0

Ideas para vengarse de alguien

Esta entrada habla de cómo vengarse. En concreto:

  • de cómo ejecutar una venganza,
  • de porqué cierto tipo de venganzas no suelen ser rentables
  • y de cómo hacer que el ajuste de cuentas te sea favorable.

Si estás buscando ideas para destrozarle la vida a alguien, no las vas a encontrar. La propuesta está enfocada en construir, no en destruir.


Sabiendo esto, aquí tienes el contenido. Hay dos partes.

  • La primera, básica, por si andas justo de tiempo.
  • La segunda, desarrolla ciertas contraindicaciones de la venganza y apunta hacia tipos de venganza constructivos, por si te interesa vengarte ganando algo con ello.

Contenidos

Parte I: Cómo se ejecuta una venganza y qué contraindicaciones tiene

1. Cómo ejecutar la venganza

1. Aguarda el momento propicio: La venganza nunca olvida. La venganza no caduca. Si tu enemigo piensa que le has perdonado la vida, mejor. Así le caerá de sorpresa.

Mientras, tú permanecerás firme y al acecho, aguardando el momento preciso para llevar a cabo tu plan, cualquiera que sea.

2. Que nadie lo espere: Sé educado y cortés con tu enemigo. Que se confíe. Tampoco muestres en público tus planes. Por una parte, le dolerá más a tu enemigo y, por otra, nadie podrá incriminarte si no das muestras de tu odio.

3. El golpe: duro y rápido: No titubees. Ejecuta tu calculado plan con contundencia. Directo al punto clave, para que no se te escape.

Aunque, si ves que no tiene posibilidad de huida, la venganza lenta es mucho más dolorosa. Toma nota.

4. Sin dolor no hay venganza: Sin piedad. Cuanto más sufra ese desgraciado, mejor te sentirás. Sé implacable.

5. Vuelve al paso 1 con la siguiente víctima: Así perfeccionas este glorioso arte. 😕

2. Contraindicaciones de la venganza

1. La pérdida de tiempo: La vida no es tan larga como para que centres tu atención en herir a alguien, en lugar de ocuparte de tu propia vida.

2. La pérdida de energía: Bien canalizado, ese talento para planificar la venganza produciría resultados más edificantes. Podrías construir con él algo valioso para ti.

3. Fracaso en las relaciones: En lugar de fortalecer el nexo de amor con los que quieres, fortaleces el nexo de odio con los que detestas. ¿Tiene sentido?

4. El círculo vicioso: Ya sea por continuar el ciclo de la venganza o porque otros se tomen la revancha.

5. Su baja compensación: Tanto esfuerzo; tanto tiempo elucubrando el plan de la venganza, para que el golpe dure tan poco y no sirva para hacerte olvidar el dolor por el que quisiste vengarte…

¿Qué? ¿Te convence?

Tus Buenos Momentos no es partidario de ese tipo de venganza. Sí lo es de una: ser feliz, dejando atrás el dolor, el odio y la amargura lo antes posible, y viviendo en compañía de las personas que queremos.

¿Las otras? ¿Esas personas que hicieron daño? Bastante protagonismo tuvieron ya, como para que se lleven más tiempo valioso de vida.

Que nos vean sonreír desde el horizonte. A mí me parece que esa es la mejor venganza. Lo demás, a tu criterio queda.

Y ahora, por si te apetece seguir leyendo, viene el desarrollo de lo anterior.

Parte II: Cómo vengarse de alguien y salir ganando

La sangre te arde por dentro. Estás furioso, indignado y la sed de venganza contra quien te hizo daño crece por momentos.

Partamos de ahí. Supongamos también que decides vengarte para obtener una compensación.

¿Es posible? Sí. ¿Es saludable? Puede serlo. ¿Te conviene? De eso es de lo que vamos a hablar ahora.

1. Cuando la mejor venganza es invertir en ti

En la primera parte, dijimos que la mejor venganza puede ser esa en la que canalices la energía de tu ira en ser feliz.

En muchas situaciones, así es. Sales ganando.

El esfuerzo que podrías haber invertido en destruir a otro, lo inviertes en construir para ti. Y, de manera indirecta, le estás dando un guantazo (simbólico) en las narices a quien te ofendió.

Un ejemplo: Tu jefe te tiene esclavizado. Estás hasta las narices y quieres vengarte de sus abusos. ¿Con qué opción te parece que ganas más?

  1. Quemarle el coche o destruir cualquier otra cosa que él valore.
  2. Estudiar en tus escasas horas libres. Buscar otras opciones profesionales. Y, cuando tengas la oportunidad en la mano, despedirte con una sonrisa de satisfacción mientras contemplas su cara de sorpresa.

Otro ejemplo: Tu ligue te deja y se va con otro/a. Vaya puñalada para tu autoestima. ¿Qué puedes hacer?

  1. Buscarte a uno mejor para restregarle en la cara lo que ha perdido. (Opción clásica.)
  2. Volver a atraerle, para darle la patada cuando menos se lo espere. (Otra opción clásica.)
  3. Enfocarte en ti; en llenar tu vida de lo que te gusta, para tener mucho que compartir con una persona que sí lo sepa apreciar.

¿Con qué opción ganas más?

Parece que las primeras opciones saben más a venganza que la tercera. Eso hay que pensarlo.

Si te vas con alguien mejor, ¿cómo sabes tú si el ex-ligue se sentirá mal cuando te vea salir con otro? ¿Tu ex-ligue va a darse cuenta de que lo dejas por uno “mejor”? ¿Mejor… en qué? ¿Estás seguro de que pagará por haberte dejado?

Vas a tener que esforzarte de lo lindo, tanto si decides buscar a uno mejor, como si quieres re-conquistar al ligue. Eso, sin saber lo que vas a ganar con ello, porque tú no controlas lo que siente el susodicho ligue.

Invertir en ti también requiere esfuerzo. Pero, en este caso, te reporta la ganancia segura de dejar atrás antes ese episodio doloroso y tu vínculo con el ligue. Amén de las ganancias probables por lo que construyas a partir de entonces.

Para vengarte de una persona inviertes recursos: tiempo, energía, creatividad. Y, además, has de estar dispuesto a asumir las consecuencias que se deriven de tus acciones. La venganza NO es gratis.

2. El precio de la venganza es caro

La historia comienza cuando el agresor entra en tu vida y hace el destrozo. Ahí está la primera pérdida. Pero después vienen más.

1. La pre-venganza

La ira, esa tempestad emocional, te cobra una tasa en tu salud. Mira esas fantasías que se desatan en tu cabeza. Esas en las que te ves a ti mismo aplastando al agresor y viendo cómo te suplica perdón o clemencia.

¿Quién paga ese malestar y el dolor crecientes? ¿Qué me dices del tiempo que se te va girando sobre lo mismo? El agresor, no. Lo pagas tú. Y, aunque te veas en tu imaginación venciendo sobre el agresor, no has ganado nada.

Por supuesto, necesitas dejar salir la ira. Es más nocivo dejar que se acumule dentro. Pero hay otras maneras de hacerlo.

  • Puedes aceptarla, dándote permiso para sentir lo que sientes.
  • Enfundarte las zapatillas y procurarte algo de calma mientras correteas por las calles.
  • Darte un tiempo para que se asienten las emociones y poder pensar con claridad.

Poco vas a calmarte, si insistes en atizar tu furia y el malestar. De nada te servirán las horas que pases insultando en tu cabeza al agresor. Ni las que pases buscando mil maneras de destrozarlo.

Tú eres quien paga eso. No él/ella.

2. La ejecución de la venganza

No, no te lo piensas. Actúas en caliente rajándole las ruedas del coche. O posteando en Facebook alguna foto suya que le comprometa. O quemándole la casa.

Esto lo pagas convirtiéndote tú en el tipo de persona que detestas. Tú eres el agresor ahora. ¿Y qué estás ganando? ¿Satisfacción? (Tú verás.)

3. La post-venganza

La venganza tiene sus consecuencias. Habrás de aceptarlas y hacerte responsable de tus acciones.

Si actúas en caliente, aumentan las probabilidades de que la factura a pagar te salga muy alta.

3. La venganza se sirve en frío

La venganza es cara. Y, en el ajuste de cuentas, tú llevas muchas papeletas para salir perdiendo… A menos que actúes en frío, pensando en lo que haces.

Si aún estás muy enfadado, aplácate por tu bien. Y, si no te sale, busca la ayuda de un profesional que te ayude a manejar la tempestad emocional. Una vez que tengas tu ira bajo control, estarás en posición de vengarte.

Hay muchas maneras de hacerlo. Unas hablan mejor de ti que otras. Quizás decidas, fríamente, herir a otros para cobrarte el dolor que pasaste.

Aquí no defendemos la opción de destruir, sino la de construir. Porque la venganza puede ser saludable y constructiva, si tú haces que así sea.

4. Ejemplos de venganza constructiva

Veamos dos. Del primero ya hemos hablado más arriba: Cuando inviertes en ti.

Estás en una mala posición por el daño que te hizo (o que te está haciendo) esa persona. El dolor, la ira y la indignación las plasmas en una estrategia para hacerte libre y más poderoso que antes.

El segundo: Cuando contribuyes con el bienestar de la sociedad.

Es el caso del delincuente que no solo te hizo daño a ti, sino que va dejando un rastro de víctimas.

En tal situación, puedes usar tu creatividad y unirla (si así lo decides) a la de los demás afectados, para pararle los pies a este tipo y a otros como él/ella. (Siempre dentro de la legalidad.)

No solo pararle los pies. También puedes aportar tu experiencia, educar a la gente, para que sepan afrontar o defenderse de lo que a ti te ocurrió. Ganarías tú y ganaría la gente.

Eso te da una ganancia duradera. Una satisfacción más larga que la que te brinda el desahogo loco de la ira. ¿O no? Es cuestión de que lo medites por tu cuenta.

5. Resumiendo

  • No siempre tienes porqué vengarte en la persona del agresor. Puedes vengarte invirtiendo en ti, creciendo.
  • La venganza se paga. Te conviene hacer cuentas antes de vengarte.
  • Si decides vengarte, hazlo en frío.
  • Y, de preferencia, enfócate en construir (para ti y/o para los demás), que es más saludable.

Espero que estas ideas te sirvan. En serio, si la situación te desborda, antes de plantearte una barbaridad que te pueda costar cara, acude a un profesional de la salud. Para eso están.

Eso es todo. Muchísimas gracias por haber leído hasta aquí. Ojalá que algunas de estas ideas te ayuden a plantearte una venganza donde, verdaderamente, salgas ganando.

Imagen de Vermin Inc


Los mejores consejos para vengarte de tu ex

Estamos a muy pocos días del gran estreno de La Venganza de los Ex (este martes 21 de agosto a las 10pm MX/CO/AR) el nuevo show de MTV, en donde 8 solteros y solteras se irán de vacaciones a una de las playas más hermosas de México. Sin embargo, su paraíso se convertirá en una pesadilla cuando, poco a poco, comiencen a llegar sus exes… ¡que vienen con sed de venganza!
RELACIONADO: ¡Es oficial! Brenda Zambrano estará en La Venganza de los Ex
Sabemos que donde hubo fuego, cenizas quedan y cuando se trata de sus exes, los solteros quieren ver el mundo arder. Por esto mismo es que nos dieron sus mejores tips para vengarte de ese ex que quieres ver destruído. Aunque algunos piensan que la venganza es un plato que sabe mejor frío, otros tienen métodos menos ortodoxos.
SARGENTO:

Una publicación compartida de ❌S A R G E N T O R A P (@sargentorap_oficial) el 10 Ago, 2018 a las 1:30 PDT

«La mejor forma de vengarte de tu ex pareja es ser feliz, así de simple. Cagar el palo, hacer lo que no hacías, reventarte la chompa, darle a fuego, bien machete y ya. No hay que echarle tanto coco, no tiene tanta ciencia. Simplemente es seguir viviendo, que el mundo sigue girando».
OSCAR:

«Sólo hay una vida y un sentido para darle, y no pienso esperar al tiempo, porque el nunca se paró a esperarme» @mtvla @exonthebeach_mx

Una publicación compartida de Oscar Plascencia (@oscarplascencia_) el 21 Jun, 2018 a las 1:01 PDT

«Pues simplemente puedes salir con su mejor amiga. Yo creo que es la mejor forma de todas. Sí le va a doler verte con alguien más y saber que ella ya te vale v!#&a y pues que es un cero a la izquierda para ti.»
RENATA:

Una publicación compartida de R E N (@renataargn) el 20 Jun, 2018 a las 7:05 PDT

«Ponerme más buena y andar con alguien mucho mejor que él. Una persona con más calidad humana, más guapo, más caballeroso, mejor en todos los sentidos y que él me vea a mi feliz. Mostrarle de mil maneras que no me afectó su partida, al contrario, me hizo un favor.»
NORMA

Una publicación compartida de Norma Antunez (@norma_atz) el 26 Jun, 2018 a las 11:12 PDT

«Sería capaz de buscarlo y convertirme hasta en su amante para recuperar todas las pruebas y mandárselas a su nueva novia.»
ERNESTO:

🌊☀️🌴🍤

Una publicación compartida de Ernesto Leal (@ernesto__leal) el 7 Jun, 2018 a las 6:02 PDT

«La mejor manera de vengarme de mi ex sería que cuando ella ya estuviera tranquila y feliz nuevamente después de nuestra relación, yo regresara a buscarla, a decirle que fui un pendejo y que me equivoqué en no haber intentado estar bien con ella… con la finalidad de desestabilizarla nuevamente en sus emociones.»
GINA

Ya falta menooos para #lavenganzadelosex -21 de Agosto- a las 10pm solo por @mtvla #lavenganzaporMtv 🔥🔥🔥

Una publicación compartida de Gina Gonzalez (@gina_segura) el 7 Ago, 2018 a las 12:29 PDT

«Dependiendo de lo que haga el cabrón, pero podría simplemente regresársela con su mejor amigo. Lo que sí me llegó a pasar fue que yo saliendo con una persona, me llega el rumor que él ya tenía algo con otra persona y simplemente fui y se lo pregunté directamente… y me lo negó. Cuando hablé con ella, ella me lo confirmó y pues no voy a andar batallando, pero lo único que sí tuve que hacer fue llenarle su adorado carro de huevos. De los huevos que efectivamente le faltaron. ¡Ni modo!»
MONTSE

Una publicación compartida de Montserrath Ávila (@montskii) el 18 Jun, 2018 a las 9:44 PDT

«Lo mejor podría ser demostrándole que estás súper bien, que ya no te interesa, que ya por más que hablen de él, te vale madres; pero también puede ser agarrándote a su mejor amigo o una persona cercana. Le va a picar, le va a doler y pues ahí toca la venganza.»
No te pierdas La Venganza de los Ex, este 21 de agosto a las 10PM MX/CO/AR, sólo por MTV.
LEER MÁS
BRENDA SE PELEA SALVAJEMENTE EN INSTAGRAM CON ESTA PARTICIPANTE DE LA VENGANZA DE LOS EX

Quieres que te diga como vengarte de una manera tan y tan despiadada que por siempre sonreirás y nunca más sufrirás?

Querido lector, Esta es una historia de vida, un caso real, que muy probablemente te haga sentido a ti, o alguien cercano a ti.

Este caso de la vida real, lo compartió un amigo, médico de Puerto Rico, el Dr. Felix Carrillo, quién lo publicó en su muro de Facebook. Gracias a la empátia, un gran corazón del médico, la chica hoy está viva

Considero importante compartirlo, ya que quizá seas tú la persona que está en cama, o deprimida, o muy probablemente abatida por alguna situación personal.

“Es el caso de una chica que se está muriendo en un hospital”.

Le pregunte; por que no quieres vivir?
Hoy me senté frente a la cama de una joven quien casi muere y mirándola a los ojos le dije;
Nada de los que hemos estudiado en tu cuerpo parece tener sentido.

-
Luego de segundos de silencios me mira con los ojos llenos de lágrimas y me dice:

-Le di todo. Le entregue mi vida. Teníamos casa, carro y toda una vida en común.
Éramos perfectos juntos. Le di mi vida y ahora soy nada para el. Me quitó todo y aquí estoy deseando ya no existir.
Quisiera vengarme para que sepa lo que siento!
Me quede en silencio, respire profundo y le pregunte;

¿Deseas realmente vengarte? – Quieres que te diga como vengarte de una manera tan y tan despiadada que por siempre sonreirás y nunca más sufrirás?

Ella se sentó y abrió los ojos bien grandes.

Escúchame bien le comente; te voy a regalar el secreto de mi mayor venganza a la gente que me ha lastimado;

Tres Pasos

1. Levántate y se exitosa. Levántate de esta cama y restaura tu cuerpo, restaura tu mente y pasa tu vida profesional al próximo nivel.
 El éxito es la venganza más despiadada que existe.
2. Perdónalo y sácalo de tu mente. Cuando tu corazón esta lleno de odio tu solo sufres. La otra persona no lo siente. El odio te llena de fracasos y alimentas más aún las personas que te lastiman.
El perdonar es la venganza más devastadora que existe.
Cuando fase uno y dos se estén desarrollando, entonces comienzas la última y más impactante de todas: cierra tus ojos, medita en Dios y pídele que lo rescate, transforme y bendiga.

Uffff esta si que no es para todos. Hay que tener un nivel de deseo de venganza tan y tan grande que solo pocos logran.

Llena de sonrisas me miro fijamente y me dijo; me voy a vengar. 
Me voy a levantar, restaurar, educar, lo voy a perdonar y cuando este lista orare por el. 
Quiero ser otra mujer, quiero ser libre!!!

Con mis pecho apretado y ojos nublados puse mi mano sobre su cabeza y le dije; ya eres libre.

Gracias Dr. Felix Carrillo por compartir esta historia de vida.

Esta historia me recuerda como la TRANSFORMACIÓN que un ser se permite tener para ser grandioso.

Tenemos el caso de las orugas que para muchos es que sufren una metamorfosis, para mi es que la oruga soño que podía volar y se transformó en una bella mariposa.

Hace unos días publique la metáfora de la ostra herida- que solo así puede transformarse en una bella perla.

Y también está el carbón que bajo presión se transforma en un divino diamante.

“Solo la grandeza de una alma puede pasar a otro nivel” -Gabi Caccia

Recuerda: Tu eres un diamante, una joya para Dios.
“El diamante y el carbón son dos formas diferentes de un mismo elemento”

Para que un carbón se transforme en un diamante, es necesario someterlo a presión en un contexto adecuado.


En esta historia real el contexto adecuado es haber inspirado a la chica a AMARSE y VALORARSE, comprendiendo que ella estaba bajo una gran presión, el haber perdido su auto-valía.
Muchas veces necesitamos que alguien nos ayude a salir del hondo fondo en el que nos encontramos.
Nunca permitas que alguien apague tu brillo, ni menosprecie tu valor.
levántate, recupérate a ti mismo (a), sana tu cuerpo emocional, sana tu cuerpo, triunfa y sobre todo vive.
Y si ya los has permitido, siempre se puede salir adelante.

Deseo que hoy esta historia, haya inspirado a una persona, porque con solo una persona que cambie, marca la diferencia entre millones de seres buscando ser libres, inspirando a otros, como a mi hoy me inspiró.

Bendiciones para todos
Gabi Caccia
Si deseas trabajar en tus emociones tóxicas, estamos para servirte.

admin

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *