0

Heparina mal pinchada

¿Dónde puedo pincharme?

La zona del abdomen es la habitual y preferible ya que no interviene actividad muscular. Hay zonas alternativas como son la parte lateral posterior de los brazos y la parte superior de los muslos, en la cara lateral.

¿Qué posición se recomienda para la inyección?

La posición que se recomienda es que el paciente esté tanto en decúbito supino (tumbado boca arriba) como recostado. De este modo se facilita el acceso a la zona del abdomen (tanto si es el personal de enfermería el que pincha como si uno se autoinyecta), que es la zona preferible para la inyección ya que no interviene actividad muscular y se forma más fácilmente un pliegue entre los dedos pulgar e índice antes de la inyección.

¿Se ha de frotar después de retirar la jeringa?

No, ya que aumenta el riesgo de hematomas.

¿Cómo puedo minimizar el riesgo de hematomas?

Son varias las precauciones a seguir para evitarlos:

  • Pinchar en las zonas recomendadas.
  • No sacar el aire de la aguja antes del pinchazo.
  • Introducir la aguja en la posición recomendada.
  • Inyectar y retirar la aguja lentamente.
  • No frotar la zona de punción tras retirar la aguja.
  • Presionar el punto de inyección.

¿Qué signos y síntomas son normales?

  • Leve irritación local y pasajera.
  • Pequeño hematoma en la zona de punción.

Si presenta algún otro efecto adverso, como por ejemplo sangrados no habituales, comuníquelo a su médico.

¿Qué signos y síntomas debo comunicar al médico?

Si usted presenta alguno de estos efectos adversos llame a su médico o acuda al hospital más cercano:

  • Heridas pequeñas que sangran más de 30 minutos.
  • Sangrado por nariz o encías.
  • Vómitos con sangre.
  • Heces sanguinolentas.
  • En las mujeres, reglas muy abundantes.

¿Dónde puede inyectarse la heparina de bajo peso molecular la embarazada?

La zona del abdomen en la pared antero-lateral podría ser una opción, ahora bien, cuando no sea posible, las zonas alternativas pueden ser:

  • La parte lateral y posterior de los brazos.
  • La parte superior de los muslos, en la cara lateral.

Otros aspectos a tener en cuenta

Las diferentes heparinas de bajo peso molecular no son equivalentes. y por lo tanto, no se pueden sustituir unas por otras. Se requiere, por lo tanto, especial atención y cumplimiento de las recomendaciones específicas proporcionadas por su médico en lo referente a la heparina, su dosis y pauta de administración.

Como inyectarse la heparina o Clexane

Está claro que tomarse un comprimido o una dosis de jarabe puede parecerte algo de lo más fácil comparado con inyectar heparina.

Puede que seas tú quién necesite Clexane, o quizá tengas que administrar la medicación a algún familiar. Sea lo que sea no te preocupes, solo necesitas tener a mano las jeringas precargadas con heparina, algodón, alcohol, un poco de valor y nuestros vídeos.

Siguiendo las indicaciones y las imágenes de los videoconsejos paso a paso lo harás perfectamente y en un momento, trabajo hecho 😉

Qué es Clexane y para qué sirve

Clexane es una heparina, concretamente enoxaparina y la función principal de este principio activo es evitar la formación de coágulos en la sangre.

Si se formara un coágulo podría llegar al cerebro, a los pulmones o al corazón y taponando algún vaso sanguíneo, con lo que las consecuencias podrían ser graves.

Para aclarártelo un poco más aquí tienes este videoconsejo donde Marta te explica con detalle qué es y para qué sirve Clexane:

Tal y como te explicamos en el vídeo, hay muchas causas por las que el médico puede prescribir este tipo de anticoagulante, por ejemplo:

  • después de una operación
  • en pacientes que tienen que permanecer inmovilizados
  • pacientes que necesitan hemodiálisis
  • en tratamientos de algunas anginas de pecho o infartos
  • en casos de trombosis venosa profunda

Advertencias y precauciones importantes

La finalidad de este medicamento es hacer más difícil la coagulación de la sangre. Eso es necesario algunas veces, pero si te haces una herida por ejemplo el riesgo de hemorragia sería más elevado.

Hay que tener especial precaución y un especial control médico si:

  • el paciente es mayor de 80 años
  • sufre insuficiencia renal
  • tiene bajo peso (menos de 45 kg en mujeres y menos de 57 kg en hombres)
  • es obeso
  • o lleva una válvula artificial en el corazón

¿Interacciona Clexane con otros medicamentos?

En muchas ocasiones tu médico puede recomendarte que dejes de tomar determinados medicamentos o bien puede reajustar la dosis de:

  • ácido acetilsalicílico (Aspirina, Adiro, o también algunos medicamentos para el resfriado que también tienen este principio activo)
  • anticoagulantes orales ( Sintrom, Plavix,)
  • glucocorticoides inyectables (como cortisona)

Cómo administrar Clexane

Siguiendo estos consejos verás que no es nada complicado inyectar heparina, te explicamos cómo hacerlo paso a paso:

Dónde se inyecta

El lugar recomendado es en el abdomen, a unos 5 cm del ombligo. Debes ir cambiando de lado para cada inyección.

Si por lo que sea no puedes administrarlo en el abdomen también podrías inyectar la heparina en la parte superior y lateral del brazo o parte superior y lateral del muslo.

Fíjate bien para evitar las cicatrices, los hematomas y los lunares.

Cómo se inyecta Clexane

Siempre antes de todo comprueba la caducidad y dosis de la jeringa antes de administrar.

Con las manos limpias, pasa una gasa impregnada en alcohol por la zona de punción.

Quita el capuchón, y muy importante, no aprietes el émbolo, no intentes sacar aire, ya que sirve de tapón para que no se salga la medicación antes de inyectarla.

Si aparece una gota en la punta de la aguja dale unos toques suaves hasta que caiga, con la aguja mirando hacia abajo.

En este vídeo te lo explicamos con más detalle

Colócate en una posición cómoda, puedes sentarte o tumbarte, como quieras. Con los dedos índice y pulgar toma un pliegue del abdomen y con la otra mano sujeta la inyección precargada, como si fuera un lápiz.

Debes introducir toda la aguja con decisión, de manera vertical. En niños y personas muy delgadas tienes que hacerlo en un ángulo de 45º aproximadamente, introduciendo primero la punta de la aguja (tal y como te enseñamos en el vídeo).

Empuja el émbolo lentamente pero de forma constante hasta el final, para asegurarte que has administrado todo el medicamento. Luego ya puedes retirar la jeringa, tienes que poner el capuchón y desecharla en un recipiente apropiado para no pincharte.

Y ten en cuenta que…

Es importante no masajear la zona donde has inyectado el medicamento, de esta forma se reducen los moratones, aunque no te asustes porque es muy habitual que aparezcan.

Si tomas Sintrom coge una gasa y presiona sobre la zona durante 2-3 minutos.

Si en la zona de inyección aparece enrojecimiento, endurecimiento, inflamación, calor, fiebre o dolor local es mejor acudir al médico.

Esperamos haberte ayudado un poco. Ya ves que inyectarse heparina no tiene por qué ser complicado. Sigue paso a paso los vídeos con calma y verás como lo harás estupendamente.

Y sobre todo, si tienes cualquier duda aquí puedes contactar con nosotros y te ayudaremos sin problema.

¿Te han recetado Clexane y no sabes cómo inyectártelo?

También te puede interesar

Ictus, las 5 señales de alarma

Medicamentos para el dolor de cabeza, qué puedes tomar

La heparina puede causar lesiones en la piel

Actualizado miércoles 30/09/2009 14:00 (CET) LAURA TARDÓN

MADRID.- Pequeños eccemas en la zona de la inyección, enrojecimiento de la piel, picor e inflamación. Son algunas de las lesiones cutáneas que la heparina por vía subcutánea puede producir. Según un nuevo estudio, ser mujer, padecer sobrepeso y estar sometida a este medicamento durante más de nueve días son tres factores de riesgo para desarrollar estas reacciones dérmicas.

La heparina es un anticoagulante muy utilizado para prevenir y tratar enfermedades cerebrovasculares, tromboembolismos pulmonares o infartos de miocardio. Entre sus efectos adversos más conocidos destaca el sangrado y la osteoporosis. “Poco se conoce sobre las lesiones cutáneas. No hay datos disponibles acerca de su incidencia y sus causas. Dado que cada vez se ven más casos, es importante indagar en esta cuestión para poder realizar un diagnóstico correcto», afirman los autores de la investigación, publicada en ‘Canadian Medical Association Journal’.

Estas reacciones se producen generalmente en la zona de la inyección, pero pueden llegar a extenderse por el resto del cuerpo. Para evitarlo, “debe diagnosticarse a tiempo, de tal manera que podamos hacer unas pruebas que llamamos de provocación (son subcutáneas y se hacen con una dosis muy baja de heparina) y determinar así qué tipo de heparina se le puede administrar al paciente sin que produzca reacción”, explica Diego de Argila Fernández-Durán, dermatólogo del Hospital Universitario de La Princesa (Madrid).

Al final del estudio, los autores observaron que, «sorprendentemente, el 7,5% de los participantes desarrolló lesiones cutáneas, un porcentaje muy superior al que esperábamos (alrededor de un 2%)».

Además, «identificamos tres factores de riesgo. Ser mujer, tener un índice de masa corporal superior a 25 y un tratamiento de heparina durante más de nueve días puede aumentar las probabilidades de presentar reacción a la heparina».

Según los investigadores, estas lesiones cutáneas podrían indicar la presencia de una disminución del número de plaquetas (trombocitopenia inducida) o una reacción alérgica de la piel (hipersensibilidad retardada). “En la mayoría de los casos de nuestro estudio era por reacción alérgica, pero sería conveniente que los médicos vieran estas lesiones como síntomas. Es importante identificar la causa y realizar las pruebas necesarias para descartar una posible trombocitopenia inducida por la heparina (mayor riesgo de sangrado o trombosis)”

Para llegar a estas conclusiones, un grupo de investigadores de la Universidad de Lubeck (Alemania) examinó a 320 pacientes que habían recibido heparina por vía subcutánea (la mayoría enoxaparina o nadroparina). Cuando se identificaban lesiones en la piel, los expertos realizaban una biopsia y tomaban pruebas de alergología.

    • Pásalo >>

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *