0

Hija y padre

Cómo sanar emocionalmente cuando el padre de tu hijo no se hace cargo

Puede sentirse como que la vida se empeñó en mostrarte su lado más oscuro, cuando te das cuenta que esta experiencia la vivirás sola, porque el padre de tu hijo ha decidido hacerse a un lado.
Ser mamá soltera no sólo es difícil por la cuestión económica, sino que conlleva una carga emocional con la que se debe lidiar día a día, mientras intentas educar lo mejor posible a ese maravilloso ser que está a tu lado: tu hijo.
Y a veces el coraje y la rabia no te permite ver la maravillosa luz que está llegando a tu vida.

¿Cómo sanar y poder disfrutar de la grandiosa oportunidad que te ha brindado la vida: ser el único motor de una personita extraordinaria?

1. Pon atención a tu dolor emocional. Jamás ignores lo que sientes. Siéntate algunos segundos para identificar qué es lo que te tiene preocupada, triste y ansiosa.
2. Detén ese dolor. Al identificar a tiempo esas emociones negativas, tendrás oportunidad de sentir sentimientos como impotencia, desconfianza y miedo. Trabaja en ti misma para superarlos.
3. Protege tu autoestima. Evita las conversaciones negativas o hacerte víctima de cualquier cosa. Acéptate y ámate como eres. Reconoce lo valiosa que eres para ese ser que depende de ti.

4. La Ley de apoyo a las madres solteras te apoya económicamente. Encuentra los detalles Aquí:

5. Elimina los pensamientos negativos. No te culpes por todo, al contrario, busca una forma de expresar lo que sientes. Una forma de lograrlo es a través de la escritura; escribe lo que sientes, lo que piensas o a quienes quieras.
Un ejemplo de esto es una mamá soltera que le escribió una carta al papá de su hijo, quien la dejó mientras estaba embarazada; una experiencia que le generó emociones como miedo, culpabilidad y tristeza, pero con el tiempo se dio cuenta que esa decisión fue lo mejor que le pudo haber pasado. ¡Sigue leyendo!

Carta de una madre soltera al papá de su hijo

“Aún recuerdo cuando te dije que estaba embarazada; fue un proceso muy largo, y aunque al principio me hiciste creer que te emocionaba la idea de ser padre, tu abandono y tu falta de apoyo durante esa etapa me demostraron lo contrario. En el fondo siempre supe que nunca sacrificarías tu libertad y tu estilo de vida para ser mi esposo, mucho menos para ser padre”.
“Mi embarazo fue un momento agridulce, pues al principio pensé que estaba sola. Nunca me acompañaste a ninguna cita, no me preguntabas cómo me sentía y mucho menos te importó involucrarte en las compras o los preparativos para armar el cuarto donde dormiría nuestro hijo. Pero ese dolor ya pasó, se fue pronto y hoy tengo una manera distinta de ver las cosas. Y cuando sentí sus pataditas en mi vientre por primera vez, me di cuenta de que jamás estaría sola de nuevo”.
“Cuando te fuiste lloré como nunca antes, porque de un momento a otro me di cuenta de que tendría que sacar adelante a mi hijo sola y tuve mucho miedo. No me sentía capaz de lograrlo, sentía que la vida se me iba y que yo no sería suficiente para que mi bebé, esa criatura tan pequeñita y frágil, estuviera bien. Pero afortunadamente me equivoqué”.
“Ver a mi niño crecer me da fuerza para seguir adelante. Cada vez más inquieto, más despierto y más inteligente. Me recuerda mucho a ti en algunas cosas. Y no te preocupes, jamás le hablaré mal de su padre porque, aunque no afrontaste la responsabilidad, sé que al igual que yo, tomaste una decisión muy difícil y no te juzgo por eso. Pero la diferencia entre nosotros es que yo sí asumí mi papel y me siento orgullosa de ello”.
“Fue difícil. Me costó muchas noches de desvelo y llanto en silencio para no despertarlo, pero ahora sé que quizá todo hubiera salido mal si te hubieras quedado, porque parte de ser padre es cambiar los malos hábitos y convertirse en un ejemplo a seguir, algo que tú nunca has querido hacer. Hoy sé que fue mejor así, porque con tus noches alocadas, las resacas y el aliento a tabaco, ¿qué ejemplo le hubieras dado a nuestro hijo?”
“Como dije antes, no voy a juzgarte y tampoco le voy a negar a mi niño el derecho de saber que tiene un padre, aunque nunca hayas estado ahí cuando se enfermó, ni en sus festivales escolares, ni esas noches cuando el monstruo del armario lo aterrorizaba. Pero eso no importa, ¿sabes por qué?, porque siempre fui suficiente para él. No le negaré la verdad, pero tampoco voy a formarle una imagen de ti. No te niego verlo, simplemente tú no quisiste acercarte nunca, y de ahí él formará su propia imagen de ti”.
“Sólo me queda darte las gracias; de no ser por ti nunca hubiera conocido el verdadero amor, uno que llegó a este mundo pesando 3 kilos con 200 gramos y midiendo 51 centímetros. Ese amor que me dice «buenos días, mami» y me da un abrazo cuando llego a recogerlo a la escuela. Gracias por no ser lo suficientemente valiente para afrontar los cambios que llegaron junto con ese pedacito de felicidad. Erróneamente te veía como el amor de mi vida, pero hoy sé que el que tengo ahora durará para siempre”.
“Espero que no te arrepientas de haber hecho a un lado a este ser maravilloso que se preocupa por los demás, que ha encontrado en su abuelo una figura paterna que le ha dado fuerza, le ha enseñado valores y le ha demostrado lo que significa ser un hombre. Porque tú nunca estuviste a la altura, y no lo digo para ofenderte, sino para desearte la mejor de las suertes”.
“Gracias de nuevo, y espero que pronto encuentres la felicidad que yo siento hoy al ser madre, esa felicidad que tú mismo te has negado”.

6 cosas que toda hija necesita de su padre

Si deseas saber qué necesita tu hija de ti como padre, te invito a leer este artículo.

Erika Otero Romero

Hay una preciosa canción interpretada por el trío San Javier de nombre Será varón, será mujer, y en lo que a mí concierne, expresa de una manera muy fiel lo que siente un hombre cuando se entera que va a ser padre. Cuando lo anterior ocurre, es probable que ese hombre espere con ansias la llegada de un hijo varón; sí, tal vez algunos al enterarse que en lugar de un ansiado niño, su esposa está esperando una niña se decepcionen un poco.

Pero esa decepción se evapora tan pronto la tienen en sus brazos y un mundo de posibilidades se abre ante ese recién estrenado padre. Si vas a ser padre de una niña o ya lo eres, me gustaría contarte algunas cosas que tu hijita espera de ti y que seguro tú serás muy feliz al vivirlas con ella.

Lee también: 9 cosas que una hija necesita de su madre

1. Serás su primer amor

No es algo que solo diga yo, fue algo que aprendí en la universidad. Todo padre es el primer amor de sus hijas y a ratos eso ocasiona celos en las pequeñas hacia sus madres. Pero no temas, eso es algo que se supera cuando tu hijita crece. Mientras tanto, dale una muestra de lo que es un hombre ejemplar, ese que se supone debe buscar y encontrar, gracias al ejemplo que vio en su padre. De alguna manera, ella te buscará a ti en cada amor, no de manera maliciosa ni malintencionada, solo es algo que buscará porque te admira y quiere un hombre como tú para compartir su vida.

2. Un compañero de juegos

Serás su primer compañero de juegos y espera que puedas disfrutar tanto como ella de las caricaturas y rompecabezas. Siempre te esperará ansiosa a que regreses a casa para pasar un poco de tiempo contigo. Disfruta esa etapa porque, por más que lo desees, no es algo que vaya a durar por mucho tiempo.

Advertisement

3. Un héroe

Tu representarás para ella su rescatador, su ídolo a seguir. Muéstrate como el hombre íntegro que eres y no la decepciones, porque espera ansiosa para que la rescates de sus miedos y noches en vela causadas por sus pesadillas. De grande lo seguirás siendo, solo que esperará que la guíes y seas sabio, pues seguirá tus pasos de cerca. No la decepciones.

Relee: Cómo ve una niña a su padre.

4. Un consejero

Por más grande o chico que sea su problema, siempre recurrirá a ti en busca de luz para resolverlo. No solo quiere tu consejo, sino que lo necesita, pues no sabe tanto de la vida como tú. Háblale de manera honesta sobre todas las cosas de la vida, pues confía en ti y sabe que no la engañas, ni te vas a aprovechar de ella por su inocencia. Qué mejor que aquello que deba conocer del mundo, lo haga a través tuyo y no a manos de desconocidos.

5. Un amigo protector

Si bien ser amigo de los hijos a veces es un gran riesgo, serlo en la justa medida para que confíen en ti antes que en cualquier desconocido, bien vale la pena. Necesitará saber que te tendrá ahí presente, para cuando te necesite y para cuando solo quiera pasar un buen momento hablando de sus proyectos de vida, un amor y, por supuesto, que la defiendas de sus enemigos tanto personales como externos.

6. Un educador en valores

Una mamá hace su parte, pero como padre también debes hacer la tuya. Tu hija desde pequeña necesitará verte trabajador, honrado, perseverante, fuerte y además como un hombre de fe firme, que le ayude a creer tanto en sí misma, como en Dios.

Advertisement

Ser padre es un reto que, si asumes con amor y dedicación, te dará las mejores recompensas que puedas esperar recibir de una hija. Solo siembra de manera correcta y prepárate para recibir una cosecha llena de bienaventuranzas en manos de tu pequeña.

Toma un momento para compartir …

¿Quieres historias edificantes y brillantes en tu correo electrónico?

Periódicamente también recibirás ofertas especiales de nuestros socios

Las niñas demasiado consentidas pueden enamorarse del padre


Las chicas pequeñas no tienen claramente definido el tema de los roles. Para ellas estar casadas o ser novias de sus papás es, sencillamente, una forma de estar muy cercanas a él y hacer cosas juntos. En su mente infantil, ser la esposa del papá implica salir juntos, ver televisión, jugar, pasear, darse mimos y besos mutuamente. Es decir, es simplemente una forma de expresar amor y devoción hacia su padre. En este proceso las madres pueden sentirse dejadas de lado porque consideran que dejaron de ser importantes para su hija.
De algún modo, las madres no quieren interferir en la relación de padre e hija, porque temen convertirse en la ‘bruja’ de la familia.
Competencia con la madre
“Este periodo, también conocido como el complejo de ‘Electra’, debe ser enfrentado por las mamás de manera natural y no como una competencia personal, porque nadie podrá desplazarla de su rol, a menos que ella lo permita, entonces lo mejor es trabajar en conjunto con su pareja para que ninguno de los dos se sienta marginado”, aseveró Gutiérrez.
La madre puede brindarle un espacio a solas con su padre una vez al día. Cuando llegue del trabajo pueden destinar varios minutos para jugar y conversar, seguidos por la hora de dormir que se puede acompañar con lectura de cuentos. Los fines de semana es importante trabajar una relación familiar que los incorpore a todos, como los paseos, cenas, excursiones, sin fomentar diferencias ni relaciones intra-familiares.

“Por tanto, resulta mucho más favorable para la mamá sumarse a los juegos de su hija, por más que respete el espacio de ella con su padre y aunque le moleste a la niña, debe demostrarle afecto a su esposo, para que la pequeña entienda la relación que existe entre sus padres. El papá por su parte, no debe desautorizar a la madre, ni mostrar demasiada complacencia, porque la formación de su hija le corresponde a ambos”, recalcó la psicóloga.
Pequeñas consentidas
Esta etapa de enamoramiento infantil coincide además con el desarrollo de la identidad psicosexual, instaurándose en las pequeñas las bases de la femineidad. Por eso, pueden sentirse interesadas por los collares, los zapatos de tacón alto, utilizan a escondidas los maquillajes de mamá, porque comienza a nacer en ellas de manera incipiente una dulce coquetería, que se refleja en su gusto por la ropa, los peinados y todo lo que concierne a su imagen personal.
De igual modo, las hijas pueden volverse un tanto contestadoras o déspotas con su madre, así que es importante que los padres en conjunto establezcan límites claros, y le expliquen de buena manera que ella no es la novia de papá, sino la hija de ambos, y que la aman infinitamente.
“Algunas mujeres debido al buen o mal desarrollo de esta etapa, tienden a buscar en su vida adulta modelos de hombres que sean similares a sus padres, porque surge en ellas la necesidad de protección, afecto, y cariño, lo que las hace desear un prototipo que cumpla o supla esas características.
“Por ello, resulta fundamental la figura paterna para las hijas, porque son los encargados de instaurar la base del respeto y el amor que debe existir entre un hombre y una mujer, y si se realiza de buena forma, de seguro el resultado será hijas más felices, cariñosas con sus padres, entregadas, y sumamente resueltas en el amor”, concluyó Paola María Gutiérrez.
Origen
Según la mitología griega, Electra era la hija de Agamenón, rey de Micenas, que fue aniquilado por el amante de su mujer. Años después, como venganza, Electra animó a su hermano, Orestes, para que diera muerte al asesino de su padre y a su cómplice, su madre.
Definición
Es el término propuesto por Carl Gustav Jung en 1912 para designar la contrapartida femenina del complejo de Edipo, consiste en una atracción afectiva de la niña en la figura del padre. El complejo de Electra es un concepto psicológico que procura explicar la maduración de la mujer.
Por: Yaqueline Hurtado Domínguez

La relación padre e hija: una historia de amor real

Normalmente, los papás piensan que las madres son más influyentes con las niñas que ellos, pero nada más lejos de la realidad ya que normalmente las niñas son quienes tienen una relación mucho más cercana con los papás. Ellos, por tanto, cumplen un papel muy importante en la vida de sus hijas porque son aquellos que cumplen aquel rol que una mamá jamás podrá sustituir: aportar la perspectiva masculina al desarrollo de la pequeña.

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

El primer hombre de su vida

​​Durante la niñez y la adolescencia, los papás, tanto la madre como el padre, son modelos inspiradores para los hijos. Pero concretamente, los padres son la primera influencia masculina íntima en la vida de las niñas por lo que esta relación probablemente marcará la futura relación de éstas con los hombres, en su edad adulta. Gracias a su padre, que le habrá mostrado cómo es una relación de amor junto a su madre, la hija deseará vivir una propia llena de amor y deseo, a semejanza de lo vivido por sus padres, durante en su edad adulta. Un ejemplo de cotidianidad en su vida.
Por tanto, es indispensable que una niña vea que sus padres se quieren y se desean para que pueda a su vez ser amada y amante en un futuro. Además, los padres son claves a la hora de que las niñas desarrollen muchas de sus capacidades y carácter: la auto confianza, la autoestima así como el logro, la asertividad y el desarrollo del espíritu aventurero son algunas de los más importantes. Por lo que la opinión masculina es esencial, ya que ella se afirma respecto a él. Tiene que ser admirada, y sentir que su padre se siente orgulloso de ella y transmite una imagen positiva de su hija.

Una relación mágica

Tienes la posibilidad de brindarle al padre de tu hija, sobre todo si son primerizos, de darle algunas pautas para que la relación con vuestra pequeña sea sana y feliz y que esta repercuta de una forma positiva en su vida como adulta. Para ello, estos consejos basados en las recomendaciones de los expertos te serán de mucha ayuda.
>El papá tiene que demostrar el amor por la mamá para que la pequeña sea consciente de ese cariño para que pueda reproducirlo en un futuro y se sienta amada en su edad adulta reproduciendo una relación como la que vivió de pequeña en casa.
>Ella será consciente de que puede ser amada de la misma manera.
>El padre ayuda a la hija a desarrollar la feminidad y la personalidad. Hazle saber que es preciosa, inteligente, que se sienta valorada siempre.
>Dale toda tu atención y comparte todas aquellas cosas que son más importantes para ella y que le hacen feliz.

En definitiva, entre un padre y una hija se instala una relación hecha de amor, de ternura y de admiración. El padre debe animarla y mantenerla y hacer de guía hacia el mundo exterior. Por todo ello, los papás tienen un impacto decisivo en la vida de sus hijas, tanto desde el punto de vista profesional como en el plano personal y sentimental.

Descubre: 30 frases para bebés recién nacidos

© iStock

Cuando los padres están separados…

Una separación siempre es una situación desagradable para todos los miembros de la familia. Es primordial que los niños acepten la situación y la asuman de una forma natural, para lograrlo hay que hablar con ellos abiertamente de lo que están viviendo. Las madres no deben privar la posibilidad de que los padres vean a sus hijos. En el caso de la relación padre hija, ya has visto la importancia de la figura paterna por lo que te recomendamos las siguientes consejos según los expertos:

>Debemos ser sinceros con nuestras hijas y siempre decirle la verdad, en todo momento.
>Pasa el mayor tiempo posible con tu hijo. Disfruta de conversar con él, hacer actividades que os gusten juntos y compartir momentos.
>Mantén a los niños fuera de vuestras discusiones sobre todo, si se trata del día que toca visitar a los pequeños.
>No prives a tus hijos de hablar con su padre por teléfono. Es necesario que tengan una relación normal y sana.

Una relación que se complica durante la adolescencia

Durante la etapa de la adolescencia, normalmente, termina esta relación tan estrecha para establecerse una distancia, que por otro lado es normal, entre padre e hija; algo esencial para preparar sus futuros vínculos con los hombres.
La hija se vuelve más pudorosa y esta relación puede derivar a ser cada vez más tirante. El padre, sin embargo, tiene que continuar potenciando la feminidad y la belleza de su hija dándole la autorización de gustar, pero sobre todo, de aceptar que ella se sienta segura ante los ojos de otros hombres.
Durante la adolescencia se producen algunos cambios radicales, tales como la modificación de la silueta o la llegada de los primeros amores y éstos son vividos en algunos casos con incomprensión por parte del padre, que se pregunta por qué su pequeña se encierra en su habitación y rechaza todo su afecto. A la vez ella se aleja de él, pero puede comenzar un mayor acercamiento hacia su madre ya que entenderá que ahora es ella quien puede entender sus «problemas» y hablar de mujer a mujer.
Será una época dura pero los papás tienen que continuar cerca de sus hijas. Incluso aunque parezca haberse convertido en una extraña tienen que persistir en darles una mirada tranquilizadora porque, a pesar de las apariencias, durante este periodo el papel del padre también es primordial para que las niñas se desarrollen emocionalmente.

¡El mejor street style para tu niña!

Descubre: Niños fashion: el mejor mini street style para sus looks

© @ohjoy

¿Tus niños también tienen rabietas?

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

¿Os acordáis de la Gameboy?

Tu navegador no puede mostrar este vídeo

Algunas situaciones muy reales que viven las mamás a diario

Descubre: La vida real de las mamás contada en imágenes de Instagram

¿Qué es el complejo de Electra? Conoce la teoría que causa controversia

Feverpitched/iStock/Thinkstock

La relación entre una hija y su padre es compleja y pasa por diferentes etapas, pero por lo general nunca deja de presentar una conexión especial. En la mitología griega se hablaba de Electra, la hija de Agamenón, quien tras la muerte de su padre conspiró para asesinar a su madre. De allí el nombre de lo que en psicología se conoce como complejo de Electra. Veamos de qué se trata.

Aunque ahondaremos en este punto más adelante, es necesario saber qué tanto el complejo de Edipo como el de Electra son teorías y no hechos científicos comprobados. Esto quiere decir que ambos escenarios podrían o ocurrir o no, con un razonamiento como el planteado por sus creadores o por otro distinto. De hecho, ambas nociones han sido ampliamente criticadas, sobre todo en la actualidad.

¿Qué es el complejo de Electra?

GeorgiosArt/iStock/Thinkstock

En términos generales, el complejo de Electra se refiere a la competencia entre madre e hija por ganar el afecto del padre. Pero la explicación es mucho más compleja de lo que imaginas, ya que va más allá de un simple caso de anhelar la atención y el cuidado constante de un padre.

Esta teoría suele atribuírsele de forma errónea a Sigmund Freud, el padre del psicoanálisis. Es así porque fue él quien planteó el complejo de Edipo y muchas personas creen que éste y el de Electra son como caras opuestas de la misma moneda. Pero, de hecho, a Freud le molestaba que se consideraran así, ya que él sostenía que ambos eran fenómenos con motivaciones y desarrollos diferentes; para él, comprarlos estaba fuera de lugar. Así lo explica el diccionario de la Asociación Psicológica Americana.

Fue Freud quien estudió primero esta relación y la denominó como el complejo de Edipo femenino. El psicoanalista explicaba que el desarrollo psicosexual de las personas se daba a lo largo de cinco etapas: oral, anal, fálica, latente y genital. Es durante la etapa fálica cuando se presenta el complejo de Electra, entre los 3 y 6 años de edad,

De acuerdo con Freud, es en este periodo de tiempo cuando los niños de ambos sexos están obsesionados con sus genitales, en especial con el pene. Es en este momento cuando las pequeñas descubren que ellas no cuentan con un pene y asumen que las responsables de ello son sus madres. Esa «castración» es lo que en psicología freudiana se conoce como «la envidia del pene». Sólo es una fase pasajera tras la cual la niña vuelve a alinearse con la madre para tenerla como modelo. (El deseo de tener un pene que, según Sigmund, tanto anhelan las mujeres es compensado con el embarazo).

Adrian Michael / Vía: Wikimedia Commons

Dicho razonamiento lleva a las hijas a enfocar su atención hacia sus padres, por quienes sienten atracción sexual y por ello sus madres se convierten en su «competenecia». Sigmund explicaba que este complejo terminaba cuando las niñas dejaban ir esos celos ante el miedo de perder el amor de sus madres. Con ello, las infantes aceptaban los roles de género impuestos al sexo femenino. A diferencia del complejo de Edipo, Freud señalaba que el de Electra era mucho más emocional.

Posteriormente, Carl Jung llamó a este fenómeno como complejo de Electra en 1913, con lo cual lo estableció como una especie de contraparte del complejo de Edipo. Jung también afirmó que algunas personas nunca avanzan de la etapa fálica o incluso tienen regresiones hacia ella, lo cual implicaría que estas mujeres se mantienen atraídas hacia sus padres.

¿Quién era Electra en la mitología griega?

Lefteris_ – RF – Thinkstock

Tanto Sófocles como Eurípides escribieron sobre Electra en sus tragedias. Ella era la hija del rey Agamenón y la reina Clitemnestra. El regente se había ausentado para participar en la guerra de Troya, pero antes de emprender el viaje sacrificó a su hija Ifigeneia como un tributo a Artemisa, para tener buena suerte durante su empresa. Se dice que este fue uno de los principales factores que desencadenaron la furia de su esposa hacia él.

Cuando Agamenón volvió de la batalla, no lo hizo solo: con él venía Cassandra, su nueva concubina. Cassandra era una mujer con poderes proféticos, pero cuyas revelaciones nunca eran tomadas en serio, incluso aunque al final resultaran ser ciertas. Ella vio que su vida y la de Agamenón terminarían al volver con la familia de él, pero eso no logró detener lo que pasaría. A su retorno, ambos fueron asesinados por Clitemnestra y Egisto, el amante de la reina.

Ante lo sucedido, Electra y su hermano Orestes huyeron para salvarse de lo que podría suceder con ellos. Cuando Orestes cumplió 20 años, el Oráculo de Delfos le señaló que debía vengar la muerte de su padre, por lo que ambos planearon cómo llevarlo a cabo. Al final, Orestes logró asesinar a Clitemnestra y a Egisto.

Las consecuencias del complejo de Electra

pojoslaw/iStock/Thinkstock

Las niñas y mujeres con complejo de Electra viven en una competencia constante con su madre por tener el afecto de su padre, y a medida que crecen y desarrollan su relación con el sexo opuesto, buscan similitudes entre su progenitor y posibles parejas.

Para la psicología neofreudiana, quienes sufren de complejo de Electra nunca lograron superar satisfactoriamente la etapa fálica del desarrollo sexual en la infancia, la cual según termina en una reconciliación con su sexo y la aceptación del rol de la madre como espejo de su identidad.

La búsqueda de una figura paterna, en caso de haberla perdido, puede implicar que la mujer sea sumisa en sus relaciones, ya que busca recuperar a un hombre que cumpla ese «rol paterno». También puede ocurrir lo contrario: la mujer es dominante y controladora procurando emular a ese padre que no estuvo presente en su rol.

Fuera del complejo de Electra, se ha demostrado que las mujeres que han tenido o tienen una buena relación con su padre, canalizan características de su personalidad o incluso físicas en lo que sería su hombre ideal. Pero estos postulados no sólo pertenecen al complejo de Electra, ya que se trata de una noción que parte de la psicología en general y que sí se ha demostrado con encuestas y estudios científicos. Además de que ese fenómeno en realidad afecta a hombres y mujeres por igual.

Con esto en mente debes saber que en realidad no existe un grupo de consecuencias o síntomas específicos ocasionados por el complejo de Electra. Esto porque la condición ni siquiera es reconocida como un trastorno oficial, por lo tanto no existe manera de diagnosticarlo ni de darle tratamiento. La razón por la cual los principales organismos de psicología no consideran al complejo como un hecho verdadero es porque no existen pruebas que lo respalden; son sólo hipótesis. Por ello sus efectos en la vida adulta tienden a ser conjeturas.

No hay que confundir el complejo de Edipo con el de Electra, ya que aunque parten de la misma base, son diferentes.

¿Cuál es la diferencia entre en complejo de Edipo y el de Electra?

Tatiana Gladskikh – RF – Thinkstock

La explicación del complejo de Edipo es un poco más sencilla que la de Electra. En 1899 Freud propuso que los varones se sienten atraídos de forma sexual hacia sus madres. Lo cual los lleva a ver a sus padres como competencia directa.

De acuerdo con el psicoanalista, el complejo de Edipo también se presenta durante la etapa fálica, la cual él consideraba como la más importante de todas en el crecimiento de las personas. Es durante esta fase cuando los individuos aprenden a reconocer cuáles comportamientos sexuales son aceptados dentro de la sociedad y cuáles no.

La diferencia entre ambas teorías depende de la perspectiva del autor. Por ejemplo, Jung establecía que el de Electra era la variante femenina del de Edipo, pero con la diferencia de que en el caso de las mujeres se implica una «envidia del pene». Para Freud, el complejo de Edipo aplicaba por igual a ambos sexos; y los comportamientos del llamado complejo de Electra pertenecían a otro fenómeno distinto.

El nombre del complejo de Edipo viene de la historia del personaje del mismo nombre de la mitología griega. El relato narra que el padre de Edipo, el rey Layo, le pidió a un sirviente que abandonara a su hijo en una montaña para que muriera. Esto porque una profecía del Oráculo de Delfos señalaba que en el futuro ese niño lo asesinaría y se casaría con su esposa, Yocasta. Pero el enviado se rehusó a dejar morir al pequeño y fue criado por otra pareja de reyes.

Al escuchar la profecía, Edipo huyó de su familia adoptiva para evitar que ésta se cumpliera. Pero en el camino, termina matando a su padre biológico y se casa con su madre, Yocasta, sin saber quiénes eran ellos en realidad.

Críticas hacia el complejo de Electra

JackF/iStock/Thinkstock

Recordemos que este concepto se formuló a principios del siglo pasado, en un contexto completamente diferente al actual. En la sociedad de aquel entonces se tenía otra visión del mundo, en especial del sexo femenino. Por ejemplo, desde la antigua Grecia hasta el siglo XX se creía que la histeria era un trastorno definido por un exceso de emociones, el cual se originaba en el útero de las mujeres.

Tal vez en tiempos de Freud no se destacaba tanto porque él seguía el pensamiento de aquel entonces, pero ahora se vuelve evidente que su teoría (junto con la de Jung) discriminaban a las mujeres y plasmaban al hombre (y su órgano genital) como el centro del desarrollo psicológico tanto de niños como de niñas. Por esa visión sexista es que postulados como el del complejo de Electra y el de Edipo no son teorías ampliamente aceptadas.

También se destaca que la teoría de ambos fenómenos sólo considera a las relaciones heterosexuales y a familias nucleares, en donde los factores clave en el desarrollo de una persona son que cuenten con un padre y una madre, y que sólo se sientan atraídos hacia el sexo opuesto. Es decir que, según sus postulados, una niña que sólo viva con su padre podría crecer sin valores morales al no haber aprendido que estaba mal enamorarse de él (una afirmación que ahora resulta incluso risible).

A diferencia de otras teorías sobre el desarrollo infantil (como la de Jean Piaget, por mencionar un ejemplo), estas representaciones del desarrollo psicosexual de Freud no cuentan con estudios que las defiendan. Freud también ha sido criticado por favorecer el aspecto sexual de los humanos sobre cualquier otra de sus facetas, lo cual se atribuye a una preferencia personal y no a un razonamiento científico y subjetivo.

Te recomendamos seguir con:

  • ¿No sabes decirle NO a tus hijos y tu pareja? Quizás tienes el síndrome de Wendy
  • ¿Por qué tenemos sexo? No por reproducción ni placer, según la ciencia

Un nuevo caso sorprendió a Estados Unidos. Padre e hija se enamoran y tienen un hijo. La historia fue así, La hija fue dada en adopción, y cuando cumplió 20 años decidió buscarlo. Ahora, ella es “madrastra de sus hermanas”.

Incesto premeditado

Él, lleva por nombre Steven Pladl y tiene 42 años, ella, su hija es Katie Pladl, de 20, los detalles de la relación son los que hacen la historia más escabrosa.

Katie fue puesta en adopción y al crecer decidió buscar a su padre biológico, cuando ella se acercaba a los 20. Ambos se encontraron finalmente en el Condado de Wake, ubicado en Carolina del Norte.

Luego, Katie se mudó con él y su esposa, su madre biológica.

Así terminó sumándose a la familia y compartió con sus dos hermanas. Fue allí cuando ambos iniciaron una relación.

¿Nace el amor?

Pasó el tiempo y Pladl comenzó a tener una crisis con su esposa. Su ahora ahora expareja (madre de Katie) se mantuvo allí, durmiendo en el suelo de la habitación de Katie.

Así fue que se enteró de la relación incestuosa.

Katie quedó embarazada en mayo de 2017 y el hombre incluso pidió a sus otras hijas que la llamen “mamá”.

Su madre decidió denunciarlos ante las autoridades cuando se enteró que se casaron en secreto.

Ambos fueron arrestados el último 27 de enero, trasladados al Centro de Detención del Condado de Wake y han sido acusados de incesto, adulterio y por contribuir a la delincuencia, por lo que afrontan una pena de hasta 10 años de cárcel.

Lee también

¿Ya viste los tráilers más impactantes del Superbowl?

¿Por qué se suicidó el hijo de Fidel Castro?

Padre e hija se reencuentran tras 20 años separados, se casan y el mundo repudia el acto [FOTOS]

Lo correcto es que los padres protejan a sus hijos de los constantes inconvenientes que se presenten en la vida, en general que velen por su seguridad y que les brinden mucho amor. Sin embargo, en el estado de Carolina del Norte en Estados Unidos, un insólito caso ha llamado la atención del mundo. Una pareja fue detenida, después que las autoridades pudieran comprobar que era una relación incestuosa.

TE PUEDE INTERESAR: Revelan la verdad del joven que pidió ayuda «porque un venezolano le quitó su trabajo»

Ante la sociedad, Steven Pladl, de 42 años y Katie Pladl, de 20 años, mantenían una relación amorosa como cualquier otra; sin embargo, las autoridades policiales descubrieron que eran padre e hija. Resulta que la joven en su niñez había sido entregada en adopción por su progenitor. Es ahí donde las ansias por conocer a su padre superaron cualquier obstáculo e inició una maratónica búsqueda por Facebook.

En el año 2016, Katie descubre que su padre tiene un nuevo compromiso e incluso tiene dos hermanastras. Todo fluyó sin imprevistos y mantenían una relación fraterna entre padre e hija; sin embargo, con el trascurso de los meses ese amorío se tornó un poco perverso.

NO TE LO PIERDAS:Ladrón comete su fechoría, transeúntes lo capturan y el desenlace fue trágico

En noviembre de ese mismo año, Steven decide separarse de su esposa y poco después abandona la casa. Mayo del 2017, Kate supo que estaba embarazada de su padre. Con el trascurso del tiempo la relación se volvió enfermiza hasta el punto que Steven obligó a sus hijas a que llamaran a su hermanastra madre. Se sabe que la ex esposa denunció la relación incestuosa que existía entre padre e hija.

Video recomendado

Videos recomendados

CIUDAD DE MÉXICO, 4 de abril.- ¿Has oído hablar de la atracción sexual genética (GSA)? ¿Puede una mujer tener un hijo con su padre?

Desde el punto de vista fisiológico es posible, pero… ¿desde la óptica social, moral y legal?

La GSA es un término acuñado en el siglo pasado, en la década de los 80, para describir un fenómeno de intensa fascinación entre personas de la misma línea de sangre que no han tenido contacto durante la niñez.

Es el caso de Garry Ryan, de 46 años, y Penny Lawrence, de 28, enganchados en una relación cuyas consecuencias no parecen importarles.

Ella es su hija y se ha criado lejos de él, con sus abuelos y madre.

La madre de Penny Lawrence quedó embarazada cuando conoció a Garry, pero él la dejó antes de que ella naciera. Cuatro años más tarde su madre murió y ella vivió en España con sus abuelos maternos hasta los 18 años, cuando también murieron.

Penny decidió hace nueve años emprender la búsqueda de su padre contra viento y marea, y, finalmente, el año pasado lo ubicó en Houston, Texas.

Tras haber hablado un par de veces por teléfono con él, la joven decidió viajar a Estados Unidos para darle una sorpresa, pero la sorpresa se la llevaron mutuamente cuando casi desde el principio comenzaron a sentir una atracción física el uno por el otro.

Ahora, un año más tarde, Lawrence está embarazada de su padre y asegura que está enamorada de él.

Ellos no han creado ningún tipo de nexo como padre e hija. Están enamorados, declaran, como dos adultos que se hubiesen conocido en un bar.

Los médicos explican su situación en lo que llaman “atracción sexual genética”, un término utilizado para describir los sentimientos de atracción entre los parientes de sangre que se reúnen por primera vez como adultos.

La sicología ayuda a entender un poco mejor esto: nos reconocemos más fácilmente con personas que comparten rasgos, tanto en el comportamiento como en lo físico: estamos predispuestos a sentirnos atraídos por lo parecido.

De hecho existe una teoría de que los seres humanos se sienten atraídos por caras similares a las suyas. Además, al conocerse como adultos, no se ha desarrollado el tabú sexual habitual entre parientes.

“No estamos cometiendo incesto, pero somos víctimas de atracción sexual genética -reconoce Lawrence-; nunca hemos experimentado una relación padre-hija, así que estamos igual que cualquier otros extraños que se reúnen en la edad adulta”.

La pareja es consciente de que su relación es ilegal y temen que los tribunales los separen. Sin embargo, Garry Ryan asegura que no está haciendo nada malo y que si la hubiera conocido en un bar como otra chica normal también se hubiera fijado en ella.

Asegura que dejó a la madre de Lawrence porque tenía 18 años cuando ésta se embarazó y sus padres no lo aceptaban.

Lawrence ha investigado acerca de distintas relaciones de pareja entre familiares y se muestra sorprendida de haber encontrado a algunos hermanos y hermanas, hijas y padres, y madres y sus hijos que viven felices como marido y mujer.

“Sin embargo los tribunales no reconocen la atracción sexual genética”, lamenta Garry.

Aun así, los dos están decididos a tener al bebé y planean ahora continuar con el embarazo y establecer un hogar juntos.

¿Lo lograrán?… Compártenos tu opinión.

La ley de derechos de autor prohíbe estrictamente copiar completa o parcialmente los materiales de Excélsior sin haber obtenido previamente permiso por escrito y sin incluir el link al texto original.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *