal en función de la legislación del país de origen o destino del vuelo y, también, del espacio aéreo en que se encuentre la aeronave en el momento del suceso. Y, al margen de esto, es algo que puede molestar al resto de pasajeros y que no da muy buena imagen a la aerolínea. Por todo esto, si quieres tener éxito en tu empresa, debes tratar de que nadie te pille.

    Matt Meltzer de ‘Thrillist’ ha preguntado a varios auxiliares de vuelo cuál es, en su opinión, la mejor manera de hacer el amor en un avión sin que te pillen. Estos han trazado tres planes maestros para cada tipo de vuelo que, ejecutados con cuidado, pueden permitirte ingresar en el Mile High Club por la puerta grande. Son estos:

    1. En un vuelo corto

    (iStock)

    Si vas a volar dentro de España o a algún país de Europa no tienes mucho tiempo para echar un polvo y, además, no cuentas con uno de tus mejores aliados: la noche. En un vuelo de una o dos horas lo más probable es que nadie se duerma, por lo que es mucho más fácil que te pillen. Pese a esto, los auxiliares de vuelo consultados con Meltzer creen que hay una forma de pasar desapercibido, aunque hay que ser muy lanzado para que te salga bien.

    Paso 1: Empieza a discutir con tu amante. Monta un numerito por cualquier cosa, lo importante es que parezca real y sea un poco escandaloso (no hace falta que se entere todo el avión, pero sí las azafatas y las filas de al lado).

    Paso 2: Di algo especialmente ofensivo que haga que la otra persona se levante y se vaya.

    Paso 3: El ofendido se va corriendo al baño haciendo que llora y se encierra.

    Paso 4: El que se queda en el asiento espera unos minutos y, visiblemente afectado, se acerca al baño a pedir perdón.

    Paso 5: La persona que está en el baño abre la puerta y le dice al otro que pueden seguir discutiendo en el baño para no molestar al resto de pasajeros.

    Paso 6: Haz el amor en el lavabo mientras el resto de gente piensa que sigues discutiendo (trata de que no hacer ruidos identificables, claro).

    2. En un vuelo nocturno que no vaya lleno

    (Corbis)

    Los miembros del Mile High Club son amantes de la noche, pues es en este momento cuando pueden pasar más desapercibidos. Si además tu vuelo no va lleno puedes intentar la técnica más cómoda de todas (aunque, quizás, la más cantosa).

    Paso 1: Reserva un vuelo nocturno corto: aquellos que salen por la noche y llegan al destino a primera hora de la mañana. Escoge los billetes en la misma fila de tres asientos pero escogiendo el pasillo en la ventanilla. Si tienes suerte, el asiento del medio quedará libre.

    Paso 2: Espera a que pase la comida y apaguen las luces de cabina. Vigila las luces en la parte delantera del avión. Cuando se apaguen, prepárate para la acción.

    Paso 3: Tumbate junto a tu amante en la fila de asientos y tápate bien con una manta. Trata de traer una de casa: las que ofrecen en los aviones no son lo suficientemente grandes para taparos a los dos.

    Paso 4: Hazlo. Lo mejor es que escojas una postura en la que parezca que estáis durmiendo, claro. A nadie le importará demasiado lo que estás haciendo con tal de que no hagas ruido.

    3. En un vuelo nocturno que vaya lleno

    (Corbis)

    La posibilidad de ocupar tres asientos es casi inexistente en la mayoría de vuelos internacionales así que tendrás que tratar de hacerte fuerte en el baño. Eso sí, espera a que caiga la noche y la mayoría de los pasajeros estén durmiendo.

    Paso 1: Reserva un asiento cerca de los baños del medio de la cabina.

    Paso 2: Espera a que los auxiliares de vuelo tomen su descanso. Esto ocurre tras el primer servicio de comidas. De nuevo, vigila las luces en la parte delantera del avión, cuando se apaguen llega el mejor momento para actuar.

    Paso 3: Que estén descansando las azafatas no significa que también estén descansando los pasajeros. Tienes que esperar a que los baños dejen de tener movimiento, cuando la mayor parte de la gente está dormida. Esto ocurre normalmente a partir de las tres o cuatro horas de vuelo.

    Paso 4: Cuando haya un baño libre tómalo con tu pareja y enciérrate. Intenta hacerlo sin montar demasiado alboroto.

    Bañarse en pareja trae muchos beneficios para ti, además de ahorrar agua. ¡Toma nota!

    ¿Hace cuánto que no te metes en la ducha con tu pareja? Deberías hacerlo más seguido, pues esta práctica tiene muchos beneficios para el amor, además de para el medio ambiente.

    • Bañarse en pareja refuerza los lazos afectivos: Si han tenido un día difícil, tal vez con alguna pelea, discusión o problema doméstico, lo mejor para meterse en la cama fresquitos y con la mente despejada es bañarse antes de dormir, ¡juntos!
    • Bañarse en pareja ayuda a revivir la llama: Si hace rato que nada de nada, puede ser que la monotonía se ha instalado en la cama; lo que tienes que hacer es meterte en la ducha e invitarlo, ¡verás lo que pasa!
    • Bañarse en pareja es relajante: Métete en la ducha con un frasquito de aceite de almendras e invita a tu enamorado a hacerte un masajito bajo el agua caliente, ¡y hazlo tú también en su cuerpo! Verás cómo quedarán de relajados ambos.

    Bañarse en pareja es más higiénico: Acéptalo, hay lugares de tu cuerpo a los que no alcanzas a llegar, a menos que seas contorsionista, por eso pide a tu amorcito que te ayude a enjabonarte la espalda, por lo menos una vez a la semana.

    Bañarse en pareja puede salvarte la vida: No estamos exagerando. ¿Sabías que el porcentaje de accidentes fatales en la ducha es altísimo? Si te bañas con otra persona, ¡ella te agarrará antes de que tu cabeza se estrelle contra la baldosa!

    Instrucciones para tener sexo en la ducha

    Eso de hacer el amor bajo el chorro de agua suena mejor de lo que resulta. Si no se tiene cuidado, la cosa puede trasladarse de la simple incomodidad al chipote con sangre. Una podría terminar descalabrada en medio de tantos malabares, en escenario tan resbaloso. Los saldos van de las rodillas moradas a las extremidades torcidas, por no mencionar algunos accidentes aparatosos. Por eso, ¿cómo hacer del sexo en la ducha una experiencia más, digamos, amable? Aquí algunos consejos.

    • La superficie es resbalosa de por sí. Hará falta un tapete, de esos de goma que se adhieren al piso. Si no tienen uno a la mano, usen una toalla.
    • Comparte el agua: el otro puede estarse helando y odiarte secretamente durante el resto del cuadro.
    • Que el agua no les dé directamente en la cara, que la situación no se ponga tan fea, que se pueda gemir y respirar sin tener que hacer bucitos.
    • Sé paciente. Con tanta agua por todos lados, llegar al punto exacto es casi una proeza. Caricias, besos, palabras, lo que haga falta.
    • Debajo del agua todo parece más limpio y fresco: podría ser el momento perfecto para el sexo oral, de no ser porque colocarse de rodillas en ese duro y resbaloso parece penitencia. ¿Ves por qué la toalla es importante?
    • Usa lubricante: el agua hace que la fricción sea dolorosa.
    • Advertencia: el látex de los condones y el agua no son compatibles. Tal vez en algunos casos el sexo oral o los juguetes sexuales sean lo más recomendable.
    • Sujétate. Busca una superficie firme y tómate de ella como si en ello se te fuera el orgasmo que espero estés teniendo. Ojo con los movimientos arrebatados si hay shampú en el suelo.
    • Aprovechen el secado y vuelvan a empezar, esta vez en la comodidad de la habitación.

    Posturas recomendadas

    Lo reducido del espacio puede representar un problema. Además, las paredes están frías. Por eso hay que buscar la posición más conveniente.

    • Tú en cuatro, con tus rodillas sobre la toalla que tuviste a bien implementar. Él detrás de ti.
    • Los dos de pie, frente a frente. Tú con una pierna levantada. Que él te ayude. No se caigan.
    • Tú de pie, de espaladas a él, inclinada y apoyando tus manos en el piso.
    • Los dos sentados en el piso, tú de frente a él, montándolo, con las rodillas sobre la toalla salvadora.

    ¿Alguna otra postura que se les ocurra? Feliz baño.

    ¿Sexo en la ducha? Tips y consejos para disfrutarlo al máximo

    ¿Por qué no hablar de sexo? Si practicarlo no es pecado, si hacerlo responsablemente es placentero, ¿por qué no comentar y dar consejos sobre sexo. Por ejemplo, sobre el sexo en la ducha.
    El sexo en la ducha es una experiencia agradable, pero es necesario que tomes en cuenta ciertos factores de seguridad. Recuerda que es un ambiente húmedo donde puedes resbalar con facilidad, por esta razón es importante que, por ejemplo, coloques dentro de la bañera un piso antideslizante.
    En la ducha utilizas jabón y champú, deja el aseo para el final. Si te enjabonas antes del sexo, puede que tu zona íntima sufra luego. Recuerda que estos productos de higiene no son amigos de tu vagina. Asimismo, olvídate del kamasutra, un lugar tan reducido no puede prestarse para acrobacias (cuidado, puedes resultar con moretones). Opta por las posturas de pie y bien juntos.
    ¿Usarás condón? Debes replantearlo y buscar otro método anticonceptivo. Con el agua el lubricante del preservativo se lava y es más propenso a romperse. Además, resbalará y es probable que se quede dentro de la vagina. Pero si no pueden tener sexo sin condón, absténganse de la ducha. Si siguen estas recomendaciones, disfrutarán al máximo su encuentro sexual en la bañera.

    Si te interesó lo que acabas de leer, puedes seguir nuestras últimas publicaciones por Facebook, Twitter, y puedes suscribirte aquí a nuestro newsletter.

    Las mejores posiciones para tener sexo en la ducha

    No es tan complicado como parece, solamente teniendo un poco de inventiva y creatividad, las cosas se pueden llevar al punto máximo de derroche amoroso y pasión jabonosa.

    Mirá: Tao del sexo: 5 posiciones milenarias para enloquecer en la cama

    Acá van los consejos para tener el mejor baño orgásmico del mundo:

    1. Poner una alfombrita abajo. Las posturas tienen que ser equilibradas y para eso necesitás pararte firme sobre el suelo. Ojo con los resbalones por el jabón. Se puede poner una de goma o una toalla.

    2. Buscá la temperatura del agua adecuada. No vale que en el medio de la penetración nos estemos quemando la piel o nos estemos helando.

    3. Intentar compartir el agua en todo momento de la relación sexual, para que no se sienta tanto cambio de temperatura.

    Mirá: ¿Cómo hablar sobre las ETS con tu pareja o amante?***

    4. La previa es importante. Aunque pareciera que la ducha da para penetración rápida y espontánea (y seguirla en la cama semimojados), si nos podemos contener, es mejor que empecemos agarrando el jabón (si el líquido mejor) y acariciando todos los lugares del cuerpo. Desde los más visibles a los más escondidos, hay que aprovechar lo fácil que corre la mano mojada. Las caricias en el baño de la ducha le ponen mucho swing a lo que viene después.

    5. Los preservativos de latex y el agua no son compatibles. Puede trabarse y por eso se debe tener cuidado con accidentes inesperados.

    6. Usar lubricante permite hacer más suaves zonas que con el agua se ponen más ásperas. Si se tiene a mano, mejor.

    Mirá: Dogging: el sexo prohibido, de moda

    Posiciones

    1. Abrazo con estimulación manual. Es fácil y prepara para lo que viene. Mientras tanto se usa la otra mano para seguir acariciando zonas erógenas como pecho y cola, y todo el cuerpo.

    2. Todas las maneras de sexo oral son bienvenidas debajo de la ducha. Es el momento que tenemos para lavar al compañero o la compañera, y entonces el sexo se hará más limpio y más intenso. Arrodillarse es lo más conveniente, no tanto el 69 ni otras posiciones que son mejores para la cama.

    3. El perrito. Es un clásico en la ducha. De rodillas y él atrás. Importante no resbalarse y mantener el ritmo.

    Mirá: La magia sexual del Tao, la clave milenaria del placer

    4. Enfrentados, ella levanta una pierna, la apoya sobre el borde de la bañera. Él introduce su pene. Esta posición es cómoda, pero ojo con clavarse las canillas, más vale sostenerse fuerte.

    5. Abrir las piernas y subirte sobre su cintura. Él te debe sostener o apoyar en la pared. La penetración será intensa.

    6. Ella dada vuelta, sosteniéndose de las canillas, mientras él la penetra por detrás. Es un clásico que le deja las manos libres para seguir jugando con el jabón durante la penetración y acariciando distintas partes del cuerpo.

    Mirá: Las 10 posiciones sexuales favoritas de los hombres

    Tirar la toalla

    Lo lindo del sexo en la ducha es que después se continúa en el resto de la casa. En el mismo baño te podés sentar sobre él, en un banco o en el inodoro. Pueden seguir en la cama mientras se van secando. No hay que concluir todo en la bañera.

    Seguí leyendo:

    * 12 razones por las que somos infieles

    * Li Yinhe, la sexóloga que rompe tabúes en China

    * Mirar porno de a dos o… ¡las fantasías duplicadas!

    * 5 ítems importantes de la liberación sexual femenina en la actualidad

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *