0

Harina para pizza mercadona

tras la receta

Este mes de agosto estoy de vacaciones intermitentes, por ello quiero compartir, antes de volver a ausentarme algunos días, esta receta de pizza que podréis preparar en casa en mucho menos de lo que imagináis. Hace algunos días, buscando en el supermercado una harina de fuerza para preparar una masa casera, me encontré en la misma sección de harinas, un preparado con el que he logrado una pizza como las que me gustan a mi: una base suave y crujiente a la vez con la que podrás moldear mini pizzas, pizzas más gruesas y contundentes o finas y crujientes.

La harina que encontré está en venta en Mercadona (Preparado para pizzas Aragonesa), pero seguramente estará también disponible en otras cadenas. Al final es una harina que ya viene con la levadura incluida y solo queda añadir agua y aceite como indica el paquete, aunque aquí les dejo las medidas y los extras que particularmente yo utilicé para preparar dos pizzas grandes, para compartir entre 4 o más personas, si se trata de un brindis con otros aperitivos.

¿Con qué cubrirlas y aderezarlas? Tenéis completa y absoluta libertad para agregar lo que más os guste, pero siempre podréis echarle un vistazo a las ideas que os doy más adelante. Muy sencillas pero ricas como han asegurado quienes las han probado. Vayamos a por nuestra masa y ya después, le añadiremos los ingredientes.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ingredientes para preparar masa rápida de pizza (2 pizzas grandes)

  • 375 gr de Preparado para elaborar pizzas (con levadura incorporada)
  • 190 ml de agua (muy importante que esté caliente, no hirviendo, 30-45 grados Celsio)
  • 3 cucharadas de aceite de oliva (50 ml)
  • 1 cucharadita de azúcar moreno
  • 1/2 cucharadita de sal
  • 1 cucharadita de ajo en polvo
  • 1/2 cucharadita de tomillo
  • 1/2 cucharadita de orégano

Cómo preparar masa rápida de pizza

  1. Calienta el agua con la cucharadita de azúcar moreno (el calor y el azúcar despiertan la levadura que eleva la masa y la hace más esponjosa).
  2. Pon en una fuente, de cristal preferentemente, el Preparado para pizzas y agrega el agua caliente con el azúcar disuelto. Amasa durante un minuto.
  3. Añade la sal y el aceite y amasa durante tres minutos más.
  4. Agrega el ajo en polvo, el orégano y el tomillo, enharina ligeramente una superficie y amasa otro poco hasta que consigas una masa elástica y suave que no se te pegue a los dedos.
  5. Forma una bola y déjala reposar tapada con un paño en un lugar cálido durante unos 20 minutos, tiempo durante el cual podrás preparar los ingredientes de tu pizza.

    Todos los derechos reservados por Tras La Receta

  6. Calienta el horno entre 180-200 grados unos 10 minutos antes de poner la pizza al horno.
  7. Vuelve a poner la bola en la superficie con un toque de harina. Separa la masa en dos partes iguales y extiéndelas con tus manos o con la ayuda de un rodillo.
  8. Reparte por encima los ingredientes que más te gusten y hornea entre 12 y 15 minutos, una por una.

Esta vez preparé las dos pizzas de la siguiente manera: una capa de salsa de tomate y requesón, otra capa de queso Grana Padano, una loncha y media de queso mozzarella troceada, más cebolla, beicon y jamón cocido cortados en juliana, y unos tomatitos cherry en rodajitas. Una vez horneada, saca, espolvorea con orégano y riega con un hilo de aceite de oliva y a disfrutar.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Otra opción más ligera pero también muy sabrosa consiste en preparar mini pizzas. Esta vez extiende la masa los más finamente posible y ponles el ajo en polvo y el orégano y el tomillo (puedes usar otras hierbas aromáticas que te gusten) cuando las hayas extendido.

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Ralla unos tomates bien maduros, pásalos por un colador para quitar el exceso de agua que puedan liberar, sazona al gusto con sal y orégano, hierbabuena, albahaca o tomillo (a vuestro gusto) y usa este rallado en vez de una salsa de tomate más contundente. Encima pon el queso que más os guste (el mozzarella le va genial al tomate sin freír), corona con unos tomates secos re-hidratados, o con un poco de salsa pesto, solo por citar dos ejemplos, y decora con unas hojas de rúcula. Fíjate en las imágenes a continuación:

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Todos los derechos reservados por Tras La Receta

Aquí os dejo unos enlaces de unas masas alternativas de pizza que podréis preparar también en casa si no encontráis este preparado para pizzas que yo he utilizado. Pertenecen a otros blogs que sigo y que he preparado en otras ocasiones. El resultado ha sido muy bueno, pero eso depende de la harina y la levadura de que dispongáis.

Con el preparado he obtenido el mejor resultado, para mi gusto, en mucho menos tiempo y con apenas dificultad a la hora de amasar sin tener que agregar casi nada de harina, que es lo que hace que las masas caseras queden más duras. Al no conseguir que la masa acabe de despegarse de nuestros dedos, añadimos harina de más y luego queda la masa como un bloque. Lo digo por experiencia. No obstante si seguís los consejos que se dan en los siguientes enlaces os quedarán unas ricas pizzas caseras. Aquí os los dejo:

Y ahora sí me despido por unos días, no sé bien cuántos, pero prometo volver cuanto antes con otras recetas que tengo listas para cocinar con todos y para todos. Feliz agosto 🙂

El otro día, en Vamos a cocinar, José Andrés habló de cómo elaborar pizza. No me sorprendió pues una es una experta en hacerlas, gracias a una amiga argentina que me enseñó.

La harina para hacer la pizza la compro en Mercadona, es marca Hacendado.

Los ingredientes Harina para pizzas, agua, 2 cucharadas de aceite de oliva, y media cucharadita de sal. Para el relleno de la pizza, tomate frito de bote, cebolla, mozarella. La preparación Sobre cómo prepararla, es fácil. En un cuenco viertes el agua que tiene que estar a unos 30ºC y amasas la harina con una espátula o una batidora, durante 1 minuto. A continuación se añade el aceite y la sal y amasas a mano durante 3 minutos hasta obtener una bola lisa. Se deja reposar la masa unos 30 minutos. Calientas el horno a una temperatura alta y mientras preparas el relleno. Para lo cual, pelarás la cebolla y la cortas en finas rodajitas. En una olla con aceite la pones a dorar y una vez que coja color, le añades el tomate frito, bajando un poco el fuego, ya que el tomate salta muchísimo y además de ensuciarlo todo, te puedes quemar. Se le añade una poca de azúcar, por si el tomate está ácido contrarestarla.

A partir de aquí, vuelves a la bola y le echas una poca de harina para empezar a amasar con la ayuda del rodillo. Si notas que está pegajosa es porque aún admite algo más de harina. Una vez que le hayas dado forma, la metes en la placa del horno y le echas por encima la salsa, junto con el queso. La tienes unos 15 minutos y lista para comer.

Yo además del queso, también le hecho jamón york y bacon y está buenísima. Tampoco falta un poquito de orégano.

José Andrés, uso anchoas. Como veís en la variedad está el gusto. Así que una vez hecha la masa, cada uno puede improvisar sobre los ingredientes que puede llevar la pizza. ¡Cuidado que recién sacada quema mucho!

En Directo al Paladar | Cómo hacer una masa de pizza casera

Las 5 mejores masas del mercado para pizzas y empanadas, según la OCU

Puedes encontrar hasta de cuatro tipos diferentes, aunque resulten menos saludables que las elaboradas a través de una receta casera

CHRISTIAN LLANO (IDEAL) Miércoles, 9 mayo 2018, 11:29

Las masas preparadas están confeccionadas para facilitar las tareas culinarias. Hoy podemos encontrar en los mercados una infinidad de opciones: hojaldre, pasta brisa, pizza, empanada, congeladas o refrigeradas se ofrecen como opción para preparar un alimento diferente bien horneado. Hoy la OCU desvela cuáles son las cinco mejores masas para cocinar en el mercado, muchas ellas disponibles con descuentos. Pero antes debemos aclarar ciertos aspectos con respecto al ranking elaborado.

Cierto es que pueden ser más útiles, baratas y sencillas que las masas caseras, pero su composición podría no ser tan saludable. Hoy encontramos masas de diferentes tipos:

Hojaldre: Se fabrica con harina, agua, sal y mantequilla. Para elaborarlo hay que plegar los extremos de la masa a modo de libro y dejar reposar.

Empanada: Masa de pan a la que se añade grasa.

Pizza: Elaborada con pan, harina de fuerza, agua, sal, levadura de panadería y un poco de aceite de oliva.

Brisa o quebrada: útiles para las bases de tartas o para galletas. No sube al no llevar levadura ni impulsor químico. Se produce con mantequilla y harina.

Las cinco marcas destacadas por la OCU resaltan sobre unas 25, las cuales se escogieron de principales marcas y también de distribución. Se revisó el etiquetado, su composición y valor nutricional; si había o no defectos en las masas para cocinar; su higiene y pruebas de degustación por parte de cocineros profesionales siempre atendiendo a las indicaciones del fabricante. Todas ellas perfectamente compaginables con una de las diez mejores cervezas determinadas por la Organización de Consumidores y Usuarios.

Las 5 mejores masas para cocinar del mercado

1- Eroski, masa de empanada: Forma rectangular, se comercializa en un formato de 280 gramos y es para refrigerar. Precio, desde 6.04 euros el kilo. Es la mejor del análisis (76/100).

2- Auchan, masa empanada rectangular, de presentación refrigerada y disponible con cupones descuento Alcampo. Su precio es de 3.57 euros el kilo. Es la compra maestra del análisis (71/100).

3- Hacendado (Mercadona) Masa fresca: Se incluye en un formato de 460 gramos, con dos unidades de 230 cada una. Su precio es de 5.17 euros el kilo. Un artículo perfectamente combatible con esta masa ya generó un gran revuelo en la cadena valenciana. Por cierto, la calificación de la masa es de 70 sobre 100.

4- Butioni masa de empanada rectangular: formato de 280 gramos. Se vende por 8.71 euros el kilo. Valoración 69/100.

5- Adpan masa de empanada sin gluten: Forma redonda, formato en 500 gramos y precio 5.98 euros el kilo. Valoración 68/100.

© Proporcionado por THX Medios S.A. La más clásica: la pizza de muzzarella, que se sirve en todas las pizzerías del país y es la más consumida por los argentinos. ¿Con aceitunas o sin aceitunas? ¿Verdes o negras? (Getty)

Un plato se vuelve clásico cuando no es discutible. Y este plato de la cocina italiana –la pizza– se convirtió en un imprescindible en la mesa de los argentinos. En todas sus variantes y sabores, que son muchos. Las variedades de pizza que se pueden elaborar son infinitas, el secreto –al decir de los expertos– está en la masa y en la manera de cocinar la misma. Y también es una comida que tiene buena vibra ya que dispara el encuentro y la reunión.

Con motivo de la edición 2018 de la Semana de la pizza y la empanada, declarada por la Asociación de Propietarios de Pizzerías y Casas de Empanadas (APPYCE) de la República Argentina, del 8 al 14 de septiembre, Infobae dialogó con Javier Labaké, maestro pizzero y director de la Escuela de APPYCE quien reveló algunos secretos para hacer una rica pizza casera y curiosidades antes de poner «las manos en la masa».

© Proporcionado por THX Medios S.A. Los ingredientes frescos y naturales son fundamentales para el sabor final. Las combinaciones son infinitas. (Getty)

—¿Cómo se logra hacer una pizza casera y que la masa no sea pesada?

—La pizza tradicional se prepara con mayor tiempo de fermentación y maduración de las masas. Eso se logra con medidas exactas, conocimiento profesional, control de temperaturas ambiente, de la harina, del agua, del tipo de amasado que se hace –si es manual es una temperatura, si es mecánico es otra temperatura–. En una masa más liviana es fundamental respetar todo lo mencionado, y gradualmente bajar la cantidad de levadura utilizada, en una temperatura controlada. En Argentina sobrecargamos las masas con levadura, con tiempos muy cortos de fermentación, logrando que la levadura siga trabajando en nuestra digestión.

—¿En qué se cocina mejor, en horno eléctrico, de barro o común?

—En todos se cocinan muy bien. Dependerá del sabor que le quiera dar la pizzería para usar un tipo de horno u otro. El horno de barro (bóveda) es el tradicional, que le dará un sabor especial a la pizza; si es con leña podría potenciar el sabor o tapar el sabor deseado. Hay que saber manejarlo muy bien, además de darle la humedad deseada. Hay hornos que no bajan la temperatura de 250 grados hace décadas, dado que entre el cierre y la apertura de la pizzería, no llega a enfriarse, por más que esté totalmente apagado.

© Proporcionado por THX Medios S.A. Con rodajas de salame o pepperoni y la muzzarella a punto es una de las más solicitadas, cuando se quieren abandonar los clásicos muzzarella sola o napolitana. (Getty)

—En tu opinión, ¿cuál es la mejor versión de la pizza?

—La mejor versión de la pizza es la que nos remonta a la emoción, a ese sabor que nos transporta a esa vez que con amigos, padres, abuelos, parejas llegamos a recordar ese aroma, ese degustar que nos da tanto placer. La pizza es además de un alimento, un sin fin de sensaciones y emociones.

—Si tuvieras que elegir alguna pizzería famosa por sus años de trayectoria e historia, ¿cuál sería, qué sabor y por qué?

—Muchas. Sería muy injusto quedarse con una sola. Creo que hay familias enteras que trabajan muy bien detrás de cada pizzería y se han ido profesionalizando cada vez más. Hay pizzerías de muchos años con recetas muy secretas y pizzerías muy nuevas, con tendencias muy novedosas. Como mencioné antes, la pizza no es solamente pizza.

© Proporcionado por THX Medios S.A. La pizza en porciones por su propia naturaleza invita a la reunión y al encuentro: cada porción es para un comensal e implica compartir. (Getty)

—Como experto pizzero, ¿algún secreto para realizar una pizza en casa?

—Respeten los tiempos, las cantidades, las temperaturas. Hacer una buena pizza no lleva una hora como marca el mito porteño. Lleva, entre 6 y 24 horas lograr una masa suave, relajada, airosa, liviana, sabrosa. Usar ingredientes frescos, capacitarse y animarse.

Ingredientes para cuatro pizzas de masa al molde

-1 Kg de harina 0000

-620 cc de agua temperatura ambiente a fría.

-20 a 30 gramos de sal

-10 gramos de levadura fresca, si la vamos a dejar reposar en heladera por 24 hs; o si la vamos a hacer en tres horas, 40 gramos de levadura fresca (dejar que fermente 3 veces)

Paso a paso:

Paso 1: amasar y dejar descansar por 30/40 minutos

Paso 2: dividir en bollos de 420 gramos y bollar.

Paso 3: dejar descansar otra media hora los bollos con el film

© Proporcionado por THX Medios S.A. Seis pasos para lograr una pizza casera perfecta, por el experto Javier Labaké.

Paso 4: estirar en un molde apenas aceitado y lograr un grosor parejo en toda la masa. Salsear con salsa de tomate triturado -con especias a gusto- y dejar que se haga en el mismo molde la última fermentación ya estirado durante 40 minutos.

Paso 5: llevar al horno y cocinar primero la masa

Paso 6: una vez que la masa esté cocida, agregar los ingredientes necesarios para crear el sabor de la pizza a elección.

¡BONUS TRACK!

El el marco de la «Semana de la pizza y la empanada», la noche del martes 11 de septiembre estará dedicada a «La noche de las pizzerías», organizado por la Asociación de Propietarios de Pizzerías y Empanadas de la República Argentina (Appyce), junto al GCBA. Allí los establecimientos adheridos ofrecerán descuentos y promociones especiales. A partir de las 19 horas.

SEGUÍ LEYENDO:

Ruta gastronómica a la italiana: ocho propuestas para disfrutar de los mejores sabores en Buenos Aires

Wraps, rolls y waffles: 10 opciones dulces y saladas para disfrutar en Buenos Aires

Masticar 2018: clases de cocina junto a los chefs top, furor entre los visitantes

Hacer pizza en casa en relativamente sencillo, pero muchas veces nuestra pizza no queda perfecta y es porque cometemos fallos de principiante. A lo largo de los años, mi técnica con la pizza ha ido evolucionando y hoy quiero contaros ocho errores que ya no cometo cuando hago pizza casera y un consejo para recalentar las sobras que seguro que os van a venir muy bien.

Algunos os van a sorprender y otros os parecen muy evidentes, pero a veces, son los pequeños detalles son los que hacen cambiar el resultado final. Si vosotros queréis completar este post con vuestras experiencias personales, vuestros trucos y consejos, dejándolas en comentarios, resultará perfecto para todos.

1. Primer error: usar masas congeladas, refrigeradas o precocinadas

Hacer nuestra propia masa de pizza es sencillo y divertido

Hacer masa de pizza es muy sencillo y hay una gran, o mejor dicho una enorme diferencia entre usar nuestras propias masas de pizza o usar las de marcas industriales. No se tarda nada en hacer la masa y además podemos guardarla luego congelada si queremos, para futuros usos. Además, podemos hacer masa tradicional o probar con otras 13 masas a bases de pizza originales aportando así variedad a este plato que tanto nos gusta.

2. Excederse con la cantidad de tomate es un error clásico

Sobre la base de la pizza, lo normal es poner una salsa de tomate, ya sea una passata, un triturado de tomate o una salsa de tomate frito. Pero no hay que pasarse con la cantidad porque puede humedecer en exceso la base o masa de nuestra pizza, que quedará entonces demasiado blanda y no conseguiremos el deseado crujiente de la base.

3. Cargar la pizza con mucha cantidad de ingredientes no mola

No nos gustan las pizzas en las que hay que pelearse para encontrar un trozo de carne o de pepperoni, pero tampoco esas que están tan cargadas que el calor del horno no llega a la base y quedan algo crudas en el centro, en especial debajo de las tajadas. Son esas pizzas que al morder una porción, escurren los ingredientes, y quedan como desnudas, porque no se ha cocinado bien.

Además, si nos ponemos a añadir por añadir, llega un momento que la pizza pierde su coherencia y no se sabe de qué es o qué sabores son los centrales. Yo os recomiendo hacer las pizzas con un máximo de cuatro o cinco productos distintos, y no cargarlas demasiado. Mejor comer otra porción extra, que llenarse con la primera porción de una pizza que no esté rica por estar cargada en exceso.

4. Usar o no usar mozzarella, esa es la cuestión

No todos los quesos producen el mismo efecto fundente en la pizza y hace tiempo mi compañera Liliana nos explicaba con detalle que la mozarella es la mejor opción y el cheddar la peor. Si queréis aportar otros sabores, como el del queso azul por ejemplo, no prescindáis de la mozzarella como base de queso, y añadid el queso azul o el que queráis utilizar como si fuera otro de los ingredientes del topping o cobertura. Una combinación que nunca falla es la pizza cinco quesos.

5. El horneado de la pizza con el horno frío arruina tus pizzas

Con una base de piedra las pizzas quedan mucho mejor

Hay varias claves para que la pizza quede bien crujiente en su base y sin embargo bien jugosa en su superficie y la principal es el horneado de la pizza. No hay que meter la pizza a cocinarse hasta que el horno esté bien caliente. Recomendamos que lo hagáis con la máxima potencia que podáis, por encima de los 225º y tras un largo precalentamiento.

Para conseguir un resultado profesional, viene muy bien utilizar piedras de horno, que si tenemos bien caliente antes de poner la pizza encima, harán una base perfecta y crujiente.

6. Hacer siempre la misma pizza cansa a todos

Pizza de pera, jamón y queso gorgonzola

Dicen las abuelas que lo poco gusta y lo mucho cansa y tienen razón. Si siempre hacemos la misma pizza o no variamos, es probable que en casa se cansen de nuestras pizzas. Por eso publicamos una recopilación con una pizza diferente para cada día del mes, para que encontréis todo tipo de pizzas, clásicas, modernas, originales y con combinaciones de sabores que sin duda os gustarán y sorprenderán a todos.

7. No hagas solamente pizzas basadas en la carne

Usa también recetas de pizza con pescado

La mayoría de las pizzas que solemos encontrar son pizzas cárnicas, hechas con un topping de jamón, con chorizo, con pollo, o con carne picada, etc y se nos olvida muchas veces que las pizzas con pescado son sorprendentemente ricas. Buen ejemplo son las pizzas de bonito y anchoas o la pizza de salmón noruego al eneldo.

8. No todo vale a la hora de hacer pizza

Nos gustan tanto las pizzas que muchas veces, vemos esperpentos en formatos curiosos como los que os contamos aquí al decir que no todo se puede convertir en pizza. Cuando quieres comer pizza, es mejor hacer pizza clásica y ser original con los ingredientes o combinaciones y no tanto con el formato.

Truco: Cómo recalentar pizza y que quede casi como recién hecha

Cuando sobra pizza, la tarea de recalentarla es algo importante porque lo de meter la pizza al microondas y darle a calentar a tope durante 2 minutos, no funciona. Recalentarla así, hace que saquemos una base que es una especie de pan de molde cubierto con algo que se derrite o que se ha requemado.

Para recalentar una porción de pizza suele ser mejor dar un toque en el microondas (30 segundos) para que la cobertura no esté fría y mientras ir calentando una sartén con tres gotas de aceite para que esté muy caliente. Al sacar del microondas, ponemos la porción en la sartén durante tres minutos y así la base volverá a estar crujiente. Ya veréis como así es mucho mejor.

Con estos ocho errores que ya no cometo al hacer pizza casera y el consejo para recalentar las sobras seguro que estaréis deseando poneros a hacer pizza hoy mismo para cenar. Esperamos que os vengan bien todas estas sugerencias.

En Directo al Paladar | 31 recetas de pizza, una pizza para cada día del mes
En Directo al Paladar | Pizza de pera, jamon y gorgonzola, receta
Imágenes | KirbieCravins, Silar | D.Thakur | S.Depolo | G.Bollsay | C.Caravello | Jeffreyw

Amantes de la pizza, ¡este es vuestro vídeo! Jesús Marquina, cinco veces campeón del mundo de pizza, ha llevado el nombre de su pueblo, Tomelloso, y el de su restaurante, Marquinetti, por todo el mundo tras desbancar a italianos y americanos en lo que a pizzas se refiere. ¿Cómo elabora la masa? ¿Cuál es su secreto? ¿Qué ingredientes mezcla en sus creaciones? ¿Qué llevaría una pizza dulce? Quedamos con él en el restaurante Kilómetros de Pizza para una clase magistral.

¿Cómo se prepara la mejor pizza del mundo?

play

Cuando Fernando Godoy, presidente y director creativo de la agencia El Señor Goldwind, y Agustín Hidalgo, ejecutivo de una compañía de gestión inmobiliaria, decidieron abrir el primer restaurante de Kilómetros de Pizza, recorrieron Italia a lo largo y ancho para encontrar la fórmula perfecta de este plato. Su viaje comenzó en Nápoles, cuna de la pizza, y terminó en la creación de la primera firma de Europa que sirve pizzas gourmet de ¡dos metros de largo!

En su camino, ambos socios se toparon con Jesús Marquina, cuatro veces campeón del mundo de pizzas, quien con estos galardones en su poder y su restaurante Marquinetti (Tomelloso) no dudó en lanzarse a la aventura y colaborar en la elaboración de estas pizzas kilométricas.

Pero, ¿cuáles son los secretos de la mejor pizza del mundo?

Para empezar, sus ingredientes. Si quieres preparar una masa casera necesitarás 1 kilo de harina de fuerza, 16 gr de levadura fresca (4 gr si es seca), 560 gr de agua fría, 25 gr de sal y 25 gr de aceite de oliva.

Con estos ingredientes, y mezclándolos en este orden, elaboraremos una masa que reposará en el congelador unos 10-15 minutos. Después, dividiremos en bolas de unos 250 gramos que guardaremos dentro de tuppers, previamente untados con unas gotitas de aceite de oliva, hasta el día siguiente.

5 Trucos para conseguir la pizza perfecta

1. La masa de la pizza siempre debe estirarse con las manos, nunca con rodillos, si queremos conseguir un resultado perfecto. Un poco de harina espolverada nos ayudará a lograrlo.

2. La mozzarella colócala al final, después de todos los ingredientes, justo antes de hornear tu pizza. Así se fundirá con todos los sabores.

3. Antes de hornear, calienta a tope el horno y pulverízalo con un poco de agua (o coloca en su interior un recipiente con ella).

4. La rejilla, mucho mejor que la bandeja. Así que ya sabes, hazte con una, si todavía no la tienes, para la próxima ocasión en la que prepares una pizza.

5. Algunos ingredientes deberás ponerlos justo antes de servir y no hornearlos. Por ejemplo, los embutidos, el atún, el aguacate o las salsas conservarán mejor su sabor y aportarán otro gusto a tu pizza si los colocas una vez lista la masa y la base.

Pizzas gourmet: cuatro sugerencias del chef que puedes cocinar en casa

Setas de temporada. Sobre una base de crema de calabaza, colocamos setas de temporada y cubrimos con mozzarella. Una vez horneada, terminamos con mortadela de trufa y unas gotitas de aceite de trufa.

San Daniele. La base de esta pizza es la tradicional: tomate y mozzarella. Una vez horneada, colocamos jamón San Daniele, burrata y un toque de aceite de oliva.

El Greco. Este homenaje al pintor incluye toques manchegos y griegos. Tras calentar la masa cubierta de mozzarella, añadiremos tomates cherry (rojo y amarillo confitado), tomate verde confitado, aceituna negra, menta, queso cabeza de monje y salsa de yogur con perdiz. ¡Toda una delicia!

Rolling. En homenaje al grupo de rock, esta pizza lleva, sobre una base de crema de bogavante que hornearemos, salmón ahumado aguacate canario, cebolla roja, cebollino, sésamo negro y salsa de mostaza y miel.

Y si quieres probarlas (sin tener que cocinar) o descubrir nuevas posibilidades, reserva en Kilómetros de Pizza (Avenida de Brasil, 6, o Calle Palas del Rey, s/n / Esquina Calle Mirallos).

Jesús Marquina, cuatro veces campeón del mundo de pizza

play

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *